UNIVERSIDAD CATOLICA DE SANTA MARIA FACULTAD DE CIENCIAS E INGENIERIAS BIOLOGICAS Y QUIMICAS

PROGRAMA PROFESIONAL DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA

CURSO: ANATOMIA COMPARADA I TEMA: OSTESEOLOGIA DE CABEZA Y CUELLO DEL CAMELIDO SUDAMERICANO DE OLFATO Y TACTO DOCENTE: Dr. CARLO SANZ ALUMNA: ALMENDRA YUCRA YAÑAC

Titulo: OSTESEOLOGIA DE CABEZA Y CUELLO DEL CAMELIDO SUDAMERICANO DE OLFATO Y TACTO
1. INTRODUCCION:
Los camélidos se originaron y desarrollaron en Norteamérica en el Eoceno, hace 40-45 millones de años, produciéndose una gran diversificación que dio lugar a varios linajes durante el Oligoceno tardío. Los camélidos pertenecen al suborden Tylopoda y se diferencian de otros artiodáctilos principalmente porque tienen un cuello muy largo, carecen de cuernos, el labio superior es hendido y el estómago tiene tres compartimientos (rumen, retículo y abomaso). Las patas son largas y los huesos metacarpianos y metatarsianos están unidos. Los pies de apoyan sobre la primera y segunda falange que están provistas de almohadillas o callosidades plantares. Las pezuñas son pequeñas. A nivel fisiológico, también existen características que distinguen a los camélidos de los otros artiodáctilos; los glóbulos rojos son de forma elíptica, la ovulación es inducida, se produce un reciclaje del nitrógeno en la digestión y el rumen y el retículo tienen celdillas o bolsitas glandulares, cuya secreción mejora la fermentación del alimento. Los camélidos son los únicos ungulados que se aparean en posición reclinada y al nacimiento, las madres no remueven las envolturas embrionarias de sus crías, dejándolos secar al sol. Los camélidos han desarrollado adaptaciones fisiológicas y conductuales para vivir en climas secos (muy fríos o muy cálidos), donde la temperatura diaria fluctúa significativamente. Varias de estas características permiten a los camélidos utilizar los recursos sin un gran impacto en el ambiente, por ejemplo, las almohadillas en los pies no dañan el suelo por pisoteo, el tipo de dentición permite cortar el pasto y no arrancarlo desde la raíz y los labios móviles permiten ser selectivos en la alimentación. Los camélidos sudamericanos tienen la vista muy bien desarrollada, propia de animales que viven en ambientes abiertos y planos. El sentido del oído ha alcanzado un desarrollo moderado y el sentido del olfato es pobre. Tantas especies silvestres, como domesticas han sido los herbívoros nativos más importantes para los pobladores andinos, extendiéndose hasta la Patagonia y el Chaco (guanaco). Actualmente el valor de los

camélidos para los humanos es innegable por su importancia ecológica, cultural y comercial. Adaptación y supervivencia: Son notables lasadaptaciones de las vicuñas (del resto de los camélidostambién) a las condiciones de la Puna. Esto esconsecuencia del proceso de evolución de los animalesen su medio y de la coevolución de los camélidos y laestepa. Estas adaptaciones incluyen aspectos quepreservan al medio en que viven, como lasalmohadillas en que terminan sus patas, que noerosionan demasiado el suelo del altiplano. Por otrolado, estos seres vivos de la puna forman parte de unecosistema en equilibrio dinámico en el que unossirven de alimento a otros. Lana: Sobre este tema hay preocupación en los pobladores altoandinos, ya que en losEstados Unidos existe un movimiento de crianza de paco-vicuñas(cruce de alpaca y vicuña) con el objetivo de crear una razanueva de mejor fibra que la alpaca y mas rendimiento de peso enel vellón esquilado que la vicuña original. Todo esto sin contar conlas autorizaciones o licencias de CITES. La lana de la vicuña fue valorada desde tiempos preincaicos. Lasprácticas indígenas tenían cierto límite en su uso. Quienes notuvieron límite fueron los conquistadores, quienes las cazaron dea miles con armas de fuego (arma que no existía previamente enAmérica). Esta caza indiscriminada continuó en la época de las luchas por laIndependencia y Simón Bolívar dictó una de las primeras leyes conservacionistas deAmérica. Desde la independencia hasta

aproximadamente 1950 se siguió cazandovicuñas hasta que la especie estuvo en real peligro de extinción y sólo quedaban10.000 ejemplares en toda la puna de los cuatro países en donde viven.

2. MARCO TEORICO:
I. ESTESEOLOGIA DEL OLFATO: Proceso Fisiológico de la Respiración. Proceso Mecánico de la Respiración.. Patología Pulmonar Mas Frecuente. El cuerpo humano guarda aún tantas maravillas como misterios. Tan formidable máquina no ha terminado de desvelarnos sus incógnitas, y suscita numerosas interrogantes e inquietudes cuando, de repente, se desajusta. Este trabajo práctico dedica, pues, un espacio importante al aparato respiratorio. No sólo a su funcionamiento, como también a sus enfermedades y males mas frecuentes. Y para hacer mejor llegar la esencia de las explicaciones se ha tratado de no usar un lenguaje muy árido, evitando términos muy exclusivos de la medicina. De esta forma le invitamos a que puedan conocer mejor uno de los sistemas esenciales para la vida, el que oxigena

las células y el que realiza todas las acciones relacionadas con el intercambio de gases. El aparato respiratorio posibilita el intercambio de gases entre la sangre y el aire. Se entiende por respiración no solamente el transporte de gases hacia las células y desde ellas sino también los procesos químicos de oxidación que con ayuda del oxígeno tienen lugar en las células. Estos últimos no están al alcance de la investigación anatómica y su estudio le corresponde a la química fisiológica. El aire llega a los pulmones a través de las vías aéreas. Una vez allí el oxígeno del aire inspirado se difunde hacia la sangre y el anhídrido carbónico desde la sangre hacia el aire espirado. El aire inspirado contiene cerca de 20,9% de oxígeno, 0,03% de anhídrido carbónico y 79,4% de nitrógeno; el aire espirado, en cambio, contiene alrededor de 16% de oxígeno, 4% de anhídrido carbónico y 80% de nitrógeno. El transporte de estos gases desde los pulmones hasta las células de los órganos y los tejidos y su posterior retomo tiene lugar por vía sanguínea. El aparato respiratorio está compuesto por segmentos orgánicos que conducen el aire y otros en los que se realiza el intercambio gaseoso entre el aire y la sangre. Entre los órganos que conducen el aire se encuentran: * La nariz (Nasus extemus) * Las cavidades nasales (Cavum nasi) * Los senos paranasales (Sinus paranasales) * La laringe (Larynx) * La tráquea (Trachea) * Los bronquios (Bronchi) * Los pulmones (Pulmo sinister et dexter) Entre los órganos respiratorios encargados del intercambio de gases entre el aire y la sangre, se encuentran tres segmentos en el interior del pulmón, a saber: * Bronquíolos respiratorios (Bronchioli respiratorii) * Conductos alveolares (Ductus alveolares), sáculos alveolares (Sacculi alveolares) * Alveolos pulmonares (Alveoli pulmonis) Funciones del aparato respiratorio El aparato respiratorio desempeña numerosas funciones. En la cavidad nasal hay receptores olfativos que obtienen información del ambiente y

protegen de noxas externas. Además, los cometes nasales filtran el aire de partículas extrañas, lo calientan y humedecen. En la laringe, junto con otros órganos del cuerpo. ej., la lengua), tiene lugar la formación del sonido. El sistema de conducción aérea lleva el aire hacia los pulmones por medio de una sucesión de tubos cada vez más estrechos que finalmente terminan en fondos de saco ciegos, los alveolos pulmonares. Los alveolos son los segmentos terminales del aparato respiratorio, en ellos tiene lugar el intercambio gaseoso (“barrera sangre-aire”). Los órganos de la respiración ubicados en la región de la ca-beza, es decir, la nariz, los senos paranasales y la nasofaringe, se conocen con el nombre de vía aérea superior. La otra vía es la vía aérea inferior, compuesta por la laringe, la tráquea y los pulmones. Desde el punto de vista clínico la cavidad oral a menudo se considera una parte de la vía aérea superior. Los órganos del aparato respiratorio están revestidos en su mayor parte por una mucosa respiratoria. Como excepción citamos solamente algunas regiones anteriores de la entrada de la nariz, de la faringe, de la epiglotis y pequeñas porciones del revestimiento interior de la laringe. Estas regiones están cubiertas por un epitelio plano pluriestratificado. Las funciones de la percepción olfativa están a cargo de la mucosa olfatoria, que se halla localizada en el suelo de la nariz (para más detalles véanse textos de histología). Las superficies parietales de los sáculos alveolares y en última instancia de los alveolos pulmonares están revestidas por un epitelio plano de una sola capa (epitelio de revestimiento alveolar).

II.

Vía aérea superior Nariz

El concepto de nariz incluye no sólo la nariz externa con su punta o vértice, sino también la cavidad nasal y los senos paranasales (figs. 8-1 y sigs.). La nariz está limitada en su región dorsal por los huesos nasales, lateralmente por el maxilar y en su región ventral por las apófisis palatinas del hueso incisivo, del hueso maxilar y del hueso palatino. La cavidad nasal está cerrada caudalmente por la lámina cribo- sa del hueso etmoides. Ventralmente se continúa con la cavidad respiratoria de la faringe. La pared divisoria de la nariz o septo de la nariz (Septum nasi) está formada por cartílago tiene lugar la formación del sonido. El sistema de conducción aérea lleva el aire hacia los pulmones por medio de una sucesión de tubos cada vez más estrechos que finalmente terminan en fondos de saco ciegos, los alveolos pulmonares. Los alveolos son los segmentos terminales del aparato respiratorio, en ellos tiene lugar el intercambio gaseoso (“barrera sangreaire”). Los órganos de la respiración ubicados en la región de la ca-beza, es decir, la nariz, los senos paranasales y la nasofaringe, se conocen con el nombre de vía aérea superior. La otra vía es la vía aérea inferior, compuesta por la

laringe, la tráquea y los pulmones. Desde el punto de vista clínico la cavidad oral a menudo se considera una parte de la vía aérea superior. Los órganos del aparato respiratorio están revestidos en su mayor parte por una mucosa respiratoria. Como excepción citamos solamente algunas regiones anteriores de la entrada de la nariz, de la faringe, de la epiglotis y pequeñas porciones del revestimiento interior de la laringe. Estas regiones están cubiertas por un epitelio plano pluriestratificado. Las funciones de la percepción olfativa están a cargo de la mucosa olfatoria, que se halla localizada en el suelo de la nariz (para más detalles véanse textos de histología). Las superficies parietales de los sáculos alveolares y en última instancia de los alveolos pulmonares están revestidas por un epitelio plano de una sola capa (epitelio de revestimiento alveolar). III. Vía aérea superior Nariz

El concepto de nariz incluye no sólo la nariz externa con su punta o vértice, sino también la cavidad nasal y los senos paranasales La nariz está limitada en su región dorsal por los huesos nasales, lateralmente por el maxilar y en su región ventral por las apófisis palatinas del hueso incisivo, del hueso maxilar y del hueso palatino. La cavidad nasal está cerrada caudalmente por la lámina cribo- sa del hueso etmoides. Ventralmente se continúa con la cavidad respiratoria de la faringe. La pared divisoria de la nariz o septo de la nariz (Septum nasi) está formada por cartílago En los pequeños rumiantes, el gato y el perro, los ollares u orificios nasales (Nares) están incluidos en una zona sin pelos o plano nasal (Planum nasale) cuya parte media está dividida por la hendidura labial o surco subnasal (Phil- trum), que se extiende hasta el vértice de la nariz . En la vaca y en el cerdo el plano nasal se mantiene húmedo por la acción de paquetes de glándulas en su interior. En el perro y en el gato la secreción necesaria para este fin proviene principalmente de las glándulas nasales laterales ubicadas en el receso maxilar (Recessus maxillaris) y también, en menor proporción, de pequeñas glándulas incluidas en el interior de la mucosa nasal. El relieve superficial del plano nasal es individual y al igual que las impresiones digitales del hombre puede ser utilizado para la identificación del animal (nasolabiograma).

IV.

Cartílagos de la nariz

El vértice de la nariz y las dos partes iniciales de la nariz, los vestíbulos nasales (Vestibula nasi), están sostenidos por varios cartílagos (Cartilágines nasi externi) que ventral y dorsalmente se fijan como cartílagos de la pared lateral en el extremo rostral del tabique nasal (figs. 8-2 y 8-4). Estos determinan la forma de la abertura nasal. Los cartílagos de la pared lateral son las prolongaciones y los ensanchamientos dorsal y ventral del septo de la nariz (Cartílago nasi lateralis dorsalis y Cartílago nasi latera- lis ventralis). Los cartílagos de la pared lateral se hallan en contacto entre sí en todos los mamíferos

domésticos, con excepción del caballo. En estos cartílagos laterales se describen los cartílagos accesorios (Cartilágines nasales acces- soria). En el cerdo el septo o pared divisoria nasal está apoyado sobre el hueso rostral (Os rostrale). Al lado de los delgados cartílagos dorsales de la pared lateral en el caballo encontramos como particularidad el cartílago alar (Cartílago alaris), que le da la forma al ollar (figs. 8-3 y 8-5). En este cartílago alar se diferencia dorsalmente una lámina (Lamina) y ventralmente un cuerno (Cornu). La pared lateral del orificio nasal no está sostenida por cartílago. Por ello, en el caballo el ollar puede ser distendido. La parte ventral del ollar lleva a la cavidad nasal y es el lugar por donde se introduce la sonda nasofaríngea. En cambio la parte dorsal del ollar termina en forma ciega en la trompa nasal o divertículo de la nariz (Diverticulum nasi), un fondo de saco ciego de piel con pelos, que ocupa la inci- sura nasoincisiva (Incisura nasoincisiva). En la antigüedad se hendía el divertículo de la nariz de los potrillos con la intención de que esta hendidura nasal determina una mayor resistencia, sobre todo en los caballos mili-

V.

Vestíbulo de la nariz

La piel externa pigmentada se continúa en el vestíbulo de la nariz; allí se encuentra un límite neto con la mucosa nasal. En el caballo, en la proximidad de este límite, se abre en la región de la piel externa el conducto nasolagrimal (Ductus nasolacrimalis), de forma ovalada y bien reconocible.

VI.

Cavidades nasales

Ambas cavidades nasales terminan caudalmente en el fondo de la nariz a nivel del etmoides y están separadas una de la otra por el septo de la nariz. En la luz de las cavidades nasales se proyectan los cornetes nasales estructuras con la función de aumentar la superficie de la mucosa respiratoria en animales macrosmáticos (con capacidad olfatoria intensamente desarrollada). La mucosa nasal descansa sobre un plexo vascular en el que se producen numerosas anastomosis arteriovenosas. Cada cavidad nasal se abre en posición caudoventral a través de las coanas (orificios nasales internos) en la faringe.

VII.

Cornetes nasales

Los cornetes nasales son láminas cartilaginosas u osificadas cubiertas de mucosa nasal. La mayoría son formaciones del hueso etmoides (Etmoturbinalia). Así el endoturbinado I se continúa como cornete nasal dorsal (Concha nasalis dorsalis) en dirección rostral dentro de las cavidades nasales. El endoturbinado II forma el cornete nasal medio (Concha nasalis media), que está especialmente desarrollado en el perro y en el gato y mediante la formación de pliegues se extiende mucho en dirección rostral. El cornete nasal ventral (Concha nasalis ventralis) no tiene relación alguna con el etmoides; es una formación del hueso maxilar.

VIII.

Meatos nasales

Los espacios existentes entre los cornetes nasales se denominan meatos nasales.Los meatos nasales son los siguientes: * Meato nasal dorsal * Meato nasal medio * Meato nasal ventral El meato nasal dorsal, conduce directamente al fondo de la cavidad nasal, hacia la mucosa olfatoria, por eso, también se le llama meato olfatorio. El meato nasal medio se sitúa entre los cornetes dorsal y ventral y se comunica con los senos paranasales, por eso también se conoce como meato si- nusal. El meato nasal ventral conduce el aire hacia la faringe, se sitúa entre el cornete nasal ventral y el suelo de la cavidad nasal, se le denomina meato respiratorio, y es por donde se introduciría una sonda nasofaríngea si fuera necesario. Los meatos nasales se comunican uno con otro a través del meato nasal común (Meatus nasi communis).

IX.

Senos paranasales

Desde las cavidades nasales se invaginan en los huesos del cráneo las cavidades de los senos paranasales (para más detalles acerca de los fundamentos óseos de los senos paranasales véase la sección “Cráneo” Estos senos están poco desarrollados en los animales jóvenes y van aumentando de tamaño a medida que aumenta la edad. Los senos paranasales reducen el peso específico del cráneo, aumentan la superficie craneal para las inserciones musculares y contribuyen al aislamiento de las cavidades del ojo, de la nariz y del cráneo. La neumatización de los huesos del cráneo es particularmente llamativa en la vaca y en el cerdo. Como los senos paranasales están recubiertos por una mucosa respiratoria sumamente delgada y poco vasculari- zada, las infecciones en esta región muestran una escasa tendencia a la curación; el tratamiento es difícil porque los accesos naturales, con excepción del seno maxilar del perro y del gato, son sumamente estrechos y pueden obliterarse. En todos los mamíferos domésticos se encuentran senos frontales y maxilares dispuestos simétricamente. Según el tipo de animal es posible distinguir senos para- nasales con diferencias en lo que respecta a su estructura, forma y tabicación en compartimientos: * Seno maxilar * Seno frontal * Seno palatino * Seno esfenoidal

* Seno lagrimal (sólo en el cerdo y los rumiantes) * Celdillas etmoidales (sólo en el cerdo y los rumiantes) El seno maxilar ahueca la parte caudal del hueso maxilar. En el caballo este seno está dividido por un tabique óseo, el tabique del seno maxilar,en un seno maxilar rostral y un seno maxilar caudal, ambos unidos con el meato nasal medio a través de la abertura nasomaxilar. A partir de esta única abertura dos conductos separados llevan a cada uno de los senos maxilares. En el caballo el seno maxilar está atravesado por el canal infraorbitario que lo divide en un compartimiento lateral y otro medial. En algunos sitios, su suelo sólo está separado por una delgada laminilla ósea de la raíz de los dientes del carrillo, de manera que a través del seno maxilar pueden realizarse tratamientos o extracciones dentarias. En el gato y en el perro no hay un seno maxilar constituido sino sólo un receso maxilar aplanado que tiene una comunicación amplia con la cavidad nasal. En este receso se encuentra la glándula nasal lateral, que tiene la función de humi- dificar el vértice de la nariz. El seno frontal neumatiza el hueso frontal, ubicado entre las cavidades nasal y craneal, y en general se abre en el meato nasal medio. En el caballo el seno frontal comunica con la cavidad del cornete nasal superior y presenta una amplia comunicación con el seno maxilar caudal.En el cerdo y en el bovino el seno frontal está intensamente tabicado y se extiende hasta la región de la nuca. En los rumiantes se extiende hasta la apófisis cornual del hueso frontal de manera que las heridas en los cuernos en ciertas circunstancias pueden provocar infecciones de los senos frontales. En caso de enfermedad los senos frontales y maxilares son abiertos por trepanación, sobre todo en el caballo. En el equino el hueso palatino y el esfenoides están neu- matizados por el seno esfenopalatino.Éste comunica con el seno maxilar caudal. delgadísimo techo del seno esfenoidal se encuentra el cruce de los nervios ópticos, de modo que las enfermedades de los senos paranasales también pueden extenderse al nervio óptico y ocasionar trastornos de la visión.

X.

Vía aérea inferior

ringe con la tráquea (figs. 8-11. 8-13 y 8-15 y siguientes). La pared de la laringe está determinada esencialmente por la es-tructura de los cartílagos de la laringe, los que por medio de ligamentos y músculos están unidos entre sí, rostralmente con el cartílago del hueso hioides y caudalmente con la tráquea. Los cartílagos laríngeos, constituyen el armazón básico exterior de la laringe, órgano cuyo interior está conformado por la cavidad laríngea (Cavum laryngis) (fig. 8-19). Esta última es estrechada en forma de reloj de arena por los pliegues vocales (Plicae vocales). La cavidad de la laringe está revestida en una amplia ex-tensión por un epitelio plano pluriestratificado que en dirección caudal se transforma en

mucosa respiratoria. Su abertura en el extremo faríngeo, se cierra en forma incompleta durante el acto de deglución, por medio del desplazamiento de la epiglotis. Caudalmente se continúa sin ningún estrechamiento reconocible con los anillos cartilaginosos de la tráquea. Cartílagos de la laringe (Cartilágines laryngis) Los cartílagos de la laringe forman el esqueleto de la laringe (fig. 8-16 y sigs.) y con excepción del cartílago aritenoides son formaciones impares, con simetría bilateral. En detalle pueden diferenciarse los siguientes cartílagos: * Epiglotis con el cartílago epiglótico * Cartílago tiroides * Cartílagos aritenoides * Cartílago cricoides XI.

Epiglotis

El techo de la laringe o epiglotis está sostenido por el cartílago epiglótico (figs. 8-16 y 8-18). Tiene forma de hoja y su tallo o pecíolo se fija al cartílago tiroides. La lámina con forma de hoja descansa en estado de reposo detrás del velo del paladar (retrovelar). Se desplaza durante el acto deglutorio en dirección caudal hacia la entrada de la laringe. El cartílago epiglótico está formado por cartílago elástico. El borde libre de la epiglotis, según la especie animal, es una punta aguda (perro, gato y caballo) o tiene una forma de redondeada a ovalada transversal mente (rumiantes y cerdo). Lateralmente al tallo del cartílago epiglótico puede aparecer un cartílago par, la apófisis cuneiforme. Esta apófisis se encuentra ubicada entre la epiglotis y el cartílago aritenoides en el pliegue ariepiglótico y también puede estar en comunicación con este.

XII.

Cartílago tiroides:

El cartílago con forma de escudo o cartílago tiroides conforma la pared lateral y el suelo de la laringe. Está compuesto por cartílago hialino y posee un cuerpo ventral y dos láminas laterales, la derecha y la izquierda (Lamina dextra et sinistra). En todos los mamíferos domésticos, con excepción del caballo, el cuerpo forma el suelo completo del conducto de la laringe. En el caballo consta apenas de un delgado sendero, situado rostralmente, que se apoya en la epiglotis. En sentido caudal a este sendero, el piso de la laringe se cierra a nivel de la incisura tiroidea caudal (Incisura thyroidea caudalis) mediante una lámina de tejido conectivo. En este sitio puede accederse en el caballo desde el plano ventral a la cavidad laríngea, por ejemplo para la operación de la hemiplejía laríngea “huélfago laríngeo”. Las dos láminas laterales del cartílago tiroides poseen una prolongación comificada o asta (Cornu) rostral y otra caudal. En el caballo el asta rostral presenta una entrada o fisura tiroidea . El cuerno rostral se articula con el hioi- des mientras que el caudal lo hace con el cartílago cricoides. En el caballo el cartílago tiroides por lo general se

osifica con la edad; en otros mamíferos domésticos la osificación es variable y sólo parcial.

XIII.

Cartílagos aritenoides :

Los cartílagos aritenoides son pares, están formados por cartílago hialino y cubren como un techo el espacio dorsal entre las láminas del cartílago tiroides, en la medida en que se unan medialmente uno con otro. En este sitio ocasionalmente se interpone un pequeño cartílago interaritenoideo. El cartílago aritenoides tiene forma de triángulo y una de sus puntas se dirige ventralmente. El vértice rostrodorsal contiene la apófisis corniculada. Esta apófisis con forma de cuerno con la del lado contralateral conforma una hendidura, similar a una regadera, por lo que también se denomina “cartílago en arco de regadera”. El extremo caudal se articula con la lámina del cartílago cricoides. El extremo ventral forma la apófisis vocal y ofrece inserción al ligamento elástico de la cuerda vocal. La apófisis muscular ubicada dorsalmente se observa lateralmente; en ella se inserta el poderoso dilatador de la laringe, el músculo cricoaritenoideo dorsal.

XIV.

Cartílago cricoides:

El cartílago anular o cricoides rodea como si fuera un neumático el extremo caudal de la laringe. Como el cartílago tiroides, está formado por cartílago hialino y posee la forma de un anillo de sello. Su lámina dorsal tiene una cresta mediana y se articula con el cartílago aritenoides. El arco ventral es similar a un anillo traqueal y se articula con las astas caudales del cartílago tiroides. El cartílago cricoides también puede osificarse parcialmente con la edad.

XV.

Cavidad de la laringe :

El ingreso en la cavidad de la laringe tiene lugar por la corona laríngea o entrada de ia laringe, formada por la epiglotis, el pliegue ariepiglótico y el cartílago aritenoides. Después de la entrada se encuentra el amplio vestíbulo de la laringe . En la mitad de la laringe la cavidad se estrecha por la glotis y caudal a ella se dilata para formar la cavidad infraglótica que por su parte se continúa con la tráquea. El interior de la laringe está revestido por un epitelio. En el caballo y en el perro se forma lateralmente un bolsillo laríngeo o ventrículo de la laringe. Su entrada está limitada rostralmente por el pliegue vestibular y caudalmente por el pliegue vocal. En el cerdo y el caballo el suelo del vestíbulo laríngeo caudal a la epiglotis se profundiza para formar un receso laríngeo mediano, el receso mediano de la laringe.La hendidura de la glotis se subdivide en todos los mamíferos domésticos en una parte intercartilaginosa situada dorsalmente entre los cartílagos aritenoides y una parte intermembranosa situada ventralmente entre los pliegues vocales. En el cerdo el pliegue vocal está dividido y entre ambas partes se localiza el ventrículo laríngeo.

XVI.

Articulaciones y ligamentos de la laringe:

Entre el hioides y el cartílago tiroides, así como entre los cartílagos individuales de la laringe, con excepción de la unión de la epiglotis con el cartílago tiroides, se forman articulaciones sinoviales que contienen una cavidad articular. La articulación cricoaritenoidea permite que durante la inspiración ambos cartílagos aritenoides ensanchen la glotis mediante un movimiento de inclinación lateral. Durante la espiración los dos ángulos de las cuerdas vocales vuelven a acercarse al cartílago aritenoides. En caso de exigencia corporal la hendidura glótica se ensancha al máximo. En caballos con parálisis de nervio laríngeo recurrente izquierdo (hemiplejía laríngea, he- miplegia laryngis o “huélfago laríngeo”), está alterado del lado izquierdo. La epiglotis está unida por fibras elásticas con el cuerpo del cartílago tiroides y por una membrana elástica con el cartílago aritenoides. El cartílago tiroides se articula en su extremo caudodor-sal con la lámina del cartílago cricoides. Ventralmente se une con el anillo del cartílago cricoides por medio del ligamento crico-tiroideo. En el caballo ocupa la amplia incisura tiroidea caudal y debe ser separado para el acceso quirúrgico a la cavidad laríngea. Entre la apófisis vocal del cartílago aritenoides y el cuerpo del cartílago tiroides se extiende el ligamento vocal, que forma el pliegue vocal. En posición más rostral respecto de este ligamento, aunque no en todos los animales discurre en dirección paralela el ligamento ventricular (Ligamentum ventriculare). La laringe como un todo está unida rostralmente con el hueso basihioides por medio de la membrana tirohioidea (Membrana thyrohyoidea) y caudalmente con el primer anillo traqueal mediante el ligamento cricotra- queal (Ligamentum cricotracheale).

Músculos de la laringe :
En la laringe hay varios grupos musculares: Los músculos que entran en la laringe desde el exterior son los músculos extrínsecos, que se originan en el esternón y desplazan la laringe en dirección caudal y los músculos que se originan en el hueso hioides y traccionan la laringe. Los músculos que discurren entre los cartílagos de la laringe se consideran pertenecientes al grupo de “músculos propios de la laringe”. Estos músculos tienen la función de ensanchar y estrechar la hendidura glótica y también son responsables de la tensión o la relajación de las cuerdas o ligamentos vocales. Se distinguen los siguientes músculos: * Que se insertan desde el exterior, para moverla como un todo * Que se encuentran entre los cartílagos * Que parten de ella, para estrechar la faringe

* M. cricotiroideo * M. cricoaritenoideo dorsal * M. cricoaritenoideo lateral * M. aritenoideo transverso (M. arytenoideus transversus) * M. tiroaritenoideo (M. thyroarytenoideus) El músculo cricotiroideo, situado lateralmente entre el cartílago tiroides y el anillo del cartílago cricoides, contribuye a la tensión de los ligamentos vocales y es el único músculo de la laringe inervado por el nervio laríngeo craneal, dado que todos los otros músculos de este grupo son inervados por ramas del nervio laríngeo caudal o recurrente. El músculo cricoaritenoideo dorsal es el dilatador más poderoso de la hendidura glótica, se origina como una superficie ancha en la lámina del cartílago cricoides y se inserta rostralmente en la apófisis muscular del cartílago aritenoides. Su parálisis lleva al silbido o “estridor laríngeo”. En la mayor parte de los casos el afectado es el músculo izquierdo como consecuencia de la parálisis del nervio laríngeo caudal o recurrente izquierdo. El músculo cricoaritenoideo lateral se extiende entre el anillo del cartílago cricoides y la apófisis muscular del cartílago aritenoides y su función consiste en contribuir al estrechamiento de la hendidura glótica. El músculo aritenoideo transverso es débil y se extiende desde una apófisis muscular hasta la otra. Posee una estría tendinosa medial y su función es estrechar la glotis. El músculo tiroaritenoideo se dirige desde la base de la epiglotis y del cartílago tiroides a las apófisis muscular y vocal del cartílago aritenoides. En el perro y en el caballo está subdividido en el músculo ventricular y el músculo vocal. El músculo vocal y el músculo ventricular discurren por el pliegue vocal o vestibular correspondiente y sus funciones consisten en aumentar la tensión del ligamento vocal y estrechar la hendidura glótica.

Funciones de la laringe
Durante el acto de la deglución la epiglotis impide la entrada de comida y líquidos en la vía aérea. Durante la respiración se produce un proceso rítmico de dilatación (inspiración) y estrechamiento (espiración) de la hendidura glótica. El ensanchamiento de la glotis se debe a la contracción del músculo cricoaritenoideo dorsal y su estrechamiento a la acción del músculo cricoaritenoideo lateral. Ambos músculos están inervados por el nervio laríngeo caudal o recurrente.

Estos movimientos pueden reconocerse con un laringoscopio. En caso del “huélfago laríngeo” este movimiento se observa solamente a la derecha. La hendidura de la glotis participa además en la producción de los estornudos y de la tos. En ambos casos primero se cierra y luego, con el aumento de presión del aire espiratorio, se abre bruscamente. La glotis se cierra también en el momento en que aumenta la presión abdominal durante la micción, la defecación y sobre todo en forma transitoria durante el esfuerzo del trabajo de parto. La laringe participa además en la fonación, en el gato también en el ronroneo. Durante el ronroneo el músculo vocal y otros músculos laríngeos se contraen entre 20 y 30 veces por segundo y además se producen rápidas sacudidas del diafragma. Esto determina que los pliegues vocales vibren durante la inspiración y la espiración, lo que puede ser percibido con la palpación externa.

Vascularización e inervación de la laringe :
La vascularización arterial de la laringe tiene lugar a partir de la a. tiroidea craneal, que se origina en el extremo craneal de la a. carótida común, por medio de su rama laríngea. A partir de la rama laríngea se originan diversas ramas musculares destinadas a los m. laríngeos. La rama laríngea continúa entrando al interior de la laringe a través de la fisura tiroidea para acceder a los m. ventricular y m. vocal, así como a la mucosa laríngea. Los nervios de la laringe provienen de ramas del nervio vago. El nervio laríngeo craneal emite caudalmente la rama faríngea, a la altura del ganglio distal del nervio vago (denominación anterior: ganglio nudoso). Este ganglio no es visible macroscópicamente en todos los casos pero puede ser observado en preparaciones histológicas. El nervio laríngeo craneal se divide en una rama externa y una rama interna. La rama externa inerva al músculo constrictor de la faringe y el músculo cricotiroideo. En raros casos tiene también una rama que lo comunica con el nervio laríngeo recurrente. La rama interna se dirige por la fisura tiroidea hacia el interior de la laringe e inerva la mucosa. De la rama interna se desprende la rama comunicante, que se une con el nervio laríngeo recurrente. Durante el desarrollo embrionario del corazón los nervios laríngeos caudales o recurrentes son desplazados caudalmente y forman un asa por la derecha alrededor del tronco costocervical y por la izquierda alrededor de la aorta. Regresan como nervios recurrentes hacia la laringe. El nervio laríngeo caudal inerva todos los músculos laríngeos con excepción del músculo cricotiroideo. El nervio laríngeo caudal o recurrente posee importancia clínica en el caballo porque la alteración de su función lleva al denominado “huélfago laríngeo”. En la mayor parte de los casos la experiencia muestra el compromiso del nervio laríngeo recurrente izquierdo. La parálisis del

músculo cricotiroideo dorsal izquierdo determina la ausencia de movimiento de las cuerdas vocales de dicho lado. Es probable que la causa de una enfermedad que afecta predominantemente al nervio laríngeo recurrente izquierdo se relacione con su longitud y su trayecto. La pulsación de la aorta (irritación mecánica) y la vecindad de los nodulos linfáticos traqueobronquiales (daño tóxico en caso de infección) pueden condicionar la parálisis. Los vasos linfáticos de la laringe se reúnen en los nodulos linfáticos retrofaríngeos mediales en los nodulos linfáticos cervicales profundos craneales.

Tráquea:
La tráquea, que continúa caudalmente al cartílago cricoides de la laringe, está compuesta por una serie de anillos de cartílago hialino (cartílagos traqueales,abiertos en la región dorsal, cuyo número difiere según el tipo de animal, y que están unidos entre sí por ligamentos.En su extremo dorsal los cartílagos traqueales están unidos por un músculo traqueal. El número de cartílagos traqueales de los diferentes mamíferos domésticos varía entre 29 y 60: La forma de los cartílagos traqueales difiere según la especie animal. La tráquea está situada en la región del cuello en posición ventral con respecto a la columna cervical y al músculo largo del cuello. Ingresa en la cavidad torácica por la abertura torácica craneal y se divide a la altura del quinto espacio intercostal, dorsal al corazón, en los dos bronquios principales. En los rumiantes y en el cerdo se desprende de la tráquea hacia el lado derecho, antes de su bifurcación, un bronquio traqueal, que en estos dos tipos de animal ventila el lóbulo craneal derecho del pulmón. La tráquea está revestida en toda su extensión por una mucosa respiratoria. Por fuera está unida con los tejidos circundantes por tejido conectivo laxo o adventicia. En la vecindad inmediata de la tráquea discurren por la adventicia los nervios laríngeos caudales o recurrentes. Al lado de la tráquea discurren bilateralmente y en una vaina propia de tejido conectivo la arteria carótida común con el tronco vagosimpático y también, con excepción del caballo y de la cabra, la vena yugular interna. En la región media del cuello se encuentra el esófago a la izquierda de la tráquea. Ventralmente la tráquea está cubierta por los músculos largos del hioides.

3. CONCLUSIONES:
Adaptación y supervivencia: Son notables lasadaptaciones de las vicuñas (del resto de los camélidostambién) a las condiciones de la Puna. Esto esconsecuencia del proceso de evolución de los animalesen su medio y de la coevolución de los camélidos y laestepa.

Estas adaptaciones incluyen aspectos quepreservan al medio en que viven, como lasalmohadillas en que terminan sus patas, que noerosionan demasiado el suelo del altiplano. Por otrolado, estos seres vivos de la puna forman parte de unecosistema en equilibrio dinámico en el que unossirven de alimento a otros. Lana: Sobre este tema hay preocupación en los pobladores altoandinos, ya que en los Estados Unidos existe un movimiento de crianza de paco-vicuñas(cruce de alpaca y vicuña) con el objetivo de crear una razanueva de mejor fibra que la alpaca y mas rendimiento de peso enel vellón esquilado que la vicuña original. Todo esto sin contar conlas autorizaciones o licencias de CITES. La lana de la vicuña fue valorada desde tiempos preincaicos. Lasprácticas indígenas tenían cierto límite en su uso. Quienes notuvieron límite fueron los conquistadores, quienes las cazaron dea miles con armas de fuego (arma que no existía previamente enAmérica).

4. BIBLIOGRAFIA:

www.readperiodicals.com www.produccionbovina.com www.uap.edu.pe Libro: Anatomia de animales Domesticos KONIG www.cybertesis.edu.pe

INDICE:

1. INTRODUCCION I. II. III. IV. V. VI. VII. VIII. IX. X. XI. XII. XIII. XIV. XV. ……………………………………………………..ESTESEOLOGIA DEL OLFATO: …………………………………………………..…………Vía aérea superior Nariz ………………………………………………….………….Vía aérea superior Nariz ……………………………………………………....………..Cartílagos de la nariz ……………………………………………………..………….Vestíbulo de la nariz …………………………………………………………………….Cavidade4s nsales …………………………………………………………….………….Meatos nasales ………………………………………………………………..….Senos Pranasales ……………………………………………………………..….…….Vía aérea inferior ………………………………………………………………..…………….Epioglotis ………………………………………………………………..…..…Cartílago tiroides: …………………………………………………………..……Cartilago arotenoides …………………………………………………..…………….Cavidad de la laringe : ……………………………………….………….…….Funcione4s de la Larimmge ……………………………………………………………….…………….Traquea

2. MARCO TEORICO 3. CONCLUSIONES 4. BIBLIOGRAFIA

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful