You are on page 1of 6

La Gracia: fundamentos bíblicos Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento no conoce explícitamente con la ¡dea de gracia, el término le es desconocido. Sin embargo la realidad que el mismo expresa (y que se revelará plenamente en el Nuevo Testamento) no le es desconocida. La percibe en dos realidades: > La identidad de Dios: es un Dios salvador; > La posibilidad de conversión del hombre.

EL DIOS DE ISRAEL ES UN DIOS SALVADOR
Hemos visto ya cómo Dios crea para la salvación, en el horizonte de la alianza. La alianza presupone la elección. Aunque Israel es un pueblo pecador, ello no desalienta a Dios, al contrario, lo ratifica en su decisión. Por eso la salvación será gratuita, Dios mismo la realizará de la nada (= creación).

La elección:
Es la acción inicial por la cual Yahvé entra en relación con su pueblo y la realidad permanente que da estabilidad a esa relación. Verbo bahar (elegir - preferir - desear - inclinarse por) Uso teológico con Yahvé como sujeto. Notas: a) La gratuidad: La elección es absolutamente gratuita: Dt 7, 6-8; 9, 4-6; 10, 14-15. Los profetas (Ezequiel 16; Oseas) describirán este misterio de amor gratuito a través de la simbología del amor conyugal entre Dios(que es siempre fiel) y su pueblo (que se prostituye cada 2 x 3). La alianza (como el matrimonio) viene precedida por la elección, que no se apoya en cualidades previas a ella (preferido * preferible -» orgullo -» apostasía). b) La funcionalidad: Dios siempre elige para algo, la elección => una tarea para el hombre. Diversos oficios (Dt. 21, 5: sacerdotes; 1 Sam 10, 24: reyes; Jr 1, 5-10: profetas), todos ordenados al servicio del pueblo, que es el destinatario primero de la elección divina. Toda elección de un personaje concreto (Abraham, Moisés, David...) tiende a ratificar la elección del pueblo. Éste, a su vez, es elegido para una alianza que mira a la humanidad entera (Gn 12, 3; Is 49, 6), como mediación de un designio salvador universal. Por lo general, el elegido carece de méritos que justifique su elección (Ej. Abraham, David, Jeremías). Hay un desajuste entre las cualidades del elegido y la tarea que le es encomendada, que destaca el protagonismo absoluto de Dios en la ejecución de su designio y la gratuidad de la elección. Pero al elegido se le requiere una disponibilidad incondicionada, obediencia sumisa y compromiso fiel (es "siervo"). c) La inalterabilidad de la elección: Más que una acción puntual, es un designio permanentemente actualizado en una pluralidad de elecciones obradas por Dios en la historia. Los profetas del Exilio (Is 41, 8-14 goel: situación del destierro - esperanza; Jr 33, 23-26) son quienes más subrayan la inalterabilidad de la elección divina. Por otra parte, el verbo bahar puede tener como sujeto también al hombre. Yahvé es quien toma la iniciativa, pero el hombre puede y debe corresponder, eligiendo a su vez a Yahvé (o alternativamente a otros dioses o valores) Jos 24, 14-18; Dt 30, 15-20. Pero Yahvé no es una entre varias opciones posibles, en paridad de condiciones. Es la única opción atinada, porque en el fondo es reconocer que se ha sido elegido y ratificar libremente la elección divina.

Su uso teológico se refiere a la relación entre Dios y su pueblo. (cf.La alianza: La concreción histórica de la elección va a desembocar en la alianza: que Dios haya elegido (preferido) a Israel. un acuerdo bilateral que se establece por consenso. Es original de Israel (no se da en otras culturas). remite siempre a una iniciativa divina con el fin de establecer con su pueblo un vínculo que trasciende lo jurídico y se ubica en la esfera de las relaciones interpersonales (amistad. El término berít: se usaba en el lenguaje profano (jurídico) para referirse a la autodeterminación por la cual se asume un compromiso con otro. no basada en un discurso metafísico sino en la experiencia histórica de la conducta divina para con el hombre. cuyo juicio es salvación. es justo. Israel interpretó la identidad de Dios. Gn 9. la fidelidad de Yahvé termina siempre venciendo a la infidelidad del pueblo. se muestra en el hecho de que establece con él una alianza. que es santo y santificador. 3-8. Con distintos acentos según la modalidad. A la pregunta ¿quién y cómo es Dios?. Afirma la identidad de Dios. 4. Ex 24. que libera para vivificar. es santo. el Antiguo Testamento responde: es alguien que ha elegido a Israel como el esposo elige a la esposa. Gn 17. cuales son sus atributos y qué efectos causan. 4-5) A partir de la experiencia y el concepto de Alianza. El Dios de Israel es liberador. o bien a un compromiso recíproco.8. 8-17. Sl 89. quién y cómo es. matrimonio). Aunque la parte humana puede romperla. . a las obligaciones que por ello pueden exigirse.

el hombre en cambio lo es por su condición pecadora y su obstinación en el mal. la ley en el corazón). animado por el espíritu de Dios. 12-13 ■ Esto provoca gozo y alegría en el pecador convertido. que finalmente agradece a Dios su misma conversión v. 21-22. y espera de él cierta reciprocidad: Os 10. 5-7. aunque una de las partes haya tenido la iniciativa. puede volverse hacia Dios. no puede hacerlo por sí mismo. 3. 2. El propósito divino es una relación de intercambio de hesed: Os 2. y también del hombre con Dios. de carne. En su uso teológico se aplica a la actitud de Dios con el hombre. El verbo hanan: (ser benigno. => una reciprocidad de sentimientos.14-17.). v. 1. amor entrañable.1.19 ■ Dios acoge al arrepentido. entregarse con amor) Se emplea con frecuencia en los salmos (4.. y así reanudar una relación teologal de intimidad personal. v. 12-17: Yahvé encuentra grato (hanan) a Moisés. tiene capacidad de conversión.. 17). 15-16): el creyente se sabe pecador y pide la benevolencia divina en la oración. lo mismo que Dios (Sal 145. 8 ■ obra la cancelación del pecado (aspecto negativo . La relación Dios . 86. dejarse reconciliar por él. Proceso: (leer Salmo 51) ■ El hombre pecador necesita de la moción divina para ponerse en el camino de la conversión. purificar) v. Siendo pecador. Además de constatar el carácter libre de la opción religiosa humana. por lo tanto. Sin embargo. cualidades distintivas del modo de ser de Dios. lo que prefiera cada uno. Ex 33. compasivo y lleno de ternura. amor estable y definitivo. el Antiguo Testamento agrega: el ser humano es libre y responsable. 7. 9-11 ■ y la renovación interior del pecador (aspecto positivo -» imágenes: corazón nuevo. 3.12. porque responde al amor con amor => reciprocidad de sentimientos en la relación entre Dios y el hombre. Supone fidelidad y constancia. como alternativas ante las que debe optar (Eco 15. v. Expresa la solicitud benevolente de una persona respecto a otra. lo trata personalmente y caminan juntos.. la justicia y el pecado. 14.hombre A la conversión sigue una relación de tipo interpersonal. Dios trata al hombre con hesed. lavar. . los autores sagrados saben que la capacidad para el bien debe ser suscitada y sostenida por Dios. El sustantivo hesed: (aproximadamente "bondad" "amor gratuito") => la idea de una generosidad que va más allá de lo esperable. 3-4 ■ El hombre que se abre a esta iniciativa divina.. v.20 si tú quieres.EL HOMBRE ANTE DIOS: ser capaz de conversión En esta relación con Dios ¿cuál es el rol del hombre? Si Dios es caracterizado por la santidad y el perdón. 6. que el Antiguo Testamento designa con los términos hanan y hesed. El hombre (el pueblo) debe asumir el riesgo de la elección: ante él están la vida y la muerte.. 12. debe reconocer su pecado y pedir perdón (corazón contrito). 5).imágenes: borrar. El creyente fiel practica el hesed y puede ser llamado hasid (fiel) (Sal 149. Se enoja si no lo encuentra: Os 4.

El reino de Dios es el reino del hombre. cuyos rasgos distintivos son: la invocación de Dios como Abbá. que prefiere a los pequeños.Nuevo Testamento Si el Antiguo Testamento reconocía a Dios como amor misericordioso y perdonador. Es una categoría absolutamente original. Nos encontramos ya con una interpretación cristocéntrica de la fe. Mt 11.48) . que es absolutamente gratuito pues depende exclusivamente de la iniciativa y de la acción divina. el Nuevo Testamento revelará las dimensiones de ese amor en el acontecimiento Cristo: Los sinópticos muestran la buena noticia proclamada por Jesús con palabras y acciones. Para ello quiere formar una comunidad nueva. Creer en Jesús y seguir a Jesús son inseparables. ante quien el hombre es llamado a sentirse hijo. Mt 6. Mt 18. 9. y la respuesta del hombre sólo puede darse en una comunidad en la que se viva el amor y el perdón fraterno. (Cf. que más tarde se desarrollará en Pablo y Juan. que implica una adhesión incondicional hacia su persona. los últimos son los primeros. 31-33). ■ La relación paterno-filial que genera entre Dios y el hombre. 3-4. porque Dios ama y perdona sin medida. el reconocimiento de la propia filiación. El Dios que reina ya ahora es el Padre bueno que ama y perdona. Entrar en este Reino supone creer en Jesús y comprometerse en su seguimiento. Pablo y Juan profundizan el mismo mensaje. (Mt 5. sino de la gracia y la debilidad. LOS SINÓPTICOS Los grandes núcleos de las teologías paulina y joánica de gracia están ya contenidos y anticipados en el mensaje de los sinópticos: ■ Su gratuidad. 26-29. No es el reino del poder y de la fuerza. Carácter cristocéntrico: seguimiento de Jesús. los más pequeños son los más grandes. (Mc 4. en la cual la grandeza del reino está contenida ya en forma embrionaria. en el que los pecadores son los preferidos. enriqueciéndolo con nuevos aportes que serán la base sobre la cual la reflexión de la Iglesia elaborará el concepto de gracia. categoría clave en su comprensión de la historia. ya que en última instancia la gracia no es algo sino alguien: Jesucristo como manifestación escatológica del amor gratuito de Dios. Mt 7. 25-26. Estas notas caracterizan el anuncio del Reino (núcleo de la predicación de Jesús). Mt 13. pero el hombre a de responder a esta oferta o rechazarla. y no siervo. Lc 15) Su propuesta consiste en la radicalización del amor. el establecimiento de la fraternidad entre los hombres. Los que creen en Jesús y lo siguen son llamados a formar una comunidad que compartirá con él su vida y su destino. ■ Su carácter cristocéntrico. 44-45. 7-11. El Dios de Jesús es Abbá Jesús llama al seguimiento con vistas a la instauración de ese reino.

que explica el paso de a) a b). Cristo "habría muerto en vano". vida entregada que debe ser recibida como un don absolutamente gratuito. (no por las obras de la ley). c) el don de la qracia. La ley tiene sólo una función pedagógica. Le raramente y con significado fluctuante). 5. La charís paulina no es algo sino alguien. 14 ss. que incluye a) la previa pecaminosidad universal. Pablo asocia frecuentemente la idea de gracia a la de liberación. que es la vida misma de Cristo. 2) que es la vida en él (6. 2. sólo acogerse en la adhesión de la fe.23). La justificación es pura gracia. GRACIA Pablo afirma que el creyente ha sido objeto de una elección o de una llamada que es gracia y don. El término cháris (siempre en singular) expresa la condensación de todos los gestos y etapas de la iniciativa salvífica divina y su resultado (Rom 3. La salvación por gracia consiste en ser vivificados y resucitados con Cristo. También se la asocia al concepto de la justificación por la fe. ¿Por qué no pueden justificar las obras. La vida nueva en Cristo libera del pecado y de la muerte al bautizado y a la creación entera (Rm 8. que desarrolla el tema del seguimiento ya presentado por los sinópticos. Sus contenidos concretos se identifican con la persona de Cristo: El don que nos ha sido dado gratuitamente es Cristo mismo (Rom 8. sino sólo la fe? Porque la justificación => una vida nueva. y la gracia es la persona y la vida misma de Cristo dándosenos. La gracia de Dios es Cristo mismo. Hay entonces una concentración cristológica del concepto de gracia. que hace referencia a la liberación del estado de alineación descrito en Rom 7.LA DOCTRINA PAULINA DE LA GRACIA Pablo es quien expone mejor que ningún otro la doctrina bíblica de la gracia. ■ Manifiesta la radical insuficiencia del hombre para salvarse a sí mismo. 31-39). Si pudiera. Es el concepto central de su comprensión de la fe cristiana. 23).13). b) la redención en Cristo que nos justifica. totalizante. y es también la acepción principal del término cháris en el corpus paulino. Tiene un sentido englobante. No puede adquirirse (ganarse) por ninguna obra. 32) Por él alcanzamos la gracia (Rom 5. prepara pero no puede salvar. Asume la herencia del Antiguo Testamento referida a un Dios compasivo y misericordioso. ■ Es el acto más libre. También es importante (y vinculado al de gracia) el uso de justificación. . y no mérito propio (Ef 1. La fe en sentido paulino: ■ Es una adhesión personal del cristiano a Cristo. La vocación cristiana es un llamado a la libertad (Ga 4. mas humano. Utiliza el término cháris con el sentido técnico que después se generalizará (Mt y Me no lo usan. 23-24). 1. Es esta la gran novedad del Nuevo Testamento. La vida entregada de Cristo es la gracia y lo agraciante. 21. 7. pero le agrega un dato nuevo: su amor se manifestó en la entrega de su propio Hijo para nuestra salvación (Rom 8. ■ Mira al establecimiento de relaciones interpersonales. 3-11). ■ Reconoce la necesidad absoluta que tiene de Cristo.

"recibir mis palabras" (12. 16-19. b) Adherirse a su persona: un "venir a mí". c) El amor de los hombres al Padre. El hombre debe decidirse ante Jesús (Jn 5. La fe Puede Advertirse que la fe joánica (= Pablo. 44) y del Hijo (que elige. por el cual el cristiano es habilitado para hacer las obras del amor. b) El amor del Hijo (encarnado) al mundo y a los hombres. => También la caridad es un don gratuito que el Padre nos da en su Hijo. El término "gracia" aparece sólo tres veces en el cuerpo joánico (Jn 1. pero la realidad de la gracia es el núcleo de su teología. Sinópticos) tiene un marcado carácter cristocéntrico. atrae). Este amor no procede autónomamente del hombre. 17). c) nosotros debemos entregarnos a los hermanos. 21-23). "permanecer" (7. que así lo introduce en el misterio más íntimo de Dios. 16. 16. 14. b) el Hijo se nos entrega. La dificultad para conciliar estos dos rasgos de la fe (don gratuito de Dios y respuesta libre del hombre) marcará la historia posterior de la doctrina. verdad. Porque él es luz. centrada en el misterio del amor de Dios que se expresa en un proceso salvífico: a) El amor eterno del Padre al Hijo y al mundo. La vida se otorga a quien se abre a ella por la fe (3. 4-5: la vid y los sarmientos). Rechazar la fe es cerrarse a la vida.40). 37-38). . En esto se juega el destino del hombre y del mundo. compendio de todos los dones salvíficos). vida. => a) el Padre nos entregó al Hijo.17: El Verbo encarnado está lleno "de gracia y de verdad" (= hesed . tiene gran importancia en la teología joánica.émet). La vida (= el Reino) es un don divino porque es el ser mismo del Padre dándose al Hijo desde toda la eternidad. La única prueba de haber nacido de Dios es amar a los hermanos. 17. Esta vida supone un nuevo nacimiento. y supone una prolongación histórica del eterno permanecer del Hijo en el Padre (14. La encarnación del Hijo se consuma en su retorno al Padre con todos los que han adherido a él por la fe. 8-12. La fe es un acto personal. => La comunión trinitaria prolongada en la comunión vital entre Cristo y el cristiano. Jn 1. sino del propio Dios-amor. 47-48). una opción libre y responsable. Sin ese don el hombre no puede hacer nada para salvarse (15. y mediante el Hijo. llegando a nosotros para asumirnos en la vida trinitaria. El verbo "permanecer" (ménein) -> Cristo en los cristianos.36). para que por medio de él también nosotros recibamos "la gracia y la verdad". Juan se remonta al hecho mismo de la encarnación. al Hijo y a los hermanos. "Dios es amor" (1 Jn 4.LA DOCTRINA JOANICA DE LA GRACIA Si Pablo elabora su teología de la justificación y la gracia a partir del misterio pascual. Creer (= elementos constitutivos en Pablo) significa: a) Asentir a la revelación de Jesús: "aceptar el testimonio" (3. creer en Jesús es estar salvado = tener vida. Pero la fe tiene un carácter absolutamente gratuito: es un don del Padre (Jn 6. 20. 14. la vida. 11-12). 20-21) y por eso recibir la vida de Dios se manifiesta en la praxis de la caridad. los cristianos en Cristo. En resumen: Creer en Jesús es nacer de Dios y nacer de Dios es amar a los hermanos. es decir.