TAI CHI

HISTORIA
Según la leyenda su creador fue el ermitaño Chang Sang Feng en el siglo XIV. Presenció la lucha entre una  serpiente y una grulla, la serpiente avanzaba y retrocedía continuamente y la grulla cubría con sus alas a la  serpiente despistándola. Ideó el taichi basado en la suavidad de movimientos, el equilibrio y la coordinación. Otra  teoría,   sin   embargo   señala   su  origen   en  la  necesidad  de  defensa   personal  de  los  monjes  en  el  monasterio  Shaolin. En un principio tuvo una clara aplicación marcial; con el paso del tiempo se suavizaron los movimientos  para que toda la población tuviera acceso a los beneficios del taichi en el campo de la salud. A partir de la mitad  del siglo XX su enseñanza se extendió por Europa y América. Existen varios estilos, los más conocidos son el  estilo Chen que se caracteriza por movimientos más rápidos y explosivos y el estilo Yang caracterizado por  movimientos suaves y circulares.  Tai significa acción, chi significa energía, con lo cual se podría traducir como el movimiento de energía en  nuestro  cuerpo. Según  la filosofía  oriental la enfermedad se produce por un  bloqueo  de energía  en nuestro  cuerpo por diferentes causas y en taichi se realiza un trabajo de energía para que ésta fluya libremente. El principiante suele aprender la secuencia abreviada de 24 movimientos   estandarizada en 1956 por la  Comisión de Deportes China, conocida como  24 continental o 24 Pekín  basada en el estilo Yang. Aunque  también se enseñan otras formas básicas relacionadas con otros estilos y a partir del año 2000 se ha difundido  otras secuencias más esquemáticas como la de 8 movimientos, cuyo aprendizaje es más sencillo.

PRINCIPIOS
    Enraizamiento: Conexión con el suelo. Es importante la estabilidad que se consigue con la alineación con el  suelo como si nuestros pies fueran las profundas raíces de un árbol. Nos anclamos y fijamos al suelo sintiendo  esa unión a través de nuestros pies.      Centro de gravedad: Nuestro centro de gravedad se encuentra en el denominado Tan Tien, dos dedos por  debajo del ombligo. Debemos concentrarnos en el Tan Tien para tener más estabilidad. Todos los movimientos  partirán de él.      Alineación: Si permanecemos alineados con la fuerza de la gravedad ganaremos estabilidad y al estar recta  nuestra columna la energía puede fluir fácilmente. En todos los movimientos tratamos de que nuestra espalda  esté recta.      Respiración abdominal: Si nuestra respiración es lenta y tranquila, nuestra mente también se calma. Por la  interrelación   entre   respiración   y   estado   de   ánimo   una   respiración   pausada   nos   tranquiliza   y   la   respiración  abdominal es especialmente útil en este sentido. Como en tai chi nos movemos lentamente podemos regular la  respiración   y   favorecer   su   ritmo   lento.   La respiraron abdominal también nos ayuda a mantener el centro de gravedad bajo y facilita el retorno venoso  pues con el movimiento del abdomen se produce una acción de bombeo.      Lentitud de movimientos: El movimiento transcurre lentamente, sin pausas. Este movimiento lento favorece la  relajación y concentración. Los cambios de peso de un pie a otro se realizan sin brusquedad, para mantener una  gran estabilidad. 

MOVIMIENTOS BÁSICOS (8 movimientos) 1. Abarcar el universo

2 - Limpiar la rodilla y empujar hacia delante

 

 

3 - Apartar la crin del caballo salvaje

4 – Mover las manos como nubes

5- El Gallo Dorado se levanta sobre una pata

6- El Mono

7- Golpe de pie

8- Cruzar las manos

-

Cierre

BENEFICIOS

-

-

-

 Mejora   la   postura.   Practicar   tai   chi   nos   permite   mejorar   la   autoconciencia   corporal,   mejora   nuestra  alineación y aumenta nuestra energía. Al enderezar nuestra espalda mejora el flujo de energía en nuestro  cuerpo.   Mejora   nuestro   sistema   nervioso.   El   taichi   calma   y   regulariza   nuestra   mente,   elimina   emociones  negativas. Al equilibrar la  energía de nuestro cuerpo mejora su salud. Investigaciones  en un  hospital  psiquiátrico en USA demostraron una mejora de actitud con su práctica, también mejoraron pacientes con  tuberculosis en Shangai tras seguir un programa de práctica, Galante (1993:71).  Aumenta la flexibilidad y refuerza tendones y músculos. No trata de desarrollar de forma importante los  músculos sino que el tai chi hace especial énfasis en la movilidad.   Mejora la conciencia de nuestro propio cuerpo   Facilita una respiración armónica y aumenta el volumen respiratorio.