You are on page 1of 7

El espectáculo de la civilización

El reciente libro de Mario Vargas Llosa La civilización del espectáculo (Alfaguara 2012) viene provocando, como era de esperar, una amplia polémica. Vargas Llosa abre su ensayo con una constatación provocadora. Posiblemente nunca en la historia se ha escrito tanto como ahora sobre la cultura, precisamente cuando ésta, “en el sentido que tradicionalmente se ha dado este vocablo, está en nuestros días a punto de desaparecer. Y acaso haya desaparecido ya, discretamente vaciada de su contenido y éste reemplazado por otro, que desnaturaliza el que tuvo” (9). Ese nuevo contenido que ha asesinado a la cultura, o está en trámite de hacerlo, es la civilización del espectáculo. “¿Qué quiere decir civilización del espectáculo? La de un mundo donde el primer lugar en la tabla de valores vigente lo ocupa el entretenimiento, y donde divertirse, escapar del aburrimiento, es la pasión universal” (23). La muerte de la cultura y su reemplazo por el espectáculo y el simulacro constituye para Vargas Llosa la razón última de todas las desgracias que aquejan al mundo, desde la crisis ética y económica hasta degradación de lo que otrora fueron grandes quehaceres humanos como las letras, el arte, la política, la religión, el sexo, etc. Para Vargas Llosa el triunfo de la civilización del espectáculo fue una consecuencia de la prosperidad vivida luego de la Segunda Guerra Mundial, que permitió el crecimiento de la clase media, el bienestar, la libertad de costumbres y un espacio siempre creciente para el entretenimiento. El otro factor -el más importante para su argumentación- fue la democratización de la cultura: “Se trata de un fenómeno que nació de una voluntad altruista… (pero que) ha tenido el indeseado efecto de trivializar y erosionar la vida cultural… la cantidad a expensas de la calidad” (26). La democratización de la cultura, afirma, provocó “la desaparición de la alta cultura, obligatoriamente minoritaria por la complejidad y a veces hermetismo en sus claves y códigos, y la masificación de la idea misma de cultura” (24). Provocó luego la desaparición de la crítica y su reemplazo por la publicidad, “convirtiéndose ésta en nuestros días no sólo en parte constitutiva de la vida cultural sino en su vector determinante” (26). A ella se añadió la masificación, que fue acompañada por “la extensión del consumo de drogas a todos los niveles de la pirámide social” (28), el laicismo, la banalización de la política, el eclipse de los intelectuales, el empobrecimiento de las ideas como fuerza motora de la vida cultural, el reemplazo de la información por el entretenimiento, la frivolización como norma, la degradación del sexo, etc. ¿Qué entiende Vargas Llosa por cultura? En primer lugar, se trata de un bien preciado creado por Occidente, y más específicamente por Europa. En las más de 150 páginas de su ensayo no hay una sola mención a las riquísimas creaciones, pasadas y presentes -ni siquiera en las materias que le preocupan, las letras y las artes-, de la India, China, Japón, Mesoamérica, ni, por supuesto, los Andes. No existe ni la más remota alusión a que éstas pudieran haber influido de alguna manera en el desarrollo de la humanidad. A lo más, figura el mundo musulmán, como reflejo invertido de lo que es la cultura. Europa es la creadora de la “cultura de la libertad” y ésta es la única que merece llamarse “cultura”.

elites. como la china. como lo ha mostrado. el francés Olivier Dollfus. como parte integral de ella. Por supuesto. por el mero hecho de existir. “incorporando a la idea de cultura. teme o adora”.. el culmen del desarrollo cultural de la humanidad. a la incultura. entre otros. como ya se ha visto. por su parte. La distinción que él establece entre culturas vale también para adentro. Mario Vargas Llosa está absolutamente convencido de la superioridad intrínseca de la cultura europea: “la civilización”. que todos debieran tener la dicha de alcanzar. es un hecho establecido que hay culturas superiores e inferiores y sólo el miedo a la sanción social impide proclamar públicamente esta obvia verdad: “La corrección política ha terminado por convencernos de que es arrogante. dogmático.. a la incultura. El resultado ha sido un discepoliano cambalache: “De este modo han ido desapareciendo de nuestro vocabulario. ahuyentados por el miedo a incurrir en la incorrección política. por supuesto. muy distinta. porque las creaciones populares no merecen el nombre de cultura. Los sociólogos. o eventualmente desaparezcan? Para Mario Vargas Llosa esto es el resultado natural de la superioridad de unas y la inferioridad de otras: el castellano se impone y el quechua y el náhuatl declinan porque la cultura asociada a aquel es superior a las de éstos. se equivalen . sostiene. La corrección política ha terminado por convencernos de que es arrogante. para los componentes de una cultura nacional. definición que. ¿Cómo explicar que unas culturas alcancen una difusión universal y otras terminen arrinconadas. Los antropólogos “establecieron que cultura era … todo aquello que un pueblo dice. la cultura para Vargas Llosa es un quehacer de pequeñas minorías. Comencemos por la desigualdad entre las culturas. Para él. disfrazada con el nombre de cultura popular” (idem) En su libro La civilización del espectáculo (Alfaguara 2012) Mario Vargas Llosa rechaza que las culturas tengan igual valor. como parte integral de ella. Dicho sea de paso. ese es el don que prometen los proyectos coloniales: “civilizar” a los nativos. han enredado las cosas. pues hasta inicios del siglo XVI la Europa que salía del Medioevo se encontraba atrasada con relación a otras culturas. dogmático. él rechaza: “una cosa es creer que todas las culturas merecen consideración ya que en todas hay aportes positivos a la civilización humana. y otra. los límites que mantenían separadas a la cultura de la incultura. colonialista y hasta racista hablar de culturas superiores e inferiores” (46). . tiene una gran culpa en esta desgraciada deriva el crítico literario ruso Mijail Bajtín: “Bajtín y sus seguidores … abolieron las fronteras entre cultura e incultura y dieron a lo inculto una dignidad relevante” (47).En segundo lugar. han ido más allá. disfrazada con el nombre de cultura popular” (idem). aunque sociólogos y antropólogos hayan sembrado la confusión sobre una materia tan clara. Para él. a los seres cultos de los incultos” (idem). No cabe siquiera la distinción entre “alta” y “baja” cultura. hace. Vargas Llosa se refiere a la cultura europea nacida con la modernidad. creer que todas ellas. “incorporando a la idea de cultura. Los sociólogos. colonialista y hasta racista hablar de culturas superiores e inferiores” (46). “la cultura de la libertad”.

la primera gramática de una lengua popular del mundo. en una fecha tan temprana como 1492. portuguesa e inglesa la que les ha otorgado mayor influencia a nivel mundial sino ser el bagaje de potencias coloniales que dominaron buena parte del mundo. nuestro lugar en el universo y nuestro quehacer humano. variando el ángulo de enfoque. Las barreras que suelen limitarlas no son culturales sino económicas.Pero. El objetivo último de la cultura es crear una trama de significaciones que dé sentido a lo que somos. El mismo razonamiento vale para el portugués. La cultura. las dos potencias hegemónicas durante los dos siglos siguientes. mientras que las culturas sostenidas por una base económica poderosa se desarrollan con gran poder. la lengua impuesta por Inglaterra y EEUU. Eso lo tenía muy claro Antonio de Nebrija. para hablar de sus vecinas. sea hablada en 75 países y sea el idioma oficial de 21? Esto no es el resultado de su intrínseca superioridad sino de que era la lengua hablada por la potencia colonial que impuso su hegemonía en el mundo durante tres siglos. No existen culturas superiores e inferiores sino culturas de sociedades ricas y culturas de sociedades pobres. Las culturas que se asientan en la pobreza se desarrollan pobremente. para ir más allá de los límites de España. y son igualmente económicas las razones que convierten a unas en hegemónicas y a otras en subordinadas. como todo quehacer humano. El poder económico colonial –y por supuesto el militar que le acompaña– permite imponer la lengua y la cultura de los conquistadores. . y pudieron imponer no sólo su dominio económico y político sino también sus culturas y lenguas. Sostengo que no hay culturas superiores e inferiores porque toda cultura que es capaz de cumplir tales funciones tiene la potencialidad intrínseca de crecer y desarrollarse ilimitadamente. No es la superioridad de las culturas castellana. que hoy es hablado por mil millones. cuando la dedicó al rey de España explicando que sería un instrumento fundamental para imponer la cultura del conquistador a los vencidos. Quienes conocen estas lenguas opinan que son tan buenas como el castellano. tiene una base material y en la relación entre ambas está la clave de su fortuna. Removidas las barreras que limitan a las “culturas pobres” estas suelen recuperarse con bastante rapidez. En La civilización del espectáculo (Alfaguara 2012) Mario Vargas Llosa afirma que existen culturas superiores e inferiores: de una parte la cultura europea y de la otra las de los demás continentes. hablado hoy por más de 250 millones. y para el inglés. el autor de la Gramática de la Lengua Castellana. vasca o valenciana. ¿Cómo explicar entonces que cinco siglos después sus vecinas sean apenas lenguas regionales de unos pocos millones de hablantes. mientras el castellano (español. gallega. o la provenzal. para los españoles) sea la lengua hablada por 500 millones de seres humanos. la segunda más hablada del mundo (tras del chino mandarín) por el número de personas que la tienen como lengua materna. No estamos pues ante “culturas ricas” y “culturas pobres” sino ante culturas asociadas a sociedades ricas (y poderosas) y culturas asociadas a sociedades pobres (y dominadas). o la falta de ella. resulta difícil creer que al iniciarse la expansión europea la cultura castellana fuera significativamente superior a la catalana.

a la incultura. 46). y principalmente económicas. Pero estamos comparando lo incomparable: por una parte culturas de grupos social y económicamente deprimidos. comerciantes. o las adaptarán de otras lenguas. que separan a sus cultores. Cuando tuitear se vuelva un quehacer habitual para los quechuahablantes estos crearán las palabras adecuadas para expresarlo. una cultura oficial que cuenta con inmensos recursos: ministerios de educación y cultura. que sufren todos los tipos de marginación. quedando fuera el quehacer creativo del resto de la sociedad. bibliotecas. excluidos del sistema educativo. La supuesta “superioridad” e “inferioridad” de las culturas es consecuencia de las diferencias sociales. escuelas. La “incultura”. Vargas Llosa rechaza hasta la separación entre la “alta cultura”. que adicionalmente producen cultura. . El quechua no necesitará crear un léxico para designar el mundo de la informática mientras éste sea ajeno a la experiencia de una fracción significativa de sus hablantes. De la otra. Esto no es resultado de su “inferioridad cultural” ni de la pobreza intrínseca de las lenguas que hablan sino de la pobreza de las experiencias a las que su marginalidad económica los confina. disfrazada con el nombre de cultura popular” (p. industrias culturales y editoriales. al interior de un mismo grupo social –como una nación por ejemplo– solo merece el nombre de cultura la producción de una pequeña elite. aun si pertenecen a distintas culturas. y la “baja cultura” o “cultura popular”. museos. dentro de la división social del trabajo. presupuestos de miles de millones. y toda lengua. informales). es la “falta de cultivo o de cultura”. El resultado. intelectuales que. Si se compara. En La civilización del espectáculo (Alfaguara 2012. Para Vargas Llosa. Mario Vargas Llosa afirma que existen culturas superiores e inferiores y además que. colegios. las culturas indígenas y la cultura occidental en el Perú.La asociación entre cultura y economía es decisiva. se ganan la vida produciendo cultura. Grupos sociales de condición económica semejante muestran un nivel de desarrollo cultural similar. pueden enriquecerse ilimitadamente con los logros de sus cultores y los aportes de los otros. Y lo más importante. laboratorios. sin especialistas de la cultura rentados y cuyos cultores son productores materiales que se ganan la vida con sus manos (agricultores. por ejemplo. centenares de miles de especialistas de la cultura (los maestros) pagados por el Estado o por el sector privado. esta última aparece como inmensamente superior a aquellas. Recientemente la Real Academia Española ha incorporado a su Diccionario los términos “tuitear” y “tuit”. político y simbólico. amplios circuitos de difusión nacional e internacional. artesanos. “cultura culta” o “cultura de elite”. excluidos de todos los circuitos de poder económico. La diferencia está en la base económica. y toda cultura. Toda cultura humana es capaz de asimilar los logros culturales de las otras y de poder nombrarlos en su propia lengua. sigue MVLl. apenas algo así como unas 450 palabras. los sociólogos empeñados en hacer crítica literaria han sembrado la confusión sobre este tema. según el diccionario de la RAE. El castellano hablado por los campesinos de Cajabamba (tomo un ejemplo que me sugirió Alfredo Torero) es tan pobre como el quechua que hablan los campesinos de ciertas provincias de Andahuaylas: ambos tienen un léxico muy limitado. Culturas quebradas en su estructura interna por la represión colonial y que a pesar de eso sobreviven y crean. “incorporando a la idea de cultura. como parte integral de ella. castellanizando términos que aluden a la navegación en el Twitter para las cuales no existían palabras en el castellano. circuitos de universidades.

artesanías) y. comerciantes) y adicionalmente producen cultura. Su cerrada defensa en la economía de mercado. Detengámonos en las relaciones entre la “cultura de elite” y la “cultura popular”. ciencia y tecnología. quien hubiera pretendido dedicarse solo a las labores del pensamiento hubiera muerto de inanición. Séneca). los límites que mantenían separadas a la cultura de la incultura a los seres cultos de los incultos” (ídem). La convicción de que a la Edad de Oro –nuestra era– inevitablemente debe sucederle el asalto de los bárbaros. El único valor es el comercial . En la sociedad del espectáculo: “la distinción entre precio y valor se ha eclipsado y ambas cosas son ahora una sola. durante el Renacimiento para las familias patricias que ejercían de mecenas y hoy para el mercado. Un momento decisivo en la historia de la humanidad fue aquel en que aparecieron los especialistas de la cultura. ahuyentados por el miedo a incurrir en la incorrección política. que podría terminar en “un mundo sin valores estéticos” y hasta en extinción de la cultura misma: “De este modo han ido desapareciendo de nuestro vocabulario. saberes empíricos. En la Antigüedad tenían que trabajar para monarcas (Platón.. produce en el ámbito de la cultura resultados que él abomina. mientras que la cultura popular es producida por trabajadores que producen manualmente (artesanos. convertido en “buen sentido”. enriqueciéndolo. Ahí nace uno de los grandes problemas de Mario Vargas Llosa.. el saber de los especialistas. arte. son capaces de convertirlo en saber especializado o “alta cultura”: literatura.. cosmovisiones. para Vargas Llosa.. parece ser una constante enraizada en nuestra condición humana. obreros. Los ecos de esta visión apocalíptica . en la Edad Media para la Iglesia. cazadores y pescadores todos los integrantes del horda tenían que trabajar manualmente para producir los medios de vida imprescindibles para su supervivencia. premunidos de determinadas herramientas conceptuales. gente que dentro de la división social del trabajo tenía como función exclusiva el trabajo intelectual. Los especialistas de la cultura o intelectuales no son tan libres como creen serlo. Esto solo fue posible cuando la humanidad alcanzó un cierto grado de productividad. que arrasarán con todo atisbo de humanidad.es un oceánico cambalache. El único valor existente es ahora el que fija el mercado” (p. como la única instancia que debe asignar el valor de las cosas. los intelectuales. que podían desentenderse del trabajo manual porque la sociedad les aportaba los medios de vida necesarios para su supervivencia. retornaba sobre saber popular. Hay estrechas relaciones entre ambas. 22). Una de las mayores limitaciones de nuestra cultura peruana es la dificultad de los especialistas de la cultura en buscar en nuestros riquísimas culturas populares los temas sobre los cuales producir un saber especializado original. A su vez. que a un determinado nivel permitió la separación del trabajo manual y el trabajo intelectual. en la que el primero ha absorbido y anulado al segundo . Fue solo con el descubrimiento de la agricultura que los humanos empezaron a producir más de lo que consumían y con el tiempo se creó un excedente económico permanente y en continua expansión. Mientras los humanos fueron solo recolectores. La distinción fundamental entre la “cultura de elite” y la “cultura popular” es que la primera es el resultado del trabajo de especialistas de la cultura que ejercen el trabajo intelectual como manera de ganarse la vida. Antonio Gramsci sostenía que una cultura nacional vigorosa es aquella donde los especialistas de la cultura recogen lo mejor de la cultura popular (mitos. Ahora la sociedad podía mantener a una fracción social. Aristóteles. filosofía. campesinos. la no-cultura.

“el capitalismo provoca una confusión total entre precio y valor en la que este último sale siempre perjudicado” (p. que la llamaban “pichicata”. pero vistosos y pirotécnicos”. que bebían sin medida. 25/7/2004. Monseñor Guevara. Vargas Llosa rechazó enérgicamente que el Estado pudiera asumir una política de protección de sus creadores como un “despotismo ilustrado versión siglo veintiuno”. http://bit. Pero lo son porque… en vez de desplazar en el mercado a sus competidores. En un interesantísimo debate en torno a la decisión de los gobiernos de Francia y España de proteger su cinematografía frente a la invasión de las películas norteamericanas.ly/O2G7iC). Posiblemente dentro de 50 años los jóvenes de hoy en día. En una excelente respuesta el sociólogo francés Pierre Bourdieu le recordó que la libertad de los creadores se ganó siempre en duras luchas contra el poder constituido. Satyajit Ray. Estados Unidos. dirán lo mismo de sus degenerados descendientes. que si en algo se diferenciaba de una gaseosa o una nevera era en su maravillosa capacidad de generar aún más demanda cultural: “Es verdad que los productos culturales son distintos a los otros. http://bit. que era especialmente popular entre los periodistas. menos cultura”. Reconoce también que supeditar el valor de la cultura a la oferta y la demanda monetaria disminuye y arrincona a las obras que demandan una cierta formación intelectual y una sensibilidad educada.ly/SeJtBE). Para MVL este desastre no “está relacionado directamente con el mercado. productos puros de Irlanda. los promueven” (“Razones contra la excepción cultural” El País. en beneficio de “escritores. pensadores y artistas mediocres o nulos. Sostuvo que los productos culturales debían ser tratados como una mercancía más. Kafka. Parecidas cosas se decían de los jóvenes de los cincuentas. de que el mercado promueve mejor a creadores “mediocres o nulos. fueron excomulgados por el arzobispo de Lima. Manuel de Oliveira. Vargas Llosa sostuvo que quienes planteaban que los defensores de la “excepción cultural” promovían un inaceptable chovinismo. como lo ha recordado el propio MVLl. que para entonces recordaran estos días como una experiencia de vida. más bien con el empeño de democratizar la cultura y ponerla al alcance de todo el mundo” (ídem). Kieslowski. así como cuánto había hecho Francia por promover la cultura universal. y en esta época contra la tiranía del mercado. por bailar el diabólico mambo y consumían cocaína. En defensa de sus posiciones. a su reconocimiento de hoy. Vargas Llosa cosecha simplemente los frutos de su cerrada defensa del mercado como el mejor juez del valor de los productos culturales. les abren la puerta. 125). Pero rechaza la conclusión de Octavio Paz. Confieso que cuando leía las páginas que dedica a condenar la corrupción de una juventud motivada únicamente por la búsqueda de la diversión y el placer no podía evitar reírme recordando a esos canallas entrañables que son Les Luthiers y a su rap “Los jóvenes de hoy en día” (http://bit. igual número de cineastas contemporáneos como Kaurismaki. más allá de las estrechas fronteras nacionales: “Joyce.son claramente perceptibles en La civilización del espectáculo de Mario Vargas Llosa (Alfaguara 2012). Kiarostami y tantos otros” (“Más ganancias. Aunque no lo acepte.ly/OnLiQ4). Woody Allen. Faulkner. pero vistosos y pirotécnicos” median 8 años y un desierto de desencanto. Vargas Llosa reconoce que en las tareas creativas. Entre esta entusiasta defensa del capitalismo como el gran promotor cultural. Beckett y Gombrowicz. Checoslovaquia y Polonia fueron hechos en París. de que el mercado es el gran responsable de la bancarrota de la cultura contemporánea. .

dicho sea de paso.Vargas Llosa ha defendido dogmáticamente la libertad de mercado en todos los ámbitos. incluido el cultural. La convicción de que el mercado no debe conocer limitaciones es la madre de la sociedad del espectáculo. de la cual. . él es un importantísimo personaje. pero se resiste a aceptar los resultados que la aplicación de su dogma tiene para la cultura.