You are on page 1of 1

Estructura de la flor de Orquídea

Las orquídeas constituyen la familia más nutrida de las plantas con flor, con
más de 20.000 especies reconocidas y validadas taxonómicamente. Tienen la
peculiaridad de poseer una gran diversidad en lo refiere a forma de sus
flores, no obstante existen elementos estructurales constantes que nos permiten
reconocer cuándo un ejemplar es una orquídea y cuando no.

Debes saber, por ejemplo, que entre las orquídeas encontrarás desde flores muy
pequeñas, tan diminutas que tengan apenas unos milímetros de diámetro, hasta
otras francamente enormes, cuyas medidas pueden pasar los 20 cms. Algunas
tiene las formas más clásicas que nos permiten identificarlas rápidamente, otras
definitivamente no tanto; por lo que suele decirse que esta apariencia es como un
disfraz que las hace más místicas aún.

Sus familiares más cercanas son las Azucenas (Lillium), pero su gran diferencia con
ellas, es que las orquídeas poseen un sólo eje de simetría, que divide su
flor en dos mitades iguales. Es importante que conozcas que la característica más
distintiva de las orquídeas, es que en ellas los órganos sexuales masculinos y
femeninos se encuentran fundidos o casi fundidos, formando una estructura
llamada columna.

Los otros elementos estructurales comunes a todas las orquídeas son: el perianto
(o sea la corola) compuesta de seis segmentos ordenados en dos círculos
concéntricos; en el primero de ellos - exterior - están los sépalos y en el segundo
- interior - pétalos, entre los que resalta el pétalo central llamado labelo ( es
en general el más grande)