TEMA 3

Dios nos habla al corazón

«

Jesús lo miró con cariño y le respondió: ‘Si quieres ser perfecto, te queda una cosa por hacer...’ (Marcos 10,17 ss)

»

Hoy nos reunimos para: 1.Comprender que Dios no es un ser lejano y ausente, sino cercano y presente, que nos da la vida y nos mira con cariño. 2.Reconocer que Dios es esencialmente misericordia y amor.

I. VER NUESTRA REALIDAD

I. VER NUESTRA REALIDAD
Leemos las siguientes preguntas y hablamos sobre ellas: primero, entre nosotros con nuestros vecinos de asiento; después, todos con el sacerdote.

I. VER NUESTRA REALIDAD
1.¿Cómo el hombre ve hoy el mundo?; ¿cómo lo vemos los cristianos? 1.¿Qué queremos decir cuando afirmamos que «Dios nos mira»?
1.¿Qué importancia tiene la mirada para los adultos?; ¿y para los niños?

II. ILUMINAR LA REALIDAD CON LA PALABRA DE DIOS

II. ILUMINAR LA REALIDAD CON LA PALABRA DE DIOS
Leemos el siguiente texto de Marcos 10, 17ss
Cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?». Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre». Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud». Jesús se lo quedó mirando, lo amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme».

Leemos las siguientes preguntas, reflexionamos sobre ellas y hablamos primero entre nosotros y, luego, todo el grupo con el sacerdote.

1. Analiza momentos de tu vida en que Jesús te ha mirado con cariño y te ha invitado a realizar un proyecto.
1. ¿Por qué te cuesta seguir al Señor?

III. PROFUNDIZAR EN EL MENSAJE

• «Te he dado la vida y te quiero muchísimo, como un padre y una madre.» Por la fe comprendemos el sentido de lo nos rodea: todo es un regalo del amor de Dios que nos cuida; y eso, incluso en las dificultades y sufrimientos.

• «Te miro con cariño, nunca me olvido de ti. Sé cómo te llamas.» Dice Dios: «¿Cómo puede una madre olvidarse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvidase, Yo nunca me olvidaré de ti. Mira, llevo tu nombre tatuado en la palma de mis manos.» (Is 49,15). Pero nosotros, a veces, eformamos la imagen de Dios: –Tomamos a Dios como algo abstracto, impersonal. –O como a un Dios lejano.

• «Estoy contento de lo que haces y voy siempre a tu lado.» Nuestra vida llega al corazón de Dios porque nos ama (como os llega a vosotros el amor o el desamor de vuestros hijos). Dios se alegra de nuestras buenas obras. Le duelen nuestros pecados.

• «Te hablo al corazón», «Siempre te escucho.» El cristianismo es vivir una amistad con Cristo vivo: Dios nos habla, se comunica con nosotros. Necesitamos tener un corazón que escuche. Enseñad a vuestros hijos a orar.

IV. CÓMO EXPLICAR Y VIVIR ESTE TEMA EN CASA

Observamos bien las páginas 18 y 19 del libro, que nos ayudarán en nuestra misión, y, con ayuda del sacerdote o el catequista, comprendemos lo que hemos de hacer en esas páginas con nuestros hijos en casa:

v

v

En la página 21 del libro encontraremos un compromiso que nos comprometeremos a cumplir con nuestro hijo o hija, este:

v

V. PARA HACER Y VIVIR EN LA CATEQUESIS
En las páginas 20 y 21 del libro podemos ver y seguir lo que nuestros hijos hacen o van a hacer en la catequesis.

VI. PARA REZAR EN LA FAMILIA

Todo el grupo, en pie, lee en voz alta la siguiente oración:

Dios es Amor, don de vida, misericordia y comprensión total. Eres Gloria eterna, consuelo de tristeza, liberación del alma. Señor, quiero honrarte, cantar alabanzas a tu Nombre; hoy quiero decirte: «Aquí me tienes, Señor, quédate conmigo hoy y por siempre. Amén.

Muchas gracias por vuestra asistencia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful