You are on page 1of 104

· '-4f

'
DIPUTACION GENERAL DE ARAGON
UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA
CURSO SOBRE:
USO
AHORRO
Y
e AL I DAD
o E L/
A,GUA
TEMA:
USOS AGRICOLAS
zaragoza.- Octubre 1995
Jou MamuJ TobwncD Mt:Jrtinez
Sección do Estudios YPlanificación
D. 0, Servicios Agroambientales
Dpt" Agricultunl YMedio Ambiente
DIPUTAClON GENlUlAL DE ARAGON
..
I
1
I
I
!
!
I
I
I
L
L
L
U
,
----------!I'
n
. :!
, l
,.
'l·
ELmE6ó
.SI,JMARIO
1.- ASPECTOS GENERALES.
. ~ - - - -
Pg. no
f'
.''!
1.1.- EL METABOLISMO VEGETAL Y EL AGUA. 1
1.1.1.- Mecanismos de absorción del agua por las plantas. 2
1.1.1.1.- Calidad del agua. 3
1.2.- EL SUELO, EL AGUA, EL CUMA Y LA PLANTA. 7
1.2.1.- ClIraeterlsticas del suelo. 8
1.2.1.1.- Permeabilidad. 10
1.2.1.2.- Poder retentivo. 12
1.2.1.3.- Salinidad. 15
1.2.2.- Consumos de agua. 17
1.2.2.1.- La medida de la evaporación. 18
1.2.2.1.1.- Evaporlmetro de cubeta. 1P
1.2.2.1.2.- Btaney-Criddle.
21
1.2.2.1.3.- Coelfciente de cultivo. 22
1.2.2.1.4.- EvapotrBnsphlción de cultivo. 23
1.2.3.- Balance de humedad de un suelo. 25
1.2.3.1.- Tumo de riego óptimo.
25
1.2.3.2.- Volumen de riego óptimo 27
2.- LOS DIFERENTES TIPOS DERIEGO.
.
2.1.- RIEGO A PIE O POR GRAVEDAD. 29
2.1.1;- Cuestiones a considerar y variantes. 29
2.1.2.- Dimensionamiento de caudales y parcelas. 32
2.1.3.- Posibilidades de automatización.
)
33
2.2.- RIEGO POR ASPERSION. 34
2.2.1.- Aspersores y Sprays. Tipos. 36
2.2.1.1.- Boquilla, presión, caudal y alcance.
38
2.2. 1. 1.1.- Unfformidad de distribución. 39
2.2.2.. Variantes de este sistema de riego.
40
2.2.2.1.- Coberturas móviles.
40
2.2.2.2.- Coberturas tijas.
41
2.2.2.3.- Cañones.
42
2.2.2.4.- Pivots.
43
2.2.2.5.- Alas laterales. 45
2.2.2.6. - Otros sistemas.
46
2.2.3.- Automatización. 46
2.3.- RIEGO LOCALlZAcic5: 47
2.3.1.- Fundamerrros" 47
',' .,':,,':' "c:j'¡¡' ,"
2.3.2.- Cálculo de1as'necesidades de agua. 49
23.3.- ¿Goteo, mlci'OBsperslón o mlcrojets? 52
23.4.- Sobre el bulbo húmedo generado por un gotero 53
2.3.5.- Volumen de bulbo a crear. 55
.2.3.6.- Horas de riego. 57
23.7.- Caudal disponible. 59
2.3.8.- DescripCión general de un sistema. 60
2.3.8.1.- Cabezal de riego. 60
2.3.8.1.1.- Filtros de arena. 60
2.3.8.1.2.- Inyectores de fertilizantes. 51
2.3.8.1.3.- Filtros de mallas y de anillas. 62
2.3.8.2.- Automatismos y controles. 62
3.- TECNICAS DEAHORRO DEAGUA YDE ENERGIA.
3.1.- ECONOMIA EN EL USO DEL AGUA 65
3.1.1.- Regar bIen es posible. 69
3.1.2.- La medIcIón del agua. 70
3.2.- POTENCIA PRECISA PARA DARPRESIÓNAL AGUA. 71
3.2. 1. - Tarifas eléctricas. 73
3.2.2- Uso de motores de gasóleo. 78
3.2.3.- Pérdidas de cargas en tuberias. 79
ANEJO NUMERO 1
.- La gestión del agua en una Comunidad de regantes con
riego a preslr'n. 81
.- La red Oc riego. 89
.- Pantalla de consulta 91
.- Modelo de solicitud de riego. 93
ANEJO NUMERO2
.- Mejora de la eficacia del riego por aspersión 95
.- Evaluación y sImulación de lo:s efectos de los aspersores 97
.- Las ocho pantallas de la aplicacIón 99
BIBUOGRAFIA INMEDIATA UTIUZADA. 103
1
1
I
l.
(
..
1.- ASPECTOS GENERALES
1.1. EL METABOLISMO VEGETAL Y EL AGUA
Todas las funciones nutritivas del vegetal precisan agua.
l
al La absorciór de los principios nutritivos del suelo se hace previa
disolución de esas sustancias er1gua.
b) La savia, bruta o elaborada, vehiculo condudor de los nutrientes
hacia las células, no es sino una dispersión y/o disolución acuosa de moléculas, átomos
o iones de diversos cuerpos sólidos, liquidas o gaseosos.
e} El agua constituye, por sí sóla, un elevado porcentaje del peso total
de la vida vegetal que hay en nuestro planeta.
d} La creación de un kilogramo de materia seca vegetal requiere que
la planta haya transpirado varios cientos de litros de agua.
En resumen, el agua es el medio imprescindible para la vida, en gene-
ral, y para la vida vegetal, en particular.
Las raíces de los vegetales, gruesas en su inserción con el tallo yen
sus primeras ramificaciones, acaban tonnando una fina cabellera que se
extiende por el interior del suelo.
Las células situadas en el exterior de cada una de las raicillas, en
íntimo contacto con el suelo y con fa humedad en él contenida, actúan como
sofisticadas estaciones de bombeo al objeto de surtir al vegetal del agua
que precisa.
Ese potente sistema de bombeo debe ser capaz de vencer tres impor-
tantes fuerzas:
1.-La gravedad
2.-La presión osmótica
3. -La tensión superficial
La gravedad es una de las grandes tuerzas de la naturaleza, porque
impulsar el agua desde el suelo hasta la yema apical de un árbol de 10
metros de altura requiere aplicar al agua lXla presión de un kg.lcm2, y esa
presión debe generana el sistema de adsOl ci6n de agua del árbol.
( "P: 1 - l
(
..-
Presión osmótica es la fuerza que aparece entre dos disoluciones de
diferente concentración, separadas por una membrana semi p e n n e a ~ J e .
Como consecuencia de esta fuerza, y a través de la membrana, se
produce un paso de agua desde la solución menos concentrada hacia la
más concentrada.
El paso del agua está regulado por las leyes fonnuladas por Van'tHoff,
que establecen una relación de proporcionalidad directa entre la diferencia
de concentraciones de las disoluciones situadas a uno y otro lado de la
membrana semipenneable y la fuerza de paso del agua.
Indicar que las membranas celulares de la zona exterior de la cabelle-
ra radicular de los vegetales son membranas semipenneables, que los ju-
gos del protoplasma celular y la solución del suelo son las dos disoluciones
en lid por lograr extraer, una de la otra, la preciosa agua vital que ambas
partes, suelo y planta, necesitan.
Indicar, también, que si en un sistema regido por las leyes de la ósmosis
se actúa exteriormente creando presiones o depresiones en uno u otro de
los lados de la membrana semipermeable, aparecen comportamientos' «anó-
malos», como es el hecho de que pueda pasar agua pura de una disolución
salina a una no salina, aplicando presión en el lado salino (que es una de las
técnicas para desalinizar agua marina).
Tensión superficial es la fuerza con que se «sujeta" el agua a las par-
tículas sólidas y esa fuerza es, para una cantidad fija de agua y de partícu-
las sólidas, tanto mayor cuanto menor sea el tamaño de las partículas sóli-
das, o expresado en términos agrológicos prácticos, 200 litros de agua ver-
tidos a un metro cúbico de suelo arcilloso generan mayor tensión superfi-
cial (se «sujetan» al suelo más fuertemente) que vertidos a un metro cúbico de
suelo arenoso.
1.1.1. MECANISMOS DE ABSORCiÓN DEL AGUA POR LAS PLANTAS
En el punto anterior se han enumerado tres fuerzas que «sujetan" el
agua al suelo, y que obligadamente deben ser vencidas por el vegetal para
lograr extraer el agua que le permitirá vivir.
Las fuerzas que usa el vegetal para extraer el agua del suelo son,
fundamentalmente, dos:
-
(
!'lI:2 )
(
, i
¡
,
,
:.:.:
;; .':' __ _.,"; .'
a).- La transpiraciÓri produce lÍna Pérdida hidrica a trallés, fundamen-
•.• - .''' :,_" .c.', -', o" ,-',' .'.' ,. f
talmente, de los estomas de las hojas, pérdida que crea una depresión en
el sistema vascular vegetal. Esa fuerza de succión propicia la entrada de
agua desde el suelo hacia el interior de la planta.
b).- Las células de la cabellera de la raíz están en contacto con las
partículas del suelo y con el agua a éllas sujeta. Las células de la cabel/era
disponen de líquido protoplásmico en su interior, y de una membrana
semipermeable que lo contiene. El citado protoplasma celular está espe-
cializado en modificar su grado de dispersión iónica en función de estimu-
los hormonales del vegetal. Gracias a ello puede lograr mantener un dife-
rencial de presión osmótica que le permite «arrancar» el agua al extracto
de saturación del suelo.
Cada especie cultivada tiene un poder extractivo de agua que viene
dado por su potenCIal genético. Una lechuga, por ejemplo, tiene problemas
extractivos cuando tiene que «pelear» contra tensiones de humedad de
sólo 0,6 kg.lcrn2. Por contra, una planta crasa es capaz de extraer agua del
suelo aún con tensiones de 3 y más kg.lcrn2.
Quizá convenga repetir, para concluir con esta idea, que el suelo y el
agua están unidos (y enfrentados) por la tensión superficial y, en alguna
medida, por la presión osmótica de la solución del suelo y, también, que la
planta debe, para incorporarla a su sistema circulatorio, «peleaD contra es-
tas dos fuerzas.
1.1.1.1.- CALIDAD DEL AGUA PARA RIEGO.
El agua de riego es una afortunada mezcla de la que forman parte
moléculas de H20 y una buena cantidad de productos químicos y biológi-
cos.
No debe contener, sin embargo, componentes tóxicos que puedan ser
perjudiciales para el vegetal, y Jo cierto es que en condiciones normales el
agua no contiene esos componentes tóxicos.
La creciente presencia de algas es un problema cada vez mayor en
aguas captadas en superficie, hasta tal punto que, en el caso de sistemas
de riego a presión, y más enel casode riego por goteo o por microaspersi6n,
es abundante fuente de preocupación.
(
f'g:s )
... ,,"""0":""_" . "". .. ... . .. ". F"''',
Pª1a cor\QceiÍJnpoCo.en profundidad:UPlagu8'parariego, es precisó-''''"
conocer, como mínimo, los siguientes parámetros analíti<;Qs:
, " .')>': o,,;>::' ":,' :";" ':'. :.", ::' '\} ":'"
Conduc:Uvldadeléc:tric:a a 25 •
pH
CAnoNES PRESENTES
Na + Sodio
Ca ++ Calcio
Mg ++ Magnesio
K + Potasio
ANIONES PBESEmS
. CI • Cloruros
S04 - - Sulfatos
C03H • Bicarbonatos
En este punto, y antes de seguir, será bueno recordar algunos concep-
tos generales:
La conductividad eléctrica de un agua de riego, (o la del extracto de
saturación de un suelo), sirve para medir su salinidad y el aparato que realiza
esa medición se llama conductímetro"
La conductividad se suele expresar en milimhos por centímetro O en
decislemens por metro. Las dos unidades son equivalentes. En ocasiones se
utiliza el micromho por centímetro, que es la milésima parte del milimho por
centímetro.
El pH de un agua de riego, (o la del extracto de saturación de un suelo)
indica su naturaleza «ácida», «alcalina» o «neutra». Potenciales de
hidrogeniones (pH) superiores a 7,5 hacen de esa agua un peligro
alcalinizante potencial para el suelo, y más si la tierra en que se va a usar
el agua es de tipo arcilloso o limoso y con malos drenajes.
La medida de los cationes o aniones se puede expresar en forma de
miligramos por litro (mgJI) o en forma de miliequivalentes químicos por litro
(meq/I).
CATIONES
SODIO
CALCIO
MAGNESIO
POTASIO
ANIONES
CLORUROS
SULFATOS
CARBONATOS
BICARBONATOS
MgI1 en un MeqII
23,0
20,0
12,2
39,1
35,5
48,0
30,0
e1,0
MeqII en \llI MgI1
0,0434
0,0500
0,0819
0,0256
0,0282
0,0208
0.0333
0,0164
El boletín de análisis nos permite obtener una serie de pistas impor-
tantes acerca de la calidad del agua objeto de estudio.
(
Pg:4
I
(
. ...
)
El «SoU Salinity Laboratory» del Dept" de Agricultura de E JU, plan-
tea una primera aproximación al tema de la calidad de las aguas para riego
con las nonnas de Riverside, en las que en función de la salinidad que
tienen y de su potencial de alcalinización, se hace una clasificación en 16
categorías diferentes. .
GRAFICO DE RIVERSIDE
ti
z -<
elS4 C2S4
Q lO

NIo C3S4
i
el S3
aS4
§ -3
os
l! ,;
i 4
el 52 052
aS3

C352
r -3
l\ojI

§

el SI C2SI
l
, C3S1
u
• ,

.. '.7."
,

• I
""

"""
¡;¡;
I
.....
!
"'"
I M'l/dflI!
PEUGRO DE =-"UN1VQON
Para usar el gráfico de Riverside se actúa así:
":n el eje horizontal se busca el punto que coincida con la Conductividad
eléctrica que nos haya dado el boletín de análisis.
(En el gráfico viene expresada en micromhos/an, pero si en el boletín nos hu •
bieren dado el dato en decisiemenslmetro o en milimhoslan lo único que ten·
C' que hacer es multiplicar el resultado del boletín por mil, con lo cual lo
",nemos ya expresado en micromhoslan.)
En el eje vertical hay que entrar con el valor de la Relación de Adsorción
de Sodio (S.A.R.) de esa agua, que no es otra cosa que un indicador de la
importancia del catión Sodio(+) frente a los cationes Calcio (++) y Magnesio
(++).
Para calcular el valor del S.A.R. se puede recurrir al nomograma que
seguidamente se ofrece ( o a la fórmula que en él aparece), en el que se entra
en la columna de la izquierda con los Meq. 11. de Sodio+ y en la de la
derecha con la suma de los Meq./I. de Calcio++ más Magnesio++. Donde
se cruzan esos dos puntos aparece el valor del S.A.R. de esa agua.
l"-----------PPv;;":::¡¡'5-------------¡
(
1Ca>+1
+
{IIIItq.Il)
5 IIoIg++I
20
15
10
5
o
15
10
NOMOGRAMA PARA LA OBTENCIONDELS.A.R.I •
2 _-.==='Na+=I==- O
S.A.R. •
\ /1e-1+1Mg++1
V 2 ..'
.. :p
• oS:>
• é!j
• ' Q ~
• '0+
:!P
• ~ O q,.""
. ~ ~ f ! Y '
Q
. ~
,f)
;f
~
(IlIeq. 11.)
El valor del S.A.R., por sí sólo, y si es superior a 10, nos define el agua
como «potencialmente alcalinlzantelt, y no sólo porque tenga mucho catión
Sodio, sino porque quizá tenga muy pocos cationes Calcio y Magnesio que
equilibren la presencia del Sodio. Esta situación se da, en ocasiones, en
sistemas de riego cuya captación de aguas proviene de suelos pobres en
Calcio y Magnesio, como suele suceder con muchas aguas de la margen
izquierda del Ebro.
También se utiliza otro valor de S.A.R., llamado «ajustado» que con-
templa, junto al valor standard del S.A.R., y de fonna combinada el pH
potencial y real del agua, índice en el que no entramos aquí.
El simple hecho de que la conductividad del agua sobrepase el valor
de 1000 micromhos I cm. (equivalentes a UN milimho tcm. o a UN decisiemens t
m.) es, por si sólo, un motivo de reflexión acerca de la calidad del agua que
se va a emplear para regar.
El gráfico de Riverside nos ofrece un diagnóstico de los riesgos de uso
que plantea un agua, considerando el doble hecho de su salinidad y de su
capacidad de alcalinización.
La «dureza» de un agua, es decir, la cantidad de calcio que contiene,
es otra cuestión a estudiar, sobre todo si el sistema de riego implantado, o
a implantar, es de atta freCUencia y mediante localización del agua.
(
Pv :8
,>
(1 ' ,
i. J
Ca++ (MgIL) x2,5 + Mg++ ( Mg. 11. ) x 4,12
DUREZA·
pUREZA
<de7
7-14
15-22
23-32
33-54
>54
gASlRCACION"
Muy dulce
Dulce
Medianamente dulce
Medianamente dura
Cura
Muy dura
1,,,
I
I;¿:;
Aparecen riesgos de obstrucción por depósitos de carbonato cálcico
en emisores de pequeño calibre, cuando la dureza hidr:olimétrica sobrepa-
sa los 20 graclos. Bajar el pH a un 8g\.la calcárea es unbuen métOdo para
aminorar los riesgos de obstrucción por carbonatos.
Para hacer las predicciones de riesgo de obstruCCión calcárea, se uti-
liza el índice de Langlier, en el que interviene la cantidad de catión'calcio
COLtenido en el agua y el pH real y potencial del agua objeto de estudio.
1.2 EL SUELO, EL AGUA, EL CLlMAYLA PLANTA
El SUELO es el complejo y delicado medio, con vida propia, en el que
se asientan, físicamente, las raíces de los vegetales y que contiene y retie-
ne el agua y la mayor parte de los nutrientes que las plantas precisan.
El suelo es, por tanto, un ser tanvivo como el veg$1 en él arraigado
y conocer, en la mayor medida posible, las relaciones entre las dos partes
es importante para lograr obtener resultados económicamente satisfa'cto-
rios en el cultivo de las plantas.
El AGUA (ya se ha dicho) es el fluido vital imprescindible para la vida, y
las plantas lo toman a través del que lo contiene y retiene,
que es el suelo.
El CUMA es el guia máximo del metabolismo del vegetal y condiciona
totalmente la fisiologia del vegetal y su ritmo vital.
Las PLANTAS o, mejor dicho, la eficiencia económica en el cultivo de
las plantas es, finalmente, el objetivo que se pretende lograr.
f
(
Pg:7 )


": ... o,' ,,',':;1' ,,' .',
El suelo es el resultado de la acción de la int,..
sobre las rocas que componen-la' superficieterrestre:········
En un suelo eultivado y normal; un 50'% de su voiJirtén lo ocupa la
materia mineral, el aire ocupa el 20 %, la materia orgánica el 2 a 4 % Yel
resto es ocupado por el agua. En peso, la materlalTlineral supone en ese
suelo el 80 %, la materia orgánica del 1 al 3 % Yel resto lo aporta el agua.
Las partículas que componen un suelo se clasifican (Normas U.S.DA-
Dpt" Agr. E.E.U.U.) según su tamaño en:
Arenas : Partlculas con lamano de 2 mm. a 0.05 mm.
Umos : Partlculas entre '0,05 a 0,002 mm.
AreUIas: Parlfculas menores de 0;002 mm.
La proporción en que entran cada uno de estos tres componentes en
un suelo concreto determina su TEXTURA.
El diagrama que sigue permite obtener la clasificación U.S.DA de las
doce texturas preconizadas por ese Centro, en función de la proporción en
que intervienen los tres componentes básicos del suelo.
o ..
..
","
• <> ..

'#;--'i----'lIl. ..

'b .¡
.o()
.q.,
'Eo 0.
'b\
0&
'!>\
..
..
'!> .¡
..
......
'"
100 W m ro 10 O
«««< f'on:entajedeare
na
«««<
I
I
I
I
DIAGRAMA DE TEXTURA DE SUELOS
<h8011 u.s.D.A.) .
PII:'
)
I
,
!
1
-1
.;.".
)
La textura es uno de los mástUeites del suelo en aspectos
tan importantes como la poder retentivo de agua, la facilidad de
laboreo, el perfil útil explorable pOr IElsraíces de los vegetales, el poder retentivo
del suelo en sustancias nutÍitlvas, la Velocidad del suelo en-hacer absorbibÍes por
el vegetal los principios nutritivos que se incorporan mediante lafertilización, etc.
etc.
Los suelos de texturas «FINAS. (arcillosas, arcillo-Iimosas, franco-arcillosas,
etc) tienen las siguientes características principales:
• Gran capacidad de retención de agua
- Son suelos «fuertes. y «pesados., de difícil laboreo
- Son poco permeables, tanto al agua como al aire
- Suelen sar suelos con un buen contenido de nutrientes
- Suelen ser «lentos. en su velocidad de enlref': de los principios
nutritivos alas plantas.
Los.suelos de texturas «GRUESAS. (franco-arenosa, arenosa, etc.) respon-
den, por el contrario que los de texturas finas, a las siguientes característi-
cas principales:
- Baja capacidad retentiva de agua
- Su laboreo no suele plantear problemas
• Son, en ocasiones, excesivamente permeables
- Su alta permeabilidad los hace suelos con pocas reservas nutritivas, pero
ceden «rápidamente. ala planta el fertilizante que se le incorpora.
Entre las texturas de tipo «MEDIO. se pueden distinguir dos tipos bien
diferenciados:
- Suelos en que los limos no llegan al 30 % de la composición
• Suelos en que los limos exceden del 30 % .
En el primer caso se dispondrá de una favorable textura de suelo,
equilibrada, con buena parte de las ventajas combinadas de las texturas
«finas» y «gruesas». A este tipo de texturas se las denomina «FRANCAS».
En el segundo caso se dispone de suelos de textura «UMOSA», que es
la menos favorable, ya que las partículas que llamamos limos, no son lo
bastante pequeñas como para fonnar agregados, pero son lo bastante
pequeñas como para obturar los poros del suelo, f.'-Orl las secuelas que ello
produce en el drenaje de las aguas y en la aireación. Son suelos fríos,
,.,egajosos y propensos a la alcalinización o a la salinización.
Para determinar con precisión el tipo de textura de un determinado
suelo hay que recurrir a una prueba de laboratorio en la que se mezcla un
determinado peso de suelo con agua.
,.
(
Pg:g
(
)
La diferente velocidad de sedimentación de las párticulas que forman
el suelo, que es función del tamaño de las partículas, crea un' perfil
estratificado que permite establecer el porcentaje de arena, limo y arcilla
de ese suelo.
Para obtener una aproximación a la textura de un determinado suelo,
es clásica la prueba del «lápiz de barro». Consiste en tomar un puñado de
suelo, amasarlo con agua hasta formar una «pella» que no rezume y segui-
damente, y contra una superficie lisa, tratar de formar un cilindro del grosor
y longitud de un lápiz.· Tras tenerlo formado se deben aproximar las dos
puntas hasta formar una «rosquilla».
Si tenemos dificultades para hacer el «lápiz de barro» ya que se nos
parte la masa, es que la textura de esa tierra es ARENOSA. Si logramos
hacer el «lápiz» y se nos hacen grietas exteriores en ela rosquilla» nos
encontramos ante una tierra de textura FRANCA; si por contra, no se hacen
grietas, la textura es ARCILLOSA.
La forma de estar unidos entre si ARENA, UMO y ARCILLA es lo que se
denomina ESTRUCTURA de un suelo.
La estructura de un suelo queda definida por:
I)-Lo ru.u can_..un..-1Md""'._portic:uIII (-1dId)
b) • El _ de ס ogregodo&lfk-l I 11Im. MedIoP6 I 2Onm. _20nrn.)
c)-Lolonnl delool.o,¡o"oo (GrI/IUIIt, MigIjooI, ""-.PoIIédrlcll
La estructura de un suelo tiene origen en su textura y en la mayor 6
menor presencia en el suelo de complejo arclllo-húmlco (también denomina-
do complejo absorbente o complejo de cambio) que, aparte las importantes
funciones que desempeña en la nutrición vegetal, actúa como «mortero»
que da cohesión a los suelos.
El catión sodio es, (cuando existe en exceso en un suelo) el gran enemigo
de su estructura. Tiene una gran avidez quimica para desplazar al calcio de
las moléculas queforman el suelo, avidez que se acentúa cuando las aguas
o/y los suelos son pobres en cationes Ca++.
1.2.1.1. Permeabilidad
Como concepto, pretende expresar la mayor o menor facilidad de un
suelo para ser «atravesado» por el agua.
(L
¡
11
I
¡
(
)
Agronómicamente se usa el concepto de infiltración, que expresa la
velocidad de paso de agua que permite un suelo, y se mide en milímétrosl
hora, y en ocasiones en metros/segundo.
(Una velocidad de infiltración de 10 mmlhora implica una importación de agua por
parte del suelo de 10 litroslm2 Yhora, equivalentes a 100 m3Ihectárealhora).
En un determinado suelo seco, la velocidad de infiltración (la fónnula
empírica de Kostiakov es una de las más usadas para calcular la infiltración instantánea
yla acumulada) comienza siendo muy alta para las primeras aplicaciones de
agua y desciende conforme se van saturando los poros de las zonas más
superficiales del perfil.
Cuando por ese suelo ha pasado un determinado volumen de agua, la
velocidad de infiltración pasa a ser una cifra prácticamente constante, que
recibe el nombre de permeabilidad estabilizada.
Un suelo que recibe una aportación de agua superior a su tasa instan-
tánea de infiltración sufre un encharcamiento que, de existir pendiente, creará
una escorrentía superficial en la que las aguas, en su fluir, arrastran en
suspensión las partículas más finas del suelo (arcillas y limos).
Si la velocidad de traslación de las escorrentías por el suelo es muy
alta creará erosión y destrozará la estructura del suelo.
Si la velocidad de traslación horizontal del agua por la lámina superfi-
cial del suelo no es muy arta, sí la estructura de la superficie del suelo no es
lo suficientemente porosa (aún cuando la textura general del suelo sea de
granulomelria relativamente gruesa), existe la casi total seguridad de que, tras
regar, y al secarse el suelo, aparezca «costra», costra que llega a compor-
tarse como una película casi totalmente impermeable (se suele decir en expre-
sión común que la superficie del suelo está cencaradalO) pudiendo darse la para-
doja de que un suelo teóricamente bastante permeable se comporte, en
adelante, como impermeable debido a ese problema de su superficie.
Como regla general se pueden indicar las siguientes tasas aproxima-
das de permeabilidad estabilizada en los siguientes tipos teltJrales de suelo:
e
Arcillosos.
Francos.
ArcIllo-Arenosos.
Franco-Arenosos.
Franco-l..imosos.
Arenosos-Frarn:os.
Pg: 11
mm. /h.
3 - &
8 -14
5 - 8
12 -18
8 -10
15 - 30
(
)
1.2.1.2. Poder retentivo de agua
Ya se indicó antes que las tres fuerzas fundamentales que ligan al
agua con el suelo y la planta son la gravedad, la presión osmótica y la tensión
superficial.
Cuando se incorpora agua a un perfil de suelo de un detenninado es-
pesor, la tensión superficial hace que agua y suelo se mantengan unidos y
sean capaces de vencer la fuerza que la gravedad genera en el agua.
Hay un momento, si se sigue añadiendo agua a ese perfil, en que la
tensión superficial es ya incapaz de retener más agua, y la acción de la
gravedad hace que se produzca una percolación del agua fuera de los lími-
tes del espesor del perfil.
Ese suelo está SATURADO de agua, y es previsible que siga generan-
do durante algunas horas una percolación hacia horizontes por debajo del
perfil.
Las leyes de la física indican que a igual volumen de suelo yagua la
tensión superficial es inversamente proporcional al cuadrado del calibre de
las partículas que componen el suelo, quiere ello decir que un perfil de
suelo de textura arcillosa puede retener más agua que si ese perfil fuere de
textura arenosa.
Cuando se produce la situación de equilibrio en que un perfil de suelo
está reteniendo eficazmente la máxima cantidad de agua que puede retener,
se conviene en decir que está situado a CAPACIDAD DE CAMPO.
La capacidad de campo se expresa en fonna de porcentaje sobre el
perfil estudiado; algunos autores lo expresan en fonna de porcentaje del
peso del agua contenida respecto al peso del perfil de suelo que la contiene
y en nuestro caso se va a expresar en fonna de «PORCENTAJE DEL VOLU-
MEN DE AGUA CONTENIDA RESPECTO AL VOLUMEN DEL PERFIl»
A la fuerza con que se sujetan suelo yagua (debida, como sabemos, a la
tensión superficial) se le llama, en riegos, TENSION DE HUMEDAD.
Se mide con los tensiómetros, dotados de una cápsula cerámica en la
punta y un vacuómetro en su parte superior, y que clavados en el suelo
miden la fuerza (el yacio) con que el agua contenida en su interior quiere fluir
al exterior para unirse al suelo.
Pg :12
I
i
I
'. .:

,
1
¡
( )
1;
...

El horizonte del perfil de suelo situado al nivel de la cápsula cerámica
de un tensiómetro está a CAPACIDAD DE CAMPO cuando su vacuómetro se-
ñala un vacío de sólo 0,2 kg.lcm2.
La tensión de humedad máxima que puede alcanzar un suelo cuando
está totalmente desecado es d¡;; 6kg.lcm2, aún cuando hay que decir que
suelos «totalmente:> desecados solo se consiguen pasándolos por una estu-
fa de laboratorio, pero no existen en la naturaleza.
El agua que una especie vegetal tiene a su disposición en un perfil de
suelo, no es «toda» la que ese perfil contiene cuando está a capacidad de
campo, sino «sólouna porción de la misma». dependiendo de la fuerza extraactiva
de esa especie vegetal. de la evolución de las tensiones de humedad del perfil
del suelo conforme desciende su contenido de agua y de la presión osmótica del
extracto del suelo.
Las cantidades porcentuales de agua (en volumen) contenidas en perfi-
les de diferentes tipos texturales de suelo a diferentes tensiones de hume-
dad son las siguientes:
TENSION De HUMEDAD(KgJan2/
IlPOpe SUELO
U lA 1
j.§
2 2.1
1A/.- An:JIIooo peudo 40 37 34 32 31 38
31 34 31 2t 2t 27
fF).-frInco 2t 24 20
,.
17 11
fFLl.· ftIr';>-lJmooo 33 27 21 1. 11 13
{FAL}..Fr.,x:o-An:IIJo.Urnooo 2t 25 23 21 20 20
fFAArI.- Fronc:o-An:IIIo-
21 1. 15 14 13 13
17 12 10

7 7
15 13 11
• •
7
(Arl.- _linome<lb 7 4 3 3 3 3
Cuando un cultivo comienza a tener síntomas de marchitez es porque
el contenido de humedad del suelo está en PUNTO DE MARCHITAMIENTO.
Ese punto es alcanzado por cada especie vegetal según sea su poten-
cia extractiva de agua. Hay especies que, como la mayor parte de las
hortícolas, tienen su punto de marchitamiento a DOS (o menos) Kg.lcm.2 de
tensión de humedad, y hay plantas que pueden seguir extrayendo agua a
CUATRO y más Kg.lcm.2.
La diferencia entre la CAPACIDAD DE CAMPO Yel PUNTO DE MARCHITA·
MIENTO dará la medida de la RESERVA HIDRICA MÁXIMA DEL SUELO para esa
especie vegetal, dato que podrá ser muy plástico, pero que, en la práctica
no sirve para casi nada.
l
.... :13 1
--=....! • • ---.J
(
...
Lo que realmente importa es saber hasta qué «TENSiÓN DE HUMEDAD
CRITICA» es capaz una comunidad vegetal de mantener su óptimo ritmo de
desarrollo.
Interesa, por ello, saber cuanta «RESERVA DE AGUA FACILMENTE UTIU-
ZABLE» puede suministrar el perfil de suelo en el intervalo comprendido
entre la «capacidad de campo» y la «tensión de humedad critica».
Las «tensiones de humedad criticas» para diversas clases de plantas
son las siguientes:
Fresas ..
Lechugas, y hortalizas en general .
Patatas ..
R.molacha .
Coles ..
Sorgo .
Trigo, Alfalfa, Malz, Tomate ..
Frutales, en general .
0,60 Kg.lcm
0,85 e e
0,70 e e
0,60 e e
1,00 e e
1,30 e e
1,50 e e
1,70 e e
Los cultivos tienen unos «momentos crltiCOSlt en que la tensión de hu-
medad es conveniente no alcance los valores máximos del cuadro que se
acaba de exponer. En esos momentos crlticos conviene no llegar sino a los
dos tercios de la tensión de humedad expuesta y para algunos cultivos son los
siguientes:
Trigo Dos semanas antes de la ftoración.
Maiz y sorgo Floración y desarrollo del grano.
Alfalfa Inmediatamante después de cada corte.
Coles Formación y desarrollo da las cabezas.
Remolacha Primeras tres semanae tras la naseencia.
Patatas y tomates.. Tras la noración.
Lechugas Inmediatamente antes de le recolección.
Fresas Desde el desarrolo del fruto hasta la madurez.
Otra cuestión a considerar es determinar cuál es el perfil explorado
por el sistema radicular de la comunidad vegetal asentada en un suelo con-
creto.
En muchas ocasiones, el perfil de suelo tiene una profundidad muy
escasa, debido a la presencia próxima de roca o de un horizonte imper-
meable compacto.
1
iJ
a.
En esos casos, la escasa profundidad real del suelo será el perfil prác-
tico a considerar a efectos de riego, independientemente de que las plantas
allí a implantar tengan un potencial genético grande de exploración profun-
da del perfil.
(
Pg:1-4
I
I
I
)
En suelos profundos se estima que el horizonte húmedo explorable
máximo es de:
.
Maiz Yremolacha .
Pimiento y Tomate .
Cebollas .
Hortalizas .
Frutales (media) ..
100 a 150 cm.
60 a 80 cm.
50 a BO·cm.
70 al00 cm.
30 a 45 cm.
100 a150 cm.
Veamos una aplicación práctica de lo que se ha venido diciendo:
Se dispone de un suelo de textura FRANCA sin limitación de profundi-
dad de perfi:. En él, se cultiva maíz, que está en fase de «grano en leche».
Se desea saber la RESERVA DE AGUA FACILMENTE UTILIZABLE de que se
dispone para el cUltivo.
LB tierra es de textura FRI>.NCA: Lueoo.1e cabe», a CAPACIDAD DE CAMPO, un 29 % del
volumen de su perfil, de agua·
La TENS/ON DE HUMEDAD ala qlJ8 el maa smpieza e tener ¡xoblemes es de 1.50 Kg/cm2. en
condiciones normales. pero por estar en fase no deb6rá sobrepasarse los 213 de esa
tensión de humedad: La tanslón • no superar es, por tanto, de 1 Kg/cm2, y • esa tanslón,
el suelo de textura FRANCA retiene un 20 %del volumen de su de agua·
Entre la capacidad de campo (29 %de humedad) y la nueva situación (20 %de humedad)
hay un saldo de hUmedad cFACILMENTE UTILIZABLE» de un 9 % del volumen del per1Il.-
Si el suelo no tiene IImilac'on de profundidad, como es el caso, el malz explorn un
perfil probable de unos lI( ""l., es declr, 800 mm.·
La RESERVA DE AGUA FACILMENTE UllUZABLE será, por Iante, el 9 % de los 800 mm..
del es decir : 72 mm., es decir: 720 rn3 de agua por hectárea
1.2.1.3. Salinidad.
Ya se ha dicho antes, que una de las fuerzas que debe «vencer» la
planta para poder extraer el agua del suelo es la presión osmótica (seria
más correcto IIamarfa «depresión» osmótica) presión que es tanto mayor cuan-
ta mayor sea la concentración salina del agua del suelo, que se mide, como
"'e sabe, por su conductividad.
La conductividad del agua ECw (Electrical Conductivity Water) y del extrac-
to del suelo ECe (Electrical Conductivity Extraet) condiciona, por tanto, el proce-
so osmótico de succión de agua por parte del vegetal, y es ya clásico el
cuadro de Doorenboss que aquí se ofrece:
c
Pg:18 )
(

PORCENTAJE DE COSECHA ApROXIMADA QUE SE PERRERA
0% 10% 25% 5)% I lOO'll>
= = = ~ - : =:s:::---....--=--== ==--====:r. :Z2======= ~
ECe ECw ECe ECw ECe ECw ECe ECw Ece
===
:= ;:0:==
==
~ -
0==
:10:=
== =Ili==
CEBADA 8,- 5,3 10,- 6,7 13,- 8,7 18,- 12,- 28,-
REMOLACHA 7,- 4,7 8,7 5,8 11,- 7,5 15,- 10,- 24,-
TRIGO 6,- 4,- 7,4 4,9 9,5 6,4 13,- 8,7 20,-
SORGO 4,- 2,7 5,1 3,4 7,2 4,8 11,- 7,2 18,-
TOMATE 2,5 1,7 3,5 2,3 5,- 3,4 7,6 5,- 13,-
COLES 1,8 1,2 2,8 1,9 4,4 2,9 7,- 4,6 12,-
HABAS 1,6 1,I 2,6 1,8 4,2 2,- 6,8 4,5 12,-
MAlZ 1,7 1,I 2,5 1,7 3,8 2,5 5,9 3,9 10,-
PATATAS 1,7 1,I 2,5 1,7 3,8 2,5 5,9 3,9 10,-
PIMIENTOS 1,5 1,- 2,2 1,5 3,3 2,2 5,1 3,4 9,-
LECHUGAS 1,3 0,9 2,1 1,4 3,2 2,1 5,2 3,4 9,-
CEBOLLAS 1,2 0,8 1,8 1,2 2,8 1,8 4,3 2,9 8,-
PERAL Y MANZANO 1,7 1,- 2,3 1,8 3,3 2,2 4,8 3,2 8,-
MELOCOTON 1,7 1,1 2,2 1,4 2,9 1,9 4,1 2,7 7,-
CIBOLERO 1,5 1,- 2,1 1,4 2,9 1,9 4,3 2,B 7,-
ALBARICOQUE 1,6 1,1 2,- 1,3 2,6 1,6 3,7 2,5 6,-
El cuadro precedente refleja las conductividades eléctricas del extrac-
to del suelo y del agua de riego (ECe y ECw) expresadas en milimhos por centí-
metro Oen decisiemens por metro, a partir de las que se producen bajas en el
índice de producción física del vegetal.
La última columna (MaxEC8) indica la conductividad eléctrica del ex-
tracto del suelo a partir del cual, se desencadena, normalmente, la muerte
del vegetal.
Una forma de ayudar a evitar salinizaciones crecientes en el suelo,
debidas, bien a aportaciones hechas desde las aguas de riego, bien a
solubilizaciones de sales preexistentes, consiste en lavar la rizosfera del
suelo en cada riego, aportando un exceso de agua sobre el calculado para,
así, lograr que la mayor concentración salina se sitúe en cota inferior a la de
la zona explorada por el vegetal.
Se utilizan unas sencillas fórmulas, que son diferentes según se trate
de riegos a pie y por aspersión (de baja frecuencia) Ode riegos por goteo (de
alta frecuencia), para calcular el porcentaje de exceso de riego que hay que
aportar para lograr el efecto de lavado deseado, fórmulas en las que inter-
viene la conductividad del extracto de saturación del suelo y la del agua de
riego,
. ~
"
Al exceso de riego que es preciso aportar para lograr el efecto de
lavado, se le denomina, dentro de las notaciones usadas en ingeniería de
riegos: e LR e
p¡¡: 16 )
I
i
,1
!.
)
lR• ECw1(5 ECe-E:CW)
En riegos a pie y por aspersión la fónnula usada es:
. .'
En la que: lR = Tanto por uno de fraccj6n de lavado
ECw = mmhoslcm del agua de riego
EC. = mmhoslcm del extracto de saturaaQn del suelo contabilizado
segu" queramos obtener mermaa del 0%, 25%, SOCA., etc. según el
cuadro anterior.
¡
1
(
,1
,
~ ~ ~
.1
En riegos por goteo o aspersión de alta frecuencia la fónnula es:
LR=ECw/2 Max ECe
En la que: LR = Tanto por uno de tracción de lavado
ECw = mmhoslcm del agua de riego
Max ECe = mmhoslcm del extracto de saturación del suelo para
pérdida total de cosecha.
r.':
Un eficaz sistema para prevenir los riesgos de una alta conductividad
en el extracto de saturación del suelo es usar tumos de riego más cortos,
de tal fonna que al estar el suelo casi pennanentemente a capacidad de
campo se consiguen menores concentraciones salinas (bajas conductividades)
del extracto de saturación (al haber una menor concentración de sales por ma-
yor dilución)
1.2.2. CONSUMOS DE AGUA
, .

t,
i.
los vegetales precisan reciclar volúmenes de agua muy importantes
para proveerse de los sólidos que necesitan para su nutrición, llegando a
ser preciso, en ocasiones, el reciclaje de hasta 1.000 litros de agua para
lograr la síntesis de un sólo kilo de materia seca.
Los volúmenes de agua precisos son extraídos del suelo por mecanis-
mos ya descritos y conocidos.
los excedentes de agua no utilizados son TRANSPIRADOS por el vege-
tal hacia la atmósfera a través de los estomas de las hojas.
A efectos prácticos se puede tomar como cifra del agua consumida
por el vegetal la correspondiente a la transpirada.
la exportación de agua que la planta hace del suelo hacia la atmósfera
será, por tanto, la suma del agua transpirada más la utilizada y almacenada
dentro de la propia planta para hacer su propia estructura.
; .. ,
1
I
1
(
Pg:i7 )
(
"'
l
-,", >-: :':-""';",: ,o: _ > : , ; : . ~ j ':r
Las plantas se asientan sobre un suelo que está sometido a laaceión
de las radiaciones de energía, de la temperatura ambiente, del viento: de la
humedad relativa.
Además, el suelo está sometido, independientemente de que en él
esté asentada o no una comunidad vegetal, al fenómeno de la EVAPORA-
CION.
A la suma de la TRANSPIRACION de la comunidad vegetal y de la EVA-
PORACION directa del agua del perfil del suelo" se le denomina
EVAPOTRANSPIRACION.
Se mide en mm. de altura de agua, (1mm de altura de agua equivale a UN
litro por metro cuadrado o a DIEZ metros cúbicos de agua por hectárea)
Conocer la cantidad real de la EVAPOTRANSPIRACION de una comuni-
dad vegetal es muy importante porque, como ya sabemos:
1.- Un suelo sólo es capaz de retener una limitada cantidad de agua
en el perfil que va a ser explorado por una comunidad vegetal.
2.- Las fuerzas (tensión superficial y ósmosis) con que agua y suelo
están ligados para «defenderselt de las plantas intrusas que pretenden llevarse
agua, aumentan de cuantía conforme va siendo menor la proporción de agua
existente, es decir, conforme se va evapotranspirando más agua.
1.2.2.1. La medida de la evapotranspiraci6n.
El volumen de evapotranspiraci6n de una comunidad vegetal (que ex-
presaremos en milimetros por dial depende de tres factores:
3. - Si las plantas se cultivan con objetivos económicos, hay que lograr
que las energías del vegetal no se malgasten o empleen en mantener
absurdas»peleas» contra el suelo-agua y que se usen para producir más y me-
jor.
4.- Las plantas, unas más y otras menos, tienen unas fuerzas limita-
das para lograr extraer el agua del suelo. Habrá que «añadirlt agua en el mo-
mento en que el «saldolt de humedad del suelo haga disminuir el ritmo metabólico
de absorción de agua de esa comunidad vegetal.
(
- El dima
- El tipo de cultivo
- El estado de desarrollo de las plantas.
Pg:18 )
I
I
1
1
I
I
I
l
:1
1
(
..•.
.. )

,
•..
[
r
ti
No hay, l6giéamente, medios sencillós para medir deforma directa la
evapotranspiración que ha tenido en undía una superficie de un detefmina-
do cultivo.
En Centros de Investigación sí que se llega a medir directamente la
evapotranspiración mediante el clisfmetro», que es un recipiente de gran
tamaño en el que se siembra la planta objeto de estudio y se cultiva de la
forma más parecida posible a como se efectúa el cultivo en el campo. Se
pesa diariamente (o con otra periodicidad) ellisimetro para conocer, por dife-
rencia de pesadas, el agua evapotranspirada.
Para obviar la complejidad que conllevaría la medición directa de la
evapotranspiración, y puesto que ésta es función de las tres variables antes
descritas (Clima-Tipo de cultivo-Estado de desarrollo del cultivo), se han desa-
rrollado sistemas de que se basan en el siguiente
esquema:
1.- Se hace un pronóstico de la EVAPOTRANSPIRACION DE REFEREN-
CIA ( ETo ) en mm.ldía, de ese lugar, bien estudiando la evaporaCión habida en una
cubeta de agua (Evaporimetro de cubeta), bien mediante fórmulas matemáticas en las
que el valor de ETo es función de unas variables de tipo climático.
2.- Mediante un coefiCiente ( Kc) se establece en qué medida un determina-
do cultivo, en una determinada fase de su desarrollo, es más omenos «ávido» de agua.
3.- Como consecuencia, se establece el valor de la EVAPOTRANSPIRACION
DEL CULTIVO (ETc) en ese momento, que se expresa en mm.ldía.
4.- B valor de la Evapotranspiracíón del cultivo es igual al producto del de la
Evapolranspiración de referencia por el del Coeficiente del cultivo.
I ETc" ETo x Kc I
1.2.2.1.1. Medicion de la evapotranspiración de referencia (ETo) por medio
del evaparímetro de cubeta
La evapotranspiraci6n de referencia se define, académicamente. como
la cantidad diaria de mm. de agua evapotranspirada por una superficie ex-
tensa de gramineas verdes, de 8 a 15 cm. dealtura uniforme, de crecimien-
to activo, que sombrean totalmente la tierra y que no escasean de agua
Uno de los métodos seguidos para establecer el valor de la ETo es el
del EVAPORIMETRO DE CUBETA.
El evaporímetro de cubeta es un cilindro de 121 cm. de diámetro y de
una profundidad de 25,5 cm. Es de hierro galvanizado o de metal «Monel»,
[
Pg:1g
'-- .___l
( " )
y se monta, perfectamente horizontal, sobre ttrlaplataforma de madera de
tipo «paillet», apoyada, a su vez, en Vl:I"equiP13d() con lJF'lJ()rnillo
micrométrico que permite medir la diferencia de alturas del agua de 1..In día
a otro.
Se llena de agua el evaporímetro, hasta unos 5 cm. del borde superior,
se ajusta el tomillo micrométrico hasta quetoque el borde del agua, hacien-
do la lectura correspondiente, que se anotará en una pequeña agenda dia-
ria dedicada a tal fin. Al día siguiente, a la misma hora, se gira el tomillo
micrométrico hasta que vuelva a tocar el agua. Se hace la lectura corres-
pondiente y restando de la del día anterior la actual, obtendremos el valor
de los mm. de agua evaporada en un dia, valor que se denomina « Epa" «.
La cubeta debe recargarse de agua cada 4 o 5 días, y su ubicación
debe ser cuidadosamente elegida. El terreno inmediatamente circundante
debe estar sembrado de hierba y hay que evitar mediante un conveniente
cercado que los animales utilicen la cubeta para beber.
El valor de la evapotranspiración de referencia ( ETo ) se obtiene, me-
diante el uso de la cubeta evaporimétrica, con la siguiente fórmula (en la
que «Epan.. son los mm.ldía evaporados por la cubeta y «fS2» el coeficiente
de cubeta que luego se calculará)
ETo • Epa" x Kp
Los valores del coeficiente de cubeta «fS2» son los siguientes:
llM!U llY2.J
DTORItO aMU:CMO

• •
...,.,...
............,
V!ENTOS
AL_'
AL .........
o O,M 0,116 0,75 o 0,70 0,80 0,85
DebiIeJ¡ "
10 0,11 0,75 0,15
10 0,50 0,70 0,10
0·175I<mJdl. 100 0,70 0,10 0.1' 100 0,116 0,15 0,75
1000 0,75 0,1$ 0,15 1000 0,50 0,50 0,70
o 0,50 0,50 0,11 o 0,15 0,75 0,10
Modu_ lO 0,50 0,70 0,75 10 0,11 0,15 0,70
175-425_. 100 0,15 0,75 0,10 100 0,50 0,10 0,55
1000 0,70 0,80 0,80 1000 0,45 O,M 0,10
O 0,45 0,50 0,50 O 0,50 0,15 0,70
F.-1.. 10 0,115 0,50 0,115 10 0,50 0,llS 0,15
42&-700 IcmIdIo 100 0,50 0,11 0,70 100 0,45 0,50 0,10
1000 0,115 0,70 0,75 1000 O.... 0,45 0,ll5
O O.... 0,45 0,50 O 0,50 0,50 0,6&
.. 10 0,45 O,Illl 0,10 10 0,45 0,50 O,M
Miode7oo-.
100 0,50 0,50 0,15 100 O.... 0,45 0,50
1000 0,115 0,10 0,11 1000 O.... 0,45
Pg:20
I
I
I
I
--1

•.
'; ,..: .... ,'-
'r·
)
Veamos un caso práctico:
La medición realizada con el tomillo micrométrico de la cubeta él día
24 de Julio, nos da un valor de evaporación de cubeta ( Epan ) de 9,5 mm.
La cubeta está instalada en zona dehierha yrodeada totalmente por eultivo
verde. La humedad relativa media del aire fué, ese día, en ese lugar, del 62
%, yel viento fué moderado.
vamos a la tabla precedente y vemos estamos en el CASO 1, columna
de 4O-700Á! de humedad, bloque de filas de vientos moderados, fila de Om.
de disto a la cubierta verde, con un valor de COEFICIENTE DE CUBETA ( Kp )
de 0,60.
El valor de la Evapotranspiración de referencia ( ETo ) de ese día ha-
brá sido:
I ETo lO Epan x Kp : 9,5 x 0,60 =i 5,70 mm.! 1
1.2.2.1.2. Medición de ETo por el método Blaney-Criddle.
Blaney y Criddle estimaron que el valor de ETo, expresado en mm.!
dia, es función de la temperatura media del mes (t) Ydel tanto por uno de
las horas diurnas del mes respecto a las totales en esa latitud terrestre ( p ).
La fónnula que propusieron para el cálculo de ETo es la siguiente:
I ETo: p (0,46 t+ 8,13) I
O'. Los valores que toma « p « a lo largo del año en diversas latitudes
norte terrestres son los siguientes
LAITTUD
E ~ ~ ~ ~ ~ !r tt= ~
ENERO 0,24 0,23 0,22 0,21 0,21 0,20 0,20 0,1' 0.17
FEBRERO 0,24 0,24 0,24 0,24 0,24 0,23 0,23 0,23 0,22
MARZO 0,27 0,27 0,27 0,27 0,27 0,27 0,27 0,27 0,21
AIIRIL 0,21 0,21 0,30 0,30 0,30 0,30 0.31 0,31 0,32
MAYO 0,31 0,31 0,32 0,33 0,33 0.:14 '>4 0,:14 0,31
JUNIO 0,32 D,32 0,:14 0,:14 0,38 0,38 ~ 0,31 0,3t
JlUO 0,31 0,32 0,33 0,33 0,:14 0,:14 .a 0,31 0,31
AGOSTO 0,30 D,30 0,31 0,31 0,31 0,32 J2 0,32 0,33
SEPTIEMBRE 0,21 0,21 0,21 0,21 0,21 0,21 .;,21 0,21 0,21
OCTUBRE 0,21 0,24 0,21 0,25 0,21 0,24 0,24 0,24 0,23
NOVIEMBRE 0,24 0,23 0,22 0,22 0,22 0,21 0,21 0,20
D,1'
DICIEMBRE 0,23 0,22 0,21 0,21 0,20 0,20 0,1' 0.1' 0.1.
~ , . .
,
(Nda): Al ... do ~ ... _or1aIloo v_do • P • .,., loo __.. nor1a do _ .-. pero
'--enelllempoen __.
i
i'J
( f'J! : 21 )
(
Veamos un caso práctico:
.' ...
Es un lugar situado en latitud norte 42°y es ~ I m e s ~ k julio, en el que la
temperatura media es de 24°.
Aplicamos la fórmula y se observa que:
Ero =p (0,46 t + 8,13 l =0,33 (11,04 + 8,13 l = 6,32 mmJdia.
En la práctica, al resultado obtenido con la fórmula de Blaney-Criddle
se le aplican unos factores correctores estimados, en función de las tres
variables climáticas que siguen:
FACTORES CORRECTORES DEL VALOR eroDE BlANEY-CRlDO!..E
P'OIl1NftO I'C« taO
--
DlNlMU ca
U",.
-..........
-----
Da TOTaL 01 LAI DUtWt.I
.... -.no_
~
I'z!CTOR
~
<20 '10 1,17 0,3-4,8 O... >lmJog. 1,13
:zo.aJ 'llo 1,00 0,5-4,8 1,00 2alm.18g. 1,00
>&0% 0,13 >0,8 1,16 <2mJog. 0,17
1.2.2.1.3. El coeficiente de cultivo ( Kc l.
El tipo de cultivo y su estado de desarrollo hacen que el valor de la
evapotranspiración real tenga una desviación respecto a la evaluada como
ETo.
El coeficiente de cultivo ( Kc ) es el que «modula» el valor de la ETo
para cada caso concreto.
En un cultivo herbáceo, el método FAO de cálculo del Kc parte de
dividir el periodo vegetativo en cuatro fases:
s.-Fase inicial: Desde siembra hasta Que el cultivo cubre, en tomo al10 % del suelo.
b.-Fase de desarrollo: Desde final de la anterior hasta que el cultivo _llena» el suelo.
C.-fase de media estación: Desde el final de la anterior hasta la madurez.
d.-fase final: Desde la madurez a la recolección.
Cada fase dura un espacio de días diferente en cada cultivo, y es
preciso conocer en cada área concreta esos espacios de tiempo.
Se transcriben, seguidamente, los coeficientes de cultivo ( Kc ) de
algunos cultivos bastante frecuentes.
Pg:22 )
I
."_1.----------------------1
'1
; i
, ¡
..B
(
',-' .. ,-
CULnvO
TrIgoy-.
Mm

CéboUa
Iletenjen.l
Col

Glruol
_rr..co
,Judb_
MeI6n
P-.
PmHnlo
Tomate
0,35 0,75 1,15 O,"
0,40 0,10 1,15 0,70
O," 0,10 1,16 0,10
0,110 0,75 1,05 0,10
0,411 0,75 1,15 0,10
OM 0,75 1,05 O,JO
O," 0,10 1,00 O,JO
0,35 G,75 1,15
0'-
O'"
0,80 1,15 1,05
0,35 0,70 1,10 O,JO
O'"
0,15 1,00 0,75
O'"
0.15 1,15 0,10
0,35 0,70 1,05 O,JO
1,45 0,75 1,15 0,10
-,;.-,'
)
_.l¡::"'
Alo ._... lo _ un ....10< de Kc, cIlnr* lado "'1*Iado wget.etYo de O,JO.
A! _ YcIunnle lodo .. cultlYo un Kc de 1,10.
A" YId .. 1e un Kc e,· '1.50 el opuecer'" hojn, Cl"" v. _Ilegm'
.',00... ""'VOlO,!'M. 'Qor ug__v_de 0,30.
En el caso de frutales de hueso y pepita (adultos, a plena producción y. a
marco de unos 400 a 700 piesJhe el Kc en zonas como el valle medio del Ebro
toma, aproximadamente, los $iguientes valores:
AS MY JN Jl AG SP oc
Con cU!l1erta vegetal 0,45 0,110 1,10 1,15 1,15 1,10 0,85
Sin cubierta vegetal 0,40 0,110 0,80 0,95 0,95 0,90 0,85
Si la densidad de planlaci6n es maycr (1.000 a 1.100 pies/Ha.) aumentar
el Kc en un 7% a 8% y tras la recolecdón de frutos usar cerno Kc el
70% del Kc leórice.
1.2.2.1.4. Evapotranspiraci6n del cultivo,
Ya se ha visto que el valor de la evapotranspiraci6n del cultivo (ETc) es
igual a la evapotranspiraci6n de referencia (ETo) multiplicada por el coefi-
ciente de cultivo (Kc) expresada en mm.ldia.
Veamos unos casos concretos referidos a un herbáceo y a un
cultivo frutal (melocotón a marco de 500 piesJha. cultivado a suelo desnudo y con
cosecha a recolectaren primeros de septbre)
1.- Cálculo de la ETc de maiz en segunda quincena de julio (grano lechoso)
en un lugar sitUado a latitud 420 N. con una temperatura media de 24 0, con humedad
relativa mínima del 45 %, Ymedia del 59 % con un 70 % de horas despejadas, y con
vientos de 4 m.lsg.
2.- Cálculo de la ETc del mismo maiz que antes se indicó, disponiendo de
una cubeta sita en entorno verde y rodeada totalmente de masa verde, en la que la
medición del tomillo nos ha dado un gasto/día de 9,33 mm.
í
!
"
(
Pg:2S )
( "."".".",.,.","""._..... .,. ...,...... ,.... ... . )
.·3.- sin
cubierta vegetal, en.'a misma"igna que elmaiz, con 500 piesIHa'iyton cose-
cha de frutos pendiente, .' ..
En el CASO l' obtendremos el valor de ETo según BlaneY-Criddle, apli-
cando el método descrito,
ETo· P (0,46 t .. 8.13 )·0,33 ( 0,46 x 24 .. 8.13 ) • 5.60 mmJdla
,
Aplicamos los factores correctores por Humedad relativa mínima=1 ,
por Tanto por uno de horas despejadas=1 y por Velocidad de viento diur-
no=1 y obtenemos un valor de ETo =5,60 mmJd!a.
El Coeficiente de cultivo del maiz en Julio (ver tablas) es Kc .. 1,15 (por
ser fase media)
El valor de la Evapotranspiración del cultivo será, por tanto de:
I ETc" ETo x Kc .. 5,60 x 1.15 .. 6,44 mm./d!a I
En el CASO 2" obtendremos el valor de ETo consultando el método del
evaporímetro de cubeta, Con los datos que tenemos el coeficiente de cube-
ta toma un valor de Kp =0,60 .
En el CASO 3°el valor de ETo es el mismo de los dos casos anterio-
res. El valor del Coeficiente de cultivo (Kc) se obtiene consultando la tabla
de Kc de frutales, de la que obtenemos un valor de Kc = 0,95,
Como el consumo Epan ha sido de 9,33 mm, obtenemos:
I ETo" Epan x Kp .. 9,33 x 0,6 = 5,60 mm. I
El valor del coeficiente de cultivo del maiz es el mismo antes obtenido,
por lo que el valor de ETc será:
¡-E-r-c-=-E-r-o-x-K-C-"-'5-,-60-X-1.-1-5-=-6-.44-m-m-./d-¡-a.-,'
(
El valor de ETc será. en este tercer caso de:
IETc" ETo x Kc .. 5,60 x 0.95" 5.32 mmJdia
)
I
I
I
I
I
I
¡
I
( )
!-
1.2.3. BALANCE DE HUMEDAD DE UN SUELO.
El balance de humedad de un perfil de suelo se ha comparado, con
frecuencia, con el saldo de una cuenta corriente bancaria, en la que hay
posibles «ingresos» y «pagos»:
«Ingresos»:
Riego neto aportado•..•...•.•.....•._••••.•••..•...•....••.•...••.•.. (In)
Aportaciones eficaces de la lIuvla_._••_....••...•_••.... (Pe)
Aportaciones eIicaoes de las aguas subtem\neas.. (Ge)
Aportaciones eficaces de aguas de escorrentla...... (N)
.Pagos»:
Suma de las evapotransplraelones del cultlvo.•.....• (ETc)
Suma de las pérdidas por percoIaclón prafunda..... (F)
Suma de las pérdidas por esconentla..._••••. _ ••_.•_ (R)
Así, pues, podríamos expresar mediante una fórmula matemática que
el Incremento de humedad de un perfil de suelo (positivo o negativo) es
iguala:
Ilocr.Hu = \n + pe + Ge + N - ETc - F - R I
1.2.3.1. Tumo de riego óptimo.
Con la frase «tumo de riego» se pretende expresar el número de días
que transcurren entre dos riegos consecutivos a un cultivo situado en la
misma parcela y/o sector de riego.
El tumo máximo de riego nos vendrá dado por el conocimiento
exacto de la RESERVA DE AGUA FACILMENTE UTILIZABLE, disponible
en ese momento en el suelo, habida cuenta si el cultivo está o no en «fase
critiCa» (Ver 1.2.1.2. Poder retentivo de agua.) y de la
EVAPOTRANSPIRACIÓN DEL CULTIVO en esa época, considerando la
fase en que se encuentra (Ver 1.2.2.1.4. Evapotransplracl6n del cultivo.)
Veamos un caso concreto:
Es una parcela de textura Franca en la que el maiz explora un perfil de 80 cm.
Se regó a capacidad de campo el día uno de junio, en que el maiz todavía no
estaba en flor pero OJbria totalmente el suelo.
La ETo del mes de junio en ese lugar es de 3,90 mm.ldía.
e
Pg:25
________.J
(
SOLUCIONES.
En una textura franca de 80 cm. de perfil cabe, a capacidad de campo,
el 29% del perfil =232 mm.(Ver 1.2.1.2.)
El maiz no está en «Fase crítica» (Ver: 1.2.1.2.)
A una Tensión de humedad de 1,5 kg.lcm2. la textura franca retiene el
18 %del perfil = 144 mm.(Ver 1.2.1.2.)
La RESERVA DE AGUA FACILMENTE UTILIZABLE es, por tanto, de
88 mm.
La EVAPOTRANSPIRACION DEL CULTIVO es, en esas fechas de:
I ETc ~ ETo x Kc = 3,90 x 1,15= 4,49 mmJdía. I
.. Por tanto, las reservas fácilmente utilizables existentes en ese suelo
permitirían que el cultivo tuviera suficiente agua, en condiciones de ETo
similares al momento de la medición, para:
88 mm./4,49 mm. =19 dias
El TURNO DE RIEGO máximo, en este caso, no deberá exceder de
19 dias.
Apurar al máximo el tumo de riego puede producir desagradables sor-
presas pues un simple crecimiento de la ETc, debido a una ocasional y no
previsible subida de la temperatura media, puede lograr que la comunidad
vegetal asentada en ese perfil de suelo esté frente a tensiones de humedad
por encima de las máximas admisibles por su sistema radicular y su poten-
cial extractivo de agua.
Aumentar la frecuencia de los riegos, es decir, disminuir el tumo de
riego, es una inteligente forma de lograr mantener el perfil explorable de
suelo con tensiones de humedad de menor cuantía. Con ello, las plantas
no necesitan gastar excesivas energías propias para «succionar» el agua
pudiendo dedicar los excedentes energéticos a actividades productivas di-
rectas.
(
¡
1
( , '" ,:/\;:n', .:,:, .".r' ..

extraída por el cultivo sería el Riego mito ( In ETcxn::=4,49
mm. x 7 días =31,43 mm. ' "', ". ". '
Dando por supuestÓ'que no existe de salinidad en
agua ni en suelo, el Riego a aportar será If =In I Ea =31,43 mm. I
0,82 de eflclencía =38,29 mm.
ETc x n, en la fórmula anterior, es el Riego neto ( In ) que dividimos
por la eficiencia ( Ea) y obtenemos el valor del Riego bruto ( If) preciso.
Sería todavía más, correcto, incorporar al Riego neto la fracción de
lavado debida a salinidad, pero sólo cuando sea preciso ( Ver 1.2.1.3.
Salinidad) y seguidamente calcular el Riego bruto a incorporar.
La fórmula de cálculo de fracción de lavado práctica (LR) para riegos
a pie y por aspersión es la misma que aparece en la pg. 17, pero aquí
incorporaremos el concepto de "eficiencia del lavado" :
ECw 1
LR- ---x -
5ECe-éCw Le
LRc Fracción de "'vado en ""
Eew- Conductividad delllllua en mmmhoslcm.
ECe- Conductividad del extracto del suelo (en mmhoslcm) tolerable por el cultivo
con un determinado nivel de pérdidas (ver 1.2.1.3. Salinidad) .-1>
Le- Eftclencla de la lixiviación en tanto por uno que, a su vez, ll5 Igual a:
Le· 0,50 x A+ 0,50
Slenclo cA» ellanto por uno de arena de ese suelo...
( Pg:28 )
.¡ . ':,
n
1: I
jj
TI
!
. ,
d
{ -.
~
L
Para poder abordar el cálculo del volumen de riego que hay que apor-
tar á un cultivo en un momento dado debemos conocer, además de lo hasta
ahora visto, un nuevo elemento de juicio, al que vamos a llamar: «eficien-
cia dei riego» =« Ea «.
Si en un perfil de suelo a capacidad de campo ocupado por una plan-
tación, ésta ha ebebido», a lo largo de varios dras, 80 mm. de agua, para
retomar el perfil a su antigua situación de capacidad de campo, {en el su-
puesto de que no se hayan producido en ese Intervalo detiempo apor-
taciones por lluvia, escorrentía o por aguas subterráneas} hay que apor-
tarle 80 mm. de riego neto =e In « }, es decir de agua eficaz.
Lógicamente la cantidad de riego bruto =e If« que habrá que aportar
realmente es mayor que la « In «estrictamente precisa.
La relación existente entre « In « y « If « es a lo que se denomina
«eficiencia de riego» {Ea }, y por tanto se cumplirá que:
If= In I Ea
Es decir, el Riego bruto Yreal a aportar será igual a las necesidades
net: - divididas por el tanto por uno de eficiencia de riego.
Determinar la eficiencia real de un sistema concreto de riego es diñcil.
Se ~ ' J e l e n utilizar unas cifras orientativas medias que indican que la eficien-
cia \Ea) de los diferentes sistemas de riegos viene a ser:
Apie o por gravedad................. 0,65 a 0,80
Por aspersión............................. 0,75 a 0,85
Pivots......................................... 0,80 a 0,88
Riego localizado........................ 0,84 a 0,95
Veíamos en «1.2.3.1. Tumos de riegO_ el caso práctico de una plan-
tación de maiz que consumía diariamente una ETc de 4,49 mm., es decir
«extraía» del suelo cada día, aproximadamente, cuatro litros y medio por
metro cuadrado =45 metros cúbicos de agua por hectárea y día.
Esa plantación de maíz se riega mediante un sistema de riego por
aspersión cuya eficiencia ( Ea ) es de 0,82.
(
PQ:27
)
Cl-.. -------------.JJ
lB
2.- LOS DIFERENTES TIPOS DE RIEGO.
2.1. RIEGO A PIE O POR GRAVEDAD.-
En este viejo y tradicional sistema de riego, el agua entra, «por su
pie», desde la acequia a la parcela en que se encuentra el cultivo. El peso
de la masa líquida gravita sobre el perfil de suelo y como consecuencia,
éste va recargándose de agua, que queda retenida y almacenada, para ser,
en su momento, evapotranspirada por la superficie del suelo y por la comu-
nidad vegetal en él asentada.
La lámina de agBtambién por la acción de la gravedad, va avanzan-
do por la parcela y su «buen» discurrir debe lograr:
. Mojar todo el suelo
. Mojarlo lo más uniformemente posible.
Estas dos aJestiones, tan simples y triviales en apariencia, hacen que
sea bastante complejo lograr un eficaz diseño de este tipo de riego.
:: .1.1.- CUESTION.ONSIDERAR y VARIANTES DEL SISTEMA DE
RIEGO. o., :
El riego a pie de una parcela se hace para sitUar un perfil determinado
de suelo, de espesor lo más uniforme posible, a capacidad de campo.
En la entrada de; agua a la parcela es donde hay más tiempo de con-
tacto del agua con la tierra y es sabido que la infiltración acumulada de un
suelo es función de la infiltración instantánea y del tiempo de contacto.
La infiltración instantánea es función, a su vez, y entre otras variables,
de la altura de agua de la lámina que gravita sobre ese suelo, pero ello no
es determinante para deducir que siempre hay máas agua infiltrada en ca-
beza de parcela que ~ \ f ' a .
La infiltración acumulada (función de la permeabilidad del terreno y del tiem-
po de contacto del agua con el mismo) puede ser mayor, portanto, en las cabe-
ceras que en las colas de parcela aJando se riega lentamente (poco módulo
de riego y/o baja velocidad de avance del agua por la parcela).
(
Pg:29
J
( )
La infiltración acumulada puede ser mayor en las colas que en las
cabezas de parcela cuando, por una excesiva pendiente en la parcela, se
carga de agua la cola de la parcela.
Si logramos que el agua avance por una parcelalorizontal con una
velocidad suficientemente alta ( en todo caso sin que aparezcan los problemas
erosivos) se puede conseguir una uniformidad muy alta en la profundidad
del perfil mojado.
Imaginemos dos parcelas, perfectamente horizontales, con una su-
perficie de dos hectáreas,(100 metros transversales por 200 m. de tondo).
Para su riego disponemos de un módulo de riego de 80 I.Isg.
Supongamos ( en lo que ahora se va a decir subyace el error voluntario de
considerar la tasa de infiltración como una cifra constante para cada suelo. Se asume,
sin embargo, el error para conseguir el efecto didáctico buscado ) que una de las
parcelas, de textura franca, tiene una permeabilidad de'ttíJ,rn.lhora. La otra,
de textura arenosa-franca tiene una permeabilidad de '4mm.lhora.
Reguemos la primera parcela.
Comienza a entrar el agua y el suelo empieza a «beberla» a razón de
8 litroslhora por cada metro cuadrado, o dicho de otra forma, a razón de
0,0022 litros por segundo por cada metro cuadrado.
Quiere ello decir que cada 450 metl"9s cuadrados se «beben» un litro
por segundo, o lo que es lo mismo, los 80 dotación se los
beberán 36.000 metros cuadrados de tierra. Como memos sólamente
20.000 metros cuadrados para regar, vemos que es posible regar la parce-
la con ese módulo de riego.
Empecemos a regar, ahora, la segunda parcela.
El suelo bebe el agua a razón de 24 litros hora por cada metro
cuadrado,o lo que es lo mismo, a razón de 0,0066 litros por segundo por
cada metro cuadrado.
Quiere ello decir que cada 150 metros cuadrados se»beben»un litro!
segundo. Los 80 litros/segundo de dotación se los beberán, portanto, 12.000
metros cuadrados de suelo. .'..

( )
Como tenemos 20.000 metros cuadrados que regar, vemos que con
este módulo sólo podríamos regar, aún cuando con una eficiencia muy n;lala,
algo más de la mitad de la parcela.
Se observa lo importante que es conocer el módulo de riego máximo
de que se dispone y la permeabilidad del suelo ya que, en situaciones
límite, serán condicionantes del sistema de riego que debamos utilizar.
El logro de la razonable uniformidad de riego que se preconizaba al
comienzo de este punto es totalmente posible si se dispone de:
-Un buen conocimiento de las tasas reales de infiltración de ese suelo.
-Una adecuada nivelación (con o sin pendiente) yun conocimiento suficiente acerca
de la rugosidad del suelo, al objeto de poder hacer el cálculo de la velocidad del
agua por la parcelén:on una aprox,imación razonable.
-Un módulo de agua (Litroslsegundo reales disponibles para regar) adecuado.
-Una anchura y longitud de parcela, también adecuadas
La eficiencia de riego (Ea) que se consigue considerando adecuada-
mente estos factores, puede alcanzar cifras superiores a las de un riego
localizado de razonable diseño.
En oarcelas experimentales de 3,6 Has niveladas a O" con láser (riego
por estanques), usando módulos de riego de 425 I.Isg., se han alcanzado
unas eficiencias de riego (Ea) de jj 0,96 !!.
El de riego total (de entrada de agua en la parcela) aportando
una dOSIS de riego de 70 mm. d de agua, es de sólo una hora y
cuarenta minutos.
El tiempo en que se puede situar el agua de riego en el punto más
alejado de la entrada en parcela dependerá en este caso de la textura y
rugosidad del suelo.
Tratándose de parcelas de unos 300 m. de longitud por 120 de ancho,
de texturas franco-Iimosas o franco-arcillosas y niveladas a cero, a los casi
cuatro litros por segundo por metro de frente de parcela, les cuesta llegar a
cola unos Ba 12 minutos (velocidad media de avance .• 0,25 a 0,40 rn/sg).
,
Por tanto, la cabeza de parcel, recibe agua du;:-.nte 100 minutos y la
cola durante BB a 92 minutos.
En el caso de tierras de texturas más gruesas, para regar por el méto-
do de «estanques» es preciso estrechar el ancho de la parcela, mantenien-
('-- )
( )
do altos módulos de riego, o dicho con may15r precisión, el caso anterior
nos era preciso un módulo de riego de algo menos de 4 litros por segundo
por cada metro de frente a regar, en el caso de texturas más gruesas !'lacen
falta módulos de 5 y más litros por segundo por cada metro de frente de
parcela a regar.
Se consigue, así, que la velocidad de avance se mantenga pese a la
mayor tasa de infiltración de estas texturas de tierra.
Si las tasas de infiltración de la tierra empiezan a ser muy altas, el
método de estanques no es el más idóneo, pueden utilizarse otras técnicas
como el riego a manta dando desnivel a las parcelas para propiciar un más
rápido avance del agua, regar por surcos, etc.
2.1.2.- DIMENSIONAMIENTO DE CAUDALES DE AGUA Y DE LAS PAR-
CELAS
En el caso de riegos «por en campos a cero, las
superficies máximas de los compartimentos a regar, según sean los dife-
rentes tipos de suelos y los módulos máximos de que se disponga, son las
siguientes:
,...-----------------------,
HECTABEAS MAXJMAS A REGAR SEGUN npos DE SUELO
CAUDAL FRANCO FRANCO
Lltroslag
m3/b0r. ARfNOSQ ARENOSO ARCIlLOSO ARCR.LOSQ
:lO 108 0.02 0,08 0,12 0,20
10 21. 0,04 0,12 0,24 o,.co
10 :nA 0,08 0,11 0,31 0,10
120 432 0,01 0,24 0,41 0,10
150 540 0.10 0,30 0,10 1,00
110 1148 0,12 0,36 o,n ;,. 1,20
210 751 0.14 0,42 0,&4
t
1,40
240 114 0,11 0,41 O,M 1,10
270 In 0,11 0,&4 1,08 1,10
:lOO 1.010 0,20 0.10 1,20 2,00
Marr, en 1.958, propuso las normas que seguidamente se exponen
para el diseño de tablares de riego a fajas, con pendiente:
!CM "D! *d9'YAP"!PI! COI 9ULT'!Y9! pe "P' '?"Re,
TANTO POR UTROSJSEG
WlL ce POR METRO TA8LAA
neo SUEJ.O PENQENTE pe EBElflE ANCHO CM ) lAROO 1M )
10_20 ,." 5.,0 1C1hXJJ
..... 1,5. e
•••
s.,a CIO. 1!el
e • 15 ...
•••
ClO. HIQ
1S • .a 20'
s •• OJ
.-
1,Sa e
,.. 5815 180. XX)
¡.
e • 15
'"
•••
1ao. :D:l
15 • .tO
lo' •••
'50
( Pg:32 )
.
,
,1
.,
I

:d
i
,
I
j
(
..
)
LARGO !'M I
ea,.,
ea,.,
75
TABlAR
ANCHQ!'M I
12.30
" .12
•••
ttO!tMU PE I'I"P?JIIMAIAlbNtD CON CYLTJYOf DI ure ntorY!DAa
TANTO POR UTROS /SEG
MIL. DE POR METRO
PEHQ!ENTE PE FRe.rrE
2.. 1 0 ~ 1 S
04. e a • 10
Ih 10 5. e
TlPOsu
ELO
Sueno
,.,
3. &
, • 3
, .,
, • &
12 • Xl
e • 12

12 • 30
En el caso del riego a surcos la eficacia del sistema depende de con-
siderar las diversas variable que intervienen en la estimación de la pen-
diente a dar, profundidad media que se quiere alcanzar con el riego, textura
de las tierras y longitudes máximas recomendables de surcos, que se con-
templan seguidamente por medio de este cuadro:
"'"".,.
..........
' ....
......
."'"
tl'eºl"uHQ' pAp NfQrA pe! AguA HI 'CApArea}
"""""""
U
"
... ..

1Il
"
2Il LA 1Il
=
" "" "'"
....
...,
''''
""
"'"
"'"
..
".
'lO
1.0
'"
...
.,,,
""
'lO
'"
... &70
''''
,..
""
2J>
""
".
...
""
"" ""
".
... ,..
...
,.,
3.0 «lO
""
"'"
..,
'" '"
..,
.... ...
'" "'"
0.0
"'" ""
... 700
'" '"
".
...
,..
...
,.,
10,0
""
«lO
""
....
'"
"" '"
'70
".
""
'" n,o
'" "" ""
..,
Z20
""
... ....
".
,..
%lO
"'O
Z20
"" '" '"
,..
...
,.,
""
lO 'lO 'lO
Las pendientes crítiez v el gasto máxímo no erosivo a utilizar en un
surco, son los siguientes:
Pendiente
~
Gasto
~
1.-
3,-
6,- Ea <ifk:iI que .., llIItO deba trano¡xx1ar
1 caudal do _ C1111n, pero .. _
.,ue el 111CXXl de ~ lo permite.
2.- EI3o'1CXXlesl3 en e/limite dej riesgo de
_ "" loe sun:oo usando caudales de
."'" 1ilro&I', 'gundc>.
5,- 1,2C So ,''0 lIeIIamos por o/ surco !tlI!MCl& de 1,20 l.leg. __o
~ , - 0.3 Estlmos en la pendiente máxima que se puede
utilizar regando. surt:OO. En ~ caso no oMdar
que cada surco sólo debe transportar 0,31.leg.
2,1.3. POSIBILIDADES DE AUTOMATIZACION
Hace más de 20 años que en EEUU se han venido realizando pruebas
con diferentes mecanismos que permiten la apertura y cierre automáticos
de las válVLIlas de compuerta que dan paso al agua desde la acequia a las
parcelas de riego.
( p¡¡: 33
)
)
...
Los más extendidos consisten en cilindros y pistones de tipo neumáti-
co o hidraúlico que abren-cierran la correspondiente válvula de compyerta.
Existe una unidad central en la que un programador de riego marca el
tiempo en que se deben abrir y cerrar cada una de las válvulas que compo-
nen el sistema.
Un convertidor transforma la señal eléctrica en hidraúlica o neumática,
que es conducida mediante macarrón de polietileno hasta la correspon-
diente válvula.
En otros casos la señal que emite el programador de riego llega a la
válvula directamente en forma de señal eléctrica yallí, unos electromotores
realizan la apertura-cierre de la compuerta.
Las parcelas están perfectamente niveladas con láser y el agua que
sale por cada válvula está debidamente aforada. El problema estriba en
lograr una suficiente fiabilidad de todo el sistema de automatismo, siste-
mas que en este tipo de riego, y contra lo que es ya una realidad cotidiana
en riegos por aspersión y no digamos en riegos localizados, están, sola-
mente, en fase experimental.
2.2. RIEGO POR ASPERSIQN.
Regar por aspersión consiste en incorporar agua a un cultivo de forma
similar a como lo hace la lluvia.
En tierras de textura suelta, en casos de parcelas de costosa y/o poco
recomendable nivelación, si se dispone de mÓdulos de riego limitados en
caudal, etc. es, quizá, la única forma posible de regar esas superficies.
Los dos hechos diferenciales más importantes del riego por aspersión
son la necesidad de presión para poder regar y el hecho de necesitar mó-
dulos de riego (caudales instantáneos) mucho más bajos que en el riego a
pie.
Un sistema de riego por aspersión situado, por ejemplo, en una ca-
marca en la que la máxima necesidad de agua del cultivo de mayor deman-
da alcance los 7,5 mm/día, e instalado en una finca de DIEZ hectáreas, que
. 1;
,j'
r
,
( Pg : 114
)
( )
disponga de una dotación de agua de QUINCE litros/segundo (54.000 1./
hora) y de un diseño que genere una pluviometría de 5 mm./hora, tiene
agua suficiente para regar a la vez 54.000 / 5 =DIEZ MIL OCHOCIENTOS m2.
Es decir, si se instalan en esa finca diez sectores de riego para regar
en diez plazos de 10.000 m2 cada uno, se podrá regar perfectamente la
finca.
Esta versatilidad de poder regar con módulos bajos tiene, como es
lógico, una limitación.
En efecto, si el tiempo de riego diario lo estimamos en 18 horas útiles
máximas, yen los días puntas de consumo las diez hectáreas de cultivo
van·a consumir 6,6 mm.ldía, quiere decir que necesitan, en total 660.000
litros de agua en las 18 horas útiles, y as! todos los dias.
La dotación de agua de la finca ( 15 I./segundo = 54.000 Jitros/hora )
permite regar TODA LA FINCA en la época punta de consumo de agua
utilizando la red de riego 660.000 I 54.000 =12,2 horas al día, teniendo
disponibles dieciocho. Es decir hay dotación de agua más que sobrada
para regar.
Pero.... ¿ podría regarse esta finca con riego a pie?
De nc disponer de un embalse que permitiera ir acumulando aguas de
la red a razón de los 15 litros por segundo de dotación y «fabricar» un
módulo de riego más razonable desde el embalse, sería dificil.
.
En el riego por aspersión el agua moja al vegetal antes de incorporar-
se al suelo yello contribuye a limpiar la superficie foliar mejorando los nive-
les de los intercambios hoja-atmósfera.
Esta aparente ventaja puede ser un inconveniente cuando se usan
aguas con contenidos salinos, ya que, al evaporarse el agua caída sobre
las hojas, la sal que allí queda actúa como un poderoso agente caústico
que quema la hoja.
La cualidad básica que es preciso exigir a un sistema de riego por
aspersión es que genere una pluviometría suficiente y no excesiva, con
gotas de buena calidad y uniforme en toda la superficie a regar.
El logro de una suficiente y razonable uniformidad complica, en alguna
medida, los diseños de riego por aspersión ya que los emisores encarga-
c
Pg:35 )
( )
dos de distribuir el agua sobre el terreno lo flacen en forma de círculos,
circulas en los que (en mayor medida en unos u otros tipos de aspersores o
sprays) la pluviometría eficaz decrece conforme es mayor la distancia des-
de el emisor hacia el exterior del radio batido.
Los coeficientes de uniformidad, bien sean el de Christiansen o el de
Pearson, son los medios estadísticos que permiten cualificar este aspecto
de la calidad en un riego por aspersión, dando una medida objetiva de la
uniformidad conseguida con un determinado diseño.
Las pluviometrías mínimas de los sistemas por aspersión, es conve-
niente que sobrepasen los 4 mm./hora, pues tasas más bajas hacen que
las pérdidas por evaporación sean excesivamente altas, fa cual baja mu-
cho la eficiencia del riego (Ea).
Las pluviometrías máximas deberán ser siempre inferiores a la per-
meabilidad estabilizada del suelo sobre el que se aplican, siendo recomen-
dable aproximarse lo más posible a cifras entre 5 y 6 mm./hora.
2.2.1. ASPERSORES y SPRAYS.- TIPOS.
Los aspersores y los sprays son, en este sistema de riego, los emiso-
res encargados de distribuir el agua sobre el terreno.
Hay diferencias entre la forma de actuar de un aspersor y un spray:
- El aspersor distribuye el agua lanzándola, directamente, dentro del circulo o
sector de circulo que él mismo describe, actuando por el mismo principio dinámico por
el que lanza un cañón su proyectil.
- El spray es, sin embargo, una salida de agua, calibrada y fija, conectada a la red,
que proyecta el agua a presión contra una pieza que le obliga a «esparcirselt.
- los aspersores suelen trabajar a más presión que los sprays y el chorro de agua
que lanzan tiene mayor alcance que el lanzado por los sprays.
- Un aspersor bate, por tanto, mayor superficie que un spray y, por ello, entre un
aspersor y un spray que tengan el mismo gasto unitario (por ejemplo 2.000 litroslhora)
si el aspersor moja un radio útil de 12 m. (unos 450 m2) y el spray un radio de sólo 5 m.
útiles (unos 78 m2), la pluviometría eficaz que aea el aspersor (que es el cociente entre
el caudal y la superficie regada) es de 2.000 /450 =4,4 mm./hora., pluviometria que
podrá ser «bebidalt sin problemas por cualquier tipo de suelo.
- El spray de nuestro caso genera, por contra, una p1uviometria eficaz de 2.000
/78 =25,4 mm./hora, que será de dificil «digestiónll por suelos de texturas finas y/o con
pendientes y/o con «encaradosll de su superficie.
( .... ;..::..;.'.;;.;38'-- )
.
·í
,
l'
,1
!

)
Antes de entrar en clasificaciones de aspersores (que son los emiso-
res de agua más usados en riegos a presión), es preciso indicar que ún mal
diseño de riego, que vierta gotas de agua muy gruesas puede dañar al
vegetal y puede, también, destrozar, por efecto martillo, la estructura super-
ficial de un suelo de textura fina, provocando descensos, fuertes y crecien-
tes, en la tasa de infiltración.
El calibre de las gotas de agua vertidas por un aspersor es función de
la presión (a igual boquilla las gotas son tanto más pequeñas cuanta mayor
sea la presión en la boquilla del aspersor) y de la boquilla del aspersor ( a
igual presión las gotas son tanto mayores cuanto mayor sea la boquilla del
aspersor que las vierte).
Los aspersores pueden clasificarse en función de diversos criterios.
í
! Atendiendo a la forma de distribuirse la pluvlometría a lo lar-
go del radio del círculo que mojan, los aspersores se clasifican en:
T
"De distribución cónica», cuando la pluviometria que generan crece de forma
lineal desde el exterior hasta el emplazamiento del aspersor.
«De distribución elipsoidal», ;;uando esa dislJibución responde a una función
ClI cular y no lineal.
«De otras fonnas ele distribución», cuando la dislJibuci6n no responde a ningu-
no de los dos modelos anteriores.
Según el ángulo con que lanzan el agua se pueden clasificar en «de largo
alcance», con ángulos del cañón lanzador entre 22 • Y35 • sobre la horizontal, y de
«menores alcances», con ángulos menores.
Los hay circulares y sectoriales, según rieguen todo el circulo del que son cen-
tro o sólo un sector circular prefijado.
Los hay de una y de dos boquillas al objeto de lograr formas de dislJibución más
o menos próximas al modelo cónico.
Los hay de alta y baja presión, de alto y bajo caudal, metálicos y de materia-
les plásticos, diseñados para regar desde lo alto de la caña de una e·' · : ~ r t u r a fija o
desde la tuberia horizontal elevada de un pivot
,
Los sprays, por su economía y fiabilidad, están siendo objeto de estu-
dio y de nuevos diseños que pretenden aminorar la pérdida de energía
cinética que conlleva el choque del chorro de agua contra el mecanismo
distribuidor.
e
Pi :37 )
(
El objetivo perseguido por la investigación es lograr un mayor radio
mojado, pues en tanto no se supere esta circunstancia, no pueden usarse
económicamente como si se tratara de aspersores convencionales en dise-
ños de coberturas fijas de tipo standard para cultivos extensivos, por la
excesiva densidad de red que es preciso utilizar para lograr eficiencias de
riego admisibles.
2.2.1.1. BOQUILLA, PRESION, CAUDAL, ALCANCE.
En aspersores situados en una red hidraúlica a presión, el CAUDAL
que vierte cada uno de ellos está regido por la siguiente ecuación:
I q= 12,55 x K x D
A
2 x Raiz cuadrada de «P»
Ecuación en la que:
Q = caudal en litros hora vertido por el aspersor
K .. Coeficienlll de diseño del aspersor, y que suele ser igual a 0,95
O" Diámetro de la boquilla expresado en mm.
P.. presión del agua en la boquilla en metros de columna de agua (mea)
Veamos un caso concreto.
Un aspersor tiene una boquilla de 5 mm. de diámetro y la presión en
esa boquilla es de 36 m.c,a. CALCULAR SU CAUDAL..
Usamos la fórmula y obtenemos:
Q =12,55 x 0,95 x 25 x 6 =1.800 litros por hora
El ALCANCE de un aspersor en condiciones de viento en calma, con
aspersor situado sobre caña de 0,75 m. sobre el suelo viene definido por la
fórmula de Cavazza que indica que el alcance de un aspersor de largo
alcance ( ángulo del cañón lanzador superior a 22 0) es igual a:
R = 1,26 x Ralz cuadrada de D x P
Siendo:
!
!
,
~
I
(
R.. Radio máximo en metros.
O=calibre en mm. de la boquilla
. p .. Presión en m.c.a.
Pg :38
"
I
1
¡
)
,1
li
¡
l.
¡
( )
En el mismo caso del aspersor del que antes hemos calculado su cau-
dal, el ALCANCE MAXIMO será:
I R= 1,26 x Raiz de 5 x 36 = 17,01 metros.¡
En la práctica se utiliza como ALCANCE MEDIO el 90 % del valor obteni-
do con la fórmula de Cavazza, en este caso 15,30 metros.
2.2.1.1.1. UNIFORMIDAD DE DISTRIBUCiÓN
La uniformidad real de distribución de un sistema de riego por asper-
sión se calcula situando, por ejemplo, 25 pluviómetros en el interior del
rectángulo formado por cuatro aspersores, rectángulo al que teóricamente
dividimos en cinco partes por cada lado. Con ello, cada pluviómetro repre-
senta un pequeño rectángulo, que es un 1/25 de la superficie total.
Se pone en marcha el sistema de riego; transcurrido un tiempo se
detiene el riego y se procede a medir la lluvia recogida en cada uno y en
todos los pluviómetros.
Supongamos que hemos medido lo siguiente:
PLUV CM3 PLUV CM3 PLUV CM3 PLUV CM3
I l ' . ~ e
-=
. ~ .
""""
~ ~ ....
~ = ..=
1 8 8 9 15 8 22 7
2 7 9 7 16 II 23 6
3 6 10 7 17 7
24 .
8
4 9 11 9 18 9 2S 9
5 7 12 8 19 7
6 8 13 9 :D 9
7 9 14 7 21 7
La media aritmética de las mediciones de los 25 pluviómetros nos da
un valor de 7,8 ern3.
La suma de las 25 desviaciones absolutas, todas ellas con signo posi-
tivo, (independientemente que la media sea mayor o menor que cada lectu-
ra pluviométrica) nos da un valor de 22,6.
La desviación media será igual, por tanto, a 22,6/25 =0,904 que
con respecto a la media aritmética (7,8 cm3 ) representa el 11,58 %.
La uniformidad obtenida (Coeflclente de Chrlstlansen) será en este
caso igual a 100,00 -11,58 =88,42 %o expresado en coeficiente respecto
a la unidad =0,884.
Pg:lI9 )
)
Otro criterio de uniformidad que se utiliza es el de Pearson, en el que
Jos cálculos se realizan sobre la desviación standard de la muestra
pluviométrica en lugar de sobre la desviación media.
Al igual que el de Christiansen, el Pearson expresa eh forma de coefi-
ciente respecto a la unidad el grado de uniformidad, admitiéndose que a
partir de 0,85 empiezan los valores de uniformidad admisibles, valores que,
como es lógico, alcanzan la unidad en el mejor de los casos teóricos.
Lograr una uniformidad de riego suficiente en un sistema de riego por
aspersión es función de las siguientes variables de diseño:
- Marco de riego
- Tipo de aspersores utilizados (Ecuación de distribución del agua)
- Calibre-s de las boquilla-s de los aspersores
- Presión del agua en boquilla de aspersor
En el diseño, también habrá que contemplar las direcciones dominan-
tes de los vientos y su intensidad . . "r
2.2.2. VARIANTES DE ESTE SISTEMA DE RIEGO
Los sistemas de riego por aspersión existentes los podríamos clasifi-
car en:
- Sistemas convencionales
- Coberturas móviles y trinell5
- Coberturas fijas
- SiS1l!mas mecanizados
- Cañones
- Pivots
- Alas laterales
- Otros sistemas
2.2.2.1. COBERTURAS MOVILES
Fué el primer sistema de riego por aspersión que se utilizó.
La base del sistema la constituyen las tuberías de aluminio de 6 ó 9 m.
de longitud, de diversas secciones hidraúlicas, y dotadas de sistemas rápi-
dos de conexión, de codos, de tomas para aspersores, etc.etc.
'1

¡
(
Esquemáticamente esta técnica de riego parte de situar un ramal ali-
~ : ~ )
I
ji
¡
;
mentador general que discurre por un lateral de la parcela. En ese ramal
alimentador se instalan las lineas de tubos que llevan los aspersores. Tras
haber regado la linea de tubos que lleva los aspersores es preciso des'mon-
tarla y emplazarla en su nuevo punto de riego.
La economía de este sistema, cuyos costes de adquisición por hectá-
rea (muy variables según la forma de las parcelas y las características de la
empresa) pueden oscilar entre las 100.000 Ylas 170.000 pts /hectárea, se
produce, fundamentalmente, porque el trabajo de cambio de tuberías ami-
nora la inversión precisa.
Por contra, las necesidades de mano de obra para el manejo del riego
asciende a cifras muy altas. Cada cambio puede absorber, en cultivos de
porte bajo, hasta cuatro horas/hombrelhectárea. Cuando alguien ha osado
instalar este sistema de riego en cultivos de porte alto (maiz, por ejemplo)
los tiempos, por una parte, se han disparado hacia arriba, pero además, la
penosidad de situar los tubos en el nuevo emplazamiento por encima del
cultivo hacen de este sistema de riego un método arcaico y poco recomen-
dable, salvo para cubrir emergencias de algún tipo.
El método de riego por TRINEOS es una variante del de tubería móvil.
Para regar un nuevo sector de riego no es preciso desmontar-trans-
portar-montar el ramal portaaspersores, sino correr a una nueva posición el
trineo que soporta al aspersor que está enlazado al ramal principal por
manguera de PE de 24 o 36 m. de longitud.
El método encarece un DOCO los costes de adquisición del sistema
base del que proviene, elimim 31gunas horas de trabajo y algunas incomo-
didades ( no tantas como a primera vista pudiera parecer, porque el trasie-
go de los tubos desaparece, pero aparece el trasiego de los trineos, las
pérdidas de agua por roturas o desembridados de las mangueras, etc.etc.)
. pero sigue siendo un sistema aplicable sólamente de forma coyuntural
:>rque sigue siendo de alto coste en mano de obra.
2.2.2.2. COBERTURAS FIJAS.
Los costes de adquisición de sistemas de este tipo se sitúan entre las
320.000 ptSlha. para diseños de marco amplio en situaciones favorables, y
las 500.000 pts.lHa para situaciones menos favorables.
( Pg:41 )
)
El manejo de estos sistemas de riego admite una casi total automatización,
pero aún no teniéndola, unas pocas horas por campaña bastan para su
manejo.
Los marcos de riego más eficaces a que deben situarse los aspersores
son los que oscilan entre los 15 y los 21 m.
Menores distancias encarecen mucho las instalaciones, mayores ha-
cen riegos ineficaces y más en zonas con vientos frecuentes.
2.2.2.3. CAÑONES DE RIEGO
Los cañones de riego son el equivalente a un gran trineo, equipado
con un aspersor de muy alto caudal, situado sobre un carro con ruedas del
que tira una tubería de polietileno de alta sección y longitud, manguera que
se retrae en un gran tambor con velocidad regulable, que es el sistema que
hace que la pluviometria total generada sea mayor o menor.
El aspersor describe semicírculos que generan una franja de riego de
anchura variable que, en ocasiones, puede alcanzar los SO m. de ancho
total.
El sistema, en su pureza de concepción presenta los siguientes incon-
venientes:
• Requerimientos energéticos altos, superiores a los 5,5 kglcm/2.
- El grueso lamano de las gotas que generan los grandes aspersores hace que r e s u ~ e n poco ade
cuadas para terrenos pesados, especialmente si carecen de cobertura vege!al, o en e! caso de
cultivos sensibles al impacto de las gotas gruesas.
- La gran altura que precisa alcanzar el chorro del aspersor para conseguir 8U alcance lo hacen muy
sensible al viento, dando lugar a uniformidades de riego insuficentes.
Su gran ventaja es su coste de adquisición, pues permite poder regar
con inversiones del orden de las 120 a 150.000 ptslha.
Hoy, el diseño básico del cañón se ha ido perfeccionando.
- Los aspersores han mejorado su eficiencia en la distribución de agua.
- No precisan tan atto consumo energético como antes para lograr las prestadones de distancia.
- La dimensión de las gotas ha disminuido.
,
• Los ángulos de lanzamiento de! agua son menores, con lo que se pierde altura de chorro y se gana
en una menor sensibilidad al viento.
Pg:42
'1
1
Pero, además, han surgido en el mercado, recientemente, máquinas
similares a los cañones, en las que se ha sustituído el cañón único, monta-
do sobre el carrito de ruedas, por un ala de riego lateral. El comportamien-
to de este tipo de máquinas derivadas de la vieja idea del cañón, en lo
relativo a uniformidad de riego y en cuanto a coste es bueno, y pueden
representar una opción flexible y económica para una transformación de
regadío.
2.2.2.4. PIVOTS
El pivot es una máquina de riego dotada de un eje de giro, alrededor
del cual se mueven varios módulos enlazables, formados, cada uno de éllos,
por una estructura metálica ligera, flexible y resistente, que soporta la tube-
ría de conducción, situada a 2,5 a 3,5 m. del suelo, y que, en uno de sus
extremos acaba en una torre equipada con ruedas dotadas de movimiento
merced a un motor eléctrico.
Todas las torres que componen un pivot giran perfectamente alinea-
das, mediante un sencillo mecanismo automático de alineación, alrededor
de la toma de agua axial, lugar en que también está instalado el cuadro de
mandos del pivot y la toma o generador de la energia electrica.
La tubería de conducción soporta, directamente los emisores de agua,
emisores que pueden ser aspersores o difusores.
Cada aspersor o difusor suele ir equipado en su base, modernamente,
co,.; un regulador de presión, con lo cual confeccionar la carta de boquillas
de los emisores de un pivot es ahora un sencillo proceso.
En efecto, y por el hecho de ser las superficies circulares batidas por
un radio proporcionales al cuadrado de dicho radio, la superficie que debe
regar un difusor de un determinado alcance situado en un punto de la tube-
ría que dista N metros del eje del pivot es CUATRO veces mayor que si
estuviere situado a N12 metros del centro.
Antes, cuando no se instalaban reguladores ::le presión en los
aspersores o en los difusores de los pivot, el caudal que emitía ese emisor
era, para un determinado calibre de boquilla, función de la raíz cuadrada de
la presión.
La presión en ese punto dependía de la presión en el eje del pivot
modificada en función de la pérdida de carga derivada del circular del agua
C Pg:<l3 )
, )
hasta ese punto y de la ganancia o pérdida de,.cota de la base del aspersor
respecto del eje del pivot debido a las irregularidades del terreno.
Calcular una carta de boquillas en aquellos años rayaba en lo artísti-
co. Hoyes una rutina que resuelve una sencilla hoja electrónica de un orde-
nador.
Las longitudes de cada elemento de los pivot tienen medidas diferen-
tes en cada marca, y aún dentro de una misma marca se dispone de tres o
cuatro medidas para acomodarse así a cualquier posible situación. Las
medidas más frecuentes oscilan entre los 30 y los 60 m.
Las dotaciones para riego circular se suelen situar entre el 1,05 litrosl
segundolhectárea regada y 1,4 Vsg/Ha.
En el eje del pivot está situada la caja de mando que pennite arrancar
y parar el pivot, ordenar el sentido de giro y fijar la velocidad de traslación
de la última torre (la más exterior) con lo cual se está seleccionando, para
un pivot dado, la pluviometría que debe aportar a la t i ~ r r a . La velocidad se
selecciona en fonna de porcentaje, correspondiendo el 100 % a la veloci-
dad más alta, que suele ser en casi todos los pivots de unos 120 mil por
hora.
Es decir, si se dispone de un pivot de SEIS torres de 45 metros cada
una ( 270 m. de radio = 22,89 Has.) dotado con 1,20 I/sglha ( 27,5 I/sg.
totales) y funciona al 59 % de su velocidad:
-Le costará dar una vuelta completa a los 1.696 m. de circunferencia que
debe recorrer la última torre al 59 % de la máxima velocidad de 120 metroslhora (70,8
m.l hora) unas 24 horas.
- En esas 24 horas habrá vertido en las 22,89 Has. a regar un total de: 27,5
1/59. x 3.600 sg. x 24 horas = 2.376 mI3 de agua equiv. a una pluviometría ( conside-
rando las 22,89 Has. que la reciben) de 10,4 mm.
A los pivot se les «acusa», y con toda razón, que riegan muy eficaz-
mente y con costes de inversión muy bajos (a veces con menos de 280.000
ptslha.) círculos, pero cuando tienen que regar terreno cuadrado u rectan-
gular se disparan los costes o hay que recurrir a artilugios, poco eficaces y
caros, como son los cañones tenninales de pivot, que se abren, mediante
una electroválvula, cuando inician el trazado de una esquina de la parcela
que queda tuera de la proyección nonnal del riego del pivoto En otras oca-
siones se recurre a complejas alas móviles que tratan de «dibujar» el perfil
de la parcela añadidas a la última torre del pivot.
,
¡
.,

( )
1
'¡[
1
,
Una solución frecuente, que se adopta en explotaciones mixtas de
cultivos herbáceos y leñosos es usar esas esquinas para implantar fruticultura
con riego localizado.
En cualquier caso es conveniente recordar que el círculo ocupa el 78,5
% de la superficie del cuadrado que lo contiene, o dicho de otra forma, la
superficie que «se pierde» al regar por pivots situados a marco real es el
21,5 %. Situados esos pivots en los vértices de un triángulo equilátero la
pérdida se reduce al 9,3 %.
2.2.2.5. ALAS LATERALES
El pivot es una máquina que GIRA alrededor de un punto. Un ala late-
ral es, estructuralmente, igual a un pivot, sin embargo se desplaza a veloci-
dad constante regan':lo un rectángulo de tierra.
En esta máquina todas las boquillas de los aspersores o difusores
tienen exactamente el mismo calibre, ya que el caudal vertido por metro
lineal de tubería se mantiene constante.
Este tipo de rnáquina no tiene tan perfectamente automatizado como
el pivot el hecho de regar, debido a que como el ala de riego se desplaza
linealmente necesita varios hidrantes de los que tomar agua sucesivamen-
te.
Lo habitual es equipar a estas máquinas con una gran tubería de
polietileno de hasta 120 m. de longitud, con lo cual tienen unos 200 a 220
mil de autonomía sin necesídad de hacer cambios. Una vez llegados a ese
punto es precíso reconectar la máquina con el próximo hidrante.
En plena época de riegos, funcionando la máquina casi diariamente a
una velocidad del 60 al 70 % ello implica que cada tres horas hay que estar
pendiente de la máquina.
Por otra parte estas máquinas comienzan a regar por el último sitio
que han regado, salvo que se ruede en vacío hasta el otro extremo de la
parcela, cosa que es un tanto absurda. Este hecho de regar sobre regado
no es demasiado razonable, y aunque no conlleva problemas derivados de
un mal uso agronómico del agua, sí que puede crear problemas en el roda-
je de las ruedas que equipan las torres de estos equipos.
( )
( )
El coste de la inversión precisa para insfc¡lar este tipo de máquina es
algo más elevado que en el pivot, debido a que hay que instalar una red
interior de suficiente sección, dotada de varios hidrantes. Por otra parte la
torre que lleva el armario de control es una estructura más compleja, dota-
da de cuatro ruedas, de dos tomas para las mangueras, etc. lo cual encare-
ce notablemente el coste unitario. . ';
2.2.2.6. OTROS SISTEMAS
Lo hasta aquí descrito son los sistemas más frecuentes de riego nor-
malmente usados.
Un paseo por el campo descubre viejas y novisimas máquinas de rie-
go que hasta aquí no se han recogido, desde las viejas alas de riego movi-
das por grandes ruedas de radios (sistema rodamatic), hasta las torres
aspersoras situadas a marcos de 60 m.dotadas de un pie derecho por el
que accede el agua a un eje horizontal que gira y que está dotado de
aspersores, pasando por sistemas de tracción y giro qué""r'ecuerdan la téc-
nica de los cañones de riego (tipo Laureau), más conocidos por «los avie>-
nes».
No se les va a conceder más espacio en esta publicación a esas vie-
jas y/o novísimas máquinas de riego, porque en el fondo, lo que se hecha
en falta en el hecho de regar no es tanto la falta de tecnologia para la
aplicación del riego cuanto el nivel de conocimientos de los aspectos
agronómicos del riego por parte de los diseñadores y usuarios de riegos.
2.2.3. AUTOMATIZACION DEL RIEGO POR ASPERSION
La automatización de un riego por aspersión pasa por la presencia de
válvulas hidraúlicas para comandar las aperturas y cierres de los sectores.
El uso de señales hidraúlicas o eléctricas para la apertura de esas
válvulas implican un primer y deseable nivel de automatización de la red de
riego.
Lo importante de la automatización es que se puede aplicar sin dema-
siados problemas a viejos sistemas de riego por aspersión de cobertura fija
enterrada.
, ~
...
( p ¡ ¡ : ~
)
2.3. RIEGO LOCALIZADO
2.3.1. FUNDAMENTOS
Antes, en el capitulo 1.1. y siguientes, cuando se incidía sobre «El
metabolismo vegetal y el agua», y sobre «El poder retentivo de los sue-
los», se decía que las plantas absorben el agua del suelo en función de la
diferencia existente entre la presión osmótica de los jugos orgánicos del
vegetal y la suma de la presión osmótica y de la tensión superficial del agua
respecto al suelo.
Así pues, el SUELO y la PLANTA compiten por el agua.
. Cuando una comunidad vegetal transpira y no se producen restitucio-
nes de agua al suelo, va aumentando la tensión superficial y, a la vez, crece
la concentración salina del agua retenida en el perfil.
Llega un momento en que la s, --;a de las dos tensiones exteriores se
aproxima al poder de «succión» de :;getal y la planta no puede absorber
el agua que precisa en la cuota de: :a; como consecuencia baja su ritmo
metabólico, deja de producir, entré. .Jn fase de supervivencia, y si no se
aporta agua en breve plazo llegará, incluso, a morir, por no poder subvenir
a las necesidades de mantenimiento.
El riego es quien viene a poner optimismo en el sombrío panorama
desc.'ito.
En efecto, al añadir agua al suelo, baja la concentración salina de la
disolución y desciende, por tanto, su presión osmótica. La tensión superfi-
cial también adquiere menores valores. Aumenta, en definitiva, la diferen-
cia entre la capacidad de succión de la planta y la tensión de humedad del
agua en el suelo... El vegetal vuelve a metabolizar a buen ritmo.
DE LO DICHO SE DEDUCE QUE SI A UN SUELO SITUADO A CAPACIDAD DE
CAMPO LE AÑADIERAMOS CADA OlA EL AGUA EXTRA/DA EL OlA ANTERIOR,
LOGRARIAMOS QUE EL CULTIVO PUDIERA, SIN NINGUNA DIFICULTAD,
METABOUZAR TODA EL AGUA QUE PRECISA.
Se han hecho experiencias para ver en qué medida una planta dismi-
nuye o no su poder para formar materia seca cuando sus raices exploran
volúmenes de suelo menores de los normales, aportándole. no obstante,
( Pi :47 )
( )
en ese volumen reducido de suelo, toda el agtla y los nutrientes que le son
precisos.
LA CONCLUSION A LA QUE SE HA LLEGADO ES QUE, SI NO FALTAN LOS
PRINCIPIOS NUTRITIVOS Y EL AGUA, UNA PLANTA PUEDE PRODUCIR AL 100 %
OCUPANDO SUS RAlCES SÓLO UN 30 % DEL VOLUMEN EX PLORADO EN UN
SISTEMA CONVENCIONAL DE CULTIVO Y RIEGO.
En un cuttivo de, v.gr. frutales, las exportaciones de agua que sufre el
suelo son debidas a la TRANSPIRACION de las plantas ya la EVAPORA-
CION que se crea sobre el suelo a causa de la radiación recibida por éste.
SI CONSIGUIERAMOS CONCENTRAR LA HUMEDAD, SOLAMENTE, EN LA
ZONAEXPLORADA POR LAS RAICES DEL ARBOL, ZONA QUE COINCIDE CON LA
SUPERFICIE SOMBREADA POR EL ARBOL, SE EVlTARiAN LAS PERDIDAS POR
EVAPORACION EN LA SUPERFICIE NO SOMBREADA.
Localizar el agua conduciéndola mediantetuberías puede ser una for-
ma de economizar agua al hacer mínimas las pérdidas por evaporación,
pero hay más:
LAS POSIBILIDADES DE REGULAR EL AGUA QUE CADA PLANTA NECESITA,
EL HECHO DE APORTARLA EN EL LUGAR IDÓNEO, CONDUCIDA A TRAVES DE
UNA RED HERMETICA, LA POSIBILIDAD ADICIONAL DE UTILIZARLA RED DE RIE-
GO PARA FERTILIZAR MUY RACIONALMENTE, LA POSIBILIDAD DE IMPLANTAR
CULTIVOS INDEPENDIENTEMENTE DE LA RIQUEZA DEL SUELO, YA QUE PRAC-
TICAMENTE ESTAMOS HACIENDO CULTIVO HIDROPONICO, LAS POSIBILIDADES
DE AUTOMATlZACION DEL SISTEMA DE RIEGO Y DEL HECHO DE REGAR, ETC.
SON OTRAS CUESTIONES A CONSIDERAR.
Veamos otra cuestión, imaginemos que disponemos de una fuente de
agua de 3 litros por segundo. En todo un día podremos almacenar, si tene-
mos un estanque, 260 metros cúbicos, volumen este que permitiría regar a
pie y de una vez, aproximadamente, un tercio de hectárea.
Si tenemos TRES hectáreas de frutales para regar, el agua les llegará
cada 9 días.
Ningún problema si el suelo tiene un poder retentivo normal, pero si la
textura es de tipo arenoso, o si el perfil de suelo explorado por las raíces es
de muy poca profundidad, quizá los árboles tengan un tumo de riego dema-
siado largo y, quizá, haya que renunciar atener tres hectáreas, reduciéndo-
las a 2, 5, o menos.
,
UN SISTEMA DE RIEGO DE BAJO CAUDAL PERO DE ALTA FRECUENCIA
OBVIA LOS PROBLEMAS DE LAS TIERRAS CON BAJOS PODERES RETENTIVOS
( Pg:"lI
)
INDRL =ff . F I
( )
DE AGUA. ADEMAS, AL SER LA EFICIENCIA DI!L SISTEMA MAS ALTA, PODRíA-
MOS PENSAR EN REGAR, NO SOLO LAS TRES HECTAREI,':: PREVISTAS, SINO
QUIZA ALGO MAS.
Releyendo lo que se ha resaltado en las anteriores líneas estamos
aproximándonos a los fundamentos del RIEGO LOCALIZADO.
2.3.2. CALCULO DE LAS NECESIDADES DE AGUA
Antes ( Cap. 1.2.) se decía que las necesidades en riego bn.rto ( If)
diario expresado en milímetros de agua, era igual a:
ETo. Kc
ff=----
(1-LR).Ea
Siendo:
If =Riego bruto diario preciso, expresado en mm.
ETo =Evapotranspiración de referencia en mm.ldía.
Kc = Coefiwmte de cultivo (en tanto por uno)
LR = Fracción de exceso de lavado (en tanto por uno)
Ea = Eficienda del sistema de riego (en tanto por uno)
Las necesidades diarias en riego localizado (NDRL) son iguales a:
Siendo:
If = El riego bruto diario preciso al que antes se ha hecho referencia:
F = COEFICIENTE REDUCTOR POR OCUPACION DEL TERRENO,
EXPqESADO EN TANTO POR UNO.
El factor « F « es un coeficiente corrector lógico, que es tanto más
pequeño cuánta menor sea la ocupación real que del suelo hace una plan-
tación.
En efecto, cuando una plantación frutal sólo «sombrea» 1/4 de la su-
perficie posible, ello quiere decir que las raíces exploran, también, (aproxi-
madamente) sólo 1/4 de la superficie posible.
El a g u ~ será localizada en la zona de raíces, que se corresponde con
la zona sombreada.
( )
El efecto de evaporación que generaría la radiación sobre un suelo mojado
en el 100 % de la superficie se ve aminorado porque localizamos el agua
en la zona explorada por las raices, que, a su vez es la zona sombreada y,
por tanto, menos sometida a la acción de las radiaciones.
En dos plantaciones, cada una de ellas de una hectárea, de la misma
variedad y con el mismO pie de melocotonero, puestas a dos diferentes
marcos, ( 5 x 5 m. y 5 x 3 m., es decir con 400 y 666 árboles por hectárea)
y regadas mediante un sistema de riego localizado, la Necesidad Diaria de
Riego Localizado ( NDRL ) será menor para la plantación más ancha,
aunque cada uno de los árboles de esa plantación más ancha consumirá,
lógicamente, más agua que cada uno de los árboles de la plantación más
densa.
Veamos estos dos casos distintos:
A).- MARCO DE PLANTACION... 5 x 5 m.
SUPERFICIE OCUPADA POR CADA ARBOL. .. 25 mI2.
DIAMETRO MEDIO DE CADA ARBOL... 3,70 m.
SUPERFICIE SOMBREADA POR ARBOL... 9 mI2
PORCENTAJE DE SOMBREADO/OCUPADO... 36 %
B).- MARCO DE PLANTACION... 5 x 3 m.
SUPERFICIE OCUPADA POR CADA ARBOL... 15 mI2.
DIAMETRO MEDIO DE CADA ARBOL.. 3,7 mI2
SUPERFICIE SOMBREADA POR ARBOL.. 9 mI2.
PORCENTAJE DE SOMBREADO/OCUPADO... 60 %
En 1.979, KELLER indicaba que el COEFICIENTE REDUCTOR DE
NECESIDADES DE AGUA EN RIEGO LOCALIZADO =« F «, era igual a:
,.
!-
F=
0,85 + p%
---- +0,15
100
En 1.980, el español FERERES ajusta una ecuación que liga a « F «
con el porcentaje de sombreado ( p% ) Ycuyos valores aparecen en este
cuadro:
CUADRO DE VALORES DE cF. SEGUN FERERES.
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
F 0,34 O,!O 0,12 0,7. 0,11 0,J6 0,18 1,00
(
1';:50 )
)
Entre las ideas de KELLER y las d ~ FE'kERES hay algunas diferen-
cias, por lo que se propone una solución intennedia entre las de ambos
investigadores, que se recoge en el siguiente cuadro: '
~ w ~ ~ ~ ~ ~ n ~
F 0,24 0,31 o , ~ 0,&0 0,70 0,12 0,10 1,00
Volvemos al· caso de nuestras dos diferentes plantaciones de
melocotonero «A» y «B», regadas mediante riego localizado, en un siste-
ma con una eficiencia de riego ( Ea ) de 0,90, manejadas sin cubierta vege-
tal en una explotación situada a 41 o 30' de Lat. N. en zona de inviernos con
heladas ligeras y con temperatura media en el mes de riego (Julio) de 23,2
0, con humedad relativa mínima media ( Rh.min.) del 42 %, con un total de
horas de sol frente a las totales diumas del 70 % Ycon vientos diumos de
3,2 m.lsg.
Los melocotoneros están sobre una tierra de textura franco-arenosa,
con un 78 % de arena,.
La conductividad eléctrica del agua es de 0,58 mmhos/cm. (0,58
decisiemenslm.) y la conductividad máxima del estracto de saturación que
es capaz de tolerar el melocotonero (Max ECe) según DOORENBOS es de
7 mmhos.lcm.
Usamos la fórmula antes indicada, que nos da el valor de las Necesi-
dades Diarias de Riego Localizado en mm.:
I NDRL =If . F I
... Calculamos los valores de If que asciende, tanto para el caso «A7J
como para el caso «B», a 6.45 mmldla (se ahorra al lector el cálculo de If, pero se
aportan los c1atos para calcularlo siguiendo las instrucciones del capitulo 1.2.2.) y pasa-
mos a calcular el valor de « F « (Coeficiente reductor por sombreado) siguiendo
las instrucciones del: «CUADRO DE VALORES DE « F e SEGUN PROMEDIO EN-
TRE LOS DE KELLER Y FERERES», y obtenemos que para el caso c: A «, con
un sombreado del 36 % le corresponde un valor de F =0,57 Ypara el caso
« B c:, con un sombreado del 60 % le corresponde un valor de F =0,82.
Obtenemos, por tanto:
A l.- NDRl· 6,45 x 0,57 • 3,68 mmJdla • 36.8 mJ3 HaJdla • 112 IJ.lIrbolld1a
B).- NDRL· 8,45 x 0,82 • 5.29 mmJdla • 52,11 mJ3 HaJdla • 711 U6rboUdla
(
I'IJ : S1 )
(
2.3.3. ¿ GOTEO, MICROASPERSION, MICROJETS ?
)
Se llama riego por goteo aquel en que, en los emisores (goteros), se
produce una pérdida de carga que genera el goteo.
El contacto del agua con el suelo se produce, en este sistema, en un
punto. La transmisión del agua por el suelo se confía, exclusivamente, a la
transmisívidad hidraúlica del suelo, que produce un bulbo húmedo, de ma-
yor o menor diámetro y de mayor o menor profundidad.
Se llama mlcroasperslón al sistema de riego en que se moja una
superficie de suelo de diámetro variable, (normalmente de 1,5 a 6 m.) por
medio de un artilugio (el microaspersor) que distribuye el agua mediante
un mecanismo de giro.
Se denominan mlcrojets o difusores, a emisores de agua que, como
los microaspersores, producen una mancha de humedad amplia en el sue-
lo. Consisten, en general, en una tobera que impulsa el agua hacia un
mecanismo que la proyecta, de forma circular o sectorial, y que no lleva
mecanismos de giro.
En los dos últimos sistemas (mieroaspersión y microjets) el tamaño
del bulbo no depende tanto de las características del suelo cuanto de la
superficie que dominan los emisores y de su caudal.
Cada una de estas formas de localizar el agua tiene sus ventajas, sus
inconvenientes, y hay situaciones concretas en que resulta más idóneo uno
u otro sistema.
RIEGO POR GOTEO
Ventajas:
·Es el de más alta eficiencia
-Permite un control de la salinidad muy eficaz
-Es, en principio, más económico que los otros sistemas, ya que los
caudales instantáneos que se manejan con él son los menores.
Inconvenientes:
-Un error o un accidente en el programa de riego puede producir un
«stress» hidrico importante en el cultivo, y más en suelos con bajos
poderes retentivos.
-En terrenos muy permeables la superficie mojada por cada gotero
es muy pequeña y, por ello, se precisan muchos goteros.
-El riesgo de obturaciones es, en general, mayor que en los otros
sistemas y. por tanto, hay que diseñar cabezales de riego más caros.
(
(
...
MICROASPERSION
Ventajas:
-Crea una zona húmeda amplia, incluso en terrenos muy
permeables.
-Como consecuencia baja el riesgo de «streSSlt hídrico.
Inconvenientes:
-La eficiencia del uso del agua es menor(viento y evaporación)
-El mecanismo de giro del aspersor es una potencial fuente de
averias.
-El control de la salinidad es, con este sistema, menos eficaz.
-Es precisa más presión de agua que en el riego por goteo, y
también son precisos módulos unitarios de agua más altos.
M/CROJETS
Ventajas:
)
-Las de la microaspersión, más la posibilidad de dirigir el agua en forma
sectorizada, y un menor riesgo de averías que en la microaspersión.
Inconvenientes:
-Los mismos que la microaspersión.
2.3.4. SOBRE EL BULBO DE HUMEDAD GENERADO POR UN GOTERO
En el bulbo de humedad que genera un gotero en el suelo hay una
zona intema que está en estado de saturación, una zona media en la que la
tensión de humedad es inferior a 0,2 kglcml2 Yuna zona exterior, subhúmeda,
en que la tensión de humedad está comprendida entre 0,20 y 0,40 kglcml2.
Las sales se concentran en la corteza del bulbo y es preciso lograr que
el bulbo no disminuya del tamaño diseñado, para evitar la invasión de las
sales exteriores.
Por ello, hay que mantener durante toda la temporada de riego las
dimensiones del bulbo, para lo cual es preciso dimensionar adecuadamen-
te los bulbos húmedos desde el comienzo de la campaña.
( Pg:53 )
Cuando en un terreno con algún problema de salinidad (o en el que
llevamos varios años con un cultivo con riego localizado al que aportamos la fertiliza-
ción vía riego) se produce una lluvia intensa, es conveniente poner el') mar-
cha el sistema de riego para impedir. o al menos, atenuar, que el agua de
lluvia al disolver las sales de las cortezas de los bulbos, logre hacerlas
penetrar en el interior de dichos bulbos.
Tras «llenar» de agua el bulbo, mantener su tamaño es relativamente
sencillo si se dispone del dato de la extracción diaria que hacen las raices
a ese bulbo.
En ese caso bastará con recomponer la extracción diaria, corregida en
función de la eficiencia (Ea) y considerando la fracción de lavado(LR).
Un método auxiliar que nos permite apreciar en qué medida se están
manteniendo constantes las dimensiones de los bulbos son los tensiómetros.
Para ello se utilizan en un bulbo húmedo TRES tensiómetros diferen-
tes:
.-Uno con la cápsula cerámica situada a 25 cm. de profundidad y
situado a 3/4 del radio del circulo mojado del bulbo, contado a partir del
punto del suelo en que cae la emisión del gotero.
.-Otro con la cápsula cerámica situada a 50 cm. de profundidad y
situado a 1/2 del radio.
.-Otro, finalmente, con la cápsula cerámica situada a 75 cm. de
profundidad y a 1/4 del radio.
Cuando el mas exterior (el más superficial) supera los 0,30 kglcrnl2 es
que el bulbo desciende de tamaño. El intermedio debe estar siempre por
debajo de 0,20 kglcml2. Y el más próximo al emisor no debe superar los
0,10 kglcml2.
La forma que adquieren los bulbos en el suelo es función de las carac-
teristicas de transmisividad hidraúlica de ese suelo, del caudal del emisor
y del tiempo de actuación. En suelos de texturas finas se logran superficies
horizontales de bulbo más amplias ( bulbos "gordos· )que en suelos de textu-
ras gruesas, en los que, por contra, se obtienen bulbos más "altos" que
"gordos".
Es ya clásica la tabla de KARMELLI y KELLER (1.974) que hace el
pronóstico del porcentaje de suelo mojado que se logra con diferentes den-
sidades,de emisores, en tierras de diferentes texturas y con emisores de
diversos caudales.
( f'g:1S-C )
¡
(
F .lllCENTAJE DE SUELO MOJADO (KarmelR YKelIer)
CAUDAL DE lOS eMISoRES
....
.............. 1,5 ;11'1
2.0 lIh ".OLlh SIIh .
ENTRE lOS (m.tn::4)
s G .. F
G .. F G .. F G .. F
(m.) 0.2 0.5 O.• 0.3 0.7 1.0 O••
',0
1,3 1,0 1,3 1,7
-
-.
- -
PORCENTAJEDE SUELO MOJADO'
- - - -
o:S-
,.
ii8
;¡¡; ;¡¡-
'00
;¡¡; ;¡¡; ;¡¡;
'00
;¡¡;
'00
;¡¡;
1.0 33 70 lOO
""
00 lOO 00
'00
lOO lOO lOO lOO
1,2 2!1 SO 02 33 07
'00
07
'00
lOO
'00 '00 '00
1,5 3l
"
73 2ll 53 00 53 00
'00
00 lOO
'OO
2,0 1S 3S 55 20
'"
00
""
00 00 00 00
'oo
2,5
'2
2lI ... ,.
32 .. 32 .. .. .. .. 00
3,0
'O
23 37 13 2ll
""
2ll
""
53
'"
53 07
3,5

3l 31 11 23 .. 23 .. .. .. .. 57
4,0

,.
2ll
'0
3l 30 3l 30
..,
30
""
SO
4,5 7 1. 24

l. 2ll 1. 2ll 30 2ll 30 ...
5,0

,.
22

,.
24
,.
24 32
'"
32
""
.,0 S
'2
,.
7
,.
20
,.
20 27 20 27 ..
- -- -
M = TexiUñ. media
-
Fa Tulunllina (oroIIIosa) G= Textura gNeA (arenosa)
)
Los expertos que hacían diseño de riego localizado en frutales usaban
de esta tabla planteándose como objetivo lograr mojar más del 4D % de la
superficie a irrigar.
Seguidamente se ofrece un método alternativo al de las viejas tablas
de Karmelli y Keller, diseñado por el autor de este documento.
PERMEABIUDAD EN
4
• •
10 12 lS 20
1CXT\JR,A A IW Fl F FA, NF
'"
A 1,00 0,00 O,SO 0,42 0,38 0,32 0,2>
Emisor 2lJH

"'"
52!S 300 300 2llO 2llO lSO
e 220 100 130 .. SO 30
,.
r O 00 56 SO 42 28 15 la
A 2.00 ',00
1,00 0,04 O,7Cl 0,04
O.""
Emisor4lJH

1400
'''''''
"'"
000 S20 «Xl 300
".
e
"'"
320 280 170 lOO 00 3S
O 120 110 m es so 30 20
A
',!Xl
3,20 2.00 1,eo 1.52 1,2lI 0,.80
em-elJH

2.000 2.100
'400
l.2llO 1."'" 000 000
e 800 ... .20 ... 2IXl 120 70
O ...
=
230 170 112 00
""
A.: Sec:ciOrl de cMg:¡ (m2) • 3D cm.
B. 01 buttlotlefm m. de
e de 0..,Ilol ael butbo • 1ilIIp.cidad de c.mpo.
o. l.iVaI die humeo.cl UtiC., ... bUlbo..m 0,2 y, ,5 kQ'cm2" :",
2.3.5, VOLUMEN DEL BULBO HUMEDO A CREAR.
Al estudiar antes el cálculo de las necesidades diarias de riego locali-
zado (NDRL) se veía que, en una determinada plantación de melocotonero
a marco de 5 x 3 m. , ascendian éstas, en Julio, a 79litros/árbolldía,
(
)
La superficie mínima a mojar por árbol debe ser 2,70 m12., es decir,
las superficies de bulbo que debemos lograr por cada árbol no pueden ser
de menos de 2,70 m12.
En el caso de «nuestros» melocotoneros vamos a «colocarlos» en
dos situaciones dispares:
-Una de las plantaciones la vamos a situar en un suelo de textura
FRANCA (E). Caso que denominaremos « A «
-La otra plantación la vamos a situar en un suelo de textura
ARENOSA-FRANCA (Ar-F). Caso que denominaremos « B «
Consultamos el caso « A « en las tablas y obtenemos:
"CON GOTEROS DE 2 UH. Necesitamos 2,7/0,42·6,42.- O sea 7 goteros por árbol.
Demasiados goteros por Mbol: SOLUCION DESECHADA.
" CON GOTEROS DE 4 UH. N."...ltamos 2,7/0,64·3,21 .- O sea 4 golleros por árbol. I
Nos garantizan 340 L útiles de agua entre 0,2 y 1,5 kgJcm.2· 340 179 • 4,3 dlaSi
de necesidades. PUEDE SER UNA BUENA SOLUCIÓN. I
- CON GOTEROS DE 8 UH. Necesitamos 2,7/1,88·1,8.- O sea 2 goteros por árbol.i
Nos garantizan 340 L útiles de agua entre 0,2 y 1,5 kgJcm.2. 340 179·4,3 dlas¡
de _Idades. PUEDE SER UNA BUENA SOLuClON., pero s, se puede solu :
clonar con gotero de 4 L'h (y en este caso si que se puede) es mejor la solución I
de los de 4 L'h.
La decisión a tomar en este caso parece sencilla. Instalaremos cuatro
goteros de 4 11h. por árbol.
Consultamos el caso « 8 « en las tablas y obtenemos:
- CON GOTEROS DE 2 UH. Necesitamos 2,7/0,32 - 6,42.- O sea, 7 goteros por
árbol.-Oemasiados goteros por árbol: SOLUCION DESECHADA.
- CON GOTEROS DE 4 UH. Necesitamos 2,7/0,64 = 4,21 ." O &ea 5 goteros por
árbol.- Demasiados goteros por árbol: SOLUCION DESECHADA.
• CON GOTEROS DE 8 UH. Necesitamos 2,7/1,28·2,11.- O ..... 3 goteros por I
árbol.-Nos garantizan 180 L útiles de agua entre 0,2 y 1,5 kg./cm.2· 180 179 ·2,27dlas
de necesidades. Es una escasa reserva de agua y una mala solución.
Estamos, en este caso « 8 le en uno de los típicos en que se debería
pensar en la microaspersión o en la microdifusión para lograr el riego loca-
lizado de esta plantación. Y es que la textura del suelo es poco favorable
para lograr la superficie mojada mínima precisa, debido al pequeño poder
de transmisión hidraúlica horizontal.
fi
l'
~
( P¡¡:1l6 )
Il
i'
(
. 2.3.6. HORAS DE RIEGO
)
«Nuestos» viejos amigos, los melocotoneros a 5 x3 m en tierra Fran-
ca, con necesidades de 79 I./árbolldía en el mes de julio, «fueronlt equipa-
dos con cuatro goteros de 4 11h. por árbol.
La reserva de agua útil creada así (340 1.) permite una reserva válida
para 4,3 días.. El tumo de riego máximo admisible (días entre riego y riegO)
será, por tanto, de 4 días.
Regar con un tumo tan largo, no obstante, es un grave error que atenta
frontalmente contra las premisas técnicas que sirvieron para desarrollar la
tecnología del riego localizado.
En efecto, si damos lugar a grandes oscilaciones en el tamaño del
bulbo (tumo de riego largo) conseguimos que la conductividad y la tensión
superficial de la parte más extema del bulbo (la sometida a contracción y
exr',sión) hagan de esa zona un inhóspito paraje, poco adecuado para la
vid.: je las raices allí situadas.
Como consecuencia se situarán en esa tierra, tan mutable y conflicti-
va'JY pocas raíces extractoras de agua, y las que se instalen tendrán, en
caoa tumo de riego, bastantes horas de bajos niveles metabólicos.
'o más razonable en riego localizado es regar todos los días, con lo
• CUE' consigue:
- Mantener los bulbos con una dimensión casi constante.
- Lograr en el interior del bulbo una conductividad muy baja y una
tensión superficial también muy baja.
Actuando asi, todo el bulbo (el centro y la periferia) pasará a ser una
apacible estancia para las raíces, que estrán situadas en una cómoda fran-
ja de constarntes fisico-químicas.
Cada árbol deberá recibir, cada día del mes de Julio, 79 litros de agua
a través de goteros de 4 IIh cada uno.
( ........ '. )
'-----------_--..:..!!.:.:
UlrOI Ilorboll di.
Horas/dio d<>rIego • -------- _
Nimef'o de got...,. • Coudal de codo gotero
Debe recibir, por tanto, 79/ ( 4 x 4 ) =4,93 horas de riego diarias.
«Nuestros» melocotoneros ocupan, por ejemplo, CUATRO hectáreas.
Si quisiéramos regar las CUATRO hectáreas AL MISMO TIEMPO nos
haría falta un caudal instantáneo de:
4 l/h x 4 got./árbol x 666 arb.lHa. x 4 Has. =42.624 litros/hora =11,84
litros/segundo. Caudal que utilizaremos durante 4,93 horas cada día (a efec-
tos prácticos cinco horas/día).
Imaginemos un segundo caso. En el diseño de riego se han partido las
cuatro hectáreas en cuatro sectores de riego independientes de UNA hec-
tárea, cada uno...
El caudal preciso será, obviamente, la cuarta parte del que precisába-
mos antes, es decir de 2,96 litros/segundo, con la diferencia de que ese
caudal precisamos usarlo durante cuatro veces más de tiempo, ya que re-
garemos primero, y durante casi cinco horas el sector número uno, pasare-
mos seguidamente durante otras casi cinco horas al sector número dos, y
así hasta completar el riego de los cuatro sectores.
Veamos el primer caso:
1 .precisamos un caudal de casi 12 litro5Isegundo.
2 -UlS tubarlas para transportar ese caudal deben ser de 110 mm de diam.
3 -Los motores a usar, de ser precisos, deben tener una potencia coherente
con el caudal a Impulsar.
4 -Unas CINCO horas bastan para hacer el riego de cada die.
Veamos el segundo caso:
1 -él caudal preciso es de sólo unos 3 Usg.
2 -Tuberla de 75 mm. de calibre basta para transportar ese caudal
3 -De precisarse motores para Impulsar e' 8g1M1, pueden tener una
potencia de sólo el 25 % de la precisa en el anterior caso.
4 -él tiempo de riego diario pasa a ser de casi 20 horas
Los tres primeros puntos ofrecen claras ventajas en favor de la segun-
da opción. El cuarto punto, sin embargo, (el tiempo de riego) ofrece una
clara desventaja, que se puede superar fácilmente mediante automatismos
de riego muy sencillos, económicos y fiables, que liberan del trabajo de
abrir y cerrar llaves cuatro veces al día y todos los días.
( Pg:58 )
I
(
2.3.7. CAUDAL DE AGUA DISPONIBLE

)
"
Veamos varios casos que pudieran suceder con el origen y caudales
disponibles de agua en «nuestra» plantación de cuatro hectáreas de melo-
cotoneros.
A) .- El agua proviene de una acequia que manda agua suficiente
para la semana durante un sólo día a la semana.
B) .- El agua proviene de un pozo con caudal de 61/sg.
C) .- Proviene de un sistema de riego a presión a demanda.
Veamos los tres casos:
(A).- Puesto que sólo se dispone de agua un día de cada siete, es
preciso, obligadamente, hacer un embalse que acopie las necesidades de
T 7 días. La capacidad minima del embalse deberá ser de : 7 días x 79 litros!
árbol/día x 666 árboleslha. x 4 hectáreas =1.473.192 litros. Pensando en
las pérdidas por evaporación el embalse debería ser de 1.600 a 1.700 ml3
de capacidad.
(B).- El caudal que suministra el pozo (6 IIsg.) sería suficiente para
regar, directamente ysin necesidad de ningún tipo ce embalse, las cuatro
hectáreas, si están seccionadas, como mínimo, en DOS sectores, ya que el
consumo instantáneo preciso para regar a la vez las 4 Has. debe ser, como
se ha visto antes, de 12I/sg., que es, aproxímadamente, el doble del caudal
que suministra el pozo. Aún teniendo el usuario de este sistema una
sectorización adecuada, habría que recomendane que disponer de un pe-
queño embalse con el consumo de un día de agua le daría una razonable
dosis de seguridad adicional.
rc).- Tiene suerte este usuario. No necesíta ni embalse ni grupo de
presión ninguno.
( Pg:1I9 )
(
2.3.8. DESCRIPCION GENERAL DE UN SISTEMA STANDARD DE RIE-
GO LOCALIZADO Y DE SUS COMPONENTES.
Un sistema de riego localizado consta de:
-CABEZAL DE RIEGO
-RED DE TUBERIAS CON SU CORRESPONDIENTE VALVULERIA
-EMISORES
2.3.8.1. CABEZAL DE RIEGO
Es el conjunto de aparatos utilizados para el bombeo, filtraje, fertiliza-
ción, controles de presiones, de caudales y de tiempos, etc en un sistema
de riedo localizado.
2.3.8.1.1. FILTROS DE ARENA
Consisten en tanques metálicos o de materiales plásticos, resistentes
a las presiones estáticas y dinámicas de la red de riego, llenos de sílice
calibrada de diferentes grosores, situada en forma de pisos.
Su finalidad es retener la materia orgánica que lleva el agua, algas
incluidas. En ocasiones, por delante de los filtros de arena se sitúan los
HIDROCICLONES, o separadores de cuerpos pesados, pero, en condicio-
nes normales, los filtros de arena son los aparatos que reciben el agua,
(venida mediante una toma en una red a presión o impulsada por una
motoboml5a), en el cabezal de riego. La arena a utilizar es recomendable
sea, en casos normales, del calibre nO 2 para el lecho del filtro (1,5 a 3 mm.
de calibre) y del nO 1 (entre 0,7 y 1,2 mm. de calibre) en la otra mitad de
altura del filtro.
Cuando las aguas proceden de pozos subterraneos y se incorporan
directamente a la red de riego sin pasar previamente por un estanque no es
preciso instalar filtros de arena.
El caudal filtrado óptimo se estima en unos 50 mI3 hora por metro
cuadrado de superficie filtrante (1,4 I/sg/m2).
El uso del filtro de arena lo va colmatando y la presión diferencial del
agua entre la entrada y la salida de filtro, que en condiciones normales
puede ser de 0,2 a 0,3 kglcml2 llega a valores de 0,6 kglcml2. Esta última
cifra marca el máximo admisible.
(
Pp;80 )
; I
,
(
Cuando se llega a este límite hay que proceder a la limpieza del filtro
mediante una inversión en el flujo del agua que lo atraviesa. Para ello los
filtros de arena suelen situarse, en instalaciones de una cierta dimensión,
en paralelo con, al menos, tres filtros, usándose el agua filtrada para hacer
el retrolavado de otro filtro, sin que sea preciso suspender el suministro de
agua a la red de riego.
Cuando la colmatación de los filtros de arena se produce en pocotiempo
(a veces en una hora de filtrado se colmata un sistema de filtraje bien
dimensionado) es interesante instalar automatismos de retrolavado, bien
mediante presostato diferencial, bien por mecanismo de tiempo.
De lo aquí dicho se desprende lo interesante que puede resultar hacer
un pre-tratamiento de las aguas que se van a usar para aminorar la presen-
cia de algas. Si se dispone de una balsa habrá que luchar contra las algas
en élla, aportando alguicidas adecuados en dosis adecuadas o, si es posi-
ble, cubriendo la balsa, para así evitar la luz, que es la que induce la repro-
ducción y consiguiente proliferación de las algas.
2.3.8.1.2. INYECTORES DE FERTILIZANTES
Los tipos más usados son:
a) Tanques difusores
b) Inyección por efecto venturi.
c) Bombas de inyección hidraúlica
d) Bombas de inyección eléctrica.
La fertirrigacíón es, en estos momentos, uno de los temas más estu-
diados por los centros de investigación en los riegos de alta frecuencia, y la
incorporación de los fertilizantes a la red, en sus aspectos mecánicos, de
química del agua, etc. parte importante de los mismos.
El mejor inyector a instalar en una red es aquel que se puede instalar
con los menores problemas.
El más simple es el tanque difusor, en cuyo interior hermético se sitúa
el fertiliza,nte a disolver. TIene una entrada y una salida de agua que se
conectan a la red. Mediante un estrangulamiento en la tubería de salida del
tanque hacia la red hacemos que el agua circule dentro del tanque en un
determinado sentido, con lo cual se va disolviendo el fertilizante e incorpo-
rándose a la red.
( Pg:81
)
)
La regulación se hace mediante una llave de paso en la manguera de
salida o en algunos tanques en una llave situada en el propio tanque.
,
El difusor de efecto venturi aprovecha la depresión que se genera al
aumentar la velocidad de circulacion del agua en unWpsula «ad hoc»
como fuerza para succionar una solución valorada de fertilizante e incorpo-
rarla a la red de riego.
Las bombas, hidraúlicas y electricas, inyectan en la red de riego, bom-
beando por medio de un pistón, la solución fertilizante. Las hidraúlicas ob-
tienen la energía que precisan de la presión existente en la propia red de
riego; las eléctricas funcionan independientemente de la presión de la red
de riego.
Los dos últimos sistemas, yen cierto modo también los dos primeros,
permiten automatizar la fertirrigación.
2.3.8.1.3. FILTROS DE MALLAS Y DE ANILLAS
Van situados tras los filtros de arena, e inmediatamente después de la
inyección de fertilizantes.
El caudal a filtrar por un filtro de mallas depende de la superficie del
cartucho filtrante, del tamaño de los orificios del filtro y de la calidad del
agua.
Los calibres de los orificios se miden con diversas normas, as;:
I'AAAUSO;
12 20 3l S) 75 120
1200 In:) &Xl :Dl 200 13:1
. ASPI!RSION . 1lICROASP.
150 200 CD
100 S) 22
GOTeo . /lOC.I\
Para calcular el tamiz a usar la regla que se sigue es la de poner un tamaño
de orificio en el tamiz que sea la décima parte del tamaño del orificio de salida de
los emisores.
La limpieza de estos filtros se hace, también por retrolavado. No obstante
cada cierto tiempo es preciso desmontar el cartucho filtrante o la batería de anillas
y proceder a una limpieza a fondo de los mismos.
2.3.8.2. AUTOMATISMOS YCONTROLES
La pieza maestra de los automatismos es la válvula hidraúlica, con
mando manual, hidraúlico, eléctrico o automático. 'l"
¡
l
'
I
!
( Pg:1l2
)
(
..
J;
Dotada de un mecanismo contador de agua actúa de vi¡lvula
volumétrica, comandada desde un ordenador central mediante señales,eléc-
tricas puede automatizar totalmente una gran o una pequeña instalación de
riego. Dotada de pilotos diversos puede regular presiones, sostenerlas,
limitar caudales, comandar niveles de embalses, etc. etc.
Hoy se usan habitualmente los ordenadores de riego para hacer las
maniobras de riego (puesta en marcha-paro, cambio de sectores de riego, fertiliza-
ción vía riego, retrolavado de filtros, etc.) y la oferta existente en el mercado cu-
bre desde el riego de unas macetas en una vivienda particular hasta la total
automatización de miles de hectáreas de riego.
Su fiabilidad y p ~ o los hacen utilizables en cualquier dimensión de
empresa; pueden fundonar con baterías, sin necesidad de que haya red
eléctrica instalada en las parcelas a regar.
.::..~ ~
....1t,
( Pr!,S3 )
(
3.- TECNICAS DE AHORRO DE AGUA Y DE ENERGIA.
3.1, ECONOMIA EN EL USO DEL AGUA.
)
La evapotranspiración es la causa directa de consumo de agua de las
comunidades vegetales y si la eficiencia global de los sistemas de riego
alcanzara el teórico y utópico valor 100, los consumos medios de agua
(metros cúbicos por hectárea y año) en el Valle Medio del Ebro alcanzarían los
siguientes valores indicativos:
JHAS.
HMa I
CEREAL INV. lCJ5.COl 2.4Xl 252,0
CEREAL PRIM. 73.COl 5.6Xl 0,8
GIRASOL el.COl 4.ClO 176,0
ALFALFA 72-COl 5.9CD 424,8
HORT/COLAS 16.COl 5.4Xl 86,4
FRUTA DULCE 41.COl 5,700 233,7
OTRASPROD, 12.COl 4.!IOO 58,8
TOTAL 4.570
1.140,11
Pero la realidad del consumo es otra, porque .....
El regante de un viejo sistema de riego por gravedad:
- Está acostumbrado a usar agua barata y (salvo en Comunidades de usuarios en que
el uso del agua implica gasto energético) el pago del agua de riego consumida (la alfarda)
es por unidad de superficie y no por metros cúbicos consumidos, lo cual no estimula la
economía en el uso.
- Es insuficientemente conocedor de las necesidades reales en consumo de agua
que tienen sus cultivos en cada momento de su cultivo.
- Desconoce las implicaciones (a efectos de fijación de un calendario de riegos que
defina el tumo de riego y el volumen de agua aaportar) que tiene el conocimiento del perfil de
riego de sus suelos, con su textura, poder retentivo, tasa de infiltración y velocidad de
circulación del agua por la superficie.
- La nivelación de su parcela de riego no responde a las últimas técnicas.
- Los módulos de riego que puede usar, debido a insufic; _;,cia de la red secunda-
ria y terciaria de conducción, no son los más adecuados como para conseguir altas
eficiencias.
En resumen, las eficiencias medias que se consiguen (eficiencia en el uso del
agua en la operación de riego, sin contemplar las pérdidas por transporte) no sobrepa-
san Casi nunca el 75%, siendo mb frecuente una cifra en tomo al 65%
( Pg:ee
)
)
El regante de un sistema de riego a presión:
- Está acostumbrado a usar agua que le cuesta bastante dinero, y tanto más
cuanta más agua consume. La idea de economia de uso de agua la tiene bien asumida.
- Conoce, por ello, y algo más que el regante por gravedad, las necesidades
reales en consumo de agua que tienen sus cultivos en cada momento.
- Sigue siendo desconocedor (como su colega de riego por gravedad) de las
implicaciones (a efedos de fijación de un calendario de riegos que defina el tumo de riego y el
volumen de agua aaportar) que tiene el conocimiento del perfil de riego de sus suelos, con
su textura, poder retentivo y tasa de infiltración.
- Es desconocedor de la importancia de los parámetros técnicos de su instalación
de riego (mart:O, módulo de riego, presión, tipo de aspersores, seclorización, etc.) de cara a
lograr mayores eficiencias en el uso del agua.
Las eficiencias medias que se consiguen (eficiencia en el uso del agua en la
operación de riego, sin contemplar las pérdidas por transporte) no sobrepasan casi
nunca el 90%, siendo más frecuente una cifra en tomo al 85%
La ComunIdad de Regantes que admInistra una red de riego por
gravedad trata de dar a sus asoCiados el mejor servicio de riego posible y
suele lograrto en épocas de abundancia de aguas. En las temporadas con
escasez de agua la gestión es más dificultosa y es preciso vencer dificulta-
des derivadas de:
- Disponer de redes de acequias que suelen tener pérdidas de agua por infiltra-
ción y/o importantes inercias en el transporte del agua, a causa de la longitud y/o mal
estado de la red.
- Porque no están sincronizados convenientemente los tiempos de "agua en ace-
quia" y los de "uso del agua".
- Por disponer de unas Ordenanzas de riego que suelen ser copia fiel e insuficien-
temente adaptadas de las de otra Comunidad de regantes y se asumieron sin apenas
cambios.
- En esa Ordenanzas se suele encomendar al tumo de riego (ador) todas las
funciones de regulación del riego, flexibilizándolo en épocas de abundancia de agua,
tratando de que el sistema de riego se aproxime lo más posible a un sistema "a deman-
da" y haciéndolo más rigido en épocas de escasez de agua.
- Es en las épocas de escasez cuando más sube el consumo de agua de una
Comunidad de Regantes y es muy dificil encontrar mecanismos eficaces que pennitan
distribuir el agua con criterios de racionalidad y equidad.
( Pg:llll
)
( )
,
,c
Las eficiencias medias reales (infiltraciones y pérdidas por cola) que se consi·
guen en la distribución del agua (desde la captación del río o del gran canal hasta la
cabecera de parcela de riego) no sobrepasan casi nunca el 90%, siendo mlisfrecuen-
te una cifra en tomo
La Comunidad de Regantes que administra una red de riego a
presión trata de dar a sus asociados el mejor servicio y para ello tiende a
administrar el agua, si le es posible, con el criterio de "a demanda" (cada
regante usa su hidrante cuando quiere).
Para ello hubo que diseñar la red de riego con la premisa de que iba a
ser usada "a demanda", es decir, sobredimensionada, para poder atender la
demanda simultánea probable (simultaneidad obtenida por métodos estadísticos).
Si el diseño de la red se hizo para uso "a tumo" ( genera una economía en
la inversión inicial) lo ajustado de las secciones de las conducciones hacen
que los regantes deben ser previamente autorizados para usar sus hidrantes.
Cuando una red diseñada "a demanda" se modifica como consecuen-
cia de ampliaciones y/o concentraciones de hidrantes, o si se modifican
dC1aciones, o si se intensifican alternativas de cultivos con demandas más
altas en agua etc. ( y eso sucede en casi todas las redes disei'ladas Inicialmente
como de "a demanda") esa red se comporta como una red de riego "a tumo" .
La posibilidad de que la calidad del servicio en hidrante (garantía de
disponer del módulo de :.::go y la presión asignados a ese hidrante) sea la mínima
es pequeña. Como consecuencia bajará la eficiencia del riego
ya que los coeficientes de uniformidad de un riego a presión ya existente
son función de los parámetros de calidad del hidrante que le sirve el agua.
En estos casos es preciso que la Comunidad de Regantes disponga
de mecanismos para:
- Recibir las peticiones de riego para la semana.
-Analizar la compatibilidad de atender conjuntamente las peticiones existentes para
cada uno de los tumos de riego de esa semana.
- Decidir y comunicar quienes serán los regantes de cada uno de los tumos de riego
de esa semana.
Las eficiencias medias reales que se consiguen en la distribución del agua
(desde la captación oestación de bombeo hasta la cabecera de parcela de riego) suelen
alcanzar cifras próximas al
,
( Pg:67 )
J
La Infraestructura hldraúlica que nace de un pantano y sigue por
un cauce (natural o artificial), revestido o no, tiene una eficiencia que,en
ocasiones es muy alta, incluso superior al 90%, pero es normal que tome
un valor del 85% como cifra media.
Como consecuencia de la aplicación de las eficiencia, los
consumos de agua que hacen los cultivos no son los indicados en el cuadro
de la página" 64 ", sino los que ahora se.aportan :
A B C BD CE BDF CEf
CEREAL DE INVIERNO 2.4Xl 3.1Il2 2.824 4.615 2.824 5.78:1 3.S"29
MAIZ PARA GRANO 5.6aJ 8.615 6.588 10.78:1 6.588 13.462 8.23S
SORGO PARA GRANO 4.700 7231 5.519 9.038 5.529 11.298 6.912
ARROZ 6.lDl 10.615 8.118 13.269 8.118 16.5137 10.147
ALFALFA 5.lDl 9.077 8.941 11.346 6.941 14.163 8.676
GIRASOL 4.4Xl 6.78:1 5.175 8.462 5.175 10.577 6.471
TOMATE 5.4Xl 8.Dl 6.353 10.3l!5 6.353 12.981 7.941
MELOCOTON 5.500 8.462 6.471 10.577 8.471 13.221 8.CIl8
MANZANA GOLDEN 5.700 8.78:1 6.706 10.9ll2 6.706 13.702 8.382
PERA BLANQUILLA 5.700 8.78:1 6.706 10.9ll2 6.706 13.702 8.3!l2
(A¡:
(B): __""""""'10_... pwooIadelriogo. plo (es...)
(e) : ............. 10 __.. pwooIa' del riogo."- (as...)
(D): I!fic>onciadel_. __ole. Ccmu-.lole ""lI."-(8o"').
_ del_por""'. do lo do",_(100'0)
(F) : I!fidoncio del_por lo .... Ulico (80'4)
(BOl: Conoumo IIII!OO PIe +Ael!CUlAS
(CE) : Conoumo RJe<lO PRl!SICN +'l\JeeRIAS CXlMlJNIl)AC
(BOF): Conoumo _ RIEGO PIE +AC%QUW¡ COUJNIDo'ol) +
(CEF): Consumo -.1 PRfSON + 'TU1!.!fIttA.S COMUNtOAO + INl"RA.!STRlJC"T\JRA
La aplicación de estos datos nos aproximan a la realidad de los consu-
mos de agua regulada que hacen los cultivos de regadio aragoneses.
..o _. TaTAl
lll%pIo ...
e iC. HAS BDF CEf 10l10p<'eL ....,.,.
582,23
944,47
a,54
981,50
199,82
531.93
135,84
5.545
12.933
10.1ee
13.632
12.478
13.1EG
11=
10.l568
3.529
8.235
6.471
6.676
7.941
B.3B2
7.205
5._
13.462
10.577
14.163
12..961
13.702
11.718
105.CXXJ
73.CXXJ
4J.CXXJ
72.CXXJ
16.CXXl
41.CXXJ
,2.CXXJ
CEREAL INV.
CEREAL PRIM.
GIRASOL
ALFALFA
HORTICOLAS
FRUTA OULCE
OTRASPROO.
TOTAL
c'O' 'CO't
'. ' .•,> o' g , h O'?
-:. o' v-?
>," .. -,
:'O'Y\b
- C',lb"
. d\ 'X o' \, <?: El consumo REAL de agua de riego de cada hectárea de regadío es
, del orden de 10.558 m3/año. La ETc media ponderada es de 4.570 m3/año.
::. O4'-i
La eficiencia media de los sistemas de riego aragoneses alcanza un
valor del 1143,28 % 11.
El dato es preocupante ya que cada punto de eficiencia que se pierde
por encima de la razonable cITra del 65% supone la pérdida gratuita de las
( :...!P;!,;;:68=- -->J
1
.
¡
(
..
siguientes reservas de agua almacenada:
INTERVALOS
DE EFICIENCIAS
65%-60%
60% - 55%
55%·50%
50% ·45%
45% ·40%
PERDIDA EN HM3
POR PUNTO PERDIDO
DE EFICIENCIA
21,03
24,86
29,63
36,45
45,57
)
,
Expresando la idea en forma activa:
MEJORAR LA EFICIENCIA ACTUAL DE LOS SISTEMAS DE RIEGO
ARAGONESES (0C3,28%1 Y SrrUARLA EN UN m EQUIVALE A (SIN
CONSTRUIR NUEVOS VASOS EN CABECERA) DISPONER DE 1!Q9.2 HM3
MAS DE AGUA REGULADA.
srrUARLA EN EL ~ EQUIVALE A DISPONER DE 807,$ HM3
MAS DE AGUA REGULADA.
Las causas (y no ·'as culpas·, porque no hay culpables) de la baja eficiencia
actual se reparten a partes iguales entre los Regantes, sus Comunidades y
la Administración y, lógicamente, deben ser las tres partes unidas las que
diseñen y ejecuten un programa de mejora de la eficiencia del uso del agua
sin olvidar que un plan de actuación de este tipo debe contener, además de
programas de inversiones públicas y privadas en obras, programas
formativos para los usuarios del agua.
3.1,1- REGAR BIEN ES POSIBLE.
Regar "bien" consiste en lograr un uso del agua suficientemente efi-
caz, de cara al logro de los objetivos económicos que pretende la empresa
agraria usuaria de esas aguas.
Para regar "bien" habrán de considerarse, estudiarse y superarse, en
su caso, las restricciones internas y/o externas existentes en equipamiento,
tecnologia y en aspectos financieros que puedan condicionar los resulta-
dos económicos que se buscan (clima, suelo, caudales y módulos de riego, Infraestruc-
tura hidraúlica, mecanización, sistema de riego existente, mano de obra disponible, necesidades
ecológicas, etc.).
Un repaso general a los contenidos que se han redactado en los pun-
tos 1 y 2 de este documento aproximan a la idea de lo que puede ser,
técnicamente considerado, regar bien.
( Pg:l!Il )
)
3.1.2.- LA MEDICION DEL AGUA.
En el caso de los riegos por gravedad hay una total ausencia de estos
elementos de medición de caudales -problema que es común en toda España en
los sistemas de riego por gravedad- debido a que:
- El pago del agua (la alfarda) se viene haciendo, tradicional y lamentablemente,
por superficie regada y nunca por caudales consumidos, lo cual desincentiva la
economía de su uso.
- No se le ha concedido demasiada importancia a la e c o n ~ m í a en el uso del agua
de cara a la calidad del riego y su incidencia en el proceso productivo. .
La Unidad de Riegos del Servicio de Investigación Agraria de la Dipu-
tación General de Aragón ha puesto a punto diversos métodos de medición
de caudales (y divulgado por diversos métodos la necesidad yconveniencia de aforar
las aguas) para poder lograr que el manejo del riego por gravedad en parce-
la sea más eficiente.
1.- Medici6n de la velocidad del agua en una secci6n"Conocida mediante el
uso de flotador y cronómetro. !!.,
En un canal o acequia de sección mojada conocida -supongamos que la seceJón
mojada es de 20 dm2- se miden 25 metros de longitud y se coloca un flotador -una
madera,botella medio llena, etc.- en el punto marcado como CERO aguas arriba,
cronometrando el tiempo transcurrido al pasar por META.
Supongamos que ha tardado 30 segundos.
La velocidad aparente que ha llevado el flotador en su navegar ha sido, según
ello, de 25/30 =0,833 mlsg. =8,33 dmlsg.
El flotador nos ha medido la velocidad del agua en la superficie, pero la velocidad
media del canal viene a ser el 80% de la velocidad superficial. La velocidad EFICAZ del
agua será, por tanto, de 8,33 x 0,80 =6,66 dmlsg.
Siel')do el caudal igual a la sección por la velocidad obtenemos que:
Q .. 20 x 6,66" 133 litros 1segundo (aprox.)
,
L

I
(
Pg:711 )
\
(
2.- Uso del vertedero CIPOLETTI.
)
El vertedero Cipoletti es un aforador con escotadura trapecial afilada, horizontal en su
base y con los laterales de la escotadora inclinados hacia afuera con la relación 1 lateral por 5
verticales.
La medición del caudal, para una escotadura de determinado tamaño ~ d u r a cuya
dimensión debe ser coherente con el caudal a alorar· viene dada por una función en que la variable
única es la diferencia de alturas del agua entre el remanso inmediatamente anterior al vertedero
y la cota del borde afilado del vertedero. .
Para mas detalles remitimos al lector al texto "Medición del agua de riego" del que es autor
D. José M" Faci González del SIA de la DGA.
3.- El medidor PARSHALL
El medidor Parshal1 consiste en un tramo de acequia prefabricada en hormigón que tiene
un estrechahento especial y un especial disei\o de su fondo y se puede instalar en cuaiquier
acequia de tien u hormigón, sustituyendo un tramo de la misma por este aparato.
La medición se hace por diferencia de leduras entre las regletas situadas en dos puntos
diferentes del aforador.
Hoy se ha automatiZado la lectura por medio de emisores-detedores de distancia que
funcionan mediante radiación infrarroja. que están situados sobre el aforador en los dos puntos
que corresponderían a las regletas. Cada cierto tiempo -normalmente cada 10 segundO&- realizan
un aforo que es integrado para períodos concretos de tiempo y calcular así el caudal consumido
por un usuario en un tiempo dado.
Para mas detalles, como ya se ha dicho antes, remitimos al lector al texto "Medición del
agua de riego" del que es autor D. José M" Fael González del SIA de la DGA.
3.2. POTENCIA PRECISA PARA DAR PRESiÓN AL AGUA.
La potencia precisa para dar presión a un determinado caudal de agua
viene dada por la siguiente fórmula:
Q (Usg) x H Cm) x 9,81
1.000 x r
En la que:
kW" KiloWlltios de potencia precisos
Q =Caudal de agua a impulsar en litros por segundo
9,111" Es el valor de la aceleración de la gravedad en m/sg2
r lO Es el rendimiento en tanto por uno asignado al sistema impulsor
~ Para obtener la potencia en Caballos de Vapor ( CV) basta multiplicar
¡ el resultado en kW por la constante 1,36 .
( Pg:71 )
(
Los valores admisibles para" r" deben ser superiores a 0,70 Ydesea-
ble que estén próximos a 0,80.
Supongamos un caso que bien pudiera ser real.
Dos explotaciones agrarias (de 100 Has. cada una) tienen situada su
superficie de cultivo a 80 metros de altura sobre fa captación de agua y se
riegan mediante riego por aspersión, para lo cual bombean cada una de las
dos empresas desde el río hasta sendos embalses situados a 120 metros
de altura manométrica sobre el río, y de allí baja el agua a presión (por la
acci6n del desnivel) desde el embalse hasta la zona de cultivo.
Vamos a llamar: ALFA y BETA a esas dos explotaciones, que llevan la
misma altemativa de cultivos, formada por:
ALFALFA: 30 Has. + GIRASOL: 40 Has. + MA!Z: 30 Has.
Esta altemativa de cultivos, tiene, en esa zona climática, las siguien-
tes necesidades diaria medias de consumo de agua bruta a elevar:
~ nm'd!! m1!dlII1OO Ha&.
Mz 0,80 800
Ab 1,00 1.000
My 2,40 2.400
Jn 4,90 4.900
JI 7,30 7.300
Ag 6,00 6.000
Sp 3,10 3.100
Las elevaciones de aguas que poseen cada una de las dos explotacio-
nes (equipadas con energía eléctrica en ambos casos), se han diseñado con los
siguientes criterios diferentes.
ALFA: Tiene una instalaci6n de 250 kW. (En eV=250 x 1,36 = 340 ev.) que
eleva, con un rendimiento en los grupos del 75% :
kW x 1.000 x r
Q=----- '" 159,27 IJsg. = 575 m3Jhora.
H x 9.81
Cada m3 elevado consume:250 (kW) 1573 (m3Jh) = 0,436 kilowatioslhora ( kWh )
BETA: Tiene una instalaci6n de 140 kW. (En eV=140 x 1,36 = 190 ev.) que
eleva, con un rendimiento en los grupos del 75% :
kWx1.000xr
H x 9,81
Cada m3 elevado consume:140 (kW) 1321 (m3Jh) = 0,436 kilowatioslhora ( kWh )
En a,mbos casos, el consumo energético por m3 de agua elevada es el
mismo y es lógico porque cada m3 hay que elevarlo a la misma cota.
Q. ----- " 89,19 I.lsg. = 321 m3Jhora.
Pg;72 )
¡
!
,
1
'1
I
,
( )
Voluntariamente no se ha empleado la etpresi6n "altura geométrica" y
si el de "altura manométrica" debido a que el primer concepto expresa,
simplemente, la diferencia de cota topográfica entre origen y destino de
una impulsión, mientras que el segundo -·attura manométrica·- define ( para un
caudal de agua determinado circulando por una tubería de un material específico -FC,
PVC, Hormigón, Acero, Aluminio, etc.- con una sección hidraúlica Concreta) la suma de
la cota diferencial MAS las pérdidas de carga que se producen en la red al
fluir el agua por élla.
3.2.1. TARIFAS ELECTRICAS.
Las tarifas eléctricas (y entre ellas las específicas para riegos agrícolas) se
rigen por el RO 1538/87 de 11 de Dicbre. por el que se estableció el conjun-
to de nonnas que definen el proceso de detenninación de la tama eléctrica
'Je las empresas gestoras del servicio.
. ¡
i El RO 2550/94 de 29 de Oicbre. y la OM de 12 Enero (BOE 31-XII-94 y
1"- as) actualizaron ydesarrollaron los contenidos del RO. citado.
Las tarifas vigentes para riegos agrícolas son:
R.o. - Suministro de energfa en Baja Tensión.
- Para riegos agrico1as o forestales.
- No admite aplicación de complementos de es1acionalidad ni interrumpibilidad
- Admite aplicación de complementos por energía reactiva.
- Aplicación de complementos por discriminaCión horaria (excepto el tipo 5)
R-1. - Sumini--"" de energía en Atta Tensión hasta 36 kV. (No depende de 106 deseos del
usuario s .1e la clase de conducciones que disponga la empresa eléctrica en esa área)
- El reste j¿ las especificaciones es el mismo que para la tarifa R.o.
R-2. - Suministro de energía en Atta Tensión entre 36 y 72,5 kV.
- El resto de las eSpecificac·)nes es el mismo que para la tarifa R.o.
R-J. - Suministro de energía en.; 1a Tensión a más de 72,5 kV.
- El resto de las especificaciones es el mismo que para la tarifa R.o.
El recibo mensual de energía eléctrica consta de varios sumandos:
;
;
(
1.- TERMINO DE POTENé; 'A: se paga por la potencia contratada, se haga o no
uso de él/a.
2.- TERMINO DE ENERGIA: Se paga por los kWh. consumidos realmente, apli-
cándose recargos ylo descuentos al precio de la energía consumida según el ho-
rario en que se ha usado.
3.- ENERGIA REACTIVA: Es un recargo o descuerno porcentual que se aplica a
la suma de 1 + 2 y es función del factor de potencia (C06eIlO de FI) del usuario.
4.- ALQUILER DE APARATOS DE MEDIDA: Si no son de propiedad del usuario.
S.- IVA (16%) sobre la suma de los 4 anteriores conceptos
PD:73 )
..
Las discriminaciones horarias a que se puede acoger cualquier usua-
rio de una tarifa de suministro eléctrico para riego pueden ser de' cuatro
tipos diferentes, y los horarios que definen qué horas son puntas (caras, con
recargos sobre los precios de tarifa), llanas (a precio de tarifa) Ovalles (con descuen-
tos sobre los precios de tarifa) son diferentes en las diversas ZONAS de aplica-
ción en que se ha dividido el territorio nacional.
Aragon, junto a Cataluña, forman la ZONA 2, Ya partir de ahora nos
referiremos únicamente al diferente régimen, que a los sólos efectos de
fijar los horarios de discriminación, tiene esta Zona.
Los Tipos de discriminación horaria a que se puede acoger volunta-
riamente una empresa agraria aragonesa o catalana son los siguientes:
(
Tipo 1
Tipo 2
Tipo 3
Tipo 4
• Para quienes contratando menos de 50 kW. de potencia no opten por
ningún tipo de discriminación horaria.
- El coeficiente de recargo sobre todo el TERMINO DE ENERGIA consu-
mido es del 20%.
- Hay que estar equipado con contador de doble tarifa.
- De 9 a 13 horas en invierno y de 10 a 14 en verano son (todos los dlas
de la semana) horas punta y los kWh consumidos se facturan con un re-
cargo del 40%.
o Hay que estar equipado con contador de triple tarifa.
- Son HORAS PUNTA de las 18 a las 22 horas (en inviemo) y de las 9 a
las 13 (en verano) en ambos casos todos los días de la semana y los kWh
consumidos en ellas tienen un recargo del 70% sobre el precio de tarifa.
- Son HORAS VALLE de las Oa las 8 horas (en invierno y verano) todos los
días de la semana y los kWh consumidos en ellas tienen un descuento del
43% sobre el precio de tarifa.
- Son HORAS LlANAS Ylos kWh consumidos en ellas se facturan a pre-
cio de tarifa el resto de las horas de todos los días de la semana.
- Hay que estar equipado con contador de triple tarifa y discriminación de
sábados, domingos y festivos.
- Son HORAS PUNTA de las 17 a las 23 horas (en invierno) y de las 9 a
las 15 (en verano) de los días de la semana lunes a viernes. Los kWh con-
sumidos en éllas tienen un recargo del 100% sobre el precio de tarifa.
o Son HORAS VALLE de las Oa las 8 horas (en inviemo yverano) de los
dias de la semana lunes a viernes más las cuarenta y ocho horas del sá-
bado y domingo. Los kWh consumidos en ellas tienen un descuento del
43% sobre el precio de tarifa.
o Son HORAS LLANAS Ylos kWh consumidos en ellas se facturan a pre-
cio de tarifa el resto de las horas de la semana.
)
I
1
(
...
)
El complemento por energía reactiva es un recargo o descuento por-
centual que se aplica sobre la suma de los importes del término de potencia
y el de energía.
El recargo (máximo del 470/0) Oel descuento (máximo del-40/0) se obtiene
mediante la siguiente fórmula:
17 (Wr"2 + 1)
Kr% =----- -21
Wa"2
En la que:
Kr% =Descuento o recargo porcentual aplicable.
Wr"2 =Lectura mensual de los kVArtldel contador de reactiva ele-
vada al cuadrado.
Wa
A
2 =Lectura mensual de los kWh del contador integrado de ac-
tiva elevada al cuadrado.
Las tarifas eléctricas vigentes para el afio 1995 son las siguientes en
pts. mensuales (el término de potencia) y en ptslkWh (el término de energía):
DPO DE IABlfA
R.O En baja tensión
R.1 No superior a 36 xV.
R.2 Mayor de 36 y no superior a 72,5 kV.
R.3 Mayor de 72,5 kV.
TERMINO TERMINO
POTENCIA ENERG!A
59 13,82
86 11,87
83 11,17
78 10,79
¡
El uso adecuado de las posibílidades que ofrecen las discriminacio-
nes horarias y disponer de un buen factor de potencia en la instalación
eléctrica puede generar importantes economías energéticas.
Veamos un ejemplo, para lo cual recurrimos a nuestras conocidas ex-
plotaciones ALFA y BETA:
ALFA: Sabemos que tiene una instalación de 250 kW. (340 CV.) que le
eleva 159,271/sg. (575m3/hora) con un rendimiento en los grupos del 75%.
Necesitará usar su sistema de riego al siguiente ritmo (en horas/día):
~ HORAS!DlA
M1: 1,396
/V) 1,745
My 4,188
Jn 8.551
JI 12,740
Aa 10,471
Sp 5.410
e
Pg:7S )
(
..
BETA: Tiene una instalación de 140 kW. (190 CV.) que le eleva 89,191/sg.
(321m3/hora) con un rendimiento en los grupos del 75%.
Necesitará usar su sistema de riego al siguiente ritmo (en horas/día):
MES ltORASIDIA
Mz 2,492
Ab 3.115
My 7,478
Jn 15,268
JI 22,749
Ag 18,697
Sp 9.659
Tanto ALFA como BETA tienen un contrato de suministro de energia
eléctrica con tarifa R-D (Energía servida por la compañía eléctrica en baja tensión),
y la discriminación horaria del contrato, en ambos casos, se hizo de tipo 3
(En la discriminación horaria de tipo ·3·, como sabemos, cada día tiene para el término de
energía:
·HORAS LLANAS: 12 horas diarias de uso a precio de tarifa para el término de energía.
-HORAS VALLES: 8 horas diarias con una reducción en el término de energía del 43%
-HORAS PUNTA: 4 horas diarias en que el kWh. consumido tiene un recargo del 70%)
Las tarifas eléctricas vigentes en 1995 (BOE de 14-Enero-1.995) indican
que los importes MENSUALES a pagar por los usuarios de fa tarifa R-O con
discriminación horaria de tipo 3 serán:
TERMINO DE POTENCIA
59 ptsIkwH.contratado/mes.
TERMINO DE ENERGIA
13,820 ptsIkwH las horas LLANAS
7,877 ptsIkwH las horas VALLE (tras haber descontado e! 43% al importe de las horas lanas)
23,494 ptsIkwH las horas PUNTAS (tras aplicar recargo de! 70% al importe de las horas llanas)
ALFA pagará durante el año por las doce facturas eléctricas la canti-
dad total de 3.656.294 pts. Cada hectárea de riego le costará 36.562 pts
de energía, como se observa en el CUADRO n°1
(Se da por supuesto que no se consume energía reactiva, que los aparatos contadores son
de propiedad del usuario tanto en el caso de ALFA como en el de BETA, y que los datos de los
CUADROS n°1 y 2 son en pts.)
BETA pagará durante el año por las doce facturas eléctricas la canti-
dad total de 4.456.671 pts (800377 pis más que ÁLFA). Cada hectárea de
riego le ha costado a BETA: 44.566 pts de energía, como se observa en el
CUADRe;> n°2. (Unas 8.000 PTS/ha. más que a ALFA).
l'
;!
" ¡
( Pg:711 )
I
J
)
,1
I
--
,.

Se podrá opinar que 8.000 pts más de gastos por hectárea cultivada
de regadío no es mucho... que no pueden ser la causa de un mal ejercicio
de esa empresa agraria. De acuerdo, pero las circunstancias por las que
pasa la agricultura actual obligan a todo empresario inteligente a no gastar
ni un sólo céntimo que no sea estrictamente preciso g¡:¡star.
BETA, de querer abaratar costes, lo tendrá difícil, porque su instala-
ción, que se diseñó con peor criterio que la de ALFA, necesita unas inver-
siones para hacerla menos costosa.
CUADRO N" 1
COSTE ENERGETICO A PAGAR POR AlFA
TERMINO
II!!8MINQ OC I:NCr!gIA
IV' TOTAL
~ POm<C!A l!&ü ~ E'UNTAS IQIA!.
-
.En
En 14.750 O O O O 2.JOO 17.110
Fb 14.750 O O O O 2.3190 17.110
Mz 14.750 82.472 O O 82.472 15.555 112.m
Al> 14.750 lm.cm O O 1= 18.854 136.e94
I.ty 14.750 247.416 O O 247.416 41.1146 :lO4.112
Jn 14.750 472.620 57.111 O 529.731 87.116 631..597
JI 14.750 472.620 <G1.3l1 O 963.921 156.587 1.136.258
Ag 14.750 472.620 :!56.1le O 728.739 118.966 862.447
Sp 14.750 31e.EDl O O 319.EDl 53.497 387.856
Oc 14.750 O O O O 2.JOO 17.110
Nv 14.750 O O O O 2.3190 17.110
De
~ -.J1 ~ O ----l1
23!D 17110
ln.CIXl 2.170.447 804.531 O 2.l174.m 504.316 3.656.294
CUADRO N"2
COSTE ENERGETICO A PAGAR POR BETA
TERMINO TC"MINQ De: I!N!RGIA
IV'
TarAL
~ f'QIE!lQ6 ~ llANAS fllH:f!M IQI&.
-
fIli
En 8.850 O O O O 1.416 10.265
Fb 8.850 O O O O 1.416 10.265
Mz 8.850 88.332 O O 88.332 15.541 112.731
Al> 8.850 110.415 O O 110.415 1S.CIl2 138.347
I.ty 8.850 283.572 O O 265.DeIl 43.826 317.744
Jn 8.850 283572 451.995 O 736.5E13 11S.106 863.524
JI 8.850 283.572 746.200 170.96:1 1.2lXl.812 193.545 1.4)3.207
Ag 8.850 283.572 665.246 O 948.818 153.226 1.110.ll94
Sp 8.850 283.572 103. 173 O 386.745 63.295 458.860
Oc 8.850 O O O O 1.416 10.265
Nv 8.850 O O O O 1.416 10.265
De
~
O
----l1 O ----l1 ~
102ll6
106.2lXl 1.5Il6.1m 1.966.!ll5 170.96:1' 3.736.758 614.713 4.458.671
,
Pg:n )
(
3.2.1. USO DE MOTORES DE GASOLEO
)
En los motores de gasóleo modernos se ha conseguido que el consu-
mo específico sea del brden de 200 cm3 de gasóleo por CV eficazmente
cedido.
(NOTA).- Los motores de gasóleo modemos que se instalan para trabajar estáticamente a
régimen continuo de par máximo, lo consiguen con diseños que ruedan a un bajísimo
número de revoluciones por minuto (1.000 a 1.500 rpm.) A esas rpm. la durabilidad y la
fiabilidad del motor de combustión se puede comparar con la del motor eléctrico.)
El precio del gasóleo para uso agrícola está sometido a variaciones
de precio frecuentes, pero se va a usar el PVP que tenía el día 23-VII/-95,
que era de (IVA induído) 45,40 ptsllitro.
El coste en combustible del CV/hora s ~ sitúa así en.9,OB pts. El coste
en combustible del kWh se sitúa en 12,349 pts. y añadiéndole el gasto en
lubricante (se estima que supone entre el 10% y el 15% del coste del combustible. y
se toma como dato medio el 12.5%) el coste energético del kWh de gasóleo se
sitúa en 13,893 pts/kWh.
En 3.2.1. (Tarifas eléctricas) se veía que en las tarifas eléctricas vigentes
para 1995 el kWh de la tarifa R.O se vende a 13,82 pts + 16% de IVA =
16,03 pts. y que en un programa de uso de la energía eléctrica en que la
estructura del consumo sea de un 40% de horas valle ya un 60% de llanas,
el precio real de uso se puede situar en 13,272 ptslkWh.
Los costes energéticos son casi exactamente iguales de usarse ener-
gía eléctrica o gasóleo, pero hay otros muchos aspectos a considerar, ya
que la fiabilidad de la energía eléctrica, los bajos costes comparados de las
inversiones a hacer en motores (si se dispone de energía en el lugar de instalación
del consumo) los bajos costes de mantenimiento de lo eléctrico. etc. crean
unas nuevas condiciones para tomar decisiones.
,
I
"
.,
j
"
11
I
l
¡
1
,
( Pg:78 )
,
\
! 1
i ¡
r
[
l. i
"
a
\
(
3.2.2. PERDIDAS DE CARGA EN TUBERIAS
)
T
...
"
El agua, al circular por las tuberías de transporte, en su roce con las
paredes intemas, o cada vez que existe un estrechamiento puntual o un
cambio de dirección, pierde parte de su energía.
En los diseños de conducción de agua se procura que los accidentes
puntuales (curvas, estrechamientos, etc.) sean los minimos imprescindibles.
En relación cen las tuberías, amén de sus características mecánicas
steneia a las presiones y depresiones de la red, al aplastamiento, a la perforación,
" agentes químicos, etc.) importa conocer de ellas el material de que están
hechas y su sección hidraúlica .
Para el cálculo de las pérdidas de carga del agua circulando en tube-
rías se utilizan las siguientes fórmulas empíricas:
FLUJO DE REGlMEN uso (Numero Reynolds < 2.000 ) NOTAS
Blasiu. J = 83 x 10'·5 x Q '1,75 x D' - 4,75 Ramales goteo
Crudani J = 99 x 10'·5x Q' 1,75 x D'· 4,75 Polietiieno
Normas ISO J = 82,15 x 10 •• 5 x Q • 1,76 x D • - 4,76 PVC
FLUJO DE REGIMEN INTERMEDIO (Numero Reynolds 2.000 - 5.000)
5cimeni J = 98,4 x 10'·5 x Q • 1,785711 x D' - 4,786 Fibrocemento
Hazen-William. J = 10,373 x ( Q le) • 1,852 x o• -4,87 Ver nota n
D
1
Normas ISO J = 89,4 x 10' - 5 x Q' 1,8 x D' - 4,8 PVC
Veronese J = 92 x 10 • - 5 x Q • 1,8 x D • - 4,8 PVC
$cobey J = 4098 x 10 • - 5 X KBC X Q • 1,9 x O • - 4,9 Ver nola nO 2
FLUJO DE REGIMEN RUGOSO (Numero Reynolds > 5.000)
Manning J = 10,3 x s • 2 x Q' 2 x D' - 5,33 Ver nota n° 3
Nota n° 1 : ce. toma los valores: PE y PVC = 150 -
FC = 140
-
Hormigón = 128
Nota n°2 : cKsc» toma los valores: PE, PVC y FC = 0,32.- Las pérdidas vienen incremen-
. ladas en un 20% para considerar las pérdidas puntuales debides a codos, tes, etc.
Nota nO 3 : ca. toma los valores :PE=0,0065 • PVC=0,008 - FC=O,011 - Hc;migón=0,014
En las fórmulas arriba indicadas:
J = Pérdida de carga en metros de columna de agua (mea) por metro ineal de tubetia.
O '= Diámetro intenor en metros.
Q = Caudal en metros cúbicos por segundo.

( Pg:79 )
I
I~ ¡
; ~
'!
;1
...
ANEJO n° 1
LA GESTION DEL AGUA
EN UNA
COMUNIDAD DE REGANTES
CON
RIEGO A PRESION
Artículo basado en un posterior desarrollo de
la Comunicación presentada en SMAGUA-91
por José Manuel Tabuenca Martinez
i1
1
" ,
, ~ i
t

I
1
I
.1
.'
)
1.- INTRODUCCION
Hay sistemas de riego en los que la presión de la red se consigue por
la diferencia entre la cota geométrica de la toma del agua (embalse, canal,
etc.) y la de los hidrantes.
En esta comunicación se hará referencia, sólamenmte, a este tipo de
sistema de riego.
El usuario de un sistema de riego a presión necesita tener garantías
acerca de los caud¿,es y presicnes del agua de riego a la entrada de su
parcela.
... y necesita esas garantías porque la calidad de riego (coeficiente de
unifOnnidaad, pluvíometrfa de su sistema de riego, escorrentlas superficia-
les, pronóstico sobre evolución de la estructura superficial del suelo, etc.)
es función de esas dos variables (caudal + presión) y porque la producción
fisica y económica de los cultivos e. también, función de esas dos varia-
bles.
E''!quipo que diseñó la red de riego pudo plantearta como "riego a
demar 3" o bien como "riego a tumo".
En el primer caso ("riego é. la red se dimensionó para
soportal el flujo de una df';-:landé .'rtual de agua calculada en función del
uso probable simultáneo del riego por parte de un determinado porcentaje
de usuarios.
El usuario de una red así concebida (realizada y conservada) no nece-
sita "pedir" el agua, la tiene disponible permanebtemente en su hidrante
(hidrante que estará dotado, de la función básica de apertura-eie-
rre, de /imitador de caudal y de contador de agua) y con la calidad mínima
previamente fijada.
La Sociedad que administra esa red de riego no precisa de mecanis-
mos de simulación para lograr la calidad mínima de servicio prefijada, ya
que si se optó por un diseño "a demanda" fué para no tener que hacer
predicciones aún a sabiendas de su mayor coste.
( )
)
...
En el segundo caso ("riego a tumo"), existe una previa petición de
agua por parte del usuario y la correspondiente "concesión" o "denega-
ción" por parte de la Comunidad de Regantes.
... y es que el diseño de la red está previsto, en este caso, para el
paso de unos caudales limitados de agua que, de sobrepasarse, generan
pérdidas de carga excedentarias que pueden hacer peligrar la calidad de la
. red ("presi6n + caudaf') en algunos o varios puntos del sistema de riego.
Los sistemas "a tumo" son, no sólo los así diseñados, sino todos los
diseñados "a demanda" que han sufrido algún cambio:
- Por aumento o concentración de hidrantes.
- Por ampliación de dotaciones en hidrantes.
• Por intensificación de cultivos de verano frente a los previstos, etc.
Predecir, uno a uno, los comportamientos hidraúlicos de una red de
riego "a tumo" ante una determinada combinación de uso para cada tumo
de riego podrá ser un trabajo abordable por un experto en hidraúlica, pero
el hombre de "conceder el riego", día a día y todos los días,
no es un experto en hidraúlica o, aún siéndolo, no tiene tiempo material
para abordar los cálculos que establezcan la compatibilidad o no de la com-
binación concreta de uso simultáneo de la red por parte de unos determina-
dos hidrantes, para ese y para todos los tumos de cada semana de la tem-
porada de riegos.
El autor de esta comunicación ha puesto a punto un sistema
informatizado de simulación de comportamiento de redes de riego a pre-
sión como las aquí descritas.
Permite tomar decisiones instantáneas y totalmente fiables, sobre la
posibilidad o no de asignar agua a un "peticionario" en un tumo concreto de
riego, vistos los condicionantes que han creado los anteriores "peticiona-
rios" de riego para ese tumo.
'¡;
El l!so de esta aplicación requiere el uso de un ordenador equipado
con la hoja de cálculo EXCEL de Microsoft Corporatíon o cualquiera otra.
Para el uso de este sistema de simulación los hidrantes deben estar
dotados obligadamente de limitador de caudal y debe haber un sistema de
control para lograr que los hidrantes a los que no corresponde regar en un
determinado tumo estén, efectivamente, cerrados.
(
Pg:84
(
2.- DESCRIPCION DEL SISTEMA.
En este caso se ha usado la hoja EXCEL 5.0 de Microsoft Corporation,
rodada en el entorno Windows.
Para la confección de la hoja de cálculo es preciso disponer de los
siguientes datos (se ofrece cuadro de datos de un caso concreto al final de
este documento) :
A.- Diagrama general de la red con los siguientes datos:
A1.- Punto origen del agua.
A2.- Puntos de cambio de sección y/o timbraje de tuberias.
A3.- Puntos de cambio de material de tuberías.
A4.- Bifurcaciones de la red.
AS.- Hidrantes
B.- Cota geométrica de todos los puntos anteriores.
C.- Dotación en caudal de cada hidrante.
0.- Longitud de los tramos anteriores a cada punto.
E.- Calibre de cada tramo.
F.- Presión mínima necesaria en cada hidrante.
3.- FUNCIONAMIENTO.
Supongamos Que el Reglamento de riego de la Comunidad contiene
las siguientes cuestiones importantes para al diseño de la hoja de cálculo:
- La semana de riegos se inicia a las Ohoras de cada martes.
- Cada día habrá tres tumos de riego (de 8 horas de duración cada uno) que comen-
zarán a las O, By 16 horas de cada día.
• El agua para los días martes a lunes de cada semana deberá solicitarse en las
oficinas de la Comunidad de regantes desde la mañana del martes de la semana
anterior hasta última hora del miércoles de esa misma semana.
- Para los lunes no se solicitarán tumos de riego, ya que el lunes se usará para dar
los riegos que no se puedan dar durante la semana (por problemas de compatibi
lidad) y para hacer el mantenimiento del sistema.
- Se hará una solicitud independiente para cada hidrante, y en cada una constará
la identificación del usuario, el n°de hidrante para el que solicita agua y los tumos
en que desea el agua (expresando tres opciones altemativas numeradas de 1 a 3).
Tras entregar el usuario su/s solicitud/es, éstals recibe/n su número de re-
gistro de entrada semanal, porque en caso de concurrencia de dos usuarios que
¡ncompatibilizan el uso instantáneo de la red, el mejor derecho de uso lo tendrá el
usuario con número de registro de solicitud más bajo.
- El viemes por la tarde se expondrán en el tablón de anuncios las concesiones y
los tumos que han correspondido a cada usuario.
( pp:811 )
(
La Comunidad de Regantes aportó, en su día, los datos de la red y
con ellos se confeccionó un programa de simulación con la hoja EXCEL
5.0, hoja que se ha guardado en el disco duro del ordenador y cuya 'pan-
talla de trabajo se ofrece al final de este documento.
)
(NOTA) En el disco de 3,5· Que se ofrece junto con este trabajo figura el libro EXCEL:
OPT.XLS Que contiene el desarrollo reaal del programa de la Oficina de riego de la Comunidad
de Regantes ·Cadagua· para la bajante ·Del pino·, del Que se han desarrollado s610 los seis
tumos correspondientes al martes (primer día semanal de riegos) y al miércoles.
El martes empiezan a entrar las solicitudes de riego (se aporta modelo
de solicitud) para la siguiente semana en la Oficina de riegos y nada más
entrar:
1.- SE COMPRUEBAN Y VALIDAN LOS DATOS DE LA SOLICITUD.
2.- SE LE ASIGNA UN NÚMERO DE ENTRADA.
3.- SE RESERVAN LAS SOLICITUDES EN UN LUGAR APROPIADO.
El jueves por la mañana, el responsable de la oficina de riegos realiza las
siguientes operaciones:
1- Pone en marcha el ordenador y tras abrir EXCEL carga la hoja "OPT.XLS" que
corresponde a la bajante ·Del pino· y que está (debe estar y si no se pone) con todos
los hidrantes a cero (cerrados).
2- Toma la solicitud semanal de riego (para un hidrante) registrada con el nO 1.
3- Abre "el grifo" de ese hidrante (y para el tumo pedido) en la hoja de cálculo.
4- Ve si la apertura es "compatible· con lo hasta ahora cargado (ir a "5· si es ·com
patible' o a "6' de no seno).
5- De seno (Jo será siempre en la primera solicitud) deja abierto el grifo y tras observar
en la solicitud si ese mismo hidrante pide agua para otro tumo de riego dentro de
la semana, carga la apertura de hidrante en ese tumo y repite el bucle iniciado en
el paso nO "3·.
6- De no seno, cerrará todos los grifos que abrió de ese hidrante y probará con la
prioridad 2 solicitada para ese hidrante, repitiendo el mismo bucle que antes inició
en el paso nO "3".
7· Si es preciso itera con la tercera solicitud de tumos para ese hidrante. Si ha
podido asignar riego lo deja grabado y pasará a otro hidrante y si no, borra lo
cargado para ese hidrante y lo deja en pendiente para los tumos especiales del
lunes y pasa a otro hidrante y en él repite el procedimiento: "3", "4", "5", "S"y '7".
8- Tras agotar todas las solicitudes para todos los hidrantes entra en el tumo
especial de asignaciones para el lunes, aunque no es probable que haya que
recun]r a ello.
(
"9:86
'I
,
f
,
\
1
)
I ~
jl
!,
(
4.- EPILOGO
)
El viemes por la tarde, la Comunidad de regantes por,drá en el tablón
de anuncios los tumos de riego en que cada hidrante dispondrá de agua
durante la próxima semana, y que puede adoptar un formato de este tipo:
COMUNIDAD DE REGANTES DE
T1JftIIfOa DE 1"'1:00 liMA LA DEL • AL 27 DE "UNtO
......., ....
1TUW)11_'I_I-a!""'-' _1 ..... I -1 ...."
:r:. lOCJ. lOtX J:ltX xxx xxx xxx. xxx
I IW xxx xo:. XQ)QO( .ax xxx.
I ILU " xxx. xxx XXI( JOOC xxx )QOI; lO:X
JOCX xxx ;ax lOOt xxx .n:x xu.
IIIU. .IUCX xxx JiOO(:O:X xxx X'Q .x;Q.
i "O xxx. XXll: xxx xxx xxx len J:XX
x;.. :ux JQ(X XJO(:o.x xxx. XJ:X xxx.
,XX,\ xxx 'Ca x:r.x xxx #x xxx )OC(, xxx
xxx xc. lOOt J.XX JOtl XXI xxx ::o:x XlCX xxx
xxx. xxx )OUt xxx xxx xxx
xxx xxx x;Q ;ca XJO( xxx
xxx. xxx -.xx XXlt xxx .lCXX
.xxx xxx ;IX( xxx. XJC( XJOl
xxx XQ. XX): ;ce¡; XJOt xxx
I So') xxx J:#. : ;U;.:- 7JCf. xxx xxx
1OCX. 'J:I;;.. , ;ox '1J. il'JC( n:x::otX xxx
1 002 xxx XQ xxx xxx JCO: JOOC
I 0Q.1 xxx. x.xx XX)( xxx x;J:)I' xxx
1--I--I-...¡.....-+--l--I---+-+-l--+-+-H..
L.-.l..-l--l--J.......J.-..J-..J
El modelo de simulación que se ha ofrecido puede adaptarse a las
particulares circunstancias y formas de hacer de cada Comunidad de
Regantes y permite ser usado para la facturación del riego, para ver el
consumo hecho a lo largo del año porcada hectárea de cada usuario, etc.etc.
Es muy sencilla la elaboración de la hoja y aunque hay un disco de
3,5", "demo" hecho por el autor de este documento, que contiene un progra-
ma simplificado (pero que contiene todos los elementos que hay que considerar para
elaborar el libro EXCEL y sus correspondientes hojas de cálCUlo) por razones de
seguridad de uso se ha protegido y será difícil acercarse a la forma de
hacer que contiene.
Si alguien está interesado en conocer cómo desarrollar la hoja de cál-
culo que permite este tipo de simulación de concesión de tumos de riego,
sería bueno entrara en contacto con el autor de este documento.
c
Pg:S7
(
(
... ...
LA RED DE RIEGO
DIAGRAMA Y OEflN1CION
I
EMBALSE
I
I
I 81 I
IH.011 .
I
I B2 I I B3 I
/
I
~
,
IH.ol
,
IH.03!
IH.04f IH.OSf
~
~
I I
85
I B6
I
IH.Osl iH.071 IH.09 H.101 IH.11] H.121
OEF1NICION 1
COTA DOTACIOH l..ONGlTUO c.AUBRE ......TERIA&. TIllI8","", PAESION
DEL QEOllllO"R'ICA CAUDAL. TAAMOANT. 1RAMOAHT. TFtAMO .urr. DI! ...
.,N,....
PUHTO (m.) O.....) (111.) 11lHII.) ~ ~ e ) T'UBERIA ¡....)
Embalse 100,00
81 70,00 300,00 350
pve
PN-6
H.01 52,00 30,00 400,00 275
pve
PN-6 35,00
B2 47,00 300,00 250
pve
PN-6
H.02 42,00 19,00 250,00 200
pve PN-6 35,00
H.03 43,00 18,00 220,00 125
pve PN-6 35,00
B3 47,00
600,00 225
pve PN-6
H.04 44,00 21,00 300,00 175
pve PN-6 35,00
H.OS 45,00 22,00 250,00 175
pve
PN-6 35,00
B4 40,00 100,00 150
pve PN-6
J •
H.OS 38,00 30,00 220,00 125 PVC PN-6 35,00
H.07 39,00 32,00 230,00 125 PVC PN-6 35,00
H.08 38,00 21,00 500,00 125
pve
PN-6 35,00
85
40,00 150,00 150 PVC PN-6
H.09
39,00 22,00 250,00 125 PVC PN-6 35,00
H.10 38,00 28,00 280,00 150 PVC PN-6 35,00
B6 41,00 180,00 150 PI/C PN-6
H.11
38;00 24,00 270,00 125 PVC PN-6 35,00
H.12 3900 21,00 28000 125
pve PN-6 3500
Pg:99
)
¡
1
l.
' ~
)
\
!
f
,
T
(
(
•.

PANTALLA DE CONSULTA
PARA DETERMINAR LA COMPATIBILIDAD
DE LAS APERTURAS DE HIDRANTES
COllflJJ\iID.u» DE IlEGAl'ITES nC.u»AGUAn
~
U.AVE DE APERTURA DE LOS HIORAlffi¡$
bJ
1- ~ n NDlIt.ANT'E •
.."""""'"
»<l' t><l21H4!1"""
HoQ5 I t><lS f<.<l7 I t><llI I H-<l9 I H-10 I H-11 I H-12
_1 O 1 1 O O O O O 1 O 1 1 COOOP..naa
MA2 O 1 1 1 O 1 O 1 O O O O ...............
....,
1 O O O 1 O 1 1 1 O 1 O COMP'Anat:
"'1
O O O O O O O 1 1 1 1 1
_........
MI> 1 1 O 1 O 1 O 1 O O 1 1 ..............
.... O 1 O O 1 1 O O O O O O ........'MU!
.IU1 xxx xxx xxx xxx XJU. ! xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx XIIXI
JU2 xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx 111II
J'"
xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx IXI I X
Vl1 xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx
"""
xxx II X I X
Vl2 xxx xxx xxx xxx xxx . xxx xxx xxx xxx xxx xxx
"""
XlIII.
VI> xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx X 1 X I X
&A1 xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx 11111
&A2 xxx xxx xxx xxx XXI XXI XXI XXI xxx xxx xxx xxx I.XXXI.
&A2 XXI xxx xxx lID XXI xxx XXI xxx xxx xxx xxx xxx 1 J X I X
1>01 xxx xxx xxx xxx XXI xxx xxx xxx xxx xxx
"""
xxx 1 1I l X
D02 xxx XXI xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx xxx J. Xl X J.
DO> XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XII X X
LU1 XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX 11I I I
LUZ XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX XXX 1 I1 I 1
UA XXX XXX XXX XXX XXI XXX lID XXX XXX XXX lID XXX 111 I X
P;:91
(
COMUNIDAD DE REGANTES DE CADAGUA
SOUCITUD SEMANAL DE RIEGO
Dia de la solicitud:
I
I de I
Ide 1995. Hora:
I
I
Semana del I
I de I I al I Ide I
I
de 1995.
Solicitante D
I
I
Asociado n"
I
Bajante de: I
I
Hidrante nO
I I
I
TURNOS DE APERTURA QUE SOUCITA EN PRIMER LUGAR
--O
l"'Ali"'A2i"'A3iMI1 1"'121"'13 IJU1 IJU2 ;JU31V11 IVl2 1V13 ISA' ISA2 1SA3 1001 I002ID03I
I I 1 1
,
I
1
1 I I ! I I ! I 1 I ! I
TURNOS DE APERTURA QUE SOUCITA EN SEGUNDO LUGAR
1.--0
¡MA' 1!AA2 t.lA3l"'ll 1"'12 1"'13 IJU1 IJU2 IJU3 IVI' 1V12 1V13 ISA' 1SA2 1SA3100'1002ID03I
I I I
1
I 1 I 1 I 1 1 1 I 1 I 1 I
1--0
TURNOS DE APERTURA QUE SOUCITA EN TERCER LUGAR
IMA, IMA2 "'A3IMI' 1MI2 110113 JU, IJU2 IJU3 IVI' 1V12 IVl3 ISA' 1SA2 1SA3 1001 1002 0031
I
I 1 I 1 1 1
,
1
1
1 1
,
I 1
I
1

Reaistro nO
Fecha
Hora
Firma del solicitante

)
¡
J
"
,
¡
,
,
¡
e
,
¡
1
...
ANEJO n°2
MEJORA DE LA EFICACIA
DEL
RIEGO POR ASPERSION
EVALUACION y SIMULACfON
DE LOS EFECTOS DE LOS ASPERSORES
Con la aplicación informática RAIN.EXE
por José Manuel Tabuenca Martínez
!
í
I
1
¡
. ,
¡
(
El objetivo común que se plantean los usuarios, proyectistas e
instaladores ante la realización de un s i s t e m ~ de riego por aspersión es
lograr una uniformidad en la distribución del agua en la parcela que, siendo
suficientemente buena, se pueda obtener a un coste razonable.
Las variables más importantes que inciden en la uniformidad de la
distribución del agua (calidad del riego) en un sistema de riego por asper-
sión en cobertura fija enterrada son, como es sabido, los siguientes:
1.- Modelo y calidad de aspersor usado.
- Una o dos boquillas.
- Alto o bajo caudal y/o alcance.
2. - Calibre y tipo de boquillas.
3.- Presión de trabajo en boquillas.
4. - D;;nens;ón del marco de aspersión.
- Cuadrado, rectangular y/o atresbolillado
5. - Vientos (dirección e intensidad)
El aspersor y sus componentes, obviamente, constituyen un factor que
incide en la calidad del riego de forma decisiva, razón por la que es preciso
saber ';Ómo se comportan los diferentes emisores que hay en el mercado
ante e, necho de regar en unas condiciones concretas de boquilla/s, pre-
sión y marco.
Los fabricantes de aspersores no suministran suficiente información
como para poder optimizar su uso. Informan sobre los alcances y los cau-
dales horarios que se obtienen a diferentes presiones y con diferentes bo-
quillas, pero no informan acerca de la forma en que se distribuye el agua a
lo largo del radio batido por un aspersor concreto y a una presión concreta.
Como consecuen:ia no es previsible el cálculo del coeficiente de uni-
formidad de la pluvioITIetría vertida.
Para obviar esta deficiencia, el autor de este informe ha creado una
sencilla aplicación informática ( de la que se ofrece una copia de una versión muy
simple) que permite obtener un pronóstico cierto del comportamiento de
cualquier aspersor, equipado con cualquier tipo de boquilla/s a cualquier
presión ante cualquier marco de riego.
(
Pg:07
)
(
)
Los usuarios lógicos de esta aplicación deberían ser los fabricantes
de aspersores o bien las Estaciones oficiales de normalización y cómpro-
bación de material de riego, para documentar -los primeros - sus fabricados,
y para informar - las segundas - a los usuarios de los materiales de riego,
sobre las ''virtudes'' y "problemas" de esos fabricadOS, avalando oficialmente
ambas facetas por medio de documentos oficiales de homologación.
La técnica que se sigue en la aplicación es la siguiente:
1. - Determinar la ecuación de distribución real que un aspersor concreto y a
una presión determinada hace del agua a lo largo del radio que bate.
a) Se selecciona el aspersor a probar y se inmovilizan los 8 aspersores que
lo circundan.
b) Se sitúan treinta pluviómetros iguales en el suelo (en comprobaciones de
aspersores convencionales basta colocar 20 o 25 aspersores), en línea rae
ta, a partir del aspersor seleccionado, situando el primero en la misma base
del aspersor y los restantes a un metro de distancia entre si.
c) Se pone en marcha el sistema de riego y se anota la hora.
d) Cada cuarto de hora se toma con un manómetro manual la presión en el
aspersor contiguo inmovilizado y se anota en la libreta de campo.
e) Transcurridas dos hores se para el sistema de riego, y se procede a medir
el agua recogida en cada pluviómetro.
f) Se obtiene la presión media de funcionamiento (media aritmética de las
presiones leidas) y la pluviometría en milimetroslhora recogida en cada plu
viómetro.
2. - Situar ese aspersor en el rectángulo de riego que definiremos.
(La aplicación lo que hace es calcularen una muestra de 625 puntos de ese
rectángulo de riego cual ha sido el agua aportada en cada punto muestra por
cada uno de los cuatro aspersores que conforman el rectángulo de riego, suma
las cuatro aportaciones posibles y hace un pequeflo estudio estadlstico sobre la
uniformidad de distribución lograda)
La aplicación informática, cuyo archivo responde al nombre RAIN.EXE,
presenta las ocho pantallas que seguidamente se ofrecen y que en condi-
ciones de viento "cero" permiten un muy buen pronóstico de la calidad de
riego de unos emisores concretos:
I
1
(
Pg:98
(
H I D R o S o F t
...__ nt=o
Apllc.clonee
Rlevo - Avricultura - Cestl6n
Tel: 9?6-32.69.19.-ZARAGOZA
TITULO DE LA IIPLICACIDIi
SI" U L A e ID"
A G R D-H I D R A U L
A " T E e u A L Q U
DEL
I e o
I E R
e o " POR
D E U"
" A R e o
T A "
A S P
D E
lE" T o
E R S o R
R 1 E G o
(
PANTALLA PRIMERA
Logotipo 'J presentaci6n de la aplicacl6n
Saber CÓMo el .gua un aspersor concreto
equ.ipad.o con una/s cietcl'llinad....... boc¡uilla/s., y .. una
presi6n ele aguA, ta.blén concreta, hace necesaria una
deterMinación experiMental par. conocerla.
Saber c6.o distribuye agua el aspersor per.iti-
r' hacer un pronóstico exact.o del c:o-port.a.iento real
de ese Aspersor ante un disefio de riego con cualquier
....reo.
La slMulacl6n .ólo es válida para condiciones
de ",lent.o cero o MUY 1lg8ro per"O, pose" ello. r-epre-
sent.a un ....v buen I nstru_nt.a I(Uc ayuda ......cor el i $e-
fios ele cobertura. ele .Ita eficiencia .
... Para lIe'I'ulr: PulelD una tecla.
PANTALLA SEGUNDA
Utilidad de la aplicaci6n
)
A S E G U I R -------,
\
1.- SELECCIOHAR EL TUllO PORTAASPEllSOR llJE VA A SERUIR DE llAMCO
DE PRUEBAS DEL ASPEllSOR A lXIlIPlIOBAll.
2.- AHlJLI\R. EUlTA/OO SU GIRO. LOS 0010 ASPEIlSORES QUE CIRCUIl-
bAH Al. SILECC10NtD0 . (H loquear los doe fo"" que cu chorro
.apu.nte en sentido cant.r.arlo al del ••persor en pl"'Ueha)
3 - SITUAR LOS PUJUlortETROS El( LIIIEA RECtA. EL PRIIIEIlO JUSTA--
MEI(TE El( LA lIASE DEL ASPEllSOR y LOS RESTAI'lrts
A MEtIlO DE DISTAI'leIA E1(TRE SI. A PARTIR DEL PRIMERO.
1.- ACOPLAR EL ASPERSOR A COMPROBAR A LA cAllA SELECCIOllADA. A-
BRIR EL PASO DE AGUA. Y CIlDlOi1EI'RAR PARA IWlTEKER EL RIEGO
El( lIAROlA DOS O TRES HORAS. LA PRESIOIt El( BOQUILLA SE CQr1-
PROBARA CAI>A 15 MIliUros. VAL lDAllDOSE LA IIEDlA •
5 . - TRAS HABER CERRADO EL SUIII" I StIlO DE AGUA. SI: I1EIlI AA/'! LOS 11M
DE AGUA RECOGIDOS El( CADA PUJUlortEtIlO. DIUIDIEIIDO ESE DATO
POR EL PU1E1lO DE HlJIlAS QUE HA esTAllO El( MIlOlA LA PRUEBA.
PARA SEGUIR: PULSE lJHA TECLA,
PANTALLA TERCERA
Procedimiento a seguir
i
I
I
(

I
1
"
" ¿
I I
I
D A T o S D E L ASPERSOJ!
I
n:CIlA DE PRUEBA ASPERSOR
DIA I MES AHo n A R e A IMODELO
12 G? 95 RAlHER 112
I
I
,
CALIBRE BOQ. llUl'I • 1
(En pu 19' I
12
I
I
CAL 1BRE BOQ.
""".2
(E., n/&1. pulS) 06
I
PRES 10M DEL M;;UA 1':1'1 BOQ. ( ... c' .... )I 31
11
I
PANTALLA CUARTA
Carga de datos informativos del aspersor
..... (
(
(

-El pluvi6-etro n
t
1 es el situado en l. he.e del aspersor.
-Los siruientas están .tt.'4..dO$ .. dht.anelas de un ltetro.
-La pluviC*Otrl... cargar d.ebe ser en fOrfUl de"_./ftora.
pudiendo carvarce los d.at.os con he.ta dos dec ilU. les .
-co.plete l. CArgA de los 3e ph.lyi6Metros .ún cuando .610 disponga
ele lIOdiciones reales en _enoa de los le pluvi6.etros.
-Tras Ftnallzar 1.. e&r9& d.e los d.at.os de los 30 pluviÓfletros pulse
IJ espere unos lteI'undos.
1 1.5 7 1.3 13 2.8 19 25
2 3.8 8 1.3 11 2 20 26
3 3.5 9 1.2 15 1 21 27
1 3.7 19 1 16 22 28
S 1 11 3.7 17 23 29
6 1.2 12 3.3 18 21 30

PANTALLA QUINTA
Carga de datos pluviométricos del aspersor
_..
GRAFlCO DE LA EOJACIOH
DE DISTlllBUCIOH narea : RAlnER nade la: 112
-- (Dist.ancias en asparsor:OO •. >
--
O e o e 8 o e o o o 1 1 1 1 111 1 1 1 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 3
o 1 2 3 1 567 8 9 9 1 2 3 1 S 6 7 8 9 o 123 1 S 6 789 o
0.-
IIY
1.-
P 2.-
/' L 3.-
u 1.-
V 5.-
1 6.-
o 7.-
.
n 8.-
E 9.-
T 10.-
R 11.-
I 12.-
A 13.-
'-'".
11.-
PULSE I.pPant P'ARA IrlPRlnlR y OTRA
TECLA PAIlA SEGUIR
Boq.1Cn/fA pl9'): 12
plg): ClG MeA: 34 FECHA: 12/97/%
PANTALLA SEXTA
Gráfico de la distribución pluviométrica del aspersor.
Pg:1D1
)
)
Z.06ll
15
5.47
B.7B2
(
e A JI G A
DE
D A T o S
AIlCHO DE LA CALLE
(
-
-'- ... ,)., ... ' .... , 18
DISTANCIA CHTRE ASPERSORES
,
.. ) . . ZI
MARCO ATRESBOLILLADO
,
s / n l .......... S •
PANTALLA SEPTIMA
Carga de datos del marco de riego.
D A TOS. R E S U L T A D o S y G R A F I e o S
AHCHO DE CALLE ' •• l ••••••.•• 18 CAUDAL ASPERSOR (I/h).
DISTAnCIA ASPERSORES (•. ) ... ZI ALCAMCE EFICAZ (M.) .
MARCO ATRESBOLILLADO 's/nl.. S PLUVllllIETRIA '_/h) .
CALIBRE BOQ.l , &4 puI9l 1Z C.U.OlRISTIAIlSCH ..
CALlBRE BOQ.Z , &4 pul.) 06 _-T'_ VALORACI<m ...... : MALA
PRESIOf'Hlllca) ------ _
____- .----r---- ----_
::/; __
FEOtA: 12/97/9'5. Dlaer.ado por:
MARCA 'i MODELO:RAIKER.- 112. HtDROSOFT.- Tel:'97'6-32.69.19
L .. PARA IIIPRIIIIR PULSE Y OTRA TECLA PARA ACABAR.
PANTALLA OCTAVA
Gráfico y datos generales del comportamiento.
Pg:102 )
(
S/SL/OGRAFIA INMEDIATA CONSULTADA
r
Calidad agronómica de las aguas para
riego.
J. CANOVAS .- Ed. Ministerio de Agri-
cultura.
Técnicas de riego.
J. M. TABUENCA- Ed. Diputación Ge-
neral de Aragón.
Riego localizado.
J.M.TABUENCA.- Ed. Diputación Ge-
neral de Aragón.-Curso Internacional
de Riego 1990.- S. Fernando de
Henares.
Manejo del riego por aspersión
J.M.TABUENCA.- Curso para funcio-
narios Gobierno Vasco. Vitoria 1992.
El agua en la agricultura. El riego.
J. M. TABUENCA. - Gran enciclopedia
de la agricultura.- Ed. HISPANIDAD.
Necesidades de agua de los cultivos.
J. DOORENBOS et alt.- Editorial FAO.
El empleo del riego por aspersión.
A. PILLBURY.- Editorial FAO.
El riego superficial.
L. BOOHER.- Editorial FAO.
Riegos a presión: aspersión y goteo.
P. GOMEZ POMPA.- Ed. AEDOS.
Riego por goteo.
J. A. MEDINA SAN JUAN.- Ed.
MUNDI-PRENSA.
Riegos localizados de alta frecuencia.
F. PIZARRO.- Editorial. MUNDI-
PRENSA.
Curso elemental de riego.
J. L. FUENTES YJ. CRUZ ROCHE.-
Ed. Ministerio de Agricultura.
Suelos, riegos y salinidad.
F. VILLA GIL.- Ed. Diputación Gene-
ral de Aragón.
Necesidades de agua de los cultivos
en Aragón.
J. M. FACI et alt.- Ed. Diputación Ge-
neral de Aragón.
Riego superficial.
J. M. FACI .- Curso Internacional de
Riego 1990.- S. Fernando de
Henares.
La medición del agua.
J. M. FACI .- Curso Internacional de
Riego 1990.- S. Fernando de
Henares.
Proyecto de riego localizado
BARRI OMARI N-GAMERO. -Ed.
MAPA
(
pp:103 )
11
L
I