¿Evolución o Revolución de la Administración? M.

Pedro López
La globalización hoy tiene una connotación parcial ya que solo se le vincula con la economía, pero también puede tener repercusiones sociales, políticas, tecnológicas y culturales. La tecnología por su parte ha existido desde la prehistoria aplicando el pensamiento humano en soluciones útiles. ¿Qué las hace diferentes en el entorno administrativo del siglo XXI?

La humanidad ya ha experimentado en el pasado varias etapas globalizadoras, desde las antiguas civilizaciones que avanzaban conquistando territorios e imponiendo su cultura, pasando por varias épocas imperiales (Persa, Egipcia, Española, Napoleónica, nuestros días en como Arabe, Romana, Soviética, Otomana, intentos la misma Inglesa,

Alemana, etc.), hasta llegar a unificadores

conformación de la

Comunidad Europea (González, 2009). Ninguna de esas culturas ha carecido de su propia o tecnología industrial) (artesanal

y las herramientas

relacionadas para la fabricación de sus artefactos, que les ha permitido su propio impacto y expansión. Ambos, globalización y tecnología, han moldeado en el pasado sociedades enteras en el contexto cultural y social; bien sea en un efecto colonizador (imperial) u homologador (globalización), impactando siempre a otros territorios bajo su influencia y empleando sus propios paradigmas de conocimiento. Es cierto que todas esas economías de los imperios del pasado, eran cerradas y controladas por el estado; y no como ahora, que estamos teniendo una economía capitalista totalmente abierta y de mercado, en donde los flujos comerciales y financieros están tendiendo a su integración. Nos está tocando vivir una etapa de comercio mundial única con cada vez menos barreras técnicas y geográficas, y que además presenta un grado de desarrollo tecnológico acumulativo, integrado, eficiente y especializado como nunca antes en toda la historia. Ambos factores en esta etapa de

1

crecimiento me parece que son un motor de influencia en la sociedad que a su vez lucha por no perder sus raíces regionales en el ambiente globalizante. Lo que es más, creo que estamos experimentando un efecto de sinergia entre ambos, globalización y tecnología, que está acelerando su paso dejando atrás todo ejemplo histórico; con un alcance sociocultural nunca antes soñado tendiente a conectar e interrelacionar a todos sus participantes integrándolos en una gran aldea global1; quizás el sueño de muchos en cuanto a un mundo completamente integrado. En su sentido más general, la globalización actual, se refiere a los flujos de: mercancías, inversiones, producción y tecnología entre las naciones. Estos flujos tanto por su alcance como por su profundidad están conformando un nuevo orden mundial, con sus propias instituciones y configuraciones de poder que antes solo se asociaban a las naciones o estados. Este proceso argumenta a favor de la interdependencia de las naciones: la naturaleza compartida de las economías, el carácter mutuo de sus intereses y los beneficios compartidos de los intercambios. Hay quienes defienden la globalización, hay quienes se benefician de la globalización, hay quienes se oponen a la globalización y hasta hay quienes están fuera de la globalización. Lo cierto es que con esta globalización: 1) Se ha profundizado y extendido la división internacional del trabajo 2) La recolección, procesamiento y análisis de la información se trabajan en regiones diferentes. 3) Las naciones en desarrollo han captado buena parte del trabajo industrial intensivo. 4) Se ha aumentado el ingreso per cápita de los países participantes, y por tanto, mejorado el desarrollo económico de los mismos.
1

Término atribuido al filósofo canadiense Marshall Mcluhan (1911-1980). El concepto aparece varias veces en sus libros: The Gutenberg Galaxy (1962), The Making of Typographic Man (1962) y Understanding Media (1964).

2

Por su parte la tecnología como factor de desarrollo en esta nueva etapa de transición mundial está siendo uno de los motores de avance, fundamentada básicamente en el avance científico que ha sido exponencial en los dos últimos siglos y en donde la información ha llegado a ser el recurso más valioso. Esta tecnología a su vez está promoviendo un desarrollo impresionante de las comunicaciones, como nunca antes en la historia. En este sentido está creándose paralelamente una sociedad del conocimiento, que no solo se refiere a los flujos de información y su dominio público, sino que: fortalece la investigación científica, fomenta la integración social dentro de la diversidad cultural, aumenta las oportunidades de aprendizaje, fomenta las herramientas digitales y es incluyente a nivel mundial. El mayor impacto tecnológico de nuestro tiempo, interrelacionado con la globalización y la administración, lo es sin duda el provocado por el desarrollo digital: las computadoras y el Internet. Propiamente los primeros pasos de máquinas mecánicas para el manejo de información datan del siglo XVII (Pascal y von Leibnitz), pasando por la primera computadora analítica creada por Charles Babbage en Cambridge en 1823, hasta llegar en 1947 con la tecnología electrónica de bulbos y lenguaje de máquina, a un concepto similar a lo que conocemos (Proyecto ENIAC de la Universidad de Pensylvania) aunque de un tamaño enorme y con propósitos meramente científicos. Este concepto pronto evolucionaría con la invención del transistor (1950), la integración del lenguaje binario (1955), el desarrollo de los circuitos integrados (1960) y el arribo de los microprocesadores (1970) para llegar en 1971 a tener el primer procesador del mundo, antecesor de la computadora personal y a un costo accesible al público. Para 1976 Steve Jobs y Steve
3

Wozniak ponen a la venta la primera microcomputadora de uso masivo, fundando la empresa Apple; el mercado total fue de tan solo 10,000 computadoras en ese año. Posteriormente todo el desarrollo se ha centrado en reducir tamaños, mejorar capacidades y prestaciones y establecer conectividad en redes (1980 al 2010). Para 2011 se tiene información de venta de 364 millones de computadoras a nivel mundial (Reymer, 2009; Computer History Museum, 2012). Este surgimiento de las computadoras personales, así como el software y los sistemas que manejan son la herramienta tecnológica por excelencia desde finales del siglo XX y que ha permitido la integración de la información y la comunicación (TIC´s); además de su difusión por su conectividad. Estos equipos se complementan con programas (software) tales como: procesadores de palabras, hojas de cálculo, bases de datos, navegadores web, correos electrónicos, medios digitales, juegos y muchas otras aplicaciones particulares y/o especiales. Desde luego que ya es un estándar el equipamiento de conexión, a través de dispositivos como el modem, tanto a redes locales como a redes externas (internet); bien sea por cable o en su actual tendencia inalámbrica. Por otro lado la idea del internet surge en 1957 dentro del departamento de Defensa de los Estados Unidos, mediante una agencia especial (Advanced Research Projects Agency, conocida como ARPA) con el objeto de interconectar una red de computadoras en los sistemas militares, con el objeto de

4

descentralizarlos en caso de un ataque masivo; aunque también posibilitó la conexión de investigadores científicos y posteriormente (1967) de las universidades. Ya para 1969 se logra conjuntar una red universitaria llamada Arpanet, durante 1971 nace el servicio del Email y para 1987 se separa la parte militar de la académica, surgiendo dos redes: Arpanet (militar) y NFSnet (académica). A partir de los 90`s las

empresas empezaron a incursionar en la red y evaluar su potencial en los negocios, tratando de expander sus alcances en el mundo (Internet Society, 2000). El internet desde 1991 (www, World Wide Web, Plataforma Web 1.0) ha venido a revolucionar la comunicación masiva como un medio audio-visual, por su impacto en la sociedad, debido a su flexibilidad de uso y acceso universal que permite un ambiente amigable y personalizado para facilitar su percepción; además de contar con un alcance prácticamente ilimitado y de funcionar a bajo costo como un canal de comunicación instantánea en donde los diversos idiomas se articulan de forma simultánea. Es sin duda un medio alternativo de difusión de ideas que ha venido a “democratizar” el proceso informativo, pero también está haciendo su impacto: social, cultural y político. Hay un antes y un después en las comunicaciones desde la aparición del internet; pues ha llegado a ser un conjunto descentralizado e ilimitado de redes de comunicación interconectadas mediante ciertos protocolos (TCP/IP), que permiten un funcionamiento como una red lógica única de alcance mundial. Comparativamente con los medios de comunicación masiva, el Internet resulta ser el más flexible y de mayor alcance, además de presentar el menor costo. En esta primera plataforma (Web 1.0) se incorpora la empresa Yahoo (1994) y se desarrolla el primer programa para su “navegación” (Netscape), para 1995 se incorporan Ebay y Amazon, durante 1996 se pone en operación el primer sistema de búsqueda (Backrab de Google) y surge la aplicación de la mensajería instantánea (ICQ). En esta etapa la red llega a captar hasta 16 millones de usuarios.

5

Durante 1999 surge el primer sitio social (MySpace), solo seguido hasta el 2004 por Facebook. Es el acceso a la banda ancha (2000) y el crecimiento de aplicaciones (Wikis, Blogs, Video-You Tube en 2005) que comienza una segunda etapa en la red (denominada Web 2.0) caracterizada por la bidireccionalidad, interactividad y colaboración que además crea el ambiente de un sentido de comunidad mundial. Ya para el año 2000 esta red contaba con 250 millones de usuarios y hoy sobrepasa los mil millones: otro verdadero fenómeno nunca antes visto. Esta nueva versión del Internet (Web 2.0) permite el trabajo sincrónico y asincrónico, desde cualquier punto geográfico y en tiempo real; no tiene ninguna barrera de idiomas o prejuicios de uso y permite el intercambio de todo tipo de archivos. Es una plataforma completamente interactiva, de fácil uso y donde todo se encuentra interconectado (Nafría, 2008). Todo lo anterior nos lleva a pensar en su impacto en la administración, en donde los individuos llevan siglos formando y reformando organizaciones, estudiando como hacerlas eficientes y eficaces. Hay que tomar en cuenta que tanto la administración como las organizaciones son producto de su momento y de su contexto histórico y social. La teoría de la administración científica surge hasta principios del siglo XIX, motivada en parte por la necesidad de elevar la productividad, por parte de estudiosos como Frederick Taylor, Henry Gantt y Frank y Lilian Gilbreth; y con base a las funciones de la organización tratan de establecer la mejor forma de hacer las tareas, seleccionando y educando a los trabajadores, y buscando la
6

cooperación amistosa y estrecha entre obreros y patrones. Una segunda corriente administrativa, conocida como clásica, promovida por Henri Fayol y Max Weber, se enfocan más a la organización en si, estableciendo principios para la división del trabajo, la autoridad y el mando, la disciplina, la remuneración, la estabilidad del personal y el trabajo de grupo entre otros (Ríos y Paniagua, 2007). La globalización simultánea a este desarrollo tecnológico, dentro de la administración, están permitiendo un trabajo más colaborativo y participativo de los individuos a nivel mundial; que aparte de enriquecer su experiencia, facilitan su comunicación, ayudan en la búsqueda de información y crean redes de colaboración (personales, profesionales y sociales). Esto también promueve sistemas de enseñanza en línea (e-learning), nuevos modelos de marketing, nuevos servicios y aplicaciones pensados en los clientes finales pero con un alto grado de interacción. Todo este fenómeno conjunto, global-tecnológico-administrativo, posibilita y potencia sistemas de trabajo de alcance mundial en tiempo real, evita las barreras de geografía, idiomas y tiempo, y sin duda promueve un ambiente de comunidad mundial que es enriquecida por contenidos y comunicación. Es muy claro por la velocidad en que se está dando este fenómeno, que no estamos definitivamente frente a una evolución eslabonada de componentes dentro de la administración. Es el efecto de sinergia de estos elementos, con su alcance mundial a través del Internet, que está ocasionando una verdadera revolución administrativa. Si bien muchas culturas en el pasado han sufrido procesos de globalización dentro de su contexto histórico y también han alcanzado mucho desarrollo en sus aspectos tecnológicos, ninguno ha tenido un impacto tan profundo en contenido y extensión como el que nos ha tocado vivir desde finales del siglo XX. No se trata tan solo de un impacto cultural o regional y tampoco se trata tan solo de una tecnología aislada en desarrollo.

7

Cabe mencionar además, que esta revolución va más allá de la administración, con todo y la amplitud de esta disciplina que se involucra con muchas otras: educación, política, logística, estrategia, empresas, ventas, recursos humanos, finanzas, calidad, producción, proyectos, costos, servicios, etc. La globalización actual es diferente a cualquiera histórica por su alcance, está impactando igualmente a todas las disciplinas y actividades humanas; así como esta tecnología de información y comunicación que es la plataforma web 2.0 está mostrando ser una herramienta no solo multidisciplinaria, sino me atrevería a decir que es también multisocial y multicultural. Es por eso que estamos viendo como esta sinergia involucra nada menos que al mundo entero y que lo está cambiando como nunca nada en la historia lo había hecho. Nuestra era ha llevado todo el conocimiento al terreno digital y todo el desarrollo basado en la interdependencia económica mundial; si bien el origen de ambos fenómenos es independiente, presentan una estrecha relación que definitivamente está potenciando el desarrollo. Este desarrollo involucra sin duda, nuevas relaciones y destrezas tecnológicas; inclusive ha llevado a una fusión a las disciplinas de información y de comunicaciones que ahora se conocen como TIC´s (porque integran tecnologías de ambas) y que permiten administrar la abundancia de la información, la ubicuidad de los flujos informativos, las conexiones interactividad. Muchos se refieren a nuestra época como la “era digital”, y yo añadiría “global”, marcada por el surgimiento, desarrollo y expansión de las tecnologías informáticas, basadas en la computadora y el Internet, que están permitiendo el desarrollo y la difusión del pensamiento humano de forma extraordinaria; convirtiéndose prácticamente en una fase expansiva de la inteligencia humana. Esto aunado a la globalización general, nos está generando nuevos paradigmas, además de nuevos patrones personales y sociales; nos está reduciendo el tamaño de este mundo llevándonos a conformar una “aldea global” y creando en su camino una nueva realidad. y la misma

8

BIBLIOGRAFIA Computer History Museum. Timeline of computer History. Recuperado el 21 de Noviembre de 2012 en: http://www.computerhistory.org/timeline/ González, E., A. (2009). La globalización en la Historia. Revista Empresa y Humanismo, 5 (1), 95-117. Internet Society. (2000). Brief History of the Internet. Recuperado el 22 de Noviembre de 2012 en: http://www.internetsociety.org/sites/default/files/Brief_History_of_the_Internet.pdf Lanza, M. (2002). Las tecnologías de la información y comunicación como un instrumento para el desarrollo. Tegucigalpa: PNUD. Recuperado el 22 de Noviembre en: http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd29/instrumento.pdf Nafría, I. (2008). Web 2.0 El usuario, el nuevo rey de Internet. Barcelona: Gestión 2000. McLuhan, M. & Powers, B.R. (1993). La Aldea Global. Barcelona: Gedisa. Mcluhan, M. (1996). Comprender los medios de comunicación. Barcelona: Paidós. Noriero, E., L. y Almanza, S., M. (2006). Controversias de las nuevas tecnologías en el marco de la globalización, ¿Qué opciones ante las hegemónicas? Universidad de Chapingo, Artículos y Ensayos de sociología rural, 70-82. Reymer, J. (2009). Total Share: Personal Computer Market Share 1975-2005. Blog. Recuperado el 22 de Noviembre de 2012 en: http://jeremyreimer.com/postman/node/329 Ríos S., A. y Paniagua A., A. (2007). Orígenes de la Administración, Tendencias de desarrollo en el siglo XXI. México: Trillas. Solomon, G., & Schrum, L. (2007). Web 2.0. New tools, New schools. United States of America: ISTE. Stoner, J.A.F., Freeman, R.E. y Gilbert, D.R. (1996). Administración. México: Pearson Prentice Hall.

9