Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4.

LOS CLIMAS DE ESPAÑA

TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA
(Os recuerdo que este tema corresponde a los temas 5. Los climas de España (concretamente apartado 4.1. de este tema), y 6. Los dominios climáticos de España (concretamente apartado 4.2. de este tema) de la PAU de este curso) 4.1. Los climas de España: 4.1.1. Los grandes rasgos climáticos de España: elementos y su distribución espacial. 4.1.2. Factores climáticos en España. 4.2. Los dominios climáticos en España: 4.2.1. Distribución y características de los principales tipos de climas.

4.1. LOS CLIMAS DE ESPAÑA
4.1.1. LOS GRANDES RASGOS CLIMÁTICOS DE ESPAÑA: ELEMENTOS Y SU DISTRIBUCIÓN ESPACIAL Lo primero a tener en cuenta es la diferencia entre tiempo atmosférico y clima ya que en ocasiones estos se confunden de forma errónea. Por tiempo atmosférico entendemos el estado de la atmósfera y sus meteoros en un momento determinado. La ciencia lo que estudia es la Meteorología. El clima es la sucesión habitual de tiempos atmosféricos en un territorio. Para determinar su tipología es necesaria al menos una observación de al menos 30 años. La ciencia que lo estudia es la Climatología. La determinación de un tipo de clima u otro viene dada por una serie de aspectos observables y cuantificables que, juntos, los configuran. Los principales son la insolación y nubosidad, la temperatura, las precipitaciones, la presión atmosférica, los vientos, la evaporación, evapotranspiración y aridez. Veamos cada uno de ellos. 4.1.1.1. La insolación y la nubosidad La insolación es la cantidad de radiación solar directa que recibe una porción de la superficie terrestre. En España hay una variación de norte a sur ya que mientras algunas zonas reciben entre 2000 y 3000 horas de sol al año (Canarias, sureste peninsular), otras reciben una cantidad entre 1600 y 2000 horas (zona norte con una mayor nubosidad). 4.1.1.2. La temperatura Es el grado de calor del aire. Se mide con un termómetro en la escala de º C (centígrados) o º F (Fahrenheit). En los mapas aparece representada a través de líneas que unen puntos con la misma temperatura (isotermas). Las temperaturas medias anuales son condicionadas por la cercanía al mar que las suaviza (efecto termorregulador del mar que las suaviza) o por su lejanía (continentalidad, en la zona interior que hace que las temperaturas sean más extremas); por la altura (hay un descenso de la temperatura de 0’6ºC cada 100 metros de ascensión); y por la latitud, ya que son más frías en el norte y más cálidas en la zona sur. Un aspecto importante en relación con las temperaturas es la amplitud térmica u OTA (oscilación térmica anual) que es la diferencia entre la temperatura media del 1

Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA

mes más cálido y del más frío de un lugar. Las amplitudes térmicas mayores se dan en las zonas del interior (sobre todo en la Submeseta Sur) y las menores en los archipiélagos y en la cornisa cantábrica. Otro aspecto a destacar son las heladas que se producen cuando la temperatura del aire desciende por debajo de los 0º C. Estas heladas se pueden producir o bien por irradiación nocturna (una pérdida rápida de calor del aire en contacto con el suelo que se ha enfriado) o por advección (llegada de una masa de aire muy fría). Las heladas se producen menos en las zonas costeras y más en la zona interior (sobre todo en la Submeseta Norte y en la Depresión del Ebro). 4.1.1.3. Las precipitaciones Es la cantidad de agua que cae de la atmósfera ya sea en forma líquida (lluvia) o sólida (nieve o granizo). Se mide con un pluviómetro y se expresa en mm o l/m². En los mapas aparecen representadas mediante una serie de líneas que unen puntos con las mismas precipitaciones (isoyetas). Las precipitaciones son causadas por un enfriamiento de las masas de aire cargadas de humedad al ascender. Este ascenso provoca la condensación del vapor de agua hasta llegar al punto de rocío. Cuando la masa de aire (nube) no puede almacenar más humedad se producen las precipitaciones. Esta condensación se puede producir también en superficie, formándose el rocío o la escarcha. Distinguimos diferentes tipos de precipitaciones según su origen: • Orográficas: debidas al relieve, cuando una masa de aire choca contra una montaña y al verse obligada a ascender se enfriará, condensará y precipitará. Son mayores en las caras a barlovento (ladera de cara al viento), que en sotavento en donde se produce el efecto foehn (calentamiento del aire). • Convectivas: sobre todo en verano, se producen cuando el suelo se recalienta y transmite dicho calor al aire que está en contacto con él. Éste se calienta y al ser menos pesado asciende, se va enfriando, se condensa y precipita. Relativamente frecuentes en el interior peninsular y en las montañas. • Ciclónicas o de frente: se producen cuando dos masas de aire de características diferentes, una cálida y otra fría, chocan. La fría, al pesar más, se introduce debajo de la cálida y hace que esta ascienda, provocando todo el proceso ya descrito. En general las precipitaciones en España son moderadas y con una gran variabilidad. Con todo, el mapa de precipitaciones en España hace que distingamos dos zonas: • La España húmeda: que se corresponde con el norte peninsular (zona gallega, cornisa cantábrica) esencialmente, aunque hay excepciones en zonas de los Pirineos, de las Penibéticas, el Sistema Ibérico, sierras de Cazorla y Segura, puntos aislados de los Montes de Toledo, Sistema Central (Guadarrama) y Sierra Morena (Aracena). Mención especial para la Sierra de Grazalema (Cádiz), en donde se llegan a superar los 2000 mm anuales. Son normales valores que superan los 800 mm anuales. • La España seca: el resto del país en los que las precipitaciones son escasas o muy escasas, entre los 800 y 200 mm anuales. Cabe destacar que las menores precipitaciones se producen en áreas del SE peninsular (Almería, Murcia y parte de Alicante), así como zonas del interior de la Meseta, la Depresión del Ebro (Monegros) e islas orientales del archipiélago canario. 2

Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA

4.1.1.4. La presión atmosférica Es la presión o peso que ejerce la atmósfera sobre la superficie terrestre. La presión normal es de 1013.25 hePa a nivel del mar. Si se supera esta medida hablamos de altas presiones o anticiclones, si es menor tenemos bajas presiones o borrascas. Se mide con un barómetro y se expresa en milibares (mb) o en hectopascales (hePa). En los mapas se representan mediante líneas que unen puntos con la misma presión (isobaras). En invierno sobre España dominan las altas presiones de origen centroeuropeo o del interior peninsular (térmico). En verano dominan las altas presiones del anticiclón dinámico de las Azores y los térmicos del interior peninsular. En otoño y primavera dominan las bajas presiones atlánticas que, acompañadas de frentes, producen precipitaciones de tipo frontal barriendo todo el país. 4.1.1.5. El viento Relacionado con las presiones, el viento es el movimiento en horizontal del aire. Este movimiento se produce de las zonas de altas presiones a las de bajas presiones. España se encuentra en el área de vientos de poniente o Westerlies, si bien existen vientos locales (cierzo, tramontana, terral, levante…). También observamos vientos alternantes como las brisas marinas y las de montaña. 4.1.1.6. Evaporación, evapotranspiración y aridez La evaporación es la transformación del agua en vapor. Ésta es más rápida y mayor cuanto más elevada sea la temperatura. La evapotranspiración es esencialmente igual a la anterior, pero se le añade la pérdida que se produce por la transpiración de las plantas. La aridez es la escasez permanente y prolongada de agua; si ésta es temporal es preferible hablar de sequía. El grado de aridez de un clima se mide con dos índices: el de Gaussen (un mes es seco cuando las precipitaciones son inferiores al doble de la temperatura media de dicho mes) o el de Lautensach-Meyer (determina la aridez general en función del número de meses con déficit de agua (menos de 30 mm, establece diferentes zonas: a) zona sin aridez o húmeda: ningún mes con déficit; b) zona semihúmeda: de 1 a 3 meses con déficit; c) zona semiárida: de 4 a 6 meses con déficit; d) zona semiárida extrema: de 7 a 11 meses con déficit). 4.1.2. FACTORES CLIMÁTICOS EN ESPAÑA Los factores del clima explican las variaciones que sufren los elementos del clima. Se suelen agrupar en dos conjuntos: factores geográficos y factores termodinámicos. 4.1.2.1. Factores geográficos • Latitud. España se sitúa en la zona templada del planeta entre los 43º N y los 36º S. A menor latitud la temperatura aumenta, y a mayor latitud disminuye, por lo que en nuestro país aumenta de Norte a Sur. • Relieve. Presenta varias características y repercusiones. La altitud hace que disminuyan las temperaturas (0’6º C cada 100 metros) y por tanto a mayor altitud menor temperatura. La orientación con contrastes entre las solanas (más cálidas pues reciben más radiación solar) y las umbrías (más frías). Como nos encontramos en el hemisferio Norte las zonas de solana de nuestro país 3

Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA

están orientadas hacia el Sur. Efecto foehn que hace que las laderas de sotavento tengan menos precipitaciones que las de barlovento. Disposición del relieve que hace que se favorezca la penetración de las masas de aire provenientes del Atlántico. • Influencia del mar. Las zonas costeras tienen amplitudes térmicas menores que las del interior. • Posición geográfica. Entre dos masas de agua y dos continentes, lo que produce que reciba masas de aire de variada procedencia y diferentes características. 4.1.2.2. Factores termodinámicos Son los responsables de la circulación atmosférica. • Circulación en altura. En la zona templada en la que nos encontramos está dominada por la corriente en chorro (Jet Stream). Ésta es una fuerte corriente de viento de estructura tabular, situada en la tropopausa (unos 9 km de altura) que puede alcanzar grandes velocidades (hasta 400 km/h), tomando una forma casi zonal (Oeste- Este). Cuando la corriente en chorro pierde velocidad se ondula, creando crestas, o zonas de altas presiones, y valles, zonas de bajas presiones, que se reflejan en superficie con anticiclones y borrascas dinámicos. Si los valles acaban cerrándose originan las conocidas “gotas frías” del Este peninsular. La corriente en chorro, además, se desplaza latitudinalmente. En verano se sitúa en latitudes altas, lo que provoca que apenas nos afecten los frentes en dicha época del año. Sin embargo, en invierno se sitúa en su posición más meridional, afectando a la Península y provocando el paso de continuos frentes por todo el territorio. • Circulación en superficie. Dirigida por los centros de acción, las masas de aire y los frentes. • Los centros de acción son áreas de alta presión (anticiclones) y de baja presión (depresiones, ciclones o borrascas). Los centros anticiclónicos tienen una presión superior a los 1013 hPa, giran en el sentido de las agujas del reloj, y en los mapas del tiempo se representan con una A. Originan un tiempo seco y soleado, pero no siempre cálido, ya que en ocasiones pueden ser el resultado de un enfriamiento de la superficie de los continentes lo que da lugar a bajísimas temperaturas. Los centros de bajas presiones tienen una presión inferior a los 1013 hPa, giran en el sentido contrario a las agujas del reloj, y en los mapas del tiempo se representan con una B. Originan tiempo inestable y lluvioso. Según su origen pueden ser térmicos (por un enfriamiento de la superficie continental europea o peninsular lo que da lugar a olas de frío; o por el calentamiento de la superficie del continente africano o peninsular y da lugar a olas de calor y, en ocasiones, tormentas convectivas); o dinámicos (asociados a la corriente en chorro y a sus ondulaciones. Los anticiclónicos son el escandinavo, el de las Azores y el polar atlántico. Los depresionarios son el de Islandia y el del Golfo de Génova o Ligur). 4

Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA

• Masas de aire. Con determinadas características de temperatura, humedad y presión según su región manantial. Por su humedad pueden ser continentales – c- (aire seco) o marítimas –m- (aire húmedo). Por su temperatura pueden ser frías –ártica (A) o polar (P)- o cálidas –tropical (T). Así distinguimos entre aire Polar Marítimo (Pm), templado y húmedo produce precipitaciones en la Cordillera Cantábrica y zona Oeste; Polar Continental (Pc), frío y seco produce tiempo frío y soleado; Ártico Marítimo (Am), frío y húmedo produce nevadas y temperaturas bajas; Ártico Continental (Ac), frío y seco produce cielos claros y heladas; Tropical Marítimo (Tm), cálido y húmedo produce temperaturas altas en verano y suaves el resto del año; Tropical Continental (Tc), cálido y seco produce olas de calor en verano. • Los frentes. Son zonas de contacto entre dos masas de aire de características diferentes (polares y tropicales). Pueden ser fríos o cálidos y van asociados a las borrascas. Se representan en el mapa de isobaras o mapa del tiempo mediante líneas azules con triángulos, el frente frío; o líneas rojas con semicírculos, el frente cálido. Cuando en una misma línea aparecen triángulos azules y semicírculos rojos, se representa un frente ocluido a punto de cerrarse y desaparecer (ocasionan precipitaciones débiles).

4.2. LOS DONIMIOS CLIMÁTICOS DE ESPAÑA
El comportamiento de los elementos del clima, modificados por los factores, permite diferenciar dos dominios climáticos esenciales de la Península: el templadocálido o mediterráneo y el templado-frío, siendo una barrera montañosa septentrional la que delimita dichos dominios. La diferencia entre ellos está en los 15º C de temperatura media anual. También debemos considerar el clima canario y el clima de montaña. 4.2.1. Los climas templados-fríos Se dan en el extremo septentrional y en el centro de España y su temperatura media anual es inferior a 15º C. Podemos establecer dos subtipos: el clima oceánico y el clima continental. • El clima oceánico se extiende por la zona norte, desde Galicia hasta el Pirineo occidental. Se caracteriza por sus elevadas precipitaciones anuales, siempre superiores a los 800 mm. La temperatura media anual oscila entre 13º y 14º C y al estar todo el año bajo la influencia de los flujos marítimos, las oscilaciones térmicas son muy débiles, con inviernos templados y veranos frescos. A medida que se penetra en el interior, las precipitaciones descienden, la estación seca se acusa y el invierno se vuelve más frío. Se desarrolla entonces • El clima continental, es decir, el clima de la España interior, que afecta a casi dos tercios del territorio peninsular. En esta amplia zona, las precipitaciones son débiles -siempre inferiores a 600 mm- y descienden de norte a sur y de oeste a este; el invierno puede ser seco, debido a la formación de anticiclones fríos de origen térmico, y, en verano, las temperaturas pueden favorecer la formación de lluvias de convección. Las temperaturas medias anuales oscilan entre 10º y 14º C y la amplitud térmica es muy elevada como consecuencia del frío invernal y del recalentamiento estival. De 5

Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA

uno a seis meses las temperaturas medias no superan los 6º C y las heladas son abundantes. Las causas de estos caracteres térmicos hay que buscarlas en la atenuación de la influencia marítima, bien por la lejanía del mar, bien por la existencia de sistemas montañosos que obstaculizan la llegada de los flujos marítimos. 4.2.2. Los climas templados-cálidos o mediterráneos Sus rasgos esenciales son la existencia de un verano seco y caluroso, y de una estación húmeda que puede ser el invierno, la primavera o el otoño. Las precipitaciones son escasas e irregulares, siempre inferiores a los 800 mm, y la temperatura media anual es siempre superior a los 15º C. La cercanía o la lejanía del mar y la posición respecto a las borrascas del frente polar explican la gran diversidad de subtipos. • El clima mediterráneo oceánico se extiende por el golfo de Cádiz y las comarcas próximas, desde Tarifa hasta la frontera portuguesa. La gran humedad ambiental es su característica más acusada, aunque las precipitaciones no son muy elevadas, ya que oscilan entre los 700 y los 500 mm anuales, y son de origen frontal; sin embargo, en ocasiones, la presencia de obstáculos montañosos cercanos a la costa, como ocurre en la provincia de Cádiz, favorece el aumento de lluvias. Las temperaturas son suaves -entre 17 y 19º C de media anual-, con inviernos cálidos y veranos no muy calurosos. Es la zona española de mayor insolación anual, supera las 3000 horas. • El clima mediterráneo continental se extiende desde los cursos bajo y medio del Guadalquivir hasta el límite con la provincia de Jaén, es decir, por Huelva, Cádiz, Sevilla, Málaga y Córdoba. Las precipitaciones anuales oscilan entre los 700 y los 300 litros anuales, con máximos en primavera y en otoño, aunque ciertos puntos bien orientados hacia las masas de aire procedentes del Atlántico superan los 700 litros. Las temperaturas, más elevadas en el valle del Guadalquivir, descienden a medida que se acentúa la continentalidad, dando lugar a una temperatura media anual elevada, entre 17 y18 º C, y a un invierno fresco, de 9º C de media, sin heladas. El verano es el más cálido de España, en julio y agosto se supera la media de 30º C. Este subtipo climático se prolonga por las altiplanicies de Andalucía oriental y el surco intrabético, pero, en este caso, la ya considerable distancia del Océano Atlántico, de donde proceden las masas de aire húmedo, hace que las precipitaciones sean escasas, entre 300 y 600 litros anuales. La continuidad y, sobre todo, la considerable altura media de la zona, originan un medio ecológico hostil, caracterizado por una baja temperatura media anual (entre 13 y 15º C), un invierno muy largo y frío con fuertes heladas, un verano cálido y prolongado, y la tendencia a acortarse las estaciones intermedias de primavera y otoño • El clima mediterráneo subtropical es propio de la costa mediterránea andaluza, desde Adra (Almería) hasta Gibraltar. Las precipitaciones son relativamente abundantes en el oeste, cercanas a los 900 mm y diminuyen poco a poco hacia el este, donde se sitúan en torno a los 400 mm. La influencia del Mediterráneo hace que el invierno sea cálido (12º C); además, las Cordilleras Béticas hacen de escudo protector frente a las llamadas “nortadas” el aire frío procedente del norte, justificando la denominación de Costa del Sol 6

Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA

con la que se conoce a esta región. En cambio, el verano es caluroso, debido al fuerte recalentamiento del Mediterráneo, como consecuencia de sus reducidas dimensiones, y a la temperatura media anual, relativamente alta (19º C). • El clima subdesértico impera en el litoral sureste, entre Balerma (Almería) y Torrevieja (Alicante), incluye, pues parte de las provincias de Murcia, Almería y Alicante. La característica esencial es la escasez de precipitaciones anuales, siempre inferiores a los 300 mm debido al efecto de pantalla que ejerce la cordillera Penibética sobre las borrascas. Los máximos pluviométricos se producen en otoño y en primavera, pues las precipitaciones suelen estar ligadas a situaciones de gota fría. La temperatura media anual es la más elevada de Andalucía y de la Península (21º C); el invierno es templado, presentando valores entre 11 y 13º C, y el verano muy cálido (26º C), ya que es una zona expuesta a la llegada de masas de aire del continente africano. La insolación anual es grande y las heladas, escasas. • El clima mediterráneo levantino-balear abarca la región valenciana, Tarragona y Baleares. En las dos primeras regiones, las precipitaciones oscilan entre los 400 y los 700 litros, con un máximo de otoño, pues en invierno la cercana Cordillera Ibérica ejerce de pantalla frente a los flujos húmedos procedentes del oeste. La temperatura media anual es suave (16º C) y la amplitud térmica, moderada, pues oscila entre los 13 y los 15º C. • El clima mediterráneo catalán es propio de la franja costera comprendida entre la desembocadura del Ebro y los Pirineos. Las precipitaciones son bastante abundantes, oscilan entre los 500 y los 900 litros anuales; es más, apenas existe sequedad estival. Las temperaturas son suaves y la amplitud térmica, moderada o baja, situándose entre los 13 y los 18º C, hechos explicables por la influencia dulcificadora del mar. En los grandes dominios anteriores, el relieve introduce importantes modificaciones al aumentar las precipitaciones de la vertiente expuesta a los vientos y disminuir las temperaturas. Esto explica, por ejemplo, islotes aislados de elevada pluviometría en áreas andaluzas secas, como la sierra de Grazalema, en Cádiz, que recibe 2223mm de lluvia anuales. 4.2.3. El clima subtropical del archipiélago canario La cercanía de Canarias a los trópicos hace que las islas se vean poco afectadas por la circulación del oeste, situándose bajo la influencia del anticiclón de las Azores, el aire tropical atlántico y los vientos alisios del noroeste. Además, la corriente marina fría de Canarias y la disposición del relieve añaden nuevos contrastes a un clima de claras influencias tropicales Las precipitaciones totales anuales no son muy abundantes, de 250 a 500mm, incluso hay áreas que no alcanzan aquel umbral mínimo. Su régimen es similar al mediterráneo, con un máximo de invierno, debido al descenso latitudinal de las borrascas o la llamada gota fría de Canarias, y con un mínimo estival. El relieve insular genera considerables contrastes; por una parte, como consecuencia de la altura; por otra, por la distinta orientación de las laderas En algunas zonas, como en las laderas de Tenerife y de Las Palmas, se produce el llamado “mar de nubes”, una banda nubosa estratiforme que se extiende entre los 500 y los 1500 metros, y que tiene cierta importancia como forma de precipitación invisible, al mantener mojados el suelo y la vegetación en verano. 7

Departamento de Geografía e Historia. IES Fray Luis de Granada. Curso 2012- 13 TEMA 4. LOS CLIMAS DE ESPAÑA

Las temperaturas medias anuales se sitúan entre los 19 y los 21º C, y la oscilación 4.2.4. Clima de montaña Hay unas características comunes a los espacios montañosos: descenso de temperatura (6º cada 1000m), distinta insolación sobre las vertientes de solana y umbría, la reducida amplitud térmica de las cumbres, el fenómeno de inversión térmica, el aumento de precipitaciones en la montaña. En general es un clima frío, con meses por debajo de 0º C, las precipitaciones son abundantes, superiores a 1000 mm, producidas a veces en forma de nieve que en algunos lugares no desaparece en todo el año, acompañadas de temperaturas medias negativas en invierno y muy frescas en verano. Se localiza al Norte: a más de 1.000 metros de altitud en la cordillera Cantábrica y los Pirineos; y más al Sur: a más de 2.000 metros de altitud, en el Sistema Central y los Sistemas Béticos. (Este apartado de los dominios climáticos se lo debemos a los compañeros del I.E.S. Gran Capitán de Córdoba)

8

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful