El debilitamiento de la configuración unipolar1 Yan Xuetong2

Estados Unidos ha sido el único superpoder desde el fin de la II Guerra, pero su dominación mundial ha sido debilitada desde la crisis financiera del 2008. Es probable que la configuración internacional transite de una unipolaridad de los Estados Unidos como el actor principal absoluto a la bipolaridad con China creciendo en los próximos diez años para convertirse en una contraparte de los Estados Unidos. La disparidad del poder entre China y Estados unidos se está reduciendo. En el 2001, el PBI chino era de aproximadamente la mitad del PBI de Estados Unidos. Si el PBI chino continua creciendo a un ritmo de 8.5 % y el PBI de Estados Unidos crece a menos de 3.8 %, la disparidad entre los dos poderes se va a equilibrar en la próxima década. Mientras tanto, en los próximos diez años, la disparidad económica entre estos dos países y el resto de países continuará creciendo. En los próximos cinco años, sólo Estados Unidos y China podrán disponer más de 100 mil millones en defensa anualmente, incrementando así la brecha de poder entre ellos y el resto. Así pues, la configuración internacional no será caracterizada por unipolaridad o multipolaridad; en términos de poder económico, el sendero hacia la multipolaridad se está disipando mientras el mundo se mueve hacia una estructura bipolar.

1

Traducido por Luis Zaldívar de la versión en inglés publicada en el libro China 3.0 del Consejo Europeo para Relaciones Internacionales. Puede ser accedido en el siguiente link: http://es.scribd.com/doc/112959737/China-3-0-Understanding-the-new-China
2

Yan Xuetong es profesor de la Universidad de Tsinghua y es considerado uno de los intelectuales más importantes del campo de relaciones exteriores. En este artículo publicado en Global Times (órgano de prensa del partido comunista chino) argumenta que la política de no intervención y relaciones basadas en el crecimiento económico no van a ser suficientes en cuanto China y Estados Unidos estén al mismo nivel de potencial económico.

Sin embargo, desde la perspectiva de relaciones estratégica, Estados Unidos sigue siendo el único superpoder mundial. El presidente Barack Obama reemplazó el unilateralismo adoptado por el presidente George W. Bush por el multilateralismo, mejorando efectivamente las relaciones de Estados Unidos con aliados tradicionales y ha obtenido su apoyo. En particular, Estados Unidos ha mejorado sus relaciones con Francia, Alemania, India y Japón en los últimos 4 años. Desde el 2010, la “diplomacia inteligente” de Estados Unidos ha maniobrado mejor el frente internacional que la política de no-alineamiento con China. Es obvio que China y Rusia no tienen suficientes aliados estratégicos para retar la configuración unipolar en este momento. A menos que China pueda cambiar la estructura de poder en los próximos diez años, no podrá llevar al mundo de la unipolaridad a la bipolaridad a menos que forme una alianza formal con Rusia.

Yan Xue Tong, el autor, quien propone una mayor presencia china en las relaciones internacionales La normalización de la diplomacia de intervención Algunos países en desarrollo están adoptando la norma de intervención. Por ejemplo, en Diciembre de 2011, líderes de 33 países de Latinoamérica y el Caribe establecen formalmente la Comunidad de Latinoamérica y el Caribe como el nuevo bloque regional. Estos países firmaron la declaración de Caracas, la cual obliga a los firmantes a intervenir en otros estados miembros en caso haya un golpe militar. En Marzo del 2011, la Liga Árabe –conformada por 22 miembros- llamó a los poderes de Occidente a establecer una zona “libre de tráfico aéreo” sobre Libia. En respuesta a los conflictos militares domésticos de Siria, la Liga Árabe también suspendió la membresía de este país e impuso sanciones económicas en el mes de diciembre de 2011. China votó por el sí en la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que impone sanciones y establece la zona libre de tráfico aéreo a Libia. El mundo puede avizorar una competición entre los principios de intervención y no intervención en el futuro cercano. El principio de intervención tendrá una chance de emerger como la nueva norma internacional mientras que el principio de no-intervención pretenderá persistir como la norma dominante.

El presidente chino Hu Jin Tao y el presidente estadounidense Barack Obama Más de 2,600 años atrás, en China, la norma de intervención fue establecida por la Alianza Kui-Qiu. Miembros de esta alianza fueron prohibidos de conducir un número de actividades ilegítimas como: cambiar la línea de sucesión, cambiar de rango a una esposa a concubina y permitir la participación de mujeres en política. Este tipo de interferencia era la norma por mil años. En 1647, el Tratado de Westfalia desarrolló el concepto de soberanía, el cual se volvió subsecuentemente la norma. La norma internacional moderna de la no-interferencia fue formalmente legitimado Oprah la Carta de las Naciones Unidas de 1945 y consolidado por la práctica por los miembros de las Naciones Unidas Durante el proceso de moverse hacia una estructura bipolar es posible ver el debilitamiento del principio de no-interferencia. Con el declive del rol del poder global, poderes regionales van a buscar la dominación regional e intentarán llevar su influencia en políticas domesticas de otros Estados de la región. En el futuro visible, los principios de interferencia y no-interferencia van a coexistir. Desde el establecimiento de las Naciones Unidas las normas de unidad nacional y autodeterminación han coexistido y ambas han llevado la política internacional de los EstadoNación.

Conversación vacía de las organizaciones internacionales

La habilidad de las organizaciones internacionales de manejar los asuntos mundiales se está reduciendo. Las reglas de las organizaciones internacionales fueron acordadas de acuerdo a las capacidades de los miembros luego de las II Guerra Mundial. Con el paso del tiempo, las capacidades de los miembros han sido muy diferentes desde el tiempo en que fueron establecidas. A pesar que las capacidades de algunos de los miembros se han debilitado, aún se mantienen como decisores primarios y determinan los principios fundamentales de estas

organizaciones. Por ejemplo, los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no han cambiado. De forma similar, el presidente del Banco Mundial es tradicionalmente un norteamericano y el director del FMI es europeo. Con el cambio de la estructura de poder mundial hacia una configuración bipolar, estas organizaciones internacionales van a ser menos efectiva en lidiar con conflictos internacionales. Es más difícil que dos superpoderes estén de acuerdo el uno con el otro en una solución de conflicto internacional que un sólo superpoder domine el proceso de políticas de organizaciones internacionales. Durante la Guerra Fría, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas han ejercitado sus vetos de manera más frecuente que luego de ésta. La transición de poder de la unipolaridad a la bipolaridad puede generar vetos más frecuentes en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en las últimas dos décadas. Cuando están enfrentadas a una crisis, las organizaciones internacionales más van a hablar de los problemas que arreglarlos. Hay una demanda creciente por el establecimiento de nuevas instituciones internacionales que pueden producir soluciones prácticas para resolver crisis globales. Por ejemplo, cuando el G8 falló en resolver los problemas económicos globales se fundó el G-20. Enfrentada a dificultades para establecer el Caucus Económico de Asia Occidental, se estableció el APEC (Foro de Cooperación Asia Pacífico). Enfrentados a la poca resolución de APEC, miembros de la Asociación de Naciones Surasiáticas y otros países del Asia-Pacífico establecieron el 10+1, luego 10+3 y luego el 10+8. Conjuntamente con el incremento del número de instituciones internacionales, el número de cumbres internacionales ha aumentado. Las declaraciones que surgen de estas cumbres se están convirtiendo en cada vez más largas y convulsionadas. Sin embargo, luego de que el consenso es logrado, no hay acciones para implementar los consensos o promover cooperación, Las organizaciones internacionales están ayudando a emitir opiniones en vez de solucionar problemas.

