You are on page 1of 2

Trudy  Aguayo   El  mundo  según  Beckett              El  capitalismo  a  partir  de  los  años  ochenta  va  a  tomar  características

 universales,  porque  las  naciones   poco   a   poco   comienzan   a   unirse   a   partir   de   tratados   comerciales   o   del   comercio   de   mercancías   directamente.  Esto  pareciera  beneficiar  a  todos  los  participantes,  pero  ha  llevado  a  la  ruina  a  países  que   tienen   una   mayor   dependencia   de   los   productos   extranjeros   y   una   poca   demanda   de   su   producción   nacional.            El  reconocimiento  de  la  participación  de  un  país  en  la  globalización  nos  lleva  a  entender  que  el  estado   sociedad  de  ese  país  queda  desarticulado  en  beneficio  de  una  sociedad  mundial,  que  reclama  la  entrega   incondicional  de  los  bienes  de  un  país  ante  el  proteccionismo  de  una  nación  líder  como  lo  es  USA  que   llega  a  reorganizar  los  espacios  políticos  de  las  naciones  del  tercer  mundo  y  emergentes.            Esta   colaboración   trasnacional   destroza   la   política   estatal   y   la   deja   tan   sólo   en   una   colaboración   transnacional   que   da   vida   a   este   poder,   es   decir   pasamos   del   gobierno   de   una   Nación   a   si   misma   al   gobierno  de  una  sociedad  mundial  sin  fronteras,  en  donde  lo  político  no  tiene  capacidad  de  soberanía  si   no  que  se  tiene  que  limitar  a  la  globalización  económica,  ecológica,  cultural  y  sociológica  del  mundo.            Nuestro   mundo   se   ha   transformado   a   una   velocidad   incomprensible   para   las   sociedades   de   las   naciones,   ya   que   no   todos   pueden   alcanzar   los   niveles   de   vida   de   las   naciones   hegemónicas   y   sí   ven   como   poco   a   poco   se   va   diluyendo   la   organización   nacional   tradicional   por   otra   de   competencia   económica  que  dirige  a  la  política  de  los  países.            Algunas   sociedades   o   provincias   mantienen   una   oposición   a   esta   unificación   mundial   reforzando   la   producción   tradicional   como   una   aportación   a   la   globalización   trasladando   al   resto   del   mundo   sus   productos  y  formas  de  vida  que  no  entran  en  competencia  con  lo  que  se  esta  prestableciendo.              Las   sociedades   están   quedando   marginadas   en   lo   político   y   en   lo   cultural   con   su   propio   gobierno   y   con  la  globalización,  ya  que  defienden  sus  tradiciones  como  los  últimos  vestigios  de  identidad  nacional   que  se  niegan  a  morir.            La   política   multisectorial   de   un   país   se   esta   dirigiendo   hacia   la   unidad   inicial   del   multilateralismo   globalizado  que  ya  perdió  su  territorio  como  definición  de  nación.  Ahora  los  estados  glocales  se  están   incluyendo  como  provincias  de  una  sociedad  mundial,  tanto  en  el  mercado  como  en  su  política,  por  lo   que  su  globalización  se  convierte  en  un  quehacer  político  obligado.            La  visión  cosmopolita  de  nación  fracaso  cuando  se  intentó  mantener  las  características  nacionales  y   los  países  se  vieron  obligados,  por  medio  del  miedo  a  perder  esa  soberanía  y  convertirnos  únicamente   en   colaboradores   trasnacionales,   que   confronta   al   gobierno   con   la   sociedad   en   una   guerra   virtual,   ya   que  el  estado  toma  las  decisiones  por  toda  la  sociedad.  

Yoatzin Balbuena 12-12-3 23:40 Comment [1]: CALIFICACIÓN:  9   Muy  buena  comprensión  del  texto.   Faltó  una  respuesta.   Muy  bien  absorbidos  los  conceptos.   Yoatzin Balbuena 12-12-3 23:21
Comment [2]: Es  importante  saber  el   nombre  correcto  del  autor  del  que  nos   disponemos  a  hablar,  no  es  Beckett,  es  Ulrich   Beck.  

Yoatzin Balbuena 12-12-3 23:37
Comment [3]: Ésta  es  sin  duda  una  vía   para  reconocer  la  sociedad  mundial.  

Yoatzin Balbuena 12-12-3 23:26 Comment [4]: Y  en  una  oportunidad  de   revalorar  las  particularidades  regionales.  

         El  poder  de  los  estados  centraliza  toda  la  responsabilidad  política  para  incorporarse  al  nuevo  mundo  y   simultáneamente  descentraliza  todas  las  pautas  sociales  y  culturales  a  grupos  minoritarios  que  aceptan   esta  responsabilidad.            Un  problema  para  las  corporaciones  trasnacionales  es  el  tipo  de  cambio,  ya  que  poco  a  poco  deben  ir   pagando   impuestos   que   otorguen   a   las   naciones   divisas   suficientes   para   la   competencia   globalizada;   esto   significa   que   las   empresas   extranjeras   deben   caer   en   las   trampas   fiscales   de   las   naciones   beneficiadas,  porque  estas  necesitan  fortalecer  el  valor  de  su  moneda.              Cuando  se  mencióna  una  soberanía  inclusiva,  se  dice  que  los  estados  nación  seden  su  soberanía  y  su   autonomía  para  poder  pertenecer  a  los  grupos  de  países  que  tienen  un  gran  poder  trasnacional  que  les   produce  una  cierta  riqueza.  Se  debe  perder  algo  para  ganar  más.            Toda   esta   globalización   la   podemos   enmarcar   en   una   especie   de   medievalismo   donde   los   estados   trasnacionales   exigen   la   lealtad   de   las   naciones   súbditos   para   permitirles   pertenecer   a   este   nuevo   mundo,  sacrificando  el  respeto  de  cada  nación  en  el  mundo  por  el  de  simples  siervos  de  un  rey  poderoso   que   es   el   mercado   mundial,   que   en   estos   momentos   está   creando   una   recuperación   económica   aparente  ya  que  la  sociedad  no  recibe  los  beneficios  de  estas  políticas.    

Yoatzin Balbuena 12-12-3 23:37 Comment [5]: Las  trampas  fiscales  son   producto  de  las  lagunas  legales.  

Yoatzin Balbuena 12-12-3 23:39 Comment [6]: Muy  buen  ensayo,  felicito  al   autor.  Trudy,  me  quedé  con  ganas  de  saber   cómo  había  penetrado  la  globalización  en  tu   propia  vida.