J.

Martínez

Freire: Educación y liberación

Julio Martínez1 1. Abstracto Abstracto: Freire es uno de los autores de la educación en contextos de poder y opresión mas importantes, una importancia dada por su contexto histórico y social. Se busca analizar los procesos sociales que dan sentido al modelo de educación, los grandes propósitos de la educación planteada por Freire, sus planteamientos filosóficos de base y sus analogías en torno a la educación, en particular, lo que el llama “educación bancaria” Se hace notar la forma en que un proceso de concientización es a la vez un proceso de liberación y la manera en que esta transformación política e ideológica, promueve el cambio social.

1

Julio Martínez, Trabajador Social, Educador y posgraduado en Antropología Social.

Página

1

Abstract: Freire is one of the authors of education in contexts of power and oppression more important, an emphasis given by his social and historical context. It seeks to analyze the social processes that give meaning to the model of education, the great aims of education proposed by Freire, his basic philosophical approaches and analogies about education, in particular, what he calls "banking education" It is noted how a process of awareness is both, also a process of liberation and how this political and ideological transformation, promotes social change.

2. Breve biografía de Paulo Freire.2 (Recife, Brasil, 1921 - São Paulo, 1997) Pedagogo brasileño. Estudió filosofía en la Universidad de Pernambuco e inició su labor como profesor en la Universidad de Recife, como profesor de historia y filosofía de la educación. En 1947 inició sus esfuerzos para la alfabetización de adultos, que durante los años sesenta trataría de llevar a la práctica en el nordeste de Brasil, donde existía un elevado índice de analfabetismo. Con la ayuda del obispo Helder Cámara, promovió en 1961 el denominado «movimiento de educación de base», a la vez que desarrollaba su metodología educativa. Con la llegada al poder en 1964 del general Humberto Castelo Branco, fue detenido y hubo de abandonar el país. En el exilio ejerció como asesor educativo de diversas instituciones, entre ellas la UNESCO. Regresó a Brasil en 1980. Desde unas creencias profundamente cristianas, Paulo Freire concibió su pensamiento pedagógico, que es a la vez un pensamiento político. Promovió una educación humanista, que buscase la integración del individuo en su realidad nacional. Fue la suya una pedagogía del oprimido, ligada a postulados de ruptura y de transformación total de la sociedad, que encontró la oposición de ciertos sectores sociales. Definió la educación como un proceso destinado no a la domesticación sino a la liberación del individuo, a través del desarrollo de su conciencia crítica.
Página

2

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/freire.htm, fecha: octubre 28 de 2012

2

Las ideas educativas de Paulo Freire quedaron recogidas en los diversos ensayos que publicó. Entre otros títulos, destacan La educación como práctica de la libertad (1967), Pedagogía del oprimido (1969) y Educación y cambio (1976). 3. La opresión como génesis de la educación La educación es un proceso que asume diferentes versiones en su explicación, y siempre dependerá de la posición de poder que se tome, o mejor, en la que se ubique el ponente o pensador. Su ubicación en el mundo será determinante para su definición del proceso educativo. La postura de clase determina la postura ideológica, así, quienes se determinan en una posición de poder sobre otros, entenderán que la educación está diseñada para generar un cuerpo de personas dispuestas a trabajar en el sistema productivo del sistema sobre el que se ejerce el poder. Ellas serán opresores. Si se ubica en una posición de sometimiento, la educación será entendida, en el mejor de los casos, como el instrumento generador de procesos de cuestionamiento hacia la realidad, y buscará la transformación de esa situación en la que su posición es de clara desventaja frente a la dicotomía del poder. Para Freire, la educación está vinculada a procesos políticos, ideológicos, de conscientización3, de opresión y de liberación. Es: “… el resultado natural de la toma de conciencia que se opera en el hombre y que despierta a las múltiples formas de contradicción y de opresión
3

El concepto más usado en nuestro entorno es “concientización”, en este trabajo, indistintamente usaremos ambos, debido a que, en el lenguaje original de Freire, el portugués, se usa el citado, mientras en nuestro español, usamos más el señalado.

Página

3

que hay en nuestras actuales sociedades” (Freire, 1982, p8) Freire es, en muchos sentidos, un revolucionario, tanto en el campo político, en el campo humanista y en el campo de la educación, en donde transforma no solo el contenido de la educación sino también la metodología. Para Freire, el origen de la educación se encuentra en la opresión de un poder desmedido. El sometimiento, en este sentido, debe ser comprendido a partir de la ignorancia. Debemos explicar, que a pesar de ese razonamiento, el ejercicio del poder, de todas maneras se dará en sociedades con formación académica y en sociedades con elevados índices de analfabetismos, sin embargo, un menor nivel educativo que implica contar con menos herramientas de análisis de la realidad lleva a mayores niveles de engaño o como el mismo Freire lo llama, de domesticación4. El poder, en este sentido es clave para la generación de procesos políticos con democracia, sin demagogia, con apertura y amplitud. Todos debemos participar del poder y no solamente, como se usa en El Salvador, una clase política: "No es posible dar clases de democracia y al mismo tiempo considerar como absurda e inmoral la participación del pueblo en el poder." (Freire, 1982, p 10) Si bien, Freire es considerado como como un revolucionario en los sentidos anteriores, su visión más allá de una opción de carácter alienada, más allá de pensarse como un militante de la izquierda o de la derecha, es considerada como humanista. No es extraño, también a Ernesto Guevara, el argentino luchador en la guerrilla revolucionaria cubana se le tiene no como un comunista, sino por su cualidad más destacada, la de humanista: el que cree en la humanidad, en la persona, en el otro. Para Freire, el proceso de la educación es un proceso doloroso, como un parto, en el que se cuenta con una idea preconcebida de las cosas, pero luego, y a través de un modelo de cuestionamiento y auto cuestionamiento, dialógico, basado en la mayéutica, se llega a desaprender lo anterior y,
Página

4

Domesticar es usado como el sinónimo de convertir a las personas en sujetos que obedecen sin cuestionar.

4

dolorosamente en el abandono de los valores y las ideas de antes, a asumir una nueva forma de ser, en el nacimiento de un hombre (y mujer) nuevo. Freire, determina así a la educación: “Es la lucha por su humanización amenazada constantemente por la opresión que lo ahoga, casi siempre practicada —y eso es lo más doloroso— en nombre de su propia liberación”. (Freire, 1982, p 10) Esta lucha, tiene como punto de partida la propia realidad dolorosa en la que se vive, y en la que cada palabra, cada concepto, adquiere un especial significado, tanto para una clase social como para otra. A veces, significados antípodas. Como la palabra “casa”, un rancho o una mansión. 4. Conscientización Un elemento principal en los procesos educativos de Freire, que podemos considerar como intermedio, es el de la conscientización. Los propósitos inmediatos en la pedagogía liberadora de Freire son los de concientizar, comprender su situación. Freire usa el concepto de “leer su palabra” de una manera diferente al acto mecánico de la lectura y del poder de relacionar los diferentes códigos de la escritura. Lo usa como la claridad de la comprensión del significado social del concepto. “Fábrica” deja de ser una palabra de tres sílabas, para convertirse en un concepto abstracto de relaciones sociales y económicas. La educación bancaria de la que Freire nos habla a logrado su cometido, y es necesario desaprender: “Pero si bien no siempre las sombras ideológicas son deliberadamente forjadas o programadas por el poder de clase, su fuerza opacante de la realidad indiscutiblemente sirve a los intereses

Página

5

dominantes. La ideología dominante no solo opaca la realidad sino que también nos vuelve miopes para no ver claramente la realidad”. (Freire, 2004, p 25) Y como dicho antes, el proceso de saber la verdad, de comprender exactamente las relaciones económicas, sociales, políticas, el hecho de finalmente saberse inmerso en un mundo de poderes y sumisiones, es siempre, un proceso doloroso. Un proceso que da miedo, como bien lo dice el mismo Freire: “Miedo de enfrentar la tempestad. Miedo de la soledad. Miedo de no poder franquear las dificultades para finalmente entender un texto”. (Freire, 2004, p 56) El miedo natural a descubrir, el temor de saber que lo que antes era, y donde nos habíamos acostumbrado a estar, ya no es. El miedo al cambio y a no poder sobre llevar ese cambio.

Página

6

5. Educación bancaria Una de las analogías más usadas por Freire, clásica en sus lecturas, es la de comprender a los procesos educativos tradicionalistas desde el ejercicio del poder como procesos bancarios. Esto alude a una serie de elementos que, como en un banco regular, suceden. En los bancos (la sociedad), el que tiene el poder ingresa y egresa fondos (contenidos educativos) cuándo desea hacerlo. Así, si hoy desea agregar a su cuenta una cierta cantidad de dinero (contenido) lo hace, creando así un saldo (conocimientos, saberes, ideas de la población) que podrá usar cuando los necesite. Así, los textos que encontramos regularmente en las sociedades actuales han sido creados, diseñados o aprobados por quien ejerce el poder. Un estudiante debe leer y asumir que lo que leyó es conocimiento válido, cierto y útil. Como sabemos, no siempre es así. Digerir ese conocimiento sin análisis, sin crítica y sin reflexión, es un proceso de “depósito” del contenido en la cuenta (cerebro) de la persona. Leer, sin reflexionar…: “Esto sería una "lectura bancaria" en la que el lector "comería" el contenido del texto del autor con la ayuda del "maestro nutricionista". (Freire, 2004, p 63) ¿Para qué hacer esto, para qué llenar de “contenidos” la cuenta del miembro sumiso de la sociedad, del menos poderoso? Es más o menos sencillo, el contenido que es asumido por el otro, es una nueva idea, pensamiento, conducta o actitud asumida: “Su poder es domesticador y nos deja ambiguos e indecisos cuando somos tocados y deformados por él”. (Freire, 2004, p 25)

Página

7

El asunto no es solo una cuestión de contenidos, es también la definición de como se deberá entender, comprender, y vivir en una sociedad, lo que siendo necesario, es perverso si de define solo desde una posición de poder: “Así, como sólo los que tienen poder definen o perfilan a los que no lo tienen, también definen lo que es buen gusto, lo que es ético, lo que es bonito, lo que es bueno”. (Freire, 2004, p 35)

6. Ideología y educación De acuerdo a muchos documentos y artículos en torno a la educación, se le reconoce a esta el papel de “instrumento ideológico”, de modelador, de definidor de como serán los valores, pensamientos, actitudes, información, conocimientos y formas de pensar y actuar de una sociedad. Los que detentan el poder imponen las reglas, y nos oculta realidades: “La ideología dominante no solo opaca la realidad sino que también nos vuelve miopes para no ver claramente la realidad” (Freire, 2004, p 25) El modelo de Freire, cuestiona a los poderes que se van estableciendo, sin importar si estos poderes son de la derecha o la izquierda, en particular en un momento de la historia de América latina, en que los partidos comunistas, las izquierdas socialistas y los dirigentes políticos en apariencia “democráticos”, han comenzado a ceder ante el embeleso de las gracias que otorga la política. La ejecución de procesos educativos alienantes, domesticadores no es atribución solo de la derecha: “Es por esto por lo que las administraciones autoritarias, algunas que hasta se llaman avanzadas, buscan por diferentes caminos introyectar en el cuerpo de las personas el miedo a la libertad. Cuando se logra esto la maestra guarda dentro de sí, hospedada en su cuerpo, la sombra del dominador, la ideología autoritaria de la administración. No está sola con sus alumnos porque entre ella y ellos, vivo y fuerte, punitivo y

Página

8

amenazador, está el árbitro que habita en ella” (Freire, 2004, p 29) Generalmente, Freire ha sido leído y discutido en los contextos de la izquierda, su pensamiento claro de humanista lo vuelve más universal de lo pensado. Crítico humanista sin vinculación partidaria, pero sí ideológica. Sabe y comprende que son los “poderosos”, vístanse de azul o rojo, o verde los que someten. Y logran que los sometidos asuman muchas de sus ideas. El mayor peligro de esto es que, quienes expresan ideas de humanismo, actúen de forma inhumana, porque teniendo el poder lograrán permear a otros de esa filosofía: “Las clases populares, subalternas, al introyectar la ideología dominante obviamente introyectan muchos de sus criterios de valores. Hay que reconocer sin embargo que éste es un proceso dialéctico y no mecánico”. (Freire, 2004, p 35)

7. Liberación ¿Cuánto puede favorecer a un sistema determinado, el hecho de que quienes nunca han reclamado o demandado, ahora lo hagan?, ¿Qué actitud se debe tomar frente a quienes siempre se han considerado ignorantes, que ahora vienen y exigen sus propios y claros derechos?, ¿Cómo se debe tratar a aquellos que antes aceptaban y después de un proceso de educación han logrado entender que no era cierto ni bueno, ni válido todo lo que le decían? Esas preguntas se hacen desde la postura del poder, del dominador. Y obviamente, no les satisface tener que ceder ante exigencias y retroceder ante la evidencia del engaño al que ha estado acostumbrado como elemento ideológico de la conformación de una realidad que solo le favorece al poder y su grupo: “De ahí que afirmara taxativamente Freire: “A las clases dominantes no les gusta la práctica de una opción educativa orientada hacia la liberación de las clases dominadas. Ésta es mi opción: un trabajo educativo, cuyos límites reconozco, que se dirija hacia la transformación de la sociedad en favor de las clases dominadas”. (Ovejero, 1997, p 2)

Página

9

Este modelo de educación podría no ser tan necesario en otros contextos, en sociedades más igualitarias, pero en el contexto geográfico, social e histórico de la América Latina de los años 70 y 80 (incluso hoy día, siglo xxi), ha sido muy importante para proveer de esquemas mentales que resaltan su necesidad de democracia y equidad económica y política. “Como dice el psicólogo social de la liberación, Ignacio Martín Baró (1983, p. 108), “hay que ubicar todas sus afirmaciones en el contexto concreto de las sociedades latinoamericanas contemporáneas”. Y ello es fundamental, dado que el opresor y el oprimido a que se refiere Freire son los propios de esa situación latinoamericana” (Ovejero, 1997, p. 3) La educación tiene una misión, mientras el poder la deforma, la instrumentaliza, la prostituye, la educación sigue teniendo su misión original, la de hacer tomar consciencia, la de que el educando “aprenda a decir su palabra”: “Para Freire, como para tantos otros, la educación debe ser un factor de liberación. Pero para ello debe cumplir ciertos requisitos, que no siempre cumple, mejor aún, que pocas veces cumple”. (Ovejero, 1997, p. 4)

8. Conclusiones - La educación es un proceso de toma de poder, de consciencia de la realidad Los procesos educativos provistos desde el poder, están diseñados para “domesticar” Los procesos educativos reproducción del poder. son instrumento de perpetuación y

-

-

-

Freire es, ante todo, un humanista

Página

10

El modelo de Freire es cuestionador, ideologizador y político. Propicia el cambio social,

-

La educación es importante en todo proceso de liberación de sometimientos.

9. Bibliografía Freire, P. La educación como práctica de la libertad, Siglo XXI, México, 1982. Freire, P. Cartas a quien pretende enseñar (2ª reimpresión). Siglo XXI, Argentina, 2004 Revista Psicothema, 1997. Vol. 9, nº 3, pp. 671-688 Paulo Freire y la Psicopedagogía de la liberación. Anastasio Ovejero Bernal.

-

-

Página

11

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful