Presidente Instituto Moisés Lebensohn Hernán Rossi Equipo editorial Bastia, Emiliano Bonelli, Bárbara Hirigoyen, Juan Jones

, Iain Osorio, Juan Rodríguez, Santiago Uema, Laura Diseño DGCV Ma. Inés Cosentino Autores Invitados Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi” Lic. Javier Valladares (Miembro del Consejo de Regencia en ITBA) Federico Spitznagel (Director editorial Revista Clean Energy) CPN. Luis Sacca (Diputado Nacional UCR) Luciano Caratori (Instituto Argentino de la Energía) Iain Jones (Pasante de intercambio del IML)

© Fundación Instituto de Pensamiento y Formación Moisés Lebensohn Tucumán 1660, (1050), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina Tel: (5411) 5254-9079 info@iml.org.ar www.iml.org.ar Foto de tapa, Diseño y Diagramación: DGCV María Inés Cosentino ISBN: 978-987-28029-3-6 Queda hecho el depósito que previene la Ley 11.723. Prohibida la reproducción total o parcial de este libro, o su almacenamiento en un sistema informático, su transmisión por cualquier medio electrónico, mecánico, fotocopia, registro u otros medios sin el permiso previo por escrito de los titulares del copyright. Todos los derechos de esta edición reservados por Fundación Instituto Lebensohn, Ciudad de Buenos Aires, República Argentina.

EDITORIAL
La Energía nutre los proyectos de la nación. Es un tema que excede ideologías y se centra en proyectos. Se independiza fuertemente del vaivén que pueden imponer los partidos políticos, o al menos así debería ser. Si hay un tema clave para el crecimiento de un país, ese es el de la planificación energética. En un mundo cada vez más ocupado en buscar fuentes alternativas de energía para enfrentar un futuro cercano donde las tradicionales se vuelvan escasas, la Argentina no parece seguir el camino de los desarrollos globales. La reciente nacionalización de YPF parece más una movida política que una de planificación. ¿Cuánto petróleo hay en la Argentina?, ¿cuánto Gas?, ¿qué potencial energético tienen nuestras represas hidroeléctricas ante los efectos producidos por el cambio climático?; en años recientes, cuando se ha perdido la posibilidad de alimentar el mercado interno a través de nuestras fuentes y hemos tenido que recurrir a la importación, éstas son solo algunas de las preguntas que nos impone el día a día. Sin embargo, y en contraposición a lo que afirmamos al comienzo acerca de que la energía es la clave de la proyección, parecemos movernos a tientas cuando lo que está en juego es mucho más que lo que se pueda juntar en una urna. Es a partir de estas preguntas que el Instituto Moisés Lebensohn y el Comité Capital de la Unión Cívica Radical han decidido incluir en su ciclo “Consenso Ciudadano” una jornada dedicada al tema, denominándola “Matriz Energética Nacional, Diagnóstico y Propuestas”. Hoy presentamos, como complemento a los encuentros presenciales de “Consenso Ciudadano”, esta publicación digital, de distribución gratuita y masiva, en cuyo primer fascículo incluiremos las presentaciones de nuestros panelistas invitados, AVINA Argentina y el Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi” y además abordaremos el tema en cuestión a través de la palabra de destacados especialistas, políticos y autores invitados, quienes compartirán sus diferentes puntos de vista acerca del pasado, presente y futuro del mercado energético, tratando de contestar algunas de las preguntas que nos hemos realizado. Es nuestra intención que este aporte invite a reflexionar y sumar información de relevancia, muchas veces difícil de hallar, para el debate del país que queremos tener. Equipo Editorial

Propuesta Programática para el sector energía
Por Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”

A- El contexto en el cual se realiza la formulación programática El contexto en el cual se desenvuelve el sector energético argentino a mediados del año 2011 se caracteriza por el hecho fundamental que en su conjunto se encuentra en una declinación productiva persistente. Esa declinación productiva no es ni accidental ni obedece a una situación de coyuntura que pueda superarse con el mero transcurso del tiempo. Tal declinación es la consecuencia de políticas erróneas, y de la que fue parte fundamental la privatización de YPF, que ha tenido consecuencias perniciosas para el país. Las políticas mencionadas han creado un problema estructural que abarca cinco aspectos: políticos, institucionales, legales, técnicos y tarifarios. El IAE entiende que se trata de un problema múltiple cuya solución es compleja y debe ser abordada atacando a todos los frentes en forma simultánea y con continuidad en la aplicación de reglas que deberían constituir una Política de Estado. La misma debe ser elaborada para la defensa del interés nacional entre los actores políticos, económicos, sociales y académicos y aplicada con continuidad a través de las diferentes administraciones gubernamentales. En el marco de dicha política de Estado permanente, el IAE plantea su Propuesta Programática para el Sector Energía para que pueda ser inserta en un programa de gobierno que sea sometido a consideración de la ciudadanía en el próximo proceso electoral de la democracia. B- Diagnóstico de la situación energética El sector energético afronta muy serios problemas estructurales que se describen a continuación. Los mismos solo podrán ser superados mediante la instrumentación de políticas realistas, sustentables y sostenidas en el tiempo que consideren el carácter estratégico de esta actividad. 1) Los hidrocarburos, que representan casi el 90 % del total de la energía primaria consumida por la Argentina, presentan una situación altamente comprometida: la

4

producción de crudo en nuestro país disminuye desde 1998; la caída productiva respecto a aquel año supera al 25%. Si esa disminución productiva no se revierte, dependeremos cada vez más de la importación. 2) Las reservas comprobadas disminuyen tanto en petróleo como en gas natural y no se han descubierto nuevos yacimientos de tamaño significativo en los últimos 16 años. Lamentablemente la exploración de riesgo, el verdadero corazón de la actividad, muestra un notable retroceso en las últimas dos décadas mostrándonos una performance decreciente que es muy urgente revertir: en 1988 Argentina realizó, por parte de la YPF estatal, 103 pozos exploratorios; en 1998 se hicieron 75 pozos exploratorios; en el año 2008 se hicieron sólo 54 pozos exploratorios, y en el 2009, fueron 59 pozos. No se han hecho las inversiones necesarias. Los precios del petróleo en 1998 eran en promedio, para los crudos de la canasta OPEP, 12 u$s/barril, muy inferiores a los precios promedio 94 u$s/b registrados en 2008, 61 u$s/b en 2009 y 74 u$s/b hasta el primer semestre de 2010, y las alzas posteriores consecuencia de las crisis políticas en importantes países productores, lo que revela que la Argentina no aprovechó ni aprovecha el período de precios altos del crudo para realizar inversiones exploratorias en su territorio. 3) La producción gasífera doméstica está en decadencia desde 2004 y, con la demanda interna en ascenso, nuestro país necesita recurrir a importaciones crecientes de gas natural para abastecer sus consumos futuros, sin que existan proyectos desarrollados para tal fin por falta de planificación energética. Debe tenerse presente que la Argentina es un consumidor intensivo de gas natural y que este combustible representa el 50% de nuestro balance de energía primaria, lo cual la ubica entre los primeros puestos en el nivel mundial. 4) La Argentina ha perdido ya el autoabastecimiento energético que logró en 1985 y que exhibió durante dos décadas, hecho muy negativo que al concretarse debilita también en forma significativa los saldos de la balanza comercial. 5) Las refinerías argentinas no se han ampliado en los últimos años y operan al máximo de su capacidad instalada, siendo necesario recurrir en forma creciente a la importación de gas oil para abastecer nuestro mercado interno. Estas deficiencias en el funcionamiento productivo son padecidas por la población, la industria, el agro y el transporte en las épocas del año en que escasean el gas oil y el gas natural. Los efectos negativos de esta crisis han sido recurrentes y bien visibles en el invierno del año 2010. 6) El sector eléctrico, el otro gran componente del sector energético, ha demostrado tener serias dificultades para ampliar la oferta en nueva generación: el sector privado invoca que no está en condiciones de invertir y el Estado cuando lo hace, a través de Enarsa por ejemplo, actúa en forma no planificada y recurriendo las más de las veces a costosas soluciones de urgencia como unidades de pequeño tamaño, consumidoras de hidrocarburos líquidos, importados, de alto costo, compradas en forma simultánea y ubicadas en diversos puntos de la red. El funcionamiento del sistema eléctrico se torna crítico cuando se dan situaciones de bajas o altas temperaturas o cuando las reservas hidráulicas son bajas. El problema obedece tanto a la insuficiente generación, como a las limitaciones de los sistemas de distribución en los grandes centros urbanos. En síntesis, el sistema está manejado con visión cortoplacista, no planificado a largo plazo, con inversiones que se encuentran retrasadas y, como consecuencia de ello, exhibe un funcionamiento técnicamente deficiente con perspectivas a agravarse. La conclusión es que estamos en una decadencia irreversible. Todo ello obedece, sin duda, a un proceso anormal de la ampliación de la oferta productiva: no existen inversiones en cantidad y calidad suficientes para garantizar el abastecimiento de una demanda doméstica creciente (ver cuadro Nº 1); por otra

5

parte es bien perceptible el claro declive del sistema productivo del sector energía (Cuadro Nº 2). Cuadro Nº 1: Variación de PBI y Demanda de Energéticos 31 de diciembre de 2009 al 31 de diciembre de 2001
Indicador PBI a precios de mercado1 Generación Eléctrica 2 Demanda Gas Natural 3 Ventas GNC 3* Ventas Gas Oil 4* Ventas Naftas 4*
1

Var% 60% 29% 34% 47% 16% 36%

Indec. 2Cammesa. 3Enargas (2008) 4Secretaría de Energía. *Ventas en volúmenes físicos.

Cuadro Nº 2: Variación en la Disponibilidad de Energéticos Años 2009 vs. 2001
Indicador Reservas Comprobadas de Petróleo 1** Reservas Comprobadas de Gas Natural 1** Exportaciones de Petróleo 1 Exportaciones de Gas Natural 1 Producción de Petróleo 1 Producción de Gas Natural 1
1

Var% -13% -54% -64% -97% -20% 5,5%

Secretaría de Energía. ** Reservas comprobadas remanentes hasta el final de la vida útil. 31/12 del año 2009 vs. misma fecha del año 2001.

Cuadro Nº 3: Generación de Energía Eléctrica
Año 2009 2008 2001 GWh 111.333 112.382 86.007 Var% Vs. 2001 29% 31% -

Fuente: CAMMESA, Informe Anual 2009-Balances Generación Energía

Cuadro Nº 4: Producto Interno Bruto
A Precios Ctes 1993 PIB [MMM$] Var% vs 2001 404,9 63% 394,6 58% 248,9 Desestacionalizada PIB [MMM$] Var% vs 2001 394,5 60% 385,8 57% 245,9 -

Trimestre 2009 IV 2008 IV 2001 IV

Fuente: INDEC- Cuentas Nacionales-PIB a Precios de Mercado

7) En relación a los precios y tarifas de la canasta energética, la Argentina hace un uso intensivo e indiscriminado de los subsidios al consumo de energía y al transporte. Los subsidios han sido crecientes y existen dudas sobre la sustentabilidad del sistema. Los subsidios a la energía representaron en 2007 el 57 % de total, y los correspondientes al sector transporte - que también tienen una raíz energética- alcanzaron al 28% del total. Ambos sectores son responsables del 85 % del total de las transferencias a empresas del sector público y privado. Las esti-

6

maciones del total de subsidios del año 2008 realizadas por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) indican $ 16.208 millones para el sector energía y $ 8746 millones para el sector transporte. Los subsidios indiscriminados han tenido efectos redistributivos contraproducentes beneficiando más a los que menos lo necesitan distorsionando las señales de asignación de los recursos del sector. La ampliación de la capacidad instalada no sigue a la demanda y proviene casi exclusivamente de la inversión pública subsidiada y no planificada. C- Debe cesar la situación de emergencia sectorial Si bien la crisis de fines de 2001 obligó a declarar la situación de emergencia, este estado se prolongó en forma arbitraria e innecesariamente dando lugar a las siguientes distorsiones: 1. No se cumple la legislación de fondo del sector y la misma es reemplazada por una cantidad excepcional de normativa complementaria de dudosa eficacia. 2. Las instituciones, particularmente la Secretaría de Energía y los Entes Reguladores sectoriales, están debilitadas y supeditadas a otras instancias gubernamentales. Es perjudicial la solución de emergencia de cubrir los déficits con subsidios indiscriminados por parte del Estado Nacional cuyo monto puede estimarse para el período 2006-2008 en más de 8000 millones de dólares. 3. Existe falta de transparencia en el funcionamiento sectorial propio de las situaciones de emergencia. 4. La inversión privada genuina en sectores de riesgo se retrajo esperando la intervención de la inversión estatal, insuficiente y no siempre oportuna. 5. No hay Planificación Energética de Largo Plazo. Se carece, como Política de Estado, de un Plan Estratégico de Largo Plazo que aliente la inversión privada con capital de riesgo para obras de infraestructura del sector. 6. El problema energético se transforma en una restricción para el conjunto de la economía. 7. En un contexto de manejo sectorial en estado de excepción, es frecuente que las Instituciones del sector sean utilizadas como instrumento para justificar arbitrariedades, en vez de cumplir el rol establecido por las leyes y reglamentaciones, como el de regular los servicios públicos y controlar el cumplimiento de los contratos. D- La propuesta programática Las siguientes son las acciones que configuran en forma sintética el Plan de Gobierno para el área energética para el período presidencial 2011-2015, el que tiene por objeto satisfacer en forma sostenible y sostenida las necesidades energéticas de la Argentina. La energía es un sector estratégico de la infraestructura para cualquier país. Satisfacer la demanda requiere grandes esfuerzos que deben ser coordinados entre todos los actores sociales. Se requiere un gobierno comprometido con el gran objetivo de la satisfacción segura de la demanda para todos los ciudadanos y empresas responsables que consuman en forma racional y paguen tarifas razonables por los productos energéticos que consumen. Los empresarios que inviertan en el desarrollo energético deben poder confiar en las leyes y las instituciones de la Nación. Los funcionarios públicos afectados al sistema deben estar capacitados y ser eficientes y honestos para asegurar el funcionamiento del mismo.

7

D.1- Hidrocarburos 1.- Se remitirá al Parlamento un proyecto de Ley de Hidrocarburos en reemplazo de la denominada “ley corta”. Dicha ley tendrá por objeto la compatibilización de lo establecido en el artículo 124 de la Constitución Nacional respecto a la propiedad de los recursos naturales con la necesaria armonización de los objetivos y metas de las políticas energéticas nacionales de largo plazo. La ley creará los mecanismos institucionales que aseguren la adecuada coordinación de las provincias y la Nación en la aplicación de la ley en todo el territorio nacional. Más allá de que la Constitución menciona como atribución del Congreso legislar en esta materia (artículo 75 inciso 12) sería altamente inconveniente que cada provincia tuviera su propia ley, pues eso implicaría tener 24 leyes de hidrocarburos distintas: una para cada provincia, más una para la Nación en el mar de la Zona Económica Exclusiva. 2.- Crear una Agencia Nacional de Hidrocarburos y Biocombustibles en el marco de la nueva ley, con la misión de planificar e implementar la política nacional de producción y exploración de hidrocarburos. La Agencia será un organismo regulador autárquico de las actividades que realiza la industria del petróleo, el gas natural y los biocombustibles en Argentina. Tendrá la función, entre otras, de promover licitaciones y hacer contratos a nombre del Estado con permisionarios y concesionarios ligados a la exploración, desarrollo y producción de petróleo y gas natural en las áreas cuyo dominio está reservado al Estado nacional. Coordinará con las provincias la aplicación de la Ley de Hidrocarburos en sus respectivos territorios. Además, fiscalizará en forma directa e indirecta las industrias reguladas del sector. Analizará los contratos firmados por algunas provincias prorrogando concesiones en forma anticipada, sin licitaciones y en negociaciones no transparentes y aconsejará las medidas a tomar en defensa del patrimonio energético de esas provincias y de la Nación. 3.- Crear una Empresa Petrolera Nacional (Yacimientos Argentinos-YA) con la figura jurídica de Sociedad del Estado y con la misión de gestionar los intereses del Estado nacional en materia de hidrocarburos tanto en la plataforma marítima o Zona Económica Exclusiva, como en el territorio continental y, en general, en todos aquellos proyectos de exploración y explotación petrolera en los que el Estado nacional participe por su propio derecho o por acuerdos con las provincias. 4.- Realizar por organismos oficiales una Auditoría integral de Reservas de Hidrocarburos en las actuales concesiones de explotación. Determinar a partir de la misma la real situación del inventario de reservas comprobadas y probables y el cumplimiento de las obligaciones de los concesionarios de explotación y permisionarios de exploración en cada una de las áreas dadas en concesión o permiso. Sistematizar la información geológica para conocer en forma acabada el actual nivel de reservas y sus costos probables de producción asociados. 5.- Implementar en coordinación con las provincias petroleras y no petroleras una nueva política nacional en materia de hidrocarburos, que priorice la exploración tanto en áreas tradicionales como no tradicionales (la plataforma continental y la cuenca Chaco-paranaense) y que, además, apunte a revertir la declinación productiva en las cuencas tradicionales y que permita la participación de la empresa nacional (especificada en el punto 3 de estas propuestas) en las áreas provinciales. 6.- Liquidación de ENARSA: Se solicitará a la Auditoría General de la Nación que realice una auditoría exhaustiva a fin de conocer el estado de situación de la empresa, que rinda cuentas de sus actividades y funcionamiento desde su creación, de sus compromisos asumidos, acuerdos suscriptos y resultados operativos y económicofinancieros. Se enviará al Parlamento un proyecto de ley a fin de proceder a la liquidación de ENARSA revirtiendo la titularidad de los permisos de exploración y concesiones de

8

explotación que posea, al Estado Nacional. Sus funciones en áreas petroleras serán asumidas por la nueva empresa estatal a crearse según el punto 3 precedente. Su participación en otras actividades será asumida por la Agencias Nacionales respectivas a crearse. 7.- Se enviará al Parlamento un Proyecto de Reforma y Adecuación del Marco Regulatorio del Gas Natural (Ley 24076) y se normalizará el sector gas natural. D.2- Sector Eléctrico 8.- Se enviará al Parlamento un Proyecto de Ley de Marco Regulatorio Eléctrico que tendrá por objetivo armonizar las leyes 24065 y 15336 en un proyecto único y actualizado. El proyecto, que será debatido en el Parlamento, debe contemplar y solucionar todos aquellos aspectos que la experiencia ha demostrado inconvenientes. Se reimplantarán los Fondos Específicos para la financiación de obras de características específicas de interés general y la obligación indelegable del Estado de realizar la planificación estratégica sectorial. 9.- Una vez cumplimentado el punto anterior se normalizará el servicio público de electricidad asegurando el flujo de inversiones orientado a la expansión y basado en el cumplimiento del nuevo Marco Regulatorio. 10.- Crear una Agencia Nacional de Hidroelectricidad y Energías Renovables, con la misión de planificar y ejecutar la política nacional para el sector energético de hidroelectricidad, energía eólica, solar, mareomotriz y biomasa, disponiendo las regulaciones, contrataciones y fiscalizaciones, promoviendo y estimulando el desarrollo de las actividades del sector. Esta nueva Agencia tiene por objeto llevar adelante un conjunto de tareas de realización imprescindible que previo a la privatización de los 90 eran realizadas en las empresas Agua y Energía Eléctrica, Hidronor y otras instituciones fundamentalmente vinculadas al inventario y desarrollo de proyectos energéticos de utilización de recursos naturales renovables. D.3- Planificación estratégica del sector energético La estrategia energética asegurará el uso racional de los recursos renovables y no renovables, poniendo especial atención a la necesidad de la mejora, conservación y cuidado del medio ambiente. La misma se plasmará en un Plan Energético de Largo Plazo cuya elaboración es tarea indelegable del Estado Nacional. La elaboración de éste será un proceso transparente, abierto a debates y acordado entre la Nación y las Provincias. El Plan, una vez elaborado, será remitido al Congreso para su aprobación por ley de la Nación. El Plan será actualizado cada tres años. 11.- Se elaborará un PLAN ENERGÉTICO NACIONAL para el periodo 2012-2030; dicho Plan se elaborará en atención a los siguientes criterios: • La seguridad de los suministros de energía. • La economía de la prestación y la viabilidad financiera. • El aliento a las inversiones privadas y públicas que aseguren el autoabastecimiento energético a largo plazo. • La satisfacción de la demanda. • El bienestar de los habitantes. • Los compromisos asumidos por el país en materia de mitigación del cambio climático. • La racional utilización de sus recursos naturales renovables y no renovables. • Las políticas de uso racional de la energía. Será un objetivo de la planificación lograr una matriz energética diversificada y segura en función de los objetivos antes expuestos la que contemplará una mayor

9

utilización de las energías renovables, y una mayor energía nuclear que la utilizada en el presente. Con ese fin, se adoptarán medidas ligadas directamente a la energía, tanto en su producción como utilización, a fin de mejorar la eficiencia energética, aumentar el porcentaje de energía renovable y nuclear en la matriz energética. Asimismo, se tomarán acciones para que el mercado interno de la energía beneficie a todos, con una visión de largo plazo que facilite el desarrollo de la tecnología energética y sean viables los esfuerzos requeridos para la coordinación de las políticas con los países de la región. La materialización de un PLAN ENERGÉTICO ESTRATÉGICO de largo plazo que la Argentina hoy no posee permitirá implementar políticas destinadas a profundizar un uso más racional y eficiente de la energía. En este contexto se impulsará en forma coordinada con la Política Nacional de Transportes la adopción de modos de transporte más eficientes, como el transporte de cargas por ferrocarril y por la hidrovía, e incrementando la participación de la energía eléctrica en el transporte en general y particularmente en el público de los grandes centros urbanos (subterráneos y ferrocarriles suburbanos en un radio de 100 Km.). 12.- La ejecución de un Plan Energético Estratégico para el período 2012-2030 requerirá de un esfuerzo sistemático de ACTUALIZACIÓN DEL INVENTARIO DE LOS RECURSOS ENERGÉTICOS, particularmente de los proyectos hidráulicos prioritarios y de los restantes recursos energéticos primarios renovables: biomásicos, eólicos, solares, geotérmicos, mareomotrices. D.4- Energía Nuclear Dentro de la Nueva Estrategia Energética argentina se deberán introducir modificaciones sustanciales respecto a los modos actuales de producción y consumo energético de forma de lograr un sistema sostenible en términos de producción y en términos ambientales en sentido amplio. Desde ya, se deberá reducir el consumo de hidrocarburos e incrementar el de otras formas de energía, particularmente la nuclear. 13.- En este contexto se elaborará un PLAN ESTRATÉGICO PARA EL SECTOR NUCLEAR que definirá la inserción de esta energía en el balance energético, particularmente el tipo de central y su tecnología, el tamaño de las unidades, los tipos de combustibles nucleares a utilizar y su procedencia, los programas de desarrollo de

10

tecnologías y recursos humanos, la compatibilidad ambiental y toda otra cuestión vinculada al ciclo total de la actividad; y la consistencia financiera de dicha estrategia. El Programa nuclear será parte del Plan Energético Nacional 2012-2030. 14.- En correspondencia con el Plan Estratégico Nuclear se ejecutará un PROGRAMA de PROSPECCIÓN de URANIO y TORIO, a fin de de asegurar su abastecimiento y utilización. La ejecución de este programa deberá en todo momento salvaguardar el medio ambiente. D.5- Energías Alternativas Argentina cuenta en su extensa geografía con un gran potencial para el desarrollo tanto de energía eólica como de energía solar con la posibilidad de ser explotadas en gran escala. Con ello, el país comenzaría a reemplazar con recursos limpios, inagotables y propios el uso de recursos energéticos primarios contaminantes y no renovables. Esto constituye una alternativa muy útil para comenzar a diversificar el riesgo de un sistema energético tan concentrado y dependiente como el nuestro. El aprovechamiento de un recurso tan abundante e inagotable, mediante el desarrollo del conocimiento y de la industria que ello insume, tendrá un impacto muy favorable en las inversiones y por ende en la actividad económica del país y en la creación de empleo asociado. 15.- En este sentido, se impulsará especialmente el desarrollo y aplicación de las denominadas “energías limpias”, como la eólica y la solar, promoviendo la participación de la industria nacional en el desarrollo de tecnología y en la formación de recursos humanos especializados. D.6- Las tarifas y los subsidios 16.- Se diseñará y aplicará una POLÍTICA DE PRECIOS Y TARIFAS PREVISIBLE Y ESTABLE que cubra los costos totales de producción, asegure la prestación eficiente de servicios y la expansión de la oferta. En forma complementaria y prioritaria se implementará un sistema de TARIFA SOCIAL que asegure el acceso a los servicios públicos a los sectores de menores ingresos en lo concerniente a energía eléctrica, gas por redes y gas envasado. Los proyectos de nuevas leyes de Marco Regulatorio para la electricidad y el gas natural contemplarán el diseño de una política de precios y tarifas.

11

17.- Los Subsidios serán utilizados como instrumentos de políticas para el logro de objetivos predeterminados; los subsidios no serán indiscriminados y su aplicación deberá ser sustentable. D7- Integración energética en la región 18.- Se promoverán y alentarán las POLÍTICAS DE INTEGRACIÓN ENERGÉTICA EN LA REGIÓN en un plano de colaboración mutua y armonización de objetivos para beneficio de los países que la componen. A tal efecto, se tomarán acciones tendientes a cumplimentar los siguientes objetivos:  Fortalecer el MERCOSUR ampliado y la idea estratégica de integración regional.  Sostener políticas comunes en los foros internacionales.  Promover la progresiva convergencia de las políticas energéticas.  La Planificación Energética debe definir las mejores opciones nacionales, impulsando los proyectos que favorezcan la Integración Regional.  Suscribir acuerdos de intercambio y complementación entre los Estados: con un rol activo de las empresas públicas y privadas en la construcción, financiamiento y operación de los proyectos.  Armonización gradual de los marcos regulatorios energéticos, ambientales e impositivos: condiciones jurídicas y económicas previsibles.  Fortalecer una efectiva coordinación de acciones: evitar medidas unilaterales que originen fuertes impactos en países vecinos. D.8- Cambio climático y lucha contra el calentamiento global 19.- Se impulsará una POLÍTICA REGIONAL COMÚN en materia de lucha contra el cambio climático y la participación en el esfuerzo global para la disminución de los gases de efecto invernadero. La Argentina, asumiendo plena conciencia de la problemática del calentamiento global, promoverá una POLÍTICA DE DESARROLLO TECNOLÓGICO en el sector energético compatible con las más avanzadas teorías científicas destinadas a combatir los efectos del cambio climático, buscando asegurar para ello la formación de recursos humanos, la inserción institucional con presencia concreta en todos los ámbitos que definan las negociaciones internacionales y proveyendo los recursos económico-financieros. D9- Uso racional de la energía Será un objetivo prioritario la fijación de una política permanente de promoción de la Eficiencia Energética que permita reducir al mínimo el crecimiento de la demanda compatible con el desarrollo económico y social. 20.- Se diseñará y pondrá en vigencia una POLÍTICA DE USO RACIONAL DE LA ENERGÍA; la misma estará orientada a realizar una gestión de la demanda que evite la expansión superflua de los sistemas de producción, transporte y distribución de energía eléctrica y, consecuentemente, que incremente la productividad del factor energía. Tal política se sustentará tanto en la educación permanente del consumidor como en el uso de incentivos económicos para inducir conductas racionales de ahorro energético, en el financiamiento de programas de equipamiento para el uso eficiente de la energía en la industria, en la construcción y en el sector doméstico. Se adoptarán los instrumentos y mecanismos que aportan resultados exitosos, en la amplia experiencia internacional disponible en esta materia. 21.- Se utilizarán campañas educativas dirigidas a alumnos de nivel primario y sus familias quienes son herramientas claves del cambio cultural en esta materia.

12

D10.- La reinstitucionalización del sector después del vaciamiento del Estado. Un Estado que recupera y ejerce sus roles indelegables. El Estado argentino en el transcurso de los últimos lustros y como resultado de políticas equivocadas ha dejado de ejercer roles indelegables fijados en las leyes; ha sido vaciado de contenido y las leyes frecuentemente no son cumplidas por carencia de medios humanos y tecnológicos. A efectos de corregir y fortalecer el sector energético, resulta imprescindible reestructurar la organización del mismo para que pueda cumplir con sus s funciones, sin burocracia y con los medios ajustados a tales fines. Será necesario crear instituciones nuevas y reorganizar otras en el marco de la sanción de las nuevas leyes que se propician en esta propuesta programática para el sector energético. La siguiente es una propuesta no taxativa de medidas a tomar: 22.- JERARQUIZAR la Secretaría de Energía. El sector energético debe estar en la más alta jerarquía administrativa del Estado para ser un interlocutor del máximo nivel con las empresas, organismos y naciones, capaz de tomar decisiones que permitan hacer frente a los enormes desafíos que se presentan en el corto, mediano y largo plazo y que serán cruciales para la economía nacional y el crecimiento y desarrollo del país. Para ello se debe fortalecer su capacidad institucional como órgano superior de planificación, fijación de la política energética y fundamentalmente como Autoridad de Aplicación de la nueva legislación energética, dotándola del presupuesto y los recursos humanos necesarios. Esta reestructuración del Estado que se propicia en conjunto con la de otras áreas determinará la posible conveniencia de elevar la Secretaría de Energía al rango de Ministerio. 23.- CREAR un Consejo de Política Energética en el ámbito del Gabinete Nacional, coordinado por el Secretario de Energía e integrado por los ministerios y áreas vinculadas a esta problemática, con la misión de definir estrategias y planes a proponer al Poder Ejecutivo y al Congreso Nacional, proyectos de leyes y acuerdos internacionales, asegurando una adecuada evaluación y coordinación interministerial. 24.- TRANSFORMAR el Consejo Federal de la Energía Eléctrica en Consejo Federal de la Energía que, manteniendo las atribuciones de aquel, extienda su alcance incluyendo al sector Hidrocarburos. El mismo funcionará dentro del ámbito de la Secretaría de Energía, quien lo coordinará, y contará con la participación de las provincias. 25.- Creación de nuevas Agencias Gubernamentales para cumplir misiones específicas: a) Se creará la Agencia Nacional de Hidrocarburos y Biocombustibles con la misión descripta en el punto 2 de esta propuesta programática; b) Se creará una Agencia Nacional de Hidroelectricidad y Energías Renovables con la misión descripta en el punto 11; c) Se asignará a la CNEA funciones específicas adicionales en materia de desarrollo de proyectos y tecnologías energéticas. 26.- NORMALIZAR Y REESTRUCTURAR los Entes Reguladores Nacionales ajustando su conformación y funcionamiento dentro del encuadre legalmente establecido. Los Entes Reguladores tendrán plena autarquía y autonomía del Poder Ejecutivo para la toma de decisiones. Sus directivos tendrán estabilidad y serán designados por concurso público.

13

Energías Renovables:
El 7 de noviembre de 2012, dos líneas de alta tensión que abastecen de energía a la Ciudad de Buenos Aires y a partes del Conurbano colapsaron, generando la falta de abastecimiento eléctrico a casi dos millones de personas. Una de las principales megalópolis del mundo quedaba de esa manera, por un lapso de entre 3 y 4 horas, sumida en un estado de caos que retrotrajo a sus habitantes a la era pre moderna, a la Buenos Aires colonial. Pero aún con la gravedad del caso, lo más lamentable es que semejante crisis (¿prólogo de otras por venir?) había sido anunciada. La masiva falla del sistema de distribución eléctrica es, ni más ni menos, que la punta de un iceberg de dimensiones crecientes que conjuga ceguera o desidia por parte de quienes planifican las políticas públicas, avidez por lo inmediato y, valga decirlo, consumidores cómplices que desconocen a fuerza de subsidios el real valor de la energía eléctrica. Según las predicciones de varios analistas, nuestro país importará durante 2012 el equivalente a 10 mil millones de dólares para satisfacer su demanda energética. Seguramente bastante menos divisas que las que serán necesarias el año próximo, si las estimaciones de crecimiento del PBI de concretan. Al menos diez billones de dólares que serán despilfarrados año tras año si se perpetúan las políticas cortoplacistas que impone la actual matriz energética. Para ser claros, dando un ejemplo, el equivalente a unos 4500MW anuales adicio-

una vía de transformación de la matriz energética
Por Federico Spitznagel / Director editorial Revista Clean Energy
nales de energía eólica que podrían ser instalados si la decisión fuera priorizar la inversión por sobre gasto. Desde hace años, en conferencias en todo el mundo, se viene hablado de las excepcionales condiciones que posee la Argentina para la instalación de proyectos de energías limpias. Sin distinción de sectores: eólica, solar, mini hidráulica, geotérmica, mareomotriz, biomasa… sin embargo, bien entrado el siglo XXI, sólo un 2% de nuestra energía proviene de fuentes alternativas, en su mayoría de pequeños aprovechamientos hídricos que datan de mediados del siglo pasado. Hemos invertido, a valores actuales, unos 2400 millones de dólares, un cuarto de lo que tiramos por la borda anualmente en combustibles de baja calidad y alto impacto sobre el medio ambiente. En 2006, Argentina promulgó la Ley 26.190, conocida coloquialmente como “ley de energías renovables”. Establece una meta de un 8% de energía renovable en la matriz energética para 2016, un objetivo humilde en comparación con algunos de nuestros vecinos latinoamericanos. ¿Es posible cambiar el paradigma y cumplir con ley? Es posible, pero no probable. Según un estudio de la revista Clean Energy publicado a fines de 2011, se necesitaría una inversión cercana a los 6 billones de dólares durante los próximos 3 años para lograrlo. Por primera vez desde el nacimiento de la industria de renovables a nivel global, se registró en el tercer trimestre de 2012 una baja en la inversión anualizada en el sector. Probablemente se trate de un hecho pasajero, pero es un recordatorio de que la ventana de oportunidad para recibir inversiones en energías limpias en la región no va a ser infinita y que en la lucha por captar el capital hemos empezado con el pie izquierdo. Tenemos y tendremos siempre a nuestra disposición el potencial de nuestros vientos, nuestras mareas y nuestras soleadas tierras. También la fertilidad de la tierra que en conjunción con el sol nos bendice con biomasa que puede ser transformada en energía, como los biocombustibles. En resumen, tenemos el potencial de transformar nuestra matriz de manera que sea un legado de diversidad, sustentabilidad, empleo y riqueza para las generaciones futuras. Podemos elegir ese camino. O podemos seguir por la senda actual, dilapidando recursos que podrían ser potenciados. Sentados en la oscuridad, prendiendo velas y soñando con el shale gas de San Vaca Muerta.

14

PENSANDO EN EL FUTURO
Por Lic. Javier Valladares
Cuando me pidieron hace apenas unos días colaborar con un artículo vinculado a la temática energética, pensé hacerlo cuantitativo, o sea con valores de producción, de oferta, de demanda; pero cuando me aclararon que lo necesitaban para dentro de dos días, claramente tome la decisión de hacerlo descriptivo. Pero personalmente ambiciono que aun sin números y estadísticas llegue a ser suficientemente objetivo en su contenido para ayudar a pensar en cómo llegar a un futuro deseado. Hace algunos años en una conferencia sobre las entonces incipientes “Blue/ Green Economies” (Economías Azul / Verde, dos aproximaciones al desarrollo ambientalmente sostenible) focalizadas hacia el mar, un colega inició su presentación dando una visión sistémica sobre las energías disponibles en la Tierra. Su enfoque sobre las energías, que no contemplaba inicialmente la intervención antrópica, mostraba dos orígenes: uno extra terrestre, proveniente mayoritariamente del Sol y el otro terrestre, proveniente del interior ígneo del planeta. Estos dos estímulos energéticos son los que soportan la capacidad de vida en el planeta. El hombre en su evolución fue encontrando múltiples formas para aprovecharlas y hacer de la energía el pivote de su desarrollo, y a medida que la tecnología le permitió avanzar con otras alternativas fue aprovechando múltiples vectores aptos para la producción de energía, como por ejemplo el recurso hídrico (para molinos y represas) aprovechamiento de los cursos de agua, los combustibles fósiles, o los que alimentan los reactores nucleares. Con la reciente racionalidad del deActualmente es miembro del consejo de regencia en ITBA y anteriormente se desempeño funciones en la Intergubernamental Oceanographic Commission (IOC), Armada Argentina, Servicio de Hidrografía Naval

sarrollo sostenible (nacida durante el proceso de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Ambiente y Desarrollo convocada en Rio de Janeiro, Brasil de junio de 1992) se han configurado algunos criterios para describirlas o diferenciarlas: Contaminantes o No Contaminantes, Renovables o No Renovables, Limpias o Sucias y con ello se han generado interpretaciones que muchos podrían generalizar como Buenas y Malas. Pero esta aproximación binaria no es la realidad con la cual se enfrenta cualquier sociedad del siglo XXI. El consumo de energías es sin dudas uno de los parámetros que mejor refleja el nivel de desarrollo que va alcanzando una comunidad y cada nación se vale de lo que tiene accesible con mayor facilidad, independientemente de la valoración de buena o mala. De este modo la energía utilizada siempre fue y es inicialmente la más accesible, “y” a veces “o” la más barata, y recién después ya con algún grado de planificación se comienzan a agregar otros factores de análisis como pueden ser factibilidad técnica, contaminación residual, cantidad que se puede disponer, criterios de transporte, de proximidad al consumo, etc. Cuando se van agregando niveles de complejidad al análisis de esta problemática se comienza a utilizar el concepto de matriz energética, en donde se procura representar la cantidad y tipo de cada una de las fuentes energéticas utilizadas por una ciudad, región o país. Y también se comienza a integrar en cualquier evaluación el concepto de redes, sistemas por los cuales se vinculan y entrelazan las fuentes de obtención del vector de generación, con las centrales de generación de la energía y los polos donde se concentra el con-

sumo, entrando de esta forma en el debate también el transporte tanto de los vectores energéticos como de la energía una vez generada. Procurando respetar la brevedad solicitada, paso ahora a hacer comentarios sobre algunos vectores y la energía que de ellos se obtiene: Combustibles fósiles, entre los que podemos contar al carbón, al petróleo, al gas; todos estos con muy variadas características según su génesis y el tipo de entrampamiento en donde se los encuentra. Ellos son abundantes, aunque se sabe que sus existencias son limitadas y no renovables, producto de ello es que continuamente se evalúan las reservas disponibles y se desarrollan nuevas técnicas para permitir el acceso a reservorios que tienen mayor complejidad para su explotación. La obtención de los combustibles fósiles es absolutamente dependiente de una actividad previa… “la exploración”. Para llegar a encontrar reservorios de combustibles es menester realizar meticulosos procesos de búsqueda, obviamente iniciados casi siempre por los lugares más accesibles y paulatinamente a medida que la tecnología lo permite avanzando sobre áreas más complejas como pueden ser la plataforma o el talud continental con varios miles de metros de columna de agua. Una vez extraído su transporte puede ser vehicular o más frecuentemente por cañerías o en modo marítimo hasta las plantas de procesamiento y generación. Muchos países que no disponen de la suficiente energía en su territorio para satisfacer su demanda, importan carbón, petróleo, gas o sus derivados, a veces para complementar la producción

15

propia, pero siempre en estos casos deben incorporar en su planificación la dependencia comercial y de desarrollo de facilidades portuarias o de conexiones para la recepción y distribución con seguridad de estos combustibles. Nuestro país por ejemplo ha comenzado a importar gas, parte del cual nos llega licuado en modo marítimo. Esta situación nos ha puesto en la necesidad de desarrollar plantas portuarias sumamente complejas en su operatoria con altos niveles de seguridad por los riesgos del proceso de regasificación durante su recepción, sumando a esto que este tipo de puertos en zonas de alto tráfico comercial dificultan los usos de canal y la vía de navegación en general. El recurso hídrico desde su origen ayudando a moler cereales, fue también rápidamente adaptado para la generación eléctrica. En este sentido las características morfológicas y geológicas de cada área inciden en qué tipo de aprovechamiento energético se puede realizar, así nacieron por ejemplo las gigantescas represas de ríos de llanura con grandes espacios inundados o las habitualmente más pequeñas pero muy eficientes embalses de ríos de montaña, todas ellas aprovechando los saltos de nivel de los ríos en su marcha hacia el mar. Nuestro país tiene desarrollados o en planificación varios emprendimientos hidroeléctricos, los cuales cobran mayor importancia y flexibilidad de uso cuan-

do se los integra en redes de transporte y distribución interconectadas. La energía nuclear, es una importante alternativa muy ligada al nivel de conocimiento y capacitación que alcance una nación para su manejo. Su uso implica medidas de coordinación vinculadas con la seguridad, mantenimiento y disposición final de los residuos que ameritan una compleja planificación, fuerte voluntad política para su implementación y el adecuado consenso de una sociedad bien informada. Resulta sin dudas una interesante alternativa, con los debidos recaudos ambientales, para su uso complementando otras formas de generación. En particular los proyectos de pequeñas centrales nucleares resultan sumamente interesantes especialmente para acceder con el desarrollo a zonas aisladas donde resulta complejo el acceso a las redes de distribución. Plantas eólicas, especialmente aptas en regiones, como por ejemplo nuestra Patagonia, donde los vientos dominantes tienen significativa intensidad y provienen mayoritariamente de un mismo cuadrante acimutal. Si bien tienen impacto en el ambiente donde se instalan, se las valora especialmente por utilizar un recurso considerado renovable (resultaría muy interesante realizar para este caso de uso energético, un seguimiento meticuloso del tan mentado cambio climático) y no contaminante para la atmósfera.

En zonas de alta insolación puede resultar importante incorporar paneles solares para complementar y disminuir la demanda energética de otras fuentes. Otras posibilidades aún no tan desarrolladas pero que ameritan ser evaluadas en aptitud y aceptabilidad para contribuir con cualquier proyecto de un futuro deseable y sostenible pueden ser: el uso de la amplitud de las mareas, de las corrientes litorales o de las corrientes oceánicas permanentes, del gradiente térmico entre el agua superficial y de fondo o entre el agua de mar y la existente en napas subterráneas, las olas, los biocombustibles (tanto los de origen terrestre proveniente de sembradíos como los resultantes por el aprovechamiento de las algas marinas), y el hidrógeno (que puede ser obtenido por la disociación de la molécula de agua) Pero permítanme resumir estas ideas con el siguiente pensamiento: El desarrollo de una sociedad además de por el consumo de energía, se lo puede evaluar por la capacidad de proyectar un futuro deseado. Y un futuro deseado, se construye con diálogo, honestidad intelectual y transparencia de procedimientos para de esta forma llegar a acordar un camino de desarrollo, planificarlo e implementarlo racionalmente. Pensando juntos, en temas como los vinculados con la energía, es cómo vamos a encontrar un futuro mejor.

16

Proyecto de Ley:

Instituto Nacional para el Desarrollo de Energías Renovables (INDENER)
Por CPN. Luis Sacca / Diputado Nacional UCR

Uno de los más celebrados objetivos alcanzados por el desarrollismo en el poder fue la concreción de una política que lograse el auto-abastecimiento de Petróleo y la independencia energética, objetivo mentado por el propio Hipólito Yrigoyen con la creación de YPF. Medio siglo más tarde, y en la misma senda, esta lucha por uno de los factores que más legitima nuestra soberanía debe adaptarse a los tiempos que corren y a las necesidades contemporáneas. Hay que dejar de lado paulatinamente las fuentes tradicionales de generación de energía basadas en los combustibles fósiles petróleo, carbón y gas. Éstos han permitido la extensión y profundización de una economía industrial diversificada, compleja y altamente eficiente en los procesos productivos durante las últimas cinco décadas. Sin embargo, hoy son un motivo de dependencia de recursos que se encuentran en estancamiento estructural de sus reservas y significan la pérdida de fondos del Estado que se destinan a su importación pudiéndose obtener la energía en el territorio nacional sin representar una fuente de contaminación y daño al medio ambiente. Hace unos cuantos meses en la Cámara de Diputados se debatía como tema central de la Agenda Nacional la re-estatización de YPF. Esa misma semana desde la UCR estábamos pensando en el futuro, por lo que presenté el Proyecto de Ley para la Creación del Instituto Nacional para la Desarrollo de Energías Renovables. Este Instituto constituiría una firme política en pos de la preservación de los recursos naturales limitados y la ratificación del compromiso de apostar al desarrollo sustentable, y a la vez rentable para la generación de energía a partir del uso de fuentes renovables. Existe una necesidad estratégica de contar con un instrumento de estudio, investigación y sistematización de información sobre las energías renovables, que además cuenta con una estructura descentralizada y federal. Su finalidad será la de proveer de fuentes más certeras y sólidas a la hora de tomar medidas vinculadas a la problemática energética. Además, apela al desarrollo igualitario de todas las regiones en base a la potencialidad característica de cada una de ellas y de las fuentes de energía renovables que puedan desarrollarse y explotarse. Sin dudas esto es lo que el INDENER tiene para ofrecer, por medio de: la realización de investigaciones científicas especializadas; el desarrollo de tecnologías apropiadas y efectivas para la exploración, explotación, producción, almacenaje, transporte y aplicaciones, tanto domésticas como industriales de las energías renovables; la difusión de lo investigado y desarrollado por el instituto mediante el dictado de cursos; la formación de recursos humanos especializados; y la constitución de empresas que lleven adelante los proyectos productivos que se investiguen y desarrollen en el instituto.

17

Es nuestra convicción consolidar una matriz energética lo suficientemente diversificada, en lo que respecta a las fuentes de generación de energía. Este es un objetivo estratégico para el logro de un esquema confiable, seguro, eficiente y dinámico de suministro energético. Permite además reducir los riesgos del desabastecimiento, como así también la creación de una matriz que pueda sustentar el crecimiento permanente de la economía y de la actividad productiva. Es responsabilidad del Estado asegurar la conservación de un ambiente sano y propicio para el desarrollo con una elevada calidad de vida de la población y de las sociedades. Por ende son cada vez más necesarias las acciones que permitan alcanzar el equilibrio justo entre desarrollo, producción energética y preservación del medio ambiente. En este contexto la Argentina se encuentra en una encrucijada, puede o bien mantenerse en el camino conocido de la casi exclusiva exportación de comida y commodities, o bien se puede apostar a una industria que le permitirá avanzar con un paso firme e innovador. Las energías renovables le brindarán al país fortaleza económica y la posibilidad de autoabastecimiento energético asegurado por las enormes capacidades naturales con las que cuenta el territorio. El INDENER, sin dudas, ofrecerá nuevos esquemas de crecimiento económico que incorporen usos de las energías racionales, eficientes y más amigables, de cara a satisfacer las necesidades del hoy, sin perjudicar las posibilidades de desarrollo de las generaciones futuras.

18

Evolución de las Reservas de Hidrocarburos en Argentina * entre 2002 y 2011
Por Luciano Caratori / Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”
* Artículo publicado en la Revista Proyecto Energético, septiembre de 2012

En agosto del 2012, el IAE “General Mosconi” publicó el informe “Evolución de las reservas de Hidrocarburos en Argentina entre 2002 y 20111”, elaborado a partir de los datos de reservas al 31 de diciembre de 2011, presentados por la Secretaría de Energía de la Nación. Estos datos dan cuenta de la persistencia en la caída de las reservas de hidrocarburos, fenómeno que se observa sin interrupciones en nuestro país desde el año 2000 en el caso del gas natural, y desde 1999 en el caso del petróleo, cuyas reservas comprobadas también cayeron en casi todo el período, excepto una recuperación en 2006. Las reservas comprobadas de gas natural disminuyeron entre 2010 y 2011 un 7%, y acumulan una caída de 50% en los últimos diez años, mientras que las de petróleo cayeron 2% entre 2010 y 2011, disminuyendo en los últimos 10 años un 12%. Así, para encontrar niveles similares de reservas de ambos hidrocarburos en nuestro país, tenemos que remontarnos hasta antes del año 1978. Si sumamos las reservas comprobadas totales, en toneladas equivalentes de petróleo (Tep), las mismas cayeron 41% entre 2002 y 2011, tendencia que se mantuvo en los dos últimos años del estudio, con una caída del 4%, llevando la relación Reservas/Producción totales de hidrocarburos (petróleo y gas natural) a 9,2 años.

1 L. Caratori (2012): “Evolución de las reservas de Hidrocarburos en Argentina entre 2002 y 2011”, Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”

19

Variación   Reservas Comprobadas de gas natural [MMm3] Reservas Comprobadas de petróleo [Mm3] Total [MTep]
Elaboración propia Fuente: Secretaría de Energía de la Nación

Variación 2010-2011 [%] -7% -2% -4%

2002 663.550 448.476 1.066

2010 358.726 401.308 663

2011 332.510 393.996 634

2002-2011 [%] -50% -12% -41%

Es importante destacar que esta caída no puede ser atribuida a una intensificación de la actividad productiva, toda vez que la producción de petróleo y gas natural también disminuye en forma sostenida desde los años 1998 y 2004, respectivamente. El conjunto es, por lo tanto, explosivo: una conjunción de demanda creciente, oferta doméstica en deterioro y disminución de reservas. Como resultado, se recurre a importaciones de combustibles líquidos y de gas natural cada vez mayores, con un saldo comercial energético negativo en 2011, sinónimo de pérdida del autoabastecimiento energético. En cuanto a las demás categorías de reservas y recursos, en todos los casos se observa también una disminución continua en el período analizado, a excepción de un incremento del 3,5% en las reservas probables de gas natural entre 2010 y 2011, por lo que no se materializaron aún, ni siquiera como recursos, los múltiples anuncios de mega yacimientos de hidrocarburos no convencionales, realizados por la ya expropiada YPF y el Gobierno Nacional. Maldita YPF, bendita YPF Quedando atrás los días en que se justificaba el crecimiento de las importaciones como una consecuencia exclusiva de la evolución de la economía, durante los primeros meses de 2012 se instaló por primera vez el tema en la agenda pública del Gobierno. Reconociendo explícitamente la crisis que hasta semanas

antes era relativizada e incluso negada en el discurso oficial, el Poder Ejecutivo dictó en el mes de abril de este año la intervención de YPF mediante el Decreto N° 530/2012, y envió al Congreso el proyecto de ley de expropiación de las acciones de la empresa en manos de la española REPSOL, que luego se convirtió en la Ley N° 26.741. El IAE expresó oportunamente su postura sobre este tema, que puede ser consultada en su página web (www.iae. org.ar), por lo que no nos extenderemos aquí sobre el mismo. Sin rastro de autocrítica, los fundamentos de ambas normas atribuyeron todos los males del sector a los resultados de una sola empresa (la principal operadora del país, pero una sola al fin), lo que hoy parece derivar en la idea de que todas las soluciones también provendrán del accionar sobre ella. Al analizar la variación de las reservas comprobadas, tanto de gas natural como de petróleo, de las principales empresas operadoras en el país, son contados los casos en los que éstas no disminuyeron en el período 2002-2011. La variación entre dichos años de las reservas comprobadas de gas natural por operador, realizando un análisis área por área (es decir, teniendo en cuenta las transferencias de activos entre empresas, sus fusiones y adquisiciones), muestra que a excepción de Apache y Sinopec (que adquirió la empresa OXY Argentina en 2010), el resto de las diez

principales empresas operadoras del país disminuyeron sus reservas comprobadas de gas natural entre el 31 de diciembre de 2002 y la misma fecha de 2011. En el caso del petróleo, se observa que, de manera similar al caso del gas natural, de los diez principales operadores de Argentina, sólo han incrementado sus reservas entre el último día de 2002 y el 31 de diciembre de 2011 las empresas Pan American Energy (principalmente debido al incremento en las reservas de Cerro Dragón en 2006) y Chañares Herrados. El deterioro de la participación de YPF en las reservas de petróleo y gas del país, hace que las acciones que puedan realizarse sobre la empresa, aunque necesarias, puedan ser insuficientes para recuperar el autoabastecimiento energético. Una estrategia enfocada únicamente en ella, sin una planificación global del sector ni cimientos normativos e institucionales sólidos, será incompleta. Mientras no se reconozca que la crisis energética excede a YPF, en tanto no se logre construir una solución integral legal e institucional; una nueva y moderna Ley de Hidrocarburos y no se realice una adecuación de los Marco Regulatorio del Gas Natural y de la Electricidad, la crisis continuará profundizándose y el deterioro del sector energético demandará mayores sacrificios para revertirlo y tratar de encauzar las acciones hacia una situación de mayor equilibrio.

20

Apuntes sobre la realidad energética de Irlanda
Graduado Universitario en Español y Portugués, University of Edinburgh, UK. Pasante de intercambio del IML a través del convenio de con Intern Latin America

Por Iain Jones

En mayo del 2012 el Ministerio de Comunicaciones, Energía y Recursos Naturales del Gobierno de la República de Irlanda, publicó una estrategia para las energías renovables entre 2012 y 2020. El documento explica cinco objetivos en cuanto a la política energética: 1. El aumento de parques eólicos (en tierra y en el mar) 2. La construcción de un sector de la bioenergía sostenible 3. El fomento de investigación y desarrollo en las energías renovables como las energías undimotriz y mareomotriz 4. El desarrollo de transporte sostenible 5. La construcción de redes robustas y eficientes En 2010, las fuentes renovables cubrieron 5.5% del consumo irlandés de energía y la estrategia intenta alcanzar al 16% para 2020. Hay un énfasis sobre las energías eólica y marina debido a la geografía del país: una isla ubicada en el Océano Atlántico Norte. Aunque está en las etapas iniciales de su desarrollo, hay un compromiso con el programa de energía marina y propuestas para el desarrollo de un campo de pruebas de energía undimotriz en la costa oeste de Irlanda. El hijo del ex primer ministro, Conor Haughey, está solicitando €3m (18.4 millones de pesos) para su compañía para desarrollar una planta undimotriz en la costa oeste. En octubre de 2012 se anunció que la empresa energética, Bord Gáis, y la empresa tecnológica, OpenHydro, que se especializa en la energía marina, habían ganado el derecho de construir una central eléctrica con energía mareomotriz en la costa de Antrim, Irlanda del Norte. El ministro de Energía, Pat Rabbitte TD, ha hablado de la importancia de la “riqueza oceánica” de Irlanda y la necesidad de cooperación entre departamentos, agencias, comisiones, empresas, organizaciones, autoridades, consumidores, y comunidades para aprovechar esa riqueza y conseguir los objetivos en cuanto a la energía marina. Irlanda desempeña la presidencia del Consejo de la Unión Europea en la primera mitad de 2013 y la energía renovable ocupará un lugar importante en sus discusiones. Se han creado 179 parques eólicos en la República de Irlanda desde los años noventa y hay planes para la construcción de aún más. Dos de los proyectos más recientes son importantes en términos de la visión irlandesa para la energía renovable. En primer lugar, dos empresas irlandesa y norirlandesa acaban de abrir un parque eólico en Tyrone, Irlanda del Norte, demostrando el compromiso de los gobiernos de ambos países con una red eléctrica unificada (Single Electricity Market Operator) y el suministro de energía eléctrica por toda la isla. Este compromiso fue iniciado

21

en 2005 en un libro blanco entre los dos gobiernos con la intención de estimular desarrollo económico en ambos países. En segundo lugar, una empresa estadounidense con oficinas en Irlanda, Element Power, tiene planes para la creación de 40 parques eólicos y un total de 700 aerogeneradores en la región central de Irlanda y vender toda la energía producida a Gran Bretaña. Este proyecto representa una coyuntura importante en la energía renovable y hay beneficios para ambos países. Un portavoz para la empresa declaró que Irlanda tiene recursos sin explotar eólicos grandes que podrían ser desarrollados para exportar sin afectar a las metas del país en cuanto al logro del 16% de energía renovable por 2020. En el Reino Unido, el primer ministro, David Cameron, enfrenta cada vez más oposición pública sobre la construcción de parques eólicos. A principios de este año, en la Cámara de los Comunes, más de un centenar de Parlamentarios Conservadores exigieron un recorte de 400 millones de libras esterlinas (3.1 mil millones de pesos) en subsidios para promotores de la energía eólica. Además, se anunció en septiembre el lanzamiento de un interconector eléctrico entre Irlanda y Gran Bretaña. Es un proyecto irlandés que facilitará el comercio de electricidad entre los dos países. Irlanda tiene la capacidad de generar más energía que se puede consumir mientras que el Reino Unido necesita más energía que la que actualmente puede producir. Si los gobiernos pueden facilitar este comercio emergente se crearán miles de trabajos. La exportación de energía renovable desempeña un papel importante en la estrategia irlandesa para el futuro. El Ministro de de Comunicaciones, Energía y Recursos Naturales, Pat Rabbitte, se dirigió a una conferencia energética en octubre sobre el potencial de exportación y declaró que un aerogenerador en la costa oeste de Irlanda puede producir dos veces más energía que el mismo aerogenerador en el norte de Alemania. Colin O’Brien, un ingeniero empleado para proyectar una central eléctrica con energía mareomotriz, opina que hay olas increíbles por toda la costa oeste de Irlanda y que Irlanda podía ser la Arabia Saudita de la energía renovable. Por el momento Irlanda continúa siendo muy dependiente de combustibles fósiles del extranjero para satisfacer las necesidades energéticas. El Estado importa combustibles fósiles por valor de aproximadamente €6 mil millones (37 mil millones de pesos) al año. Por eso, el desarrollo y la exportación de energía renovable asumirán un papel muy importante en el futuro de la economía y el mercado de trabajo de Irlanda. Irlanda, como socio de la Unión Europea, trabaja en estrecha colaboración con la organización en cuanto a los objetivos para reducir la dependencia en los combustibles fósiles y aumentar la producción de energía renovable. El objetivo para la energía renovable por 2020 conforme a la directiva europea de la energía renovable de 2009. Además, todos los estados miembros son obligados a conseguir un objetivo de 10% energía renovable en el transporte por 2020 y el aumento del uso de biocombustibles se considera fundamental de conseguir este objetivo. En Irlanda, todas las empresas que venden gasolina para los vehículos deben tener una media de 4% de biocombustibles en las ventas anuales. El aprovechamiento de recursos bioenergéticos, por ejemplo, forestales, cultivos energéticos y biocombustibles, se consideran importantes para la generación de calor y energía renovable. Irlanda y el Reino Unido forman uno de las siete regiones europeas de la empresa European Market Coupling Company, formada en 2008 a petición de la Comisión Europea. La visión es promover la integración de mercados regionales hacia un mer-

22

Bibliografía

http://epp.eurostat.ec.europa.eu/cache/ITY_PUBLIC/818062012-AP/EN/8-18062012-AP-EN.PDF http://www.idaireland.com http://www.iwea.com National Renewable Energy Action Plan: IRELAND (2010) Strategy for Renewable Energy: 2012-2020 www.dcenr.gov.ie/Energy www.independent.ie www.marketcoupling.com www.seai.ie/Renewables/

cado eléctrico europeo al mayoreo lo cual promueve la competición transfronteriza, atrae más actores al mercado y, por ende, ofrece más opciones a los consumidores. Vale la pena notar que la mayoría de inversión en la generación de energía renovable en Irlanda proviene del sector privado. La mayoría de las empresas ya mencionadas son privadas con la excepción de Bord Gáis, uno de las cuatro empresas energéticas más grandes de Irlanda. Airtricity y Viridian son privadas mientras que ESB (Electricity Supply Board) es mitad privada y mitad pública. Esto no ha sido casual, pues el gobierno irlandés ha establecido iniciativas para estimular la inversión privada en la energía renovable. La agencia gubernamental, Industrial Development Agency, trata de atraer inversiones extranjeras a Irlanda en la energía limpia. El medio principal por lo cual el gobierno irlandés trata de apoyar la energía renovable son los esquemas de REFIT (Renewable Energy Feed in Tariff ), una medición neta introducida en 2006 que ofrece reembolsos y contratos a largo plazo a los productores para financiar la inversión en la energía renovable. Sin embargo, desde finales de 2009 el Departamento de Energía no ha aceptado ningunas aplicaciones y, como consecuencia, el Estado ha perdido mucha inversión directa a proyectos en otros países. Este año, el gobierno introdujo el segundo y tercer programas de REFIT que se espera desempeñar un papel importante en el futuro de la energía renovable en Irlanda.

23

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful