You are on page 1of 15
Colegio San Viator Macul GPT Lenguaje y Comunicación Aires de Revuelta, Cabezas Inmaduras Yerko Olivares Elías

Colegio San Viator Macul GPT Lenguaje y Comunicación

Aires de Revuelta, Cabezas Inmaduras

Yerko Olivares

Elías Figueroa

4º Medio A

Profesor David Gajardo

Capítulo I: Problema de Investigación

  • 1.1 Problema

El descontento social en los estudiantes del Colegio San Viator de Macul, manifestado a lo largo de los dos últimos años (2011-2012) a través de variadas formas de protesta como creación de panfletos, adhesiones a paros y marchas, e incluso la toma del establecimiento; que permitió el surgimiento de un rechazo hacia el mismo colegio en su conjunto, siendo que las razones medulares de sus disgustos trascienden lo local.

  • 1.2 Objetivos:

Conocer las posibles causas de la radicalidad en las manifestaciones, a través de una investigación sociológica del estudiantado.

Discriminar según diferentes variables, que alumnos se ven más afectados por el

descontento estudiantil. Concebir una especie de solución para la correcta canalización del descontento, siendo productivos y consecuentes con las diferentes aristas de la problemática.

  • 1.2 Pregunta de Investigación:

¿Qué ideas generan el descontento de los estudiantes secundarios con respecto al sistema educativo implementado en el Colegio San Viator?

Capítulo II: Marco teórico

Primeramente, se hace necesario encontrar las causas psicológicas de la violencia, para así respaldar la investigación relacionando las manifestaciones de hostilidad con las causas del problema que estamos estudiando.

Si tenemos en cuenta las definiciones propuestas por el DSM-IV y el CIE 10, las conductas agresivas son un tipo de trastorno del comportamiento y/o de la personalidad, que trasciende al propio sujeto. Parece haber una gran estabilidad o consistencia longitudinal en la tendencia a mostrarse altamente agresivo con independencia del lugar y del momento.

Aunque la agresividad puede tomar diversas formas de expresión, siempre tendrá como característica más sobresaliente el deseo de herir. El agresor sabe que a su víctima no le gusta lo que está haciendo y, por tanto, no tiene que esperar a que el grupo evalúe su comportamiento como una violación de las normas sociales, sino que la víctima ya le está proporcionando información directa sobre las consecuencias negativas de su acción, lo cual hace que, con frecuencia, se refuercen y se mantengan esas mismas conductas. Es lo que

se conoce como "Agresividad hostil o emocional”, y habrá que distinguirla de otro tipo de

conducta agresiva que no tiene la finalidad de herir, la llamada "Agresividad instrumental",

que es "la que sirve de instrumento para

...

".

Es por ello, que hay que distinguir los agresores

con orientación instrumental, que suelen ser aquellos que quieren demostrar ante el grupo su superioridad y dominio, de los agresores hostiles o emocionalmente reactivos, aquellos que usan la violencia porque se sienten fácilmente provocados o porque procesan de forma errónea la información que reciben y, además, no cuentan con respuestas alternativas en su repertorio. No son frecuentes los comportamientos agresivos mixtos, es decir, los que reúnen ambas condiciones.(González, 2011)

En 1983, Mackal propuso una clasificación de la agresividad según el factor gatillante, que incluye diversas teorías de otros científicos:

Teoría Clásica del Dolor: el dolor está clásicamente condicionado y es siempre suficiente en sí mismo para activar la agresión en los sujetos (Hull, 1943; Pavlov, 1963). El ser humano procura sufrir el mínimo dolor y, por ello, agrede cuando se siente amenazado, anticipándose así a cualquier posibilidad de dolor. Si en la lucha no se obtiene éxito puede sufrir un contraataque y, en este caso, los dos experimentarán dolor, con lo cual la lucha será cada vez más violenta. Hay, por tanto, una relación directa entre la intensidad del estímulo y la de la respuesta.

Teoría de la Frustración (Dollard, Miller y col., 1938): cualquier agresión puede ser atribuida en última instancia a una frustración previa. El estado de frustración producido por la no consecución de una meta, provoca la aparición de un proceso de cólera que, cuando alcanza un grado determinado, puede producir la agresión directa o la verbal. La selección del blanco se hace en función de aquel que es percibido como la fuente de displacer, pero si no es alcanzable aparecerá el desplazamiento.

Teorías Sociológicas de la Agresión (Durkheim, 1938): la causa determinante de la violencia

y de cualquier otro hecho social no está en los estados de conciencia individual, sino en los hechos sociales que la preceden. El grupo social es una multitud que, para aliviar la amenaza del estrés extremo, arrastra con fuerza a sus miembros individuales. La agresividad social puede ser de dos tipos: individual, es fácilmente predecible, sobre todo cuando los objetivos son de tipo material e individualista, o bien grupal. Esta última no se puede predecir tomando como base el patrón educacional recibido por los sujetos, sino que se predice por el

referente comportamental o sujeto colectivo, el llamado “otro generalizado”, al que respetan

más que a sí mismos y hacia el cual dirigen todas sus acciones.

Teoría Catártica de la Agresión: Surge de la teoría psicoanalítica (aunque hay varias corrientes psicológicas que sustentan este concepto), la cual considera que la catarsis es la única solución al problema de la agresividad. Supone una descarga de tensión a la vez que una expresión repentina de afecto anteriormente reprimido cuya liberación es necesaria para mantener el estado de relajación adecuado. Hay dos tipos de liberación emotiva: La catarsis verbalizada y la fatiga.

Etología de la Agresión: Surge de etólogos y de teorías psicoanalíticas. Entienden la agresión como una reacción impulsiva e innata, relegada a nivel inconsciente y no asociada a ningún placer. Las teorías psicoanalíticas hablan de agresión activa (deseo de herir o dominar) y de pasividad (deseo de ser dominado, herido o destruido). No pueden explicar los fines específicos del impulso agresivo, pero si distinguen distintos grados de descarga o tensión agresiva.

Teoría Bioquímica o Genética: El comportamiento agresivo se desencadena como consecuencia de una serie de procesos bioquímicos que tienen lugar en el interior del organismo y en los que desempeñan un papel decisivo las hormonas. Se ha demostrado que la noradrenalina es un agente causal de la agresión.” (González, 2011)

2.2 Descontento con la Autoridad

En segunda instancia, repasamos el origen histórico del descontento en nuestra sociedad occidental, que tiene su emblema en la época de la Ilustración, con las ideas de diferentes filósofos cuyas ideas encendieron las mentes del pueblo francés (por ejemplo), cuestionando por primera vez, el orden social y las decisiones de la autoridad máxima, es decir, el rey.

A este respecto, es pertinente abordar los aportes intelectuales del filósofo francés Jacques Rousseau.

El que el hombre haya nacido libre, según reza la primera fase del primer capítulo del Contrato social, es algo que ya habían reconocido los juriconsultos romanos -utpote cum iure naturali omnes liberi nascerentur- cuya doctrina, por lo demás, permanecerá fuertemente

arraigada entre los iusnaturalistas de los siglos XVII y XVIII. La originalidad de Rousseau consiste en concebir esta libertad natural de los humanos como inalienable, es decir, que si se suprimiese, se eliminaría el carácter propiamente humano. Si arrebatásemos al hombre su libertad, retrocedería al estado animal de donde proviene. Renunciar a su libertad es renunciar a la calidad de hombre. Y si la libertad aparece en Rousseau como constitutiva de

lo humano, de modo que no la puede enajenar sin perder lo que lo constituye en hombre, es porque ha desarrollado una nueva noción de libertad que rompe de plano con las que hasta

entonces se habían manejado.”(Sotelo, 1996)

La racionalidad se revela, en consecuencia, como una facultad derivada de la libertad, que sería el carácter definitorio de lo humano. La libertad que somos, para mejor resolver cada vez los problemas de orden práctico que se nos planteen, nos obliga a descubrir la razón, a desenvolvernos de acuerdo con ella y a comportarnos según sus dictados. En una primera aproximación, la razón se entiende como razón instrumental, es decir, como la reflexión que nos permite la mejor adecuación de los medios disponibles a los fines buscados; una facultad que necesariamente tiene que desarrollar un animal que ha perdido la facultad de que los instintos le adapten automáticamente a su entorno.

La libertad engendra la racionalidad y ésta a su vez es otra característica que Rousseau considera esencial y exclusiva de lo humano: la facultad de perfeccionarse. Porque somos libres y nuestras respuestas no son automáticas, éstas pueden mejorarse. La perfectibilidad, en último término, permite el desarrollo de todas las demás facultades y calidades humanas y la poseen tanto los individuos -sin ella no tendría demasiado sentido la educación- como la especie. La perfectibilidad es la facultad a la que el ser humano debería toda su grandeza, pero también todas sus desgracias. En su crítica y defensa del progreso (en este punto la ambigüedad en Rousseau es constitutiva) se refleja la que cabría llamar: dialéctica de la perfectibilidad.”(Sotelo, 1996)

Para comprender la relevancia que tiene históricamente Rousseau y su influencia en las posteriores revoluciones del medio europeo, se debe considerar que la época que él vivió y en la que formuló su filosofía, Europa se gobernaba bajo el sistema monárquico. Este sistema político dominante se caracterizaba por un sólido orden social, el cual dividía a las personas en estamentos sociales, haciendo a unas notablemente más privilegiadas que otras.

2.3 Manipulación de la Clase Dominante

Como se pudo evidenciar en el capítulo anterior, el concepto de revolución social en contra del exceso de poder en personas particulares viene acompañando a la humanidad desde hace bastante tiempo, pero quien puede llegar a complementar la manera de abordar estos procesos sociales es un filósofo prusiano llamado Karl Marx, quien adhirió sus teorías respecto a la manipulación de las libertades de las personas menos pudientes.

Aunque el descubrimiento de la división de la sociedad en clases y de la lucha entre estas antecede el marxismo, es a partir de Marx, que puede hablarse del surgimiento de una teoría

científica sobre el tema. Las ideaciones marxistas sobre las clases y su lucha constituyen, simultáneamente, condición y resultado de la concepción materialista de la historia. El enfoque clasista de los fenómenos y procesos sociales actúa, incluso, como elemento identificador de la concepción sobre la sociedad y la historia desarrollada por Marx junto a Federico Engels y del programa político que de ella se deriva. Dichas ideas constituyeron, desde su formulación, guía y fuente de energía e inspiración de las fuerzas progresistas y revolucionarias.” (Pérez, 2008)

Del estudio de los planteamientos de Marx sobre las clases sociales puede inferirse que su “concepto” parte de: 1) entenderlas como una comunidad de personas identificada por su situación común en el sistema de producción social (material y espiritual); 2) que la determinación esencial de las mismas está dada por su: a) relación, en términos de grado de control, de las condiciones de producción (es decir, los medios, los recursos y el trabajo), b) apropiación o no, de parte del producto del trabajo de otros, c) papel en la división social del trabajo, en particular, en cuanto a su participación de forma preponderante en el trabajo físico o intelectual y en la dirección o ejecución de la actividad social, dados los diferentes roles y significación sociales de los mismos; 3) asumirlas en interacción con las relaciones de producción y con la totalidad social, de las cuales son componentes y portadoras; 4) entenderlas como relaciones y luchas; 5) interpretarlas no sólo como exponentes de relaciones de explotación (no sólo directas), sino también de dominación y enajenación; 6) saber que desarrollan una subjetividad, niveles de conciencia, intereses, formas y estilos de vida específicos, condicionados por su situación peculiar en una sociedad dada; 7) estudiarlas en el contexto histórico concreto específico en que se desenvuelven y no sólo desde la perspectiva del modo de producción abstracto.

Entre las ideas de Marx sobre las clases sociales corroboradas, no sólo por la historia anterior, sino por la posterior a su muerte, y por los problemas que afectan al mundo hoy día figuran: 1) El condicionamiento de la existencia de las clases por determinadas fases históricas del desarrollo de la producción, y en correspondencia con ello, de clases y relaciones de clase específicas a cada una de ellas; 2) La lucha de clases como fuerza motriz de la historia y del cambio social, desde la disolución del régimen primitivo de propiedad común de la tierra; 3) Las relaciones de explotación, opresión y enajenación como esencia de las clases sociales; 4) Las clases sociales como el elemento determinante, en última instancia, de la estructura social de los regímenes económicos sociales donde existen las mismas; 5) La heterogeneidad interna de las clases sociales expresada en la división de estas en fracciones, grupos y capas con intereses específicos; 6) La necesidad del análisis histórico concreto de las clases y sus relaciones, es decir estudiarlas como componentes y portadoras de la totalidad social específica en que se desenvuelven; 7) El carácter clasista de las ideas en las sociedades divididas en clases y el papel dominante de las que enarbola la clase que ostenta dicha condición por su situación material, haciendo que se sometan a ellas, por término medio, las ideas del resto de las clases y grupos sociales; 8) La advertencia de que la clase que aspira a dominar tiene que presentar sus intereses como el interés común de todos los miembros de la sociedad y que la existencia de ideas

revolucionarias partiendo de la experiencia de las revoluciones burguesas- constituye la expresión de que ya existe una clase revolucionaria; 9) La comprensión del Estado como instrumento mediante el cual la clase dominante hace valer sus intereses ráigales; y 10) La revolución social como expresión superior de la lucha de clase, como la forma en que se lleva a efecto la sustitución del régimen económico social caduco por otro superior.

Entre las ideaciones de Marx sobre las clases sociales y su lucha que requieren actualización, desarrollo o superación se encuentran: 1) Las afirmaciones que propician lecturas mecanicistas y teleológicas; 2) Las supuestas tendencias a: a) la simplificación de la estructura socioclasista y social del capitalismo; b) la ubicación del proletariado en el extremo de la pobreza en el proceso de la creciente polarización social inherente a dicho régimen y de la acción sobre el mismo de los peores efectos de la enajenación; y c) la creciente expansión del capital; 3) La visión, fundamentalmente, dicotómica de las relaciones de clase; 4) Cierta sobrestimación de las potencialidades revolucionarias del proletariado con la consiguiente subvaloración de las del resto de las clases y sectores populares; 5) La realización prioritaria de la misión histórico-universal del proletariado en los países capitalistas más desarrollados; 6) La consideración de que el socialismo sólo es posible en las condiciones de un nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en que corra a chorros la riqueza social; 7) La concepción de la superación del resto de las desigualdades e injusticias sociales como resultado de la abolición de las clases y no como proceso paralelo y recíproco; 8) La comprensión del proceso de formación de clases en el ámbito del estado nación: 9) La visión de la dictadura del proletariado como única forma de transición política hacia la sociedad sin clases.” (Pérez, 2008)

Así es como las múltiples problemáticas vistas y analizadas científicamente por Marx se conservan hasta la sociedad de hoy, pero en donde quienes alcanzan a reconocer que algo les huele mal, generan un descontento muchas veces ignorante de estos ordenamientos conceptuales anteriores.

2.4 Contexto Local: Chile

En los capítulos anteriores se han dado a conocer 3 conceptos medulares acerca de la problemática social, su raíz e interpretación histórica y filosófica. Ya revisados estos, es turno de tratar un último concepto útil para comprender la investigación que se realizará, en donde se acercará todo lo que ya se ha visto a la realidad de nuestra sociedad chilena.

En los últimos 7 años ha surgido y perdurado en Chile un movimiento de protesta social, que aunque tiene como precursores a los estudiantes secundarios y universitarios, no tiene protagonismo de ningún sector integrante de la sociedad chilena, dejando de lado incluso a los partidos políticos. Tampoco se puede mencionar a ciertos grupos como los integrantes definidos de este movimiento, pues se trata de manifestaciones que son la reacción a ciertas acciones de las autoridades, como lo han hecho los pescadores, pobladores, mapuches, usuarios y funcionarios de servicios públicos, sindicatos, entre otros.

Todas estas reacciones dejan al descubierto que entre la sociedad chilena existe un malestar generalizado que late entre los sectores que al parecer se sienten más vulnerados.

“El actual malestar social se puede comprender a partir de tres ejes: 1) Un agotamiento del acuerdo institucional que se estableció tras el término de la dictadura de Pinochet; 2) Altos niveles de desigualdad económica, política, social, y cultural; y 3) ciudadanos más informados y empoderados.

El acuerdo institucional al que se hace referencia consiste en actual ordenamiento del sistema político a partir de la Constitución de 1980, la cual no sólo tiene un origen ilegítimo y antidemocrático, sino que además contiene un conjunto de amarras institucionales (o enclaves autoritarios) que impiden avanzar hacia una profundización democrática. Esta Constitución, pese a haber sido sometida a más de 100 modificaciones, no ha cambiado su matriz ideológica bajo la cual los derechos económicos y sociales están subvalorados y su

fuerza rectora se sustenta en el principio de “libertad negativa”, es decir, la no intervención

del Estado en las actividades económicas productivas y el fomento del emprendimiento privado.

Una de las características de la Constitución del 80 es que contiene un conjunto de mecanismos que hacen muy difícil modificarla sustancialmente. Los dos mecanismos centrales son: el sistema binominal y los quórum contramayoritarios. El sistema binominal asegura que el Congreso se componga de dos grandes coaliciones, excluyendo a las minorías de la posibilidad de tener representación en él, e impidiendo además las mayorías holgadas. A través del segundo mecanismo se asegura que los quórums requeridos para la reforma constitucional (3/5 como regla general o 2/3 del Congreso pleno para las disposiciones que tratan sobre las bases de la institucionalidad, los derechos y deberes, la reforma de la Constitución, entre otras, y 4/7 del mismo pleno para la reforma de las leyes orgánicas constitucionales) nunca sean alcanzados.

Como resultado de esta estructura institucional la única manera de avanzar en reformas políticas y sociales ha sido por medio de la negociación, en lo se ha denominado “democracia de los acuerdos”. Bajo este modelo político todo avance social se da de forma gradual y en determinadas materias simplemente hay estancamiento.

Este modelo institucional se ha sostenido con relativa estabilidad pese a la amplia desafección ciudadana con las instituciones de representación. Sin embargo, los actuales movimientos sociales, principalmente el movimiento estudiantil, han develado la incapacidad de este sistema para responder a las demandas sociales de una forma adecuada. Más allá de la voluntad de los actores, el modelo institucional obliga a alcanzar acuerdos con quienes instauraron y defienden el sistema actual lo que resulta poco representativo considerando el apoyo social que han suscitado las demandas estudiantiles.

El éxito de este movimiento radica en su capacidad ir más allá de demandas reivindicativas específicas y apuntar directamente su crítica a los cimientos políticos y económicos de un sistema que a través de la completa desregulación genera desigualdades abismantes. Esta crítica al modelo económico ha hecho eco en la sociedad, siendo no sólo los sectores más postergados socialmente sino que las clases medias los actores centrales de las movilizaciones. Vuelve a adquirir importancia la política como instancia deliberativa a nivel social y las demandas se vuelcan directamente al Estado exigiendo no sólo mayores regulaciones sino que también garantías a los ciudadanos. Aquella demanda es absolutamente opuesta los principios tanto de la Constitución como de la derecha chilena, y específicamente el Ejecutivo. Dada esta situación el conflicto aparece como una lucha de intereses contrapuestos en que ninguna de las partes está dispuesta a ceder.

A partir de esta incapacidad de las instituciones representativas para dar respuesta a las demandas ciudadanas y la escasa legitimación que sustentan, han surgido ideas que apuntan a generar mecanismos de consulta directa. Las instancias plebiscitarias no serían opuestas ni dañinas para las instituciones representativas como han planteado algunos

analistas, y por el contrario son mecanismos de legitimación de sistemas. Ejemplos en Europa y Sudamérica dan cuenta de ello. Por lo tanto, una eventual consulta ciudadana sería

un mecanismo válido a incorporar en la democracia.” (Silva, 2011)

Capítulo III: Marco Metodológico

  • 3.1 Paradigma

Cualitativo, respecto a las ideas que se tienen en el estudiantado del Colegio San Viator de Macul con respecto a su descontento, desconfianza y manifestación contra el sistema educativo.

  • 3.2 Universo

Los estudiantes de educación media del Colegio San Viator de Macul, desde 1º a 4º medio.

  • 3.3 Muestra

5 hombres y 5 mujeres por curso, recomendados por el profesor a cargo en ese momento, procurando la mayor diversidad ideológica y de potencialidad académica posible.

  • 3.4 Variables

Género, Curso.

  • 3.5 Instrumento

1.- ¿Te sientes a gusto con el sistema educativo aplicado en este colegio?

  • a) Sí

  • b) No

2.- ¿Cuál de las siguientes entidades consideras más responsable de producir el descontento estudiantil?

  • a) El Estado

  • b) La Rectoría

  • c) Los Alumnos

  • d) Nadie

3.- ¿Confías en las decisiones de las autoridades del colegio?

  • a) Sí

  • b) No

4.- ¿Qué sensación te producen las faltas de consideración con las personas por parte de las autoridades a cargo de la educación?

  • a) Ira

  • b) Molestia

  • c) Decepción

  • d) Desamparo

5.- ¿Cuál de las siguientes formas de movilización te representa mejor?

  • a) Barricadas y Tomas

  • b) Paros y Marchas

  • c) Actividades intelectuales

  • d) Ninguna

6.- ¿Te satisface la forma en que el colegio ha adoptado la necesidad de protestar contra el sistema educativo?

  • a) Sí

  • b) No

3.6 Técnica

La encuesta se aplicará en forma directa y personal en el contexto del horario escolar, para facilitar el acceso hacia los encuestados. Posteriormente, a través de la aplicación de un análisis, los datos obtenidos revelarán las principales causas del descontento según las opiniones del estudiantado del Colegio San Viator de Macul, permitiéndonos evidenciar y descubrir las raíces del problema y además qué tipo de personas (según las variables género y curso) se ven más afectadas por esta actitud de molestia.

1.

¿Te sientes a gusto con el sistema educativo aplicado en este colegio?

 

Total

Total

Total 1º

Total 2º

Total 3º

Total 4º

Hombres

Mujeres

Medio

Medio

Medio

Medio

a) Sí

10

10

7

11

2

0

b) No

14

14

5

1

10

12

1.-¿Te sientes a gusto con el sistema educativo aplicado en este colegio? No 58.3% Sí 41.7%
1.-¿Te sientes a gusto con el sistema educativo
aplicado en este colegio?
No 58.3%
41.7%
  • 2. ¿Cuál de las siguientes entidades consideras más responsable de producir el descontento

estudiantil?

 

Total

Total

Total 1º

Total 2º

Total 3º

Total

Hombres

Mujeres

Medio

Medio

Medio

 

Medio

a) Estado

15

17

10

6

9

7

b) Rector

5

6

0

6

0

5

c) Alumnos

1

1

2

0

0

0

d) Nadie

3

0

0

0

3

0

3.

¿Confías en las decisiones de las autoridades del colegio?

 

Total

Total

Total 1º

Total 2º

Total 3º

Total 4º

Hombres

Mujeres

Medio

Medio

Medio

Medio

a) Sí

4

3

1

3

0

3

b) No

20

21

11

9

12

9

3. ¿Confías en las decisiones de las autoridades del colegio?

No 85.4 % Sí 14.6%
No 85.4 %
Sí 14.6%
  • 4. ¿Qué sensación te producen las faltas de consideración con las personas por parte de las

autoridades a cargo de la educación?

 

Total

Total

Total 1º

Total 2º

Total 3º

Total 4º

Hombres

Mujeres

Medio

Medio

Medio

Medio

a) Ira

6

4

3

2

2

3

b) Molestia

10

16

6

9

4

7

c) Decepción

7

4

3

1

5

2

d) Desamparo

1

0

0

0

1

0

5.

¿Cuál de las siguientes formas de movilización te representa mejor?

 

Total

Total

Total 1º

Total 2º

Total 3º

Total 4º

Hombres

Mujeres

Medio

Medio

Medio

Medio

a) Barricadas y Tomas

4

2

0

3

0

3

b) Paros y Marchas

13

17

10

6

8

6

c) Actividades

4

4

2

3

0

3

Intelectuales

d) Ninguna

3

1

0

0

4

0

  • 6. ¿Te satisface la forma en que el colegio ha adoptado la necesidad de protestar contra el

sistema educativo?

 

Total

Total

Total 1º

Total 2º

Total 3º

Total 4º

Hombres

Mujeres

Medio

Medio

Medio

Medio

a) Sí

3

2

3

1

0

1

b) No

21

22

9

11

12

11

6. ¿Te satisface la forma en que el colegio ha adoptado la necesidad de protestar contra el sistema educativo?

No 89.6% 10.4% Sí
No 89.6%
10.4%