You are on page 1of 1

20

OPINIÓN
EDITORIALES

Viernes 14.12.12 HOY

Transparencia para todos
Publicar la lista de defraudadores puede ayudar a paliar el error de la amnistía fiscal
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, anunció ayer ante el pleno del Senado que el Gobierno estudia la manera de adaptar la normativa vigente para poder publicar una lista con los mayores defraudadores y morosos a la Hacienda Pública. Lo ha hecho mientras se estaba debatiendo un proyecto de ley de nuevas medidas tributarias y ha recordado que esta publicidad ejemplificadora ya está implantada en países de nuestro entorno como el Reino Unido o Irlanda. Para el ministro, esta decisión se justifica porque la lucha contra el fraude descansa, en gran medida, en el cumplimiento voluntario de las obligaciones y en la conciencia social. Es imposible no estar de acuerdo con el titular de Hacienda en esta plausible medida de transparencia que trata de paliar el error de la reciente amnistía fiscal. Condonaciones como la producida son las que más destruyen la conciencia fiscal de un país, ya que los ciudadanos honrados ven como se premia a los defraudadores y a los delincuentes en general. El llamativo anuncio de Montoro parece ser una reacción ante las críticas recibidas por una operación inaceptable e inoportuna, que por añadidura ha obtenido un resultado material ridículo. La citada amnistía, tercera de la etapa democrática, que apenas ha permitido aflorar 1.191 millones de euros, menos de la mitad de lo previsto por el Gobierno, se dictó en un momento en que el 88 % de los españoles, según el CIS, pensaba que los impuestos no se cobran con justicia, casi diez puntos más que en 2007, cuando el porcentaje era del 78,3 %. El simple hecho de que el nombre de los mayores defraudadores y morosos aparezca en una lista pública puede ser una eficaz medida disuasoria ante la posible tentación de los transgresores a la vez que una medida ejemplarizante para aquellos que se arriesguen a no cumplir con sus obligaciones impositivas. La medida debe de contribuir a mejorar la conciencia fiscal y será, sin duda, bien recibida por una opinión pública abrumada por los numerosos casos de corrupción

El valor científico y económico de la evaluación de medicamentos
LUIS PALOMO COBOS
UNIDAD DOCENTE. SERVICIO EXTREMEÑO DE SALUD. CÁCERES

Es posible que el consejero de Salud y Política Social no tuviera información suficiente cuando decidió dejar sin efecto las funciones de la persona que ideó y que mantenía la actividad de la Oficina de Información del Medicamento

L

Crónicos sin copago
El próximo Consejo Interterritorial de Salud, que reunirá al Gobierno central y a los de las comunidades autónomas, podría aprobar el fin de la gratuidad del transporte por ambulancia que no se considere urgente. En estos casos, ya contemplados en el decreto de medidas urgentes del pasado abril, el paciente deberá pagar cinco euros hasta un límite que variará entre los 10 y los 60 mensuales, y la medida afectará a todos, incluso a los enfermos crónicos, como los sometidos a diálisis o a quimioterapia. Parece que lo difícil, en materia de recortes sensibles, ha sido dar el primer paso; una vez roto el hielo, la tijera está siendo manejada con gran soltura, hasta sobrepasar líneas rojas inaceptables ya que tras ellas puede haber situaciones insolubles. En momentos de gran dificultad como los actuales, se pueden entender determinados copagos que no afectan decisivamente el funcionamiento del sistema, pero sigue sin ser aceptable ir más allá de ciertos límites. Este copago, en concreto, con las exenciones y cautelas con que se plantea, aportará bien escasos recursos a las arcas de la Sanidad, por lo que cabe preguntarse el sentido de su implantación, que sin duda habrá llenado de alarma al colectivo más débil de todos los usuarios del sistema.

HOY
DIARIO DE EXTREMADURA
Edita: Corporación de Medios de Extremadura Director General: Antonio Pitera Corraliza Director Extremadura: Luis Expósito; Badajoz: Antonio Cid de Rivera; Cáceres: Pablo Calvo; Delegado en Mérida: Juan Soriano; Delegado en Plasencia: Antonio Sánchez Ocaña; Corresponsales: Manuel Martínez Cordero; Deportes: Alberto García de Frutos; Documentación: Domingo Núñez; Diseño: Marcos Ripalda Directora de Operaciones: Dolores Benegas Capote Director Comercial: Jaime Fernández de Tejada Almeida Directora de Marketing: Carmen Touchard Díaz-Ambrona Gerente de HOY.es: Miguel Ángel Jaraíz Director de Control de Gestión: Pedro Rodríguez Vilches

Ángel Ortiz
Mesa de Redacción: José Orantos (Edición, Actualidad y Deportes); Manuela Martín (Región y Local); Celia Herrera (Jefa de Información de HOY.es); Marisa García (Fin de semana); Juan Domingo Fernández (Subdirector en Cáceres)

A mayoría de los profesionales del Servicio Extremeño de Salud, como la mayoría de los políticos, pensamos que habría que disminuir el efecto negativo de las bolsas de ineficiencia del sistema sanitario. Entre otras el excesivo gasto farmacéutico, la variabilidad injustificada y abusiva en determinadas pruebas diagnósticas, o la introducción de nuevas tecnologías, cuya eficiencia debería probarse. También se debería favorecer la capacidad resolutiva de la atención primaria y la fluidez de las relaciones entre atención primaria y el hospital; profesionalizar la gestión y fomentar la participación profesional y ciudadana. Hasta hace unas semanas, la Oficina de Información del Medicamento del SES cumplía con rigor con esa labor de evaluación de nuevas moléculas y de refuerzo de los conocimientos de médicos y farmacéuticos respecto al uso efectivo y eficiente de medicamentos y de medios diagnósticos. Gracias a la labor de la Oficina, en apenas dos años se han editado varias evaluaciones de medicamentos que se han enviado a todos los profesionales sanitarios de Extremadura y que han tenido mucha difusión exterior y un gran reconocimiento por su elevada calidad. Otra de las actividades ha sido la formación en análisis de la información científica y en uso adecuado de los medicamentos, a la que han acudido más de 300 profesionales. También se habían empezado a realizar actividades cortas de información terapéutica entre médicos y farmacéuticos de los centros de salud. La Oficina utiliza un método novedoso de evaluación, la metodología Grade, actualmente la mejor valorada entre los seguidores de la medicina basada en la evidencia. La Oficina es una de las dos únicas organizaciones españolas admitidas en el Grade Working Group y ha recibido felicitaciones de los investigadores de la Universidad canadiense de McMaster, quienes idearon este método de análisis. Esta Oficina actuaba en la práctica como los Centros de Información de Medicamentos, que son obligatorios por Ley. Lo fueron por la Ley 25/90 del Medicamento y lo siguen siendo por la Ley 29/2006 de Garantías de Uso Racional del Medicamento y no necesitan refrendo en el DOE, como no lo han necesitado algunos Centros de Información de Medicamentos ubicados en hospitales. Es posible que el consejero de Salud y Política Social no tuviera información suficiente de estos méritos cuando decidió dejar sin efecto las funciones de la persona que ideó y que mantenía la actividad de la Oficina de Información del Medicamento. Resul-

ta incomprensible entender el cierre de un instrumento de gestión sanitaria tan importante cuando el único coste generado era el salario de un titulado superior, porque el resto de colaboradores seguían en sus puestos de trabajo de médicos o de farmacéuticos. En cuanto a la política sanitaria, recientemente se aprobó en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud coordinar el funcionamiento de las agencias de evaluación de tecnologías que hay en distintas comunidades autónomas. En la información difundida y en las notas de prensa no hemos encontrado alusión alguna a Extremadura. Sería una lástima que la Oficina de Información del Medicamento de Extremadura, que debería ser la interlocutora natural en esa red de agencias, quedara fuera de la toma de decisiones en asuntos como la efectividad de las intervenciones con medicamentos y con tecnologías que pueden repercutir en nuestro gasto sanitario. Porque si de gasto hablamos, aunque los efectos de las evaluaciones y de la formación que lleva a cabo la Oficina se deben medir a más largo plazo, se estima en varios millones de euros el ahorro potencial de sus recomendaciones. Hay profesionales cualificados que afirman que de hasta 4 millones por el uso contenido y responsable de un anticoagulante de reciente introducción en el mercado. En cuanto a la participación profesional, la actividad de la Oficina de Información del Medicamento ha conseguido renovar el entusiasmo de muchos farmacéuticos de atención primaria, que han visto en ella una vía para desarrollar mejor su alta cualificación. Muchos :: IBARROLA médicos han obtenido información independiente y de alta calidad sobre los medicamentos, para mejorar la calidad de sus prescripciones y su efectividad asistencial, y para reducir los costes innecesarios. Cientos de estos profesionales de Extremadura y del resto de España, entre ellos algún catedrático de universidad y varios jefes de servicio hospitalarios, han firmado un manifiesto pidiendo la restitución de la Oficina. La Oficina de Información del Medicamento contribuye a reducir el riesgo moral que supone el consumo inadecuado y excesivo de medicamentos. Porque cuando el gasto farmacéutico lo pagamos entre todos, aunque sea en medicamentos útiles o eficaces, el consumo excesivo no vale lo que cuesta. Es difícil aceptar que haya razones burocráticas o de otro tipo que estén por encima de la razón científica, de la justicia social y de la ética que cimentan un servicio sanitario público, en un tema que puede ser objetivamente beneficioso para la salud de la población y para el presupuesto sanitario.