Clave: M1-1

METODOLOGÍA PARA LA TRANSVERSALIZACIÓN DEL EJE EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA LA SUSTENTABILIDAD EN LOS CURRÍCULA DEL CENTRO UNIVERSITARIO HISPANO MEXICANO DE VERACRUZ Erika Uscanga Noguerola 1 Gustavo Antonio Huerta Patraca2 Resumen Lo que se ha observado con más frecuencia en la educación superior en México es la incorporación de la educación ambiental como una asignatura, como un programa académico de licenciatura, especialización, maestría o doctorado. Si bien hacerlo de esta forma representa retos, es una vía corta, pues la ruta que denota mayor complejidad y una mayor travesía es ambientalizar el currículum en sus dimensiones cognoscitiva y formativa; es decir, transversalizarla en todas las áreas de conocimiento de los programas académicos que se ofertan y en las actividades cotidianas que lleva a cabo la institución, dado que el proceso de formación no sólo es para el profesor y el alumno, lo es también para todos los que integran la institución. No obstante, es una visión más integral en la concepción del quehacer educativo, en la búsqueda de una mayor pertinencia entre las demandas de los distintos sectores –la cual sin duda conlleva grandes oportunidades para las IES–, por ello es necesario trazar las rutas que faciliten todo el proceso de transversalización, ya sea basándose en una metodología probada o, bien, creándola y desarrollando los propios mecanismos de incorporación de los ejes transversales en el currículum. La propuesta metodológica del Centro Universitario Hispano Mexicano para incorporar la educación ambiental para la sustentabilidad como eje transversal dentro de los currícula data de diez años atrás, en los que se ha venido consolidando, y hoy tiene claros resultados, aunque el camino se sigue trazando. Palabras clave: currículum, transversalización, educación ambiental para la sustentabilidad. Mesa de trabajo: Modificaciones curriculares transversales. Nivel de estudios: Educación superior (licenciatura).

1

Coordinadora de Gestión y Educación Ambiental, Centro Universitario Hispano Mexicano, tel. 01 (229) 935 68 22. E-mail: erikau@cuhm.edu.mx. 2 Director Académico, Centro Universitario Hispano Mexicano, tel. 01 (229) 935 68 22. E-mail: ghuerta@cuhm.edu.mx.

Introducción En 1996 el Centro Universitario Hispano Mexicano (CUHM) incorpora a su Plan de Desarrollo Institucional (PLADEI) una línea estratégica denominada Desarrollo Sustentable, la cual se articuló de forma horizontal con las diez líneas que ya conformaban el documento rector de la planeación educativa, quedando de la siguiente forma:

Esquema 1: Líneas estratégicas del PLADEI

El trabajo de transversalización de la educación ambiental para la sustentabilidad en los currícula del CUHM inició en el año 2000, cuando se creó el Programa Institucional Ambiental para el Desarrollo Sustentable (PIADES), en el que uno de los objetivos se refiere a “Integrar la dimensión ambiental y la sustentabilidad como eje transversal en el proceso de toma de decisiones y en las actividades de administración, docencia, investigación, formación, promoción, vinculación y demás que se realizan en el CUHM”. Tal aspecto es el punto de partida para la transversalización curricular. El PIADES contempla tres áreas de acción interconectadas, que en conjunto agrupan nuestras funciones sustantivas y dan sentido y orientación a los fines perseguidos por el CUHM en la transversalización de la educación ambiental para la sustentabilidad, buscando en el plano
2

cognoscitivo y formativo del currículum la congruencia institucional del proyecto educativo, y al mismo tiempo, la razón a nuestra existencia. Dichas áreas son: vida institucional, vida académica y vinculación. La vida institucional implica la creación, operación y evaluación de buenas prácticas ambientales traducidas en políticas de gestión ambiental; la consideración en la toma de decisiones al momento de diseñar y construir espacios físicos y adquirir mobiliario, así como acciones de inducción a alumnos, profesores y el personal en general sobre las medidas de sustentabilidad. El eje de transversalización de la educación ambiental para la sustentabilidad (ETEAS) –al ser la esencia del CUHM y aquello que lo distingue como IES– se trabajó en paralelo a la vida académica, ya que implica el diseño y desarrollo de planes y programas de estudio; el trabajo en academias e interacademias de los catedráticos; la actualización profesional de éstos para fortalecer el trabajo con los estudiantes; el diseño conjunto de proyectos intra e interdisciplinarios; además de acciones concretas de investigación orientadas a la generación y/o aplicación del conocimiento. La vinculación implica proyectar socialmente a la institución y llevar a cabo acciones conjuntas con otras instancias e instituciones, creando los escenarios donde se puedan intercambiar experiencias que permitan generar y enriquecer futuras actividades. En concreto, se parte de una congruencia entre el discurso y las acciones, por lo que es básico que el ETEAS esté presente en la vida institucional del CUHM de forma tal que permee las actividades cotidianas de índole organizacional, administrativa y académica, contemplándolo como un lineamiento implícito en el quehacer educativo que se asuma por todos los agentes involucrados, con la finalidad de fortalecer a la institución desde adentro.

3

Esquema 2: Ámbitos de acción del PIADES

Objetivo general Desarrollar una propuesta metodológica para la transversalización de la educación ambiental para la sustentabilidad en los currícula del Centro Universitario Hispano Mexicano. Objetivos específicos: 1. Ejemplificar el proceso de transversalización del eje educación ambiental para la sustentabilidad en los elementos del diseño curricular de los programas académicos de licenciatura del CUHM. 2. Ejemplificar los tipos de transversalización curricular del eje educación ambiental para la sustentabilidad en el plano cognoscitivo y formativo del currículum del CUHM.

Metodología La estrategia metodológica que ha llevado a cabo el CUHM para incorporar el ETEAS en la vida institucional desde el año 2000, fue la conformación de un Comité de Manejo Ambiental
4

(CMA) que operara como un órgano colegiado de naturaleza multidisciplinaria, con funciones propias, para documentar las experiencias, generar mayores propuestas, elaborar proyectos, convocar la participación de la comunidad, desarrollar actividades de educación ambiental al interior de la institución y vincular a la universidad con diversos sectores. El CMA se integró con la participación del personal directivo, administrativo, docente y alumnado, cuya labor sentó las bases de la transversalidad y permitió recuperar propuestas para un actuar de responsabilidades compartidas. Este órgano comenzó a sesionar una vez por mes, teniendo de cuatro a cinco reuniones por semestre y, desde su conformación, comenzó a desarrollar una serie de actividades en las tres áreas de acción del PIADES. La metodología que ha desarrollado el CUHM para incorporar a la educación ambiental para la sustentabilidad como un eje transversal, específicamente en el plano cognoscitivo y formal de los currícula de los programas académicos que se ofertan de licenciatura en la modalidad escolarizada, requirió del trabajo conjunto y gradual entre rectoría, dirección académica, la coordinación de gestión y educación ambiental (CGEA) y el cuerpo docente, para analizar los principales elementos del plan de estudios (objetivos de carrera, perfil del egreso y mapa curricular) y reestructurarlos, a fin de reflejar explícitamente los objetivos de la transversalidad. Este ejercicio dio lugar a una primera matriz (véase Anexo 1, ejemplos I, II y III). En un segundo momento, el trabajo consistió en hacer un mapeo de las áreas de formación con sus respectivas asignaturas (éstas aparecían en orden semestral) para cada programa académico, lo que permitió dimensionar el número de áreas de formación de apoyo y las disciplinares. Posteriormente, se conformó una segunda matriz (véase Anexo 1, ejemplo IV) que contenía las áreas de formación y sus correspondientes asignaturas por programa académico, documento en el que se debía explicitar la ambientalización por asignatura.

5

Esquema 3. Incorporación del eje de transversal educación ambiental para la sustentabilidad desde el diseño curricular

Esta labor fue clave para definir los temas que permitirían ambientalizar las asignaturas, agrupadas por áreas de formación, considerando las finalidades previamente establecidas en el objetivo de la carrera y el perfil de egreso de los planes de estudios. Durante este proceso, se operó cuidando la verticalidad y la horizontalidad, con apoyo del mapa curricular y los programas de estudio de las asignaturas, para no saturar y/o repetir temas, más bien buscando profundizar en los alcances de éstos al interior de las materias e incrementando el grado de dificultad tanto en los objetivos como en las actividades y experiencias de aprendizaje (aun cuando en las materias seriadas se diera seguimiento a un tema). Este ejercicio, con apoyo de la matriz dos, implicó que el profesor propusiera por asignatura un objetivo, un tema y subtemas (estos últimos, sólo si se consideraban necesarios), actividades de aprendizaje, recursos y fuentes de consulta o bibliografía. Cabe mencionar que uno de los lineamientos a seguir fue el iniciar los planteamientos en las asignaturas por orden de aparición, tal como se van cursando (semestres nones, semestres pares), pues no se debía alterar este orden, dado que eso significaba la pérdida de la secuencia y pertinencia de toda una propuesta de transversalización por área de formación. Los temas a transversalizar como parte del ETEAS se determinaron considerando todos los que se habían abordado durante ocho años atrás, y que habían sido reportados por los profesores como experiencias de gran aporte en las asignaturas. Para llegar a una metodología de esta naturaleza, fue necesario que el área de la CGAE trabajara con el cuerpo docente durante dos
6

años en los periodos intersemestrales, periodos en los que la institución les brinda capacitación, por lo que se requirieron en los meses de julio de 2008, enero y julio de 2009 y enero de 2010 de cuatro talleres, cada uno de 12 horas de labor presencial y 12 horas de asesorías, unas veces personalizadas y otras de forma colectiva, de acuerdo con el equipo de trabajo académico que se agrupaba por áreas de formación y/o por carrera. En todo momento se recurrió a los medios de comunicación electrónica para la entrega a revisión y concreción de las matrices. Un último ejercicio de revisión y filtro de los planteamientos de transversalización de la matriz dos en los programas académicos, se logró nuevamente con la participación de rectoría, la dirección académica y la CGEA, con el propósito de afinar y unificar las propuestas del cuerpo docente en cada asignatura por áreas de formación. Esta labor implicó sesiones de trabajo intensas de tres a cuatro horas durante dos semanas, puesto que requería revisar en todo momento la matriz dos y el contenido de cada uno de los programas de estudio para cada licenciatura. En cuanto al ETEAS en el plano de la vinculación, la metodología que se ha seguido involucra la participación de la CGEA y el CMA, los cuales se vinculan al interior de la institución principalmente con rectoría, dirección general, la dirección académica y las coordinaciones de carrera. Acordando con cada una de las áreas los compromisos y las competencias que les corresponde asumir para colaborar institucionalmente en programas, proyectos, acciones e iniciativas a nivel local, regional y nacional. Esto conlleva un proceso de comunicación interna y de clarificación de posturas hacia el exterior, con la finalidad de vincularse con organismos, instancias e instituciones que sean afines al trabajo del CUHM en materia de educación ambiental para la sustentabilidad (EAS).

7

Esquema 4: Transversalización de los ámbitos de acción del PIADES

Referentes teóricos Para efectos de este trabajo nos referimos a la transversalidad en el ámbito de la educación superior, y siendo la transversalidad el tema central de esta obra es importante tener claro lo que se entiende por este término, el cual de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, es “aquello que se halla o se extiende atravesado de un lado a otro” y “que se cruza en dirección perpendicular con aquello que se trata”.3 Esta definición indica que lo transversalizado no es algo añadido como un componente aislado, sino que pasa a formar parte de los elementos que ya existen y se integra a tales tratando de conformar una misma unidad. No es un componente de mayor o menor jerarquía, más permea y se articula de forma vertical y horizontal. Desde el punto de vista de Erik Roth (2000:28), el término es concebido como un paradigma que propone una nueva “forma de ver y valorar el mundo, la sociedad y la naturaleza”, de ahí que el ejercicio y la acción de transversalizar lo entendamos como un paradigma y un enfoque

3

Consultado en http://buscon.rae.es/draeI/ el 16 de agosto de 2010.

8

pedagógico en el quehacer educativo, de tal forma que los ejes y los temas que se transversalizan en el currículum habrán de estar situados de forma estratégica y articulados en más de una disciplina pues, a decir de Guzmán (2006), los ejes y temas transversales “incluyen temas y/o tópicos que hacen referencia, preferentemente, a contenidos emergentes e integradores, los cuales –por su naturaleza– no pueden ser tratados en una única asignatura…”, por lo que no se debe caer en una reducción de la transversalización en el quehacer educativo introduciendo materias específicas para abordar ciertos temas de interés social, dado que este ejercicio conlleva una visión de integración e interconexión de los nuevos contenidos por aprender con los ya existentes. El currículum lo entendemos como la propuesta formal, traducida en documentos, como las formas, procesos y productos que se asumen para su desarrollo. El currículum entonces tiene, para nosotros, dos dimensiones, la formal y la procesual o formativa, de allí que el modelo académico centre su cometido en la propuesta curricular y en el trabajo que los sujetos e instancias académicas realizan con relación a los documentos formales. La educación ambiental queda entendida como el proceso de formación de conocimientos, hábitos y valores culturales, basados en la sensibilización de los problemas a partir de la relación hombre-naturaleza, del estudio crítico y del análisis complejo de la realidad, para derivar en prácticas individuales y colectivas responsables, justas y equitativas, con impacto local y global (Pedraza y Medina: 2000). En este sentido, la educación ambiental para la sustentabilidad la asumimos como un proceso de conocimiento dinámico que se estructura a lo largo de una adecuada investigación en la que se problematizan temas de interés social y se articulan con la experiencia personal y la oportunidad de la acción y la participación social (Lencastre, 2000).

9

Resultados Hasta la fecha, han egresado 9 generaciones de estudiantes de los diversos programas académicos que se cursan a nivel licenciatura, con aspectos tanto formativos como informativos sobre educación ambiental para la sustentabilidad. El número de estudiantes capacitados ha sido alrededor de 1,000. A su vez, se ha capacitado y brindado formación sobre el tema a un promedio de 65 catedráticos que conforman nuestra planta docente, así como al resto del personal administrativo y de apoyo. La generación de aprendizajes en relación con la transversalización del eje educación ambiental para la sustentabilidad forma parte de un gran número de asignaturas de los programas académicos que se imparten actualmente. Por cuestiones de espacio en el documento, sólo se presenta, a manera de ejemplo, la transversalización en la Licenciatura en Mercadotecnia. (Véase Anexo 1, ejemplo completo) Actualmente, desde el nivel de posgrado –concretamente con la participación de estudiantes de la Maestría en Docencia, a través del desarrollo de un proyecto de tesis–, se está trabajando en la propuesta de evaluación de la metodología de incorporación del ETEAS en los currícula de licenciatura en la modalidad escolarizada. Desde el año 2003 a la fecha, 35 estudiantes han liberado el servicio social comunitario con orientación ambiental. Por otra parte, el Programa de Manejo de Residuos Sólidos del CUHM ha sido implementado en dos escuelas primarias de la región y tomado como referencia para proyectos en distintas IES. Asimismo, en el Premio al Mérito Ecológico 2003 y 2004 a nivel estatal, el CUHM obtuvo una constancia por su participación y en el 2005 fue merecedor de este reconocimiento en la categoría Educativa.

Conclusiones El ejercicio de transversalización curricular en el plano formal deja ver, tentativamente, que es necesario incorporar el eje educación ambiental para la sustentabilidad como asignatura de tronco común en todos los programas académicos en la modalidad escolarizada, que debe cursarse en el primer semestre, puesto que aún con la ambientalización de los currícula, debemos asegurar que conceptos básicos vinculados a la educación ambiental para la
10

sustentabilidad queden asimilados y anclados para garantizar la apropiación en lo sucesivo de los temas y contenidos que son transversalizados a lo largo de la formación profesional en cada disciplina. La metodología de transversalización del eje educación ambiental para la sustentabilidad descrita en este documento puede ser replicada en otras IES mediante el trabajo colectivo que realizan los directivos, docentes, estudiantes y la corresponsabilidad con la sociedad civil.

Bibliografía • Prieto Alfonso Lencastre, Marina (2000). Transversalización curricular y

sustentabilidad: contribución para la teoría y práctica de la formación de maestros. Revista Tópicos de Educación Ambiental. V. 2, Núm. 6, p. 14, diciembre. • • Díaz Barriga, A. (2006). La educación en valores: avatares del currículum formal, oculto y los temas transversales. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 8 (1). Velásquez de Castro, Federico (1995). Temas transversales, educación ambiental: orientaciones, actividades, experiencias y materiales. Ed. Ministerio de Educación y Ciencias /Narcea, Madrid. • González Gaudiano, Edgar (2000). Los desafíos de la transversalidad en el currículum de la educación básica en México. Revista Tópicos de Educación Ambiental. V. 2, Núm. 6, p. 67, diciembre. • Gutiérrez Pérez, José (1995). La educación ambiental, fundamentos teóricos, propuestas de transversalidad y orientaciones extracurriculares. Madrid, La Muralla. (Colección Aula Abierta). • Guzmán Palacios, Luis (2006). La transversalidad en el currículum nacional. ¿Cómo trabajar los objetivos fundamentales transversales en el aula? Segundo ciclo de enseñanza básica y enseñanza media. Ministerio de Educación, Unidad de Apoyo a la Transversalidad, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile, 2a. Edición, diciembre 2003. • Pedraza Niño, Nhora Inés y Medina Bocanegra, Amanda. (2000). Lineamientos para formadores en educación ambiental. Bogotá, Cooperativa Editorial Magisterio, Aula Abierta.
11

• •

Reigota,

Marcos

(2000).

La

transversalidad

en

Brasil:

una

banalización

neoconservadora. Revista Tópicos de Educación Ambiental. V. 2, Núm. 6, diciembre. Roth, Erik (2000). Medio Ambiente como transversal en la educación formal: algunos apuntes de la experiencia boliviana. Revista Tópicos de Educación Ambiental. V. 2, Núm. 6, p. 28, diciembre.

12