1

Muerto Fernando VII, en 1833, comienza una nueva etapa en la historia de España, en la cual se procederá a construir un nuevo Estado, según las directrices del liberalismo. En el siguiente tema estudiaremos algunos de los aspectos más significativos de este decisivo periodo, que políticamente podemos dividir en tres etapas:

2

La instauración del liberalismo trajo consigo la existencia de órganos representativos (Parlamento, Ayuntamientos, Diputaciones…), siendo los partidos políticos los instrumentos para proveer de representantes a esas instituciones. Surgieron, pues, una serie de fuerzas políticas que representaban las opciones del liberalismo español. Ahora bien, no podemos pensar en partidos como los actuales. En buena medida no eran más que una agrupación de personalidades alrededor de algún notable –civil o militar- y no constituían partidos con programas elaborados, sino corrientes de opinión o “camarillas” vinculadas por relaciones personales o por intereses económicos. Por último, la enorme restricción de derecho a voto y la falta de tradición parlamentaria desvinculaban a la inmensa

3

-Bienio progresista (1854-1856) -Acapararon el poder, apoyados por la corona. Políticos: soberanía nacional, sufragio censitario menos restrictivo. Cívicos:defensa de derechos individuales. Relación Iglesia- Estado: estado aconfesional. Organización del Estado: descentralización administrativas. Económicos: librecambismo. clases medias, artesanos, profesionales liberales, oficialidad media y baja del ejército. - Líderes: Espartero.

- Principios ideológicos:

- Principios ideológicos: Políticos: soberanía compartida, sufragio censitario, Cívicos.restricción de libertades Públicas, Relación Iglesia- Estado: estado confesional, Económicos: proteccionismo económico, Organización del Estado: centralismo. -Bases sociales: gran burguesía, nobleza, alto clero, altos mandos del ejército. - Líderes: Narváez.

-Bases sociales:

1849: defensa del sufragio universal, UNIÓN LIBERAL libertades públicas, laicismo, asistenc 4 Partido centrista. Social. Líder O’Donell.

La Unión Liberal aglutina en sus filas a la parte más conservadora de los Progresistas y a la parte más reformista de los Moderados del reinado de Isabel II en un intento por ocupar el centro político de la época. El origen social de sus miembros era muy dispar: nobles, abogados, empresarios, comerciantes, banqueros, militares y funcionarios. Ideales: - Soberanía compartida. - Reforma del Estado en un sentido centralista. - Política económica basada en fuertes inversiones por parte del Estado. - Reforma de la ley de prensa. Respeto de la libertad de imprenta. Su líder más representativo fue Leopoldo O,donnell.

PARTIDO DEMOCRÁTICO.
Fue una formación política surgida en España en abril de 1849 como desgajamiento del Partido Progresista. Demandaba el pleno reconocimiento de los derechos ciudadanos y las libertades individuales, el sufragio universal, la desamortización de todos los bienes de la Iglesia, incluidos los bienes civiles y la abolición de las quintas.

5

6

Durante el largo reinado de Isabel II (si incluimos la etapa de regencias), se bleció el modelo de liberalismo que iba a regir durante el siglo XIX en Esp Estas serán las etapas que vamos a analizar:

as Regencias (1833-1843) a década moderada (1844-1854) ienio progresista (1854- 1856) l final del reinado de Isabel II (1856- 1868).

7

a. Las Regencias (1833- 1840) regencia de Mª Cristina: Tras la muerte del rey su viuda, Mª Cristina

upo la Regencia, durante esta debemos destacar: l estallido de la primera guerra carlista, como consecuencia del problema cesorio. El conflicto supuso un enfrentamiento entre dos visiones de España solutista y liberal. nicio de las reformas liberales: división provincial de Javier de Burgos (1 tatuto Real (1834), realizado por Martínez de la Rosa; una carta otorgada d Corona no renunciaba a su soberanía y así las Cortes solo podían legislar a opuesta del monarca. El sufragio era extremadamente restrictivo y solo podí tar 16.000 individuos con las rentas más altas. os gobiernos progresistas (1935- 1937): en 1935 los liberales progresistas otagonizan una revolución y la Regente se ve obligada a llamar a Mendizáb 8 a presidencia de gobierno. La medida más importante será la desamortizaci

División administrativa de Javier de Burgos.

Martínez de la Rosa.

Mendizábal.
9

a Constitución de 1837: el motín de los sargentos de La Granja, dio paso a convocatoria de unas Cortes constituyentes que elaborarán una nueva nstitución.

La Constitución de 1937, de carácter progresista, recuperaba algunos pectos del liberalismo de 1812 (división de poderes, importancia de derecho ividuales...) a la vez que aceptaba algunos de los planteamientos del ideario derado (sufragio censitario, cortes bicamerales – Congreso y Senado- , fuerte der de la Corona que podía rechazar leyes o disolver las Cortes. De esta man puede entender como un texto de consenso entre las dos corrientes del beralismo.

a Regencia de Espartero: La firma de la ley de ayuntamientos en
10

0 por parte de Mª Cristina la enfrentó a los progresistas y a su líder Espartero, n, tras la renuncia de la madre gobernadora, se convirtió en nuevo regente: talante como gobernante de Espartero fue autoritario. labor de su gobierno se basó en la venta de bienes del clero secular y en una a apuesta por una política económica librecambista.

Espartero.

b. La década moderada (1844- 1854):

El 1843, adelantándose la mayoría de edad Isabel II se convierte en reina. Desde entonces, y durante una década el liberalismo moderado monopolizará el poder. a vida política estuvo presidida por la corrupción y el amaño de las eleccio escasa participación en las elecciones hacía del pueblo un simple espectado vida política. a labor de los moderados en el poder, liderados por Narváez, se centró en un islación que modeló un Estado centralizado y uniforme. Veamos las prin didas:
11

Una nueva Constitución en 1845: de corte moderado, estableció la soberanía compartida, la unidad católica de España, el sufragio censitario y la supresión de la Milicia Nacional.

Se suspendió la venta de bienes desamortizados.  Reforma educativa (primaria, secundaria, universidad)  Reforma fiscal que simplificó el sistema tributario.  Ley de administración local y provincial de carácter centralizador.   Firma del Concordato con la Santa Sede; que Códigos de comercio, civil, penal...  Creación de la Guardiaresolvió el enfrentamiento suscitado por la Civil para el control del medio rural. desamortización. Control eclesiástico de la educación y confesionalidad del Esatdo.

Narváez.
12

c. El bienio progresista (1854- 1856) Los progresistas ocuparon el poder un breve periodo de tiempo y una vez protagonizado un pronunciamiento militar: la Vicalvarada.

El pronunciamiento estuvo protagonizado por sectores del moderantism descontentos, liderados por O,Donnell y por los progresistas, encabezados el general Serrano. También hubo un apoyo civil, que impulso el denomin Manifiesto de Manzanares, redactado por Cánovas del Castillo, en el que pedía una “regeneración del sistema”. Es así como los liberales progresist se alzaron con el poder. En esta etapa los gobiernos estuvieron ocupados por una coalición entre progresistas (Espartero) y unionistas (O,Donnell), opción esta última de cen - Inicio del segundo proceso desamortizador. 1855 desamortización de bie civiles impulsada por Pascual Madoz. - Elaboración de un proyecto de nueva Constitución, la non nata, donde s recogían los principios del liberalismo progresista: soberanía popular, libert 13 de imprenta, libertad religiosa, recuperación de la Milicia Nacional, elecció

d. El final del reinado (1856-1868) La última etapa del reinado de Isabel II se caracterizó por el retorno del

derantismo al poder de la mano de su sector más centrista, representado por Unión Liberal. Fue un período de cierta estabilidad hasta 1863. liminación de la labor política y legislativa del bienio progresista y vuel derantismo más conservador y autoritariontre 1858 y 1863 se desarrolla el denominado “gobierno largo” de O,donn presidente de gobierno apostó por la moderación pero impulsando un progra reformas técnicas y económicas. estacó también su intensa actividad exterior orientada a la búsqueda de Leopoldo O, donnell. stigio: guerra de Marruecos, intervención en México, Perú y Conchinchin ncorporación de Santo Domingo a la Corona española.

14

- Hacía 1863 de nuevo se instauró la inestabilidad en la vida política espa sucediéndose gobiernos ineficaces. Al mismo tiempo que crecía la impopularidad de la Reina, frecuentemente metida en los asuntos políticos. Por si fuera poco una fuerte crisis económica se instaló en el país (en la banca, el sector textil, la siderurgia, el ferrocarril). Todo ello se unió a una crisis de subsistencia que golpeó a los más necesitados ya avivó el clima d revolución social. El 1868 el liberalismo progresista y democrático acabó con el reinad Isabel II, pero ese ya es otro capítulo de la historia de España.
15

Los primeros años del régimen liberal en España coincidieron con una guerra civil, la Primera Guerra Carlista (1833-1840), entre las fuerzas gubernamentales (cristinos e isabelinos) y los partidarios del absolutismo, representados por Carlos Mª Isidro, tío de la reina.

La cuestión sucesoria: los carlistas consideraban a Isabel II como una reina ilegítima y a don Carlos como verdadero rey ya que la ley sálica no la consideraban derogada. El enfrentamiento ideológico: El carlismo constituyó la “extrema derecha” ideológica del siglo XIX, como rezaba su divisa “Dios, Patria y Rey”, defendían el tradicionalismo, el 16 Antiguo Régimen y la monarquía de origen divino.

-Ámbito urbano. - Mundo rural. -Clases sociales: burguesía, - Regiones trabajadores urbanos, alto foralistas: País clero, alta nobleza. Vasco, Navarra, -Apoyo internacional: Francia, Cataluña, Reino Unido. Maestrazgo. -Clases sociales: campesinado, bajo clero y baja nobleza,

17

Fases de la guerra: 1ª fase (finales de 1833-junio de 1835): los carlistas no logran generalizar la guerra. Tomás de Zumalacárregui, gran estratega, organiza el ejército carlista. Su muerte en el sitio de Bilbao significa la pérdida de la iniciativa carlista. 2ª fase (hasta octubre de 1837): los carlistas cambian de estrategia y organizan expediciones fuera de su zona, como la expedición del general Miguel Gómez –que llega hasta Cádizy la expedición real –que llega a las puertas de Madrid-. 3ª fase (hasta 1840): el escenario principal de la guerra se desplaza a Cataluña y el Maestrazgo (Castellón). El carlismo sufre una crisis interna: se divide entre los apostólicos o ultras y transaccionistas. Éstos, que buscan una salida pactada, acaban imponiéndose. En agosto de 1839 se firma el Convenio de Vergara entre el general carlista Rafael Maroto y el general isabelino Baldomero Espartero. La guerra continúa en Cataluña y el Maestrazgo hasta mayo de 1840.
18

19

2ª guerra carlista (1846- 1849): La Segunda Guerra Carlista o Guerra de los Matiners (en castellano, madrugadores, en referencia a que las partidas hostigaban a las tropas a primeras horas de la mañana) tuvo lugar fundamentalmente en Cataluña entre septiembre de 1846 y mayo de 1849 debido, al menos teóricamente, al fracasar los intentos de casar a Isabel II con el pretendiente carlista, Carlos Luis de Borbón, que había sido pretendido por distintos sectores moderados de Isabel, . Sin embargo, Isabel II terminó casándose con su primo Francisco de Asís de Borbón 3ª guerra carlista (1872- 1876): Se inició como respuesta al Sexenio Liberal (1868-1874). Los seguidores de Carlos VII consiguieron crear un Estado carlista paralelo en las provincias vascas y navarra (incluso se acuñó moneda propia).

20

Causas de la persistencia del carlismo a lo largo de todo el siglo XIX: Resistencia del mundo campesino a la penetración del capitalismo. Resistencia de los territorios forales a perder a perder sus privilegio Resistencia frente al proceso de secularización iniciado en España p 21 el liberalismo.