You are on page 1of 15

OPERACIÓN “ALFA”: LA C. I. A.

Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA
Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales
ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.
Salvador ALLENDE GOSSENS - 11 de septiembre de 1973

El 04 de septiembre de 1970 el candidato de la Unidad Popular chilena, Salvador
ALLENDE GOSSENS, obtiene la mayoría de votos en las elecciones presidenciales con
un 36,30%, superando a Jorge ALESSANDRI (34,98%) y a Radomiro TOMIC (27,84%)
y el 24 de octubre es proclamado presidente de la República por el Congreso con el
voto de los demócrata-cristianos. En su discurso de asunción del cargo el presidente
ALLENDE expresa:

“… La verdad, lo sabemos todos, es que el atraso, la ignorancia, el hambre de
nuestro pueblo y de todos los pueblos del Tercer Mundo, existen y persisten
porque resultan lucrativos para unos pocos privilegiados. Pero ha llegado, por fin,
el día de decir basta. Basta a la explotación económica. Basta a la desigualdad
social. Basta a la opresión política”.

A la situación que el presidente llamaba a decir basta se podía resumir en los datos
siguientes:

1. Un 17% de las sociedades anónimas concentraba un 78% del capital accionario, y de ellas las
más importantes (menos del 0,5%) controlaban las dos terceras partes de la producción global
del país.

2. Las tierras cultivables y de pastoreo estaban en manos de un 4,2% de la población.

3. El 2% de familias acaparaba el 46% de los ingresos.

4. El 46,2% del capital accionario de las 30 empresas más importantes de Chile estaba
concentrado en manos de firmas extranjeras. Y la minería, origen del 85% de los ingresos
totales de las exportaciones, se hallaba en manos de consorcios estadounidenses.

5. De 1964 a 1970 hubo crecimiento del PIB de un 2% y el índice de aumento demográfico era del
2,5%. La agricultura se hallaba postrada y después de ser exportador de bienes de ese rubro en
los años treintas, Chile tenía que importar muchos productos alimenticios.

6. La deuda externa era de 4.125 millones de dólares, un índice de 422 dólares por habitante.

7. En una década el costo de vida de los chilenos se incrementó en casi un mil por ciento. Los
salarios bajos, las jubilaciones míseras y la remuneración de los campesinos era una quinta
parte del ya crítico salario mínimo de los obreros. En Santiago había 600.000 personas en
viviendas de emergencia. Dos tercios de las residencias campesinas tenían piso de barro y sólo
un 10% tenía luz eléctrica. Había 300.000 desempleados (el 8,3% de la fuerza total).

8. Un millón y medio de niños presentaban desnutrición y 600.000 tenían atraso a causa de mala
alimentación. El índice de mortalidad infantil alcanzaba un 10% en las ciudades y un 30% en
las aldeas, con muerte de 25.000 niños menores de un año por hambre. Y el 60% de los
infantes nacía sin asistencia médica.

9. Solo un 52% de menores campesinos en edad escolar tenía acceso a la enseñanza, por lo cual
el 15% de los chilenos mayores de quince años era analfabeto.
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

Las primeras acciones del gobierno de la Unidad Popular fueron atacar la
desnutrición y el abandono infantil mediante distribución gratuita de leche,
desayunos y almuerzos, libros, calzado y útiles escolares. Hubo aumentos de sueldos
y salarios, incremento de pensiones y jubilaciones y de asignaciones familiares. El
gobierno hizo esfuerzos por abrir nuevas fuentes de trabajo. Y para evitar o
minimizar las manipulaciones de precios de los artículos de primera necesidad, esos
precios fueron congelados.

Esfuerzos similares son realizados para tratar de aumentar el nivel de calidad de
vida y los alquileres son congelados paralelamente al inicio de construcción de
nuevas viviendas urbanas y rurales. Los obreros y desempleados reciben atención
médica y medicinas en forma gratuita y es suprimido el pago por atención
odontológica y primeros auxilios. El reposo post-natal es prolongado hasta tres
meses.

Es obvio que tales modificaciones en el salario real de los trabajadores y la calidad
de vida de los ciudadanos chilenos significaban merma en los beneficios de quienes
se enriquecían a costa de la miseria de la mayoría de la población.

Las principales empresas extranjeras en Chile eran:

Anaconda, consorcio explotador del cobre en las minas de El Salvador, Chuquicamata y La
Exótica; Kennecott, empresa explotadora del cobre en la mina “El Teniente”; International
Telephone & Telegraph (ITT), General Electric Company, General Motors Corporation,
Gulf Oil Corporation, Dow Chemical Company, Du Pont de Nemours, Mobil Oil
Corporation, Phillips Petroleum Company, Armco Steel Corporation, Cerro Corporation,
Ford Motor Company, Union Carbide Corporation, Eastman-Kodak Company, Exxon,
International Business Machines (IBM), RCA Corporation y Chase Manhattan Corporation,
estadounidenses.

Es de señalar que David ROCKEFELLER, presidente del Consejo Administrativo de
Chase Manhattan, era socio de Textileras Yarur, uno de los monopolios chilenos,
dueño además de otras veinte empresas.

Badische Anilin und Sodafabrik (BASF), Farbenfabriken Bayer AG, Farbwerke Hoechst
AG, Volkswagen, AEG-Telefunken, Klöckner, Schering, Merck, Rosenthal, Bosch, Hochtief,
Preussag, Ferrostaal, Phoenix-Rheinrohr, Münchmayer/Petersen & Co., Rodenstock y
Siemens, alemanas.

Royal Dutch Shell, The Rio-Tinto Zinc Corporation Ltd., Imperial Chemical Industries Ltd.,
British Leyland Motor Corporation Ltd., británicas; Hitachi Ltd., japonesa; AG Brown-
Bovery & Cie. y Unilever, suizas, e Ing. C. Olivetti & C., italiana.

Indicador importante para darse una idea de la explotación a que los monopolios
internacionales y sus socios chilenos sometían a los trabajadores: desde 1963 hasta
1969 el costo de vida para la población se incrementó desde un 100% hasta un
260%, mientras las ganancias de los monopolios estadounidenses fueron desde 44
millones de dólares en 1963 a 126 millones de dólares en 1969.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 2 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

¿Eran esas empresas un dechado de buena organización o de muy especiales
direcciones? No. Sencillamente tales cifras eran el resultado de exprimir el sudor a
los trabajadores pagándoles salarios de miseria [hasta 36 Escudos diarios] y
apropiarse de las riquezas naturales pertenecientes a generaciones de chilenos.
Antes de la llegada de la Unidad Popular al gobierno, los consorcios estadounidenses
obtuvieron doscientos sesenta millones ($ 260.000.000) de dólares de ganancias
solo en las minas de cobre, mientras cancelaban al Estado apenas treinta y cinco
millones ($ 35.000.000) de dólares.

Los monopolios internacionales invirtieron en Chile, entre 1956 y 1965, seis mil
millones ($ 6.000.000.000) de dólares y por ellos obtuvieron utilidades de ocho mil
cien millones ($ 8.100.000.000) de dólares, un 135%.

Pero antes de que el presidente electo pronunciara sus palabras, antes de que el
Congreso lo proclamara vencedor en los comicios, ya el gobierno de los Estados
Unidos había comenzado sus actividades para evitar que recibiera el gobierno.

En trabajo elaborado en abril de 2003 expusimos (ver LA C.I.A. EN CHILE: EL “PLAN
CENTAURO” en http://www.aporrea.org/dameletra.php?docid=144)

“Tres o cuatro días después de ser electo por voto popular el presidente Salvador
Allende, el propietario del diario “El Mercurio” --Agustín Edwards-- se reunió con el
entonces embajador estadounidense Edward Korry en casa de un empleado de la
empresa mediática para plantear que no soportaría al nuevo gobierno. El
embajador le dijo que no creía en la posibilidad de un golpe militar y que la CIA
tenía poco margen de acción en la coyuntura. Edwards le comunicó entonces que se
iría inmediatamente de Chile porque Allende lo "aplastaría", así que viajó a Estados
Unidos a reunirse con su amigo Donald Kendall, presidente de Pepsi Cola, quien lo
acogió en su mansión y le designó vicepresidente mundial de esa empresa.

El 14 de septiembre de 1970 Kendall, financista del Partido Republicano, se reunió
con el presidente estadounidense y al día siguiente, en la Casa Blanca, Nixon
convocó al fiscal general, John Mitchell, a Henry Kissinger, a Kendall y a Edwards,
quien expuso los terribles sufrimientos de sus congéneres monopolistas de
empresas y de tierras ante el triunfo de la Unidad Popular. El sensible Nixon sufrió
impresión tal que ordenó una inmediata reunión de Richard Helms, director de la
CIA, con Edwards y Kendall, quienes argumentaron para que la Agencia ayudara a
cerrar el paso a Allende. Esa misma noche, el 15 de septiembre, Nixon se reunió con
Helms, Mitchell y Kissinger, estableció que su gobierno jamás aceptaría al de
Allende y dio "luz verde" al jefe de la CIA para actuar por todos los medios contra
el presidente chileno. Comienza entonces el desarrollo del “Plan Centauro” en sus
posteriores fases o “tracks”, pues en verdad databa de 1962”.

