You are on page 1of 19

El magisterio reciente de la Iglesia sobre la vida consagrada  y las Constituciones de la Orden de Hermanos Menores Capuchinos  

  fr. Paolo Martinelli, OFMCap  (traducción del texto original italiano)      Introducción  La reflexión teológica en los últimos veinticinco años se ha desarrollado en muchas  direcciones que, directa o indirectamente, tienen también que ver con la teología de la vida  consagrada. Recordemos, por ejemplo, el desarrollo de la reflexión sobre el misterio trini‐ tario —largamente relegada en el pasado a la condición de simple «capítulo» de la dogmá‐ tica—, que ahora tiende cada vez más a convertirse en el horizonte de pensamiento de to‐ da la teología; de ahí deriva también la lectura de la vocación, de la sequela Christi y de los  consejos evangélicos en términos trinitarios. Las consideraciones sobre la revelación cristia‐ na  y  sobre  la persona de Cristo  han  alcanzado  progresos  notables, con lo que  se ha  conse‐ guido verlas traducidas en términos existencialmente más relevantes que los usados en el  pasado.  En  consecuencia,  también  la  teología  de  la  vocación  ha  experimentado  el  efecto  positivo de las relecturas propuestas en dicho ámbito. La eclesiología de comunión, cuya se‐ milla  sembraron  las  reflexiones  conciliares,  se  ha  visto  ulteriormente  profundizada,  y  ha  hecho sentir sus consecuencias en el tema de las relaciones entre las diversas vocaciones en  la  Iglesia.  El  giro  antropológico  en  teología  ha  seguido  consolidándose  y  aclarándose.  Tam‐ bién la reflexión sobre la vida consagrada ha ido haciendo espacio, gradualmente, a dichos  elementos. La consideración sobre el valor de la historia en el ámbito de la reflexión teológi‐ ca ha aportado muchas contribuciones, entre las cuales se cuenta una más clara compren‐ sión del sentido escatológico y consecuentemente del sentido de la vida consagrada, que de  dicho  valor  es expresión  particular 1 . Los profundos  cambios sociopolíticos acaecidos  en  los  últimos veinticinco años han obligado ciertamente al replanteamiento de muchas cuestio‐ nes: las viejas y nuevas formas de pobreza, el fenómeno de la globalización y de las sociedades  multi e interculturales han cuestionado, y siguen hasta hoy mismo cuestionando, también a  la vida religiosa en la Iglesia 2 .  Desde el punto de vista de las intervenciones magisteriales es preciso recordar ante todo los  diversos eventos sinodales 3 . En particular, es necesario referirse al Sínodo Extraordinario de 

1 Cf. para el estado actual de la teología G. CANOBBIO – P. CODA (edd.), Teologia del XX secolo. Un bi‐

lancio, 3 voll., Città Nuova, Roma 2003; para sus repercusiones en el ámbito de la teología de la vida consa‐ grada, véase la bibliografía consignada al final de este estudio. 
2 Cf. S. ABBRUZZESE, «La vita consacrata nei mutamenti sociali dopo il Vaticano II», en P. MARTINELLI 

(ed.), Il rinnovamento della vita consacrata e la famiglia francescana, EDB, Bologna 2007, 37‐50. 
3 Los documentos magisteriales sobre la vida consagrada han sido compilados en lengua latina e ita‐

liana en el volumen: Enchiridion della Vita Consacrata. Dalle decretali al rinnovamento post‐conciliare (385‐2000). 

1

1985 con ocasión de los veinte años de la clausura del Concilio Vaticano II y a las ulteriores  asambleas sinodales concernientes a los diversos estados de vida en la Iglesia. Si en las que trata‐ ron  de  la  vocación  y  la  misión  de  los  laicos  (1987)  y  de  la  formación  de  los  presbíteros  (1990), así como  en las  exhortaciones  apostólicas  a  que dieron lugar 4 , no han faltado  im‐ portantes aportaciones también sobre la vida consagrada, ha sido ante todo, sin embargo,  el Sínodo de los Obispos de 1994 el que más explícitamente se ha ocupado de la vocación y  la misión para nuestro tiempo de los consagrados y las consagradas; la exhortación apos‐ tólica postsinodal Vita Consecrata [VC] de Juan Pablo II (1996) 5 , que ha tenido también en  cuenta contribuciones procedentes de los Lineamenta y del Instrumentum Laboris, ha ofreci‐ do autoritativamente los resultados del sínodo, y ha representado en los últimos diez años  un punto de referencia imprescindible para todos aquellos que siguen a Cristo casto, pobre  y  obediente.  En  cierto  sentido,  esta  intervención  magisterial  —conjuntamente  con  la  re‐ ciente instrucción de la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades  de vida apostólica, Caminar desde Cristo [CdC] (2002)— viene a constituir la síntesis de todo  el recorrido precedente. Es conveniente también, sin embargo, recordar la importancia de  otras  intervenciones  posteriores  a  1982  que  constituyen  una  contribución  significativa  al  caminar de la vida consagrada. Reseñemos, pues, además de la promulgación del nuevo  Código de Derecho Canónico (1983) 6 , la instrucción de la Congregación para los religiosos y  los Institutos Seculares The renewal of religious life (Essential Elements in the Churchʹs Teaching  on  Religious  Life  as  applied  to  Institutes  dedicated  to  Works  of  the  Apostolate)  del  mismo  año,  que se preocupa de puntualizar, a casi veinte años de la promulgación de la Perfectae Cari‐ tatis, los elementos constitutivos de la renovación. De particular relieve resultan las direc‐ tivas,  con  valor  de  Instrucción,  promulgadas  por  la  Congregación  para  los  Institutos  de  vida  consagrada  y  Sociedades  de  vida  apostólica  Potissimum  Institutioni,  de  1990,  en  las  que  toda  la  reflexión  sobre  la  vida  según  los  consejos  evangélicos  es  reelaborada  para  el  ámbito  de  la  formación.  De  dicho  texto  se  puede  deducir  la  creciente  preocupación  del  magisterio por la “cuestión formativa”, en relación no sólo con la identidad teológica de la  vida consagrada, sino también con la problemática emergente de quienes desean entrar en  un Instituto de vida consagrada, personas a menudo marcadas por una cultura indiferente  (cuando no contraria) a los valores cristianos. En 1992 fue promulgado por Juan Pablo II el  Catecismo de la Iglesia Católica, que ofrece una síntesis teológica sobre la vida consagrada 7 .  Gran  resonancia,  por  su  parte,  ha  alcanzado  el  documento  La  vida  fraterna  en  comunidad,   dado a la luz pública por la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Socie‐ dades  de  vida  apostólica  el  2  de  febrero  de  1994.  El  documento,  elaborado  tras  un  largo 

Edizione bilingue, EDB ‐ Àncora Editrice, Bologna‐Milano 2001. Para los comentarios a los documentos del  magisterio reciente, véase la bibliografía consignada al final de este estudio. 
4  Cf.  JUAN  PABLO  II,  Exhortación  apostólica  postsinodal  Christifideles  Laici  (30  diciembre  1988),  en 

AAS 81 (1989) 393‐521; JUAN PABLO II, Exhortación apostólica postsinodal Pastores dabo vobis (25 marzo 1992),  en AAS 84 (1992) 657‐804. 
5 Cf. AAS 88 (1996) 377‐486  6 Cf. sobre la vida consagrada Libro II, parte III.  7 Cf. nn. 914‐933 y 944‐945. 

2

íter, constituye una reflexión analítica sobre la vida fraterna en relación con los desarrollos  antropológicos de nuestro tiempo y con las adquisiciones de la eclesiología de comunión.  La vida fraterna es vista como sujeto específico de la vida consagrada en todas sus dimen‐ siones,  desde  la  formación  hasta  el  compromiso  misionero.  Son  también  importantes  en  este documento las equilibradas afirmaciones sobre las relaciones autoridad – obediencia  en este tiempo de individualismos y tendencias democraticistas. En relación con la forma‐ ción ha de señalarse aún la publicación en 1998, por obra de la misma Congregación, de la  instrucción Attenta alle condizioni, que se ocupa de la colaboración entre institutos de cara a  la formación. Además de los textos ya recordados, relativos a la asamblea sinodal sobre la  vida consagrada, han de reseñarse intervenciones más circunstanciales ligadas a los síno‐ dos continentales 8 . Está fuera de duda que el propio evento jubilar y el tiempo postjubilar  han producido reflexiones magisteriales de una cierta relevancia. Pensemos ante todo en la  Novo millennio ineunte y en su llamada a un “nivel de exigencia alto” en la espiritualidad  que se le requiere al pueblo de Dios, en relación con la cual han de desarrollar los religio‐ sos  una  función  imprescindible  de  escuela  de  comunión  y  de  santidad.  La  instrucción  de  la  Congregación  para  la  vida  consagrada  y  las  Sociedades  de  vida  apostólica  Caminar  desde  Cristo, como se ha ya dicho, encauza todas las reflexiones precedentes hacia temas que hoy  por hoy son decisivos para la calidad de la vida consagrada, como la identidad teológico –  eclesial, la misión específica, la formación, el primado de la vida espiritual, la espirituali‐ dad de comunión.  Ciertamente,  esta  gran  cantidad  de  intervenciones  del  magisterio  eclesial  en  rela‐ ción  con  la  vida  consagrada es  signo  de la  amorosa atención  de  la Iglesia  por estos  hijos  suyos  llamados  particularmente  al  seguimiento  de  Cristo  casto,  pobre  y  obediente.  Con  todo, es también síntoma de una real preocupación por un camino de renovación que va  avanzando no sin interrogantes y dificultades. Confrontados a esta vasta mole de materia‐ les, nuestro trabajo se moverá de ahora en adelante en términos forzadamente sintéticos. A  pesar de lo ingente de la producción magisterial reciente, lo que puede ser acogido norma‐ tivamente por nuestras Constituciones es, creo, relativamente poco, aunque no carente de  importancia. Nos concentraremos esencialmente en Vita Consecrata y, desde allí, haremos  referencia,  cuando  sea  necesario,  a  otros  documentos.  Tras  la  dilucidación  de  los  temas  más  sensibles,  haremos  una  rápida  confrontación  para  constatar  la  consistencia  con  que  son tratados en nuestras Constituciones actuales. 

8 Cf. las exhortaciones postsinodales, todas firmadas por Juan Pablo II, en las que se contienen pasa‐

jes  relativos  a  la  vida  consagrada:  Ecclesia  in  Africa  (25  septiembre  1995),  94;  Ecclesia  in  America  (22  enero  1999), 43; Ecclesia in Asia (6 noviembre 1999), 44; Ecclesia in Oceania (22 noviembre 2001), 51‐52; Ecclesia in Eu‐ ropa (28 junio 2003), 37‐38. 

3

1. TEOLOGÍA DE LOS CONSEJOS EVANGÉLICOS    1. El canon estético  En los textos magisteriales, en particular en el documento Vita Consecrata, llama la  atención la amplia utilización del lenguaje estético en relación con el estado de los consejos  evangélicos. Nunca, por cuanto nos es dado conocer, se había hecho tanta referencia en un  texto magisterial a la “belleza” en relación con la vida divina, con la persona de Cristo y  con la vida consagrada 9 . Ello es fruto de un determinado recorrido teológico llevado a ca‐ bo en los últimos decenios 10  que nos permite hablar, también para los consejos evangéli‐ cos, de una via pulchritudinis 11 .   En nuestras Constituciones el canon estético se encuentra en cuanto tal ausente. Las  Constituciones hacen referencia a la belleza sólo tangencialmente, al hacer referencia a San  Francisco  (Const.  169,3),  y  en  este  contexto  se  habla  también  de  su  estupor.  También  los  lemas de tipo estético como “fascinación” y “maravilla” están ausentes; una sola vez apa‐ rece splendor (Const. 186.5), a pesar de la abundancia con que la tradición franciscana ha re‐ currido  en  su  teología  y  espiritualidad  al  canon  estético 12 .  Creo  que  puede  ser  deseable  acudir  al  lenguaje  de  la  belleza,  por  coherencia  no  sólo  con  el  reciente  magisterio,  sino  también con la propia espiritualidad franciscana genuina.    2. Dimensión trinitaria de los consejos evangélicos  En los textos magisteriales encontramos consideraciones diversas sobre este tema.  Es fundamental la primera parte entera de la exhortación Vita Consecrata. a) Se pone de re‐ lieve que la vocación procede del Padre y conduce al Padre; se realiza en la conformación  total con Cristo y es operada por la acción del Espíritu Santo: es el Espíritu el que consagra 

9 Por ejemplo, en Vita Consecrata se habla de la belleza de estar con Jesús (VC 15.29.40.95); Cristo como 

suprema belleza (VC 15.16.24.105); la belleza de Dios Trinidad (VC 16.20.111); la vida consagrada como signo de la  belleza divina (VC 16.20.109); se afirma una relación entre obediencia y belleza (VC 21); María es la tota pulchra  (VC 28); fascinación y belleza de Jesús y de la vida consagrada como base de la pastoral vocacional (VC 64); se  habla de la belleza de la Iglesia (VC 19); la búsqueda de la belleza divina empuja a la compasión en relación con  el hombre herido (VC 75); la belleza de la comunión fraterna (VC 41.101); belleza de la donación de sí (VC 64); se  debe formar en la belleza del seguimiento (VC 66); se habla de belleza de las buenas obras (VC 75), y de la voca‐ ción a la vida consagrada (VC 107). Estas observaciones quedarían más completas si reseñáramos en el texto  de Vita Consecrata la utilización de muchas categorías típicamente estéticas como, por ejemplo, estupor, mara‐ villa, fascinación, etc. 
10 En los Padres de la Iglesia encontramos un significativo referirse a la belleza. En la tradición orien‐

tal en particular encontramos la “filocalia” (cf. VC 19), es decir, el amor por la belleza divina. En los autores  medievales,  como  Buenaventura, las  referencias  a la  estética son masivas;  la  teología  de la época  moderna  conoce  un  largo  período  de  “desestetización”  que  sólo  recientemente  ha  sido  dejado  atrás:  cf.  H.U.  VON  BALTHASAR, Herrlichkeit. Eine theologische Aestetik. I: Schau der Gestalt, Einsiedeln 1961.  
11  Ello  evidentemente  se  distancia  de  un  uso  inhábil  del  canon  estético  recientemente  introducido 

por corrientes nihilistas como alternativa a la búsqueda de la verdad. Al contrario, la belleza se presenta aquí  siempre como fulgor de la verdad. 
12 Recordemos que no sólo Francisco utiliza expresiones del canon estético, sino que en particular la 

teología de San Buenaventura está esencialmente entreverada de la pulchritudo, y se presenta como “estética”.  

4

(VC 17‐19). b) Por consiguiente, “la vida consagrada consiste en una de las huellas concre‐ tas que la Trinidad deja en la historia, para que los hombres puedan advertir la fascinación  y la nostalgia de la belleza divina” (VC 20). En esta perspectiva Vita Consecrata ofrece ante  todo una descripción de los consejos evangélicos en relación con la naturaleza de Dios co‐ mo amor. De tal manera, la castidad, la pobreza y la obediencia son contempladas en refe‐ rencia  a  las  relaciones  entre  las  personas  divinas  (VC  21).  El  mismo  carácter  de  Confessio  Trinitatis posee también la vida fraterna. El tema se retoma también en VC 41 y en CdC 20.   En nuestras Constituciones se debe notar ante todo como norma general que el mis‐ terio de la vida de la santísima Trinidad en sí misma en cuanto tal no encuentra mucho es‐ pacio. La propia voz “Trinidad” está presente únicamente en la fórmula de profesión y en  la conclusión; no es raro, en cambio, encontrar en las Constituciones referencias a las Per‐ sonas  de  la  santísima  Trinidad  y  observaciones  concernientes  a  los  consejos  evangélicos  que hacen referencia a Jesús en su vinculación con el Padre. Ello es muy evidente en el ca‐ pítulo  IV,  en  la  presentación  de  la  pobreza  evangélica 13 .  Hay  alusiones  en  este  sentido  también  con  respecto  a  la  obediencia  imitativa  de  la  vida  de  Jesús  (Const.155,1;  también  21,4). En lo que concierne a la castidad el contenido es más bien breve: no hay ninguna re‐ ferencia a la vida trinitaria, e incluso las referencias a lo conformativo son escuetas. Se in‐ siste esencialmente sobre la motivación bíblica “por el reino de los cielos” (Const. 21,2; 168‐ 173).  Creo  que  es  posible  la  introducción  de  un  vocabulario  más  trinitario  en  el  texto  de  nuestras Constituciones.    3.  Fundamentación  cristológica  de  los  consejos  evangélicos:  un  camino  de  conformación  especial  En  los  documentos  magisteriales,  uno  de  los  temas  más  recurrentes  es  el  del  fun‐ damento bíblico de la vida consagrada y de los consejos evangélicos. Esto se debe también  a una abierta crítica desarrollada por algunos sectores de la exégesis a las hermenéuticas  tradicionales. Avanzando gradualmente más allá de la simple preocupación por encontrar  dicta probantia para la vida consagrada, por otra parte justificada, la enseñanza magisterial  ha  ido  concentrándose  cada  vez  más  sobre  el  evento  cristológico,  o  sea  sobre  la  persona  misma  de Cristo  en el concreto desenvolverse de su misión,  y sobre  la  llamada  a  dejarlo  todo  para  iniciar  su  seguimiento:  “Hay  que  buscar  el  fundamento  evangélico  de  la  vida  consagrada en la relación especial que Jesús, en su existencia terrena, estableció con algu‐ nos de sus discípulos, invitándoles no sólo a acoger el Reino de Dios en la propia vida, si‐ no también a poner la propia existencia al servicio de esta causa, dejándolo todo e imitan‐ do de cerca su forma de vida” (VC 14). Por tanto, “la vida consagrada constituye la memoria  viva del modo de existir y de obrar de Jesús como Verbo encarnado frente al Padre y frente a  los hermanos” (VC 22).  En nuestras Constituciones, la afirmación de Cristo y de su invitación al seguimien‐ to conformativo como fundamento de la vida consagrada parece sustancialmente presente 

13 “Jesucristo, Hijo de Dios, que todo lo recibe del Padre y en todo está en perfecta comunión con el 

Padre  en  el  Espíritu,  fue  enviado a  evangelizar  a los  pobres”  (Const. 59,1).  En sentido  conformativo,  véase  Const. 59.4. Véase también Const. 14,4; 74,1. 

5

(cf. Const. 2,2; 74,1; 87,3; 106,6 etc.), a pesar de no mostrarse con la insistencia y la univoci‐ dad con que emerge en Vita Consecrata.     4.  Consagración  bautismal,    nueva  y  especial  consagración,  excelencia  de  la  vida  consa‐ grada  En los documentos magisteriales, en particular en Vita Consecrata, se subraya la ca‐ tegoría de la “nueva y especial consagración”, poniendo en evidencia el hecho de que su‐ pone, con la profesión de los consejos evangélicos, una profundización de la consagración  bautismal, a pesar de no ser necesariamente deducible de ella (VC 30). Se formula también  como  desarrollo  de  la  gracia  del  sacramento  de  la  confirmación.  La  instrucción  Caminar  desde Cristo afirma el nexo entre bautismo y consejos evangélicos, subrayando que “la cre‐ ciente toma de conciencia de la universalidad de la vocación a la santidad por parte de to‐ dos los cristianos”  —que aproxima estrechamente a todos los cristianos entre sí— no quita  su significado al hecho de que “las personas consagradas, gracias a una «nueva y especial  consagración» tienen la misión de hacer resplandecer la forma de vida de Cristo, por me‐ dio del testimonio de los consejos evangélicos, para sostener la fidelidad de todo el Cuerpo  de Cristo”. De tal manera, todos los miembros del pueblo de Dios pueden vivir “un cami‐ no común de seguimiento de Cristo, en una comunión más auténtica, en la emulación y en  la reciprocidad, en la ayuda recíproca de la comunión eclesial, sin superioridad ni inferio‐ ridad” (CdC 13). Aquí se aprecian en los documentos dos exigencias: por una parte la ne‐ cesidad de indicar la relación de comunión entre los fieles a fin de que sea “sin superiori‐ dad ni inferioridad”, y, por otra, el énfasis puesto en la “nueva y especial consagración” y  en la objetiva excelencia de la vía de los consejos evangélicos, corroborada en otras ocasio‐ nes por Vita Consecrata (VC 18.32.105). No existe duda de que la relación entre la condición  bautismal  y  la  profesión  de  los  consejos  evangélicos  constituye  un  tema  central  de  la  re‐ flexión actual.  En nuestras Constituciones se afirma claramente el contexto de la llamada universal  a  la santidad del  amor  perfecto según los diversos  estados  de  vida  (Const. 14.1); la  voca‐ ción a la vida religiosa es presentada como una “gracia singular” (peculiari gratia) (Const.  14.3) que se abraza para obtener un fruto más abundante de la gracia bautismal. No exis‐ ten, en cambio, elementos que se ocupen de la excelencia de la vida consagrada o de una  especial y nueva consagración. La forma comparativa —“seguir a Cristo más de cerca”—  aparece en la fórmula de la profesión. Se hace referencia a una consagración más íntima al  culto divino (Const. 45,6). Teniendo presente el debate actual, podría ser útil calibrar mejor  algunas afirmaciones de nuestras Constituciones.    5. Dimensión escatológica de la vida consagrada   En los textos magisteriales, la naturaleza escatológica de la vida consagrada ha sido  afirmada como una constante con respecto a la vida consagrada, incluso si ha cambiado a  lo largo del tiempo el significado atribuido a esta dimensión. Partiendo de una referencia  “al más allá”, su significado es leído hoy en términos más cristológicos y antropológicos.  No se debe olvidar, además, que el Concilio Vaticano II ha referido la dimensión escatoló‐ gica a todo el pueblo de Dios (LG VII). VC 26s habla de ella en referencia a la vida consa‐ 6

grada con particular atención a la elección virginal, que genera una espera operosa con fru‐ tos significativos también para el mundo.  En  nuestras  Constituciones,  lo  “escatológico”  en  cuanto  tal  no  está  tematizado.  El  término mismo está ausente. La referencia, en cambio, a los bienes y a los tiempos futuros  y al “mundo futuro” está bien presente, y no falta la referencia particular a la virginidad  (Const. 21,2; 168,3).    6. Relevancia antropológica de los consejos evangélicos y desafíos de nuestro tiempo   En los textos magisteriales más recientes emerge con fuerza el profundo significado  antropológico  de  los  consejos  evangélicos.  En  documentos  como  Potissimum  Institutioni  se  recomienda  la  atención  a  los  elementos  antropológicos  a  la  hora  de  abrazar  los  consejos  evangélicos, con una preocupación de carácter pedagógico; pero en Vita Consecrata la pro‐ fesión de los consejos evangélicos es presentada como capaz de mostrar en positivo su ca‐ pacidad de hablar al hombre de hoy, tratándose temas como los afectos, la libertad y el uso  de  las  cosas.  Los  consejos  evocan  también  la  condición  no  neutral  del  hombre,  que  lleva  sobre  sí  la  herida  del  pecado  que  lo  marca  de  cara  a  sus  relaciones  con  la  realidad.  Los  consejos  resultan  así  una  “terapia  espiritual”  (VC  87)  para  nuestro  tiempo,  señalando  a  Dios como bien absoluto. Más en detalle se habla de provocación de la cultura hedonística  —idolatría  del  instinto—    y  de  la  respuesta  de  la  castidad  perfecta  como  experiencia  de  alegría y libertad, que estimula también a los otros estados de vida a vivir esta dimensión  en todos los afectos (VC 88) 14 . A la provocación del materialismo ávido de poseer (VC 89)  responde la profesión de la pobreza evangélica: “Antes incluso de ser un servicio a los po‐ bres, la pobreza evangélica es un valor en sí misma, en cuanto remite a la primera de las Biena‐ venturanzas en la imitación de Cristo pobre. Su primer sentido, de hecho, es testimoniar a  Dios como verdadera riqueza del corazón humano… Tal testimonio vendrá acompañado  de modo natural del amor preferencial por los pobres y se manifestará de modo especial en el  compartir las condiciones de vida de los más desfavorecidos” (VC 90). A la provocación de  un concepto de libertad sin verdad/moral responde la obediencia que caracteriza a la vida con‐ sagrada: “Esta propone de un modo particularmente vivo la obediencia de Cristo al Padre,  y, partiendo precisamente de su misterio, testimonia que no hay contradicción entre obedien‐ cia y libertad. En efecto, la actitud del Hijo desvela el misterio de la libertad humana como  camino de obediencia a la voluntad del Padre y el misterio de la obediencia como camino  de progresiva conquista de la verdadera libertad” (VC 91). En la instrucción Caminar desde  Cristo, continuando una reflexión iniciada con LG 46, se afirma con fuerza que la profesión 

14 En el ámbito del voto de castidad y de la sexualidad se debe reconocer una intervención creciente 

por parte de los documentos del magisterio de la Iglesia, no sólo en el terreno de la madurez afectiva en el  ámbito vocacional (cf. p.ej. Potissimum Institutioni 13 y 39), sino también en relación con una cultura relativis‐ ta  que  se  va  imponiendo  en  la  sociedad  también  en  lo  que  toca  a  la  comprensión  de  la  diferencia  varón‐ mujer. Cf. JUAN  PABLO II, Uomo e donna li creò. Catechesi sullʹamore umano, Città Nuova, Roma 1985, 289‐338,  en  donde  se  tematiza  la  relación  entre  la  diferencia  sexual  y  la  elección  virginal;  CONGREGACIÓN  PARA  LA  DOCTRINA DE LA FE, Lettera ai vescovi della Chiesa Cattolica sulla collaborazione dell’uomo e della donna nella Chiesa e  nel mondo (31 mayo 2004).  

7

de los consejos evangélicos vividos auténticamente realiza en plenitud a la persona humana,  contraponiéndose a tanta deshumanización presente en nuestras culturas (CdC 13).  En nuestras Constituciones, en ámbito antropológico encontramos afirmada la rea‐ lización de sí mismo como elemento propio de quien asume el itinerario de nuestra forma  de vida (Const. 15,1). Las referencias al valor antropológico de “terapia espiritual” de los  consejos evangélicos son escasas. Con respecto a la pobreza, se afirma que libera de la co‐ dicia, la cual es “la raíz de todos los males” (Const. 67.1). Con respecto a la obediencia, no  aparece un nexo preciso con el valor antropológico de la libertad. El capítulo se concentra  sobre  las  diversas  formas  de  la  obediencia  franciscana  y  sobre  la  función  del  ministro  (Const. cap. X). De libertad se habla en cambio con respecto a la castidad (Const.168,2), en  referencia al corazón indiviso que ama a Dios y a los hermanos, haciéndose todo a todos.  Aun cuando en modo fragmentario y no argumentado, se hace una referencia a los afectos  en relación con la castidad, como conversión del amor posesivo al oblativo (Const. 171,1 et  passim). Haciendo una mirada de conjunto, podría ser útil insertar alguna profundización  sobre el valor antropológico de los votos y, en particular, de la castidad y de la justa orde‐ nación de los afectos.      2. CUESTIONES DE CARÁCTER ECLESIOLÓGICO    1. Vida consagrada e Iglesia, misterio de comunión  En los textos magisteriales se encomienda a la vida consagrada la tarea de vivir un  fuerte  sentido  de  pertenencia  eclesial  y  del  sentire  cum  ecclesia  (VC  46);  San  Francisco  de  Asís es citado como figura ejemplar. No falta la afirmación del significado de la vida con‐ sagrada en el misterio de la Iglesia comunión, sea su papel en la Iglesia universal, sea su  inmanencia en la Iglesia local (VC 47‐50). El texto recomienda a los consagrados la inser‐ ción concreta en la vida de la Iglesia particular; pero recomienda también a los obispos la  necesidad de reconocer el valor de la contribución originaria de los consagrados. En toda  esta cuestión es requerido el diálogo. Es recordado además el documento Communionis No‐ tio (1992) de la Congregación para la doctrina de la Fe, en el que se señalaba el sentido de  la relación peculiar de la vida consagrada con el Sumo Pontífice y su consiguiente coloca‐ ción eclesial (CN 16). Una estructura carismática como la vida religiosa no puede ser defi‐ nida más que desde dentro de la relación constitutiva entre dimensión universal y particu‐ lar de la Iglesia.   En  nuestras  Constituciones  el  término  communio  es  relativamente  recurrente.  Es  usado sobre todo, más que a nivel eclesiológico, en referencia a la “comunión fraterna” en  la que los frailes han de vivir su existencia y sus actividades 15 . También es otorgada rele‐ vancia  a  la  relación  de  comunión  que  ha  de  tenerse  con  todo  el  pueblo  de  Dios  (Const.  180,2). El término aparece también referido a la eucaristía (Const. 48,2). El pueblo de Dios  es visto como comunión (Const. 8,1). La relación de los frailes con Dios y con los hombres 

15 Cf. Const. 3,1; 5,5; 17; 56,2; 79,2; 84,2; 94,2, etc. Se debe vivir en comunión también con las restantes 

realidades franciscanas (94), en diversas actividades que se pueden desarrollar conjuntamente. 

8

debe  constituir  una  relación  de  comunión  (Const.  45,3;  54,1;  59,1).  El  término  me  parece  esencialmente utilizado como sinónimo de relación y coparticipación profundas, y no pa‐ rece  individuar  un  principio  eclesiólogico  en  cuanto  tal.  La  referencia  a  la  relación  entre  Iglesia particular y fraternidad, en términos de inserción y colaboración, está abundante‐ mente presente (Const. 9,3; 151; 178, etc.). La referencia a la Iglesia universal es más redu‐ cida, y está ligada esencialmente a la relación con el Romano Pontífice (Const. 146,2; 182,4),  a quien se debe religioso obsequio, como también a los obispos (Const.181,4). Son significa‐ tivos  los  pasajes que se ocupan de  la  fidelidad a  la  Iglesia  en  el  pensamiento,  palabras  y  acciones (Const. 181,3).    2. El lugar de la vida consagrada en la Iglesia    En los textos magisteriales encontramos que se otorga una significativa relevancia  al tema de la colocación de la vida consagrada en la Iglesia. La quaestio disputata se sitúa en  los siguientes términos: si la vida consagrada constituye una realidad en la Iglesia o bien de  la Iglesia. Con la primera afirmación se predica de la vida consagrada su valor eclesial in‐ dudable, pero sin considerarla, con todo, como indispensable; la segunda, en cambio, ase‐ vera  su  constitutividad  eclesial.  Por  lo  general  los  textos  magisteriales  considerados  son  dos. 1) Lumen Gentium 44 se expresa como sigue: “un estado de vida cuya esencia está en  la  profesión  de  los  consejos  evangélicos,  aunque  no  pertenezca  a  la  estructura  jerárquica  de  la  Iglesia, pertenece, sin embargo, de una  manera indiscutible,  a su  vida  y  a  su  santi‐ dad” 16 . La discusión sobre este pasaje ha evidenciado la posibilidad de interpretar el texto  conciliar  tanto  en  sentido  genérico  (“en  la  Iglesia”)  como  en  sentido  constitutivo  (“de  la  Iglesia”). 2) Vita Consecrata 29 ha tomado posición de manera inequívoca: “El concepto de  una Iglesia formada únicamente por ministros sagrados y laicos no corresponde, por tan‐ to, a las intenciones de su divino Fundador tal y como resulta de los Evangelios y de los  demás escritos  neotestamentarios”.  Tal afirmación,  aun  no  entrando analíticamente  en la  naturaleza constitutiva de la vida consagrada en la Iglesia, afirma sin embargo su funda‐ mento cristológico, hasta el punto de que la Iglesia no puede ser correctamente concebida  si se excluye la vida consagrada.  En nuestras Constituciones, en referencia a la eclesiología tenemos los números 8‐ 11.  Se  recibe  con  claridad  el  corazón  de  la  eclesiología  del  Vaticano  II;  se  recomienda  la  obediencia al Sumo Pontífice y a la Jerarquía; se afirma la importancia de la inserción de  los frailes en la vida de la Iglesia particular. De cuanto toca al lugar de la vida consagrada  en la Iglesia, en cambio, no hay huellas.        

16 Status ergo, qui professione consiliorum evangelicorum constituitur, licet ad Ecclesiae structuram hierar‐

chicam non spectet, ad eius tamen vitam et sanctitatem inconcusse pertinet. Cf. L. PIANO, «La posizione dei religio‐ si nella Chiesa negli interventi dei Padri conciliari sullo schema ‘De Ecclesia’ al Concilio Vaticano II», en Se‐ minarium 4 (1997) 804‐834. 

9

3. Nuestra identidad específica en la Iglesia: orden de hermanos  En los textos magisteriales, en particular en Vita Consecrata, con respecto a la iden‐ tidad de las órdenes religiosas insatisfechas con la actual división entre “laicales” y “cleri‐ cales”, se propone el paso de la denominación “institutos laicales” a “institutos religiosos  de hermanos” (VC 60). De este modo se evitaría toda confusión entre el carácter laical de  los consagrados no sacerdotes y la índole secular de los fieles laicos. Se plantea también la  cuestión  de  los  “institutos  mixtos”,  de  los  cuales  formaría  parte  también  nuestra  Orden,  por cuestión de una mayor fidelidad al carisma originario/fundacional (VC 61).   En nuestras Constituciones se afirma claramente que según nuestro carisma especí‐ fico somos a todos los efectos una Orden de hermanos (Const. 83,6; 115,6, etc.).    4. La relación de la vida consagrada con las otras vocaciones en la Iglesia    En los documentos magisteriales encontramos interesantes afirmaciones sobre la re‐ lación  entre  las  diversas  formas  vocacionales.  Particularmente  felices  son  las  formulacio‐ nes de Christifideles laici 17  y de Vita Consecrata (VC 16). En síntesis, la eclesiología de comu‐ nión propone que cada estado de vida afirme el proprium como expresión peculiar de algo  que pertenece en realidad a toda la Iglesia. Lo específico de la vida consagrada es la espe‐ cial  conformación  con  Cristo  y  la  explicitación  de  la  dimensión  escatológica  de  toda  la  Iglesia. Además, en Vita Consecrata encontramos la afirmación de la objetiva excelencia (VC  18. 32) de la vida según los consejos evangélicos en cuanto indica el modo más radical de  vivir el evangelio sobre esta tierra (VC 31).   En el texto de nuestras Constituciones se reconoce muy sintéticamente el papel de  los laicos en la Iglesia, según cuanto se afirma en los textos conciliares (Const. 152,1). En el  ámbito de la acción misionera se encarece el reconocimiento de las diversas funciones y es‐ tados en la Iglesia particular (Const. 178,5). El estado sacerdotal es reconocido en su rasgo  específico: es tematizado en el ámbito de la obediencia debida a la jerarquía. Se recuerda el  deber de honrar a los presbíteros e igualmente a todos los que administran espíritu y vida,  invitando a la colaboración con ellos (Const. 9.5). Sin embargo, no hay una consideración  particular en sí sobre su identidad. A decir verdad, ni siquiera cuando se habla del “fraile  sacerdote” se da una  tematización del sacramento  del  Orden;  se  habla  de  la  importancia  de la formación de los frailes candidatos al sacerdocio (Const. 39). La figura del fraile sa‐ cerdote en sus características y estilo solo está esbozada (Const. 149). Tal vez se podría in‐ troducir sobre estos temas alguna breve y sintética precisión.    5. Colaboración con los laicos y con otras realidades eclesiales  En  los  textos  magisteriales  se  recuerda  que  el  carisma  de  un  instituto  puede  ser  compartido con los laicos. Piénsese en particular en la veneranda tradición de las Órdenes  Seculares  o  Tercera  Orden  (VC  54).  Se  recuerda  también  la  relación  entre  consagrados  y  nuevos  movimientos  eclesiales,  con  su  riqueza  y  con  sus  riesgos  (VC  56).  Caminar  desde  Cristo delinea una fecunda posibilidad de colaboración recíproca (CdC 30). 

17 La formulación está mejor expresada por la Christifideles Laici, en referencia explícita a la Iglesia – 

comunión y a la complementariedad de los estados de vida (CfL 55). 

10

En nuestras Constituciones la colaboración con los laicos es afirmada en múltiples  direcciones. Se recuerda cómo estos pueden implicarse en la colaboración con nosotros a  partir de su competencia específica (cf. p.ej. Const. 71,9). Además, se recuerda cómo pue‐ den  ser  acogidos  en  nuestras  fraternidades  para  compartir  nuestra  espiritualidad  (Const.  89). Hay una cierta insistencia sobre el valor de hacer de nuestras casas lugares de espiri‐ tualidad  para  laicos  y  sacerdotes  que  quieran  saciarse  en  la  fuente  del  carisma  de  San  Francisco  (Const.  95,9).  Es  aconsejada  en  particular  la  relación  con  la  Orden  Franciscana  Seglar (Const. 152,2). Se señala, sin ninguna otra especificación ulterior, la posible colabo‐ ración con las nuevas realidades eclesiales, cuando se habla de “asociaciones de fieles que  se proponen vivir y anunciar la palabra de Dios y mejorar el mundo desde dentro” (Const.  152,1).     6. La teología del carisma  En  los  documentos  del  magisterio  encuentra  un  amplio  espacio,  progresivamente  creciente, una reflexión sobre los carismas, teniendo en cuenta que el tema fue introducido  en la reflexión católica sólo recientemente. Se afirma su carácter trinitario en VC 36; la vida  consagrada debe vivir los propios carismas con fidelidad creativa (VC 37). Además, se de‐ be tener presente la discusión relativa a la coesencialidad de la dimensión institucional y ca‐ rismática de la Iglesia, que por otra parte el documento Mutuae Relationes había ya, aunque  in nuce, afirmado 18 .   En nuestras Constituciones se expresa como consabido el hecho de que el Espíritu  Santo prodiga a la Iglesia dones y carismas —cuya finalidad estriba en renovar y difundir  la Iglesia misma—, entre los cuales se encuentra el carisma confiado a Francisco de Asís y  del  cual  tomó  origen  la  fraternidad  franciscana  (Const.  8,1‐2).  Se  afirma  claramente  que  nuestro apostolado, efectuado según nuestro carisma, debe ser ejercitado bajo la guía del  obispo  (Const.  9,4;  145,1).  La  reciprocidad  entre  institución  y  carisma  está  implícita,  pero  no tematizada.      3. SOBRE LA VIDA FRATERNA    1. Relaciones fraternas y espiritualidad de comunión  En los textos magisteriales, la vida fraterna es leída en clave trinitaria: es una parti‐ cipación  en  la  comunión  trinitaria  que  hace  posible  el  cambio  de  las  relaciones  entre  las  personas (VC 41). Se le solicita a la vida consagrada que sea una experta en comunión, y  que favorezca el avance de la espiritualidad de comunión (VC 46). A la espiritualidad de co‐ munión  se  le  dedica  amplio  espacio  en  el  documento  Caminar  desde  Cristo,  en  el  que  son  desarrolladas algunas afirmaciones de Juan Pablo II en la Novo Millennio Ineunte (CdC 28s).  En nuestras Constituciones, en tanto que connatural a nuestro carisma, la vida fra‐ terna halla mucho espacio. Se le dedica el capítulo VI entero. A pesar de cuanto se ha di‐

18 Cf. MR 34 y las intervenciones de Juan Pablo II y de Benedicto XVI en los encuentros con los di‐

versos movimientos eclesiales. 

11

cho  precedentemente  sobre  la  “comunión  fraterna”  (cf.  2.1),  se  debe  sin  embargo  añadir  que  la  realidad  trinitaria  como  imagen  originaria  de  la  fraternidad  está  ausente.  La  rela‐ ción de comunión alimentada por la Eucaristía está más en relación con Cristo en su miste‐ rio pascual, con la fraternidad y con la Iglesia que con una visión trinitaria (Const. 48).    2. El papel de la autoridad  En los textos magisteriales se desea “reafirmar la importancia de este cargo, que se  revela necesario precisamente para consolidar la comunión fraterna y para que no sea va‐ na la obediencia profesada. Si bien es cierto que la autoridad debe ser ante todo fraterna y  espiritual, y que quien la detenta debe consecuentemente saber involucrar mediante el diá‐ logo a los hermanos y hermanas en el proceso de decisión, conviene recordar, sin embar‐ go, que la última palabra corresponde a la autoridad, a la cual compete también hacer respetar  las decisiones tomadas” (VC 43). Teniendo en cuenta también cuanto se afirma en La vida  fraterna en comunidad, se comprende que el magisterio manifieste su interés por las formas  más abiertas de ejercicio de la autoridad, pero también preocupación por el riesgo de una  pérdida de significado auténtico.  En nuestras Constituciones el tema se aborda desde los caracteres peculiares de la  autoridad según el carisma de San Francisco, describiendo su estilo propio (Const. 156).    3. Inculturación/Interculturalidad de la vida consagrada  En los textos magisteriales la referencia a la inculturación es muy amplia (VC 80);  en referencia a los movimientos migratorios y al fenómeno de la globalización la referencia  al tema de la interculturalidad es cada vez más sensible; testimoniar una comunión posible  también en las y entre las diferentes culturas y condiciones parece constituir una de las ta‐ reas actuales de la vida consagrada (VC 51).  En  nuestras  Constituciones  el  tema  de  la  inculturación  es  tratado  en  términos  de  “pluriformidad en la unidad” (Const. 6). El tema de la interculturalidad tiene como princi‐ pio para su cotejo a la fraternitas, pero en cuanto tal no aparece. La única referencia posible  es la experiencia del Colegio Internacional San Lorenzo de Brindis (Const. 43,5). Creo que  en la revisión de las Constituciones se debería tener en cuenta el hecho de que la intercul‐ turalidad va a constituir un dato cada vez más influyente tanto en la sociedad como en la  Iglesia.       4. LA TAREA DE LA VIDA CONSAGRADA    1. El primado de la vida espiritual  En los textos magisteriales se afirma con creciente insistencia como tarea específica  de la vida consagrada la profundización y la promoción de la vida espiritual (VC 93). En  esta  perspectiva  se  afirma  la  Palabra  de  Dios  como  primera  fuente  de  toda  espiritualidad  cristiana (VC 94); la importancia de la lectio divina y de la meditación comunitaria. La impor‐ tancia de la liturgia, en particular de la divina eucaristía, el sacramento de la reconciliación, la  dirección espiritual y el santo rosario (VC 95). Al primado de la vida espiritual la instrucción  12

Caminar desde Cristo le dedica su tercera parte entera: 20‐32. Son profundizados los temas  propuestos  por  Vita  Consecrata 19 .  Particular  énfasis  se  pone  en  la  Eucaristía,  tanto  por  su  capacidad de conformar con Cristo, como por el hecho de que en la liturgia eucarística está  concentrada toda forma de oración (CdC 26) 20 . Se aconseja a los consagrados que se ofrez‐ can para acompañar a cuantos se puedan hallar en búsqueda de una espiritualidad autén‐ tica (VC 103).  En nuestras Constituciones están ampliamente contenidos los elementos que identi‐ fican el primado de la vida espiritual. Hay también una referencia a la idea de que nues‐ tras casas puedan llegar a ser centros de espiritualidad (Const. 25,4; 52,2). Desde el punto  de vista lingüístico, en nuestro texto legislativo se podría quizás evidenciar en mayor gra‐ do el carácter de primado de la vida espiritual, que, en cambio, en cuanto tal se queda más  bien disperso en el texto.     2. Vida consagrada y misión  En los textos magisteriales  se afirma la conexión intrínseca existente entre la con‐ sagración  y la misión, la cual tiene  como sujeto a  la vida  fraterna (VC 72). Se  debe  hacer  continuamente un discernimiento de los signos de los tiempos, para que así la vida consa‐ grada pueda aportar su aportación propia para responder a los problemas del hombre de  hoy. Ello implica un discernimiento en fidelidad a la regla y a las Constituciones y en co‐ munión con toda la Iglesia, elaborando y poniendo en marcha nuevos proyectos de evan‐ gelización  para  las  situaciones  actuales  (VC  73).  La  contribución  fundamental  de  la  vida  consagrada  a  la  evangelización  es  “una  vida  totalmente  entregada  a  Dios  y  a  los  herma‐ nos, a imitación del Salvador que, por amor del hombre, se hizo siervo” (VC 76). Además,  encontramos la importancia de la vida consagrada en el diálogo ecuménico (VC 100‐101) e  interreligioso (VC 102).  En  nuestras  Constituciones  el  capítulo  XII  está  dedicado  por  entero  a  la  misión,  bien ilustrado por la espiritualidad de San  Francisco. Tal vez podría ser útil alguna refe‐ rencia a la naturaleza misionera y testimonial de la vida religiosa en cuanto tal y al hecho  de que el tema debe estar presente desde la formación. El tema del diálogo interreligioso y  ecuménico apenas está esbozado.     Los  documentos  magisteriales  apuntan  también,  como  signo  de  los  tiempos  en  el  ámbito de la misión, la importancia de la presencia de los consagrados en el mundo de la  educación (VC 96‐97) y de la cultura (VC 98). El tema está prácticamente ausente de nues‐ tras Constituciones.   

19 Se nos concentra, en la estela de la Novo Millennio Ineunte, en la contemplación del rostro de Cristo 

(CdC  22‐23)  en  sus  múltiples  formas:  la  Palabra  de  Dios  (24),  la  oración  contemplativa  (25).  Caminar  desde  Cristo añade la necesidad de contemplar el rostro de Cristo también en los momentos de prueba, en los cua‐ les nosotros mismos llegamos a ser partícipes del misterio pascual (27). 
20  Sobre  esto  véase  también  la  reciente  exhortación  apostólica  postsinodal  Sacramentum  Caritatis 

67.81. 

13

3. Predilección por los pobres  En los textos magisteriales recientes encontramos amplia referencia a la necesidad  de vivir una opción preferencial por los pobres y los necesitados, y también la llamada a  vivir una vida sencilla y austera (VC 82‐83). Caminar desde Cristo 34‐36 profundiza y detalla  la contribución necesaria en favor de los pobres a que está llamada la vida consagrada. La  atención  de  la  llamada  magisterial  se  dirige  ante  todo  a  subrayar  el  carácter  cristológico  del compartir, de la compasión y de la cercanía en las relaciones con los pobres y los que  sufren, en el sentido indicado en Mt 25. En particular, el documento insiste en la capacidad  de la vida consagrada, según la propia determinación carismática, para insertarse en am‐ bientes particulares, en relación con los cuales es necesaria una disponibilidad para dejar  atrás lo “conocido” y consolidado, a fin de abrirse a nuevas fronteras de compromiso por  el reino de Dios.   En nuestras Constituciones este punto está bastante bien tratado. El tema de la po‐ breza, como compromiso personal y comunitario, o bien como compromiso de compartir  con los pobres, encuentra amplio espacio. Se puede decir que muchas de las llamadas de  atención salidas a la luz en los últimos documentos magisteriales sobre la vida consagrada  han  sido  anticipadas  en  nuestra  legislación.  Más  aún,  quizá  se  pueden  hacer  notar  en  el  texto de las Constituciones algunas repeticiones con respecto al tema. Se podría añadir una  referencia a la opción preferencial por los pobres, que falta explícitamente. Además pudie‐ ra ser significativo ilustrar la relación con los pobres en términos más bíblicos, como por  ejemplo la compasión, la proximidad, el compartir, etc. (términos actualmente escasos en  el texto). Por último, me parece que desde el punto de vista legislativo sería bueno reducir  las afirmaciones a lo esencial, haciéndolas así más incisivas y atrayentes.      5. CUESTIONES QUE CONCIERNEN A LA FORMACIÓN    1. Sentido global de la formación    En  los  documentos  del  magisterio  el  tema  de  la  formación  está  entre  los  más  pro‐ fundizados en los últimos años. Estamos frente a textos que tratan de clarificar la identi‐ dad, el contenido y los métodos de la formación en la vida consagrada. Vita consecrata ve  en la conformación con Cristo como conformación con su identidad filial el sentido de to‐ da la formación: “El objetivo central del proceso de formación es la preparación de la perso‐ na para la consagración total de sí misma a Dios en el seguimiento de Cristo, al servicio de  la misión... Desde el momento en que el fin de la vida consagrada consiste en la conforma‐ ción con el Señor Jesús y con su total oblación, a esto se debe orientar ante todo la forma‐ ción. Se trata de un itinerario de progresiva asimilación de los sentimientos de Cristo hacia  el  Padre.  Siendo  éste  el  objetivo  de  la  vida  consagrada,  el  método  para  prepararse  a  ella  deberá contener y expresar la característica de la totalidad” (VC 65) 21 . En esta perspectiva, el 

21 “Si bien es cierto que la renovación de la vida consagrada depende principalmente de la forma‐

ción, también es verdad que ésta, a su vez, está unida a la capacidad de proponer un método rico de sabidu‐

14

principio de la conformación filial es propuesto como criterio para organizar los distintos  aportes, dando vida a una formación integral 22 . Se recuerda por último que hay que poner  atención, mediante las estructuras adecuadas, a la formación de los formadores (VC 66). Ya  antes  el  documento  Potissimum  institutioni  se  había  ocupado  en  detalle  de  la  estructura  formativa 23 .  En nuestras Constituciones, en el ámbito de la formación, el tema de la conforma‐ ción a los sentimientos de Cristo está en cuanto tal ausente. Además, el tema de la forma‐ ción integral es invocado, ciertamente, pero le falta sin embargo el criterio de integración  de las diversas competencias. Por el hecho de ser central en nuestra espiritualidad el tema  de la conformación con Cristo, un subrayado de los sentimientos del Hijo de Dios podría  completar bien cuanto hasta ahora se ha englobado. Sobre la formación de los formadores,  nuestras Constituciones esencialmente no dicen nada, a pesar de que nuestra Orden, sobre  todo  con  el  Instituto  Franciscano  de  Espiritualidad  (Antonianum)  y  con  el  Secretariado  General  para  la  Formación, ha promovido tal  formación,  que merece ser  adecuadamente  valorizada 24 .     2. Formación permanente   En los documentos magisteriales se recomienda que formación inicial y permanente  estén intrínsecamente conectadas (VC 69‐70). Se recuerdan también sus dimensiones fun‐ damentales:  el  primado  de  la  vida  en  el  Espíritu;  la  dimensión  humana  y  fraterna;  la  di‐ mensión apostólica; la dimensión cultural y profesional; profundización del propio caris‐ ma a fin de releer desde él cualquier otro aspecto del propio camino (VC 71). La instruc‐ ción Caminar desde Cristo profundiza en la importancia de la formación permanente como  exigencia para educar la propia libertad en el sentido de estar siempre dispuesta a apren‐ der (CdC 15). Además, se debe también recordar una idea pedagógica, hoy cada vez más  unánime,  que  considera  a  la  formación  permanente  como  la  imagen  originaria  de  la  for‐ mación en cuanto tal. La formación permanente es ese talante continuo de profundización  de la propia vida como vocación, al cual la formación inicial ha de introducir.  En nuestras Constituciones la conexión entre formación inicial y permanente resul‐ ta un poco débil y poco explícita; los elementos puestos en evidencia por el magisterio y 

ría espiritual y pedagógica, que conduzca de manera progresiva a quienes desean consagrarse a asumir los  sentimientos de Cristo, el Señor” (VC 68). 
22 Esto es subrayado particularmente por CdC 18.  23 Aquí es precisada la identidad de la consagración (PI 6‐18), con particular referencia a los aspectos 

pedagógicos que tienen que ver con la asunción de los consejos evangélicos como forma de vida, y los acto‐ res y ámbitos (PI 19‐30). Entre estos se recuerda al Espíritu Santo y a María, pero también a la Iglesia, la co‐ munidad, los superiores y formadores, y sobre todo la responsabilidad personal del propio candidato, la dimen‐ sión humana y cristiana, la ascesis y las cuestiones referentes a la sexualidad, las etapas (PI 42‐71). El docu‐ mento  trata  desde  la  fase  preliminar  hasta  la  formación  permanente  (continua)  como  una  única  realidad  formativa, sin olvidarse de hacer consideraciones sobre la pastoral vocacional. 
24 Por el momento existe sólo una nota en las Ordinationes 2/1. 

15

por la reflexión psicopedagógica sobre la vida consagrada en los últimos dos decenios po‐ drían ser acogidos, en forma sucinta, también por nuestras Constituciones.    3. Ratio Institutionis  En  los  documentos  magisteriales  se  invita  encarecidamente  “a  todos  los  Institutos  de vida consagrada y a las Sociedades de vida apostólica a elaborar cuanto antes una ratio  institutionis, es decir, un proyecto de formación inspirado en el carisma institucional, en el  cual se presente de manera clara y dinámica el camino a seguir para asimilar plenamente  la espiritualidad del propio Instituto”. Se trata hoy de “una verdadera urgencia” (VC 68).  Además, la ratio institutionis debe contener también un proyecto de formación permanente  que ha de ser dispuesto de acuerdo con las distintas edades de la vida.  En  nuestras  Constituciones  se  habla  de  ratio  formationis  (plano  formativo)  (Const.  24,7) como instrumento que cada provincia o bien las circunscripciones de provincias de‐ ben formular, si bien sólo en referencia a la formación inicial. La escucha de las indicacio‐ nes magisteriales, y también las exigencias impuestas por la globalización y por la inevita‐ ble interculturalidad creciente de nuestras fraternidades, reclaman que la Orden se dote a  nivel central de un plan formativo fundamental que abarque también a la formación per‐ manente, al cual puedan referirse las circunscripciones y las provincias para adaptar cuan‐ to  hasta  ahora  se  ha  propuesto  a  su  situación  concreta.  Tal  exigencia  necesita,  según  mi  opinión,  ser  acogida  a  nivel  de  Constituciones.  Dados  los  actuales  desafíos,  deberían  ser  oportunamente  mejor  clarificadas  las  funciones  del  Secretariado  General  para  la  Forma‐ ción (Const. 24,4‐5).    * * * * *    Como se habrá percibido con nitidez, muchos valores importantes para nosotros no  han  sido  ni  siquiera  tocados  en  el  presente  estudio.  Aquí  se  ha  pretendido  únicamente  hacer mención de aquellos temas que, presentes en los documentos magisteriales recientes  sobre la vida consagrada, están, o bien tratados en modo distinto, o bien ausentes en nues‐ tras actuales Constituciones. Con ello se ha pretendido simplemente proporcionar un ins‐ trumento para un ulterior debate fecundo en el seno de nuestra Orden.   

16

BIBLIOGRAFIA SELECTA      1. Intervenciones del magisterio     BENEDICTO XVI, «Discorso ai superiori e alle superiore generali degli istituti di vita consa‐ crata e delle società di vita apostolica» (lunes 22 mayo 2006), en L’Osservatore Romano  (lunes‐martes 23 mayo 2006), 5.  BENEDICTO XVI, «Lettera in occasione della plenaria Congregazione per gli istituti di vita  consacrata  e  le  società  di  vita  apostolica,  (27  septiembre  2005),    en  L’Osservatore  Ro‐ mano  (viernes 30 septiembre 2005), 5.  CONCILIO  ECUMÉNICO  VATICANO  II,  Constitución dogmática Lumen gentium (21 noviembre  1964), en AAS 57 (1965), 5‐67: EV 1, 284‐456.  CONCILIO  ECUMÉNICO  VATICANO  II, Decreto Perfectae caritatis (28 octubre 1965), sobre la re‐ novación de la vida religiosa, en AAS 58 (1966), 331‐353: EV 1/702‐770.  CONGREGACIÓN PARA LOS  INSTITUTOS DE  VIDA  CONSAGRADA Y  SOCIEDADES DE  VIDA  APOSTÓ‐ LICA, Potissimum Institutioni (2 febrero 1990), en AAS 82 (1990), 470‐532: EV 12/1‐139.  CONGREGACIÓN PARA LOS  INSTITUTOS DE  VIDA  CONSAGRADA Y  SOCIEDADES DE  VIDA  APOSTÓ‐ LICA,  La  vita  fraterna  in  comunità  [La  vida  fraterna  en  comunidad]  (2  febrero  1994):  EV  14/345‐537.  CONGREGACIÓN PARA LOS  INSTITUTOS DE  VIDA  CONSAGRADA Y  SOCIEDADES DE  VIDA  APOSTÓ‐ LICA, Instrucción Ripartire da Cristo. Un rinnovato impegno della vita consacrata per il ter‐ zo millennio [Caminar desde Cristo. Un renovado compromiso de la vida consagrada en el ter‐ cer milenio] (19 mayo 2002): EV 21/372‐510.  CONGREGACIÓN PARA LOS  INSTITUTOS DE  VIDA  CONSAGRADA Y  SOCIEDADES DE  VIDA  APOSTÓ‐ LICA, Instrucción Attenta alle condizioni (8 diciembre 1998), sobre la colaboración entre  Institutos para la formación: EV 17/1806‐1895.  CONGREGACIÓN  PARA  LOS  RELIGIOSOS  Y  LOS  INSTITUTOS  SECULARES  –  SAGRADA  CONGREGA‐ CIÓN PARA LOS  OBISPOS,   Mutuae Relationes (14 mayo 1978),  en AAS 70 (1978), 473‐506:  EV 6, 586‐717.  CONGREGACIÓN PARA LOS RELIGIOSOS Y LOS  INSTITUTOS  SECULARES, Dimensione contemplativa  della vita religiosa (12 agosto 1980): EV 7, 505‐541.  CONGREGACIÓN  PARA  LOS  RELIGIOSOS  Y  LOS  INSTITUTOS  SECULARES,  Instrucción  Renovationis  causam  (6  enero  1969),  sobre  la  renovación  de  la  formación  en  la  vida  religiosa,  en  AAS (1969) 103‐120: EV 3, 694‐747.  CONGREGACIÓN  PARA  LOS  RELIGIOSOS  Y  LOS  INSTITUTOS  SECULARES,  Religiosi  e  promozione  umana (12 agosto 1980): EV 7, 436‐504.  JUAN  PABLO  II,    Ai  religiosi.  Catechesi  del  mercoledì  28  settembre  1994  –  29  marzo  1995,  LEV,  Città del Vaticano 1995.  JUAN  PABLO  II,  Exhortación  Apostólica  post‐sinodal  Vita  Consecrata  (25  marzo  1996),  en  AAS 88 (1996), 377‐486: EV 15/434‐775.  JUAN  PABLO  II,  Exhortación  Apostólica  Redemptionis  Donum  (25  marzo  1984),  en  AAS  76  (1984), 513‐546: EV 9/721‐758.  17

JUAN  PABLO  II, Carta Apostólica Litterae encyclicae, a todas las personas consagradas de las  comunidades religiosas y de los institutos seculares con ocasión del año mariano (22  mayo 1988), en AAS 80 (1988), 1639‐1652: EV 11, 672‐694.  PABLO VI, Exhortación Apostólica Evangelica Testificatio (29 junio 1971), en AAS (1971), 497‐ 526: EV 4, 996‐1058.  PABLO VI, Motu Proprio Ecclesiae Sanctae (6 agosto 1966), en AAS 58 (1966), 758‐787: EV 2,  696‐769.  SÍNODO DE LOS OBISPOS, La vita consacrata e la sua missione nella Chiesa e nel mondo. Lineamenta  (20  noviembre  1992),  en  Enchiridion  del  Sinodo  dei  Vescovi,  II,  1989‐1995.  Edizione  bi‐ lingue.  A  cura  della  SEGRETERIA  GENERALE  DEL  SINODO  DEI  VESCOVI,  EDB,  Bologna  2006, 4374‐4449.  SÍNODO DE LOS OBISPOS, La vita consacrata e la sua missione nella Chiesa e nel mondo. Instrumen‐ tum Laboris (20 mayo 1994), en Enchiridion del Sinodo dei Vescovi, II, 1989‐1995. Edizio‐ ne bilingue. A cura della SEGRETERIA  GENERALE DEL  SINODO DEI  VESCOVI, EDB, Bolog‐ na 2006, 4450‐4625.    2. Bibliografía sobre la renovación de la vida consagrada    ABBRUZZESE S., La vita religiosa. Per una sociologia della vita consacrata, prefacio de Léo Mulin,  Guaraldi, Rimini 1995.  ASSOCIAZIONE  CANONISTICA  ITALIANA  ‐  GRUPPO  ITALIANO  DOCENTI  DI  DIRITTO  CANONICO  (edd.), La vita consacrata nella Chiesa. Atti del 32º Incontro di studio (Borca di Cadore, 27  giugno‐1 luglio 2005), Glossa, Milano 2006.  BALTHASAR H.U. von, Gli stati di vita del cristiano, Jaca Book, Milano  21996 (ed. en alemán,  francés, inglés, español).   BÖHLER  H.,  I  consigli  evangelici  in  prospettiva  trinitaria.  Sintesi  dottrinale,  Cinisello  Balsamo  1993.  BONI A., «La vita consacrata nel suo essere della Chiesa e non nella Chiesa», en Antonianum  73 (1998), 679‐694.  CANOBBIO G., «La vita consacrata nelle esortazioni apostoliche postsinodali. Dalla Christi‐ fideles  Laici  ad  oggi»,  en  Chiesa  Locale,  vita  consacrata  e  territorio:  un  dialogo  aperto,  Il  Calamaio, Roma 2004, 43‐60.  CASTELLANO J., «Lumen Gentium ‐ Perfectae Caritatis ‐ Vita Consecrata: unità dinamica e  novità di tre testi magisteriali sulla vita consacrata», en Informationes SCRIS 22 (1996)  1, 164‐184  CENCINI A., Vita consacrata. Itinerario formativo lungo la via di Emmaus, Paoline, Cinisello Bal‐ samo 1994.  DALBESIO  A., E lasciato tutto lo seguirono. I fondamenti biblici della vita consacrata, EDB, Bolog‐ na 1993.   ETZI P., «Il concetto di consacrazione religiosa nel supremo magistero dal Concilio Vatica‐ no  II  allʹEsortazione  apostolica  post‐sinodale  “vita  consacrata”»,  en  Antonianum  37  (1997), 571‐602.  18

GARCÍA PAREDES J.C.R., Teologia della vita religiosa, San Paolo, Cinisello Balsamo 2004.  GONZÁLEZ SILVA S.M. (ed.), I frutti del cambiamento. A 40 anni dal “Perfectae caritatis”, Àncora  Editrice, Milano 2006.  MARTINELLI P. (ed.), Il rinnovamento della vita consacrata e la famiglia francescana, EDB, Bolog‐ na 2007.  MATURA  T., E lasciato tutto lo seguirono. Fondamenti biblici della vita religiosa, Qiqaion, Mag‐ nano 1999.  MONTAN  A.,  «La  vita  consacrata  nel  mistero  della  Chiesa  fra  tradizione  e  rinnovamento.  Dal Concilio vaticano II al codice di diritto canonico (1983)», en Lateranum 57 (1991),  515‐576.  NERI F., «La ricezione del Vaticano II nell’Ordine dei Frati Minori Cappuccini», en P. MAR‐ TINELLI (ed.), Il rinnovamento della vita consacrata e la famiglia francescana, EDB, Bologna  2007, 167‐183.  PARDILLA  A.,  Vita  consacrata  per  il  nuovo  millennio.  Concordanze,  fonti  e  linee  maestre  dell’esortazione apostolica «Vita Consecrata», LEV, Città del Vaticano 2003.  PIANO  L.,  «La  posizione  della  vita  consacrata  nella  Chiesa.  Risvolti  ecumenici»,  en  Studi  Ecumenici 24 (2006) 627‐638.  PIANO L., «La posizione dei religiosi nella Chiesa negli interventi dei Padri conciliari sullo  schema ‘De Ecclesia’ al Concilio Vaticano II», en Seminarium 4 (1997) 804‐834.  POLI G. F. (ed.), Supplemento al Dizionario Teologico della Vita Consacrata, Àncora Editrice, Mi‐ lano 2003.  PONTIFICIA OPERA PER LE VOCAZIONI, Benedetto sia Dio [Nuove vocazioni per una nuova Europa.  «In Verbo Tuo…»]. Documento Final del Congreso sobre las vocaciones al sacerdocio y  a la vida consagrada en Europa, Roma, 5‐10 mayo 1997, en EV 16 1533‐1706.  RAHNER K., «Sui consigli evangelici», en ID., Nuovi Saggi, II, Paoline, Roma 1968, 513‐552.   RODRÍGUEZ A.A. – CANALS  CASAS J.M., (edd.), Dizionario teologico della vita consacrata, edi‐ zione italiana a cura di T. GOFFI – A. PALAZZINI, Àncora Editrice, Milano 1994.  ROVIRA J., «Principali contenuti dottrinali sulla vita consacrata nei documenti del Magiste‐ ro a partire dalla fine del concilio vaticano II», en Claretianum 46 (2006), 79‐113.  SALONIA G., «Il cammino della persona consacrata dal “Perfectae caritatis” ad oggi», en Re‐ ligiosi in Italia 352 (2005), 17*‐28*.  SARTORIO  U.,  Dire la vite  consacrata  oggi.  Alla  ricerca  di  nuove  sintesi  vitali,  Àncora  Editrice,  Milano 2001.  SCARVAGLIERI G, Vita consacrata e inculturazione, EDB, Bologna 1999.  SCHEUER M., Die evangelischen Räte. Strukturprinzip systematischer Theologie bei H.U. von Balt‐ hasar, K. Rahner, J.B. Metz und in der Theologie der Befreiung, Echter, Würzburg 1990.  SECONDIN B., Per una fedeltà creativa. La vita consacrata dopo il sinodo, Paoline, Milano 1995.  TERRINONI U., Parola di Dio e voti religiosi. Icone Bibliche. Volume unico, EDB, Bologna 2004.  TILLARD J.M., Davanti a Dio e per il mondo. Il progetto dei religiosi, Paoline, Roma 1977.  VANZAN P. – VOLPI F. (edd.), Studi e saggi sulla vita consacrata, Il Calamo, Roma 1997. 

19