Reflexiones Para Aceptar la Vejez LA VEJEZ NOS ESTA PASANDO EN ESTE MOMENTO A TI Y A MI Envejecemos en este instante en el que hablamos

, le decía yo a una persona que me comentaba su preocupación por que la edad le come la calma, me sorprendí diciéndole a otra: “pareciera que la vejez es una bruja maldita que espera a que cumplas un año más para torturarte y descuartizarte viva”, días después hablaba con una tercera de la vieja decrépita que abriendo la boca se traga tu vitalidad y juventud cuando cumples treinta años. Las reflexiones sobre el tema me sumieron en un hastío, en un cansancio de la vida, en una pesada tristeza, porque para mi, todas estas ideas desembocan en un mismo mar, la vida después de los 26 o 27 años ya no vale tanto, es como emigrar a un tercer mundo donde los y las mayores de 30 e inclusive de 28 ya somos personas de segunda o de cuarta dependiendo de la edad. Con estas ideas rondando por mi cabeza, ¿como evitar el asco de mi al ver me?, que asco de mi misma al saber que tengo 34 años!!. Algo peor a esto, es que el promedio de vida de las mujeres en México es de alrededor de 80 u 85 años. ¡Pensamiento aterrador, cuanto tiempo de tortura, auto devaluación y humillación me restan por vivir!, nos restan por padecer a mi y toda esta gente que habla de la vejez como de un castigo cruel. Lo primero que se me ocurre es la eutanasia y el suicidio, pero luego, después de ver las cosas a distancia, de escuchar las conversaciones como una cinta grabada y no como el concierto en vivo, regresando nuevamente a mi y dejando a tras la euforia de la colectividad, he puesto mis ideas en orden, y en mi disco duro no esta la vergüenza por la vejez, no creo ser decrépita o que mi vida amorosa acabará en unos segundos más por tener 30 y tantos. Estas preocupaciones no me habían quitado el sueño, ni rondaban por mi cabeza hasta estos días, pero hablando del tema, ahora si que estoy inquieta, me siento desanimada y triste, nooo!!! No quiero estar así. Intenté defender mi tranquilo transcurrir en la vida y la vejez, comentándoles a todas y todos ellos, que existe otra forma de experimentar el hecho de que respiramos, y con cada exhalación somos más (digámoselo así) antiguas, que si te torturas por la senectud desde los 30 o desde los 26, no estarás tranquila o feliz el resto de los 50 o 55 años que te quedan por vivir o como dijo alguien: ¿si a los 30 se acabó lo bueno, que van ha hacer el resto de su vida? Mi débil argumento fue: puedes optar por pensar diferente, o por lo menos existimos quienes pensamos otra cosa y míranos!, tan tranquilas disfrutando de la vida, con la pareja o parejas a lado, y la vida plena, les hice una invitación: ven!, únete a nosotras!, nos la pasamos muy bien acá, a los 30 a los 40 a los 50, 70, 80 y más. Pero el peso de las palabras: pellejos, sin vitalidad, desprecio, muerte, arrugas, soledad, decrepitud… retumban en mi cabeza y en mi ánimo, así que he decidido buscar las ideas que me

mantengan del otro lado, en el lado de la tranquilidad y el disfrute de mi vida y mi edad, te comparto lo que he descubierto por si también quieres dejar atrás la vergüenza, el pesar y la baja autoestima que orilla a la humillación solo por tener más de 25. He estado buscando en los recovecos de la cabeza de otras y en mi cabeza y he sacado en claro esto: Los valores que rigen nuestra vida, y con valores me refiero a lo que me mueve en la vida, lo que yo creo que es valioso e importante, por ejemplo si creo que lo valioso en la vida es el matrimonio, pues lucharé por estar casada y mantenerme casada, pero si creo que lo valioso de la vida es viajar pues intentaré viajar cueste lo que cueste, bien, con respecto a la edad creo que existen varios valores (cosas, bienestares, sensaciones) a los que nos conviene darles su justo lugar y valor, cosas que solo llegan con el tiempo, con la edad, con la vejez, como: * La independencia * El conocimiento * Los títulos * La estabilidad * El auto conocimiento * La experiencia * La sabiduría * El dinero * La fortaleza emocional * El prestigio

* Y para quienes pensaron en el auto y la casa, pues también. ¿Por qué privilegiar la juventud frente a la independencia?, ¿Que tiene de bueno tener la piel lisa si no puedes decidir a que hora entrar a tu casa, con la susodicha y hacer el amor a grito pelado?, teniendo que saborearte (en lugar de sus labios) la cantaleta de: estas en mi casa y en mi casa se hace lo que yo digo. ¿Por qué privilegiar la inexperiencia rayando en la estupidez, ante la experiencia donde es difícil que te hagan tonta? ¿Ven mi punto?, No se la experiencia de vida de todas ustedes, pero para mi es una delicia vivir aparte, saber donde pongo los trastes, si tiro la basura, a quien meto a mi cama y donde pongo mi toalla después de secarme, ajuuua, que rrrrico. El concepto de la vida, es otro tema más denso, y tiene que ver con lo que cada una de nosotras ha decidido creer que es el objetivo de la vida, la respuesta a la antiquísima pregunta: ¿para que estamos aquí??? Por lo regular nos perdemos en la inmensidad de los detalles de la vida cotidiana, y pareciera que responder esta pregunta no tuviera que ver con nuestra mañana o tarde de hoy, pero creo que no es así, si tu crees que estas en este planeta para cumplir una misión divina (por ejemplo) y, lo

tienes en mente cuando vez una revista, jamás te sentirás horrible, ahajada por los años o marchita. Por eso me parece sumamente importante contestarnos estas escatológicas preguntas antes de que se nos amarguen los segundos: ¿para qué vivimos el día a día?, ¿Cuál es el fin?, ¿para qué envejecer? ¿No te suena una poco insulso, vacío, ridículo, contestar que: el objetivo de la vida es ser joven?, algunas contestan a esta pregunta diciendo que vinieron para ser felices, y... ¿que es la felicidad?, ¿solo viene en un frasco que se llama piel lozana, aguante para tomar chelas y durar toda la noche? Si no encuentras mas respuestas más que: “si la neta creo que mi único fin es ser joven, gustarle a todas y tomar chela hasta el amanecer y como ya tengo36 me siento y me veo con repugnancia”, tal vez te ayude preguntarte lo siguiente: ¿Jesucristo era un viejo decadente por tener 33?, ¿él era feliz?, ¿Que opinaba él de la juventud, de la vejez y de la muerte? O ¿Ghandi?, ¿Maria Sabina?, ¿que opinaban ellos y ellas?, ¿Que concepto tenían de sus vidas, de su vejez? ¿Como vamos ha vivir? esa es la pregunta, la vida no es de los 14 a lo 25, la vida es Todo, la vida es a los 0 años, Los 3, los 15, los 21, lo 33 los 46, los 50 la vida es un todo, estaría bien tener un concepto de la vida que incluya todas las edades y no solo unas cuantas en las que somos jóvenes, porque la muerte termina con el todo que es nuestra vida, ésta vida. Dependiendo de lo que escojas como respuesta a esta pregunta, le darás importancia al hecho de encanecer y arrugarte, dando lugar a la felicidad, la tranquilidad y la plenitud en cualquier momento. El concepto de la muerte, me dejó pensando, por que me asalta la duda: ¿y… que tal que le tememos a las arrugas porque es el signo inequívoco de que moriremos?, y la muerte aún para nosotras las depresivas que la imploramos en algún momento y le llamamos amiga, compañera, opción, coqueta… nos aterra. Que tal que es a la muerte y no a la vida a quien le tenemos tanto temor, Si el temor a los pellejos es el temor a la muerte, si lo que pensamos a cada momento al ver nuestra imagen al espejo es que estamos mas cerca de la terrible muerte, entonces viene un cuestionamiento muy profundo que tiene que ver con la fe. Por ejemplo: fe en que al morir no hay nada más y que la conciencia se pierde para siempre, que somos una casualidad de carbono, o… la fe en que existe la vida después de la muerte, y llegaras al nirvana, al cielo, al infierno o a retomar tu esencia divina. Es indispensable tener fe en que lo que nuestra mente nos deja prospectar de la muerte es real, y entonces vivir con forme a ello, por un lado para que te ayude a vivir y por otro para que te ayude a morir cuando sea tu momento.

¿Alguna vez te lo has preguntado?, ¿le temo a la muerte?, ¿Por que?, ¿Significa envejecer estar mas cerca de la muerte?, no es justo estar sufriendo por que perdemos los efímeros momentos de vida vibrante que son los años mozos y no tener red de salvación, sin tener definida la fe que te acompañará al pasar el umbral. ¿Como te entregaras a la muerte?, ¿como darás ese paso?, ¿como quiero hacerlo?, ¿Aterrada, con fe, con resignación o en negación? No tenemos salida, moriremos, y viviremos. ¿Como?, tal vez si te respondes a estas preguntas sea más gozoso el tránsito por todas los años. ¿Que crees que es lo Bello? Me encantó este poema que creo que va muy a doc a este tema y que lo dice todo, o por lo menos lo que creo con respecto a la belleza: No sé, me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡Pero eso sí! -y en eso soy irreducible - no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretenden seducirme! Fragmento de Espantapájaros I, de Oliverio Girondo. Sin palabras, maravilloso. Pero si solo existe una casilla donde puede encajar la belleza y esa es la juventud, ¿entonces donde queda lo demás?, me da la gana ver la belleza en otras formas, lugares, personas. Las Voces del entorno, son un asco si te hacen sentir mal, ¿por qué te quedas parada en ese lugar donde eres el blanco de las miles de flechas?, ¿Por qué no cuestionamos a la televisión, a la radio, a las revistas, que nos bombardean con la idea de la juventud como la única forma de existencia?, ¿Por qué nos quedamos recibiendo esta basura si nos hace tanto daño? Me he agarrado una frase que me parece acertada, “Si te duele quítate”, y le podemos agregar: critícalo y cuestiónalo. Vivo con la firme idea de que si tienes a lado alguien que solo dice: ya estás ruca, vieja, no me das batalla, ya no tienes la vitalidad de antes, fea, etc. Hay que dar la vuelta y retirarse, patitas para que están, segurito es una relación destructiva que hace añicos la estima, para mi la vida ha sido mejor cuando me siento libre, sin la presión de ser lo que no me es inherente. Bueno eso digo yo, depende de para que creas que es tu vida, si es para sentirte poca cosa y sufrir todo el tiempo con miedo del siguiente comentario hiriente bueno pues quédate y disfrute su

infierno personal. ¿Para qué venimos a la vida?, para sufrir?, ¿Es este el infierno?, si tu respuesta es si, no cuestiones, no crees la otra realidad en la que la gente antigua, la vieja, la madura, la anciana, la decrépita, es valiosa, es útil, es bella, y tiene derecho a ser feliz y plena. UFF, que alivio, poder concretar todo esto, a mi me sirvió, ¿y a ti?, me pregunto que cosas piensas tu y que agregarías a todo esto, si quieres decir algo escribe e_vega9@hotamail.com P.D. Si no ser lo que los demás quieren es ser rebelde y lo que te piden es ser joven, hermosa, delgada, pues que rebeldía ser vieja, ¡yo quiero! Escrito por: Elena Vega Si has leído hasta aquí, tal vez lo que escribí te pareció interesante, útil, de beneficio para ti o alguien que conoces. Si es así, te pido que le des difusión al artículo, me recomiendes como terapeuta o vengas a terapia, le des a me gusta, hazme una propuesta de colaboración, trabajo remunerado o hazme un donativo con el botón PayPal. Me puedes escribir a sociedadequilibrio@yahoo.com.mx, llamar al 0445520718202 Celular del D.F. y zona conurbada, doy terapia en del D.F. y en Tecámac. Gracias Elena Vega

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful