Siu Fernández, Com-Lung 15-Octubre-12

Simbolismo del agua en el libro VI de la Eneida. El “agua” siempre ha poseído cargas semánticas más allá de las que señala la naturaleza; así por ejemplo en el Cristianismo, Juan bautizó a Jesús con agua del río Jordán como elemento purificador, y en la actualidad, los católicos en las iglesias reciben asperjada agua bendita después de escuchar la misa que los sacerdotes ofrecen con el mismo sentido purificador; en filosofía, Tales de Mileto, consideró al agua como el arjé de todo, agua que en tiempos remotos formó parte de los cuatro elementos constitutivos de la naturaleza, y que incluso Tales de Mileto, llegó a considerar como elemento iniciador del ápeiron1; incluso en la mitología maya, el dios Kukulkán, creó la vida por medio del agua, y en la griega, el agua es aquello que ciñe la tierra, y por lo tanto, inicio de la vida, de tal manera que incluso se llega a crear toda una estirpe de Dioses personificando características que el agua posee. ¿Pero qué hay acerca de la mitología latina? En cualquiera de las concepciones anteriores, podemos conciliar ciertas cosas: primero, que es un elemento, purificador; segundo, que es un elemento relacionado con la vida; es un elemento autónomo de fuerza y connotación salvaje. Así, al ser la Eneida, un intento romano “por superar“ la Odisea griega2, se esperaría que la concepción del agua, poseyera una naturaleza similar, sin embargo, en la Eneida, no se presenta al agua con ninguna de éstas características. Claudia Navarro C., hace un recuento de los ríos y lagos que aparecen en la Eneida en el canto VI: 1. Averno: Gruta que rodea la cueva donde se encuentra Eneas con la Sibila; ésta gruta a su vez estaba rodeada de aguas pestilentes, negras y sulfurosas. 2. Aqueronte: Río suspendido que desemboca en el Cócito y a su vez es un brazo de la Éstige; en su recorrido, éste desaparecía, pero cuando volvía a aparecer,
1

Sólo lo llegó a considerar, pero no a afirmar porque se cuestionó el origen del fuego, y como tal, el agua no pudo ser creadora del fuego. 2 La cual posee un pasaje similar (el canto XI), en el que se presenta el Averno griego (la morada de Hades), pero con muy pocas diferencias. Al igual que en la Eneida, se presentan ríos negativos.

No podemos dejar de lado que el hecho de que estas aguas se presenten como escalofriantes. Es cosmológico todo aquello que se adscribe a ciclo de este cosmos. Piriflegetón: Río de fuego que rodea la muralla de Tártaro. en todo el trayecto. no deja de existir en ellos el sentido purificadorcosmológico. . 5. Éste ciclo. pues una vez que han olvidado todo. es por el contexto de la narración de Virgilio3. 4 Como opina Navarro. 4. hasta que vuelve a salir. monstruos. en los ríos “hermosos” se presentan a las almas que gozan de paz4. otros que es un río pero es en realidad una corriente continua y caudalosa que gira nueve veces representando el kósmos. ve fantasmas. se ven personas alegres y tranquilas. Eneas ve a gente que había fallecido con una actitud alterada –sobretodo en donde aparecen ríos “negativos”. los ríos al girar muestran ciclos –el kósmos-. a pesar de que es un pasaje que se pretende mostrar obscuro. éste río retenía impurezas y las conservaba en su interior. y la vida está relacionada con el inicio. 3. sin embargo dichas cargas no están tan alejadas. Me atrevo a decir que en el canto VI de la Eneida la presentación escalofriante de las aguas esta creada para asustar al lector y ejercer en él un pensamiento moralista. pues además de que se presentan en los ríos “oscuros” a las almas que sufren. al desaparecer y reaparecer muestran la vida – como la vida y la muerte-. conectado con el V en donde se celebran las honras fúnebres de Anquises y donde él mismo le pide a su hijo que baje al Averno a visitarlo. familiares y a Dido. pero también amigos. que no poseen la simbología que otras culturas han adjudicado a éste término. Cócito: Río del Hades por donde deambulaban todos aquellas almas que no podían pagarle a Caronte. al hacer olvidar muestran de nuevo el ciclo de la vida. están listos para comenzar a vivir. como dice Anaximandro. Leteo: Río del olvido que fluye por los Campos Elíseos. para resaltar lo bueno pero sobretodo lo 3 En el canto VI. 6. En todos estos ríos podemos reconocer.pero en otros ríos. Así que los ríos no son mas que una presentación artística que el autor presenta. así.formaba un pantano pestilente. Virgilio narra el descenso de Eneas desde la cueva donde se encontraba la Sibila de Cumas. Sin embargo. Estigia: Unos dicen que es una laguna. por él deben pasar las almas de todos aquellos fallecidos que fueron sepultados. está relacionado con la vida.

sino que está tratando de resaltar el sufrimiento de las almas en aguas que parecen terroríficas. no está Virgilio alterando para nada el simbolismo que el término “agua” posee.malo. . porque en realidad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful