You are on page 1of 36

Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de

Usuari@s de Atención Primaria

TEMAS SELECTOS DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

Objetivos
• Actualizar a los profesionales de la salud respecto a las nuevas
conceptualizaciones de
• salud sexual y reproductiva.
• Examinar algunos temas de salud reproductiva, especialmente relacionados con
salud
• sexual.
• Enfatizar el papel social de los profesionales de la salud en la promoción de la
salud sexual y reproductiva.

Mitos * y realidades
Una buena forma de introducirnos al tema de salud sexual reproductiva es cuestionando
algunas de las falsas creencias ampliamente difundidas entre la población.

Mito: El deseo sexual nace espontáneamente.


Realidad: El deseo sexual se define como la disposición a entrar en una experiencia
sexual. El deseo es la puerta de entrada para el desarrollo de la respuesta sexual. El
deseo se dispara frente a ciertos estímulos, todos ellos aprendidos a lo largo de la vida y
donde la cultura cumple un rol preponderante al definir cuales serán éstos. Así, durante el
desarrollo psicosexual una de las tareas será identificar cuáles serán los eventos que nos
servirán para gatillar nuestro deseo sexual. De esta forma, cada vez que aparece el deseo
es porque lo hemos puesto en marcha a través del reconocimiento de un estímulo (en
vivo o imaginariamente) reconocido como provocador.

Mito: Las mujeres sienten menos deseo sexual que el hombre.


Hombres y mujeres poseemos igualdad de posibilidades de sentir deseo. La diferencia se
da, más bien, por oportunidades de aprendizaje diferenciadas para cada sexo. Así, a los
hombres se les enseña y refuerza desde pequeños el reconocimiento de estos estímulos,
así como la expresión del deseo. La socialización de las mujeres chilenas en este ámbito
es más bien restrictiva, teniendo menos oportunidades para reconocer estos estímulos, al
mismo tiempo que la expresión del deseo es muchas veces sancionada socialmente.

Mito: un pene grande es importante para la gratificación de la mujer.


Mito: el hombre con pene grande es más potente que el hombre con un pene más
chico.
Realidades: todos estas aseveraciones son falsas. Siempre resulta conveniente
comentarlo con los consultantes varones y sus parejas, particularmente entre los jóvenes,
quienes presentan una gran preocupación respecto al tamaño de sus órganos sexuales.
Es importante aclarar este punto para evitar que puedan sentirse en desventaja en
relación con otros hombres e incómodos con sus futuras parejas sexuales. El tamaño del
pene no es el requisito principal en la gratificación sexual de la mujer. Más relevante que
aquello, resulta ser la sincronía que un hombre y una mujer experimenten para adecuar la
práctica sexual a las necesidades y sensaciones placenteras para el compañero o
compañera sexual. Aunque todo esto parezca muy obvio, para muchos consultantes no lo
*
Se usa aquí el término mito en su acepción común de falsa creencia y no en su acepción antropológica de
sistema de creencias.
Manual Conversemos de Salud Sexual 1
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

es. Sólo en la medida en que exploremos un poco sus mitos en lo que atañe a sus
cuerpos, su sexualidad, la de sus parejas y su relación de pareja, podremos aclararlos
brindándoles información precisa.

Mito: la masturbación es normal sólo en hombres adolescentes.


Realidad: Como revisamos en el módulo de desarrollo humano, la masturbación más que
normal, es una conducta natural propia de nuestro ser sexuado. Así, no necesariamente
es practicada por todas las personas. Respecto del sexo, hoy sabemos que la
masturbación es también una práctica utilizada por las mujeres, aún cuando éstas no lo
expliciten tanto como los varones. Por último, si bien es en la adolescencia donde su
frecuencia puede ser mayor, la práctica autoerótica se mantiene a lo largo de la vida como
una alternativa para todos/as aquellos/as que encuentran gratificación sexual en su
utilización.

Mito: no se pueden tener relaciones sexuales durante el embarazo.


Realidad: cuando el embarazo no tiene complicaciones y ambos miembros de la pareja lo
deseen, se pueden tener relaciones sexuales. La consejería profesional en este sentido,
debe estar encaminada a disminuir temores respecto de la actividad penetrativa, ayudar
en la identificación e incorporación de nuevas posiciones para tal evento, así como a
valorizar, por parte de la pareja, el desarrollo y exploración de nuevas prácticas sexuales
no penetrativas e igualmente gratificantes.

1. AVANCES EN MATERIA DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

Como ya hemos revisado, desde la realización de la Conferencia de Teherán en 1968,


donde se habla por primera vez de “el derecho básico de las parejas e individuos para
decidir libre y responsablemente sobre el número y espaciamiento de sus hijos, y para
tener información, educación y medios para hacerlo”, se desarrolla un proceso
ininterrumpido de Conferencias Internacionales donde la temática de derechos
reproductivos se incorpora al debate permanente de organizaciones multinacionales. Ello
tuvo como resultado, en la década de los 90, un cambio sustancial en el concepto de
salud reproductiva y la visibilización de la temática de la sexualidad como un aspecto más
de la salud y bienestar de las personas.

Sin embargo, y reconociendo estos avances, las discusiones han continuado por la
inclusión que se hace de la salud sexual dentro del marco de los derechos reproductivos,
sin lograr separarse de éstos. Así, la sexualidad sigue siendo vista a la luz de la
reproducción, y no ha podido ser reconocida como ámbito independiente (en términos de
derechos) como una prioridad en sí misma.

A pesar de existir la intención, no se han logrado gestar cambios más allá de aquellos
referidos específicamente a las mujeres. Aún no poseemos estrategias específicas para
abordar la salud sexual de los hombres o de aquellos grupos que no están en edad
reproductiva (niños y adultos mayores), como asimismo de los grupos con distinta
orientación sexual. Para estos, no han existido concensos mundiales que incluyan sus
necesidades, que les consideren en su derecho al ejercicio de una sexualidad plena. Si
entendemos la sexualidad como una capacidad que poseen todos los seres humanos, es
posible suponer que no se está considerando todas las posibles demandas en esta
temática.

2 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Si revisamos lo ocurrido en nuestro país al respecto, resulta importante recordar que en el


año 1997 el Ministerio de Salud elaboró el documento “Prioridades de Salud País” 1 ,
instrumento que contiene los 16 problemas de salud principales a ser abordados por los
programas de salud y donde, en el décimo tercer lugar aparece “la salud sexual y
reproductiva”.

Se desprende que al incorporar el término “sexual”, las políticas reconocen la necesidad


de estrategias específicas, más allá de las relacionadas al proceso reproductivo. Ello
implica asumir que se reconoce a la sexualidad como inherente a la condición humana, de
la cual se derivan necesidades y demandas en las distintas etapas del ciclo vital.

Cabe señalar que en nuestro país, las estrategias sanitarias se traducen en programas de
salud específicos para asistir a la población general en sus procesos de salud-
enfermedad. Tomando en cuenta este antecedente, el documento en cuestión señala que
la salud sexual y reproductiva se traduce en prioridad programática sólo para el programa
de Salud del Adolescente y para el Programa de Salud de la Mujer. Para el primero, el
interés central debe ser el embarazo no deseado, mientras que para el segundo se
establecen como prioridades la mortalidad fetal tardía, el aborto provocado, las
infecciones del tracto reproductivo y las alteraciones de la salud de la mujer
postmenopaúsica. Esta situación indica que las actividades están centradas en su
mayoría en el proceso reproductivo, más que en la salud sexual propiamente tal.

El análisis más específico de las actividades señaladas para el Programa de Salud del
Adolescente, en términos de embarazo no deseado, señala la promoción de conductas
sexuales responsables, consejería individual y grupal en salud sexual y reproductiva,
control del desarrollo psicoafectivo del feto-madre-padre para la aceptación del embarazo
y control integral del embarazo en adolescentes. La descripción de tales actividades da
cuenta de un enfoque basado aún en el riesgo, centrado en materias reproductivas:
anticoncepción y embarazo.

En el caso del Programa de Salud de la Mujer, las actividades se centran en educación y


difusión sobre riesgos reproductivos, infecciones del tracto, servicios disponibles y
conductas sexuales responsables; vigilancia y evaluación de mujeres y/o parejas con
mayor riesgo reproductivo, con sintomatología de infecciones vaginales o en etapa de
climaterio; control de mujeres embarazadas con morbilidad obstétrica, control
preconcepcional en población de riesgo de recurrir a un aborto provocado, detección de
infecciones vaginales durante el embarazo; se incluyen actividades de atención,
consejería y tratamiento para cada una de estas poblaciones.

Debemos reconocer avances en estas materias, por lo menos en lo concerniente a los


lineamientos generales de la Política en Salud. Dichos avances no pueden ser vistos en
forma independiente de los compromisos adquiridos por nuestro país a nivel mundial con
las firmas de gran parte de las convenciones internacionales antes citadas. No podemos
desconocer el avance que significa la incorporación de la actividad de consejería sexual y
reproductiva en el Programa de la mujer, la consejeria para jóvenes en el Programa
Adolescente y la consejería pre y post test en VIH/SIDA y en las Normas de manejo de las
ETS, además de proyectos relacionados con VIH/SIDA, que a través de sus actividades
educativas han visibilizado el tema de la Sexualidad, más allá de lo concerniente a la
transmisión del VIH. Sin embargo, aún queda camino por recorrer y construir.
1
Prioridades de Salud País, MINSAL, División de salud de las personas.
Manual Conversemos de Salud Sexual 3
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

La incorporación de la salud sexual y los derechos sexuales será futura. El trabajo


realizado hasta ahora, ha hecho reflexionar acerca de las carencias que poseemos como
país en estas materias. Un cambio a corto plazo en este ámbito, será ampliar la mirada,
no sólo focalizándonos en la entrega de información y accesibilidad de los servicios, sino
también incorporando, en las actividades sanitarias, la reflexión y discusión de los
significados de la sexualidad como construcción social, tal que permita a la población una
vivencia sexual saludable y placentera.

2. CONCEPTO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

Resulta evidente entonces, que la salud sexual, si bien aporta a la salud reproductiva, es
distinta de aquella y, por ende, requiere de un análisis propio más allá de lo concerniente
al proceso reproductivo.

Como ya mencionamos, la salud reproductiva ha sido definida como...“un estado general


de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias,
en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo, sus funciones y
procesos”.

De ello podríamos decir que la salud sexual es también un estado general de bienestar,
más allá de la ausencia de enfermedad de los órganos, funciones o procesos vinculados a
la respuesta sexual, derivado del logro de una vivencia sexual grata y placentera.

La salud sexual no sólo se limita a las edades reproductivas como tampoco a la función
sexual, y se convierte así en un aspecto de la salud integral que posee necesidades
propias en cada etapa vital, conforme al género y al contexto sociocultural del que
consulta .

3. LA SALUD CORPORAL Y EL CONOCIMIENTO DEL CUERPO SEXUADO: EL


PRIMER PASO.

La higiene y autocuidado del cuerpo, específicamente de los órganos sexuales y


reproductivos tiene directa relación al reconocimiento de nuestro cuerpo sexuado desde
que somos pequeños. Como lo decíamos en los primeros capítulos, niños y niñas desde
muy temprano exploran sus cuerpos y encuentran en ellos sensaciones diversas, algunas
más placenteras que otras. La exploración genital es un paso natural en la integración de
nuestra sexualidad, en términos corporales. Sin embargo, muchas veces asusta y es
reprimida, sobre todo en las niñas, por el temor al daño genital.

Será función de una buena consejería promover la autoexploración genital, no sólo en las
mujeres y hombres adultos, sino también en los púberes, como herramienta de
autocuidado y de promoción de la salud sexual. La labor educativa al respecto debe
mostrar también la diferencia entre el aparato sexual y el reproductivo, de modo que los
consultantes puedan reconocer en ellos un cuerpo que responde activamente con
sensaciones corporales frente a la estimulación sexual y que resulta diferente del aparato
reproductor.

A. Respecto de los organos propiamente sexuales

4 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Los consultantes debieran recibir información respecto del lugar (de modo de guiar la
autoexploración), anatomía y función de cada uno de ellos.

MUJERES

Es necesario enfatizar la importancia de la vulva como órgano sensitivo, diferenciando el


pubis o monte de Venus, los labios mayores, los labios menores, el clítoris y la vagina.

Respecto del clítoris y su relevancia como órgano gatillador del orgasmo femenino, es
fundamental reconocer su lugar dentro de la vulva, así como su conformación, esto es
identificar que tiene una forma cilíndrica y termina en un glande con su capuchón formado
por dos pliegues, que son la continuación de los labios menores. Mide de uno a tres
centímetros.

Las(os) consultantes debieran también recibir información respecto de la gran sensibilidad


de los labios mayores y menores y del aumento de volumen que ocurre en estos últimos
durante el proceso excitatorio, que permite el acortamiento, en términos de distancia entre
el introito vaginal y el clítoris, propiciando así una mejor estimulación durante la
penetración vaginal.

La vagina debe ser reconocida en su doble función, sexual y reproductiva, haciendo


hincapié que es uno más de todos los órganos sexuales, el cual puede o no ser utilizado
en una actividad sexual. Esto dependerá de la práctica sexual escogida por la pareja.

Otro organo importantísimo para la actividad sexual, aún cuando no son obsevables a
simple vista, son las glándulas de Bartholin. Estas se encuentran a cada lado del orificio
vaginal; cada una de ellas secreta durante la excitación sexual una o dos gotas de una
sustancia acuosa, que es determinante para la lubricación vulvar y vaginal, de modo que
el tocamiento genital y la penetración resultan indoloras.

Los ovarios, las trompas de Falopio y el útero o matriz, son órganos netamente
reproductivos, cuya indemnidad hace posible la reproducción. Si bien el útero sufre
modificaciones durante la respuesta sexual, en términos de posición, así como también se
contrae durante el orgasmo femenino, no es un órgano propiamente sexual y si es
fundamental para la reproducción.

HOMBRE

Los órganos sexuales masculinos, el pene, los testículos y el escroto son también
organos reproductivos.

Respecto a su función sexual el pene y su glande son los organos sensitivos por
excelencia en el caso de los hombres. La vasocongestión que sufren durante la excitación
sexual los hace aumentar de tamaño y cambiar su coloración.

El glande y su corona es la zona que posee mayor cantidad de terminaciones nerviosas


sensoriales. Sin embargo no hay que olvidar el escroto como organo sensitivo. La
evidencia clínica señala que los hombres disfrutan de las caricias genitales en esta zona,
así como en el pubis.

Manual Conversemos de Salud Sexual 5


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Los testículos por su parte, protegidos por el escroto, también participan de la respuesta
sexual movilizándose hacia arriba a modo de protección.

La próstata, es la encargada de producir un líquido lechoso, de olor muy característico,


alcalino y que contiene proteínas, calcio, colesterol, ácido cítrico y algunas enzimas. El
líquido prostático compone el porcentaje más alto de líquido seminal. En términos
reproductivos la alcalinidad de éste sirve para que el espermatozoide pueda sobrevivir y
desplazarse en la vagina, cuyo pH es ácido.

La secreción de las glándulas bulbouretrales o de Cowper también tienen una


participación en el semen. Durante la excitación sexual, estas glándulas secretan un
líquido alcalino, cristalino y adherente cuya función es limpiar la uretra de restos de orina
(con pH ácido) y favorecer un ambiente alcalino para dar paso al semen. Este líquido
contiene a menudo espermatozoides, por lo que pueden verse con frecuencia embarazos
en una relación en donde se practicó el coito interrumpido o el retiro del pene antes de la
eyaculación.

Respecto de la función reproductora, la indemnidad de testículos, tubulos seminiferos,


epidídimo y conductos otorgan la potencialidad para una adecuada respuesta
reproductiva.

Más alla de los organos sexuales propiamente tales, no debemos dejar de mencionar la
relevancia de las sensaciones corporales, donde el cuerpo y cada una de sus zonas son
una verdadera sábana de respuesta erótica. Si bien existen autores que gustan de
identificar algunas zonas como erógenas, resulta mejor pensar que cada cuerpo en
particular responde específicamente de acuerdo a gustos y preferencias sensitivas.

Por último, debemos también mencionar que los pezones para ambos sexos son zonas
de alta sensibilidad, que participan activamente en la respuesta sexual cambiando su
tamaño, forma y coloración.

B. Respecto de la Menstruación

Otro tema que a muchas/os consultantes preocupa aún, tiene relación con la
menstruación. Ello influenciado por una serie de mitos respecto de su impureza, pero
también como resultado del escaso conocimiento que mujeres y hombres poseen de este
proceso natural, tanto en términos fisiológicos como anatómicos.

En algunas comunidades a lo largo de América Latina se piensa todavía que las mujeres
están impuras o sucias, y que no deben acercarse a varones y, mucho menos, tener
relaciones sexuales. Estos mitos han disminuido en la medida en que ha aumentado la
información sobre este fenómeno entre la población y ha mejorado la condición de las
mujeres.

Es necesario informar a las mujeres de los cuidados que deben tener durante la
menstruación:

En primer término, recordarles que estar menstruando no significa que la mujer esté
enferma y no pueda continuar con la vida normal, integrando el cuidado higiénico a su

6 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

vida cotidiana; no hay ninguna actividad que se deba suprimir o alimentos prohibidos o
limitados durante la menstruación.

Es importante mencionar que durante la menstruación no hay impedimento para tener


relaciones sexuales; esto dependerá del gusto o disgusto de los interesados.

Tener relaciones sexuales durante la menstruación puede potenciar enfermedades


infecciosas, si no se usa preservativo, incluyendo el riesgo de un embarazo si no se
toman las medidas preventivas adecuadas.

No se recomienda hacer lavados vaginales ni vulvares especiales durante o después de


la menstruación, ya que puede eliminarse la flora vaginal normal, propiciándose así
infecciones locales de diversas etiologías.

Por último, más allá de la autoexploración como proceso de reconocimiento corporal, se


debe promover esta técnica como herramienta diagnóstica de procesos patológicos.

Respecto de los genitales, si se aprende a conocerlos en condiciones normales, será más


fácil detectar cualquier patología tempranamente.

C. Respecto de la exploracion genital

Reconocemos que para la mayoría de las mujeres, debido a su educación, resulta difícil la
exploración de los genitales; por eso es importante estimularlas para que se percaten de
los beneficios que trae consigo esta exploración.

Se recomienda la exploración vulvar una vez al mes, después del baño y auxiliada por un
espejo.

Se revisa el clítoris, el meato urinario, los labios mayores, los labios menores y la entrada
vaginal; asimismo debe incluirse la valoración del periné y el ano.

Se buscarán cambios de coloración de la piel de los labios mayores, presencia de nódulos


o puntos dolorosos de la vulva en general, las condiciones de la mucosa vaginal,
presencia o aumento de la secreción vaginal con cambio en sus características: olor, color
etc., la presencia de abscesos y en general las condiciones del periné.

También es importante enseñar a los hombres técnicas de autoexploración de genitales,


sobre todo del pene y los testículos.

Se revisará con regularidad el glande, su coloración, si existe escozor o algún punto


doloroso.

Al retraer el prepucio para liberar el glande se valorará el surco balanoprepucial, sobre


todo en caso de los no circuncidados.

Se revisará el escroto, palpando y buscando de cada lado el testículo correspondiente,


haciendo hincapié en que la consistencia y el tamaño de los testículos sean simétricos;
así, poco a poco se entrenará para reconocer el estado normal del patológico.

Manual Conversemos de Salud Sexual 7


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Cuando se detecte un aumento de tamaño en la bolsa escrotal por crecimiento testicular o


aumento de la consistencia del testículo con la presencia o no de dolor a la palpación, hay
que acudir con el/la especialista para una valoración temprana e integral.

D. Respecto de la exploracion de los senos

Desde que se inicia la pubertad se requiere del aprendizaje para explorar los pechos y
detectar tempranamente procesos mamarios benignos o malignos.

La técnica es muy sencilla y está al alcance de todas las personas.

Frente a un espejo.se valorará la situación de los pezones, su simetría, que no existan


zonas de retracción; la textura y coloración de la piel de ambas mamas será la usual y
simétrica con la mama contralateral.

Se busca intencionadamente nódulos, “bolitas” o puntos dolorosos.

Se incluye la palpación suave del hueco axilar, donde igualmente se buscan nódulos o
puntos dolorosos

Se recomienda hacer esta autoexploración una vez al mes y, de preferencia después de


la menstruación. Si se detecta algo sospechoso es necesario acudir al/la profesional para
su atención temprana.

4. TEMAS SELECTOS DE SALUD REPRODUCTIVA Y SALUD SEXUAL

A continuación se exponen algunos temas específicos de la esfera reproductiva,


reconociendo las implicancias de éstos en la salud sexual de las y los consultantes.

LA REGULACIÓN DE LA FECUNDIDAD Y LA ACTIVIDAD SEXUAL

La posibilidad de controlar y regular la fecundidad es componente indispensable de la


salud sexual y reproductiva, y constituye un derecho. Por tanto, es necesario que l@s
profesionales de la salud cuenten con información para proporcionar servicios de calidad.

La planificación conceptiva es la actitud consciente sobre el número y espaciamiento de


los hijos, fundamentada en el conocimiento de métodos y técnicas anticonceptivas. Sin
duda, uno de los eventos difíciles de asumir, tanto para una mujer como para un hombre,
es un embarazo no planificado, que se traduce en una maternidad o paternidad no
elegida.

Los métodos anticonceptivos con los que contamos hoy en día son, en general, seguros
para las mujeres y los hombres y cuentan con niveles variables de eficacia; la mayoría no
interfiere con el placer sexual y son emocionalmente aceptables por ambas partes.

El mejor anticonceptivo será el que la pareja determine que les brinda más protección,
con menor interferencia y de bajo costo. Ninguno de los anticonceptivos con los que
contamos actualmente es perfecto y todos tienen un índice mayor o menor de error.

8 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

En vista de la gran cantidad de información disponible en lo que se refiere a


anticoncepción, resumimos algunos puntos importantes en un cuadro al final de éste
módulo.

Afortunadamente, y gracias a los métodos anticonceptivos, se ha podido desligar el placer


erótico de la reproducción. Ello resulta beneficioso para la salud sexual, en tanto la
actividad erótica se desliga del riesgo del embarazo no planificado. Sin embargo, la
elección del método es un aspecto clave para el funcionamiento sexual. Con esto
hacemos referencia a que si no hay confianza en el método utilizado, ello podría interferir
en la respuesta sexual produciendo bloqueos en cualquiera de sus fases producto de la
ansiedad al respecto, tanto en hombres como en mujeres. Del mismo modo, sabemos que
hay métodos hormonales no recomendables para ciertas mujeres que, de acuerdo a su
perfil hormonal, pudiesen presentar descenso del deseo sexual o bien problemas de
lubricación.

El uso del preservativo es quizás uno de los métodos que más resistencia ofrece en su
uso por sus implicancias en la respuesta sexual. Tanto hombres como mujeres pueden
aducir que disminuye la sensibilidad. Si bien ésto es cierto, verdadero es también que ello
podría ser un elemento a favor para una actividad sexual más prolongada y no
únicamente centrada en el pene y la vagina.

Es claro que el preservativo resulta ser la mejor protección, salvo la abstinencia, para
evitar el embarazo, las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA; su mayor
incorporación a la práctica sexual dependerá del entrenamiento que se adquiera en la
colocación de éste, tomando en cuenta también las consideraciones antes señaladas.

EL EMBARAZO, POST PARTO Y LA SALUD SEXUAL

Uno de los aspectos clave para lograr una plena salud reproductiva es la maternidad sin
riesgo, concepto ligado directamente a la mortalidad materna, es decir, al número de
mujeres que mueren por causas relacionadas con el embarazo y el parto. Según la
Organización Panamericana de la Salud, en Latinoamérica fallecen anualmente 23.000
mujeres por estas causas. En su gran mayoría estas muertes son evitables.

Con el objetivo de disminuir dicha cifra, deben propiciarse ciertas estrategias sanitarias
encaminadas a fomentar, por ejemplo, la nutrición de las mujeres desde su niñez, tal que
ello permita afrontar un embarazo en las mejores condiciones.

La orientación y consejería en salud sexual y reproductiva es también central en estos


términos, tanto respecto de la planificación conceptiva como respecto de los embarazos
de alto riesgo y la prevención de las enfermedades de transmisión sexual y de la infección
por el VIH. Ello propiciará que la maternidad sea elegida y por ende de menor riesgo.

En nuestro país el control preconcepcional es la atención integral proporcionada en el


consultorio de atención primaria a la mujer en edad fértil que desea iniciar o posponer un
embarazo. Esta actividad permite acoger la demanda de regulación de fecundidad en
mujeres nuligestas, así como también evaluar el grado de riesgo reproductivo antes de
iniciar un embarazo, de modo de efectuar las intervenciones que sean necesarias para
mejorar la condición de la futura embarazada (peso adecuado, control de patologías
crónicas como diabetes o hipertensión, por ejemplo).

Manual Conversemos de Salud Sexual 9


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Del mismo modo, y una vez producido el embarazo, la orientación y atención prenatal, así
como la asistencia adecuada en el parto, en todos los casos, evitando la utilización
excesiva de las operaciones cesáreas, así como la atención obstétrica de emergencia,
incluidos los servicios de remisión en caso de complicaciones en el embarazo, el parto y
el aborto, contribuirán a una mejor salud reproductiva.

Respecto de la salud sexual, durante el embarazo, el profesional deberá también asesorar


respecto de cómo continuar con la vida sexual durante este período. Si no existen
contraindicaciones, las recomendaciones tendrán el sentido de:

• Disminuir temores respecto de la actividad penetrativa,

• Identificación e incorporación de nuevas posiciones para tal evento, así como el


desarrollo y exploración de nuevas prácticas sexuales no penetrativas e
igualmente gratificantes.

Hombres y mujeres se comportan de forma particular frente a un embarazo y la


continuidad de la actividad sexual. Por tanto si bien no hay patrones, se debe acoger el
hecho que existan parejas que deseen disminuir su frecuencia como otras que la
aumenten.

Los factores que influyen sobre el interés sexual durante el primer trimestre incluyen la
fatiga, la náusea, los cambios fisiológicos (en particular la vasocongestión de los senos
que ocurre durante la estimulación sexual puede ser dolorosa para una mujer que
experimenta hipersensibilidad en esa zona) y alguna angustia difusa en mujeres que
estén embarazadas por primera vez o que tuvieron complicaciones en el embarazo
anterior.

El segundo trimestre del embarazo hace más consciente a una mujer de la presencia del
bebé en formación, por sus movimientos y aumento de tamaño; sin embargo, el segundo
trimestre es por lo común más tranquilo, ha desaparecido la náusea y la somnolencia y
puede aparecer un renovado interés sexual. Esto último puede relacionarse a la mejor
disposición sexual que presentan algunas mujeres, sobre todo pasando los malestares de
los primeros meses, debido a la ausencia de riesgo de embarazo o bien por el aumento
de la vasocongestión pélvica o el aumento de la lubricación vaginal que favorece la
excitación sexual.

La actividad sexual durante el tercer trimestre del embarazo suele disminuir


considerablemente. Las razones más comunes que se aducen para explicar este cambio
son: malestar físico, miedo a dañar al bebé, pérdida de interés sexual, torpeza para
efectuar el coito, recomendación médica y sentimientos de perdida de atractivo (según lo
percibe la mujer).

Desde el punto de vista de la salud existe el riesgo de inducir un parto prematuro a causa
de las contracciones uterinas que acompañan al orgasmo. Las mujeres con antecedentes
de sangrado vaginal durante el embarazo, membranas rotas o cuello maduro antes de
tiempo son las que corren el riesgo de tener un parto prematuro. Las mujeres sin
antecedentes de estas complicaciones y que están sanas, pueden participar en la
actividad sexual durante el tercer trimestre del embarazo sin riesgo para ellas o para el

10 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

feto. Lo importante aquí es potenciar en las parejas la idea que la actividad sexual no se
limita a la actividad penetrativa, indagando con ellos prácticas estimulatorias de consenso
y que les provean de satisfacción sexual.

Durante la atención posparto y los controles posteriores, tanto del niño como respecto de
la planificación conceptiva, es fundamental el apoyo del profesional para la continuidad de
la actividad sexual con las consideraciones propias del actual período.

El proceso de vida de hombres y especialmente de mujeres, muestra un cambio


fundamental con la llegada de los hijos. La llegada de un hijo reconceptualiza de manera
contundente la percepción de sí mismos de la mujer y del hombre y su concepción del
mundo que los rodea; esto acompañado por el cambio hormonal que vive el cuerpo de
una mujer, aunado a las expectativas, actitudes y valores ahora frente al nuevo status de
madre y padre.

Por tanto, la consejería en este sentido debe ir encaminada a disminuir las ansiedades
respecto de la disminución de la actividad sexual, que aparece en varios casos, como a
posibles bloqueos de la respuesta sexual. Hombres y mujeres deben conducirse con
lentitud retomando la actividad sexual conforme aumentan las sensaciones gratas y no
forzarse a tener relaciones sexuales.

Es importante considerar los problemas de lubricación que pudiesen presentar algunas


mujeres y asistirse con un lubricante vulvar y vaginal como paleativo mientras sea
necesario. Por último, es importante propiciar en las mujeres la integración de la función
maternal al ser mujer, y no la focalización del ser mujer en la maternidad, de modo que las
mujeres puedan desempeñar tanto el rol de madres como el de amantes.

EL EMBARAZO ADOLESCENTE Y LA SALUD SEXUAL

La fecundidad adolescente es un problema que va mas allá de los ámbitos de la salud


fisica y psicosocial, ya que constituye un fuerte indicador del desarrollo social.

A pesar de que la fecundidad ha descendido prácticamente en toda América Latina, el


número absoluto de hijos nacidos de adolescentes y la proporción de todos los
nacimientos que ocurren entre adolescentes ha aumentado. Esto se debe a las
estructuras de edad que han resultado de las altas tasas de fecundidad prevalente en
años pasados y a la rapidez del descenso de dichas tasas. Por ejemplo, en Cuba los
alumbramientos entre adolescentes correspondieron a 10.4% de todos los
alumbramientos vivos entre 1950 y 1955, en tanto que se elevaron a 25% entre 1985 y
1990. Datos recientes del Centro Latinoamericano de Demografía estiman el porcentaje
de nacimientos en madres adolescentes en alrededor de 20%; sin embargo, este número
oculta las notables diferencias que existen en las tasas de fertilidad en la región que van
desde 138 por 1000 para El Salvador, hasta 66 por 1 000 para Chile.

Debe advertirse que, si bien se reconoce el problema que representa a nivel continental el
aumento en los números de embarazos adolescentes por las consecuencias negativas
que representa para l@s adolescentes mismas, sus hijos y para la sociedad, en muchos
países no existen datos precisos de la magnitud del fenómeno. En algunos casos, debido
a que no hay desagregación de estadísticas por género y edad, y en otros, sencillamente
a causa del subregistro y/o la falta de registros confiables.

Manual Conversemos de Salud Sexual 11


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Muchas de los factores causales del embarazo adolescente tienen relación con las
condiciones socioeconómicas existentes en la región. Para citar sólo un ejemplo, es bien
sabido que la escolaridad es tal vez el factor social más importante para modificar la
fecundidad de las mujeres, y lo es aún más en el caso de las adolescentes.

Zeidenstein, del Population Council señala que “...la educación es uno de los aspectos
críticos de la discriminación económica hacia las mujeres. En muchos países las
muchachas reciben menos educación que los varones. Como resultado de esta falta de
oportunidades de educación, las mujeres de los países más pobres presentan mayores
tasas de fecundidad adolescente y las más altas tasas de mortalidad materna y neonatal.
El vínculo entre poca educación, baja autoestima, dependencia económica y alta
fecundidad femenina es directo”.

Por otra parte, una diversidad de estudios realizados en países de la región demuestran
que la causa de los embarazos adolescentes radica, no solamente, en su ignorancia
respecto a la anticoncepción, ni en la inaccesibilidad de los servicios y métodos, sino, muy
sustancialmente, en los patrones socioculturales que refuerzan las condiciones de
subordinación de la mujer dentro de la sociedad y en la frecuente falta de habilidades para
establecer un plan de vida por parte de los y las adolescentes. En muchos casos, las
jóvenes se embarazan porque no existen otras alternativas (de estudio o trabajo) para
adquirir status dentro de su grupo. Como ya hemos mencionado, cuando la cultura y los
medios exaltan la maternidad y ésta se encuentra tan cercanamente vinculada con la
identidad femenina, quedan pocos caminos que no conduzcan a la búsqueda de un
embarazo, a pesar de las consecuencias que afectarán y marcarán toda la vida de la
adolescente.

Muchas jóvenes no intentan o no desean embarazarse; sin embargo, sienten que


requieren la atención del hombre y su aprobación, y simplemente no pueden protegerse
de la actividad sexual no deseada o de los embarazos. Tampoco debe olvidarse a sus
compañeros, hombres jóvenes que pueden identificar erroneamente la desinhibida
expresión de la sexualidad y la fecundidad con la masculinidad. Muchos de ellos no tienen
la intención de volverse padres, pero ignoran los recursos a su alcance para evitar la
paternidad o, simplemente, no se interesan en utilizarlos.

Los riesgos y consecuencias del embarazo precoz afectan tanto a la madre como al hijo,
al igual que a la sociedad. Los riesgos biomédicos para la joven y el niño son bien
conocidos; menos estudiados son los riesgos asociados al desarrollo infantil, tales como
desnutrición, problemas de aprendizaje y conducta, entre otros. Sólo hasta fechas
recientes se da importancia al precio psicosocial que la joven paga: reincidencia del
embarazo, abortos realizados en pésimas condiciones, deserción escolar, en caso de que
asista a la escuela, matrimonios y uniones precipitados y disminución de las posibilidades
de capacitación y empleo. Los varones, aunque en menor grado, también se ven
afectados. En pocas palabras, el embarazo adolescente compromete el potencial de un
pleno desarrollo humano de un gran sector de la población.

Respecto de la salud sexual propiamente tal, el embarazo en adolescentes, acorta el


proceso de aprendizaje erótico, sobre todo si tenemos en cuenta que estos embarazos
ocurren en las primeras experiencias sexuales. A esto debemos sumarle todo lo ya
mencionado respecto del efecto del embarazo en la vida sexual de mujeres y hombres.

12 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

No se debe pasar por alto el efecto de un embarazo no planificado en términos de


condicionamiento; así la actividad sexual puede tornarse amenazante e incluso aversiva,
si las consecuencias del embarazo, en términos sociales, familiares, emocionales y de
autovaloración, han sido ingratas.

Muchas adolescentes sienten que poseen pocas habilidades para negociar sexualmente
luego de un embarazo. Por una parte, sienten que frente a un hombre ya no es posible
negarse a tener actividad sexual o bien, no podrán negociar la protección y/o el tipo de
prácticas sexuales. En este contexto, la labor del profesional será apoyar el proceso de
desarrollo psicosexual que se ha bloqueado, potenciando en las adolescentes destrezas y
habilidades que las hagan responsables de su propio placer sexual, así como de las
consecuencias de una actividad sexual desprotegida.

En este sentido, debemos también propiciar estrategias de promoción de la salud sexual y


reproductiva para adolescentes varones, que los hagan protagonistas del momento en
que desean ser padres, al mismo tiempo que aprendan alternativas de satisfacción sexual
más alla de la penetración, tan valiosas como ésta y, sin lugar a dudas, más protegidas.
Por último, alentar el uso de la protección sexual, cuando la desición sea tener vida
sexual, así como fortalecer las destrezas en el uso del preservativo.

LA INFERTILIDAD, ESTERILIDAD Y SALUD SEXUAL

En sociedades donde se valora altamente la posibilidad de procrear, la infertilidad y la


esterilidad representan no sólo un problema médico, debido a sus connotaciones
psicológicas y sociales.

Los factores que intervienen para lograr una concepción humana son numerosos; en la
mujer es necesaria una integridad anatómica de genitales y adecuado funcionamiento del
eje hipotálamo-hipófisis-ovario que permita regular el ciclo menstrual, con una adecuada
foliculogenésis, ovulación y la producción hormonal necesaria para sustentar el embarazo;
en el hombre se requiere de estructuras anatómicas, función sexual y espermatogénesis
normal que permita el depósito de un número adecuado de espermatozoides
morfológicamente normales y móviles en el fondo de la vagina.

Para que el encuentro del óvulo con el espermatozoide se lleve a cabo, es necesaria una
adecuada interacción del moco cervical con el espermatozoide, que permita el transporte
de éste al tercio externo de la trompa de Falopio; al mismo tiempo, esta estructura debe
tener la movilidad e integridad necesaria para captar y transportar el óvulo a este
encuentro. Todo lo anterior, está enmarcado por una compleja y fina interacción
molecular, hormonal e inmunológica de distintas estructuras.

Bustos y Castelazo 2 definen la esterilidad como la imposibilidad de lograr el embarazo,


después de un año de tener relaciones sexuales (más de tres veces por semana) sin la
utilización de un método anticonceptivo. Este periodo se ha definido basándose en
estudios que indican que el 90% de las parejas sanas logran embarazarse, en estas
condiciones, antes de 12 meses.

2
Bustos L., H. H. y Castelazo M:E: Esterilidad e Infertilidad en Conapo, Antología de la Sexualidad
Humana. Conapo y Miguel Angel Porrúa 1994 tomo III.
Manual Conversemos de Salud Sexual 13
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Los mismos autores definen la infertilidad como la incapacidad de tener hijos vivos a
término. El aborto habitual es parte de la infertilidad y se presenta en aquellas mujeres
con más de tres o seis pérdidas fetales (antes de las 20 semanas de gestación),
continuas, interrumpidas y no deseadas.

Estos dos fenómenos representan graves problemas para las parejas afectadas. Es
común que cuando una pareja no logra cumplir con sus expectativas de reproducción se
generen conflictos interpersonales, de pareja o de familia.

La infertilidad y la esterilidad siempre deben ser consideradas un problema de pareja,


aunque sea uno de los miembros el que presente el problema físico. Es especialmente
importante que el personal de salud señale a las parejas afectadas que no existe un
“culpable” y que la solución involucra a ambos. Esto es particularmente importante en el
caso de las mujeres en comunidades populares o rurales, que consideran que cuando la
maternidad no se logra la mujer no está completa. Deben trabajarse los aspectos de
género con las parejas, las familias y la comunidad misma para la que la mujer se valore y
sea valorada por los demás en sí misma y no, únicamente, en su papel de madre.

Respecto de la salud sexual, es común encontrar en estas parejas, en uno (generalmente


la mujer, relacionado a lo anteriormente señalado), o en ambos, insatisfacciones o
bloqueos en la respuesta sexual. Así, lo más común es la mecanización del acto sexual
como medio para el logro del fin perseguido, desvinculándolo del placer y, por tanto, ajeno
al disfrute de la experiencia misma. Ello puede ir más lejos produciendo disfunciones
ligadas a esta experiencia: en la mujer problemas de deseo o excitación y en el varón
problemas en la respuesta eréctil.

Del mismo modo, el diagnóstico, estudio y tratamiento de las parejas, una vez asumido el
problema, representa un alto costo emocional, que puede traducirse en problemas de
pareja y específicamente sexuales. Cuando la actividad sexual se liga a eventos externos,
más que a condicionantes internas, es decir cuando la experiencia sexual se distancia
del deseo de estar eróticamente con otro, ello puede traer efectos negativos a mediano y
largo plazo.

Por último, no debemos dejar de lado lo que eventualmente podría ocurrir luego del logro
del objetivo esperado, es decir conseguido el éxito del tratamiento. Durante la primera
etapa posterior al nacimiento del hijo/a, los efectos antes mencionados para cualquier
pareja, pueden verse acrecentados en éstas, dada la ansiada espera. Igualmente, la
actividad sexual puede sufrir cambios, en términos de frecuencia y disposición (sobretodo
en las mujeres), quedando relegada por la crianza, que bajo éstas circunstancias, resulta
ser el foco de gratificación prevaleciente.

En todo las etapas señaladas, resulta entonces relevante, no dejar de lado la consejería
profesional, en orden a visibilizar supuestos problemas que podrían estar presentes
durante el proceso, tratando que los efectos de estudios y tratamientos sean mínimos
respecto de la salud sexual de ambos miembros de la pareja.

LA MENOPAUSIA , ANDROPAUSIA Y LA SALUD SEXUAL

14 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Desde el punto de vista endócrino, el climaterio se caracteriza por la disminución o


suspensión de la producción de estrógenos y progesterona. Por esta disminución de
niveles hormonales se presentan signos y síntomas que, en su conjunto, han sido
llamados síndrome climatérico.

El síndrome climatérico en la pre-menopausia (antes del último sangrado) se manifiesta


por irregularidades menstruales y algunos trastornos emocionales como fatiga e
irritabilidad y otros como mareos y cefaleas. Una vez que se ha presentado la
menopausia, se denomina síndrome climatérico post-menopáusico, en el que pueden
presentarse fenómenos más agudos como bochornos, atrofia genital, osteoporosis, etc.,
que puede conducir a fracturas, arteriosclerosis, enfermedad coronaria y, en algunas
mujeres, a trastornos emocionales.

La menopausia se presenta, en promedio, entre los 45 y 50 años de edad. Actualmente,


esta edad corresponde a mujeres productivas, y es necesario que cuenten con
conocimientos claros de lo que les está pasando, tal y como requirieron información para
vivir mejor la pubertad y la adolescencia.

Cambios como la atrofia del epitelio vaginal, pérdida de la rugosidad de la vagina,


adelgazamiento de la mucosa, disminución de la humedad, etc., pueden repercutir en la
vida sexual de una mujer que no tenga información suficiente, por lo que la consejería se
hace obligada.

La consecuencia más evidente puede ser la dispareunia, es decir dolor durante la


penetración (pero también podría existir durante el tocamiento genital), que al ocurrir
sistemáticamente, en ausencia de información sobre su causa, puede construir el circuito
ansioso típico de una disfunción sexual específica. La mujer y las parejas que posean
educación al respecto podrán utilizar “muletillas” para aminorar la falta de lubricación, por
ejemplo, utilización de lubricantes vaginales específicos ya existentes en el mercado, o
bien lubricantes naturales, como la propia saliva.

Del mismo modo, la mujer, en este período, requerirá una mejor preparación erótica, en
términos de estimulación vulvar y tiempo de dedicación, que le permita la consecución del
orgasmo. Ello puede toparse con el menor control eyaculatorio de su pareja, propio de la
etapa de la adultez mayor. En estos casos, la consejería debe encaminarse a fortalecer
en estas parejas alternativas no coitales, sin exigencias de rendimiento, donde ambos se
provean de satisfacción, sin importar el cómo ni en qué momento de la relación sexual.

Andropausia

No existe una menopausia masculina, ya que los testículos siguen activos hasta una
avanzada edad. Aun así, después de los 50 años hay un descenso de la producción de
testosterona, lo que dará como resultado problemas físicos y emocionales muy parecidos
a los de las mujeres. Se mencionan como los más relevantes, disminución del impulso
sexual y una cierta inestabilidad emocional. Se presentan modificaciones en las curvas de
respuesta sexual y así vemos cómo se alarga el tiempo para conseguir una erección y el
periodo refractario, pudiéndo afectarse el control eyaculatorio. Sin embargo, el placer
puede experimentarse con tanta o más intensidad que en los años anteriores.

Manual Conversemos de Salud Sexual 15


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

En este contexto, los hombres y sus parejas requieren también información respecto de
los posibles cambios, propios del ciclo de vida, que pudiesen estar afectando la respuesta
sexual de los varones. Ello porque el mito del “hombre siempre listo” tan ampliamente
aceptado en nuestro país, puede jugar malas pasadas para un hombre que percibe que
su respuesta sexual no es la de antes.

El otro mito “los hombres saben de sexo, no preguntan por ello” puede conducir a muchos
hombres, en etapa madura, a vivir en silencio los temores y preocupaciones al respecto,
suscitando ansiedades frente a la experiencia sexual, que puede dar origen a
disfunciones específicas. Una de ellas puede ser la evitación de la actividad sexual, un
bloqueo de la fase del deseo, como forma de evitar la ansiedad y las posibles
“consecencias de una mala actuación” durante la actividad sexual.

Otra consecuencia probable, tiene que ver con problemas para conseguir y mantener la
erección. Es importante que las parejas manejen información respecto a las posibles
causas de ello, al mismo tiempo de generen mayor juego erótico, en términos de
estimulación peneana específica y sostenida, que permita una adecuada turgencia
peneana, por tanto un buen nivel excitatorio que posibilite el goce y la consecuente
eyaculación. Este punto no es menor, sobre todo cuando una buena parte de las mujeres
son “poco tocadoras” y así permanecen durante gran parte de la vida adulta, apoyándose
muchas veces en la creencia irracional que el hombre no necesita estimulación
específica. Ello puede compensarse en cierta forma durante algunos años, pero con el
avance de éstos, tanto hombres como mujeres requieren estimulación genital más
específica y sistemática para hacer del acto sexual una actividad gozosa y gratificante.

Por último, es importante mencionar que en esta etapa y desde los 40 años de edad es
necesario revisar, una vez al año, las condiciones de la próstata, debido a la alta
frecuencia de adenoma y cáncer en dicho órgano. Sólo con la valoración anual puede
detectarse tempranamente algún problema y resolverse de un modo menos agresivo que
cuando se encuentra en estados avanzados o en etapas terminales.

LA PRESENCIA DE CANCER Y LA SALUD SEXUAL

La salud reproductiva de hombres y mujeres se ve cada vez más afectada por problemas
relacionados con el cáncer. Es necesario educar a ambos para llevar a cabo las medidas
que pueden detectar tempranamente estos padecimientos.

El cáncer cervicouterino afecta a mujeres entre los 20 y hasta más de los 80 años de
edad, siendo más frecuente entre los 45 y 65 años. Existe una relación entre algunos
factores que influyen en la predisposición a la presencia de este cáncer:

• Inicio temprano de la vida sexual.


• Mayor número de embarazos.
• Mayor número de compañeros sexuales
• La presencia de enfermedades de transmisión sexual, entre los más relevantes, el
virus papiloma
• Compañeros no circuncidados.

Para hacer el diagnóstico temprano del cáncer cervicouterino se recomienda practicar un


Papanicolaou a todas las mujeres a partir del inicio de la vida sexual o a partir de los 30
16 Manual Conversemos de Salud Sexual
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

años, una vez por año. Con este estudio podrán tratar tempranamente, no sólo el
problema del cáncer sino también procesos infecciosos e inflamatorios agudos o crónicos
de cuello y vagina.

De igual forma, cuando el cáncer de mama es detectado tempranamente existen muchas


más posibilidades de que sea tratado, remita y esto se traduzca en una buena sobrevida.
Uno de los mejores medios de prevención es la autoexploración sistemática y periódica a
la que ya hicimos referencia.

También a los hombres se les debe informar, enseñar a autoexplorarse los testículos y
sensibilizarlos a acudir regularmente después de los 40 años a su médico para una
exploración prostática; así podrán diagnosticarse y tratar tempranamente los tumores
malignos de testículo y próstata con mejores pronósticos.

Respecto de la salud sexual, un cáncer, de una u otra forma afecta la vida total y con ello
también la vida sexual. La aceptación de la enfermedad, la posibilidad de muerte, las
expectativas, temores y proyecciones, pueden conducir a cuadros depresivos que alteran
la líbido del afectado, a la vez que la relación de pareja puede impactarse fuertemente con
la noticia y con los efectos del tratamiento.

El cáncer de mama y de útero poseen un matiz particular para las mujeres. El primero
enfrenta al temor de la mastectomía y la consiguiente idea de pérdida del atractivo físico
y sensual. El segundo, puede afectar la concepción de femenidad en la medida que el
útero se relaciona fuertemente con la maternidad y, por ende, con el ser mujer. La
histerectomía, más aún puede producir bloqueos en la respuesta sexual producto del
desconocimiento anatómico, que lleva a muchas mujeres a creer e incluso experimentar
la sensación fisica de un vacío al momento de la penetración.

En los hombres, el cáncer testicular y prostático, puede también afectar la actividad


sexual. Algunas intervenciones pueden ocasionar disminución o ausencia transitoria de
líquido seminal y por ende afectar la eyaculación. En este caso, es importante que los
pacientes, así como sus parejas, estén informadas que el orgasmo y la eyaculación
pueden cursar de manera separada de forma tal que la actividad sexual suele ser
igualmente gratificante, aún cuando no exista signo manifiesto en términos de
eyaculación.

En resumen, hombres y mujeres afectados de cáncer requieren también asesoría en


términos de cómo enfrentar su vida sexual luego del diagnóstico. En este sentido, las
personas afectadas así como sus parejas deberán conocer las consecuencias posibles
del tratamiento en términos de disminución de la líbido por ejemplo, así como los efectos
secundarios (tanto en términos reales como de experiencia subjetiva) de determinadas
cirugías, de modo de adaptar su vida sexual para hacerla gratificante y menos ansiosa.

EL ABORTO Y LA SALUD SEXUAL

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el aborto es “la expulsión o extracción


de un feto o embrión que pesa menos de 500 gramos —edad gestacional aproximada de
20-22 semanas completas, o de 140-154 días completos—, o de cualquier otro producto
de la gestación de cualquier peso y designación específica —por ejemplo la mola

Manual Conversemos de Salud Sexual 17


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

hidatiforme— independientemente de la edad gestacional, tenga o no evidencia de vida y


sea o no el aborto espontáneo o inducido” (CLAP-OPS/OMS, 1985) .

El aborto inducido es la interrupción intencional del embarazo; se denomina también


aborto provocado. Este tema ha causado y sigue causando enormes controversias.
Algunos grupos hablan de que se trata del asesinato de un ser humano no nacido, en
tanto que otros sostienen que el huevo fecundado y el embrión no tienen vida propia.

En la gran mayoría de los países de la región el aborto inducido es ilegal y constituye un


grave problema de salud pública. Por su misma condición, no existen datos fidedignos
respecto a su incidencia. En Chile, las estimaciones varían de 150.000 a 200.000 de
abortos por año. El Programa de Salud Materna y Maternidad sin Riesgos de la OMS
señala en estimaciones ineditas que en América Latina y el Caribe se calculan 6.000
muertes maternas anuales por aborto en malas condiciones.

También las complicaciones del aborto son muy difíciles de documentar debido al
subregistro; sin embargo, con frecuencia se presentan en los servicios de salud
situaciones derivadas de la práctica clandestina, que en la mayoría de los casos se
realiza en malas condiciones de asepsia.

El aborto constituye un problema social al afectar de manera diferencial a mujeres de


clases sociales populares, ya que en algunos paises es posible obtener abortos seguros,
aunque de manera ilegal, efectuados por personal calificado con buena calidad de
servicio, si se cuenta con los recursos económicos.

La prestación de servicios más amplios y mejores de planificación familiar, sabemos,


contribuye a disminuir el número de abortos. Sin embargo, junto a ello se hace necesario
atender a las necesidades de salud sexual de las adolescentes y mujeres jóvenes. Ello se
traduce en otorgar consejería que aborde aspectos tales como el rol de género,
habilidades de negociación sexual, responsabilidad y autogestión del riesgo, de manera
tal que las mujeres estén habilitadas para decidir y hacer respetar el tipo y momento en
que desean tener actividad sexual.

Estudios realizados en nuestro país (Ortega, R., Leal, S.,1991), indican que el aborto a
pesar de ser una experiencia dolorosa, no es comparable con el efecto, en términos
subjetivos, de la noticia de un embarazo no deseado. En ese contexto, el aborto se
convierte para las mujeres, en una experiencia aliviadora que devuelve la sensación de
control perdida. Ello nos dice dónde debemos colocar el acento entonces, en fortalecer la
sensación de control del proceso reproductivo ofreciendo servicios y educación para
mantener la salud sexual y reproductiva de toda mujer y, en especial de aquellas que ya
han tenido la experiencia, de modo de evitar la repetición de los abortos.

18 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

5. SALUD SEXUAL: VIVENCIA Y COMPORTAMIENTO SEXUAL DE CHILENOS Y


CHILENAS

En este apartado deseamos incluir algunos de los resultados de la última investigación


realizada por nuestro país por el Ministeriode Salud de a través de la Comisión Nacional
del Sida, relacionada al comportamiento y vivencia sexual de mujeres y hombres.
Creemos importante identificar las características de la conducta sexual en los tiempos
que corren y si ello ha sido beneficioso en términos de salud sexual.

Es importante mencionar que desde hace dos décadas al menos, se ha venido


desarrollando en Chile una serie de estudios respecto del tema de la sexualidad, desde
distintas aproximaciones que han permitido dar cuenta de cambios en el comportamiento
y vivencia sexual. Debemos tener presente, sin embargo, que gran parte de ellas fueron
realizadas en poblaciones específicas. Es posible afirmar que las primeras
investigaciones realizadas estuvieron marcadas, por un interés en relacionar la sexualidad
con problemas sociales y de salud reproductiva, para luego ser complementadas con
investigaciones sobre actitudes y comportamientos sexuales, y posteriormente con
aquellas focalizadas en el plano de los discursos acerca de la sexualidad. Así,
paulatinamente, se ha incorporado el uso de técnicas cualitativas que ha permitido una
aproximación distinta y complementaria a las exploraciones realizadas con técnicas
cuantitativas. Y aunque, como lo dijimos, las poblaciones estudiadas no agrupan a la
población nacional, han contribuido a un cuerpo de conocimiento útil, desde el cual seguir
avanzando.

La Encuesta Nacional de Comportamiento Sexual realizada por la Comisión Nacional del


SIDA (CONASIDA), es quizás la primera investigación que ha logrado la representatividad
a través de un muestreo aleatorio trietápico de la población urbana del país. Realizada
durante el año 1998, contó con la participación de 5407 encuestados de 18 a 69 años de
edad, a lo largo de todo Chile, concentrándose en aquellas ciudades que tenían una
densidad poblacional mayor a 100.000 habitantes.

A continuación presentamos una serie de resultados derivados de esta encuesta 3 .

JUICIOS NORMATIVOS

El estudio logró establecer una escala seleccionada de juicios normativos acerca de


prácticas sexuales, identificando los acuerdos de los chilenos al respecto, así como los
juicios más polares. Los mayores acuerdos se producen entre los entrevistados al aprobar
que todas las formas de placer son válidas, si la pareja está de acuerdo (80% en las
mujeres; 83,5% en los hombres); del mismo modo, el 75% de los hombres y sobre el 67%
de las mujeres aprueban las relaciones sexuales prematrimoniales.

Es posible observar algunas diferencias respecto de las opiniones y juicios entre hombres
y mujeres respecto de la masturbación, siendo las mujeres quienes presentan los
menores porcentajes de aprobación.

3
Comisión Nacional del SIDA, “Estudio Nacional de Comportamiento Sexual: síntesis de información
seleccionada”. MINSAL., Chile, 2000.
Manual Conversemos de Salud Sexual 19
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Los juicios de mayor desaprobación se refieren a las relaciones fuera de la pareja, es


decir, frente al tema de la infidelidad. Sin embargo, mientras sólo el 6% de los
entrevistados aprueba las relaciones de una mujer con su amante, el porcentaje se eleva
al 10% cuando hablamos de las relaciones de un hombre con su amante.

EDAD DE INICIACIÓN SEXUAL

En el conjunto de iniciados de entre 18 y 24 años, el promedio de edad de esta primera


experiencia sexual se ubica en los 17,5 años en el caso de las mujeres, y en los 16.6 en
el grupo de varones. Vale decir, la iniciación ha tenido lugar antes de la edad de egreso
de la enseñanza media. Más aún, algo más del 7% entre las jóvenes iniciadas, y cerca del
16% entre sus pares varones, declara haber tenido su primera relación sexual antes de
los 15 años.

La mayor precocidad -comparativa- de la edad de iniciación femenina, se observa en


mayor medida entre las jóvenes de nivel socioeconómico bajo y, de manera notoria, al
interior del conjunto de mujeres jóvenes que han alcanzado como máximo nivel de
escolaridad la enseñanza básica (mediana: 15.6 años). Lo que indica que la mitad de
ellas, ha tenido su primera relación sexual antes de los 16 años de edad.

Por otra parte, en el tramo de 18 a 24 años se observa una relación entre la edad de
iniciación y la condición ocupacional al momento de la encuesta, lo que se verifica entre
las mujeres y no así entre los hombres. De tal modo, las jóvenes cuya principal actividad
son las labores del hogar, han tenido en general una iniciación sexual más temprana que
sus pares integradas a la fuerza de trabajo. En el otro extremo, son las estudiantes de
este tramo de edad quienes en general reportan la iniciación sexual más tardía, lo que
sugiere una asociación entre la edad de la primera relación sexual y el proyecto de vida
en la población femenina.

En cuanto a las motivaciones declaradas para la primera relación sexual, destaca la


persistencia de las diferencias entre ambos sexos a través de las generaciones: así
mientras los hombres jóvenes reportan en más de un 50% haberse iniciado por 'deseo' o
'atracción', las mujeres de su generación declaran como razón principal al 'amor'. Esta
discrepancia no se modifica de manera importante en el tiempo, permaneciendo vigente
en este aspecto la diferencia de género.

Se observa que casi las tres cuartas partes de la población más joven se ha iniciado sin
ningún tipo de protección. El 76% de las mujeres y el 71,3% de los varones de 18 a 29
años, declara que NO utilizó ninguna precaución en su iniciación sexual.

CONVERSACIONES SOBRE INTIMIDAD

En relación con el tópico “conversaciones sobre intimidad” (vida de pareja, sexualidad,


aventuras amorosas, riesgos de enfermedades de transmisión sexual, etc.) un tercio de
los encuestados dice no poseer interlocutores en estas materias, por lo menos en los
últimos doce meses.

Los grupos de edad muestran diferencias en este sentido, siendo la mayor diferencia
entre los mayores y los menores de 45 años. En este caso los mayores de 45 años
muestran una significativa menor presencia de conversaciones que los más jóvenes. Las

20 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

mayores diferencias en este tema se producen más bien en relación con el tipo y cantidad
de interlocutores. En este sentido, los hombres tienen por interlocutor a las mujeres en
mayor proporción de lo que las mujeres tienen por interlocutor a los hombres. Esta
diferencia parece radicar en el hecho de que los hombres tienden a tener por interlocutor
a su pareja en mayor medida que las mujeres, quienes concentran una parte importante
de sus conversaciones sobre intimidad con otras mujeres.

Lo propio de los jóvenes, por diferencia con los otros grupos de edad, es la importancia de
los amigos y la familia como interlocutores de sus conversaciones sobre intimidad. Según
estrato socioeconómico puede observarse que la diferencia más importante ocurre entre
el estrato alto y los dos restantes. A diferencia de éstos, el estrato alto concentra sus
interlocutores más entre los amigos y menos en las parejas.

Respecto de la extensión de estas redes (número de confidentes habituales), no se


observa diferencia entre hombres y mujeres. Los mayores de 45 años tienen redes de
menor tamaño que el resto, mientras los jóvenes menores de 25 años son quienes
poseen las redes de conversación más extensas. En términos de estrato socioeconómico,
los de estrato bajo son quienes poseen redes menos extensas de interlocutores, en
comparación con los estratos superiores.

PAREJAS SEXUALES

Del total de mujeres que han iniciado actividad sexual, el promedio de parejas sexuales
en la vida es de 1.9. Para los hombres, en cambio, el promedio es de 8.2 parejas
sexuales en la vida.

En términos de edad, el análisis muestra que la declaración de más de una pareja durante
los últimos doce meses, es mayor en aquellas mujeres que no cohabitan con una pareja y
que tienen entre 30 y 44 años (12.8%) con relación a las otras edades.

Por otra parte entre las que cohabitan, el mayor porcentaje (2.6%) de más de una pareja
en los últimos doce meses se observa entre las más jóvenes (entre 18-29 años) en
comparación con otros grupos etáreos.

Los hombres que no cohabitan y que tienen entre 30 y 44 años, el 35,5% de ellos declara
haber tenido más de una pareja sexual en los últimos doce meses, porcentaje superior si
se le compara con el resto de las franjas etáreas. Entre aquellos que cohabitan, los
grupos de menos de 45 años, declaran en un porcentaje similar (8,0%) haber tenido más
de una pareja sexual los últimos doce meses. La cifra desciende a 5.2% entre los
hombres mayores de 45 años.

Por otro lado, es posible afirmar que a medida que se sube en el nivel educacional
(básica, media y educación superior) tanto de hombres y mujeres se aprecia un aumento
en el porcentaje de multiparejas (más de una pareja a la vez) en los doce meses
anteriores a la encuesta. Sin embargo el porcentaje de hombres con multipareja es mayor
en todos los tramos de escolaridad que el de mujeres.

PRACTICAS SEXUALES

Manual Conversemos de Salud Sexual 21


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Si bien el estudio que estamos revisando se dirigió a explorar los patrones de


comportamiento sexual de la sociedad chilena, en vías a determinar la mayor o menor
probabilidad de exposición al VIH-SIDA, los datos entregan información relevante en
términos de “repertorios sexuales” de los entrevistados, que en general, muestran una
transformación en la sexualidad, expresada como diferencia en las prácticas sexuales
predominantes en las generaciones jóvenes y las presentes en las generaciones
mayores.

La encuesta consideró como prácticas sexuales: el sexo vaginal, el sexo anal y sexo oral
(que incluye fellatio y cunnilingus según corresponda). El análisis diferencia ciertos
patrones de comportamiento sexual en los cuales se inscriben las prácticas sexuales. Así
es posible distinguir entre lo que se denomina “repertorio sexual restringido”,
caracterizado por la exclusividad de la práctica vaginal, de aquel patrón denominado
“repertorio sexual amplio” basado en la combinación de la práctica vaginal con las formas
anal y oral. La operacionalización de los dos patrones puede organizarse en tres
categorías principales: sexo vaginal exclusivo; sexo vaginal y oral combinados; sexo
vaginal y anal y/o oral combinados.

La práctica vaginal (no necesariamente exclusiva) presenta un alto nivel de frecuencia


(96,3% de los sujetos la ha incorporado en relación con su última pareja sexual), la
practica vaginal en combinación con prácticas oral y/o anal es realizada por un 58.5% de
la población estudiada en los últimos 12 meses. Ahora bien, el sexo anal acompaña a la
práctica vaginal en una proporción notoriamente menor (1.7%) que la de sexo oral
(36.8%). No obstante, cuando la práctica anal se incluye junto a las formas de sexo
vaginal y oral, alcanza a un 21.7%. Globalmente, puede observarse que la combinación
de práctica vaginal con otras prácticas supera notoriamente a la práctica vaginal exclusiva
(37.7%). Las prácticas de sexo anal y/o oral que prescinden de la práctica vaginal
alcanzan a un 3.7%.

Desde este análisis, el repertorio sexual amplio que considera sexo vaginal y oral
combinados y excluye sexo anal presenta un alto nivel de frecuencia y parece integrarse,
bajo una lógica de normalización de ciertas prácticas sexuales; el sexo oral se transforma
en el preámbulo de la forma vaginal que le sucede. El repertorio sexual amplio que
considera el sexo vaginal combinado con sexo anal e incluye o no sexo oral en cambio,
aparece menos frecuente y se presenta básicamente como agregada a la anterior. Desde
este punto de vista, el sexo oral se presenta en la sociedad como una nueva normalidad,
mientras la práctica anal constituye la trasgresión: mientras la primera se incorpora, la
última se constituye en alternativa propiamente tal.

Al observar los datos de acuerdo a la edad de los sujetos, se hace manifiesta una
diferencia significativa en las prácticas sexuales. De esta manera, por ejemplo, la
exclusividad de la forma vaginal varía desde un 74.3% para el grupo de 60-69 años, a un
27.1% para el grupo de 20-29 años. La combinación sexo vaginal y oral en la población
más adulta (60-69 años) alcanza el 15.3%, mientras en el grupo etáreo de 20 a 29 años
esta misma práctica se da en un 47.9% de los casos.

Es posible apreciar una diferencia en las prácticas sexuales de dos generaciones


consecutivas, a saber, entre aquellos sujetos de 40 a 49 y los de 50 a 59 años. En el
primero la práctica sexual vaginal exclusiva alcanza el 44.9%, mientras en el segundo
esta práctica se eleva al 64.9%. Podría hipotetizarse que esta diferencia está dada por

22 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

una transformación cultural, ocurrida durante la década del 60, donde la generación
ubicada en el tramo 40-49 años enfrentaba su etapa infanto-juvenil y por tanto sujeta a un
nuevo contexto socializador.

En cuanto a diferencias por sexo, los datos señalan mayor predominio de práctica sexual
vaginal exclusiva en las mujeres (40.6%) que en los hombres (31.1%). Si bien, la
incorporación de sexo oral en combinación con sexo vaginal no parece mostrar
diferencias entre hombres y mujeres, sí lo es cuando se trata de la forma anal en
combinación con el sexo vaginal, que alcanza en los hombres a un 24.1% y en las
mujeres al 19.2 %.

También es posible encontrar diferencias en hombres y mujeres de distintas


generaciones. En cuanto a la adopción de la práctica anal, las mujeres menores (20-29
años) presentan un porcentaje de 20.3% para la combinación de sexo anal y vaginal y en
las mayores (60-69 años) se observa un 3.4% de esta misma práctica. En los hombres
menores, el porcentaje de la combinación de sexo anal y vaginal es de 21.7% y en los
mayores es de un 6.1%. Por otro lado, en los grupos etáreos mayores, sobre 50 años de
edad, los hombres presentan niveles más altos de prácticas de repertorio sexual amplio -
en la forma de combinación de sexo vaginal, oral y anal- que las mujeres (19.4% versus
9.7%). Puede sugerirse que tal diferencia puede ser explicada por diferencias sustantivas
en los procesos de socialización de los géneros en generaciones pasadas.

Por último cuando el tipo de prácticas sexuales se analiza en relación con la frecuencia
mensual de relaciones sexuales, se observa que la frecuencia es mayor en parejas que
han practicado un repertorio sexual amplio: mujeres y hombres concuerdan en declarar
10.8 relaciones sexuales al mes; la frecuencia se reduce a 7,3 relaciones sexuales en el
mismo período cuando la práctica es exclusivamente vaginal.

USO DEL CONDÓN

En relación a la utilización del condón alguna vez en la vida, la encuesta muestra un uso
mayor en hombres (52%) respeto del total de mujeres (38.2%). Del mismo modo la
utilización es mayor a medida que se desciende en edad, tanto en hombres como en
mujeres.

Entendiendo que los períodos en que apareció el SIDA en Chile (1984) y en que se
iniciaron las campañas de prevención en esta línea (1991) pueden haber influido en la
utilización del condón, se tomaron por separado a los iniciados sexualmente en cada uno
de estos tramos temporales y que habían declarado haber tomado alguna precaución
durante su iniciación sexual. Al formular la pregunta ¿cuál fue esa precaución?, se
encontró que el uso del condón aumenta de manera significativa a lo largo de estos
tramos de tiempo. Otro dato importante que tiene relación con los iniciados sexualmente
es que cerca del 85% tanto de hombres como mujeres no había tomado ninguna
precaución en esa primera relación sexual.

La principal motivación para el uso del condón durante la iniciación sexual es la


prevención del embarazo, mencionada tanto por mujeres (85.7%) como por hombres
(58%). Las opciones “prevención de ETS/SIDA” y la que incluye ésta en conjunto con la
prevención del embarazo, es declarada por el 12.8% de las mujeres y por el 38.9% de los
hombres, encontrándose diferencias significativas en las cifras de ambos grupos.

Manual Conversemos de Salud Sexual 23


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Con relación a los últimos cinco años, entre las personas que declaran haber tenido dos o
más parejas, el 81.9% ha utilizado el preservativo en alguna de sus relaciones sexuales, a
diferencia del 48.7% de aquellas que sólo han tenido una pareja.

Los datos señalan que las opiniones asociadas al uso del preservativo cambian con la
experiencia de uso; encontrando más opiniones positivas (“ponerlo es erótico”, “permiten
aumentar el placer”) entre aquellos que lo han utilizado que entre aquellos que no lo han
hecho.

En aquellas situaciones donde las personas se enfrentan a la ruptura de una relación de


pareja, los datos muestran que hombres y mujeres utilizan el condón en sus relaciones
con otras personas en mayor proporción que al volver a tener una relación sexual con su
pareja después de la ruptura.

6.TRASTORNOS DE LA ESFERA SEXUAL: ALGUNAS INDICACIONES PARA EL


DIAGNÓSTICO

Las actuales clasificaciones en sexología dividen los trastornos en :

• Alteraciones cualitativas de la función sexual


• Alteraciones cuantitativas de la función sexual
• Alteración o tratorno de la identidad de género

Las alteraciones cualitativas de la función sexual hacen referencia a lo que


antiguamente se conocía con el término perversión. En la actualidad todas estas
alteraciones se engloban bajo el concepto de parafilia, que en términos etimológicos
significa que el objeto de atracción y/o la forma de seducción esta fuera de lo esperado.
Por tanto, en este tipo de trastornos lo central es que existe una variación respecto del
objeto y/o medio que gatilla la respuesta sexual.

Corresponde a este tipo de trastornos, cuando la sustitución es del objeto: la zoofilia, la


necrofilia, la pedofilia, la gerontofilia, entre otras. Cuando la sustitución es del medio a
través del cual se obtiene gratificación sexual. Se describen las conductas sádicas,
masoquistas y voyeuristas.

Es importante considerar que para que un comportamiento sexual pueda ser considerado
una parafilia deben cumplirse los siguientes criterios:

• La persona manifiesta un interés recurrente por un objeto sexual o un acto sexual


determinado.
• La persona parafílica se ve asaltada continuamente por la idea de alcanzar la
satisfacción sexual con cierto objeto o a través de un acto sexual específico.
• Los tipos de actividad sexual alejados de los límites de la parafilia suelen perder
todo su poder erótico, a menos que el sujeto complete con ellos su fantasía
parafílica.

Las parafilias suelen causar sentimientos de malestar y humillación a quién las padece,
situación que puede generar la consulta al profesional. Del mismo modo, puede ocurrir
que el compañero o compañera sexual consulten buscando respuesta al comportamiento
24 Manual Conversemos de Salud Sexual
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

señalado. Es importante considerar que en este último caso, el compañero puede


consentir la práctica sin necesidad de poseer la pauta parafílica.

Al ser una alteración muy específica, de complicado manejo, resulta conveniente derivar
el paciente al profesional especializado.

La alteración de la identidad de género, como su nombre lo indica, afecta el núcleo de


la identidad génerica de forma tal que la persona que la padece tiene la convicción de
pertenecer al sexo contrario de su sexo fenotípico. Esta alteración se conoce con el
nombre de transexualidad. Su diagnóstico sólo puede ser realizado en sujetos adultos y
debe ser diferenciado de otras patologías que involucren alteraciones de identidad. Por
ello, resulta pertinente la derivación a un especialista en salud mental.

Las alteraciones cuantitativas de la función sexual, se conocen comúnmente con el


nombre de disfunciones sexuales y afectan el curso normal de la respuesta sexual en
cualquiera de sus fases, bloqueándola y afectando la intensidad de aquella.

Antes de revisar las disfunciones sexuales propiamente tales, resulta conveniente


describir la respuesta sexual humana y cada una de sus fases, de manera de facilitar la
comprensión de los criterios diagnósticos en cada disfunción.

La respuesta sexual humana cambia de acuerdo con la edad del individuo, pero siempre
existe el potencial y nunca se pierde por completo. Se dice que es integral porque es todo
el organismo el que responde: la frecuencia cardiaca y la respiratoria aumentan; la
temperatura y la tensión tanto arterial como muscular se incrementan, pero nunca en
cifras que pongan en peligro nuestra existencia. Las contracciones no se restringen a la
zona pélvica, sino que ocurren en todo el cuerpo.

Los cambios corporales que ocurren durante la actividad sexual fueron descritos en forma
sistemática por primera vez en 1966 por Masters y Johnson en un libro que se convirtió en
un clásico titulado “Respuesta Sexual Humana”. En él se dice que la respuesta sexual se
divide en dos momentos, el primero contempla la fase de exitación y meseta y el segundo
la fase de orgasmo y resolución. Sus descubrimientos fueron luego complementados con
los hallazgos clínicos de H. S. Kaplan, quién agrega la fase del deseo como previa a la
fase excitatoria. Este módelo se conoce con el nombre de trifásico.

El deseo
El deseo sexual es vivenciado como sensaciones específicas que mueven al individuo a
buscar experiencias sexuales o a mostrarse receptivo a ellas. Tales sensaciones son
producidas por la activación de un sistema neural específico que al comenzar a funcionar
hace que la persona se siente vagamente excitada, interesada o abierta a experiencias
sexuales o, simplemente inquieta. El deseo se debe entender como una disposición, la
puerta de entrada, o el “permiso” que cada sujeto se da para iniciar una experiencia
sexual.

La excitación
El sustrato biológico de esta fase es la vasocongestión mediada por el Sistema Nervioso.
Cuando un estímulo resulta efectivo para iniciar la respuesta sexual, el Sistema Nervioso
emite neurotransmisores a los microvasos de la región pélvica. El mensajero químico
produce apertura de arteriolas y cierre de vénulas y todo ello ocasiona la vasocongestión.
Manual Conversemos de Salud Sexual 25
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

El congestionamiento sanguíneo provoca que las estructuras genitales aumenten de


tamaño, como puede observarse en los labios menores, el clítoris y el pene. Debido a
esto, los primeros signos de la excitación sexual son la lubricación vaginal y la erección
del pene. En esta fase también las paredes vaginales se separan y el útero, que
normalmente se recarga en la vejiga, tiende a verticalizarse y elevarse. En el varón,
aparte de la erección peneana, los testículos son aproximados al periné debido a la
acción del cremáster, músculo que se localiza en el escroto y que realiza esta acción
cuando el medio es muy frío o ante una reacción de miedo. Lo contrario sucede cuando
hay calor; es decir, la piel del escroto se torna delgada y los testículos penden hasta el
extremo más bajo de esa bolsa. Durante esta fase también puede ocurrir que los pezones
se pongan erectos y la areola aumente de tamaño. Cuando las mujeres no han lactado,
sus glándulas mamarias pueden aumentar hasta 25%.

La meseta
Esta fase se caracteriza porque los cambios antes descritos alcanzan sus máximos
valores. Los labios mayores se observan como hinchados e incluso tienden a separarse;
los labios menores también están turgentes y adquieren una coloración intensa. Es
importante mencionar que, al ser traccionado hacia arriba el pubis, el clítoris parece
disminuir en tamaño, pero esto en realidad es sólo un efecto aparente y no significa que la
excitación disminuya y, mucho menos, que haya terminado. El pene alcanza sus máximas
dimensiones en cuanto a longitud y circunferencia se refiere. Es posible observar por la
uretra la salida de unas cuantas gotas de un líquido transparente que proviene de las
glándulas bulbouretrales o de Cowper y cuya función es alcalinizar la uretra para impedir
que los espermatozoides sean dañados por el medio ácido que produce la orina. Es
importante señalar que este líquido contiene espermatozoides, y aunque el varón se retire
antes de eyacular dentro de la vagina siempre existe la posibilidad de un embarazo. Los
testículos pueden estar pegados al periné, aunque descenderán de vez en cuando, si la
meseta se prolonga. La duración de esta fase es muy variable y está más influenciada por
aspectos psicosociales de lo que la gente se atreve a aceptar.

El orgasmo
En esta fase ocurren contracciones involuntarias de la musculatura pélvica y
concomitantemente el individuo tiene diversas sensaciones que varían de acuerdo con la
experiencia. Dicho de otra forma, la mujer experimenta una serie de contracciones en la
parte más externa de la vagina y tiene sensaciones placenteras. Algunas dicen: “siento
mariposas en el estómago”, otras dicen: “es como si cayera en una especie de vacío”. La
mayoría coincide en que se pierde la percepción del tiempo; otras más relatan: “tengo
unas sensaciones muy intensas en la región del clítoris que después se extienden como
en ondas al resto del cuerpo”. El varón también tiene contracciones involuntarias, sobre
todo en la base del pene, y en la mayoría de los hombres, la eyaculación (expulsión del
semen por la uretra) ocurre durante el orgasmo. Sin embargo, debe enfatizarse que
orgasmo y eyaculación no son el mismo fenómeno. Al igual que en la mujer, existen
sensaciones placenteras que por definición son subjetivas y, por lo tanto, únicas o
personales.

La resolución
En esta fase los cambios ocurridos remiten; es decir, se pierde la erección del pene y los
testículos retornan a su posición normal. Los labios, tanto mayores como menores,
recobran su tamaño y el clítoris retorna a su posición original, lo mismo que el útero.

26 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Respecto al varón debe señalarse que el tiempo requerido para que el pene pierda su
erección se relaciona directamente con la duración de la meseta: entre más tiempo dure
la meseta más tiempo estará el pene erecto después del orgasmo y viceversa.

Periodo refractario
Masters y Johnson señalan que este periodo, forma parte de la fase de resolución y lo
describen como exclusivo de los varones. Los autores afirman que durante el lapso que
dura este periodo no se puede tener otra respuesta, a diferencia de las mujeres que, por
no tenerlo siempre, están listas y pueden tener orgasmos ad infinitum. Sin embargo,
algunas mujeres mencionan que en ocasiones, después de uno o varios orgasmos, no
pueden volver a intentar tener otra relación sexual porque están prácticamente exhaustas
y ello es similar a lo que ocurre en el hombre. La duración del periodo refractario aumenta
conforme el varón envejece.

CLASIFICACIÓN DE LAS DISFUNCIONES SEXUALES

Como ya dijimos, las disfunciones son alteraciones en una o más fases de la respuesta
sexual humana, que se caracteriza por ser frecuente y por causar malestar al individuo
que la sufre o a su pareja. Esta definición, excluye a los desempeños inadecuados que
ocurren ocasionalmente, como también a aquellos desempeños inadecuados que no
representan una problemática para la pareja.

En esta definición, es evidente que la persona puede tener problemas en una o varias
fases, pero también que otras pueden funcionar sin alteración ninguna. No basta con que
ocurra un bloqueo en el ejercicio erótico; se hablará de disfunción cuando la alteración
constituya un fenómeno recurrente. Esto significa que la disfunción no es un hecho
aislado, sino más bien un hecho reiterado.

Se menciona a la pareja como un factor importante para definir si hay o no disfunción,


porque en un gran número de ocasiones las personas se sienten muy bien respecto a su
desempeño, pero cuando se interroga al otro miembro de la diada, menciona que la
actividad sexual no es placentera a causa de la manera en que la ejerce el individuo en
cuestión.

Las disfunciones, según su momento de aparición se dividen en:

• Disfunción primaria: cuando la persona la ha padecido desde siempre, y

• Disfunción secundaria: cuando ocurre después de haber funcionado


adecuadamente.

Es importante investigar las circunstancias en las que ocurre la problemática; es por ello
que se habla de:

• Disfunción selectiva: cuando la alteración ocurre sólo con determinada persona;


por ejemplo, cuando un hombre acude a consulta porque no tiene erecciones con
una de sus parejas, pero sí con otra.

Manual Conversemos de Salud Sexual 27


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

• Disfunción situacional: cuando la alteración sucede en circunstancias específicas;


por ejemplo, cuando la mujer no llega al orgasmo, ya que viven en casa de sus
suegros y piensa que no tienen suficiente intimidad.

• Disfunción global: cuando la alteración se produce en toda circunstancia e


independiente de la pareja.

A continuación se presenta una clasificación de las disfunciones sexuales de acuerdo con


la fase de la respuesta sexual que resulte afectada; para este efecto se usará el modelo
trifásico de H.S. Kaplan:

a) Disfunciones de la fase de deseo

Síndrome del deseo sexual inhibido: la disminución del deseo es persistente y


profunda; en muchos casos no es quien padece esta disfunción el que busca ayuda, sino
que su pareja se queja de que la frecuencia coital ha disminuido en forma importante o
incluso ha desaparecido. Sin embargo, es posible en algunos casos que la frecuencia no
se altere significativamente y más bien aquel que padece la disfunción se obligue a tener
actividad sexual, por complecer al otro o por propia autoexigencia.

Síndrome del deseo sexual hiperactivo: el individuo tiene un deseo sexual frecuente, y
dedica la mayor parte de su tiempo a tratar de satisfacerlo, con lo cual soslaya muchas de
sus actividades cotidianas. Durante mucho tiempo se le conoció como satiriasis en el caso
de los hombres y ninfomanía en las mujeres.

b) Disfunciones de la fase de excitación

Síndrome de dificultad eréctil (del varón): el problema radica en que existe dificultad
para lograr que el pene se erecte y se mantenga, de tal modo que permita la penetración
y el juego penetrativo. Anteriormente se conocía como impotencia.

Síndrome de hipolubricación o disfunción excitatoria (de la mujer): la queja consiste


en que la vagina no se humedece y ello provoca que se dificulte la penetración o que,
cuando se realice, provoque dolor.

c) Disfunciones de la fase de orgasmo

Síndrome de eyaculación precoz (discontrol eyaculatorio I) (del varón): el hombre


percibe que no logra controlar el momento en que desea eyacular. El no control
eyaculatorio puede ocurrir antes de la penetración, en el momento de rozar la entrada
vaginal o inmediatamente después de introducir el pene.

Síndrome de eyaculación retardada (discontrol eyaculatorio II): esta disfunción es lo


contrario de la anterior y hace referencia a la incapacidad que tiene el hombre para lograr
eyacular, independiente del tipo e intensidad de la estimulación.

Síndrome de anorgasmia (en ambos sexos): la incapacidad para alcanzar el orgasmo


puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, aunque es más informado por estas
últimas. Durante mucho tiempo se dudó que los hombres padecieran esta disfunción; sin
embargo, hay varones que pese a eyacular durante sus relaciones refieren no tener las
28 Manual Conversemos de Salud Sexual
Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

sensaciones subjetivas del orgasmo. Esto también refuerza el hecho de que orgasmo y
eyaculación son dos fenómenos diferentes, si bien bastante cercanos en la esfera
temporal.

d) Otras disfunciones

Síndrome de vaginismo: contracción involuntaria y sostenida de la musculatura del


tercio externo de la vagina que impide la penetración.

Síndrome doloroso o dispareunia: hace referencia al dolor que puede experimentarse


en los genitales en cualquiera de las fases de la respuesta sexual. Generalmente el
término dispareunia se utiliza para referirse al dolor al momento de la penetración o
durante el coito. Esta disfunción puede encontrarse tanto en hombres como en mujeres.

Síndrome de evitación sexual fóbica: al experimentar un miedo constante e irracional,


el individuo evita toda situación de índole sexual (conversaciones sobre sexo, películas de
corte erótico, entre otros). Pese a que conoce que su miedo es exagerado y
desproporcionado respecto al riesgo real, es capaz de cualquier cosa con tal de no verse
enfrentado a la situación que lo altera.

Causas de las disfunciones

Las disfunciones pueden ser de origen biológico, psicológico, sociocultural y de pareja.


Hace menos de veinte años se consideraba que más del 95% de los problemas sexuales
eran de origen psicológico; sin embargo, en la medida en que la tecnología médica ha
evolucionado las causas biológicas han sido mejor diagnosticadas.

Resulta prácticamente imposible encontrar una causa única, la mayoría de las veces el
origen es multifactorial; por ejemplo, la diabetes puede ocasionar que el hombre tenga
problemas eréctiles pero la ansiedad causada por las primeras fallas, con toda seguridad
exacerbará el grado de la disfunción.

Por otro lado, aun cuando se trate de una disfunción de causa orgánica como la falla en la
erección debida a sección medular, saber que la compañera puede obtener placer e
incluso llegar al orgasmo por medio de caricias en las que no interviene el pene, puede
mejorar en forma importante el aspecto anímico y el desempeño erótico-sexual del
paciente

Es posible identificar disfunciones cuya etiología se relaciona con determinadas


enfermedades entre las que podemos encontrar cardiopatías, lesiones medulares,
depresión o diabetes. Del mismo modo, un medicamento prescrito para aliviar una
dolencia específica puede afectar el curso de la respuesta sexual. Un ejemplo lo
constituye la eyaculación retrógrada causada por el Melleril. Quizás el efecto más
conocido es la disminución del deseo producto de la utilización de antidepresivos
triciclicos y las benzodiazepinas, o la dificultad eréctil producto de la utilización de
antihipertensivos. La posibilidad orgásmica puede verse bloqueada con la utlización de
neurolépticos e inhibidores de la MAO. Loss procedimientos quirúrgicos también pueden
alterar en forma directa o indirecta la respuesta sexual. Un ejemplo de ello sería la
eyaculación retrógrada o las fallas en la erección, posteriores a una prostatectomía.

Manual Conversemos de Salud Sexual 29


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Por otro lado, el carácter de las personas se relaciona en forma estrecha con el
desempeño sexual; por ejemplo, los obsesivos con frecuencia sufren disfunciones
sexuales. Recordemos que su enorme atracción por el perfeccionismo reside en que
desconfían de sus actuaciones en todos los campos en los que se desenvuelven, y la
sexualidad no es la excepción.

La autoobservación es una de las formas como se expresa la ansiedad en las personas


que padecen disfunciones sexuales. Cuando un varón que cree tener problemas eréctiles
intenta una actividad sexual, tocará u observará de manera disimulada qué tan erecto se
encuentra su pene y ello, desde el punto de vista neurológico, significa que su sistema
nervioso se encuentra en estado de alerta (ataque o huida), con lo cual la sangre se
dirigirá preferentemente a los músculos y al cerebro y no al pene, como ocurre cuando
existe una respuesta sexual adecuada. Algo parecido puede ocurrirle a una mujer, que al
exigirse estar excitada y lubricada, produce un bloqueo en el proceso de vasocongestión
genital entorpeciendo su funcionamiento sexual.

En términos generales puede afirmarse que los hombres son condicionados socialmente,
desde su infancia, para que eyaculen rápido. Cuando el menor comienza a masturbarse
lo hace en el baño y, casi siempre, a toda prisa para evitar ser sorprendido. Efectuar una
práctica de este modo, a veces durante años, hará que el hombre se condicione para
eyacular a la brevedad. Hasta hace unos años muchos varones tenían su primera relación
coital con una prostituta que les exigía que terminaran de inmediato. En la actualidad, los
jóvenes tienen su primer coito con una amiga, pero las condiciones no han cambiado a tal
grado, que puedan realizar el acto con toda calma. Lo más probable es que sea una
actividad clandestina y, por tanto, llena de tensión que, para variar, tiene que llevarse a
cabo a gran velocidad para disminuir las posibilidades de ser sorprendidos. Todo lo
anterior, conforma una de las causas más frecuentes para la eyaculación precoz.

Por otro lado, cuando se analiza la historia de mujeres que padecen anorgasmia, un
hallazgo frecuente es que nunca o casi nunca se masturbaron; ello no quiere decir que es
necesaria la masturbación para que una mujer logre un orgasmo, sino más bien se
relaciona a la necesidad que la mujer reconozca el tipo de estimulación apropiada en
cuanto a objeto, intensidad y duración. La disfunción del deseo inhibido, por su parte, se
relaciona muchas veces a una socialización represora en cuanto a la manifestación
erótica, que se traduce en un sistema de valores sexuales que dificulta una búsqueda
activa del deseo.

Bibliografía:

Kaplan HS. La nueva terapia sexual. Madrid: Alianza editorial, 1974: Tomo 1.

Kosnik, A., La sexualidad humana. Edic. Cristiandad. Madrid, España 1978.

Masters WH, Johnson VE. Respuesta Sexual Humana. Buenos Aires: Ed. Inter-Médica,
1978.

MERCOP, Informe final heterosexual, fase cualitativa: “Actualización del proyecto de


investigación sobre los efectos de la campaña del SIDA en Chile y los perfiles
sociodemográficos y psicológicos de los grupos de conducta de riesgo” Santiago, 1994.

30 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Ministerio de Salud, Prioridades de Salud País. MINSAL., División de Salud de las


personas. Stgo., Chile 1999.

Ministerio de Salud, Estudio Nacional de Comportamiento Sexual. Síntesis de información


seleccionada.Comisión Nacional del SIDA, Chile.,Agence Nationale de Recherches sur le
SIDA, Francia. Chile.2000.

Ministerio de Salud., Programa de Salud de la Mujer, Serie 01.División de Salud de las


Personas, MINSAL., Stgo, Chile. 1997.

The Alan Guttmacher Institute. Adolescentes de hoy. Padres del mañana. Un perfil de las
Américas. 1988-1989. New York: 1990.

Valdés, T., Faúndez, M., Diagnóstico de Salud Reproductiva en Chile. Fondo de


Población de la Naciones Unidas y Foro Abierto de Salud y Derechos Reproductivos.
Publicación gracias al aporte de la Fundación Ford. Stgo., Chile.1997.

Velenzuela, M. Herold, J. Morris, L. “Encuesta de salud reproductiva en adultos jóvenes.


Gran Santiago”. Departamento de Salud Pública, Facultad de Medicina Occidente,
Universidad de Chile, 1989.

Manual Conversemos de Salud Sexual 31


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

Descripción Prevención Prevención Disponibilidad Ventajas Desventajas /


del del VIH y Limitaciones
embarazo otras ETS
CONDÓN Su Muy Ampliamente En raras ocasiones Requiere alta motivación
Es una funda de látex , se utiliza efectividad efectivos. El disponible en la produce efectos colaterales Es necesario aprender a
desenrollándolo sobre el pene erecto depende del VIH y otros mayoría de las (algunas personas reportan usarlo. Puede romperse si
antes del coito. El hombre eyacula conocimiento agentes farmacias y irritación por el látex). Sólo no se usa correctamente o
dentro del condón. El condón es más de la técnica infecciosos servicios públicos se usa para coito vaginal u está caducado, o cuando
efectivo en la prevención del embarazo adecuada no pueden de salud. anal. Algunas personas hay mucha fricción (por
cuando se usa con un espermicida. En para atravesarlo. deciden usarlo en ejemplo, cuando el condón
algunos casos los condones están colocarlo y de relaciones orales. está seco), si se emplean
previamente lubricados; si no lo están, su utilización lubricantes grasosos.
deben lubricarse con un lubricante a en cada Puede restar sensibilidad
base de agua. actividad
Es el único método anticonceptivo sexual.
reversible disponible en la actualidad
para hombres.
CONDÓN FEMENINO Su Muy efectivo. No disponible en No produce efectos Técnica de colocación
Es una funda suave de poliuretano que efectividad El VIH y otros nuestro país. colaterales. Se usa sólo puede ser difícil.
cubre el interior de la vagina ( similar al depende del agentes durante las relaciones Es muy difícil de
condón masculino). Puede ser usado conocimiento infecciosos sexuales. conseguir en la mayoría de
con un espermicida. de la técnica no pueden los países.
adecuada atravesarlo.
para
colocarlo y de
su utilización
en cada
actividad
sexual.
DIAFRAGMA Y CAPUCHÓN Muy efectivo No protege No disponible en Sólo se usa durante las Para su medida inicial se
CERVICAL si se usa contra el VIH. servicios públicos relaciones sexuales; es requiere de un profesional
Cúpula de goma flexible en forma de adecuada- de salud. apropiado para usarlo de la salud capacitado
taza, que la mujer se coloca en el mente. ocasionalmente. Puede (médico ginecólogo,
cuello del útero antes de una relación usarse durante años. matrona ).. Algunas
sexual para impedir el paso de los mujeres informan dificultad
espermatozoides al útero. Requiere en colocarlo y retirarlo. Se
examen médico previo. Se coloca necesita volver a medir
antes de cada relación y debe dejarse cada dos años, después
en su sitio durante 6 a 8 hrs. después de un embarazo, o si la
del coito mujer pierde o aumenta de
peso.
ESPERMICIDAS Sólo cuando No existen Disponibles en Sólo se usan durante las Algunas personas pueden
se usan pruebas de farmacias. relaciones sexuales. Su ser alérgicas a ellos.
asociados a que protejan aplicación no requiere
Sustancias químicas que inmovilizan
algún método contra VIH. habilidad especial. No es
los espermatozoides en la vagina,
de barrera. Pueden necesaria la ayuda de un
impidiendo que el esperma entre en el
proporcionar profesional de la salud.
cérvix. Existen diversas
cierta
presentaciones: espuma, película
protección
vaginal, crema, gel y supositorios
contra
vaginales. Deben ser usados
infecciones
asociados a métodos de barrera (
producidas
condones, diafragma y capuchón
por bacterias.
cervical), para lograr mayor
efectividad..

32 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

ANTICONCEPTIVOS ORALES (la Cuando se NO Disponible en Discreto, fácil de usar. Requiere indicación por un
píldora) toman correc- farmacias y Protección continua y profesional de la salud.
Está hecha con hormonas sintéticas tamente son servicios efectiva. Puede producir efectos
equivalentes a las que el organismo muy públicos de No interfiere con el acto colaterales. Existen
produce ( estrógenos, progestagenos ); efectivos. salud. sexual. condiciones en que no
existen diversas formulaciones deben ser administradas.
(combinadas, progestágeno solo ).
Mecanismo de acción más importante
es inhibir la ovulación; pueden afectar
la movilización de los espermios a
través del aparto genital interno de la
mujer.

Cuando se NO Disponibles en Se usa independientemente Pueden causar periodos


ANTICONCEPTIVOS INYECTABLES usan correc- farmacias y del coito. Puede ser usado irregulares; aumento de
El inyectable más conocido es la Depo- tamente son servicios sin que el hombre lo sepa. peso. Requiere control
Provera. La inyección debe muy públicos de periodico por profesionales
administrarse cada tres meses en una efectivos. salud. de la salud calificados
clínica o centro de salud. Evita la cada tres meses. En caso
ovulación. de efectos colaterales no
puede suspenderse su
efecto. Existen algunas
condiciones en que no
deben ser usados.
Alta NO Discreto, fácil de usar. Pueden causar periodos
IMPLANTES HORMONALES efectividad Protección continua y irregulares. En algunas
(conocidos como Norplant) efectiva. condiciones no pueden ser
Son seis tubos pequeños que se No interfiere con el acto usados. Deben ser
insertan debajo de la piel del antebrazo sexual. retirados por profesionales
de la mujer. Los tubos lentamente Larga duración ( 5 años ). de la salud capacitados.
liberan una hormona que evita la
ovulación. Deben ser colocados y
retirados por trabajadores de la salud
capacitados. Su efectividad se
prolonga hasta cinco años.

DISPOSITIVO INTRAUTERINO (DIU) Alta NO En los servicios Se usa independientemente Algunas mujeres informan
Es un pieza de plástico flexible de efectividad Incrementa el públicos de salud del coito. No interfiere con el menstruación más
formas diversas que puede contener riesgo de está disponible la acto sexual y otorga abundante, prolongada,
cobre y que se coloca en el útero (por Enfermedad T de Cobre 380- protección continua. dolorosa. Se requiere de
un profesional de la salud calificado Inflamatoria A ( es el método Las mujeres por sí mismas profesionales de la salud
(médico, matrona ). Tiene unos finos Pélvica, en más usado ). pueden revisar que esté calificados para colocarlo o
hilos que la mujer puede sentir, especial colocado en su lugar. retirarlo. Existen algunas
permitiendo asegurarse que esta cuando hay condiciones en que no
colocado en el lugar correcto. El DIU frecuentes debería ser usado,
actúa evitando la fecundación. cambios de especialmente cuando hay
pareja sexual. antecedentes de ETS.
ANTICONCEPCIÓN “ NATURAL “ Efectiva si se NO Puede ser usado No produce efectos Requiere de una
(Métodos de Abstinencia Periódica : usa por mujeres que colaterales. No implica capacitación y/o
del calendario, temperatura basal, adecuadame conocen su ciclo gastos. entrenamiento para su uso
moco cervical o Billings).Esto significa nte. fértil. adecuado.
tener relaciones sexuales sólo durante Exige motivación diaria a
las etapas del ciclo menstrual cuando fin de determinar los días
la mujer no puede embarazarse. fértiles del ciclo menstrual.
Requiere conocer estas etapas; incluye Requiere del compromiso
observar la temperatura del cuerpo y y colaboración de la
los cambios en el moco cervical. pareja.
Necesita de una
observación cuidadosa.

Manual Conversemos de Salud Sexual 33


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

RETIRO/COITO INTERRUPTUS Baja eficacia, Ninguna. El Disponible para Útil si no hay algún otro Alto riesgo de embarazo.
Consiste en retirar el pene de la vagina porque el VIH ha sido todos los método disponible. Interfiere con el acto
antes de la eyaculación. Evitando así esperma encontrado hombres. sexual.
que los espermatozoides penetren en puede en el semen
ella. producirse producido
antes de antes de la
eyacular y eyaculación.
entrar en el
cérvix.
ESTERILIZACIÓN Excelente. Ninguna. Disponible en Se usa independientemente Requiere de una
Consiste en cortar los conductos clínicas y del coito. intervención quirúrgica con
deferentes en los hombres para Servicios de anestesia local (hombres)
impedir que haya espermatozoides en Salud público. o anestesia general
el semen, o en cortar o bloquear los Debe ser (mujeres). No es
tubos uterinos en las mujeres para efectuada por reversible. Pueden
prevenir que el óvulo y el médicos producirse pequeñas
espermatozoide se unan. capacitados. infecciones después de la
operación.
ANTICONCEPCIÓN DE Excelente Ninguna. La “píldora del Es una excelente opción Sólo debe tomarse en
EMERGENCIA cuando se día después” frente a la ausencia o falla caso de emergencia. Si se
Utilización de dosis concentradas de usa dentro requiere de del método anticonceptivo toma varias veces en el
píldoras anticonceptivas tradicionales o del tiempo receta médica. utilizado. mismo ciclo menstrual su
de la “Píldora del día después” a base indicado. Disponible en eficacia es menor. Puede
de Levonorgestrel. Debe ser usada por farmacias modificar el día de inicio
la mujer después de tener relaciones de la menstruación. Sólo
sexuales no protegidas. Las píldoras protege de las relaciones
deben tomarse dentro de las 72 horas sexuales que se tuvieron
después de tener relaciones sexuales en las últimas 72 hrs.
sin protección, en dos dosis separadas
por 12 hrs.

34 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

Está hecha con hormonas sintéticas Cuando se Ninguna. Disponible en Discreto, fácil de usar. Requiere que un trabajador de
PÍLDORAS equivalentes a las que el organismo toman farmacias y Protección continua y efectiva. la salud lo administre. Puede
ANTICONCEPTI produce. Su función es inhibir la ovulación. correctamente Servicios de Salud. No interfiere con el acto sexual. producir efectos colaterales.
VAS (la píldora) son excelentes. Existen condiciones en que
no deben ser administradas.

Son seis tubos pequeños que se insertan Excelente. Ninguna. Disponibles en Discreto, fácil de usar. Pueden causar periodos
IMPLANTES debajo de la piel del antebrazo de la mujer. Servicios de Salud Protección continua y efectiva. irregulares. En algunas
HORMONALES Los tubos lentamente liberan una hormona Públicos y clínicas No interfiere con el acto sexual. condiciones no pueden ser
(conocidos como que evita la ovulación. Deben ser privadas. Larga duración. usados. Deben ser retirados
Norplant) colocados y retirados por trabajadores de la por trabajadores de la salud
salud capacitados. Su efectividad se capacitados.
prolonga hasta cinco años.

Excelente. Ninguna. Se usa independientemente del Pueden causar periodos


ANTICONCEPTI El inyectable más conocido es la Depo- coito. Puede ser usado sin que el irregulares. Aumento de peso.
VOS Provera. La inyección debe administrarse hombre lo sepa. Requiere de acceso a
INYECTABLES cada tres meses en una clínica o centro de trabajadores de la salud
salud. Evita la ovulación. capacitados cada tres meses.
En caso de efectos colaterales
no puede suspenderse su
efecto. Existen algunas
condiciones en que no deben
ser usados.
DISPOSITIVO ) Excelente. Ninguna. Está disponible en Se usa independientemente del Algunas mujeres informan
INTRAUTERINO Es un pieza de plástico flexible de formas Incrementa el Servicios de Salud coito. Las mujeres por sí menstruación muy abundante.
(DIU diversas que puede contener cobre y que se riesgo de EPI público. mismas pueden revisar que esté Se requiere de trabajadores de
coloca en el útero (matriz) por un después de colocado en su lugar. la salud capacitados para
trabajador de la salud capacitado. Tiene insertarlo o No interfiere con el acto sexual colocarlo o retirarlo. Existen
unos finos hilos que la mujer puede sentir debido al y otorga protección continua. algunas condiciones en que
para asegurarse que esta colocado en el filamento del no debería ser usado,
lugar correcto. El DIU evita la fecundación. mismo. especialmente cuando hay
antecedentes de ETS.
(Métodos del calendario, temperatura Efectiva si se Ninguna. Puede ser usado No produce efectos colaterales. Requiere del compromiso de
ANTIC basal, moco cervical o billings).Esto usa por mujeres que No implica gastos. ambos compañeros. Necesita
ONCEPCIÓN significa tener relaciones sexuales sólo adecuadamente conocen su ciclo de una observación
NATURAL durante las etapas del ciclo menstrual . fértil. cuidadosa.
cuando la mujer no puede embarazarse. Exige motivación diaria a fin
Requiere conocer estas etapas; incluye de determinar los días fértiles
observar la temperatura del cuerpo y los del ciclo menstrual.
cambios en el moco cervical.

Manual Conversemos de Salud Sexual 35


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002
Mejoramiento de la Calidad de Atención en Salud Sexual de
Usuari@s de Atención Primaria

RETIRO/COITO Baja eficacia, Ninguna. El Disponible para Útil si no hay algún Alto riesgo de embarazo.
INTERRUPTUS Consiste en retirar el pene de la vagina porque el VIH ha sido todos los hombres. otro método Interfiere con el acto
antes de la eyaculación. Evitando así que esperma puede encontrado en disponible. sexual.
los espermatozoides penetren en ella. producirse el semen
antes de producido
eyacular y antes de la
entrar en el eyaculación.
cérvix.
ESTERILIZACIÓ Consiste en cortar los conductos deferentes Excelente. Ninguna. Disponible en Se usa Requiere de una
N en los hombres para impedir que haya clínicas y independientemente intervención quirúrgica con
espermatozoides en el semen, o en cortar o Servicios de Salud del coito. anestesia local (hombres) o
bloquear los tubos uterinos en las mujeres público. Debe ser anestesia general
para prevenir que el óvulo y el efectuada por (mujeres). No es reversible.
espermatozoide se unan. médicos Pueden producirse
capacitados. pequeñas infecciones
después de la operación.
Utilización de dosis concentradas de Excelente Ninguna. La “píldora del día Es una excelente Sólo debe tomarse en caso
ANTICONCEPCI píldoras anticonceptivas tradicionales o de cuando se usa después” requiere opción frente a la de emergencia. Si se toma
ÓN DE la “Píldora del día después” a base de dentro del de receta médica. ausencia o falla del varias veces en el mismo
EMERGENCIA Levonorgestrel. Debe ser usada por la tiempo Disponible en método ciclo menstrual su eficacia
mujer después de tener relaciones sexuales indicado. farmacias anticonceptivo es menor. Puede modificar
no protegidas. Las píldoras deben tomarse utilizado. el día de inicio de la
dentro de las 72 horas después de tener menstruación. Sólo protege
relaciones sexuales sin protección, en dos de las relaciones sexuales
dosis separadas por 12 hrs. que se tuvieron en las
últimas 72 hrs.

36 Manual Conversemos de Salud Sexual


Ministerio de Salud Chile
Redacción y adaptación IKASTOLA
2002