You are on page 1of 6

Julien LE LEC, licence 3, grupo 6

Carlos V (1500 – 1558)
I. Herencia e infancia
Carlos nace el 24 de febrero de 1500 en Gante. Es el segundo hijo de Juana la Loca y de Felipe el Hermoso. Es el nieto de Maximiliano I de Habsburgo y de María de Borgoña, y de Fernando de Aragón y de Isabel de Castilla. Así concentra cuatro dinastías: Borgoña, Habsburgo, Aragón y Castilla. Pero rápidamente, todo se acelera en cuanto al proceso de sucesión. Juana se convierte en reina de Castilla en 1504 con la muerte de Isabel. En 1506, Felipe el Hermoso fallece y Juana está encerrada en un convento de Tordesillas. Desde 1501 y durante 17 años, Carlos vive sin sus padres en Flandes. En 1506, se vuelve Conde de Flandes. De 1507 a 1515, Carlos se queda en Malinas, donde está la corte de Margarita de Austria Tiene una educación según las costumbres de la época, sobre todo las tradiciones borgoñas. Carlos vive en el lujo, la abundancia y participa En banquetes, fiestas… social es muy importantea y con la en esta corte, la vida Esta corte acoge también muchos artistas como Van Eyck. Carlos tiene a su lado personajes influyentes como Adriano de Utrecht, Guillermo de Croy que van a educarle. Le enseñan la política, la religión, y el francés (como lengua materna ).

La herencia de Carlos

II.

Carlos V : Rey de España e Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
1.

Los primeros años del reino y sus dificultades.

En 1516, con la muerte de Fernado el Católico, Carlos se convierte en el nuevo rey de España: es Carlos I. Pero la reina legítima era Juana. Así, Carlos decide titularse rey y confirma la nueva intitulación: «Doña Juana y don Carlos su hijo, reina y rey de Castilla».

En 1517, decide salir a España, en primer lugar a Tordesillas para ver a su madre y que ella acepte el hecho de compartir el título. Juana acepta también que Carlos mande para ella. Son motivos políticos importantes que subrayan el deseo de afirmarse como el verdadero rey, de concentrar cada vez más poderes entre sus manos y de buscar una legitimidad en España. Es por lo que lo más importante es que el pueblo le acepte porque las primeras reacciones revelan la imagen de un rey muy joven, extranjero de España y de las costumbres de este país (la lengua por ejemplo). Carlos busca su legitimidad. En esta atmósfera de tensión, Carlos abre las Cortes de Valladolid para obtener dinero y la fidelidad de la nobleza. En contrapartida, tiene que respetar muchas condiciones como la de aprender el Castellano. Después, Carlos reúne las Cortes de Aragón y de Barcelona. Paralelamente, ha muerto Maximiliano I en enero de 1519. A partir de este momento, una lucha propagansita y pecuniaria se organiza entre Francisco I y Carlos. El 28 de junio de 1519, les Principes Electores eligen a Carlos como emperador.

Carlos I se vuelve Carlos V. Hay que notar que esta elección costó mucho dinero para los dos principales protagonistas. Carlos pudo apoyarse en sus banqueros famosos, la familia Fugger. Apenas elegido como emperador, Carlos decide ir a Alemania y elige a Adriano de Utrecht como su representante en España. Este viaje provoca un malestar y sublevaciones porque Carlos ofreció los oficios importantes a personas extranjeras de
España y sacó demasiado dinero de este país. El pueblo se considera extranjero a su rey.

La guerra de la Comunidades (1520-1522)
Estas tensiones desembocan en la guerra de la Comunidades. Es una sublevación de las principales ciudades de Castilla, sobre todo Toledo y Valladolid. Los comuneros rechazan la fiscalidad pesada destinada a las ambiciones imperiales y que el poder este entre las manos de extranjeros. El clero apoya la revuelta. Las ciudades se organizan en la Santa Junta cuyo jefe es Juan de Padilla. Pero son derrotados durante la batalla de Villalar.

Las Germanías
En 1519, ocurre una revuelta antinobiliaria en el Reino de Valencia. Son las milicias las que toman el poder y luchan contra los nobles. El movimiento es derrotado en 1523. Carlos tiene también que reprimir la guerra de Navarra en 1521. Así es importante destacar las dificultades internas del principio de su reino.

2. El nuevo mundo

No hay que olvidar que el Imperio de Carlos V se extiende hasta Nuevas Indias y no deja de desarrollarse gracias a los conquistadores, sobre todo Hernán Cortés y Francisco Pizarro. La conquista tiene dos metas principales: una meta religiosa (evangelización) y económica (el oro). En efecto, mucho oro y plata llega a España. Toda esta riqueza permite a Carlos V financiar su política imperial y sobre todo la guerra. Pero, este aflujo de riqueza provoca un desequilibrio económico importante.

3. La administración del Imperio El inmenso imperio necesita una administración de calidad y coherente. Carlos V deja el gobierno de los Países Bajos a su tía Margarita de Austria y el Imperio germánico a su hermano Fernando. En España, la diversidad de las leyes y de los territorios necesita una reorganización y la creación de nuevos consejos ( alrededor de 12): el Real de Castilla, de Hacienda, de la Inquisición, del Estado… Carlos tiene también un cuerpo diplomático de calidad y un ejército impresionante, muy eficaz (con los Tercios).

Retrato de Carlos V y de su perro

4. La personalidad de Carlos V Podemos describir la personalidad de Carlos V. Las descripciones conocidas dicen que es de «estatura mediana», que tiene un «cuerpo bien proporcionado» y un prominente mentón lo que caracteriza a los Habsburgos. Es también muy piadoso, fiel al catolicismo. No vacila en comer mucho lo que le lleva a sufrir de gota. Tiene un pensamiento basado en un ideal caballeresco y es por lo que Carlos V se considera como un brazo de Dios. Es Dios el que decide de sus éxitos o fracasos. Carlos V tiene también una admiración por el espíritu renacentista. Le interesa mucho Italia y su historia a través del Imperio romano. Siente una atracción por el arte (música, pintura). Es un mecenas importante. En cuanto al amor, se casa con Isabel de Portugal en 1526 y tendrá cinco hijos legítimos.

III. Los grandes conflictos 1. Contra Francia La guerra contra Francisco I marca une gran parte del reino de Carlos V. Ambos tuvieron una educación con ideales caballerescos. La gloria militar es uno de los principales objetivos. Este conflicto se sitúa en una dinámica de guerra entre reyes de Francia y los emperadores a propósito de Italia, lugar de codicia de los franceses, a partir de Carlos VIII que inició la primera guerra de Italia al fin del siglo XV. Con el reinado de Carlos V, vemos aparecer la voluntad de hacerse con el ducado de Borgoña, una herencia familiar. Hubo cuatro guerras entre 1521 y 1544 con muchos tratados de paz, pero en vano. La primera guerra entre Francisco I y Carlos V ilustra la derrota francesa en Navarra y durante la batalla de Pavía en 1525, derrota famosa que traduce la debilidad de la carga de los caballeros frente a la modernización militar.

Francisco I

Francisco I es traslado a Madrid como prisionero. Las negociaciones desembocan en el Tratado de Madrid (1526). En 1527, es importante notar el saqueo de Roma por las tropas imperiales. En 1529, Magarita de Austria y Luisa de Saboya firman la paz: es la «paz de las damas». La muerte de Francisco I en 1547 no detiene la guerra, y los conflictos siguen con Henrique II.

2. La « cruzada » contra los Turcos Carlos V lucha también contra los Musulmanes, sobre todo los Turcos. El imperio otomano, representado por durante el reinado de Carlos V, representa una amenaza directa para el emperador. Carlos V representa, según él, el defensor de la cristiandad frente a la amenaza musulmana y a los piratas berberiscos como Barbarroja. En 1521, Solimán se apodera de Belgrado. Carlos V reacciona y provoca su desbandada a Viena (1529) y en Hungría (1532). A partir de 1533, Barbarroja se alía con Solimán. Este último le nombra gran almirante de la armada turca. En 1534, Barbarroja se apodera de Túnez. En reacción, Carlos V ordena la mobilización general y logra arrebatar Túnez a Barbarroja en 1535. Sin embargo, en 1541, Carlos V decide conquistar Argel pero su ejército sufre una severa derrota.

Solimán el Magnífico

3. La lucha contra el protestantismo Carlos V encarna la defensa del catolicismo. Es su representante y su protector. A partir de 1517, el luteranismo se desarrolla en el Imperio gracias a Martin Lutero. Así nace una religión basada en la Biblia. Sólo es la fe que permite obtener la gracia divina. Lutero considera las Santas Escrituras como la base y la autoridad teológica. Critica al clero por sus abusos y los intercesores como los Santos. Muchos príncipes alemanes adoptan el luteranismo lo que provoca una ruptura política y religiosa muy importante. En 1521, Carlos V declara, a la Dieta de Worms, a Lutero como un hereje. En 1530, convoca la Dieta de Augsburgo para evocar la situación de los principes reformados. Estos últimos presentan a Carlos V la Confesión de Augsburgo, texto fundador del luteranismo.

Martin Lutero

Pero los católicos rechazan el texto, lo que provoca una real ruptura: los príncipes protestantes deciden formar la Liga de Esmalcalda en 1531. Eso desemboca en una guerra entre Carlos V y la Liga. Es importante notar que Carlos está a favor del concilio de Trento (ciudad del Imperio en Italia) para recobrar una unidad religiosa. En 1555, Carlos V deja a su hermano firmar la paz de Augsburgo: cada príncipe puede elegir entre el catolicismo y el luteranismo pero el pueblo tiene que adoptar la religión de su príncipe.

Durante todo su reinado, Carlos V no deja de luchar contra el desarrollo del luteranismo, esta enfermedad que roe el cuerpo del Imperio. Esta lucha incesante resulta ineficaz frente a la difusión de esta nueva religión. IV. La abdicación Enfermo (la gota) y notando el fracaso de sus proyectos, sobre todo en cuanto a la unidad religiosa, Carlos V abdica en un palacio de Bruselas y deja el Imperio germánico a su hermano Fernando, y las posesiones españolas y las Indias a su hijo Felipe. Esta abdicación ya es una idea que tiene en 1540 cuando da en secreto a Felipe el ducado de Milán. En 1548, Felipe se vuelve el heredero de Flandes. Carlos V ya piensa en la herencia que va a dejar. Se retira a un monasterio de Yuste en el que muere en 1558.