Pronunciamiento.

Al pueblo de México A la comunidad académica del país La exigencia de Elba Esther Gordillo para que se cierren las escuelas normales y se conviertan en “instituciones para técnicos en turismo, (y) técnicos en actividades productivas” (sic), pone en evidencia su complicidad con calderón y las intenciones del grupo en el poder en torno a la educación y a la formación de los maestros. Con sus declaraciones, gordillo y Vázquez Mota demuestran su total ignorancia sobre el papel histórico del normalismo en México, normalismo que con mas de 180 años de existencia, y sus invaluables aportes para la construcción del pensamiento pedagógico mexicano, ha contribuido a la construcción de la nación formando a millones de mexicanos. Seguramente, ignoran también los aportes históricos de grandes pensadores mexicanos, como Gómez Farías, Baranda, Altamirano, y Vasconcelos que han dado sustento filosófico a uno de nuestros más valiosos baluartes: la educación pública y gratuita. Más aún, detrás de esas declaraciones se esconde la misma lógica que se ha utilizado para entregar los bienes de la nación a los grandes empresarios extranjeros y nacionales: acusar de deficientes a organismos del patrimonio nacional y, en consecuencia, justificar su privatización como forma de solución: así sucedió con el servicio telefónico, la banca y la salud publica; así pretenden hacerlo ahora para privatizar el petróleo y la educación. Ciertamente, es necesario reconocer que las normales padecen deficiencias graves e importantes, expresadas en su vida académica; pero esas deficiencias han sido el resultado histórico de la ausencia de políticas gubernamentales para el desarrollo integral de la educación y de la formación de maestros de educación básica, y, de la ausencia de recursos presupuestales para el desarrollo de las escuelas Normales. El Programa para la transformación y el Fortalecimiento Académicos de las escuelas Normales (PTFAEN), impulsado de 1997 a 2000, propició apoyos y condiciones académicas mínimas para el desarrollo de las normales, mismos que se fueron abandonando paulatinamente. A partir de 2007, Calderón ha ido entregando a Elba Esther el sistema educativo y las decisiones sobre su destino y operación: yernos, compadres y amigos son hoy los funcionarios de la SEP y la secretaria de educación es, como ella misma ha declarado, quien cumple los “acuerdos” que tome con la señora gordillo. El otro factor del deterioro mencionado es la corrupción, sistemática y hasta estructural, instalada por el SNTE en todo el aparato educativo. En convivencia con las autoridad, el SNTE se ha instaurado un control férreo u el clientismo político que se ejercen a través del chantaje, las amenazas, las prebendas y la represión. El SNTE es el responsable de que en algunas escuelas normales existan problemas graves como la herencia y venta de plazas, la protección a lideres, maestros y trabajadores vánales y corruptos, la existencia de cientos de “comisionados” que cobran en esas instituciones sin ir a trabaja, la entrega

de puestos directivos y estímulos económicos a sus incondicionales, etc. En suma, el SNTE y la SEP son los principales responsables del deterioro académico, presupuestal y de infraestructura que padecen las escuelas formadoras de docentes. A pesar de esas condiciones adversas, también es necesario reconocer que las normales han cumplido, y están cumpliendo con su función histórica gracias al compromiso y desempeño de moles de maestros, trabajadores de apoyo y estudiantes, conscientes del papel que juegan los docentes y la educación en la construcción de una nación soberana y democrática. La vida académica en las normales es producto de la labor constante y el compromiso profesional de este sector. Los programas de posgrado y actualización dirigidos a los maestros en servicio, los proyectos académicos y culturales de envergadura internacional, los proyectos de investigación, las experiencias de intercambio académico, de trabajo colegiado interdisciplinario, de tutoría académica, y muchos otros programas y acciones de trascendencia son una muestra del trabajo de calidad académica que impulsa la comunidad normalista verdaderamente comprometida con la educación publica. Para toda la comunidad normalista del país; alumnos, maestros y trabajadores, y profesores en servicio y retirados, egresados de las mismas la propuesta de cerrar las normales reclama de una propuesta inmediata, amplia y organizada. Por ello, la comunidad de la Benemérita Escuela Nacional de Maestros (anotar otras instituciones que estén de acuerdo) declaran: ¡A LA SEÑORA ELBA ESTHER GORDILLO, NO ES PORTAVOZ DEL MAGISTERIO! ¡RECHAZAMOS TOTALMENTE LA PRETENSIÓN DE CERRAR LAS ESCUELAS NORMALES! ¡EXIGIMOS QUE EL GOBIERNO ASUMA SU RESPONSABILIDAD DE DARLE EMPLEO A LOS EGRESADOS DE LAS NORMALES PÚBLICAS DEL PAÍS! ¡NO AL EXAMEN DE OPOSICIÓN PARA INGRESAR AL SERVICIO! ¡EXIGINOS MAYOR PRESUPUESTO Y APOYOS PARA LAS NORMALES! ¡LA TRANSFORMACIÓN CUALITATIVA DE LAS NORMALES DEBE BASARSE EN LA PARTICIPACIÓN Y DECISIÓN DE SUS COMUNIDADES, Y DEBE INICIARSE CON LA ERRADICACÍON DE TODAS LAS FORMAS DE CORRUPCIÓN QUE HA INSTALADO EL SNTE! En consecuencia, llamamos a la conformación de un Frente de escuelas Normales para la Defensa del Normalismo y de la Educación Pública, Laica, Gratuita y Obligatoria. ASAMBLEA PERMANENTE DE LA COMUNIDAD DE LA BENM http://elnormalismovive.blogspot.com elnormalismova@yahoo.com.mx