You are on page 1of 1

A28.

EL COMERCIO

VIERNES 14 DE DICIEMBRE DEL 2012

OPINIÓN
“El asunto, sin embargo, adquiere otro cariz cuando uno toma conciencia de que no es en absoluto descartable que la mayoría pueda acabar decidiendo, por ejemplo, que todas las mujeres –las que crean en ello y las que no– tengan que cubrirse los rostros para salir a la vía pública”. Editorial de El Comercio El cascarón de la democracia / 9 de diciembre del 2012

EDITORIAL

A (toda) la policía se la respeta

E

La nueva ley de la carrera policial menoscaba la imagen de la institución.
pues supone una injustificada intromisión estatal acciones son menos “escandalosas” en la mentalien la vida privada y la libertad de las personas: dad de los autores de la norma. una prohibición de una conducta con la que sus Por otro lado, la concepción que justifica que protagonistas no afectan en nada los derechos de se den leyes sobre la base de las sensibilidades alguien más. Salvo que se entienda que las mayo- morales de la mayoría es también miope. En las rías (cuyos representantes definen las leyes) tiesociedades de hoy, donde ya no hay grandes visionen derecho a que sus conciudadanos no hagan nes compartidas que unifiquen el conjunto de la algo que ellas consideren inmoral, escandaloso realidad, sino más bien una enorme pluralidad de o chocante para su sensibilidad. posiciones encontradas respecto EL VERDADERO ASUNTO Pero esta es una concepción prede los diferentes temas, nadie está Para los redactores de potente: ¿bajo qué título puede un libre de ser minoría en su visión la ley, el problema no grupo de personas usar la fuerza moral de un tema que le importe. está en “el escándalo”, del Estado para impedirle a otras Una vez abierta la puerta de la sino en las relaciones hacer algo con lo que no están afecregulación sostenida en las ideas homosexuales en sí. tando en nada la libertad de nadie? morales mayoritarias, quien un día El de la sensibilidad –moral o no– no es un títues el proscriptor de tales o cuales conductas al día lo, sino una puerta para la arbitrariedad. Para la siguiente puede muy bien ser el proscrito respecto arbitrariedad como la que supone, por ejemplo, de varias otras. que mientras que la ley que comentamos sancioLas defensas que se han dado para la ley, por lo ne con el pase al retiro los amoríos homosexuademás, han sido argumentativamente famélicas, les, castigue con solo seis meses de suspensión a como no podía ser de otra manera. El congresista quienes no pagan las pensiones alimentarias de Mora, por ejemplo, ha dicho que “nadie está oblisus hijos y con dos a seis días de sanción de rigor al gado a prestar el servicio en la Policía Nacional del que golpee a su cónyuge. Aparentemente, estas Perú”. Como si el punto no fuera que todos los ciudadanos tienen derecho a prestarlo. O al menos todos los que posean las condiciones necesarias para poder darlo, las mismas que, ciertamente, no incluyen el sentir deseo sexual por las personas del sexo opuesto. ¿O es que la homosexualidad implica menos fuerza, menos valor, menos inteligencia, menos capacidad cognitiva, menos integridad ética o menos de cualquiera de los elementos necesarios para poder realizar con éxito las labores propias de la policía? Si eso piensan los autores y defensores de esta ley, pues que lo digan y, sobre todo, que lo sustenten. No más afortunado estuvo el Ejecutivo (con la sola y valiente excepción de Ana Jara, quien, una vez más, como en el caso de los abusos del ex ministro Villena, ha mostrado encomiable independencia para decir lo que piensa). Concretamente, el presidente Humala, preguntado sobre el asunto, respondió “hay que respetar a las instituciones”. Si con eso quiso decir que hay que respetarlas aun cuando discriminen y maltraten a grupos de personas, se equivocó de plano. A quien hay que respetar es al ser humano. A las instituciones hay que respetarlas solo en cuanto y en tanto ellas partan de ahí.

n la nueva Ley de la Carrera y Situación del Personal de la Policía Nacional del Perú (Decreto Legislativo 1149) el Ejecutivo estableció como infracción muy grave, sancionable con el pase al retiro, “el tener relaciones sexuales con personas del mismo género, que causen escándalo o menoscaben la imagen institucional”. Cuando se terminaba de escribir este editorial, se informó que el Ejecutivo daría hoy marcha atrás en su norma. Esperamos que así sea, pero creemos que, ante la gravedad del mensaje dado al aprobarla en primer lugar, vale la pena incidir en las razones por las que la misma es un abuso y un despropósito. Comoquiera que la ley no parece tener ningún problema con las “relaciones sexuales con personas del género opuesto que causen escándalo o menoscaben la imagen institucional”, está claro que para sus redactores el problema no está en “el escándalo” o el “menoscabo de la imagen institucional”, sino en las relaciones homosexuales en sí. O, en otras palabras, que en la visión de la ley “el escándalo” es la relación homosexual. Naturalmente, la norma es inconstitucional,

HUMOR PROFANO
- MARIO MOLINA -

EL TÁBANO
- DAMITA DE HIERRO -

M

La madurez
vina teocracia), Rusia (Putin y más Putin) y Siria. En épocas mejores (antes de la muerte de Gadafi), incluso cultivó una amistad con Libia, país que, en palabras de Maduro, fue defendido con “coraje” por el gobierno venezolano. La necesidad de continuar mostrando sus atributos desaparece cuando nos detenemos en las palabras del propio Hugo, que resumen muy bien lo que se puede decir de Maduro: tiene el “corazón de un hombre de pueblo”. Eso sí, como buen semidiós, tiene un talón de Aquiles que podría separarlo del Olimpo que habita el presidente Chávez: no es militar.

ucho se le ha criticado a Nicolás Maduro, vicepresidente venezolano y probable sucesor de Hugo Chávez, no tener preparación universitaria y haber podido abandonar su carrera de chofer de autobús solo gracias a su amistad con el presidente bolivariano. (Un cambio muy positivo para los venezolanos de a pie, considerando que, de acuerdo con reportes de la CIA, Maduro era el conductor con más multas de su compañía). Creo, sin embargo, que muchas veces la preparación tradicional está sobrevaluada, y que más bien debemos concentrarnos en las aptitudes que ha demostrado Maduro en los últimos años. Quizá lo más impresionante de su carrera ha sido su capacidad para las relaciones diplomáticas. Es en gran parte gracias a su labor como ministro de Relaciones Exteriores (2006-2012) que Venezuela cuenta con aliados como Bielorrusia (país que tiene el mismo presidente desde 1994), Irán (di-

¿DEBE PROHIBIRSE A LOS INSTITUTOS EDUCATIVOS EVALUAR A LOS INGRESANTES A INICIAL Y PRIMARIA?

Para una buena educación
- VANETTY MOLINERO NANO -

¿Se norma bien?
- HUGO DÍAZ DÍAZ -

l éxito de nuestros hijos es uno de nuestros grandes anhelos. Procuramos dotarlos de las herramientas necesarias, y una de ellas es el acceso a una buena educación. Este anhelo también lo compartimos como país, porque la infancia es uno de los principales tesoros que tenemos. Durante los primeros siete años ponemos los cimientos para desplegar el máximo desarrollo de las capacidades humanas y construimos las bases de una mano de obra calificada, una comunidad responsable y una economía próspera. Lo que ocurre en esta etapa importa para toda la vida. ¿Qué hacer? La respuesta parece sencilla, permitir que los niños vivan su infancia plenamente, jueguen, imaginen, desarrollen placer por comunicar, descubrir y aprender. La ciencia lo confirma: para que sean grandes, primero hay que dejarlos ser niños. La evaluación en edades tan tempranas, aun cuando sea lo más cuidadosa posible, no es necesaria. La madurez en un niño de 3, 4, incluso 5 años es muy relativa porque están en pleno proceso de desarrollo, que tiene estancamientos, retrocesos y también saltos. Por ello, la organización de la educación inicial es por ciclos, no grados, dándoles a los niños un período amplio para desarrollar a su ritmo las competencias y capacidades que requieren para un primer grado. Asimismo, en estas edades no se pueden detectar con claridad problemas de aprendizaje, justamente porque están en desarrollo. Y los resultados que reportan las evaluaciones están contaminados por factores emocionales, fatiga, desinterés, ansiedad propia y transmitida por el entorno, etc. El incremento de la demanda no ha ido de la

E

Directora de Educación Inicial del Ministerio de Educación

mano con el crecimiento de la oferta educativa. Los niños tienen que postular como mínimo a tres colegios. Cada evaluación genera mucho estrés en una etapa crítica. Con ello avalamos prácticas que van contra su salud emocional y desarrollo. Además, la evaluación a los estudiantes como criterio de selección se basa en el paradigma de la homogeneización que perdió vigencia. El siglo XXI exige una educación capaz de apreciar la diversidad y de trabajar, con y en medio de ella, para enfrentar las demandas de una sociedad globalizada. Así, también, las investigaciones muestran una asociación significativa entre el desempeño escolar y variables extraescolares como el nivel económico de las familias, la educación de los padres, la posesión de activos educativos y culturales en el hogar, y expectativas más altas de las familias sobre el futuro educativo de sus hijos. Si las instituciones necesitan evaluar, lo mejor es que evalúen a las familias; les dará criterios más confiables. A las familias les exigirán conocer el proyecto educativo de la escuela, no solo elegir una institución porque tiene prestigio. Cuando elijan tienen que saber muy bien a qué se comprometen porque la educación es una tarea conjunta. Requerimos de más instituciones educativas de prestigio para atender la demanda existente y que preparen a nuestros hijos para el siglo XXI desplegando su máximo potencial. Para ello habrá que incidir en las barreras inmobiliarias y las municipales, no en el capital humano con el que cuenta el país. El Ministerio de Educación tiene el deber de preservar el interés superior del niño y su reciente decisión lo justifica técnicamente.

esde hace unos meses vienen dictándose algunas normas que en vez de fortalecer la capacidad de decisión de las escuelas la limitan. Pretextando defender los intereses de los padres de familia, se emitió una ley que establece un mecanismo poco funcional de selección de textos escolares y que debilitará el clima de relaciones dentro de las escuelas. Recientemente, la directiva del año escolar 2013 prohíbe la evaluación, de cualquier tipo, a niños durante la admisión, inscripción, ingreso o matrícula en la educación inicial y el primer grado de primaria. La norma iría en la línea correcta si se limitara a cuestionar los inapropiados “exámenes de ingreso”, tipo universidad, que muchos colegios aplican a niños antes de matricularlos y que a su corta edad aun no están en condiciones de defenderse psicológicamente y de asimilar los posibles resultados negativos de una evaluación. Sin embargo, excluir la evaluación como medio para que las escuelas diagnostiquen las potencialidades y dificultades de aprendizaje del niño y aprovechar sus resultados para planificar las medidas de atención de situaciones diversas en el aula es un error. Las escuelas necesitan adoptar estrategias que tengan en cuenta las diferencias y las familias estar informadas respecto de cómo apoyar a sus hijos. Además, la medida constituye un freno poco justificado para actuar preventivamente en el tratamiento de dificultades que podrían superarse con acciones que no representan, en la mayor parte de los casos, un costo significativo. En el 2010, el Centro Peruano de Audición

D

Miembro del Consejo Nacional de Educación

y Lenguaje, en un estudio muestral en 13 departamentos, encontró que el 95% de niños de 5 años tenía uno o más problemas auditivos, de articulación de sonidos, vocabulario y fonológicos que afectan su rendimiento escolar. El diagnóstico sería más dramático si se suman los problemas de vista. Más costoso es perpetuar la repetición y la deserción escolar en primaria y secundaria, cuyo costo asciende a más de S/.800 millones al año. Dicho costo disminuiría si se detectan a tiempo problemas como los descritos y se aplican medidas para reducir el fracaso escolar. Pocas familias están en capacidad de detectar esos problemas. Igualmente, es evidente que si el Estado no realiza esfuerzos para detectar esas limitaciones, las consecuencias del descuido se pagarán en pocos años. Por ello, sorprende la norma adoptada por el Ministerio de Educación en momentos en que se proclama la infancia como prioridad. Si las escuelas, universidades y centros de salud fuesen alentados a realizar esos diagnósticos, harían un gran servicio. Lamentablemente, la directiva del año escolar recorta esta posibilidad. Sería deseable que la ministra Patricia Salas revise la norma. Si lo que se desea es que no haya trato discriminatorio, lo que debe prohibirse explícitamente son los “exámenes de ingreso” a preescolar y primer grado de primaria basados en conocimientos y habilidades que los niños deben tener, los cuales generalmente los fijan las escuelas arbitrariamente. Lo que no debe hacerse es impedir que el colegio conozca las condiciones de aprendizaje que tienen los alumnos al matricularse. El Ministerio de Educación tiene la palabra.