You are on page 1of 1

FINANZAS NEGOCIOS

PERSONAJE DEL MES UN COLUMNISTA

www.asfmabogados.com

¿Inspecciones fiscales con apoyo policial?

Dr. AnDrés HessDörfer
Abogado. Docente de Derecho Financiero en la UM.

D

ías atrás fue sancionada la Ley Nro. 18.996, de Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal correspondiente al ejercicio 2011 (en adelante, la ”Ley”). Dicha norma, al margen de contener disposiciones típicas de la materia presupuestal, contiene algunas disposiciones vinculadas a temas fiscales que vale la pena tener en consideración. Entre ellas, se encuentra el artículo 307, que dispuso que la Dirección General Impositiva (DGI) podrá solicitar el auxilio de la fuerza pública para el desarrollo de sus cometidos y garantía de seguridad personal de todos los participantes en la actuación inspectiva. Este tema no resulta menor, y ha sido largamente discutido entre los distintos agentes del Derecho Tributario. Básicamente, el punto del debate radica en la legitimidad de acceder en forma directa a la policía para hacer valer la autoridad administrativa.

da a la Constitución, y el segundo: cuáles son las nuevas reglas de juego luego de la sanción de la Ley. En cuanto a la valoración Constitucional, entiendo que su análisis excede las pretensiones de la presente columna. No obstante, entiendo que, al estarse limitando la libertad de las personas, el quid de la cuestión radica en desentrañar si la norma efectivamente fue dictada por razones de ”interés general”, única circunstancia que legitimaría su contenido, de acuerdo al artículo 7 de la Constitución.

La justificación se encuentra en una norma de rango superior: el artículo 11 de la Constitución, que establece la inviolabilidad del hogar. De acuerdo al texto constitucional, si se quisiera ingresar al domicilio personal de un contribuyente, será necesario ”orden expresa de Juez competente, por escrito”. Asimismo, cabe agregar que el citado artículo de la Carta establece que, en la noche, solamente se puede ingresar con el consentimiento del jefe de hogar. Esta disposición constitucional está a su vez recogida en el literal D) del

”Básicamente, el punto del debate radica en la legitimidad de acceder en forma directa a la policía para hacer valer la autoridad administrativa”.
Respecto al segundo enfoque, creo conveniente hacer algunas puntualizaciones. Aún tomando como premisa su legitimidad, y en caso de ser ejercida esta facultad por la DGI, debe destacarse que igualmente existen casos en que no se podrá solicitar el auxilio de la fuerza pública sin la intervención previa de la Justicia. Así, por ejemplo, sería el caso en que la Administración quisiera inspeccionar el domicilio particular de un contribuyente, o quisiera acceder a él para requisar documentación que entiende relevante en el marco de un procedimiento inspectivo. En estos casos, la habilitación que hace la Ley no será suficiente y será necesaria la autorización Judicial. artículo 68 del Código Tributario, que establece que ”Solo podrán inspeccionarse domicilios particulares con previa orden judicial de allanamiento”. En definitiva, la Ley establece una novedad y regula un punto que hasta ahora generó posiciones encontradas entre el fisco y los contribuyentes. Sin perjuicio de poder eventualmente cuestionar ante la Suprema Corte de Justicia el apego de la Ley a la Carta, resulta importante tener en cuenta las limitaciones antes indicadas, que no surgen del texto del artículo 307 analizado, pero que la restringen por emanar de la norma de mayor rango de nuestro ordenamiento. C&S

COMERCIO & SERVICIOS . DICIEMBRE 2012

Hasta el dictado de esta Ley, la solución de principio debía ser que, al no existir una habilitación legal expresa, y en estricto respeto a las libertades individuales y la separación de poderes, la Administración debía presentarse ante la Justicia a efectos que autorice la intervención judicial, si las circunstancias del caso lo justificaban. Ante la nueva regulación, cabe plantearse dos niveles de análisis distintos: el primero, si la norma es ajusta-

22