La ITT, uno de los más poderosos consorcios estadounidenses, proponía sus propios
planes políticos, según los cuales quien debía ocupar la presidencia de la República
era el social-cristiano Eduardo FREI, a cuyo fin ofrecieron colaborar financieramente
y en 1971, fracasado su intento de bloquear la llegada de ALLENDE a la primera
magistratura, presentarán un documento de dieciocho (18) puntos, un verdadero
menú terrorista, para ahogar al gobierno chileno y provocar el desastre que dos años
más tarde conduciría al golpe fascista coordinado por la CIA.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 3 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

Veamos un Memorando señalado personal y confidencial del 17 de septiembre de
1970, dirigido por Hal HENDRIX, Director de Relaciones Públicas de International
Telephone and Telegraph (ITT) para América Latina, y Robert BERRELLEZ, Jefe de
Relaciones Públicas de ITT para América Latina desde Buenos Aires, a Edward J.
GERRITY, Vicepresidente Senior de ITT para Relaciones Públicas y Publicidad.

En nota manuscrita se observa que tal documento fue proporcionado a John
MULLIKEN de “Time” y a Charles BARTLETT de “Chicago Sun Times”.

Ese documento consta de ocho (8) páginas, de las cuales copiamos y traducimos la
primera y la quinta, respectivamente.

La aparente ventaja y los medios noticiosos
extranjeros parecen indicar que Salvador Allende
será investido como Presidente el 4 de noviembre,
pero hay actualmente una firme posibilidad de que
no lo sea.

La gran presión ha comenzado en Chile para
asegurar la victoria de Jorge Alessandri en el
Congreso el 24 de octubre, como parte de la
llamada “fórmula Alessandri” para prevenir a Chile
de su conversión en un Estado comunista.

Mediante este plan, luego de la elección de
Alessandri por el Congreso, él renunciaría como ha
anunciado. El presidente del Senado (un
demócrata-cristiano) asumiría el poder presidencial
y unas nuevas elecciones serían convocadas para
dentro de 60 días.

Dichas elecciones muy probablemente opondrían al
presidente Eduardo Frei, entonces nuevamente
elegible, a Allende. Y en tal competencia, Frei es
considerado fácilmente ganador.
Avanzada la noche del martes (15 de septiembre) el
Embajador Edward Korry recibió finalmente un
mensaje del Departamento de Estado dándole luz
verde para actuar en nombre del presidente Nixon.
El mensaje le confería máxima autoridad para
hacer todo lo posible --sin llegar a una acción tipo
República Dominicana-- para evitar que Allende
asuma el gobierno.

En este escenario la clave de si tenemos una
solución o un desastre es Frei, y cuánta presión
puedan ejercer sobre él los Estados Unidos y el
movimiento anti-comunista en Chile en las
próximas dos semanas.

Los diarios de “El Mercurio” son otro factor clave.
Mantenerlos vivos y publicando entre hoy y el 24
de octubre es de extrema importancia. Son la única
voz francamente anti-comunista que va quedando
en Chile y bajo una severa presión, especialmente
en Santiago. Este muy bien puede resultar el talón
de Aquiles para el populacho de Allende.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 4 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

E. Una solución constitucional, por ejemplo, pudiera
resultar de masivos desórdenes internos, huelgas y
guerrillas urbanas y rurales. Eso justificaría moralmente
una intervención de las fuerzas armadas por un período
indefinido. Pero en la exposición de Matte [Arturo
MATTE LARRAIN, empresario y cuñado de Jorge
ALESSANDRI. N del T.] se notaba la poca esperanza en
ello. Los marxistas no caen en provocación. “Usted
puede escupirles la cara en la calle”, dijo Matte, “y le
darán las gracias”. Eso significa que la extrema
izquierda está atenta y tomando todas las precauciones
para neutralizar la provocación.

F. Un plan sugerido a Frei, dijo Matte, fue la
convocatoria a un gabinete militar. Eso sería una forma
extrema de provocación puesto que aludiría a la
ejecución de un golpe. Tendría un claro efecto
psicológico sobre los electores parlamentarios indecisos
en cuanto a quién dar su voto en la decisiva. Pero,
añadió Matte, Frei es reacio a hacerlo sin alguna razón
que lo justifique a los ojos del público. Inferimos de
esto que Frei no actuará a menos que se vea
confrontado con una severa crisis nacional.

G. El Jefe de las Fuerzas Armadas, René Schneider, está
perfectamente al tanto del peligro de la entrada de
Allende. Pero no se moverá una pulgada sin la
aprobación de Frei. Un general retirado, Viaux, está
entusiasmado por actuar inmediatamente, con razón o
sin ella, pero Matte dice que Schneider ha amenazado
con fusilar a Viaux si se mueve unilateralmente. Aunque
Viaux tiene algunos seguidores luego de su abortada
rebelión de hace algunos meses, se duda que
actualmente comande suficientes fuerzas como para
culminar esto él solo.

H. Frei, dijo Matte, está sumamente preocupado acerca
del daño a su importancia en el hemisferio; le inquieta
que puede convertirse, como han expresado los
brasileros, en el Kerensky de América Latina.

Pero todavía se rehúsa a tomar las riendas sin razones
“morales”, dijo Matte.

I. ¿Podría ser él convencido --se preguntó a Matte--
asegurándole el completo apoyo de Washington? Pensó
durante un rato y finalmente dijo que eso ayudaría. La
clara impresión, no obstante, era que él podía sentir que
esto debía ser hecho con suma habilidad y tacto a fin de
no ofender la dignidad nacional chilena. (El nuevo
mandato de Korry puede servir para ese propósito)

J. Los militares tienen planes de contingencia listos
para cualquier tipo de operación que sea necesaria, dijo
Matte.

Como es claramente entendible, la empresa estadounidense tenía información de
primera mano acerca de los acontecimientos políticos del país, lo que le permitía
elaborar planes y proponer sus soluciones, entre ellas la “constitucional” bien
provista de muertos y heridos.

La CIA, por su parte, afinaba sus contactos en todos los ámbitos, especialmente en
las Fuerzas Armadas.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 5 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

El Agregado Militar estadounidense, coronel Paul M. WIMERT, era contacto de la
Agencia (controlado por Henry HECKSLER) con el general de División Camilo
VALENZUELA GODOY, Comandante General de la Guarnición de Santiago y quinto
hombre en la jerarquía militar.

El general VIAUX nombrado en el Memorando era Roberto VIAUX MARAMBIO (a)
“Desiderio”, quien se había rebelado en el Regimiento “Tacna” en octubre de 1969,
evento conocido como “el tacnazo”.

Ese levantamiento fue sofocado y dominado por el general Carlos PRATS.

Los conspiradores, en su tarea por evitar que ALLENDE fuera proclamado, urden el
plan de secuestrar a los cuatro generales líderes en jerarquía para que VALENZUELA
GODOY quedara en primer lugar por antigüedad, y por lo tanto con el control de la
jefatura castrense para luego entregar a VIAUX una de las unidades militares en
Santiago y preparar, con el general Vicente HUERTA CÉLIS, Director del Cuerpo de
Carabineros, una serie de allanamientos en zonas populares para provocar muertos y
heridos, “descubrimientos” de armas y crear así un ambiente de zozobra que
justificara la intervención de las fuerzas armadas.

Luego de discusiones decidieron
secuestrar solo a dos generales,
Carlos PRATS GONZÁLEZ [a la
izquierda en la foto] y RENÉ
SCHNEIDER CHEREAU.

Y a la postre solo el último quedó
marcado para la operación
terrorista, denominada “Alfa”.

Es de señalar que el general
SCHNEIDER, quien obviamente
había sido sondeado en busca de
apoyo para bloquear el
nombramiento del presidente
ALLENDE, expuso en una
entrevista en el diario “El
Mercurio”, el 08 de mayo de 1970, que

“el Ejército es garante de una elección normal, de que asuma la Presidencia de la
República quien sea elegido por el pueblo, en mayoría absoluta, por el Congreso Pleno
en caso de que ninguno de los candidatos obtenga más del 50 por ciento de los votos”.

Para la operación propuesta por el grupo conspirador el general VALENZUELA
GODOY hace solicitud de armas a la CIA y el Jefe de Estación en Santiago remite el
pedido a su cuartel general en Langley.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 6 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

1. EL NOMBRADO POR LA ESTACIÓN (NOMBRE
TACHADO) SE REUNIÓ CLANDESTINAMENTE LA
TARDE DEL 17 DE OCTUBRE CON (NOMBRES
TACHADOS) DOS OFICIALES DE LAS FUERZAS
ARMADAS CHILENAS QUIENES LE MANIFESTARON
QUE SUS PLANES ERAN AVANZAR MÁS ALLÁ DE
LAS POSIBILIDADES PENSADAS. PIDIERON QUE
PARA LA TARDE DEL 18 DE OCTUBRE EL ELEGIDO
(NOMBRE TACHADO) LES SUMINISTRARA DE OCHO
A DIEZ GRANADAS DE GAS LACRIMÓGENO. EN 48
HORAS NECESITABAN TRES
SUBAMETRALLADORAS CALIBRE 45 (“ARMAS
ILEGALES”) CON 500 PROYECTILES CADA UNA. UN
OFICIAL (NOMBRE TACHADO) COMENTÓ QUE
TENÍA TRES DE ESAS ARMAS PERO PODÍAN SER
IDENTIFICADAS POR LOS SERIALES COMO
ASIGNADAS A ÉL, LO QUE LE IMPOSIBILITABA SU
USO.

2. LOS OFICIALES (NOMBRE TACHADO) DIJERON
QUE DEBÍAN MOVERSE PORQUE CREÍAN ESTAR
BAJO SOSPECHA Y VIGILADOS POR LOS
PARTIDARIOS DE ALLENDE. UN OFICIAL (NOMBRE
TACHADO) LLEGÓ TARDE A LA REUNIÓN PUES
HUBO DE TOMAR ACCIONES EVASIVAS PARA
DESEMBARAZARSE DE UNO O DOS TAXIS CON
ANTENAS DUALES, LOS CUALES ÉL CREÍA ERAN
UTILIZADOS POR LA OPOSICIÓN EN CONTRA
SUYA.

[EL TÉRMINO “OPOSICIÓN” ES USADO POR
AGENTES DE ESPIONAJE/CONTRAESPIONAJE PARA
REFERIRSE A ELEMENTOS DE ORGANISMOS
DISTINTOS AL SUYO. N. del T.]

Los complotados hicieron tres intentos. El primero de ellos el 19 de octubre, cuando
el general VALENZUELA GODOY informó que el cuerpo de generales ofrecería una
comida al general SCHNEIDER y se comprometió a entretener a cualquier persona
que pudiera obstaculizar la acción.

Ésta fracasó, sin embargo, porque en lugar de abordar el carro asignado, un
“Mercedes Benz”, el general se fue a su residencia en su auto particular, un “Opel”.

La segunda tentativa fue el 20 de octubre, cuando los encargados del secuestro
esperaron a su objetivo en Plaza Bulnes, cuando se retiraba a su residencia desde las
instalaciones del Ministerio de la Defensa, pero no pudieron ejecutar la acción,
aparentemente por el intenso tráfico.

En la jefatura de la CIA hubo sin embargo algunas dudas (no muy profundas, dada la
decisión tomada) en cuanto a las características de las armas solicitadas por los
conspiradores, como se evidencia en esta comunicación:

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 7 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

1. DEPENDIENDO DE CÓMO VAYA
LA CONVERSACIÓN DEL DESIGNADO
LA TARDE DEL 18 DE OCTUBRE
USTED PUDIERA DESEAR ACOGERSE
AL REPORTE DE INTELIGENCIA
(VARIAS PALABRAS TACHADAS) Y
ASÍ PODEMOS DECIDIR QUÉ PUDIERA
SER DESECHADO.

2. NUEVO TEMA: SI LO
PLANIFICADO POR EL DESIGNADO
CONDUCE A UN GOLPE, O SI ES
ACTIVA Y PÚBLICAMENTE
IMPLICADO, NOS IMAGINAMOS LO
MOLESTO QUE SERÍA SI LA PISTA DE
LAS SUB-AMETRALLADORAS
CONDUJERA A ÉL. ¿PODEMOS
EXPLICAR RACIONALMENTE POR
QUÉ LAS ARMAS DEBEN SER
ESTÉRILES?, ¿DEBEMOS CONTINUAR
HACIENDO EL ESFUERZO POR
PROVEERLAS PONIENDO NUESTRA
CREDIBILIDAD AL LÍMITE PARA EL
OFICIAL (NOMBRE TACHADO) DE LA
MARINA QUE VA A CONDUCIR A SUS
TROPAS CON ARMAS ESTÉRILES?,
¿CUÁL ES EL USO ESPECÍFICO PARA
ESAS ARMAS? TRATAREMOS DE
ENVIARLAS EXPONGA USTED O NO
LA EXPLICACIÓN.

FIN DEL MENSAJE

Efectivamente, las armas pedidas por VALENZUELA fueron enviadas vía valija
diplomática por la CIA:

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 8 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

LAS SUB-AMETRALLADORAS Y MUNICIÓN ESTÁN
SIENDO ENVIADAS POR CORREO (TACHADO)
REGULAR SALIENDO DE WASHINGTON A LAS
07:00 HORAS EL 19 DE OCTUBRE Y DEBEN
LLEGAR A SANTIAGO A ÚLTIMAS HORAS DE LA
TARDE DEL 20 DE OCTUBRE O TEMPRANO EN LA
MAÑANA DEL 21 DE OCTUBRE.

PREFERIBLE EL USO DEL CORREO (TACHADO)
REGULAR PARA EVITAR ATRAER LA ATENCIÓN
HACIA LA OP[ERACIÓN].

FIN DEL MENSAJE

El grupo que fue organizado bajo liderazgo de VIAUX pero dirigido por
VALENZUELA GODOY era una mezcla de fascismo y hamponato, pues en él se
hallaban terratenientes, oficiales activos y retirados de las Fuerzas Armadas y
maleantes de diverso pelaje, desde estafadores hasta traficantes de drogas.

La mayoría de las reuniones para la Operación “Alfa”, por ejemplo, fue realizada en
la “boite”-bar-restaurante “La Sirena” en la avenida “Irarrázaval”, administrado por
Carlos ARAVENA TORO, traficante de cocaína y de dólares en el mercado negro.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 9 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

Pero los conspiradores necesitaban “crear la atmósfera” requerida para que el
secuestro y posteriores acciones tuvieran un culpable: la Unidad Popular y sus
componentes políticos y sociales.

Para 1970 los principales diarios pertenecían a la familia EDWARDS (“El Mercurio”,
“La Segunda” y “Las Últimas Noticias”), a la familia PICÓ (“La Tercera”) y al
empresario Darío SAINT-MARIE (“Clarín”)

Los partidos políticos tenían “Noticias de Última Hora” (Partido Socialista); “El Siglo”
(Partido Comunista) y “La Prensa” (Partido Demócrata-Cristiano)

Los diarios --con los de la familia EDWARDS a la vanguardia-- comenzaron una
campaña claramente dirigida contra sectores de la Unidad Popular acusándolos de
una serie de atentados terroristas, a cuyo fin llegaron a inventar una organización
por ellos denominada “Brigada Obrero Campesina” (BOC) a la cual atribuyeron
diversos hechos.

Tenemos así que los terroristas dirigidos por los militares y la CIA ponían la música
(explosivos en sitios públicos, derribamiento de torres eléctricas y de señales de
televisión) y los medios de confusión masiva ponían la letra para el festival de sangre
y terror que NIXON y KISSINGER le tenían preparado al país austral.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 10 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

Y en el desarrollo del guión escrito en el Comité de los Cuarenta llegamos al 22 de
octubre de 1970.

En horas de la mañana el general SCHNEIDER, como de costumbre,
salió de su residencia en dirección al Ministerio de la Defensa
tripulando el auto asignado, un Mercedes Benz año 1966. Uno de los
complotados, Jorge MEDINA ARRIAZA (foto), al constatarlo dio señal
llevándose un pañuelo a la cara, y el grupo, ya en posiciones, inició la
operación para bloquear el paso al automóvil del general, lo cual hizo
en la confluencia de “Martín de Zamora” con avenida “Américo
Vespucio”.

Pero el general no fue secuestrado sino asesinado a balazos dentro del auto que
tripulaba.

Veamos comunicación de la CIA del 20 de octubre respecto al caso:

1. EL GENERAL CAMILO VALENZUELA VISITÓ
(TEXTO TACHADO) A LAS (TEXTO TACHADO)
DEL 20 DE OCTUBRE A (NOMBRE TACHADO) Y
REPORTÓ QUE SCHNEIDER HABÍA SALIDO
PRIMERO, SEGÚN LO PLANEADO (SIC).
VALENZUELA MANTUVO A OTROS OFICIALES
A LA ZAGA POR LO MENOS DURANTE 20
MINUTOS, DANDO A LOS SECUESTRADORES
SUFICIENTE TIEMPO PARA ACTUAR.

2. (LÍNEA Y MEDIA TACHADAS) VALENZUELA
DIJO QUE PODÍA ASEGURARSE SI LAS
OPERACIONES HABÍAN TENIDO ÉXITO
DENTRO DE OTRAS 3 Ó 4 HORAS EN CUYO
LAPSO DEBÍA LLAMAR (TEXTO TACHADO)
CON FECHA DE (TACHADO) VALENZUELA NO
HABÍA LLAMADO. NO HAY OTRAS SEÑALES
DE LOS EVENTOS REFERIDOS AL SECUESTRO
DE SCHNEIDER.

3. VALENZUELA NEGÓ QUE (NOMBRE
TACHADO) HAYA ESTADO IMPLICADO DE
ALGUNA FORMA EN LA OPERACIÓN. (TEXTO
TACHADO) PROVEYÉNDOLO DE DIRECCIÓN
EN LA CUAL PUDIERA SER HALLADO.
VALENZUELA ESTABLECIÓ QUE OTROS
ARRESTOS PODÍAN OCURRIR. (TEXTO
TACHADO)

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 11 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

El crimen no trajo de inmediato las consecuencias que el gobierno estadounidense y
sus operadores en Chile se figuraban, y la CIA debió encarar tareas no muy
agradables que digamos: a. deshacerse de las armas que habían ingresado por valija
diplomática, lo cual hizo el coronel WIMERT sumergiéndolas en el mar y b. proveer
de dólares a los complotados para su defensa legal y mantenimiento de sus familias.

Un agente de la CIA que ingresó a Chile con pasaporte colombiano, Bruce
MACMASTER, dio detalles de ello al periodista estadounidense Seymour HERSH, y
el coronel WIMERT, en una entrevista que le hiciera la multinacional de confusión
masiva CNN [ver http://homepage.ntlworld.com/jksonc/schneider.html], da detalles
que coinciden con lo dicho por MACMASTER.

Los criminales de alto rango que manejaban las riendas de todo desde Washington,
sin embargo, habían previsto la posibilidad de un fracaso:

MEMORÁNDUM DE CONVERSACIÓN:

Dr. Kissinger, Sr. Karamessines, Gral. Haig en la Casa Blanca – Octubre 15 de 1970

1. Texto tachado en su totalidad.

2. Entonces el señor Karamessines expuso
una crítica respecto a Viaux, al encuentro
de Canales con Tirado, la posición de
última hora (después que Porta fue
relevado del mando “por razones de
salud”) y, con algunos pormenores, la
situación general en Chile desde el punto
de vista de la posibilidad del golpe.

3. Había cierta cantidad de información
disponible respecto al supuesto apoyo a
Viaux de militares chilenos. Hemos
evaluado los reclamos de Viaux
cuidadosamente, basando nuestros
análisis en información de calidad
obtenida de diversas fuentes. Nuestras
conclusiones fueron claras: Viaux no tenía
más que una oportunidad en veinte --quizá
menos--para lanzar un golpe victorioso.

4. Las repercusiones negativas, en Chile e
internacionalmente, de un golpe fallido
fueron discutidas. El Dr. Kissinger tachó

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 12 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

su lista de posibilidades negativas. Sus puntos eran
notablemente similares a la que el señor
Karamessines había preparado.

5. Fue decidido por los presentes que la Agencia
debía entregar mensaje a Viaux advirtiéndole contra
cualquier acción precipitada. En síntesis nuestro
mensaje debía señalar: “Hemos revisado sus planes,
y basados en su información y la nuestra
concluimos en que sus planes para un golpe en este
momento no prosperan. Fracasando, éstos podrían
mermar sus opciones para el futuro. Preserve sus
activos. Estaremos en contacto. El momento llegará
en que usted y sus otros amigos puedan hacer algo.
Ustedes seguirán teniendo nuestro apoyo”.

6. Después de la decisión de desmontar el complot
golpista de Viaux, al menos temporalmente, el Dr.
Kissinger dio instrucciones al Sr. Karamessines
para preservar sus activos en Chile, trabajando
clandestina y seguramente para mantener la
capacidad de operaciones de la Agencia contra
Allende en el futuro.

7. El Dr. Kissinger expuso su deseo de que nuestra
palabra de estímulo a los militares chilenos fuera
mantenida secreta en lo posible. El Sr. Karamessines
señaló enfáticamente que habíamos hecho todo lo
posible con respecto a ello, incluyendo el uso de
oficiales de falsa bandera*, reuniones en autos y
cualquier precaución concebible. Pero nosotros y
los demás habíamos llegado a un gran acuerdo de
hablar recientemente con algunas personas. Por
ejemplo, las extendidas discusiones del Embajador
Korry con mucha gente solicitando un golpe “sin
vuelta atrás”. (Dos y media líneas tachadas) (El Dr.
Kissinger solicitó que la copia del mensaje le sea
enviada el 16 de octubre)

8. La reunión concluyó con la anotación del Dr.
Kissinger de que la Agencia debía mantener la
presión sobre cualquier punto débil visible de
Allende ahora, después del 24 de octubre, después
del 5 de noviembre y en el futuro hasta el momento
en que nuevas órdenes fueran dadas. El señor
Karamessines expuso que la Agencia cumpliría esas
órdenes.

*Falsa Bandera:
En lenguaje del espionaje, consiste en acercarse a
un agente hostil haciéndose pasar por funcionario
de organización amiga o ciudadano de país
amistoso. La persona contactada puede dar
información importante al creer al otro un aliado,
no un agente contrario.

La CIA, en el caso específico de Chile, utilizó agentes que se hacían pasar por
militares argentinos y de otros países latinoamericanos y caribeños en sus contactos
iniciales con los militares chilenos, hasta que éstos “pasaban el examen” como gente
de confianza del gobierno de los Estados Unidos. [N. del T.]

Los medios de confusión masiva y los “periodistas” al servicio del terrorismo
hicieron su trabajo y en algunas publicaciones fueron señalados partidarios de la
Unidad Popular como los asesinos del general.
ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 13 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

Y después tocó el turno a la “justicia” con una decisión que la revista “Punto Final”
del 19 de enero de 1971 titulaba y comentaba así:

Es historia sabida --aunque a veces peligrosamente olvidada-- lo que ocurrió después,
con el estrangulamiento económico a que los gobiernos y banqueros sometieron a
Chile y una sedición activa y constante, bien pagada por el Departamento de Estado
de los Estados Unidos, y los errores cometidos por la dirección de la Unidad Popular.

Son lecciones que deberíamos tener presentes pues deben formar parte de las
necesarias discusiones acerca de la revolución y el socialismo.

En Venezuela, por ejemplo, sería prudente comparar hechos y situaciones como las
ocurridas en Chile pues a veces observamos que el parecido es pasmoso, como la
abierta intervención de la embajada estadounidense, la virtual impunidad con que
actuaban organizaciones decididamente fascistas como “Patria y Libertad” [su jefe,
Pablo RODRÍGUEZ, es cabeza del equipo de abogados que asesora a PINOCHET], la
decisión de la Corte Suprema [¿o se nos olvidaron “el vacío de poder” y los generales
“preñados de buenas intenciones”?] y la actuación en nada disminuida de los medios
de confusión masiva como voceros del gobierno estadounidense, de sus empresas y
de su CIA.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 14 DE 15
OPERACIÓN “ALFA”: LA C.I.A. Y SU VALIJA DIPLOMÁTICA

Las organizaciones satelitales del Departamento de Estado con
cuyos fondos fue financiado el golpe fascista en Chile son las
mismas, aun cuando algunas hayan modificado su
denominación, que actúan en Venezuela transfiriendo dólares
para la conspiración, pero también debemos reconocer que el
propio gobierno ayuda al enemigo con su crónica sordera ante
reiteradas denuncias de recomposición de fuerzas
contrarrevolucionarias en áreas sensibles y de corrupción en
diferentes niveles, las cuales no tienen respuestas y quizá por
ello son vistas por el colectivo como inciertas o
deshonestamente interesadas.

Ello desmoraliza y dificulta el trabajo político, pues mucha gente no ve diferencia
alguna entre las prácticas malsanas de politiqueros, malos gobernantes y corruptos
con algunas ejecutorias de representantes gubernamentales que se autodenominan
“revolucionarios” y “socialistas” pero tienen mañas iguales o peores que las
criticadas a la IV República.

Y en cuanto a los medios de confusión masiva, en Chile el 17 de junio de 1972 el
diario “Tribuna” de Santiago titulaba: «PRESIDIO PERPETUO PARA EL SOCIALISTA
QUE BALEÓ AL GENERAL SCHNEIDER», en una insólita manipulación de la verdad y
con increíble desconocimiento de la ética.

Pero aquí el diario “El Nacional” no esperó tanto, pues
el mismo 12 de abril de 2002 atribuía a los “Círculos
Bolivarianos” los muertos y heridos que los grupos
armados de los mismos golpistas --entre ellos algunos
personeros de ese diario-- habían causado el día
anterior.

El título era otro embuste pues quedó suficientemente
demostrado que la “renuncia” del presidente se trataba
de una trampa más de los sediciosos, trampa sembrada
y abonada por todos los medios escritos y
audiovisuales comprometidos con la embajada
estadounidense, pues hasta vimos a locutores “leyendo” un texto inexistente.

Este nuevo aniversario de una tragedia que enlutó al Continente debiera servir para
motivar nuestra capacidad de investigación, análisis y asimilación de lecciones.

El capital posee mucha experiencia y la sabe utilizar para perpetuarse en la posición
de mando, no importa a qué precio.

Por el lado del trabajo parece que no tenemos muchas veces idea de dónde venimos
ni hacia dónde podemos ir, pues cometemos los mismos errores, somos reacios a
estudiar nuestra historia, saber de qué fuimos capaces y evitar tropezar con el
mismo obstáculo, muchas veces colocado por nosotros mismos.

ÁNGEL C. COLMENARES E. SEPTIEMBRE 11 DE 2006 PÁGINA 15 DE 15