You are on page 1of 1

CRISTOLOGÍA – CLASE 3 ESTIMADÍSIMOS, LES ENVÍO EL RESUMEN Y LAS ACTIVIDADES DE LA SEMANA...

Las formas mesiánicas de la espera: el pueblo de la Palabra vive bajo su signo y guía, entre la figura de Moisés y la de los diversos guías: profetas, reyes y sacerdotes se da una continuidad y diferencia marcada por los ritmos y las etapas del devenir histórico del pueblo. a) El mesianismo profético: por los profetas se hace viva, para cada momento de la historia, la palabra y la voluntad de Yahvé; los profetas sostienen la existencia del pueblo cuando sus otras estructuras son desmanteladas en el exilio, y de su relevancia surge la expectativa mesiánica plasmada en la figura del “siervo” del Deutero-Isaías. b) El mesianismo real: si bien en Israel el poder ha tenido siempre una dimensión religiosa, ha estado comprendido y delimitado a partir de la soberanía de Yahvé. El mesianismo real, plasmado en la figura del mesías rey, es el fruto de la tensión siempre viva entre el “más allá”, significado por el Nombre divino y el menos delimitado por las circunstancias histórico-políticas impugnadas por la esperanza davídica. c) El mesianismo sacerdotal: el sacerdocio de Israel está relacionado con la tradición levítica (Dt 33, 8-11), esta función sacerdotal es ejercida por distintos actores y evoluciona a lo largo de la historia de Israel. La tensión mesiánica sacerdotal surge del contraste entre la palabra de la promesa y las estructuras de Israel marcadas por inocultables límites históricos. d) El mesianismo apocalíptico: si los mesianismos examinados hasta aquí expresan la conciencia utópica de Israel marcada por la promesa y la palabra divina, la espera mesiánica apocalíptica constituye la expectativa de una intervención divina por excelencia, una intervención radical en total contraste con el presente. Ligada a la figura del Hijo del hombre, inicialmente una “personalidad corporativa”, asume progresivamente un carácter más personal acentuando la dimensión humana del Mesías y su arraigo en la historia de los hombres. Este mesianismo, que acentúa más que ninguno la acción indeducible de esquemas humanos en el cumplimiento de la promesa, constituye la preparación más inmediata a la intervención nueva y definitiva de Dios reconocida en el Nuevo Testamento

Documento de trabajo: Forte B., Jesús de Nazaret, historia de Dios, Dios de la historia, Ed. Paulinas, Madrid 1981, 61-80. Trabajo individual, Balance crítico del capítulo: a) Observe cuatro o cinco puntos novedosos que ha encontrado en el modo de plantear las “formas mesiánicas de la espera” b) Plantee lo más concretamente posible qué cuestiones no le han quedado claras o le parecen insuficientemente fundadas, en el desarrollo del tema. LES SOLICITO QUE LOS TRABAJOS LOS REMITAN VÍA EMAIL...