You are on page 1of 2

Coordinación de Activismo

Comunicado de prensa

Paraguay: El presidente Lugo debe poner en consonancia la retórica y la
acción sobre las comunidades indígenas

Belem (Brasil).– Amnistía Internacional ha pedido hoy, 29 de enero, al
presidente de Paraguay, Fernando Lugo, que demuestre su compromiso con
los derechos de los pueblos indígenas resolviendo las reclamaciones sobre
tierras de dos comunidades indígenas, como dispuso la Corte Interamericana
de Derechos Humanos.

La organización hace este llamamiento con motivo de la asistencia del
presidente Lugo al Foro Social Mundial de 2009 en Belem (Brasil), en el que
participa una delegación de Amnistía Internacional junto con tres miembros de
las comunidades indígenas afectadas.

Las comunidades indígenas enxet de Yakye Axa y Sawhoyamaxa fueron
expulsadas de sus tierras y llevan más de 15 años viviendo en precarias
condiciones junto a la autopista de Pozo Colorado-Concepción en espera de
una resolución sobre la reclamación de sus tierras ancestrales. En vista de que
los sucesivos gobiernos paraguayos no resolvían su reclamación, elevaron su
causa a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y después a la
Corte Interamericana de Derechos Humanos –máxima instancia regional–, que
falló a su favor y declaró que el Estado paraguayo debe devolverles sus tierras
ancestrales.

En la sentencia, la Corte Interamericana fijó el 13 de julio de 2008 como fecha
límite para la restitución de sus tierras a la comunidad de Yakye Axa, y el 19 de
mayo de 2009 para la restitución de las suyas a la comunidad de
Sawhoyamaxa. En noviembre de 2008, el presidente Lugo presentó una ley
ante el Congreso para expropiar las tierras de Yakye Axa de manos de
particulares y devolvérselas a la comunidad indígena. El destino de Yakye Axa
está ahora en manos del Congreso. El gobierno de Paraguay no ha hecho
todavía ningún progreso visible con respecto a la restitución de tierras a la
comunidad de Sawhoyamaxa.

“La voz de los pueblos indígenas no se escucha en Paraguay –afirmó Joanna
Bernie, adjunta de investigación y acción de Amnistía Internacional sobre
Paraguay–. Tanto el gobierno como la sociedad en general les han fallado. El
presidente Lugo tiene ahora la oportunidad de romper con el pasado
devolviendo sus tierras a ambas comunidades.”

Habitar sus tierras ancestrales es fundamental para la subsistencia física y
cultural de las comunidades de Yakye Axa y Sawhoyamaxa. En sus tierras
pueden cazar, pescar y recoger agua, vivir con dignidad y preservar sus usos y
costumbres tradicionales; viviendo junto a la carretera, no pueden hacer
ninguna de esas cosas.

“Mientras no se resuelvan sus reclamaciones ni se ejecuten las órdenes de la
Corte Interamericana, cientos de indígenas seguirán teniendo que sobrevivir a

1
Coordinación de Activismo

base de provisiones alimentarias irregulares, y muchos ya han muerto a causa
de enfermedades prevenibles. Si el gobierno de Paraguay no se atiene a sus
compromisos en lo referente a los pueblos indígenas, será testigo de su
desaparición.”

2