COMUNIDADES DE CURSO APRENDIZAJE Y BUEN TRATO

GUÍA PARA CONSTRUIR ACUERDOS DE CONVIVENCIA EN EL GRUPO CURSO Pre Kínder a Enseñanza Media

Valoras UC Escuela de Psicología Pontificia Universidad Católica de Chile 2012

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

1

COMUNIDADES DE CURSO APRENDIZAJE Y BUEN TRATO GUÍA PARA CONSTRUIR ACUERDOS DE CONVIVENCIA EN EL GRUPO CURSO Desarrollada por ValorasUC Escuela de Psicología Pontificia Universidad Católica de Chile Dirección Isidora Mena E. Colaboran Clymene Soro Ximena Benard Ana María Valdés Ximena Bugueño Edición Valoras UC Pamela Yañez, Unidad de Transversalidad Educativa, MINEDUC Diseño y diagramación María Francisca Contreras; MINEDUC Mariana Jahnke; MINEDUC Imagen portada Colegio Monte de Asís, Puente Alto, Santiago.

MINEDUC, mayo 2012

Impreso en Gráfica LOM

2

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Índice

INTRODUCCIÓN METODOLOGÍA PARA ESTUDIANTES DE PRE - KÍNDER A SEGUNDO BÁSICO CONSIDERACIONES DE LA ETAPA DE DESARROLLO MODELO DE TRABAJO PARA CADA HÁBITO MATERIAL COMPLEMENTARIO METODOLOGÍA PARA ESTUDIANTES DE TERCERO BÁSICO A CUARTO MEDIO CONSIDERACIONES DE LA ETAPA DE DESARROLLO PASOS PARA LA CONFORMACIÓN DE UNA COMUNIDAD DE CURSO PASO Nº 1: CONSTRUCCION DE LA META DE CURSO: SER COMUNIDAD DE APRENDIZAJE Y BUEN TRATO PASO Nº 2: DEFINICION DE NECESIDADES PARA LOGRAR LA META ACORDADA PASO Nº 3: CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA NORMATIVO PARA EL APRENDIZAJE Y BUEN TRATO PASO Nº 4: SEGUIMIENTO A LOS ACUERDOS DE CONVIVENCIA REFERENCIAS SUGERIDAS

5 9 10 11 19 31 32 34 34 37 59 70 75

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

3

COMUNIDADES DE CURSO PARA EL APRENDIZAJE Y BUEN TRATO. APRENDER A CONVIVIR.
INTRODUCCIÓN
A convivir se aprende, tanto en el hogar como en la escuela. La dimensión socioemocional y la dimensión formativa no son fruto sólo de los primeros años en el ambiente familiar. Para la mayoría de los niños, la escuela es la primera experiencia social con extraños, experiencia que transcurre durante doce años y ocupa muchas horas diarias, tiempo más que suficiente para dejar una huella. En el caso de los estudiantes a cuyas familias, por una u otra razón, les es difícil entregar contextos positivos de relación y convivencia, la experiencia social escolar es irremplazable. Dentro de la escuela, las habilidades y actitudes para una convivencia respetuosa y colaborativa pueden adquirirse en los diversos espacios formativos, formales e informales. Pero son especialmente relevantes los contextos de aula, es decir la convivencia de curso: allí, entre sus integrantes, una convivencia que fomenta la estimulación socio-emocional aumenta incluso las conexiones neurológicas responsables de estas habilidades1 y favorece, en paralelo, tanto el desarrollo de habilidades intelectuales como la formación de la persona.

¿Por qué conformar comunidades de curso?
La sociedad humana no podría haber evolucionado desde sus formas más primitivas si sus integrantes no se hubieran caracterizado por ser criaturas sumamente cooperativas que compartían trabajos y alimentos (Leakey y Lewin, en Alcalay 2006). Sin embargo, en nuestras actuales instituciones educativas, los cursos tienden a concebirse como un grupo de alumnos que deben tratar de alcanzar individualmente ciertas metas académicas. Cada uno trabaja para su propio beneficio, desarrollándose muy poco la noción de trabajo en equipo y la importancia del bienestar común para alcanzar esas metas de aprendizaje. Cuando la cultura escolar deja de concebir los cursos como agrupaciones de individuos y procura que éstos se organicen como comunidades de aprendizaje y buen trato, se potencian los procesos de enseñanza y de aprendizaje, así como los contenidos disciplinarios y la convivencia. Un curso que funciona como comunidad de aprendizaje y buen trato provee un ambiente de respeto que le facilita al docente compartir sus conocimientos y gatillar la participación efectiva de los estudiantes. A su vez, una comunidad de aprendizaje permite que cursos de treinta o cuarenta estudiantes con diferentes estilos y ritmos de aprendizaje puedan integrarse más fácilmente y trabajar colaborativamente entre pares. Las investigaciones muestran que el éxito en la formación socio-emocional en la escuela es mayor cuando existe: 1. Un fuerte énfasis en el aprendizaje (de todos los estudiantes). 2. Espacios destinados a la formación explícita de habilidades socio-emocionales. 3. Un contexto de curso que induce a practicar estos valores y habilidades2.

1 Amanda Céspedes, 2010 en Revista Calpe & Abyla, Revista de Neurociencias Aplicadas, Nº 1. 2 Isidora Mena E., Claudia Romagnoli E., Ana María Valdés M, 2008. ¿Cuánto y Dónde Impacta? Desarrollo de habilidades socio emocionales y éticas en la escuela. VALORAS UC. Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

5

¿Cómo pasar de una cultura y práctica de enseñanza y de aprendizaje enfocada en una agrupación de individuos a otra enfocada en una comunidad de aprendizaje y buen trato?
La metodología que aquí se presenta propone la construcción participativa de una COMUNIDAD DE APRENDIZAJE Y BUEN TRATO al interior de los cursos, la que incluye metas de curso y los respectivos acuerdos de convivencia para lograrlas. Se describe cada paso del proceso y se entregan orientaciones y materiales para organizarse como una comunidad de aprendizaje y buen trato capaz de reflexionar acerca de sus necesidades, de establecer acuerdos acerca de normas y sanciones formativas, y de mantener estos acuerdos. Aquí se presentan dos guías, cada una para etapas de desarrollo distintas. La primera guía está sugerida para los cursos de Pre Kínder a 2º Básico. La segunda, para los cursos de 3º Básico a Enseñanza Media, estudiantes que ya tienen en su mayoría la madurez para leer, dialogar, integrar sus impulsos y profundizar la convivencia con otros. Dentro de cada guía se hacen sugerencias y se proveen materiales que ayudan a la adaptación específica de la metodología a los distintos cursos y edades. Los efectos de esta metodología se perciben en la motivación de los estudiantes, en su desarrollo personal, aprendizaje y resultados académicos, constituyendo también un valioso aporte al bienestar del docente, quien la puede adaptar a su realidad siempre particular. La convicción del docente, tanto como el compromiso y respaldo institucional, son determinantes para el éxito de las comunidades de curso, según comienza a evidenciarse en muchos colegios chilenos donde se ha estado implementando3.

3 Isidora Mena, Paulina Jáuregui e Isidora Cortese, 2008. Caso 4: Un proyecto para construir sociedad con todos. Colegio Monte de Asís. Chile, RM (Estudio para UNESCO). www.valorasuc.cl

6

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Síntesis Descriptiva Guía 1
Metodología básica para estudiantes de Pre Kínder a Segundo Básico
Objetivo: formar hábitos de convivencia comunitaria basados en explicaciones verbales, actividades de experiencias concretas, técnicas de señalamiento de prácticas positivas y trabajo a través de las familias (cuando se puede). Supuesto de desarrollo: a esta edad los estudiantes necesitan un adulto que los introduzca en las prácticas de una cultura comunitaria para el aprendizaje. Requieren asimismo saber que existen explicaciones para estas prácticas, aunque no entiendan el sentido más profundo. Ética y moralmente, necesitan reconocer que existen otros, con distintas necesidades y derecho al respeto, descentrándose progresivamente de una perspectiva centrada en sí mismos. Además de reconocer al otro, deben comprobar que a ellos mismos les es beneficioso que los demás se sientan a gusto y aprendan. Supuesto de cambio: para transitar a una cultura de cursos comunitarios, se basa en la reflexión ética participativa con los alumnos y en la acción colegiada de los docentes de la institución. Novedad Metodológica: decidirse por hábitos que refieren a la convivencia comunitaria y dar muchas explicaciones, unas verbales y otras experimentables, respecto del sentido y conveniencia de estos para constituirse como comunidad de aprendizaje.

Síntesis metodológica:
Cada mes se incorpora un nuevo comportamiento, el que se trabaja en base a 6 pasos: Paso 1: Aclarar el sentido de la conducta. Paso 2: Provocar enganche y reflexión. Paso 3: Entregar una consigna. Paso 4: Actividades de profundización. Paso 5: Orientaciones para el apoyo de la familia. Paso 6: Evaluación de los logros del mes.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

7

Síntesis Descriptiva Guía 2
Metodología básica para estudiantes a partir de Tercero Básico
Objetivo: aprender a participar en la conformación de una comunidad de aprendizaje y buen trato. El foco está en la generación de acuerdos de convivencia para lograr la meta de aprendizaje y buen trato entre todos. Se incluyen acuerdos sobre sanciones formativas para las veces que se transgreden los acuerdos. Estos acuerdos se transforman en el sistema normativo del curso, que necesariamente debe estar alineado con las normas de convivencia escolar establecidas en el Reglamento Interno del establecimiento o Reglamento de Convivencia Escolar. Supuesto de desarrollo: los estudiantes en esta edad necesitan participar progresivamente, con mayor autonomía, en las decisiones sobre cómo comportarse y ser en la vida. Requieren reflexionar participativamente sobre las metas en la escuela o liceo y sus sentidos, tanto sociales como para sí mismos; sobre los comportamientos que permiten lograr sus metas, los propios y los necesarios para la relación con los otros; sobre sus proyectos de vida y la relevancia de aprender y gustar del aprender. Desde el desarrollo moral, el desafío es ayudarles a reconocer progresivamente al otro y su diversidad, la conveniencia de comunidades de derechos y responsabilidades para el propio proyecto vital, y el aprendizaje de prácticas de organización y convivencia comunitaria. Supuesto de cambio: para transitar a una cultura de cursos comunitarios, se basa en la participación reflexionada de los estudiantes, en la reflexión ética participativa con los alumnos frente a la trasgresión, y en la reflexión colegiada de los docentes de la institución, tanto sobre esta manera de aproximarse, como sobre la práctica efectiva de esta metodología. Vivir los cursos como comunidad requiere creatividad y decisiones para hacer ajustes institucionales, y por tanto el concurso de directivos y sostenedores. Novedades metodológicas: que los cursos tengan normativas elaboradas participativamente; que se establezcan sanciones formativas donde también participen los estudiantes, y que la mantención de estos acuerdos sea de responsabilidad compartida. También es novedad en la cultura escolar que las normas estén en función del aprendizaje y el buen trato como meta.

Síntesis metodológica:
Liderados por el/la profesor/a jefe que está coordinado/a con los profesores de asignatura, se trabaja con el curso en los 4 pasos para lograr la conformación de las comunidades de curso: Paso 1: Construcción de la meta de curso: ser comunidad de aprendizaje y buen trato. Paso 2: Definición de necesidades para lograr la meta acordada. Paso 3: Construcción de un sistema normativo para el aprendizaje y buen trato. Paso 4: Seguimiento a los acuerdos de convivencia.

8

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

GUÍA 1

GUÍA 1
Comunidades de Curso para el Aprendizaje y Buen Trato
Metodología básica para estudiantes desde Pre Kínder a Segundo Básico4

4 Metodología desarrollada por ValorasUC, inicialmente desarrollada por Clymene Soro, Ximena Benard e Isidora Mena.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

9

CONSIDERACIONES DE LA ETAPA DE DESARROLLO
En los primeros años escolares iniciamos el aprendizaje del convivir con otros. Aprender que los otros son diferentes a uno mismo, así como interactuar colaborativa y respetuosamente con ellos, es un aprendizaje progresivo. En esta etapa del ciclo inicial, los niños y niñas creen que los intereses, opiniones y necesidades personales son semejantes a las de los demás, y si no, sin duda las más importantes y ciertas. La diferencia la ven como un error, de los otros o personal. El desarrollo progresivo de la toma de perspectiva es lo que les permitirá ponerse en el lugar de los otros, empatizar con emociones complejas. Este desarrollo va siendo posible en ciertos contextos de convivencia que le instan a reconocer, respetar y valorar a los otros. Naturalmente, para algunos estudiantes esto es más fácil de aprender porque es consistente con lo que se les ha venido enseñando en la familia. Pero para otros, aquellos cuyas familias presentan dificultades en su propia convivencia familiar, puede ser más difícil. Para estos últimos estudiantes, la experiencia de formación social de la escuela será más determinante, y en algunos casos, será su última oportunidad. En estos primeros años escolares los adultos juegan un rol muy importante en la sala de clases, estableciendo las formas en que se convivirá allí y sus sentidos. En esta etapa se pueden formar hábitos y comportamientos convivenciales básicos para el futuro escolar y social de los estudiantes. El “rayado de cancha” que haga el profesor será un mensaje determinante, eso si es que lo explicita, explica su sentido, reflexiona con la participación de los estudiantes para que ellos efectivamente entiendan el sentido, se mantiene alerta a que se cumplan siempre estas directrices, y modela un modo de comportarse ad hoc. Si se trata de convivir en una comunidad de aprendizaje y buen trato de todos, podemos vislumbrar que se requiere generar condiciones que permitan el aprendizaje de una convivencia pacífica y respetuosa, es decir, se requiere generar un clima escolar que favorezca la convivencia. Para generar estas condiciones básicas, podemos mencionar algunos comportamientos y actitudes que todos deben aprender:

Respetar a los otros • Escucharlos. • No interrumpirlos en su trabajo. • No usar sus cosas sin permiso. • Tratarles bien, sin pegarles ni decir cosas que les molesten. • Dejar que opinen distinto y escuchar sus razones. Cuidar y apoyar a los que lo necesitan • Consolar y ayudar a otros cuando lo necesitan. Cooperar para aprender y tratarse bien • Mantener físicamente un buen lugar para aprender: orden, limpieza, cuidado del mobiliario, etc. • Atender y prestar silencio cuando la profesora/or lo pide. • Seguir instrucciones que sirven para aprender. • Apoyarse mutuamente en lo que es difícil. • Defender a los que están siendo atacados (niños o adultos). Decidir democráticamente • Permitir que todos participen. • Tomar la opinión de los demás para realizar acciones. • Repartir el mando.
10
Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MODELO DE TRABAJO
Esta herramienta ofrece un modelo de trabajo de seis pasos para el desarrollo de comportamientos pro sociales. Para su implementación incluye:

· Descripción de cada paso del modelo · Ejemplos de implementación del modelo · Material complementario: a. Actividades con estudiantes y familia b. Pautas de planificación anual y mensual para docentes

La invitación es a que cada institución, de acuerdo a su Proyecto Educativo y a los objetivos formativos de ciclo, defina un comportamiento para cada mes, y promueva su desarrollo en base al modelo que esta herramienta otorga.

1. Aclarar el sentido de la conducta

2. Provocar enganche y reflexión

3. Entregar una consigna

4. Actividades de profundización

5. Orientaciones para el apoyo de la familia

6. Evaluación de los logros del mes

Comunidad de curso para el aprendizaje y buen trato

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

11

MODELO DE TRABAJO PARA CADA HÁBITO
Para cada comportamiento, se repite un esquema de 6 pasos básicos.

Paso Nº 1: Aclarar el sentido de la conducta
Explicitación de la conducta o hábito que se desea lograr en los niños y niñas, y su sentido. Dejar un cartel en la sala que lo recuerde (que conviene que se mantenga durante el año). Explicaciones del sentido, sencillas y honestas, se repiten mucha veces en el mes.

Paso Nº 2: Provocar enganche y reflexión
Desarrollo de actividades que produzcan motivación, que desafíen cognitivamente a los estudiantes o los saquen de lo cotidiano y predecible para dar paso a la reflexión. Cuentos, dramatizaciones, títeres, láminas, material audiovisual, etc., son recursos que permiten mostrar situaciones críticas exageradamente opuestas al objetivo que se persigue y así promueven la reflexión. Se puede representar, por ejemplo, lo que podría ocurrir si nadie escucha a nadie; si todo está desordenado; si se sacan las colaciones; o si no se respeta la opinión de otro diferente.

Paso Nº 3: Entregar una consigna
Instrucción expresada de manera clara, sencilla, con ritmo y sentido para los estudiantes. Debe ser atractiva y fácil de retener (“silencio para saber y aprender”; “con por favor y gracias”; “pídela y te la presto”, “escucha si quieres ser escuchado”, etc.). La consigna debe estar escrita o graficada en un lugar visible de la sala y ser continuamente recordada.

Paso Nº 4: Actividades de profundización
Aportan a la construcción del significado. Contribuyen a la vivencia, reconocimiento y refuerzo del hábito que se está trabajando. Estas actividades permiten que los niños y niñas vayan descubriendo y reflexionando sobre lo beneficioso que les resulta la vivencia del hábito en adquisición, tanto para su desarrollo personal, como para la convivencia con su entorno social y natural.

Paso Nº 5: Orientaciones para el apoyo de la familia
Se propone que el desarrollo de todo hábito trabajado en la escuela sea reforzado en el hogar, para lo cual es central entregar orientaciones a las familias. Las sugerencias refieren a actividades concretas y cotidianas, que sirven para reforzar en el hogar el hábito en cuestión, y al mismo tiempo contribuyen al clima de convivencia de la familia. Así por ejemplo: en relación al orden de los materiales, se puede sugerir a las familias que durante dicho mes se ponga especial énfasis en el orden en que se deja la ropa al acostarse, o el lavatorio después de lavarse. Las actividades tutoriales son tareas sencillas relacionadas con el hábito que debe realizar conjuntamente cada niño/a con su familia. Tienen como objetivo llevar a la casa la lógica del hábito y favorecer la reflexión. Por ejemplo: Hacer un cuento en que aparezca una casa en que nada estaba ordenado; confeccionar una poesía/paya que se llame “escuchar a los otros cuando hablan”; hacer una encuesta con todos los miembros de la casa preguntando por qué les gusta que les pidan las cosas por favor; entre otras.

Paso Nº 6: Evaluación de los logros del mes • Para cada hábito se requiere poner previamente un indicador que permita reconocer que se avanzó en su adquisición. • El indicador puede definirse en conjunto con los niños y niñas, y/o también con los apoderados. • Construir tableros, diagramas o gráficos que permitan a los niños y niñas visualizar, de manera didáctica, los avances obtenidos por el curso a partir de una línea base o estado inicial.

12

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Notas didácticas
• Señalar siempre la razón de la conveniencia del comportamiento (Por ejemplo, “Orden:
para que después puedas encontrar lo que necesitas”). • Pedir tareas adecuadas a la edad, y si no lo fueran (ordenar un lugar que quedó muy desordenado), ayudar a hacerlo. Esto permite que pueda cumplirlo y se motive a hacerlo. • Cuando realice Ud. los comportamientos que está formando en los estudiantes, verbalice el por qué de su conducta (por ejemplo: “¿Dónde estaba este libro? Tengo que dejarlo en el mismo lugar del que lo saqué, para que después pueda encontrarlo fácilmente”. ) • Todos los hábitos se adquieren a través de la repetición sistemática de la conducta que se desea incorporar. Es por ello que resulta fundamental que: - La consigna se escriba y exponga en un lugar visible de la sala. - La consigna se recuerde al comienzo de la jornada. - El/la educador/a repita la consigna a lo menos siete veces durante la jornada. • Otorgar refuerzo social a los niños/as que realizan los comportamientos que se están trabajando. (Ejemplos: “Qué ordenado está tu lugar de trabajo”, “Sus padres comentaron anoche en la reunión, que esta sala estaba muy ordenada y bonita”) • Cuando un estudiante no se atenga a la consigna, señalarlo mediante la explicación de la conducta correcta. • Al final del día se debe preguntar al curso cómo estuvieron en relación al comportamiento en formación. • En tanto el/la educador/a es un modelo, es fundamental que también realice la conducta, y pida disculpas cuando no lo hace, advirtiendo la falta y mostrando intención de cambio. • Es recomendable que las consignas de los meses anteriores se mantengan a la vista de los estudiantes una vez que termine el mes, de modo que se puedan recordar durante todo el año. Los hábitos deben ser continuamente entrenados para que se conviertan en competencias.

• A partir de 1º básico se sugiere aumentar los espacios de reflexión participativa con los estudiantes acerca del sentido de los comportamientos que se van incorporando. Esto requiere que el profesor/a genere distintas instancias de trabajo individual y grupal para que reflexionen y opinen sobre el sentido de los comportamientos, las ventajas que estos tienen en su aprendizaje y bienestar. También puede agregarse la pregunta ¿cómo lograr aprender esto, de verdad?
Ejemplo: Frente al comportamiento “ayudarse mutuamente en lo que es difícil” pedirles que en parejas piensen en las ventajas que este comportamiento puede tener para cada uno y para su curso completo. Después piensen en las dificultades para lograr esto, y finalmente, imaginen una forma aprenderlo. El profesor/a para terminar pregunta a los grupos sus conclusiones, y aporta si es necesario, las suyas.

Preguntas que pueden llevar a reflexiones más complejas:
¿Por qué es bueno? ¿Por qué es difícil? ¿Qué se puede hacer para que lo hagamos todos? ¿Alguien, alguna vez lo logró? ¿Por qué trató de hacerlo?

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

13

EJEMPLO 1 Orden de los útiles y materiales de uso comunitario.
Hábito pro-social: Orden de los útiles y materiales de uso comunitario. Curso: Kínder. Mes: Mayo.
Que los niños y niñas guarden sus cosas personales y de uso comunitario en los lugares correspondientes. El orden tiene un valor instrumental y sirve: • para saber donde están las cosas, encontrarlas fácilmente y no perder tiempo; • para que no se ensucien las cosas y queden en un lugar protegido; • para que no se confunda lo que es de cada quien; • para que se vea lindo Al volver de un recreo los niños encuentran la sala muy desordenada (el educador debe intencionar que esto ocurra). Reflexión: ¿Qué habrá pasado en la sala? ¿Podemos trabajar así? ¿Cómo nos sentimos en este desorden? ¿Por qué es importante para todos que la sala esté ordenada? ¿De quién depende que nuestra sala se mantenga ordenada? ¿Cómo puede aportar cada uno al orden de la sala? ¿Les parece que nos pongamos la meta de mantener nuestra sala ordenada? OTRAS ACTIVIDADES POSIBLES • Trabajo en función de una lámina en la que los niños deban descubrir objetos que no están en su sitio. Consigna “Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar” • Verificar si en el curso todos tienen claro el lugar de las cosas y materiales de trabajo. Los niños se dividirán en dos grupos, uno de ellos moverá algunos objetos puntuales mientras el otro grupo permanece con los ojos cerrados. Luego, deben descubrir los objetos que no están en su lugar y ponerlos donde corresponde. Actividades complementarias para otorgar sentido Reflexión: “Hay que ponerse de acuerdo dónde se guardará cada cosa para después saber dónde encontrarla”. • De manera lúdica se solicita a los niños/as que traigan rápido ciertas cosas de la sala para verificar que los niños reconocen el lugar donde se guarda cada cosa. Reflexión: “Saber dónde están las cosas ayuda a hacer las cosas rápido” • Descubrir dentro de la sala objetos o materiales que no están en su lugar. Reflexión: “Cuando las cosas están en su lugar, podemos encontrarlas con mayor facilidad y rapidez”.

Objetivo y su sentido

Actividad de enganche para la construcción de sentido: (Reflexión a partir de una experiencia)

14

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Sugerencias para la casa

• Comentar en la casa la lámina trabajada en el colegio. • Ponerse de acuerdo con el niño/a en una responsabilidad vinculada al orden para realizar en la casa: guardar los juguetes, los zapatos, su ropa, etc. • Integrar al niño con responsabilidades específicas en tareas de orden en que participe toda la familia. Alternativas: • Descubre y luego pinta los objetos que no están en el lugar que corresponde. Comenta tus respuestas con algún miembro de tu familia (Se entrega una lámina con ilustraciones que muestran distintos recintos de una casa, en los cuales hay objetos “desordenados” que los niños deben descubrir). • Con la ayuda de un miembro de tu familia, comenta y dibuja el lugar de la casa en que van ubicados determinados elementos (Se entrega una lámina que incluye ilustraciones de: ropa sucia, útiles de escritorio, juguetes, fruta, mochila del colegio, etc.).

Actividades tutoriales (para trabajar con las familias)

• Junto a un miembro de tu familia, recorre las distintas dependencias de tu casa. Luego reflexiona en relación al orden observado en cada uno de los espacios, escoge el más ordenado y dibújalo. • Junto a un miembro de tu familia, recorre las distintas dependencias de tu casa. Luego, reflexiona en relación las siguientes preguntas: ¿Qué lugar de la casa te gustó más? Cuando hay algún lugar de la casa que está muy desordenado, ¿te sientes cómodo/a, por qué? ¿Qué podríamos hacer para colaborar con el orden de la casa?, ¿Qué podrías hacer tú para colaborar con el orden? ¿Cómo te podríamos ayudar para que te acuerdes de ordenar?, etc. Para poder ordenar, hay que saber donde se dejan las cosas. Por ello es fundamental que: • Exista claridad respecto del lugar de cada cosa. • No se cambie el orden de la sala. • Se hagan actividades para reconocer los lugares donde están las cosas y nemotecnias para acordarse.

Notas didácticas

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

15

EJEMPLO 2 Silencio en la sala de clases y lugares de estudio
Hábito pro-social: Silencio en la sala de clases y lugares de estudio. Curso: 1º Básico. Mes: Abril.
Que el niño(a) sea capaz de aprender y llevar a la practica el “hacer” silencio, para así escuchar al otro, a sí mismo y así aprender. EL SILENCIO permite y sirve para: • Escuchar a tu entorno: a las personas, a la naturaleza y a ti mismo • Concentrarse • Tener paz, tranquilidad • Aprender • Poder pensar Se sientan a los niños(as) en un círculo, dejando a dos de ellos fuera de este, frente a frente, que denominaremos niño (a) A y niño(a) B. Los niños(as) que se encuentran en el círculo deberán cantar alguna canción conocida por ellos. El niño(a) A deberá pedirle al niño(a) B que le traiga al menos tres objetos diferentes que se encuentren en la sala, mientras los niños siguen cantando en voz alta. El mismo ejercicio se realiza nuevamente, pero en esta ocasión, los niños(as) que están en el círculo deberán guardar silencio. El niño(a) A vuelve a pedirle tres objetos al niño(a) B. Reflexión: Se le pregunta a los niño(as) A y B, si les fue fácil el dar y recibir las instrucciones con sus compañeros(as) haciendo ruido. Si/No- Por qué? Actividad de enganche para la construcción de sentido: (Reflexión a partir de una experiencia) A los niños(as) del círculo se les pregunta si escucharon cuáles eran los objetos pedidos. Se les vuelve a preguntar a los niños(as) A y B, si estando sus compañeros en silencio a A le fue más fácil pedir lo que necesitaba y a B entender lo que se le estaba pidiendo. ¿Por qué? ¿Cuándo se entiende mejor lo que alguien nos pide o dice? ¿Por qué? ¿Qué puedo hacer yo para escuchar y entender mejor? OTRA ACTIVIDAD: Se pone música y se juega al teléfono con los niños(as) dándoles una frase que deberán decírsela al oído, sólo una vez a su compañero(a) inmediato(a). El último niño(a) debe decir en voz alta lo que escuchó o entendió y esto deberá compararse con la frase inicial. ¿Qué pasó? ¿Por qué no entiendo o no escucho bien lo que mi compañero(a) me está diciendo? Esto mismo se podrá repetir, pero en esta ocasión sin música, con la sala en silencio. Comparar el resultado en ambos casos. Si hay mucho ruido, ¿puedo escuchar bien? Si estamos en silencio, ¿podemos escuchar y entender mejor lo que alguien nos quiere decir? Consigna “¡Si me callo escucho, si escucho aprendo!”

Objetivo y su sentido

16

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Grabar el ruido que hacen los niños(as) en la sala de clases, sin que ellos se den cuenta. Luego sentarlos en círculo y hacérselos escuchar. Reflexión: Muchos pequeños ruidos hacen un gran ruido. Si yo, tu y los demás guardamos silencio, podremos lograr que nuestro lugar de aprendizaje también lo esté. • Jugar al 1, 2, 3 SILENCIO es!: a) Asociar el movimiento de dos dedos recorriendo una vez, a lo largo de la boca, como el cierre de los labios, lo que hace quedarse callado... en silencio. b) Se elige a un niño(a) para que ejecute una mímica, también podrá dirigir el juego el profesor(a). c) Se invita a todos los niños(as), quienes deben estar atentos a guardar silencio cuando la mímica sea ejecutada. Quien emita sonido una vez ejecutada la mímica, deberá salirse del grupo. d) El niño(a) o profesor(a) a cargo dirá alguna acción a realizar como saltar aplaudir, cerrar los ojos etc. Reflexión: Si estoy dispuesto a seguir indicaciones de hacer silencio, podré escuchar y entender lo que me están pidiendo, haciendo lo que me piden correctamente. Si todos lo hacemos rápidamente, todos escuchamos mejor, perderemos menos tiempo y aprendemos más. • Poner una grabación con sonidos cotidianos como un perro ladrando, una llave de agua corriendo, un teléfono sonando etc. Si no se cuenta con una grabación, se le puede pedir a los niños que cierren los ojos y se pueden llevar objetos que hagan sonidos como una campana, abrir y cerrar una tijera, arrugar un papel, etc. Reflexión: El SILENCIO es lo que me permite escuchar bien, discriminar sonidos y descubrir que objeto o animal es. • Poner a los niños(as) en un círculo, pasarles una pelota, indicándoles que quien tiene la pelota, tiene la palabra. El niño(a) que tiene la pelota puede hablar sobre algún tema antes propuesto, como lo que hizo el fin de semana, sobre el animal que más le gusta, lo que quisiera ser cuando grande, etc. Luego podrá darle la pelota a otro(a) niño(a), siempre que éste(a) haya permanecido en silencio mientras él(ella) hablaba. Reflexión: Si mantengo silencio mientras otro habla, puedo escucharlo, aprender de sus experiencias y esto hará que cuando yo hable el(ella) también tenga interés en oírme. Si todos nos escuchamos, mejor nos sentimos y más aprendemos • Preguntarles qué sienten en: Lugares con mucho ruido….qué sensación le produce…. ¿temor?, ¿inseguridad?, ¿ganas de gritar? Lugares con poco ruido, sin ruido o silencio….qué sensación le produce. ¿Paz?, ¿tranquilidad?, ¿soledad? • Comentar en la casa las actividades realizadas en el colegio.

Actividades complementarias para otorgar sentido

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

17

• Ejercitar el turno de la palabra mientras almuerzan o toman té con los miembros de su casa. • Sugerirle al niño que les pregunte a sus padres cómo es el “ruido” en sus lugares de trabajo. Si fuera ruidoso, si esto les molesta, si les permite trabajar bien. ¿Cómo les gustaría que fuera el ruido ambiental en su trabajo? • Comentar el porqué uno debe guardar silencio en otros lugares como el Cine, Hospitales, Bibliotecas etc. Alternativas: • Si tuvieras que leer o que te contaran un cuento, ¿qué lugar de tu casa elegirías para ello? ¿Por qué? • Marca con una cruz todos los elementos que están produciendo ruido en la lámina, encierra en un círculo aquellos que están en silencio (confeccionar un dibujo donde se vea una casa partida por la mitad, con elementos que estén produciendo ruido dentro de la casa, como televisor con imagen, radio, aspiradora, juguera, niños gritando. En la otra mitad se produce el mismo dibujo pero con los elementos en silencio, televisor sin imagen, niños leyendo, aspiradora desenchufada, etc.) • ¿Cómo crees tú, que cada uno de los miembros de tu familia puede contribuir o hacer silencio cuando alguno de ellos lo necesita?, por ejemplo cuando hay que hacer tareas, o alguien habla por teléfono, cuando dos personas están conversando, etc. ¿Qué vas a hacer tú, si te encuentras en cada una de las situaciones descritas? Para que el SILENCIO sea provechoso, es necesario saber cuáles son los momentos y lugares donde hay que ejercitarlo. Entonces deberemos guardar SILENCIO cuando: • El profesor habla • Un compañero(a) comparte una experiencia • Un adulto está conversando con otro(a) • Uno visita o permanece en lugares determinados como: Bibliotecas, Cine, Iglesia, Hospital etc., por respeto al derecho al silencio de otros(as).

Sugerencias para la casa

Actividades tutoriales (para trabajar con las familias)

Notas didácticas

18

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Estudiantes y Docentes

EL DESASTRE Actividad sugerida para provocar enganche y reflexión (Paso 2 del modelo de trabajo)
Juego para imaginar lo que sucedería si todos realizan ciertas conductas que no aportan a ser una comunidad para el aprendizaje y buen trato. Su objetivo es reconocer la conducta positiva por contraste. Permite además reírse. Actividad El docente pide a los alumnos que dramaticen situaciones. Posteriormente los invita a una reflexión. Dramatizaciones posibles • todos hablamos al mismo tiempo • todo se deja desordenado • no se traen los materiales necesarios para trabajar • el profesor no da ninguna instrucción • los alumnos no siguen las instrucciones para hacer un trabajo • peleamos y nos tratamos mal • todos van al baño al mismo tiempo • no son puntuales al volver del recreo • etc. En este ejercicio deben incluirse situaciones referidas tanto al aprendizaje como al sentirse cómodo y acogido en el curso. Reflexiones posibles ¿Cómo se sintieron cuando… (Comportamiento)? ¿Por qué no ayudaba a aprender? ¿Por qué no ayudaba a sentirse bien tratado? ¿Y entonces que deberíamos acordar en relación a esto de… (Comportamiento)? Al final de cada dramatización y su respectiva reflexión, escribir en un papelógrafo un acuerdo en relación a ese comportamiento.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

19

EL ESCUDO Actividad sugerida para apoyar la entrega de la consigna (paso 3 del modelo de trabajo).
Espacio pedagógico: Arte. Consigna “Los escudos en la antigüedad eran un elemento que se usaba para distinguir a las distintas familias, clanes, regiones, etc. Ellos incluían dibujos, colores y elementos que representaban o identificaban a estos grupos. Los escudos a su vez, fueron utilizados como un elemento de defensa. Constituían una plancha metálica para cubrirse, resguardarse o protegerse de posibles agresiones. Nosotros como curso también podemos crear un escudo que nos va a proteger. Va a cuidar nuestra convivencia para que todos podamos aprender y sentirnos bien tratados en el curso. Actividad Divididos en grupos de cuatro, en una cartulina, cada grupo dibuja el hábito o comportamiento del mes en un escudo (alternativa: todos los del semestre). El curso elige el escudo que mejor los representa y lo ubican en un lugar destacado de la sala. (Se sugiere además, realizar una ceremonia institucional, en la que los alumnos del curso presenten su escudo al resto de los cursos. El ideal es que en esta ceremonia puedan explicar por qué son protectores cada uno de los elementos del escudo).

20

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Estudiantes y Familia

En alianza con la familia
Guía de trabajo con las familias: compartir con ellos lo que se trabaja en el curso y trabajar en colaboración.
Es importante incorporar a las familias colaborativamente en el trabajo en torno a la convivencia escolar, promoviendo su participación e informando regularmente sobre las acciones emprendidas en el curso.

“NUESTROS ACUERDOS DE CONVIVENCIA”
Estimados padres , madres y apoderados: Con sus hijos(as) estamos construyendo nuestros acuerdos de convivencia para alcanzar la meta de que todos aprendan y se sientan bien tratados en este curso. Después de varias conversaciones hemos concordado en estos cinco acuerdos. Ejemplo: • Tratarnos bien y ayudarnos. • Respetar turnos. • Escuchar en silencio. • Seguir instrucciones. • Mantener limpio y ordenado el lugar de trabajo. Será una gran ayuda que ustedes los comenten en un clima positivo. Por favor, léanlos y escriban a sus hijos(as) sus ideas al respecto. Les rogamos favorecer estas conductas en los momentos que sea pertinente en el hogar. Les saluda atentamente, Profesores Primero Básico

CARTA A MI HIJO/A
Querido/a Creo que estos cinco acuerdos te ayudarán a : 1. 2. 3. 4.

Firma Apoderado(s)

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

21

Reflexión: “Metidas de pata”
Actividad sugerida para profundizar en los comportamientos deseados y/o cuando se están transgrediendo los acuerdos.
Es un juego en base a naipes, para reflexionar frente a situaciones en que se cometió un daño a alguien. Se trata de aprender una manera de reconocer y reflexionar acerca de los errores y buscar un camino para reparar el daño. El/la profesor/a comienza modelando la actividad: Dos o tres veces, pide a un estudiante que saque una carta y que lea la situación de trasgresión. Posteriormente modera una reflexión siguiendo una secuencia de preguntas. (Se sugiere graficar estos pasos en el pizarrón a la vista de todos los estudiantes).

Objetivo (Cuando se hizo daño)
1. Visualizo el daño que provoqué a mi compañero

Preguntas
¿Qué pasó? ¿Por qué lo hiciste? ¿Qué le pasa al otro con lo que hiciste? ¿Cómo te sentirías tú si alguien escribe una ofensa en tu contra? ¿Por qué? ¿Qué habrá sentido tu compañero con lo que escribiste sobre él? En este paso puede ayudar a la toma de perspectiva y empatía el invitar al alumno a ponerse en el lugar de la víctima. ¿Qué sentirá tu compañero hacia ti después de lo que le hiciste? ¿Cómo te sientes con eso? ¿Cómo ayuda u obstaculiza lo que hiciste al logro de la meta que nos hemos puesto como curso? ¿Por qué lo hiciste? ¿Qué pasaría si cada vez que estamos molestos con alguien actuáramos de esta forma? ¿Si estabas molesto con él, de qué otra forma se lo podrías haber hecho saber, sin que él se sintiera tan mal? ¿Qué podrías hacer para aliviar lo que sintió tu compañero? Si otra vez vuelves a estar enojado o molesto con un compañero ¿Qué podrías hacer? ¿Cómo podrías solucionarlo?

2. Reconozco lo qué sintió mi compañero con lo que hice.

3. Reconozco lo que siente mi compañero hacia mí después de lo que hice. 4.Tomo conciencia que rompí un acuerdo de convivencia del curso.

5. Visualizo otras formas en que podría haber actuado.

6. Busco alternativas de reparación al daño causado.

7. Busco alternativas para no volver a actuar como lo hice.

22

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Estudiantes y Docentes

Naipes para Reflexión: “Metidas de pata”

Un/a niño/a raya el trabajo de su compañero por hacer una broma.

Dos niños sacan y se comen la colación de un compañero.

Un niño/a le da una patada a su compañero/a porque no lo deja jugar.

Entre tres niños rompen intencionadamente un mueble de la sala.

Un/a estudiante niega haberse llevado un material a casa cuando en verdad lo hizo.

Un niño permanentemente se ríe de las zapatillas de un compañero.

Un estudiante conversa permanentemente en la sala a pesar de los reiterados llamados de atención del profesor.

Un/a estudiante permanentemente se ríe de los compañeros que hacen preguntas durante las clases.

Tres estudiantes no vuelven a la sala después del recreo quedándose escondidos.

Un estudiante usa inadecuadamente un material del colegio dañándolo.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

23

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Estudiantes y Docentes

Naipes para Reflexión: “Metidas de pata”

Un/a niño/a dice un garabato a la profesora porque ésta le llama la atención.

Un/a estudiante rompe el trabajo de un compañero porque éste no le convidó colación.

Un/a estudiante quiebra un vidrio de la sala por estar jugando en el interior de la misma en hora de clases.

Un niño empuja fuertemente a un compañero para ponerse en el primer lugar.

Un/a niño/a incita a otro a molestar a un compañero.

Un/a estudiante rompe a propósito la mesa de trabajo con una tijera.

Un/a estudiante escribe en el pizarrón una ofensa contra un compañero.

Un estudiante no realiza la actividad dada por el profesor/a por estar jugando en la sala.

Un/a niño se enoja y tira el estuche de un compañero porque no le dan la palabra primero.

Un niño sale a recreo dejando su espacio de trabajo muy sucio y desordenado.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

25

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Estudiantes y Docentes

Autoevaluando
Actividad para realizar con los estudiantes y profesores del curso a fin de mes en un principio, y luego, a fines de cada semestre.
El objetivo es evaluar si los comportamientos que se han trabajado, han logrado avanzar en su meta última: que todos aprendan y se sientan bien tratados.

a. Estudiantes
Se puede hacer verbalmente, para los no lectores, o por escrito. Se sugiere hacer la evaluación en tres pasos sucesivos, para que todos puedan participar. • Todos lo piensan, en silencio, individualmente • Se reúnen en pequeños grupos para evaluar • Comparten con todo el curso

GUÍA PARA LA AUTOEVALUACIÓN REVISIÓN DE LOS ACUERDOS EN RELACIÓN A LAS METAS

Meta 1: Que todos aprendamos en este curso En este curso:
Yo puedo aprender con facilidad. Siento que mis compañeros/as me apoyan en mi aprendizaje. Me siento apoyado/a por mis profesores.

Siempre

A veces

Casi nunca

Meta 2: Que todos nos sintamos cómodos en el curso y bien tratados. En este curso:
Yo me siento acogido/a. Siento que mis compañeros/as me respetan. Me siento considerado/a por mis profesores.

Siempre

A veces

Casi nunca

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

27

b. Profesores y profesoras
Se puede hacer la evaluación enviando la hoja a cada uno, o bien en reunión, con todos reunidos. En este último caso, se sugieren tres pasos sucesivos, para poder tomar acuerdos de curso: • Todos lo piensan, en silencio, individualmente • Comparten experiencias • Reflexionan los problemas y proponen soluciones de curso (la idea es que sea el curso el que resuelva los problemas, y no se traten como casos individuales de “niños problema”)

GUÍA PARA LA EVALUACIÓN DEL CURSO (Profesores) REVISIÓN DE LOS ACUERDOS EN RELACIÓN A LAS METAS

Meta 1: Enseñar a todos en un adecuado clima de aprendizaje. En este curso:
Planifico y organizo mis clases Voy a hacer clases con entusiasmo. Me siento respetado/a. Los alumnos/as mantienen una actitud que permite enseñar.

Siempre

A veces

Casi nunca

¿En qué he avanzado respecto a esta meta?

¿Qué falta todavía por lograr?

Meta 2: Que todos nos sintamos cómodos en el curso y bien tratados. En este curso:
Yo me siento acogido/a. Siento que los estudiantes me respetan.

Siempre

A veces

Casi nunca

¿En qué hemos avanzado respecto a esta meta?

¿Qué nos falta todavía como curso para que todos nos sintamos “bien tratados”?

28

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Docentes

Planilla de planificación anual
Para cada curso, de acuerdo a su Proyecto Educativo y a los objetivos formativos de ciclo, se deciden los diez comportamientos que se intencionarán como necesarios para convivir en una comunidad de aprendizaje y buen trato.
COMUNIDADES DE CURSO PARA EL APRENDIZAJE Y BUENTRATO
Hábito/Mes Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre

Pre-Kínder

Kínder

1º Básico

2º Básico

Sugerencias

• Los comportamientos se pueden repetir en distintos años. • Al inicio del año, conviene planificar considerando los comportamientos que se han visto más débiles el año anterior. • En cursos superiores del ciclo, se puede convenir con los mismos estudiantes cuáles serán los comportamientos del año.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

29

Planilla de planificación mensual
Hábito pro-social: Curso: Mes:

Objetivo y su sentido

Actividad de enganche para la construcción de sentido: (Reflexión a partir de una experiencia)

Consigna

Actividades complementarias para otorgar sentido

Sugerencias para la familia

Actividades tutoriales en la casa

Con los estudiantes Formas de evaluación de avance Con las familias

Notas didácticas

30

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

GUÍA 2

GUÍA 2
Comunidades de Curso para el Aprendizaje y Buen Trato
Metodología básica para estudiantes desde Tercero Básico a Segundo Medio

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

31

CONSIDERACIONES DE LA ESTAPA DE DESARROLLO
El aprendizaje de convivir con otros se va logrando a través del tiempo. Tal como las destrezas matemáticas, o lingüísticas, el saber convivir es una competencia que se desarrolla paulatinamente, y a través de la experiencia sistemática de otros que median en su aprendizaje. En los primeros años de vida se va aprendiendo que los “otros” con que se convive son algo diferente de uno mismo, y posteriormente, a través de toda la vida, se comprende la diversidad humana con mayor profundidad y con ello la capacidad de tolerar y valorar el que seamos todos distintos. Así también se aprende a colaborar y a ser parte de un equipo, pareja, vecino(a), amigo(a) y padres o madres, distinguiendo la propia individualidad y subjetividad de la del otro. Ser uno mismo y respetar el sí mismo de los otros es una tarea del desarrollo, que necesita estimulación, enseñanza y experiencia. Como preparación para la vida, la escuela, así como la familia, tiene responsabilidad en el desarrollo de la capacidad para convivir con otros. En esta segunda etapa, que para fines de esta metodología se estableció desde 3º básico en adelante, el gran desafío pedagógico es progresar en la capacidad de reflexionar sobre asuntos de convivencia. Ello implica que los niños y niñas adquieran progresivamente mayor autonomía, y puedan elegir por sí mismos opciones morales. Esto significa, por ejemplo, que las conductas de respeto al otro no las realice por obediencia, sino porque ha reconocido el valor de ello y ha decidido libremente una acción de respeto al otro como igual. Ya no necesitará alguien que le enseñe ni vigile en ese aspecto. Esto se aprende. La autonomía se empieza a formar con más fuerza a los 8-9 años, logra un salto cualitativo con la pubertad al fortalecerse las amistades grupales, y otro salto a fines de la enseñanza media, cuando se reconoce la importancia de los acuerdos en la sociedad más amplia. Este aprendizaje, naturalmente, se logra cuando hay estimulación. Igual que en las asignaturas, se requiere de oportunidades de aprendizaje sistemáticamente diseñadas. Todos conocemos personas, incluso cercanas, que no han logrado autonomía ni una convivencia adecuada, pese a ser ya mayores. Para los estudiantes que en la primera etapa, que para fines de esta metodología se estableció hasta 2º básico, han logrado construir buenos vínculos con los adultos y su grupo de pares, y han sido formados en la convivencia de curso, es más fácil transitar hacia la autonomía moral. Para los que no han tenido esas oportunidades, la segunda etapa deberá tener más reforzamiento de los vínculos afectivos y operar con un sistema más heterónomo, que quiere decir, un sistema más basado en la obediencia a las indicaciones y explicaciones de alguien externo que paulatinamente vaya apuntando hacia uno más autónomo. Para estos últimos estudiantes, la experiencia de formación social en la escuela y liceo será más determinante para su desarrollo socioemocional y para aprender a convivir con otros, y cada vez más riesgoso si no la tiene. El desafío de esta etapa es entonces que el estudiante, progresivamente, vaya siendo más partícipe en la construcción de acuerdos, en el “rayado de cancha” para convivir en una comunidad de aprendizaje y buen trato. El docente plantea el problema: necesitamos llegar a la meta de ser una comunidad de aprendizaje y buen trato, y los estudiantes reflexionan y construyen consensuadamente las normas que les permitirán lograr la meta, y las consecuencias a las transgresiones; que conformarán su sistema normativo de curso. El docente se preocupa de que los pasos para lograr este sistema mantengan presente el sentido final, -la meta-, y entrega pistas para que este sistema normativo sea eficiente y formativo.

32

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

La metodología que se presenta propone 6 pasos a seguir para construir el sistema normativo haciendo participar a los estudiantes. Para abordar los 6 pasos de la metodología se han estimado entre 10 y 15 sesiones de 1 hora pedagógica. No obstante, consideraciones como la cantidad de estudiantes en el curso, la experiencia para trabajar reflexivamente en grupo, la dinámica propia de los cursos, la experiencia del docente, son claves para ajustar la cantidad de sesiones requeridas para cada paso y para el proceso completo. Al tratarse de pasos secuenciados se hace imprescindible abordar cada una de ellos y lograr su objetivo para pasar al siguiente.

1. Construcción de la meta de curso: ser comunidad de aprendizaje y buen trato 2. Definición de necesidades para lograr la meta acordada 3. Construcción de un sistema normativo para el aprendizaje y buen trato

4. Seguimiento a los acuerdos de convivencia

Comunidad de curso para el aprendizaje y buen trato

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

33

PASOS PARA LA CONFORMACIÓN DE UNA COMUNIDAD DE CURSO

PASO 1: Construcción de la meta de curso: ser comunidad de
aprendizaje y buen trato.
• Objetivos: - Comprender que cualquier forma de convivencia requiere de organización para conseguir metas grupales. - Reconocer el curso como una potencial comunidad con metas compartidas. - Construir la meta de curso: “Que todos aprendan y se sientan bien tratados”. • Recursos: - Cartulinas o papelógrafos. - Plumones. • Tiempo requerido: 1 - 2 horas pedagógicas.
Pasos a seguir: 1. Introducción
“Experiencias de curso vinculadas a la organización” (5- 10 minutos). Para comenzar esta actividad se invita a los estudiantes a que compartan libremente en plenario: ¿Alguna vez te has organizado con otros para lograr algo y les resultó muy bien; ya sea en tu curso, con tus amigos, familia, o barrio? ¿Cómo lo hicieron para lograrlo? Se sugiere ir dando la palabra de a uno a los estudiantes e ir registrando sus experiencias en el pizarrón o en un papelógrafo, de acuerdo al siguiente esquema:

Meta que se plantearon

Actividad/es que hicieron para lograr meta

Ejemplo: Organizar cumpleaños sorpresa a amigo.

Ejemplo: Se asignaron encargados de: • Conseguir lugar para celebrarlo. • Conseguir comida (distribuyeron peticiones específicas entre invitados y familiares). • Hacer invitaciones. • Grabar/bajar música para bailar. • Decorar el lugar. • Distraer al amigo; inventar coartada con su familia.

Concluir el ejercicio con la idea de que las personas cuando quieren lograr una meta, deben llevar a cabo varias acciones. A eso se le llamará “organización”.

34

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

2. Construcción de bases para una buena organización
a. Se invita a los estudiantes a que observen las experiencias escritas y reflexionen: ¿Qué deberíamos hacer siempre para lograr metas? (esta reflexión puede promoverse en grupos pequeños o en plenario, según características del curso y tiempo disponible). b. Liste en el pizarrón las características que los estudiantes consideran importantes. c. Medie la reflexión con preguntas de modo que no olviden características relevantes que permiten la organización de una comunidad. A continuación se presentan algunas ideas fuerza:

Acciones importantes en una buena organización:
• Que todos conozcan y comprendan la meta. • Concordar en cómo se va a lograr la meta. • Distribuir las responsabilidades: que cada uno se encargue de algo. • Establecer cuándo debe cumplir cada uno con su parte. • Que todos sepan cuál es su encargo y para cuándo. • Que se junten cada cierto tiempo a evaluar cómo va todo, y agreguen acciones si se requiere. • Que cuando se logre la meta, reconozcan que fue posible gracias al aporte de cada uno.

d. Una vez confeccionada la lista, verifique que todos logren entender lo que significa cada concepto en términos concretos.

3. Construcción de la meta de aprendizaje y buen trato del curso
a. Para poder construir la meta común de la comunidad, se propone preguntar a los/as estudiantes: ¿Qué deseo tendría cada uno de ustedes respecto de este curso? ¿Qué les gustaría que pasara en este curso este año? b. A medida que los estudiantes vayan dando sus respuestas, anótelas en el pizarrón o en un papelógrafo, intentando clasificar las respuestas distinguiendo entre: • las que guardan relación con el aprendizaje de las disciplinas (asignaturas); y • las que se vinculan con el bienestar o buen trato dentro del curso. c. A partir de esta clasificación de las ideas de los estudiantes, muestre cómo sus deseos se organizan en torno a dos dimensiones, y proponga tener una meta colectiva: “que todos puedan aprender y todos se sientan bien tratados”. d. Promover discusión: la discusión debiese llevar a lograr un acuerdo real de la mayoría de los estudiantes con la visión del curso a la que todos aspiran. Dicha visión de curso es la meta construida (revisar sugerencias de manejo de la discusión). e. Escribir la meta en un papelógrafo atractivo; para colgarlo en el diario mural.

4. Cierre
Muestre a los estudiantes cómo tras este trabajo realizado ya se tiene una meta compartida que sienta las bases para ser comunidad; el desafío para la próxima sesión será organizarse para ver cómo lograrla.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

35

Sugerencias • El hacer un levantamiento con respecto a los deseos que cada estudiante tiene en relación
al curso, sienta las bases para un mayor compromiso con la meta que se defina. Una meta co-construida provoca mayor adhesión al ser sentida como propia.

• El desafío del conductor de la actividad es ayudar a los estudiantes a visibilizar cómo los deseos en relación al curso
se organizan en torno a dos principios más generales y centrales: cumplir con la meta de aprender y a la vez sentirse bien. A la escuela se viene a aprender, pero se aprende mejor y motiva más acudir a ella, cuando es agradable estar en el curso.

• Suele ocurrir que los estudiantes expresen deseos que pueden parecer alejados de las dimensiones del aprendizaje y bienestar (por ejemplo: conformar un equipo de futbol; tener más paseos, entre otras). Frente a estas ideas, es relevante que el conductor pueda reconocer el valor de ellas, su relación con las metas centrales y reorientar la discusión ayudando a los estudiantes a jerarquizar la urgencia de las necesidades del curso, mostrando que si están dadas las bases de una adecuada organización y clima de trabajo y relaciones, todo proyecto es también posible de evaluar. El objetivo de esta actividad es definir las bases y organizar el trabajo de curso en torno a las metas centrales. Con este énfasis, estas ideas pueden dejarse momentáneamente como pendientes (incluso pueden ser anotadas en algún lugar de relevancia), para ser retomadas una vez que los objetivos centrales hayan sido trabajados. • Puede ocurrir que haya algunos/as pocos/as que no estén de acuerdo con la o las metas definidas. En caso de
que sea un grupo reducido (no más de cuatro), se sugiere continuar el trabajo, en honor a las mayorías. Sin embargo, es bueno dejar públicamente explicitado que al curso le falta aún terminar de pactar asuntos básicos y que la conversación no está concluida.

• En estas discusiones, el contar con “disidentes” contribuye a la reflexión y apropiación de las metas. Estas personas pueden ser las que posteriormente entrarán en conflicto con las reglas; de modo que no deben desaprovecharse las oportunidades para mantener viva la discusión de fondo y anticipar posibles dificultades que puedan ser prevenidas. Cabe recordar que una persona que no está auténticamente comprometida con una meta, difícilmente se hará responsable de un reglamento para conseguir esas metas. Central será encontrar vías para promover la motivación y adhesión a las metas.

• El apoyo y participación de las familias en la conformación de las comunidades de cursos es de gran ayuda para
promover su buen desarrollo. Es por ello que se sugiere complementar esta actividad con acciones que permitan introducir a las familias de los estudiantes en la lógica y relevancia de conformar comunidades de curso, todo con el fin de reforzar el concepto e involucrar a la familia.

Criterios de evaluación
Al finalizar esta actividad se espera que los estudiantes: • Nombren algunas acciones valiosas para organizarse y lograr metas de grupo. • Logren ponerse de acuerdo en la meta común del aprendizaje y el buen trato de todos.

36

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

PASO 2: Definición de necesidades para lograr la meta acordada
Se presentan dos alternativas. Una para estudiantes de 3º y 4º Básico y otra para estudiantes de 5º Básico a II Medio.

• Objetivos: - Identificar las propias necesidades para aprender y sentirse bien tratado. - Conocer las necesidades de todos los miembros del curso, profesores y compañeros para aprender/enseñar y sentirse cómodos en la comunidad de curso. - Reconocer que tenemos distintas necesidades, que si queremos ser comunidad hay que tenerlas todas en cuenta, porque para convivir en armonía entre personas diferentes es necesario actuar con los otros con el mismo respeto que queremos para nosotros. Para estudiantes de 3º y 4º básico. • Recursos:
- Una copia de la “Pauta de entrevista al compañero/a” para cada estudiante; y una copia para el/la docente. (Pauta se adjunta más adelante). - Una copia de la “Pauta de entrevista al profesor” para quien forme pareja con el docente. (Pauta se adjunta más adelante). - Una copia de guía de trabajo “Para aprender necesitamos… y para sentirnos bien tratados necesitamos…” para cada grupo (grupos de 4-6 estudiantes). (Esta guía se adjunta más adelante). • Tiempo requerido: 2 horas pedagógicas, idealmente continuas.

Pasos a seguir: 1. Motivación
Introducción a la actividad y definición de objetivos de trabajo (5 minutos). Se sugiere que el conductor inicie la actividad señalando: “¿Recuerdan la meta que definimos como curso? La meta era “que todos aprendan y se sientan bien tratados”. Pero ¿qué necesitamos para lograr esta meta? Primero reflexionaremos en parejas: qué necesita cada uno para aprender y qué necesita del curso para sentirse bien tratado. Posteriormente lo compartiremos en pequeños grupos, y finalmente en el grupo curso. Yo, como profesor/a, también contaré lo que necesito para enseñar y para sentirme bien tratado/a, y le preguntaremos a otros profesores del curso.”

2. Trabajo de parejas: “Entrevista en parejas”
Organizados en parejas y utilizando la “Pauta de entrevista al compañero/a” (adjunta), se invita a los estudiantes a hacerse las preguntas propuestas de manera cruzada: ambos serán, por turnos, entrevistados y entrevistadores en base a la misma pauta; quien ejerce de entrevistador/a en cada ronda deberá tomar nota de las respuestas de su compañero/a. El profesor también es parte de la comunidad por lo tanto también participa de esta actividad. Debe formar pareja con algún/a estudiante y entrevistarlo en base a la misma pauta; dicho alumno/a deberá utilizar la “Pauta de entrevista al profesor” para el trabajo con el docente (adjunta). NOTA: se sugiere que el docente o algún voluntario encargado realice posteriormente esta entrevista a los profesores de asignatura que trabajan con el curso.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

37

3. Trabajo en pequeños grupos
Una vez que todos los alumnos/as han terminado su entrevista, se divide el curso en pequeños grupos para que se logre una conversación en que todos puedan hablar y ser escuchados (máximo tres parejas por grupo). El objetivo de este trabajo es que cada alumno/a comparta las respuestas registradas y conozca las obtenidas por el resto de los integrantes del grupo. Para facilitar el desarrollo de la actividad, el/a profesor/a entrega a cada grupo una copia de guía de trabajo “Para aprender necesitamos… y para sentirnos bien tratados necesitamos…” (Anexa).

4. Siguiendo esta pauta, cada grupo deberá:

• Definir un/a secretario/a y un/a moderador/a dentro del grupo. • El moderador/a irá dando la palabra a cada uno de los integrantes del grupo y velará porque todos puedan expresarse y
escucharse en un clima de respeto.

• Una vez que todos hayan dado cuenta de sus respuestas harán un análisis de las necesidades que más se repiten y las que
consideran importantes aún cuando no se hayan repetido. • Luego ordenarán jerárquicamente, desde la necesidad que consideran más importante a la que les resulta menos significativa. • Finalmente, el Secretario/a completará la hoja de trabajo anexa.

Síntesis de propuestas
Al término de la sesión el profesor recoge las propuestas de cada grupo para luego hacer una síntesis del trabajo realizado en todos los grupos. Si cuenta con el tiempo, puede realizar con los/as mismos/as estudiantes la síntesis, cuidando que las respuestas estén ordenadas jerárquicamente de acuerdo a la frecuencia en que son mencionadas (en ese caso, las necesidades de los profesores de asignatura deberán ser integradas a la síntesis una vez realizadas dichas entrevistas). Si no hay tiempo, la síntesis puede hacerse fuera de clases, ya sea por el/la profesor/a o el presidente de curso (esta síntesis se presentará para iniciar la posterior reflexión acerca de los acuerdos del curso).

Sugerencias para 3º y 4º Básico • Resulta pertinente volver a enfatizar la sugerencia de entrevistar posteriormente al resto de los/as docentes que trabajan con el curso (profesores de asignatura), en base a la “Pauta de entrevista al profesor”. Esta información será central para que los acuerdos construidos al interior del curso sean respetados en el contexto de cada sub sector. Ello generará mayor sentido de comunidad, y un trabajo alineado y coherente dentro del cuerpo docente en vistas de una misma meta. Junto con lo anterior, promoverá entre los estudiantes el reconocimiento de la persona del docente como alguien que también tiene necesidades. •
Se recomienda que el/la docente guarde las guías “Para aprender necesitamos y para sentirnos bien tratados necesitamos” trabajadas por cada grupo en esta sesión; ellas podrían ser requeridas para establecer posteriormente los acuerdos de curso.

Criterios de evaluación
Al finalizar esta actividad se espera que cada miembro de la comunidad de curso haya desarrollado un listado jerarquizado de sus necesidades para aprender/enseñar y sentirse bien tratados de la comunidad de curso (incluidos los/as docentes).

38

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Para estudiantes de 5º Básico a IIº Medio • Recursos:
- Una copia de la pauta “Necesidades para aprender y sentirse bien tratado (alumnos)” para cada estudiante (se anexa). - Una copia de la pauta “Necesidades para enseñar y sentirse bien tratado (Profesor/a)” para cada profesor de asignatura (se anexa). - Una copia de la pauta adjunta “Necesidades para aprender y sentirnos bien tratados (Grupo)” para cada grupo de alumnos y docentes (grupos de 4-6 estudiantes). - Una copia del set anexo “Chekconvive (para estudiantes)” para cada grupo (tarjetas y tablero). - Una copia del set anexo “Chekconvive (para docentes)” para el grupo docente o para cada docente según modalidad de aplicación (tarjetas y tablero). - Papelógrafos. - Plumones. • Tiempo requerido: - 1 o 2 horas pedagógicas seguidas para el trabajo individual y grupal. - 1 hora pedagógica para los consensos de curso. - 1 reunión de trabajo del profesor jefe con los otros docentes del curso (o para trabajo individual de cada docente en base a la pauta de necesidades del profesor).

Pasos a seguir 1. Motivación
Introducción a la actividad y definición de objetivos de trabajo (5 minutos). La meta de curso era “que todos aprendan y se sientan bien tratados”. ¿Qué necesitamos para lograr esta meta? Es el objetivo de esta sesión y la siguiente: listar las necesidades que tenemos como curso para aprender y sentirnos bien tratados. Primero individualmente, reflexionaremos en torno a qué necesita cada uno del curso para aprender y qué necesita para sentirse bien tratado. Posteriormente lo compartiremos en pequeños grupos, y finalmente en el grupo curso. (Yo como profesor también contaré lo que necesito para enseñar y para sentirme bien tratado/a, y les preguntaré a otros profesores del curso).

2. Trabajo individual
Se entrega a cada estudiante una copia de la pauta “Necesidades para aprender y sentirse bien tratado (alumnos)” (se anexa). En ella, cada estudiante tendrá que identificar qué necesidades tiene en relación a estas dimensiones. El profesor/a jefe y los profesores/as de asignatura son parte de la comunidad de curso, por lo tanto se espera que también participen de esta actividad. Se sugieren tres modalidades de trabajo para lograr esta integración (definir la más pertinente, considerando la disponibilidad de tiempo y las características del grupo curso y docente):

• Alternativa A: se invita a todos los profesores/as de asignatura a estar presentes durante esta actividad. En este paso cada docente trabaja individualmente la pauta adjunta “Necesidades para enseñar y sentirse bien tratado (Profesor/a)”; luego, se les invita a formar parte de los grupos de discusión de estudiantes. • Alternativa B: se gestiona una reunión del profesor/a jefe con los profesores/as de asignatura para realizar esta actividad completa. El producto esperado de la reunión es la generación del listado jerarquizado de las necesidades del grupo de docentes que participan de la comunidad de curso. El ideal es que dicha reunión se realice antes que los estudiantes construyan sus necesidades, de modo que al momento de generar el listado de necesidades del curso ya cuenten con la información de los docentes.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

39

En esta reunión también puede participar la directiva de curso o a parte de ella; los/as estudiantes invitados serán los/as encargados/as de transmitir a sus compañeros/as de curso la experiencia de escuchar a sus profesores/as hablando de sus necesidades.

• Alternativa C: se solicita a cada profesor/a de asignatura que trabaje de manera individual en torno a esta temática. Para ello
se le pide a cada uno/a que responda la pauta “Necesidades para enseñar y sentirse bien tratado (Profesor/a)”; que luego coteje si su listado está completo revisando las tarjetas “Chekconvive (para docentes)” (ver paso 4 de esta actividad); y que finalmente entregue al profesor/a jefe su listado jerarquizado de necesidades. El profesor/a jefe, o él/ella en conjunto con la directiva del curso, serán los responsables de integrar las respuestas de los docentes y comunicarlas al curso (se recomienda que esta tarea sea realizada antes que los estudiantes construyan sus necesidades, de modo que al momento de generar el listado de necesidades del curso ya cuenten con la información de los docentes).

3. Trabajo grupal
Posteriormente, se divide el curso en grupos (4-6 estudiantes), para que cada alumno/a comparta sus respuestas con el resto de los integrantes del grupo y pueda conocer las respuestas de algunos/as compañeros/as. Para sintetizar los elementos principales que hayan surgido de la puesta en común, se entrega a cada grupo una copia de la pauta “Necesidades para aprender y sentirnos bien tratados (Grupo)” (se anexa). Siguiendo esta pauta, cada grupo deberá: • Definir un secretario y un moderador dentro del grupo. • El moderador irá dando la palabra a cada uno de los integrantes del grupo y velará porque todos puedan expresarse y escucharse en un clima de respeto. • Una vez que todos hayan dado cuenta de sus respuestas harán un análisis de las necesidades que más se repiten y las que consideran importantes aún cuando no se hayan repetido. • Luego ordenarán jerárquicamente, desde la necesidad que consideran más importante a la que les resulta menos significativa. • Finalmente, el secretario completará la pauta de trabajo; ordenando las necesidades destacadas desde las que consideren más importantes a las que les resulten menos significativas. *NOTAS en relación a la integración de los docentes a la actividad: • Si los profesores/as de asignatura están presentes, se puede optar por formar un grupo de puros docentes o bien por integrarlos a la discusión de distintos grupos de estudiantes, promoviendo el intercambio de ideas (en dicho caso se requiere más tiempo, ya que la actividad tendrá un doble objetivo). • Aún si los profesores de asignatura no están presentes, se sugiere que el/la profesor/a jefe se integre al trabajo de un grupo o que se pasee entre los grupos participando de sus discusiones.

4. Juego con tarjetas de chequeo
A continuación, se da inicio a un juego grupal, que permite revisar con un Naipe de Necesidades para estudiantes lo que ha acordado cada grupo. Se trata de un juego en que se analizan las variables que pueden incidir en que alguien no aprenda o se sienta confortable en una comunidad. Para jugar: a. Se entrega a cada grupo una copia del Naipe de Necesidades (modelo de tarjetas y tablero adjunto). Cada integrante del grupo saca una tarjeta, y en forma sucesiva, lee en voz alta la pregunta que allí está impresa, y responde si considera verdadera o falsa la propuesta. Una vez discutida su respuesta, si el grupo logra consenso, el participante deberá ubicar la tarjeta en el

40

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

espacio del tablero que corresponda (“verdadero” o “falso”); de lo contrario, deberá dejarla en el espacio “No hay consenso”, para ser discutida posteriormente con el curso. *NOTAS en relación a la integración de los docentes a la actividad (ver sugerencias paso 3 de esta actividad). b. Al finalizar el juego, cada grupo toma las tarjetas acordadas como “verdaderas” y comprueba si estaban contempladas entre las necesidades de la pauta “Necesidades para aprender y sentirnos bien tratados (Grupo)” (paso 3). De no ser así, el grupo discute si debiesen agregarse y en qué posición de importancia debiesen situarse en relación con las otras necesidades.

5. Plenario de curso. “Consensos”
Este paso tiene por objetivo el construir un consenso dentro del curso en relación a las necesidades básicas para aprender y sentirse bien tratado en esta comunidad. Para ello, se puede elegir entre distintas modalidades de trabajo. Se sugiere:

• Alternativa A: Se discuten, bajo la conducción del profesor/a, las propuestas creadas por los distintos grupos en la sesión
anterior. Conviene, en este caso, ir completando un registro común ya sea en la pizarra o un papelógrafo.

• Alternativa B: Las propuestas de cada grupo se cuelgan en papelógrafos. Se dejan ahí para que cada grupo haga la tarea de construir una hoja, que contenga las ideas que consideran más repetidas, en orden jerárquico, según la importancia que el grupo le asigna. (Esta alternativa contribuye a que los estudiantes desarrollaren la capacidad de consensuar y la habilidad cognitiva de jerarquizar, por frecuencia y por importancia.) • Alternativa C: Cada alumno/a se lleva una fotocopia de cada hoja de grupo, y realiza como tarea el trabajo de ordenar por
frecuencias e importancia. (Esto puede ser conducido por un profesor/a de método científico, que enseña a ordenar la información por criterios, o por el profesor de matemática, que enseña a aplicar frecuencias, gráficos.) *NOTA: cualquiera sea la modalidad elegida, resulta central que los estudiantes cuenten con el listado jerarquizado de las necesidades del grupo de docentes que participan de esta comunidad de curso. Ello favorece su integración real de ellos/as, y la visibilización de sus necesidades.

6. Cierre
Hoy logramos consensuar las necesidades que tenemos como curso. La próxima actividad será proponer y acordar normas que nos representen, que permitan cuidar estas necesidades y lograr la meta de curso. Antes, debemos conocer el Reglamento Interno de la escuela/liceo, para que nuestras normas no vayan en contra del reglamento general de la escuela.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

41

Sugerencias para estudiantes de 5º Básico a II Medio • La real integración de las respuestas de los/as profesores de asignatura será central para que los
acuerdos construidos al interior del curso sean respetados en el contexto de cada sub sector. Ello generará mayor sentido de comunidad, y un trabajo alineado y coherente dentro del cuerpo docente en vistas de una misma meta. Junto con lo anterior, promoverá entre los estudiantes el reconocimiento de la persona del docente como alguien que también tiene necesidades.

• El desarrollo de la síntesis de las necesidades de estudiantes y docentes con respecto al aprendizaje y bienestar en el
curso es central para poder transitar a los pasos siguientes. Se invita a los estudiantes a discutir en torno a la propuesta de síntesis de necesidades con la mediación del profesor jefe. ¿Están todos de acuerdo con que éstas son las necesidades de este curso para aprender (y para sentirse bien tratados)?, ¿Alguien siente que falta alguna? En el caso que un alumno señale alguna necesidad que no esté incluida en el listado, es bueno pedirle que argumente por qué esa necesidad le resulta importante y luego verificar con el resto del curso si es pertinente agregarla a la lista.

• Finalmente se debe contar con un listado consensuado y jerarquizado de las necesidades para aprender/enseñar y sentirse bien tratados en la comunidad de curso (el producto debe ser expuesto en la sala de clases). Criterios de evaluación
Al finalizar esta actividad se espera que: • El curso logre un listado jerarquizado de las necesidades para aprender (y enseñar, en el caso de profesores) y sentirse bien tratados, que tienen los estudiantes y sus docentes.

42

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

“Pauta de entrevista al compañero/a” Nombre del entrevistado:
¿Qué necesitas del curso para aprender? __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ ¿Qué necesitas del curso para sentirte bien tratado? __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________

“Pauta de entrevista al profesor” Nombre del entrevistado:
¿Qué necesitas del curso para poder enseñar y que todos los alumnos logren aprender? __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ ¿Qué necesitas del curso para sentirte bien cuando nos haces clases? __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

43

Guía de Trabajo:
“Para aprender necesitamos...” “Para sentirnos bien tratados necesitamos...”

Instrucciones:
• Definir un secretario y un moderador dentro del grupo. • Compartir las respuestas obtenidas de la entrevista realizada. • Registrar las respuestas que más se repiten. • Completar la ficha escribiendo las respuestas, ordenándolas desde las que consideran más importante a las que les resulta menos significativas.

Para aprender en este curso necesitamos…

Para sentirnos bien en este curso necesitamos…

44

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

Pauta “Necesidades para aprender y sentirse bien tratado” Trabajo individual (alumno/a). Para aprender en este curso necesito... Para sentirme respetado y acogido en este curso necesito...

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

45

Pauta “Necesidades para aprender y sentirnos bien tratados” (Grupo) Instrucciones:
• Definir un secretario y un moderador dentro del grupo. • El moderador irá dando la palabra a cada uno de los integrantes del grupo y velará porque todos puedan expresarse y escucharse en un clima de respeto. • Una vez que todos hayan dado cuenta de sus respuestas harán un análisis de las necesidades que más se repiten y las que consideran importantes aún cuando no se hayan repetido. • Luego ordenarán jerárquicamente, desde la necesidad que consideran más importante a la que les resulta menos significativa. • Finalmente, el secretario completará la pauta de trabajo; ordenando las necesidades destacadas desde las que consideren más importantes a las que les resulten menos significativas.

Para que todos podamos aprender en este curso necesitamos…

Para que todos nos sintamos respetados y acogidos en este curso necesitamos…

46

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

Pauta “Necesidades para enseñar y sentirse bien tratado” (Profesor/a) Para enseñar a todos en este curso necesito… Para enseñar en este curso sintiéndome respetado y acogido necesito…

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

47

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

Naipe de Necesidades para Estudiantes

Para aprender necesito que estén todos más o menos concentrados en lo que dice el profesor/a… Que no estén molestando o haciendo otra cosa que hace ruido o distrae.

Para aprender necesito sentir que la materia tiene algo que ver con mi vida.

Para aprender necesito que el profesor/a hable fuerte.

Para aprender necesito que el profesor/a me permita preguntar hasta que entienda, sin que se moleste.

Para aprender necesito que mis compañeros/as no se rían ni me encuentren ‘latero/a’ si pregunto.

Para aprender necesito que me expliquen bien, y me hagan ejercicios en que deba aplicar la materia.

Para aprender necesito que el profesor/a me dé algo escrito, además de hablar.

Para aprender necesito poder hablar, a veces, un poco con el compañero/a de banco para preguntar o comentar algo de la misma materia, sin que me estén retando.

Para aprender necesito que me expliquen muy bien para qué sirve aprender cada cosa, por qué es importante.

Para aprender necesito que el curso valore aprender, y no encuentre que los que ponen atención y aprenden son gansos, mateos, pernos, densos...

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

49

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

Naipe de Necesidades para Estudiantes

Para aprender necesito tener todo escrito en el cuaderno.

Para aprender necesito que todos estén en completo silencio.

Para aprender necesito trabajar todo en grupo.

Para aprender necesito que todos en el curso seamos amigos/as.

Para aprender debo poder participar en clases.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que el profesor/a no nos dé miedo.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que el profesor/a y mis compañeros/as sean respetuosos/as de las opiniones distintas.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que no haya grupos enemigos, burlones; o al menos, que ellos no sean los que dominan al curso y al profesor/a.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito sentir que me conocen y que conocen mis fortalezas.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que se den cuenta y se preocupen cuando estoy pesada/o, enferma/o, no vengo a clases o ando triste.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

51

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

Naipe de Necesidades para Docentes

Para poder enseñar a todos necesito que todos aprendan al mismo ritmo.

Para poder enseñar a todos necesito que el curso se mantenga en completo silencio.

Para sentirme a gusto y en comunidad con el curso necesito que los alumnos no se burlen de lo que digo.

Para enseñar a todos necesito que nadie se burle de los aportes o preguntas del otro.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que me sientan necesaria/o y que necesiten mi aporte.

Para poder enseñar a todos necesito que a todos les apasione lo que enseño.

Para sentirme a gusto y en comunidad con el curso necesito sentir que tenemos una meta en común.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que los estudiantes nos respeten y respeten a nuestras familias.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que podamos proponer ideas para el curso y no que otros las impongan.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que nos podamos divertir juntos, reírnos, pasarlo bien, y no sólo estudiar.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

53

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

Naipe de Necesidades para Docentes

Para enseñar a todos necesito que el curso trabaje siempre en grupo.

Para enseñar a todos necesito que me respeten como persona.

Para enseñar a todos necesito dictar las materias.

Para poder enseñar necesito que todos hagan las tareas.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que todos pensemos igual.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que tengan la misma forma de aprender.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que los padres, madres y apoderados sean parecidos, tengan las mismas costumbres y creencias.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que nunca tengamos conflictos.

Para poder enseñar a todos necesito que todos sigan mis instrucciones.

Para sentirme en comunidad con mi curso necesito que hagamos cosas como curso.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

55

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 2

Naipe de Necesidades

SI

NO

NO HAY CONSENSO

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

57

PASO 3: Construcción de un sistema normativo para el aprendizaje y buen trato
a) ACTIVIDAD INTRODUCTORIA: EL SENTIDO DE LAS NORMAS

• Objetivos:
- Reconocer el valor de las normas para la convivencia. - Comprender las normas como acuerdos de grupo para conformar comunidad, idealmente escritos. - Conocer el reglamento del colegio. • Recursos: - Ejemplos de acuerdos de convivencia definidos por distintos grupos, países, organizaciones, etc., para mostrar o proyectar en el pizarrón (ej. “Carta fundamental de los Derechos Humanos”, la “Convención sobre los Derechos del Niño”, la “Constitución Política de Chile”, Concilios de Iglesia; Mandamientos Religiosos; el Reglamento Interno ; las normativas de algún grupo de scout; entre otros). - Una copia de la guía de trabajo complementario para el hogar “Normas de mi familia” para cada estudiante (se anexa). - El reglamento o sistema normativo de la institución • Tiempo requerido: 1 hora pedagógica Pasos a seguir: 1. “El curso como parte de la comunidad escuela” a. Introducir el ejercicio. Para ello se sugiere señalar: “Ya hemos visto las metas que tenemos como curso y nuestras necesidades. Ahora debemos construir normativas para cuidar esas necesidades. Para ello, es importante que antes tengamos claras las normativas del colegio en tanto comunidad en la que estamos insertos. Las normas de cada comunidad pequeña, debe seguir también las de la comunidad más amplia. Así por ejemplo: En el nivel más amplio, todo país debe adherir al resguardo de los Derechos Humanos; ellos definen los derechos básicos de la humanidad y por tanto suponen el deber de cada país de cuidarlos. A su vez, toda organización debe adherir a la constitución de su país; la cual da marco a sus normativas particulares (ej. Prohibición de esclavitud). El reglamento del colegio no puede ir en contra de la constitución de Chile…, tampoco nuestro reglamento de curso puede ir en contra del reglamento del colegio. Por ejemplo, no puede prohibir que la opinión de las minorías también sea respetada si la institución promueve la participación, diálogo e integración de todos. b. Leer el reglamento o normativa del colegio, reflexionar sobre las metas que de ahí se deducen. Detectar puntos en que hay desacuerdo (a partir de esta discusión después se puede planear una propuesta de “modificación a la ley”, que se haga a la dirección). c. Anticipar que en las próximas sesiones trabajarán construyendo normas de curso.

2. Cierre de la actividad Se sugiere hacer una ronda de cierre preguntando a los estudiantes: ¿qué valor le asignan a la construcción de una normativa de curso?

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

59

Criterios de evaluación
Al finalizar esta actividad se espera que: Los estudiantes puedan dar cuenta de la importancia de construir normativas (acuerdos) en vistas del resguardo de las necesidades de quienes forman parte de la comunidad, y en consecuencia, de una buena convivencia escolar.

Actividad complementaria para el hogar
Con el propósito de involucrar a los padres y promover la reflexión al interior de la familia, se sugiere dar de tarea para el trabajo en familia la guía anexa “Las normas en mi familia”. Con las respuestas de la familia, se invita a los niños/as a comentar las normas de sus familias. El/la profesor/a puede comentar una norma que había en su familia para motivar el diálogo. Una vez compartidas las opiniones con respecto a la tarea, el docente puede reforzar el sentido de las normas definiendo que ellas son acuerdos de un grupo de personas para convivir juntos y lograr sus metas. Estos pueden ser escritos, idealmente, o ser implícitos, como suelen ser en la familia o entre los amigos.

60

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 3 (a)

En alianza con la familia
Guía de trabajo con las familias: compartir con ellos lo que se trabaja en el curso y trabajar en colaboración.
“LAS NORMAS EN MI FAMILIA”
Estimados papás, mamás o apoderados: Estamos aprendiendo la importancia de las normas y los acuerdos para organizarnos y lograr las metas colectivas. Nuestra meta de curso que es que todos aprendamos y que todos nos sintamos bien tratados en el curso. En esta ocasión les pedimos que reflexionen con su hijo/a sobre una de las normas que tengan como familia (por ejemplo: horarios; fechas de encuentro familiar; roles y funciones; entre otras).

¿En torno a qué norma familiar le gustaría reflexionar junto a su hijo/a?

Explique por qué esa norma es importante para ustedes. ¿Por qué decidieron ponerla?

¿Qué pasaría si no la tuvieran?

¿A qué meta apunta?

¿Todos están de acuerdo con esa norma?

¿Todos la cumplen?, ¿quiénes sí y quiénes no la cumplen? ¿Por qué?

¿Qué hacen cuando no se cumple?

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

61

b) ACTIVIDAD CENTRAL: ACORDANDO NORMAS Y CONSECUENCIAS FRENTE A LA TRANSGRESIÓN

• Objetivos: - Transformar las necesidades de aprendizaje y buen trato dentro del curso en normas (acuerdos) de convivencia, que actúen como orientaciones para una convivencia que permita el logro de las metas de curso (un reglamento de curso, o guía de convivencia de curso). - Generar y acordar consecuencias frente a la trasgresión de las normas. • Tiempo requerido: 4 horas pedagógicas (son cuatro sesiones con distintas actividades cada una). • Recursos: - Papelógrafos y plumones.
Primera sesión: • Una copia de la “Matriz generativa: principios para la convivencia” adjunta para cada estudiante o grupo de trabajo (dependiendo de modalidad de trabajo por la cual se opte). • Copia de las normas de convivencia de la escuela (contenidas en el Reglamento de Convivencia Escolar o en el Reglamento Interno) para leer o proyectar en pizarrón. Segunda sesión: • Papelógrafo previamente diseñado de acuerdo a estructura de la “Pauta de normas de consenso” (adjunto). Tercera sesión: • Papelógrafo previamente diseñado con principios de sanciones formativas (ver modelo propuesto en “tercera sesión”). • “Matriz generativa: principios para la convivencia” de cada estudiante (trabajada desde la primera sesión). Cuarta sesión: • Una copia de la “Pauta de normas de consenso” ya completada para cada estudiante y para sus apoderados (con los acuerdos y trasgresiones a las normas) (producto de segunda y tercera sesión).

Pasos a seguir: Para la redacción de las “normas” o “acuerdos de convivencia”, se requieren 2 sesiones de una hora pedagógica: 1. Primera sesión a. Introducir la actividad recordando el recorrido de pasos anteriores: • tener metas de curso; • detectar las necesidades para lograr esa meta. “Y ¿ahora?: Necesitamos construir normas (acuerdos) para cuidar que se respeten esas necesidades y así resguardar las condiciones básicas para que se logren las metas”. b. A partir de la “matriz generativa: principios para la convivencia” (adjunta) se invita a los estudiantes a convertir las necesidades detectadas en normas, y establecer consecuencias para quien las transgreda. El llenado de la matriz se puede trabajar de las siguientes formas:

62

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

• Con todo el curso en su conjunto, liderados por el profesor o por el/la presidente de curso. • En grupos de cinco; para luego realizar un plenario de curso. • Los estudiantes crean reglas individualmente y se las entregan al profesor, quien las organiza y las ofrece posteriormente
para discutirlas en grupo. c. Revisión de normas de curso en el contexto del Reglamento de Convivencia Escolar: una vez construidas las normas de curso es necesario revisar si existe algún acuerdo normativo del curso que transgrede el Reglamento de Convivencia del establecimiento. En caso de que se considere que éste posee algún punto discutible, la Directiva de Curso (apoyada por su Profesor/a Jefe) tiene la responsabilidad de proponer modificaciones que serán presentadas al equipo directivo, acordando cuándo y con quién/es se plantearán las propuestas. Por el contrario, si la normativa de curso es la que trasgrede una norma del Reglamento de Convivencia Escolar de la escuela que va acorde con los valores del establecimiento, es el curso quien deberá modificar el acuerdo, de manera que responda a sus necesidades y no trasgreda el reglamento general. Mientras no se logre un acuerdo con la comunidad más amplia, el curso no puede dictaminar sobre ese punto, pues estaría en contradicción con el resto de la comunidad educativa. 2. Segunda sesión: a. Una vez completada la matriz generativa, el o la profesor/a completa la “Pauta de normas de consenso”, las que una vez redactadas coherentemente, deben ser sometidas a una segunda sesión de lectura, discusión y trabajo con los/las alumnos/as. b. Logrado el consenso general respecto a las normativas, se sugiere copiarlas en un papelógrafo y pegarlo en la sala.

• Para generar consecuencias para las transgresiones se requieren 2 sesiones de una hora pedagógica.
3. Tercera sesión: a. Introducción a la generación de consecuencias a la transgresión: “Ya hemos definido nuestra meta, las necesidades, y desarrollado normas para lograr que en este curso se cumpla la meta: que todos aprendan y se sientan bien tratados. Ahora es necesario conversar acerca de las consecuencias que tiene la trasgresión de los acuerdos. ¿Qué pasa si uno no respeta los acuerdos? Se trata de que aprendamos a seguir las normas; por ello las consecuencias a nuestras transgresiones deben ser formativas. Las sanciones frente a las trasgresiones deben ofrecer una oportunidad de aprendizaje y, siempre que sea posible, la consecuencia de no cumplir debería implicar que tenemos que hacer algo para reparar el daño que provocamos, es decir, deben considerar medidas reparatorias. Por ejemplo, si nos burlamos y ofendemos a alguien, ¿qué podemos hacer para reparar lo mal que se siente el compañero o compañera? (se sugiere pedir alternativas de resolución a los estudiantes). Si no nos callamos nunca a pesar que la norma pide guardar silencio cuando nos den instrucciones, ¿cómo reparar el daño de que nadie escuchó a causa del ruido y tuvieron que repetir perdiendo tiempo? (se sugiere pedir nuevamente alternativas de resolución a los estudiantes). Ahora se trata de que pensemos y definamos buenas consecuencias para cuando alguien no respete las normas del curso. b. Para preparar el trabajo en grupo de construcción de consecuencias a las transgresiones, se deben revisar con el curso los principios que permiten que una sanción sea formativa. Se sugiere colgar estos principios en un cartel (papelógrafo) previamente diseñado de acuerdo al siguiente modelo:

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

63

Principios para que una sanción sea formativa: • Esté relacionada con la falta y permita reparar el daño • Respete también al que transgredió la norma, que la sanción no lo humille. • Sirva para que no vuelva a transgredir la norma. • De la oportunidad de aprender y ejercitar lo que aún no se ha logrado.

c. Se forman grupos pequeños (4-6 estudiantes) y a cada uno se le asigna una o más normas para la/s que debe idear alternativas de consecuencia para cuando se transgreda la norma. Se sugiere trabajar estas propuestas sobre la tercera columna de la “Matriz generativa: principios para la convivencia” trabajada en la primera sesión. d. El/la profesor/a invita a cada grupo a exponer sus propuestas y conduce la reflexión y discusión del curso buscando acuerdos en torno a la construcción de consecuencias a la trasgresión que resulten formativas. Para ello: • El curso, con la guía del profesor/a, debe chequear que la propuesta de consecuencia cumpla con los principios de una sanción formativa expuestos previamente (ver papelógrafo paso 2). • El docente debe estar atento a que las sanciones propuestas respondan a los principios más específicos de la disciplina formativa (revisar notas para el docente, adjuntas, en relación a sanciones formativas). e. Es necesario ir reflexionando en torno a cada una de las sanciones propuestas. Cada sanción debe ser aprobada; una vez sucedido ello, debe copiarse en el papelógrafo de acuerdos (construido en segunda sesión). *Nota para el/la profesor/a: En la medida que los niños participen activamente en la reflexión y construcción de las consecuencias, se sentirán más comprometidos, responsables y cooperadores con su cumplimiento. Desde esta perspectiva, el control de la disciplina del curso ya no dependerá sólo del/la profesor/a, sino que será tarea compartida por todos los integrantes del curso.

4. Cuarta sesión: Rito de compromiso Para que la normativa desarrollada se constituya en un documento oficial de curso, debe ser firmado por cada alumno/a en una hoja que acompaña al documento. Conviene darle un carácter ritual y solemne a través de la realización de una ceremonia de curso en que se inaugura la entrada en vigor de esas normas de consenso, que son obra de todos. Para ello, resulta central que cada estudiante y sus apoderados cuenten con una copia de la normativa construida (que incluya tanto los acuerdos como las consecuencias a las trasgresiones). Tras recibirla debiese realizarse un rito de firma de compromiso con esa normativa.

64

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Sugerencias
Es recomendable, en forma paralela, hacer reuniones de apoderados que promuevan la interiorización de la familia en los principios y lineamientos de la disciplina formativa; y que inciten su participación y apoyo en relación a las normativas de curso. Se sugiere además diseñar una reunión con padres, madres y apoderados donde los mismos niños/as les muestren y expliquen las normativas (acuerdos) de curso que construyeron. Es central que el docente tenga profundos conocimientos en torno al enfoque de la disciplina formativa y los lineamientos que entrega para la construcción de consecuencias a las transgresiones. Para revisar esta temática en mayor profundidad: ver al final las referencias bibliográficas.

Criterios de evaluación
Al finalizar esta actividad se espera que: • Los estudiantes, con la ayuda del profesor/a jefe, hayan construido la “Normativa de curso”, integrando en ella tanto los acuerdos de convivencia como las consecuencias a sus transgresiones. • Todos los miembros de la comunidad de curso (estudiantes, docentes y apoderados) firmen su compromiso de adhesión y respeto a esta normativa.

Nota para el docente
PARA QUE UNA SANCIÓN SEA FORMATIVA…
• Debe guardar alguna relación de sentido con la trasgresión, es decir, que permita al niño/a trasgresor tomar contacto con la necesidad o el valor que hay a la base de la norma trasgredida. • Debe tener un costo de tiempo, esfuerzo pero no de deterioro de la autoestima. La consecuencia debe considerar un esfuerzo (orientado a la reparación del daño causado) pero en ningún caso debe exponer al alumno/a al ridículo, burla ni ninguna otra forma de degradación de la persona. • Debe apuntar a una conducta reparatoria. Consiste en reponer lo dañado o perdido, o disminuir el sufrimiento ocasionado al otro a través de alguna acción del “trasgresor”. Tiene que ver con formar al niño/a en la responsabilidad de los propios actos y asumir un rol activo cuando se ha dañado a otro/s. • Debe contemplar estrategias de abordaje para su repetición. Anticiparse a la repetición de la trasgresión en un mismo niño/a. Buscar con el curso o con el alumno en particular estrategias que ayuden a prevenir la conducta inadecuada (Ej.: monitoreo individual, tutorías, etc). NOTA: Para revisar estas notas en mayor profundidad, se sugiere leer la Ficha Valoras UC: “Consecuencias Naturales y Lógicas: Una alternativa formativa frente a la transgresión de normas” (2008) y la cartilla “Orientaciones para la elaboración y actualización del Reglamento de Convivencia Escolar”, Mineduc (2011)

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

65

“Matriz generativa: principios para la convivencia” Para que todos aprendan y se sientan bien tratados Acuerdos de curso sobre lo que necesitamos para sentirnos en comunidad.
(Escribir el listado de necesidades construido previamente con todas las necesidades de los estudiantes y profesores del curso incluidas)

Normas que nos ponemos para cuidar las necesidades y lograr las metas de esta comunidad.
(Escribir normas en forma de compromisos y estableciendo la conducta en positivo).

Consecuencias frente a la trasgresión del acuerdo.

(Redactar consecuencias o sanciones que sean reparadoras del daño y formativas, que no sean hirientes en la autoestima de la víctima ni del transgresor)

66

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 3 (b)

“Pauta de normas de consenso” Acuerdos del curso para aprender y pasarlo bien. Consecuencias frente a la trasgresión del acuerdo.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

67

Declaración Solemne
Guía de Convivencia Curso: Institución:

Declaro conocer el reglamento y estar de acuerdo con las metas y las orientaciones para la convivencia:

Lista de curso
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Firma

68

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 3 (b)

Lista de curso
16 17 18 19 20 21 22 23 24 25

Firma

Profesor Jefe

Nombre del Profesor/a

Asignatura

Firma

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

69

PASO 4: Seguimiento a los acuerdos de convivencia
• Objetivos:
- Acordar responsabilidad del seguimiento y mantención de los acuerdos de convivencia. - Hacer seguimiento al cumplimiento de los acuerdos de convivencia de curso. • Recursos: - Copia de pauta de evaluación “Revisión de los acuerdos en relación a las metas” para cada estudiante y docente de la comunidad de curso (se adjunta versión estudiante y versión profesor). • Papelógrafos y plumones. • Tiempo requerido: - 1 hora pedagógica para diseñar formas de trabajo para seguimiento. - 1 hora pedagógica cada vez que se hace evaluación o seguimiento. Pasos a seguir: 1. Sesión de asignación de responsabilidades a. Introducción: “Hemos llegado a acuerdo respecto a la meta de curso, las normas para alcanzarlas y las consecuencias para quienes no cumplan con los acuerdos. Es necesario definir ahora cómo se llevará todo lo elaborado a la práctica”. b. Planificación de modo de seguimiento: Resulta central desarrollar un plan periódico de seguimiento del cumplimiento de los acuerdos con los mismos estudiantes, para velar por su mantención. Para ello se sugiere: • Poner acuerdos en un lugar visible de la sala. • Entregar un reconocimiento semanal especial a los alumnos que demuestren una actitud de colaboración hacia los acuerdos de curso. La decisión es colectiva. • Formar grupos rotativos que lleven un registro por filas o por mesas de los alumnos que durante un período de tiempo (ejemplo, una semana) colaboraron positivamente con el cumplimiento de los acuerdos de curso. • Solicitar a todos los profesores un reporte semanal o mensual (entregado a través del Profesor/a Jefe) sobre su apreciación en cuanto a los avances que han visto en el curso). • Incluir dimensiones pertinentes en informe de personalidad.

2. Sesión de evaluación y seguimiento a. Cada alumno y cada profesor del curso contesta la pauta de evaluación “Revisión de los acuerdos en relación a las metas” (se adjunta versión estudiante y versión profesor) y la deposita cerrada en una caja o “buzón del curso”. b. El profesor/a y el presidente de curso revisan las evaluaciones (con testigos) y hace un informe al curso del seguimiento. c. En base a los resultados obtenidos, el curso decide si es necesario agregar, sacar, modificar normas, sanciones y /o procedimientos para mejorar la convivencia dentro del curso.

70

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Sugerencias • Para promover el apoyo de las familias a la comunidad de curso, es importante mantener
informados a los padres, madres y apoderados de los estados de avances y desafíos periódicos.

Criterios de evaluación • Se considera logrado el primer objetivo si el curso, en conjunto con el profesor/a jefe, diseña un plan de seguimiento
que favorezca la mantención de los acuerdos de curso. • Se considera logrado el segundo objetivo cuando las acciones de seguimiento y evaluación se realizan de acuerdo a lo planificado y se hacen ajustes si los resultados de la evaluación lo ameritan.

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

71

Autoevaluando
Actividad para realizar con los estudiantes y profesores del curso a fin de mes en un principio, y luego, a fines de cada semestre.
El objetivo es evaluar si los comportamientos que se han trabajado, han logrado avanzar en su meta última: que todos aprendan y se sientan bien tratados.

a. Estudiantes
Se puede hacer verbalmente o por escrito. Se sugiere hacer la evaluación en tres pasos sucesivos, para que todos puedan participar. • Todos lo piensan, en silencio, individualmente • Se reúnen en pequeños grupos para evaluar • Comparten con todo el curso

GUÍA PARA LA AUTOEVALUACIÓN REVISIÓN DE LOS ACUERDOS EN RELACIÓN A LAS METAS

Meta 1: Que todos aprendamos en este curso En este curso:
Yo puedo aprender con facilidad. Siento que mis compañeros/as me apoyan en mi aprendizaje. Me siento apoyado/a por mis profesores.

Siempre

A veces

Casi nunca

Meta 2: Que todos nos sintamos cómodos en el curso y bien tratados. En este curso:
Yo me siento acogido/a. Siento que mis compañeros/as me respetan. Me siento considerado/a por mis profesores.

Siempre

A veces

Casi nunca

72

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

MATERIAL COMPLEMENTARIO
Paso 4

b. Profesores y profesoras
Se puede hacer la evaluación enviando la hoja a cada uno, o bien en reunión, con todos reunidos. En este último caso, se sugieren tres pasos sucesivos, para poder tomar acuerdos de curso: • Todos lo piensan, en silencio, individualmente • Comparten experiencias • Reflexionan los problemas y proponen soluciones de curso (la idea es que sea el curso el que resuelva los problemas, y no se traten como casos individuales de “niños problema”)

GUÍA PARA LA EVALUACIÓN DEL CURSO (Profesores) REVISIÓN DE LOS ACUERDOS EN RELACIÓN A LAS METAS

Meta 1: Enseñar a todos en un adecuado clima de aprendizaje. En este curso:
Planifico y organizo mis clases. Voy a hacer clases con entusiasmo. Me siento respetado/a. Los alumnos/as mantienen una actitud que permite enseñar.

Siempre

A veces

Casi nunca

¿En qué he avanzado respecto a esta meta?

¿Qué falta todavía por lograr?

Meta 2: Que todos nos sintamos cómodos en el curso y bien tratados. En este curso:
Yo me siento acogido/a. Siento que los estudiantes me respetan.

Siempre

A veces

Casi nunca

¿En qué hemos avanzado respecto a esta meta?

¿Qué nos falta todavía como curso para que todos nos sintamos “bien tratados”?

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

73

MÁS ALLÁ DE LOS ACUERDOS DE CURSO
Esta guía, tanto la de los estudiantes más pequeños como la de los mayores, propone metodología y actividades para aprender a tener contextos de aula con acuerdos participativamente generados que permitan el aprendizaje y buen trato de todos. Un sistema normativo, que contenga normas y sanciones con sentido y en un enfoque formativo. Sin embargo, para que un curso se transforme en una comunidad de aprendizaje y buen trato, se requiere complementar el sistema normativo con otras actividades:

• Actividades de conocimiento mutuo: conocerse ayuda a respetarse. • Ritos de celebración: cumpleaños, cierres de etapa que ayudan a sentirse una comunidad que
avanza, donde todos son importantes y participan. • Medidas y sistemas de apoyo: enfermedades, inasistencias, tutorías mutuas, etc., que permitan avanzar como comunidad de aprendizaje y buen trato. • Otros proyectos sociales: trabajo en equipo en servicio a la comunidad. En la página de Valoras UC, puede encontrar materiales para estos objetivos de la comunidad de curso.

www.valorasuc.cl

74

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

REFERENCIAS SUGERIDAS
1. Documentos Conceptuales Valoras UC: a éstos podrán acceder a través de la página web www.valorasuc.cl, en Centro de Documentación.

• “Comunidad y Escuela”. Ficha. Valoras UC. • “Acuerdos de Convivencia Escolar: para que todos aprendan y se sientan bien tratados”. Ficha. Valoras UC. • “Comunidad organizada: Roles y Funciones”. Ficha. Valoras UC. • “Participación y apoyo de los apoderados en la conformación de Comunidades de Curso”. Ficha. Valoras UC. • “Consecuencias naturales y lógicas: una alternativa formativa frente a la transgresión de normas”. Ficha. Valoras UC. • “Vínculo pedagógico positivo: principios para su desarrollo”. Ficha. Valoras UC.
2. Documentos prácticos Valoras UC: a éstos podrán acceder a través de la página web www.valorasuc.cl, en Centro de Documentación. Para trabajar con Alumnos. • “¿Cómo andamos como curso?”. Herramienta. Valoras UC. • “En mi curso queremos ser un gran equipo”. Herramienta. Valoras UC. • “Nuestro Curso”. Herramientas. Valoras UC. • “Mirando como Miro”. Herramienta. Valoras UC. • “¿Qué le pasará?” Herramienta. Valoras UC. Guías de Convivencia. • Construcción de acuerdos de convivencia preescolar. Herramienta. Valoras UC. • Construcción de acuerdos de convivencia 1º a 2º básico. Herramienta. Valoras UC. • Construcción de acuerdos de convivencia 3ª a 6ª básico. Herramienta. Valoras UC. • Construcción de acuerdos de convivencia 7º a II Medio. Herramienta Valoras UC. Para trabajar con Apoderados. • “Consecuencias transgresión: reunión de apoderados”. Herramienta. Valoras UC. • “Constituyéndonos como una comunidad de curso organizada”. Herramienta. Valoras UC. • “¿Cómo está nuestro clima de convivencia? Ideando estrategias para mejorarlo”. Herramienta. Valoras UC.

3. Documentos de la Unidad de Transversalidad Educativa del Ministerio de Educación: se encuentran disponibles en la página web www.convivenciaescolar.cl, en Materiales de Apoyo de Convivencia Escolar.

• Política de Convivencia Escolar:
http://www.mineduc.cl/usuarios/convivencia_escolar/doc/201203262303500.PoliticadeConvivenciaEscolar.pdf • Documento Síntesis de la Política de Convivencia Escolar: http://www.mineduc.cl/usuarios/convivencia_escolar/doc/201203262308240.PoliticassintesisConvivenciaEscolar.pdf • Orientaciones para la elaboración y revisión de Reglamentos Escolares: http://www.mineduc.cl/index1_int.php?id_portal=55&id_seccion=3354&id_contenido=13646

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

75

• Conviviendo mejor en la escuela y en el liceo:
http://www.mineduc.cl/usuarios/convivencia_escolar/doc/201203291223210.Conviviendo.pdf • Prevención del Bullying en la Comunidad Educativa: http://www.mineduc.cl/usuarios/convivencia_escolar/doc/201203262224060.Bulling.pdf • Familia y Escuela: construyendo juntos una educación integral para nuestros hijos e hijas: http://www.mineduc.cl/usuarios/convivencia_escolar/doc/201203262314340.Familia%20y%20Escuela.pdf

76

Valoras, Escuela de Psicología. Pontificia Universidad Católica de Chile Av. Vicuña Mackenna 4860 - Fono: 354 7278

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful