TEMA 1: INTRODUCCIÓN A LA CIRCULACIÓN SANGUÍNEA

En la evolución se ha desarrollado un sistema por el cual una serie de canalículos se encargan de hacer llevar el medio externo a todas las células (cien mil millones de células sin contar las bacterias- microbiombo). La célula que más lejos queda de un vaso está a 50 micrómetros, por lo que es necesaria una red extensa de capilares para abastecer a todas ellas. Los vasos se organizan siguiendo un patrón estructural, de tal manera que existe una bifurcación en “Y” de los vasos. Esta organización corresponde con una ecuación fractal.

¿Por qué hace falta la circulación?

CARACTERÍSTICAS DE LA CIRCULACIÓN

En definitiva: • Tener un volumen mínimo de líquido circulando a una velocidad adecuada, cercana a -la óptima. • El líquido debe quedar confinado en circulatorio, puesto que si sale, se pierde. el interior del sistema

• Los vasos deben ser permeables en ambos sentidos, para permitir el intercambio. • Poseer una bomba que permita la distribución de fluidos por los canales de circulación. Esta bomba es el músculo cardíaco.

REQUERIMIENTOS FÍSICO-QUÍMICOS DE LA CIRCULACIÓN
• • La pared de los vasos debe estar constituido por material distensible y elástico. El rozamiento del fluido contenido en el interior de los canales debe ser mínimo. El endotelio (capa de células que tapiza las paredes de los vasos) se encarga entre otras cosas de ejercer el menor rozamiento posible. La velocidad del fluido debe tener ciertos límites. Si va demasiado rápido no hay intercambio, si va demasiado despacio, corre el riesgo de tamponarse. La presión que ejerza el fluido en la circulación debe ser suficiente para vencer la fuerza de la gravedad que actúa sobre nuestro organismo y evitar el colapso de los vasos circulatorios, pero no excesivamente alta. La presión arterial = presión atmosférica (760 mm Hg) + presión que ejerce el fluido. El líquido circulatorio debe permanecer en el interior del vaso para lo cual debe tener: o o Una viscosidad determinada Una presión hidrostática suficiente (altura de la columna x el peso específico del líquido) para mantener abiertos los vasos. El sistema de circulación debe superar ciertos valores de presión hidrostática en nuestro cuerpo. Para que la sangre llegue al cerebro el corazón debe impulsar la sangre con más fuerza, ya que debido a la gravedad, esta tiene mayor dificultad para llegar.

Los vasos deben tener una presión osmótica (fuerza que trata de detener el flujo de solvente que pasa a través de una membrana semipermeable hacia el lado en que haya una mayor concentración) para retener un volumen adecuado de fluido. Esta presión también permite la salida de líquido. Debe poder transportar moléculas simples, cargadas, complejas, etc.

ELEMENTOS BÁSICOS DEL SISTEMA CARDIOVASCULAR
• • • Vasos de reparto sanguíneo: Grandes arterias, arterias medianas, pequeñas arterias, arteriolas y capilares. Vasos de recolección sanguínea: Vénulas, venas medianas, grandes venas Vasos de recolección de fugas: suelen perderse proteínas, por lo que requerimos de un sistema que las devuelva al torrente sanguíneo. De ello se encargan los vasos linfáticos grandes y pequeños. Si hay un fallo en el sistema de fugas, no se pueden recaptar las proteínas y se produce una acumulación de agua, haciendo que el volumen aumente, produciendo una patología. Volumen de fluido: sangre. Procede de la médula ósea y el timo. Bomba de impulsión: corazón. Sistema de control físico-químico de la circulación, que se haya en el cerebro y posee sensores por todo el cuerpo para captar información de las características del medio; de forma que la circulación se adapte a las circunstancias.

• • •

FUNCIONES SANGUÍNEA

PRINCIPALES

DE

LA

CIRCULACIÓN

TIPOS DE CIRCULACIÓN
Hay 2 circulaciones • Circulación sistémica: del corazón organismo y desemboca al lado derecho del corazón. Circulación pulmonar: del corazón derecho hacia los pulmones y desemboca al corazón izquierdo. izquierdo, recorre todo el

Aunque la primera se conozca como circulación mayor y la segunda como circulación menor, el volumen de sangre de ambas circulaciones es el mismo. Cuando se conectan varios sanguíneos en paralelo, es decir, cuando se bifurcan, la

resistencia baja. Esta es la razón de la disposición de vasos, facilitar al corazón el bombeo de sangre.

CARACTERÍSTICAS DE LOS VASOS
Los vasos son estructuras distensibles y elásticas. En ellos existe un equilibrio entre la presión que ejerce el fluido y la tensión de la pared. ∆Presión = ∆Tensión Presión = Fuerza/Superficie Tensión = Fuerza/Longitud Un shock circulatorio se produce cuando la presión arterial no es suficiente para distender los vasos sanguíneos (valores menores a 40 mm Hg), produciéndose así un colapso de estos. Cualquier elemento elástico se caracteriza por poder distenderse (stress) y posteriormente volver a su estado original (strain- deformación). Al reflejarlo en una gráfica vemos una curva que en un momento dado cambia la trayectoria y pasa a ser una línea casi horizontal.

ZE

Z P

Zona elástica (ZE): zona que va a volver a su forma original después de haberle aplicado tensión. La pendiente de la curva se conoce como modulo de Young. Zona plástica (ZP): representa la imposibilidad de mayor distensión del elemento y, por tanto, la generación de su deformación.

Cuando se alcanza el punto de fractura (breaking point) esto se debe a que el elemento no puede soportar tanta distensión y se rompe.

Dependiendo de las características del vaso resultará más o menos difícil introducir un volumen adicional. Los cambios de volumen y de presión que se producen en un sistema se conoce como complianza, distensibilidad o adaptabilidad. 1. Si el vaso sanguíneo fuese rígido del todo, al intentar introducir el volumen, la presión tendería a crecer al máximo dependiendo de la fuerza de inyección del volumen. Por tanto, pequeños aumentos de volumen generan grandes cambios de presión. 2. Si por el contrario la pared es fácilmente distensible, la presión aumentará muy poco ante la entrada de un volumen. 3. En caso de que la pared sea un poco distensible, si aumenta el volumen, aumenta un poco la presión, estableciéndose una relación entre incremento de volumen y presión (situación normal de un vaso sanguíneo).

Velocidad de flujo=Flujo/área Flujo= Volumen/tiempo

Las consecuencias de la velocidad de flujo son que al intentar medir la presión esta variará según cómo introduzcamos el indicador de presión (en contra de corriente, a favor de corriente…). En los fluidos influye la fuerza de rozamiento, lo que acarrea una pérdida progresiva de la presión a la que circula el líquido. En caso de que exista un estrechamiento en el vaso, la presión en este punto disminuye, puesto que la columna de líquido es más corta y, si recordamos, la presión hidrostática depende de la altura de la columna (a menos altura, menor presión). Por el contrario, el volumen es el mismo, por lo que aumentará la velocidad. En conclusión, el hecho de que disminuya la presión hidrostática no acarrea una disminución de la velocidad.

En el sistema circulatorio existe un rozamiento entre el líquido y las paredes y a su vez entre las distintas capas de líquidos. El rozamiento entre las capas de líquidos se denomina viscosidad. Hay que tener en cuenta el

rozamiento de un líquido es mayor cuando se relaciona con un sólido que entre líquidos, por ello, en el segundo caso la velocidad es mayor.

Cuando entre dos partículas en movimiento existe gradiente de velocidad, o sea que una se mueve más rápido que la otra, se desarrollan fuerzas de fricción que actúan tangencialmente a las mismas. Las fuerzas de fricción tratan de introducir rotación entre las partículas en movimiento, pero simultáneamente la viscosidad trata de impedir la rotación. Dependiendo del valor relativo de estas fuerzas se pueden producir diferentes estados de flujo. El flujo laminar es la manera de circular un fluido en el continente, que produce menos resistencia. Cuando la velocidad aumenta, la relación entre la presión y el flujo también aumenta y genera un flujo turbulento que genera un mayor rozamiento. Los números de Reynolds nos permiten establecer una relación entre fuerza de inercia del fluido y viscosidad para así establecer el tipo de flujo de un determinado problema. La velocidad a la que se impulse la sangre debe ser alta para mantener el flujo laminar pero no para el mantenimiento del flujo turbulento, ya que este último gasta gran cantidad de energía (nuestro sistema circulatorio busca el ahorro energético, por tanto, busca el mantenimiento del flujo laminar)

Los vasos del organismo pueden tener diferentes longitudes. Mientras más largos sean los tubos, menor flujo. La longitud del vaso afecta al flujo de sangre de un tejido.

La viscosidad también afecta al flujo. Se han de tener en cuenta los elementos formes, los cuales generan rozamiento. Al igual, influyen las proteínas plasmáticas y otros elementos, que ofrecen resistencia al paso de la sangre. (Unidad de viscosidad = Poise) Para que un eritrocito pase por el vaso, éste debe deformarse. Dicha deformación implica un esfuerzo, y más probabilidad de rozamiento en la pared del vaso. Cuando la sangre tiene que pasar por vasos sanguíneos de pequeño calibre, esto supone un esfuerzo. Por tanto, el radio o diámetro del vaso influye en el flujo sanguíneo. De aquí deducimos la ley de Poiseuille.

Ley de Poiseuille
Resistencia proporcional a la longitud del vaso; viscosidad proporcional a la resistencia. Por tanto, la resistencia depende de la viscosidad y la longitud. Relación inversa entre resistencia y radio: una pequeña reducción del radio supone un brutal aumento de la resistencia, por ello elevamos el radio a un exponente 4.

Bernoulli: Ecuación y aplicaciones en la mecánica de fluidos.
Mecanismo en el que se basa el vuelo de los aviones.

En los aviones se necesita un gradiente de presión para acelerar el aire alrededor de la superficie superior curva del ala. El aire de esa zona tiene

baja presión. Debido a que la presión del aire de debajo del ala es mayor que la presión del aire de la parte superior, se establece una red que ejerce fuerza sobre el ala y así se produce la subida del avión. El producto de la presión por la velocidad debe ser constante. Si aumenta mucho la velocidad, la presión disminuye. La relación entre la velocidad del fluido y la presión que se genera es crítica. Cuanto mayor es la velocidad, menor es la presión. Esto, se ve claramente en la arteria aorta. Cuando la velocidad del fluido entre las valvas es muy grande, se produce una diferencia de presión entre ambos lados de las mismas y se mantienen abiertas permitiendo así el paso de la sangre y la continuación de la circulación por las arterias coronarias del corazón.

Conexiones
Conexión de sistemas de conducción tubular ya sean rígidos o distensibles. La resistencia de tres segmentos de tubos conectada en serie es la suma algebraica de la resistencia al calor. La resistencia total será mayor que la resistencia de cada uno de ellos en serie. La mayoría de la estructura fractal de la circulación en línea se da por bifurcaciones en paralelo. En este caso la resistencia total es menor que la individual. Es por ello que al corazón no le cuesta tanto trabajo bombear la sangre a través de este sistema.

Flujo

Variación de valores de flujo según el sistema sea rígido o distensible y si la entrada de fluido se hace por un recipiente 1. Flujo estable 2. Flujo intermitente (cuando el corazón bombea) a. En el tubo rígido, ante una intermitencia, las alteraciones en la entrada del flujo se representan exactamente igual en la salida. b. Cuando se bombea intermitentemente a través de un sistema bursátil, la representación es en ondas, puesto que hay un aumento de presión más suave. Esto es lo que sucede en el cuerpo, con la función de suavizar el sistema de bombeo, amortiguando los cambios de presión… El sistema no es hermético, si no que tiene fugas a nivel de cualquier vaso, especialmente en el territorio capilar y va a ser recogida por los vasos linfáticos para evitar una situación de edema tisular, que puede llevar a que el individuo perezca por falta de proteínas en circulación. Se recuperan de 100-200 gramos de proteína al día.