LUNES 26 DE NOVIEMBRE DEL 2012

EL COMERCIO .A29

OPINIÓN
“No hacer el bien ya es un mal muy grande”. Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), filósofo franco-suizo.

EL FALLO DE LA HAYA

RINCÓN DEL AUTOR

El Perú y Chile en la fase final de la corte de La Haya
- ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Constitucionalista

¿El Mar Muerto del nacionalismo?
RICHARD WEBB
Director del Instituto del Perú de la USMP

E

l contencioso que ventilan el Perú y Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el límite marítimo entre ambos países ingresa en diciembre a su fase final. Luego de la exposición leída por los representantes de los dos países y de la respectiva réplica y dúplica, la corte tendrá un período de deliberación del que surgirá el fallo. De acuerdo a los precedentes, este podría hacerse público a inicios del segundo semestre del próximo año. El Perú debe esperar con serenidad el fallo de la corte y abrigar expectativas de una solución que, además de ser definitiva, inapelable y de cumplimiento obligatorio para ambas partes, atenderá el reclamo peruano de tener con Chile una delimitación marítima, hasta la fecha inexistente, pues no hay un tratado expreso de límites que fije la línea de inicio y la trayectoria en el trazado de la delimitación marítima entre ambos países. Los tratados de límites acordados con todas las formalidades que el derecho internacional consigna son la mejor garantía para una buena relación entre países vecinos que tienen entre sí intereses comunes. Merece reconocimiento el trabajo realizado por la comisión que preside el agente peruano, el embajador Allan Wagner Tizón; ha sido una labor caracterizada por la meticulosidad, la precisión, la exactitud, la solidez de los fundamentos jurídicos de la demanda y en general el sobrio manejo con el que se ha llevado la causa peruana.

El Perú ha demostrado que los instrumentos de 1952 y 1954 son arreglos prácticos y provisionales, que no pueden considerarse como tratados limítrofes (es de recordar que este tipo de arreglos están recogidos en el art. 74 de la Convemar al que se ha referido recientemente el canciller chileno Alfredo Moreno). Por lo tanto, lo que existe en la actualidad es un área en controversia respecto de la cual el Perú ha solicitado a la corte que defina el límite, proponiendo que se aplique el método de la equidistancia, criterio que zanjaría la cuestión. Al respecto,
La opinión pública debería prepararse para un fallo que atienda al reclamo peruano sobre los límites marítimos.
DECISIÓN

y como elemento sustantivo de la posición peruana, debe recordarse un principio básico de las relaciones internacionales según el cual la soberanía se ejerce en base al derecho, que es lo que el Perú sostiene. En cambio, lo que Chile hace hoy en el área en controversia es una ocupación de facto. A esta situación irregular debe poner fin la delimitación marítima definitiva entre ambos países. ¿A partir de dónde se trazaría la línea de delimitación? Al respecto, otro criterio referencial en el ordenamiento jurídico mundial es que la tierra domina al mar. En este sentido, el tratado de 1929 entre Chile y el Perú fijó la frontera terrestre entre los dos países a partir del Punto de Concordia en la orilla del mar, que debe ser entonces el punto de

0m

illa

PERÚ
0m illa s

200

mill

as d

el P erú

REFLEXIONES SOBRE EL CUERPO

Zombis
- VÍCTOR KREBS Filósofo

n cada época hay imágenes que irrumpen en la fantasía social como los sueños irrumpen en la fantasía del individuo. E igualmente que en el individuo, colectivamente pueden verse también como síntomas de movimientos subterráneos en la fantasía popular. La proliferación de las imágenes de zombis en los últimos años me parece un ejemplo interesante. ¿Qué nos dicen acerca de nuestra cultura estas fantasías colectivas de muertos en vida deambulando por las calles? La idea clásica del cuerpo como una prisión del alma de la que la muerte era una liberación fue una primera semilla en esa dirección. Avanzó un poco más con el cristianismo, que convirtió al cuerpo en “un estuche negro del pecado original”, portador de un alma como su antídoto inmaterial. Quien no dudó que su propio cuerpo podría ser simplemente una ilusión y él aun estar vivo fue Descartes, de quien

E

hemos aprendido a pensar en nuestro cuerpo como algo prescindible y, en todo caso, externo a nuestra verdadera esencia; esa mirada ha hecho posible en nuestra época los enormes desarrollos tecnológicos y médicos, las maravillas del genoma humano y la ingeniería genética, pero ha hecho posible también una industria dedicada a moldear y esculpir nuestros cuerpos de acuerdo con ideales de belleza o perfección y fantasías utópicas de cuerpos virtuales perfectos a los que eventualmente nos trasladaremos. Y estos desarrollos, impresionantes como lo son, vienen acompañados sin embargo de una creciente sensación de desarraigo colectivo y una radical desconexión de nuestra corporalidad expresadas en patologías típicas de nuestra época, como la psicopatía, la depresión o los desórdenes alimenticios. A principios del siglo XX, la necesidad de revisar nuestra concepción

200 millas de Chile

A LTA M A R

del cuerpo produjo a los fenomenólogos –filósofos como Husserl y Merleau-Ponty–, quienes conciben el cuerpo no mecánico y material sino como un cuerpo vivo. Alma y cuerpo de pronto se veían como una unidad vital, inseparable, dinámica y material. En otras palabras, los fenomenólogos superaban el dualismo ‘cuerpo y alma’ en esta nueva concepción. Aunque en general seguimos siendo dualistas, nos identificamos con nuestras almas etéreas e inmortales y pensamos en nuestro cuerpo como nuestro caparazón terreno; poco a poco se va filtrando esta nueva visión en las intuiciones y comportamientos, pero sobre todo en las imágenes de la cultura. Consecuencia de ese cambio de actitud, en lugar de esconder el cuerpo o considerarlo secundario a nuestro destino divino, en nuestra época más bien enfatizamos su expresividad; la potenciamos con tatuajes y ‘piercings’, como en pequeños rituales munda-

CHILE

T R I Á N G U LO EXTERNO

ÁREA EN CO N T R OV E R S I A

inicio del límite marítimo. Como se aprecia, el Perú ha amparado su demanda en criterios de razonabilidad jurídica –como la equidistancia– y en adición tiene a su favor importantes antecedentes provenientes de la jurisprudencia internacional en este tipo de controversias. Un aspecto esencial del planteamiento peruano es el que se refiere al área de superposición (30.000 kilómetros cuadrados), donde el Perú ha pedido que se reconozcan sus derechos sobre el triángulo externo, que no es otra cosa que la proyección de nuestras 200 millas. Chile se equivoca cuando considera la totalidad de este triángulo externo como su “mar presencial”. Esa figura no existe en el derecho del mar, carece de fundamentos jurídicos y es una apropiación indebida de una zona que también le corresponde al Perú. En síntesis, la opinión pública debería prepararse para un fallo que disponga una medición del límite marítimo que atienda al reclamo peruano, lo cual significará que Chile dejará de tener el dominio total de la zona marítima que hoy ocupa. Se aseguraría así un horizonte de estabilidad y confianza en las relaciones bilaterales peruano-chilenas. Nota. En el mapa que acompaña el artículo se observa la línea de la frontera terrestre entre el Perú y Chile, que se inicia en el Punto de Concordia en la orilla del mar (18° 21´08´´S). En ese mismo Punto de Concordia se inicia la línea y trayectoria equidistante solicitada por el Perú a la corte, que delimitaría hacia el norte la zona peruana y hacia el sur la chilena.

nos que pretenden recobrar forzosamente una mirada que haga visible lo que hasta ahora se había mantenido reprimido. Pero el cambio de paradigma significa en realidad un fin de mundo. Cuentan que cuando la psique se encuentra al borde del suicidio aparece Pan con imágenes de pesadillas, para volverla a la vida. Lo que Descartes propuso como un ejercicio intelectual, ahora produce en nosotros imágenes de cuerpos autómatas, que desalmados parecieran penar alrededor de la cultura. Lo que se manifiesta es una necesidad de repensar la relación entre el cuerpo y la mente, de reevaluar en otras palabras el verdadero lugar del cuerpo. Hermes le relata a Asklepio el aullido que emitieron las almas condenadas por Dios a encarnarse en la materia, por el dolor que les causaba tener que soportar tan contradictoria condición. Esa es la condición humana, y nuestro siglo intenta recuperar esa conciencia.

Cuál es nuestro país? En todo el mundo, la respuesta se vuelve menos nítida. Hoy, Cataluña está eligiendo autoridades que buscan crear un estado-nación catalán. Fuegos del separatismo siguen vivos en la provincia de Quebec de Canadá, Santa Cruz en Bolivia, el Tirol, Escocia, el País Vasco, Papúa en Indonesia, y algunos países africanos. Incluso la monolítica China enfrenta ese reto en el Tíbet y la provincia de Xinjiang. Hay algunos ciudadanos en Texas que han reaccionado a la reelección de Obama proponiendo retirarse de esa nación. En Puno, el presidente regional propone la secesión. Pero no obstante los temblores separatistas, las fronteras internacionales parecen mayormente resueltas. Paradójicamente, la tranquilidad fronteriza no se debe a un triunfo histórico del nacionalismo, sino a su debilitamiento. El apasionamiento fronterizo, que fue capaz de llevar a millones de personas al sacrificio de sus vidas en siglos pasados, está pasando al baúl de los recuerdos, junto con las fotos en blanco y negro y la ropa de baño de la abuela. En Quebec, Escocia, Cataluña y Puno los votantes simpatizan sin duda con los panfletos separatistas, pero los leen con un ojo práctico y repetidamente votan por no arriesgar las oportunidades de trabajo, de estudio y de conexión personal que produce la estabilidad. Vivimos en una era extraordinaria de ensanchamiento de las afinidades y lealtades humanas, incluyendo las de identificación geográfica y cultural. Los paradigmas de la democracia y del mercado crean un marco global común. La emigración y los viajes de estudio, visitas familiares y de turismo crecen rápidamente en el mundo. Uno de cada diez peruanos vive en el extranjero, y naturalmente adquiere conocimiento, agradecimiento y cariño por el país que lo ha acogido. El 12% de los británicos ha nacido fuera de su país. Los vínculos crecen por el contacto humano que generan el teléfono, Internet y la televisión por cable. Apenas moviendo los dedos, hoy conversé con un norteamericano, un indio, una filipina y un ruso mientras jugaba partidas de ajedrez en Internet, y simultáneamente, cientos de miles de peruanos transaron negocios e intercambiaron noticias, fotos y opiniones, sin que las fronteras o la geografía tengan la más mínima relevancia. Ese cúmulo de conexiones, aunque minúsculas en cada caso, constituye un acercamiento humano y una erosión de las barreras y separaciones que han sido el sustento tradicional del sentimiento nacionalista. Si la nación ha sido un sólido árbol que nos acoge y protege, hoy vemos cómo sus ramas se abren y se entremezclan con los de otros árboles, llevándonos a un mundo más alto y libre. Y, al mismo tiempo, sus raíces se vuelven más profundas, con el afianzamiento de las afinidades subnacionales, como son las etnias y las regiones, y de una multiplicidad de asociaciones facilitadas por la facilidad de la conexión. Mo Tzu, el primer filósofo de China, predicó el amor universal. Su mensaje fue opacado por los consejos prácticos de Confucio, considerados más apropiados para las prioridades de una burocracia imperial, pero es el mensaje de Mo Tzu el que está hecho a la medida de un mundo sin fronteras.

¿

20

s

15

0m

illa

s

10

EL HABLA CULTA
- MARTHA HILDEBRANDT -

UN DÍA COMO HOY DE...

40

mi

lla

s

*Disentir con, *discrepar con. Es una regla general que los verbos con prefijo latino dis- o di- lo conserven como preposición en el régimen castellano correspondiente: de; se disiente o se discrepa de algo o alguien. Pero llegan al nivel del habla seudoculta los regímenes incorrectos *discrepar con y *disentir con. Discutir, sin embargo, no pertenece al grupo de discrepar y disentir, pues es correcta la construcción discutir con alguien o sobre cualquier cosa.

Noble y conmovedora actitud
El tesorero de la Asociación Nacional Pro-Marina, doctor Federico Villarreal, ha recibido una carta de Manuel Montero Bernales, quien ha efectuado una colecta entre otros estudiantes peruanos que radican en Londres con el objeto de colaborar en la adquisición de elementos navales para nuestro país. La suma es pequeña pero de enorme simbolismo. Los nombres de quienes han colaborado para contribuir en este patriótico empeño son: Octavio Ayulo, Jorge Larrañaga, Eduardo Dibós, Manuel Montero, Roberto y Felipe Thorndike. No cabe duda que nuestros compatriotas que viven en el extranjero comparten plenamente las necesidades y esperanzas de la patria.

1912

Director General: FRANCISCO MIRÓ QUESADA C. Director: FRANCISCO MIRÓ QUESADA R.

Directores fundadores: Manuel Amunátegui [1839 – 1875] y Alejandro Villota [1839 – 1861] Directores: Luis Carranza [1875 – 1898] -José Antonio Miró Quesada [1875 – 1905] -Antonio Miró Quesada de la Guerra [1905 – 1935] -Aurelio Miró Quesada de la Guerra [1935 – 1950] -Luis Miró Quesada de la Guerra [1935 – 1974] -Óscar Miró Quesada de la Guerra [1980 – 1981] -Aurelio Miró Quesada Sosa [1980 – 1998] -Alejandro Miró Quesada Garland [1980 – 2011] -Alejandro Miró Quesada Cisneros [1999 – 2008]