Historia del Mundo de WarCraft

Prólogo Capítulo 1: Mitos Los Titanes y la Formación del Universo Sargeras y la Traición Los Dioses Antiguos y el Ordenamiento de Azeroth El encargo de los Dragones Alados El Despertar del Mundo y el Pozo de la Eternidad La Guerra de los Ancestros El Ocaso del Mundo El Monte Hyjal y la Ofrenda de Illidan El Árbol del Mundo y el Sueño Esmeralda Los Imperios Trolls y el Alma del Demonio Exilio de los Altos Elfos Los Centinelas y la Larga Vigilia Capítulo 2: El Nuevo Mundo La Fundación de Quel´thalas Arathor y las Guerras de los Trolls Los Guardianes de Tirisfal Ironforge – El despertar de los Enanos Los Siete Reinos Aegywnn y la Cacería del Dragón Guerra de los Tres Martillos El Último Guardián Capítulo 3: La perdición de Draenor Kil´jaeden y el Pacto de las Sombras Apogeo de la Horda El Concejo de las Sombras Los maestros de las fuerzas: Medivh y Blackhand La primera guerra de la ascensión de los orcos Capítulo 4: Alianza y Horda Crónicas de la Guerra en Azeroth Una breve historia sobre la caída de Azeroth El Portal Oscuro y la caída de Stormwind La Alianza de Lordaeron La Invasión de Draenor – Más allá del Portal Oscuro El Nacimiento del Rey Lich Icecrown y el Trono de Hielo Guerra de la Araña Capítulo 5: El Retorno de la Legión Ardiente Primera Parte: Las Secuelas de la Segunda Guerra La Batalla de Grim Batol – El Día del Dragón Kel’thuzad y el Culto de los Malditos Una nueva generación Letargo de los orcos Señor de los Clanes El regreso de la Sombra – Cisma de la Alianza De Sangre y Honor La visión de Thrall Segunda Parte: El Reino del Caos El Azote de Lordaeron El Ascenso de los Malditos

El Pozo del Sol y la Caída de Silvermoon La Revelación Asedio y Destrucción de Dalaran En el Ojo del Maelstrom - El rescate de los Darkspear La Invasión de Kalimdor El Fin de la Eternidad La Batalla del Monte Hyjal Tercera Parte: El Trono de Hielo La Venganza del Traidor-El Despertar de los Naga Apogeo de los Elfos Sanguinarios Guerra Civil en las Tierras de la Plaga – La Rebelión de los Forsaken La Dama Oscura Una Sinfonía de Hielo y Fuego – La Ascensión – El Rey Lich Triunfante Viejos Odios – La Colonización de Kalimdor Epílogo: Una nueva Era se avecina… Glosario

Prólogo La vida en Azeroth es brutal, triste y, sobre todo, corta. Sin embargo, no siempre estuvo plagada por la guerra continua y arrastrada hacia el conflicto. Hubo un tiempo en que el mundo fue un sitio lleno de paz y vitalidad. Los pueblos vivían en paz y armonía con la naturaleza y sus inconmensurables fuerzas, y mágicas e impresionantes criaturas corrían sobre las planicies y surcaban los cielos sin oposición. ¿Cómo sé todas estas cosas, se preguntarán? Bueno, solamente diré que yo, Rhonin el mago, al que llaman el Inconforme, he visto estas y muchas más impresionantes cosas. Pues en esa eterna noche de los tiempos que se llama la Gran Oscuridad del Más Allá, mi maestro y tutor Krasus, me llevó hasta la oscura cueva donde, a través de las eras, Nozdormu el Imperecedero, el Gran Dragón de Bronce, guarda los inconmensurables caminos del tiempo. Nozdormu, el inmenso dragón de bronce, Señor del Tiempo y de las épocas, me ha mostrado lo que fue, lo que es y lo que será. El eterno conflicto que azota las vidas de todas las criaturas de este mundo, uno sus destinos en uno solo, al punto de que la extinción de una sola, puede significar la aniquilación de todas. He aquí, pues, el enigma que a muchos ha desvelado y que a todos maravilla: La verdadera historia del mundo de Azeroth. Capítulo 1: Mitos (Tradición oral entre los Kaldorei) LOS TITANES Y LA FORMACIÓN DEL UNIVERSO

Nadie sabe exactamente cómo inició el Universo. Algunos teorizan que una catastrófica explosión cósmica envió al infinito una inmensidad de mundos desconocidos hacia la vastedad de la Gran Oscuridad del Más Allá – mundos que algún día albergarían una diversidad maravillosa y terrible de formas de vida. Otros creen que el Universo fue creado por una sola Todopoderosa Entidad benigna, cuya Sagrada Luz ilumina desde tiempos inmemoriales, las vidas de todos y cada uno de los seres del Universo. Aunque los orígenes del caótico Universo ciertamente son inciertos, está claro que una raza poderosa se encargó de estabilizar los varios mundos y asegurarse que a futuro esos mundos siguieran sus mismos pasos. Los Titanes, colosales dioses de piel metálica de las infinidades del cosmos, exploraron el naciente universo, y trabajaron en los mundos que iban encontrando. No está claro de dónde vinieron y por qué lo hacían, pero ordenaron los mundos levantando poderosas montañas y drenando vastos océanos. Rasgaron los cielos y atmósferas respirables surgieron. En cada lugar que encontraron, elaboraron un plan para darle orden al caos existente. Al mismo tiempo, le dieron poderes a razas primitivas para que trabajaran y mantuvieran la integridad de sus respectivos mundos. Regidos por una elite llamada El Panteón, cuyo Alto Padre, Aman’thul, gobernaba con justicia e igualdad, los Titanes le dieron orden a los cientos de millones de mundos que exploraron en la Gran Oscuridad del Más Allá durante las primeras eras de la creación. El benevolente Panteón, para salvaguardar las estructuras de estos mundos, siempre estuvo vigilante contra el ataque extradimensional de las viles razas del Torbellino del Vacío. El Torbellino, una dimensión etérea de magia caótica que conecta una miríada de mundos del universo, era el hogar de un número infinito y primigenio de maléficos demonios, cuyo único objetivo era destruir la vida y devorar las energías del universo viviente. Incapaces de concebir el mal o la extinción de cualquier forma de vida, los Titanes se vieron obligados a hallar una forma de terminar los constantes ataques de los demonios. Sargeras y la Traición

Con el paso del tiempo, las entidades demoníacas encontraron la forma de penetrar en los mundos de los Titanes desde el Torbellino del Vacío, y el Panteón eligió a sus más grandes guerreros, Sargeras, para actuar como primera línea de defensa. El noble gigante de bronce bruñido, Sargeras, cumplió con sus deberes por interminables milenios, buscando y destruyendo demonios donde quiera que los encontrara. A través de los eones, Sargeras encontró dos poderosas razas demoníacas, ambas con ambición de ganar poder y dominio sobre el universo físico. Los Eredar, una insidiosa raza de hechiceros diabólicos, usaron sus embrujos mágicos para invadir y esclavizar un número de mundos. Las razas indígenas de estos mundos mutaron por los poderes malévolos de los Eredar y se volvieron demonios ellos mismos. Aunque los cercanamente ilimitados poderes de Sargeras eran más que suficientes para derrotar a los viles Eredar, el gigante encontró muchos problemas para detener la corrupción y envilecimiento de las criaturas. Incapaz de soportar tanta depravación, el gran Titán empezó caer en una gran depresión. A pesar de su creciente insatisfacción, Sargeras arrasó del Universo a los brujos atrapándolos en una esquina del Torbellino. Mientras su confusión y miseria se profundizaban, Sargeras se vio forzado a combatir otro grupo que intentaba romper el orden de los Titanes: los Nathrezim. Esta oscura raza de demonios-vampiro (también conocidos como Señores del Terror) conquistó un número de mundos poblados poseyendo a sus habitantes y volviéndolos hacia la sombra. Los nefastos y esquemáticos señores del terror tornaban a las naciones unas contra otras manipulándolas dentro de un odio irracional y perverso. Sargeras derrotó a los Nathrezim fácilmente, pero su corrupción lo afectó profundamente. Con sus sentidos obcecados y desesperados, Sargeras perdió toda conciencia no solo de su misión, sino también de la visión de los Titanes de un universo ordenado. Eventualmente, empezó a creer que el concepto de un universo ordenado era inútil, y que el caos y la depravación eran los únicos absolutos del oscuro y solitario universo. Sus compañeros Titanes trataron de persuadirlo de su error y calmar sus iracundas emociones, pero él había interpretado sus más optimistas creencias como desilusiones inútiles. Abandonando sus filas para siempre, Sargeras salió en busca de su propio lugar en el Universo. Aunque el Panteón lamentó profundamente su partida, los Titanes jamás pudieron predecir que tan lejos llegaría su

hermano perdido. Con el tiempo, la locura de Sargeras habría consumido sus últimos vestigios de su valioso espíritu, creyendo que los Titanes eran los responsables del fracaso de la creación. Decidido, finalmente, a deshacer sus trabajos en todo el universo, decidió conformar un ejército imparable que consumiría al universo físico. Eventualmente la forma titánica de Sargeras se fue distorsionando por la corrupción que plagaba su una vez noble corazón. Sus ojos, cabello y barba eructaron en fuego, y su piel metálica broncínea se abrió revelando su nueva forma de odio infinito. En su furia, Sargeras liberó de sus prisiones a los Eredar y los Nathrezim. Estas astutas criaturas se postraron ante la vasta ira el oscuro Titán y ofrecieron servirle en cualquiera de sus maliciosos caminos. De las filas de los poderosos Eredar, Sargeras eligió dos campeones para comandar su demoníaco ejército de destrucción. Kil´jaeden el Embaucador fue elegido para escoger a las más oscuras razas del universo y reclutarlas dentro de las filas de Sargeras. El segundo campeón, Archimonde el Profanador, fue elegido para dirigir los enormes ejércitos en la batalla contra cualquiera de los que osaran resistir los deseos del Titán. El primer movimiento de Kil´jaeden fue esclavizar a los vampíricos señores del terror bajo su terrible poder. Los señores del terror le servirían como sus agentes personales en el universo, y ellos placenteramente localizarían razas primitivas para que su maestro las corrompiera y las exterminara. El primero entre los señores del terror era Tichondrius el Oscuro, quien servía a Kil´jaeden como el perfecto soldado y llevaría la ardiente voluntad de Sargeras a todas las oscuras esquinas del universo. El poderoso Archimonde también escogió temibles agentes para sí mismo. Llamando a los maléficos señores del foso y su barbárico líder, Mannoroth el Destructor, Archimonde esperaba establecer una élite luchadora que acabaría con cualquier creación de vida. Una vez que Sargeras vio que sus ejércitos fueron amasados y listos para seguir sus mandatos, lanzó sus coléricas fuerzas en la vastedad de la Gran Oscuridad. El bautizó a su creciente ejército como la LEGION ARDIENTE. Hasta la fecha, no está claro cuántos mundos han sido consumidos y quemados por la insana cruzada ardiente alrededor del universo. Los Dioses Antiguos y el Ordenamiento de Azeroth

Sin conocer la misión destructiva de Sargeras sobre sus incontables trabajos, los Titanes continuaron moviéndose de mundo en mundo, dando forma y ordenando cada planeta como ellos creían. A lo largo de sus viajes repararon en un pequeño mundo al cual sus habitantes llamarían más tarde Azeroth. Cuando los Titanes hicieron su camino sobre la primitiva tierra, encontraron un número de hostiles “principios elementales”, que serían conocidos únicamente como los Dioses Antiguos, quienes querían echar a los Titanes de su mundo. El Panteón, molesto por la inclinación de los Dioses Antiguos a hacer el mal, entabló una guerra contra los Elementales y sus oscuros maestros. Los ejércitos de los Dioses Antiguos eran dirigidos por cuatro poderosos lugartenientes: Ragnaros el Señor del Fuego, Therazane la Madre Roca, Al’Akir el Señor del Viento y Neptulon el Cazador de las Mareas (Los Cuatro Elementos). Sus caóticas fuerzas avanzaban por la faz de la tierra y chocaban con los colosales Titanes. Aunque los Elementales eran poderosos más allá de toda compresión mortal, sus fuerzas combinadas no pudieron detener a los poderosos Titanes. Uno por uno, Los Cuatro Elementos fueron cayendo y sus fuerzas fueron dispersadas. El Panteón asedió las ciudadelas de los Dioses Antiguos y encerraron a los cuatro malvados dioses bajo la superficie de la tierra. Sin los Dioses Antiguos para conducir sus iracundos espíritus sobre el mundo físico, los elementales pasaron a un plano abismal, donde ellos se contendrían uno al otro por toda la eternidad. Con la partida de los elementales, la Naturaleza se calmó y el mundo entró en una pacífica armonía. Los Titanes observaron que la lucha había sido contenida e iniciaron su trabajo. Crearon un número de razas para que les ayudaran a modelar el mundo. De las profundidades de las cavernas rocosas surgieron los Titánides, creados de la piedra viva. Para retirar los océanos y sacar la tierra firme, los Titanes crearon los inmensos pero gentiles Gigantes del Mar. Por muchas edades los Titanes modelaron la tierra, hasta que se formó un perfecto continente. En el centro del continente, crearon un lago de centelleantes energías primordiales. El lago, que sería llamado EL POZO DE LA ETERNIDAD, sería una fuente de vida para el mundo. Sus potentes energías conmoverían las raíces del mundo y la vida emergería sobre el fértil suelo. Con el tiempo, plantas, árboles y criaturas de toda especie empezarían a conquistar el continente. Cuando llegó el día final de sus labores, los Titanes nombraron al continente KALIMDOR, “La tierra de la eterna luz de las estrellas”. El encargo de los Dragones Alados

Satisfechos de que el pequeño mundo estuviera ordenado y su trabajo concluido, los Titanes se prepararon para abandonar Azeroth. Sin embargo, antes de partir, encargaron a las especies más grandes del mundo con la misión de proteger Kalimdor contra cualquier fuerza que amenazara su perfecta tranquilidad. En esa época había muchos dragones voladores. Entonces ellos escogieron a cinco de los más poderosos para dominar a sus hermanos y apacentar el mundo. Los grandes miembros del Panteón les dieron una porción de su poder a cada uno de los líderes de los dragones. Los majestuosos dragones serían conocidos como los Grandes Aspectos. Aman'Thul, el Alto Padre del Panteón, otorgó parte de su poder cósmico sobre el gigantesco dragón de bronce, Nozdormu, para que protegiera el tiempo y las inconmensurables vías del destino. El estoico y honorable Nozdormu sería conocido como el Único Imperecedero. Eonar, el Titán patrón de toda vida, dio parte de su poder a Alexstrasza la Roja, la Protectora de la Vida, cuya misión sería salvaguardar toda vida que creciera en el mundo. Por su suprema visión e ilimitada compasión por todas las cosas vivas Alexstrasza fue coronada como Reina de los Dragones y se le dio dominio sobre toda su especie. Eonar también bendijo a la pequeña hermana de Alexstrasza, la luminosa dragona verde Ysera, con una porción de la influencia sobre la Naturaleza. Ysera caería en un trance eterno, y sería conocida como La Soñadora, velando por los salvajes bosques del mundo desde su verde reino, El Sueño Esmeralda. Norgannon, el Titán protector y maestro de las artes mágicas, le dio al dragón azul, Malygos, una porción de su vasto poder. Desde ese momento,

Con los Dragones preparados para salvaguardar su creación. comenzó a sospechar que un terrible poder había corrompido a los Bien Nacidos y a su amada reina. pero la más interesante de todas fue CENARIUS. cuyo templo se levantaba en las afueras de los sagrados Claros de la Luna. cerca del Santuario de Cenarius. y se le dio dominio sobre la tierra y los profundos lugares del mundo. un cambio distintivo empezó a ocurrir en Azshara y los Bien Nacidos. Sin pensar que la magia podía ser peligrosa si no se usaba responsablemente. Conforme sus poderes crecían. Ella comenzó a apartarse de sus amados súbditos y rechazar la interacción con cualquiera que no fueran sus sacerdotes Bien Nacidos. y creían que ella dormía en la profundidad del Pozo durante las horas del día. Los Bien Nacidos se sumergieron en su trabajo y estudiaron el Pozo concienzudamente. En el oscuro centro del continente existía un misterioso lago de energías incandescentes. y un inmenso y vetusto palacio le fue construido en las orillas del Pozo de la Eternidad. Una oscura palidez cubrió la anterior belleza de Azshara. Un joven erudito llamado Malfurion Stormrage. los Kaldorei fueron imbuidos con su poder. fueron dotados de todo poder y se creyeron mejores que el resto de sus hermanos. . elaboraron impresionantes artefactos mágicos. Su conocimiento llegó a ser tan basto. Azshara y sus Bien Nacidos empezaron a practicar sus encantos con evidente abandono. Mientras estudiaban las poderosas energías del Pozo. Su líder. Los tempranos sacerdotes elfos estudiaban el Pozo con insaciable curiosidad. el Titán forjador del mundo. Los grandes hechiceros y magos construyeron hermosas ciudades. Desafortunadamente. conocida como Kalimdor. los Bien Nacidos empezaron a venerar a su reina como una diosa. y en especial.Malygos sería conocido como el Tejedor de Hechizos. Cenarius y muchos de los letrados elfos nocturnos advirtieron que solamente calamidades podrían resultar si se jugaba con las claramente volátiles artes de la magia. Con estos poderes. conocido como el Guardián de la Tierra. Habia comenzado el estudio de la magia arcana. quien había ocupado mucho de su tiempo en estudiar las primitivas artes del druidismo junto a Cenarius. Con el tiempo desarrollaron la habilidad de manipular y controlar las cósmicas energías del Pozo. Con el tiempo. era el hogar de un sinnúmero de razas y criaturas. por lo que era mejor que sus secretos no fueran revelados. un poderoso semidios de los bosques primigenios. Con el tiempo.. noble y atrevido Cenarius se mostró complacido con los inquisitivos elfos nocturnos y ocupó una gran cantidad de tiempo en enseñarles acerca del mundo natural. Rápidamente aprendieron las energías del Pozo directamente. La tribu adoptó el nombre Kaldorei. Imitando la curiosidad de los sacerdotes sobre el Pozo de la Eternidad. la diosa de la Luna. Azshara. Extrayendo sus energías desde la infinita Gran Oscuridad más allá del mundo. Con el tiempo. que eventualmente los Kaldorei la coronaron como Reina de Kalimdor.. rodeado por el mar. que significa “niños de las estrellas” en su lengua primitiva. los Bien Nacidos descubrieron que podían usar sus nuevos poderes para crear o destruir a su placer. pero sus precavidas palabras fueron ignoradas por el resto de sus hermanos. los Bien Nacidos eran secretamente envidiados por el resto de los elfos nocturnos. Conforme sus experimentos progresaban. Las grandes bestias a menudo se comportaban reclusivos. Las únicas criaturas que les dieron pausa fueron los ancestrales y poderosos dragones. construyeron grandes palacios y templos alrededor del lago. Neltharion. Azshara y sus seguidores continuaron expandiendo sus crecientes poderes. Conforme su sociedad crecía. conocidos como los Quel´dorei o “Bien Nacidos” (Highborne). los Cinco Aspectos se encargarían de la defensa del mundo en la ausencia de los Titanes. Los ignorantes Bien Nacidos habían descubierto la magia primitiva y estaban resueltos a dedicarse exclusivamente a desenvolver sus misterios. fue nombrado alto concejal de la reina y rápidamente se hizo con el control político de a nación. construyeron sus hogares en las tranquilas riberas del lago. Los nómadas humanoides. el cósmico poder del Pozo afectó a la tribu. la curiosidad de los elfos nocturnos los llevó a conocer a una serie de poderosas criaturas. Una de las más poderosas de las hechiceras Kaldorei se llamaba Aszhara. el guardián de la magia arcana oculta. y llamaron “la encarnación misma de Elune”. adoraban a Elune. una mujer altatmente dotada que ansiaba el conocimiento de la magia arcana mucho más que cualquier otra criatura viva. los Titanes dejaron atrás Azeroth para siempre. tratando de conocer sus intangibles secretos y poderes. Sus templos. El despertar del mundo y el Pozo de la Eternidad Hace aproximadamente diez mil años antes de la Primera Guerra entre Orcos y Humanos. Algunos Kaldorei creían que el uso abusivo de las magia arcana del Pozo podrían traer serias consecuencias. El Pozo de la Eternidad fue la llave del verdadero avance y conocimiento de los Kaldorei. Los Kaldorei. una primitiva tribu de humanoides de costurmbres nocturnas precavidamente fue haciendo su camino hacia las riberas del lago encantado. y los elfos nocturnos descubrieron que los dragones se habían constituido en los protectores del mundo. Aún así. El lago. con la joven e impulsiva Alta Sacerdotisa. guiados por las extrañas energías del Pozo. El valiente. Con el paso de las eras. Esto los llevó a tener serias disputas con las sacerdotisas de la diosa Elune. Aunque la Reina Azshara era igualmente amada por todo el pueblo. enviando sus potentes energías a lo largo del mundo para que surgieran innumerables y maravillosas formas de vida. la hermosa y generosa reina de los elfos nocturnos escogió a sus servidores favoritos para sus enjoyados salones. haciéndola más fuerte. Los tranquilos Kaldorei desarrollaron una fuerte empatía por los vivientes bosques de Kalimdor y el armonioso balance de la naturaleza. Eventualmente. era un verdadero corazón de magia y poder natural. como serían llamados más tarde. Tyrande Whisperwind. Azshara ordenó a los Bien Nacidos desentrañar sus secretos y revelar su verdadero propósito sobre el mundo. Aunque no podía concebir de donde provenía este mal. le dio parte de su vasto poder al poderoso dragón negro. los elfos nocturnos exploraban Kalimdor para desenvolver sus misterios. todas luchando por sobrevivir sobre el salvaje mundo. por sobre todoas las criaturas de la tierra. o ELFOS NOCTURNOS. La clase alta comenzó a tornarse cruel y despreciativa con sus compañeros elfos nocturnos. Para celebrar su creciente sociedad. sabía que las vidas de los elfos nocturnos cambiarían para siempre. la civilización de los elfos nocturnos se expandió territorial y culturalmente. La masa de tierra. Khaz'goroth. Esta terrible comunión tendría un terrible precio que pagar. quienes habían penetrado profundamente en el estudio de la magia. Sus servidores. y apacentaron el mundo de acuerdo a sus propias necesidades. Dath’Remar. caminos y lugares de estudio se expandieron por el oscuro continente. pasaría muy poco tiempo antes de que Sargeras conociera al pequeño mundo recién nacido. El controlaría la fuerza del mundo y sería el gran soporte de Alexstrasza. el Pozo actuaba como una fuente mística. inteligente y virtualmente inmortal. el mundo de Azeroth se constituía en un solo continente. el cual más tarde sería llamado el Pozo de la Eternidad. volviéndose prácticamente inmortales e inmunes al paso de los años.

El delgado velo que separa la realidad del mundo de las sombras finalmente fue roto. Avergonzada y aterrorizada. marchó sobre las tierras de Kalimdor. pero es conocido que Neltharion. para de este modo. La hermosa y joven sacerdotisa de la luna. recogidos de todos los rincones del universo. reclutando un ejército de Ancestros y Treants. mientras su cuerpo ardía en un incandescente aura mágica de fuego que había creado a su alrededor. los hombres-árbol. al mando de las fuerzas de los elfos. Una vez que los preparativos estuvieron terminados. Cenarius. Ante el terrible ataque. Ambos hermanos profesaban un amor insaciable por la idealista sacerdotisa. El gran dios oscuro resolvió destruir el joven mundo y reclaman sus energías para si mismo Sargeras condujo a su vasta Legión Ardiente e hizo su camino hacia el inocente mundo de Azeroth. Jaurías de salvajes Felhounds (sabuesos diabólicos) atacaron salvajemente sin oposición. Tyrande Whisperwind. se comprometió a ayudar a los elfos nocturnos buscando a los ancestrales dragones y asegurándose su ayuda. el terrible Señor del Foso. podría lograr derrotarlos de una vez por todas. Incluso sus Bien Nacidos. Cenarius mismo llamó a los espíritus de los bosques encantados. Mientras la batalla bramada sobre los ardientes campos de Kalimdor. Los brujos demoníacos Eredar invocaron a los Infernales. envió ondas de energía desde el Pozo de la Eternidad a través de la Gran Oscuridad del Más Allá. Aunque los guerreros elfos defendieron su ancestral hogar. pero el corazón de Tyrande suspiraba solamente por Malfurion. con el transcurso del tiempo. Tyrande y sus guerreros de penetrar en el templo. Conociendo la fuerza de sus nuevos aliados. logró derrotar a Azzinoth y se apoderó de sus espadas curvas. El señor de la Legión preparaba su paso a través del Pozo de la Eternidad y su entrada en el mundo. conocidos como los Cazadores de Demonios. convirtieron a Sargeras en su dios. utilizando todos los poderes concebidos por su secta. Mientras la titánica batalla alrededor de la ciudad capital aumentaba. acabando con todo a su paso. Sargeras – el Gran Enemigo de toda vida. Illidan y Tyrande. Renombrándose asimismo Ala de la Muerte (Deathwing). Para demostrar su fidelidad a la Legión. dándoles suficiente tiempo a Malfurion. se decidió a acompañarles en el nombre de Elune. La Reina Azshara. obcecada por el terrible éxtasis mágico. los Bien Nacidos convencieron a su reina de abrir un portal mágico en el Pozo de la Eternidad. el continuo contacto de Illidan con las magias arcanas del Pozo. pulgada a pulgada. dejando solo desolación y terror a su paso. se sacaban ritualmente los ojos. Mannoroth el Destructor en persona. y los guió en un sorpresivo asalto sobre la Legión. La Legión fue conformada por un millón de escandalosos demonios. utilizando las mismas energías malignas de los demonios contra ellos. caídos bajo la inevitable corrupción mágica. pero su corazón roto no era nada comparado por el dolor que le producía su adicción a la magia. pero Illidan no combatiría por él: lo haría por amor a Tyrande. ambos escaparon al bosque para organizar la resistencia. Sargeras comenzó su catastrófica invasión sobre Azeroth. practicaba sus artes mágicas. lo había corrompido a tal punto de desarrollar en él la temible sed de magia que a su vez consumía a los Bien Nacidos. dañando todo lo que tocaba. cayó víctima del imparable poder de Sargeras. Mientras tanto. dirigidos por el voraz Azzinoth. Illidan creyó que. ante el avance de la Legión. Azshara guió a los más poderosos de sus Bien Nacidos cerca de la superficie. Las fuerzas aliadas a los elfos nocturnos convergieron sobre el templo de Azshara y el Pozo de la Eternidad. y le ofreció abrirle una entrada al mundo. capitán de la Guardia de la Perdición. unos inmensos gigantes de piedra y fuego verde que cayeron del cielo en forma de meteoros sobre los templos. Convenciendo a Illidan de olvidar su peligrosa obsesión.La Guerra de los Ancestros (Hace aproximadamente 10 000 años) El irresponsable uso de la magia por parte de los Bien Nacidos. En efecto. General de los Ejércitos de la Legión. liderados por la grandiosa Alexstrasza la Roja. Solamente enfocando sus poderes mágicos sobre el Pozo podrían abrir un portal lo suficientemente grande para que Sargeras penetrara. Los guerreros de la Legión Ardiente entraron en el mundo a través del Pozo de la Eternidad y comenzaron el asedio sobre las durmientes ciudades de los elfos nocturnos. que se volvieron un rasgo distintivo de su personalidad y casi eran extensiones de sus brazos. el Gran Dragón Negro de la Tierra. atacaron desde el aire a los demonios y sus amos infernales. las cuales. se vieron forzados a retroceder. por lo cual él y algunos de sus seguidores más cercanos. ansiosos por la conquista. Illidan Stormrage. El empezó a lanzar flamas sin sentido y la ira hizo brotar su lado oscuro. logró dominar con tal habilidad. Las desordenadas ondas de energía fueron percibidas por terribles mentes alienígenas. formaron una secta secreta cuyo objetivo era erradicar a los demonios de Kalimdor. la Legión marchó sobre las tierras de Kalimdor. organizaron un valiente y feroz contraataque. Azshara esperaba con ansiedad el arribo de Sargeras. Alexstrazsa y los otros nobles dragones se vieron obligados a abandonar a sus aliados mortales. La traición sorpresiva de Neltharion fue tan destructiva que sus hermanos nunca se recobraron de ella. Malfurion. quien se ocultaba en los sagrados Claros de la Luna en el distante Monte Hyjal. Liderados por Archimonde y Mannoroth. Illidan. Illidan se sentía resentido por el naciente romance entre su hermano y Tyrande. Estos guerreros. se volvió loco durante un crítico ataque de la Legión Ardiente. un terrible evento volcaría la situación. destrozando las filas de los demonios. el Destructor de Mundos – percibió los poderes del Pozo y buscó el distante punto de origen. Archimonde el Profanador y Mannoroth el Destructor. Los dragones. Fue así como se encontró cara a cara con el terrible Azzinoth. Cenarius invocó los altos poderes de los bosques y se enfrentó a Mannoroth. . prepararon sus infernales monstruos para el ataque. Conforme su enorme sombra se acercaba a la superficie del Pozo. aunque no era parte de los Bien Nacidos. y una gran batalla se entabló entre ambos contendientes. Malfurion nunca le perdonaría esto. Malfurion y sus colegas sabían que la Legión no sería derrotada solamente por la fuerza de las armas. Espiando el primigenio mundo de Azeroth y sintiendo las energías ilimitadas del Pozo de la Eternidad. Una banda de ardientes y sanguinarios asesinos llamada la Guardia de la Perdición. utilizar toda su energía mágica contra la Legión. Malfurion Stormrage escapó para buscar ayuda para su gente. guardaba la entrada al Templo de Azshara. Su propio hermano gemelo. El ágil y valiente Cazador de Demonios se habría paso a través de las fuerzas de la Legión. Los detalles de tal evento se han perdido en el tiempo. el dragón traicionó a sus hermanos y dejó el campo de batalla. Los tenientes de Sargeras. Sargeras fue consumido por un insaciable apetito.

Se constituiría en el recuerdo de la terrible catástrofe… y la utópica era que se había perdido para siempre. uno de los Bien Nacidos se lanzó sobre las aguas con alegría indescriptible. Para su sorpresa. Entonces se dieron cuenta de que muchos de los Bien Nacidos habían sobrevivido al cataclismo. agotado por la lucha. fue detenida por la guardia personal de Bien Nacidos. Como la terrorífica batalla entre la Legión y los Elfos Nocturnos se realizaba alrededor de la ruinosa ciudad capital. creyendo que su nuevo Pozo era una ofrenda para las futuras generaciones. El Monte Hyjal y la Ofrenda de Illidan En la nueva costa del destruido continente. Hyjal. Malfurion le dijo a su hermano que la magia era innatamente caótica y que su uso inevitablemente llevaría a la corrupción y el sufrimiento. habiendo recibido la advertencia de Illidan. el semidios Cenarius le sonreía a la sorprendida sacerdotisa. tratando de atacar a Azshara por detrás. el Pozo de la Eternidad colapsó sobre todos ellos. Ellos hicieron su camino por las riberas de la nueva tierra con los otros elfos nocturnos. Malfurion entró en una terrible cólera y se dispuso a acabar con la vida de la reina. se abalanza sobre el cuerpo de Malfurion quien. había sobrevivido a la catástrofe. se halla a su lado. Aunque Sargeras y la Legión habían sido desterrados del mundo por la destrucción del Pozo. Las potentes energías del agua rápidamente había formado un nuevo Pozo de la Eternidad. conociendo que el Pozo era la fuente de su inmortalidad y sus poderes. La masiva explosión resquebrajó el templo hasta sus bases y una serie de estremecedores terremotos abrieron la torturada tierra. entre los enormes picos de la montaña. ahora desesperanzados. Buscando establecer un nuevo hogar para ellos mismos. Portando unos frascos mágicos especialmente manufacturados para su propósito. encontraron un pequeño y tranquilo lago. Al ver la caída de su amada. . Illidan. En el centro del nuevo mar. Tyrande lentamente despierta. Sus compañeros elfos. encontraron a los Bien Nacidos en medio del final de su oscuro encantamiento. El exultante Illidan. Illidan había vaciado sus frascos con las preciosas aguas del Pozo de la Eternidad. Tyrande. en el lago de la montaña. Conociendo que la destrucción del Pozo impediría que volviese a practicar la magia de nuevo. se horrorizaron ante esta noción. Malfurion y los suyos observaron el terrible costo de la victoria. Al descender al valle. temieron no sobrevivir el abandono de sus poderosos aliados. Para horror de todos. se vio contrariado cuando Malfurion le lanzó sobre el suelo. estaba dispuesto a vencer o morir. En ese momento. entabló una terrible batalla con Malfurion. Las ondas de choque de la implosión del Pozo rompieron las bases del mundo. Los pocos elfos nocturnos que habían sobrevivido a la horrible explosión se habían reunido cerca de la costa. Illidan se negó a abandonar sus poderes mágicos. que había sobrevivido al Ocaso. Pero Azshara estaba más que preparada para su arribo. convencido de que el Pozo de la Eternidad era el cordón umbilical que unía a los demonios con el mundo físico. Todos los aliados de Malfurion fueron capturados antes de que estos atacaran a la enloquecida reina. dos cuerpos yacen inconscientes sobre la arena. Una vez en la cámara principal. Sin embargo. insistía en que debía ser destruido. La voluminosa sombra de Sargeras se apresuraba a cruzar el portal hacia la superficie. Pero Tyrande creía en la teoría de Malfurion. Por la gracia de Elune habían sido salvados de la hecatombre. con el corazón destrozado por la traición de su hermano. conocida como el Maelstrom. quien. separándose en continentes separados por un nuevo y embravecido océano. planeó robar las sagradas aguas y tomar sus energías para sí mismo. Illidan apareció desde las sombras cerca de una de las orillas del lago. y convenció a Cenarius y sus camaradas de atacar el templo de Azshara y encontrar el modo de destruir el Pozo para bien. En su locura por mantener fluyendo la magia en el mundo. hasta el valle allende el monte. y el inestable portal sobre las ondas del Pozo explotó en una catastrófica tormenta que llevaría al ocaso al mundo entero. Al luchar contra ellos. y una vez más. nunca cesaría su furiosa vorágine. por lo que Malfurion se decidió a atacar. Malfurion. Aunque Malfurion desconfiaba de las motivaciones de los Bien Nacidos. Illidan no sintió ningún remordimiento en traicionar a Malfurion y aliarse con Azshara y los suyos. La terrible tormenta. El comunal hechizo había creado un vórtex inestable de poder sobre las turbulentas aguas del Pozo. descubrieron que la montaña sagrada. Illidan estaba dispuesto a defender el Pozo por todos los medios necesarios. la hermosa sacerdotisa sufrió graves heridas en sus manos. Cerca del ochenta por ciento de la masa de Kalimdor fue consumida. Malfurion y los elfos nocturnos escalaron las faldas de Hyjal. Los mares bramaron e invadieron la tierra. Debido a la locura secundaria a su adicción y al reciente romance de su hermano con su amada Tyrande. Illidan se convenció a si mismo de abandonar al grupo y prevenir a los Bien Nacidos del plan de su hermano. donde una vez estuvo el Pozo de la Eternidad. Sobre uno de los riscos de la costa. aún aturdida por la terrible explosión del Pozo de la Eternidad.Malfurion y sus compañeros. estaba seguro de que no serían una amenaza sin las energías del Pozo. Los agotados héroes decidieron guiar a sus compañeros sobrevivientes para establecer un nuevo hogar para su pueblo. Azshara. Para alegría de los elfos nocturnos. las aguas del lago rebozaban de magia. Pero el hechizo de los Bien Nacidos había entrado en un caos tremendo al ser atacados. una tumultuosa tormenta de mareas enfurecidas y caóticas energías se formó. Convencido que los demonios destrozarían la civilización de los elfos nocturnos. había llegado a Hyjal mucho antes que Malfurion y los elfos. quien aún no comprendía que su poderoso amigo les había rescatado de una muerte segura. El Ocaso del Mundo Malfurion y sus compañeros entraron en el corazón del templo de Azshara. Illidan los llenó con el agua procedente del Pozo. Sobresaltada por la imagen de la muerte de su amado.

La Soñadora. la existencia de otras culturas inteligentes. Se toparon con el Pozo de la Eternidad y lo utilizaron para sus fines. y sus energías sanadoras se extenderían sobre el resto del mundo. Maiev Shadowsong. Zul’gurub. que constituyeron su imperio en el norte. templos y caminos hundidos. Nozdormu. El Imperecedero.. y la verde copa del árbol se abrió hacia los cielos. Malfurion encerró a Illidan en una basta prisión bajo la superficie. Pero el Sueño de Ysera tenía un terrible secreto que. Malygos el Azul y Nozdormu el Broncíneo descendieron sobre las tranquilas praderas de los druidas y observaron los frutos de los trabajos de los elfos nocturnos. lanzó un encantamiento sobre el Árbol de Mundo para asegurarse que el inmenso árbol les diera a los elfos nocturnos la seguridad de que nunca envejecerían o padecerían de enfermedad. El inmenso árbol sería para siempre símbolo de la unión de los elfos nocturnos con la Naturaleza. Los elfos libraron varias guerras con los imperios trolls. recibió a los poderosos dragones y les habló sobre la creación del nuevo Pozo de la Eternidad. Con el tiempo. se mostraron satisfechos con unirse al sueño de Ysera. incluido Malfurion mismo. Considerando que la destrucción del nuevo Pozo podría provocar una nueva catástrofe. para ser la carcelera personal de Illidan. hasta que al final lograron expulsarles por completo. donde su apetito de poder se consumiría hasta el final de los tiempos. los elfos nocturnos trabajaron ardorosamente en reconstruir su ancestral hogar. El Árbol del Mundo y el Sueño Esmeralda (9000 años antes de la Primera Guerra) Por muchos años. Los druidas elfos nocturnos. Solamente los Atal'ai . También había otro imperio en el norte. otra raza había logrado forjar un inmenso imperio guerrero. plantó una sencilla semilla encantada en el corazón del Pozo de la Eternidad. Al final tuvieron éxito en su empresa y derrotaron los bastiones de Azjol-Nerub al norte y de Anh'Qirai al sur. los Kaldorei no conocieron hasta muy tardíamente. en lo que después fue Lordaeron. Mil años antes de que la raza de los kaldorei naciera existían dos imperios trolls enfrentados: Gurubashi y Amani. Este reino es un enorme mundo espiritual que existe únicamente en los sueños. fundaron la gran ciudad de Zul’Aman. Para asegurar la prisión de su hermano. no se tenían en alta estima. mucho tiempo antes del Ocaso del Mundo. Malfurion declaró que nadie volvería nunca a practicar de nuevo las artes mágicas. no fue revelado por los dragones… Los Imperios Trolls y El Alma del Demonio A pesar del gran conocimiento y el amplio desarrollo de su civilización. pero nunca se ganó la importancia de estas dos. Bajo el ojo vigilante de Cenarius. encomendó a uno de sus hijos. Replegados hacia el este. cuyo objetivo era destrozar todo aquello que no fuera insecto. donde impenetrables junglas evitaban el asedio a su ciudad principal y más antigua. La semilla. Califax el Guardián del Bosque. Alexstrasza la Roja. Aunque los druidas fueron advertidos ante el prospecto de perder muchos años de su vida durante la hibernación. un sanguinario dios que era seguido de manera absolutamente devota por una parte de ellos. buscando siempre la armonía con la naturaleza. los druidas deberían dormir por los siglos para que sus espíritus recorrieran los infinitos caminos del Sueño Esmeralda. Con la ayuda de Cenarius. Secretamente. deberían unirse al Sueño junto al Árbol del Mundo. también lanzó un encantamiento sobre el Árbol del Mundo. la Protectora de la Vida. Como parte de este pacto místico. Con sus viviendas. Gundrak. por lo que acordaron renunciar a él. por lo que los trolls se dieron cuenta de que era perverso y les conduciría a su propia destrucción. Los trolls de la jungla adoraban a Hakkar el Devorador de Almas. Cenarius. el enloquecido dragón negro hurdía un plan que asolaría nuevamente al mundo… Alexstrasza. sin embargo. Los grandes dragones se vieron alarmados al escuchar las oscuras noticias y especularon que la presencia del Pozo a largo plazo podría motivar el regreso de la Legión. los Atal'ai. Se cree que su origen se encuentra en lo que se conoce como el Valle de Strangletorn. de asistir a la Guardiana en la custodia de Illidan durante las edades por venir.el conflicto surgió entre los gemelos. la dimensión etérea conocida como el Sueño Esmeralda. los dragones que habían sobrevivido al Ocaso surgieron de sus secretas guaridas. Ysera regularía el flujo de la naturaleza y la evolución del mundo. Los Amani. las Tálamos Profundos. Ysera. en el otro extremo de Kalimdor. Los elfos nocturnos llamaron a su Árbol del Mundo con el nombre de Nordrassil. los elfos nocturnos resolvieron no tocarlo. por lo que conservó su fuerza intacta y se convirtió en el más poderoso de los dragones. a su vez. permanecieron ignorantes de las subsecuentes actividades de los elfos hasta que ocurrió la implosión del Pozo.. Malfurion decidió acabar de una vez por todas con la locura de poder de su hermano. dio vida a un colosal árbol. los elfos comenzaron a estudiar las antiguas artes del druidismo con el propósito de sanar la tierra y hacer crecer de nuevo sus amados bosques en las faldas del monte Hyjal. pero estaban unidos para derrotar a unos terribles insectoides llamados Azi'Aqir. quien con los años se había convertido en un Shan’do (archi-druida) de inmenso poder. Malfurion y los tres dragones resolvieron hacer un pacto para asegurarse de que los agentes de la Legión Ardiente nunca regresaran al mundo. que significa en su lengua “Corona de los Cielos”. cuyo poder podría controlar infligir daño a la Legión Ardiente en caso de un ataque. Las poderosas raíces succionaron las aguas del Pozo. Malfurion. La catástrofe produjo la división del supercontinente de Kalimdor en cuatro grandes islas. causando la gran ira de Hakkar. por lo que las distintas tribus trolls quedaron definitivamente aisladas. Neltharion. Ysera la Verde. Muy hacia el este. no cedió sus energías al Alma de Demonio. uniéndolo a su propio reino. Hakkar demandó las almas de los niños trolls para manifestarse en el mundo. Los Cuatro Aspectos cedieron parte de su poder para crear un poderoso artefacto llamado Alma de Demonio (Demon Soul). Malfurion encargó a una joven Guardiana. Sin embargo. Sabiendo que la tendencia de Illidan a irrespetar los esquemas lo llevaría a romper las reglas. Tras esto unos pocos trolls comenzaron a explorar el mundo y a evolucionar. Por eso puede ser que los Kaldorei o elfos nocturnos procedan de los trolls. construyeron sus nuevos hogares entre los verdes árboles y las sombreadas colinas de las faldas del monte Hyjal. en ese momento. activada por las potentes aguas mágicas. Aunque constituían una misma raza.

donde pudieran practicar sus artes mágicas impunemente. Conociendo las malvadas intenciones de Neltharion. decidieron aceptar la propuesta de Neltharion. Dath´Remar y sus seguidores convocaron una terrible tormenta mágica sobre Ashenvale.siguieron fieles al corrupto dios. les dijo que ellos. Muchas de las criaturas y especies que abundaban antes del Gran Ocaso. Hablando a sus hermanos. Malfurion y los druidas minimizaron los argumentos de Dath´Remar y previnieron a los Bien Nacidos que cualquier uso de la magia sería castigado con la muerte. y nada las protegería de la Legión Ardiente. Dath´Remar y sus seguidores. honrado por entrar en los encantados Caminos del Sueño. que se había convertido en Alta Sacerdotisa de Elune. Las mujeres guerreras. Tyrande ensambló una poderosa fuerza entre sus hermanas elfas. abrazarían el Sol y serían conocidos solamente como Altos Elfos. o Quel´dorei. por lo que los Gurubashi los expulsaron de Strangletorn. En un insolente y peligroso intento de convencer a los druidas de rescindir su ley. Dath'Remar. El poderío y superioridad de los Skullsplitter obligó a los Darkspear a abandonar para siempre el continente. mucho de los originales Bien Nacidos sobrevivientes vivían intranquilos. tenía otros planes para con sus hermanos los Grandes Aspectos. Neltharion desarrolló un malvado ardid para convercer a los otros dragones de ceder parte de sus poderes a un artefacto mágico llamado el Alma del Demonio. sintiendo que el tiempo de su hibernación estaba cercano. Cenarius. Las Centinelas y la Larga Vigilia Con la partida de sus altaneros primos. sin contacto con otras criaturas o razas. En un esfuerzo para pararse para esta época. Divididos por esta decisión. los Atal’ai iniciaron una serie de cultos y sacrificios para lograr que Hakkar se materializara en el mundo físico. Se veían constantemente tentados a tomar las energías del Pozo de la Eternidad y caer de nuevo en sus prácticas mágicas. el maligno dragón negro. Por siempre. el Dragón Azul Señor de la Magia. los elfos nocturnos volcaron su atención en la seguridad de su patria. acusándolos de cobardes por rehuir el uso de la magia que él decía les correspondía por derecho. Recordando el encargo de los Titanes. y con sus inmensos poderes. de imbuir sus poderes en el Alma del Demonio. Debido a esto. utilizó sus inmensos poderes para corromper a Ysera. la reciente batalla de Ysera con Hakkar y la Guerra de los Ancestros habían demostrado que sus esfuerzos no habían sido suficientes para contener a las fuerzas malignas. con el objetivo de utilizarlo como arma ante una nueva invasión de la Legión Ardiente. formando lo que se llama la Fosa de las Lágrimas. orgullosos de librarse de sus conservadores primos al fin. Aunque no sabían que les esperaba más allá de las rugientes aguas del Maelstrom.. Mientras tanto. con su desaparición. y fueron exiliados a una isla del Gran Mar. cada uno tomó su propio camino y tierras. Como Illidan antes de ellos. a cambio de hacer crecer el Arbol del Mundo. y para esto contaban con numerosos aliados a quien llamar en tiempos de urgencia. Los Bien Nacidos. conocido como el Dragonbligth. le pidió a su amado. Quel’thalas. altamente entrenadas. Allí fundarían su propio reino mágico. Finalmente. Neltharion. Hakkar en retribución. sin embargo. cerrando la entrada a ese bosque en un eterno misterio. Los Kaldorei realizaron un poderoso conjuro druídico sobre las fronteras de Ashenvale. sin embargo. el poderoso semidios. Corrompido profundamente por la terrible fuerza maligna de los poderes de la Legión. En el tiempo en que los Kaldorei empezaron a reconstruir sus ciudades en el norte del nuevo Kalimdor. Malfurion. Su misión sería defender Kalimdor y patrullas los sombríos bosques de Ashenvale. Encargó a uno de sus sirvientes sobrevivientes. Ysera en persona llegó para combatirlos. Ante el inminente peligro que significaba este hecho. Skullsplitter y Darkspear. Allí. sino que llegaría el día en que. donde pudieran descansar sus restos. por lo que decidieron exiliar a los Bien Nacidos de sus tierras. elaboraron una serie de barcos especiales y se hicieron a la mar. sin miedo. de proteger el Dragonblight por todas las edades. Rompiendo su promesa. Éste. iban decididos a establecer su propia patria. Aunque los dragones alados no estaban muy seguros de confiar en Neltharion. Los druidas no podían arrojarse ellos mismos la culpa de llevar a la muerte a muchos de su propia raza. Malygos quedó solo y sin herencia. Sin embargo. los Grandes Aspectos acordaron con los druidas Kaldorei que ellos penetrarían en el Sueño Esmeralda y serían el soporte de Ysera a través de las generaciones. se prepararon para el sueño y dejaron atrás sus amadas familias y esposas. los dragones. el poderoso Sapphiron. se llamaron a si mismas las Centinelas. no vivirían por siempre. Neltharion convenció a su hermano Malygos. Sola para proteger Kalimdor de los peligros del nuevo mundo. Tyrande. llegaron eventualmente a un tierra al este que los humanos llamarían más tarde Lordaeron. hundió la ciudadela de los Atal’ai. a advertirles de la nueva e inminente catástrofe. la dejaron encerrada para siempre en el etéreo mundo del Sueño Esmeralda. la que han habitado desde entonces. se despidió de la sacerdotisa y le dijo que nada podría apartarle verdaderamente de su gran amor. las razas mortales dominarían el mundo. y emigraron hacia el Pantano de las Lamentaciones. Su objetivo estaba claro: con todos sus poderes intactos. Neltharion se convertiría en el más fuerte de todos los dragones. la sociedad de los elfos nocturnos creció de nuevo fuertemente y se expandió por el bosque que se llama Ashevale. como los furbolgs y los quilboars. utilizó el Alma de Demonio para destruir a los dragones azules. ante la conmoción que podría producir la pérdida de otro de sus hermanos. comenzó a hablar en contra de los druidas. Neltharion esperó el momento propicio para atacar… Exilio de los Altos Elfos (7300 años antes de la Primera Guerra) Con el paso de los siglos. el insolente líder de los Bien Nacidos. los elfos nocturnos disfrutaron de una era de improcedente paz y tranquilidad bajo las estrellas. no cedió sus poderes al artefacto. y renegarían de los preceptos de los elfos nocturnos sobre la actividad nocturna y los trabajos a la luz de la Luna. como Azshara los bautizó en épocas pasadas. por lo que los Grandes Aspectos. cayeron víctimas de una depresión inmensa por la pérdida de sus poderes mágicos. Alexstrasza la Protectora de la Vida tómo el Alma de Demonio y la enterró profundamente en las vetustas montañas de Khaz Modan. Ante la insistencia de los profetas y brujos Atal’ai de continuar con el ritual. Pero Malfurion. los trolls Atal’ai continuaron tratado de invocar a su dios Hakkar. permanecerían ocultos por cientos de años. los Gurubashi iniciaron una terrible guerra tribal. Bajo el liderazgo benevolente de los druidas. donde dos prominentes tribus. que no la dejara por el Sueño Esmeralda de Ysera. . luchaban por el predominio. reaparecieron y florecieron sobre la tierra. Para estabilizar los continuos poderes de Ysera y evitar que la corrupción acabara con el balance de la vida natural sobre Azeroth. Ysera La Soñadora envió a uno de sus hijos preferidos. por lo que viajó al helado Northrend para refugiarse y creó un gran cementerio para sus hijos. Eranikus. Los druidas.

fundaron el reino de Quel´thalas. Rodeados por su barrera protectora. Los Arathi se . perdiendo el color púrpura característico de su raza. Las Runas no solamente enmascaraban la magia elfa de ser detectada por otras dimensiones. decididos a no abandonar su nueva tierra. Construyeron una serie de monolíticas Runas en varios puntos alrededor de Quel´thalas que demarcaran las fronteras de la mágica barrera. buscaba lugares de gran poder sobre los cuales construir el nuevo hogar de su pueblo. Desembarcando. Sus vetustos palacios fueron forjados con el mismo estilo estructural que los antiguos salones en Kalimdor. crearon el Pozo del Sol. liderados por Dath´Remar. conocida como los Arathi. y sin Malfurion a su lado. Con el paso del tiempo.Arathor y las Guerras de los Trolls. Casi por cuatro mil años los elfos nocturnos vivieron pacíficamente dentro de la seguridad de su reino. Compuesto por siete de los más grandes señores de los Altos Elfos. quien había tomado el nombre de Sunstrider (“El que camina de día”). utilizaron su magia para combatir a los salvajes trolls. Tyrande nunca dejó de temer una segunda invasión demoníaca. Dath´Remar. muchos de ellos cayeron por el frío clima o murieron de enfermedades. y su piel se volvió blanca. como el sol. Casi inmediatamente. Nunca dejó de pensar que la Legión Ardiente seguía allí. Los Altos Elfos levantaron su campamento y se movilizaron hacia el norte. El más desconcertante cambio. decidieron defender sus tierras con una barrera protectora que les permitiera realizar sus encantamientos. sino que les ayudó a ahuyentar las supersticiosas bandas de trolls.habitaba en los cercanos Prados de la Luna del Monte Hyjal. los altos elfos fundaron un asentamiento en los tranquilos Claros de Tirisfal. Sus flotas navegaron el ancho mundo por muchos años. Hasta que una de las tribus. Algunos elfos. Sin embargo. pero probaron ser una raza barbárica y malvada. los trolls comenzaron atacar los asentamientos elfos en masa. los primitivos y nómadas humanos de Lordaeron peleaban por consolidar sus propias tierras tribales. planeando su venganza sobre los elfos nocturnos y el mundo de Azeroth. dejaron Kalimdor atrás y retaron las tormentas del Maelstrom. Su flota finalmente llegó a las playas de un continente que más tarde sería llamado Lordaeron. En el centro de Silvermoon. Los elfos desarrollaron una profunda animadversión por los viciosos trolls y los mataron donde quiera que los encontraban. Quel´thalas comenzó a brillas como la joya que los Altos Elfos siempre soñaron. se asentaron cerca de los elfos nocturnos y regularmente ayudaban a las Centinelas a mantener la paz en la tierra. La Edad del Hombre . Quel´thalas se transformó en un monumento al progreso mágico de los Altos Elfos. Los sacerdotes altos elfos teorizaron que algo maligno dormía en esta parte particular del mundo. donde existía otra zona rica en energías. un poderoso ejército troll emergió de los sombríos bosques e inició el asedio de la brillante Quel´thalas. y descubrieron misteriosos reinos perdidos a lo largo de su viaje. tomó conciencia que la amenaza troll era muy grande para ser ignorada. Después de pocos años. con aguas remanentes del Pozo de la Eternidad que habían traído desde Kalimdor. (2800 años antes de la Primera Guerra) Mientras los Altos Elfos peleaban por sus vidas contra el continuo asedio de los trolls. Estos trolls habían formado un gran reino. El Concejo de Silvermoon fue fundado para regir el poder sobre Quel´thalas. Por lo tanto. los Gurubashi de la Jungla de Strangletorn. y su cabello se volvió rubio. más allá de la Gran Oscuridad del cielo. Conforme los Altos Elfos cruzaban las ricas tierras montañosas de Lordaeron. y tenían la capacidad de regenerar su piel y sus miembros ante las más terribles lesiones. los llamados Guardianes de los Bosques. fue el hecho de que ya no eran inmortales ni inmunes a los elementos. Estos se escondían en la profundidad de los bosques y esperaban que el número de sus bandas creciera. el Imperio Amani combatió a otros reinos trolls que se habían asentado en los continentes del sur. Bajo el liderazgo de Dath’Remar. Se volvieron más pequeños de lo que eran. y se abocaron a crear un poderoso imperio que superara el de sus primos Kaldorei. Por siglos. encontraron increíbles criaturas que nunca habían visto en Kalimdor. muchos de ellos comenzaron a volverse locos. Las tribus de la temprana humanidad luchaban unas contra otras con muy poca identidad de unidad u honor. el mayor reto fue enfrentarse a los voraces y astutos trolls de Zul’Aman. Desafortunadamente la ciudad fue fundada sobre los restos de un antiguo asentamiento que los trolls consideraban sagrado. Desde que se cortó su relación con las energías del Pozo de la Eternidad. finalmente. empezaron a aparecer en los claros con incrementada frecuencia. Para complicar sus trabajos. Incluso las bellas hijas de Cenarius. Sin embargo. y demostraban ser hostiles a los extranjeros que traspasaban sus fronteras. los conflictivos trolls no eran fáciles de derrotar. sin embargo. Con los largos siglos por venir. temieron que el uso de la magia pudiera llamar la atención de la derrotada Legión Ardiente. pero los rumores nunca pudieron ser probados. que los superaban diez a uno. pero respetando la topografía de la tierra. Después de muchos años. su viaje se volvía cada vez más difícil. recordando las anteriores prevenciones de los Kaldorei. sobre una enorme isla al norte de Zul’Aman. los Altos Elfos olvidaron las advertencias de los Elfos Nocturnos y continuaron usando la magia en casi todos los aspectos de sus vidas. los Altos Elfos finalmente encontraron una tierra que era parte remanente del antiguo continente de Kalimdor. En las profundidades de los bosques del continente. pero la llegada de los Altos Elfos fue considerada un insulto para sus ancestros y sus dioses. Capítulo 2: El Nuevo Mundo La fundación de Quel´thalas Según la biblioteca secreta de los Altos Elfos (6800 años antes de la Primera Guerra) Los Altos Elfos. el Imperio Amani. Sus hijos. pero la dinastía de los Sunstrider siempre mantendría un módico poder político sobre la ciudad. el Concejo trabajaba para asegurar la seguridad de las tierras elfas y su pueblo. las dríades. Los elfos. fueron hábiles para derrotar a las bandas guerreras de los Amani. Hasta que. sin embargo. También encontraron una tribu primitiva de humanos que cazaba en los antiguos bosques.

como sus poderes crecían. y una afinidad natural hacia ella. hacia la seguridad de Strom. Muchos de estos demonios provocaron insólitos eventos. No fue sino hasta que los embajadores de Quel´thalas llegaron a Strom que Thoradin decidió enfrentar la amenaza troll. apariciones de temibles criaturas demoníacas. se volverían a atacar el sur. . estudiaron sus poderes y estudiaron las místicas disciplinas de hacer encantos con mucho más detalle. los magos comenzaron a aislarse del resto de la sociedad. e inclusive. mientras que Thoradin. Después de unos pocos meses. Convencidos de que sus estudiantes humanos estaban listos para ayudarles. Los Guardianes de Tirisfal Según la biblioteca secreta de los Altos Elfos (2700 años antes de la Primera Guerra) Con la ausencia de los trolls de las tierras del norte. los magos humanos aprendieron a convocar las ventiscas y la lluvia. la Ciudadela Violeta. La segunda ciudad-estado arathoriana. dejando a la joven generación de Arathor libre para expandir el imperio más allá de las costas de Strom. Los más poderosos magos fueron enviados a capturar a los elusivos demonios. Los elfos descubrieron que algunos humanos tenían una capacidad innata para controlar la magia. Los cien magos originales. Sin embargo. los jóvenes magos también viajaron hacia el sur. sin conocer ninguna magia. pasaron sus secretos y poderes a una generación nueva que no tenía concepto de los rigores de la guerra o la necesidad por sobrevivir. Los fuegos elementales prevenían la regeneración de las heridas de los trolls y quemaban sus torturadas formas desde el interior. los altos señores Arathi decidieron construir una poderosa ciudad-fortaleza en la región sureste de Lordaeron. Considerando necesario prevenir un inminente ataque de los trolls. Sin embargo. los elfos dejaron Strom y viajaron hacia el norte al lado de los poderosos ejércitos del rey Thoradin. Los cien magos humanos y una multitud de hechiceras elfas llamaron la furia de los cielos y la dejaron caer sobre los ejércitos trolls. a metamorfosear a otros seres en animales. Rumores de una revolución empezaron a recorrer las calles de Dalaran y los paranoicos ciudadanos dudaban acerca de las prácticas y motivos de los magos que una vez admiraron. hechiceras elfas llegaron a Arathor y comenzaron la instrucción de los humanos en los caminos de la magia arcana. viendo como su reino se extendía. DALARAN. Cien hombres fueron instruidos en los secretos mágicos básicos de los elfos: no más absolutamente de los necesarios para combatir a los trolls. asesinatos sin motivo alguno. Los señores elfos dejaron caer todo el poder de su magia sobre los enemigos. y utilizarlos en el combate como aliados. y los magos regidores de Dalaran decidieron ocultarlos del público. Humanos y elfos tendrían relaciones pacíficas en las épocas venideras. Muchos meses pasaron hasta que rumores acerca de la derrota de los elfos llegaron del norte. Los ciudadanos de Dalaran toleraban a los magos y constituyeron una fuerte economía bajo la protección de las artes mágicas de sus defensores. pero causaban considerable confusión y caos en las calles de Dalaran. los elfos de Quel'Thalas se dedicaron a fortalecer su gloriosa patria. Estos relativamente débiles demonios no aparecían como una fuerza peligrosa. Usando sus poderes místicos. La batalla duró muchos días. se convirtió en la capital de la nación Arathi. empezaron a producir el pánico entre los habitantes de la ciudad. el poderoso Thoradin murió de vejez. Thoradin. De esta forma. Los trolls nunca se recobrarían de su derrota. Los desesperados elfos. los elfos rápidamente a sus magos más poderosos a las tierras humanas. y del constante asedio de estos por los trolls. decidió ayudar a los elfos. y la historia nunca volvería a ver a los trolls como una nación unida de nuevo. la tribu Arathi logró incorporar muchas tribus dispersas. los supersticiosos campesinos empezaron a sospechar que sus magos les ocultaban una terrible verdad. La ciudad-estado. Los siniestros agentes de la Legión Ardiente. lograron liberar a los Elementales de Agua de su prisión. Los magos elfos estudiaron las energías en Dalaran. los ejércitos de Thoradin embistieron a cada uno de sus soldados. Pero un secreto poder acechaba a los despreocupados humanos. Los elfos informaron a Thoradin que los ejércitos troll eran inmensos y que una vez que los trolls destruyeran Quel´thalas. humanos de todo el inmenso continente viajaron hacia el sur. mantuvo a Strom como el centro del imperio arathoriano. rey de Arathor. La sociedad humana creció y prosperó. en su necesidad de ayuda militar. donde esperaban usar sus nuevos poderes con gran libertad. siempre practicaron la magia con cuidado y responsabilidad. y se sumergieron en lo profundo de sus estudios. se volvieron al único grupo que entendería su particular problema: los Altos Elfos. Alarmados por las noticias de los Magos acerca de la actividad demoníaca en Dalaran. tenía conocimiento de la existencia de los misteriosos elfos de las tierras del norte. pero él rehuía arriesgar la seguridad de su gente para defender a los reclusivos extranjeros. Posesiones. Estos jóvenes magos empezaron a practicar la magia por gusto personal sin ninguna responsabilidad para con sus congéneres. Los Magos. pero los ejércitos de Arathor no se retiraron hasta que el último troll cayera. inicialmente escogidos por su fuerza y noble espíritu. Casi inmediatamente. los astutos Arathi manipularon y derrotaron a las tribus rivales. Los ejércitos unidos de elfos y humanos irrumpieron fuertemente contra las bandas de trolls al pie de las Montañas Alterac. Muchos magos de todos los confines de Strom dejaron atrás la ciudad y viajaron a Dalaran. Concluyeron que eran debidas solamente a unos pocos demonios perdidos en el mundo. las tribus humanas desarrollaron una fuerte y optimista cultura. los elfos juraron lealtad y amistad a la nación humana de Arathor y a la línea real de Thoradin. Segura Quel´thalas de la destrucción. con lo que se ganaban la lealtad del pueblo derrotado. fue fundada al norte de Strom. y elaboraron reportes detallados de actividad demoníaca en la ciudad. quienes fueron instruidos en los caminos de la magia por los elfos. los Arathi ofrecían paz e igualdad a los pueblos conquistados. en Dalaran. Estos magos elevaron una inmensa espiral encantada. Con cada victoria. Los victoriosos ejércitos de Arathor volvieron a casa en la sureña Strom. a volverse invisibles. Como el imperio se extendía hacia nuevas tierras. Thoradin. prometieron entrenar a un selecto grupo de humanos en la magia a cambio de la ayuda contra las bandas de guerra troll. Durante el curso de los siguientes seis años.dispusieron a unir todas las tribus bajo su égida y proveer un frente unificado contra los trolls. pero la Legión misma podría retornar si los humanos continuaban usando las fuerzas de la magia. temiendo una rebelión por parte de los campesinos y que Strom tomara acción contra ellos. fueron atraídos al mundo por los constantes hechizos de los magos de Dalaran. Estos magos. pero a veces eran vencidos por algún solitario poderoso agente de Legión. Después de muchos pacíficos años de crecimiento y comercio. Eventualmente. Unidos bajo un solo estandarte. a tele-transportarse de un lugar a otro. que habían sido expulsados con el estallido del Pozo de la Eternidad. Con los ejércitos trolls derrotados y en retirada. Arathor. e incluso a los reclusivos altos si fuese necesario. y las filas de su ejército se volvieron enormes. llamada Strom. los magos protegían a sus hermanos de las criaturas salvajes de la tierra e hicieron posible la colonización en nuevas ciudades-estado construidas en las zonas salvajes. que había logrado romper el delgado hilo que separa la realidad de las dimensiones etéreas. Conforme Arathor prosperaba.

Alterac. Fue durante este periodo que los humanos conocieron a la antigua raza de enanos y viajaron a la cavernosa ciudad subterránea de Ironforge. Con el tiempo. Dalaran se convirtió en el corazón del aprendizaje para los magos de toda la tierra. por lo que fundaron un vasto reino bajo la más alta montaña de la tierra. Los Magos que regían Dalaran crearon el KIRIN TOR. sus fuertes componentes empezaron a desintegrarse. Lordaeron se convirtió en una meca religiosa y en refugio de paz y seguridad para todos los desvalidos Los descendientes de los Arathi. El poder del Guardián era tan grande que solamente el Concilio de Tirisfal era capaz de elegir los potenciales sucesores del Guardián. Los señores de Strom. Con el tiempo. Cuando el mundo fue destruido por la implosión del Pozo de la Eternidad. Arathor crecía y prosperaba mientras el uso de la magia engrandecía su imperio. Profundamente dormidos en la profundidad de las cavernas. los últimos descendientes de la dinastía Arathi. y Kul Tiras fueron las primeras ciudades-estado en levantarse. Nuestras rocosas formas se habían vuelto piel. los señores de Strom construyeron una nueva ciudad que llamaron LORDAERON. formalmente canalizar los poderes del Guardián en el nuevo agente. Los campeones mortales serían escogidos para ser Guardianes y serían imbuidos por los poderes de los magos elfos y humanos. el Concejo de Silvermoon. Khaz Modan. Mientras tanto. En un fértil valle fundaron el reino de Stormwind. pero al igual que Dalaran. Uldaman. y se asentaron en el norte del continente que luego se llamó AZEROTH. La ciudad-estado de Kul Tiras. construyeron minas en las montañas circundantes para extraer ricos y preciosos metales. Uldum. . donde primeramente desembarcaron los Altos Elfos en Lordaeron. Construyeron un altar para su padre el Titán Khaz´goroth. Informaron a los humanos que. sus hijos. por temor a que el pueblo entrara en pánico y paranoia. argumentaron que Strom no debería ser abandonada. se llamarían asimismo Enanos. lo que incurrió en el descontento de los grandes ciudadanos. Ironforge – El despertar de los Enanos Runas enanas de Ironforge (2500 años antes de la Primera Guerra) En tiempos ancestrales. hizo un pacto secreto con los Magos de Dalaran. Los elfos informaron a los Magos acerca de la ancestral historia de Kalimdor y la Legión Ardiente. Esta era la forma en que los Altos Elfos se redimirían de sus pasadas faltas… La sociedad estableció sus reuniones secretas en las sombrías Praderas de Tirisfal.. continuaron su función de formar y guardar las profundidades abismales del mundo. muchas nuevas ciudades-estado aparecieron a lo largo del continente de Lordaeron. Se llamaron a sí mismos como la secta secreta de los Guardianes de Tirisfal. tendrían que proteger a sus ciudadanos de los malvados agentes de la Legión. Con el paso de las generaciones. El continente entero tomó el nombre de esta ciudad. Llamaron a su tierra. artefacto y objeto mágico conocido por la humanidad a través del tiempo. una cámara especializada encargada de catalogar y registrar cada hechizo. Bajo el ojo vigilante de la Orden de Tirisfal. Gilneas y Alterac se convirtieron en fuertes soportes militares de Strom y desarrollaron grandes ejércitos que exploraron las montañosas tierras de Khaz Modan. Solamente habría un Guardián a la vez. Gilneas. Esto permitiría a la mayoría de la humanidad ignorar por completo la existencia de los Guardianes y su guerra contra la Legión. Los enanos. los Titánides. Mientras la economía de Arathor florecía. dispuestos a partir. Los nietos del rey Thoradin. pero tendrían un vasto poder para derrotar a los agentes de la Legión donde quiera que los encontrara. los Titánides descansaron en paz por cerca de ocho mil años..rezan las antiguas runas enanas. Los Titánides no mostraron interés por los hechos de las razas que poblaban la superficie y solamente se inmiscuían en sus asuntos en las oscuras cavernas de la tierra. “No está claro por qué despertamos”. y nuestros poderes sobre la piedra y la tierra habían desaparecido.Recordando el pecado de sus ancestros. los Guardianes ha defendido a la humanidad en su guerra invisible contra la Legión Ardiente sobre las tierras de Arathor y Quel´thalas. los Guardianes se encargaban de observar cualquier signo de actividad demoníaca. fundada sobre una gran isla al sur de Lordaeron. por naturaleza fascinados con las gemas y la piedra. seguían bajo la autoridad unificada de Strom. Los elfos estuvieron de acuerdo y propusieron fundar una orden secreta para dedicarse a la elección del Guardián y ayudarle a combatir el caos en el mundo. La ciudad que creció alrededor de la forja se llamó IRONFORGE. el cual se convirtió en un poderoso reino. Los humanos y los enanos intercambiaron muchos secretos acerca de los usos del metal y la ingeniería y descubrieron una singular y mutua afinidad por las batallas y el relato de historias. desarrolló una próspera economía basada en la pesca y el comercio mercante. los enanos se despreocuparon de las ligerezas de sus vecinos de la superficie. decidieron viajar hacia el sur sobre las rocosas montañas de Khaz Modan. Felices con sus trabajos bajo la tierra. Su viaje finalmente terminó luego de muchas eras. Los Siete Reinos Archivos de Kirin Tor (1200 años antes de la Primera Guerra) Strom continuó actuando como capital de Arathor. una historia que había estremecido al mundo. los Titánides perdieron mucho de su identidad y se fundieron con las rocas de donde habían sido creados. los Titánides fueron profundamente afectados. Hacia el norte de Dalaran. Los Magos propusieron la noción de dar poder a un simple campeón mortal. quien utilizaría sus poderes colectivos para pelear una infinita guerra secreta contra la Legión. Éramos criaturas mortales”. Los últimos Titánides dejaron atrás los salones de Uldaman y se aventuraron a caminar sobre la superficie. que regía los elfos de Quel'Thalas. Ulduar. los señores de Strom decidieron movilizar sus estados a las fértiles tierras del norte de Lordaeron y dejar sus áridas tierras del sur. Sufriendo el dolor mismo de la tierra. permanecieron fieles a los antiguos muros de Strom. estos fueron los nombres de las antiguas ciudades donde los Titánides primeramente tomaron forma. y bajo condiciones controladas. mientras más tiempo usaran la magia. Cuando un Guardián era muy viejo o débil en su guerra secreta contra el caos. después de que los Titanes partieron de Azeroth. el Concilio elegía un nuevo campeón. A partir de ese instante. y aunque tenían sus propios gobiernos y relaciones comerciales. decidieron dejar atrás su ancestral ciudad. “Pero habíamos cambiado durante la hibernación. Kul Tiras construyó una poderosa armada que exploró los mares y tierras conocidas en busca de bienes exóticos para comercial. observando la pureza del intocado norte. Nunca abandonaron la seguridad de las profundidades y las maravillas de las cavernas. y fundaron una poderosa forja en el corazón de la montaña.

Aegwynn derrotó al demonio y logró matar su forma física. y criaturas tenebrosas brotaban de la tierra para atacar a los Wildhammers en sus propios salones de Grim Batol. Allí. deseaban venganza contra Ironforge. El Clan Wildhammer. ganó la aprobación de la Orden y se le dio el manto de los Guardianes. Impaciente con las lentas discusiones y debates. La visión del rey Thoradin de una humanidad unida había finalmente fracasado. Tratando de invocar un ser sobrenatural que le asegurara la victoria. pero solamente uno tenía los poderes mágicos de Tirisfal a la vez. y se fueron separando unas de otras. la línea de los Guardianes estaba en constante vigilancia contra el caos. huyeron hacia la fortaleza de su rey.Los pocos guerreros que permanecieron en Strom decidieron guardar los ancestrales muros de la ciudad. Uno de los últimos Guardianes se distinguió como un poderoso guerrero contra la sombra. Los ejércitos unificados de Ironforge y Grim Batol se dirigieron al sur para destruir a Thaurissan y sus Dark Irons de una vez por todas. sin conocer la suerte del ejército de Modgud contra Khardros y sus guerreros Wildhammer. Descubrió que estos demonios habían cazado a uno de los últimos dragones sobrevivientes y habían absorbido la magia innata de las ancestrales criaturas. apareció ante Aegwynn y la atacó con increíble energía. pero se desarrolló en una nueva nación conocida como Stormgarde (La Guardia de Strom). Modgud. por lo que frecuentemente demostraba un valor más allá del entendimiento en situaciones cruciales. Sargeras. la noble Aegwynn llevó su ruinoso cuerpo a uno de los antiguos salones de Kalimdor que se encontraba cerca del centro del mar. Khardros mismo tomó sus mazas y mató a la reina-bruja. Thaurissan fundó una ciudad (que llamó como el mismo) bajo las bellas Montañas Redridge. una bravía chica humana. Con desconcertante facilidad. Aegwynn descubrió que un creciente número de poderosos demonios había aparecido en el congelado continente de Northrend. con un ejército más grande y fuerte. Sin embargo. Mientras el poderoso Alto Rey Enano. los Wildhammers cavaron y reconstruyeron sus perdidos tesoros. Los poderosos dragones azules. y fundaron su propio Reino en el distante pico de GRIM BATOL. tan pronto como el último demonio desapareció del mundo. decidió probarse a sí misma y a sus superiores. Este y sus sirvientes se retiraron a la seguridad de la ciudad. Aegywnn y la cacería del Dragón Según la biblioteca secreta de los Altos Elfos (830 años antes de la Primera Guerra) Como las rivalidades políticas y militares de las siete naciones humanas aumentaban y empeoraban. Humillados y encolerizados por su derrota. La tercera facción. Thaurissan y sus Dark Iron no tuvieron tanta suerte. donde colapsó el Pozo de la Eternidad. Aegwynn nunca sospechó que eso era exactamente lo que Sargeras había planeado. Modimus Anvilmar. tres poderosas facciones se fortalecieron sobre la sociedad enana. expulsaron a los Dark Iron y a los Wiildhammers fuera de la montaña. muy cercano al Alto Rey y tradicionalmente defensores de Ironforge. los Dark Irons sufrieron la furia de los Wildhammers. La valiente Aegwynn. y con ayuda de los nobles dragones. desesperado en su furia. pero las tensiones estallaron cuando el Alto Rey Anvilmar murió de avanzada edad. Conforme enfrentaba a sus enemigos. Thaurissan y su esposa hechicera. que habían acudido en ayuda de Grim Batol. una gran tormenta emergió desde el norte. . Madoran Bronzebearb lideró a su clan a la decisiva victoria sobre el ejército de brujos de Thaurissan. regía sobre los enanos con justicia y visión. Viajando al distante norte. los últimos Dark Iron fueron destruidos. Los tres clanes en pugna estallaron en una guerra por el control de Ironforge. creyéndose suficientemente fuerte para pelear con el amenazante dios. lanzó sus poderes contra Sargeras. solamente para toparse con los ejércitos de Ironforge. pero a menudo cuestionaba la autoridad del Concilio de Tirisfal. Una enorme figura oscura apareció sobre el cielo de Northrend. Ella creía que los ancestrales elfos y los envejecidos magos que presidían el Concilio eran demasiado rígidos en sus pensamientos y no tenían la decisión suficiente de poner fin al conflictivo caos. hijos de Malygos el Forjador de Conjuros. regido por el Rey Khardros Wildhammer. el Clan Dark Iron. Aegwynn trabajaba vigorosamente en cazar y erradicar a los demonios donde quiera que los encontrara. Modgud usaba sus poderes para sumir en miedo sus corazones. habitaba los fuertes y minas cercanos a la base de la montaña y ganaba cada vez más control sobre la ciudad. decidieron enfrentarse ellos mismos a las oscuras artes mágicas de la Legión. Aegwynn encontró a los demonios entre las montañas. Magna Aegwynn. Sin embargo. Cada nación desarrolló sus propias costumbres y creencias. Creyendo que el espíritu de Sargeras había pasado al abismo. el rey de los demonios y señor de la Legión Ardiente. Las Sombras se movían a su mandato. invocó un hechizo de proporciones cataclísmicas. Como su dominio de poder cósmico de Tirisfal crecía. los vencieron. el imperio arathoriano se vio efectivamente desintegrado. El ejército Dark Iron atacó los fuertes de sus primos y estuvieron cerca de tomar ambos reinos. dominado por hombres. lanzaron dos prolongados asaltos contra Ironforge y Grim Batol. Le dijo a la joven Guardiana que el tiempo de Tirisfal estaba a punto de llegar a su fin y que el mundo pronto sería devorado por la Legión. regido por el Rey Madoran Bronzebearb. Sin embargo. con el aumento de las sociedades mortales sobre el mundo. Prosperidad y el paso de los años no disminuyeron el rencor de los Dark Iron contra sus primos... Conforme cada ciudad prosperaba y crecía. Los Dark Irons reclamaban Khaz´Modan para ellos solos. Guiando a su gente hacia el sur. Este. El Clan Bronzebeard. Guerra de los Tres Martillos Runas enanas de Ironforge (230 años antes de la Primera Guerra) Los enanos de Ironforge vivieron en paz por muchas centurias. Strom ya no era más el centro del imperio. estaba regido por el rey-hechicero Thaurissan. su sociedad había crecido entre los confines de sus montañosas ciudades. Aegwynn confrontó a los demonios. Khardros y sus Wildhammers viajaron hacia el norte a través de las puertas de Dun Algaz. Eventualmente Modgud rompió las puertas de la ciudad y empezó el asedio del fuerte principal. Por un tiempo las tres facciones mantuvieron la paz. Eventualmente los Bronzebeards. Los Wildhammers pelearon desesperadamente. Los enanos de este clan habitaban las profundas sombras dentro de la montaña y conspiraban contra los Bronzebeards y Wildhammers. La guerra civil enana rugió bajo la tierra por muchos años. Con su reina muerta. Atrapados entre los dos ejércitos. Hubo muchos Guardianes a través de los años.

príncipe de Azeroth. Él domina Blackrock Spire hasta el día de hoy. El poder de Tirisfal fue heredado al niño. Medivh llegó a la edad de la adolescencia. estaba limitado por la Costa Rugiente al norte. pero los Wildhammers lo rechazaron. Sin embargo. Las dos estatuas montan guardia sobre el paso de las tierras sureñas. llamado Blackrock Spire. . El volcán.Thaurissan convocó antiguos poderes durmientes bajo el mundo. Los tres muchachos constantemente hacían travesuras por todo el reino. se halló en la madurez. El Rey Bronzebearb ofreció a los Wildhammers un lugar para vivir dentro de las fronteras de Ironforge. Liberado por el llamado de Thaurissan. el inmortal señor de los fuegos elementales. No tenía intención de que la Orden de Tirisfal manipulara a su sucesor como la había manipulado a ella. en lugar de cavar un vasto reino bajo la montaña. Ella lo seguiría vigilando desde la sombra. combatiendo por su alma. y decidió escoger ella misma a su sucesor. Aegwynn encontró al perfecto padre para su hijo: un astuto mago humano conocido como Nielas Aran. preparándose para cederle su poder cuando estuviera listo. Sargeras había dominado el confundido corazón de Medivh. Viajando a la sureña nación de Azeroth. sus hermanos sobrevivientes fueron esclavizados por Ragnaros y sus elementales de fuego. Desde la eternidad de las sombras. La afinidad natural de Nielas por la magia marcó profundamente al niño no nacido y luego definiría los trágicos pasos que tomaría cuando fuese adulto. un puente entre Khaz Modan y Lordaeron. el poder cósmico dentro de el despertó e inició una lucha terrible con el invasor espíritu de Sargeras. eludiendo dar la cara a la ira de Ragnaros. En su estado de shock. sobre las rocas de Aerie Peak. la criatura que emergió no podía ser más terrible que cualquier pesadilla que se pudo imaginar. Aegwynn llevó al pequeño Medivh a la corte de Azeroth y lo dejó para que fuese criado por su padre mortal y su pueblo. Ellas servirían como advertencia a todo el que quisiera atacar los reinos enanos. y Anduin Lothar. pero eran amados por los ciudadanos en general. sin tener idea del gran poder que albergaba su espíritu. ambos reinos prosperaron. para llevarlos a un terrible final. Aegwynn sedujo al mago y concibió de él un hijo. la muerte de Modgud había dejado en un terrible estado el fuerte. los Wildhammers construyeron una ciudad en Aerie Peak. Tratando de mantener relaciones de comercio con sus primos. Ragnaros erupcionó de nuevo a la superficie. Sin embargo. Aunque deseaba profundamente utilizar sus increíbles poderes para proteger su tierra. Medivh creció para convertirse en un muchacho fuerte. Luego de la muerte de los reyes Madoran y Khardros. los enanos de Ironforge construyeron dos grandes arcos. que significa "guardián de los secretos" en la lengua de los altos elfos. El Concilio ordenó a Aegwynn volver a Dalaran para que su sucesor fuera escogido. Desafortunadamente no sabía la terrible verdad de los planes de Sargeras: el maligno espíritu del oscuro Titán se había ocultado en su interior después de su batalla con él. el oscuro espíritu de Sargeras trastornó sus emociones y pensamientos. Y el último Guardián del mundo le ayudaría en sus oscuros propósitos. en el Torbellino del Vacío. Creyendo que había derrotado a Sargeras para bien. el Concilio de Tirisfal finalmente decretó que su tiempo había llegado a su fin. que se volvieron volcánicas por la presencia de Ragnaros. Los Bronzebeards volvieron a Ironforge y reconstruyeron su gloriosa ciudad. Aran era el mago de la corte del rey de Azeroth. Aegwynn dio a luz a un hijo varón. Con el tiempo. pero este no se manifestaría hasta su madurez. Interesados en el comercio mutuo. los reyes Madoran y Khardros levantaron sus ejércitos y retornaron a la seguridad de sus reinos. y las Estepas Ardientes al sur. Al despertar de su coma. y para su perdición. pero los Wildhammer cambiaron mucho por los horrores vividos en Grim Batol. Khardros tomó a su pueblo y lo llevó hacia el norte. Observando la horrorifica devastación y los fuegos de las montañas del sur. Aegwynn creía que el niño. uno de los últimos descendientes de la línea sanguínea Arathi. Las diferencias ideológicas entre ambos reinos enanos eventualmente los condujeron por caminos distintos. Ingresando en los frondosos bosques de Hinterland. al llegar a la madurez. Pasado un tiempo. Llamándolo Medivh. Tomaron la decisión de de permanecer en la superficie. Kil´jaeden el Embaucador observa con perversa sonrisa un pequeño mundo que. Asegurándose que su bebe creciera sano y fuerte. Aegwynn no tenía idea que el próximo Guardián estaba realmente poseído por su más grande némesis. Planeó dar a luz un hijo al cual le heredaría todo su poder. Capítulo 3: La Perdición de Draenor Kil´jaeden y el Pacto de las Sombras Criptoglifos draenei. y los Wildhammers lo encontraron inhabitable. sus hijos construyeron dos grandes estatuas en honor a sus padres. donde los Wildhammers estuvieran en contacto con la naturaleza y eventualmente domaron a los grifos del área. hacia las tierras de Lordaeron. El renacimiento apocalíptico de Ragnaros en Azeroth resquebrajó las Montañas Redridge y creó un furioso e inmenso volcán en el centro de la devastación. y ahora sus planes de una segunda invasión demoníaca sobre el mundo estaban casi completos. continuó salvaguardando al mundo de las fuerzas diabólicas por cerca de novecientos años. Medivh entró en un estado catatónico que duró muchos años. El Último Guardián Según la biblioteca secreata de los Altos Elfos (45 años antes de la Primera Guerra) La Guardiana Aegwynn acrecentó sus poderes los años subsiguientes y las fuerzas de Tirisfal extendieron grandemente su vida. emergió entre potentes llamaradas. Muerto Thaurissan por las fuerzas que el mismo liberó. y había poseído al indefenso niño mientras este estaba en el vientre de su madre. y como un recuerdo del precio que los Dark Iron pagaron por sus crímenes Los dos reinos permanecieron aislados por algunos años. y se había convertido en un joven apuesto y popular en Azeroth por la facilidad con que progresaba en los estudios mágicos con su padre. Sargeras esperó su momento para manifestar su poder en el joven. Ragnaros el Señor del Fuego. sería el próximo Guardián. Los Wildhammers retornaron a Grim Batol. los Thandol Span. derrotado por los Titanes cuando el mundo era joven. y sus amigos Llane y Anduin se habían convertido en los regentes de Azeroth. y por las aventuras con sus dos mejores amigos: Llane. Cuando Medivh cumplió los 14 años. Pero Aegwynn difería del Concilio.

Para mantener este equilibrio. Thok detenerse ahora. causando dolor y oscuridad a nuestro paso. Yo. Una decisiva victoria en batalla eleva al comandante y a sus guerreros a un lugar de honor y control. los brujos temían que ningún orco lograra sobrevivir. Kil’jaeden era más sagaz y astuto. Igual que cientos de mundos antes. Con el tiempo. lo que combinado con las habilidades y las enseñanzas que he adquirido durante mis viajes. Kil'jaeden urgió a Ner'zhul y a su pueblo de tomar el ultimo paso: entregarse enteramente a la muerte y la guerra. habían desarrollado una civilización culturalmente más adelantada que el resto. Pero las décadas de constantes luchas entre los clanes han servido para dividir nuestra raza contra nosotros mismos. una raza pacífica. y un chamán. se han levantado líderes que con cada asalto documentan el pasado. A diferencia de los violentos métodos de Archimonde y Mannoroth. El hecho es que yo soy mitad orca. y prefería lograr la conquista de los mundos mediante el engaño. flota en el espacio. Aunque a los nigromantes complacían estas batallas fraticidas que poblaban la tierra y el inframundo con ríos de sangre. Sin embargo. Entonces. el demonio inflamaría la guerra en el corazón de los clanes orcos. Kil´jaeden había descubierto el pacífico mundo de Draenor. Fue durante este breve periodo . para alcanzar el pináculo de nuestro apogeo. ellos decían que un peligro estaba presente. ni siquiera el más poderoso de nuestros rivales puede permanecer de pie ante nuestro asalto. y los orcos comenzaron a cazar a los draenei como si fueran animales. Draenor sería el siguiente objetivo de la Legión. la espiritual raza fue transformada en un pueblo sediento de sangre. “Thok contar interesante historia. y nosotros somos más fuertes con cada victoria. Garona. Kil'jaeden escogió a los fuertes guerreros orcos porque sus espíritus simplemente eran más susceptibles al mal y la corrupción. Uno de estos jefes. quien desde su juventud ha sido entrenado y educado por un maestro. nuestros ejércitos han destruido la patética resistencia que nuestros enemigos pueden ofrecer. Ambos hicieron un pacto de sangre. Nuestro destino concerniente a la dominación sobre estas tierras ha sido ampliamente predicho por los místicos de los clanes por cientos de años. Muchas eras han pasado bajo el asalto de nuestras fuerzas. y esclavizando a las razas más débiles para usarlas a nuestro placer. Su método era sencillo: descubrir las ambiciones y bajos instintos de sus víctimas. ayudó a Gul'dan a fundar el Concejo de las Sombras. Apogeo de la Horda. Kil'jaeden decidió buscar otro orco que llevara a su pueblo a las manos de la Legión. Kil'jaeden. bajo el mando de uno de sus chamanes. Como jefe de intérpretes del Concejo de las Sombras. unos pocos jefes de clanes hablaron en contra de la creciente depravación de su raza. me ha permitido adquirir este elevado puesto. Sus insulsos argumentos se han vuelto un conflicto armado. con el descubrimiento de la agricultura y los rituales mortuorios. subyugando a todo el que se oponga a nuestro poder. Ellos hicieron caer mi. Ellos se ocupaban de mantener el delicado balance que mantenía el control de sus poderes y se dedicaban a trabajar en su magia. llamado Ner’zhul. Uno por uno nuestros enemigos caen. El astuto demonio está planeando su silenciosa invasión. De las dos razas. habían logrado sobrevivir dentro de algunas cuevas. les escribo esta historia… Nuestras reglas de vida son sencillas: solamente el más fuerte sobrevive. se convirtieron en barro y aceite. Pero el viejo chamán. y le prometió la eternidad y amplios poderes más allá de su imaginación. Usando los poderes de nuestros brujos y nigromantes. advirtió que los orcos se destruirían a si mismos en una orgía de odio y furia. Recluidos en sus torres. Mi encontrar muchas cosas buenas para comer. Las historias de batallas y victorias siempre son recordadas. que no es otro que el más fuerte de todos los guerreros. Guiando a otros jóvenes orcos a olvidar las tradiciones chamanísticas y abrazar las artes mágicas. que el demonio habló al alma de un viejo chamán orco. Bajo la dirección del astuto chamán. ha caído sobre mis hombros. A pesar de ser líderes en guerra. Si no existían tierras que tomar a los enemigos. los gentiles campos de Draenor se volvieron negros e infestados. y su cultura se basaba en las enseñanzas del chamanismo. Mientras más orcos practicaban las artes mágicas de los brujos. Una invasión de las conciencias. porque nosotros no tomamos prisioneros. viendo que su trampa sobre los orcos había funcionado. Con el tiempo. Frustrado por la resistencia de Ner'zhul. entonces tomábamos las de nuestros hermanos. e inflamarlos para su beneficio. un terrible poder que los llevaría a la perdición: la brujería y la nigromancia. Con el tiempo. y porque su biotipo favorecía la brutalidad de la guerra. Nosotros matarlos y comer su comida. El persistente demonio finalmente encontró el discípulo ideal en el ambicioso aprendiz de Ner´zhul. Sus tropas mueren con cada asalto y cubren los campos. Akama. y jefes más fuertes como Grom Hellscream del Clan Warsong se elevaron como campeones de una nueva era de guerra y dominio. Se construyeron masivas arenas donde saciaban sus deseos guerreros en ensayos de combate a muerte. pero mi bien. no podemos a ciencia cierta saberlo. con linaje humano. sediento de poder. una secta secreta que manipulaba a los clanes y extendería el uso de la brujería en todo Draenor. conquistamos a la naturaleza y las criaturas. Kil'jaeden prometió a Gul'dan poder ilimitado si le era obediente. Pero mientras más alta la distinción. dirigidos por un jefe. La otra raza. Se construyeron arenas para gladiadores. y se transformó en el más poderoso brujo conocido en la historia. deberían estar lo suficientemente débiles como para resistir cuando la verdadera invasión iniciara. Nosotros encontrar villa. más dura la caída. Solamente unos pocos draenei. en la gran inmensidad de la oscuridad más allá. la cual prodigaba la comunión estrecha con los espíritus de la naturaleza. Sus palabras cayeron en oídos sordos. creían firmemente en los principios elementales de la naturaleza. Gul´dan les mostró una nuevo tipo de magia a sus hermanos. Gul’dan. Sus costumbres básicamente se basaban en la cacería y tenían un amplio sentido del honor. y en el pasado. las hordas orcas necesitarían de nuevas batallas contra un enemigo común. sintiendo que su gente sería esclavizada para siempre. Los draenei. y han tornado a los clanes en una guerra interna por la necesidad de destrucción que consume nuestra sangre. El joven orco. resistió las órdenes del demonio. Durante este periodo. Escondiéndonos en bosques o entre las rocas que miran al mar. Si las razas mortales se veían obligadas a combatir en una nueva guerra. Draenor estaba habitado por varias razas tan distintas como impresionantes. el deber de preservar los acontecimientos de nuestra conquista de este mundo y la eventual cruzada en la nueva tierra. Dicen las historias.inocente. los orcos se volvían cada vez más agresivos bajo nuestro secreto control. Kil'jaeden sabe que necesita despertar una nueva fuerza que destruya todo a su paso antes de que la Legión ponga el primer pie sobre el mundo. se convirtió en un bravo estudiante de la magia diabólica. Algunas facciones luchan por el dominio de los clanes. estos jefes han demostrado poca acción con las palabras escritas. Los orcos estaban organizados en clanes. Cabeza duele de escribir”. Durotan del Clan de los Lobos de Hielo. El único clan que ignoró estos juegos de poder fueron los brujos. las vastas praderas de que fueron hogar de los orcos por generaciones. los orcos. Las energías demoníacas lentamente habían matado al pequeño mundo.

Al cabo de tres meses. que apenas merecían el esfuerzo de nuestra batida. haciéndolo cada vez más estable. El poder es la verdadera fuerza que dirige la gran máquina destructiva de la Horda. Muchos años han pasado los brujos estudiando estos misterios. estudié las magias orcas con el chamán tribal de mi clan. el más grande de todos los brujos e iniciado en el séptimo círculo del Concejo Interior de las Sombras. Yo soy Gul’dan. Con el tiempo. y hace los días extremadamente calientes. fueron hábiles de crear un pequeño portal. Había comenzado a explorar en secreto las energías mucho más allá de lo que cualquiera de mis “tutores” podría comprender jamás. Este nuevo mundo. excepto Durotan. Los orcos serán el gran arma de la Legión Ardiente. pero se necesitaba una última prueba de lealtad ante nuestros oscuros amos. suficientemente grande como para enviar a uno de sus clanes del otro lado. A mi no me importaba en absoluto ni la Horda ni sus insignificantes dirigentes. un poderoso demonio que encarna la destrucción y la ira. Nuestro gran líder brujo. Un círculo azul de energía. y de quienes los habitan. Después de deshacerse de sus oponentes. Sus casas tenían pocas cosas de valor. Sin embargo. Aquellos que se creen en posesión de esta fuerza rodean a sus clanes con estandartes de violencia. El nombre de este lugar es Azeroth. líder del clan Blackrock. Liderados por Grom Hellscream. Un golpe fuerte en la cabeza resulta en muerte. y la ley del Señor de la Guerra Blackhand el Destructor. Con el tiempo. Ser una pequeña rata debe ser mucho más que pertenecer a la raza que domina este mundo. Conforme los brujos empezaron sus encantamientos para agrandar el portal. Consumidos por la maldición de su nueva sed de sangre. pero estaban repletas de grano fresco. el Concejo de las Sombras invocó a Mannoroth el Destructor. los orcos descargaron su furia contra todos los que se interpusieron en su camino. Aunque sin un enemigo común. mientras que otras facciones pugnaban por hacer un ataque contra los humanos con todas nuestras fuerzas. No perdonamos una sola vida. surgió un orco que con astucia se ha atraído algunos seguidores. Con el poder de la ira de Mannoroth. Un grupo de extraños e indefensos edificios fue el primer signo de que una verdadera oposición no sería encontrada. En lo que se supone mi juventud. atacaron la villa y asesinaron todo lo que encontraron a su paso. y sus habitantes son llamados “humanos”. La Edad del Caos había llegado finalmente. la victoria era solamente cosa de momentos. Nadie conoce como yo la oscura fascinación del poder definitivo. sintió celos de mí cuando mis habilidades crecieron. Es un disco amarillo luminoso dos veces más brillante que el nuestro. En secreto. El Consejo de las Sombras Como una fuerza elemental del caos y de la destrucción atravesamos como rayos las tierras de los Draenei devastando todo lo que nos encontrábamos al paso. pero las mujeres y los niños fueron fáciles de matar. llamó a los jefes de los clanes y los convenció de beber la ira de la sangre de Mannoroth. incluso victorias tan simples como ésta sirven para poner en su sitio a los inferiores… Siempre ha sido así entre los de mi clase. y ha demostrado ser efectivo para obtener información. Tan sólo tenía en mente la oportunidad de comprender los misterios laberínticos de la Gran oscuridad. Han pasado 15 años desde que esta costosa decisión alteró el curso de nuestro destino. probó ser una joya para adherir a la corona de los orcos. los jefes extendieron su subyugación a sus hermanos. si estos son los defensores de este mundo. Mi talento natural para encauzar las energías negativas y frías de la infla-dimensión oscura me situó de forma notable por delante del otros aprendices y sé que incluso Ner’zhul. brujos y nigromantes en la eventual destrucción de la raza humana. hemos aprendido mucho de este nuevo dominio. Los clanes orcos estaban listos. incluso los líderes de los clanes orcos se vuelven ciegamente unos contra otros. Sin comida se extinguen. Al final de este tiempo. Los brujos orcos empezaron a experimentar en él. todos los jefes. Son incontables los numerosos ensayos y pruebas para llegar a la conclusión de que este fenómeno puede funcionar como un portal si logra ser dominado. más y más guerreros han cruzado el portal hacia Azeroth. y además mostraron ser excelentes para dar de comer a las antorchas. Pero. Los Draenei eran tan débiles. ya que sabía que su visión estaba limitada por su devoción al avance de la Horda. ellos han probado tener algunas similitudes con nosotros. Pequeños. de la altura de dos orcos y medio. Dentro de este caos. bebieron y se convirtieron en esclavos de la Legión Ardiente. Aunque son difíciles de entender en muchas formas. ahora vivo con miles de colores brillando en una danza cósmica… El saqueo de la villa fue muy simple. Los poderosos pueden manipular fácilmente los instintos salvajes y brutales de las masas. Algunos han llamado a tomar el castillo cercano a la villa que destruimos.a escucharse como el aullido de un lobo negro durante una noche de una luna sangrienta. El dolor les afecta en la misma forma que a nuestros enemigos. dibujado delicadamente sobre una colina. Ningún edificio quedó en pie. un sonido empezó – lentamente al principio . No me importaba lo más mínimo este mundo que dominábamos por completo. el poder y sólo el poder es lo único que se respeta sobre todas las cosas. Saliendo de sus escondites. El cielo es luminoso y el sol de este mundo se eleva sobre las colinas. Esto motivó a la secta a convocar a los líderes más poderes de los divididos clanes y proponerles un cese de la guerra por un año. Los guerreros discuten entre ellos que. Gul´dan unió a los clanes guerreros en una simple e imparable HORDA. pero las extrañas y desconocidas plantas que trajeron era evidencia segura de sus palabras. Siete guerreros entraron en el portal y volvieron con reportes detallados de las tierras y las criaturas que encontraron del otro lado. Las historias con que estos sujetos regresaron nos tenían casi convencidos de que la experiencia que habían dejado atrás los había enloquecido. Con carismáticas manipulaciones y el uso de palabras adecuadas ha hecho su voz más fuerte conforme el tiempo pasa. la secta les prometió el chance de reunirse para atacar un nuevo mundo. Cuando el sonido era casi insoportable. los guerreros se colocaron sobre el círculo. se envió un pequeño destacamento de tropas sobre el nuevo mundo. Gul´dan. fue del agrado de los jefes de los clanes. en el fondo. es más difícil narrarlo. Los machos ofrecieron alguna resistencia. Eventualmente. era conocido que varios jefes lucharían por la supremacía. con débiles protectores. Las únicas muestras de su existencia eran los campos empapados en sangre en que habían trabajado durante casi cinco mil años y el olor rancio y acre de las enormes hogueras victoriosas que acabaron con esos cuerpos jóvenes. Su crueldad y dominio en la batalla es solo superado por sus ansias de poder. Sintiendo que su tiempo estaba cerca. El hambre de destrucción prevalece entre los locos que dirigen la Horda.en que tuvimos noticia de la existencia de una pequeña hendidura interdimensional. Mis aspiraciones fueron creciendo por encima de las de mis semejantes y maestros. La culminación de sus planes envuelve la unificación de todos los clanes y ejércitos orcos. el más grande de mis maestros. rosados y con músculos flácidos son estas criaturas. Muchos han llamado a cerrar el portal. La Horda está lista. con lo que se volverían invencibles. pero la presencia de unos seres de piel plateada y metálica llamados “caballeros” ha demostrado tener mayor resistencia a nuestros asaltos. Fue entonces . vasto y extenso. cayó sobre nuestra gente. pocos pueden ofrecer oposición a sus planes. Ha estudiado que los principios por los que se rigen las estrategias de los ejércitos humanos pueden ser derrotados.

el Consejo de la sombra tenía en sus manos todos los asuntos políticos de importancia dentro de la Horda. un hechicero de un mundo lejano y distante. Y fue así como se creo el Consejo de la sombra. toqué la esencia de lo que había en el Más Allá. Busqué el consejo de Kil’jaeden. La presencia se presentó como Medivh. Comprendí que existían mundos infinitos. Disputas sin importancia entre los clanes terminaron en batallas en campo abierto y a derramamientos de sangre masivos. fuera lo que fuese. habíamos asumido casi todo el control de los asuntos internos de la Horda. los clanes cayeron en un estado de total anarquía. Bajo la tutela de Kil’jaeden. Regresé a mi fortaleza intrigado profundamente. pero carecía del frío control que ostentaba Kil’jaeden. En las fugaces y febriles pesadillas que me provocó. dispersos en la oscuridad más allá del cielo. Entonces no me temerás más” No tenía poder para resistir lo que vino después: . No ocurría nada en la Horda de lo que no estuviésemos al tanto y muchos acontecimientos tuvieron lugar por designio nuestro. Cuando llegué encontré a muchos aprendices sumidos en un profundo trance. Ya fuese porque la imagen de la fuerza era tan asombrosa que incluso podía asustar a este peligroso demonio o sólo por mi propia aprensión. De alguna forma comprendí que había abandonado a sus discípulos porque estaba asustado del tal Medivh. guiándolos en rituales secretos y enseñándolos a comunicarse con los espíritus de la infla-dimensión oscura. estos nuevos necrólitas adquirieron. Los maestros de las fuerzas: Medivh y Blackhand Las cosas iban bien dentro de la Horda.cuando descubrí la existencia de un inmenso poder: el demonio Kil’jaeden Me admiraba su furia sin corazón. Sin ningún enemigo más que aplastar y sin tierras que conquistar. pronto aprendí a proyectarme hacia las profundidades de la infla-dimensión oscura. De nuevo y con el tiempo. Cada victoria. Después de siglos de violencia y guerras. como había ocurrido con la guerra contra los Draenei. Presenciar esta energía tan asombrosa era como ser engullido por un todo. Los brujos. Aunque permanecí con mi gente en el mundo oscuro y rojo de los Draenei. Empecé a dudar de nuevo de mis habilidades. Pronto reuní a los pocos brujos que habían mostrado una chispa de pasión y habían intentado acabar con las insignificantes peleas entre clanes. una noche. cubiertos por un velo de secreto. así que rompí pronto el contacto. Antes de medio año. En el interior de la infla-dimensión oscura descubrí que los espíritus de los muertos permanecían flotando en vientos astrales entre dos mundos. Aquellos líderes que intentaban asumir la posición de señores eran asesinados por las legiones hambrientas de la despiadada Horda. Entonces. una energía que estaba más allá de cualquier experiencia que hubiese experimentado antes. habíamos conquistado finalmente todo nuestro mundo. Mis sentidos parecían haber dominado el temor que me había rodeado y empecé a razonar y a hacer cálculos. Pero más allá de nuestras secretas maquinaciones surgía amenazante la silenciosa y ominosa sombra del demonio Kil’jaeden. me conducía a un vacío que no podía llenar. Les enseñé el significado de la muerte. Los años pasaron. empezaron a surgir tensiones entre los clanes. Se formó dentro de mí un ansia insondable. pero como siempre. ellos serían inmunes a los caprichos de las masas sedientas de sangre. pero rehusó a contestar a mis preguntas. Entendí que vigilaban en silencio y por siempre a los clanes con la esperanza de encontrar algún medio de escape de ese tormento sin vida. La destrucción de los Draenei no dejó nada con que alimentar a la gran bestia de la guerra. Mis pensamientos al respecto fueron interrumpidos una noche a altas horas cuando fui sorprendido por unos gritos que venían de la Torre de los brujos. Aunque podía significar mi muerte. me adentré sin ningún objetivo en la infla-dimensión oscura durante lo que me pareció una eternidad. Yo pensaba que esta noción era sólo un producto del ritual y no de la realidad. Tiempo después se forjó un pacto entre los miembros de nuestro círculo y aquellos espíritus oscuros cuya energía habíamos aprendido a invocar. lo que había contactado con los brujos no había intentado alcanzarme. volviéndome casi loco por el caos susurrante que contiene. No nos comunicamos mediante palabras sino mentalmente. Nunca podría aprender de él lo que él de mí. me sentía irresistiblemente atraído a continuar con mi estado hasta que finalmente desligado de mi existencia corpórea. Medivh se me apareció en sueños… “Me temes porque no puedes comprenderme. realizados con tal astucia que ni los líderes de los clanes se daban cuenta de nuestras manipulaciones. Aunque el Consejo de la sombra pacificaba los clanes guerreros con la promesa de escapar del mundo de los muertos. bajo la mirada del demonio Kil’jaeden. sólo supondría un breve respiro si no encontrábamos nuevas tierras que conquistar. Casi toda la Horda creía que nuestros ancestros muertos nos observaban y guiaban desde las profundidades de algún reino perdido del caos. podría utilizarla para mis propios fines. Pocos meses después. Utilizaría mi posición entre los brujos para moldear los pensamientos de otros mientras que. Busqué el consejo de Kil’jaeden sobre esta presencia. Irradiaba una energía impensable. sus rostros estaban desfigurados por máscaras de dolor. Su mente parecía no estar atada a nada. el deseo de manejar la furia de las etéreas tormentas y salir ileso del corazón yaciente de los soles. Fue durante este vuelo febril cuando la presencia entró finalmente en contacto conmigo. comprendí los susurros. Mi aprendizaje bajo Kil’jaeden me permitió convertirme en un de los brujos más poderosos de los últimos tiempos y era respetado como líder en la Horda. cada éxito. tras indagar en las artes oscuras. Se me revelaron historias inimaginables de antiguas razas de demonios y dimensiones mágicas esenciales. el poder para animar y controlar los cuerpos de muertos recientes. a pesar de su poder. Empecé a darme cuenta que el Consejo de la sombra sólo servía para mis propósitos hasta cierto punto y que si quería convertirme en el verdadero heraldo de nuestro destino necesitaría un poder aún mayor. sabía que este nuevo orden. Supe que era el momento de reclamar el manto de poder que durante tanto tiempo se me había negado. También él había sido alcanzado por esta energía. Conoce mi mundo y entenderás tu miedo. pero sus pensamientos se movían tan rápidamente que era muy difícil aprender nada de él. Sabía que si podía adivinar los deseos de esta fuerza. Aquellos que fueron incapaces de canalizar la energía fueron destruidos. Fue entonces cuando hablé por primera vez con los muertos… La devoción a los ancestros ha sido durante mucho tiempo el corazón de la religión orca. a quienes interrogué. me di cuenta de lo limitado que había sido mi entendimiento. ¿Podía yo contener a un ser que podía intimidar a mi propio maestro? Seguí aventurándome en el interior de la infla-dimensión oscura durante varias semanas para olvidarme de todos los acontecimientos que me habían hecho dudar de mí. Con la intención de ampliar nuestros recursos mágicos abrí una escuela de disciplinas mágicas que se conoció como Nigromancia. sólo pudieron decirme que habían sentido una presencia inexplicable en sus sueños. Comenzamos a entrenar a jóvenes brujos en los misterios arcanos de la vida y la muerte. Supe entonces que esos espíritus de la muerte podrían ser una herramienta muy útil para aquél que los sometiese a su voluntad. mundos hacia los que dirigiría la Horda como sólo alguien de mi talento podía hacerlo. Sabía que mientras tanto me estaba probando y cada vez conocía mejor a los orcos y nuestra magia.

que no esperaba encontrarse mucha resistencia. Los líderes de los clanes. el suficiente para que el que pudiese . Estos primeros fracasos no nos detuvieron. …Entonces apareció la grieta… Pasó mucho tiempo antes de que la grieta fuese lo suficientemente grande como para enviar un gran número de orcos. y que no aplacaran el hambre de la máquina de guerra orca por mucho tiempo. y hay que reconocer que fue un dictador despiadado que supo ganarse el respeto y el temor de sus guerreros. Le aseguré que su mundo sería nuestro en cuanto quisiésemos y que no tenía nada que pudiese inducir a la Horda a seguir sus indicaciones. Con la ayuda del Consejo de la sombra puse al ávido Blackhand en el trono como Señor de la Guerra. Con la ascensión de Blackhand a Señor de la Guerra. Entonces sus indisciplinados guerreros montaron vigorosas bestias arrasando a nuestras tropas y forzándolas a retroceder hasta las ciénagas que había junto al puesto fronterizo. los soldados humanos mantuvieron a raya a nuestras fuerzas. Me di cuenta de que la Horda necesitaba un líder fuerte que pudiera unificar los clanes bajo su control y mantenerlos a raya. en la oscuridad y hecho pedazos. estaba encerrado es ese minúsculo y patético mundo! El destino me había elegido a mí y había puesto una mano sobre mi hombro. pero la inestable naturaleza de los orcos hizo difícil apelar a la razón o a la sabiduría. era respetado por la mayoría de los orcos de la Horda y más importante aún. sólo invocando un manto de niebla de la sombra fueron capaces de escapar. Algunos miembros del Consejo abandonaron toda esperanza en el regreso del hechicero. Buscaría la ayuda de Medivh para encontrar una forma de llegar a su mundo y entonces subyugaríamos su raza tal y como habíamos hecho con todas las demás que se habían interpuesto en nuestro camino. Parecía controlar mejor sus poderes. Y entonces… algo. Cho’gall. ¡La tumba de Sargeras! ¡El Señor de los infiernos que había instruido a mi propio mentor. era extremadamente codicioso. Sorprendentemente. Se encomendó a los exploradores orcos que inspeccionaran los alrededores. líder del joven clan de los Blackrock y guerrero del ejército de Sythegore. pero respirando aún… …todavía con sangre de la misma tierra corriendo por sus venas… …una antigua energía… …milenaria y terrible… Me desperté.…enormes páramos… …pantanos oscuros. Kil’jaeden. Los agentes del Consejo de la sombra informaron que los habitantes de ese mundo se llamaban humanos y que sus tierras se conocían por Azeroth. Los primeros exploradores regresaron casi locos por completo por lo que habían visto. atacó precipitadamente la fortaleza enemiga. Cho’gall y Kilrogg comenzaron a planear su estrategia contra la fortaleza humana de Stormwind. Aunque se había aparecido a muchos brujos con esas imágenes de un mundo nuevo y fértil acordamos mantener este enigmático mensaje en secreto. Cho’gall y Kilrogg se culpaban el uno al otro y los orcos se dividieron rápidamente en dos bandos. Combinando los poderes de los brujos de los clanes con los del Consejo de la sombra conseguimos ampliar la misteriosa grieta hasta crear un portal. Esta decisiva y humillante derrota sembró el caos en la Horda. informé al Consejo que pronto dispondríamos de una forma de escapar de nuestro mundo. Se esperaba que estos poderosos líderes dirigieran a la Horda a una rápida y salvaje victoria sobre los humanos. Enviamos a numerosos orcos a esa tierra desconocida a través del portal y se construyó rápidamente un puesto fronterizo al otro lado. el orden se restauró en la Horda y el semblante de Medivh me visitó de nuevo. Así. Sargeras. Y mi conciencia supo que todo el sueño había sido real. respetados y temidos todos los clanes. demasiado rápidas para poder comprenderlas. ogro del clan Twilight Hammer y miembro del Concejo de las Sombras. Era como si hubiese eliminado todo rastro de sí mismo en la infla-dimensión oscura. Aquellos brujos que no estaban en el Consejo y que habían tenido las visiones fueron asesinados. Entre ellos sobresalían dos. pero no su mente. Con una mueca de desprecio en su rostro me mostró la imagen de una antigua tumba en la que estaba grabado el nombre del Señor de los infiernos. El Consejo de la sombra buscó desesperadamente un remedio a la violencia que iba a desatarse. y Kilrogg Ojo Tuerto. las masas veían a los líderes de sus clanes como grandes comandantes. Kil’jaeden me había dicho que esa tumba perdida contenía el poder absoluto. por lo que se le podía sobornar fácilmente. del clan del Bleeding Hollow. ya que si el secreto se hacía público antes de que estuviesen listos los preparativos. Nuestro ejército. Una imagen rápida despertó un ansia dentro de mi alma… …enterrado en las profundidades del océano. Temí que no fueran un desafío mayor que los Draenei. fueron dominados rápidamente por su ansia de sangre y guerra y estuvieron de acuerdo en que había llegado la hora de dejar este mundo agonizante y reclamar los dominios de Azeroth. Pasaron semanas sin saber de Medivh. mientras la Horda se trasladaba a Azeroth a través de la grieta. Medivh me ofreció toda clase de tesoros y baratijas para que la Horda destruyera el reino de Azeroth y le convirtiese en jefe de los habitantes que sobreviviesen. donde estaba el portal. Descubrimos que esos humanos eran una raza débil que cultivaban las tierras y vivían pacíficamente. Medivh me había mostrado las maravillas de su mundo. cada uno apoyando a un líder. era yo el que dirigía todo sobornando y chantajeando a Blackhand. Fue entonces cuando oí hablar por primera vez de Blackhand el Destructor… Blackhand. Mis intentos de contactar con él no dieron resultado. y tras posteriores expediciones quedó confirmado que el mundo que se abría tras la grieta era similar al retratado en nuestras visiones. Mientras el Consejo de la sombra vigilaba de cerca los trabajos de la Horda. Aunque se debatió mucho sobre las verdaderas intenciones de Medivh. El ataque a Stormwind fue catastrófico. sabiendo que la Horda no se quedaría tranquila hasta que ese mundo fuese nuestro… Me reuní con los miembros del Consejo de la sombra para hablar de las visiones que había tenido. hirvientes de vida… …campos interminables de hierba esmeralda… …bosques de árboles gigantescos… …tierras agrícolas con ricas cosechas… …pueblos de gente orgullosa y fuerte… Las imágenes pasaban una tras otra. la Horda se dividiría. Mientras la Horda se recobraba bajo su mando y los demás líderes consentían ser controlados por él.

La primera guerra de la ascensión de los orcos Nos quedamos con las tierras de Azeroth y arrasamos a todos los humanos con los que nos encontramos. Orgrim. me informaron de los cambios que habían tenido lugar en las altas esferas de la Horda. Blackhand había sido asesinado. le prometí crear una hueste de jinetes inmortales que le fueran completamente leales. Sin mis magias y mi consejo para ayudarle. Dormí durante semanas como si estuviese muerto. Aunque la horda dominaba Azeroth y a los patéticos gusanos que lo defendían. Intenté llegar a la mente del hechicero y robarle la localización de la tumba. Parecía que los designios del destino me habían asestado un duro golpe. sufrí una sacudida psíquica y entré en estado catatónico. En el interior de esas joyas anidaban la magia esencial y la nigromancia de los nigromantes recientemente asesinados. y me trajo su corazón. Medivh me prometió que me daría la localización de la tumba si la Horda destruía a sus enemigos… Y empezó la guerra contra el reino de Azeroth. que estaban deseando regresar al plano mortal para causar estragos y desatar el terror una vez más. Seré paciente y esperaré el momento oportuno. por lo que mantuvimos alejada a la Horda sólo hasta que duró la magia. fortaleciendo la suya… Me llevaron ante Orgrim y me interrogaron largamente sobre mi participación en el Consejo de la sombra. al estar dentro de su mente en el instante de su muerte temporal. Proporcioné a cada uno de los jinetes oscuros una vara enjoyada para que pudieran concentrar mejor los poderes infraterrenales que esgrimirían. Fallos y debilidades fueron todo lo que esos subordinados podían ofrecerme hasta que sentí que. Los supervivientes fueron tachados de traidores a la Horda y las ejecuciones públicas debilitaron mucho mi posición. Como estaba muy debilitado por la sacudida de la muerte de Medivh y por las energías que había gastado durante la batalla. enviándolos a diversas secciones de las fuerzas orcas. Me he reunido con el clan de los Stormreaver para que me apoyen cuando llegue la hora de que Orgrim pague por sus insolentes crímenes contra mí… Ese día está cerca y Doomhammer no sabe qué clase de terrores le aguardan. la medio orca Garona. ya que aunque los espíritus del Consejo de la sombra me eran leales fingieron aliarse con el Señor de la Guerra. reveló agónica la existencia y localización del Consejo de la sombra. logré convencerle de que los guerreros estaban intentando unirse a los hijos de Blackhand con la idea de revelarse contra él. su carne era débil. fracasé repetidamente en el intento de conseguir esa fuerza inmortal. pero no pude hacerme con ella. líder de Azeroth. Orgrim se propuso destapar las maquinaciones internas de la Horda. pretenderé ser un siervo fiel hasta que llegue la hora de enseñarle a ese presuntuoso y alborotador advenedizo quién es el más grande de los dos. pensó que tal vez podía serle útil y accedió a dejarme con vida. Así nacieron los Caballeros de la muerte. Medivh empezó a transmitir ondas traumáticas por el plano astral que hicieron añicos con facilidad mis formidables defensas. Doomhammer dirigió a sus jinetes de lobos en un ataque sorpresa contra mi fortín cerca de las ruinas de la fortaleza de Stormwind. Orgrim ya sospechaba de Rend y Maim. celosamente protegido por mis brujos fieles. los nigromantes fueron mi creación perfecta de sirvientes inmortales. El asalto de Orgrim nos cogió desprevenidos. Orgrim me dejó claro que la Horda estaba bajo su control y que él no era tan fácil de dominar como su antecesor. sus espías capturaron a mi sirviente Garona y tras una intensa tortura. Un pequeño grupo de guerreros humanos había irrumpido en la torre de Medivh y entablado combate abierto con el loco hechicero. Orgrim Doomhammer. En estas formas retorcidas y decadentes instalé la esencia de los miembros más poderosos del Consejo de la sombra. Aunque esto era falso. sin dejar piedra sin remover. Orgrim estaba muy satisfecho con el resultado y me permitió continuar con mis propios asuntos. Con el tiempo. imprudente tras la victoria. En el sangriento despertar de sus ejecuciones. Mi asesina privada. Utilizando los pocos recursos que aún controlaba dentro de la Horda conseguí muchos de los cuerpos de los caballeros de Azeroth que llevaban ya tiempo muertos. Resultó ser más débil de lo que esperaba. Para demostrarle mi “lealtad” hacia Orgrim y la Horda. Medivh fue asesinado por los habitantes de Azeroth en ese momento y. la idea lo atrajo lo suficiente y me permitió recluirme para crear la nueva legión. Orgrim consolidó rápidamente su poder dentro de la Horda. Aunque sus sospechas hacia mí nunca desaparecieron del todo. Blackhand cayó preso de un ataque sorpresa organizado por uno de sus generales más poderosos y de su mayor confianza. Orgrim Doomhammer estaba complacido con esos Caballeros de la muerte. debido a su magnánima gracia. Como no teníamos tiempo de reponer o completar las energías.controlarlo se convirtiese en un semidiós. que se alzó victorioso. Aunque Doomhammer no confiaba del todo en mí. Incluso con la ayuda de mis nigromantes. así que desmanteló a los jinetes de lobos. me di cuenta de que no podía ni amenazar ni dañar al Señor de la Guerra. mis planes se encontraron con grandes impedimentos. El brillo en sus ojos y el acero de su cinto me revelaron sus intenciones. Mi intención de descubrir la Tumba de Sargeras sigue en pie. Me prometí en silencio que un día se llevaría esas palabras a la tumba. . pero no podía derrotarme tan fácilmente. ejecutó al rey Llane. Cuando finalmente me levanté. Mientras levantaba su mano le recordé que con la muerte de los brujos yo era el último hechicero verdadero dentro de la Horda. Mientras su cuerpo estaba siendo atravesado y despedazado por las espadas de Azeroth. Al sospechar que el Consejo de la sombra era una amenaza para el control de la Horda. justificando el asesinato de Blackhand con falsos testimonios que le ayudaron a afirmar la incompetencia del Destructor como Señor de la Guerra. caímos ante la furia de Orgrim. aunque sus espíritus eran poderosos. Los convoqué en una gran construcción de madera de hierro y raíces negras donde mediante magia negra me apoderé de las vidas de cada uno de ellos.

Como estudiante de la historia y de la guerra.. Las antorchas del gran salón se han reencendido con un halo azul y la figura de Medivh ha sido revelada. decenas de miles de devotos le han deseado soporte y larga vida. pero las arenas se encuentran en constante flujo y nunca se acaban. y solamente un leve suspiro escapa de sus labios. Las constantes revueltas y luchas por el trono que han caracterizado a reyes anteriores no tienen lugar en la corte de Wrynn. Este haz de luz ha sido observado en la lejana Abadía de Northshire. ha despertado. Entonces. y Medivh ha caído en un profundo sueño – su corazón apenas late. y cerca del crono. Él es el primero y único hijo de ambos. crece luego en intensidad. hasta que las puertas del gran salón se han arrancado de sus bases. Tan pronto como las últimas arenas caen sobre la base del cristal. drenada su vida. los salones se han llenado de criaturas horribles. Una gentil brisa al principio. con arenas blancas como la nieve. padre e hijo caen sobre el suelo. 583 Seis años han pasado. 584 A la edad de veinte años. el Príncipe Llane acude al lado de su padre. Siento la necesidad de informarte acerca de los eventos que en este tiempo determinan este conflicto. le ha dado a cada ciudadano de Azeroth oro sobre su salario. y ha salido hacia la Fortaleza de Stormwind. Medivh explica que ha venido a reparar el daño que le hizo a la corte y ha aprovechado la ocasión de la ceremonia de Ascensión del Príncipe Llane. el Rey y el Abad de Northshire han decidido llevarlo a la Abadía. Durante la noche. se lanzan sobre los guardias del Rey y los aniquilan. El Rey Wrynn ha declarado el día festivo para celebrase durante todo su reinado y para marcar la ocasión. El rey Wrynn. Los años de constantes oraciones de los clérigos de la Abadía de Northshire le han permitido tener control de sus poderes. Sudando frío. Capítulo 4: Alianza y Horda Crónicas de la Guerra en Azeroth Yo soy Sir Anduin Lothar. un viento helado ha comenzado a soplar en el aire. pero su nacimiento permitirá la continuación de su línea real. Llane y lady Varia son escoltados por unos caballeros hacia la Abadía de Northshire. Medivh clama que estas arenas representan al reino. Al acercarse la celebración. el muchacho grita en un terrible dolor por las energías que son canalizadas a través suyo. Su misión es clara – raer de la tierra a estas criaturas. durante los cuales han luchado para derrotar la furia. los guardas le han cerrado el paso. Luego de una larga discusión. De una bolsa que cuelga de su cinturón. Los cultivos han muerto en los ricos suelos del reino. Este día no ha llegado aún. lo único que sé es que entender nuestro pasado es determinante para tomar las decisiones de nuestro futuro. cargando el cristal de las arenas. un cruel reflejo de la humanidad. Tan pronto ha cesado el viento. El hechicero. Después de que el niño nació. ahora solo hay incertidumbre. A Medivh le ha llegado al momento en que se le dé el título de Aprendiz de Conjurador de la Corte. 564 El niño príncipe Llane ha nacido del Rey Wrynn y Lady Varia. la mujer desapareció. un sonido estrepitoso rompe las puertas de la ciudadela de Stormwind. por la incomprensión misma de la naturaleza de nuestro enemigo. Medivh camina hacia la recámara de su padre. y la tierra lentamente se ha secado. Más y más personas se sienten descorazonadas. En el momento en que el Conjurador toca su frente buscando la fiebre. Repentinamente. prefieren la muerte a dar información. explica que sus años de sueño han finalizado. y el reinado de Wrynn III es fuerte y próspero. y tanto tiempo como las arenas nunca se acaben. y el sol del verano crea sequías en la tierra y los días son más oscuros de lo usual. Solamente sus habilidades combinadas con los poderes del Conjurador pudieron contener a Medivh. No seré repudiado. semejante a un gran cuervo. Debo decirte que lo que vas a escuchar al principio te parecerá incomprensible. En su ceremonia.. 559 Todo ha sido pacífico por muchas generaciones. tan simple como soplar una vela. el reino del Rey Wrynn nunca caerá. Durante la noche con su familia. y guerrero al servicio del Rey. La historia de nuestra batalla contra los orcos inicia cerca de cuarenta años en el pasado. prometiendo que las agresivas bestias serán destruidas. Cuando son interrogados. Los pocos que han sobrevivido a la batalla se refieren a si mismos como orcos. El joven príncipe lo ha mirado de cerca. Groseramente deformadas. hecho ahora un hombre. Como estos poderes son demasiado elevados para él. Durante una oscura mañana. y están casi vacías. las arenas han corrido hacia abajo. quizás incluso días. Es un gran día para el reino.…pues yo soy Gul’dan… Soy la Oscuridad encarnada. Ningún clérigo o mago ha podido explicar cuál ha sido la causa de estos cambios. El Conjurador yace muerto. ha sacado un cristal de obsidiana. el muchacho ha presentado problemas para dormir porque oscuros sueños y figuras aparecen en lo más profundo de sus sueños. El invierno ha sido inexplicablemente más frío y más largo. El Rey Wrynn toma el cristal entre sus manos. sádicos y . Como el se ha colocado en frente de la mesa del Rey. 577 Llane ha llegado a su Edad de la Ascensión. y el título completo de Príncipe de Azeroth ha sido investido en él. hombre de armas de la Hermandad de los Caballos. y el bebé ha sido admitido en la corte como hijo del reino. El niño mago Medivh ha nacido de la unión del Conjurador de la Corte y una misteriosa viajera. un ardiente fuego ha brotado de los ojos del niño. 571 La celebración de la Edad de la Ascensión desde la niñez a la adultez es uno de los mayores acontecimientos de padres e hijos. Incluso los corazones de las personas de Azeroth se han vuelto oscuros. Son crueles. y donde antes había optimismo. congelados en sus puestos. que se ha celebrado con fiestas y torneos. Los niños enferman y nunca se recuperan totalmente. para seguridad de niño y reino. y un centenar de clérigos ha arribado al castillo. Las horas pasan. Un simple movimiento de su mano los ha detenido. Llane ha sido pronunciado rey de Azeroth. una figura ha entrado. Cuando su espíritu y su cuerpo estuvieron a tono.

Azeroth se verá obligado a luchar contra él y si no logran derrotarlo. el poder escondido dentro de mi hijo despertó. que involucrarme directamente en los asuntos de los hombres.viles – no hacen distinción entre soldado o niño. Ella ha venido a advertir al Rey que la gran batalla contra su némesis esta cercana. y muchas otras criaturas. última Guardiana de la Orden de Tirisfal. En la época en que cumplió su cumpleaños número veinte. guerrero o mujer. El rey se ha visto en la necesidad de enviar soldados y arqueros a proteger los asentamientos de la Frontera. llamaban hogar. preparándome para el paso. además de increíblemente fuertes y viciosos. El Portal Oscuro y la caída de Stormwind . y de los palpables y reales maldades de los reinos del más allá. Matan a cualquiera que encuentran sin derecho a súplica. ahora se han vuelto más organizados. Es solo recientemente que he tenido. Los ataques sobre nuestros asentamientos. Rumores del advenimiento de un gran Señor de la Guerra Orco se han expandido por la tierra. Una Breve Historia sobre la Caída de Azeroth Primera Guerra (narrada por la Matriarca de Tirisfal) Mi nombre es Magna Aegwynn y por cerca de mil años he resguardado los reinos de este mundo y me he encargado de salvaguardar los pueblos de esta tierra contra los etéreos poderes de la Gran Oscuridad del Más Allá. El rey Llane ha descubierto que los orcos. Nielas era excepcionalmente talentoso en los simples conjuros mágicos de los hombres. su destino. Por estos poderes también recibí un severo mandato – El Guardián no debe interferir con las trivialidades de los hombres hasta que llegue el tiempo en que se escoja a su sucesor y el manto de los guardianes pase a otro. He conocido las conspiraciones de la alta nobleza y los plebeyos para definir el destino de la humanidad. Pero no contaba con que fuerzas de otros mundos tratarían de dominar al niño. Para luchar contra las fuerzas de la Dimensión de la Nada he recibido considerables poderes y longevidad que rivalizan incluso con los de los ancestrales Elfos. y es una debilidad que piensa utilizar en el futuro. donde los orcos han hecho sus campamentos. Medivh ha sufrido un masivo trauma psicológico. porque ha llegado el tiempo en que el pueblo de Azeroth deba prepararse para la guerra. Los espías y scouts del rey Llane lo han descrito como astuto y sanguinario. Cuando niño. Ha sido pacificado por los buenos clérigos de Northshire. En el décimo año de su reinado. he conocido que mi hijo se ha vuelto malevolente y corrupto. Los orcos son discípulos del caos. que dormirán en él hasta manifestarse cuando llegue a su madurez física. Lo han llevado a la sagrada Abadía y por seis años han atendido su comatoso cuerpo. Ahora ha descubierto que los poderes que corren por sus venas han enloquecido a su hijo. Aegwyn. Mas yo. El rey ha ordenado enlistar nuevos reclutas y entrenarlos en los rudimentos del combate. he viajado a través de los campos del tiempo. También le dice que la unión entre el Conjurador del Rey y ella tenía la intención de crear un niño al cual ella pudiera transmitir sus conocimientos y poderes para bien. alterando la parte humana de su alma y marcándolo con su toque maligno para siempre. con gran dolor. debajo de su confidente y casi arrogante figura. Qué hacen con estas personas es aún desconocido. no están bien entrenados en combate. durante la batalla con su padre. había abierto un portal a un lugar al que los orcos. He visto poderosos reinos levantarse y caer. pero las hordas orcas siempre han sido rechazadas hacia los pantanos. Asimismo. 593 Cerca de diez años de escaramuzas y luchas a lo largo de las fronteras ha tenido que resistir el pueblo de Azeroth. Esta temible criatura tiene por nombre Blackhand el Destructor y su control sobre la Horda orca se ha convertido en una maldición para Azeroth. Por incontables edades he tenido el cargo de mi Orden para servir y proteger a los hombres mortales de los misterios de la Gran Oscuridad. No fue solamente hasta que la primera ola de estas fieras criaturas conocidas como los Orcos ha venido desde la oscuridad que me he dado cuenta de lo increíblemente peligroso que mi hijo puede ser…. Este se ha mostrado como un gran líder y ha unido a los orcos bajo un solo estandarte. al principio pobremente ejecutados. Medivh despertó de su profundo sueño en complete control de sus facultades y poderes. Estos poderes han aumentado tanto que ni ella misma ha podido derrotarlo. la viajera advierte al rey que con el tiempo. Cuarenta y dos inviernos han pasado desde que por primera vez en el Reino de Azeroth fui en busca del Conjurador Nielas Aran. Me he asegurado que el profundo altruismo de Tirisfal le guié en sus estudios y pruebe su corazón y su mente para hacer de la Guardianía. Esta puede ser la llave para derrotarles. Mi ojo vigilante a la distancia ha visto que mi hijo ha avanzado mucho para su joven vida. pero lo cierto es que ninguno ha vuelto. El misterio al que ningún clérigo o mago ha podido encontrar respuesta es el origen de estas criaturas. La viajera también informa al Rey Llane que Medivh fue el responsable de la llegada de los orcos a Azeroth. y siempre atacan desorganizados. La visión y el poder que a su nacimiento ha heredado han sido pervertidos por las distantes fuerzas de la Dimensión de la Nada. y ni siquiera Medivh tiene control sobre ellos. Incapaz de lidiar con las furiosas energías cósmicas que han surgido dentro de él. Creyendo que mi trabajo en este mundo estaba hecho y viendo que mi hijo es amado por el pueblo de Nielas. Eventualmente. Sin embargo. y creo que él podría ser el perfecto padre mortal para mi hijo… y lo es… He tenido un niño y le he llamado Medivh – o “Guardián de los Secretos” en la Antigua lengua de los Elfos – en el otoño del año 559. Los pocos humanos que no han muerto por la espada orca son tomados como esclavos y llevados al este. el rey Llane recibe la visita de una viajera misteriosa. Rumores de guerra llegan desde los pantanos. Le he transferido mis conocimientos y mis poderes. ciertamente el mundo sufrirá. he juzgado que mi tiempo ha llegado.

Este portal sería un puente entre Azeroth y Draenor. noble monarca de Stormwind. Allí contó con la ayuda del joven aprendiz de Medivh. asesinando al títere de Gul´dan. a excepción de Gul’dan. para que hicieran frente a los Caballeros del Rey Llane. Lothar partió hacia la torre-fortaleza de Medivh en Karazhan. Llane y Lothar nunca conocieron datos confiables acerca del número real de orcos y no pudieron imaginar cuán grande era la fuerza que venía contra ellos. hábil estratega. Forzados a ocultarse. El rey Llane contraatacó con sus caballeros. El rey comunicó sus temores a Anduin Lothar. Pero regresaron demasiado tarde y lo único que encontraron fue ruinas. Ante esto. Ambos creían que derrotando al poseído Guardián. la primera fuerza de exploración. El rey Llane había subestimado el poder de la Horda. Aunque estas escaramuzas finalizaban rápidamente. y Gul´dan consideró que el tiempo del primer golpe contra la humanidad había llegado. Estos rápidamente levantaron una base de operaciones cerca de Black Morass. Como incentivo final. El Rey Llane. y del ogro-mago Cho´gall del clan Martillo del Ocaso. Conforme los orcos empezaban a explorar las nuevas tierras. con decisivo liderazgo. Escogiendo seguir sus instintos. incapaz de matar a un héroe tan popular. decidió fortificar su posición en su capital de Stormwind. y los envió de vuelta a Draenor. cargo que recayó sobre Blackhand el Destructor. Gul´dan envió scouts orcos a través del portal para explorar la nueva tierra que iban a conquistar. Durotan. para que ésta demostrara así su lealtad a la Horda. quien era general de sus ejércitos. quien era un líder particularmente astuto y despiadado. dejando vivir únicamente a un pequeño niño orco… Destrozado por la muerte de su amigo Durotan. El rey Llane. no esperaban la muerte de su rey y la caída de su amada patria. ninguno de los dos podría haber imaginado que el lento viaje de Medivh hacia la locura traería los horrores que verían después. del clan Stormreaver. Lothar y sus compañeros juraron salvar su patria cual fuera el costo. Como consecuencia. La Horda lanzó su primer ataque contra el desprevenido reino de Stormwind. Conforme las fuerzas de Azeroth y la Horda chocaban por todo el reino. y ante la sorpresiva contraofensiva. lograron darle muerte al cuerpo del Medivh y. quien también era espía del Kirin Tor. Después del exilio de los Lobos de Hielo. En el momento en que Gul´dan cayó víctima del trance al morir Medivh. Orgrim asaltó la fortaleza del clan Diente Negro. secretamente. El retorno de los scouts ha asegurado al Concejo de las Sombras que Azeroth está listo para ser cosechado. Usando a Medivh. Al mando de Kilrogg Ojo Tuerto del clan Pozo Sangriento. Lothar y sus guerreros. Los orcos. Capturando a Garona. Gul´dan decidió colocar un Señor de la Guerra para toda la Horda. y uno de los más grandiosos jefes de guerra orco. Sargeras le dijo al brujo que él sería convertido en un dios viviente si encontraba la tumba submarina donde la Guardiana Aegwynn había colocado el cuerpo de Sargeras cerca de mil años antes. Después de unos pocos años la mayoría de la Horda había cruzado hacia Azeroth. jefe del clan Thunderlord. Gul´dan accedió y decidió que una vez que Azeroth estuviera vencido. Blackhand el Destructor. Esto provocó desazón entre algunos de los jefes de los otros clanes. el puro y virtuoso espíritu de Medivh también fue liberado y pasó al plano astral… Aunque Medivh había sido derrotado. Este bravo guerrero proclama que los brujos han destruido la pureza del espíritu orco y la invasión venidera sería su perdición. el Clan de La Espada Ardiente. Cuando la victoria de la Horda parecía cercana. que creía que los bestiales orcos eran incapaces de conquistar Azeroth. El Concejo de las Sombras fue descubierto y sus miembros ejecutados. saldría en busca de la legendaria tumba y de su premio. entraron en inmediato conflicto con los humanos defensores de Stormwind. en especial los héroes orcos Grom Hellscream (al que se le ordenó quedarse en Draenor para organizar la defensa) y Orgrim Doomhammer (designado como uno de los generales de Blackhand en Azeroth). quien al despertar ofreció a Doomhammer un trato que éste no podría rechazar: la formación de los Caballeros de la Muerte. la Horda continuó su asedio sobre Stormwind. hijos de Blackhand. consumidos por su sed de sangre. un jefe orco se atrevió a hablar contra los brujos. Sin embargo. del Clan de los Lobos de Hielo. enviaron al espíritu de Sargeras hacia el Abismo. En rápida retribución. empezó a construir una fortaleza. el último descendiente de la dinastía Arathi. una oscura y pantanosa área al este del reino de Stormwind. mediante tortura la hizo confesar sus secretos. Orgrim Doomhammer. solamente unos pocos clanes orcos lo siguieron. la Horda se vio obligada a replegarse. y era lo suficientemente grande como para que un poderoso ejército lo cruzara. sin saberlo. a quienes los soldados veían como líderes más aptos. Convencido de que la corrupción de Gul´dan destruiría a su gente. los asesinos de Gul´dan mataron a Durotan y a su esposa Draka. el Pantano de los Susurros. Uniendo sus poderes. Sir Lothar estaba convencido de que la batalla debería ser un ataque directo al enemigo. de Rend y Maim. Sin embargo. a quien pudiera controlar. Seguro de que la Horda serviría a sus propósitos. temía por la oscuridad que había trastornado el espíritu de su viejo amigo. se reunió con su viejo camarada. . Secretamente. y guiados por un déspota. encontrarían una solución del conflicto. Sargeras ordenó el inicio de la invasión. Sin embargo. Medivh y los brujos del Concejo de las Sombras abrieron un pasaje dimensional conocido como EL PORTAL OSCURO. La salvaje Horda había reclamado el país y todas sus tierras para sí misma. los conflictos internos empezaron a afectar ambos ejércitos. se vio forzado a expulsar a este jefe y a todo su clan dentro del nuevo mundo. volviendo a casa desde Karazhan. Doomhammer inició el ataque final sobre la ciudadela de Stormwind. e inició un desesperado intento de buscar ayuda contra los invasores pieles verdes. comenzó a observar la depravada corrupción en que se habían sumergido los clanes desde su tiempo en Draenor. que tenían el propósito de vengar a su padre. audacia y valor. fue asesinado por Garona. inicio el asedio de la ciudad. llamado Khadgar.En los oscuros salones de la Torre de los Guardianes. Medivh continúa luchando por su alma. y se vio obligado a elegir entre sus propias convicciones y la lealtad a su rey. Su nombre era Durotan. fueron útiles para aprender acerca de las debilidades de ambas razas. Gul´dan. quien había regresado del exilio y le había advertido sobre los engaños de Gul´dan. y la más letal de los asesinos de Gul’dan. Allí. la media orca. Sargeras prometió gran poder a Gul´dan si él lideraba a la Horda contra Azeroth. Luego de un asalto sorpresa. habían perdido totalmente su identidad. Orgrim Doomhammer se decidió a liberar a la Horda de la corrupción demoníaca y asumir el rol de Señor de la Guerra y jefe del Clan Blackrock.

siempre deseosos de poseer oro. La sombra vil. Pero estos guerreros no eran los únicos que se preparaban para la guerra. el famoso “Muro de Greymane”. Estos. el primero de los Paladines no está dispuesto a dejar caer a su pueblo tan fácilmente. Durante el viaje a Darrowmere. . en gigantescas batallas contra los autogiros de los gnomos. aprendiz del arzobispo Alonso Faol. los lores accedieron a la propuesta de Lothar y Terenas. se aventuraron a salir desde los tupidos bosques de Quel’thalas para ofrecer sus servicios. Genn Greymane ha levantado un fenomenal muro defensivo alrededor de Gilneas. junto con sus poderosos tanques de vapor y autogiros. De la misma manera en que los guardianes habían empuñado espadas de luz para defender los cielos. Es hora de que seamos lo que siempre fuimos: Una sola nación. que les habían ayudado en épocas pasadas. los Paladines se lanzan a la batalla con la fe como escudo y con el Martillo de la Luz como arma. Almirante de la Armada de Kul Tiras. apoyados por los zeppelines goblins. Asimismo. convenció a los ministros eclesiásticos de Lordaeron para que equiparan igualmente a sus clérigos y fieles con armas de guerra. De la tecno-ciudad de Gnomeregan. Los enanos ofrecieron su apoyo. y la Horda ha diezmado toda oposición. Los nobles dragones rojos han sido forzados a pelear por la Horda y se han enfrentado. Rápido. bajo el liderazgo del ogro Cho’gall del clan Twilight Hammer. vínculo conocido como “LA GRAN ALIANZA DE LORDAERON”. Desde Draenor han llegado los gigantescos y brutales Ogros. voraz y violenta. Las épicas batallas de la Segunda Guerra recuerdan grandes enfrentamientos navales y peleas aéreas masivas. que ha traicionado a la Alianza. muy relacionadas con las fuerzas terrenales. abad de la recién destruida abadía de Northshire. regidor de Quel´thalas. han enviado a sus hábiles pilotos e ingenieros en socorro de la Alianza. ha enviado a sus arqueros. Lothar no está solo. y Turalyon. de la Hermandad de los Caballos. también ha hecho alianzas. para cristianizar a los Caballeros de la Orden de la Mano de Plata y enlistarlos en las filas reales. Lord Perenolde es depuesto. Sir Lothar. unidos por las armas frente a un mismo enemigo. Con este hecho. Tras la llegada a las costas de Lordaeron miles de refugiados de Azeroth. el almirante Daelin Proudmoore del reino costero de Kul Tiras. Como las orillas de Lordaeron ya habían sido saqueadas por pequeñas bandas de ladrones orcos. Daelin Proudmoore. sin temer a la espada ni a la Luz. Pero Lothar ha sido también hábil para ganarse otros poderosos aliados. Alonso Faol. Señor de Stromgarde. sacerdotes y hechiceras. al mando de su líder Zul’jin. y la han provisto de maquinaria de asedio. En las profundas cavernas de Khaz Modan ha sido desenterrado un poderoso artefacto. Bendecidos en las Iglesias y los monasterios de Lordaeron. montando sus impresionantes grifos. La Horda. mostraban que los orcos habían profanado las tierras de Lordaeron como parte de sus siniestros planes. los brujos orcos han logrado a esclavizar a una gran dragona roja y a sus hijos. A pesar de esto. Anasterian Sunstrider. Uther y los Paladines montan asedio a la ciudad de Alterac. Estos nobles y valientes caballeros han aceptado el Código de la Luz. no había sido suficiente para contener el poder de los orcos. Amenazada con destruir sus preciosos huevos. al mando de la Ranger Alleria Windrunner. los astutos gnomos. Sin embargo. pero logra escapar. uno de los más experimentados de sus lugartenientes. conocido únicamente como Alma de Demonio. de la Orden de la Mano de Plata Archivos del Kirin Tor. a Lord Uther. El Almirante Proudmoore ha contraatacado con la Armada cañoneando las posiciones de los orcos sobre las costas del norte de Khaz Modan. Thoras Trollbane. Gracias a este artefacto. enviados por el Kirin Tor. Uther ha descubierto la conspiración Lord Perenolde. Con los terribles relatos de destrucción y matanzas provocadas por la invasión orca de Azeroth. Lord Anduin Lothar convenció al soberano de Lordaeron para que unieran sus fuerzas frente a semejante amenaza. ahora liderada por Señor de la Guerra Orgrim Doomhammer.La Alianza de Lordaeron – Mareas de Oscuridad Segunda Guerra “Mareas de oscuridad braman sobre el reino de Lordaeron. Uther fue atacado por piratas provenientes de la ciudad de Alterac. para retrasar lo máximo posible el avance de la Horda. por su parte. ha corrompido los campos de Stormwind y. la Iglesia de la Sagrada Luz. y acordaron unir sus ejércitos bajo el mando general del propio Lothar. se han aliado con la Horda. Los solitarios elfos de Silvermoon. Señor de Alterac. saboreando la proximidad de gloriosas batallas. la Reina de los Dragones. Uno de los clérigos. La guerra ruge a través de los continentes de Khaz Modan.. Thoras Trollbane. Así. Señor de Stromgarde. Lothar encontró un fuerte aliado en su amigo de toda la vida. Sus magias. A su lado combaten Uther Lightbringer. y se han convertido en los primeros Paladines. han decidido pelear por la Horda. tienen una deuda de honor con Lothar porque es el único descendiente de los Arathi. Así. Este sacerdote. anunciando que los orcos ya habían empezado a asaltar su reino en las montañas. pero gracias a una revuelta provocada por los propios campesinos. y los Trolls Amani del bosque de Silverpine. al mando de Muradin Bronzebeard. fue testigo de la destrucción de la Abadía de Northshire en Azeroth por parte de la Horda durante la Primera Guerra. les aseguraron que los orcos serían expulsados a toda costa. armas e ingeniosas tecnologías. llegaron los estoicos enanos de Ironforge. Por los antiguos pasadizos subterráneos de Khaz Modan. hermano del rey Magni. los jinetes de grifos de los Wildhammers y los Rangers Elfos. querido amigo. Señor de Gilneas. los poderosos magos de la Ciudadela Violeta de Dalaran. largamente desinteresados en el conflicto por venir. hizo durante la Primera Guerra. porque ya vienen”. localizada al norte de Stormwind. con el afán de apoderarse de sus ricas tierras. zeppelines y barcos. Una masiva campaña ha iniciado para tomar el reino Enano de Khaz Modan y las regiones sur de Lordaeron. en el norte de Lordaeron. Como el mandato real dictaba que se debían emplear todas las defensas en la guerra contra el mal. el rey Terenas de Lordaeron convocó un consejo de delegados de cada uno de los siete reinos que gobernaba. los hombres santos de la tierra debían prepararse para combatir contra las oscuras tinieblas que se acercaban amenazantes desde el sur. arrasará a su paso toda noble visión de vida y de esperanza. los ambiciosos Goblins. ha comprendido que el esfuerzo que su Orden. Genn Greymane. lanzadores de hachas y acérrimos rivales de los Altos Elfos. Por esto. recientemente liberado de una prisión en Quel’thalas. De Aerie Peak han descendido los Wildhammers. Lordaeron y Azeroth. también ofreció rápidamente su apoyo a la Alianza recién forjada. La Horda ha incendiado las fronteras boscosas de Quel´thalas y ha realizado enormes ataques navales a las refinerías de aceite de Kul Tiras y a los puertos y ciudades costeras de Lordaeron. la Alianza se erige por encima de las orillas del destino y espera la llegada de la Marea oscura. llamado Uther Lightbringer. haciendo un trato con Doomhammer. a mandar a sus hijos a la guerra. Capitán de los Paladines de La Mano de Plata de Lordaeron. la Protectora de la Vida. Uther ha viajado hasta el Lago Darrowmere.. Después de mucho debatir y sopesar. la Alianza ha recibido el primer golpe y no precisamente de los orcos. cual nube enfermiza de pestilencia. Los humanos. la Horda ha forzado a Alexstrasza. Se echó tierra a los prejuicios malignos que habían existido desde antaño entre las tres razas y se creó un vínculo entre estos antiguos vecinos.

Doomhammer envía sus fuerzas para asesinarlo y hacer volver a los renegados. las fuerzas de la Alianza han arrinconado a la Horda en retirada en el fuerte volcánico de Blackrock Spire. los clanes Stormreaver y Twilight Hammer (con su líder el ogro Cho’gall a la cabeza). ha reunido sus fuerzas y ha empujado. Conociendo que la Calavera de Gul’dan. Khadgar. Las grandes ciudades y pueblos han sido arrasados y devastados por el conflicto. fue elegida como guardiana de los campos de internamiento orcos. Únicamente Kilrogg Ojo Tuerto ha logrado escapar hacia Draenor. algunos aún están altamente escépticos de que por fin haya paz. aunque el Señor de la Guerra tampoco ha salido ileso. viendo reducidas sus fuerzas debido a los engaños de Gul´dan. los clanes renegados cayeron fácilmente ante las legiones de Doomhammer. durante los días finales de la Segunda Guerra. ha convencido a la Alianza de construir el fuerte de Nethergarde para vigilar las ruinas del Portal Oscuro y asegurarse de que no haya futuras invasiones desde Draenor. Secretamente. capitán del ejército de Sythegore y jefe del clan Thunderlord. logró que sus espíritus revivieran en los cuerpos de los caballeros. La vieja fortaleza de Durnholde. abandonaron sus puestos y se hicieron a la mar. Orgrim estaba complacido con los Caballeros de la Muerte. En el infernal mundo de Draenor. Para su desgracia. a los pies mismos del Portal Oscuro. En el momento de la muerte de Medivh. El irritado jefe Doomhammer. Mientras Doomhammer prepara su asalto final sobre la Ciudad Capital de Lordaeron – un asalto que hubiera resquebrajado los últimos remanentes de la Alianza – Gul´dan y sus seguidores. A su vez. pero no sabía que éstos eran fieles únicamente a Gul´dan. Aliado con el clan Diente Negro de Rend y Maim (hijos de Blackhand el Destructor) y apoyado por su propio clan Shadowmoon. elevada sobre una colina que observa todo el valle. Luego de abrir nuevamente el Portal Oscuro. por lo que había caído en un estado de shock que le permitió a Doomhammer tomar el control de la Horda. el antiguo mentor de Gul´dan. Al final. Orgrim Doomhammer. un nuevo ejército orco se prepara para golpear a la inadvertida Alianza. Lord Lothar y los aliados se han visto obligados a retroceder hasta las murallas mismas de la Ciudad Capital. la Horda ha retrocedido hasta el abismal Pantano de los Susurros. Ner’zhul destruyó al clan y usurpó la Calavera. se encontró con que el líder orco se había hecho con la Horda. Ner´zhul. Archivos del Kirin Tor Con los fuegos de la Segunda Guerra apagándose. ha reunido los clanes sobrevivientes bajo su negro estandarte. ahora un archimago de algún renombre. ha tenido que abandonar su más grande oportunidad de victoria sobre la Alianza. Gul´dan ha desaparecido. Sin capacidad para recibir refuerzos y divididos durante la batalla. había sido capturada por Tagar Spinebreaker del clan de orcos caníbales Bonechewers. Perdido su líder. y a la undécima hora. Danath Trollbane. Lord Lothar ha caído mortalmente herido: Doomhammer logra derrotarlo. el lugarteniente Turalyon levanta el escudo de su comandante y dirige un furibundo ataque suicida a la base. El mismo Señor de la Guerra. Finalmente. el clan de Ner’zhul. La traición de Gul´dan no solo le ha dado esperanza a la Alianza. sugirió al viejo chamán continuar con la conquista iniciada por Doomhammer en Azeroth. En el fragor de la batalla. Gul´dan se encontraba conectado psíquicamente con el corrupto Guardián. un mercenario de la ciudad de Stormgarde que ha sido reconocido como héroe luego de asumir el mando de las fuerzas de su ciudad durante el asedio de la Horda. pero lo apoyó mientras llegaba el momento adecuado. Allí. Inclusive. y a pesar del ingente esfuerzo. en un choque frontal directo. la Horda ha sido incapaz de recuperarse de sus pérdidas. sorprendió las defensas de la Alianza e . Los escasos clanes orcos que han sobrevivido han sido capturados y colocados en campos de internamiento.Las fuerzas de Turalyon chocan de frente contra los jinetes de lobos de la Horda. a Doomhammer hacia el sur. Rencoroso. para ganarse la simpatía del nuevo Señor de la Guerra. Mirando el costo de la traición de Gul´dan. uno de los generales más destacados durante la Segunda Guerra. pretendía robar más artefactos de Azeroth y usarlos para abrir los portales. liderada por el joven Grom Hellscream (del clan Warsong) y el veterano Kilrogg Ojo Tuerto. Gul´dan no guardaba ninguna lealtad hacia Orgrim. la mística puerta que conecta a los orcos con su hogar en Draenor. Con su líder perdido. su antiguo discípulo. Al despertar. la Alianza lleva a cabo reducidas misiones para acabar con los últimos vestigios de la Horda orca. Un gran número de campos de internamiento han sido construidos en el sur de Lordaeron. los Bleeding Hollow de Kilrogg Ojo Tuerto. es designado como guardián de uno de los campos de internamiento donde los más fieros guerreros orcos fueron colocados. los dos bravos líderes se han encontrado. Sin embargo. sin embargo. A su vez. la muerte de Lothar no produce el efecto que Orgrim hubiera deseado. Fenris y todo el clan Thunderlord fueron destruidos por los Shadowmoon. sino también tiempo para reagruparse y contraatacar. ha sido designado patrón de Durnholde. pero Ner’zhul no compartía su visión. ha logrado escapar del control de la Alianza y se refugia en las montañas Redrigde. e invocando a los miembros asesinados del Concejo. donde el clan del Señor de la Guerra tiene su base. y había matado a Blackhand y a todos los miembros del Concejo de la Sombra. no confiaban del todo en los planes de Ner’zhul. logrando abrir una brecha hacia el Portal. Lord Aedelas Blackmoore. ha sido puesto preso y se ha constituido en un esclavo personal de mismo rey Terenas. La Invasión de Draenor – Más allá del Portal Oscuro Fragmentos del diario de un escudero humano. Lord Lothar se ha dado cuenta de que la Horda se ha fracturado. cuando la victoria de la Horda sobre la Alianza parecía segura. obligándolo a replegarse hacia el corazón de la destruida Stormwind. una terrible disputa surgió entre los dos orcos más poderosos sobre Azeroth. lejos de desalentarse. Las fuerzas de Turalyon y Uther combinadas avanzan y destruyen el Portal Oscuro. Con la rebelión acabada. Aunque la Horda ha sido finalmente derrotada para bien. Uther y los Paladines realizan un ataque temerario a la fortaleza del Clan de la Espada Ardiente. capturó los cuerpos de varios caballeros de la Alianza caídos en la batalla. Kilrogg y los Bleeding Hollow fueron aclamados como héroes. Fenris el Cazador. Sin embargo. Solamente un clan. la Horda finalmente ha caído ante el poder de la Alianza. Algunos clanes. al este de Aerie Peak. el viejo chamán planea abrir un número de portales sobre Draenor que conduzca a la Horda a nuevos e inexplorados mundos. pues eran poderosos aliados en la batalla. No se ha visto hasta ahora combate más bravío. a quienes llamó Caballeros de la Muerte. La nueva Horda.

Dándose cuenta del catastrófico resultado que tendrá el hechizo del brujo orco. Kil'jaeden y sus demonios los esperaban. salen de la fortaleza Nethergate. Cuando el tiempo fue el correcto. Transformado por los caóticos poderes del demonio. Luego de robar el Bastón Enjoyado de Sargeras. Kil'jaeden no admitiría errores. Las fuerzas de la Alianza. el más poderoso y astuto de los Señores del Terror. la Ranger elfa Alleria Windrunner. Aunque esto les costaría sus vidas y las de sus compañeros. reunieron a los orcos remanentes y lograron escapar hacia la relativa seguridad de Azeroth. sabían que era la única forma de asegurarse la supervivencia de Azeroth. Turalyon y Khadgar decidieron hacer un último sacrificio destruyendo el Portal Oscuro desde su lado. Aunque Ner'zhul parecía ansioso de iniciar su parte. los Bleeding Hollow y los Shatterend Hand. aceptó el reto. Ner´zhul se había vuelto una entidad espectral de inmenso poder. el mundo de Draenor se comprimía sobre sí mismo. los magos del Kirin Tor convencen al rey Terenas de realizar una expedición hacia Draenor. y marchan sobre Draenor e inmediatamente. Kil´jaeden permanecía escéptico de sus débiles lealtades. A pesar de esto. Manteniendo en espíritu de Ner´zhul en éxtasis. El Nacimiento del Rey Lich Leyendas alrededor de una fogata… Ner'zhul y sus seguidores entraron en el Torbellino del Vacío. éste último al mando del jefe Bladefist. la Horda batalló contra Alterac por el Libro de Medivh. y el Rey Lich había nacido. El fracaso de los orcos en conquistar el mundo para la Legión Ardiente había forzado a Kil'jaeden a crear un nuevo ejército que llevara el caos a los reinos de Azeroth. los Warsong. Atrapado en este casco congelado. Kil´jaeden prometió a Ner´zhul que una vez que cumpliera su oscura misión de azotar la humanidad. Sin embargo. el Portal Oscuro explotaba detrás de ellos. Tichondrius. en las terribles praderas de la Península del Infierno. pero el demonio sabía que debería colocar un ojo vigilante sobre él. Kil´jaeden cuidó de que el espíritu del chamán continuara vivo e intacto. No había regreso. Khadgar no fue capaz de prevenir que el chamán abriera los portales a otros mundos. viendo que la locura de Ner´zhul había traído la perdición a toda su raza. La ausencia de cuerpo del Rey Lich y su prisión de hielo aseguraban su buena conducta por corto tiempo. Los demonios se aseguraron que aún en la muerte. Khadgar en persona. Ner´zhul sintió que su conciencia se expandía diez veces más. los seguidores de Ner´zhul le servirían incuestionablemente. Kil'jaeden le dio una última oportunidad de servir a la Legión o sufrir eterno tormento. y robó el Ojo de Dalaran de la reconstruida Isla de la Cruz. En ese momento.ingresó al país. junto a Turalyon. Para este fin. al mando del General Turalyon y del archimago Khadgar. entraron en combate con los clanes de Ner´zhul. y sus espíritus quedarían eternamente unidos a Ner'zhul. un terrible precio se tuvo que pagar por ello. el veterano Danath Trollbane y el enano Kurdran Wildhammer (montado en su leal grifo Sky’ree). el plano etéreo que conecta todos los mundos que forman la Gran Oscuridad del Más Allá. los vampíricos Señores del Terror. jefe del Clan de la Calavera. Los leales caballeros de la muerte de Ner'zhul y los chamanes del clan Shadowmoon también fueron transformados por las caóticas energías del demonio. los orcos rápidamente obtuvieron los artefactos que necesitaban y volvieron a la seguridad de Draenor. Ner'zhul aceptó pactar con el demonio. Rend y Maim y el Clan Diente Negro no pudieron escapar y quedaron atrapados en la caótica dimensión. Las tremendas energías de los portales provocaron que Draenor empezara a consumirse en una terrible espiral de destrucción. le dejaría libre de su maldición y le daría un nuevo y sano cuerpo en el cual habitar. Bajo los quirúrgicos mandatos de Ner´zhul. por lo que Ner´zhul observó dolorosamente cómo su cuerpo era desmembrado. de vigilar a Ner'zhul y asegurarse de que cumpliera su cometido. Su espíritu fue colocado en un bloque de hielo y diamante especialmente diseñado de los lugares más lejanos del Torbellino del Vacío. Grom Hellscream y Kilrogg Ojo Tuerto. Desafortunadamente. Gracias a la ayuda del ogro Mogor. logran recuperar el Libro de Medivh y pasarlo al otro lado con unos pocos sobrevivientes. Kil´jaeden. pero el demonio le replicó que el Pacto de Sangre que habían hecho hace mucho tiempo continuaba vigente y que todavía Ner'zhul tenía un propósito para el cual servir. Todos aquellos que murieran por la plaga se levantarían de nuevo como muertos vivientes. se encontraba fascinado por la severidad de la plaga y la potencial habilidad del Rey Lich para el genocidio Icecrown y el Trono de Hielo . Kil´jaeden asignó a su élite demoníaca. Una vez más. Esta vez. Advertidos por el ataque repentino de los orcos. Este nuevo ejército no debería caer en las mismas pequeñas rivalidades y luchas internas que plagaron a la Horda. quien deseaba vengarse por el estúpido desprecio de Ner'zhul. Los océanos ardientes se abalanzaron sobre la tierra y el torturado mundo fue finalmente consumido en una masiva y apocalíptica implosión. Ner´zhul suplicó al demonio que dejara en paz su espíritu y le diera muerte. Kil'jaeden explicó la misión para la cual el Rey Lich había sido creado. Mientras las fuerzas de Turalyon trataban desesperadamente de volver a Azeroth. y acabar con la amenaza orca de una vez por todas. más allá del Portal Oscuro. Inmediatamente que Hellscream y Ojo Tuerto luchaban su camino entre las filas humanas en un desesperado esfuerzo por la libertad. Debería ser inmisericorde y persistente en su misión. el orco conocido como Ner'zhul dejó de existir para siempre. parte por parte. lentamente desmembró al viejo chamán. Los perversos hechiceros fueron descuartizados y rearmados como liches esqueléticos. Ner´zhul y su leal clan Shadowmoon lograron pasar a través de uno de los portales más grandes. Ner'zhul libraría una plaga de muerte y terror a lo largo de Azeroth que arrasaría la civilización humana para siempre. Luego una masiva explosión separó los continentes de Draenor. hacen un desesperado intento por detenerlo. En Draenor.

el gran Anub’Arak cayó mortalmente herido. los habitantes muertos empezaron a levantarse como cuerpos zombificados. Explorando entre las tierras humanas con su vasta conciencia. el rey Lich invadió Azjol-Nerub y destruyó los templos subterráneos. esclavizó las mentes de las muchas criaturas indígenas. Al cabo de tres días. Ner'zhul continuo experimentando con su plaga de muertes vivientes subyugando a cada humano habitante de Northrend. pero casi inmediatamente. el Rey Lich se preparó para su verdadera misión en el mundo. el rey Lich levantó también al caído rey Anub’Arak. mientras el Rey Lich afirmaba sus fuerzas en Northrend. y lo designó general de su ejército.Kil'jaeden envío el casco de hielo con Ner'zhul de vuelta al mundo de Azeroth. Pero. Con su ejército de muertos vivientes creciendo diariamente. Ahora. y los lanzó en un inmenso ataque aéreo sobre AzjolNerub. Sus tácticas de guerrillas sobre las fortalezas del rey Lich iban esperanzadas en derrotarlo con el tiempo. Estos serían conocidos como Demonios de la Cripta. Durante el ataque. Durante los siguiente meses. El cristal congelado. descendientes de los insectoides Azil’Aqir. comandaban inmensas fuerzas y sus vastas redes subterráneas estrechaban casi la mitad de la ciudadela de Northrend. clavándose profundamente en el glaciar de Icecrown. El endurecido cristal cruzó el negro cielo y se estrelló en el desolado continente de Northrend. Conforme del Rey Lich manejaba sus crecientes habilidades bajo la persistente vigilancia de los Señores del Terror. Guerra de la Araña Ruinas de Azjol-Nerub Ner'zhul continuó consolidando su poder en su base de Northrend. según la tradición nerubian. Descubrió que era juego de niños controlar a las acciones de los zombis y hacerlos cumplir sus deseos. Usando sus poderes casi ilimitados. a los que llamó Wyrns de hielo. el Rey Lich llamó a cualquier alma oscura que estuviera dispuesta a escuchar… Capítulo 5: El Retorno de la Legión Ardiente Tercera guerra “Nunca escuchamos las antiguas profecías. sus mascotas favoritas. montó un terrible asedio sobre la Fortaleza de Draktharon. sus espíritus le proveyeron de mucho más sustento. Con la ayuda de los siniestros Señores del Terror y los innumerables guerreros muertos vivientes. Y peleamos por muchas generaciones. Como los nerubian eran inmunes a la plaga. La inmensa cacofonía en su mente causó que Ner'zhul se hiciera más poderoso. atacó la villa humana. nos dejamos llevar por los viejos rencores. tomó la forma de un trono. Ner´zhul comprobó que los malignos nerubian eran inmunes no solo a la plaga. donde el último de los Reyes Nerubian. ha iniciado el círculo de la destrucción porque el Reino del Caos ha llegado finalmente…” La Profecía . había atrincherado sus fuerzas. Finalmente. descubrió un remoto asentamiento humano en la costa de las vastas Ruinas del Dragón. Libre para liderar sin oposición su reino. Con poco esfuerzo. Controlando la plaga con su voluntad. Aprovechando la existencia cercana del cementerio de los Dragones Azules. el Imperio subterráneo de Azjol-Nerub. y dirigió a sus malvados hermanos hacia la Sombra. Ner´zhul utilizó sus poderes de nigromancia para levantar los cuerpos de los guerreros araña y aliarlos a él. Ner'zhul lanzó su plaga – la cual se había originado desde las profundidades del Trono de Hielo. Astutamente. todos en el asentamiento habían muerto. Como tontos. el Dragonblight. La Guerra de la Araña se ganó por desgaste. supo que su verdadera prueba estaba cerca. Anub’Arak el Inmisericorde. Ner'zhul comenzó a explorar con su vasta conciencia y tocó las mentes de los habitantes nativos de Northrend. creó un pequeño ejército que se albergó en los laberintos de Icecrown. Ner’zhul utilizó sus poderes de nigromancia para animar los esqueletos de los Dragones. Una gran ciudadela fue erigida en el glaciar Icecrown y fortificada por las crecientes legiones de los muertos. Ner'zhul podía sentir sus espíritus individuales como si fueran parte de él mismo. y el vengativo espíritu de Ner'zhul pronto tomó conciencia de ello. Ner´zhul adoptó el estilo arquitectónico distintivo de los nerubian para sus propias fortalezas y estructuras. Los señores araña Nerubian. incluyendo los trolls de hielo y los fieros wéndigos. Ner´zhul decidió probar sus poderes en los desprevenidos humanos. moldeado y resquebrajado por el violento descenso. Hasta el día que del cielo llovió fuego y un nuevo enemigo vino contra nosotros. Para mayor frustración. Desde los confines del Trono de Hielo. en los desperdicios árticos. que cayeron sobre las cabezas de los señores araña Nerubian. envió a sus guardia de guerreros de élite contra Icecrown con el propósito de acabar con el dominio del Rey Lich. el cual había sido fundado por una raza de siniestras arañas humanoides. Como testamento de su tenacidad y osadía. Su cuerpo fue momificado y enterrado en un sarcófago bajo un ziggurat. sino a su dominación telepática también.

los viajeros continuaron adelante. al finalizar la Segunda Guerra. Neltharion. sin conocerlo previamente la Alianza. Luego de honrar su memoria. como prevención para un futuro ataque de la Legión. pues fue el único que conservó sus poderes intactos.fortaleza de Grim Batol. pero sus heridas eran tan graves que murió en el sitio. en la profundidad de una de las excavaciones de los enanos. quien durante la Guerra de los Ancestros había enloquecido. el Dragón logró poseer el cuerpo de un noble humano llamado Krasus y se infiltró dentro del Kirin Tor. Sin embargo. Asimismo. con la que el dragón era prácticamente invencible. una gran fuerza de orcos continúa merodeando libre entre las montañas. el joven mago Rhonin. Korialstrasz ordenó a Rhonin liberar a la Reina de los Dragones. quien era jinete de grifos. el puerto entero había sido reducido a ruinas. Nekros continuamente abusaba de ella. En las vastas montañas de Khaz Modan hay una antigua ciudad enana llamada Grim Batol. Infiltrándose en la política de la Alianza. obligándola a poner huevos. El malévolo plan del Dragón Negro era subyugar a la dragona para que esta empollara sus huevos y revivir a la extinta raza de dragones negros. pero la necesidad de deberse a su clan le había obligado a tomar el reto. Ala de la Muerte juró lealtad a la Horda. el Guardián de la Tierra. y de la dragona cautiva. se encontraron con un grupo de paladines de la Orden de la Mano de Plata. sus niños ya no tendrían que obedecer al brujo. Criaturas malignas de repulsivas formas se mueven entre los oscuros rincones de la abandonada ciudad. Blackhand el Destructor encontró la manera de obligar a una enorme dragona roja a mandar a sus hijos a pelear por la Horda. durante la Segunda Guerra. Diez mil años antes. cuando la poderosa dragona se convirtió en la única arma verdadera de la Horda en contra de la Alianza. en la abandonada – algunos llaman maldita . liderados por Duncan Senturus. Durante la ocupación de Khaz Modan por la Horda. construyó su propia ciudadela en la Península del Infierno. Incluso. se disponía a crear un nuevo ejército con el cual barrer a los humanos. liderado por un infame brujo orco llamado Nekros Triturador de Cráneos. un enano del Clan Wildhammer de Aerie Peak. llamado Alma del Demonio. el Kirin Tor decidió mandar a uno de sus agentes. accidentalmente asesinó a los guerreros que conformaban su escuadrón. Para esto. y luego de apuñalar al orco que lo montaba. aprovechándose de la situación. Por esta atrocidad. Para ayudarlo en su misión. era el verdadero instigador del conflicto. Duncan. sin embargo. pero que hubo una gran guerra contra una poderosa hechicera. Esto permitió que Ala de la Muerte (como se hacía llamar el Dragón Negro) fuera el más fuerte de todos los dragones. pues sabía que así podrían esclavizar a Alexstrasza. fue puesto a prueba por el Kirin Tor al enviarlo a Khaz Modan. Lord Prestor había logrado ascender hasta los altos puestos de mando de la . Nekros se consideraba más un guerrero que un mago. la Reina de los Dragones. Blackrock Spire se convirtió en un fortín impenetrable para los humanos. el Dragón envió a Vereesa Windrunner. Zuluhed. Esta dragona no era otra que la ancestral Alexstrasza. Vereesa tuvo que defender a Rhonin de las acusaciones de los paladines. encomendó a Nekros la vigilancia de este artefacto. Muertos sus compañeros durante un combate con los dragones. Su plan era hacerse con el control de la ciudad estado de Alterac. hermana menor de la legendaria Alleria Windrunner. líder de los Dragonmaw. logró matarlo. había una historia oculta que Rhonin y Vereesa no conocían. Posteriormente. Ala de la Muerte se refugió en la volcánica Blackrock Spire junto a otros dragones rebeldes. Enviándolo a Grim Batol. tenía otros planes para él. en medio de la Segunda Guerra. más cuando durante la Segunda Guerra un caballero le cortó una pierna. Sin embargo. los dragones protectores de Azeroth. sin embargo. Nekros. al tratar de ejecutar un peligroso hechizo como parte de su misión. De esta manera. mental y físicamente. a una misión de exploración a Khaz Modan. una Ranger alta elfa. que habían sido testigos del terrible “crimen” del mago. especialmente luego de la Segunda Guerra. Durante el trayecto. Utilizando sus místicos poderes. Lord Prestor logró apoderarse del trono de Alterac y penetrar dentro de la familia real de Lordaeron. los orcos encontraron un poderoso y ancestral artefacto mágico que tenía el poder de controlar a los dragones. Korialstrasz. Utilizando el Alma de Demonio. luego de la derrota de la Horda y la muerte de su jefe Zuluhed. durante la Batalla del Templo de Azshara. Prendado de la belleza de Vereesa. Nekros inflingía un profundo dolor a su prisionera cuando ésta no cooperaba. cuando muriera. hacía ingentes esfuerzos por liberar a su amada. Al llegar a Hasic. quien también había luchado en la Segunda Guerra. Sin embargo. y en retribución. la Protectora de la Vida. El único defensor en sobrevivir fue Falstad Dragonreaver. Mediante un formidable engaño. Utilizando sus inmensos poderes mentales. Dicen algunos que una vez perteneció a uno de los altos reyes Wildhammers. Ante tal descubrimiento. Ella se consolaba con el hecho de que. usando sus inmensos poderes. el legendario dragón rojo amante de Alexstrasza. uno de los pocos brujos orcos que no pertenecían al Concejo de las Sombras. Neltharion el Dragón Negro. El clan Dragonmaw. Ala de la Muerte se aseguró que los orcos hallaran el Alma del Demonio. logró transmutarse en un humano que se hacía llamar Lord Prestor. Finalmente. y continuamente usaba su posición para abogar por la liberación de su Reina. pero Korialstrasz. a manos de Uther Lightbringer. fueron emboscados por dragones rojos controlados por los orcos. el enigmático concejo de magos que gobierna Dalaran. y había abandonado a sus camaradas en plena batalla. el Baron Lord Perenolde. Finalmente. Rhonin era un mago que. decidió acompañar a Rhonin y Vereesa cuando estos decidieron cruzar el Gran Mar hacia Khaz Modan y dirigirse a Grim Batol.Primera Parte: Las Secuelas de la Segunda Guerra La Batalla de Grim Batol – El día del Dragón De una vieja canción enana. y ahora la ciudadela y la fortaleza están embrujadas. cerca del Portal Oscuro. secretamente le dio otra misión a Rhonin: liberar a Alexstrasza. Senturus decidió escoltarlos hacia Hasic. a escoltarlo hasta el puerto de Hasic. Krasus. entabló una feroz lucha con la bestia. los alquimistas goblin le hicieron una armadura de escamas de adamantium. la cual había quedado acéfala luego de la derrota de su malvado señor. Luego de la Segunda Guerra y la consecuente derrota de la Horda a manos de la Alianza. cedieran parte de su poder al poderoso artefacto Alma de Demonio. Neltharion se había corrompido por la magia maligna de la Legión Ardiente. logró subir al cuello de uno de los dragones. Neltharion había logrado que los otros Cuatro Aspectos. mediante un ágil movimiento. llamado el Inconforme.

fueron nuevamente atacados por los dragones rojos de los orcos. Sin embargo. por lo que. Empezó a pensar que aliarse con el misterioso poder del Rey Lich podría ser beneficioso y a la vez muy peligroso. el oportunista goblin Kryll. en la profunda caverna de hielo y sombras. se resignó a aprender lo que pudiera del inmensamente poderoso Rey Lich. Luego de largos meses de viajar por las árticas y desoladas tierras. quién era uno de los miembros más destacados del Kirin Tor. Kryll. Un trío de trolls. Aprovechando la confusión. Colocando las energías de la plaga en un número de artefactos especiales. Neltharion no contaba con la astucia de Korialstrasz. el concejo que dirigía Dalaran. Sin embargo. libre al fin. Cuando todo parecía perdido. actuarían como generadores de la plaga. Dejando atrás su fortuna y prestigio político. sobre el lomo del grifo de Falstad.Alianza. emboscó a la elfa y al enano. pues planeaba utilizarlo para deshacerse de los orcos. Mientras tanto. donde los escondería en varias villa controladas por el Culto. pero fueron conducidos a una trampa elaborada por Kryll. y había reunido a los otros Aspectos. al punto que Terenas le prometió en matrimonio a su hija Calia Menethil. el noble enano Falstad transportaba a Rhonin y Vereesa a través del Gran Mar. trató de robar el artefacto. no contaba con que Nekros había colocado a un enorme Golem de Fuego para vigilar el Alma de Demonio. les mostraría un nuevo modelo de sociedad y una nueva figura a la que llamar rey. Entre tanto. una vez lograda su atención. quien tenía sus propios planes para el Alma de Demonio. se postró delante del Trono de Hielo y ofreció su alma al oscuro señor de los muertos. . Kel’thuzad y el Culto de los Malditos Muchos individuos deseosos de poder de todo el mundo acudieron al llamado mental del Rey Lich desde Northrend. prometió a sus acólitos igualdad social y vida eterna en Azeroth a cambio de su servicio y obediencia a Ner´zhul. Rhonin logra derrotar a Nekros y a su Golem de Fuego utilizando un poderoso hechizo. en busca de la más poderosa hija de Neltharion. Mediante sus artimañas y manipulaciones. entre los sobre explotados trabajadores de Lordaeron. sin embargo. Nozdormu y Malygos. La derrota del clan Dragonmaw señala el fin de la Horda y de la furiosa sed de sangre de los orcos. Kel’Thuzad pudo observar la ferocidad del poder del Rey Lich. y además portaba su armadura de adamantium. fueron rescatados por Ala de la Muerte. fueron rescatados por Rom y su banda de enanos. viendo a su líder perdido. Rhonin y sus compañeros iniciaban el ataque a Grim Batol. y así. Sorpresivamente. Ner´zhul ordenó a Kel´thuzad transportar estos artefactos a Lordaeron. Hambriento de conocimiento y poder. Los pocos dragones negros sobrevivientes. Justo en ese momento. protegidos por los leales acólitos. con el fin de apoderarse de ella más fácilmente. Viajando solo muchas leguas en mar y tierra. el mago logra destruir el Alma de Demonio. el Rey Lich empezó sus preparativos finales para su asalto contra la civilización humana. a la cual llamó el Culto de los Condenados. Los artefactos. Le prometió a Kel’Thuzad la inmortalidad y gran poder a cambio de su lealtad y su obediencia. vendió sus vastas propiedades y gastó su fortuna. y el desafortunado goblin fue incinerado. Con el propósito de llegar a Icecrown y ofrecer sus servicios al Rey Lich. Con el paso de los meses. Kel´thuzad finalmente llegó al oscuro glaciar de Icecrown. hermana mayor del joven Príncipe Arthas. volviendo a su forma de dragón. Kel´thuzad encontró muchos ansiosos voluntarios por unirse a su nuevo culto. Vereesa y Falstad decidieron rescatar a Rhonin. Fue sorprendentemente fácil para Kel´thuzad transferir la fe de sus ciudadanos en la Santa Luz en la oscura sombra de Ner´zhul. Durante el vuelo. para rescatar a Alexstrasza. Convencido de que el Kirin Tor era demasiado esquematizado para obtener el poder y conocimiento inherentes a las artes oscuras. Cuidadosamente se acercó a la ciudadela de Ner´zhul y se quedó asombrado al observar como los silenciosos guardias muertos vivientes le dejaron pasar. A penas escuchó el poderoso llamado desde Northrend. pudiendo controlar incluso las decisiones del mismo Rey Terenas y del Kirin Tor.. el archimago pasó las salvajes y devastadas ruinas de Azjol-Nerub. el archimago hizo todo lo posible por entrar en comunión con la poderosa voz. Kel’Thuzad aceptó su primera gran misión: regresar al mundo de los hombres y fundar una nueva religión que adoraría al Rey Lich como un dios. reduciendo a cenizas la fortaleza de Grim Batol. logró enterarse del plan de Korialstrasz. el podría atacar a la dragona fácilmente y robar sus huevos. salió en busca de Rhonin. Decidido a aprender todo lo que pudiera del mundo mágico y sus maravillas sombrías. y decide tomarse su revancha. Ala de la Muerte secuestró a Rhonin. Ner´zhul dejó la humanidad de Kel´thuzad intacta. los Aspectos logran derrotar a Ala de la Muerte. Allí. Onixia. Molok. al mando del troll tuerto Shnel. se reúne con su amado. Advertido por su sirviente. los Aspectos eran demasiado débiles comparados con Ala de la Muerte. pero para su fortuna. El Rey Lich estaba complacido con su último conscripto.. Para ayudar al archimago a cumplir su misión. Finalmente. Alexstrasza. usó su fortuna e intelecto para formar una hermandad clandestina de ilusos hombres y mujeres. al otro lado del mar. se encontraba frustrado por los preceptos faltos de imaginación de sus congéneres. Con el éxito de Kel´thuzad en Lordaeron. Kel´thuzad descendió profundamente en la fría tierra y encontró un camino hacia el corazón del glaciar. Ala de la Muerte avisó a Nekros del inminente asalto de Rhonin y sus aliados. debido a que el Dragón Negro tenía sus poderes intactos. Ahora. finalmente llegó a las heladas costas de Northrend. y durante el transcurso de tres años. con los que esperaba convencer a las descomplacidas masas de Lordaeron. Kel´thuzad volvió a Lordaeron disfrazado. Era considerado un rebelde por años debido a su insistencia en estudiar las artes prohibidas de la necromancia. Los grandes planes de Nekros para reunificar la Horda bajo su mando han sido rotos. La hermandad. con Nekros y su clan Dragonmaw dentro de ella. El más notable de ellos fue sin embargo un archimago de Dalaran llamado Kel´thuzad. El Dragón Rojo había recobrado su forma bestial. Guiado por la persistente voz del Rey Lich dentro de su cabeza. se alejan hacia una distante tierra. con sus poderes completos. y lo convenció de movilizar a Alexstrasza y sus huevos hacia el despoblado. quienes habían sido enviados por Korialstrasz para ayudarlos en la batalla que se avecinaba. Utilizaría el carisma del mago y lo cargaría con poderes de ilusión y persuasión. Kel´thuzad abandonó el Kirin Tor y Dalaran para siempre. Entonces.

El frágil pacto que habían forjado las naciones humanas en su más oscura hora podría romperse en cualquier momento. mantiene la paz en Lordaeron acallando las disputas entre civiles y buscando la alianza de las otras razas semi-humanas del reino. los últimos remanentes de la Horda peleaban por sobrevivir. en las tierras devastadas por la guerra. El sureño reino de Azeroth ha crecido y prosperado nuevamente y ha restablecido su anterior poder militar bajo el liderazgo del joven y visionario Rey Varian Wrynn IV. El Rey Terenas y el Arzobispo Alonsus Faol han trabajado concienzudamente en reconstruir el reino y mantener unida a las naciones restantes de la Alianza. y más orcos eran emboscados y colocados en los campos de internamiento. El poderoso Uther. ambos amantes se han apartado para enfocarse en sus deberes. Cerca de la edad de diecinueve años Arthas ha ingresado a la Orden de la Mano de Plata bajo el comando de Lord Uther. creó un sentimiento de gran disconformidad. Arthas y Jaina mantienen una cercana relación. se daba cuenta de que era un prisionero en el bloque de hielo. mantiene el orden sobre los mares. una amiga de la infancia de Arthas. el comandante supremo de la Orden de los Paladines de la Santa Luz. Un heredero forzoso… Mientras los Señores del Terror se encontraban complacidos con que la verdadera misión de Ner´zhul hubiera finalmente iniciado. Con la diseminación de la plaga. aún le quedaba una esperanza de libertad. Fuera del rigor de sus deberes. Kel’thuzad observó al creciente ejército del Rey Lich y le llamó El Azote. la bella muchacha también es la pupila estrella del Kirin Tor – el Concejo de Magos de Dalaran. Este impuesto. el podría poseer su cuerpo y escapar de los confines del Trono de Hielo para siempre. considera al Príncipe más un nieto favorito que un pupilo. sabía que los demonios lo destruirían tan pronto completara su misión. Pero Jaina. Bajo la tutoría del reverenciado Archimago Antonidas. Uther el Portador de la Luz. Kilrogg Ojo Tuerto y el Clan Bleeding Hollow habían sido capturados y recluidos en los campos de internamiento de Lordaeron. Y. más y más feroces zombis se levantaban en las tierras del norte. El único hijo varón del Rey Terenas. Sabe que los caminos de la magia son su verdadero llamado y que su amor es el adquirir conocimiento – no los tramposos aposentos de un trono. Una vez más. cuyas poderosas flotas patrullas las líneas de comercio mercante cazando piratas y merodeadores. Los meses pasaron. Arthas y Jaina cuidan de mantener su relación lo más privada posible. Cuando las bandas de Trolls de Zul’Aman comenzaron a atacar de nuevo las fronteras de Quel´thalas. Rumores acerca de un creciente romance Arthas y Lady Jaina Proudmoore recorren la superficie del reino. los ciudadanos se encuentran complacidos con imaginar el casamiento del Príncipe. Jaina es considerada un prodigio y una excelente estudiante de la magia y la investigación. comprometida por sus estudios en Dalaran. es considerado uno de los mejores espadachines de Lordaeron. El Príncipe ha sido entrenado como un guerrero por Muradin Bronzebeard – hermano del rey Magni de Ironforge – y a pesar de su juventud. Muchos de los ciudadanos de las villas del norte se contaminaron casi en forma inmediata. El plan del Rey Lich trabajaba a la perfección. Sin embargo. Pero una nueva generación de héroes ha capturado la imaginación del populacho. Aunque Grom Hellscream y su clan Warsong habían logrado evadir su captura. Jaina es la joven hija del Almirante Proudmoore. El Almirante Proudmoore. la Alianza se vio forzada a construir nuevos campos en los planos del sur de las Montañas Alterac. Para frustración de los ciudadanos de Lordaeron. Sin embargo. el Rey Lich se conmovía dentro de los sombríos confines del Trono de Hielo. el Rey Lich expandió su vasta conciencia y encontró el anfitrión perfecto… Una nueva generación Los años han pasado y una relativa paz se ha impuesto sobre Lordaeron. una posibilidad de escapar a su terrible maldición. se ha convertido en un fuerte y apuesto joven. Debido a la deteriorada salud del Rey Terenas. Los acólitos a la orden de Kel’thuzad estaban ansiosos de morir y levantarse de nuevo al servicio de su oscuro señor. A pesar de su heroísmo. Arthas Menethil. Como en Northrend. junto con las crecientes tensiones políticas sobre los bordes en disputa. el Rey Terenas impuso un nuevo impuesto a las naciones de la Alianza. debido a sus grandes poderes. algún ingenuo que se debatiera entre la oscuridad y la luz. sabe que su romance no prosperará. A pesar de sus enormes poderes psíquicos y completo dominio sobre los muertos vivientes. los ciudadanos de Lordaeron se han obsesionado con la vida personal del joven príncipe. Letargo de los Orcos Mientras tanto. muchos de los guardias de los campos comenzaron a dar la noticia de que un cambio inexplicable se estaba dando . Para mantener y suplir apropiadamente el creciente número de campos. nadie podía disputar la tenacidad y valentía del Príncipe Arthas. Arthas rápidamente se ha traído abajo las salvajes bandas y le ha puesto fin a su pillería. Si encontrara un huésped apropiado. Además de esta división política. Hartos de la atención pública. Aunque terco y algo arrogante. para continuar la línea real. los ciudadanos que contrajeron la plaga murieron y revivieron como esclavos del Rey Lich. Les emocionaba el prospecto de la inmortalidad como muertos vivientes. el cual pronto marcharía sobre las puertas de Lordaeron y barrería a la humanidad de la faz del mundo. quien ha sido como un hermano para el Rey Terenas por muchos años.diseminándola entre las desprevenidas granjas y ciudades del norte de Lordaeron. Cuando los campos empezaron a sobre-poblarse.

de brazos como troncos y afilados colmillos sobresalientes. no tú. inspirado por el idealismo de Hellscream. y le ha llamado Thrall. y el honor. que casi le cuesta la vida al joven orco. había muerto por una terrible fiebre antes de la llegada de Thrall. pero una mujer humana. El extraño letargo confundió a los líderes de la Alianza y decidieron estudiarla antes de que los orcos despertaran de nuevo. Ella le enseño todo lo que Blackmoore le negaba: el amor. Antonidas fue incapaz de hallar una cura para la presente condición de los orcos. Sergeant enseñó a Thrall como balancear su propia fuerza y usarla apropiadamente contra el enemigo en la batalla. Hellscream nunca abandonó la inquebrantable voluntad de pelear por la Horda. La conclusión final de Antonidas fue que los orcos necesitaban una cura espiritual. Thrall viaja hacia el norte en busca del legendario Clan de los Lobos de Hielo. para lo cual recibe la ayuda de Taretha y de Sergeant. Greekik. los orcos – una vez la raza más agresiva que jamás se viera sobre Azeroth – habían perdido completamente su deseo de luchar. observa los orcos cautivos desde su prisión fortaleza de Durnholde. Ayudado solamente por su devoto clan Warsong. Taretha Foxton. y encontró que la una vez poderosa raza orca había caído en un extraño letargo. la guardiana del campo. Grom Hellscream. Thrall logra huir hacia las montañas. el corrupto guardián lo ha modelado para usarlo como un arma para doblegar a toda la Alianza. con el intelecto propio de un erudito humano.” Taretha Foxton Prisión de Durnholde El guardián en jefe de los campos de internamiento Aedelas Blackmoore. Rekshak nunca confió en Thrall hasta que el joven orco tomó la decisión de abandonar el campamento para proteger a los Warsong de la ira de Blackmoore. Jaramin Skisson. líder del Kirin Tor. el respeto. desarrolla una fuerte empatía por la Horda y sus tradiciones guerreras. Thrall se convirtió en un erudito. sin embargo. pues ella le había enseñado. Taretha lo cuidaba compasivamente como si fuera su propio hermano. Además. despreciando el gran potencial del orco. Durante su primer viaje. Su maestro. Recogiendo lo poco que pudo encontrar acerca de la historia orca. pero Lord Blackmoore la atribuía a que Thrall había crecido entre humanos. a espaldas del general. tratando de liberar a los orcos de los campos.Pero ellos son los monstruos. Sin embargo. Esto le costará su puesto a Remka. Hellscream ha continuado una guerra oculta contra la opresión de su gente. en su corazón. El hábil pero inexperto Thrall decide escapar del fuerte de Blackmoore y encontrar a otros de su clase. concubina del general Blackmoore. deformados. Aedelas Blackmoore ha encontrado un niño orco llorando…Han pasado casi diecinueve años desde aquel encuentro. lo reconoce como el preferido de Blackmoore y de inmediato avisa al malvado Lord del escape de su gladiador. Doomhammer. En la inmensidad de las montañas Redrigde. Algunos especulaban que una extraña enfermedad. Faralyn Foxton. Ayudado por el anciano orco Kelgar y la esclava personal de Remka. muchos de sus camaradas magos. Blackmoore encargó a Sergeant. dureza y agresión. Los esfuerzos orcos por escapar de los campos o incluso sus deseos de pelear entre ellos iban decreciendo en frecuencia con el tiempo. pero también le han enseñado táctica. y su fiel clan Warsong. Constantemente cazado por los humanos. a pesar de las vehementes protestas de Sergeant. Conforme maduraba. el joven Thrall ha crecido como un fuerte y hábil orco. muchos de ellos han sido colocados en campos de internamiento. fue cuando Blackmoore. Después de todo. con todo el salvajismo de un orco. Hellscream nunca encontró la manera de liberar a los orcos capturados de su letargo. Lady Remka. y sabía. Buscando la verdad de sus orígenes. literatura. el . Antonidas aprendió que los orcos habían caído bajo la terrible influencia del poder demoníaco por generaciones. Claramente. Solamente un solitario clan continúa sus operaciones en secreto. ha quienes jamás ha conocido: después de su derrota. Orcos brutales. La gota que derramaría el vaso. forzó a Thrall a un combate mortal contra un enorme ogro. Un orco en particular siempre ha despertado su interés (y de inmediato empieza a recordar): sobre los cuerpos ensangrentados de un orco y una orca. Señor de los Clanes “Ellos te llaman monstruo.en los orcos capturados. tenía una hipótesis distinta. ha escapado de Lordaeron y se ha ocultado en las montañas. de entrenar a Thrall como gladiador. Especuló que los orcos habían sido corrompidos por estos poderes mucho antes de su primera invasión sobre Azeroth. que la vida de esclavo no era para él. visitó los distintos campos de internamiento. se convirtió en su enfermera y su mejor amiga. poesía. y los había convertido en los brutos con sobrenatural fuerza. Conocía historia del arte. que crean una diversión. contraída solo por orcos. Thrall descubrió que los Lobos habían sido exiliados por Gul´dan durante los primeros días de la Primera Guerra. También se enteró de que era hijo del héroe orco Durotan. era la causa del creciente letargo. a leer y escribir. Aunque pareciera difícil de creer. se entera de la suerte que ha corrido su gente. de piel verde. Pero el anciano Archimago Antonidas de Dalaran. Taretha comenzó a escribirle cartas a su prisión. El impresionable Thrall. del tamaño de dos hombres uno sobre el otro. Por esto. Antonidas pensaba que el letargo generalizado de los orcos no era una enfermedad. La joven chica humana había desarrollado una fuerte empatía por aquel infante orco que había llegado luego de que su hermano recién nacido. argumentaron que hallar una cura para los orcos podría ser una aventura imprudente. Mientras Blackmoore lo torturaba dentro del ring. Desafortunadamente. los orcos habían contaminado la sangre orca. de acuerdo con algunos pocos líderes notables de la Alianza. filosofía y estrategia militar. Al no encontrar los valerosos guerreros que esperaba descubrir. Fue entrenado y golpeado por muchos. sino la consecuencia de la ausencia racial de las volátiles brujerías que los había convertido en osados guerreros sedientos de sangre. Los orcos se estaban volviendo cada vez más somnolientos y letárgicos. una partida de orcos liderada por Rekshak encuentra a Thrall y lo lleva ante Grom. estaba muy asombrado con la gran inteligencia que el joven orco demostraba. secretamente. Aquel niño creció. Desconociendo su pasado. y fue entrenado como gladiador. Thrall decide salir en búsqueda del único jefe orco que nunca ha sido derrotado. y él se las contestaba. Rumoran que el antiguo líder de los Orcos. Blackmoore ha levantado al joven macho como un esclavo favorecido. veterano soldado apostado en Durnholde. Aunque los síntomas eran claros. los orcos. tratando de evadir los ojos vigilantes de la Alianza.

el Señor de Stromgarde decide retirar a la ciudad de la Alianza. Los agentes del Rey han reportado que un joven y astuto Señor de la Guerra ha levantado y guiado a los pocos clanes orcos remanentes dentro de una nueva fuerza combatiente. Apoyado por muchos de los veteranos jefes. siempre le será fiel. Para probar al joven. y por Nazgrel. argumentando que el pobre liderazgo de los humanos había llevado al incendio de sus bosques durante la Segunda Guerra. consideraba a los orcos demasiado peligrosos como para dejarlos vivos. plegaron a Dalaran a sostener las leyes de Terenas. pero los astutos orcos no han podido ser hallados. En los años siguientes a la derrota de la Horda. y se coloca la armadura negra y plateada. y ayudarlo en su cruzada para liberar a los orcos cautivos. Con el tiempo. había sido asesinado salvajemente hace más de veinte años. Aún así. Thrall aprendió a escuchar a los espíritus de las fuerzas de la naturaleza: ha tener comunión con la lluvia. Terenas ha convencido a los líderes de la Alianza de enviar dinero y trabajadores para ayudar a la reconstrucción de la ciudad de Stormwind. sin embargo. un hábil guerrero que había tomado el mando luego de la muerte de Durotan. Respaldado por su mejor amigo y mentor. para luego acabar con él en un combate cuerpo a cuerpo. De Drek’tar. y desde ese momento. El más fiel. siente cierta tranquilidad al saber que cada vez que su . y rumores de guerra comienzan a circular nuevamente. el noble orco le da una última oportunidad de defenderse antes de matarlo. que había sido olvidada durante la malvada regencia de Gul´dan. ha atacado la norteña ciudad de Stratholme en su intento por rescatar a varios guerreros capturados. Al negarse los otros líderes a tal solución. se entera de que Grom Hellscream ha hallado al anciano Señor de la Guerra de la Horda. el Rey Terenas se encuentra perturbado por una nueva mala noticia desde el norte. Thrall aprendió que era hijo de Draka. ahora Thrall siente el deber de liberar a sus hermanos cautivos y sanar a su raza de la corrupción. de Gilneas) a creer que sus reinos estarían mejor fuera de la Alianza. Estos impuestos. Aún con este terrible hecho. Thoras Trollbane. por lo que propuso la ejecución masiva. los bruscos Altos Elfos de Silvermoon rescindieron su participación en la Alianza. Thrall está decidido a que su gente no vuelva a ser esclava: ni de los demonios ni de los humanos. Grom Hellscream. decide seguir al joven y visionario orco. El Rey Terenas ha enviado a Uther y sus paladines en busca del Señor de la Guerra. Thrall le propicia un arma a su antiguo amo. Orgrim Doomhammer. Los jefes de clanes lo aclaman como nuevo Señor de la Guerra. es escogida para ser su compañera en las batallas. liderados por el Archimago Antonidas. llevaron a muchos líderes (en particular a Genn Greymane. quien ha vivido como ermitaño muchos años. por su parte. Bajo la enseñanza de Nazgrel y Rekshak. Salvado por su padre de la corrupción demoníaca al no beber éste la sangre de Mannoroth. ciego de nacimiento. aunados al gran gasto de mantenimiento y operación de los campos de internamiento orco. la pequeña pero volátil Horda de Thrall ataca los campos de internamiento y esquiva con sus astutas estrategias. Su victoria tendrá un precio: durante la liberación de uno de los campos. y descendiente de uno de los más grandes guerreros de la historia orca. comienza a sospechar que el frágil pacto que han forjado durante su hora más oscura no duraría por mucho más. como Grom Hellscream. los mejores esfuerzos de la Alianza por detenerlo.verdadero jefe de los Lobos de Hielo. el padre de Thrall. sino su amiga fiel. quien junto a su madre Draka. Dirigidos por sus nuevos líderes. el Doomhammer. Negándose a atacarlo cuando estaba desarmado y en el suelo. Doomhammer y Jubei’thos. el viento. Aunque la Alianza se desintegraba. Snowsong. Fortalecido por los elementos y conducido por ellos mismos salió en busca de su destino. el Rey Terenas reconoció que los problemas solamente inician en su tierra. el patrón de la Alianza. ofreciéndoles la “vida eterna” sobre la tierra en lugar de servir al Rey. fue el poderoso rey Magni Barba de Bronce. La “Nueva Horda”. los elfos decidieron continuar su propio camino. Para empeorar las cosas. El Rey Terenas de Lordaeron. A su regreso a Lordaeron. Thrall finalmente logra revitalizar a la Horda y darle a su pueblo una nueva identidad espiritual. a su paso. los Lobos de Hielo habían logrado sobrevivir ocultándose en las montañas. una tierna y valiente loba blanca. El Almirante Proudmoore de Kul Tiras y el joven Rey Varian Wrynn de Azeroth continuaron dentro de la Alianza. los líderes de varias naciones de la Alianza comenzaron a discutir acerca de asuntos territoriales y disminución de la influencia política. Thrall logra vencer al anciano Orgrim y le arrebata su mazo de guerra. Doomhammer lo reta a un duelo amistoso. Aunque Terenas tácticamente les recordó a los elfos que nada de Quel’thalas hubiera quedado sin que cientos de valerosos humanos no hubieran dado su vida para defenderla. el fuego y los animales. quien era cercano amigo de Durotan. Durante los siguientes meses. El regreso de la Sombra . que fue destruida durante la ocupación orca de Azeroth. Bajo el tutelaje Drek´tar. Doomhammer. Así mismo. Rakhish. el ebrio Blackmoore lanza la cabeza cortada de Taretha Foxton. quien juró que los enanos de Ironforge tenían una deuda de honor con la Alianza por liberar Khaz Modan del control de la Horda. Después de muchos años de paz y quietud. La Horda incluso ha destruido Durnholde – el fuerte que se encargaba de la seguridad de los campos de internamiento – y ha asesinado al oficial mayor a su cargo. El joven Señor de la Guerra ha destruido los campos de internamiento y ha liberado a su pueblo. El joven Señor de la Guerra ha demostrado ser algo más que un genio táctico. Doomhammer cae en la batalla. Desde lo alto de la fortaleza. Además de los ataques del nuevo líder orco. tomando su lugar como jefe de los exiliados Lobos de Hielo. Thrall aprende a dominar el arte de montar lobos.Cisma de la Alianza Han pasado cerca de quince años de paz. hija de Kelkar. Rumores de un número creciente de “cultos de la muerte” han llegado desde las provincias del norte. Thrall toma el legendario Martillo de la Tormenta. la tormenta. los magos del Kirin Tor. Para simbolizar el renacimiento de su pueblo. el venerable chamán Drek´thar. Snowsong no solo será su montura. la tierra. Thrall estudió la ancestral cultura chamanística de su pueblo. Los cultos han proliferado entre los descorazonados e insatisfechos ciudadanos de Lordaeron. Thrall ha regresado a la fortaleza de Blackmoore en Durnholde a ponerle fin a los planes de su antiguo amo mediante un asedio a los campos de internamiento. y ha logrado evadir los esfuerzos de Uther por acorralarlo con sus ataques de guerrillas. el Rey Terenas aún tenía aliados con los cuales contar. y se convirtió en un poderoso chamán.

Tirion. por lo que. que conoce la bondad de los verdaderos corazones nobles. fue nombrado señor de la ciudadela de Mardenholde. danza en el viento. Una espada maldita se levanta y blande el destino de los pueblos. inmensa. Bartilas había dado la advertencia de que los orcos se preparaban para golpear la cercana villa de Hearthglen. Esa noche. Thrall. muchos años antes de invadir Azeroth. Lo pero de todo era que la corte de Stratholme. han aprendido una valiosa lección de sangre y honor. Bartilas inmediatamente lo acusó de traición. y gimen una vez más por el conflicto”. la Luz. Fue enviado a Lordaeron. “Los gritos de guerra de nuevo hacen eco en el viento. en la cual los orcos. a instancias del malvado Bartilas. ingresará a la orden de la Mano de Plata como paladín. portando una esplendorosa armadura negra y plateada. oscura. para evitar su ejecución. Uno en especial. bravía. Los fantasmas del pasado recorren la tierra. Los dos inmediatamente se lanzaron a la batalla. que ha reiniciado un proceso de redescubrimiento de sus tradiciones chamanísticas. la mayoría de los ciudadanos de Lordaeron se entregaban a una vida libre de las pestes de la guerra y la destrucción. saluda a Tirion y los guerreros parten. Tirion narró a la corte los hechos tal como sucedieron. se eleva desde el horizonte. regresa a Manderholde al lado de su familia. Tirion llevaba una vida apacible y distendida a la par de su esposa. “Las arenas del tiempo se han ido. por lo que atacó a los guardias de la Alianza. un paladín de la Mano de Plata que. Tirion está feliz de saber que su hijo ha aprendido que su hijo. Sintiendo gran honor en el viejo orco. Karanda. Algunos soldados. a la edad de veinte años. Eitrigg no duda en aceptar. Sobre las tranquilas praderas la brisa mece los últimos remanentes de la hierba. y al son de cientos de pasos que corren presurosos hacia la muerte. desafiante. Allí. durante su sueño. La visión de Thrall El sol cae lentamente sobre el ocaso. Una vez a salvo en el bosque. el nuevo Señor de la Guerra de la Horda. fueron premiados con tierras o riqueza material. montado sobre una hermosa loba blanca. como la soñaran los antiguos Señores de la Guerra. en las afueras de Stratholme. Días después despertó para descubrirse durmiendo en su cama. Tirion le dijo que era su deber de paladín decir la verdad y darle así un buen ejemplo a su hijo. llegaron hasta una vieja torre abandonada. Tirion informó al pueblo que no existía ninguna amenaza orca. Sorpresivamente y a pesar de que sus poderes le habían sido arrebatados. que los guardias de la Alianza se vieron obligados a defenderla. Su hijo Taelan. Eitrigg había desertado de la Horda al comprobar cuán viciosa y destructiva se había vuelto. . y él también. y se enteró de que había sido encontrado inconsciente vagando sobre su caballo. inmediatamente cae en una profunda depresión y a la vez enojo. Al único que hallaron fue a Eitrigg. porque después de valorar todas las posibilidades. A pesar de los ruegos de Karandra para que olvidara su honor y dijera lo que la corte quería oir. corren las almas presurosas hacia su destino de sangre y fuego. a lo lejos. Tirion fue llamado a Stratholme para probar su lealtad. era el orco. quien organizó una partida de cazadores y salieron en busca de los orcos. había atacado a soldados de la Alianza. hijo de Durotan”. famosos por sus hazañas durante las Guerras Orcas. el único que había podido subirlo de nuevo al caballo. había decidido que Eitrigg sería condenado a muerte por crímenes de guerra. y su hijo de cinco años. y en la intensidad de la misma. Uno de estos soldados fue Tirion Fordring. Tirion se sentía tremendamente confundido. sus defensores. Un día que Tirion exploraba las afueras de Mardenholde. por centurias perdida. por su ambicioso segundo al mando. se encontró con un viejo orco que vivía como ermitaño. habían vivido en una sociedad noble basada en los principios del chamanismo. De pronto. nuevos y viejos. una columna de humo. como una última esperanza. la fatal Horda marcha. Este dijo llamarse Eitrigg y le narró una impresionante e incompresible historia. Una vez repuesto. ensillando a Mirador. pero Bartilas. Mirador. Durante la guerra. que crearon tal confusión. una parte de la torre se desplomó sobre Tirion y lo dejó inconsciente. cual terrible incertidumbre de la desgracia. ambos se ven rodeados por orcos. por lo que. se acerca a Eitrigg y le ofrece reintegrarse a la Horda. Casi de inmediato. Sin poder hacer mayor cosa.tierra ha sido puesta a prueba. La corte decidió que. la ciudad se vio repentinamente atacada por una enorme ola de orcos. invoca el poder de la Luz para sanarlo. Tirion regresó a la torre abandonada. donde Uther Lightbringer en persona le desnudó de sus poderes como paladín y le ordenó volver a Manderholde para prepararse para el exilio. resolvieron expulsarlo de la Mano de Plata y condenarlo al exilio. donde halló nuevamente al orco. que bien pudo acabar muerto a manos de los orcos. responde a su llamado y Eitrigg es salvado. Tirion decidió cumplir con la promesa hecha a Eitrigg. le prometió guardar en secreto su existencia. viajó a Stratholme decidido a salvar al orco. Taelan. Una voz. Tirion se da cuenta que Eitrigg se encuentra mal herido y agonizante. Mientras combatían. De Sangre y Honor Mientras las fuerzas de la Alianza discutían acerca de los próximos pasos a tomar en contra de la naciente nueva Horda. por sus grandes actos al servicio de la Alianza. Entonces. han sabido mantenerla a salvo. Mientras Eitrigg subía la escalinata donde sería colgado. Bartilas. sus verdugos se vieron repentinamente sorprendidos por el ataque del expaladín. aprovechando la situación llamó al patrón de Stratholme. al son de los tambores de guerra que hace siglos hicieron retumbar los cimientos mismos de la tierra. Salden Dathroham. Sin embargo. En ese momento. aunque sus intenciones eran justas. Al son de trompetas. Para Tirion aquello era algo que estaba más allá de su imaginación. Cuando Tirion observa la captura de Eitrigg. lo que permitió a Tirion y a Eitrigg escapar. Al horizonte la esperanza y la muerte se dan la mano y se transmutan en el grito de la amargura. De regreso a Stratholme.

solo se escucha el chapoteo de la lluvia en la oscura noche… Thrall despierta de su perturbadora visión para encontrar un cuervo afuera de su madriguera. Arthas y Jaina se enfrentan a los voraces necrófagos. Esta vez. en la base de Uther. hijo de Terenas y su heredero al trono de Lordaeron. decide llevarla a cabo. Arthas decide matar al dragón y robar su corazón. Éste le responde que fue humano hace mucho tiempo. llega a los cuarteles generales de la Alianza en la Ciudad Capital de Lordaeron. Arthas lanza sus fuerzas contra el campamento Blackrock. donde se hallan con un extraño hechicero vestido de negro. buscando pistas del origen de la plaga. Arthas descubre que los negociadores de Uther han sido asesinados por los orcos. ayudado por algunos acólitos. Después de intercambiar saludos. El que blanda la hoja. Dos semanas después. Tres días después. en los jardines de la Ciudadela Violeta de Dalaran. y que Thrall debe conducir a la Horda hacia el oeste. volando en forma de cuervo. mientras Uther contiene los contraataques. Vencidos y destruido el granero. el Profeta parte en busca de algún otro que escuche la advertencia para salvar a la humanidad. Y en la profundidad del inconsciente. Aún excitado. con el cual Feranor elabora un poderoso orbe de fuego que mágicamente coloca en el martillo del paladín. advierte sobre el peligro de la inminente invasión demoníaca y urge a la Alianza de viajar hacia el oeste. Jaina Proudmoore aparece y se disculpa por espiar a su maestro. quien ha de mostrarle el destino de la Horda. los trabajadores de Thrall han construido un campamento temporal para recibir a los guerreros de los clanes. Conforme Arthas se aproxima a la base. una cazador de Dragones Negros. Arthas y sus hombres esperan en el cruzo de caminos de Alterac. Thrall y Grom deciden robar los barcos humanos para viajar hacia el oeste. Ha proclamado ser un Profeta. Destruyendo su resistencia. El cielo se ha enrojecido. Afuera de su cabaña. quien se encuentra tras la pista de un Draco llamado Searinox que habita cerca del área. Antonidas asigna a Jaina investigar acerca de la fuente de la plaga de las tierras del norte de Lordaeron. destruyen el granero y se adentran más en el pueblo. y señalando al jefe orco le ordena. La Horda. Arthas se entera de que estos han capturado algunos pobladores y los han ejecutado en una especie de ritual demoníaco. el Príncipe Arthas. “¡Tú deberás conducir a la Horda para cumplir con su destino!”. Los humanos lo incitan a rendirse. al norte. Desilusionado. “Y mientras los ejércitos mortales se destruyen unos a otros. Jaina aparece y lucha con un par de orcos mediante la invocación de un elemental de agua. enviado para ayudar al legendario Uther el Portador de la Luz. Allí. por lo que Uther lo asigna para dirigir el ataque sobre el campamento enemigo. Al igual que el rey Terenas. cerca de la costa de Lordaeron. Segunda Parte: El Reino del Caos El Azote de Lordaeron “La hoja no solo desgarra la carne. y guiarán a los suyos a la batalla”. mira como del cielo descienden en medio de llamas enormes meteoros que evocan un destino largamente olvidado. sino que carcome el alma. la Sombra Ardiente ha llegado para consumirnos a todos…” Bajo el cielo lluvioso. su maestro. y Thrall. Llegan a la villa de Brill. se aproximan hasta el centro de Brill. una figura se materializa. y le dice que le ha conseguido un aliado especial. Treinta minutos después. solamente para enfrentarse nuevamente con otros grupos de esqueletos. sale en busca de su destino. En su camino hacia la base orca. la voz reclama: “Sígueme afuera”. La villa entera ha enloquecido. . pero que ahora es algo más. Siguiendo hacia el sur. Dando un rodeo por los vados del río. Aunque Thrall inicialmente desconfía de la misión. luego de años sin un hogar. Tres días después. como si estuviera muerta. se enfrentan con algunos Murlocs de río y una banda de ladrones Bloodhills. Antonidas rechaza las advertencias del Profeta. pues no cree la historia de este. llega cerca del sureño poblado de Strahnbrad. Un sudor frío corre por su frente. a Kalimdor. que se encuentran cerca de un almacén de granos infectado. encuentran a algunos soldados luchando contra bandas de esqueletos vivientes. Para su sorpresa. Mientras el nigromante escapa. Deciden regresar a la Ciudad Capital. el Blademaster del clan Blackrock ejecuta a sus rehenes con el propósito de conjurar a sus amos demonios. Sin embargo. pero Arthas y Uther se encuentran profundamente preocupados por la ceremonia.espadas. el gran Archimago Antonidas intercambia argumentos con el Profeta. donde son informados de la destrucción del puente que comunica con el otro lado del pueblo. Repentinamente. se muestra turbado ante la reciente información que ha recibido. la Alianza se lanza desesperada a la lucha. Luego de lidiar con los orcos en la villa. donde el Rey Terenas y los embajadores de la Alianza discuten acerca de los recientes levantamientos orcos y la aparición de una extraña plaga en las tierras del norte. El clan Warsong y su invencible líder Grom Hellscream han sido capturados y se encuentran en una base humana de la Alianza cerca del puerto. estandartes. Luego de que el Profeta desaparece en su forma de cuervo. el origen de la plaga. Solamente allí los orcos podrán prevenir la destrucción que se avecina. de una vez por todas. pero las fuerzas de Thrall atacan la base. encuentran un granero infectado con la plaga. Varios días después. todo es oscuridad. el cuervo se ha transformado en un hombre. pero Terenas y el Concejo de la Alianza desacuerdan con él. Thrall interroga al humano sobre sus propósitos. El corazón de la bestia posee un encanto mágico que puede beneficiar a su armamento. Ayudados por un par de sacerdotes Altos Elfos y un equipo mortero enano. Temiendo que el grano esté infectado. blandirá también una maldición” El misterioso Profeta. Dispuesto a seguirlo. de pie entre sus hermanos. Arthas y Jaina deciden seguir al hechicero hacia Andorhal y averiguar. bajo el cual la tierra se ha ennegrecido y secado. “Héroes se levantarán para asumir el reto. más guerreros esqueletos y una abominación. ambos héroes acuerdan viajar hacia el norte a lo largo del Camino del Rey. escudos. lanzas. y se dirigen hacia una fuente mística al oeste. a prevenir el asalto de los Orcos del clan Blackrock sobre Strahnbrad. Thrall ha despertado. Las fuerzas de la Alianza rápidamente se deshacen de los orcos. Al acercarse a Brill. el Profeta ha anunciado al líder orco el regreso de los demonios. cruzando el Gran Mar hacia las ancestrales tierras de un continente llamado Kalimdor. Arthas se encuentra con una banda de enanos dirigida por Feranor Steeltoe.

mientras transforma a los inocentes pobladores en muertos vivientes. y el noble paladin se niega a realizar tan vil acción. ya que Lordaeron no puede ser salvado. aprovechando la situación. Profundamente turbados. El príncipe ordena la movilización hacia el interior para establecer una base antes de iniciar la caza de Mal’Ganis. más muertos vivientes les salen al paso. los pobres ciudadanos de Stratholme hayan una muerte segura. Ayudados por un grupo de mercenarios trolls y ogros (contratado forzosamente contra el gusto del propio Arthas). transportando grano con la plaga. En ese momento. ahora. lo reta a seguirlo a las heladas tierras de Northrend. Una vez que Jaina queda sola. Arthas se encuentra nuevamente con el nigromante. dirigidos por escalofriantes liches esqueléticos. ambos rivales se encuentran cara a cara. por lo que Muradin acuerda con Arthas el rescate de sus camaradas. Arthas descubre que los habitantes de Stratholme ya se encuentran infectados por la plaga. y ha retado a Arthas a buscarlo y luchar con él. lejos de enfrentarlo. pues no puede observar a Arthas realizar la matanza. la Hermandad de Exploradores de Ironforge. Uther y Jaina se horrorizan ante la sola idea de la masacre. Siguiendo a Kel’thuzad hacia el exterior de la ciudad. Un mes después. en las afueras de la ciudad. revela los planes del Príncipe. luego de pensarlo un poco. Los mercenarios tienen un sangriento final. pero el príncipe. Las fuerzas de Arthas y Muradin combaten contra las bases del Azote y rescatan a los enanos. ha decidido suspender la expedición. Arthas acusa a Uther de traidor y le suspende de sus servicios como paladín. sobre el camino a Stratholme. Horas después. una caravana del Azote. a instancias a Lord Uther. Muradin reprocha a Arthas sus engaños y actitudes poco honorables. Uther demanda a Jaina el paradero de Arthas. entre las ruinas de Stratholme. y Arthas ordena a sus hombres regresar a sus puestos: ninguno regresará a casa hasta que la misión esté completa. pero mientras más se acercaban a la gruta donde se oculta la espada. culpa a los mercenarios y ordena a sus hombres asesinarlos. Casi de inmedianto. las tropas de la Alianza deciden establecer su base primaria en la zona. enormes masas de muertos vivientes. Aunque Muradin se sorprende de la pobre capacidad de juicio del príncipe. los ejércitos de los muertos vivientes han tomado todos los caminos de regreso a la costa. decide ayudar a su amigo en el sabotaje de las naves. quien le implora que es su deber guiar a su pueblo hacia Kalimdor. y ella. en Northrend. abominaciones. Mientras Arthas se prepara para ingresar a la ciudad. Mal’Ganis. pero Arthas se niega a abandonar su patria. Arthas se encuentra con un grupo de enanos. por lo que las tropas. engrosando cada vez más su ejército. Arthas decide hundir los barcos antes de que sus hombres puedan hacerse a la mar. Uther y Jaina descubren la horrible carnicería. se aproximana a la villa de Hearthglen. quien advierte a los jóvenes acerca del Azote y del Señor del Terror. Arthas y Jaina se dirigen a Stratholme. jubilosas por volvera a casa. Temprano la mañana siguiente. Enterado de la intromisión de Uther en sus planes. Es a ella la que corresponde. Arthas pide a Jaina que busque a Lord Uther mientras el defiende Hearthglen. tomar la vara de la esperanza para toda la humanidad y viajar hacia Kalimdor. se materializa y trata de convercer a Arthas acerca de la sensatez de las palabras del Profeta. un emisario del Rey Terenas informa al capitán del campamento acerca de que el rey Terenas. por lo que montan asedio al mismo. Uther y Jaina llegan a Hearthglen. y ambos parten hacia Stratholme. Arthas se topa con el Profeta. Intrigado por la misteriosa arma. Sin embargo. Para empeorar las cosas. pero también para vigilar al rápidamente deteriorado paladín. y la ciudad arde en llamas. Mal’Ganis tiene su base en la ciudad de Stratholme. Uther y Jaina parten tras el héroe. Muradin explica a su amigo Arthas que los enanos se encuentran en Northrend tras la pista de una legendaria espada conocida como Frostmourne. se abren paso entre las tropas de los muertos vivientes y algunos puestos de guerra nerubians. Abriéndose camino entre los territorios de los trolls Gundrak de hielo. que no es otro que Kel’thuzad. donde podrá resistir el ataque de la Sombra que cae sobre el mundo. A la mañana siguiente. Uther parte hacia Lordaeron a informar a Terenas de los actos de su hijo. y parte hacia Stratholme para enfrentarse a Mal’Ganis. Arthas decide ayudar a Muradin en la búsqueda de Frostmourne. el avance de las fuerzas del Azote ha dividido al grupo. tendrán que abrirse paso entre los bosques para llegar a sus barcos. necrófagos. al día siguiente. Jaina. y decide que la ciudad entera debe ser sometida a una purga. Aunque no encuentran rastro de Mal’Ganis. Mal’Ganis aparece y reta a Arthas. en la helada costa de la Bahía Daggercap. donde hallará su verdadero destino. dirigida por su viejo amigo y maestro Muradin Bronzebearb. nigromantes. pero el príncipe justifica sus actos de venganza en la . ataca las diversas villas cercanas. Después de brutales combates donde el poder de la Luz logra sostener la voluntad y fuerzas de las tropas de Arthas. Uther felicita a Arthas por su tenaz resistencia. Arthas acusa de locura al Profeta. sobre el camino a Stratholme. y éste finalmente se va. los Caballeros de la Orden de la Mano de Plata. quien ha observado la escena desde la invisibilidad. en parte para lidiar con el Azote. Unos pocos días después. zombis. El Señor del Terror desaparece y Arthas jura perseguirlo hasta el fin del mundo. Allí se enteran de que la marcha del Azote ha iniciado. para finalmente llegar a la costa y quemar los barcos de la Alianza. Entre las horribles garras del demonio y la cólera del príncipe. Arthas finalmente logra matar a Kel’thuzad. Casi la totalidad de la población ha sido asesinada. mientras Arthas y Muradin se hallan en una misión de exploración. pero el príncipe se encuentra encolerizado por los actos del Azote. el Profeta aparece nuevamente. los hombres de Arthas llegan. y con ellos. Al día siguiente. las fuerzas de Arthas desembarcan sobre el frío continente.Al aproximarse a Andorhal. Una vez dentro de Andorhal. Tres días después. Finalmente. La flota tiene orden de regresar a Lordaeron. las tropas de Alianza descubren un campamento de muertos vivientes en las afueras de la ciudad. cuyo propósito es erradicar a todos los seres vivos de Lordaeron. pero Mal’Ganis. y un vasto ejército de muertos vivientes se dirige a la ciudad. Jaina decide darle la espalda y partir con Uther. aumentando las filas del ejército de muertos con cada golpe. bajo un oscuro cielo lluvioso. Furioso. El grano plagado ha sido distribuido entre los pueblos del norte de Lordaeron. quien sombríamente pronuncia el Azote de Lordaeron. mientras el valiente enano el asistirá en el combate contra el Señor del Terror. comandante del mismo. Vencido el ejército de los malditos. Artrapados en Northrend.

destrucción provocada por el Azote en Lordaeron. fría y lluviosa. Los restos del nigromante. las fuerzas de Lordaeron han sido barridas por los furiosos guerreros muertos vivientes del Azote. Arthas y Muradin hallan a Frostmourne. y para sorpresa del Señor del Terror. lo cual que cuesta la vida a Muradin. Por primera y unica vez en su vida. desgraciadamente. Arthas debe enfrentarse a la Mano de Plata. que bufa fuego por sus fauces. La noche es oscura. sin sentir ningún remordimiento o pena. Mientras el Capitán defiende la base. Ticondrius explica que esto se debe a Frostmourne. Uther reprocha al Caballero de la Muerte el hecho de que su padre. Una vez en Andorhal. ha oficiado él mismo la incineración del cuerpo de Terenas. Aterrorizados y descorazonados por la muerte de su noble rey. El Príncipe Arthas. misteriosa como un profundo enigma. que ha convertido la ciudad en una fortaleza para protegerla de los ataques del Azote. Tiempo después. y se reporta de nuevo con Ticondrius. Arthas y Muradin penetran en la oscuridad de la cueva. y se ha ofrecido como voluntario para cuidar de su tumba. y a partir de ahora será su fiel consejero. Uther Lightbringer. en el norte de Lordaeron. sino que carcome el espíritu”. ordena al Caballero de la Muerte reunir nuevamente al Culto de los Malditos. Arthas y Muradin se lanzan en búsqueda de Frostmourne. Artha se da cuenta de que ha maldecido y destruido todo lo que una vez amó y defendió con todas sus fuerzas. Mientras tanto. Arthas vuelve a la ciudad capítal de Lordaeron. La voz del Rey Lich habla a su cabeza. Arthas ponde sitio a la ciudad. Ahora. Uther finalmente cae ante el poder de Frostmourne. el nigromante Kel’thuzad. se encuentra en manos de los paladines. el noble Terenas. y finalmente. y uno a uno van cayendo sus defensores: Ballador el Luminoso y sus Campeones de la Paz. donde un Guardián. Sage Truthbearer y los Campeones de la Verdad. Solamente las potentes energías del Pozo del Sol podrán reencarnar al nigromante. y la de Arthas fue la primera que tomó. enterrados en el cementerio de Andorhal. Las fuerzas de los muertos vivientes casi han derrotado al Capitán y sus tropas. Devuelta en el campamento. Arthas siente que no tiene elección. una figura conocida se materializa. La urna. Arthas va reuniendo uno a uno a los acólitos del Culto. Las fuerzas de Arthas dejan una estela de destrucción a su paso hacia la Fortaleza de Draktharon. Su venganza está consumada. Arthas. el antiguo maestro de Arthas. una terrible criatura como el esqueleto de un caballo. la cual flota en un bloque de hielo. Arthas tira el martillo de la luz y toma la espada. cuyos miembros se han escondido entre el populacho. Arthas penetra en la Cámara del trono. rompe el bloque de hielo y libera a Frostmourne. Su destino se ha sellado finalmente. Frente a él. En el momento en que decide atacar. el Revenante le dice que lo estaba protegiendo a él de la espada. según la tradición. protege la entrada. A pesar de que Muradin trata de convencerlo de volver y dejar la espada. Arthas descubre que el espíritu del nigromante puede comunicarse mentalmente con él. como nuevo rey de Lordaeron. Lordaeron es solamente una sombra de su anterior gloria – y el Príncipe Arthas no ha vuelto a ser visto… Lord Uther el Portador de la Luz. Ahora. un Revenante de hielo. Atormentado por la enloquecedora voz de Ner’zhul. Anetheron y Mephistroth. pero Arthas ignora la advertencia y destruye al Revenante. Arthas entrega su reino al Azote. El primero en caer es Gavinrad el Terrible. la única esperanza contra el poder de Mal’Ganis. Dentro de la Cámara. En ese momento. atravesado por una estalactita durante la explosión. temerosos de ser descubiertos por los paladines. ya que así ha aprobado la primera prueba del Rey Lich. quien guarda la tumba de Kel’thuzad. sin embargo. el esclavizado Arthas lanza un golpe fatal sobre Mal’Ganis. El Revenante advierte de la peligrosidad del arma. Luego de un gran batalla entre ambos titanes. Ticondrius instruye a Arthas en recobrar una urna mágica donde los restos podrán conservarse. sostuviera a su pueblo por más de setenta años. mientras Arthas lo había destruído en un puñado de días. en los oscuros salones de la ciudadela del Torbellino del Vacío. Luego de algunas vicisitudes. El héroe más grande de la historia humana ha muerto. y para poder conservarlos. Invocando a los oscuros espíritus de la Cámara. Con su último aliento. asesina a su propio padre. la situación es desesperada. es materializado en las afueras de la villa de Vandermar. la cual ha sido forjada para robar almas. Destruida la última base de resistencia de Mal’Ganis. convertido ahora en el primer Caballero de la Muerte del Rey Lich. el Rey Lich. El Ascenso de los Malditos La plaga de muerte del Rey Lich ha arrasado la Ciudad Capital de Lordaeron y todas las ciudades circundantes. Tichodrius el Oscuro se presenta y le felicita por haber matado a su padre y entregar su tierra al Azote. pero la llegada de Arthas con Frostmourne vuelca totalmente la situación. además. contiene los restos de su padre asesinado. Una vez seguros los despojos de Kel’thuzad. el Señor del Terror emerge y se encara con Arthas por última vez. Pesadilla. Como un último esfuerzo. Su siguiente misión será recobrar los restos mortales del fundador del Culto. A su vez. Aunque los ciudadanos celebran el regreso de su héroe. están en un avanzado estado de putrefacción. Penetrando en la durmiente villa. Ticondrius y sus dos hermanos. Dicha urna. y la caída final de la Alianza ha empezado. en quien Arthas cree reconocer a Mal’Ganis. Mal’Ganis nota que Arthas tiene a Frostmourne a expensas de las vidas de sus camaradas. perdiendo los últimos vestigios de su cordura. por instigación de Ticondrius. Arthas vaga por los helados parajes de Northrend. . bajo la dirección de su nuevo amo. Monta ahora una cabalgadura infernal. y en un acto vil y terrible. Mal’Ganis reaparece y reta a Arthas nuevamente. parte hacia el mágico reino elfo de Quel’thalas. El pedestal de la espada reza una antigua maldición: “La hoja no solo desgarra la carne. Las fuerzas del Azote han rodeado completamente el campamento y se preparan para atacar. destrozado por la muerte de rey (a quien amaba como un hermano) y por la traición de su hijo y pupilo. finalmente llegan a la Cámara de la Espada.

El espíritu de Kel’thuzad le advierte de los grandes poderes de los elfos. la misericordia. pero Arthas tiene otros planes. Miles de esqueletos vivientes y zombis caminan sobre las calles de Silvermoon. que abre el corazón del Guardián de la Puerta. se ha enrojecido como la sangre. los cuales despiden una bravura solamente comparable con su belleza. Más alta que sus compañeras Rangers. Algunas. Silvermoon. que solamente puede abrirse con un artefacto mágico conocido como la Llave de las Tres Lunas. que se transforma en una banshee. La masacre y la destrucción del Azote ha llegado a su fin. Constantes y brutales batallas se entablan entre ambos ejércitos. en las boscosas fronteras de Quel’thalas. donde le explicará el verdadero propósito del Rey Lich y el Azote. Los restos del nigromante son colocados dentro del Pozo. Arthas se ha vuelto imparable. y el Cristal de la Luna de Zafiro del Cuerpo de Enulaia. Tres días después. Sylvanas envía constantes mensajeros a Silvermoon pidiendo refuerzos. Kel´thuzad lleva al Caballero de la Muerte hacia las montañas Alterac. Las tropas de Arthas avanzan hasta el Pozo del Sol. El Pozo del Sol – La Caída de Silvermoon Seis días después. las banshees se lanzan hacia Silvermoon. pero el Pozo del Sol. con un hermoso cabello rubio largo y brillante al sol. pero ahora. Valiéndose de algunos dirigibles Goblin abandonados durante el escape. El Santuario se halla defendido por cuatro grandes Golems de granito. y los pocos sobrevivientes huyen hacia los bosques y la costa. Ranger General de Silvermoon. pero reiteradamente. El Concejo de los Siete Altos Elfos ha abandonado la ciudad. para dificultar el avance del Azote. encabezado por Arthas. Arthas logra hacer retroceder a Sylvanas. que abre el alma del Guardián de la Puerta. y con ella toda la orgullosa y ancestral raza de los Altos Elfos. y un par de ojos de color verde esmeralda. la menor de las heroicas hermanas Windrunner. Kel’thuzad ha emergido de la fuente. ha llenado su cabeza. destruye el único que puente que comunica directamente a la Puerta Interior. Reforzado por gran cantidad de tropas por los muertos recientes. el ejército de muertos vivientes de Arthas inicia el asalto sobre el reino de los Altos Elfos. son polvo que lleva el viento para él. rodeada por enormes bases del ejército elfo. en las heladas montañas Alterac. pero estos son fácil presa de las gárgolas que Arthas ha traído de Northrend. La valiente elfa se prepara para enfrentar una muerte segura. Alleria y Veressa. guiados por la oscura voluntad de la banshee. pero el Príncipe minimiza el asunto y el ataque inicia. pero Ticondrius asegura tener total control del Azote. que ahora. La Puerta Interior cae y el asalto final a Silvermoon es inminente. y la Interior. el frío. corrompido por la negra magia de los muertos. un alma eternamente atormentada. el ejército de Arthas se retira hacia el sur. mientras el fantasma de Kel’thuzad ingresa en las potentes aguas. usando a Frostmourne. sembrando la muerte y la desolación. y la única que les sobrevive. se han posesionado de los caballeros y soldados más fuertes. Silvermoon arde en llamas. Los Señores del Terror Nathrezim han sido enviados para . Arthas ha llegado hasta el Pozo mismo. La potente energía que mana de él es realmente asombrosa. atormentando a los confundidos ciudadanos y sembrando el dolor y la confusión entre las tropas de los elfos. que abre la mente del Guardián de la Puerta. esclaviza su espíritu. incluso. el Azote empieza a ser atacado por las fuerzas de los elfos. pero a la vez.disciernen acerca de sus sospechas sobre los motivos ocultos del Rey Lich para su Caballero de la Muerte. todas las vanas preocupaciones que apasionan y desbordan los corazones de los mortales. El dolor. su cuerpo es el de un formidable y espeluznante esqueleto rodeado de una corrupta y voraz aura de maldad. Arthas logra pasar el río e inicia el asedio de los templos donde se ocultan las tres partes de la Llave de las Tres Lunas: la Piedra de Amatista de Hannalee. la Llave de las Tres Lunas está completa. Ansiosas por retomar su forma terrenal. Las superiores fuerzas del Azote rodean y destruyen el último bastión de Sylvanas. se vuelven contra sus compatriotas. La energía desplegada es formidable. creados mágicamente por los hechiceros para guardar el preciado tesoro. Con esta nueva y poderosa adquisición a su ejército. Sylvanas. La entrada a Silvermoon se encuentra resguardada por dos puertas: la Exterior.. Muerte. protegida por un encantamiento. la que fue Silvanas Windrunner ha llamado a los espíritus de sus camaradas caídas. la ansiedad. la angustia. El Azote. Kel´thuzad le explica a Arthas que el Rey Lich fue creado por los feroces señores de la Legión Ardiente para preparar el camino de la segunda invasión de Azeroth. solamente son sombras del pasado. extremadamente audaz y valerosa. Luego de establecer su primera base. Desesperada por la cercana caída de su patria. Asistido por los demonios de la cripta. dirigidos por Sylvanas Windrunner. cuerpos putrefactos y ríos de sangre corren por las calles. Silvanas Windrunner. La Revelación Levantado ahora como un Lich. uno a uno los templos son destruidos. y finalmente las criaturas son destruidas. sin embargo. Con sus nuevos y horribles poderes. el Cristal de la Luna Esmeralda del Ojo de Jennala. la incertidumbre. Sabedor de que Sylvanas ha sido una contrincante formidable y a la vez útil. Aunque los Golems son realmente poderosos e inmunes a los hechizos. Archimonde el Profanador no permitirá ningún error. la superioridad numérica del Azote es evidente. los cuerpos reanimados de los guerreros nerubian de Northrend. Una duda. tomando el camino hacia las montañas de Alterac. hasta que la Puerta Exterior cae. que retornan del oscuro Abismo convertidas en terribles y rencorosas banshees.. se encuentra a las puertas de la ciudad. Arthas le lanza una herida mortal. hasta que finalmente.

el hechizo será roto y el Azote podrá arrasar la ciudad. Conforme el lich inicia la entonación de los hechizos para traer a Arquimonde a Azeroth. El Azote debe destruir el campamento de los orcos Blackrock y tomar control de una puerta demoníaca que aún es funcional. Conjurus Rex y el mismo Antonidas) elevan el encantamiento del aura para defender la Ciudadela Violeta. se trae la ciudad entera al suelo. los archimagos van cayendo. Arthas refuta sus amenazas. El Archimago Antonidas. las tropas del Clan de Magos y la Liga de los Hechiceros. irónicamente. priva a Azeroth de una de sus defensas primarias contra la Legión. Arthas parece impresionado por la enormidad de los eventos por venir. Arthas ha decido matar a cada uno de los líderes del clan Blackrock para obtener poderosos artefactos mágicos que estos guardan. dejando condenados a sus orcos a la esclavitud eterna. los orcos del Clan Blackrock no son rival para el ejército de Arthas. esclavos goblins y fieros dragones rojos. Ola tras ola. en las puertas de Dalaran. el Maestro de las Espadas. le pregunta por la salud de su noble padre. Arthas pregunta a Kel´thuzad que pasará con ellos una vez que la Legión tome el control. Jubei´thos muere por la espada del poderoso Caballero. el Último Guardián. bajo el mando de los magos Mannath Magesinger y Landazar.El rescate de los Darkspear . Kel´thuzad se da cuenta de que el conocimiento demoníaco del Medivh poseído está más allá de cualquier cosa que él hubiera visto. Aunque muchos muertos vivientes son destruidos por las poderosas auras. hogar del Kirin Tor. Ambos bandos tienen grandes pérdidas. luchan por derrotar las defensas del Azote. Arthas guía a sus guerreros muertos vivientes para defender al lich de las encolerizadas fuerzas de Dalaran. Estos reclaman ser los verdaderos sirvientes de la Legión Ardiente. hace mucho tiempo. pero Antonidas de tele-transporta dentro de la ciudad. Dando a Ticondrius y los señores de terror el poder del Azote. que luego le da muerte. Dada la presenta situación. y desesperen. Archimonde ordena que la invocación deba ser realizada máximo en tres días en las afueras de la ciudad. Ticondrius aparece y ordena el inicio de la invocación. Kel´thuzad y Arthas se preparan para invocar a Arquimonde. el grupo de Arthas logra penetrar en Dalaran. ingresan al mundo. cae bajo el poder del Rey Lich. Kel´thuzad nota que son tres los magos que mantienen las auras. y creen que sus amos les han enviado a los muertos para probarlos. que preparan un último masivo ataque contra el Azote. y el clan se encuentra fortalecido por poderosos brujos. Esta era la primera fase del plan del Rey Lich. Sorprendido y encolerizado. diciéndole que el Rey Lich ya había previsto esta situación y tiene un plan apropiado. Cuando Antonidas. y sirve como telón de obertura para la Tercera Guerra. pero Kel´thuzad le asegura que diez mil años antes sobre el mundo hubo una guerra que sería el preludio del caos que la Legión desataría sobre Azeroth. ha logrado su propósito de invocar a los demonios. el último mago. quien se había enfrentado con Arthas cuando aún era paladín. Kel´thuzad usará la puerta para comunicarse con el demonio Arquimonde el Profanador. Después de diez mil años.observar que tal meta se lleve a cabo. erigido en nuevo líder del clan después de la derrota de Doomhammer. que fuera robado por las fuerzas orcas de Ner’zhul antes de la invasión de Draenor. clama que su actual dolor caiga sobre la conciencia de Arthas. El Apocalipsis ha llegado a este mundo”. Uno por uno. La destrucción de Dalaran termina con el reinado del Kirin Tor. pues solamente los poderosos encantos de este libro pueden abrir un portal lo suficientemente grande para que la Legión regrese al mundo. Sin embargo. Kel´thuzad abre el portal. como ejemplo para el resto de los habitantes de Azeroth. en una colina sobre Dalaran. los tres archimagos más poderosos del Kirin Tor (Shal Lightbringer. líder del Kirin Tor sale a su encuentro e. Aunque poderosos. Asedio y Destrucción de Dalaran “Tiemblen. Jubei´thos. Mientras tanto. y el Caballero de la Muerte toma control rápidamente de la puerta. condenando a todo su clan a ser esclavos eternamente. y usando sus poderes mágicos. los orcos fueron la primera arma de la Legión contra la humanidad. quien actualmente dirige el plan de invasión de la Legión. los orcos Blackrock no serán un rival fácil. pero finalmente. Archimonde realiza un terrible hechizo sobre Dalaran. El mismo Jubei´thos se ha transformado en un Orco del Caos. le advierte de no entrar a la Ciudadela Violeta. El libro puede ser hallado en la ciudad mágica de Dalaran. y si el Azote logra matarlos. pues los magos del Kirin Tor han erigido un aura mágica que destruirá a cualquier muerto viviente que intente ingresar a la ciudad. Ahora. Una hora después. la segunda invasión demoníaca sobre Azeroth había comenzado… En el Ojo del Maelstrom . mortales. y las fuerzas de la Legión Ardiente. A la mañana siguiente. El lich tranquiliza al Caballero de la Muerte. La plaga de muertos vivientes que el Culto de los Malditos lanzó sobre Lordaeron e incluso la invasión de Quel´thalas fue ordenada para quitar del camino dos enemigos que pudieran resistir el regreso de la Legión. En Dalaran. A su vez. lideradas por Arquimonde el Profanador. ha rechazado las enseñanzas chamanísticas del que considera hereje nuevo Señor de la Guerra y ha acogido la sed de sangre. Arthas y Kel´thuzad se acercan al campamento de orcos del clan Blackrock para ordenar la segunda fase del plan de Ner´zhul. proclama que el rey Lich ya no le es necesario y se dirige hacia Dalaran para destruirla. Kel´thuzad le dice a Arthas que. El Libro de Medivh. gracias a que Arthas ha logrado controlar a los poderosos Golems y Dragones Azules que los magos tenían encerrados en Dalaran para su estudio. El Caballero de la Muerte y el lich logran reclamar el libro de hechizos. Archimonde el Profanador Arquimonde ordena al lich encontrar el libro de hechizos perdido de Medivh. Kel´thuzad activa el portal y contacta a Arquimonde. fue el único de los objetos mágicos que pudo ser salvado por la Alianza antes de que aquel planeta implosionara. Arthas ordena a los magos rendirse a la fuerza del Azote. ogros magos.

ella tomará las vidas de orcos y trolls. Tomando a los humanos. Finalmente. se ven sobrepasados por las fuerzas combinadas de orcos y trolls. quienes gobiernan en las vastas junglas del Valle de Strangletorn. En ese momento. la Horda ha desembarcado sobre las salvajes costas de Kalimdor.No. y los soldados de la Horda tiene que escapar hacia la superficie. Después de semanas de viajar por los mares embravecidos. separado de sus compañeros. Las criaturas acuáticas llevan a sus prisioneros a una red de cavernas profundas dentro de la isla. La muerte de Hellscream. pero en eso un volcán hace erupción y la isla completa empieza a hundirse. pues tomará cierto tiempo poner a punto la flota para continuar el viaje hacia Kalimdor. una tribu de trolls de la jungla. Thrall pregunta por el estado de la reparación de los barcos. Thrall descubre que Centinelas Guardianes han sido colocados alrededor de la zona donde la Horda ha desembarcado.Thrall…perdóname… he sido un tonto. Thrall ordena construir una base en la isla. El y el troll salen a rescatar a sus compañeros. Thrall ordena a la Bruja regresar a las profundidades y dejar la isla en paz. No hay seguridad de haber llegado a Kalimdor. Uno de los chamanes de Thrall reporta que siente un extraño poder mágico alrededor del campamento. Los lugartenientes de Thrall le reportan que la mitad de la flota está perdida. Thrall y sus tropas finalmente llegan al salón del trono del hechicero Murloc que los ha aprisionado. justo cuando la Horda está cerca de vencer a los humanos. y que la otra mitad está seriamente dañada. fueron exiliados en esta isla luego de entrar en conflicto con sus hermanos los Gurubashi. orcos y trolls bajo su custodia. pero han viajada hacia el oeste más allá de toda tierra conocida. Volviendo rápidamente a la base. Sin atenerse a esperar un ataque humano. los Murlocs argumentan que la magia de Thrall no interferirá más con sus planes de “retomar la superficie”. Con sus barcos robados quebrados y hundidos. que es brutalmente sacrificado por el hechicero como sacrificio para la Bruja del Mar. Con su último aliento. pues sus barcos . aparece y advierte a Thrall de que unos invasores han establecido un puesto de observación al otro lado de la isla. es demasiado tarde para salvar a Sen´Jin. la Bruja no lo escucha y se prepara para golpear el campamento de la Horda con sus tropas. los han cazado día y noche. Como él se pregunta el propósito de los Murlocs en capturarlo. El capitán encargado del campo le dice que los barcos están casi terminados. Con sus barcos quemados y lentamente hundiéndose en el mar. Después de ayudar a los Trolls a purificar una fuente de sanidad y defenderlos de los constantes ataques humanos. Thrall se encuentra prisionero en una mazmorra subterránea. las paredes de la caverna subterránea empiezan a colapsar. Thrall derrota al hechicero y llega al lado del Sen´Jin moribundo. profetizando la destrucción de los habitantes de la superficie en manos de la raza acuática conocida como los Naga… La Invasión de Kalimdor “. Los Darkspear. un curandero troll de la isla llamado Sen´Jin. pues nunca podrán volver a vivir en paz en esta isla. diciendo a los orcos que no escaparán tan fácilmente. quienes acceden a formar parte de la Horda. los orcos precavidamente se aventuran tierra adentro. pero los invasores. No hay rastros de Grom Hellscream o los Warsong. las fuerzas de Thrall inician el asedio del campamento de Kul Tiras. de la tribu Darkspear. la reparación se completa y la Horda rápidamente evacua la isla y desaparece entre las ondas del mar. Durante los siguientes minutos. Sin embargo. humanos. Consumido por su ira. después de que los Darkspear se negaran a adorar al sanguinario dios Hakkar el Devorador de Almas. un troll que se encuentra aprisionado junto con Thrall le explica que los Murlocs usualmente eran pacíficos. Kul Tiras. los peones trabajan frenéticamente para reparar los barcos mientras los guerreros restantes batallan contra la Bruja del Mar y los Murlocs. Thrall ordena defender los barcos a toda costa contra los Murlocs hasta que las reparaciones estén finalizadas y la Horda pueda continuar su viaje hacia Kalimdor. pero recientemente empezaron a capturar humanos y trolls para usarlos en sacrificios para su líder: una Bruja del Mar que amenazó con destruir la isla si los Murlocs no obedecían. Los Trolls han intentado vivir en paz. amigo mío… nos has liberado a todos”. la Bruja del Mar aparece y los ataca por haber matado a sus sirvientes y profanado su santuario. Thrall no se intimida y utiliza su Rayo Luminoso para matar a los guardias y escapar de su celda. Leyenda orca. Mientras los humanos pelean valientemente. Sen´Jin le ruega a Thrall que guíe a los trolls hacia Kalimdor junto con el resto de la Horda. Sin embargo. la voz de la Bruja del Mar hace eco entre las olas. Thrall ordena a una patrulla lidiar con cualquier tropa humana que se atreva a cruzar. luego de lo cual. al mando del Gran Almirante Daelin Proudmoore. en Azeroth.“Sobre el horizonte… hacia su destino”. Usando su hechizo de Visión Lejana. ambos lados se ven atacados por un gran número de Murlocs acuáticos. Sin embargo. Thrall pregunta por el resto de la Horda. Después de abrirse camino a través de la prisión subterránea y recoger a todos los prisioneros que encuentran. Como compensación. Conforme navegan hacia Kalimdor. La furia de los demonios… se extingue mis venas. En ese momento la voz de la Bruja del Mar hace eco dentro de la caverna. ¡Me he liberado a mí mismo! . previniendo los posibles peligros desconocidos que habitan en la desolada tierra. Conforme las tropas de la Horda salen de la cueva. Él asiente y extiende la oferta a los restantes Trolls. Lo que Thrall y Sen´Jin no conocen es que estas tropas son marines reales de la nación marítima de la Alianza.

Sin embargo. paladín de la Mano de Plata. A su vez. Algunos de sus soldados. cosa que los orcos no pudieron realizar cuando hicieron el pacto de sangre con Mannoroth. en las fronteras del Bosque de Ashenvale. Thrall pregunta a Cairne acerca del Oráculo. y que sus agentes los han hallado en Kalimdor. Thrall ordena explorar el área. El Oráculo puede ser hallado en el norte. accede. Explorando las distintas aldeas quemadas. Sorprendidos de hallar humanos en Kalimdor. los Warsong construyen un pequeño campamento donde se levantará el asentamiento de los orcos. los orcos rescatan miembros de la Horda que han sido capturados por una extraña raza de criaturas semejantes a jabalíes. Todos caen en la batalla. la Legión inicia su invasión. Thrall le relata la historia de cómo la Horda vino a Kalimdor a hallar su destino. debido a que escuchan extrañas voces en un idioma desconocido que hacen eco en los ancestrales árboles. y debe retornar de inmediato. Thrall rápidamente ordena a las tropas que escolta a las bestias Kodo de los Tauren hacia una serie de oasis donde podrán reabastecerse. Cinco días después. Thrall y Cairne intercambian información sobre cada una de sus culturas durante su viaje hacia Mulgore. los guerreros orcos y tauren la defienden de las brutales bestias. Thrall envía a Grom y su clan hacia el norte. La Horda y los Tauren planean una larga marcha a través de los planos del sureste de Kalimdor. Ticondrius informa a Mannoroth que los orcos no se encuentran lejos. Cairne relata a Thrall que los Tauren son hijos de la Madre Tierra. y Thrall presiente que la Horda ha llegado a un lugar con muchos más conflictos que los que dejó atrás en Lordaeron. Arquimonde. Cairne envía sus más finas bestias Kodo para asistir a los orcos y trolls en su viaje. Cairne dice que las leyendas hablan de que el Oráculo conoce los caminos del destino y que es Hijo mismo de la Madre Tierra. las cuales caen ante la superioridad numérica de los Centauros. hasta que logran dar con su líder. Una vez en la aldea. Buzan el Osado. Cairne provoca un derrumbe de una formación rocosa. entonces. Su muerte motivará la retirada de los centauros. Grupo por grupo. pero este le responde que los humanos merecen morir. Sin embargo. los quillboars van cayendo ante el poder superior de la Horda. y que la sed de sangre hierve en sus venas. Thrall nota que Kalimdor es muy similar al mundo destruido de los orcos. . el cual exitosamente derrotó a los humanos y Altos Elfos antes de la invasión. cerca de las faldas del Monte Stonetalon. la Horda y los Tauren resisten el asedio de constantes olas de Centauros. sobre las desoladas llanuras de los Barrenos. Conforme los centauros continúan el asedio a la caravana durante su viaje. Thrall conduce a la Horda hacia la aldea de Cairne y lo asiste en su defensa. pues los centauros controlan toda la región. y que solamente él podrá mostrarle a la Horda su verdadero destino. pues un enorme ejército de centauros se mueve hacia allá. divisan a Grom Hellscream y los Warsong luchado contra los defensores de un asentamiento humano. la Horda se une a la batalla. Eventualmente la caravana logra llegar a Mulgore. Thrall y Grom discuten la situación. por lo que Thrall ordena iniciar la búsqueda para reagruparse. Thrall agradece a Cairne su generosidad y promete nunca olvidar al jefe Tauren. Conforme viajan sobre la extraña y hermosa tierra. Con la base humana en ruinas. Sin embargo. en lo más alto del Monte Stonetalon. Cairne y los guerreros Tauren asistirán en la defensa del convoy. Dos días después. Thrall ofrece escoltar a los Tauren a Mulgore a cambio de la información del Oráculo que Cairne le informó. Dos días después. presencian la lucha entre los Centauros y enormes seres como toros. mago sobreviviente de la destrucción de Dalaran. En ese momento. En ese momento. Cairne agradece a Thrall su apoyo. Cairne Bloodhoof. Ticondrius aparece y conversa con Mannoroth el Destructor. y han tomado el paso hacia el norte. le dice que los orcos aún pueden ser útiles a la Legión. Ticondrius aclara que esto es gracias al trabajo del Azote. Eventualmente las fuerzas de la Horda tratan de ayudar a las criaturas toro. con lo que las fuerzas de Thrall se ven obligadas a luchar contra ellos. Mientras tanto. igual que antes. por lo que Mannoroth jura destruirlos por su traición. varios scouts de la Horda reportan que una banda de arqueros y guerreros centauros se acerca para atacar la caravana. y los Tauren se ven obligados a viajar a las verdes praderas de Mulgore o si no morirán. Llamando al espíritu de la Madre Tierra. Thrall se resiste a viajar en esa dirección. Cairne. Cairne se alarma pues los centauros marchan hacia la aldea Bloodhoof. Éste último le informa que los humanos se encuentra liderados por una joven. Mannoroth se encuentra disgustado por la facilidad con que los demonios han derrotado a los Humanos. y Tann Flamecaster. la sed de sangre de Grom lo obliga a atacar a los humanos. pero el viejo jefe se encuentra desesperanzado. el Campeón de los Centauros llegará a pelear y caerá ante las fuerzas unidas de ambos ejércitos. al bosque de Ashevale. intrigado por los orcos y los trolls. el cual se encuentra intrigado por el estilo de pelea de los orcos y desea conocerlos más. la Horda de Thrall continúa su viaje en busca del Oráculo. hay desazón entre los miembros de la Horda por la falta de un buen combate. para construir un nuevo asentamiento. y ordena a Grom no atacar a los humanos hasta que sus posiciones estén listas. y Cairne sugiere que pueden hablar con el Oráculo que se encuentra más al norte. mientras él se dirige hacia el Monte a buscar el Oráculo. Con el paso asegurado. Draenor. y que por ella tienen una cultura pacífica y un estilo de vida propios en esa tierra. a lo lejos. los cuales permiten pasar las fuerzas humanas sin tener que pelear con ellas. Thrall confronta a Grom. pero los centauros casi se encuentran sobre ellos. Thane de Ironforge al mando de las fuerzas de Gilneas. la velocidad de los centauros no tiene rival en los planos abiertos. Eventualmente. Luego de neutralizar las bases humanas. Las fuerzas de la Alianza se encuentran comandadas por Agronnor el Poderoso. empiezan a temer el bosque. Desafortunadamente. jefe de los Tauren.fueron separados de la flota durante la tormenta. Furioso. cuando los demonios estaban cerca. Cairne deja la Horda con una bendición de la Madre Tierra y los Tauren continúan su viaje sobre Mulgore. que obstruye el paso de los centauros hacia Mulgore. y el líder de los Bloodhoof teme que su caravana será aniquilada durante el viaje. que aparece de la nada. Las villas humanas son arrasadas por la Guardia del Apocalipsis y los Infernales. Grom se encuentra disgustado por que sus bravos guerreros se ven obligados a realizar trabajos manuales. de regreso en Lordaeron. Luego de mostrar agradecimiento por la asistencia de la Horda. Deseoso de conocer más acerca del Oráculo y los Tauren. el barbárico líder de los Señores del Foso. Los scouts de Thrall informan que un grupo de Goblins tienen unos zeppelines hacia el norte.

Mannoroth vierte su sangre ardiente en la fuente de Cenarius. a lo que Grom accede. los cuales son rápidamente despachados por los orcos. que al parecer encaja perfectamente en una abertura cerca de la estatua de Aszune. Tres días después. encuentran otra gema. Jaina y Cairne discuten cómo liberar a Hellscream y los Warsong del control de la Legión. Con ayuda de los aserradores. Cenarius dice a Grom que los demonios han hecho muy bien su trabajo al corromper a los orcos. y que el destino de la Horda solamente podrá estar seguro si el Warsong es rescatado de la influencia demoníaca. mientras exploran el área. o todo estará perdido. él y sus orcos se transforman en Orcos del Caos. . Uno de sus soldados le dice que eso estaría en contra de todo lo que Thrall les ha enseñado. Cairne sugiere pedir ayuda a los Wyverns. dentro de la cueva. A la mañana siguiente. Al morir el dragón. Mannoroth y Ticondrius discuten el plan de la Legión para los orcos. Grom envía a un grupo a explorar la parte más profunda del bosque. y la Horda tiene que rescatarlos primero. en la que éste deberá capturar a Grom. Una vez de su lado. pero Mannoroth. burlándose. que les cede el paso. e inmediatamente. donde su dueño. Thrall reconoce al Profeta. y la Horda y la Alianza deben unirse para combatirlos. halla una pequeña tienda Goblin. Entonces. y nadie podrá pasar hasta que su corazón le sea devuelto. finalmente. uno de los curanderos troll advierte a Grom que el poder que emana de la fuente es maligno. Thrall regresa su corazón a la estatua. un grupo de guerreras aparece y ataca a los Warsong. Su estatua ahora resguarda el camino al Oráculo. permitiendo a los miembros de la Horda pasar hacia el otro lado. para atacar la base. liderando un grupo de orcos y trolls. Explorando las cavernas. con el objetivo de que los orcos la beban y reaviven la sed de sangre. pero la superioridad de los orcos asegura el terreno. Cuando Grom proclama que los orcos son libres del poder de la Legión. Constantemente. se encuentra con un río de lava que no pueden cruzar. reclamando el irrespeto de los orcos hacia la vida. Cuando ambas facciones se preparan para pelear. Lamentablemente. Buscando una manera de derrotar a Cenarius. Como prevención.Unos momentos más tarde. con sus poderes. Durante su búsqueda. Thrall y Cairne deciden separarse para explorar el laberinto. El Señor de la Guerra está frustrado por tener que combatir a sus propios hermanos para salvarlos de la extinción a manos de la Legión. los bosques. Superados por las fuerzas enemigas. Archimonde demanda la muerte de Cenarius antes de invadir Kalimdor. Tichondrius y Archimonde creen que los orcos pueden matar a Cenarius por la Legión. Jaina le entrega a Thrall una esfera mágica. en Ashevale. cerca de las Praderas de la Luna del semi-dios Cenarius. los scouts de Thrall informan al Señor de la Guerra que las fuerzas humanas se han posicionado cerca de la entrada al Oráculo. con Cairne a la cabeza. los Wyverns han sido capturados por un grupo de Harpías. los orcos cruzan el río en retirada. llegan para asistir a sus aliados orcos. utilizando a sus treants y los elfos nocturnos. Mannoroth aparece y le dice a Grom que los orcos son nuevamente propiedad de la Legión. Thrall y Jaina entienden su deber. Grom Hellscream nota que estas se parecen a los Altos Elfos. los Wyverns realizan un ataque aéreo sobre la base humana y la toman. las fuerzas de los Warsong atacan el territorio de Cenarius. Dice llamarse Aszune. una poderosa voz les ordena respetar la solemnidad del lugar. los orcos han construido un nuevo asentamiento. líder de los sobrevivientes de la Alianza de Lordaeron. Grom protesta diciendo que los orcos son libres. Mientras tanto. Estos descubren una fuente que irradia un gran poder. pero éste no le da importancia: está decidido a acabar con Cenarius bajo cualquier precio. in embargo. le ofrece dos aserradores mecánicos a cambio de matar a líder de una tribu de furbolgs. En ese mismo momento. Grom. los Tauren. Grom logra levantar rápidamente el asentamiento para Thrall. y acceden a unir sus fuerzas. deben regresar a la base de Jaina. tiene que enfrentarse a una serie de criaturas de ultratumba y monstruos ancestrales que se encuentran prisioneros en el laberinto. pero el semi-dios raramente aparece en despoblado. Thrall ordena unirse a la batalla y ambas fuerzas son derrotadas. Dado que la base humana se encuentra en una alta planicie sobre las rocas. como retribución por la destrucción del bosque. pero Grom bebe de las oscuras aguas. los orcos hallan a un dragón rojo peleando con unas harpías. Asombrado. Thrall y Cairne llegan al salón del Oráculo. Los demonios se dirigen ahora hacia Kalimdor. la estatua comienza a hablar. una antigua princesa Elfa Nocturna que una maldición convirtió en piedra. Cairne y sus Tauren aparecen. Thrall. Cairne nota que Thrall está turbado. y la Horda se prepara para perseguirlos. Con sus nuevos poderes infernales. En ese instante. Veinte minutos después. que no es otra que Jaina Proudmoore. Asombrosamente. En ese momento. Sin embargo. el Profeta también advierte a Thrall que Grom ha caído bajo la maldición de la Legión. Es cuando Thrall se entera de que la Legión Ardiente está arrasando Azeroth y que Lordaeron realmente ha caído. Una vez capturado. Aunque ambos se resisten al principio. Mannoroth reconoce que Cenarius es extraordinariamente poderoso y le gustaría enfrentarlo en la batalla. para evitar que éste participe en la defensa. La Horda se ve obligada a atacar la base humana. Mientras agoniza. Cenarius aparece y destruye el campamento. En este momento. y se topan con los humanos y su joven hechicera. En ese momento. deja caer un extraño medallón con una gema que trae la efigie de Aszune. La joven hechicera humana y sus seguidores huyen a lo profundo de la caverna. Movidos por la magia demoníaca. donde los sacerdotes Altos Elfos y los chamanes orcos lo liberarán de la corrupción. Al colocarla. cerca de la entrada a los Barrenos. pero su color de piel es púrpura y son más altas y salvajes. resguardada por Sátiros. Cenarius le refuta diciendo que “no son mejores que la maligna bilis que corre por sus venas”. cuya armadura divina es vulnerable a la magia de los demonios. y Cenarius hace crecer nuevamente. solamente necesitan de un pequeño incentivo. en la base del monte Stonetalon. hasta que finalmente llega a un cruce que se encuentra resguardado por una estatua. le dice que es su sangre la que le da poder a sus fuerzas y que a partir de ahora le servirá solo a él. Sin embargo. un puente de energía se forma sobre el río de lava. Thrall. el jovial Neeloc Greedyfingers. Thrall agradece a Jaina su asistencia y ella parte hacia su base. Una vez que los héroes regresan a su propio campamento. Éste le presenta a Jaina Proudmoore. los orcos son atacados por las guerreras. una raza de criaturas voladoras. unos enormes y voraces hombres-oso que viven en lo profundo del bosque. los Warsong rápidamente derrotan a los Elfos Nocturnos y asesinan a Cenarius.

sus ojos enrojecidos por la furia vuelven a tener su color normal. el Señor del Foso Mannoroth fue derrotado. Superados en número. Thrall intenta herirlo con el Doomhammer. quien se encuentra a cargo de la base. y estalla en una furiosa ola de fuego. Muchos valientes guerreros caen ante las demoníacas fuerzas combinadas de los orcos Warsong y sus guardianes de la Legión. Shandris. le revela que los Jefes de los Clanes. fue el primero de todos. Por primera y última vez en su vida. luego de cruzar el río. urioso. y que esta vez. El Fin de la Eternidad Con el heroico sacrificio de Grom Hellscream. el cielo se enrojece y enormes meteoros empiezan a caer: Los Infernales de la Legión han llegado. pero Mannoroth logra defenderse usando una de sus alas. diciéndole que. Grom. Aprovechando la noche. pero finalmente son acorraladas por la Guardia del Apocalipsis. muchos de los miembros de su tribu se han extraviado en su viaje a la aldea. Mientras Grom trata de recuperarse del ataque. Tyrande decide despertar a los druidas. Grom Hellscream. las fuerzas combinadas de orcos y humanos se adentran en el bosque de Ashenvale para construir una fortaleza donde ambas fuerzas puedan enfrentarse a la Legión. avergonzado. por lo que convoca un búho invisible para explorar el área. los cuales están comandados por el Duque Corazón de León. Mientras hay una encarnizada batalla entre las Centinelas y los extranjeros. por lo que ordena a las Centinelas repeler cualquier intento de los extranjeros de penetrar en Ashenvale. Tyrande va liberando furbolgs cautivos. pero Thrall le dice que lo necesita para liberar a los orcos de la maldición de los demonios para siempre. un paladín de Lordaeron que siguió a Jaina hacia Kalimdor. que reaparece una vez que se han marchado. La Sacerdotisa siente que algo oscuro se acerca. Thrall no conoce a Mannoroth y cree que Grom está alucinando. la cual está seriamente dañada. Sin embargo. repentinamente la base es atacada por una inmensa ola de muertos vivientes y demonios. y las arqueras son asesinadas. Después de muchos conjuros y oraciones por parte de los sacerdotes y los chamanes. En el momento en que la Guardia del Apocalipsis se dispone a matar a Tyrande. se acerca a su amigo moribundo y escucha sus últimas palabras. Archimonde y Tichondrius se materializan y confrontan a Tyrande. Tyrande Whisperwind. y la maldición demoníaca que había esclavizado a los orcos llegó a su fin. le informa del sorpresivo ataque del Azote. pero finalmente el camino a Grom logra abrirse. quienes duermen el Sueño Esmeralda desde . Grom lanza su grito de guerra y arremete contra Mannoroth. Pero la muerte de Grom no sólo lo ha liberado a él: ha liberado a todos los orcos de la maldición de la sed de sangre. debido a que siente que una malvada presencia se avecina sobre el bosque. Thrall pierde el control ante la aplastante verdad y lucha con el Jefe Warsong hasta que logra encerrarlo en la esfera mágica. Tyrande. él y Mannoroth. Ambos jefes ingresan precavidamente dentro del cañón. Tyrande prepara su ataque contra los extranjeros. las Shadowleaves. Archimonde. y Grom siente cómo la influencia demoníaca va extinguiéndose en su ser: se ha liberado a sí mismo. pero ellos deben saber que la Horda nunca podrá librarse de la influencia de la Legión. tratando de persuadir a Grom de acompañarlo sin resistencia. Sin saberlo. Con sus ojos enrojecidos por la furia. el más violento de los guerreros de todas las guerras orcas. donde los nuevos aliados planean talar los árboles para construir su fortaleza. Entonces. Mannoroth colapsa. Como última salida. en que la Legión reaparecería sobre el mundo. solicita a Thrall su perdón por sus acciones. en algún lugar en las faldas del Monte Hyjal. ordena a la Guardia encontrar a la Sacerdotisa antes de que escape de la zona. El Señor del Foso logra rechazar a Grom con su espada. Tyrande ordena a sus fuerzas replegarse en la profundidad del bosque. El ave mágica vuela sobre el bosque y descubre la base de la Alianza y la Horda. La Legión se ha enterado de los planes de Thrall y Jaina. y el chamán solicita a la Sacerdotisa ayudarle a buscar a los fulborgs perdidos. pero no se encuentra segura de su identidad. Con serias quemaduras. la Sacerdotisa de la Luna. pero el hacha del Warsong se ha clavado profundamente en el pecho del demonio. Cruelmente. para sellar su pacto con los demonios. entre las sombras otro enemigo los acecha. son lo mismo. eludiendo las patrullas de la Guardia del Apocalipsis y los puestos de observación de los muertos vivientes. siente la tranquilidad de la paz. Grom sabe que ambos. clamando que el destino de los orcos es servir a Mannoroth y la Legión. comprende que éste es el día largamente temido por las Centinelas. Mortalmente herido. La risa burlona de Mannoroth hace eco entre los muros. ésta se fusiona con la sombra y desaparece de la vista. Hellscream se niega. logra llegar a una base de las Centinelas. Lentamente. y que él. líder de las Centinelas Elfas Nocturnas durante más de diez mil años. Conforme las tropas de Tyrande exploran el área. Tres horas más tarde. se adentra en el bosque para advertir a sus hermanas. y cargando contra los orcos. Grom cae y espera la muerte. El anciano chamán de la tribu se prepara para movilizar a su pueblo. y deben ser detenidos o todo se perderá. encuentran una tribu de furbolgs.Conforme la Horda y la Alianza van haciendo su camino hacia el campamento Warsong. en lo profundo de su ser. El sabía que vendrían a buscarlo. hasta que finalmente. Rápidamente. el líder de los Warsong. pero Hellscream le replica que Thrall solamente conoce la mitad de la historia. Shandris sugiere que pueden ser los pieles verdes que asesinaron a Cenarius. La arquera Shandris Feathermoon interrumpe a Tyrande mientras esta se encuentra en comunión con el bosque. los Kaldorei no podrán detenerla. pero Tyrande cree que hay algo peor. Mannoroth lo incita. Con la aldea furbolg evacuada. logra lanzar a Thrall hacia una de las paredes y dejarlo inconsciente. El gigantesco Señor del Foso aparece detrás de los héroes orcos y comienza a ofenderlos. cree que la presencia de los extranjeros solamente traerá dolor a su encantada patria. Thrall confronta a Hellscream directamente. por lo que el chamán decide ayudarla en su combate enviándole a sus mejores guerreros. a lo que Tyrande accede. Thrall. El demonio proclama que la Legión ha vuelto para consumir Azeroth. Tyrande y sus arqueras sobrevivientes escapan de las fuerzas de la Legión y el Azote. mientras se reúne con los espíritus de sus ancestros. Durante su trayecto al asentamiento enemigo. Grom le dice que en el cañón cercano podrán enfrentarse cara a cara con Mannoroth en persona. Este hecho irrita a Tyrande. y ella se asombra de observar nuevamente a Archimonde después de diez mil años. bebieron por propia voluntad la sangre de Mannoroth. sin saber a ciencia cierta contra qué van a enfrentarse. herido. regresando rápidamente a la base de Jaina. el jefe Warsong es purificado y. Tyrande se escabulle por el bosque. pero Tyrande le advierte que el verdadero enemigo es la Legión Ardiente. el imbatible.

y que una pequeña parte de la tribu sobreviviente se había escondido en las cavernas. Profundamente dolida. Tyrande está decidida. hijos de Cenarius que protegen el Cuerno. Inmediatamente. por lo que las Elfas se ven obligadas a luchar con ellos para llegar al Cuerno. había logrado escapar de la corrupción de sus hermanos. sin embargo. La prisión se encuentra fuertemente resguardada. pues Illidan es demasiado peligroso como para traerlo de nuevo a la superficie del mundo. pero Malfurion necesitaba encontrar un lugar para hacer sonar de nuevo el Cuerno y hacerlos entrar en razón. y penetra a la prisión junto a sus Centinelas para liberar al Cazador de Demonios. Tyrande lo apresura. la fuente de la vida en Azeroth será destruida y el mundo estará condenado. Tyrande sopla el Cuerno. los orcos. y recobrar a tiempo el precioso artefacto. Mientras tanto. Una vez más. Malfurion y Tyrande llegan al Valle. Stormrage despierta a los Druidas de la Zarpa. obligando a los elfos a movilizarse con cautela. que habían sucumbido a sus instintos animales y se habían vuelto feroces y poco inteligentes. Malfurion piensa que talvez los extranjeros podrían ser útiles aliados contra la Legión. estos no lograron escapar. Pronto los druidas recapacitan y vuelven a su forma de elfo. Illidan acepta ayudar. Tyrande llega frente a la formidable celda de Illidan. las fuerzas de Malfurion se enfrentan a un pequeño grupo de dragones negros que se ha refugiado en la oscuridad de las cavernas. la Sacerdotisa logra vencerlo. el cual deberá ser destruido para poder restaurar a los ancestrales espíritus del bosque. disculpándose con Shan’do Stormrage. Malfurion no sabe como los Druidas de la Garra responderán al ver a los otros Elfos Nocturnos por primera vez desde que entraron en el Sueño Esmeralda. A la mañana siguiente. pero Malfurion no concuerda. y no como “dioses oso”. Sin embargo. una parte del bosque lentamente ha caído bajo el influjo maligno de un oscuro espíritu. para que los Elfos invoquen la ayuda de los furbolgs siempre que la necesiten. y ella le responde que los demonios han regresado y que los Elfos Nocturnos. Sin embargo. más corromperá el poder de la Legión los bosques de la superficie. Adicionalmente. continúa junto a sus druidas la búsqueda de sus hermanos. en la profundidad del Valle de la Primavera y el Invierno. y las Guardianas no son rival para las Centinelas. Para horror de los elfos. en retribución. necesitan a su gran campeón. ejércitos de la Alianza y la Horda luchan contra los muertos vivientes. Malfurion y Tyrande buscan a los Druidas de la Garra. Rápidamente. siente la cercana presencia de los muertos vivientes. luego de destruir a un grupo de Ancestros corrompidos por los Sátiros de Ticondrius. y Malfurion se levanta de su sueño. finalmente. Después de diez mil años prisionero bajo el subsuelo. Mientras discuten esto. El Cuerno de Cenarius los había despertado ya. Tyrande cree que Illidan sería un perfecto aliado contra los demonios y los muertos vivientes. por lo que no se sabe que oscuras criaturas habrán hecho su hogar en los perdidos túneles. Continuando su viaje. y los furbolgs se habían vuelto locos y violentos. e invoca un ejército de treants para derrotar a los invasores. podía sentir la corrupción de Kalimdor. Tyrande se ve obligada a acabar con ellos. pero la fría determinación de Tyrande de derrotar a la Legión la ayuda. Más adelante. el chamán le otorga un poderoso Talismán de lo Salvaje. Malfurion previene a sus tropas. Malfurion los destruye. los cuales duermen cerca del Valle. Al día siguiente. todo el grupo vuelve a la superficie. con el objeto de neutralizar a los Druidas de la Garra sin hacerles daño. un poderoso artefacto que es el único que puede despertar a los druidas de su profundo sueño. pues él. su hermano gemelo. hijo de Cenarius. las Centinelas se preparan para recuperar el Cuerno de Cenarius. se encuentran con los furbolgs que Tyrande anteriormente había ayudado. pero Malfurion le dice lo que ésta representa: la prisión de Illidan Stormrage. Malfurion agradece a Tyrande el haberlo despertado. el chamán había sido mordido por una araña venenosa. Los Druidas del Talón invocaron sus poderes de ciclón. Finalmente. Malfurion sospecha que Archimonde tratará de llegar a la cima del Monte Hyjal e intentará absorber los poderes mágicos del Árbol del Mundo. una vez más. han construido una base cerca de donde descansa el Cuerno. resignado. Stormrage se preocupa por esto. Recordando la traición del Dragón Negro Neltharion en la Guerra de los Ancestros. . alcanza el corazón de los Túmulos. Pronto. El camino es largo y peligroso. y usando el Cuerno de Cenarius.hace diez mil años. dado que los druidas normalmente se presentan con su forma de elfo. sin embargo. Los Elfos Nocturnos deciden establecer una nueva base y despertar a los Druidas de la Zarpa. Durante el camino. Allí. una cercana batalla entre humanos y muertos vivientes capta su atención. debe enfrentarse a Califax. pues los Túmulos Profundos han estado sellados por casi tres mil años. Si esto sucede. Tyrande. ésta había sido corrompida. Lamentablemente. las Centinelas de Tyrande logran derrotar a los ancestrales Guardianes del Bosque. Luego de luchar dentro del laberinto con una horda de arañas gigantescas. que no es otro que Shan’do Malfurion Stormrage. Él le pregunta porqué ha venido. En ese momento. Para complicar las cosas. Tyrande no recuerda qué se oculta tras la puerta. Tyrande y las Centinelas se adentraban en la prisión de Illidan. una élite especial de Elfas Nocturnas que hacen de carceleras. Califax le advierte que no debe permitir la salida del traidor. Entonces. inadvertidamente. en las cavernas de los Túmulos Profundos de Monte Hyjal. Los Druidas de la Garra habían estado en su forma de oso por tanto tiempo. Tyrande y Malfurion se topan con una tribu de furbolgs. declara que solamente Elune puede prohibirle cualquier cosa. la voz de Tyrande parece la de un ángel para Illidan. el poderoso Guardián del Bosque. y luego de una gran batalla con el Guardián. Si el Azote llega antes de que él despierte. Tyrande observa que aquel chamán que había ayudado. pero Tyrande no confía en ellos. todo se habrá perdido. en la parte más profunda de la caverna. el siguiente descubrimiento del Shan’do es aún más terrorífico. pero para penetrar debe luchar contra un grupo de Guardianes Wildkin. Dos días más tarde. pero lo hará para redimirse así mismo y no por los Kaldorei. pues mientras más tiempo pase. Tyrande. pues al acercarse a una fuente a beber agua. se encuentra resentida con él por haberla dejado sola por diez mil años. furiosa. pero finalmente. cuyas aguas restauran la salud del chamán. los cuales defienden a los “dioses oso”. luchando contra las Guardianas. encuentran una enorme puerta cerrada. los muertos vivientes han empezado a deforestar el bosque para llegar al Túmulo donde descansa el druida más poderoso. Tyrande busca una fuente mágica de la vida. Para salvarlo. Sin embargo. en la profundidad del Sueño Esmeralda. Malfurion. en las afueras de los sagrados Claros de la Luna. Malfurion.

Una vez fuera de las cavernas, el grupo de Tyrande se encuentra con Malfurion y los druidas. El reencuentro de los dos hermanos no es nada alentador: Malfurion le recuerda a Illidan su traición, y éste le reprocha el haberlo aprisionado, a lo que Malfurion responde que fue consecuencia de sus propios crímenes. Illidan le recuerda que ambos lucharon juntos contra los demonios, pero solamente él fue encerrado. Tyrande interrumpe la discusión y arenga a los hermanos a reconciliarse para poder derrotar a la Legión, pero Malfurion no quiere tomar parte y se marcha con los druidas. Al anochecer siguiente, en lo más profundo de los corrompidos bosques de Felwood, Illidan saborea su libertad. El Cazador de Demonios quiere probarle a su hermano que no es un villano, que los demonios ya no tienen control sobre él. En ese momento, sobre una cercana colina, aparece una tétrica figura: es Arthas, el Caballero de la Muerte. Ambos empiezan a luchar, pero conforme avanza la pelea, se dan cuenta que sus fuerzas están muy equiparadas y podrían seguir luchando por siempre, por lo que Illidan le pregunta a Arthas qué es lo que realmente busca, y el Caballero de la Muerte le explica que un Señor del Terror, llamado Tichondrius, tiene bajo su control un poderoso artefacto, que es el que corrompe el bosque. Este artefacto es nada menos que la Calavera de Gul’dan, el brujo orco, que Tichondrius ha rescatado del colapso de Draenor luego de que Ner´zhul abrió los portales. Arthas desea que Illidan robe este artefacto, pues la derrota de la Legión sería muy útil para “su Maestro”. Illidan le pregunta por qué ha de creerle, y Arthas le responde que su maestro sabe que la verdadera obsesión de Illidan es el poder. La Calavera de Gul’dan le dará al Cazador de Demonios verdadero poder, y todos sus enemigos serán derrotados. Una vez cumplida su misión, Arthas se aleja. Sucumbiendo a su antigua adicción a la magia y al poder de la que siempre fue esclavo, Illidan guía a sus fuerzas para atacar a los guardianes de la Calavera. A pesar de poseer dos bases de Sátiros y Ancestros corruptos que protegen una puerta demoníaca, y estar reforzados por cientos de guerreros esqueletos, las fuerzas de la Legión no pueden detener el avance del Cazador de Demonios, quien barre con ellos como antaño lo hiciera, utilizando para ello las poderosas Espadas Curvas de Azzinoth. Derrotados los guardianes, Illidan se dispone a destruir la Calavera de Gul’dan. Sin embargo, su adicción le ataca una vez más. En lugar de destruir para siempre la Calavera, reclama su poder para sí. Al consumir sus oscuros poderes, Illidan sufre una monstruosa metamorfosis y se transforma en un híbrido de Elfo Nocturno y Demonio, con el suficiente poder para derrotar al mismo Tichondrius. Una nueva y terrible batalla a lo largo del bosque de Felwood se desarrolla entre Illidan y las fuerzas de Tichondrius. Finalmente, luego de un enorme combate, Illidan encuentra al Nathrezim rodeado por su guardia personal. Tichondrius no reconoce a Illidan, y el Cazador de Demonios reta a Tichondrius a una batalla. Aunque el Señor del Terror tiene inmensos poderes, la combinación de los poderes demoníacos de Gul’dan y la magia elfa de Illidan ahora lo hacen un retador impresionante, y Tichondrius el Oscuro es finalmente derrotado. Mientras Illidan se encuentra exultante por su victoria sobre el Señor del Terror y sus nuevos poderes, Tyrande y Malfurion llegan. El Shan’do pregunta al demonio qué ha hecho con su hermano y no le reconoce hasta que Illidan explica sus acciones. Entonces, ambos elfos se enfurecen al ver que Illidan sacrificó su alma para vencer a Ticondrius, y el Archidruida inmediatamente expulsa a Illidan de Kalimdor para siempre. Illidan se da media vuelta, y se adentra en el bosque, derribando los árboles a su paso. La Batalla del Monte Hyjal “…y ahora, es mi turno de menguar y tomar mi lugar entre las leyendas del pasado.”

Dos días después, en un tranquilo claro del Monte Hyjal, Tyrande y Malfurion discuten acerca de un sueño que el Shan’do tuvo la noche anterior. Malfurion soñó que un cuervo lo llamaba hacia ese claro. Tyrande se encuentra impaciente pues las preparaciones para el combate contra la Legión no pueden esperar. En ese momento, Thrall y Jaina Proudmoore llegan al claro, refiriendo que ellos fueron llamados a ese lugar también. Tyrande les deja claro que los orcos y los humanos no son bienvenidos en Ashenvale. Justo en ese instante, un gran cuervo aparece entre los líderes y se metamorfosea en el Profeta. Una vez más, habla a los héroes sobre la unión de todos los ejércitos como única opción para salvar al mundo de los demonios. Cuando Malfurion pregunta al Profeta acerca de su identidad, el misterioso viajero finalmente revela sus secretos. Él es la razón del regreso de la Legión. Hace treinta y cuatro años, él abrió el Portal Oscuro y trajo a los orcos al mundo de Azeroth. En el proceso, inadvertidamente dejó pasar a los agentes de la Legión Ardiente a la realidad mortal. Por sus crímenes, fue asesinado por sus amigos. Luego de su muerte, la guerra devastó los reinos del este por muchos años, dejando muchas regiones desoladas Ahora, finalmente, ha regresado para redimirse de sus pecados y hacer lo que tenía que hacer desde el principio. El es Medivh, el Último Guardián de la Orden de Tirisfal, y ha venido para unir a las razas mortales contra los enemigos de todo lo que vive. Los héroes, paralizados por las grandes revelaciones, acuerdan rápidamente unir sus fuerzas contra Archimonde el Profanador y la Legión Ardiente. A la mañana siguiente, cerca de la cima del Monte Hyjal, los Elfos Nocturnos, la Horda y la Alianza planean su defensa de la montaña. Jaina aparece en la reunión y porta terribles noticias. Archimonde, la Guardia del Apocalipsis, los Infernales, los Señores del Foso, los Señores del Terror, los Sabuesos del Infierno y el Azote se encaminan hacia el Árbol del Mundo, y llegarán a las bases de los aliados en cualquier momento. Malfurion revela que los Elfos Nocturnos derrotaron a la Legión hace diez mil años, y gracias al Árbol del Mundo, son inmortales. Ahora es el momento de devolverle ese poder al Árbol del Mundo para que él les pueda ayudar a repeler a Arquimonde y salvar Azeroth de la aniquilación. El Shan’do inmediatamente parte hacia la cima de Hyjal para planear la acción. Mientras tanto, los otros acuerdan que los Centinelas de Tyrande proveerán soporte y ayuda a las bases de la Alianza y la Horda y las protegerán del avance de la Legión. Esto le dará a Malfurion tiempo suficiente para preparar las defensas de Nordrassil. Antes de que la reunión se deshaga,

Tyrande se disculpa con Thrall y Jaina por mal juzgarlos y ella les da la bendición de Elune. Los cuatro líderes saben que muchos de sus valientes caerán ese día, pero si el plan de Shan’do Stormrage funciona, no morirán en vano. En ese momento, Shandris alerta que Archimonde el Profanador ha dado la orden de ataque, y las fuerzas de élite de los demonios de la Legión junto a los guerreros del Azote asaltan la montaña. Ayudado por tres de sus más grandes lugartenientes, el temible Señor del Foso Azgalor, el Nathrezim Anetheroc y el Lich Jaina y sus humanos, altos elfos y enanos levantan una gran resistencia con sus torres y barricadas. Al final, la base de Jaina es la primera en caer, aunque las fuerzas de Arquimonde sufren grandes dificultades. Sobre las ruinas de las fortificaciones de lady Proudmoore, Arquimonde levanta una nueva base. La Legión avanza hasta la base de la Horda, y luego de una gran defensa por parte de los orcos, los tauren y los trolls Darkspear, finalmente logran derrotarlos. Archimonde confronta a Thrall, amenazándolo con destruir a su raza por rebeldes, pero el joven orco le responde que ellos, al fin, son libres. Thrall finalmente es rescatado por Jaina. Una vez más, los defensores se ven obligados a retroceder ante el feroz ataque de los invasores. Ahora, únicamente la base de los Elfos Nocturnos de Tyrande resiste el ataque. Aun así, los ejércitos mortales logran infligir un gran daño a las fuerzas de Archimonde, y se ganan un poco de tiempo para que Shan’do Stormrage finalice la trampa. La Alianza, la Horda y los Elfos Nocturnos hacen su defensa final en base de los Kaldorei, y la batalla llega a su punto álgido. Archimonde, minimizando la gran resistencia de los ejércitos mortales, desata toda la furia de la Legión y el Azote. Olas de muertos vivientes y Guardianes del Apocalipsis chocan contra los defensores del campamento de Tyrande y luchan contra los venerables Ancestros y treants. Sabuesos del Infierno atacan a los poderosos magos humanos, chamanes orcos y druidas elfos nocturnos, y Dragones de Hielo y Gárgolas atacan desde los cielos, mientras las Centinelas les lanzan cientos de flechas y los Wyvern, Grifos y Quimeras luchan por sacarlos del espacio aéreo. Iracundos guerreros esqueletos, necrófagos, zombis y abominaciones se enfrentan a las disciplinadas fuerzas de los paladines, los fusileros enanos, los hechiceros altos elfos, los guerreros orcos, los poderosos tauren, los trolls Darkspear y las cazadoras elfas nocturnas de Shandris. Los furbolgs, bajo el mando de su chamán, en retribución a la ayuda que tantas veces recibieron de Tyrande, se han unido a la batalla. Los Trolls Oscuros, cuyas tribus pueblan Ashenvale, han comprendido que la única salvación de su raza es aliarse con Tyrande y los suyos, aunque sea como mercenarios. Heridos, disminuidos, los defensores se retiran hasta el Árbol del Mundo. Shandris Feathermoon ha caído heroicamente defendiendo Nordrassil. Archimonde, sintiendo la victoria al alcance de la mano, arrasa la montaña, derribando al suelo las estructuras de los Elfos Nocturnos. Seguro de su triunfo sobre las razas mortales, el Eredar inicia el ascenso de Nordrassil y se prepara para drenar su poder. Sin embargo, Malfurion informa a sus aliados que las defensas están completas y que Arquimonde camina directamente a la trampa del Shan’do. Tomando el Cuerno de Cenarius en sus manos, Malfurion lanza un largo sonido que no se escuchaba desde la Guerra de los Ancestros. Uno por uno, los Espíritus del Bosque dejan los árboles de Ashenvale y comienzan a rodear el Árbol del Mundo y a Archimonde. El demonio se da cuenta de lo que ocurre, pero es tarde. Los poderes combinados de Nordrassil y los Espíritus de Ashenvale son superiores al Señor de los Demonios, y la energía es tan poderosa, que finalmente, Archimonde se consume. Con su último aliento de agonía, Archimonde explota y envía una onda de fuego de arrasa con el bosque. Cientos de acres son quemados, y Nordrassil sufre severas quemaduras. El Líder de la Legión Ardiente es destruido. Asombrados y confundidos, los demonios huyen hacia los bosques, donde más tarde serán cazados y muertos. Medivh observa como los ejércitos de las razas mortales celebran su victoria. Miles de vidas se han perdido y el mundo de Azeroth ha sido severamente dañado. Sin embargo, si los humanos, los orcos y los elfos nocturnos pudieron dejar atrás los viejos rencores y unirse, talvez el mundo aún tiene esperanzas. Su tarea está completa. Medivh se prepara para dejar Azeroth para siempre y tomar su lugar entre las leyendas del pasado.

Tercera Parte: El Trono de Hielo

La Venganza del Traidor-El Despertar de los Naga “Traidor… en verdad, fui yo quien fue traicionado… ahora, mis ojos pueden ver aquello que se oculta a los ojos de los otros. Hay momentos en que la mano del destino debe ser forzada… Ahora vayan… Suman al mundo en las mareas de la perdición”. Sobre las costas de Kalimdor, una siniestra figura emerge en medio de una naciente tormenta. Enormes alas de murciélago y cuernos de demonio, sin embargo, la oscura figura no es otro que Illidan Stormrage, el traidor Elfo nocturno. Ahora, al absorver los poderes de la Calavera de Gul’dan, ha entrado en conocimiento de profundos secretos que otros, por muchos milenios, han desconocido. Invocando las oscuras fuerzas de la profundidad de los mares, Illidan prepara un ejército para asolar nuevamente a la superficie del mundo. En la profundidad de los corrompidos bosques de Ashenvale, la Guardiana Maiev Shadowsong continúa su cacería del traidor Illidan Stormrage. El Cazador de Demonios, para salvar al bosque de la creciente corrupción de la Legión Ardiente, consumió los ocultos poderes de la Calavera de Gul´dan, el malvado brujo orco. Despreciado por los suyos, el ahora mitad elfo mitad demonio se oculta entre las sombras del oscuro bosque, mientras su Guardiana intenta regresarlo nuevamente a la profundidad de la oscura prisión de los Tálamos Oscuros. Sus fuerzas, conocidas como los Vigilantes, al mando de su segunda de confianza, Naisha, exploran las ruinas de un destruido asentamiento de los Elfos Nocturnos en la costa

este de Kalimdor. En este momento, unas repulsivas criaturas, con aspecto de serpiente marina y piel escamosa, les atacan. Estas desconocidas, llamados Naga, al parecer han plegado su lealtad a Illidan. Éste, mientras las fuerzas de Maiev combaten con los Naga, escapa a través del mar en un barco. La Guardiana ordena la persecución. La flota de Maiev persigue a Illidan a través del Gran Mar. Al cabo de unos días, llegan a las tempestuosas aguas del Maelstrom. Maiev y sus Vigilantes desembarcan en un archipiélago desconocido, el cual no figura en ninguno de los mapas. Este archipiélago corresponde a las Islas Abruptas, que Gul´dan, con la ayuda de sus clanes aliados, hizo emerger del fondo del océano durante la Segunda Guerra entre la Horda y la Alianza. Es allí donde se encuentra la legendaria Tumba de Sargeras, donde Aegwynn colocó el cuerpo del Señor de la Oscuridad luego de derrotarlo en Northrend. Los Elfos Nocturnos erigen una base en la costa de la isla mayor e inicia la exploración del archipiélago. Observando las antiguas ruinas de la isla, Maiev se sorprende, pues empieza a reconocer las estructuras como las que pertenecieron a destruido Imperio de Aszhara. Sorpresivamente, hallan a un viejo brujo orco llamado Drak´tul, quien les narra que él fue uno de los brujos del clan Stormreaver que acompañó a Gul´dan en su aventura en las Islas Abruptas. Muerto Gul´dan por los demonios guardianes de la tumba, los clanes rebeldes fueron arrasados por las encolerizadas fuerzas de Orgrim Doomhammer, siendo Drak’tul el único sobreviviente. Desde esa época, el orco ha vivido como un ermitaño en las olvidadas islas por veinte largos años. Drak’tul vive atormentado por los espíritus de los orcos caídos, por lo que ruega a Maiev le ayude a calmar a los confundidos fantasmas. Luego de luchar contra los esqueletos orcos, Maiev destruye los antiguos ziggurats por donde los espíritus regresan al mundo de los vivos. El viejo Drak’tul, perdonado por la Guardiana, se introduce en su tienda a esperar el final de sus días. Conforme se acercan a la Tumba, Maiev y las Vigilantes tienen que luchar contra las bases que los Naga han construido alrededor de la entrada. Adentrándose en la tumba, Maiev encuentra unas antiguas runas encantadas, colocadas en las columnas por Gul’dan, donde el brujo narra su desastroso viaje en busca del Ojo de Sargeras, un poderoso artefacto mágico que le daría los poderes de un dios. Emboscado por los demonios que guardan la tumba, Gul’dan muere sin alcanzar su ansiado premio. Maiev penetra profundamente en el laberinto, hallando a las horribles criaturas que mataron a Gul’dan, así como una estatua de Aszhara, la hermosa y caída reina de los elfos. Pero esta estatua es diferente. Se asemeja a un naga… Finalmente, Maiev se enfrenta a Illidan y a sus monstruosos Naga. Al absorber los poderes de la Calavera, Illidan también adquirió la memoria de Gul’dan, por lo que conocía la localización exacta de la tumba y sus maléficos poderes ocultos. Illidan ha hallado el Ojo de Sargeras, y para demostrar sus nuevos poderes, inicia un terremoto para colapsar la tumba sobre Maiev y sus Vigilantes. La Guardiana logra escapar, gracias a sus poderes, pero Naisha y sus compañeras quedan atrapadas dentro de la tumba y son aplastadas por el derrumbe. Jurando vengar a las Vigilantes, Maiev envía un mensajero hacia Kalimdor, para informar a Shan’do Stormrage de los planes de su hermano gemelo. Mientras tanto, en la base del Árbol del Mundo Nordrassil, Malfurion Stormrage y Tyrande Whisperwind se encuentran organizando las labores para sanar su dañada tierra. A pesar de haber derrotado y expulsado a la Legión Ardiente, su corrupción aún carcome a los bosques de Ashenvale. Mientras discuten las implicaciones de su nuevo hogar, la mensajera de la Guardiana Shadowsong con el terrible reporte. Reuniendo todas las fuerzas que pueden, los dos parten hacia las Islas Abruptas. En las Islas, Maiev y las pocas fuerzas que sobreviven libran una desesperada resistencia contra los Naga de Illidan. La llegada de Malfurion y Tyrande inicia una fiera batalla contra las fuerzas del traidor, pero finalmente, la base de Illidan es destruida. Sin embargo, el Cazador de Demonios logra escapar nuevamente, dirigiendo a su flota cada vez más al este. Desembarcando en el arrasado reino de Lordaeron, Malfurion decide penetrar en el bosque y comulgar con los espíritus de la naturaleza, encargando a Maiev y a Tyrande la búsqueda de su hermano. La joven Guardiana tiene resentimiento hacia la Sacerdotisa, pues la culpa, en primera instancia, de haber liberado a Illidan. Mientras exploran el destruido continente, se encuentran con un grupo de Altos Elfos sobrevivientes. Liderados nada menos que por el joven príncipe Kael´thas Sunstrider, el último de la dinastía de Dath´Remar, estos Altos Elfos han jurado venganza por la muerte de sus hermanos y la destrucción de su reino encantado, Quel’thalas, por parte del Azote. Por esta razón, se hacen llamar Elfos Sanguinarios. Sin embargo, para mantener su palabra de honor, Kael ha decidido que sus elfos sigan siendo fieles a la Alianza. Kael era miembro del Concejo de los Altos Elfos, y fue uno de los pocos magos del Concejo que logró escapar de la destrucción de Silvermoon por parte del Azote. Kael solicita a las elfas nocturnas que les ayuden a trasladar sus fuerzas hacia una zona más segura, la villa Pyrewood, controlada por los humanos, al otro lado del río Arevass. A pesar de las protestas de Maiev, quien insiste en continuar la cacería de Illidan, Tyrande accede a ayudar al príncipe elfo. Escoltando su convoy con suplementos y refuerzos, los Elfos Nocturnos y los Elfos Sanguinarios se adentran en los peligrosos territorios controlados por el Azote. Tyrande previene al príncipe acerca de los peligros de la venganza y la ira, y sus desagradables consecuencias. Al principio, atacados por pequeños comandos de los muertos vivientes, la caravana logra llegar hasta un puente. Al otro lado, las fuerzas de la Alianza han logrado detener el avance del Azote, y es seguro por el momento. Sin embargo, al cruzar el puente, son atacados por una enorme ola de muertos vivientes. Sabiendo que la caravana no resistirá el ataque, la Sacerdotisa de la Luna ordena a los elfos replegarse al otro lado del río, mientras ella retrasa, invocando los poderes de Elune, al masivo ejército. Aunque la Sacerdotisa, asombrosamente, logra detener el avance de los muertos, el inmenso poder desplegado hace colapsar al puente, y Tyrande cae hacia las turbulentas aguas del río. A pesar de las protestas de Kael, quien trata de salvar a la Sacerdotisa, Maiev decide que Tyrande está perdida y ordena continuar la búsqueda de Illidan. Mientras tanto, en las profundidades del bosque de Silverpine, Malfurion inicia su comunicación con los espíritus, quienes le advierten que su hermano planea utilizar los vastos poderes del Ojo de Sargeras para destruir la base de un glaciar en el helado continente de Northrend. Sin conocer bien los motivos de Illidan, pero sabiendo que esto podría provocar la destrucción de todo el planeta, Malfurion parte para encontrarse con sus aliados.

Los elfos sanguinarios deciden dejar atrás Lordaeron y aceptan la oferta de Vashj.Extrañado de no encontrar a Tyrande. la captura también en una enredadera. Kael no tiene más remedio que aceptar la ayuda de las serpientes. Garithos necesita a todas las fuerzas disponibles en el frente. el Gran Mariscal acusa a Kael de traición y envía a encerrar a todos los elfos en las prisiones mágicas de Dalaran. Illidan Stormrage. en homenaje a nuestros amados caídos”. un viejo amigo suyo. sin embargo. Vashj informa a Kael que el antiguo portal que el Lich Kel´thuzad utilizó para que Archimonde entrara en Azeroth continúa abierto. frente al segundo observatorio. Sin embargo. Misma raza: los amados Bien Nacidos de la reina Aszhara. Apogeo de los Elfos Sanguinarios “Los pocos que quedamos de nosotros. sabe que. Kael y Vashj deben enfrentarse a las fuerzas de Garithos. aguardando su inevitable ejecución a mano de Garithos. Durante uno de los ataques a la base naga. Kael les dice que su gente está empezando a enloquecer debido a la gran ausencia de magia a la cual se ven expuestos desde la destrucción del Pozo del Sol. Superando más de diez mil años de odios y rivalidades. nos hacemos llamar Elfos Sanguinarios. En el momento de atacar los muertos vivientes. los acérrimos y ancestrales archirivales de los Altos Elfos. Malfurion pregunta por el paradero de su amada. finalmente. para ayudar en el rescate de Tyrande. quien se asombra de ver quién es su salvador. Abriendo un portal interdimensional. Con todos a salvo. quien puede saciar las necesidades de magia de los elfos sanguinarios. Mientras que Illidan lamenta que sus esfuerzos para derrotar a “nuestro enemigo común” hayan fracasado. encolerizados por la huída del hechicero. Enfurecido. se encuentra defendido por el último y más poderoso jefe Gnoll. Una vez que los muertos han sido derrotados. Kael completa su misión. por lo que ordena que todos los humanos se dirijan hacia su base. Malfurion decide acabar con Illidan sin importar cual sea el costo. Las fuerzas combinadas de los Elfos Nocturnos. los elfos logran penetrar en la fortaleza de los Naga. Illidan. mientras constantes terremotos empiezan a resquebrajar la integridad de los continentes. Maiev y los Vigilantes. Illidan en persona rescata a la Sacerdotisa. Las fuerzas aliadas de Elfos Nocturnos y Elfos Sanguinarios viajan hacia las ruinas de la ciudad de Dalaran. en un intento de ajusticiar a Stormrage. Shan’do y Tyrande. Para colmo. quien está dispuesto a no dejarlos escapar. en la base de la Alianza. Luego de enfrentarse personalmente con Hooger. Después de darles paz a sus espíritus. Malfurion. Garithos llega a la base de Kael justo en el momento en que Vashj y sus Naga dejan el combate. Kael debe enfrentarse al carcelero de Dalaran. localizado en la costa opuesta del lago. reviviendo su última batalla. el Cazador de Demonios pasa a otra dimensión. El tercer observatorio. La Guardiana Maiev Shadowsong rápidamente lo sentencia a muerte por sus crímenes. pero en el momento en que se apresta a ejecutarlo. Ambas naciones elfas se unen para resistir y contraatacar a los Naga de Illidan. por lo que Kael tiene que matarlo. Mientras los ingenieros elfos levantan una serie de torres alrededor del portal. inmediatamente pone a disposición de su hermano a sus naga. En ese momento. Ayudados por los poderes divinos de Magroth. Finalmente. quien informa que un enorme ejército del Azote se aproxima sobre la base de los Altos Elfos. quien había sido capturado por los Naga. y Malfurion en persona confronta a su hermano y destruye el Ojo de Sargeras. Al día siguiente. los Elfos Sanguinarios se ven obligados a enfrentarse a algunas fuerzas del Azote que han acampado al otro lado de la isla. deciden abandonar el ruinoso Lordaeron y volver a sus amadas tierras de Kalimdor. por fin. por lo que le dice que ella personalmente vio cuando Tyrande era asesinada por los muertos vivientes y que la única manera de vengar a la sacerdotisa es hallando al Cazador de Demonios. hasta que finalmente. Kael percibe la energía de los fantasmas de los archimagos asesinados por Arthas durante el asedio de la Ciudadela Violeta. al salir a la superficie. decepcionado y enfadado por el engaño de Maiev. los dos hermanos Stormrage se unen nuevamente en busca de un mismo objetivo. incluyendo la muerte de Tyrande. pero Illidan decide dejar Azeroth para evitar la cólera de “su nuevo maestro”. Tyrande y un reducido grupo de Centinelas luchan con todas sus fuerzas contra el ataque del Azote. Esto deja prácticamente indefenso a Kael y sus hermanos. a la vez que liberan a los elfos sanguinarios prisioneros. Luego de una tremenda lucha contra ambas fuerzas. En la profundidad de los laberintos de Dalaran. y la cacería de Illidan sufriría una nueva demora. los Elfos Sanguinarios y los Naga. al escuchar el predicamento de su eterna amada. si le cuenta la verdad al Shan’do. los Trolls Amani. y cruza el lago. han construido una aldea. Aterrorizado y con el corazón roto por la supuesta pérdida de su amada. Aunque desconfía de los Naga por haber luchado contra ellos. quien planta gran resistencia al asalto de los Elfos. Malfurion logra capturarlo con las enredaderas de un árbol. Una vez en la isla. los elfos encuentran a Magroth. este partirá de inmediato a buscar a la Sacerdotisa. finalmente Malfurion e Illidan arreglan sus diferencias y se reconcilian definitivamente. Kael y Vashj luchan contra las fuerzas humanas de Garithos que . Al llegar a la gran biblioteca. logran arrasar la base de los muertos y replegar a los enemigos. rápidamente lo persigue a través del portal. entonces Vashj le ofrece una nueva fuente de poder mágico bajo la sombría mano de su maestro. En ese momento. llega un emisario de Garithos. Maiev. un Paladín de la Orden de la Mano de Plata. Kael cae en una encrucijada: morir ejecutado por los humanos o entregarse a la voluntad del semi-demonio. Kael´thas y sus elfos sanguinarios languidecen su prisión en las mágicas mazmorras de Dalaran. donde los hechiceros naga de Illidan invocan los oscuros poderes del Ojo de Sargeras. nuevamente Vashj y los Naga aparecen y ofrecen su ayuda al joven Príncipe. Kael y sus elfos se encuentran listos para movilizarse. sin embargo. Lady Vashj y sus naga logran infiltrarse en los acueductos de la ciudad y liberan al príncipe elfo. el príncipe Kael le dice al Shan’do que la sacerdotisa aún puede estar viva. los cuales continúan luchando después de muertos. Kael finalmente logra su objetivo. y es por allí donde van a escapar.

Arthas sorpresivamente se encuentra con dos paladines de la Orden de la Mano de Plata. el Caballero de la Muerte ordena a los Nathrezim abandonar inmediatamente Lordaeron o sufrir su furia. Guerra Civil en las Tierras de la Plaga – La Rebelión de los Forsaken “Desde hoy en adelante. En él. aunque aún vive. Arthas se nombra a sí mismo como Rey de Lordaeron. de donde el Señor del Foso obtiene refuerzos provenientes del Torbellino de la Nada. Illidan decide destruir la Ciudadela Negra. asombrados. por lo que ha decidido ocultarse en Outland. pierde a su presa. discuten acerca de sus futuros planes para la Legión. el mayor y más poderoso de los tres. súbitamente las puertas de los jardines son derribadas. La Guardiana. Vashj y los Naga. el último chamán de los draenei. Agradeciéndoles por cuidar de su reino. Illidan accede. y le ofrece a Illidan una última oportunidad para destruir el Trono de Hielo para escapar de su rabia. piensa que Archimonde los contactará. Después de muchos días de buscar a Illidan. seca y rojiza. quien resiste el asalto de las fuerzas de los orcos en una pequeña ciudad mortuoria. Detheroc y Varimathras. un Señor del Foso subordinado a Mannoroth el Destructor. Detheroc y Varimathras argumentan abandonar al Azote y volver al Torbellino del Vacío. sobrevivientes del colapso de Draenor que han sido esclavizados por Magtheridon y reclutados en el ejército de la Legión. quien le reveló la existencia del Rey Lich Ner’zhul. quien ejerce su brutal poder sobre Outland en nombre de la Legión Ardiente. que a la postre le costó la victoria a la Legión Ardiente. de retorcida vegetación. dejando atrás para siempre. Kil’jaeden promete a Illidan poder infinito por destruir el Trono de Hielo. mientras que Akama y los draenei asegurarán las fuerzas del Cazador de Demonios en Outland. Aún no ha terminado de saborear su victoria. quienes se disponen a resistir al Azote y permitir el . Illidan es finalmente liberado. Illidan teme que Kil’jaeden derrame su furia sobre él. Los tres generales del Azote se separan y se dirigen a destruir a los últimos refugiados humanos de Lordaeron. el hogar original de los orcos. El nuevo mundo es una dimensión caótica. Estos Orcos del Caos. Este cree que Illidan es un agente de la Legión que viene a probarlo. finalmente Illidan enfrenta a Magtheridon. En los arruinados jardines de la Ciudad Capital de Lordaeron. una fortaleza que está regida por Magtheridon. Esta nueva dimensión se llama Outland. pero Balnazzar. y derrotada. las fuerzas de Vashj y Kael finalmente dan. y se ha enterado de la traición de Arthas. escapa junto a sus Vigilantes en la incertidumbre del rojo mundo. Ahora. Cuando la reunión está a punto de terminar. éste encuentra a Akama. Cuando Illidan fue liberado por Tyrande de la prisión de los Tálamos Profundos. Luego del fiero combate. con un campamento de elfos nocturnos. los hijos de Blackhand el Destructor. Convertidos ahora en despiadados orcos del caos. Temeroso. rocosa. la antigua Ranger elfa. recordando la imprudencia de Kael cuando la delató ante Malfurion. Señor de la Guerra durante la Primera Guerra contra los humanos. Esa es la razón de que Illidan robara el Ojo de Sargeras en primer término. Illidan y los suyos inician el asedio de la formidable fortaleza de la Ciudadela Negra. Mientras luchan por asesinar a todos los humanos sobrevivientes. Ahora que ha fracasado gracias a la intervención de Malfurion y Tyrande. no han tenido noticias de Archimonde desde hace meses y comienzan a sentirse ansiosos. y enjaulándolo en una celda especial. Los tres Señores del Terror. y tras asesinar a Rend y Main. y viendo que el príncipe elfo se ha aliado con la Naga. Rend y Main se opondrán a todos los planes de Illidan. Una tremenda batalla se da entre ambas fuerzas. solamente seremos los Forsaken”. la enloquecida reina de los Elfos Nocturnos. Maiev. y destruye las torres y sistemas de seguridad. Kel’thuzad y Sylvanas se acercan y congratulan al príncipe. las fuerzas de Illidan se encuentran con Orcos del Caos. Balnazzar lo refuta y los tres Señores del Terror desaparecen fuera de su alcance. permitiendo el asalto de Illidan. y el Señor de la Destrucción. quien informó al mismo Illidan de la existencia de la Calavera de Gul’dan. encerrado en el Trono de Hielo en Northrend. la Guardiana Maiev Shadowsong finalmente ha logrado capturar al antiguo Cazador de Demonios. Para asegurarse el dominio del destruido mundo. Le reclama su estupidez al pretender ocultarse de él en Outland. corrompidos por el maligno poder de la Legión. Para su fortuna. Maiev es mortalmente herida por una flecha de Vashj. y corresponde al remanente de lo que fue el antiguo Draenor.intentan evitar el escape. Balnazzar. un voraz demonio de la Guardia de la Perdición. los Señores del Terror Nathrezim. los generales de Arquimonde. destruido por los múltiples portales de Ner’zhul. con el propósito de crear un gran cataclismo que destruyera Northrend y al Rey Lich. secretamente fue contactado por nada menos que Kil’jaeden el Embaucador. Kael e Illidan son presentados. y Arthas aparece. Illidan sabe que para vencer a Magtheridon. pone feroz resistencia al ataque. Kael y Vashj se encargan de matar a los lugartenientes de Magtheridon. Finalmente todos los elfos sanguinarios han logrado pasar a través del portal. el último vestigio de su agonizante civilización. se dispone a volver a Ashenvale para ajusticiar al traidor. los naga y los elfos sanguinarios. por lo que deben mantener sus posiciones. Kil’jaeden sabe que el Rey Lich planea liberarse a toda costa de su prisión. primero necesita destruir tres portales mágicos remanentes de los construidos por Ner’zhul. los favoritos de Aszhara. pero Illidan lo despacha rápidamente y reclama Outland para él. Luego de asediar y destruir el primer portal. temiendo que el Rey Lich llegue a ser demasiado poderoso si logra liberarse. y Kael y los Elfos Sanguinarios juran lealtad a Illidan y viajan con él a Northrend. Kil’jaeden el Embaucador aparece frente a Illidan y sus seguidores. mientras son secretamente observados por el lich Kel’thuzad y la banshee Sylvanas Windrunner. Illidan ofrece a los draenei ayudarles a derrotar a los orcos si estos les ayudan en la guerra contra Magtheridon. la tierra que los cobijó por diez mil años. la Dama de los Tormentos. El Cazador de Demonios le revela al joven príncipe que tanto los naga como los altos elfos una vez fueron una sola raza. Gracias a los poderes de camuflaje de los draenei. cuando una enorme nube de energía caótica se forma en el horizonte. y decide terminar de erradicar a la humanidad de sus tierras. la diabólica demonesa Sucubus. Akama logra penetrar dentro de la fortaleza. los ilustres Bien Nacidos. Destruidos los tres portales. se encuentran dirigidos por Rend y Main.

Allí. el príncipe de los . Una vez fuera de la capital. Finalmente. Con Balnazzar fuertemente atrincherado en la Ciudad Capital. cuando es repentinamente atacado por una convulsión psíquica. Aunque éste desacuerda unirse con los repulsivos muertos vivientes. Silvanas logra vencer a Varimathras y arrasar su base. en las Tierras devastadas por la Plaga. y que ahora en adelante. pero finalmente. Silvanas se encuentra profundamente enfadada con Arthas por haberla condenado a la eterna maldición de la nomuerte. Silvanas ordena a sus banshees buscar fuerzas suficientemente fuertes para combatir. Detheroc y Balnazzar. discuten acerca de su futuro. y muchos soldados caen en la batalla. Arthas y Kel’thuzad son separados. que no es otro que el despreciable Mariscal Garithos. Detheroc y Varimathras aparecen. Silvanas acuerda con ellos destruir al Caballero. lo que este hace con placer. La Dama Oscura Mientras tanto. proveniente del Rey Lich. Ante el inminente ataque del Señor del Terror. Utilizando la habilidad de sus banshees para poseer a los soldados de Garithos. Mientras tanto. Balnazzar. Cuando la Ranger oscura se prepara para despachar al Señor del Terror. Todavía Arthas no acaba de celebrar su naciente victoria. quien ayudara a Malfurion y Tyrande en su batalla con Illidan. pero es prohibido para un Nathrezim matar a otro Nathrezim. Silvanas le ofrece entregarle nuevamente la Ciudad Capital una vez que Balnazzar sea destruido. Prometiendo darle una muerte tortuosa y horrible. Los Nathrezim han confirmado la derrota de la Legión Ardiente a manos de los ejércitos mortales. Silvanas ofrece una alianza a Garithos. con fuerza y astucia. aparece una figura en medio del campamento: es Kael’thas. y resisten el embate del Azote. Varimathras aparece y le ofrece unirse al nuevo orden de los Señores del Terror de Lordaeron. Arthas deja el Azote en manos de su fiel Kel’thuzad y parte con su flota hacia Northrend. Una Sinfonía de Hielo y Fuego – La Ascensión – El Rey Lich Triunfante Mientras Silvanas se hacía con el poder en Lordaeron. la Dama Oscura ordena a Varimathras asesinar a Balnazzar. El Caballero de la Muerte suspende la cacería y regresa a la Ciudad Capital junto a Kel’thuzad para hacer los preparativos del viaje a Northrend. por lo que las inmensas fuerzas del Mariscal están al servicio de Detheroc. pero ella refuta vehementemente y responde que solamente odia a Arthas un poco más de lo que odia a los Nathrezim. De vuelta en el destruido palacio de Terenas. e inmediatamente le ordena volver a Northrend para defender el Trono de Hielo. pero se niega a revelar sus métodos. Varimathras ejecuta a Balnazzar. y desean tomar el control del Azote destruyendo a Arthas y a Kel’thuzad. Detheroc. ella y sus muertos vivientes solamente serán conocidos como los Forsaken. y el Caballero de la Muerte se ve obligado a combatir. los dos líderes de los muertos vivientes se dirigen hacia los muelles. Finalmente. la tierra empieza a temblar. y de las profundidades de un profundo abismo. Con el debilitamiento del Rey Lich. la flota de Arthas desembarcaba en Northrend. acepta el trato. el último Señor del Terror es acorralado. en las afueas. En ese momento. en la oscuridad de los remotos bosques de los Claros de Tirisfal. Será su guardaespaldas durante la travesía hasta Icecrown. y Silvanas aparece. las banshees destruyen a las tropas de Arthas. y se ha independizado del poder de Ner’zhul. Como examen final para su lealtad. Garithos reclama la Ciudad Capital para los humanos. Kel’thuzad y Sylvanas logran derrotarlos y asesinarlos. ha controlado mentalmente a un general de la Alianza. Lordaeron ha dejado de ser un reino humano. Para empeorar las cosas. Dagren el Cazador de Orcos y Magroth. lanzando una flecha envenenada al Caballero de la Muerte. Silvanas desea desesperadamente tomar venganza por su condición de muerto viviente y por la destrucción de su amada Quel’thalas.escape de los humanos. para fortalecer sus fuerzas. aparece Kel’thuzad con fuerzas leales. Muerto el Señor del Terror. el último rey de los nerubians. Satisfechos de haber ahuyentado a las fuerzas rebeldes. ogros y bandidos humanos que se encuentran ocultos entre los bosques. Silvanas y Varimathras penetran en la ciudad y rápidamente empiezan a despachar a las fuerzas de Detheroc. pero Silvanas muestra sus verdaderas intenciones y ordena a Varimathras matar a Garithos. a sus anteriores fieles guerreros. Sorprendido de ver elfos en esas desoladas tierras. Las banshees poseen a varias tribus de Gnolls. el Mariscal acepta. Arthas. Varimathras promete venganza por la insolencia y desaparece. aparecen las banshees de Silvanas. los grandes poderes del Rey Lich cada vez van menguando continuamente. Garithos ha recobrado la conciencia. Silvanas y los muertos vivientes que han logrado liberarse del control mental del Rey Lich. El asedio de ambos ejércitos sobre Lordaeron es impresionante. una gigantesca criatura semejante a un escarabajo emerge a la superficie y acaba con los elfos. que ayudan a Arthas a escapar y lo conducen a él y sus tropas a un desolado claro en medio del bosque. En el momento en que sus tropas se encuentran desembarcando en la Bahía Daggercap. El guerrero se identifica como Anub’Arak. Arthas ordena sus muertes. Ante la inminente oportunidad de alcanzar gloria y fama. y las banshee huyen en medio de la oscuridad. Las fuerzas de Silvanas y Varimathras se preparan para asaltar la base de Detheroc en el este de la Ciudad Capital. Con la ayuda de estas poderosas fuerzas. La reunión se disuelve. la banshee ciertamente ha recuperado el control sobre sí misma y sus acciones. Silvanas se dispone a acabar con Arthas. Ante la insistencia de la Ranger oscura. y toman control mental de los guerreros del Azote. Silvanas confiesa a Varimathras el engaño. Silvanas proclama que Lordaeron es suyo. han organizado un grupo de resistencia entre los remanentes de la Alianza de Lordaeron. En ese momento. pero secretamente. Aunque Silvanas sospecha de las verdaderas razones de la alianza con el Señor del Terror. ahora transformado en un Señor de la Cripta por los grandes poderes nigromantes de Neru’zhul. Arthas y Kel’thuzad discuten acerca de las posibles causas de la debilidad del Rey Lich y sus consecuencias para el Azote. Ner’zhul advierte al Caballero que la ciudadela de Icecrown se encuentra bajo inminente ataque. Varimathras ofrece hacer un trato con ella a cambio de su vida: Varimathras le ayudará a derrotar a sus dos hermanos. Sylvanas Windrunner se reune en un mitting secreto con los tres señores del terror Nathrezim. y los Señores del Terror se preparan para la rebelión. Durante la batalla. dada la gran resistencia de Balnazzar. pero en ese momento. son repentinamente atacados por jinetes halcones de los Elfos Sanguinarios.

lo anima como un Wyrm de hielo. que cae sobre la nieve y rápidamente se desangra. y Arthas acepta. el control de los obeliscos cambia de manos. Las voces de sus antiguos amigos y amados. el ser más poderoso jamás visto sobre Azeroth. lo conmina a romper el bloque de hielo y completar el círculo. En efecto. El hueco dejado por Frostmourne ha drenado su poder desde ese momento. Arthas y Anub’Arak luchan con todas sus fuerzas. pero para llegar a la entrada de las catacumbas. derrotan a los enanos y penetran en las catacumbas. Tras una gran batalla con Sapphiron. y Arthas. se constituyen un gran adversario para Arthas y Anub’Arak. somos uno. Anub’Arak y Arthas deciden atacar a un dragón azul que vive cerca de la zona. que añoran venganza. que ha caído a sus pies. el Rey Terenas. una enorme criatura con miles de tentáculos. inician el ascenso hacia el Reino Superior. Estas monstruosas criaturas con enormes tentáculos. Ante la constante debilidad del Caballero de la Muerte. Arthas.” Los destinos de Arthas y del Rey Lich se han fundido. Continuamente. Arthas incrusta a Frostmourne en el bloque de hielo. finalmente el dragón cae. Illidan y sus fuerzas. un tremendo terremoto produce un derrumbe y ambos héroes son separados. Una vez dentro de la gruta. frente a frente. cual corona. El Rey Lich se comunica mentalmente con Arthas de nuevo. se encuentran con el peligro que tanto temían los enanos: los Sin Rostro (Faceless One). Uther Lightbringer. Baelgun ordena dinamitar un valioso puente hacia el interior del Viejo Reino nerubian. Las Espadas Curvas de Azzinoth y la poderosa Frostmourne relumbran con cada golpe. Kael desaparece.Elfos Sanguinarios. Anub’Arak propone cortar camino penetrando en el oscuro reino subterráneo de Azjol-Nerub. los enanos han despertado un profundo y terrible mal que duerme bajo la tierra. el Rey Lich concentra todos sus poderes en su campeón. la cámara se va destruyendo y cae a su alrededor. Son los enanos de Muradin Bronzebearb. En la profundidad de la gruta. los Naga y Elfos Sanguinarios. el Olvidado (Forgottem One). Cuatro inmensos obeliscos rodean Icecrown. utilizando los poderes nigromantes de Frostmourne. levantadas en lo profundo de la oscuridad de Azjol-Nerub. Derrotado Baelgun por el poder de los héroes muertos vivientes. se enfrentan con el líder de los Sin Rostro. y los cuatro deben estar activados para abrir la cámara que conduce al Trono de Hielo. Illidan promete que este será el día en que el temible Azote llega a su fin. Kael informa a Arthas de la cercana destrucción del Rey Lich al mando de las fuerzas combinadas de elfos y naga al mando de Illidan. Con un último grito de desesperación. al mando de Baelgun. Una tremenda batalla entre las fuerzas de Illidan y el Azote se entabla alrededor de Icecrown. Arthas y Anub’Arak se abren paso entre las fuerzas de los naga. a quien Arthas traicionara cuando ambos fueron en la búsqueda de Frostmourne. Arthas se lo coloca. logra herir mortalmente en el estómago a Illidan. Horas después. En la entrada hallan otra sorpresa. y las fuerzas del Azote penetran en Northrend. enfrentándose a los enanos de Baelgun a cada paso y a las ocultas trampas colocadas antaño por los nerubians durante la Guerra de la Araña. Arthas procede a ingresar a la cámara. trata de escapar hacia la superficie. Una banda de enanos les cierra el paso. primer lugarteniente de Muradin. Tomando el yelmo de Ner’zhul. se encuentra con Anub’Arak y salen a la superficie. y Arthas no podrá hacer nada. y finalmente penetran en el cañón que lleva a las catacumbas de Azjol-Nerub. el Azote ha colocado sus bases cerca del Trono de Hielo. luego de muchas eras. que él ha destruido en nombre del Rey Lich. pero Arthas. Los enanos han permanecido en Northrend desde entonces. Una vez en la cima. donde su espíritu maligno se halla encerrado. Sentado sobre el Trono de Hielo. Es la venganza de los Altos Elfos por la destrucción de Quel’thalas y otros insultos. Arthas y Anub’Arak deben dar un gran rodeo por el llamado Reino Inferior. Muradin Bronzebearb y el archimago Antonidas. Los dos guerreros más poderes de la historia de Azeroth. Con su enemigo vencido. Illidan se enfrenta cara a cara con el Caballero. deben vencer a una enorme fuerza de guerreros naga que guarda la entrada. que durante milenios ha defendido el ancestral cementerio de los dragones. Finalmente. sobre su cabeza. pero finalmente. que no es otro que el poderoso Sapphiron. En un último y desesperado intento por evitar que Arthas ingrese a la cámara del Trono de Hielo. Conforma asciende la congelada escalinata hacia el Trono de Hielo. pero que él ordenó retirar la espada con el objetivo de que Arthas la encontrara y eventualmente le condujera a Icecrown. gigantesca como una montaña. solo. con el objetivo de vengar a su camarada. con la ayuda de Sapphiron. el Señor del Azote. donde las fuerzas rebeldes de los nerubians sobrevivientes se oponen al paso de su antiguo señor. mientras Arthas decide que Illidan ya se ha entrometido suficiente en sus planes. Durante el ascenso. Luego de muchas vicisitudes. Una vez en el Reino Superior. la temible armadura de Ner’zhul. acosan su cabeza. hasta que logran derrotarlo. Arthas y Anub’Arak. utilizando todas sus fuerzas. se preparan para el ataque final. maquina su siguiente golpe sobre el mundo… . que se rompe en mil pedazos y libera la armadura. triunfante. y le explica que Frostmourne una vez fue parte del Trono de Hielo. Con la ayuda de Sapphiron. y el Azote resulta vencedor. Del otro lado del glaciar. la tenebrosa voz del Rey Lich resuena como una profecía y una maldición: “Ahora. Sin embargo. perseguido por los malvados Sin Rostro. justo en la base de Icecrown. durante su estadía en Northrend. el Dragonbligth. y cruzando un enorme laberinto de túneles. el sirviente de Malygos.

La primera tarea de Rexxar le es asignada por el viejo chamán Drek’thar. efectivamente. un orco explorador de Orgrimmar. conocido como Rexxar. en fiel lugarteniente de Thrall.Viejos Odios – La Colonización de Kalimdor “No. sin embargo. Rexxar viaja hacia Razor Hill en lugar de Thrall y. Thrall ha nombrado a esta tierra Durotar. se lamenta de no poder llevar su importante reporte a Thrall. pero por años. Nazgrel. El líder orco se entera de que los humanos portan un estandarte cuyo símbolo es un ancla. uno de los líderes de la tribu troll de los Darkspear. por fin tengan un lugar al que llamar hogar. Una vez entregado el reporte a Thrall. y lo han herido mortalmente. pero extrañamente. haya roto su pacto de no agresión. la nación marítima de la Alianza. Rexxar y Rokhan se encargan de las bestias. Esta planta. pero el Observatorio de la Horda ha sido atacado por un grupo rebelde de Quillboars. los ejércitos mortales que lucharon contra la Legión Ardiente en la Batalla del Monte Hyjal. en honor a su heróico padre. Para asistir a Rexxar. Rexxar informa a Thrall de la situación. Dirigiéndose hacia el sureste. Los Darkspear son evacuados al continente. De regreso en el puesto de Gar’thok. Thrall no puede cree que Jaina Proudmoore. Asegurándole una nueva nación donde los orcos puedan vivir en paz e iniciar el proceso de reconciliación con los espíritus de la Naturaleza. Theramore. por lo que su honor se verá manchado. los humanos han iniciado los preparativos para una invasión a Durotar. un Cazador de Sombras. después de muchas penurias. descubren que. Cerca de un despoblado. ha guiado a los orcos hacia la costa donde primeramente desembarcaron. De regreso en Orgrimmar. un hábil maestro de las espadas. ¡Y yo nunca dejaré de combatirlos!” Ignorantes de los terribles eventos que han acontecido en Lordaeron y Northrendo. logra hacer que Rexxar y Rokhan tomen un barco a Theramore. Rexxar y Rokhan localizan a Bloodfeather y la matan. Mogrim. Rexxar acude prontamente para descubrir el origen de la misma. efectivamente. a modo de agradecimiento. la líder de los humanos en Kalimdor. Al oir los ruidos cercanos de una batalla. un Mok’Nathal. los trolls Darkspear. Mogrim. el Señor de la Guerra ofrece la hospitalidad de Orgrimmar a Rexxar. Gazlowe. siniestras bestias rata. Rexxar descubre que los humanos han arrasado con el campamento orco. nuevo líder de los Darkspear. el jefe de ingenieros Goblin de Orgrimmar. Thrall desea que Rexxar viaje hacia un puesto de observación orco hacia el este. Rexxar parte hacia Orgrimmar. la gran ciudad guerrera de Orgrimmar (nombrada así en honor al legendario Orgrimm Dommhammer) ha empezado a ser erigida. ha sido nombrado jefe de seguridad. este noble medio orcomedio ogro ha vivido solitario. Rexxar acude en su socorro y despacha a los quillboars. el noble jefe de la nueva Horda. los salvajes hombres-jabalí. Sospechando una trampa. En el puesto de observación. Thrall decide enviar a Rexxar hacia la ciudad de Jaina. El líder orco ha recibido informes acerca de inusual actividad humana en la costa de Durotar. comprueba la emboscada. que han ocupado las islas Echo frente a Durotar. Derrotados los asesinos. al Este de los Barrens. hijo de Sen’jin. quien necesita crear una poción que pueda sanar a los guerreros de la Horda en la batalla. y colocando varios explosivos. Rokhan demuestra su preocupación por la suerte de sus hermanos. han penetrado profundamente en los túneles dominados por los Kobolds. Una vez en Orgrimmar. los lagartos se han vuelto repentinamente más agresivos de lo acostumbrado. para que los orcos. pero desea asistir. la amenaza Kobold es contenida. se ven obligados a combatir el bloque que la flota humana a puesto a las islas trolls. Drek’thar ha descubierto la causa de la violencia de los lagartos trueno: los humanos han construido un aserradero en Thunder Rinde y han deforestado el bosque. Gar’thok. ustedes nunca cambiarán. quien se infiltra en la cercana base humana. y envía a Rexxar y Rokhan a combatir a una banda de Harpías que ataca continuamente las caravanas de suplementos de la Horda. Éste agradece la oferta. por lo cual a desarrollado una fuerte empatía con las fuerzas animales del mundo. Vol´jin ofrece a Rexxar la ayuda de Samuro. pero tal poción requiere muchas muestras de una planta conocida como shimmerweed. pero no logra dilucidar la causa de la violencia de las bestias. mientras Mogrim entrega su espíritu a sus ancestros. y Rexxar regresa con Thrall. Dirigiéndose hacia Thunder Ridge. Prometiendo llevar el mensaje para honrar al moribundo. En un gran cañón cerca de la costa. Combinando sus amplios conocimientos de las bestias acerca de la cacería. Con la ayuda de Rexxar y Rokhan. informa a Rexxar que no ha recibido informes acerca de actividad humana. Thrall. donde los sobrevivientes de Lordaeron han fundado su nuevo hogar. Thrall no recuerda dónde había observado antes ese símbolo. ha sido atacado por varios quillboars. se lamenta por las continuas guerras en las llamadas “razas civilizadas” de Azeroth. Abrumado por las noticias acerca de la posible hostilidad humana. una peligrosa zona habitada por peligrosos Lagartos del Trueno. ha localizado una fuente de agua fresca para los acueductos de la ciudad. donde encuentran a Vol’jin. Cerca de la nueva aldea Darkspear en la costa de Durotar. a los orcos en la construcción de su nación. una sanguinaria criatura llamada Bloodfeather. desafortunadamente. Rexxar ha comprobado que el enemigo corresponde a la poderosa Armada de Kul Tiras. por lo que decide contraatacar y acabar con los humanos. y recomienda eliminar a la líder de las Harpías. No está claro cómo Rexxar llegó a Kalimdor. cerca de la ciudad de Orgrimmar. en su agonía. solamente crece en la region de Thunder Ridge. con la única compañía de su fiel oso Misha. se han asentado en las inhóspitas y maravillosas tierras de Kalimdor. Thrall asigna a Rokhan. Rexxar y Rokhan logran recolectar los especímenes necesarios para la poción. que han saboteado los acueductos. . Allí. lugarteniente de Nazgrel. En las abruptas fronteras salvajes de Durotar. pero dice a Rexxar que ha pactado una reunión secreta con Jaina para discutir la situación. Thunder Ridge es una maravilla ecológica. Rexxar y Rokhan viajan a las islas. En efecto. Sin embargo. Completadas estas simples tareas de exploración.

Pensando que los ogros pueden ser útiles en la batalla que se avecina. Proudmoore está convencido de que los orcos nunca cambiarán y por eso no pueden ser perdonados. La Horda desembarca en Theramore y aplasta a las fuerzas del Almirante. Thrall agradece a Rexxar el haber incorporado a la Horda nuevamente a sus antiguos aliados. promete respetar a las fuerzas de la Guardia que le son leales a la hechicera. finalmente Daelin Proudmoore. y astutamente. Rexxar ordena asistir a la Horda en la batalla. las tropas de Kul Tiras abandonan la batalla. Con la ayuda del lugarteniente de Cairne. un asalto sobre el puerto Goblin frente a Theramore les permite hacerse con varios buques de guerra. Luego de acabar con los naga. Los tambores de guerra resuenan nuevamente entre los vientos… Los Humanos Los nobles humanos de Stormwind son una raza orgullosa y tenaz. Kol’garr lo obliga a pasar por el Guantelete. rememorando las viejas batallas de la Segunda Guerra. El Almirante. luego de la destrucción de Lordaeron por el Azote. asaltan el campamento humano en la costa de Durotar. Rexxar parte de nuevo hacia las salvajes tierras de Kalimdor. e igualmente continuará adelante la operación: no puede arriesgarse a que los orcos vivan y vuelvan a amenazar a la humanidad. ordena asesinarlas. Vol’jin a dado asistencia a un ogro herido. dejando a Durotar seguro. se ocultan entre las calles y canales de Theramore. y su padre cree que ha enloquecido. Rexxar parte hacia la aldea de los Stonemaul. A intancias de Jaina. Jaina cae ante el cuerpo inerte de su padre. tauren. El Almirante es reconocido como un gran héroe de la Segunda Guerra contra los orcos. y a Theramore. Allí. El Almirante. Los viejos odios florecen como la hierba nuevamente. Rexxar confronta a Jaina Proudmoore y le reprocha sus actos contra la Horda. descubren que el campamento humano ha sido arrasado por una tremenda fuerza de guerreros naga. el último héroe de la Alianza vivo luego de la Segunda Guerra. Rexxar se enfrenta cara a cara con Proudmoore. no puede perdonar los salvajes actos de los orcos durante las Guerras. dirigidos por el Almirante en persona. el cual ha caído bajo el poder de un malvado jefe llamado Kol’garr. Justo cuando pensaban que por fin la paz se había asentado en sus reinos torturados por la guerra. ha logrado encontrarla luego de muchos viajes por el Gran Mar. al observar a las bestias que la acompañan. Éste dice pertenecer al clan Stonemaul. un soldado moribundo informa a Jaina de que su padre. Las puertas de un nuevo conflicto entre la Horda y la Alianza han sido abiertas. y Cairne decide acompañarlos de vuelta a la aldea Darkspear. tumultuosa. el poderoso Tauren Tagar Windtotem. Jaina y sus aliados de la Horda regresan a Theramore. Sorprendida al oir noticias de su padre. que lo está llevando a la autodestrucción. no sin antes asegurar a Thrall que él siempre será parte de la Horda y vendrá a ella cuando se le necesite. son inmediatamente interrumpidos por la llegada de cientos de marinos de Kul Tiras. Thrall. como prueba para ingresar al clan. Rexxar incita a Kol’garr a ayudar a los orcos contra la Alianza. donde los Tauren de Cairne Bloodhoff se han asentado y han construido la ciudad de Thunder Bluff. Jaina. Rexxar rescata a Baine. Jaina se opone vehementemente. Luego. Sin embargo. Thrall solicita a Rexxar que sea su General durante la batalla. expulsándolos de la tierra firme. lo vence. pero Jaina trata de explicarle la nueva situación con respecto a la Horda. se sorprende ante los cuestionamientos de Rexxar y deciden averiguar el meollo del asunto. sin embargo. Thrall ordena la invasión a Theramore. Thrall ofrece a Rexxar un lugar entre los orcos. Como miembro del clan Stonemaul. una nueva sombra . pero Kol’garr se niega por considerar inferiores a los orcos. A pesar de que Rexxar trata de convercer al Almirante de que la Horda ya no constituye una amenaza para los humanos. Asegurándose la alianza de los poderosos Tauren. Una vez reunidos varios ingredientes para consagrar el estandarte chamanístico de la Nueva Horda. sin embargo. Después de una salvaje batalla contra la guardia de élite del Almirante. Sabedor de que el Almirante nunca se detendrá hasta acabar con los orcos. Rexxar y la Horda respetan el dolor de la maga y abandonan Theramore. Rexxar y Rokhan pelean su libertad ante el ataque de los marinos. Rexxar halla a Cairne hundido en una profunda depresión. trolls y ogros. Una vez en el salón principal del palacio. Rexxar reta a Kol’garr por el poder del clan. el Gran Almirante Daelin Proudmoore. Perdido su líder. cae ante el hacha de Rexxar. El anciano jefe lamenta la captura de su hijo Baine a manos de los Centauros. pero el Mok’nathal rechaza la oferta y regresa a las montañas. Han luchado valientemente contra la Horda por generaciones como los patrones de la Gran Alianza. la frágil tregua entre la Horda y la Alianza casi se ha evaporado por completo. hasta que logran escapar y vuelven a la seguridad de Durotar. y luego de un gran batalla contra el monstruo. por lo que Rexxar se compromete rescatar al joven Bloodhoff. Ahora. Como nuevo líder de los Stonemaul. Pasada la prueba.Una vez en la ciudad. ha navegado por el océano con el objetivo de hallar signos de sobrevivientes humanos y de su hija. con los cuales rompen el bloqueo de la marina de Kul Tiras. De vuelta en tierra firma. y se alegra de encontrar a su hija. un enorme cañón lleno de bestias. sin oportunidad de reconciliarse con él. donde solicita a Kol’garr su ingreso al clan. Una vez en la costa orca. Vol’jin los espera en la villa Darkspear y les recomienda viajar hacia las praderas de Mulgore. Las fuerzas combinadas de orcos. Epilogo Una nueva era se avecina… Cuatro años han pasado desde que las razas mortales lucharon juntas contra el poder de la Legión Ardiente. por ser él medio ogro. la Horda tendrá una oportunidad contra la Alianza.

Los Enanos Los estóicos enanos de Ironforge por continuas generaciones han explorado y extraído grandiosos tesoros de la profundidad de la tierra. Lady Prestor. la ciudad de Stormwind es uno de los últimos bastiones del poder humano en el mundo. los defensores de Stormwind permanecen vigilantes contra cualquiera que pretenda perturbar la santidad de sus tierras. Seguros en su impenetrable fortaleza de Ironforge. Aunque la radiación mataba a los troggs. Los pocos humanos que sobrevivieron viajaron hacia el sur. cuando los orcos invadieron Azeroth y amenazaron con conquistar las tierras humanas. Situados en las afueras del Bosque de Elwynn. Los Gnomos Los excéntricos y brillantes gnomos son una de las razas más peculiares de todo el mundo. los Troggs. el Alto Chapucero Gelbin Mekkatorque. Allí. forjan un nuevo futuro en el mundo. hacia la protección de la reconstruida ciudad de Stormwind. Bajo el comando de su líder. raramente se aventuraban más allá de los helados picos de Dun Morogh. y fundó la ciudad portuaria de Theramore. nunca logró ser tomada por la Horda invasora. Mientras la Alianza ha sido debilitada por los acontecimientos recientes. vengan de donde vengan. Los Elfos Nocturnos . Sin embargo. El Azote de los muertos vivientes esparció una terrible plaga de muerte sobre la humanidad que destruyó por completo el norteño reino humano de Lordaeron. con el descubrimiento de la ancestral ciudad de Uldaman. Los ingeniosos enanos probaron ser extremadamente útiles para las fuerzas de la Alianza. los gnomos han utilizado por generaciones los recursos de los arbolados picos de Dun Morogh. Una maravilla de roca y piedra del ingenio de los enanos. Ironforge fue construida en el corazón de la montaña misma: una expansiva ciudad subterránea de exploradores. un inmenso tranvía subterráneo que une las ciudades de Ironforge y Stormwind. Sin embargo. junto con sus hermanos Brann y Muradin (asesinado misteriosamente en el helado Northrend). Dirigidos para descubrir la verdad acerca de su pueblo. No se habían repuesto del ataque del Azote cuando la Legión Ardiente inició una cataclísmica invasión sobre el mundo. recientemente. un joven rey niño de diez años de edad. Mientras tanto. los gnomos han contribuido con sus ingeniosas armas a la Gran Alianza en los feroces campos de batalla contra la Horda. Reconstruida luego de la Segunda Guerra. el joven Anduin recibió la corona con la orden de preservar el reino de Stormwind. gobierna desde su poderosa fortaleza. Como el resto de la Alianza se encontraba luchando contra la invasión de la Legión Ardiente. los enanos ofrecieron su ayuda a la Gran Alianza. Muchos enanos cayeron durante la Segunda Guerra. el niño crecerá y se convertirá en un gran líder. el rey Varian Wrynn. para mostrar su buena voluntad con el resto de los miembros de la Alianza. Ocultos en su grandiosa Tecno-Ciudad de Gnomeregan. Recientemente. Mientras los ciudadanos temen que su verdadero rey ha desaparecido por mucho tiempo. y los gnomos sobrevivientes se alojaron bajo la protección de los enanos de Ironforge. los enanos han desenterrado una serie de ruinas que han podrían ser la llave para hallar los secretos de su perdida herencia. en conjunto con sus primos los enanos. los gnomos descubrieron que también asesinaba a su propio pueblo mucho más rápido. liderados por el Rey Magni. elfas y enanas. Con su obsesión por desarrollar radicales nuevas tecnologías han construido maravillas de la ingeniería. su padre. mientras que aventureros de todas las razas pueden encontrarse en las calles del Pueblo Viejo. Cerca de cuatro años después. En Theramore. no sin antes mandar sus ingeniosas armas con los enanos. los gnomos. Gnomeregan fue evacuada. Últimamente. pero la poderosa ciudad de Ironforge. Luego de luchar contra la Legión Ardiente al lado de la Horda y los Kaldorei. Durante años. Anduin Wrynn. y su joven rey. anidada en los nevados picos de Dun Morogh. un grupo altamente devoto en averiguar los secretos del ancestral mundo y la verdad acerca de la existencia de su raza. El Rey Anduin es el gobernante de Stormwind. construyeron el Deepum Tram. mineros y guerreros. Stormwind se dispone a poner frente a todas las amenazas. los enanos de Ironforge. por lo que es maravilloso que muchos hayan logrado sobrevivir y proliferar.desciende sobre el mundo. Los guerreros de la humanidad lucharon valientemente contra las fuerzas de la Legión y ayudaron a salvar el mundo de la inminente destrucción. surgió de las entrañas de la tierra e invadió Gnomeregan. asesinando a cada gnomo que hallaban a su paso. Anduin hace su mejor esfuerzo por calmar sus temores. El Distrito del Comercio bulle con mercancías de todos los continentes. crearon la Hermandad de los Enanos Exploradores de Ironforge. Intacta por los salvajes estragos del Azote en el norte. Magni. los gnomos abrieron las válvulas de presión de sus gigantescas máquinas y una espesa neblina de radiación tóxica por toda la ciudad. Cerca del ochenta por ciento de la población murió en pocos días. gobierna con justicia y equidad en una tierra salvaje y desconocida. Algún día. gobierna sobre los remanentes de la Alianza con la esperanza de reunir los distantes reinos humanos una vez más. los gnomos decidieron enfrentar solos el problema. guió a los humanos sobrevivientes de Lordaeron en Kalimdor. el Rey Magni Bronzebearb ordenó que los enanos cambiarían sus actividades de industria y minería por la arqueología. la más poderosa hechicera humana viva y única sobreviviente del extinto Kirin Tor. Bajo la supervisión de la concejera real. Jaina Proudmoore. Sus guardias protegen y conservan la paz dentro de los muros de la ciudad. una barbárica raza. ha desaparecido bajo sospechosas circunstancias mientras se encontraba en ruta a una misión diplomática a la isla de Theramore. Mekkatorque ha realizado radicales estrategias con el fin de retomar su amada ciudad. Recientemente. Stormwind es una maravilla del ingenio humano.

la ciudad guerrera de Orgrimmar. enfermarse y morir. Se rumora que podría delegar sus responsabilidad en algún otro jefe. el espìritu de Malfurion se perdió entre los infinitos pasajes del Sueño Esmeralda. Se ha erigido como Señor de la Guerra sobre toda la Horda. los elfos nocturnos lograron derrotar a la Legión y acabar con su amo. los Elfos Nocturnos deben luchar para asegurarse la existencia de su gloriosa raza y evitar la destrucción de los hijos de la naturaleza a manos de la corrupción de la Legión Ardiente. un visionario joven Señor de la Guerra liberó a su gente en su más oscura hora. la Madre Tierra. Cairne y su tribu Bloodhoof pudieron expulsar a los Centauros y reclamar los ricos pastizales de Mulgore. Invadiendo el mundo de Azeroth. Bajo su cuidado. fueron colocados por muchos años en campos de internamiento. liderados por el nuevo archidruida Fandal Staghelm. Con la ayuda de los orcos. Sobre las altas mesetas de Thunder Bluff. Con la ayuda de los humanos y los elfos nocturnos. los Tauren tenían una tierra para llamarla suya. Un destacado guerrero. Allí. Su honor. derrotados. los orcos derrotaron a la Legión y se abrieron su propio camino en su nuevo mundo adoptivo. Malfurion y Tyrande ayudaron a su pueblo a reconstruir sus destruidas aldeas. Los orcos. bajo el liderazgo de Tyrande. Thrall lideró a su pueblo a las ancestrales tierras de Kalimdor. Aún así. Por la palabra de un extraño profeta. que se levanta como una de las ciudades guerreras más poderosas del mundo. Sin embargo. Cairne se ha dedicado a servir y salvaguardar a su pueblo de un cada vez más oscuro mundo. Además de su fuerza y valor. la Legión Ardiente. el Señor Demonio Archimonde el Profanador. las tribus se han unido solamente por su común odio hacia su más enconado enemigo. Cuando Malfurion escuchó acerca de este plan. Los Orcos Hace mucho tiempo. se siente identificado como un cazador y un hijo de la Madre Tierra. Los Tauren Por incontables generaciones. es quizá el más poderoso guerrero orco vivo. astucia y compasión le han ganado muchos aliados. los rituales de la Gran Caza son venerados como el corazón de su cultura espiritual. sin ninguna oportunidad de volver a hacer la guerra y buscar conquistas. los Tauren han vagado por las praderas de los Barrens. Los orcos llamaron a su nueva tierra Durotar y edificaron. Ayudados por el reciente arribo de los orcos y los humanos. algunas tribus desacuerdan con la dirección que está tomando la nueva nación (en especial el clan GrimTotem y su jefa Magatha). En la subsiguiente posguerra. pero muchos esperan que sea su hijo Baine quien reemplaze algún día a su padre. incluso entre los humanos y elfos nocturnos. hasta que la catastrófica invasión de la Legión Ardiente acabó con la tranquilidad de su ancestral civilización. y entre sus enormes ramas. Con el tiempo. finalmente cayó devorada por sus propios conflictos internos y colapsó. los malvados Centauros. Thrall y la Horda se enfrentaron cara a cara con su antiguo opresor.Por más de diez mil años. advirtió que tal árbol no estaría bendecido por la naturaleza. cerca de las tormentosas costas del norte de Kalimdor. guerrero o de otra clase. los orcos se vieron forzados a hacer la guerra a los reinos humanos de Stormwind y Lordaeron. . poco después. y algunos elfos no se acostumbraron al ciclo vital de envejecer. por lo que rápidamente cayó presa de la creciente corrupción de la Legión Ardiente. Cairne construyó un refugio para su gente. los elfos nocturnos se vieron obligados a sacrificar su inmortalidad y ver arder sus amados bosques. los orcos luchan por asegurarse un brillante futuro para su pueblo. Cada Tauren. Thrall es un osado guerrero y poderoso chamán. los poderosos Kaldorei retaron el poder de los terribles demonios. A lo largo y ancho de la tierra. Después de muchos años. Tal aceptación se encontraba lejos de ser fácil. Bajo su régimen. y bajo el notable liderazgo de Thrall. las dispersas tribus tauren se unieron bajo el liderazgo de Cairne. cazando a los poderosos kodos. es un alma gentil que desea solamente la paz y la tranquilidad de las llanuras abiertas. Buscando recobrar su inmortalidad. el anciano jefe Cairne Bloodhoof entabló amistad con el Señor de la Guerra Thrall y sus orcos. Extrañamente. los elfos nocturnos empezaron a aceptar su mortal existencia. Aunque lejos de sus anteriores sueños de conquista. la noble raza orca fue corrompida por la Legión Ardiente y transformada en una inmisericorde y destructiva Horda. Lentamente. construyeron la maravillosa ciudad de Darnassus. llamada así en honor al legendario Orgrimm Doomhammer. en lo alto de un cañón. donde las Centinelas velan por la seguridad de su tierra. quienes recientemente habían viajado a Kalimdor. Teldrassil. hijo de Durotan. Ahora. Armado con el poderoso Doomhammer. los inmortales Kaldorei cultivaron una sociedad druídica entre las sombras misteriosas del bosque de Ashenvale. Aunque la Horda estuvo cerca de aniquilar a toda la humanidad. donde construyeron el Templo de la Luna y el Salón de la Justicia. extendiendo su dominio a los trolls Darkspear y las tribus Tauren por igual. Aunque los nobles tauren son pacíficos por naturaleza. Por primera vez en cientos de años. Liderados por el archidruida Malfurion Stormrage y la Sacerdotisa Tyrande Whisperwind. plataron el nuevo Arbol. un número de druidas conspiró para plantar un nuevo Arbol del Mundo que restableciera sus vínculos entre sus espíritus y el mundo. Buscando ayuda contra los Centauros. donde todos los tauren de diversas tribus sean bienvenidos. es considerado una de las criaturas vivas más peligrosas que existe. Los druidas. Thrall. el Arbol creció hasta las nubes. Thrall vive para defender la libertad de su pueblo y asegurarse la seguridad de la enorme Horda. los orcos lograron liberarse por fín de la corrupción demoníaca y abrazar nuevamente sus costumbres chamanísticas. el Arbol no estaba consagrado por la naturaleza. Ahora con una tierra para llamarla suya. se encuentran listos para destruir a cualquier pueblo que ose retar su soberanía o supremacía. Aunque victoriosos. bajo la mirada vigilante de su diosa eterna.

Vol’jin. mediante el Gran Apotecario Faranell. Desde esta villa. los Forsaken preparan un nuevo combate contra el Azote y contra los humanos que persisten en reclamar sus tierras. el Señor del Terror. los humanos empezaron a erigir fortalezas en Strangletorn también. En honor a su sacrificio. Formaron su hogar en las islas Echo. Desde su bastión. apelaron a Thrall contra los humanos invasores. Silvanas y Varimathras. sin guardar una verdadera lealtad hacia sus aliados. Para empeorar las cosas. una segunda plaga más terrorífica que la del Rey Lich. Con Silvanas como su reina banshee. los Forsaken han entrado en una alianza de conveniencia conn los salvajes orcos y los orgullosos tauren. Aunque la mayoría de la tierra está maldita. en el ápice de su poder. determinados a reclamar su jungla a cualquier costo. Aunque sus guerreros se encuentran entre los más bravos jamás nacidos. los trolls y los orcos los vencieron. pero probó ser una corta victoria. Allí. Estos renegados se llamaron a sí mismos Los Forsaken. Los Darkspear y los orcos lucharon valientemente. los Darkspear y sus aliados luchan por expulsar a Zalazane de las islas Echo. Thrall ofreció a los Darkspear un lugar entre la Horda. Por generaciones fueron sometidos a esclavitud por otras tribus menos honorables. odian a todas las razas. en la quebrada costa de Durotar. hijo de Sen’jiin. Convencidos de que las primitivas razas de la Horda puede ayudarles a obtener la victoria sobre sus enemigos. fueron traicionados por uno de los suyos. Los Darkspear. . fue exiliada de sus tierras y obligada a subsistir por sí misma contra las peligrosas razas de la Jungla de Strangletorn. la oculta Undercity. Solamente una tribu. liderados por el anciano Sen’jin. un grupo de muertos vivientes rompió sus relaciones con el Azote y quedaron libres del dominio del Rey Lich. la cual forma un laberinto interminable bajo los malditos bosques abandonados de los Claros de Tirisfal. construyeron la villa Sen’jin en la costa de Durotar. tomó control de la tribu y siguió a Thrall. el pueblo Gurubashi se sumió en una serie de guerras internas. Fue durante este tiempo que en que conocieron a Thrall y la Horda. un enloquecido brujo llamado Zalazane.Los Trolls Los viciosos trolls que pueblan las numerosas islas de las Mares del Sur son reconocidos por su crueldad y oscuro misticismo. Bárbaros y supersticiosos. Los murlocs de las islas los capturaron y prepararon para ser sacrificados. Ellos luchan una batalla constante por su libertad del Azote. pero Sen’jin murió en la batalla. los trolls de la jungla han extendido su dominio de las Junglas de Strangletorn en Azeroth. los cesudos humanos de la Cruzada Escarlata se han obsesionado con erradicar a los muertos vivientes y retomar su una vez bella patria. los Forsaken construyeron su fortaleza entre las ruinas de Lordaeron. a las islas Echo de Kalimdor. Su objetivo: tomar venganza contra Arthas y hallar por fin. Unidos. la libertad para su pueblo maldito. planean secretamente. las incesantes políticas de las tribus Gurubashi llevaban a los Darkspear a una segura desaparición. encarando su posible extinción. Sin embargo. los Darkspear. sin embargo. Bajo la égida del Imperio Gurubashi. Los Forsaken Liderados por la banshee Silvanas Windrunner. pero también están dispuestos a exterminar a aquellos que los miran como monstruos. Forzados a abandonar las islas.

Sangre de Nuestros Padres – E. Daniel Arey . Daniel Arey Sangre de Nuestros Padres – E. Daniel Arey BLIZZARD ENTERTAINMENT Sangre de Nuestros Padres E.

con banderas y serpentinas ondeando en el aire. la multitud avanzaba lentamente hacia el Valle de los Héroes. Y no encuentro las palabras adecuadas. Frente a él se encontraba una tosca e imponente figura femenina. Jonathan inclinó la cabeza y dejó la habitación sin hacer ruido. donde las estatuas de los grandes campeones de la humanidad vigilaban la entrada de Ventormenta. Algo se movía en la sombra de la boca abierta de su padre. De las fauces del rey muerto surgieron súbitamente infinidad de gusanos. pero lo encontró inexorablemente sellado. Varian guardó el relicario rápidamente y se incorporó. El líquido llegaba a la punta y goteaba… caía… hasta tornarse en un pétalo de rosa carmesí en el piso de mármol. Varian abrió la puerta con lentitud y se asomó al corredor. Varian notó que sus guaridas no se encontraban en sus puestos habituales. —dijo Jonathan. Varian miró por las ventanas del castillo hacia el atrio que se extendía abajo. Con eso. El gladiador que provocaba terror en los corazones de amigos y enemigos por igual. Esta vez retumbaba en el piso helado. meciéndole en sus brazos. Varian escuchó un grito ahogado y una súbita escaramuza. su alteza? Escuchamos un grito. Él era Lo’Gosh. El destello del acero cortó la oscuridad y se clavó profundamente en el pecho del rey. De las profundidades de su garganta surgió una vibración quitinosa. Era Garona Halforcen. el Lobo Fantasma. el viejo rey logró formar unas cuantas palabras. Del elevado techo de piedra colgaban banderas —cuya apariencia era similar a la de estridentes telarañas— que tenían estampado el rostro dorado de un león. serpenteaba brillante en el crepúsculo evanescente. Aun así no podía sacudirse esa sensación primigenia de inquietud y peligro que invadía su cuerpo. joven. —Varian hizo un ademán para que le dejase solo. El comandante supremo lo estudió y Varian cambió el tema con presteza. dando a su rostro una terrible expresión. Levantó el cuerpo lánguido del rey y lo abrazó mientras el rostro de la medio orco se fundía con la oscuridad. —suplicó Varian. le quedaba el papel mejor que a la mayoría. En la penumbra. su alteza. más oscuros y vacíos. Miles y miles de estas criaturas consumieron el rostro cenizo de Llane. Sostenía un relicario de plata sin lustre. —Sí. el cual se encontraba cerrado con llave. junto con el rugido de una multitud alegre. ni movimiento. Nada. —¡No! —Gritó Varian mientras se abalanzaba. se colaba al interior de la habitación a través de una de las ventanas elevadas. como si viniera de muy lejos. como había hecho ya mil veces. Los dedos del monarca sintieron las profundas líneas de preocupación y falta de sueño de los últimos meses. los ojos de Llane se pusieron en blanco y su quijada se abrió. el rey Llane. Era casi como el sentimiento infantil del… ¿miedo? Descartó tal noción de inmediato. La puerta se abrió de golpe y el comandante supremo de la defensa de Ventormenta entró con presura. . mitad orco. Jonathan prosiguió. La asesina creada por la enferma mente de Gul’dan. ni pisadas. el arzobispo le espera afuera para informarle de las reparaciones de la ciudad y el cuidado de los heridos. en alguna parte. el débil sonido de un goteo distante hacía eco en las murallas del Castillo de Ventormenta. un periodo de semanas borrosas dedicadas a responder a las múltiples emergencias que dejó el súbito ataque de Alamuerte contra la ciudad y el mundo. La boca de Llane temblaba a causa del dolor y luego se abrió. La cálida luz del sol. Aún las antorchas parecían titilar con luz fría. Mientras Varian permanecía inmóvil sin poder creer a sus ojos. Conforme sus ojos se ajustaron. Para ser un hombre que se permitía pocas emociones. La celebración del Día de Remembranza se encuentra en curso. Marcus. con su estatura y facciones afiladas. Varian sintió algo agitarse en su interior. Su silueta distorsionada revelaba la torcida naturaleza de su cuerpo y alma. —Así es como siempre termina… para los reyes Wrynn. —Padre. Varian avanzó con cuidado hacia la puerta y acercó una oreja al roble bruñido. apenas notó dos siluetas en frenética lucha. —Todo bien. pero he de mantenerme firme. el apagado murmullo de una multitud vitoreando fuera del castillo. dejando escapar una línea de sangre. ¿Están todos ocupados con el Día de Remembranza. sí. que se apagaba tan pronto surgía. a quienes se les reconocería hoy con reverencia y agradecimiento por sus increíbles hazañas. más altos. El escenario para la Ceremonia de Honor había sido colocado a la sombra de estos famosos líderes. sus imponentes muros se veían distintos. el terrible grito todavía un eco en sus oídos. Mientras éste se encontraba de pie. —Aún estoy trabajando en él. Un sentimiento de temor inundó al monarca. Varian intentó alejarse. su alteza. algo viejo. —¿Ha llegado mi hijo? El general Jonathan negó con la cabeza. sin embargo. entre la oscuridad. los atavíos reales. Varian quería arrancarse los ojos. El mundo ha cambiado. niños vestidos como sus héroes de antaño favoritos y comida y bebida que fluia al son de las risas. quien se encontraba de rodillas. En un intento por ocultar su decepción. Ahí. Sin embargo. El monarca se sacudió las telarañas de su mente y sacó el delicado relicario una vez más. gateando por el suelo manchado de sangre para llegar a su padre. Varian intentó abrirlo de modo instintivo. herido y sangrante. examinando su arrugado reflejo en la superficie metálica. pues era un ruido que había escuchado antes. cerrando la puerta tras de sí. —¿Ocurre algo. *** Varian se enderezó en su silla de inmediato. donde un sendero de sangre conducía claramente al centro de la habitación.Algo despertó al Rey Varian Wrynn de su profundo sueño. Varian nunca hallaba regocijo en este evento. —Nadie ha visto al príncipe Anduin. de modo claro y húmedo. sangre fresca escurría por el filo de la hoja de la medio orco. gorjeando y devorando su cuerpo al son de un último grito de agonía. —El rey intentó acomodarse la armadura y se quitó un mechón de cabello que obstruía sus ojos cansados. oscuridad y silencio. quizá olvidado por largo tiempo. Varian la conocía a la perfección. Al salir al corredor. —Señor. mostrando una espantosa sonrisita en su rostro surcado de lágrimas antes de descargar una cuchillada. emblema que indicaba el orgullo y la fuerza de la gran nación de Ventormenta. Posó la vista en el suelo. pero descubrió que le era imposible. Garona miró a Varian. o hay algún trasfondo siniestro? Caminó con cautela por la negrura del pasillo hasta llegar al enorme y familiar salón del trono del Castillo de Ventormenta. era su padre. mitad draenei. pudo ver un hombre de rodillas. Con un hediondo siseo. Luego. Estaba sentado frente a su mesa de mapas en los aposentos privados superiores del Castillo de Ventormenta. inmóvil en la penumbra. —¿Está listo su discurso? Varian miró el pergamino en blanco que reposaba sobre la mesa. cual avalancha. ¿Acaso no me levanté para la ceremonia del día de hoy? Una vez más hizo acto de presencia el extraño goteo. —La ceremonia de honor se celebrará en tres horas. Tanto él como el general se encontraban vestidos de gala para la festividad y a Jonathan. La armadura. pero los gusanos se lanzaron sobre él. Los recuerdos. cuando esté listo. Mientras miraba. El Día de Remembranza era parte en memoria de los caídos y parte celebración. Jonathan. El rostro del general Marcus Jonathan presentaba un semblante de gran preocupación. arrollaron a Varian cuando reconoció al hombre que se encontraba en el suelo. en un momento. Era un mar de gente.

Varian guardó el fragmento de la armadura de Alamuerte en su cinturón y se volvió hacia sus consejeros. el líder de la humanidad. —Ciertamente muchos buscan refugio de la amenaza que presenta el dragón negro. —El arquitecto sacudió la cabeza y emitió un silbido. Benedicutus le dio unas palmaditas en la espalda al arquitecto. un gesto solemne y bien practicado. el gran muelle de Ventormenta era un gran bosque poblado de mástiles de embarcaciones. Abajo. El Día de Remembranza siempre contaba con gran cantidad de peregrinos para honrar y celebrar a los héroes de la humanidad. majestad. nunca había visto tal concurrencia en años previos. los cimientos se encuentran en condiciones deplorables. —Asintió éste. ¿verdad? Varian lo ignoró mientras tocaba ensimismado las rocas irregulares con su mano enguantada. Padre. pero me pidieron recordarle que la Delegación de Honor aguarda su presencia en el salón del trono. incluyendo lo que queda de… —El arquitecto hizo una pausa. Ha hecho milagros en la restauración de Ventormenta. Varian sintió algo de alivio. señor… sí. —La Luz lo bendiga. Baros examinó más diagramas mientras hablaba. lo que queda del Antiguo Cuartel y el terrible cráter donde alguna vez existió el parque. Benedictus intervino. ¿Cómo van las reparaciones de la ciudad. Su guante de placas crujió al apretar el fragmento de la armadura del dragón en furia silenciosa. —Estará listo antes de lo que canta un gallo. sin embargo. alteza. Padre. es imperativo que exista un plan. —Por supuesto. Apenas le reconoció entre la gran cantidad de lodo que cubría su rostro y ropa. —Disculpe. —Baros está siendo muy modesto. El rostro de Baros denotaba tristeza detrás de las manchas de lodo. debemos estar listos para reunirnos con la Luz en cualquier momento. —respondió Varian. En el rellano siguiente. Algunos incluso proclaman que es augurio del fin de los tiempos. la gente de Ventormenta necesita esperanza pero. —Igualmente. Era bueno ver que sus consejeros recuperaban algo de su optimismo. —Lo mismo sucede con el ala este del castillo aquí… y aquí. Hemos efectuado algunas excavaciones. su padre no esperaría menos. Baros? —Tan bien como uno pudiera esperar. —En estos tiempos. —Me temo que será necesario efectuar reparaciones extensas y será costoso. desempeñando eso que los guerreros hacen mejor. La escalinata estaba cubierta de escombros donde un enorme boquete permitía ver el cielo y la ciudad abajo. —La mirada del monarca perforó el cráneo del arquitecto. más que eso. en particular la pompa y labia de las festividades. —¿Qué es lo más urgente? El arquitecto asintió y. sin mencionar varias mejoras notables. Varian indicó con la mano que le siguieran y comenzó a descender las escaleras. —Lo que sea que haga que la gente crea… y actúe… —Benedictus sonrió de vuelta. *** El arzobispo Benedictus se encontraba ataviado con sus togas y accesorios más finos. cosa que no distaba mucho de la realidad. Los castillos tienen suficientes corrientes de aire aún cuando no les faltan muros enteros. este… Alamuerte… no es la primera amenaza que pone en peligro las murallas de Ventormenta. Los ojos de Varian se posaron en el arquitecto. posiblemente sea por la armadura de elementio oscuro. luchar contra dragones en sus guaridas o destazar océanos de demonios. Era un gran barco kaldorei con filigrana plateada y velas perfumadas de color morado. procedió a desenrollar uno de sus tantos pergaminos mientras caminaba. tamaños y formas. rey de Ventormenta. Conforme Varian examinaba el área. De súbito. . Junto a él se encontraba un hombre pequeño y sucio que cargaba un considerable bulto de pergaminos arrugados. cueste lo que cueste. Al lado del arzobispo. Varian gruñó. revisaba una y otra vez su enorme bulto de papeles y diagramas de la ciudad. La mostró para que los hombres la vieran. un tanto nervioso también. —Hemos investigado el daño causado a las dos torres primarias en la entrada de la ciudad. El puerto estaba repleto de navíos de todos colores. ¡Nos aseguraremos de que esa bestia oscura pague mil veces el precio! El rey miró su ciudad dañada a través del agujero irregular. Varian cayó en la cuenta de que se trataba de Baros Alexston. —Baros señaló un punto en el mapa. su majestad. —Esta criatura vil. otro barco ingresó al puerto y tiró anclas. una astilla de color obsidiana y con forma de daga que sobresalía de la pared dañada.Varian posó la vista en el retrato del rey Llane que se encontraba sobre la chimenea. pero Varian logró extraerlo con algo de esfuerzo. en representación de la cultura de Ventormenta este magno día. El trozo de armadura se encontraba profundamente clavado en la roca. En ese instante. luchando por no tirar sus pergaminos. Que la Luz bendiga sus almas. Era un fragmento de la armadura de elementio del dragón —una esquirla negra como la noche— de casi dos manos de longitud y muy filosa. Baros revisó sus papeles. —Mil disculpas. aquí está. —Parece estar vestido para una audiencia con su creador. ¿Qué podría decir para aliviar las profundas heridas que había sufrido el mundo? El general Jonathan se aproximó e hizo una cortés reverencia frente al arzobispo antes de volverse hacia el rey. —Ese dragón negro debe ser aún más pesado de lo que sugiere su tamaño. Hoy más que nunca. roca de la Alianza. —Vamos a reconstruir y a mantenernos firmes como siempre hemos hecho. al parecer demasiado dolido como para completar la lista. —Posteriormente hizo el intento de aligerar la situación. —Sin duda. Confío que nuestro soberano proporcionará a los presentes algo en que creer cuando hable en la Ceremonia de Honor más tarde. —¿Habrán venido este año por el honor del pasado. Benedictus miró con avidez cuando el rey salió de sus aposentos. Arrancadas de la torre como si le hubieran dado una fuerte mordida. ¿a menos de que considere útil tal palabrería durante sus exaltados sermones en la catedral? —El rey ofreció una irónica sonrisa al arzobispo. el rey se detuvo para inspeccionar parte del daño que sufrió su castillo. así como algunos de los edificios de mayor tamaño en el muelle. —Perdería poco aliento. y aún menos sueño sobre las cavilaciones insanas de unos cuantos cultistas del Martillo Crepuscular. su alteza. rey Varian. Eso último es más perjudicial para la salud. Preferiría estar en otro lado. Esto provocó que al menos otros tres escaparan de entre sus dedos y cayeran al suelo. ¿Habla de dinero? ¿En estos tiempos? Ni Benedictus ni Baros parecieron darse cuenta de su reacción y Varian apretó el paso para sofocar el nudo de ira que crecía en su estómago. en lugar de lidiar con una delegación de diplomáticos insufribles. El guante del rey entró en contacto con algo puntiagudo. el arquitecto de la ciudad. debe presentar lo mejor de sí. —Jonathan intentó sonreír con la esperanza de hacer las noticias más digeribles. o por temor del futuro? Benedictus posó su vista en la congregación de buques. el hombre pequeño. —Ya requisamos piedra a la cantera para reemplazar esto. dejando marcas de lodo con sus dedos sucios en el proceso. dolores enterrados por largo tiempo que salían a la superficie. su alteza. Benedictus hizo un ademán con su bastón. nervioso. El monarca frunció el ceño. Varian pensó en su discurso del Día de Remembranza. Odiaba las obligaciones del cargo. —Dijo con una sonrisa en tanto que el monarca descendía por la escalinata.

particularmente cuando nuestros enemigos parecen multiplicarse de modo infinito. sus ojos ásperos traicionaban cualquier semblante de elegancia que sus atavíos intentasen crear. Por ejemplo. Personalmente considero que es difícil conseguir buenos aliados en estas épocas. Tenía el don envidiable de poder leer a la gente con facilidad. —Recuerden bien. maga? ¿A quién hemos de culpar? Jaina mantuvo un rostro serio. la agresión mal encausada hacia la Horda. e incluso de su propio hijo. El barón gesticuló con la mano para señalar a todos sus compatriotas. Jaina siempre había sido aliada del rey Wrynn. Jaina echó un vistazo por la habitación con la esperanza de hallar el rostro de Anduin entre la muchedumbre. pero los delegados ebrios que rodeaban al impetuoso barón podrían descarrilar sus objetivos.Varian suspiró resignado. rumiaba por todo y estaba infectando a los presentes en la habitación. Ella se preguntó qué tan profundamente quedó arraigado ese ideal en Varian cuando niño y qué tanta de esa presión afectó su modo de pensar. El gran salón del Castillo de Ventormenta era amplio. Jaina sabía que existía verdad en algunas de las cosas que decían los hombres. Sí. —En efecto. la perfumada multitud de dignatarios llenaba el espacio y enrarecía el ambiente. partieron al mundo. Provenía de un grupo de nobles y delegados en torno a un hombre con complexión de oso. Un noble viejo y nervudo se abrió paso entre la gente. Bien sabe la Luz que Varian no hace fácil que alguien sea su aliado. Los planes actuales del rey son… . ¿Cómo sucedió esto. no hay ganadores con la guerra ciega. Jaina intentó sonreír y el barón le devolvió el gesto. Las aventuras imprudentes y las venganzas personales sólo sirven para socavar las oportunidades de paz y prosperidad. Genn Greymane estaba cerca. Jaina sintió el modo en que la vista del hombre la manoseó como sólo un joven barón se atrevería. Ricos y pobres. pero también en busca de un plan que se ajuste a los nuevos peligros que enfrenta actualmente la Alianza. Jaina sabía que éste sólo enterraba hachas en los cráneos de sus enemigos. —Muy bien general. comparto muchas de ellas. el día de hoy no era necesario tener mucho talento para sentir el miedo y la frustración que permeaban el entorno. Jaina era parte de la Delegación de Honor que fue seleccionada para estar de pie detrás del rey durante su discurso en memoria de los caídos. Se preguntó si Varian y el joven príncipe habrían resuelto su altercado más reciente. —Jaina hizo una reverencia frente a todos ellos. —¿O quizá te inclinas por los hediondos tauren? Con gracia. el profeta draenei. Con la Alianza bajo presión en frentes aún más peligrosos. hijo del traidor Gregor Lescovar. pese a los abrigos caros y la seda. Con una sonrisa forzada se aproximó al barón Lescovar y a su gentuza. —¿Qué te trae de este lado del océano mientras arde tu propia tierra? Jaina notó que el barón estaba más ebrio de lo que había pensado e ignoró su pregunta. estos nuevos peligros nos afectan a todos de igual manera. Azeroth había revelado sus fracturas ocultas que. un código de conducta que exigía más de sus líderes. Con gusto daría la vida para salvar a su gente. la Alianza no podía darse el lujo de permitir que más fisuras la debilitasen. Jaina alzó una mano para tranquilizar la atmósfera. mucho menos su consejero cercano o amigo. Jaina sabía que era mejor aproximarse a su corazón en lugar de a sus colmillos. —La mirada del barón se posó en sus aliados y luego de regreso en ella. han existido errores de juicio y se han aprendido muchas lecciones. *** Jaina Proudmoore se encontraba en la sala del trono observando la ecléctica reunión de nobles. sin embargo. también conocía al rey lo suficiente como para saber donde se encontraba su corazón. sus ojos examinaban a la multitud con la misma intensidad que ella. en breve ubicó una fuente de descontento entre la muchedumbre. Al tratar al Lobo Fantasma. Jaina Proudmoore. Lord Aldous Lescovar. —Muchachos. quién sabe dónde se encontraba el príncipe. Tenía cara de bruto y. cuyo rostro enrojecido radiaba descontento. y sus enemigos se aprovecharon de ello con propósitos siniestros. vengo a presentar mis respetos a los héroes de antaño. Poco después centró su atención en la multitud inquieta y analizó la escena. incapaz de dilucidar si la llegada de la hechicera era una señal de apoyo o peligro. creo que tenemos aquí a una amante de orcos. el gran trono afiligranado de los reyes Wrynn. —Las risas que siguieron apestaban a cerveza rancia y el barón se aproximó a ella. y respondió al cabo de una cuidadosa pausa. Crecer en la sombra de héroes debe haber sido difícil y creer que un solo hombre puede cargar tal peso es absurdo. Los presentes habían estado esperando un buen rato. Él le guiñó un ojo. No obstante. terminemos con esto de una buena vez. la ausencia del príncipe indicaba claramente que la brecha permanecía. Jaina alguna vez amó a un hombre que se quebró bajo una carga igualmente imposible. Necesitamos que razones con él. demasiado cerca. Sin embargo. el cual separó a Anduin de su padre y lo condujo hacia la sabiduría de Velen. El barón colocó su grueso brazo sobre el hombro de Jaina. mientras Jaina escuchaba discretamente. escupido como si fuera un amargo veneno. políticos y otros delegados. —Estamos hartos de las guerras de la Alianza que consumen nuestro oro y sangre. Este malentendido separó gradualmente al rey de su pueblo. — Sabemos que tú y el rey son cercanos. Varian era difícil en ocasiones y su intensidad era tan dura para sus amigos como para sus enemigos. —Muchos han expresado inquietudes similares. sino es que su partidaria incondicional. su aliento caliente y burlón. con mente vacilante al igual que su cuerpo. sacudiendo la cabeza con frustración. Greymane suspiró con impaciencia. deseosos de ver la sede de poder de Ventormenta y el Asiento del León. sin embargo. imposible de leer. En estas épocas. el nombre del rey Wrynn hizo acto de presencia en la conversación una y otra vez. empleando el saludo tradicional de la festividad. literalmente. —Entiendo sus inquietudes. Jaina miró los enormes felinos que adornaban la tarima. Ella misma vino para intentar disuadir al rey de su inflexible postura con respecto a la Horda. no obstante. No. muchos habían venido a ver que planes tenía el gran líder de Ventormenta con respecto a la reciente crisis mundial. cada uno alerta y feroz como si su misión fuese salvaguardar la totalidad de Azeroth. Los nobles habían bebido lo suficiente como para aflojar sus lenguas y. consciente de la rigidez de Varian. ella se soltó del agarre del barón y presentó una máscara de simpatía con respecto a sus preocupaciones. mercaderes y chusma. —Al igual que usted. —El liderazgo de la Alianza ha enfrentado infinidad de desafíos en fechas recientes. Varian se regía por preceptos antiguos que pocos entendían en la actualidad. cosa que sólo sirvió para destacar los rasgos porcinos de su rostro. El arcoiris de luminarias se extendía a través del gran arco hasta perderse de vista. —Entonces haz tu deber y utiliza tu influencia. —Recuerda bien. Como líder de la Isla de Theramore. convéncelo de buscar la paz donde exista tal posibilidad y de lidiar con ese maldito dragón antes de que no quede ciudad con la que podamos comerciar. pero también ha habido grandes victorias. El barón estaba alerta. cuya piel se erizó con el contacto.

—Si Anduin no está listo. que yo soy el monstruo! Bueno. ilumínenos. ¿Me he convertido en tal extraño para mi propio hijo? Intentó relajar sus facciones. El murmullo se apagó cuando Varian entró al salón. el rey deslizó la mano bajo su túnica y tocó el relicario de plata en su bolsillo. —Nos he conducido a través del océano hasta el gélido Rasganorte. —Echó una mirada a todos los presentes para ver si alguien se atrevía a desafiarle. Los ojos de Anduin mostraban miedo y sorpresa. pero el arzobispo tenía una última petición. —El príncipe entenderá algún día. pero aún podía sentir su furia quemándole la piel. —Anduin todavía busca su lugar en el círculo. —Como dijo antes. e intentaban hallar un puerto seguro en la tormenta. Sólo Jaina y el arzobispo permanecieron. o ser. quedaba claro que nada había cambiado desde que se separaron en pésimos términos. El fuego del Lobo Fantasma ardía en sus ojos. —Es el heredero del trono de Ventormenta. ¡Un mal paso y la gente muere! Benedictus dio un paso al frente y colocó una mano sobre el hombro del rey. los tiempos han cambiado y queda claro que debemos adaptarnos. —¿O vinieron a ver a Lo’Gosh con sus propios ojos? A contemplar a aquel que hace la guerra con el mismo deleite que sus enemigos. si tiene alguna flaqueza. —Con un suspiro. Jaina intervino para disipar el temor. Benedictus sonrió. A juzgar por la cara de horror que mostraba el príncipe. Varian? —Ella intentó regresarle una mirada con la misma ferocidad. Varian observó los rostros de los presentes. —Mientras eras un cachorro en el fétido cubil de tu familia. La fría superficie metálica calmó un poco el propósito que le hervía en la sangre. barón Lescovar. —Sólo teníamos un animado debate con la estimada líder de Theramore. —¡Basta de sermones. incluso en las noches más oscuras. El rey daba vueltas al relicario de plata una y otra vez. —Lo que dices es cierto. —El arzobispo le lanzó una mirada a Jaina en busca de apoyo pero. El deber de Anduin se encuentra aquí con su pueblo. Los dignatarios se encontraban incómodos. —En cuanto a la renovación. —Pero aún es joven. Jaina. El rey suspiró. —Nunca debí permitir que partiera. se que se considera responsable por muchas cosas. arzobispo. hasta llegar al final escrito. Varian sintió como el alma se le caía hasta los pies. su mente perdida en una madeja de pensamientos y preocupaciones. Con ello. —Posee un alma iluminada. Eligió el sacerdocio por algo. . así como a las profanas profundidades de Entrañas. y casi un hombre. —He… aceptado las decisiones de Anduin. ¿Acaso la valía de un hombre sólo se mide según lo pronto que mata. Son tiempos difíciles como ha puntualizado. ¡soy el monstruo que necesitan! ¡Aquel que cuenta con la ferocidad suficiente como para infundir terror en el corazón de la oscuridad! ¡Alguien con el valor para hacer lo que sea necesario para defender a la humanidad del abismo! Al concluir su diatriba. —No permita que su corazón se acongoje. su alteza. Varian se detuvo y le lanzó una mirada iracunda. muchos de ustedes aún dudan. yo guiaba a los ejércitos de Ventormenta a la victoria. Éste retrocedió a modo de sumisión. mirando a Varian de reojo. Se encuentra en una misión para descubrir quién es en realidad. Varian caminó hasta el barón y sólo se detuvo una vez que se encontró dentro del espacio vital del noble. El mundo parece desear algo nuevo. Anduin nunca ha sido… como yo. Jaina. Varian asintió. *** Jaina y Benedictus observaban en silencio como Varian iba de un lado al otro de la habitación cual fiera enjaulada. Tanto Jaina como Benedictus se sentían impotentes. —Lo que usted ha perdido. —El arzobispo intentó cuidadosamente dar forma a las palabras con sus manos. La Luz siempre brilla. Padre. La época en que los corazones como el de Lothar eran la única manera de sobrevivir está por terminar. Nadie lo comprendía y nadie lo comprendería jamás. dejando sólo un vacío. Benedictus! El mundo real no es tan indulgente como su iglesia. Su hijo llegó en algún punto de su sermón. ¡A su edad yo ya había dominado la espada y estaba listo para luchar contra los enemigos de la Alianza! Jaina se estremeció. casi nariz con nariz. los presentes salieron lentamente en fila india. tanto para usted como para el príncipe. Queda claro que mi hijo no tiene deseos de estar cerca de mí. Anduin retrocedió y dejó la habitación. todo será… —Varian se detuvo de súbito e intentó sacudirse esa idea. —Me temo que sólo yo podré recibir su generosidad hoy día. si es así. la brillante cadena tensándose con la misma furia que consumía al rey. Sus creencias alguna vez firmes se tornaron endebles. Benedictus y Jaina se encaminaron hacia la salida. —Mil disculpas. su alteza. pero temo que aún carece de la fuerza necesaria para gobernar. de hecho. —La mirada de Varian un relámpago que se clavó en los ojos de Lescovar. Los cimientos de Azeroth habían sido sacudidos hasta su centro y muchas de sus piezas de desprendieron o perdieron para siempre. Varian gruñó. temerosos del futuro y del líder de la humanidad. Varian se sentó en su trono e hizo un gesto cansado indicando a los presentes que se fueran. victoria tras victoria. Varian sabía que nadie comprendía lo que debía hacer. majestad —enunció Benedictus—. El rey habló suavemente. —Pero la Luz muestra un camino distinto para cada uno de nosotros. —Por favor. —El barón hizo una reverencia. Varian miró a su alrededor y se encontró con el familiar rostro de Anduin observándole fijamente desde el fondo de la sala del trono. el rey se dejó caer sobre el trono. El rey apretó el relicario de plata. Ser rey es una tarea peligrosa. ¿Podría reunirse conmigo más tarde? Me parece que servirá para remediar muchos de sus problemas. Sin pensarlo. Sin embargo. —dijo Jaina. Lo bueno es que íbamos a mantener los colmillos del rey fuera de esto. su mente plagada de incertidumbre. no con los draenei. pero nadie emitió palabra alguna. Sorprendidos. Muchos empezaron a dejar el lugar.—¿Son qué? —Preguntó una voz profunda detrás del barón. particularmente lo que hemos perdido… —Prosiguió con cuidado. —¿Acaso no puedes ver que Anduin ha elegido un camino distinto? Varian hizo una pausa. —Dijo Benedictus. pero su gruñido retumbó fuerte y claro. Un fulgor que se mantenía firme en la noche y obligaba a las sombras a retroceder. —¡Hay quienes dicen que no soy mejor que nuestros enemigos. —De cierto que el mundo se tambalea. Tengo un obsequio para usted en este Día de Remembranza. —Anduin tiene una fuerza distinta que dar a este mundo. Todos se volvieron para ver al rey Wrynn en el umbral. —En el Día de Remembranza. —¿Qué hacen aquí hoy? ¿Vinieron a hacerme perder el tiempo? ¿A exigir que escuche sus insignificantes quejas sobre mis esfuerzos por proteger este mundo? ¿¡Por protegerlos a ustedes!? Silencio. Varian lo miró. más que en cualquier otro. es un sanador y se encuentra armonizado con la Luz. Jaina se encontraba fuera de sí por la rabia que sentía internamente. su alteza. antes de que pudiera decir algo. Díganos qué traerán mis planes. pero Varian no había terminado. Varian. la furia del rey escapó como agua de una presa rota.

—Sí. buenas y malas. Varian se quedó sin palabras y buscó algo qué decir. un sendero que había recorrido en previos Días de Remembranza. mi estimado príncipe. —Por supuesto. —Anduin frunció el ceño y miró a su padre. desde… —Se detuvo. El arzobispo inclinó la cabeza. —Pensó como podría describirlo mejor y desenvainó su espada. Tenía el relicario de plata en la mano y hablaba incluso antes de saber lo que iba a decir. le quedaba claro. —¿Es éste su obsequio del Día de Remembranza? —El rey Wrynn intentó suavizar su tono. De súbito. olvidó mencionar que mi padre estaba invitado. —Es bueno verte. El monarca se volvió al escuchar pasos detrás de él. Varian formuló una última pregunta para Benedictus. hijo. al cabo de un momento. su alegre risa. arzobispo. —No estoy muy versado en tales cosas. absorto en sus pensamientos. Rayos de luz dorada se reflejaban en la placa de bronce de la tumba. A Varian le sorprendió ver lo mucho que Anduin había crecido y se preguntó si sólo era una ilusión óptica. ¿Cree que Anduin llegará a ser un buen rey? Éste se volvió y asintió con autoridad. señor. —dijo Varian. —dijo antes de internarse en la arboleda. es necesario guardar ciertos secretos si hemos de sanar al mundo. —¿Una reunión familiar sorpresa? De manera inconsciente. hijo.Varian no estaba convencido de ello. eres un buen hombre. —Y el amor. ¿Podría Tiffin amar al hombre en el que me he convertido? Benedictus le extendió a Varian una reluciente llave de plata y al rey el impresionó el peso del objeto que ahora sostenía en la palma de su mano. Anduin era más importante que todo eso. Tiffin. —Benedictus dio al príncipe un par de palmaditas en la cabeza. en compañía del peso del mando que le era tan familiar al rey. intentando comprender la extraña despedida del arzobispo. sabía que esto tendría el mismo resultado que la vez pasada. Deseaba ordenarle a Anduin que permaneciera en Ventormenta y cumpliera con sus deberes como príncipe y heredero al trono. Se dio cuenta de que sólo una cosa era cierta. Finalmente notó que Anduin lo observaba. —La paz sea con ambos. El arzobispo se inclinó y le susurró la ubicación al rey. Benedictus le sonrió al joven. Si sobrevive al crisol de nuestros tiempos. Había pasado tanto tiempo e infinidad de cosas desde la muerte de su esposa. Mientras más severo se portaba con Anduin. así como el modo en que clavó la vista en el arzobispo. Siento que haya tomado tanto tiempo. El príncipe se volvió para mirar la tumba de su madre. pero conozco los ciclos del mundo. lanzándole una mirada fulminante al sacerdote. —Hizo un gesto con la mano mientras se volvía para retirarse. —En parte. —Cuando me pidió que le acompañase. —¿Dónde y cuándo. si complejas. —En especial para un rey… o futuro rey. —la llave del relicario de mamá. Varian rompió el silencio. su alteza. Varian sintió que regresaba al rol de padre. tengo un día muy ocupado. tal como ordenó. arzobispo. Sin embargo. Anduin supo de inmediato lo que era. proyectando rayos cálidos de color siena sobre los enormes capiteles de la catedral y las silenciosas tumbas. Con sorpresa vio como se aproximaban Benedictus y su hijo. Incluso entonces la sabiduría del muchacho había sido evidente. dejando a Varian solo en la sala del trono. El arzobispo los miró a ambos y parecía satisfecho. es necesario renovar el filo de cuando en cuando si deseas que conserve todo su poder. Para recordar que toda acción tiene consecuencias y que un líder debe vivir con sus decisiones. el honor y el deber son para siempre. el amor. *** Cuando Varian entró al cementerio de la ciudad. su amable sonrisa. o más. Los reyes Wrynn siempre han demostrado su valía. más lo alejaba. —Gracias Benedictus. dejando únicamente el acero más fuerte. Se aproximó a los leones de piedra que montaban guardia sobre la tumba de su esposa y pareció entrar en algún tipo de trance mientras los recuerdos perdidos formaban un torrente en sus pensamientos. el príncipe acomodó su arco y carcaj. al igual que las estaciones. gran parte de él había cambiado. pero hay más. Tú y Anduin son lo único que me ha dado calidez en este mundo. Varian leyó la última línea de la inscripción —pues nuestro mundo se torna frío en tu ausencia— y sintió como una amarga ola de verdad inundaba su corazón. . el sol comenzaba su lento descenso por el horizonte. La tristeza inundó al rey cuando pasó cerca de las lápidas que conocía tan bien. —¡Lo encontró! ¿Cómo? —Sí señor. pero que la verdad. Anduin continuó. Quería decirle al muchacho que dejara de actuar como tonto y que madurara. —He conservado el relicario de tu madre todos estos años como recordatorio de mis obligaciones como rey. pero consideré que hoy sería un buen día como para regresarles a ambos los recuerdos. —dijo Anduin sin mirar a su padre. Todo tiene su tiempo y tal devenir es necesario en el círculo de la renovación. Padre? Como sabe. —respondió Anduin sin retirar la vista de la tumba de su madre. Varian daba vueltas a la llave de plata una y otra vez. asintió de mala gana. Varian supo qué debía hacer. —Hizo una reverencia y salió junto con Jaina. padre? La simple intensidad de la pregunta tomó desprevenido a Varian. sus ojos se posaron sobre la tumba de Tiffin. El rostro de Varian se endureció al escuchar el lugar de reunión pero. porque todo mundo cuenta con ellos. Varian trató de responder con cuidado. El rey sintió como una fibra sensible se movía en su interior. que Anduin planteaba cuando era un niño pequeño. —Consejo sabio y valioso. Frustrado. Muchos cambios. El incisivo y dulce aroma de las violetas frescas llegó a su nariz y conjuró recuerdos del maravilloso perfume de su esposa Tiffin. —Dígame. ¿Recuerda la misión que me encomendó hace mucho tiempo? ¿Justo después de que la bienamada Tiffin murió? El rey pensó por un momento. —¿Asumo que la comida draenei te sienta bien? —El maestro Velen dice que crezco en todas direcciones. —Considero que el amor perdura aun encima de todas las cosas. —Velen siempre me recuerda que “debemos crecer en todas direcciones cada día”. Los días de tribulación tienden a eliminar todas las impurezas. No quisiera pensar que haría sin ti. Todas las cosas severas que deseaba decirle a su hijo carecían de trascendencia. Mientras Jaina y el arzobispo dejaban la habitación. —¿Está muriendo el mundo. creo que has crecido al menos una cabeza. —Por favor. dice que la muerte y el renacimiento son parte de la misma rueda estelar y que su gente ha presenciado la larga marcha del tiempo como nadie más. —En ocasiones. recordándole las interrogantes inocentes. —Entonces de seguro sabe que los reyes y reinos van y vienen. —De igual modo que una gran arma. —Así habla Velen también. La emoción de ver al príncipe se apagó rápidamente al notar el shock en su rostro. El rey meditó un poco al respecto y asintió. sus ojos azul profundo brillaban. permitan que los deje a solas.

vendedores y soldados se encontraban hombro a hombro en el puente. las lágrimas del muchacho se desbordaron junto con las palabras que siempre había querido decir.. —Nos atacarán desde el este. no hay problema. pensó el rey. Varian sintió como si estuviera pasando algún tipo de antorcha. Varian asintió y Anduin respondió con una sonrisa. herreros. siempre el estratega. pensé que quizá te gustaría tenerlo. el monarca de Ventormenta aún no aparecía. Jaina y Mathias Shaw intercambiaron miradas mientras el mariscal de campo Afrasiabi saludaba al público desde el podio. mirando la tumba de la persona cuyo amor mutuo era su conexión más profunda. padre. —Ambos guardaron silencio por un momento. dejando escapar una cascada fulgurante de colores y formas. Anduin señaló hacia la retaguardia. Si usamos el muro que se encuentra al oeste para cubrir nuestras espaldas podremos equilibrar la balanza. Ella perfeccionó el arte de la persuasión gentil y su amor movía al mundo. El príncipe lo tomó y pasó sus dedos sobre los grabados. Tienes más valor que yo y surge desde un lugar profundo en tu corazón. —Llevan rato observándonos. pero sabía que eso no era posible. El general Jonathan. —Amaba la belleza y a la gente de Ventormenta… pero lo que más amaba en el mundo era a ti. los fuegos artificiales también sirvieron como señal para otra cosa. Será un ataque de fuerza bruta. puedes abrirlo cuando estés listo. —Mariscal de campo. del mismo modo en que Varian había hecho por ya tantos años. sugiero que inicie acción evasiva con fintas y distracción. Anduin. Varian decía las cosas sin pensar. —murmuró Varian.tanto grandes como pequeñas”. —Yo permanezco rígido e inflexible ante la tormenta. tenía un plan B. No obstante. padre. —Jaina y Mathias asintieron. notando más cosas que nunca antes. El estruendo de fuegos artificiales rompió el silencio. momento en que los líderes de Ventormenta estarían juntos en público. Deseaba que el momento pudiese durar para siempre. —dijo Anduin al fin.. Anduin pensó por un momento y luego guardó la llave en su bolsa. Quiero ser un gran rey pero… no soy tan fuerte… —El príncipe se limpió las lágrimas con rabia. —No. —Es decir. Varian se volvió hacia el monumento a Tiffin. Anduin asintió. al concluir el espectáculo de fuegos artificiales.Varian le extendió el relicario a Anduin. —Desearía ser más como tú. —Impresionante. ¿Recuerdas lo que decía tu tío Magni? “La fuerza se manifiesta de muchas formas…” Ambos repitieron la última parte al unísono. “. Luego. —Parece que voy a llegar un poco tarde a dar mi discurso. las voces de padre e hijo entonaron al unísono y con orgullo. Aun la brisa del cementerio pareció contener el aliento como señal de respeto por lo que ocurría. un sentimiento de pertenencia. —Ella adoraba ese relicario. Más fuegos artificiales partieron el cielo y los atacantes cargaron contra el rey y el príncipe. En fin. Todos iban armados y sus rostros denotaban intenciones asesinas. intentando cubrir la salida principal. los ojos de Anduin se humedecieron y Varian miró a su hijo. dándole palmaditas en la espalda a su hijo. Algo tácito pasó entre ambos y no necesitaba palabra alguna. Anduin. escuchabas mientras te daba todas esas aburridas lecciones. —¡Maldición! ¿Dónde está? Los presentes en el escenario se encogieron de hombros y Afrasiabi ofreció una breve sonrisa a la audiencia antes de aproximarse a los delegados y jefes de estado. te mueves con él y lo haces tuyo. como si fueran una señal de debilidad. Con eso. Sin embargo. tomó su arco y preparó una flecha. Sastres. el contingente de la Delegación de Honor no mostraba tal entusiasmo. El príncipe fijó la mirada en el sitio donde descansaba su madre. pero aún puedo sentir su presencia. Seguía el discurso del rey Wrynn y todos desconocían su paradero. rey o no rey. Sería el gran honor de éste presentar al rey Wrynn antes de su discurso. —He sido un tanto… ciego… al no ver el hombre en el que te has convertido. De entre las sombras surgió un grupo de hombres con apariencia peligrosa. Esa nueva estrategia desagradó aún más al mariscal de campo. Algunos de los nobles querían que la ceremonia continuara. Todos se la estaban pasando de maravilla. Sin embargo. ¿quiénes crees que sean? —Lo más seguro es que sean asesinos. —dijo Varian. ¿cuál es tu plan? El príncipe miró a su alrededor sin ser obvio. Anduin sonrió ante el cálido recuerdo y Varian prosiguió. Del Valle de los Héroes surgieron misiles mágicos que ascendieron hasta llegar a gran altura donde estallaron. —No me gusta la apariencia de ése. Varian colocó su brazo alrededor de su hijo. Los atacantes convergieron en los dos hombres y Varian contó diez. Varian no pudo contener su sonrisa. Varian se volvió hacia su hijo. —Ahora te pertenece —dijo—. casi disfrutando el momento. cocineros. ¿por dónde crees que vendrá la emboscada? Anduin se secó las lágrimas. no de astucia. —¡Por la Alianza! *** Un caleidoscopio de gente rodeaba las enormes estatuas en el puente que cruzaba el Valle de los Héroes. Anduin asintió y Varian colocó el relicario de Tiffin alrededor del cuello de su hijo. Mantenga la línea mientras vamos en busca del rey. . —Sé que no era más que un bebé. La ceremonia estaba fuera de curso y a Afrasiabi no le agradaba cuando los planes se salían de curso. —Dime. —Me has enseñado más de lo que crees. enganchados por el espectáculo. —La extraño. Otros insistían que era necesario esperar a su líder sin importar qué tanto tomara. sino como un padre a su hijo. un poderoso símbolo de crecimiento y adultez que de algún modo ayudaría a su hijo en el futuro. pero tu sientes el viento. Anduin. Su toga de color morado oscuro fulguraba con protecciones mágicas. El hechicero trazó un óvalo brillante en el aire y comenzó a entonar una invocación. no como el rey de Ventormenta. la fila se extendía por el camino hacia Villa Dorada. —Es bueno que puedas llorar frente a ella. Yo nunca tuve esa… fuerza. cuyas explosiones reverberaban por las murallas hasta llegar al foso. —Posiblemente decidieron aprovechar las distracciones a causa de las festividades. discutiendo toda posibilidad y contingencia. Era un poderoso hechicero. Encontraría el tiempo hacer la paz con el pasado en sus propios términos. La multitud aplaudió con desenfreno al ver los fuegos artificiales mágicos. —Tu madre tenía esas mismas cualidades. El mariscal de campo se volvió y gruñó. en tanto que runas ardientes de energía oscilaban alrededor de su bastón torcido. Los estruendos ahogaron los gritos de batalla de los asesinos mientras. intentando controlar las lágrimas que manaban. —Quiero que tú… —El rey guardó silencio. en el escenario. La delegación misma se encontraba en caos. cosa que te vuelve irrompible. En la luz vespertina. incluso más que la sangre. del otro lado del Lago de Ventormenta. no obstante. —dijo Varian mientras desenvainaba su espada. La ceremonia de clausura del Día de Remembranza había comenzado. Varian le dio la llave de plata y el tiempo se detuvo. donde un hombre surgió de atrás de un árbol. —Dijo Varian. —Y por eso serás el mejor de los reyes Wrynn.

padre. El monarca lanzó una breve mirada hacia su hijo y se llenó de orgullo. El público gruñía ansioso a sus espaldas y. temo que haya algo siniestro en marcha. interceptaba a otro grupo que se aproximaba hacia Anduin desde el otro lado. Luego comenzó a deleitar a la audiencia con uno de sus temas favoritos: la fascinante historia. soy un comandante de los ejércitos del rey. el mago estaba invocando algo a Ventormenta y el tamaño del portal aumentaba con cada minuto. El príncipe asintió y levantó las manos. así como los poco conocidos fastidios. descargando un feroz tajo y acabándole igual de rápido. general. aún sin aliento por la búsqueda. intentando aprovechar el momento. aunque Varian no podía imaginar qué. yo movilizaré a SI:7. El orbe fulgurante de Shalamayne dejó un destello de luz borrosa mientras la hoja partía al sorpendido asesino de cabeza a estómago. Un instante cargaba hacia la izquierda. sus adversarios se valían del temor por la vida de su hijo y se aproximaban al muchacho. *** —No se encuentra dentro del castillo. Las dos coronas de Ventormenta se movían como uno. —Dijo el general Jonathan. aún antes de que el cadáver seccionado tocase el suelo. El rey y el príncipe eran el equipo perfecto. sólo tres habían muerto. *** Varian Wrynn se desplazaba como elemental de viento. la flecha le perforó el cuello. distráigalos. pero se topó con un conjunto de rostros desesperados. Varian sintió como se erizaron los vellos en la parte posterior de su cuello al materializarse un escudo de energía divina a su alrededor. el hechicero ni siquiera intentó defenderse. Era obvio que el hechizo de escudo se había disipado y el hechicero estaba demasiado concentrado en canalizar hasta la última gota de su maná en el portal. — ¡Veamos si están protegidos contra esto! —Rugió Varian. El hechicero maligno cayó en la cuenta de que su oportunidad de tener éxito disminuía y redobló esfuerzos. De los cuerpos de los asesinos sobresalían múltiples saetas emplumadas. Varian atacaba con fuerza bruta ilimitada y Anduin descargaba un aluvión de filosas saetas hacia puntos donde causarían el mayor daño posible. Anduin disparaba flechas con movimientos fluidos que denotaban maestría. El pícaro cayó al suelo y Anduin parpadeó sorprendido. ya iba en pos de su próxima víctima. —Improvise. Consternado. Éste mostró sus dientes amarillos en una sonrisa de triunfo. El siguiente. —Dijeron varias voces a coro. Mantuvieron el muro de piedra a sus espaldas e intentaron repeler a los atacantes. cubriendo los flancos de su padre. *** El rey era un feroz lobo. —Están protegidos. clavándose profundamente. Jonathan se encaminó hacia la salida. Las saetas silbantes alcanzaron a uno de los últimos defensores con precisión perfecta. —Murmuró una oración y enunció la palabra de poder “Escudo”. Varian saltó hacia el frente. hasta dos o tres al unísono. —Miró a los presentes con cara de pocos amigos. —Mantente cerca. No obstante. Sus ojos denotaban sed de sangre mientras se abría paso hacia el hechicero. disparando flecha tras flecha contra el enemigo. — Malditos espectáculos de gnomos y ponis… El supremo comandante de Ventormenta ofreció una sonrisa forzada que brilló aún más que todas las medallas que adornaban su armadura. Anduin evadió una daga arrojadiza y quedó más cerca de Varian. —Dos pueden jugar el juego de protección. el general quedó aún más alarmado. Tal acción los dejó aturdidos y desprotegidos. —General —dijo Shaw preocupado en tanto que detenía a Jonathan por el brazo—. Jadeando. Había magia oscura de por medio. —Yo revisaré el puerto. Varian se detuvo y miró al hechicero que se encontraba tan solo a unos pasos. descargando brutales ataques con su salvaje espada Shalamayne. Anduin le apoyaba disparando flechas. pese a sus mejores esfuerzos. Éste le sonrió a su hijo de modo rapaz y luego se volvió para encarar a dos pícaros que se encontraban en mal lugar y en el momento equivocado. —¡Demasiado tarde! ¡Tu perdición es…! Antes de que el taumaturgo pudiese terminar. Varian descargó un torbellino de acero afilado. al final. —¡No tengo nada preparado! —Protestó el mariscal de campo. Con una veloz carga recorrió la distancia que los separaba y cruzó acero con ambos pícaros al mismo tiempo. Varian detuvo el hacha de uno de sus atacantes y luego seccionó el brazo del asesino con un terrible ataque con su espada. sólo tres enemigos lo separaban de su presa. de las tácticas usadas en las máquinas de asedio impulsadas por vapor. —Amplíen el área de búsqueda. algo grande y terrible comenzó a tomar forma en el interior del portal. la expresión de horror y sorpresa quedó congelada en sus rostros mientras dos cabezas se precipitaban hacia el suelo. En la retaguardia.—General. canalizando más energía hacia el campo brillante. no en la protección para sus camaradas. Afrasiabi aceptó con un suspiro. ésta hizo eco en los cielos como un trueno. pero. no un cirquero. ni el príncipe ni el rey podían avanzar hacia el hechicero. hendiendo armadura y decapitando a ambos asesinos al mismo tiempo. El monarca dio un salto heroico y lanzó un brutal ataque con su espada al descender. lanzando amplios tajos con su espada para obligar a una fila de atacantes a retroceder. Los últimos dos asesinos miraron consternados al hechicero y Varian aprovechó la oportunidad. seguida de la espada de Varian atravesándole el pecho. pero eso era todo lo que Varian necesitaba. enfrentando a cada defensor en su camino. Varian cargó de nuevo. Le quedó claro al rey que los asesinos sólo jugaban con él y que eso duraría hasta que algo saliera del portal. aun a costo de su propia vida. . sin embargo. Refunfuñando se volvió para encarar a la veleidosa multitud. cortando con y perforando con flechas mientras se abrían paso por la línea defensiva en dirección a un hechicero que parecía estar cada vez más desesperado. Sú única preocupación había sido completar el hechizo del portal. prepárese para sonar la alarma. manténgalos entretenidos. Cada uno de ellos le imploraba que hiciera el sacrificio por el equipo. El torso sin vida cayó en dos pedazos y Lo’Gosh. Jaina miró a Mathias y frunció el ceño. ¡debemos alcanzar al hechicero antes de que termine su invocación. proyectándolos hacia atrás con su furioso embate. saltando y girando en todas direcciones para proteger a su hijo a toda costa. ¡Ten cuidado! Varian se volvió hacia su hijo. un instante. —Esto no es típico de él. El príncipe permanecía firme. —dijo Jaina mientras desaparecía con un destello de luz blanca. —¿Desconocemos el paradero del rey y del príncipe? ¡Esto es un desastre! Shaw sacudió la cabeza. cada vez que ganaba terreno. Al son de un grito de guerra que pareció surgir de las profundidades de la Vorágine. he revisado en todos lados. lanzando un tajo con su espada en tanto que Anduin descargaba una flecha por encima del hombro de su padre. Luego de un aluvión de ataques. Con esto. —¿Dónde puede estar? ¿Dónde está el príncipe? Ante tales palabras. Para sorpresa de ambos.

Anduin miró el cuerpo inerte de su padre y luego se obligó a mirar al enorme dracónido que se encontraba al frente. —No. . rodó hasta detenerse y quedó inmóvil. El monarca notó una oportunidad y. tal como su padre haría. Anduin disparó su última flecha contra la bestia. ¡Esto es un desastre! ¿Dónde está el rey? Todos los delegados comenzaron a hablar al unísono. la gente de Ventormenta se encontraba impactada. Una de sus hachas masivas ya estaba rebanando el aire con dirección al puente de la nariz del muchacho. con gran destreza. como mosquitos frente a un gnoll. era posible percibir la silueta oscura y voluminosa de una criatura aproximándose. ¿Entiendes? No te acerques. Anduin sólo podía ver angustiado como su padre intentaba desviar la increíble fuerza del monstruo. Estaba boca abajo en el lodo. La gigantesca criatura avanzó y descargó un ataque con su segunda hacha. intentando mostrar la ausencia de miedo y el orgullo que corresponde al príncipe de Ventormenta. Haga algo. Sus gruesas placas refulgían con hechizos de protección. Varian aterrizó violentamente. El escándalo se tranquilizó y se apagó. —Hemos decidido que el arzobispo debe hablar en lugar del rey. Benedictus hizo un ademán. su mente una avalancha de pensamientos. lanzó un tajo contra el abdomen de la criatura. La multitud abucheaba y silbaba. Anduin cayó de espaldas. consciente de que todo terminaría pronto. a quien miró de reojo poco después. Anduin. una ráfaga de colores azul y dorado se encontraba sobre él. pero la cola con púas de la criatura alcanzó de lleno al rey en el pecho y lo derribó. El mariscal de campo Afrasiabi abandonó su puesto en el podio y se sentó disgustado. forzando al muchacho a entrecerrar los ojos. Habían estado vociferando y cuchicheando por un buen rato ya. Padre. pero no me corresponde. Me halagan. Con un destello de luz. La multitud murmuró satisfecha cuando el arzobispo Benedictus avanzó hacia el podio. No obstante. Varian se colocó entre el monstruo y su hijo. Levantó la mirada justo a tiempo para ver al dracónido lanzarse contra él cual toro enardecido. gigantesco y sin piedad. Breves comentarios de ansiosa insatisfacción alcanzaron las gradas conforme el muro de voces de la multitud se hizo más fuerte. cubierto de polvo y sangre. incluso en el gélido clima de Corona de Hielo. Hizo el intento de incorporarse. jugando con él. El dracónido desenvainó dos gigantescas hachas que llevaba a la espalda y rugió un desafío que sacudió los árboles y le heló la espina dorsal a Anduin. su presencia tranquilizadora pareció llenar el vacío del valle. El dracónido miró hacia abajo y soltó una risa gutural.El hechicero presentaba una sonrisa de triunfo mientras se desplomaba. no corazones! Un creciente sentimiento de preocupación se diseminaba entre el público. sosteniendo su arco cual pluma en un huracán. tanto que no emitían sonido alguno. El violento impacto sembró al rey en el suelo. —¡Atrás Anduin! —Gritó Varian. pero Varian permaneció inmóvil. pero sus ojos nunca se despegaron de Anduin. no. el dracónido giró. —¡Padre! —Gritó Anduin. moviéndose más rápido de lo que su tamaño pudiese sugerir. El ser mitad dragón levantó sus hachas y se mofó. —Hmmph… ¡Yo gano batallas. esta criatura… esta cosa… es algo distinto. ah… con este nuevo engranar de rueda dentada. Instantes después. —Muy bien. mirando sobre su hombro con la esperansa de que el rey hubiese llegado ya—. y había detenido el ataque del dracónido con su espada. Con el portal finalizado. Todo lo que podía hacer era rodar. —alguien haga algo. pero luego sintió la tierra temblar bajo sus pies. y gracias al sistema de presión mejorado. El mariscal de campo Afrasiabi hizo una pausa. Anduin dejó escapar un grito ahogado de asombro mientras Varian adoptaba una postura defensiva. —Suplicó uno de los nobles. Esperemos a ver qué ocurrió con nuestro rey. Las hachas silbaron con júbilo salvaje… De súbito. Hubo una ovación y Benedictus comenzó a hablar. De súbito. intentando mantener la atención de la criatura alejada de su hijo. *** —Entonces. esperando que la multitud quedara tan impresionada con ese dato como él. Anduin miró asustado el cuerpo inerte de su padre. El príncipe caminó hacia el rey. Frente a ellos se encontraba el dracónido más grande que jamás habían visto. ya que su espada apenas y absorbió el aplastante impacto. El mariscal de campo se volvió y se encogió de hombros. Conforme caía golpe tras golpe sobre el rey. estaba ataviado de cola a cabeza con una colosal armadura púrpura que ostentaba las marcas del culto del Martillo Crepuscular. Tierra y guijarros salieron despedidos a causa del tremendo golpe. *** Sangre brillante manaba de heridas recientes mientras Varian aguantaba un poderoso golpe de la enorme hacha del dracónido. El hacha del dracónido se impactó contra el arma. Quería asegurarse de que su hijo no estaba herido. Clavó la vista en los fríos ojos azules de la criatura y sintió como lo envolvía una extraña calma. El arzobispo hizo una pausa y luego levantó las manos. sus brazos y pecho entumecidos por el impacto. Al son de un agudo chirrido de metal contra metal. la máquina de asedio podía lanzar proyectiles de más de 300 kilogramos. Los nobles de la ciudad se encontraban fuera de sí y uno de ellos espetó. Varian logró detener las hachas. —Sin importar lo que pase. Varian continuó su lucha. La gente comenzaba a percibir que algo estaba mal. mitad humano. —Por favor. pero su cuerpo aturdido se negó a cooperar. El enorme monstruo mitad dragón. será mi gran y humilde honor decir unas cuantas palabras como tributo al día de hoy. Esto hizo que Varian se tambaleara. despedazándola y enviando al joven al suelo. la gente se encontraba deseosa de escuchar a su líder espiritual. dándose por vencido. pero era inútil. con el advenimiento del cigüeñal de vapor transversal de Gnomeregan —prosiguió el mariscal de campo. pero por fin alcanzaron un consenso. la segunda hacha cayó con gran fuerza en el sitio donde había estado la cabeza de Anduin. sus colmidos retorcidos goteaban con sed de sangre. el hacha del hombre dragón y el arma de Varian cayeron al suelo… pero el dracónido descargó un feroz tajo con su segunda hacha. lo que fue suficiente para salvar su vida. En efecto. El príncipe ni siquiera tuvo la oportunidad de asentir antes de que el dracónido aullara con furia y se abalanzara contra el muchacho. En el fondo se escuchó la caída de un abalorio. surgió una enorme figura del portal. su espada rebotó en la armadura con una lluvia de chispas. sangrando y tambaléandose. Se volvieron hacia Benedictus. Su padre estaba ahí. Todo parecía ser una pesadilla de la que no podía despertar. el pueblo le adora. Anduin murmuró una breve oración. Varian sintió como la mordida de la hoja partió su armadura y se incrustó profundamente en su tórax. El príncipe se colapsó jadeando. Benedictus miró a los miembros de la delegación y finalmente aceptó. caminando en círculos lentos alrededor del guerrero cansado. —Los estamos perdiendo. permanece detrás de mí.

Los presentes miraron con asombro cuando el príncipe cerró los ojos y comenzó a murmurar lentamente un ensalmo. valiente y resuelto. Varian abrió los ojos e intentó sonreír. un tirón extrañamente sordo. suplicando al corazón del cosmos que le proporcionase una fuente de poder divino. —¿¡Me escuchas padre!? —¡Un príncipe Wrynn jamás volverá a ver a un ser amado morir frente a sus ojos! ¡Éste no es nuestro destino! —Anduin gritó hacia el cielo y las nubes parecieron abrirse a modo de respuesta. el muchacho no se inmutó. El monarca miró a su hijo a los ojos y le dijo que todo estaba bien. listo para atacar. padre. —Lo siento mucho.Sus miradas se cruzaron y los ojos de Varian adquirieron un matiz más suave. La criatura alzó la hoja mojada. sintió el pesado fragmento de la armadura del dragón negro en su cinturón. Ya no había dolor ni tristeza. En un principio el sonido era suave y gentil. —dijo Anduin entre sollozos. Abrió sus palmas y entonó las palabras para disipar magia. dicho brillo se intensificó hasta rivalizar con el sol del ocaso. El infierno cegó a la bestia y ésta trastabilló en dirección a la serena silueta de Anduin. El cuerpo de Varian estaba siendo sacudido por un influjo de luz pura y en el centro de todo ello se encontraba Anduin. —suplicó Jaina. Varian se encontraba en el suelo. ella dirigió una mirada a Anduin y sacudió la cabeza. —Varian levantó su mano ensangrentada para tocar la mejilla del muchacho. El filoso fragmento perforó la armadura del monstruo y se hundió en su pecho. De pronto. El monarca luchó por mantener la consciencia y vio que su hijo tenía los brazos extendidos. Abrió los ojos para ver que su hijo le abrazaba. Varian observó maravillado mientras Anduin perseveraba. —Corre… —Susurró Varian en tanto que una fresca y gentil negrura le envolvía lentamente. orando y permaneciendo firme ante el temible dracónido. Su cuerpo estaba tan frío. Confundido. riendo mientras Varian tosía y le suplicaba con la mirada a Anduin que le concediese un último favor. Estoy muy orgulloso… de que tú eres mi hijo. La criatura se burló del rey. Varian sabía que moriría tal como había vivido. Gradualmente. El heredero al trono debe ser protegido. aullando de rabia y dolor. La tierra se cimbró a causa de la energía. —¡No! ¡Esto no termina así! —El joven sacudió el cuerpo del rey. bañando el cementerio en un tono carmesí oscuro. Luego. inundando el cementerio con luz similar a la del mediodía. Anduin. Anduin limpió la sangre y tierra de los ojos de su padre. Al desplomarse el dracónido. Con eso. Mientras la guardia de honor de Ventormenta se reunía alrededor de su moribundo rey. penetrando el cuerpo del rey y pintándolo todo con un resplandor amarillo brillante. sólo miraba el bulto moribundo que era su padre sin poder creerlo. alzando la punta hambrienta del fragmento de armadura de Alamuerte. extendiéndole un brazo. su armadura adquirió rápidamente un color gris sin brillo. tenía que hacer algo. manteniendo a su padre cerca mientras una vorágine de infinita belleza danzaba entre ellos. —Dejemos este lugar. No podía respirar bien. por fortuna. sus palabras y oraciones le protegían y mantenían a raya a la criatura. sacudiendo las lápidas y enviando una onda por la superficie del lago. las lágrimas del muchacho mezclándose con el charco de sangre que se extendía bajo el rey. libre de la protección de magias oscuras. su cuerpo entumecido mientras su vida se desplomaba en espiral frente a sus ojos. Varian trató de alcanzar su espada. el rey logró sacar la filosa púa. —Ven Anduin. Varian arremetió contra la bestia con toda la fuerza que le quedaba en el cuerpo. Qué pacífico es este sitio. En el último instante. rayos líquidos más radiantes que mil soles surgieron de las puntas de los dedos de Anduin. pero conforme aumentó el crescendo de su voz. —Tenías razón… —dijo con una mueca de dolor—. la mirada de Anduin denotó gran horror ante lo que veía. al asentarse el polvo. mucho menos moverse. Cayó nuevamente de espaldas sintiendo gran dolor. el mundo parecía derretirse. Un destello de fuego surgió del cielo y golpeó al dracónido mientras éste se aproximaba. pero no estaba seguro si lo emitió él o la criatura. Jonathan se inclinó para ayudar al joven a incorporarse. Al ver la terrible herida de Varian. Una nova dorada de energía divina obligó al monstruo a retroceder mientras el príncipe avanzaba. Déjame ser el último que pague este precio. Anduin se incorporó y alzó sus brazos hacia el cielo. arrancando el hacha de su pecho. las manos del joven comenzaron a brillar con luz tenue. En algún lugar de su mente. El sol brillaba de color rojo sangre en el horizonte. la respiración entrecortada de Varian se tornaba cada vez más débil y menos frecuente. el cementerio pareció tornarse borroso y fulgurante en torno al rey y al príncipe. pero la imponente hoja rebotó sin causar daño al son de un timbre celestial. El dracónido. marcada y ensangrentada. con el hacha del dracónido clavada en el pecho. quien sólo tenía su fe como arma. —No. Al surgir las palabras. caminaba en círculos alrededor de Anduin. Al cargar el dracónido. Anduin se quedó inmóvil. el amor sobrevive a todo. De súbito. ¡Como un rey! Cuando Anduin entonó la palabra de poder “Barrera”. paralizado por un instante que pareció una eternidad. fuerte y sin temor. Anduin se mantuvo erguido como una roca. aun cuando el dracónido preparaba una última carga. todo se volvió negro. Así termina siempre para los reyes Wrynn… El dracónido se encontraba cerca. su superficie metálica. Los guardias exhalaron con asombro y retrocedieron. es necesario que te llevemos a la seguridad del castillo. Anduin se quedó ahí. La canción alcanzó su ápice y el joven sacerdote alzó sus ojos y voz hacia los cielos. En algún punto muy distante. aliviado de que su hijo estaba ileso. pero ésta se encontraba muy lejos. Varian sabía que Anduin estaba ahí. Éste siempre ha sido mi destino… no permitas que se convierta en el tuyo. El general frunció el ceño e indicó a sus hombres que revisaran los cadáveres de los asesinos. Anduin gimió con angustia durante ese instante que parecía extenderse como si fuera una eternidad. Jaina se arrodilló junto al príncipe. Varian rodó pese al terrible dolor e intentó levantarse. Tiffin… Varian sintió que el mundo se alejaba… pero luego percibió que alguien se encontraba de rodillas junto a él. se convirtió en una bella y poderosa canción. rodeado por un aura de Luz Sagrada. Varian escuchó algo que parecía ser mitad grito de batalla y mitad grito de agonía. el brazo de Varian cayó inerte. el dracónido descargó su hacha contra el muchacho. —No llores por mí. Varian miró a Anduin con calidez y admiración. El rey cerró los ojos y dejó que la Luz hiciera lo suyo. El choque con el dracónido fue como una tremenda avalancha mientras éste cayó encima de Varian. Al cabo de varios intentos. pero Varian apenas y podía sentirlo. brillaba con el sol del ocaso. soy yo quien lo siente… por no haber visto antes lo que eras… lo que siempre has sido. . Sin embargo. Jaina y Jonathan entraron corriendo al cementerio acompañados por un contingente de guardias. Pero el príncipe los apartó y se limpió los ojos con súbita furia. No había escuchado ninguna de las palabras del general.

Varian echó una mirada a Jaina y Anduin. Pero no hay verdad en la mentira repetida hasta la saciedad en las tabernas. su tono se volvió más sombrío. La gente de Ventormenta algún día se daría cuenta de que este día había sido inevitable. Señaló las enormes estatuas que los rodeaban. Eso le dio fuerza para ser rey y algún . ¡hoy y siempre! Como si los primeros rayos de la mañana hubieran surgido en el horizonte. sin embargo. —Aun ahora. El monarca le dio a su hijo una palmadita en el hombro y asintió a modo de agradecimiento. ya que nos hacemos mejores con la adversidad ylos tropiezos. que a través de él. El mundo y sus cimientos han sido hendidos por completo. mirando a su hijo. —El día de hoy debemos recordar no sólo lo bueno. Es seguro que cada una enfrentará un conjunto único de pruebas y tribulaciones. con mucho más fuerza que antes. ¡No! ¡Cada día que despertamos con vida es un gran día! ¡Y cada generación encuentra el modo de convertirse en la mejor generación que ha vivido! En tanto que la multitud aclamaba. *** Benedictus estaba en su elemento y la multitud aplaudía todo lo que decía. el relicario de su madre danzaba en su cadena. el príncipe colocó sus manos en la frente del rey inerte y comenzó a hablar con voz melodiosa y gentil. Yo he sido… un rey ausente. el rey Varian y el príncipe Anduin entraron en escena. —¡Uther Lightbringer! Los aplausos se convirtieron en un rugido salvaje. pero Varian alzó una mano para calmarlos y el silencio se hizo presente. Varian ya no se sentía solo en su lucha para proteger el mundo. Anduin le ayudaba a mantenerse firme en su estado de debilidad. Volaron rosas al escenario y buenos deseos surgieron de todos los rincones de la multitud. —Un hombre sabio dijo. intentando sonreír pese al dolor que sentía y supo perfectamente qué era lo que tenía que decir. Cojeando. mis huesos aún pueden crecer un poco más y detrás de mí veo una ciudad que resurge del desastre. incluso. niños que pronto emprenderían sus propias misiones y que. Bueno. el rey echó una mirada a la delegación de honor. La sangre de sus padres corría por sus venas y. surgieron murmullos de preocupación. orando de modo pacífico. Varian alzó una mano para continuar. Sorprendido. su voz era más suave y paternal. Ventormenta también. —El rey señaló las torres dañadas. ¡Azeroth está siendo purificado por fuego divino y siempre recordaremos estos días de tribulación como el crisol que dio origen a una nueva era! La multitud aplaudió sin saber por qué y Benedictus sonrió para sí mismo. Conforme el público notó el estado en el que se encontraban. por las de Anduin. habrá algunas que estarán convencidas de que el fin se acerca. Anduin regresó con Jaina y los demás delegados. algo que la gente de Ventormenta no había escuchado antes. —Una vez más enfrentamos una nueva y terrible amenaza. avanzando trabajosamente a causa de la fatiga. Extendió un brazo hacia la muchedumbre que seguía con atención cada una de sus palabras. Conforme la muchedumbre gritaba jubilosa. ¡con renovadas esperanzas y capiteles fulgurantes! Las ovaciones de los arquitectos y mamposteros fueron las más sonoras de todas. llevamos cicatrices recientes provocadas por fuerzas oscuras que buscan nuestra destrucción. Varian miró a la multitud y notó muchos rostros jóvenes con los ojos fijos en él. harían del mundo un mejor lugar. —¡Escúchenme ciudadanos de Ventormenta! Su rey se encuentra frente a ustedes y su corazón aún palpita! Un tambor que cada día resuena con más fuerza al ver la determinación que han mostrado para reconstruir después de la tragedia. Esa que dice que los “buenos viejos tiempos” se encuentran para siempre detrás de nosotros. la multitud estalló con la ovación más brillante que jamás se había escuchado ante las puertas de la gran ciudad humana. De pronto. Quedaba claro que a la gente le importaba mucho más de lo que el rey sabía y esto le llegó al corazón. —Varian levantó la voz para que todos escucharan. —Sí. cerrando los ojos con satisfacción. Jaina sonreía y Anduin aplaudía con más fuerza que nadie.—No siempre he sido el mejor líder… o padre… o esposo. Del mismo modo en que estas estatuas siguen de pie. sus diferencias y quejas perdidas con el momento. Varian sintió como la calidez y el consuelo de sus ancestros se extendía. Los delegados que se encontraban en el escenario detrás del rey aplaudieron como uno. de igual modo. Benedictus no tenía palabras. hoy honramos al pasado. nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos! El rugido resultante fue la combinación de amor y esperanza. —Los ojos de Varian se tornaron vidriosos a causa de los recuerdos. Otro rugido. —En estos momentos enfrentamos tiempos terribles.Luego. El rey hizo una pausa breve. Se volvió y asintió. en agudo contraste con las intensas espirales de energía que giraban por doquier. sino también lo malo. Cuando habló de nuevo. La multitud respondió con aplausos de entusiasmo. Benedictus abrió los ojos. Rebosaba de orgullo por su gente y su ciudad. La seguridad de todos ustedes es mi responsabilidad principal y que gocen de una buena vida es mi primera y única vocación. —Estamos aquí reunidos este Día de Remembranza para honrar a aquellos héroes que nos han mostrado el camino con la luz de sus vidas y la gloria de sus obras. la multitud vitoreó nuevamente. “cada uno de nosotros debe crecer en todas direcciones cada día”. —¡Anduin Lothar! La ovación ahogó todo sonido por largo tiempo y Varian aguardó pacientemente a que concluyera. ¡sino que el rey quien sirve a su gente! La audiencia aplaudió una vez más. El rostro del joven estaba lleno de orgullo y algo más: amor. mucho más fuerte que el previo. Varian cayó en la cuenta de que nunca tuvo tiempo para preparar su discurso del Día de Remembranza. dando a caza a nuestros enemigos hasta el corazón del inframundo. maltrechos y cubiertos de sangre. Varian cojeó hasta el podio. quienes luchaban contra sus propias emociones. más allá de la Gran División. ¡para nosotros. de modo muy particular. ¡pero con los ojos puestos en un futuro más brillante! Uno que forjaremos juntos. y el arzobispo se volvió para ver cual era el objeto de las ovaciones de la multitud. —Cada generación está destinada a lograr su gran promesa. el mundo finalmente sería purificado por estos importantes acontecimientos. hizo una reverencia y le cedió el escenario al rey de Ventormenta. —¡Pero la humanidad no se encoge de miedo tan fácilmente! ¡Estamos de pie en la brecha y mantenemos la línea! ¡Nunca seremos esclavos del miedo! La multitud aplaudió con desenfreno. Porque no es la gente la que sirve al rey.

—En el pasado hemos dependido de la fuerza y del acero para forjar nuestro camino. el rey Varian Wrynn se sintió muy orgulloso de ser humano. ¡Con el tiempo. Sólo entonces podremos remediar nuestros males profundos y alcanzar paz duradera. Si hemos de restaurar este mundo. renovemos nuestra promesa de mantener y proteger la Luz. La multitud rugió su aprobación unánime. ojos inocentes encendidos con la promesa y emoción de las fantásticas aventuras del porvenir. cada uno marcará la diferencia. Juntos vamos a enfrentar esta nueva tormenta de oscuridad y nos mantendremos firmes ante ella. —Entonces. los cuales se habían enconado por largo tiempo en su corazón. Incluso el barón Lescovar y su grupo de nobles se encontraban de pie y aplaudiendo. Un coro de ¡Larga vida al Rey Varian! ¡Larga vida al rey Varian! Ascendió hacia el cielo con vigor y convicción. se sintió verdaderamente en casa por primera vez en muchos años. Pero esa no es la única vía. Apreciaba la gran fortuna de ser padre. Cada uno de ustedes jugará un papel. —¡Miren hacia arriba! Los héroes de antaño aún se mantienen firmes y los honramos y recordamos el día de hoy. ¡sino sanadores! Aquellos que curen en lugar de romper. llegará el día en que los líderes de Azeroth ya no sean guerreros. llegando débilmente hasta los picos distantes de las Montañas Crestagrana. Varian le sonrió a su hijo y luego se volvió hacia el público. ¡Ahora miren a su lado! ¡Junto a ustedes se encuentran todos los héroes del mañana! Tú… y tú… y tú. Varian Wrynn alzó ambas manos para que la audiencia guardara silencio por última vez y señaló de nuevo a las majestuosas estatuas. ¡pueblo de Ventormenta! Unámonos este día.día le daría a Anduin el poder para cumplir su propio destino. el increíble honor de ser el rey de Ventormenta y. . como siempre ha hecho la humanidad… ¡y como siempre hará! La multitud guardó sus rugidos más sonoros para el final. no por primera ni última vez. Ahora contaba con una seguridad que llenaba los espacios vacíos. conmovidos por el poder y el orgullo de la visión de su rey. Las ovaciones no tenían fin y hacían eco en el bosque de Elwynn. Aun el brusco mariscal de campo Afrasiabi pretendió tener una basurita en el ojo en lugar de una lágrima. algunos serán honrados este día por proezas mucho más grandes de lo que podríamos imaginar! Las generaciones más jóvenes de la multitud agregaron sus voces al rugido. Mientras Varian se deleitaba con la calidez de su pueblo. Protegemos lo que podemos y destruimos lo que debemos.

Truncado – Cameron Dayton BLIZZARD ENTERTAINMENT Gelbin Mekkatorque: Truncado Cameron Dayton Truncado – Cameron Dayton .

Vincarresorte. capitán. No importa qué tan limpias se encuentren sus fosas nasales. —Disculpe. El lugar parece no haber sido tocado desde nuestra. Operando a máxima capacidad. una vez más. al menos para el Manitas Mayor. que era más difícil de eliminar que los invasores mismos. —Vincarresorte echó la cabeza hacia atrás. Para una raza de individuos con grandes aspiraciones. se encontraban relucientes. saludó y asintió con presteza. apretó los puños y exhaló. … Gelbin aguardó hasta que su equipo de seguridad desapareció alrededor de la esquina antes de permitir que la sonrisa abandonara su rostro. emitiendo un sonido débil. mientras va de salida. hable. luego de ser interrumpido por alguien aclarándose la garganta. otras fueron recuperadas con facilidad sorprendente. el valeroso ánimo y el ingenio gnomo frente a su gente. Pero la lástima no era todo. Esa fabulosa mezcla de moho. Los gnomos necesitaban a su Manitas Mayor en su mejor forma para recuperar su tierra natal. Claro que todo hiede a trogg… —Hmmm. —Dos de los miembros de mi escuadrón solicitaron su transferencia a la Patrulla Trol en Yunquemar y mi médico quiere saber si ofrecemos vacaciones por hedor.—Efectuamos una revisión de seguridad en los pisos superiores del sector 17. Al menos no otra vez. Es sólo que algunos de los muchachos se preguntaban. todavía le veían con lástima. Sus hombros cayeron al son de una exhalación entrecortada. señor. capitán. El mostrar fruslerías como vergüenza y pesar sólo parecería debilidad. Años viviendo de la caridad y la tolerancia de aliados quienes. Le quita a uno el apetito. a ese rincón distante de su mente. Gelbin. al menos de cierto modo. Se puso a contar números primos hasta que esos sentimientos se replegaron. no se encuentra cerca de las líneas frontales y no parece tener recursos. palideciendo ante la descripción de su comandante. —Sus… sus aposentos. se volvió de nuevo. La lástima… ah. Oh. lo sé. en efecto. Verse en la necesidad de proyectar confianza constante sin interrupciones en la apretada zona que constituía la Antigua Ciudad Manitas. Eso deberá ayudar a expulsar ese asqueroso hedor de nuestros corredores. pese a sus nobles sentimientos. por ejemplo. no pretendía… —No es lo que esperaría de alguien que cuenta con mi exaltada posición. lo llevé a cabo en esa biblioteca de viejo loco. Era difícil regresar a su estudio. El otro gnomo sonrió. —¿La biblioteca de un viejo loco dice usted? El capitán Vincarresorte sonrió con aire de complicidad. ¿eh? —Gelbin rió y le dio unas palmaditas en el hombro al nervioso capitán. ventilas y filtros requería un equipo de quince técnicos trabajando las veinticuatro horas para mantener el aire de Gnomeregan fresco y limpio. Si no le molesta que pregunte… —En absoluto. el Manitas Mayor evitaba los recintos extravagantes a cambio de una morada práctica. Parece ser la biblioteca de un viejo loco. uno de cientos— era la ventilación. —Je. —Bien. por qué fuimos enviados a efectuar reconocimiento de ese sector. —¿Y su equipo cuenta con la versión más reciente de mis Sanitizadores Nasales de Alta Velocidad? —Sí señor. Tener que conservar la sonrisa. ni valor estratégico alguno. El Manitas Mayor Gelbin Mekkatorque suspiró. Tengo a los genios del Cuerpo de Alquimia creando un prototipo de mis Cañones Deodorizantes Quitapeste. ya que por lo general reflejaban lo que los demás gnomos sentían. cuando todo lo que deseaba era tirarse al suelo y… y… Gelbin respiró entrecortadamente y trastabilló hacia un lado. Sacudiéndose ese pensamiento de la cabeza. supongo que la maqueta a escala del Tren Subterráneo tiene cierto parecido con eso… —El… ¿Señor? —Esos eran mis aposentos. esa es la impresión que me dio. El capitán de los Engranes seguía ahí. El capitán Herk Vincarresorte de los Engranes frunció el ceño. Consideremos el hedor. siempre podías depender de ellos. la red de ventiladores. Mekkatorque se volvió hacia los planos extendidos en la mesa que se encontraba detrás de él y se acomodó de nuevo los lentes con un gesto de dolor. confiar en ellos. señor. sí. ¿hay algo más. Como líder aprendió que era sabio pensar un poco en sus propias emociones. era intolerable que otros sintieran lástima por ellos. señor. nada de tiempo. aún después de tantos años. —Vaya. señor. esa era la parte más dura. El hedor ciertamente estaba causando estragos en la moral. la cual era tanto un suspiro como una maldición. um. No era común que su antiguo enemigo cediera territorio tan fácilmente. y yo también. Pilas de libros antiguos. señor. moviendo nerviosamente las manos. ¿podría decirle al sargento Pernocobre que estoy listo para examinar el área? Gracias por su excelente trabajo. No había dormido la noche anterior y la piel de su nariz se encontraba enrojecida y le dolía. Las gafas nuevas le lastimaban y ajustarlas era el primer inciso de una lista de miles de tareas que planeaba llevar a cabo cuando terminase el combate. A Gelbin le irritaba la simpatía y sabía que su gente se sentía igual. capitán. Gelbin sabía que tendría que regresar y lidiar con esos sentimientos algún día. El aroma… bueno. papeles arrugados y algo similar a una madriguera de conejo construida con moldes de hojalata para pay. Manitas Mayor. ¿Por qué no se toma el resto del día junto con su escuadrón? Vayan por unas pintas a la Cervecería Trueno. pero no había tiempo ahora. cuyas vidas se veían validadas a través del dominio magistral de las leyes científicas del universo. Un pueblo de caminantes que se encontraba al borde de la extinción no podía tener un líder que mostrara debilidad. Tantos muertos. Ahora. como pensar e inventar. sí. Su hombro chocó contra la pared metálica. Puede que tenga un puesto importante en la Corte Manitas pero todo mi trabajo real. Recuperar Gnomeregan se estaba tornando en algo más que una simple operación militar. señor. Aunque algunas secciones de Gnomeregan seguían en brutal conflicto. uno puede saborearlo. Uno de los problemas que presenta una vasta ciudad mecanizada subterránea —mejor dicho. salida. Números primos seguros y confiables. ¡Tantos! Armándose de valor. Vaya. su rincón. Mil disculpas Manitas Mayor. La Cámara de Engranajes parecía… abandonada. A diferencia de sus iguales en la Alianza. pero Gelbin no estaba tan seguro. sarna y chango agrio. la ayuda de la Alianza había sido un catalizador en ese aspecto. Años de pestilencia trogg sin sanitizar se habían coagulado en capas de suciedad impenetrable con aroma a almizcle. Gelbin avanzó y comenzó el análisis de la condición de su otrora hogar. Ser víctimas de la lástima era un insulto. ¿De qué servía un trono cuando pensabas mejor . —No se preocupe. mostrando unas enormes y apuestas fosas nasales gnomas que. Éste era el sitio que imaginaba siempre que escuchaba la palabra hogar. se colocó los lentes sobre la frente y deslizó sus dedos índice y pulgar por los costados de su prominente nariz. —No se preocupe. capitán? —Bueno. Por supuesto. ¿señor? Oh.

el Tren Subterráneo. Fue aquí donde Gelbin Mekkatorque paso de mero inventor a Manitas Mayor de los gnomos. disfrutando del dolor en sus nudillos y del satisfactorio sonido que reverberó a través de los corredores metálicos que le rodeaban. Los enanos habían dominado el poco delicado arte del combate cuerpo a cuerpo en un mundo repleto de seres que les doblaban en tamaño. las cosas realmente están mal. humanos y elfos. Sin embargo. que sus enemigos vivían en un mundo formado con hueso y piel de monstruos. —Si encuentro esperanzas en una recaída psicótica. los juntó con hierro y les hizo marchar hacia adelante. En estos días. el Manitas Mayor Gelbin Mekkatorque seguía muy. sus agentes en Rasganorte reportaron que los enigmáticos mecagnomos adoptaron su invento para sus misteriosos propósitos. ingeniería. Gelbin podía sentirse traicionado y Gelbin podía estar furioso y con el corazón hecho trizas a causa de la maldita injusticia de todo lo acaecido. una tensión que no era posible eliminar a través de la racionalización. ser Gelbin y Gelbin podía sentirse triste. En la parte central se encontraba su primer prototipo funcional del mecazancudo. Echó un vistazo a su vitrina de trofeos en la pared lejana. Se dejó caer en la suavidad de su silla con un suspiro de preocupación. se encontraba cubierto por una capa de polvo. Gelbin sonrió al notar que aún los modelos de alta velocidad más avanzados y recién salidos de Forjaz. para beneficio de todos los gnomos. ¿Cómo pudo haber pasado? . El Sector 17 había sido edificado en una zona sólida en el noroeste de Dun Morogh. Examinó la habitación para crear prototipos en busca de cualquier señal de sabotaje: cables sueltos. Gelbin retrocedió hasta el centro de su habitación. Su antigua silla trol. lo que permitió a su diminuto pueblo mantener el paso con los imponentes corceles humanos. Investigación. Al avanzar por la cámara de ensamblaje. proporcionado a los gnomos cierta ventaja en combate. —Bueno —murmuró—. Los años no habían sido amables. mientras que los gnomos. Fue aquí donde Gelbin Mekkatorque alcanzó su nivel de comprensión más elevado. algo que le era severa y terroríficamente desconocido. Sicco Termochufe. La silla era un recuerdo de la primera vez que los gnomos ayudaron a la Alianza en una incursión contra un campamento de la Horda durante la Segunda Guerra. ¿pueden cien inventos brillantes sufragar un error terrible? La oscuridad sostuvo sus palabras y las juntó con el dolor. ¿Quizá el retorno de la neurosis era una buena señal? Gelbin se rascó su bien cuidada barba. creación. Era algo que el Manitas Mayor pidió que instalaran bajo solicitud de sus aprendices y únicamente porque necesitaba un sitio para colocar todos esos reconocimientos inútiles. Aún bajo la luz parpadeante —el hecho de que la iluminación aún funcionara era testimonio de la ingeniería gnoma— Gelbin sabía que su otrora inmaculado estudio necesitaría una sanitización seria y a conciencia. que acababa de mostrar su primera señal concreta de ira. Gelbin ladeó la cabeza y retrocedió un paso. incluso el prototipo de la máquina de asedio enana. por lo general. creó sus inventos más brillantes y recibió los mayores galardones por parte de un pueblo que consideraba que la creatividad y la creación eran lo más importante. Eso no sonaba bien. conectada a su vez a una fundición simple y a una cámara de ensamblaje. imaginación. Gelbin finalmente acuñó un término para esa extraña sensación. el Manitas Mayor notó algo que le hizo sonreír. Ahí se detuvo y se dio cuenta. finalmente. —Lo que ruega la interrogante —murmuró—. ¿Qué puede ser más halagador que el hecho de que una raza de máquinas utilice tu máquina para desplazarse? Aunque el mecazancudo había sido el primero (y posiblemente el más popular) de sus inventos. Fue aquí donde Gelbin Mekkatorque dio la orden que mató a la mayoría de su gente. paneles mal colocados. Descargó un golpe contra la pared. El Manitas Mayor temblaba mientras abría y cerraba los puños. el robot de reparaciones. Todos fueron creados en el caldo primigenio que constituía la imaginación de Gelbin. Gelbin veía cada vez más gnomos blandiendo armas. o quizá al estar de nuevo en casa —más allá de los ojos de ciudadanos preocupados y de benefactores que le veían con lástima— sentía como si las cortinas estuviesen descorridas. confusión. se concentraban en huir del conflicto. El sonido de su violento asalto contra la pared aún hacía eco por la habitación y el Manitas Mayor se detuvo en medio de sus pensamientos. orgulloso y desgarbado entre varias medallas y listones. portando armaduras y poniéndose al tú por tú con los Grandotes.de pie? La gastada red de corredores en el sector 17 era una representación física del proceso creativo de Gelbin: biblioteca conectada a la habitación para crear prototipos. una construcción deliciosamente primitiva de hueso y piel de raptor. Pasar tiempo con los enanos fortaleció a su gente y permitió que se sintieran más cómodos con su habilidad física. Pese a que el Manitas Mayor generalmente no se sentaba mientras trabajaba en sus inventos. con cierto grado de sorpresa. años después de la traición. la parte del tú por tú no ha sido algo muy benéfico para nuestros números en declive. todos ellos comenzaron como bocetos y sueños en este estudio. dejó a los sobrevivientes sin tierra natal y los lanzó a mendigar y al oprobio. Su gente más capaz inspeccionó el sector entero. pero Mekkatorque sabía que no debía confiar ciegamente. Aquí podía. Y fue aquí donde Gelbin Mekkatorque confió estúpidamente en el consejo de alguien a quien consideraba un amigo. ya no tenía que ser el Manitas Mayor. cuando todavía habitaba estos túneles. literalmente. su poca altura y cuero suave proporcionaban un sitio para la siesta gnoma perfecta. en particular cuando Termochufe se encontraba involucrado. Primero. Fue aquí donde convocó a los números. Gruñó y volvió a golpear la pared. había usado la silla como catre provisional después de muy largas noches de devanarse los sesos. Lo que era más. que incluso los salvajes con colmillos y piel musgosa necesitaban algo cómodo para sentarse de cuando en cuando. Tal vez algo del modo de ser de los enanos se le había pegado. pasó un dedo sobre la polvosa banca y chasqueó la lengua. Luego… decidió que quizá era mejor caminar un poco. todavía contaban con el bamboleo de ave y la forma de tetera de su opus original. sus ojos cerrados. para bien o para mal. Sin quitar los ojos de la pared. como nunca antes en la historia académica de los gnomos. algo que no hacía desde… vaya. debajo de una cadena montañosa nevada constituida principalmente de granito y pizarra. Los pasillos acorazados en esta ala de Gnomeregan no debían responder a la percusión con tal resonancia. el flujo constante de creaciones únicas. Esa creación lanzó al joven gnomo a la fama y lo colocó en la senda hacia el liderazgo. El nombre aún traía un frío opresivo a su estómago. En este caso particular. ¿Hubo construcción nueva en esta zona desde el éxodo? Las sospechas de Gelbin habían aumentado. levantando una nube de polvo. o huellas desconocidas en el polvo. Fue de la cámara de ensamblaje hasta la fundición y luego a la habitación de creación de prototipos. Estaba hablando consigo mismo. El micro-ajustor giromático. Segundo. El sonido continuaba con un tono similar al de una campana. Gelbin conservó la cosa con apariencia feroz como recordatorio de dos puntos importantes. En este sitio Gelbin concibió el primer mecazancudo. muy confundido. Las luces parpadearon como eco visual de su frustración. Como había sido diseñada para el relativamente sustancial trasero trol. seguía en su sitio. Mientras esperaba una respuesta que ya sabía. los años de tribulaciones y sobrevivencia entre sus más robustos aliados había. Tal acto poco característico se sintió bien. Al igual que todo lo demás. ¿Le estaría fallando la memoria? Gelbin dio unos golpecitos a la pared con los nudillos. poderosas y prácticas que surgió de estas cámaras fortaleció a su gente y demostró que los gnomos eran un componente vital en la Alianza de enanos.

algo que se vio interrumpido por la invasión trogg y el precipitado éxodo de los gnomos. ¿Estaba enloqueciendo? Confusión. con base en los méritos de su trabajo. Esto era otra cosa que no hacía nunca. ¿cómo era posible que Sicco desperdiciara tal cantidad de tiempo y recursos sólo para matar a un gnomo? En especial cuando la totalidad de la Alianza se encontraba a su puerta. sin embargo. mientras los gnomos aguardaban sanos y salvos en los túneles urbanos superiores. una aberración inconcebible. contó números primos. dejaron la monarquía siglos atrás. En ese entonces parecía ser la única manera de combatir la invasión imprevista y no requeriría ayuda de la Alianza. los integrantes de su pueblo tenían que depender unos de otros. Mientras examinaba con presteza la habitación. Veraplata. en su prisa por ver su viejo estudio había venido sin armas. Éstos hacían eco en dolorosa armonía junto con su confusión. Afirmó tener evidencia de su efecto terminal en los troggs y mostró a Gelbin números falsificados en cuanto a su densidad y peso volumétrico. Mérito que era totalmente cuantificable con respecto a los beneficios que aportaba a la raza gnoma. el Manitas Mayor Gelbin Mekkatorque lloró al fin. Ya se estaba sintiendo egoísta por tomarse tanto tiempo con sus propios problemas. a su gente. sólo contaba con dos puertas y ambas estaban selladas. un hilo metálico casi invisible. Por un momento tuvo la infantil preocupación de que quizá Sicco le vio llorar. Un obsequio de su amigo y compañero de estudios Sicco Termochufe. —Obviamente te di mucho crédito como estratega. Era tiempo de regresar a la superficie. Alguien menos confundido. No era exactamente un sentimiento agradable pero sí uno muy necesario. ni siquiera había que decirlo. Nada. gnomos no peleaban contra gnomos. envenenando a los invasores conforme surgían de las profundidades. algo que armó en Forjaz durante su tiempo libre. —Ahora puedo volver a ser yo de nue… Los lentes dejaron la silla con cierto grado de tensión extraña y Gelbin se quedó inmóvil. el gas permeó Gnomeregan. Se recargó en el apoyabrazos para levantarse. Quizá un duelo verbal mantendría ocupada la famosa mente obsesiva de Sicco mientras Gelbin hallaba la forma de salir de ahí. la mayoría de los troggs simplemente se abrieron paso a través del gas. olvido y ahora esto. Al sentir algo frío bajo su mano. Hubo un sonido de estática crepitante al activarse una bocina eléctrica. No cabe duda por qué mis fuerzas han logrado avanzar tanto contra tu ejército atrincherado. ya que consideraba que fue muy sencillo tomar la zona. no podía permitir que su viejo amigo se enterara. el Manitas Mayor se inclinó para recuperar sus lentes perdidos. Los gnomos resolverían los asuntos de los gnomos. Sonriendo. una multitud que nos supera en número tres a uno. Sin embargo. El gas debió permanecer en las zonas de cuarentena en las secciones bajas de Gnomeregan. según prometió el Manitas Mayor. Gelbin se incorporó de un salto. Apretando los dientes. ni siquiera al caminar por Forjaz. o al menos un gnomo. o si su equipo simplemente no se dio cuenta del sabotaje. Gelbin sintió un suave tirón del lado opuesto del alambre —el movimiento de un resorte que se suelta— y levantó la mirada justo a tiempo para ver como una pesada puerta se cerraba en la entrada. De modo irónico. increíblemente ligera. seguido de una voz que había estado presente en los sueños del Manitas Mayor por años ya. los gnomos no tenían historia previa de violencia intestina. los temblores cesaron y la calma regresó a la habitación. se agarró con fuerza del asiento de su silla. ¿Quién sino Gelbin se sentaría en esta silla? ¿Quién tocaría los lentes del Manitas Mayor? Conforme engranes ocultos gruñían detrás de las paredes huecas. En el apoyabrazos de la silla se encontraban sus espejuelos favoritos. ¿Cómo podía un gnomo ser el responsable de la cuasi extinción de los gnomos? Sicco dijo haber efectuado pruebas de los niveles de radiación del gas. Gelbin exhaló entrecortadamente y se enderezó. ¿Nueva construcción en el sector 17? Parecía que sí. Éste se aclaró la garganta. Gelbin respiró profundo un par de veces. Además. alguien que no cometería un error estúpido que terminaría matando a tantos… Esta vez no existía la posibilidad de contener la desesperación. Murió porque Gelbin Mekkatorque confió en que un amigo sería un amigo. Habían permanecido en su rostro por décadas desde entonces. Su pasado se encontraba libre de señores de guerra y de facciones violentas. mi estimado Gelbin? Me preguntaba si esta trampa sería demasiado obvia para ti. En un mundo de leones. una casualidad. Solo en el oscuro silencio de su estudio abandonado. ya era demasiado tarde. En general. Gelbin buscó en la argolla de su cinturón. Si Termochufe decidía inundar el lugar con el mismo gas tóxico que utilizó contra su gente. Sin embargo. Gelbin jamás hubiera dejado sus lentes en la silla. Termochufe parecía tener plena confianza de que esto sería la solución. Gnomeregan murió ese día. Gelbin abrió los ojos y echó un vistazo. Se sentía vacío… de modo limpio y hueco. tigres. los gnomos no necesitaban la primogenitura primitiva que había sido causa de mucha de la sangre derramada entre las demás razas de Azeroth. confuso. asfixiados por repugnantes nubes verdes detrás de puertas que los mantendrían a salvo. … Una vez que las lágrimas se secaron. si deseaba sobrevivir. Gelbin se las arregló con un nuevo par de lentes. Cuando notó un alambre delgado atado alrededor del puente de los lentes. volviéndose incluso más salvajes al ser irradiados. la hizo de lado rápidamente. Fue una hazaña que su pobre nariz lamentaba desde entonces. Has desperdiciado tu tiempo en inútiles juegos de venganza. Éste descendía por la silla hasta un pequeño agujero en el mosaico. limpiándose los ojos. Termochufe tenía razón. La pena se abrió paso a través de sus defensas y escapó de su pecho como un sollozo entrecortado y gutural. desear poder pese al costo que eso conllevase al pueblo. Éste pasó por los aclamados Filtros Domicílicos Viento Leempio de Termochufe y mató a los gnomos que aguardaban en sus hogares. El Manitas Mayor sospechó que podría haber una trampa acá abajo. Resistentes. Gelbin se reclinó y cerró los ojos. furbolgs y Grandotes. El Manitas Mayor nunca se había sentido tan confundido pero. La presión en su pecho era casi dolorosa y por millonésima vez se preguntó si debería renunciar a su título y dejar que alguien más asumiese el puesto. El sentimiento de vacío que tenía hace algunos instantes fue reemplazado con algo más frío: miedo y vergüenza. Los gnomos elegían a sus líderes por consentimiento común. Actuar de modo dañino contra la especie. Casi no lo creí cuando sonó la alarma. eran cosas que harían los enanos o los orcos. Gelbin sabía eso porque conocía perfectamente la habitación. donde por lo general se encontraba su confiable Llavecalibur.Un gnomo de Gnomeregan actuando en contra de los suyos era una imposibilidad. pero más fuerte que el acero. que se encontraba ocupada. Gelbin se preguntó si el capitán Vincaresorte había sido sobornado. Moriría acá abajo si no se ponía las pilas. Además. De nuevo. Un recuerdo helado se deslizó desde la parte posterior de sus pensamientos: las gafas fueron un regalo de graduación. no habría manera de escapar. pero no había manera de detenerla. —¡Maldición. Sicco. Se acercó al rostro la parte frontal de su túnica en busca de las señales que revelaban la . —¿Sabes. ni la densa nube de pesar que surgía desde la prisión donde estuvo encerrada durante mucho tiempo. Por esta razón. concéntrate! —Se dijo Gelbin a sí mismo. Hubo un sonido metálico similar en el corredor de salida detrás de él. confiables y reconfortantes. A diferencia de los enanos. Sin duda era una cualidad humana. mientras atendía asuntos en Ciudad Manitas y el trono de Barbabronce. Alguien había dejado una trampa para el Manitas Mayor y éste había caído redondito. Esos simples lentes con armazón de mithril que recibió como regalo al graduarse de la Universidad Engranaje. Gelbin luchaba por mantener su concentración. E hizo una pausa. Parece que siempre podré depender de que tu encantadora inocencia supere tu intelecto.

La pared frente a él. golpeando el suelo con uno . El resto era ingeniería simple y a Gelbin le pareció irónico que incluso Sicco. el no-gnomo. comenzó a subir hacia el techo. Sicco estaba terminando la labor que inició en los pasillos de Gnomeregan años antes. complexión robusta y gruesas tiras de músculo que parecían haber sido talladas de granito. Cansado de la maldita confusión. el trogg fue enviado al suelo por una fuerza invisible. aunque tenía la capacidad de escuchar lo que ocurría dentro de la habitación. ahí terminaba el parecido. El primero gruñó órdenes guturales a los otros y éstos flanquearon a la presa con una rapidez feral que no dejaba traslucir su tamaño. “Los pequeños tontos adoran a su Manitas Mayor” Después de todo lo ocurrido. La pared se cerró detrás de ellos con un ominoso clang y Gelbin comprendió la triste realidad: iba a morir acá abajo. que se extendía hacia el suelo. emocionados por el escándalo de su hermano. Tecnología que Gelbin adaptó. los dos troggs a sus costados cargaron para cerrarle el paso. pero nunca había estado tan cerca de una. No eran animales estúpidos y Gelbin lo sabía. El trogg salió de entre las sombras con un rugido húmedo. ¿por qué esperaste hasta ahora? ¿No habría sido mucho más fácil matarme cuando todavía confiaba en ti? Era difícil hablar y correr al mismo tiempo. Vio que aún sostenía sus lentes y también el alambre de Veraplata. Rugiendo. Sicco siempre había sido descuidado en sus creaciones. Gelbin sonrió mientras corría. Gelbin abrió los ojos y miró hacia abajo. Sicco. Quizá podría mantener la respiración el tiempo suficiente como para salir por cualquiera que fuere la ventila que su enemigo utilizase para descargar la repugnante sustancia. Estaba harto de la lástima. Los pasos de los troggs eran más próximos y Gelbin Mekkatorque susurró su despedida a su amada Gnomeregan y a su gente. Con un súbito aullido. cuyo contrapeso eran los cables que levantaron la pared con ayuda de algo que sonó como un par de bisagras de hierro oxidado. Su equipo de seguridad nunca lo permitiría (un equipo al que imprudentemente ordenó que le esperara fuera del sector). Gelbin recordó su entrenamiento de combate. No había modo de escapar de la trampa de Termochufe. Gelbin escuchó rumores de que los troggs eran una rama torcida de la raza enana. con brazos musculosos que casi tocaban el suelo y su andar mostraba la arrogancia de un depredador que sabe que su presa no tiene escapatoria. Creyendo que su presa se acercaba a una ruta de escape oculta. El trogg enojado era rápido. Gelbin comprendió entonces el modo de su asesinato. quizá le sería posible escapar a través de la abertura por la que entró. estremeció el aire. Silencio total seguido de un gemido mecánico. parte gemido y parte grito. El Manitas Mayor dirigió escaramuzas contra estas bestias. —¿Inútiles juegos de venganza? Gelbin. oscuridad y confusión. Si conseguía mantener al trogg a distancia. Su oponente acababa de revelar que. empleaba tecnología gnoma para sus oscuros fines. el ceño tosco y los caninos pronunciados de un depredador. por eso su gente le amaba. Si mi muerte te daría una ventaja tan obvia. —¿Cómo? ¿Aún no mueres? —Farfulló Sicco. el trogg se volvió y corrió pesadamente tras él. Casi de modo instintivo. El primer trogg estaba nuevamente casi encima de él y Gelbin se volvió para correr directamente hacia la bestia aullante. habría un banco que podría convertirse en un arma provisional. Quizá si lograba llegar al otro lado del estudio con la rapidez suficiente. Los otros dos. ni Llavecalibur a su lado. El gnomo dio un paso hacia adelante y examinó la habitación. su mente de ingeniero se adueñó de la situación y planos imaginarios se desplegaron por su campo de visión. Fue algo inesperado y la criatura embistió aire en tanto que Gelbin se agachó. ya no se encontraba confundido. Como estratega comprobado. Una ráfaga de aire caliente y húmedo se coló al recinto. El puño del primer trogg se aproximaba velozmente y Gelbin rodó hacia un lado para evadirlo. Gelbin anticipó ese movimiento y aprovechó los pocos segundos que esto le concedió para enrollar el resto del alambre de veraplata alrededor de sus lentes. El alambre de veraplata que Gelbin amarró alrededor del tobillo de la criatura llegó a su límite y. Su complexión era robusta. y sin duda alguna. Un plan se formaba en su mente. Un trogg usualmente era equivalente a cuatro o cinco gnomos. El mismo Gelbin jadeaba y se concentró en la mesa de prototipos que se encontraba a un par de metros al frente. delgado cual navaja. Sin embargo. que Gelbin innovó y que Gelbin dominó para la protección y salvación de su gente. y el gnomo podía sentir su horrible aliento en su cuello. pertenecería al monstruo que pretendía ser un gnomo. El trogg doblaba a Gelbin en tamaño y tenía una red de cicatrices a lo largo de la pedregosa piel de su pecho. similar a la de un simio. mucho más de lo que Gelbin hubiera imaginado. asumiendo que éstos se encontraran armados y contaran con experiencia en combate subterráneo. Esa era la razón por la que aún era el Manitas Mayor y por la cual seguía luchando por los gnomos. Termi… nado. aún después de tanta vergüenza.presencia de la mortal neblina verde. Tu muerte les despedazará el corazón. Estaban contentos de permitir que el primer trogg lo cansara para luego aprovecharse de la cena fácil. al tirar de los resistentes lentes de mithril con tal peso y velocidad. Un rugido de angustia. crecimientos deformes que eran testimonio de su rocosa herencia. ¿tienes idea de lo que tu muerte provocará entre los gnomos? Te mantuvieron a la cabeza pese a todo lo que hice para desprestigiarte. Los rocosos nudillos de la criatura partieron el mosaico del suelo y varios fragmentos pasaron rozándole. la misma que golpeó antes. Gelbin Mekkatorque era un gnomo en sus fallos y triunfos. activado por resortes. Más cerca. fastidiado de los recordatorios diarios de que había perdido su reino sólo porque era un gnomo. Aunque nunca diría tal cosa frente a sus gentiles anfitriones. La respuesta de Gelbin fue interrumpida por el clic de un switch. pero Gelbin sabía que tenía que mantener distraído a Termochufe para que su plan funcionara. El alambre obviamente conducía a un disparador con peso. sarna y chango agrio. Afiladas protuberancias huesudas surgían de los hombros y codos de la criatura. más cerca. El trogg levantó un muñón irregular que chorreaba y bramó de nuevo. adoran a su Manitas Mayor. Éste se encontraba conectado a un eje pesado. Olía a moho. —Entonces dime. El trogg tenía una postura encorvada. el sonido de pesados cables de hierro y discos impulsados por resortes. se deslizó entre las piernas del monstruo. dejaron escapar un aullido y comenzaron a rodear la zona. Gelbin se puso de pie al instante y corrió hacia la parte posterior del estudio. le cercenó el pie al trogg. Sicco Termochufe reía. Gelbin se tiró de rodillas y cerró los ojos. Los pequeños tontos adoran a su Manitas Mayor. rodó hasta quedar de pie y siguió corriendo. De súbito. Mekkatorque sabía que podía dar batalla incluso sin armadura impulsada por vapor. notaba las similitudes: barba greñuda. Era arriesgado pero era la mejor… Dos troggs más aparecieron en escena. no podía ver nada. La ciudad finalmente.

—¿Y cuándo empieza la parte en la que juntas a los gnomos y te conviertes en el Manitas Mayor? ¿Se suponía que eso iba a ocurrir antes o después del genocidio? Sicco gruñó. más por curiosidad que por preocupación. Nuevamente. del tamaño justo para trabajar con relojes. Gelbin empujó la silla y abrió el estuche. . maldijo y se escuchó el peculiar sonido de una llave de tuercas rebotando en una pared. Sicco había sido descuidado. Eso. Puedo saborear ese hedor. La criatura miró el pequeño contenedor. todos a tus pies. Esto sólo sirvió para avivar las llamas. la cual había sido colocada bajo los mosaicos donde generalmente se encontraba la silla. Utilizó la llave de tuercas para abrir la caja que contenía el disparador y ubicó el mecanismo en la base del carrete de veraplata. Gelbin levantó la vista y asintió. una lima y un frasco blanco de aceite de bocanegra para lubricar resortes. Mekkatorque le lanzó un guiño de disculpa y se escurrió hacia la mesa de prototipos que se encontraba justo adelante. el resorte. El trogg moribundo había jalado el alambre con toda la fuerza de su pesado cuerpo. La única intrusión detectable era el maldito alambre. Levantó la vista y calculó el tiempo que tomaría a los troggs llegar hasta él. Gelbin estaba sacándole de quicio. La puntualidad nunca fue su fuerte. luego silencio. Gelbin sospechaba que la construcción de casi toda la trampa se había llevado a cabo en otro sitio. El Manitas Mayor se encontraba a centímetros de una hilera de dientes rocosos agrietados. por supuesto). pero necesitaba un chivo expiatorio. un objeto de odio que me permitiera juntar a los gnomos mientras me elegían el nuevo Manitas Mayor. Por suerte. Con el disparador sujeto. Surgieron palabras entre dientes de la bocina oculta en el techo. —Hubiera es la frase operativa aquí… Otro sonido de impacto. Iban a cerrarle el paso a Gelbin y luego descargar el golpe mortal. La llave de tuercas fulguró mientras Gelbin quitaba rápidamente los tornillos que mantenían el eje en su lugar. Su barba greñuda se incendió y el trogg comenzó a golpearla frenéticamente con sus huesudos nudillos. El trogg rugió con furia y se volvió para gruñir órdenes a sus hermanos. en total. El gnomo regresó al centro de la habitación. amigo mío. un número significativo de cadáveres estadísticamente hablando. colocó el interruptor a un lado y metió la mano en el sitio donde residía la caja que contenía el disparador. Uno de los troggs intentó tomarle desprevenido.de sus puños. Un pequeño estuche de cuero con herramientas que sus ayudantes utilizaban para dar mantenimiento a los relojes del estudio. los cuales aún tenían trozos de la última pobre criatura que estuvo así de cerca. eje y contrapesos principales estarían justo debajo de dicha caja. En efecto. —Qué genio. debí matarte en aquellos días. Gelbin se incorporaba justo cuando el trogg lo agarró y lo levantó. dejó escapar un sonido simiesco que indicaba que le causaba algo de gracia y levantó la mirada para ver un gnomo que sostenía una diminuta llave de tuercas en una mano y una lima en la otra. Termochufe había tenido cuidado de no alterar la mayor parte del estudio para evitar alarmar a los especialistas del Manitas Mayor. Al parecer Sicco Termochufe no había considerado el daño cuerpo a cuerpo en la plantilla de durabilidad de su micrófono. la velocidad del gnomo era su ventaja y se alejó de la bestia con el estuche en la mano. Había. los gnomos necesitaban esa purga! El siguiente sonido fue similar al previo. pero el otro resopló afirmativamente y avanzó con lentitud por la habitación. Sucedió tan rápido que la criatura apenas tuvo tiempo de girar mientras una bola de fuego surgía debajo. Gelbin vio su oportunidad. el cual ardió serpenteando hacia el frasco que se encontraba a los pies del trogg. su paciencia había rendido frutos. Si Sicco Termochufe empleó el mismo tipo de ingeniería goblin-esca descuidada que Gelbin le había visto usar antes. Gelbin encontró lo que buscaba en el fondo del último cajón.3 por ciento (que se repite. cuatro tornillos oxidados y desatornillar tres de ellos le tomó a Gelbin el tiempo restante. Una fulgurante línea de chispas trazó un arco hacia el suelo y cayó sobre el camino de aceite. Era una caja cuadrada de metal del tamaño de un plato. El metal gruñó porque el peso masivo de un armazón completo ahora descansaba en un solo tornillo corroído. Un buen saboteador se hubiera asegurado de que el disparador fuese de construcción de única ocasión. Acabas de perder la capacidad de regodearte a larga distancia. —¡Cualquier idiota puede sonar sabio a posteriori! El gas resultó ser más… efectivo de lo que esperaba. —Tienes razón Gelbin. Con un rápido movimiento. Gelbin regó su contenido sobre el mosaico y lo hizo rodar hacia el trogg más cercano. El líquido trazó una línea brillante. o sabotear un sabotaje. que se encontraba enrollado alrededor de un eje ubicado justo bajo sus pies. para posteriormente ser instalada detrás de las paredes y bajo el suelo. Siempre sospechó que estas criaturas tenían minerales pesados en su fisiología y el daño que causaron al suelo y a los muebles en los últimos minutos confirmaba tal hipótesis. Todo en miniatura. volcada sobre uno de sus costados. Sólo era cuestión de tiempo y estaban conscientes de ello. El resorte del carrete aún contaba con tensión suficiente para un par de usos más y Gelbin adjuntó rápidamente el disparador al interruptor de contrapeso —una combinación rectangular de engranes que permitía a la pared falsa subir y bajar gracias a los cables conectados a un resorte masivo. Uno de los troggs se acercó a la criatura caída. Disfrazó sus acciones con un tono cuasi familiar. Una llave de tuercas. Gelbin se encogió frunciendo el ceño. Uno de los monstruos se estaba desangrando sobre el mosaico. Quizá veinte segundos. necesitaría treinta. arrancando la caja que albergaba el disparador. sólo que más fuerte y seguido del rugir de estática. Y el maldito alambre redujo sus problemas en 33. ¿Tienes idea de todo el tiempo que pasé tramando el plan para arruinar tu buen nombre? ¡Matarte hubiera sido fácil! Gelbin llegó a la mesa y comenzó a buscar frenéticamente en los cajones. —Vincarresorte tenía razón. un martillo de hierro. El otro trogg aún estaba del otro lado de la habitación y se movía con mayor cautela ahora que un gnomo sin armas le había dado fuego a su compañero. Gelbin se volvió hacia el alambre. mientras el otro continuaba rondando en torno a Gelbin. sumado a la velocidad que llevaba. Después de destapar el frasco. pero le gustaba saber qué tan tarde iba a llegar. Su silla yacía en el suelo. empleando materiales de un solo uso. Se agachó y regresó a su trabajo. su puño despedazó la mesa como si ésta se encontrase hecha de palillos. o resortes de baja tensión. El gnomo se volvió para ver dónde andaban sus atacantes y evadió otro brutal golpe. ¡Qué bueno que el gas hizo lo que hizo. —¿Quién hubiera calculado que los gnomos aún te seguirían después de que prácticamente pinté tus manos con su sangre? Que tirarían la lógica por la ventana y actuarían como un montón de elfos de la noche llorones y emotivos. Gelbin frotó el borde de la llave con la lima. —Treinta segundos ahora —murmuró el Manitas Mayor— quizá cuarenta. De hecho. Examinó a Mekkatorque de cerca y mostró una sonrisa irregular. ésta vez sólo pudo ser un puño contra el micrófono. El Manitas Mayor no podía correr para siempre. Mis cálculos mostraban un índice de mortalidad de treinta por ciento. seguido de mi impresionante eliminación de los troggs hubiera asegurado un presto golpe de estado. el mosaico roto y la caja expuesta que contenía el disparador. Satisfecho.

Nunca dejes que un gnomo se acerque a tus dientes. al son de un gemido ahogado. —Gelbin. que tenía ampollas en su piel quemada. sus ojos muy abiertos. El mekigeniero había creado un nuevo traje de batalla. Retrocedió un paso y presionó el disparador que construyó apresuradamente. a quien le dio empleo en su fundición y le otorgó un papel importante en la Corte Manitas pese a su desempeño preocupante y cada vez más errado. delgadas líneas de cabello ralo y la enfermiza coloración verde que indicaba radiación y locura. —Bueno. pero era demasiado voluminoso y susceptible a explosiones. junto con su martillo ensangrentado. draenei y elfos de la noche muriendo junto con nosotros en los túneles circundantes para recuperar una ciudad que nunca fue suya. Formó un puño y el rostro de Sicco se contorsionó. Se aproximaban más troggs por la salida. Sin embargo. destrozando sus dientes frontales y lanzando fragmentos de hueso hacia la parte posterior de su garganta. Había muchos aproximados en tus cálculos y no dedicabas el tiempo suficiente a refinarlos. Durante los últimos años. pero tus cálculos balísticos habrían detonado mis máquinas de asedio al momento de recargar. sin embargo. Sicco sacudió la cabeza y se despidió agitando una mano. humanos. se volvió para irse. Ambas criaturas estaban furiosas y Gelbin sabía que se encontraba a unos cuantos segundos de que le despedazaran. Éstos se apiñaron por la abertura y rodearon a Gelbin. Gelbin frunció el ceño. esa enorme debilidad es exactamente el por qué decidí arrebatarte las riendas. debí mandar cuatro troggs. Sicco Termochufe dio un paso hacia atrás. pero eras demasiado descuidado. efectuó una rotación completa y se desvaneció en el interior de la muñeca de acero del blindaje del traje de batalla. Se le habían agotado las ideas y dudaba que los troggs fueran tan amables como para levantarle. El trogg lo soltó y trastabilló hacia atrás. levantó la pared falsa que se encontraba detrás del Manitas Mayor. —Un consejo. el ruido se adecuaba a la expresión de Termochufe. —¿Por qué no cierras los ojos y me dejas poner fin a esta vergüenza? Al detenerse frente al Manitas Mayor. Sin embargo. un ágil artilugio. Con . Sicco parpadeó varias veces y levantó una mano metálica para frotarse la frente. Te asigné el diseño de artillería con la esperanza de que te pondrías a la altura de la situación. Pero los troggs no avanzaban. o si fue una respuesta reptiliana del aspirante a usurpador. Están aquí porque son nuestros amigos. ¿verdad? Es la lealtad hacia nuestros amigos lo que nos proporciona nuestra mayor fuerza. Los años no habían sido amables con el gnomo demente y Gelbin apenas reconoció a su viejo amigo. ¿por qué dejarme tomar el crédito por los cañones? —Porque —dijo Gelbin— eras mi amigo. gran cantidad de ellos. Es por esto que los enanos nos ayudaron cuando estábamos cerca de extinguirnos y nos cedieron una parte de sus recintos sagrados para que tuviéramos algo que pudiéramos llamar hogar. —Nunca lo entendiste. Gelbin se sacudió la sangre de su mano y luego la abrió para revelar el martillo de hierro. “¿Que no es un gnomo?” ¡Soy diez veces más gnomo de lo que tú jamás serás! Mientras estabas echado en tus laureles debido a tu ‘genio’ impredecible y falso. esperó demasiado. —Creo que rogar por las sobras en la mesa de los enanos te ha vuelto un poco loco. Creado de metales maleables y decorativos. Sicco pareció sorprenderse y hubo un siseo. Gelbin. Esa es la razón por la cual hay enanos. Gelbin escuchó reportes de Sicco piloteando una cosa enorme con forma de caldero por las entrañas de Gnomeregan. Sonriente. Es un poder con el que los números no pueden competir. a la altura de sus rostros. aún sujetos al grotesco remanente del pie de un trogg por el alambre. el siseo de un motor de vapor y Sicco entró en escena. —El rey de los gnomos. Esto es lo que nos separa de ogros. El amigo de Gelbin ya no existía más. revelando cierto parecido con el brillante joven gnomo con el que Gelbin entabló amistad hace tantos años ya. e incluso goblins. Sicco notó la mirada de lástima de Gelbin y la tomó como reconocimiento. Podía verlos del otro lado del cuarto. Riendo ante tal idea. ¿eh? Supongo que ya dejaste de lado la idea de ganar una elección. Sicco. Gelbin guardó las herramientas en su cinturón y se detuvo un instante. Considero que es lo mejor. Esto lanzó a las dos bestias contra el escritorio destrozado y. mi amigo. Gelbin estaba seguro de que el sonido surgió de la boca arrugada del gnomo— y avanzó. mientras un eje jalado por un cable perforaba el suelo. Mejillas huecas. El mekigeniero siseó —esta vez. Este traje es mucho más estable. Gelbin. Concepto difícil de entender para un fracasado insignificante como tú. geniales incluso. lo apropiado es que el rey de los gnomos pueda ver a los ojos a los demás gobernantes del reino. hizo un giro y una reverencia con ademán elegante. Sicco Termochufe había descendido aún más por los abismos de la locura en compañía de estos monstruos. —Supongo que te debo una disculpa.El trogg rugió y saliva salpicó al Manitas Mayor. ¿Quién pasó semanas diseñando todos los mecanismos balísticos de tus máquinas de asedio? ¡Convertí tu enorme camión de rábanos en un cañón móvil! Eso cimentó nuestra alianza con los enanos pero. Los gnomos deberíamos dominar la tierra con nuestras armas imparables. Al parecer. El trogg se limpió la sangre de la boca y se volvió cuando llegó el otro. —¿Qué? ¡Mentira! Si mi trabajo era de tan mala calidad. El constructo de tamaño humano pasó emitiendo un sonido de vapor caliente junto a los troggs que aguardaban. ¿no crees? ¿Sabes? Llevé a cabo varias pruebas con un prototipo de campo más práctico. esto era completamente distinto. —Una impresionante pieza de ingeniería. La aguda risa que siguió era desconcertante. Su rostro se suavizó momentáneamente. Entonces. Pasé muchas horas revisando tus cifras antes de enviarlas a Forjaz. Ésta emitió un sonido mecánico. lo sé. Subestimé tu valentía. mostrando una sonrisa enloquecida. Gelbin descargó su puño contra la boca del trogg. Los mosaicos bajo los pies de los troggs estallaron al son de una erupción de roca y metal. Tenías ideas creativas. aguardaban. al mismo tiempo. troggs. El gnomo al que ayudó a graduarse de la escuela. no vendérselas a nuestros imbéciles aliados. ya que al electorado puede serle difícil votar por un candidato que no es un gnomo. ¡Eso es cosa de goblins! El Manitas Mayor sacudió la cabeza. Sus oponentes estaban en el suelo y la salida se encontraba libre. El Manitas Mayor no estaba seguro si el sonido surgió del motor de vapor en la región abdominal del traje de Sicco. Se escuchó un sonido metálico. ¿recibí algún tipo de agradecimiento por ello? Gelbin suspiró. Mis amigos. era hora de dejar el lugar. eras uno de los gnomos más brillantes en Dun Morogh y pareces olvidar que siempre expresé mi gratitud por tu trabajo. los poderosos dedos dorados que él solo había creado. gruñendo y lamiéndose sus dientes irregulares. Termochufe rio y extendió el brazo. considerando regresar por sus viejos lentes. además de ser más adecuado para mi posición. yo… yo… Y luego notó la mano. Sólo la cabeza pequeña y arrugada de Sicco sobresalía del cuello del aparato. los cables se tensaron y un tornillo oxidado cedió bajo la presión. —¿Tu posición? —Claro. Las pesas subterráneas cambiaron de sitio. —Sicco. era similar a las armaduras humanas usadas en los desfiles y para presumir frente a los plebeyos. yo me vi en la necesidad de trabajar para obtener reconocimiento.

Unas cuantas actualizaciones. . El Manitas Mayor Gelbin Mekkatorque asintió y se inclinó para darle unas palmaditas en su hombro mecanizado. surgió una navaja afilada. un borroso relámpago de acero afilado que silbó por toda la habitación mientras una reserva masiva de energía acumulada se descargaba en cuestión de segundos. Éste se deslizó hacia abajo con un sonido metálico. El ocupante tragó saliva y parpadeó repetidamente. Gelbin disfrutó la rara oportunidad de mirar a su enemigo con aire de superioridad. —dijo Sicco. Gelbin se quitó sus nuevos lentes y suspiró. —En efecto. —Disfruta tu tiempo en prisión. apuntando hacia la porción del traje que aún se encontraba de pie. Y finalmente por el torso bisecado del traje de batalla de Sicco Termochufe. ¿Así te enseñaron a pelear los enanos? —No —dijo Gelbin haciendo girar la llave de tuercas entre sus dedos— así es como lucha un gnomo. Giró y miró hacia atrás. deteniéndose boca arriba contra su pierna. Era tiempo de efectuar una remodelación en este “agujero oscuro” —una que ni los titanes podrían imaginar— no sólo para regresar a la ciudad a su previa gloria. el sangrado probablemente es mínimo. frunciendo la nariz con disgusto. podría acostumbrarse después de todo. —Además. La infestación continuaba y limpiarla iba a tomar tiempo y esfuerzo. Gelbin sintió una tremenda ráfaga pasar sobre su cabeza y luego… calma. Con un chorro de vapor caliente. Había aumentado la prioridad de un exhaustivo trabajo de sanitización en estos apestosos pasillos y el Manitas Mayor ya estaba considerando planos para una distribución mucho más abierta. Gelbin retrocedió trastabillando hacia el eje y sintió el resorte tenso contra su espina dorsal. Con eso. —¿Vas a… vas a dejarme aquí? —No mereces una muerte rápida Sicco. Cuidado con la cabeza. Sicco estaba sorprendido. pero ya vi suficiente de ellos por un día. Aún tenía la llave de tuercas en su cinturón y la levantó para bloquear la navaja de Sicco. amigo mío. Sicco dejó escapar otra risita. Ciertamente me superaste en esta ocasión. creaste tu propia prisión aquí mismo. Sicco Termochufe parpadeó. un seguro sostenido por la infraestructura inferior. sino para convertirla en algo mucho mejor. Mejor que cualquiera que yo pudiese construir para ti. Mereces una existencia larga y miserable en un agujero oscuro rodeado de monstruos asquerosos. —De hecho. dejando a Sicco solo. Esto provocó otra risa. indefenso y perfectamente bisecado en la oscuridad. Sicco estaba… confundido. felicidades.otro impulso de vapor. te ves precioso allá abajo. la cual comenzó a brillar en rojo gracias a calor generado mecánicamente. más brillante. Se volvió y golpeó el seguro que mantenía el resorte en su sitio. no puedo pensar en alguien mejor para dirigir a estas bestias que uno de los suyos. la parte superior se deslizó y cayó al suelo justo frente a Gelbin. Los troggs seguían de pie. babeando. —Se inclinó y olfateó la parte superior de la cabeza de Sicco. más adecuado para los gnomos de Azeroth. tocando los costados de su nariz. amigo mío. Seguidos de las cabezas de todos los troggs en la habitación. Gelbin dejó su estudio para dirigirse a Nueva Ciudad Manitas. —M-mis piernas están en esa mitad. Extendió los brazos para abarcar la totalidad de Gnomeregan. si sobrevives. Podía escuchar el sonido de más troggs aproximándose por la abertura y sabía que era tiempo de marcharse. Gracias al corte relámpago del resorte y a la cauterización por vapor debido a la ruptura del motor. Gelbin dio un paso hacia atrás con una sonrisa triste en su rostro. Tu sentencia ya casi termina. Me quedaría a ver si las ratas te encuentran antes que tus esbirros trogg. unas cuantas mejoras. permitiendo que el resorte latigueara para soltarse del eje. Tres cabellos solitarios que crecían en la corona de la cabeza de Gelbin cayeron lentamente frente a sus ojos. —Caray. Tartamudeó.

Universo Expandido El Encargo de los Aspectos Matt Burns .

Las hebras del tiempo se habían unido y se habían visto arrastradas hacia el apocalipsis. se había percatado de que él y sus dragones Bronce acabarían abandonando su deber sagrado. incluso el Atemporal encontraría su final. . Sus acciones habían sido predichas y contrarrestadas por una hechicería igual de poderosa. Mientras se acercaba al dragón moribundo. Un único ser en todo el plano material poseía la previsión y la capacidad para vencer al Aspecto del Vuelo Bronce en el reino del tiempo. ¡A doce! Había encargado a sus agentes que investigasen el inquietante estado de los portales del tiempo. aparecían sumidos en la confusión.He asesinado a uno de los míos. había llegado con Zirion a su espalda. Al menos. En ese oscuro e inerte futuro. Esas palabras acusatorias retumbaban en la mente del Aspecto. Había estado atrapado en los portales del tiempo hasta hacía poco. Independientemente de a dónde quisieran viajar en la historia. Un velo impenetrable había descendido sobre los portales del tiempo. Era justo lo que se temía. pero ahora no podía evitar tener la sensación de que les había enviado a la muerte. Hacía varias eras. que se encontraba a su lado. En otro tiempo pensaba que el Vuelo Infinito no era más que un síntoma del comportamiento errático del tiempo. y cada momento de la historia se arremolinaba entre las escamas refulgentes del Atemporal. Sin embargo. contó lo que vio. —Ha sido el Vuelo Infinito y su… líder —Tick apartó su mirada de la de Nozdormu. Las heridas cubrían su cuerpo desde la cabeza hasta la cola. —Volvió solo. que no fue enviada a los portales del tiempo. El Aspecto Bronce había abandonado su cautividad con una nueva comprensión del tiempo. y se afanarían por subvertirla. —Temo que haya perdido la fuerza para hablar —afirmó Tick. Zirion se había marchitado y se había convertido en una cáscara cuyo tamaño era la mitad del original. una hazaña solo posible gracias al estado marchito de su pasajero. arena dorada manaba de las heridas en corrientes interminables sobre las que resplandecían imágenes fantasmagóricas de su vida que aún no habían acontecido. cuando el titán Aman'Thul le otorgó el dominio sobre el tiempo. siempre acababan en el mismo punto del futuro… la Hora del Crepúsculo. Su futuro se escaba a borbotones como desangrándose. —¿Quién le ha provocado essstas heridas? —El Atemporal conocía la respuesta. La leal dragona había transportado a Zirion sobre su lomo desde la guarida del Vuelo Bronce en las Cavernas del Tiempo a la mayor de las velocidades. El pensamiento azotó a Nozdormu el Atemporal en el momento en el que observó el dragón Bronce disecado. y pese a resultar inconcebible. el Aspecto del Vuelo Bronce y el Guardián del Tiempo. Estaba ocurriendo lo imposible: su magia no surtía efecto alguno. El pasado y el futuro. los dragones debían encontrarse con el Atemporal en la cima del Hyjal exactamente a mediodía. pero deseaba estar equivocado y quería creer que lo que había visto no fuese más que una anomalía. Nozdormu también tomó conciencia de su propia desaparición. He asesinado a uno de los míos. proteger la integridad del tiempo.. elementos que otrora reconocía con claridad. vacilante—.. Hacía ya tiempo que había pasado ese momento cuando Tick. podía penetrar. ―¿Dónde essstán los otrosss? ―Nozdormu estiró su gran cuello hacia Tick. Se suponía que tras volver al tiempo presente.. cuando el mortal Thrall le recordó la primera lección: vivir en el momento presente es mucho más importante que preocuparse por el pasado o el futuro. —Cuando volvió por primera vez de los portales del tiempo —prosiguió Tick. En lugar de sangre. debido al esfuerzo. Zirion? ―Nozdormu realizó la pregunta mientras comenzaba a entrelazar hechizos para revertir la huida de las arenas del tiempo del cuerpo del otro dragón. La respiración de Tick aún era entrecortada. uno que ni siquiera él. Nozdormu meditó sobre los acontecimientos de las semanas anteriores mientras luchaba por controlar su ira. eso era lo que él creía. El Atemporal apenas la había escuchado. He enviado a doce al pasado. —¿Cómo es posible? ―Nozdormu gruñó lleno de frustración―. —¿Qué vissste. Nozdormu bajó la cabeza y cerró con fuerza los ojos. para acabar teniendo que enfrentarse a sus peores temores. una profunda sensación de impotencia lo inundó por completo. Nozdormu dio varias zancadas a través de uno de los solitarios picos del Monte Hyjal para aproximarse a Zirion..

no podía evitar fijarse en lo distante que se sentía de todo lo que la rodeaba. Ysera trató desesperadamente de encontrar palabras de alivio que lo confortasen. Nozdormu y Kalecgos habían combinado sus magias con las de los chamanes de El Anillo de la Tierra y los druidas del Círculo Cenarion para reparar el antiguo Árbol del Mundo. el perturbado líder del Vuelo Negro. Nordrassil. El dragón Bronce herido desplazó la cabeza hacia un lado como signo de apreciación. pero Nozdormu se dio cuenta rápidamente de que estaba sollozando.. Estaba claro que se había resignado a su suerte.. Nozdormu ya se había ido. Era como si estuviese en el interior de una enorme biblioteca destrozada por un huracán. **** El Monte Hyjal retumbaba con los sonidos del festejo. el júbilo no era más que un lejano susurro. Tras varios retrasos. De alguna manera. Mientras los últimos rastros del futuro de Zirion manaban de su cuerpo. pero todas eran partes de libros diferentes. Puede que el resto de mis agentes regresen todavía. en vez de discutir sobre estrategias. El terso rostro de elfo noble del Atemporal se llenó de arrugas. Él era el más joven de entre los Aspectos. situado en la base del Árbol del Mundo. Aman'Thul le había encargado mantener la pureza del tiempo independientemente de los terribles sucesos que hubiesen tenido lugar o llegasen a ocurrir. Sin embargo. El interrogante de los portales del tiempo no es más que una prueba aún mayor de que debemos actuar con rapidez. pero la ausencia de vida bulliciosa dotaba al lugar de una atmósfera fría y apagada. Mientras Nozdormu se daba la vuelta para marcharse. La razón por la que todos hemos acordado quedarnos en Hyjal es plantear la mejor estrategia para hacerle frente. Los elfos de la noche que normalmente habitaban el retiro druídico eran lo suficientemente amables como para dejarlo libre durante las reuniones de los Aspectos. en el Refugio Cenarion. sin saber si su apreciado sirviente todavía conservaba la vista o el oído. —Perdóname —repitió el Atemporal. Mientras viviese no dejaría de intentar cumplir sus oscuros planes. a Ysera le parecía que la carga que el Atemporal soportaba era injusta. El Aspecto del Vuelo Verde sólo escuchaba una trágica historia. pero ella no era quién para cuestionar sus obligaciones. y que ahora se siente responsable de una de sus muertes?. se preguntó. inquieta. responsable de la devastación del mundo durante el Cataclismo. el señor elemental del Fuego. Casi parecía que estuviese riéndose. los dragones Aspectos Alexstrasza. reina de los dragones de su especie y Aspecto del Vuelo Rojo—. algo que los Aspectos hacían siempre que se encontraban cerca de las efímeras razas que poblaban los alrededores de Nordrassil. había llegado la noticia de que Ragnaros. el torturado Aspecto aún pretendía propiciar la llegada la Hora del Crepúsculo. Aunque los defensores de Azeroth habían triunfado recientemente en Hyjal y otras regiones. Iba a reunirse con sus compañeros Aspectos para debatir sobre las siguientes acciones contra Alamuerte. Al igual que sus hermanos. ¿tu Vuelo ha proseguido su investigación? —Así es. —Poco importa que el Vuelo Infinito esté actuando coordinadamente con Alamuerte —dijo finalmente Alexstrasza la Protectora. La actitud amistosa de Kalec se había convertido en extrañamente formal en los últimos tiempos. Nozdormu había relatado la muerte de Zirion y el último ataque del Vuelo Infinito sobre los portales del tiempo. Antes de que la Despierta pudiera traer a colación algo con sentido. Se encontraba flotando entre el mundo de los despiertos y el reino de los sueños. Por mí —murmuró Nozdormu. Ysera mantuvo su mirada fija. cuyos esbirros habían pretendido reducir Nordrassil a cenizas. —Fue asssesinado por mi magia. La boca de Zirion se ensanchó mientras su cuerpo se estremecía. Un silencio espeluznante prosiguió a su marcha. Kalecgos. —El Aspecto Bronce retorcía sus manos de manera ansiosa y se movía inquieto—. este utilizó las fuerzas que le quedaban para apartarse de Nozdormu con el terror reflejado en los ojos. Más recientemente. Su mente era una tormenta de ideas fragmentadas. y se le había elegido recientemente para liderar su Vuelo después del . desde donde estaba Ysera la Despierta. ¿Qué se le puede decir a un ser que haría cualquier cosa por proteger a los dragones de su Vuelo. Páginas rebosantes de ideas e imágenes se arremolinaban frente a sus ojos. A pesar del horrible aprieto en el que se encontraba el Atemporal. —Debo volver al lugar de encuentro.—Perdóname —susurró Nozdormu a Zirion. Solo me queda la esperanza. Ysera. Llevó su mirada de un lado a otro hasta posar sus pálidos y nublados ojos sobre Nozdormu. —El Aspecto del Vuelo Azul se aclaró la garganta e irguió la espalda. pero no lo sé con certeza. había adoptado su forma mortal. Sin embargo. pero sin estar anclada a ninguno de ellos. había caído a manos de mortales.

Los dragones de Kalec eran los administradores de la magia. fuego y agua. y si había una respuesta oculta en lo Arcano. y un héroe mortal. donde se escondió durante muchos años. A la mañana siguiente. ¿Has tenido alguna visión mínimamente reseñable? —No. Kalec movió la mano en el aire y una serie de runas luminiscentes aparecieron de la nada. Pero el chamán no abrió los ojos. trabajaban para tranquilizar a los elementales de tierra. Alamuerte y sus aliados habían lanzado un ataque contra los Aspectos de los Vuelos Verde. Ysera creía que durante el proceso de recreación de su espíritu la esencia de Azeroth se había introducido en él. la reunión terminó del mismo modo en que había comenzado: sin respuestas. —Ysera colocó cuidadosamente su mano sobre el brazo del chamán. —Thrall. Los Aspectos estaban más unidos ahora de lo que lo habían estado en los últimos diez mil años. Azul y Bronce que habría acabado con ellos de no ser por la intervención de Thrall. Aggra. Las muestras eran pequeñas. esto no es más que el comienzo de nuestros experimentos —añadió rápidamente Kalec—. despertó de su sueño. por muy buenos que sean. Ysera supuso que Kalec estaba intentando probar su valía frente a sus compañeros Aspectos. pero Ysera percibía su ansiedad—. Justo antes del Cataclismo. Después de sanar a Nordrassil. —¿Y cuáles son los resultados por el momento? —La voz de Alexstrasza sonaba enérgica por las expectativas. La Despierta prosiguió su camino hasta un aislado anillo de árboles. —Hemos recuperado partes de la sangre de Alamuerte proveniente del reino elemental de Infralar. los chamanes de El Anillo de la Tierra y los druidas del Círculo Cenarion meditaban pacíficamente. Con esas palabras. Un arma como no se ha hecho jamás. probablemente mayor del que este imaginaba. Mi Vuelo no descansará hasta que solucione esta situación. Hacía algunas semanas. Sus ojos se abrieron tras un largo período en el que habían permanecido cerrados. Thrall se salvó gracias al esfuerzo de su compañera. —La Protectora se encorvó ligeramente. Le asombró su nivel de concentración.fallecimiento de su antiguo líder. ellos la encontrarían. Durante milenios vivió allí como Ysera la Soñadora. Ysera no había visto así de esperanzada a su hermana en ninguno de esos encuentros estériles. al nordeste del Árbol del Mundo. pero sabía que no le había sido fácil conseguirlo. —Ni siquiera la magia Arcana surte efecto. —Infórmanos si se te pasa algo por la mente. —Alexstrasza se volvió a Ysera—. no son de gran ayuda. Los dragones del Vuelo Azul habían registrado las antiguas arcas de conocimiento almacenadas en su guarida. El titán Eonar le había otorgado el dominio sobre la naturaleza y la exuberante selva virgen conocida como el Sueño Esmeralda. Durante el primer intento de curación de Nordrassil. La empresa constituía una unión sin precedentes de dos grupos de mortales distintos. Rojo. ligeramente avergonzada. cuerpo y espíritu en los cuatro elementos: tierra. los siervos de Alamuerte tendieron una emboscada a Thrall y dividieron su mente. —La Protectora sonrió. Desde ese momento. ella sabía que sus nobles esfuerzos serían en vano si Alamuerte seguía libre para continuar con sus planes. La hierba crujió bajo su toga. Malygos. con su copa escondida tras una capa de nubes. Nos volveremos a reunir el día de mañana. Él prestó su ayuda para reunir a los líderes dragones. Los chamanes. De ahí que ahora recibiera el nombre de Ysera la Despierta. por mucho que esto dotase de esperanza a Ysera. pero suficientes para nuestras pruebas. Ysera sentía un profundo respeto por el chamán orco. Durante estas reuniones. Necesitamos un arma. Los números. en una milagrosa conjunción con el mundo. Sentía Azeroth como si fuese parte de él mismo. —Gracias. al menos de momento —contestó. Ysera se estuvo paseando por los campamentos diseminados en la base de Nordrassil. Thrall ya la esperaba sumido en una profunda meditación. El viento tiró de las largas y morenas trenzas del orco. —Thrall —la Despierta hablaba suavemente. La sangre se divide y hierve. con el fin de investigar las debilidades de Alamuerte. Cuando accedió a un claro en la arboleda. —No obstante. —Al imbuir de magia Arcana la sangre en una cantidad suficiente para destrozar a cualquier otro ser. El Nexo. mientras. Creo que debemos contar con algún tipo de instrumento cuando nos enfrentemos a Alamuerte. la Despierta solía sentirse como una observadora que pasa desapercibida. La naturaleza se agitaba ante su voz. y fue él quien les recordó su propósito de defender Azeroth. proporcionando a las raíces un conducto seguro según iban adentrándose en las profundidades de Azeroth. En uno y otro lado. cada una de ellas detallaba los experimentos que había realizado su Vuelo. Thrall mostró una conexión recién descubierta con la tierra que iba más allá de la mera comunicación con los elementos. Y sin embargo. aire. El gran Árbol del Mundo se alzaba sobre ella. lo único que conseguimos fue enfurecer a las muestras. pero ella se preguntaba qué se suponía que debía ver. cuando en realidad ellos ya le veían como un igual. pero en última instancia se reagrupa de nuevo. . Ysera había mostrado a los druidas cómo unir sus espíritus con las raíces del árbol para ayudarlas a extenderse por el subsuelo.

los problemas más complejos se resuelven con las respuestas más sencillas: las que tenemos ante nuestros propios ojos.El orco finalmente salió de su meditación y se puso en pie. Esto es Azeroth. Thrall cerró los ojos y respiró profundamente. incluso aunque él no fuese consciente de ello. —Thrall frunció el ceño. consorte principal de Nozdormu. Esas palabras tenían cierto poder. Drek'Thar. —Si se me permite preguntar. Malygos. frustrado—. Thrall había hablado de su fracaso a la hora de conectar con la tierra de más allá de Hyjal como si algún tipo de barrera mental bloquease su espíritu. —Así es. Este mundo es un solo ente. también puedes dar el siguiente. —Abandona tus pensamientos. Un arma. La realidad era totalmente opuesta. ella se enlazaba a las raíces de Nordrassil. Todos sus años de dedicación como chamán le habían llevado a conseguir esta extraordinaria capacidad de unirse con la tierra. pero los principios de la concentración no diferían tanto. Ysera quiso sonreír al sentir la gran ironía que encerraban las palabras de Thrall. ¿Podemos comenzar? —Sí. pero parecía reacio a adentrarse demasiado en Azeroth. Tan sabia y paciente… Sea cual sea el obstáculo al que me enfrento. es la misma tierra que yace bajo las calles de Orgrimmar o las selvas de Tuercespina. he comenzado sin ti. Se encontraba flotando en una oscura y cavernosa estancia que reconoció como la Cámara de los Aspectos. Te pareces mucho a él. Ysera siguió sus propias instrucciones: su espíritu procedió a unirse con una de las enormes raíces del Árbol del Mundo.. Cuanto más penetro en sus profundidades. Se concentró en cada detalle. Acepta mis disculpas. . y… Alamuerte. Si tu espíritu puede adentrarse en esta tierra. para él. Ysera abrió los ojos de golpe. Sus pensamientos se desplazaron hasta las reuniones con los otros Aspectos. —Un solo ente… —El orco dirigió su mirada al suelo y comenzó a reír a carcajadas—. La Despierta anhelaba poder sentir una plenitud similar. No puede ser como ninguna otra. más alejado me siento de la costa… —Thrall —dijo Ysera mientras recogía un puñado de tierra y lo ponía en la mano izquierda del orco—. Una voz familiar resonaba en su cabeza. Bajo ella podía verse una reunión de dragones. junto con Alexstrasza. Hace mucho que había aprendido que el mejor método de enseñanza era la demostración. Algo que el joven Aspecto había mencionado le martilleaba la cabeza. —Lady Ysera. era solo fruto de la casualidad. el consagrado dominio de los cinco Vuelos. Un arma como ninguna otra. preguntándose si podía existir una respuesta sencilla escondida entre interminables discusiones. Mientras el espíritu de Thrall se fundía con el de la tierra. me dijo esto mismo hace ya muchos años. último dragón Aspecto Azul. siempre sabes cómo sortearlo. como ninguna otra. Me siento como arrastrado por la marea en un gran océano. —Thrall se sentó e Ysera hizo lo propio. Tan abrumadora como un maremoto. Sé consciente de que las rocas que hay bajo tu ser son las mismas que bajo el mío. puede hacerlo en cualquier sitio. La atención de la Despierta se trasladó a Kalec. para después comenzar a hablar. Ysera (una versión de su pasado) estaba entre ellos. Separa tu espíritu de tu cuerpo y siente la tierra que nos rodea. —El chamán cerró el puño con la tierra dentro. Las magias eran distintas. —Esto será mi ancla. que barrió por completo las millones de ideas inconexas que circulaban en su conciencia. —Solo estoy aquí para ayudarte cuando sea necesario —aseguró el Aspecto Verde. Hyjal no es un ancla mágica. —¿Has tenido los mismos problemas últimamente? —preguntó Ysera. Soridormi. Thrall nunca había creído que estuviese predestinado a poseer ese poder ahora floreciente. El orco estaba decidido a comprender sus nuevas facultades. pero ya no estaba en Hyjal.. Sé consciente de que si puedes dar un paso. Un arma… . un significado que iba más allá de su entendimiento. Mi viejo tutor. Su propósito era claro. ¿qué tal ha ido la reunión? —Hemos hecho avances —se forzó a sí misma a decir antes de cambiar el tema de conversación—. Muchas veces. Ysera hizo lo propio.

únicos en sí y entre sí. Ysera contempló aterrorizada el final del ritual. Todos han entregado lo que se debe entregar. Thrall encontró otras zonas y particularidades de Azeroth de las cuales no tenía ningún conocimiento. para que lo que se ha logrado no se pierda jamás. a quienes había intentado calmar durante tanto tiempo. —Es lo que debemos hacer —respondió Neltharion. La esencia del orco se movía a su lado. No debe parecerse a ninguna otra —añadió Malygos. **** La tierra no era un objeto en la mano de Thrall. durante el transcurso de la Guerra de los Ancestros. La montaña mantenía una actividad febril.No. Era lo más lejos que hasta ese momento se había atrevido a ir. unos seres de poder insondable. A primera vista parecía una simple baratija. ¿Es un error pensar que el Alma de dragón pueda ser la salvación de Azeroth. en un lugar en el que rocas serradas y trozos de granito se habían reducido a tierra blanda para que el Árbol del Mundo se pudiese nutrir y a su vez reforzase la tierra. Sucedió hace más de diez mil años. Se desplazó por la tierra templada por el sol de Durotar y después por las embarradas orillas del Pantano de las Penas. Pese a que sus compañeros lo desconocían. Los caóticos elementales de tierra. los druidas dirigían las raíces de Nordrassil cada vez más hacia las profundidades de Azeroth. un único pensamiento le hacía avanzar: La tiranía de Alamuerte ha de terminar tal y como empezó. estaban conectadas de un modo que nunca había alcanzado a comprender. Era Neltharion. El espíritu del orco descendió a la tierra que se encontraba bajo él y a continuación a las profundidades de Hyjal. el Guardián de la Tierra. independientemente de su lejanía o singularidad. susurraban a la tierra en un coro armonioso que tranquilizó tanto el espíritu de Thrall tal como a los elementos. esperaban. al igual que sus dedos eran parte de su mano. El arma que acabaría con la vida de innumerables dragones del Vuelo Azul y llevaría a Malygos a un retiro milenario. se trataba del arma que haría añicos la unidad de los Vuelos. El orco se centró en la tenue sensación de la tierra en su mano mientras repetía la sabia lección de Ysera. ya había sido corrompido por los malignos dioses antiguos. no la horrible criatura llena de cicatrices del presente. Estaban reunidos alrededor de un disco dorado sin rasgo distintivo alguno que se encontraba suspendido en el aire. El resto de los Aspectos pensarán que estoy loca cuando les proponga utilizarla para nuestros propios fines. lo que supuso un sutil indicio sobre su verdadera naturaleza. tal y como se dio cuenta. Todas las zonas. Se dejó llevar por el ciclo curativo. lo recibieron como uno de los suyos. El espíritu de Thrall llegó a la falda de la montaña. y se sintió vivificado. Aparte de las áreas que conocía. Ella apenas dirigió su mirada hacia el orco mientras se incorporaba. Envalentonado por esas palabras. —¿Es lo único que podemos hacer? —preguntó de manera discreta la Ysera del pasado. En otro lugar. Aggra entre ellos. Cada uno de los Aspectos. Los dragones habían aceptado esa drástica renuncia con el convencimiento de que el disco se utilizaría para expulsar a la Legión de Azeroth. hermanos de la locura. salvaría al mundo de la aniquilación. Los chamanes. había permitido que se sacrificase una porción de su esencia. Sin embargo. casi sin ocultar su posición desafiante. Ysera distinguió el momento de inmediato. —Esto es Azeroth. con la que dotaban de mayor poder al artefacto. y había abandonado su deber de proteger Azeroth. Era. Thrall puso fin a todas las reservas de su corazón y se sumergió en Azeroth. y los Aspectos se habían reunido para llevar a cabo una ceremonia que. Un siniestro brillo negro envolvió al Guardián de la Tierra y al artefacto. parte de él. —Está hecho… —declaró Neltharion—. A pesar de sus temores. . e intentaba reconstruir lo que había visto. Sintió cada roca y cada grano de arena como si fueran una extensión de sí mismo. excepto Neltharion. Su esencia discurrió precipitadamente a través de la gran extensión de tierra que se desplegaba a su alrededor. El Alma de dragón. lo acogieron. La conciencia sobre su cuerpo físico era tan lejana como lo había sido en los intentos anteriores. después de todo el sufrimiento y muerte que ha desatado? La Despierta salió rauda de la arboleda en busca de Kalec y Alexstrasza. otrora orgulloso Aspecto del Vuelo Negro. Thrall permanecía en su estado de meditación. Este mundo es un solo ente. ajeno a la visión de Ysera. encerrados en la tierra por los titanes. dejando al descubierto el tono esmeralda del terreno del claro. En este momento sello el Alma de dragón para toda la eternidad. La demoníaca Legión Ardiente había invadido Azeroth. —Es un arma como ninguna otra. pero partes de un todo más amplio. Las paredes de la cámara comenzaron a fracturarse y cayeron como fragmentos de cristal después de la intervención de Malygos.

La sangre de los dioses antiguos no responde a tus caprichos. A medida se iba acercando. casi tangible. Thrall avanzó con dificultad hacia el interior de la cámara. Aquí reside la verdad del mundo. El orco no reconoció al humano. Pretendes dominar un poder que no tienes derecho a alcanzar. Una enorme pieza de metal con forma de mandíbula se encontraba atornillada a su pálido rostro. Varias placas de cristal negro se desprendieron del suelo y golpearon la tierra desprotegida.. Bajo los Reinos del Este. Solo los elegidos pueden dominarla. Un poder más allá de tu entendimiento. Cuernos dentados se enroscaban alrededor de sus hombros. y suplicó a los espíritus elementales que se apartasen. Eran bolsones sin vida a los que incluso los elementales de tierra eran reacios a acercarse. Su esencia rodeó el exterior de la cámara hasta que encontró una entrada en las aparentemente impenetrables paredes de la caverna. —Interesante. pero sintió su identidad: Alamuerte en su apariencia mortal. El orco golpeó la barrera con el hombro.. Su espíritu era poderoso. Su conexión con el resto de Azeroth y con su cuerpo en Hyjal se reducía con cada paso que daba. En el centro de la caverna se encontraba una figura humanoide. —Chamán. A diferencia del resto de Azeroth. encrespándose con un poder inconmensurable. La única iluminación de la estancia provenía de unas fuentes de turbulento magma. —Aquí —la respuesta provino del centro del vacío subterráneo—. —¿Quién eres? —gritó Thrall con un agudo estrépito que sonó más a piedras triturándose que a un idioma coherente. con las facciones ocultas tras una extraña oscuridad. Era. Su alma es nuestra alma. pero no era un elemental. puesto que no proceden de este mundo. Hablaba con un acento enano que retumbaba por todo Azeroth. Las paredes y el suelo estaban cubiertos con una recia sustancia cristalina tan negra que parecía consumir toda la luz que había a su alrededor. . —Puesto que somos terráneos y pertenecemos a la tierra.. Thrall se giró hacia el Aspecto esperando un ataque.. Los escombros se unieron para formar unas piernas. rocas y tierra le acompañaron. seducido por la autoridad que destilaban esas palabras. El desconocido ser patrullaba la antigua tierra de la región como si estuviera manteniendo una vigilancia silenciosa sobre el territorio.. La malévola sustancia no accedió a sus peticiones tal y como ocurría con el resto de elementales de tierra de Azeroth. Mientras empujaba a su espíritu hacia el vacío. Thrall dirigió su espíritu hacia el hueco subterráneo. Thrall también observó que los lugares más profundos del mundo estaban repletos de lesiones causadas por la lava y otras heridas. dos polifacéticos cristales hicieron de ojos. hasta que dos ojos se abrieron en ese ser escultural. pero Alamuerte no había avanzado. ¿verdad? —gruñó Alamuerte tras él—. —La arrogancia de los chamanes nunca deja de sorprenderme —la voz del Aspecto Negro retumbó. Caminó pesadamente hacia ella. esparcidas por todo el globo. su vista no podía introducirse en el interior de la caverna. Thrall dio un salto hacia atrás mientras las sombras que escondían la figura se desvanecían y revelaban un grotesco ser humano. forzado a buscarla. un torso. —Ven. brazos y una cabeza.En alguna parte del Mare Magnum existía una misteriosa isla envuelta en bruma. Resonaba en el espíritu del orco como si Azeroth mismo le estuviese hablando. como si dos inmensos pedruscos se hiciesen añicos el uno contra el otro —. Thrall se dirigió como una flecha hacia la pared por la que había entrado a la caverna. Su nueva forma imitaba a su cuerpo físico salvo por el hecho de que estaba formada de tierra. una voz surgió del interior de la cámara. Vetas de magma recorrían su pecho. frías y de apariencia poco natural. su latido. una presencia se agitaba en las montañas de Khaz Modan. Uno de los vacíos se encontraba muy por debajo del Monte Hyjal. por extraño que pareciese. que ardían con el color de la roca líquida. su dolor. Thrall fue arrastrado hacia el origen de la voz. y sus dedos acababan en garras similares a dagas. nuestro latido. similar a Thrall: un mortal que había trascendido los límites de la carne.. En ningún otro lugar halló tanto sosiego como en las inmensas cavernas. nuestro dolor.

—¡No es un don! —El cuerpo de Alamuerte temblaba con ira. se quebraba. Había supuesto que te faltaba valor para aventurarte más allá de la montaña. Thrall notó que sus palabras estaban teniendo efecto. Tengo ojos en muchos lugares. La cámara tembló con la risa de Alamuerte. Su espíritu se deshacía. te han atraído hasta este destino sin tu conocimiento para intentar que mi maldición se convierta en la tuya. he observado cómo tu espíritu se tropezaba a ciegas contra las laderas de Hyjal —dijo Alamuerte—. Un juguete. pero tu progreso prueba lo que sospechaba. —Era un don que no fuiste capaz de soportar. porque abandonaste tu don! —Thrall rugió. Continuó incitando al Aspecto. Las pruebas y tribulaciones que habían aquejado a los Aspectos a lo largo de la historia. Sé que el resto de los Aspectos han permanecido en Hyjal para trazar una estrategia y que tú estás con ellos. Si quieres llamarlo don. Condenarte a una vida de tormento eterno. al igual que el resto de Aspectos. —¿Y bien? ¿El don es tan agradable como pensabas? —preguntó Alamuerte con gran regocijo—. Como cobardes. buscando a tientas un resquicio o una debilidad entre las placas de sangre de los dioses antiguos—. —No hay propósito en lo que ellos hacen. Con un rápido movimiento. ¿Acaso Alamuerte era tan arrogante como para proporcionarle semejante ventaja? El orco no cuestionó su intuición. chamán. Ysera y sus compañeros le habían dicho que nunca se convertiría en un Aspecto o. Las incesantes llamas que rugían en el núcleo de Azeroth se revolvían ahora en su espíritu. esta tarea le había hecho susceptible a la influencia de los dioses antiguos constreñida en Azeroth. Esto es lo que quieren los otros Aspectos: encadenarte a este mundo. Thrall no entendió esas palabras. Thrall comprendió que ahora poseía un poder increíble. y eres demasiado necio como para reconocer que las cargas que se nos imponen no son más que prisiones. —Eso es lo que te han hecho creer. Sentía que podía romper una montaña en dos. —¿Un don? —dijo gruñendo Alamuerte—. En tiempos recientes había aprendido mucho sobre los titanes y los Aspectos. el titán Khaz'goroth había otorgado a Alamuerte el mando sobre toda la extensión terrenal del mundo. eran parte de la gran estrategia de los dioses antiguos destinada a acabar con la vida en el mundo. que así sea. con la esperanza de que acabase revelando algún tipo de debilidad. Y la decisión de utilizarlos fue exclusivamente mía. —Ellos no me han otorgado estos poderes. —¡Está fracturado por lo que has hecho. —Ahora sabrás lo que es sentir el peso de este mundo agonizante sobre tus hombros. cada uno de ellos hice retumbar la cámara —. —Los titanes te otorgaron un propósito —replicó Thrall. Las piernas de Thrall temblaron mientras sentía cómo todas las rocas de Azeroth imponían su presión sobre él. Al sentir un dolor tan insoportable. desde la traición de Alamuerte hasta la inminente Hora del Crepúsculo. asfixiado por la inconmensurable carga. El peso de Azeroth se encontraba a su servicio. como han hecho conmigo. El resto de los Aspectos quieren otorgarte mis poderes.—He estado esperando tu llegada. . Ahora sabrás qué se siente al ser yo. —Lo que se te otorgó fue un don. te faltó fortaleza. Hace mucho tiempo. Sin embargo. Pese a que había mejorado sus habilidades. y le encomendó la tarea de protegerla frente a cualquier daño. Sentía que la tierra que tenía en su mano física a varias lenguas de distancia se le caía entre los dedos. Te equivocas. El don… —¡Silencio! —ordenó Alamuerte—. Su cuerpo se astillaba. por extensión. Cuando se cansaron de él nos volvieron la espalda a todos y se mostraron indiferentes frente al mundo fracturado que dejaron atrás. —Thrall bordeó la pared de la caverna. Se encontraba más allá de la agonía física. Azeroth era un experimento para los titanes. qué se siente al recibir este grandioso don… qué se siente al percibir el ardiente corazón de este mundo como propio… El dolor estalló en lo más profundo del térreo pecho de Thrall. no una maldición —dijo Thrall. Thrall canalizó la carga de Azeroth a su puño y se abalanzó sobre Alamuerte. este era el error de juicio que había estado esperando en su oponente. —Alamuerte dio varios pasos hacia Thrall. Su conexión con Hyjal era más lejana que nunca. Su pétrea piel siseaba y humeaba mostrando un rojo oscuro y violento. Desean reemplazarme por un mortal. El poder era absolutamente embriagador. en el Guardián de la Tierra.

Alamuerte no había imbuido su esencia en el arma. —Cierto —balbuceó el Aspecto Azul. Incluso donde se percibían límites. sintió cómo la tierra se partía en dos. junto con todo su poder. Bronce y Rojo se encontraban en peligro de extinción. El artefacto era. puesto que no contiene su esencia —dijo Alexstrasza. Sé que te duele. pero parece lo mejor. cerca de su cuerpo físico en Hyjal. Ysera y Alexstrasza sabían que debían hacerlo. quienes la utilizaron para esclavizar a la Protectora y a su prole. le fue arrebatado. Todo dependía del Atemporal. Partiré para informar a Nozdormu. Sintió cómo las miradas de los otros Aspectos le taladraban. los dos Aspectos se habían citado con la Protectora en su lugar de reunión en el Refugio Cenarion para discutir el plan. que afirmaban que las reglas de la magia Arcana eran absolutas. Lo más parecido a la encarnación de la belleza que conocía. Kalec concibió el artefacto como una oportunidad de refrendar su lugar frente al resto de Aspectos. para alivio de Kalec—. por el titán Norgannon. podríamos alterar las propiedades del Alma de dragón para que pudiera afectarlo… Al menos en teoría. Esos últimos fragmentos del Alma de dragón también se habían destruido. Desgraciadamente. Los milagrosos poderes que le habían sido otorgados a su anterior líder. Mucho de lo que sabía sobre cómo funcionaba lo había tomado de los escritos de los magos del Kirin Tor. Esta arma fue la que comenzó todo. Los dragones del Vuelo Azul. Después. Cayó de rodillas. Un instante antes de que su puño se estrellase contra el pecho de Alamuerte.. Cuando Ysera fue a verle para hablar con emoción sobre el Alma de dragón y el papel que podría desempeñar. Al finalizar la Guerra de los Ancestros.El Aspecto Negro permaneció inmóvil mientras Thrall se acercaba. El Alma de dragón había destrozado el cuerpo de Alamuerte. Aunque con la suficiente magia Arcana. Su mano golpeó la forma humana del Aspecto.. Aunque Kalec encontrase algún modo de modificar el artefacto. hacía más de una década. en concreto del humano Rhonin. incluso miembros del Vuelo Azul. —No se puede utilizar el Alma de dragón contra Alamuerte.. Esta oscura era en nuestras vidas debe terminar tal y como empezó. Para él. y lanzó un alarido lleno de agonía mientras el magma salía a borbotones de su extremidad. No los decepcionaría. Era el elemento vital del cosmos. pese a que no dejan de tener valor. el mismísimo corazón del Vuelo. pero Kalec. —Ysera dio un paso al frente. que prácticamente no poseían poder alguno. los Aspectos Azul. —En teoría —repitió la Protectora. Era infinita en sus posibilidades. —Lo sé. En su mayor parte había sido destruida por Rhonin. hundido. Verde. Estaba al corriente de la sórdida historia del artefacto. Bronce y Rojo habían encontrado y encantado un arma para que ni Alamuerte ni ningún otro dragón pudiesen volver a blandirla. y su tratado sobre el tema constituía una fuente de información incalculable para Kalec. Él había manejado el arma y había adivinado parte de sus características. lo que le forzó a unir su forma encolerizada con la ayuda de placas de metal. le habían elegido a él. Continúa con tu investigación. Se había convertido en Administrador de la Magia en un momento en el que los dragones del Vuelo Azul. El Alma de dragón ya no existía en el presente. como si pretendiesen juzgar cada palabra que pronunciase—. Alexstrasza bajó la mirada. La que nos hizo pedazos. —Esta es la respuesta que aguardábamos. un riesgo. Malygos. **** Había magos mortales. A diferencia del resto de Aspectos. Kalec solo vislumbraba potencial para nuevos descubrimientos. A decir verdad. También generaba una gran preocupación la creencia de que cualquier dragón que utilizase el artefacto en su estado original acabaría irremisiblemente dañado por su poder. A pesar de los desafíos que implicaba. objetivamente. Necesitaríamos su esencia.. había estado preocupado por cuál sería la reacción de la Protectora frente al ardid. Kalec se estremeció en su interior. aunque se percibía cierto tono de incertidumbre en su voz. Pedir que el Atemporal recuperara el artefacto era una tarea imposible. Muchos dragones del Vuelo Rojo se habían visto forzados a actuar como monturas de guerra durante esos ignominiosos tiempos. y los utilizó para sus propios fines. En la lejanía. muy poco de aquello se había demostrado. las muestras de sangre que conseguimos. estaban ahora a su disposición. Verde. los Aspectos necesitarían pedir ayuda a Nozdormu para hacerse con él a través de los portales del tiempo. —la voz de la Protectora sonaba desolada—. el peso de Azeroth. Kalec percibió cómo la confusión iba haciendo mella en ellos. Milenios después había caído en las manos de los orcos Faucedraco. Después de que Ysera informara a Kalec de su descubrimiento. —No tenemos otra opción. y el brazo de Thrall se desintegró en miles de pedazos hasta la altura del codo. Sin embargo. la magia no era un sistema rígido de fría lógica. seres a los que siempre había recurrido en busca de inspiración. La cuestión de cómo podría emplearse eso en su contra era realmente complicada. la dragona del Vuelo Negro Sinestra se había hecho con los fragmentos restantes. habían puesto su fe en él. no contienen lo que buscamos. . el desafío de superar lo imposible le consumió de inmediato. Lady Alexstrasza —aseguró Kalec.

La hembra de piel marrón se volvió hacia Kalec e Ysera cuando los dos Aspectos llegaron al claro. —Lady Ysera. utilizando el nombre de nacimiento del orco—. El Aspecto Azul intercambió una mirada cautelosa con Ysera. —Si su espíritu no ha viajado demasiado lejos de Hyjal. Allí. El problema de Thrall tenía que ver con el reino de los elementos. Nos queda mucho trabajo por delante. mientras reflexionaba sobre los obstáculos que suponía el Alma de dragón. Rápidamente. los chamanes y los druidas se afanaban en llevar a un lugar seguro a los compañeros que habían caído en las simas. —Ha entrado en comunión con la tierra como ningún otro chamán lo ha conseguido antes. se encontraba a su lado. Aggra. No parece poder salir de este estado. Aggra también debió de sentir algo similar. los cuales utilizaba para comunicarse con sus agentes en El Nexo. —¿Existe algún tipo de conexión entre Thrall y los terremotos? —preguntó Kalec. Cogió uno de los dispositivos y lo hizo rotar en su mano. Debemos reunir a los chamanes y a los druidas. ¿Está aquí? El Aspecto Verde salió corriendo del edificio sin siquiera contestar. Algo ha atrapado su espíritu. un dominio en el que el Aspecto Azul no tenía poder alguno. asegúrate de que siempre haya tierra en su mano. y cuando abrió la boca para hablar. La tierra volvió a convulsionar. Ysera caminó hacia Kalec. pero hizo que Kalec sintiese una apremio irrefrenable. Sentado en el centro estaba Thrall. visiblemente preocupada. Lentamente. Ysera y Aggra se marcharon. prosiguió su camino más allá del Árbol del Mundo hacia una hilera de árboles que rodeaban un tranquilo claro. lo que estuvo a punto de derribarlos a ambos. la tierra se retorció. su rostro se retorcía de dolor. y se afanaba en sacudir los hombros del orco. ¿Qué ha pasado? Ysera se arrodilló junto a Thrall. Sobre su superficie había varios orbes de visión esparcidos. Por lo que Kalec pudo ver. —¿Es Alamuerte? —Un escalofrío de terror subió por su espalda—. Numerosas fisuras se habían abierto alrededor del Árbol del Mundo. mientras lo hacían. —Algo le pasa a Go'el —dijo. Kalec siguió sus pasos mientras ella corría hacia la base de Nordrassil. absorto en su meditación. cogió un puñado de tierra y lo depositó sobre la palma del orco. siguió al Aspecto Verde. La Despierta examinó la mano izquierda de Thrall. pero no había ninguna herida visible en su cuerpo. Ysera. estaba vacía. pero este se dejó sentir como si se hubiese originado justo bajo sus pies. —Ysera se levantó y se acercó a Aggra—. no se detuvo. —No puedo dejarle así… —Si deseas salvarle debes confiar en mí. Los temblores habían sido algo frecuente desde el Cataclismo. y me lo encontré así. La tierra es parte de él y él es parte de ella. La compañera de Thrall se mostró dubitativa. —No puede ser… —Los ojos de Ysera se abrieron mientras se apoyaba contra una de las paredes de madera de una estructura druídica. esta vez con más violencia que antes.Después de que la Protectora se marchase. Estas grietas… son sus heridas. Su compañera. —La voz de Ysera no era más que un susurro. Kalec volvió hasta una pequeña mesa en el Refugio Cenarion. Aggra miraba hacia atrás por encima del hombro. ¿hay algo que pueda hacer? —Kalec se sintió penosamente fuera de sitio. Comenzaron a llegar gritos procedentes de Nordrassil. existe alguna posibilidad. Fui en su busca cuando comenzaron los terremotos. —Permanece a su lado y. Tras eso. —Entonces es él… —dijo el Aspecto Verde. sin embargo. La mezcla de temor y comprensión en su voz hizo que Kalec se sintiese inquieto. —Tiene que haber algún modo de liberarlo —rogó Aggra. Para confusión de Kalec. o al menos eso es lo que parecía. . pase lo que pase. Esto hizo que el Aspecto Verde se detuviera. donde El Anillo de la Tierra y el Círculo Cenarion se encontraban acampados. El orco parecía estar sufriendo una agonía extrema.

El cuerpo del chamán estaba plagado de grietas. Temía que la única esperanza que los Aspectos tenían para completar su empresa estuviese a punto de perderse para siempre. lo que envió al orco contra la pared de la caverna. No había ningún doble significado en sus palabras. Era el Anillo de la Tierra: Muln Furiatierra. El Aspecto Negro anhelaba acabar con la voluntad de Thrall. cuando las dudas. así que el orco utilizó las únicas armas a su disposición: las palabras—. amigo mío. lo que les permitió combinar sus poderes y evitar un ataque por parte de los siervos de Alamuerte.No era la respuesta que Kalec esperaba. ¿Hasta qué punto le dañó el artefacto? —Según lo que documentó Rhonin sobre el asunto. la turbia bruma del interior del artefacto se disipó y reveló el rostro de Narygos. Ysera. —Kalecgos. —Kalec devolvió el orbe a su bolsa. No hacía demasiado tiempo. Atrapado en la caverna. **** Alamuerte pasó sus garras por el pecho de Thrall. salvo por su dolor. Y sin embargo. —El otro dragón inclinó su cabeza. Thrall. Mientras se sentaba junto a Thrall. lo que le habría hecho desdeñar otras soluciones más viables. Ahora. los temores y la rabia anidaban en su corazón. chamán. Nada más. Si así lo quisieran. reflexionó el Aspecto Azul. Los dioses antiguos conocen la inutilidad de los trabajos de los titanes. el orco había ayudado a Kalec. Alamuerte estaba a punto de conseguirlo. al igual que Alamuerte? El Aspecto Azul sacó un orbe de visión de una bolsa que tenía al lado. Si se hubiese encontrado en esta situación sólo unas semanas atrás. El Aspecto Azul devolvió el gesto antes de comenzar a hablar. Kalecgos puso algo de tierra en la palma de Thrall y observó el rostro del orco retorcido por el dolor. ¿no es así? —El orco llamado Nekros Aplastacráneos —respondió Narygos—. —Los titanes creían que tendrías la fortaleza suficiente como para aguantar —dijo Thrall. se habría entregado. Cuando ese día llegue. cuando escuchó una serie de voces que reverberaban a través de la tierra del exterior de la cámara. purgaré cualquier resto de la presencia de los titanes y reinaré sobre este mundo desde la cima. —Sí. . era mucho más que eso. Una criatura de lo más despreciable. Fue él. Nobundo y… Aggra. —Existió un ser de breve existencia que empuñó el Alma de dragón contra el Vuelo Rojo. sin embargo. transformarlo en un agente de los propios designios del dragón. En ese momento. Alamuerte lanzó su rodilla contra el pecho de Thrall. cierto. un miembro de su Vuelo. Él era la respuesta… el fulcro a través del cual el Alma de dragón se podía emplear contra su hacedor. no recibió daño alguno —afirmó Narygos—. el espíritu de Thrall se había vuelto insensible a Azeroth. ¿Qué fue lo que provocó que fracasases y te aliases con los seres que buscan poner fin a todo tipo de vida en Azeroth? ¿El miedo? ¿Las dudas? —Tus lealtades están equivocadas. pero sabía que la Despierta no juzgaba al resto de esa manera. Durante unos breves instantes dudó si Ysera le había encomendado una tarea tan exigua porque no le consideraba suficientemente importante. Si Thrall realmente había conseguido combinar su esencia con la de la tierra y viceversa. Kalec se dio cuenta de que quizás había estado demasiado concentrado en encontrar un modo de derrotar a Alamuerte él mismo. nunca antes se había sentido más seguro de su propósito como chamán. Se habría perdido a sí mismo en esta jaula de aislamiento. Creían en ti. —Gracias. pero ninguno de los ataques de su enemigo había sido mortal. Se han comprometido a acabar con los grilletes de mi carga. Tras un instante. Nozdormu y Alexstrasza a entrar en comunión con la tierra. ¿significaba que este mortal poseía una porción de Azeroth en su espíritu. Era la única explicación que el orco podía encontrar a por qué su adversario no había acabado aún con él. El chamán estaba luchando por levantarse. el chamán había actuado como mero conducto hacia Azeroth. Se le necesitaba allí. Eso es todo. lo que causó otro corte en la térrea piel del orco. De hecho. un mortal que ha accedido a la esencia de la tierra. los titanes exterminarían a los de tu credo y al resto de razas menores sin siquiera pensárselo dos veces. El Alma de dragón no afecta de manera negativa a las razas de existencia breve del mismo modo en que nos afecta a nosotros. en ese sentido se podría decir que es único. Azeroth renacerá. pero accedió. Su poder no era nada comparado con el del Aspecto.

Su comunión con la enorme extensión de tierra entre Hyjal y la caverna volvió a la vida. en lugar de apretar aún con mayor fuerza. se hizo el silencio. Sintió la tierra tal y como era. formando una gruesa barrera de sustancia cristalina. Una vez fuera. En ese momento se percató de que los chamanes también estaban sellando las simas en Hyjal. Ha habido vecesss en las que he pensado en volver y reparar lo que sucedió ese día. Tras aterrizar junto al escamoso Aspecto Bronce. Consiguió derribarlo e interrumpir su hechizo. La victoria seguirá estando fuera de vuestro alcance mientras continuéis malgastando vuestras vidas por un futuro sin ningún tipo de esperanza. ¡Tú fracasaste… porque decidiste… soportar tu carga… solo! La tierra que rodeaba la caverna comenzó a temblar. Todo el dolor y la agonía que había experimentado. lo habían encontrado. ****Alexstrasza halló al Atemporal esperando. Se enroscó alrededor de la cintura de Thrall y le expulsó de aquel vacío. Según iban avanzando. —En un sistema absolutamente imperfecto. ¿Fracasaste por el miedo y las dudas? Los ojos de Alamuerte ardieron con un tono carmesí. Alamuerte aferró sus pies al suelo mientras la raíz del Árbol del Mundo se abalanzaba contra él. Alamuerte extendió sus garras y rugió completamente lleno de ira. para su sorpresa. cuando una de las raíces de Nordrassil explotó atravesando la pared de la caverna y provocando una lluvia de fragmentos de cristal. Durante un breve período de tiempo mantuvo su posición ante el ariete viviente.Los chamanes estaban buscándole a través de los espíritus de los elementales. sin la influencia de los dioses antiguos. los sentimientos que desgarraban el espíritu y constituían la completa existencia de Alamuerte. Estaba preparándose para realizar otra llamada cuando su energía aumentó de manera inesperada y su cuerpo térreo comenzó a sanarse. la Protectora había asumido su forma de dragón. y lo zarandeó en el aire. La cantidad de desdichados seres que consigáis engañar tú y el resto de los Aspectos con vuestra inútil causa es absolutamente irrelevante. La Protectora había supuesto que Nozdormu la rechazaría. irrumpieron en la caverna y llevaron al Aspecto Negro hasta el fondo de la cámara. Thrall intentó alcanzar su cuerpo físico y. sus dedos se hundieron en la garganta del orco. el Círculo Cenarion. Thrall tardó un rato en comprender el origen de los temblores. —El Alma de dragón… —dijo Nozdormu—. Una quinta raíz entró lentamente en el hueco. Thrall cargó y se estrelló contra el Aspecto. Salvar el Vuelo de Malygo… alejarnos a todosss de ese horrible destino. el único fracaso es negarse a ver la realidad. el Aspecto Negro lo arrojó a un lado. le contó el plan de Ysera y Kalec respecto al Alma de dragón y el papel que él tendría que asumir. Su conexión con Hyjal volvía a flaquear. Lejos como estaba de los campamentos de chamanes y druidas. Venceremos… porque nos enfrentamos a los desafíos… juntos. cuya anchura era superior a la envergadura de un kodo. Rocas enormes de sangre de los dioses antiguos se desprendieron del suelo de la caverna y se desplazaron hasta una esquina superior de la cámara. mostró un estado de ánimo mucho más contenido de lo que ella esperaba. Era reconfortante poder estirar de nuevo sus alas después de pasar tanto tiempo en su cuerpo élfico. lo que Thrall atribuyó a una manifestación de la ira de Alamuerte. Otras tres raíces se unieron poco después. A continuación. por lo que parecía. Y sin embargo. y ella no habría preguntado por qué. se sintió totalmente revitalizado. Permanecía inmóvil en la cima de la montaña. La pétrea piel de Thrall se derretía por el lugar en el que el Aspecto Negro le agarraba el cuello. Su cuerpo palpitaba y remolinos de lava se deslizaban por entre las grietas de su coraza. —No has respondido a mi pregunta —dijo Thrall—. sintió un fresco y húmedo montón de tierra en su mano. El dragón Negro comenzó a moverse hacia Thrall. sus heridas se iban curando. como debía ser. y se abrían paso a través de las rocas y la tierra a una velocidad inverosímil. El Anillo de la Tierra y. Las raíces de Nordrassil se precipitaban hacia la cámara. El orco hizo uso de toda su concentración para realizar mentalmente un grito de respuesta a los elementales situados justo en el exterior de la cámara. Sin embargo. Alamuerte se puso en pie. Alamuerte apretó con más fuerza. se desvanecieron. la comunión del orco con su cuerpo físico cobró fuerza. —No… —dijo gruñendo el orco mientras se retorcía contra Alamuerte—. Se lanzó hacia adelante y cogió a Thrall por el cuello. la sangre le hervía. El orco se puso en pie de un salto. . El Aspecto Negro pasó una de sus salvajes garras sobre el estómago del orco.

me pregunté a mi misma cómo podía compatibilizar mi deber con el hecho de recuperar el arma más destructiva que jamás se haya forjado. —Te diferenciarías más de lo que te imaginas —respondió Alexstrasza—. De alguna manera. quien reina en el apocalipsis. Ahora essstoy perdido fuera de él. La Protectora sintió que algo relacionado con el apocalipsis. sus poderes y conocimientos nunca se debían entender como separados. La Protectora alzó la mirada al cielo y la pena invadió su corazón. Porque para proteger la vida. si no deseaba hablar sobre sus preocupaciones. Eonar me encomendó la tarea de proteger la vida. —El tiempo es tu responsabilidad. Ninguno lo hará. —¿Ha vuelto algún otro de tus agentes? —No. sino también a otros seres vivos a lo largo de la historia. los portales del tiempo se volverán a abrir. Era la última orden que los titanes dieron a los Aspectos. Ya les había proporcionado una gran ayuda. Pero seguiré esperando. Al destruir al Vuelo Infinito y a su líder. —Sí. —Si tenemos que conseguir el Alma de dragón. —Para sorpresa de Alexstrasza. Evitar la Hora del Crepúsculo —susurró Nozdormu. ¿pero cuál es nuestro deber? —dijo Alexstrasza. —Me he mostrado demasiado rígido durante demasssiado tiempo. —No puedo obligarte a hacer algo que no creas que es lo correcto —dijo Alexstrasza—. Alexstrasza inclinó su cabeza hacia Nozdormu y habló con suavidad. La Protectora quería que disfrutase de cierta paz. El Atemporal alejó por fin la mirada del horizonte y llevó su mirada a Alexstrasza. En última instancia. A pesar de ser una réplica Arcana invocada por Kalecgos. Una representación etérea del Alma de dragón planeaba en el aire entre ellos. era su decisión. Inmersos en la tenue luz violeta que emitía la imagen del Alma de dragón. pero necesitaba que volviese a poner su vida en peligro una vez más por la seguridad de Azeroth. Formaban un todo. del mismo modo que la vida es la mía. —Y si hiciera eso. Sin embargo. —¿Cómo proseguirá la historia si de repente cogemos el artefacto mediante los portales del tiempo? —preguntó Thrall. La aprensión y el temor se dibujaron en la expresión del Atemporal. pretendes hacerlo —respondió Nozdormu. Cuando se abordó el asunto del Alma de dragón. había llegado a una dura conclusión: ningún coste sería demasiado alto si implicaba preservar el mundo. inquietaba al Aspecto Bronce. si bien cada uno de ellos era único. ya había pedido demasiado a Nozdormu. —Preservar essste mundo… cueste lo que cueste.El Atemporal lanzó un gran suspiro sin dejar en ningún momento de dirigir su mirada hacia el horizonte. el arma tenía poder. más allá del estado de los portales del tiempo. . no me diferenciaría en nada del Vuelo Infinito y de… mi futuro yo. Pero hazte esta pregunta: ¿Acaso Aman'Thul te concedió el dominio sobre el tiempo solo para que pudieses contemplar la muerte de este mundo? —Ese futuro habitado por el Vuelo Infinito… Si tuviese que viajar allí… —Nozdormu se fue apagando. debemos primero viajar al futuro que he previsto: el propio Fin de los días —dijo Nozdormu—. lo que nosss permitirá adentrarnos en el pasado y recuperar el Alma de dragón. El Atemporal se detuvo justo después. en ocasiones debemos destruir aquello que pretende destruirla. —El Atemporal completó la antigua frase sin dudarlo. A Alexstrasza estar allí le ponía la carne de gallina. los Aspectos notaron que sus sombras oscilaban entre sus formas mortales de ese momento y sus auténticos cuerpos de dragón. El orco había permanecido en silencio entre los Aspectos. le recordaba a la ceremonia que se llevó a cabo milenios atrás para dotar de poder al artefacto. el Aspecto Bronce soltó una leve risa sombría. Tienes razón. La Protectora había estado pensando largo tiempo acerca del Alma de dragón y el indescriptible sufrimiento que había causado no solo a ella misma y a su Vuelo. se trataba de un recordatorio de que. a pesar de todo. —Y. El tiempo de la espera ha terminado… **** Los cuatro dragones Aspectos y Thrall se habían reunido en el retiro druídico situado a los pies de Nordrassil. —A cada uno de vosotros se os ha dado un don… —A cada uno de vosotros ssse os ha impuesto una obligación. Una vez essstuve perdido en el tiempo hasta que Thrall me ayudó.

¿No sería un plan más sencillo? —Incluso aunque todos los mortales se enfrentaran a Alamuerte. existen muchos puntos en el tiempo en los que podríamos obtener el artefacto. Sin embargo. Hace que nos invada un dolor que lleva a la locura. donde originariamente se imbuyó el artefacto. . Realizaré el llamamiento. aunque sea pequeña. Alexstrasza había puesto sus esperanzas en evitar arrastrar a más mortales a esta peligrosa empresa. Thrall. Sus propiedades. posees una porción. debido a su naturaleza. Debemos destruir su misma esencia. Después de que traigamos el Alma de dragón al presente. Solo tengo una petición. —Hay una cuestión a la que no dejo de darle vueltas —dijo Kalec—. Es tu responsabilidad… si así lo eliges. pueden utilizarlo sin sufrir daños en su cuerpo. ¿qué valor tendremos después? —meditó Nozdormu—. hemos sido fundamentales a la hora de salvaguardar Azeroth. —El orco sonrió—. puede destruirlo. en comunión con la Cámara de los Aspectos. —A nosotros nos resulta imposible utilizar el Alma de dragón —dijo Alexstrasza a Thrall—. —No pretendo cuestionar tu sabiduría —dijo humildemente Thrall —. Todos habían reflexionado sobre ese preocupante misterio. —Para mí es un honor el que solicitéis mi ayuda —dijo Thrall—. Si por ese motivo nos crearon los titanes. Esto es mucho más de lo que hubiera deseado pedirte. no valdría de nada —dijo Alexstrasza—. Una vez que Nozdormu haya abierto los portales del tiempo. Pero solo podemos garantizar la integridad de los portalesss del tiempo lo estrictamente necesario. —Kalecgos posó su mano sobre el hombro de Thrall—. es más que probable que tanto él como sus esbirros se dirijan al templo para detenerte a toda costa. los seres cuya existencia es corta. Estamos tan involucrados en esa causa como vosotros. Si vamos a utilizar esta arma para derrotarlo. debemos utilizar el arma en su forma más pura. Una vez realicemos nuestra tarea devolveremos el Alma de dragón al lugar al que pertenece… —En lo que respecta al lugar al que pertenece —dijo Kalecgos —. —Pero solo si nos acompañas —añadió Kalec—. son bienvenidos. Thrall. pero otras razas a lo ancho y largo de Azeroth también han sufrido la ira de Alamuerte. solo puede salir adelante con su ayuda. pero nosotros le introduciremos nuestras esencias de nuevo. los Aspectos se quedaron en silencio. Debes saber que si Alamuerte está al tanto de nuestras intenciones. sufrieron alteraciones a lo largo de la historia. pero Alamuerte nunca introdujo la suya en él. Si detener la Hora del Crepúsculo es nuestro propósito. Tras la marcha de Thrall. Las razas de breve existencia acabaron con Ragnaros. el artefacto fue construido de tal manera que los dragones que lo empuñan acaban destrozados por sus energías. por grande que sea. Las oscuras energías de los dioses antiguos lo han transformado. Con todo el debido respeto. noble como es. Los Aspectos se mostraron inquietos y se miraron de reojo los unos a los otros. de eso mismo: la esencia de la misma Azeroth. Ningún ataque físico. Hay que… acabar con él. ni siquiera yo puedo ver lo que nos deparará el futuro… —¿Nuestras acciones resultarán en una pérdida… o un logro? —reflexionó Ysera. Por lo que he descubierto. y solo el Alma de dragón tiene el poder para hacerlo. Mi Vuelo detendrá el flujo de la historia para negar el impacto que tuvimos en el pasado. —Lo que te pedimos entraña un gran riesgo. —Siempre hay gente que da un paso al frente. Si queremos que nuestro plan tenga éxito. no esss lineal. Una y otra vez. El Alma de dragón ya tendrá poder. especialmente después de haber arriesgado ya tu vida para ayudarnos. No había ninguna duda de que Thrall estaba en lo cierto. —Sssí… Si cumplimos con nuestro deber. Se trata de un lugar con un gran poder. Tú. deberás llevarla al Templo del Reposo del Dragón. e hizo un gesto a Thrall. sin embargo. a diferencia de lo que algunos puedan pensar. El artefacto fue imbuido con la esencia de los cuatro Aspectos. —Si así lo desean. —La musical voz de Ysera se desplazó a lo largo de la estancia—. entonces ¿qué nos sucederá cuando lo consigamos? Una fría brisa se adentró silenciosamente en el Refugio Cenarion. tenemos que infundir al artefacto el poder del Guardián de la Tierra.—El tiempo. Con los portales del tiempo profanados. como si quisiera resaltar las palabras de Kalec. —Mi amigo. lo cual hará que sea más potente que nunca… y potencialmente más inestable. Podríamos reunir un ejército de mortales como ningún otro para acabar con el Aspecto Negro. cogeremos el Alma de dragón en la época en la que fue creada: la Guerra de los Ancestros. —Entonces ya solo nos resta saber quién la empuñará —dijo Alexstrasza. creo que este plan. y antes de él con el Rey Exánime e innumerables amenazas más.

—Obviamente, los titanes tenían un plan para nosotros —argumentó Kalec—. Magia, tiempo, vida, naturaleza… Todo eso existirá siempre. La lógica nos dice que nosotros deberíamos salvaguardarlo para toda la eternidad. Alexstrasza se quedó observando mientras Ysera, Kalec y Nozdormu comenzaron una discusión en la que afloraron sus esperanzas y preocupaciones. El camino que debían seguir era recto, pero más allá de la Hora del Crepúsculo se hallaba envuelto en una niebla de incertidumbre. La Protectora mantuvo sus propios temores bien encerrados dentro de sí misma. Ella era la reina de los dragones, y si había existido un momento en el que sus compañeros la necesitaban como guía, era este. —Ninguno de nosotros lo sabe a ciencia cierta —dijo Alexstrasza, llamando la atención del resto—. Y si lo supiésemos ¿realmente importaría? Por esto es por lo que los titanes nos encomendaron nuestra tarea. Los maravillosos dones que nos concedieron son los que ahora debemos utilizar. La Protectora agarró las manos de los dos Aspectos que estaban más cerca de ella, Ysera y Kalecgos. Ellos, a su vez, hicieron lo mismo con Nozdormu. Sus magias se entremezclaron, fluyendo a través de cada uno de los dragones. Las tranquilizadoras energías calmaron sus nervios y se sintieron envueltos por una sensación de férrea determinación. —Nos adentraremos en lo desconocido como uno solo —dijo Alexstrasza—. Como debió ser siempre.

Universo Expandido

Camino a la Perdición

por Evelyn Fredericksen

—Me estoy cansando de este acoso continuo. Estaba en pleno estudio de delicada magia que requiere semanas de preparación y diversos rituales —Kel’Thuzad se vio obligado a esperar durante horas, exasperado por haber sido insultado, antes de que se le permitiera la mínima cortesía de explicarse ante sus acusadores. Los supuestos portavoces del grupo, Drenden y Modera, habían sido desde hace tiempo sus críticos más fragorosos. No obstante, no habrían pronunciado esta última acusación sin el apoyo de Antonidas, que aparecería tarde o temprano. ¿Qué traería por aquí al anciano? Drenden resopló. —Es la primera vez que oigo llamar “delicada” a ese tipo de magia. —Una opinión ignorante de un hombre ignorante —dijo Kel’Thuzad con fría precisión. Entonces, una voz distante le habló, una voz amiga. Sus comentarios le resultaban ya tan familiares que los consideraba como propios. Te temen y envidian. Al fin y al cabo, gracias a estos nuevos estudios, seguirás adquiriendo nuevos conocimientos y poder. De repente, hubo un destello, y un archimago de pelo gris con cara de pocos amigos apareció en la entrada. Bajo el brazo llevaba un pequeño cofre de madera. —De no haberlo visto por mí mismo, no lo habría creído. Una vez más, has vuelto a abusar de nuestra paciencia, Kel’Thuzad. —El venerable Antonidas por fin nos deleita con su presencia. Empezaba a pensar que habrías enfermado. —Te asusta la vejez, ¿no es cierto? —interrumpió Antonidas—. Un día te darás cuenta de que es inexorable. Si eso le consuela, deja que opine así… Como para tranquilizarlo, Antonidas añadió: —En cuanto a mi salud se refiere, no hay de qué preocuparse. Tan solo andaba ocupado en otros asuntos. —¿Acaso buscando pruebas de magia prohibida entre mis estancias? Deberías encontrar mejores recursos. —Cierto, pues tus estancias no albergan evidencia alguna. Aunque esos almacenes que posees en las tierras del norte… —Antonidas le miró con repugnancia. ¡Maldito! Menudo fisgón pretencioso. —No tenías ningún derecho a… Antonidas golpeó su bastón contra el suelo para hacerlo callar, y se volvió hacia los otros magos. —Ha convertido los edificios en laboratorios para realizar una serie de sucios experimentos. Vedlo vosotros mismos, compañeros. Contemplad el fruto de su trabajo —abrió el cofre y lo inclinó para que todos pudieran verlo bien. Restos de rata en estado de descomposición. Dos seguían escarbando torpemente a los lados del cofre en un vano intento de escapar. Varios magos se apartaron, en una ola de consternación. Incluso el elfo noble de pelo dorado, sentado al final de la sala, parecía sobresaltado, pues la edad del Príncipe Kael’thas descartaba la posibilidad de que fuera capaz de realizar una hazaña como ésa. Volviendo la mirada hacia las ratas cautivas, Kel’Thuzad apreció que éstas yacían ahora inmóviles. Más fallos, aparentemente. No importaba. Algún día crearía un espécimen estable e inmortal. Tendría una buena razón que justificara tantas horas de trabajo… Tan solo era cuestión de tiempo. El hechizo que te silencia tiene varios cabos sueltos. ¿Quieres que te muestre cómo terminar de deshacerlos? El tiempo y su aliado desconocido, cuya enigmática voz oía en ocasiones, le ayudarían a avanzar un paso más hacia su objetivo. ”Muéstrame cómo“, pensó. De repente, apareció un destello, tras el que se descubrió una mujer joven. Cuando se acercó a Antonidas, los ojos del elfo noble la siguieron con mirada a la vez desazonada y amenazadora. Pero Lady Jaina Valiente no le prestó atención: estaba completamente concentrada en su labor. El apuesto príncipe no tenía ninguna posibilidad. Sus intensos ojos azules dedicaron una mirada curiosa a Kel’Thuzad. Tomó la caja de las manos de Antonidas, que explicó: —Mi aprendiz podrá apreciar que el cofre y su contenido han sido incinerados. La mujer inclinó la cabeza y se teletransportó, saliendo de la estancia. Al otro lado, el elfo noble miraba el espacio ahora vacío con el ceño fruncido. Bajo otras circunstancias, a Kel’Thuzad esta escenita de teatro mudo le habría parecido divertida. Sin poder defenderse, Antonidas proseguía con su diatriba. Conteniendo su furia en absoluto silencio, Kel’Thuzad, se esforzó una vez más por liberarse.

el rey Terenas está de acuerdo con nuestro criterio. con gran satisfacción por nuestra parte. lo suficientemente apartados como para quedar fuera del alcance de sus hechizos. . Has guardado un registro muy detallado sobre esta empresa abominable. en el mejor de los casos. con cierta sensación de triunfo.—Ya hemos permitido que la situación llegue demasiado lejos. el Kirin Tor mantendría en secreto su supuesta desvergüenza. Antonidas debía de estar exagerando. Tu egoísta búsqueda de poder podría incitar la revuelta de los campesinos. esos sentimientos aún perduran. —Se nos ha tachado de herejes durante siglos. Lordaeron podría verse envuelto en una guerra civil. La Iglesia no ha apreciado nunca nuestros métodos. apretando los dientes. Por una vez. Le hemos reprendido a menudo por sus más que cuestionables propensiones. Su riqueza nunca llenaría los cofres del rey. que los orcos emerjan algún día de su letargo. ¡os he escuchado hasta hartarme! Vosotros sois quienes no queréis escucharme a mí. Afortunadamente. y captó la atención de algunos de los magos. y ahora nos enteramos de que ha estado practicando la magia oscura. un poder contra el que poco podíamos defendernos. Incluso se sintió aliviado por que la situación llegara hasta este punto. Sí. —Antonidas parecía cansado. Tus métodos podrían. cada vez más prolongadas. Se trata de una técnica experimental básica. pero Kel’Thuzad no le creyó. Todos los objetos manchados con magia negra serán confiscados y. —Seré más discreto —ofreció. Pocos exploradores se habían aventurado en el glaciar. —Ni toda la discreción del mundo podría esconder un secreto de tal calibre —afirmó Drenden. ya lo habría hecho. —Me consta que últimamente pasas la mayor parte del tiempo en el norte. Lo más alto de la Corona de Hielo. Si no abandonas esta locura. y de alguna manera. Una manada de lobos siguió a Kel’Thuzad durante varios kilómetros. En cuanto a las ratas. Sin duda. En este momento. —¡Porque somos necesarios! —Basta. Seguro que ha llegado a tus oídos que el nuevo impuesto del rey ha levantado el descontento del pueblo. me sirven para hacerme una idea de mis progresos. Pero él. escalaría sus cumbres solo y miraría hacia abajo al resto del mundo. escapen de los campos de reclusión. No puedes pretender utilizar estas criaturas patéticas contra los orcos. una inhóspita cima. serán destruidos. consigan volver a convertirse en una amenaza. al menos no nuestra apariencia humana y mucho menos nuestra esencia. e incluso menos habían sobrevivido para contarlo. con una corazonada. Los habitantes del Kirin Tor comienzan a pronunciar su nombre como si de una palabra maldita se tratase. esa cobardía actuaría en su favor. por supuesto. Tenemos una obligación: debemos aprender a manejar y hacer frente a este tipo de magia solos. Por todos los dioses. esto no es un debate. Intentamos guiarlo. pero sus brujos ostentaban gran poder. Kel’Thuzad se inclinó y abandonó la estancia. y serás exiliado de Dalaran… y de todo Lordaeron. que esperaban oír una explicación—. fueron lo que primero llamó mi atención. temiendo las repercusiones que sus actos tendrían de hacerse pública. se te despojará de tu rango y propiedades. —He escuchado lo que teníais que decir —respondió Kel’Thuzad exasperado—. Ella asintió. los vientos árticos también amainaban. se están investigando tus propiedades con perfecta minuciosidad. —¡Mientes! —exclamó Kel’Thuzad con todas sus fuerzas. condenarnos como herejes. tras ser identificados. Con ese pensamiento rondando en su mente. que conduce a la corrupción y a la catástrofe. —¿Para formar un ejército de ratas muertas. No osamos sacrificar nuestra humanidad. añadió: —Si las palabras hubiesen bastado para hacerle entrar en razón. cuya existencia sobrenatural tenga las horas contadas? —replicó Antonidas con brusquedad—. ni olvidaros de vuestras ideas anticua… —No comprendes cuál es nuestro propósito hoy —interrumpió Antonidas—. —En vista de la evidencia —dijo Antonidas pesadamente—. A lo lejos pudo avistar la cumbre. los vio gruñir y bajar las orejas antes de desaparecer. Los campesinos recuerdan la Segunda Guerra tan bien como yo. —Por ser un poco más joven que tú no creo que puedas calificarme de niño —replicó Kel’Thuzad—. Mirando con recelo por encima del hombro. Antonidas suspiró. Qué raro. No sabía nada de ese impuesto. Modera añadió: —Sabes que siempre hemos actuado con precaución para proteger a los nuestros sin convertirnos nosotros mismos en un peligro. Tanto secretismo había limitado el alcance de su trabajo y entorpecido su progreso. Tus ausencias. un verdadero mago se centraría en asuntos de mayor envergadura. Asumiendo. también encontré tus diarios. Su aliado anónimo le advirtió que esto podría ocurrir. No obstante. —Porque evitamos la práctica de magia oscura. Además. Kel’Thuzad. Di lo que te plazca sobre los orcos. hasta que quedaron atrás. hijo. y dirigiéndose a Modera y a Drenden. Era el colmo.

si cabe. el edificio debía de ser también producto de las criaturas semiarácnidas. El frío estaba minando su ingenio Suponía que el nigromante había conquistado un reino de estos seres parecidos a las arañas. sin duda. moriría ahí mismo. de las cuales la más grave estaba toscamente vendada. Anub’arak lo condujo a través de una serie de túneles que llevaban más allá de la tierra. Al final de la entrada advirtió una criatura gigante: una grotesca mezcla entre escarabajo y araña. domino más magia de la que podrías imaginar. Su creador era. Estoy más que preparado para cualquier tarea que el maestro me quiera adjudicar. ya había visto estatuas parecidas a ésta en las antiguas ruinas que atravesó en su camino hacia el norte. era su estado. Seguro que aquí aprendería grandes lecciones. Por fin. extrañas y entumecidas. más sorprendente que las criaturas en sí. como todas las provisiones que con tanto orgullo había preparado para su viaje. Kel’Thuzad y su guía aparecieron dentro de un enorme zigurat cuyo nombre. Ignorando la razón de su buena fortuna. lo que parecía. —Como antiguo miembro del Kirin Tor. tu experiencia como mago no es aún suficiente para servir al maestro. La alegría lo colmó. Si no encontraba cobijo pronto. Ahora que lo pensaba. las otras dos extremidades estaban sujetas como brazos a un torso apenas humanoide. archimago. —Eso está por ver. se batía una estatua de una de las criaturas semiarácnidas. Había perdido la pista sobre cuánto tiempo llevaba caminando. pero la estatua era bastante antigua. cruzó un puente de. La enorme criatura lo miró. En la entrada. pero se detuvo en seco. convirtiéndolas con éxito en no-muertos. pero su accidentada masa corporal le asustaba más que impresionaba. serían guardias mediocres. un destello apareció: se trataba de un obelisco de piedra grabado con símbolos mágicos y. La entrada estaba protegida por dos grotescas criaturas que parecían arañas gigantes de cintura para abajo. Sin embargo. ahora soy señor de la cripta. A medida que su influencia se extendía. —¿Puedo verle? —Todo a su debido tiempo —contestó Anub’arak con voz estridente —. Las puertas de la ciudadela se abrieron cuando se acercó. Muchos fuimos asesinados y resucitados como no-muertos. guerreamos contra él. De hecho. Yo soy Anub’arak. contrariamente a las ratas de Kel’Thuzad. En vida yo era rey. Seguramente se estaba preguntando si sería sabroso como aperitivo.Por desgracia. que vertiginosamente perdían su frescura. era un no-muerto. Los brazos de uno de los guardias estaban vendados en ángulos casi imposibles. pero no mostró intención alguna de limpiárselo. una ciudadela. Sus piernas eran como pilares de piedra. . El edificio mismo era reciente. ¿Pertenecéis todos a la misma raza? —A la raza nerubiana. Dudó que pudiera tener la habilidad suficiente para vencer a un monstruo así. ocupadas tejiendo telarañas y poniendo huevos. Deseo convertirme en su aprendiz. energía pura. De no ser así. un nigromante cualificado. Se le acercó con paso decidido y Kel’Thuzad observó que su imponente figura mostraba incluso más heridas y vendajes. Al igual que los guardias. era Naxxramas. creyendo ingenuamente que teníamos oportunidad de vencer. no podía arriesgarse a teletransportarse. mucho más calurosa. y sin replicarla. se apartaron para dejarle pasar. detrás. según dijo Anub’arak. Culpándose a sí mismo. Las criaturas de aspecto arácnido debían de haber conservado su fuerza y coordinación innatas. Para su sorpresa. De la mandíbula sarnosa del otro guardia rezumaba icor. Con dudas acerca del camino a seguir y sobre su destino final. una excelente meta. el sonido le daba frío. y los encontró inútiles. los guardias no mostraban señales de confusión. y mucho menos resucitarlo. Aunque hablaba perfecta y comprensible lengua común. Sus cuerpos presentaban todo tipo de heridas. ¡Por fin! Pasando apresuradamente el obelisco. más adelante. Por fin. apoderándose de sus tesoros como botín de guerra. apenas existían mapas del gélido continente de Rasganorte. Kel’Thuzad evitó expresar su repugnancia. Entonces llegó el maestro. Extraños zumbidos y chasquidos sostenían sus palabras. entró de buena gana a la ciudadela. Refiriéndose a uno de los seres arácnidos. las primeras cámaras que Anub’arak le mostró estaban pobladas de cosas no-muertas. A pesar del olor putrefacto a no-muerto. dijo: — Tenéis cierto parecido. ¿Qué podría haber inspirado tales palabras? ¿Acaso consideraba el mayordomo a Kel’Thuzad como rival? Aquella era una idea errónea que habría que disipar lo antes posible. Seis delgadas patas soportaban el peso de cada criatura. A pesar de su pelliza. Algo. Hasta ahora has dedicado tu vida a la obtención de conocimiento. Arañas reales también deambulaban por los rincones entre los no-muertos. temblaba de manera incontrolable. Ese ser tenía tanto la inteligencia como las habilidades motoras necesarias para el lenguaje… ¡Increíble! —Sí. Su cuerpo comenzaba a perecer. La criatura le saludó con una voz baja y profunda que resonaba desde su voluminoso cuerpo. se tambaleó hacia delante. —El maestro te ha estado esperando. Por su arquitectura. Se aclaró la garganta con nerviosismo. No daría esa gran satisfacción al enorme mayordomo. sí.

Con curiosidad. Ésta se zafó de los brazos del hombre y se colgó de las barras. Ante la mirada en blanco de Kel’Thuzad. —¡¡Por piedad!! ¡Si no me ayuda. miles de barriles sellados y de embalajes. Te lo mostraré. A juzgar por la sencillez de sus ropas. se encontraron con los de Kel’Thuzad y se iluminaron. la pirámide estaría bien aprovisionada en caso de asedio. —Tranquila. Artefactos mágicos. la mujer estaba enferma. posiblemente enfermo. —¿El ruido te molesta? —Con un fugaz movimiento. señor de la cripta. El Kirin Tor habría actuado sin demora. instrumentos de laboratorio. Las partes humanas no mostraban heridas. mi señor! Mi cuerpo no responde. Después de todo. vidriosos y llenos de desesperación. —En ese caso. A continuación. Kel’Thuzad avanzó un paso. el señor de la cripta sacudió el cuerpo. También supervisé su remodelación para que tuviera su diseño actual. pero. sus únicos habitantes. El nigromante debía de haber adquirido los cuerpos de algún cementerio cercano. pero se detuvo al ver que el cuerpo comenzaba a retorcerse y arquearse contra el suelo de piedra. El fluido resuelve ese problema—. Por desgracia. el señor de la cripta lo guió a través de cámaras plagadas con cientos. una enorme garra le bloqueó el paso. Sus ojos. al menos ponga a salvo a mi marido! —rogó llorando desconsolada. Muéstrame el resto. él y Anub’arak alcanzaron la última ala. La siguiente sala contenía algunos calderos llenos de un líquido verdoso en ebullición. la mujer no seguiría viva mucho tiempo. quizás. Según Anub’arak. Ligeramente nervioso. Kel’Thuzad comenzó a darse la vuelta. Anub’arak le mostró armas y una zona para entrenamiento al combate. Sin embargo.—A cambio de ser inmortal. los humanos no habían luchado contra su destino. Anub’arak lanzó una uña a través de las barras y pinzó a la mujer atravesándole el corazón. O incluso unos pocos humanoides compuestos de diversos cuerpos humanos. Al final. —Dar su acuerdo implica elegir. Bestias no-muertas que fueron sagazmente cosidas a partir de un batiburrillo de animales para luego renacer. el único ser vivo en ir hasta allí por voluntad propia. debían de ser aldeanos. Tampoco lo harán mis hermanos. diste tu acuerdo para servirlo —Kel’Thuzad pensó en voz alta—. —¿Esa cosa me habría matado? —Hay muchos que no servirían al maestro estando en vida. Contuvo la respiración. el señor de la cripta dijo: —Ven. y otros suministros que dejaban en evidencia sus viejos laboratorios. Supongo que eres quien manda aquí. y a pesar del olor hediondo. Ambos vivos. pisó algo que ahí chapoteaba entre el fango: una criatura de baja talla semejante a un gusano. Sintiéndose culpable pero algo aliviado. Ésta estaba pálida como la cera y bañada en sudor. —¡Piedad. —No te dejaré. sin lugar a dudas. Lo que significaba que el nigromante podría imponer la obediencia de los no-muertos. Se estremeció y. Kel’Thuzad miró al señor de la cripta con cierta aprensión. El hombre acunaba en sus brazos a la mujer. ¿Para qué necesitarían en Naxxramas tantos suministros? Bueno. El suelo entre cada hongo tenía un aspecto malsano. se quedó en silencio. cariño —le murmuró el hombre detrás. Kel’Thuzad apartó la mirada con inquietud. La segunda ala era todo lo que Kel’Thuzad había esperado. para evitar ser descubierto. —Este lugar está lleno de los de tu raza. echándolo al suelo. Prudente. de repente. Anub’arak lo llevó hasta la celda de dos prisioneros. Tu hora no ha llegado aún. He visto lo que ocurrirá después. aunque. —Después de mi muerte. Después. —¡Haz que se calle! —Kel’Thuzad murmuró a Anub’arak con brusquedad. guié a mis hermanos para conquistar este zigurat para nuestro nuevo maestro. Kel’Thuzad era. Extraordinario. Una descarga de llamas es lo que pido de usted. Unos champiñones gigantes crecían en un área ajardinada y despedían vapores nocivos que le revolvieron el estómago a Kel’Thuzad. El marido gritó con agonía. no. Tenía miedo de convertirse en la esclava del nigromante. la tercera ala del edificio resultaba menos interesante. . Salas inmensas que podrían albergar todo un ejército de ayudantes. Permítame descansar en paz. continúa la visita. Ésta es solo una de sus cuatro alas. boquiabierto de la impresión. cambió de tema. Naxxramas no caerá bajo mi autoridad. Al acercarse para observarlo. Contrariamente a los nerubianos. apresuradamente. El hombre. continuó. no tenía opción. —El maestro desea que permanezcas entre los vivos.

En la distancia y por encima de él. Al nigromante no solo le interesaba estudiar una especialidad mágica académica y ampliamente condenada. pero ella lo repelió con suficiente fuerza como para mandarlo volando.La piel de la mujer muerta estaba cambiando de color hacia un gris verdoso. Después. No había señal del nigromante. apretó el paso. Llévame hasta él. se abalanzó sobre su marido. Progresivamente. ¿quién te creería? Luchar o huir… esas habrían sido las dos decisiones más heroicas. pero su resolución no duró mucho. ¿Qué esperarías lograr? ¿Adónde irías? Es más. Sentía como si ya nunca se sintiera limpio. —Atrás —sus palabras se estaban volviendo más guturales. dando tumbos. Sin entender muy bien lo que ocurría. sino preparativos de guerra. Se tambaleó. Desgarros. pero el hecho de cerrar los ojos no ayudaba… aún podía oír sonidos atroces. se teletransportó muy lejos de Naxxramas y se alejó un poco. y la sangre corrió por el suelo de la celda. unas escaleras de caracol subían hacia la aguja. Su muerte no habría servido de nada. —Herirte. armas. Un lamento suave de desdicha le hizo temer que la mujer no-muerta era consciente de sus actos hasta cierto punto. Estaba produciendo un fluido en masa que convertía a la gente en zombis. Kel’Thuzad tendría tiempo para aprender más. Los guardias no se movieron. Kel’Thuzad observó cómo levantaba una mano lenta y bruscamente hacia el agujero en su pecho. ¿En qué se había metido? Uno a uno. armaduras y campos de entrenamiento… Éstas no eran medidas defensivas. Él y los espectros comenzaron el ascenso. como enloquecidos. en las profundidades de la tierra. convirtiéndose en un gruñido cuando él dio un paso con vacilación hacia ella. Enfermo y horrorizado. Giró la cabeza hacia un lado. mordiscos. La vaga descripción de sus figuras nubosas y traslúcidas no mencionaba nada sobre la frígida malicia de sus ojos incandescentes. Naxxramas también contaba con un abastecimiento enorme de suministros. Tras encontrar un poco de nieve virgen. y vomitó. y sus ojos parecían salvajes. y le entró un escalofrío al ver a su marido. Un aire repentino lo azotó con un grito sobrenatural. pero incapaz de contenerse. y tampoco iba a cesar de fortalecer a los suyos contra el ataque. podría superarlo o pillarle desprevenido. hizo una mueca. tomó de ésta a manos llenas y se frotó con insistencia boca y rostro. —Muy bien. con cierta inestabilidad. Los espectros lo teletransportaron de vuelta a la ciudadela y lo guiaron hacia abajo por una serie de pasillos y habitaciones que Kel’Thuzad sabía no podría recordar después. Asintió con la cabeza al espectro. Cuando se dio cuenta de que sus pasos se hacían más lentos. Heroicas. con un movimiento impreciso. Cierto era que el viaje a través de Rasganorte le había fatigado mucho más de lo que imaginaba. Sentía como si un peso tirara de él. El hombre ignoró su protesta y se acercó a ella. saquen a este hombre de aquí —dijo irritada. tu pequeño truco no te servirá de nada. golpeando las barras de la celda y deslizándose hacia el suelo. Sus venas se oscurecían bajo su piel. los espasmos cesaron y. Ya había leído acerca de ellos años atrás en la Ciudadela Violeta. fue ordenando los dispersos pensamientos dentro de su mente. en lo alto de la aguja. pasó los dedos por su pelo castaño y enredado y Kel’Thuzad observó su rostro con atención. Limpio de nieve y de un leve brillo azulado. y un grupo de fríos espectros surgió ante sus ojos. —Guardias. Su marido preguntó vacilante —Amor… ¿estás bien? Una risotada escapó de la mujer. Uno de los espectros se acercó y preguntó: —¿Pensándotelo mejor? Como puedes ver. En el centro de la cueva se encontraba una alta aguja de roca que mareaba al mirarla. golpeándolo y enseñando los dientes. y algo en sus palabras daba a entender que algo no iba bien. trayéndose los dedos a la boca. No puedes escapar al maestro. El hombre chilló. se puso en pie. . Con un gruñido. pero sin sentido. En cualquier caso. —Herirte —se agarró los hombros abrazándose a sí misma y retrocedió hasta chocar contra la otra pared de la celda. —No te acerques más. Cubiertas por la nieve. chupándolos. él y los espectros entraron en una enorme cueva cuyo frío húmedo se metía hasta los huesos. Kel’Thuzad se estremeció. Por fin. Con el entrenamiento suficiente. Su corazón albergaba emoción y temor a la vez. Al aceptar convertirse en el aprendiz del nigromante. descuajos. aturdido. herirte —gimió. apenas pudo apreciar un enorme fragmento de cristal.

a pesar de respirar con dificultad. A esta distancia. vivo o muerto. Kel’Thuzad continuó subiendo. Los espectros. Por fin la presión cesó. parecía vacío. cada vez mayor. intentando ignorar su agotamiento. ¿por qué deberías hacerlo tú? Descorazonado.Uno de los espectros utilizaba una gélida ráfaga de viento para empujarlo. Los espectros se fueron volando. Apenas podía caminar erguido. su mirada buscaba a su torturador. Pero esa información la había adquirido demasiado tarde. apretándola contra él y se forzó a continuar subiendo. Un poder oculto ejercía fuerza sobre él y aplastaba su rostro contra la dura piedra. dejó su bastón a un lado y comenzó a arrastrarse. Que ésta sea tu primera lección. El nigromante se dirigió directamente a Kel’Thuzad con un tono que no resultaba ni remotamente amable. Ecos de aquel sonido resonaron por la cueva. pues nunca duermo. te arrebataré la consciencia y continuarás a mi servicio. Si me traicionas. y como ya habrás averiguado. Más bien al contrario. No era un trono de cristal. en cualquier caso. sino miedo… un miedo sobrecogedor. —¡¡Por favor!! —suplicó dejando escapar estas palabras. y una ráfaga de aguanieve lo devolvió a la realidad. Sus manos y rodillas dejaban marcas de sangre tras él a medida que avanzaba penosamente por la última espiral. o a este Rey Exánime. Pero a cambio. dio un tirón de su capa. adornado con pinchos. El trono irradiaba un frío que se metía hasta los huesos y había niebla alrededor. empujando su cabeza hacia abajo. Tenía una gema azul incrustada y. y te enseñaré todo lo que he aprendido del miedo. más que sobre él. hundiéndolo más en la nieve. vio que la luz no se reflejaba en su superficie. que pudiera hacerlo. Los espectros pasaron junto a él rozándolo mientras aullaban. El tiempo pasaba. En un guantelete. El aire era fétido y sofocante. También puede ser agonizante. No obstante. Además. Su respiración se asfixiaba al fondo de su garganta. y sintió la repentina necesidad de salir corriendo. y sus leotardos eran inútiles contra los toscos peldaños de piedra helada. servía de corona. con figuras difusas y oscuras en el interior. Kel’Thuzad se abrigó con fuerza bajo su capa con manos temblorosas y ateridas. La inmortalidad puede ser una gran ventaja. levantó la cabeza y vio que el tenue cristal se iba acercando. Con cada paso. pero… qué equivocación había cometido… qué estúpida e inmensa estupidez. pretendo purgar de Humanidad a este planeta. El casco. Aquí yacía el poder… aquí yacía la perdición. No obtuvo respuesta. Ya no sentía fatiga. pero sabía que levantarse no era la mejor idea. Se acercó unos pocos pasos al trono y ya no pudo avanzar más. Poco después cayó al suelo de rodillas. Uno de los espectros detrás de él dijo: —Nosotros no podemos descansar. . Su paso volvía a aminorar. Kel’Thuzad temblaba aterido. Como mi aprendiz. — ¿Dónde está el maestro? —preguntó con voz alta y temblorosa. le otorgaría sin duda gran poder… y maldición para toda la eternidad. solo una tormenta de granizo que le dio un latigazo cruel. De hecho. La maldad del nigromante le apretó aún más. esperanza y cordura. Irritado. Vas a suplicar la muerte. serás mi servidor el resto de tus días. pero. y no cometer ningún error… y poseo el poder necesario para ello. Desafíame. parecía que devoraba más luz. consiguió decir: —Un momento. No siento afecto alguno por ti ni por tu gente. forzando la vista. Dudaba. Un conjunto de armadura pesada se encontraba sentada en el interior del trono. Servir a este ser espectral. al igual que el resto de la armadura. cuanto más miraba. cuyo gusto no has aprendido aún a apreciar. como Kel’Thuzad había empezado a considerarlo. implacables. por favor. la figura blandía una espada maciza cuyo filo había sido grabado con runas. Se había parado en mitad de las escaleras para apoyarse sobre su bastón. No esperes vencerme. puedo leer el pensamiento tan fácilmente como un libro. doblando su espalda. y jadeando. sino de hielo. —Por favor —se oyó a sí mismo sollozando. el trono cercano sobre él transmitía cada vez más opresión. clavado sin remedio bajo el aura abrumadora de esa cosa de poder inhumano y odio. Nunca me cogerás desprevenido. la perdición no suponía mucho sin la perspectiva de una muerte certera. Se tambaleó y recobró el equilibrio. adquirirás el conocimiento y la magia que sobrepasará tus sueños más ambiciosos. parecía un trono de forma serrada. no le permitieron detenerse. Alrededor de él podía palparse cierta aura de amenaza. Kel’Thuzad llegó a pensar que la armadura sería negra. Esforzándose. Ya hacía tiempo que las ropas de Kel’Thuzad estaban desgarradas. A pesar de la humillación. Tu mente endeble es incapaz de manejar la energía que yo manipulo a mi antojo.

lo juro —aseveró con voz ronca. Pequeñas figuras vestidas de negro formaban un ancho círculo fuera del glaciar. visiblemente rodeados de magia oscura. establecerás mi dominio en Azeroth. Serás mi embajador entre los vivos y reunirás un grupo de seres similares para ejecutar mi plan. Naxxramas se elevó en el aire. La tierra tembló bajo sus pies. la persuasión. Para sorpresa de Kel’Thuzad. Vas a salir ahí fuera y vas a testimoniar mi poder. Un edificio surgía del suelo. la vasta pirámide proseguía su emergencia imposible. Sus brazos. la enfermedad y la fuerza. pero continuaron lanzando hechizos. Lenta. Mientras las figuras vestidas redoblaban sus esfuerzos. Pronto la estructura entera se había despojado del abrazo de la tierra. el hielo se desplazó y crujió. Y ésta será tu embarcación. pero segura.—Te pertenezco. . Pedazos de tierra y hielo saltaron por los aires con una fuerza explosiva. A modo de respuesta. se elevaban y descendían al son de un canto monótono que Kel’Thuzad no podía comprender. el Rey Exánime le envió una visión de Naxxramas. Mediante la ilusión. y la punta del zigurat perforó el terreno helado.