You are on page 1of 18

Universidad Interamericana de Puerto Rico Programa Graduado de Historia

Conflictos en el Mundo Musulmán.

Gustavo A. Quiñones Pérez M00-19-7734 Prof. F. Barreda y Monge

I.

Introducción. A pesar de que muchos historiadores alegan que gran parte de los conflictos internacionales que ocurren hoy día pudieran evitarse tan sólo con conocer la Historia, en el Oriente Medio ocurre todo lo contrario. Es decir, allá, por conocer bien la

Historia, están condenados a repetirla, una y otra vez. Y es que buena parte de los conflictos que allí ocurren, ora sean domésticos ya sean internacionales, son impasses cuyos orígenes se remontan a miles de años atrás. A modo de ejemplo de un conflicto doméstico que allá se tiene hace varios siglos ya es el problema entre los Sunitas y Chiítas que se remonta a la muerte de Mahoma en el 632 a. C, y que aún continúa tan vigente como en el principio. Además de este

problema del cuestionamiento de quién debe gobernar, que puede existir dentro de un país de Oriente Medio, el conflicto judeomusulmán por el control del territorio de Tierra Santa es otra contingencia de carácter milenario, pues tiene sus orígenes en la propia Biblia. Y además de estos conflictos que ocurre dentro del Oriente Medio, existen otros que son entre Occidente y Oriente Medio, a raíz de los ataques de 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas en Estados Unidos por parte de grupos extremistas islámicos, que como respuesta, Occidente replicó con lo que muchos expertos en el tema consideran una Cruzada en pleno siglo XXI.

2

II.

Conflicto entre Sunitas y Chiítas.

Luego de la muerte de Mahoma, Abu Bakr, amigo íntimo de éste fue elegido como líder de la ummah por la mayoría. Pero algunos pensaban que el Profeta habría elegido a Alí ibn Abi Talib, primo y yerno suyo, para que fuera su sucesor (Kalipha). El mismo Alí aceptaba el liderazgo de Abu Bakr pero durante los años siguientes se convirtió en el centro de la lealtad de los disidentes que estaban en desacuerdo con la política de los tres primeros califas, a saber: Abu Bakr, Omar ibn al-Khattab y Otman ibn Affan.1 Finalmente, Alí llegó a ser el cuarto califa en 656. Los chiítas lo llamaron el primer iman o líder de la ummah. Aquí se comienza a notar la importancia de la política en la religión musulmana. Los partidarios de Alí (Shiah-i-Alí o partido de Alí) siguieron siendo una minoría. Desarrollaron una piedad de protesta representada por la trágica figura del nieto de Mahoma, Husayn ibn Alí, que se negó a aceptar a los omeyas, que se apoderaron del califato luego de la muerte de su padre Alí, y fue por ello asesinado junto con sus partidarios. Dicho asesinato fue ordenado por el califa omeya Yazid el año 680 en la llanura de Karbala, junto a la ciudad de Kufa en el actual Irak. Luego de la trágica muerte de Husayn, los chiítas se convencieron de que sólo los descendientes de Alí, quien tenía un doble parentesco con Mahoma por ser primo y yerno de éste, tenían la legitimidad procesal y sustantiva para
1

Armstrong, Karen: Una Historia de Dios: 4000 años de búsqueda en el Judaísmo, Cristianismo y el Islam. Buenos Aires. Ed. Paidos. (1995). Pág. 200 3

dirigir la ummah. Ellos creían que sólo aquellos pertenecientes al linaje del Profeta tenían conocimiento de Dios y por tanto, cada vez que resultara electo un descendiente de Mahoma, los musulmanes podrían esperar una edad de oro y justicia y que la ummah sería guiada de acuerdo con la voluntad de Dios.2 Los chiítas recurrieron a una antigua tradición persa según la cual, una familia elegida por Dios transmitiría la gloria divina de generación en generación. Debido a que en torno a estos imanes se concentraban los descontentos, los califas los consideraban enemigos del Estado. Por ello, según la tradición chiíta, algunos imanes fueron envenenados y otros tuvieron que permanecer escondidos. A pesar de que ellos mismos constituían una minoría en el Islam, los chiítas se subdividieron en sectas aún más pequeñas como los llamados chiítas duodecimanos, y los ismaelitas o chiítas septimanos. Los primeros veneraban a doce descendientes de Alí a través de Husayn, hasta que en el año 939 el último iman se ocultó y desapareció. Como no tuvo

descendientes, su línea concluyó con él. Los ismaelitas, o chiítas septimanos creían que el séptimo de los imanes había sido el último del linaje de Mahoma. Así las cosas, podemos decir que los chiítas son una secta fundamentalista dentro del Islam, que se diferencia de los sunitas en el hecho de que aquellos creen en que el que tiene que gobernar es aquel que es descendiente de Mahoma y los sunitas creen que el linaje no es determinante sino más bien la aprobación por parte del pueblo para con su líder3.
2 3

Ibíd. Pág. 214 Ibíd. Págs. 214,304-305. 4

Hoy en día constituyen alrededor del 10% al 15 % de la población musulmana y son mayoritarios sólo en los Estados de Irak, Irán, Azerbaiyán y Bahrein.

III.

Conflicto Judeo-Musulmán.

En 1920, cuando los británicos y los franceses llevaban una campaña militar en Oriente Medio, muchos árabes comenzaron a perder la esperanza en de obtener su independencia, a raíz de la caída del imperio otomano. Para mayor desconsuelo, comenzaba a correr los rumores de que los Occidentales entregarían Palestina a los sionistas judíos. El término sionista viene de Sión un monte que se encuentra en Tierra Santa. Los Sionistas son aquellos Judíos que creían en aquel entonces que ellos deberían retornar a su tierra, a la tierra que el propio Dios le prometió a Abraham. La Tierra Prometida se describe en la Biblia como la porción situada entre la costa de Egipto hasta la orilla

del Éufrates y se concedió a los descendientes de Jacob tras el éxodo de Egipto4 . En 1947 las Naciones Unidas decretaron la creación de un Estado para el pueblo Judío. Realizaron una acción de deslinde en Palestina y la dividieron en una zona Judía y una zona árabe. Un año más tarde Israel se independizó del mandato británico y acto seguido tuvo lugar una guerra entre judíos y árabes debido a que éstos últimos no reconocían la legitimidad de la creación del
4

Deuteronomio 1, 8 5

Estado israelí, toda vez que lo consideraban una injusticia sin precedentes cometida contra el pueblo árabe que ya habitaba la zona, antes de la creación unilateral del Estado israelí, acción ésta que jamás le fue consultada a los árabes.5 A pesar de que a finales del siglo XIX ya había ocurrido una gran migración por parte de los judíos a Tierra Santa, luego de hacerse oficial la creación de un Estado judío la migración comenzó a incrementar de forma geométrica. El Estado judío se convirtió rápidamente en una gran potencia en Oriente Medio. A los pocos años de su creación, las fuerzas armadas del Estado israelí poseían mejor y mayor cantidad de armamento que los ejércitos de los vecinos Estados árabes. Éstos, han sido víctimas del ideal expansionista judío que forma inesperada acrecentó sus fronteras por medio de la fuerza. Invadieron y añadieron a su territorio Cisjordania (1967), las alturas del Golán (1981), el sur del Líbano (1982) y la Franja de Gaza (1967), entre otros.6 Aún hoy día, muchos Estados árabes siguen en conflicto con Israel, al no reconocer dicho Estado como uno legítimamente creado y por los abusos que casi a diario cometen contra sus hermanos árabes en las zonas por ellos invadidas. Este es uno de los conflictos en el Oriente Medio que han creado una situación contenciosa entre los árabes y los Occidentales debido a que los

5 6

Armstrong (Op cit pág. 420) Asser, Martin. BBC. «Obstacles to peace: Borders and settlements». Londres . Mayo 25 (2007)

6

árabes creen, que dicha acción fue llevada a cabo por Occidente en colusión con los judíos. III. Conflicto entre Pakistán e India. India y Pakistán han estado en conflicto desde la partición del subcontinente en el que ambos se encontraban enclavados en 1947. En el año de 1980, la situación de Pakistán era una terrible: tenía una amenaza de un ataque al parecer inminente de parte de sus Estados vecinos India y Afganistán, quienes para colmo de males contaban con el respaldo soviético, que en aquella época se encontraba en pleno apogeo militar. Luego del período de Postguerra Estados Unidos ha

demostrado una gran inconsistencia en cuanto a las relaciones exteriores con el Sur de Asia respecta. Distintas percepciones de cómo deberían ser las más efectivas relaciones con esta zona han influido enormemente en la política estadounidense en esta zona, logrando que, mientras en muchas ocasiones apoyaban abiertamente la política de India frente a la de Pakistán, en otras ocasiones apoyaban, paradójicamente las políticas de Pakistán frente a las de India7. A título de ejemplo, mientras que la Administración Eisenhower apoyaba más las relaciones con Pakistán para de esta forma adquirir información de los movimientos de los soviéticos, la Administración Kennedy, en contraste, apoyaba abiertamente muchas iniciativas del gobierno indio frente a aquellas del
Como la rivalidad entre India y Pakistán es tan contenciosa, el ayudar a un país, es casi el equivalente a estar, ipso facto en contra del otro.
7

7

gobierno pakistaní e, inclusive, enviaban grandes cuantías de dinero para apoyar a india en su conflicto bélico con china, mejor conocido como la guerra sino-india en 1962. Esto se debía en gran medida a que India representaba la antítesis no totalitarista de China que Estados Unidos, dada su visión de favorecer los gobiernos democráticos, no apoyaba y por tanto respaldaba a India. Mas, ya a principios de la década de 1970, Washington vuelve a realinearse debido a que el gobierno indio demuestra tener fuertes vínculos con Moscú, lo que en última instancia llevó a Nixon a pactar con China un acuerdo de paz. A pesar de que Pakistán ya no tenía aquel valor estratégico para la intersección de comunicados soviéticos que otrora tuvo, lo cierto es que durante la guerra indo-pakistaní de 1971, Estados Unido apercibió al gobierno Indio de no extender el conflicto al Oeste de Pakistán. Sin embargo, Fukuyama sostiene, de forma atinada, que después de verse envuelto en tanto conflicto, sobre todo en aquellos que tenían que ver con India y Pakistán, países que repentinamente cambiaban sus formas de gobierno de

democráticas a totalitarias, Estados Unidos optó por mantenerse al margen de dichos conflictos y manteniendo relaciones muy pobres con ambos países. Empero, a finales de la década de 1970, una serie de eventos tales como la caída del Sha en Irán y la invasión soviética de Afganistán, hicieron que Estados Unidos reconsiderara sus relaciones con los países del Sur de Asia. El mayor temor al parecer, era que si los soviéticos alcanzaban tener el control del Golfo Pérsico, esta situación tendría repercusiones fuertes, por no decir funestas, en Occidente. Entonces es aquí
8

donde entra en juego Pakistán, debido a su cercanía al Golfo, sus vínculos históricos con los afganos y debido a que este país representaba un obstáculo para las intenciones soviéticas en la zona y por ello, también los rusos probablemente los tenían en su lista de asuntos por resolver.8

La línea Durand fue una acción de deslinde realizada por los británicos, en común acuerdo con los afganos para dividir las etnias en varios países del Sur de Asia. Por ello, todo lo que ocurre en Kabul tiene repercusiones directas en Pakistán, máxime, cuando se trata de una invasión soviética en Afganistán. Súmesele a ello, el hecho de que Pakistán, como ya hemos dicho, se encuentra en una situación muy tensa con India y que esta última, dicho sea de paso, sostiene una alianza con los soviéticos. Así las cosas, no es difícil notar la situación tan cuesta arriba en la que se encontraba Pakistán en aquella época, puesto que se encontraba en medio de un país enemigo, la India y otro enemigo en potencia, Afganistán, en el caso de que, el tercer y principal enemigo, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, lograra su cometido de poner a Afganistán en contra de Pakistán a través las etnias. Pero a pesar del tríptico India-Afganistán-Rusia que Pakistán tenía por enemigos, en aquel momento, según las entrevistas realizadas por el autor, la principal amenaza lo constituía la India. Esto se debe a que más del noventa por ciento del país así como
Fukuyama Francis: The Security of Pakistan: a Trip Report. California. Rand Corporation. (1980). Págs. 1-3.
8

9

las mayores obras de infraestructura se encuentran a tan sólo unas doscientas millas de la frontera con India. De hecho Lahore, la segunda ciudad más importante después de Islamabad, se encuentra a tan sólo unas veinte millas de la frontera con India. Ya para empeorar más el asunto, la gran mayoría del ejecito indio, así como un número sustancial de bases aéreas, se encuentran asentados en la zona fronteriza con Pakistán desde 1965. Debemos tener en cuenta de que además de ser vulnerables a un ataque por dos frentes, las fuerzas armadas pakistaníes no daban a bastos para luchar tan sólo con India, pues según una tabla que nos presenta Fukuyama, India tiene una ventaja en la zona de la frontera de casi dos a uno frente a Pakistán9. En

adición a esta situación desventajosa, se sabe que India le compraría a los británicos cuarenta aviones bombarderos Jaguar y que fabricaría unos ciento diez más con el permiso del gobierno británico. Como si esto no fuera suficiente, a finales de mayo de 1980 los soviéticos y los indios cerraron un negocio mediante el cual los primeros le vendieron a los segundos uno punto seis billones de dólares en armas entre las que se encontraban una gran cantidad de tanques T-72 así como una gran cantidad de parafernalia de guerra, de la más tecnológica de la época. Esta compraventa se traduce en aumento significativo de poder militar para la India que ya de antemano producía HF-24 y tanques Vijayanta que eran parecidos a los tanques Centurion de los británicos.

9

Ibíd. Págs. 6-7.

10

Pakistán, en contraste, sólo poseía armas de manufactura china y estadounidense de la década de 1950. La producción de

muchos de sus modelos de tanques y aviones había sido descontinuada por las compañías que otrora los fabricaban, por lo que, era todo un dolor de cabeza cuando se necesitaban alguna pieza de reemplazo, pues ya no existían, estaban decomisadas por sus productores. Además, a pesar de poseer las instalaciones para producir su propio armamento, carecía de los materiales para desarrollarlo. Así las cosas, podemos percibir la situación

sumamente desventajosa en la que se encontraba Pakistán frente al ejército indio. Si la preocupación en la parte noroeste y suroeste de Pakistán era que los rusos y los afganos mediante colusión, persuadieran a las etnias baluchi y Pashtún de romper los nexos con el Estado pakistaní, en el lado Este, el que colinda con India, la preocupación era que el gobierno indio, en contra de lo que habían pactado en 1947, intentara incorporar a su Estado a las etnias Panjabi y Sindhi para de esta forma acrecentar su territorio. Según muchos pakistaníes entrevistados por Fukuyama, el objetivo final de India era anexar o colonizar a Pakistán para que les sirviera como Estado-satélite que les sirviera para monitorear el Oriente Medio. Se le daría autonomía a Pakistán en torno a asuntos domésticos, pero se le cohibiría de tener tratados con otros países y demás relaciones internacionales porque ya no tendría soberanía. La preocupación de Pakistán para con India, que rayaba casi en la paranoia, se podía notar a simple vista si uno se fijaba en la
11

forma en la que tenían acomodado su ejercito. Tres cuartas partes de éste se encontraban ubicadas en la frontera con India, mientras que sólo una cuarta parte se encontraba en la frontera con Afganistán. Los estrategas militares enviados por Estados Unidos a Pakistán, aconsejaban seriamente que cambiaran la forma en la que tenían distribuidas sus tropas, con el fin de que se le prestara mayor énfasis a la frontera afgana de cara a la invasión soviética a ese país. Los generales pakistaníes ni

siquiera dejaban que los consejeros estadounidense terminaran de hablar, y rápidamente argumentaban que dicha idea no tenía sentido toda vez que, según ellos, todas las tropas deberían estar ubicadas en la frontera con India debido a una casi inminente invasión venidera por parte de dicho país.10 Además, otro problema que presentaba Pakistán era el de la infraestructura. En el caso de que los generales aceptaran las recomendaciones del gobierno estadounidense de maximizar la defensa en la frontera con Afganistán, dicho movimiento de tropas hubiese sido bastante cuesta arriba, por no decir que improbable o imposible, puesto que Pakistán carecía de la infraestructura necesaria para llevar a cabo dicha acción. Desde que el Estado Pakistaní se formó oficialmente en 1947, distintas administraciones de Kabul, han incitado a los Pashtúns a que rompan los nexos políticos que los han hecho parte del Estado pakistaní, para que conformen su propio Estado: “Pashtunstán”. El argumento es que al Pakistán ser un Estado conformado por múltiples etnias, no es capaz de comprender o
10

Ibíd. Págs. 8 -9

12

atender las necesidades de los pashtúns por lo que, un gobierno hecho por y para los pashtúns sería lo más viable para esta etnia y sería favorecido por los miembros de esta misma etnia que viven en Afganistán. Éste último Estado al apoyar la emancipación de los Pashtúns no hace más que fomentar la incorporación de dicha etnia a su territorio, y es que en Afganistán la inmensa mayoría de los

habitantes pertenece a esa etnia y otros seis millones más de ellos no les vendrían mal para aumentar su territorio. Además, históricamente, los pashtúns han sido de vital importancia a la hora de derrocar gobiernos en Afganistán, para luego acomodar como líderes a miembros de su propia etnia. Pero para el autor, el problema de las etnias no es tan importante como el problema de una posible invasión llevada a cabo por afganos, orquestada por soviéticos. Para entender la relación afgano-pakistaní, es necesario comprender la política de Pakistán para con la frontera con Afganistán en la North West Frontier Province, en adelante la NWFP. La NWFP está dividida en seis instalaciones en el sur y seis agencias tribales en el norte. Esta práctica fue aprendida de los británicos. Mientras las

instalaciones del sur operan bajo las leyes regulares del Estado Pakistaní, las del norte operan bajo otras leyes especiales intituladas Regulaciones de Crímenes Fronterizos, en adelante FCR por sus siglas en Inglés. Dichas FCR son puestas en vigor por los jefes de las tribus que controlan las agencias del norte, y aplican dichas leyes a su propio juicio y según los principios morales de cada tribu. Un problema que surge de esta práctica
13

es que las fronteras de las tribus no son necesariamente las mismas que las fronteras demarcadas por los Estados. Es decir, puede que una tribu fronteriza tenga miembros tanto del Estado de Pakistán como del Estado de Afganistán. Como en las

carreteras imperan las leyes del Estado pakistaní, cuando hay problemas tribales, se suele ver que los miembros corran a la carretera para buscar amparo del Estado. Otra institución

heredada de los británicos son las Tropas de Frontera o Frontier Corps en Inglés. Dichas tropas son una fuerza paramilitar que tienen como misión mantener el flujo libre de las carreteras e intervenir en los conflictos que frecuentemente se suscitan entre las tribus11. Este sistema de división de competencias y jurisdicción, así como la práctica de delegar en las tribus poderes que usualmente le corresponden al Estado, fue aprendido por los pakistaníes de los británicos. Éstos últimos, desarrollaron este sistema debido a que en un principio querían mantener el orden al estilo británico, pero con el pasar del tiempo y luego de librar no pocas batallas fallidas contra las tribus, terminaron por concederle un amplio grado de autonomía que subsiste aún para la fecha en la que fue escrito este reporte. Sin embargo, a pesar de que este sistema aligera la carga y las responsabilidades del Estado, muchas veces, el mismo ejército pakistaní no puede entrar en algunas zonas de la NWFP sin antes obtener el permiso de las tribus que gobiernan dichas zonas.

11

Ibíd. Pág. 15.

14

Dicho esto, no es difícil imaginar que de Afganistán a Pakistán se pasaban muchas personas a diario, así como armas y tráfico de esclavos. De hecho, hay una cierta tribu llamada Powindahs que se caracteriza por pasar el verano en Afganistán y el invierno en Pakistán. Se estima que diariamente miles de hombres cruzan esa frontera sin el requerimiento de pasaporte o visa, lo que hace de la Línea Durand una de las fronteras más porosas del mundo. Los pashtúns, que son la etnia que mayormente controla la NWFP. Estos se encuentran altamente armados, por lo que,

como ya hemos dichos arriba, ni siquiera el ejército del Estado se atreve a entrar a ciertas zonas sin permiso previo de las etnias. Aquí entonces entran los rusos en juego. Pues los pashtúns

afganos que se organizan en guerrillas para enfrentar a los soviéticos, perciben a la NWFP como un lugar para resguardarse y sobre todo reabastecerse de armamento y municiones. Los

rusos entonces comienzan a acusar a Pakistán de intervenir en un problema que no le concierne, y más aún, de apoyar a Afganistán. El peligro entonces es que los soviéticos decidan ver a los pakistaníes como su próximo enemigo en agenda. Esto a pesar de que el Estado pakistaní a realizado incontables esfuerzos para mostrarle a los rusos su incapacidad de intervenir en la NWFP, por las razones que aquí hemos esbozados. De hecho, Pakistán temía tanto a un ataque soviético que incluso, le ofrecieron a éstos el control de la frontera, para que finiquitaran de una vez y por todas el problema de filtración que en ella había12.

12

Ibíd. Pág. 16.

15

Si los rusos sabían o no de la falta de control que Pakistán tenía sobre la frontera con Afganistán es irrelevante. De cualquier

forma era un buen pretexto para extender el conflicto hasta Pakistán, pues así como diariamente se filtraban personas y armas pequeñas, así también podrían pasar al lado afgano misiles de largo alcance, misiles con capacidad para derribar aviones rusos o misiles antitanques guiados por control remoto y cayeran en las manos de los mujahedeen lo que representaría una

amenaza para el ejército rojo, que ya de por si venía enfrentando problemas con estos guerreros que al parecer le estaban ganando la batalla. Los consejeros de guerra estadounidenses presentaron a los generales del ejército pakistaní una lista de posibles contingencias que podían enfrentar a raíz del problema fronterizo con Afganistán. Una de ellas, era la posibilidad de que tanto las

fuerzas afganas como las soviéticas, realizaran ataques terrestres y aéreos a campamentos de refugiados en Pakistán, so pretexto de sospecha de que allí se refugiaban grupos de mujahedeen. El verdadero propósito de un ataque así, sería desmoralizar a los mujahedeen , alejar más los campamentos de las tribus pakistaníes de la frontera y mostrarle a los refugiados que el gobierno pakistaní no tenía el poder suficiente como para protegerlos dentro de su territorio. Otra posible contingencia sería una ataque coordinado entre Moscú e India desde ambas direcciones con el objetivo de que el primero tenga acceso al Mar Arábigo y atacar a los rebeldes afganos desde allí, mientras que la segunda vuelva a reivindicar el
16

territorio que perdió en el 1947. Un ataque de esta magnitud, desmembraría por completo a Pakistán. Pero dichas

contingencias no necesariamente deberían de ocurrir en este orden. De hecho, una escalada por parte de los soviéticos podía ser más fácil aún de realizar. Pues, so color de que los

mujahedeen se refugian en Pakistán, por que dicho Estado los deja entrar libremente (aún cuando sabemos que eso no es así), los rusos pueden invadir el espacio aéreo de Pakistán, y éste en respuesta, contraatacaría a los soviéticos, quizás derribando algún avión, lo que llevaría a una de dos conclusiones por parte de Moscú que serían, atacar Afganistán, o dar luz verde a India para que lo hicieran por ellos13. Hoy día, tanto India como Pakistán poseen armas nucleares y aún, sobre todo en las zonas fronterizas, prevalece una relación un tanto contenciosa entre ambos Estados. Además de ser un conflicto político, debemos recordar que la mayoría del pueblo Indio practica la religión hinduista, mientras que el pueblo pakistaní practica la religión islámica. conflicto en el presente trabajo. Por ello, incluimos este

IV.

Bibliografía. Armstrong, Karen: Una Historia de Dios: 4000 años de búsqueda en el Judaísmo, Cristianismo y el Islam. Buenos Aires. Ed. Paidos. (1995).

13

Ibíd. Pág. 20.

17

Asser, Martin. BBC. «Obstacles to peace: Borders and settlements». Londres . Mayo 25 (2007)

Fukuyama Francis: The Security of Pakistan: a Trip Report. California. Rand Corporation. (1980).

18