You are on page 1of 1

EL ECONOMISTA LUNES, 3 DE DICIEMBRE DE 2012

Web: www.eleconomista.es E-mail: gestion@eleconomista.es

57

Gestión Empresarial

El teletrabajo en España está lejos de alcanzar los niveles europeos
La mayoría de las personas que utilizan esta modalidad de empleo son hombres casados
Esther Romero MADRID.

Finlandia alcanza una cifra del 17%, mientras que en nuestro país ese dato es del 8%
do de su mujer al país suramericano. No todo son ventajas, también hay inconvenientes, y de hecho el que más destacan los tres –Martín, Sánchez y Moreno– es el aislamiento que se produce al no estar en contacto con el resto de compañeros. De hecho, Moreno desde hace cinco años combina el teletrabajo con el trabajo en la oficina, y observa que la principal desventaja es “que puede haber un menor empape de la cultura de la empresa y, si no se toman las medidas adecuadas, puede perderse el siempre enriquecedor contacto no sólo con otros compañeros de trabajo, sino también con otras áreas de la compañía”. Por ello considera que es fundamental que el teletrabajo esté bien planteado, o lo que es lo mismo, “que sea flexible e integrador, tanto en su diseño conceptual como en su implementación”. Por su parte, Fernando Águeda, director de la región sur de Europa de Arkadis, afirmó hace unos días que “el ahorro de costes para una empresa en desplazamientos, dietas y tiempo de trabajo con este servicio es sustancial”. De esta forma, Águeda destaca que la complicada situación económica que tenemos es “la clave para que muchas

“El teletrabajo en España ha ido en aumento en los últimos años. Las nuevas tecnologías y los avances informáticos han facilitado el poder trabajar fuera del puesto de trabajo”, afirma María José Martín, directora de Atracción y Gestión de Talento de Manpower. A pesar de ello, el teletrabajo está muy lejos de implantarse a gran escala en nuestro país. Sólo un 8 por ciento de los empleados españoles tiene su oficina en su casa. Es verdad que esta forma de empleo ha ido creciendo (el año pasado, en noviembre, era de un 5 por ciento), pero seguimos estando a la cola de países europeos como Finlandia, con una cifra del 17 por ciento, o de Estados Unidos, donde el teletrabajo se desarrolla en torno al 15 por ciento, tal y como informó Ep. Aun así, Martín opina que irá en aumento en España debido a la regulación que se ha hecho del mismo en la última reforma laboral del Gobierno y también a causa de las nuevas tecnologías y el mercado laboral cada vez más globalizado. Jesús Sánchez, formador y docente, en la actualidad realiza labores de consultoría y formación. Imparte cursos de forma virtual y seminarios para la Comunidad Europea, Fundación Tripartita o Comunidad de Madrid, entre otros, en la modalidad de informática y comunicación. Para él todo lo que hace “comporta una gran responsabilidad, mucho orden en el quehacer cotidiano, una actitud exquisita frente al trabajo de cada día. Los teletrabajadores nos podemos permitir pocas licencias, yo creo que ninguna, respecto al trabajo. Siempre se necesita una actitud exigente y de superación”.

El principal inconveniente es el aislamiento al no estar en contacto con los compañeros
GETTY

Permite ahorrar costes
El perfil en nuestro país de las personas que trabajan desde su hogar está en un 54 por ciento de hombres, de los cuales la mayoría están casados (el 80 por ciento) y tienen un nivel de estudios superior a la media, tal y como recogen los datos de la empresa de colaboración remota Arkadis. Las cifras del análisis hecho por esta compañía muestran que la mayoría de los empleados prefieren el teletrabajo, ya que es una forma de conciliar la vida laboral y familiar, además de que posibilita contar con “un horario laboral flexible, autonomía y control sobre la actividad a desarrollar, re-

No todos los profesionales pueden tener su oficina en casa
No hay que olvidar que no todos los profesionales se pueden permitir el trabajo desde casa. Muchos trabajadores, debido a su posición, necesitan, sin poder evitarlo, estar presentes físicamente en su lugar de trabajo, como los camareros, los trabajadores de una imprenta o los abogados durante un juicio. “Debemos ser conscientes de que el teletrabajo no se repartirá de modo regular y uniforme, y probablemente se produzca una combinación que permita flexibilizar las modalidades. Así, roles como por ejemplo los directivos, o roles sin necesidad de un ámbito presencial cien por cien, como el comercial, podrían incorporar de un modo más generalizado este sistema”, recuerda María José Marín, directora de Atracción y Gestión de Talento de Manpower. Es por ello que no se puede generalizar y tampoco se puede intentar implantar esta modalidad de empleo en todos los ámbitos, pues, por ejemplo, un cirujano nunca podrá trabajar desde su casa.

ducción de costes, y ahorrar tiempos en el desplazamiento, lo que hace que se produzca más”, asegura Sánchez, cuya opinión coincide con las razones que tienen las principales compañías que usan esta modalidad no presencial. De la posibilidad de conciliar la vida familiar y laboral, Ignacio Moreno, socio-director de la empresa Picboard2000, sabe bastante. Y es que asegura que se siente un privilegiado por haber podido disfrutar de primera mano del crecimiento y de la evolución de cada uno de sus cuatro hijos, “puesto que mi oficina la tenía instalada en mi casa”. Moreno, gracias a esta modalidad de trabajo no presencial, ha podido gestionar su empresa desde Sao Paulo (Brasil), donde ha vivido desde 2007 hasta hace pocos meses, a causa del trasla-

grandes y medianas compañías opten por combinar sus reuniones presenciarles con otras virtuales”. Por ello Arkadis está especializada en estas videoconferencias. ¿Deberíamos teletrabajar más en España? Jesús Sánchez lo tiene claro. Cree que en nuestro país ya son muchos y cada vez más los que trabajan desde casa, aunque los tiempos que corren y “la sociedad que nos ha tocado vivir, nos indicarán el camino a seguir a cada persona. Por supuesto que en medio de todo esto surge el teletrabajo como forma moderna de actividad profesional. Estamos ciertamente lejos de los números de estos países (Europa, Estados Unidos), pero en este cambio de valores que se está produciendo creo que habrá un gran desplazamiento en esa dirección”.