boletín informativo del programa conjunto por una cultura de paz

julio

- septiembre 2012

allina paz La g
de la
Adaptación de Lorena Caballero* con idea de Itzel Jiménez**

E

n un pequeño pueblo del norte de Chiapas existe un gallinero muy singular. De él es originario Pacita, una joven gallina que se ha convertido en una leyenda en toda la región por las aventuras e historias que se cuentan de ella. Pacita siempre fue diferenINSTRUCIONES: Lee te del resto las gallinas; su el siguiente relato y ayuda mamá se cansaba de escua Pacita y a Coco a cumplir con char sus constantes presu misión, encontrando el mejor guntas que buscaban cocamino para encontrar a Cochi, nocer el por qué de todo: a Chucho y a Balam, quienes del trueno, de la lluvia, del requieren con urgencia su calor, del día y de la noche, ayuda. del color de sus plumas, del

boletín informativo del programa conjunto por una cultura de paz

julio

- septiembre 2012

canto del gallo, etcétera. Todo el día Pacita se la pasaba preguntando y preguntando: -Mamá, ¿qué hay detrás de ese cerro? -Pues otro cerro. -¿Y detrás de ese otro cerro? -Pues otro cerro. -¿Y es más grande o más pequeño? -Y yo qué sé, será como cualquier otro cerro, no tiene nada de especial. -Sí, quizá tengas razón, pero yo lo quiero ver, ¿crees que con mis alas lo pueda hacer? -Las gallinas no vuelan. -¿Por qué no? -Porque no y punto. Es hora de ir a dormir. Un día llegó al gallinero una paloma gris. Pacita, quien nunca había visto una, se sorprendió al verla y corrió hacia ella para saber quién era y de dónde venía. La paloma le dijo que era una paloma mensajera y que venía a traer un mensaje a su dueño; gracias a sus alas y a su extraordinaria capacidad de orientación podía llevar cientos de mensajes sin perderse. Pacita estaba encantada. La paloma le dijo que ella había nacido para eso, que esa era su misión y le preguntó a Pacita que cuál era la suya. Pacita no supo qué decir: sabía que las gallinas tenían una misión determinada: poner huevos, pero ella siempre supo que quería hacer algo diferente. La paloma regresó por donde vino y Pacita se durmió pensando sobre cuál era su misión. A la mañana siguiente, el gallinero despertó muy alborotado porque Pepe, el gallo, no cantó; todos comenzaron a buscarlo como locos hasta que Pacita lo encontró detrás de un árbol, atorado en

boletín informativo del programa conjunto por una cultura de paz

julio

- septiembre 2012

una malla. Lo ayudó a salir y todos aplaudieron su acto. Fue entonces cuando Pacita supo que había encontrado su misión: ayudar a los demás. Así, poco a poco, Pacita se ganó la fama de ser una gallina digna de confianza. Un día llegó la noticia de que cerca del río había alguien que necesitaba ayuda. Pacita corrió para ver de qué se trataba y encontró a Cochi, un cerdito que al tener mucho calor, se fue al río a refrescarse; al salir, se le hizo fácil revolcarse en un poco de lodo que había al lado del río y no se dio cuenta que una de sus patas quedó atorada entre las piedras. Pacita hábilmente logró liberar a Cochi, quien chillaba y chillaba. Después del rescate, Cochi le agradeció y le dijo que gallinas como ella hacían falta en Salto de Agua, un lugar en donde casi nadie escucha los gritos de auxilio de los otros. Pacita pensó en lo que Cochi le dijo y se aventuró a ir a Salto de Agua. En su camino se encontró a Chucho, un perrito sucio y tan, tan flaco que sus costillas daban la impresión de ser una marimba. Chucho estaba solo, por lo que Pacita se dio a la tarea de buscarle un menso, dijo, un dueño que lo cuidara, alimentara y apapachara. Recorrieron varios ranchos y al fin dieron con Ramón, un niño colocho que desde que vio a Chucho se enamoró de él. Pacita, feliz de lograr su cometido, siguió su camino con dirección a Salto de Agua, donde, dicho sea de paso, salvó a unos guajolotes atolondrados a ser atropellados en la carretera, a un borreguito que se atrasó en su andar a regresar a su rebaño y a un mono araña que se cayó de una rama.

boletín informativo del programa conjunto por una cultura de paz

julio

- septiembre 2012

Un día Pacita vio una huella extraña. Según le dijeron era la huella de Balam, el jaguar, animal que por su gran tamaño y presencia era considerado como el rey de toda la región, además de ser muy querido. Los animales de la selva temían por Balam, ya que, desde hace unos días, un grupo de cazadores seguía sus pasos. Pacita, enfurecida por lo que los humanos querían hacerle a Balam, decidió organizar a los otros animales para hacer que todas las trampas que los humanos colocaban fallaran. No obstante, una noche Balam cayó en una de ellas, dando por resultado una herida grave en una de sus patas. Sus gritos de dolor se escucharon por toda la selva, y sus habitantes corrieron a ver qué pasaba. Balam estaba muy alterado y no se dejaba ayudar; el dolor hacía que atacara a aquellos que intentaban sacarlo. Sólo Pacita logró apaciguarlo, diciéndole que si no se dejaba ayudar los humanos vendrían y le quitarían esa hermosa piel y la selva se quedaría sin su mejor guardián. Balam aceptó la ayuda de Pacita y pronto logró salir de la trampa. Agradeció a Pacita su valor y la nombró miembro honorario de la selva. Pacita les agradeció y siguió su camino ayudando a todos aquellos que lo necesitaran. Muchos comenzaron a imitarla y pronto en la selva se generó un ambiente de camaradería como hace mucho no se sentía. Fue así como Pacita descubrió que uno no tiene un destino establecido; es necesario encontrar eso en lo que somos buenos y ponerlo al servicio de los demás, sólo así alcanzaremos la paz.

Adaptación del libro infantil La gallina de la paz, de Gloria Sánchez *Asistente de comunicación **Asistente de PNUD

boletín informativo del programa conjunto por una cultura de paz

julio

- septiembre 2012

E

¿Quiénes somos?

l programa conjunto “Prevención de conflictos, desarrollo de acuerdos y construcción de la paz en comunidades con personas internamente desplazadas en Chiapas, México 20092012” es un proyecto interagencial financiado por el Fondo para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (F-ODM). Su objetivo es mejorar las capacidades locales para la prevención de conflictos violentos y la construcción de una cultura de paz entre la población desplazada a través de la promoción del desarrollo humano local, un mejor acceso a la justicia y la recomposición del tejido social. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), son las agencias del SNU que participan en este programa con acciones integrales que buscan atender a las causas estructurales del desplazamiento en el estado, buscando con ello prevenir futuros conflictos y construir una cultura de paz a partir de la cual sea posible un entorno de paz duradera. Los ejes en los cuales interviene el Programa Conjunto son los siguientes: Acceso a la justicia para la población desplazada. Ampliación de las capacidades estatales y locales de instituciones responsables de la procuración, impartición y administración de justicia en el estado, y reforzar el marco jurídico con la finalidad de asegurar la protección de la población desplazada. Construcción de una cultura de paz. Fortalecimiento de las capacidades institucionales y comunitarias trabajando con mujeres y hombres adultos, jóvenes, niños y niñas en materia de educación, comunicación para el desarrollo y diálogo democrático, con la finalidad de establecer las bases para una cultura de paz que permita el respeto de los derechos de todas las personas y la resolución pacífica de conflictos. Mejora de las condiciones de vida e ingreso de la población desplazada. Inversión en la promoción del desarrollo a través de la mejora de las condiciones de vivienda, servicios básicos comunitarios y medios de ingreso de la población.

CRÉDITOS

directorio

idea y planeación

UNIDAD DE COORDINACIÓN Oscar Torrens Sonia Silva
coordinador coordinadora de monitoreo y evaluación

PNUD Miguel Pickering
coordinador técnico

Elsa Barreda Sonia Silva
coordinación y edición

UNESCO José Miguel Álvarez
coordinador técnico

UNICEF Adriana Bustamante
coordinadora técnica

fotos:

Heidi Arcos, Mariana Cruz, Magdalena González, Madaín Vázquez y Archivo
diseño:

Claudia Flores
coordinadora administrativa

Heidi Arcos
asistente de monitoreo

Itzel Jiménez
asistente

Marianela Vergara
punto focal

Caterine Forero
asistente para la gestión conjunta

Julieta Valdéz
especialista en género

Pedro Santiago
supervisor de obra

UNODC Amparo Barrera
coordinadora técnica

Elsa Barreda

Juan Manuel Díaz
conductor y auxiliar de seguridad

Elsa Barreda
coordinadora de comunicación

Elizabeth Amarillas
asistente especialista

Paulina Trujillo
asistente

Alejandro Espinosa/ Sonideas
ilustración:

Josefa Ortiz de Domínguez #10 Col. Centro CP 29200 San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México Tel. +52 (967) 116 0192

Lorena Caballero
asistente de comunicación

Ian Hrovatin
consultor para sistematización

María Padme

Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad de las/los autores y no reflejan necesariamente la opinión de las agencias que conforman el Programa Conjunto por una Cultura de Paz.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful