gráficos y DTP

Gimp y Scribus vs Adobe Photoshop e InDesign
Cédric Gemy

E

l software libre es famoso ya desde hace mucho tiempo en el campo de redes, servidores y de la seguridad. Sin embargo, parecía estar lejos de las preocupaciones de los usuarios finales y era útil, sobre todo, para los administradores. Poco a poco, otros tipos de aplicaciones adquirieron más importancia, sobre todo, las herramientas de escritorio. Estas herramientas, como el software libre, pueden estar separadas de Linux y otros sistemas operativos de este tipo. En cuanto a la edición de imágenes, Gimp es históricamente un líder casi incontestable. Pero hace dos o tres años estalló una nueva revolución: se trata de la distribuciones libres con las que surgió un público más amplio, que de esto modo pudo deshacerse de su miedo ante los mensajes de dificultades durante la instalación. Esta nueva situación ha llevado a incitar el interés por todos los tipos de herramientas que no existían hasta entonces bajo esta forma: Scribus o Inkscape figuran entre ellas. Su presencia modifica completamente el paisaje y parece que esto se refiere también a Gimp.

programas tienen como objetivo común ofrecer las herramientas eficaces pero también sencillas de uso, sobre todo, para la creación de los documentos digitales de calidad gráfica. No son herramientas de administradores, sino herramientas de diseñadores gráficos. Y lo consiguen maravillosamente. Aquí, no vamos a hablar de los diseñadores web, pero sí de los que trabajan en la impresión. Se trata de los diseñadores gráficos en el sentido amplio: todas las personas que crean los documentos impresos. Puede ser la persona responsable de la comunicación de la empresa, que prepara la publicidad, un ejecutivo, diseñadores de maquetas en las revistas o ediciones de libros, también los alumnos que trabajan para un diario escolar. Lo que cambia es, entonces, el contexto del uso de un software determinado ahora por un objetivo preciso muy frecuentemente extremadamente público. Esto se llama Diseño Asistido por el Ordenador. Históricamente, el Diseño Asistido por el Ordenador requiere tres tipos de software: • un programa para preparar el diseño y hacer posible y sencilla la creación de los documentos originales. En nuestro caso, este papel le corresponde a Scribus. un programa para retocar las fotos que queremos integrar en nuestra página, para evitar la situación que en una página tengamos solamente el texto. Esta misión es cumplida por Gimp. un programa para crear todos los gráficos que no son en general fotos, es decir, logotipos, planos, mapas o dia-

Contexto
El autor tiene 32 años. Es editor, grafista, maquetista así como creador independiente. Es autor de Gimp 2 Eficaz en ediciones Eyrolles y del registro libre (sobre) SOS. Su página profesional: http://www.cgemy.com El sitio de sus actividades libres: http://www.le-radar.com

Sobre el Autor

Para no iniciados, la asociación de estos tres programas puede parecer arbitraria, sin embargo, el cambio es real. La parte relativa a la gráfica, de un simple retoque de la imagen personal pasó a la integración con el diseño de los documentos destinados a ser impresos. Scribus impone tácitamente un desarrollo de funcionalidades preimpresión, lo cual era posible solamente con Latex al precio de un esfuerzo enorme para un simple mortal. Todos estos

20

Linux+ 6/2006

Scribus y Gimp vs Photoshop e InDesign

gráficos y DTP

Figura 1. La ventana de creación de documento ofrece opciones originales en los modelos de documentos

gramas. De esto será encargado Inkscape, pero no nos vamos a concentrar en él en este momento ya que hoy en día su objetivo principal es (todavía) ser un editor SVG. Para los iniciados, esto recuerda una trilogía: Xpress/Indesign + Photoshop + Illustrator. ¿Es que los programas de los que vamos a hablar superaron sus antepasados? Aprovechemos la ocasión para hacer un pequeño balance del tema.

¿En qué entonces Scribus es diferente de las herramientas anteriores? Las comparaciones son una cosa delicada. Las comparaciones suelen contener tantos puntos de vista que rara vez son objetivos. No escondemos nuestro interés por Scribus aún más si tenemos que trabajar con otros programas que nos son impuestos. La primera constatación es que Scribus es muy manejable, incluso para los trabajos serios.

Autoedición de la página con Scribus

Importación OpenOffice

Empecemos por Scribus. Esto puede ser una ocasión para recordar una cosa fundamental: el tratamiento del texto no tiene nada que ver con el software del diseño gráfico. Primero, al nivel del usuario, que es el más visible, hay que poner en una posición determinada cada elemento o texto insertado del diseño mientras que en OpenOffice, por ejemplo, todos los elementos son ordenados automáticamente uno tras otro. Gracias a esto, con un sólo programa podemos hacer las cosas completamente diferentes. Mirad simplemente vuestro buzón de correo e intentad reproducir la mayoría de la publicidad que os invade. Con Scribus, lo vais a conseguir sin ninguna duda, con OpenOffice, que es uno de los mejores programa de tratamiento de texto disponibles, vais a sufrir y no vais a conseguir a resolver algunos problemas. Es inútil utilizar Scribus para un informe sencillo. Scribus, como Indesign o Xpress, es una herramienta visual cuyo objetivo es crear los diseños de las páginas originales y ricos.

En primer lugar, Scribus como un programa de autoedición avanzada, dispone de toda una gama de funcionalidades típi-

cas para este tipo de aplicaciones. Sobre todo tiene el importador de los documentos OpenOffice bastante potente para las versiones 1.x y 2.x, que sirve también para recuperar los estilos. Esto puede parecer no tener importancia para un no iniciado, sin embargo es esencial: un programa de desktop publishing no está hecho para escribir el texto y un diseñador gráfico o diseñador de maquetas no es un dactilógrafo. En las producciones importantes, el texto es introducido en una herramienta de tratamiento de texto, después importado para la autoedición y el alzado. Evidentemente, en Indesign o Xpress encontraremos los importadores de documentos Word. Si tenemos algunos documentos Word para integrar en una autoedición, hay que pasarlos primero a OpenOffice para guardarlos en el formato de este programa, y después importar a Scribus. Esto permite evitar las acciones salvajes de copiar/pegar que son practicadas pero no muy adecuadas. Si nuestro texto es bastante largo y no cabe en una sola página, Scribus no genera inmediatamente las páginas adicionales. En efecto, no hay ninguna razón para que el diseño sea lineal. En todo caso, es muy fácil, si lo deseamos, obtener el relleno completo: basta tener un documento que acepta los marcos automáticos, y crear simplemente el número de páginas correspondiente a nuestro texto importado.

Figura 2. La imagen en alta resolución en la página acompañada de sus propiedades a la derecha y de la ventana de gestión de imágenes

www.lpmagazine.org

21

gráficos y DTP

Tabla 1. Comparación de Gimp y Photoshop GIMP Capas Máscaras Canales Rutas Integración con otras aplicaciones Correcciones Efectos Compresión preliminar en la gestión de color Sistema de impresión Optimización y animación para Web Capturar Automatización Animación compleja Tratamiento Vídeo SÍ SÍ SÍ SÍ SÍ (Inkscape...) SÍ Alrededor de 160 libretas + los de Photoshop y los del registro Parcialmente Necesario Gimp-print SÍ SÍ en nativo 100% por script SÍ SÍ por GAP Photoshop SÍ + capas especiales y efectos SÍ + capas vectoriales SÍ SÍ SÍ con Herramientas Adobe SÍ SÍ SÍ SÍ SÍ NO Tratamiento por lote simple NO NO

Importación EPS, TIFF, PSD...

En lo que se refiere a la gestión de imágenes Scribus tampoco tiene por qué tener vergüenza. Es capaz de importar los formatos de ficheros específicos para la impresión como EPS o TIFF que dominan desde hace años. Pero no solamente, Scribus JPEG, GIF, XPM son útiles incluso si estos formatos no son de hecho aconsejados en la impresión profesional. En cambio, qué placer encontrar aquí PNG que destaca por una gran calidad del renderizado, sin ninguna pérdida, o también PSD que es el formato nativo de Photoshop, desgraciadamente solamente para los imágenes que contienen las funcionalidades anteriores a las versiones 7, las últimas oficialmente documentadas por Adobe. Se puede observar que en el caso de un fichero Postscript multipáginas, Scribus devuelve el conjunto de las páginas si ningún fichero está abierto. Esta funcionalidad es bastante práctica para los usuarios acostumbrados a Xpress que desearían migrar o utilizar Scribus complementariamente. En todo caso, los caminos incluidos en las imágenes pueden ser utilizados para crear las zonas de máscaras o ser utilizados para la disposición específica del texto alrededor de las figuras. Quizá en cambio vamos a lamentar la ausencia de la importación del formato nativo Gimp. Esta debilidad puede expli-

carse solamente por las trabajos que están realizados ahora en la descripción de las imágenes en Gimp. Los cambios están realizados ahora y, sin ninguna duda, en cuanto sean terminados, será posible insertarlos en las producciones.

Formatos, maquetas y páginas

¿Qué sería de un programa de autoedición sin posibilidad de manejar de un modo racional el formato del texto así como la edición de las páginas? Los formatos de Scribus son pensados de un modo diferente: tenemos aquí, por ejemplo, el formato de imagen pero no el formato de carácter, siendo este último estándar en la mayoría de las aplicaciones PAO puras. La modificación completa del sistema de gestión y de visualización del texto va a rellenar este vacío confundiendo a muchos usuarios. Existe una gran posibilidad de que encontraremos algo de esto en las próximas versiones decimales. En la categoría de la gestión avanzada del texto, Scribus soporta OpenType, la inserción de glifos y signos dobles, es decir, suficientes buenas razones para respetar las reglas tipográficas nacionales, fundamentales en el caso de las comunicaciones internacionales. Las maquetas (o plantillas) permiten crear lo que Indesign llama páginas-maestras. Se trata de los modelos de las páginas que no son imprimibles pero su contenido

puede ser añadido automáticamente a las páginas imprimibles. Como es debido, el enlace entre las maquetas y las páginas que resultan de ellas, es conservado para obtener resultados en cascadas en el caso de las modificaciones de la maqueta. Es el mejor modo para trabajar rápidamente y con precisión con los estilos. Igual que en Indesign, los bloques de una maqueta son protegidos en las páginas. Un [Alt]+[May]+[Clic] en el bloque basta para separarlo del origen y es muy práctico para evitar los errores desafortunados como era frecuentemente en el caso de las versiones famosas de Xpress. La edición de maquetas está realizada a través de una ventana específica ejecutada desde el menú Edición–>Plantillas mientras que la gestión de las páginas del documento final se hace desde la ventana Organizar las páginas. De paso, vale la pena fijarnos en una de las opciones en los menús de Suscribus llamada Página destinada especialmente a la gestión del documento. En la ventana Organizar las páginas podemos arrastrar fácilmente los objetos tanto para añadir páginas una tras otra, como para desplazarlas o modificar las maquetas aplicadas. El menú Página será utilizado especialmente para insertar nuevas páginas o importarlas del otro documento Scribus. Este último caso es práctico para compartir las portadas o las páginas de guarda idénticas en varios documentos.

Gestión de colores e impresión

Hemos empezado suavemente y hemos llegado al núcleo de la aplicación preimpresión. Es donde una aplicación así debe destacar y Scribus no debe tener vergüenza. ¿En efecto, cuál es el problema aquí? Empecemos por el color. Seguramente os habéis detenido ya varias veces delante de una pared de televisores en vuestra tienda favorita pensando que es lo que os gustaría obtener como regalo durante la Navidad. Miráis el tamaño (más grande, mejor), pero os fijáis también en la calidad de colores, ya que habéis advertido al primer vistazo que estas pantallas devuelven la misma imagen pero de modos diferentes. Para simplificar, el mismo fenómeno es también propio de nuestros monitores y puede aumentar a causa del software, pero, incomprensiblemente, es también el caso de la impresión ya que entonces cambiamos de soporte y de modelo colorimétrico

22

Linux+ 6/2006

Scribus y Gimp vs Photoshop e InDesign

gráficos y DTP

Figura 3. Preflight verificado y Opciones de exportación toman en tutela un módulo de gestión de color conectado a las preferencias generales de documento

asociado. Para resolver este problema y para hacerse cargo de las conversiones de perfiles necesarios de modo a asegurar una buena correspondencia de los colores independientemente de los periféricos o soportes de papel utilizados, Scribus emplea el motor LittleCMS desarrollado por Marti Maria que hace referencia a OpenSource pero no solamente. Soporta también la conversión en cuatricolor de las imágenes que no fueron convertidas previamente. Aquí tenemos una pequeña facilidad que es siempre muy apreciable y que permite evitar sorpresas desagradables durante la impresión y Scribus tiene aquí grandes méritos. La impresión pasa ante todo por una exportación al formato PDF. Y si esto no es muy visible en la interfaz, no dudemos de este punto fuerte de Scribus. Un motor PDF original y potente permite crear diferentes tipos de PDF: para páginas web, con la posibilidad de poner en línea los documentos para imprimir (Internet o Intranet), con la gestión de interactividad, de las anotaciones y opciones de formularios. Todo está aquí: la incorporación de las fuentes para asegurar buena transmisión de textos, los efectos de transición... Pero sobre todo, Scribus ha sido el primer programa en el mundo en implementar la norma PDF/X-3, una de las más exigentes en cuanto a la impresión profesional. Tenía que pasar casi un año antes de que los usuarios de sus equivalentes se pudiesen beneficar de él. Aparte de la posibilidad de superar Adobe en su propio terreno, es la prueba de reactividad excepcional del equipo de desarrollo de Scribus que trabaja para ofrecer un producto conforme con las exigencias más fuertes.

Ventajas de Scribus

Scribus significa también la libertad para el creador e impresor con el respeto de sus necesidades en cuanto a la calidad de la impresión: • la interfaz es clara, a veces más inspirada que la de Xpress. Permite una manipulación fácil que es su característica bastante conocida. En comparación con el número fastidioso de las ventanas visualizadas por Indesign, se puede decir que, por fin, lo que cuenta no es ver en la pantalla que un programa es capaz de hacer muchas cosas, sino concentrarnos en lo fundamental, es decir, en el documento. Se puede acusar esta interfaz de tener un aspecto un poquito anticuada. Sin embargo, pero la están modernizando con un diseño nuevo de íconos conforme con las especificaciones tango y Qt4 que acompaña las

modificaciones importantes en algunas ventanas principales. hablando de las importaciones, no hemos hablado todavía de SVG ni de Palm. SVG es un formato vectorial estandarizado por W3C que contiene una variante SVG-print. SVG es, por el momento, el formato preferido de las aplicaciones como Inkscape, pero también Gimp en lo que se refiere a sus caminos. SVG es una norma procedente de XML. Su gestión es facilitada por el hecho de que el formato del fichero de Scribus es el mismo en XML, lo cual permite integrar Scribus en los flujos de producción más importantes a través del uso de las páginas XSL. Además, la importación EPS o SVG se hace de un modo nativo y permite la modificación de los objetos a partir de Scribus mismo. Es especialmente útil para manejar los problemas con el alzado sin tener que recurrir a una aplicación tercera. es posible extender el programa a través del script. El módulo python va ser sometido a las mejoras mayores para hacerlo más eficaz. en lo que se refiere a los formatos de ficheros, fijémonos que según las experiencias el PDF 1.3 de Scribus es uno de los mejor soportados por los antiguos RIP. En cuanto a ciertas inquietudes, Scribus dispone de un soporte muy activo, sobre todo vía IRC. Fijémonos que su equipo está organizado para asegurar un soporte comercial para los profesionales que desean dormir en paz. finalmente, Scribus es multi-plataforma. Desarrollado originariamente para Linux por Franz Schmidt, es ahora soportado por Jean Ghali para Windows,

Figura 4. La modificación de archivos en formato vectorial permite los ajustes de último minuto

www.lpmagazine.org

23

gráficos y DTP

y Andreas Vox para MacOsX. Gracias a esto Scribus es una herramienta perfecta para los equipos heterogéneos sin que éstos sean perjudicados.

Y sus defectos...

Se podría, por supuesto, prolongar la lista pero basta enumerar algunos problemas. La mayoría es evidentemente bien conocida y de un modo u otro serán corregida. • la interfaz práctica merece ser mejorada. La ampliación rápida de la cantidad de funcionalidades (Scribus tiene 20 años) no dio ocasión para trabajar profundamente este problema. Se han hecho algunas propuestas y pronto serán disponibles muchas mejoras. actualmente, Scribus no dispone del estilo de caracteres. Ya hemos hablado de esto. El soporte de esta funcionalidad es ya casi asegurado y requiere una modificación profunda de la especificación del formato de fichero. Entonces, como Xpress o Indesign, los formatos podrán ser interdependientes. por fin la lentitud excesiva del programa sobre todo durante el trabajo con el texto. Es la razón por la que es preferible asociar Scribus con OpenOffice. Sin embargo, esta lentitud es resuelta en gran parte por las mejoras de compiladores, Qt4 soportado por Trolltech, y la modificación del motor de visualización.

Figura 5. El empleo de capas y de canales para crear montañas, efectos y correcciones

Gimp

Todo bien, pero no hay una autoedición sin imágenes: existe algo así, algunas están incluso muy bien hechas, pero en muchos contextos la inserción de imágenes sobre todo de fotos es muy frecuente. Pensad simplemente en una revista. Incluso si Scribus puede implementar algunos efectos gráficos en las imágenes, no se puede considerarlo una herramienta dedicada a esto. En el sector de software libre, para esto sirve Gimp. Seguramente habéis oído ya este nombre, es uno de los más famosos. Gimp es un programa que puede servir para muchas cosas: el diseño sencillo en Xpaint, la colorización para los diseñadores de los tebeos, la creación de texturas para los objetos de los diseñadores gráficos 3D. En breve, muchas cosas de las que no vamos a ocuparnos aquí.

a Inkscape. Pero el uso del tintero con ajuste teniendo en cuenta la sensibilidad de una mesa gráfica es siempre muy cautivador. La primera función de Gimp es, entonces, trabajar con las imágenes existentes, sobre todo con las fotos: reenfocar o recortar todo lo que permite mejorar el motivo. Para esto, Gimp dispone de una cantidad de herramientas tan impresionante como Photoshop. Gimp servirá bien para corregir los colores. Aquí no trabajamos más en los objetos sino con el ambiente de la imagen. Los casos más frecuentes son las fotos subexpuestas o cuyos contrastes deben ser corregidos. Pero se puede también pasar a los efectos más creativos como la creación del efecto sepia que también pasa por el color. En este punto es especialmente rico: si las funciones de corrección localizadas en el menú Copia Carbón–>Color no son tan numerosas como las de la concurrencia, es también porque un gran número de ellos está todavía en los filtros. Su posición debe ser cambiada en las futuras versiones de Gimp para más transparencia, pero de paso, hay que habituarnos un poquito a la navegación.

Los canales y los colores

Mejora de fotos

En nuestro contexto, el aspecto del diseño sencillo, más frecuentemente, lo dejamos

Los canales son elementos coloreados de la imagen. Aquí no hablamos del motivo sino de la distribución de un color primario y de sus variaciones. Es, sin duda, una de las funciones más avanzadas. Muchos diseñadores profesionales actúan directamente en estos elementos que permiten conseguir la mejor corrección posible. Desde luego, se ve que la diferencia de terminología es sin-

tomática: canal se refiere al mundo vídeo, de visualización de las imágenes en la pantalla en modo de tres colores: Rojo, Verde, Azul. En cambio la capa se refiere a los pasos sucesivos que son necesarios en imprenta para obtener una gran variedad de color. Pero esta diferencia de procedimiento no es nada para lamentar. Gimp posee las funcionalidades necesarias de adición de canales que permiten añadir los colores complementarios. El inconveniente es que los fabricantes de tinta no han llegado todavía a ofrecer el atlas de colores a los equipos de desarrollo lo cual hace que Gimp no es capaz de visualizar de manera precisa el equivalente RVB de un color Pantone, por ejemplo. Pero si disponéis de un atlas de colores papel, este problema será fácil de resolver asignando el color cuatricromía y exportándolo independientemente. Este problema puede también aparecer en Scribus incluso si este último está preparado para utilizar los colores directos. Gimp tiene, sin embargo, un punto fuerte muy importante: un canal específico “alfa” que permite trabajar directamente con la transparencia de la imagen sin tener que ver con los artefactos tales como la creación de una copia carbón transparente en el fondo... El alfa es lo que molesta frecuentemente a los nuevos usuarios, así como las selecciones flotantes. Se trata, sin embargo, de las funcionalidades esenciales gracias a las que podemos actuar en la imagen con más seguridad. En cambio, es inútil probar a obtener cuatro canales primarios CMJN: Gimp no soporta actualmente la cuatricromía sus-

24

Linux+ 6/2006

Scribus y Gimp vs Photoshop e InDesign

gráficos y DTP

www.lpmagazine.org

25

gráficos y DTP

tractiva. Algunos miembros del equipo, desde hace algún tiempo, están desarrollando una librería que lo hará posible así como muchas otras cosas. Su nombre es GEGL, no parece muy eficaz, sin embargo, funciona, es una parte de Roadmap y constituye un gran paso hacia la versión 3.0 de Gimp. En este momento, una gran parte de las funcionalidades de Gimp viene de esta librería que puede ser utilizada también por otras aplicaciones. Los que descubren el programa libre quizá se sienten extrañados ante esta generosidad casi suicida, sin embargo, es así como avanzan las cosas. No parece que esto pueda perturbar el uso de Gimp en cuanto a la impresión. Yo personalmente no tendría ningún inconveniente. En efecto, según la lógica actual, de la cuatricromía es responsable nuestro programa de autoedición Scribus, lo cual es muy práctico y razonable ya que maneja también la exportación preimpresión.

dar en nuestro fichero los caminos para utilizarlos luego durante la disposición del texto alrededor de las imágenes en Scribus. Es lo que se refiere a este primer gran formato de impresión. En cuanto a PostScript, sus derivados y PDF, Gimp pasa por Ghostscript que ofrece los resultados conocidos por su calidad. Pero frecuentemente podemos estar un poquito frustrados de disponer en Gimp de pocas funcionalidades vectoriales para permitir una modificación puntual de un camino proveniente de estos ficheros (son de hecho rasterizados durante la importación). En este contexto, el formato PNG parece mejor alternativa mientras que el trabajo asocia Gimp con Scribus. Este formato es soportado en especial por ambas aplicaciones y permite guardar sin pérdidas y es lo que nos interesa aquí.

Gimp y Photoshop

Formato de ficheros

Gimp soporta un número importante de formatos de ficheros. Tanto los famosos JPEG y Gif, como muchos otros. En cuanto a la impresión, la exportación en TIFF es posible. No obstante, sin el soporte las copias carbón ni de cuatricromía, como lo acabamos de explicar. Desgraciadamente, es también imposible guar-

Así como Scribus, Gimp puede importar imágenes creadas con Photoshop. Sin embargo, este último posee diferentes tipos de capas desconocidas en el mundo de software libre, sentiremos algunas pérdidas de los efectos de capa o de las capas de regulación. Otra vez, más vale seguir la versión documentada por Adobe, es decir, la 6. Los usuarios que emplean Photoshop y que quieren seguir empleándola, a lo me-

jor quisieran que sus herramientas no se diferenciasen demasiado. La lógica de software libre queda todavía por crear. Gimp está extremamente personalizado: menús, atajos, scripts adicionales y, desde luego, numerosos lenguajes (Scheme, Python, Perl, drivers binarios). La mayoría de los archivos de configuración están ya preparados para implementar las opciones de Photoshop en Gimp. Asimismo, es posible hacer que los filtros de Adobe funcionen a partir de este espacio extraño, al menos, una gran parte de ellos. Existe también una versión de Gimp, denominada GimpShop, que incluye un Gimp que se parece a Photoshop. Pero demasiada semejanza puede conducir a malas estimaciones: las aplicaciones son diferentes y com pararlas demasiado puede conducir a verdaderos contrasentidos. Aquí tenéis unos puntos de comparación de Gimp y Photoshop. Se podría, desde luego, presentar otros criterios como la profundidad pero hay tantas funciones que hay que hacer un resumen.

Las ventajas de Gimp
Gimp tiene numerosas ventajas: • es altamente configurable y permite al usuario crear un propio espacio de trabajo para aumentar toda la productividad que se concentra un poco más en su creatividad; personalizable a demanda gracias a las extensiones, se emplean en numerosos laboratorios científicos pero también por los creadores inteligentes quienes, gracias a la riqueza de sus filtros, demarcan las sombras libres y otros biseles habituales de los productos de Adobe; numerosos scripts que existen también para añadir las funcionalidades útiles y de retoque. Algunos fotógrafos aprecian la manejabilidad de las herramientas de transformación o de corrección automatizada y han acelerado su trabajo; la interfaz de Gimp es muy eficaz a pesar del intensivo uso de menús. Algunos usuarios, acostumbrados a emplear Photoshop, prueban las dificultades para encontrar sus límites. No tengo más que aconsejarles la lectura de la existente documentación. El proyecto Gimp-Doc, que he tenido la oportunidad de presentar ligeramente, está muy avanzado y sus editores decidieron hacer el esfuer-

Figura 6. Interpretador Postscript pregunta el parametraje de rasterización

26

Linux+ 6/2006

Scribus y Gimp vs Photoshop e InDesign

gráficos y DTP

zo en este sentido después de más de un año. A consecuencia del trabajo con Eyrolles sobre este proyecto para la edición de Gimp Eficaz la producción constituía en un 100% de software libre, de los cuales Gimp para las imágenes, está probado conforme a las exigencias.

Y sus defectos...

Empleando las dos aplicaciones con fluidez, no sentiremos ninguno de los defectos particulares al nivel de las posibilidades gráficas. Algunos algoritmos merecen ser a veces algo más precisos pero siempre sucede un resultado deseado. Evidentemente, Photoshop tiene una cosa muy bien hecha: muchas funciones agrupadas en un botón, allí donde en Gimp habrá que desarrollar muchos menús o crear un script. En el primer caso, se va más rápidamente, pero no se sabe lo que pasa, ya que esto ocasiona una pérdida de la fuerza sobre el contenido. En el segundo, se queda evidentemente un maestro de cosas y con experiencia, se trabaja también muy rápidamente. El verdadero problema viene, pues, de que Gimp tarda mucho en pasar a las normas de impresión. La actual versión de desarrollo incluye un sistema de gestión de color, pero habrá que esperar todavía GEGL durante unos meses, al menos, para que todo el resto siga: CMJN, profundidad de 16 bits, etc. Pero entonces se podría creer que Gimp estuviera aún más cerca a Photoshop ¡Nada más seguro, a lo mejor sus interfaces nunca serán tan diferentes, es una pena para los que se detengan allí!

Figura 8. Foto macro en el fondo corregido en curvas y capas de filtros empleando toda la originalidad y riqueza de Gimp

Conclusiones

¿Es entonces necesario pasar al uso del software OpenSource en el campo de la autoedición? Esto puede suponer una elección de ética, de presupuesto y de riesgo jurídico: un 80 % de personas morales y físicas que imprimen sus documentos de modo profesional no tiene licencias comerciales para el software utilizado y esto, sin

Figura 7. Este dibujo importado de Photoshop para la colorización en Gimp

duda, es la salida legal de esta situación. De todos modos, es un argumento débil ya que una situación así no debería tener lugar. Gimp y Scribus tienen suficientes ventajas para presentarse para este propósito. Ahora cuando otros programas sufren un poco por falta de ideas, esto es un soplo fresco que hace despertar un poquito el mundo. Especialmente, en las empresas con el hardware y plataformas muy diferentes, estos dos programas mutliplataforma pueden ser muyútiles. La cuestión no se refiere a los que emplean solamente Linux teniendo en cuenta la situación de los productos Adobe. La calidad técnica y la finura del renderizado de Scribus permite esperar una producción eficaz, incluso automatizada por los scripts a pesar de algunos retrasos que serán arreglados durante las próximas semanas a causa de las modificaciones que están realizadas ahora. En todo caso, el software libre ofrece las soluciones independientes y originales que no aceptan el plagio, y puede conducir a algunas modificaciones en los equipos de iniciados. Según nuestra opinión, cuanto antes los cambios sean realizados, más sencillos serán. Todo periodo de transición es crítico pero según experiencia, los cambios son algo sano.

www.lpmagazine.org

27