Una demanda mundial por justicia social y equidad
Los principios de equidad y libertad están en competencia directa. Luego de la Guerra Fría, el liberalismo se convirtió en la escuela de pensamiento político internacional de moda. Recientemente, sin embargo, la posición dominante del liberalismo ha sido retada por el

principio de equidad. Luego de que Estados Unidos y la Unión Europea perdieran su ventaja comercial, ellos comenzaron a promover el comercio con equidad mientras ignoraban la superioridad del libre comercio que habían promovido por varias décadas. En el campo del medio ambiente, confrontados con el reto de reducir emisiones de carbono, las economías emergentes propusieron responsabilidades comunes pero diferenciadas en la reducción de emisiones. Esta posición asume el principio de reducción justa en el cual los países desarrollados deben llevar una parte más grande de la responsabilidad. El principio de reducción justa está basado en el concepto de responsabilidad histórica. Países desarrollados terminaron su industrialización primero; Por lo tanto, por los últimos 60 años los países desarrollados, que representan el 17% de la población mundial han sido responsables por un 70% de las emisiones de carbono. Estos países desarrollados deben ajustarse a esta disparidad. En contraste, los países en desarrollo, que representan el 83% de la población mundial, han contribuido con sólo el 30% de las emisiones totales de carbón en los últimos 60 años. Es solamente justo el darle a los países en desarrollo más tolerancia con respecto a la producción de emisiones de carbono. Citando el principio de libertad se está promoviendo el comercio con equidad y las emisiones de carbono. Sin embargo, la verdadera justicia debe estar reflejada en un sistema de responsabilidades diferenciadas. La demanda por justicia en la arena internacional ha empezado a retar al paradigma que reza que el crecimiento económico es la primera prioridad. La producción mundial ha superado largamente la demanda, resultando en un sur plus mundial. Sin embargo, debido a la inequidad en l distribución, los problemas de la pobreza y el hambre persisten. La globalización ha fomentado el desarrollo pero al mismo tiempo exacerbado la polarización entre los ricos y los pobres. Esta es la razón por la que la gente tanto en países desarrollados como subdesarrollados están demandando justicia social más que desarrollo económico. Con los estándares de vida creciendo, la gente se ha vuelto crecientemente intolerante a la injusticia social. La Primavera Árabe, el movimiento Occupy, las protestas europeas contra los planes de austeridad, las protestasen Rusia en contra del fraude electoral, todas son indicaciones que las prioridades sociales se están moviendo del desarrollo económico a la justicia social. El camino hacia la bipolaridad está debilitando la dominación estadounidense así como la tradicional idea norteamericana del comercio totalmente libre, la cual está siendo retada por los llamados a la justicia y equidad.

Reforma Continua

La evolución del sistema internacional ha procedido lentamente con algunos cambios repentinos. El sistema internacional está hecho de actores, configuraciones y normas. Cambios a cualquiera de estos elementos puede afectar el sistema entero. La tendencia actual a la bipolarización, la norma de la inteferencia, y las agencias internacionales inefectivas son todos indicadores de cambios en el sistema internacional. Incrementar la demanda por equidad y justicia social puede ser la mayor fuerza detrás de este cambio. Para proteger sus intereses nacionales, los principios diplomáticos de China necesitan mantenerse al ritmo de los tiempos cambiantes. El Clásico de Poesía3 nos dice que “Aún cuando la dinastía Zhou se encuentra en el mismo país, ésta ha cambiado continuamente”, que significa que la dinastía Zhou puede continuar por cientos de años porque se mantiene en reforma continua. El Libro de Rituales4 dice que “si tu quieres algo nuevo cada día, debes cambiar cada día”. China debe asumir este principio y asegurar que la reforma no se detenga. Si creemos que los logros económicos de China de los últimos 30 años son el resultado de reformas políticas continuas, los mismos principios deben aplicarse a la diplomacia China.

3 4

http://es.wikipedia.org/wiki/Cl%C3%A1sico_de_poes%C3%ADa http://en.wikipedia.org/wiki/Book_of_Rites

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful