You are on page 1of 3

LA PAREJA Y LOS 4 ACUERDOS

Claudia Grissel Munguía Castillo
Hace un tiempo cayó en mis manos un libro que me pareció fantástico. Es claro y sencillo, pero con un contenido de gran riqueza para mejorar la calidad de vida y relaciones personales. Se trata del libro Los Cuatro Acuerdos del Dr. Miguel Ruíz. ¿Cuántas veces no has tenido una bronca con tu pareja y te das cuenta de que las cosas se hicieron grandes de algo pequeño? Decía por ahí algún maestro que tuve que lo mejor siempre es irse a lo básico, a lo simple (“back to basic”), y esto también se aplica a la relación de pareja. Si tratamos de llevar a cabo los cuatro acuerdos con la pareja, los resultados son muy positivos.

Primer acuerdo: Sé impecable con tu palabra. ¿Qué es eso de ser impecable? Suena como a concepto religioso, pero nada que ver. Este primer acuerdo se refiere al hecho de no agredir o atentar contra uno mismo u otra persona a través del lenguaje. ¿Alguna vez te has pegado o se te ha caído algo y lo primero que sale de tu boca es un insulto para contigo mismo? ¡Ah, qué güey soy! Pues eso es pecar contra uno mismo. Y con los demás, ni se diga. Sucede algo que no te parece y sin dificultad dices algo así como eres un +*@%&$; y se en verdad te hacen enojar, hasta la mamá del otro sale a relucir. Si lo llevamos al terreno de la pareja, basta con recordar el último pleito, discusión o comentario burlón para darnos cuenta de que probablemente pecamos contra el otro sin mucha dificultad y con cierta frecuencia. De lo que se trata con este primer acuerdo es de respetarme y respetar al otro a través de mi lenguaje. Sé que hoy en día es de lo más común que nuestro vocabulario no sea precisamente el más propio, pero también me parece que estamos hablando de algo más allá de las palabras, hablamos de la intención que estas llevan. Peco cuando me agredo o agredo a mi pareja; peco cuando con una palabra produzco una herida; peco cuando mi lenguaje lleva una intención negativa. ¿Qué pasaría en tu relación si desde tu lenguaje se maneja un cuidado que refleje amor y respeto?

1

Muchas veces recibimos comentarios de nuestra pareja que tienen un gran impacto en nosotros. emociones y creencias. más bien de lo que se trata es de hacer una reflexión en el sentido de pensar que algunos comentarios que recibo de mi pareja puede que no tengan que ver conmigo. En el primer caso. que eso es machismo puro y no tendría por qué ser si hay igualdad de géneros. la comunicación se haría mucho más sencilla.Segundo acuerdo: No te tomes nada personal. Lo que sucede es que cada quien ve las cosas según su propia experiencia. Esto de ninguna manera quiere decir que hay que descalificar o no tomar en cuenta lo que mi pareja me dice. ¿Cómo sabes? Uno de los más graves errores que cometemos al comunicarnos es interpretar al otro. qué padre!. pues no me engancho tan fácilmente con lo que me dicen y comprendo que no todo gira en torno a mí. A mí se me hace que no me llamó porque ya no le intereso. Tercer acuerdo: No hagas suposiciones. aprendizaje. aunque puede ser que no sea así. ¿Cuál de los dos puntos de vista es válido? Pues los dos. puede ser que me digan que. Yo me pregunto qué es lo que nos pasa que nos impide simplemente preguntar o aclarar lo que necesitamos saber del otro. Al suponer. Nuevamente. Llega un chavo a recoger a su novia y le abre la puerta del coche. ya no hay interés. Puede ser que hoy algo de mi a él le parece maravilloso porque así lo ve. tal vez no es lo que me gustaría escuchar. pero tampoco es necesariamente cierto. piensa ella. En el segundo caso. comprendo y también tengo claras las cosas. Luego le platica a su mejor amiga y ella le dice que cómo le puede gustar eso. sino con el otro. ya tengo claridad. pero por lo menos ya sé y no hay incertidumbre o suposiciones. y tal vez ayer algo que hice le pareció horroroso porque en su sistema de creencias así lo tiene codificado o simplemente andaba de malas. La novia le puede llamar caballero y la amiga macho y no es que una esté bien y la otra mal. ¿Qué no sería mucho más sencillo si simplemente preguntara por qué no me ha llamado? Claro. Ver las cosas de esta manera evita muchas broncas. sino con el otro. ¡Guau. pero también puede ser que me diga que no ha tenido la oportunidad por falta de tiempo. Si hoy me dice que soy lo máximo y ayer me dijo que soy de lo peor resulta que ni el primer ni el segundo comentario tienen realmente que ver conmigo. de alguna manera nos movemos del mucho real al mundo de las ideas y corremos el riesgo de estar pensando cosas que no 2 . como decía mi maestro: back to basic. en efecto.

porque ser y dar lo mejor de ti implica también el ser capaz de reconocer tus propias limitaciones y no exigirte lo que no eres capaz de ser o dar. Prueba. Lo que sí sé es que ayudan a vivir una mejor relación con la pareja. Cuarto acuerdo: Haz siempre tu mejor esfuerzo. 3 . decirle lo importante que es para mí. luego dos. prueba. Hacer tu mejor esfuerzo con tu pareja es actuar en tu plena capacidad. Y ojo. puede ser que tu pareja te de la clave. por lo general. aún en los pequeños detalles. Comienza por un día. ¿Cuántas veces. Hacer tu mejor esfuerzo significa quedarte con la satisfacción de haber sido y dado lo mejor de ti. depende de cada quien. pues seguro es que me quiere dar a entender que… Nuevamente. ¿qué no es más sencillo preguntarle directamente qué te quiere decir? Recuerda: No hagas suposiciones (y trata de no dar lugar a ellas). platícalo. Y si de plano no escucho esta voz interna. ni menos.son. Hacer tu mejor esfuerzo es poder irte a dormir con una sonrisa al pensar en tu pareja. te has quedad con la sensación de que pudiste haber hecho un mejor esfuerzo con tu pareja? Pude haberle llamado. la verdad. ¿Fácil? ¿Difícil aplicar los acuerdos? No sé. ni más. Te invito a que lo intentes. la cosa es que no siempre le hacemos caso. Si tan solo quedar en el pensamiento no pasa nada. una semana y pronto será un estilo. verás los beneficios. pero la cuestión es que. hay repercusiones emocionales que luego convertimos en acciones y conductas que pueden no ser las adecuadas. No se trata de que constantemente te juzgues o le restes valor a lo que haces. pero tal vez mañana… ¿Y por qué no ahora? A veces dejamos de vivir el presente con intensidad por estar preocupados por el futuro o atorados en el pasado. ¿Cómo sé que en realidad estoy haciendo mi mejor esfuerzo? Todos tenemos una voz interna que nos lo dice. ¿No es más fácil preguntar? Otro ejemplo. Ser todo lo que eres y dar lo que verdaderamente puedes. Tu chava te hace un comentario y tú te preguntas ¿Qué me quiso decir con eso? Ah.