NOËL CARROLL Arte e Interacción Las ideas de lo estético destacan en dos áreas cruciales de debate en la filosofía del arte

. Por un lado, lo estético a menudo juega un cierto rol en las descripciones de nuestras respuestas e interacciones con obras de arte. Es decir, lo que se pensaba que era distintivo acerca de nuestra relación con las obras de arte es que estos encuentros están denotados por experiencias, opiniones, percepciones de lo estético, etc. Además, el uso de terminología de lo estético en las explicaciones sobre nuestras interacciones con obras de arte es esencialmente, experimental o perceptivo donde estos términos son generalmente nterpretados en contraste a respuestas mediadas por la aplicación de conceptos o del razonamiento. En segundo lugar, las nociones de lo estético están también presentes en teorías de la naturaleza de los objetos artísticos. La obra de arte es afirmada como un artefacto diseñado para producir experiencias y percepciones estéticas, para generar actitudes estéticas, o captar las facultades de lo estético, etc. De este modo, estas dos afirmaciones sobre la distinción entre las respuestas estéticas y nuestras respuestas al arte; y que los objetos artísticos pueden ser definidos en términos de lo estético aunque aparentemente independiente pueden no obstante estar conectados por los medios de un enfoque prolijo y de sentido común que sostiene que lo que un objeto es puede ser capturado a través de la explicación de su función. El objeto artístico es algo diseñado para despertar un cierto tipo de respuesta, un cierto tipo de interacción. La interacción canónica del arte involucra lo estético (Sin embargo esto necesita ser descrito). Por lo tanto, la obra de arte es un objeto diseñado con el propósito de generar experiencias, percepciones, actitudes estéticas, etc. La intención de este texto es debatir acerca de ambas tesis; la que refiere que las respuestas estéticas son definitivas de nuestras respuestas a las obras de arte y la que afirma que el arte se caracteriza exclusivamente en condiciones de fomentar respuestas estéticas. Será rebatido contra la primera tesis que muchos de nuestras arraigadas formas de interacción con las obras de arte; lo cual es designado neutralmente como nuestras respuestas y experiencias artísticas, no son naturalmente estéticas ni son reducibles a respuestas y experiencias estéticas. El argumento es válido al enumerar y describir varias de nuestras no estéticas aunque sumamente características respuestas a

los objetos artísticos. De este modo, conjuntamente al hacer cosas como prestar atención a la fragilidad de una coreografía, una respuesta estética paradigmática, nosotros además contemplamos las obras de arte con una vista para percibir significados y estructuras latentes, y para determinar la relevancia de una obra de arte en un contexto histórico – artístico. Estás respuestas artísticas, a menudo interpretadas naturalmente y ciertamente no menos privilegiadas que las respuestas estéticas en consideración con nuestras interacciones con las obras de arte. Además, si una visión extendida de la respuesta artística es justificable, entonces nuestro concepto de arte, especialmente cuando se interpreta funcionalmente, debe ser ampliado para tolerar como objetos artísticos que son diseñados para promover de forma característica respuestas artísticas apropiadas o experiencias artísticas distintas de las respuestas estéticas. Esto, a su vez, tiene consecuencias en los intentos de los teóricos; armados con definiciones estéticas de arte, los cuales desean excluir tales objetos como La Fuente de Duchamp del orden del arte.

Bryce Benavides Suarez U201111086

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful