MEMORIA DEL SEMINARIO

3, 4 y 5 de Noviembre de 2010 Ciudad de México

Seminario: Construcción de Indicadores de Desarrollo Cultural Comunitario Ciudad de México, 3, 4 y 5 de noviembre de 2010.

Consejo Nacional para la Cultura y las Artes CONACULTA Consuelo Sáizar Presidenta Susana Phelts Ramos Directora General de Vinculación Cultural Alfredo Vázquez Galicia Coordinador General del Fondo Regional para la Cultura y las Artes, Zona Centro

Secretaría de Cultura del Distrito Federal Elena Cepeda de León Secretaria

Coordinación del Seminario Irene Gálvez Becerra Colaboraron en esta edición Myrna Armenta Ruiz, Oscar Muñoz Pérez, Jorge Armenta Martínez y Kym Layla Pérez Sandoval. Proyecto apoyado por el Programa del Fondo Regional para la Cultura y las Artes, Zona Centro (FORCA) 2010, y coordinado por la Dirección de Desarrollo Comunitario de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal. Los planteamientos expresados no reflejan necesariamente las opiniones de las instituciones que integran el FORCA Zona Centro. Las propuestas planteadas son responsabilidad exclusiva de los autores. Derechos reservados. Los contenidos de esta memoria pueden ser reproducidos siempre y cuando se cite la fuente original.

Índice
Presentación 3 ¿Qué es un indicador? Problemática general, historia, usos y límites Paul Tolila Estadísticas e indicadores culturales: El caso de Quebec Benoít Allaire La información como senda hacia el desarrollo: Propuesta de un sistema de indicadores culturales locales Salvador Carrasco Arroyo Industrias culturales y creativas: Conceptualización, medición de desempeño económico y aportación al desarrollo Ernesto Piedras La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural Carlos Lara

4

31

54

82

91

Indicadores de cultura y globalidad Jorge Ochoa Morales Canasta básica de consumo cultural: Ampliación de derechos, propuestas, prácticas, desafíos concretos Tomás Peters Núñez

104

112

Un estudio del Barrio y la Cultura Ma. de Lourdes García Vázquez

127

por lo que deben ser medibles. Usos y Límites impartida por el Dr. Salvador Carrasco. encargados de proyectos culturales en la región centro del país. Ernesto Piedras y Una propuesta teórica y metodológica de una canasta básica de consumo cultural para América Latina. confiables. (FORCA) Zona Centro. comparables y consensuados. como la importancia de definir ¿Qué es un indicador cultural? Problemática general e historia. del Mtro.Presentación El Seminario: Construcción de Indicadores de Desarrollo Cultural Comunitario. la importancia de los Indicadores culturales para el desarrollo económico de las ciudades. la estructura del Seminario se conformó por dos etapas: Jornadas de Reflexión “Indicadores culturales y desarrollo comunitario” y Exposición de los representantes de los estados que pertenecen al FORCA–Centro. como un proyecto apoyado por el Fondo Regional para la Cultura y las Artes. artistas. planificación. investigadores. Elena Cepeda de León Secretaria de Cultura del Distrito Federal . los derechos culturales y el desarrollo local. donde emergieron temas transversales como la participación ciudadana. En este sentido. académicos. Paul Tolila y visiones concretas como La información como senda hacia el desarrollo. son también reflejos de la realidad. se llevó a cabo en noviembre del 2010. entre otros. ejecución y evaluación de los programas culturales. La confirmación entusiasta y la destacada trayectoria de los ponentes fueron los incentivos para que el Seminario se abriera a un número mayor de personas interesadas en el tema: estudiantes. promotores. expuesta por el Dr. oportunos. Las intervenciones mostraron aspectos generales. Tomas Peters. que expuso el Mtro. replicables. consistentes. con el propósito de que compartieran experiencias de aplicación de indicadores en cada una de sus entidades y conocieran casos exitosos que se llevan a cabo en otros países. Esta memoria digital pone a su alcance los materiales generados durante las tres jornadas del Seminario. Una propuesta de un sistema de indicadores culturales. el Seminario estaba destinado a un grupo de servidores públicos. Es evidente que los indicadores son una herramienta de diálogo político que facilita la toma de decisiones. En un primer momento.

organizaciones y procesos. nada nos parece más difícil que definir qué es el tiempo. de los cuales la sofisticación creciente produce un tipo de misterio.1 Resumen Problemática general. el tiempo de la física cuántica. Nosotros hemos creado “el tiempo de los péndulos” y de la vida cotidiana. pero nos quedamos mudos o muy incómodos si la pregunta que nos hacen es. instituciones. la cual corresponde a la interpretación contextual de los indicadores. usos y límites Paul Tolila * ¿Qué es un indicador? El abordaje de la problemática de los indicadores culturales requiere plantear en primer lugar la pregunta: ¿Qué es un indicador? Su respuesta se basa en una breve revisión de lo que puede significar un indicador desde una labor interpretativa. Los indicadores forman parte de esta extraña situación. abriendo la posibilidad de establecer un diálogo sobre las estrategias a usar. 4 . Todo esto se maneja a través de una serie de ejemplos de tipologías de indicadores y de su posible uso. el del universo. historia. el tiempo de los negocios. filósofo e investigador. reflexión que servirá de introducción a una tercera parte. se plantea la teoría de que las prácticas culturales son el reflejo del nivel de desarrollo de una sociedad. el tiempo del esparcimiento… y sin embargo. Los indicadores son herramientas que apuntan a la concertación de acciones positivas que mejoran la realidad. What is time? * Sociólogo. Todos tenemos en nuestra muñeca un reloj que nos permite responder fácilmente a la pregunta: What time is it?. Introducción Las actividades humanas tienen una particularidad: la mayor parte del tiempo se orientan a la construcción de herramientas. actualmente es el Inspector General en el Ministerio de Cultura y Comunicación de Francia. En segundo momento.

tener una acción positiva o asertiva sobre la realidad con un enfoque de mejora. en la lógica de las instituciones. es el derecho de todos. que delimite lo mejor posible la realidad que supone apuntar y medir. ¿cómo defines la cultura? ¿Qué sentido dar a los indicadores que normalmente miden un ámbito o actividades sobre las cuales se platean tantas interrogantes. historia. es bella. 5 ¿Qué es un indicador? problemática general. todo se vuelve misterioso y un debate generalizado donde surge la pregunta recurrente que divide a todo mundo: pero. usos y límites . Mientras nos quedemos en simples generalidades y en charlas de café donde se dice que la cultura es importante. en las orientaciones a elegir y los objetivos a alcanzar. que nos permita. uno de los más empañados por cuestiones técnicas. el tema de los indicadores es uno de los más discutidos y. pedimos que sea una herramienta de diálogo aceptable para la mayoría de la gente. Tal vez a causa de esta diversidad y de estas divergencias podemos definir mejor lo que esperamos sea un indicador. es por ello que la cuestión de los indicadores se volvió un problema tecnocrático.. un ámbito donde tékne (técnica) y kratos (poder) se volvieron preponderantes. las diferentes administraciones de Estado en todos los continentes. debates y divergencias? En pocas palabras ¿es realmente razonable querer construir o incluso interesarse en la cuestión de los indicadores en el ámbito cultural? Hoy en día. es necesaria.. Todo el mundo trata de construir indicadores: las organizaciones internacionales..Encontramos exactamente la misma dificultad en el ámbito cultural. En el fondo es a partir de estas simples necesidades por las que tenemos que aproximarnos a las cuestiones técnicas y no al contrario. todo está bien. Esta proliferación dificulta su comprensión dado que los indicadores son diferentes y en ocasiones contradictorios entre sí. finalmente. según nosotros. es decir. por ejemplo la ONU y la UNESCO. Fundamentalmente. pero en cuanto entramos en los detalles de las políticas culturales. como pasa a menudo.. las Organizaciones No Gubernamentales.

sobre la base de sistemas semióticos muy complejos.La ambición de esta contribución es devolver sentido a la técnica. Con esta extraña frase. hasta que punto. Para relativizar nuestro propio orgullo de “hombres modernos”. se imploraba a la Pitonisa de Delfos o en los oráculos de Apolo! Los analistas modernos identificaron esta actitud como el “Síndrome de Panglos”. Debemos colocar en perspectiva el tema de los indicadores en general. Podemos burlarnos fácilmente de los pueblos antiguos que buscaban en las palabras oraculares qué conducta tener. que determina sus conductas y valores a los cuales atribuyen importancia. para darse cuenta. un universo de signos. toda una serie de afirmaciones y análisis hechos con la más grande firmeza y la más grande tecnicidad. entonces hay que ubicarlos (como todas las herramientas humanas. Ya que si los indicadores son efectivamente herramientas. objetivos de su elaboración. con relación al personaje de Voltaire que se caracterizaba por tener un optimismo absolutamente irracional. sólo basta echar un vistazo a la reciente actualidad económica. historia. también viven en y a partir de un universo simbólico. no muestra nada. Un universo de signos: importancia de la interpretación ”El dios que está en el Olimpo no dice nada. en los últimos años y aún recientemente. en particular. los antiguos griegos designaban lo que pasaba en las prácticas de los oráculos. usos y límites . Nuestra tendencia cuasi “histórico-centrista” podría llevarnos a creer que alcanzamos el último nivel de la racionalidad y nos hace olvidar que desde que los hombres viven en sociedad. es decir. y de los indicadores culturales. ellos practicaban un gesto humano que ahora podríamos equiparar con el de un corredor de bolsa que todos los días busca en los periódicos financieros y en la información especializada la conducta que debe adoptar en la Bolsa de Valores. 6 ¿Qué es un indicador? problemática general. señala”.C. estaban sustentadas en meras y simples creencias ¡incluso sobre una mística que no tenía nada que envidiar a las que en el siglo V A. de las más materiales a las más intelectuales) en un contexto eminentemente relacional que incluya su historia. en una visión más extendida. más fecunda y comprensible. técnica y racionalidad. pero si consideramos su nivel de conocimientos. tipo. eficacia y límites.

todos los seres humanos. su deseo de ser intocable le impide ver a tiempo el peligro en la persona de Macduff. Toda la sabiduría humana acumulada. por lo que convendría tener una actitud comprensiva e inteligente de los símbolos para estar más o menos seguros de que el significado que le damos. son todas. sin excepción. 7 ¿Qué es un indicador? problemática general. mientras que la sabiduría antigua y la literatura nos brindan “lecciones” que tendríamos que meditar. los hombres no pueden vivir ni actuar sin símbolos. Cuando Macbeth oye un oráculo de bruja que le augura que no tiene nada que temer de “ningún hombre nacido de una mujer”. dramas fundados en la interpretación y la mala interpretación de los signos. que nació por cesárea y por tal fue retirado antes de la fecha del vientre de su madre. toda nuestra cultura nos dice que necesitamos de los signos para dar sentido a nuestra acción. Craso. Cuando el adinerado Rey de Lydia. De nueva cuenta la historia antigua nos demuestra que está llena de enseñanzas para el presente. todas las épocas. ¿Cómo subrayar mejor y enfatizar el problema de la interpretación fundamental. Le respondieron que sí le habían dicho que destruiría un imperio pero que nunca le habían dicho que no sería el suyo.Debido a que el universo es simbólico y cultural. en el ámbito de los signos? ¿Cómo decir de mejor forma. explicaciones. Por ejemplo. entendió que haciendo lo indicado por el oráculo “destruiría un imperio”. hay que examinarlo bajo todas las posibilidades antes de actuar? Las grandes tragedias de teatro de Shakespeare. preguntó al Oráculo de Delfos si podía enfrentar al imperio persa de Ciro. que lejos de pensar que un signo confirma nuestros deseos. En este aspecto se basan todas las sociedades. Abatido por los persas y convertido en vasallo de Ciro. pero el sentido que les demos representa un problema temible que hay que tratar con la más grande prudencia. historia. no es el simple reflejo de nuestros deseos y de nuestras ambiciones. regresó al Olimpo para pedir. de cierta forma. usos y límites .

reuniones de trabajo…) para “confirmar” las interpretaciones que hacemos de las situaciones. Es lo que explica también la necesidad de tener que utilizar varios canales de comunicación (e-mail. cuando se habla el mismo idioma! De hecho. El sentido siempre es el resultado de un proceso de construcción “con los otros”. el fantasma de la transparencia del sentido juega tiempo completo en el ámbito de los indicadores y con mayor fuerza cuando el propio indicador está representado bajo una forma numérica. teléfono. explica la enorme cantidad de reuniones necesarias en las organizaciones profesionales para poder coordinar la acción de los diferentes actores. luego entonces. “Hablo. incluso y sobre todo. emerge como una de las cuestiones fundamentales que no podemos eludir en nuestra aproximación a los indicadores. comparadas con el uso que los “políticos” hacen de los números o de los porcentajes alcanzados. Para resumir. los objetivos. y por consiguiente. Y sin embargo. en el diálogo que mantienen con los responsables. mientras que los responsables acaban todos. ni su “tiempo” son los mismos. por ejemplo. por practicar una “teología del número”.El problema de la interpretación. Creer que por el hecho de producir un porcentaje o un número tendremos una interpretación inmediata e irrefutable es una actitud muy común basada más en la creencia inocente que en el pensamiento razonable. Esas diferencias explican. en general. las indicaciones. es un fenómeno de construcción. 8 ¿Qué es un indicador? problemática general. soy comprendido” ¡es sin duda la más grande suposición que uno puede hacer en este ámbito. historia. etcétera. usos y límites . Esta última observación será todavía más evidente cuando hayamos avanzado en nuestra demostración. diremos que los científicos tienen una “cultura del número”. Es lo que. conversaciones informales. de la construcción del sentido de los signos. la prudencia y la modestia de las instituciones estadísticas en el mundo. entre otras cosas. sino el malentendido! Comprenderse no es un fenómeno inmediato y automático. Este problema es bien conocido por los especialistas en ciencias sociales. ya que ni su “cultura”. toda nuestra experiencia demuestra que la primera fase en el proceso de diálogo ¡no es la comprensión.

Tratemos de representar cuáles podrían ser las capacidades de reflexión social de los hombres y las mujeres de los siglos previos a la industrialización si la mayoría vivía en sus pueblos y su horizonte cotidiano se limitaba a unos cuantos kilómetros. Igualmente la situación de las mujeres (igualdad social. salud y en el ámbito del tratamiento de la pobreza. pensemos en una megalópolis. Los grandes grupos humanos. historia. sus conflictos. como la Ciudad de México. 9 ¿Qué es un indicador? problemática general. se encarnaban en seres muy cercanos a ellos. A pesar de que actualmente es posible la existencia de personas en la situación descrita. usos y límites . en ocasiones. Vamos a ver por qué. en general. El Cairo. indicador cualitativo de las distancias sociales Existen en las sociedades humanas situaciones que por sí mismas son indicadores importantes del nivel de su propio desarrollo. a quienes conocían muy bien.Antes de entrar en la descripción y la discusión de los “indicadores técnicos” es importante tener como ejemplo de un indicador cualitativo: la jerarquía de las prácticas culturales en una sociedad. De esta forma. nos brindará la oportunidad de demostrar lo que entendemos por indicador. de derechos…) también es un buen indicador del grado de desarrollo de la sociedad. Las prácticas culturales. sus problemas. basándonos en el ejemplo de la jerarquía de prácticas culturales. las grandes naciones. éstas ya no son representativas de las lógicas sociales dominantes. los grandes Estados. representan sociedades organizadas de manera compleja. donde los lazos son muy bastos y las concentraciones humanas. son enormes. Lo anterior. En pocas palabras cuando se contextualizan correctamente los comportamientos o fenómenos sociales se les puede conferir el estatus de indicador. Shanghai o Sao Paulo. de salarios. Sus alianzas. la mortalidad infantil es un buen indicador de los esfuerzos que hay que impulsar en términos de higiene.

las funciones eran simples y estables. a partir de la generalización de los modelos capitalistas y mercantiles en el siglo XVII. pero que cada crisis política o económica nos la recuerda con brutalidad. al pescador filipino o al campesino que trabaja el café. en Wall Street. el horizonte geográfico reducido y la comparación entre individuos se realizaba al interior con reglas comúnmente aceptadas y transmitidas de generación en generación. en las sociedades primitivas y no jerarquizadas. es decir.Además. quién tendrá las decoraciones corporales más bellas.. al juez o a la persona con quién tendremos que lidiar? ¿Qué sabemos realmente de los responsables políticos que elegimos? 10 ¿Qué es un indicador? problemática general. que las funciones en la sociedad se han diversificado y especializado extraordinariamente. La complejidad. Hoy día vivimos en sociedades “complejas”. La “revolución” capitalista. etcétera? En ese tipo de sociedades el grupo es “uno”. y que la apertura de nuestros horizontes geográficos está a la medida de estas interdependencias de las cuales la consciencia en ocasiones se nos escapa. en Pakistán. para nuestra vida cotidiana. en Brasil o en India. económicos y culturales… ¿Quién conoce ahora a su vecino o a su compañero de trabajo? ¿Quién conoce al policía que pasa en la calle. afectará de manera diferente las finanzas de la Ciudad de México. quién habrá derrotado más enemigos. Esta rivalidad. conducía a todos sus miembros a un tipo de emulación general. incluye el anonimato general. al profesor de Berlín. usos y límites . de vaciar los campos para beneficio de los puertos y de los nuevos centros de actividad económica. al profesionista de Río de Janeiro. impulsa necesariamente a los hombres a compararse entre sí. lo que es seguro es que todos serán afectados. a entrar en un tipo de “rivalidad simbólica”. de una multitud de hombres y mujeres que no conocemos. en el cual todas las sociedades avanzadas han entrado a niveles y velocidades variables. de energía dirigida hacia la superación de sí mismos: ¿Quién será el mejor cazador. de constituir enormes concentraciones humanas en las capitales donde ahora se localizan los poderes políticos. la expansión de un grupo humano. historia. tuvo como consecuencia acabar con las antiguas estructuras y los antiguos modos de vida. quién tendrá más mujeres. Lo que pasa en China. cualesquiera que consideremos y la concentración social.. Complejo significa que dependemos.

noblezas.) los grupos dominantes muestran la necesidad vital de distinguirse “simbólicamente” para afirmar su supremacía en el espacio social público. económica. en realidad. yo tengo que encontrar la manera de mostrar mi superioridad. en el interior de los regímenes monárquicoaristocrático. quien teoriza por vez primera sobre los mecanismos de esta lucha y permite comprender mejor los retos que contenían las expresiones de “cultura legítima” y de “democratización de la cultura”. Sin embargo no hay que confundir esta soledad contemporánea con el aislamiento de las antiguas y pequeñas comunidades. 11 ¿Qué es un indicador? problemática general. que funcionan a la vez como círculos de sociabilidad y con frecuencia de frágil protección. Este proceso fue muy evidente en el siglo XVII. Revolución Rusa. Es el sociólogo alemán Norbert Elías. persiste entre los grupos sociales pero como una lucha general. será a través de los signos que probaré que pertenezco al grupo de los dominantes”. El razonamiento es el siguiente: “puesto que todo el mundo es igual en derecho. von diesem Tag. etcétera). Según Elías. de clases y de estratos sociales. cuando literalmente explotaron después de que las revoluciones republicanas del siglo XVIII al siglo XX consagraran la intervención de las masas en los procesos políticos y establecieran la igualdad de derecho de todos los ciudadanos (Revolución Francesa. nun. La simple comparación de hombres entre sí. política y simbólica. Revolución Americana. La cultura se volverá una pieza esencial en la lógica que los sociólogos llaman “la lucha entre el mantener y reducir distancias”. a medida que desaparecen las jerarquías “naturales” (castas. Es justo dentro del plan simbólico de esta lucha donde se encuentra lo que nosotros llamamos cultura. etc. historia. Bertold Brecht pudo escribir de manera premonitoria: “ Der Mensch ist. tribus y castas) el capitalismo moderno produjo otros tipos de grupos humanos. de las amistades o del trabajo. pero esas mismas redes están sumergidas en un gran mar anónimo de ciudades gigantes y en la economía mundial. Revolución Mexicana. en el seno de las pequeñas comunidades. lo que va a volverse lentamente en una apuesta y en una lucha de fuerzas. usos y límites .Ciertamente una serie de pequeñas redes pueden constituirse a favor de la vida del barrio. ¡el hombre está absolutamente solo!). Ahora los seres humanos están aislados por la destrucción de las antiguas estructuras colectivas (clanes. allein!” (Desde este día. Los signos de esta dominación se vuelven entonces extremadamente importantes a sus ojos.

. aspiran a una “reducción” de la distancia social y a una conquista del espacio público. la extensión y corrección de mi vocabulario. mis conocimientos literarios. Podemos encontrar esas luchas a nivel de las prácticas culturales: “Todo el mundo va al cine entonces voy al teatro… y si el teatro se vuelve demasiado común entonces voy a la ópera… y cuando la ópera sea demasiado democratizada entonces organizaré conciertos privados. todas las prácticas humanas no económicas. etcétera. estos “signos” deben de ser visibles para todos (para los semejantes a mí y también para aquellos que domino). También podemos hallarlas en las prácticas deportivas: “El fútbol es para todo el mundo entonces practico tenis… pero si el tenis se democratiza entonces jugaré golf… y si los campos de golf son invadidos entonces me lanzaré al polo y/o a la navegación en vela…”. historia. mi manera de hablar. Sin embargo. La lucha permanente por la reducción y mantenimiento de las distancias sociales. Ante estos intentos de reducción de las distancias sociales oponen el “mantenimiento de las distancias”. los espectáculos que voy a ver y mis capacidades para comentarlos. hasta volverse los dominantes) están orientados a tratar de apropiarse de todos los signos que distinguen a los dominantes que quieren alcanzar. los grupos dominantes no lo permiten. su potencia. es un indicador poderoso de las posiciones sociales. De nueva cuenta se posiciona al ámbito cultural en uno de los lugares privilegiados de las luchas sociales en la época democrática. A través de esta lógica. los modos y las prácticas de un grupo hegemónico. en su deseo de ascensión social están necesariamente atraídos por los modelos establecidos por los dominantes. transforma entonces. subiendo el nivel de sus prácticas. de las cuales. de adoptar las posturas. mi gusto en la vestimenta. ¡Y la lucha vuelve a iniciar!. Sustentados en una estrategia mimética (entre afirmar su presencia. para cavar nuevamente la diferencia con sus perseguidores. Tratan. justo a partir del momento donde fueron alcanzados. Por otra parte los grupos sociales dominados. los lugares donde “debo” ser visto.. volviéndome amigo íntimo del artista”. Renuevan el elitismo produciendo una nueva legitimidad todavía virgen de las ofensas de los nuevos ricos. entonces. 12 ¿Qué es un indicador? problemática general. Se trata de mostrar mi condición física.Para tener un verdadero valor social. usos y límites . Es un tipo de democratización inconsciente. la cultura.

Esta situación explica la intensidad de sus prácticas culturales localizables en todas las encuestas. aún cuando no tiene consciencia de ello. el gafete que me permite entrar a la empresa donde trabajo. la anticipación y la evaluación de las acciones. no sólo tendrá significado para mí. los semáforos. donde se reúnen diferentes tipos de funciones de alto valor intelectual (abogados. 13 ¿Qué es un indicador? problemática general. sabiendo que hay una gasolinera tres calles adelante. en un mundo de indicadores y recurrir a éstos y utilizarlos. el reglamento de tránsito. donde los automóviles se convirtieron en objetos comunes e indispensables. estár en el lugar privilegiado de ascenso social y donde los valores simbólicos son más poderosos. así como su fuerte sensibilidad a las preguntas que se hacen en el sector cultural. por definición. todo funciona como un indicador y permite funcionar a los sistemas de indicadores. a la distinción del espacio público. maestros. El reloj que tengo en mi muñeca. los indicadores se convierten en herramientas indispensables para la gestión. usos y límites . Son también los estratos sociales “inquietos”. caracterizados por su voluntad ascendente y el miedo de caer en la clase de los “pobres”. los símbolos del tablero de mi coche. ya que fue ese el significado que me enseñaron en la sociedad. o si conduzco en una autopista desierta con una gasolinera ubicada a 300 kilómetros… Tampoco tendrá el mismo significado si pago el litro de combustible a uno o cuatro euros. Cuando la administración de un sector sobrepasa la relación “frente a frente” en la relación entre los hombres. por ejemplo. los cruces.Tal lucha tiene un fuerte impacto en el nivel de los estratos medios que. Son entonces. no tendrá el mismo significado si conduzco en Sao Paulo. El hombre moderno vive. lo que indica el nivel de combustible. médicos. historia. Un indicador del nivel de combustible. las menos protegida económicamente. Por otra parte. el pilotaje estratégico. los convierte en realidades cotidianas. más sensibles a la función simbólica de los signos culturales. Los indicadores en el sector cultural Las organizaciones modernas se han vuelto muy complejas y deben actuar en sociedades complejas (en el sentido que le dimos anteriormente a esta palabra) por lo que ya no pueden arreglárselas sin indicadores. profesionistas). El valor de un indicador y su significado dependerá de numerosos parámetros. (Ahí también encontramos la construcción colectiva y contextual de su significado).

el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). además. que hay que tener en cuenta. para la competencia que para los accionistas.La tasa de crecimiento de una empresa puede expresarse en un porcentaje que será difundido en la prensa. sin embargo. en consecuencia. Las dificultades para llegar a un acuerdo no vienen de la mala fe o de la impotencia intelectual sino más bien de esta disimetría de posiciones que condicionan divergencias de intereses y estrategias. El INEGI produjo así una tasa expresada en porcentaje y un número absoluto medio. usos y límites . Para cada posición hay reglas distintas de interpretación. para un potencial inversionista que para un ciudadano indiferente. serían considerados como satisfactorios por un gobierno regional? ¿Por los artistas? ¿Por el público de aficionados preparados? ¿O fuertes consumidores culturales? Es evidente que es imposible proporcionar una respuesta única y que estamos obligados a considerar una serie de variables importantes. Trabajando sobre estas cuestiones. Sin embargo cuando examinamos el sector de las actividades culturales nos sorprende la heterogeneidad del ámbito y la cantidad enorme de actores y. centro cultural. no tendrá el mismo significado para el director de la empresa que para los empleados. evidentemente. El significado de un indicador no sólo es contextual. biblioteca. 14 ¿Qué es un indicador? problemática general. depende de la “posición” de quien lo interpreta. Para dar un ejemplo de variable. ¿Qué indicadores necesitaría un ministro de la cultura? ¿Qué indicadores serían necesarios para un director de una institución cultural: museo. producidos por un Estado central. Esto es. Son estas divergencias y estas estrategias las que vuelven difícil la creación de indicadores aceptados por todos y la posibilidad de que se conviertan en sí mismos en verdaderas herramientas de diálogo. lo que en gran parte explica las dificultades para “convenir” o interpretar el significado de los indicadores. historia. fundación? ¿Qué indicadores. pudieron desagregar un porcentaje de consumo cultural por familia. vamos a tomar como base de la reflexión el indicador de consumo cultural en un país como México. de “posiciones” estratégicas diferentes.

es un excelente indicador para un ministerio o un ministro que tiene como responsable el conjunto del territorio. por ejemplo. que los indicadores de consumo cultural pueden convertirse en herramientas eficaces de coordinación y de diálogo entre diferentes niveles de la acción pública y en la toma de decisiones. Vemos entonces. es decir. satisfactorio y pertinente para todo el mundo se confrontacon el menor sentido común y con la simple reflexión racional. que busque calcular los consumos culturales. sin duda. en términos de construcción. pero la idea de un indicador único. superior a la media del propio Estado Federal. 15 ¿Qué es un indicador? problemática general. será superior a la media nacional por la concentración de la población. con este ejemplo. Veracruz o Acapulco. o la estructura de una metrópoli como la Ciudad de México… Parece evidente que un indicador para la Ciudad de México.Se trata de un promedio nacional que se convierte en un indicador pertinente cuando adoptamos un punto de vista nacional. podrá ser comparado al de las ciudades de Monterrey. El Estado Federal. de numerosas universidades y de las clases medias y. el estado de Hidalgo y la Ciudad de México pueden estar de acuerdo sobre la importancia de acordar a sus consumos culturales como un indicador del vigor cultural sobre sus respectivos territorios. sin que vayamos a ignorar deliberadamente la estructura territorial de la entidad. historia. pero no podrá servir de base comparativa para los estados de Guerrero o Hidalgo. El indicador de consumos culturales para la Ciudad de México. de los equipamientos culturales. la del estado de Hidalgo o la de la Ciudad de México) vamos a encontrarnos con dificultades de pertinencia. Pero si adoptamos otra perspectiva territorial (por ejemplo. Es por ello. usos y límites . fuera de todas las discusiones que podamos tener sobre él. pero deben de tener en cuenta la variable territorial como elemento importante en la construcción fiable de cada uno de los indicadores y como elemento importante en su interpretación. que este indicador. El indicador medio nacional sólo será un encuadre para construir un indicador operacional de consumo cultural adaptado al estado o a la ciudad. de las actividades económicas. cuando la variable territorial de comprensión es la del conjunto del territorio mexicano.

donde. quienes pueden organizarlos en tableros de mando. puntos clave. cuando éstas deben generar el consenso de aproximadamente 200 países con estructuras nacionales distintas y. Retorno a la problemática general de los indicadores En el sector cultural. • Los indicadores son herramientas interesantes para la anticipación de accciones. • Los indicadores son herramientas útiles en las evaluaciones de toda naturaleza: ya sea que se trate de evaluar un trabajo.Comprendemos así la dificultad que pueden encontrar organizaciones internacionales como la UNESCO en la construcción de indicadores. coordinación y. la corrección de actividades. en la medida en que su uso pone necesariamente a los actores y a las organizaciones en una postura que los obliga a pensar en términos de objetivos. los indicadores conllevan dificultades provocadas por sus propias cualidades. necesariamente su interpretación eficaz implica afinar el análisis y pensar de manera multifactorial. mal o todavía en desarrollo. Fácilmente podemos numerar los puntos de impacto útiles de estas herramientas: • Los indicadores son herramientas importantes para la administración y la toma de decisiones de dirigentes. mismas que no deben subestimarse. al igual que en otros ámbitos. o también para la presentación de resultados de una acción consumada. usos y límites . un proyecto. • Los indicadores son herramientas intelectualmente formativas. 16 ¿Qué es un indicador? problemática general. ya sean públicas o privadas y es que el uso de indicadores ha demostrado su utilidad en la optimización del trabajo y el funcionamiento de las organizaciones. fuera de toda coordinación internacional. constituyen una base de reflexión y de orientación indispensable. historia. la cuestión de los indicadores se ha convertido en un reto profesional central para las organizaciones modernas. sobretodo. con sistemas de información poco. un programa o incluso el conjunto de una política pública. Sin embargo.

El problema metodológico se intensifica sin duda por una cuestión organizacional. no será utilizado realmente. Un indicador pertinente que no se haga por consenso. La introducción de un indicador en una organización debe ser prudente y progresiva. supone que éste sea fácilmente realizable. que compite con la actividad normal. que se puede reemplazar y dar seguimiento sin un esfuerzo titánico y que demuestre su utilidad en el trabajo. Tiene que ser objeto de una gran atención. Presuponen un trabajo previo de análisis de datos y la existencia de un sistema de información confiable. cuando el problema del significado se planteará de manera negativa. historia. • El indicador es una herramienta de trabajo y de diálogo cooperativo. Se volverá entonces inútil. No son entonces naturales. será percibido como una simple herramienta tecnocrática y rápidamente será evadido. también debe ser aceptado por la comunidad de trabajo donde será utilizado. • Para ser una herramienta eficaz no basta que un indicador sea pertinente. Si la producción de indicadores se vuelve una tarea extenuante. • La pertinencia y el consenso en torno a un indicador. es necesario producirlos de manera eficaz y con una metodología clara.• Los indicadores son herramientas que concentran la información bajo formas cuantitativas o cualitativas. después de probarse puede ser mejorado o completamente transformado. usos y límites . 17 ¿Qué es un indicador? problemática general. No debe volverse una herramienta coactiva para las personas. Un indicador debe ser probado en dimensiones reales. después de su elaboración y eventualmente. Tampoco es una herramienta definitiva.

un indicador de gestión para un equipamiento cultural (un museo. indicadores poco comprensibles y difíciles de aplicar en las organizaciones. que de alguna forma son reglas de acción. ya que la interpretación del indicador representa un momento clave del diálogo. sobre todo para el diálogo cooperativo. está bien pero si el método cambia todos los años el seguimiento será imposible y obtendremos cada año simples fotografías. en el majeno o dominio de los indicadores: más vale contar con una metodología simple a la que se le pueda seguir en el tiempo que tener métodos complejos que pretenden abarcar todo y que acaban por brindar. no puede ser calculado para una sola vez. Last but not least. • es decir. puede tener seguimiento con una periodicidad de tres a cinco años. Podemos pensar. 18 ¿Qué es un indicador? problemática general. Si examinamos el conjunto de dificultades que acabamos de describir. etcétera) tendría que tener una frecuencia anual para poder servir verdaderamente en el pilotaje. por ejemplo. lo cual supone un problema de periodicidad. una vez más. no sirve para nada. El indicador debe proporcionarnos información sobre lo que pretende medir a través del tiempo. en el uso de indicadores en un diálogo donde se plantean los subsidios entre un establecimiento y sus autoridades o titulares. ya que no será más que un intento de sondeo. usos y límites . Un indicador de las prácticas culturales en una sociedad. cuanto más desarrollado esté el sistema de información de una organización más fácil será extraer y calcular los indicadores. Por otra parte. una biblioteca. nos daremos cuenta de que la posibilidad de desarrollo de un indicador está condicionada por algunos puntos muy precisos. Un indicador no puede ser confundido con una fotografía. historia. Sin embargo. puesto que las transformaciones de las prácticas son lentas y en ocasiones generacionales. Esta idea nos remite a la necesidad de tener cierta modestia. Este aspecto es demasiado importante. La periodicidad se vuelve más tangible en el seguimiento de la metodología de construcción del indicador: hacer un indicador anual. un centro de arte. un indicador debe apoyarse en una cultura de la información.• Para poder desarrollarse de manera productiva en una organización.

19 ¿Qué es un indicador? problemática general. usos y límites . a su circulación. Si estos elementos no están presentes es inútil querer construir indicadores. 4) Algunos ejemplos para aclarar la discusión: métodos y tipologías de los indicadores ¿Qué es entonces un indicador? Es un signo que. Es construido para delimitar una parte de la realidad y su evolución. cuando escribía: “No hay viento favorable para aquél que no tiene puerto”. uso y modalidades de interpretación son cruciales. lo que significa: “¡No sirve de nada saber de dónde viene el viento.1) 2) 3) La existencia de un sistema de información suficiente y fiable. un indicador supone una estrategia que se puede expresar en objetivos. Para poder existir como tal. Como todos los signos humanos es artificial. historia. en un contexto definido.C. ya que sólo esta vía en el tiempo hace del indicador una herramienta verdaderamente útil. a su entorno informacional. La capacidad de asegurar el seguimiento del indicador y de su método de construcción en el tiempo. sin uno no sabe dónde va!” Un indicador es un signo que adquiere sentido y significado únicamente a través del conocimiento y la información que poseemos. La relación explícita de un indicador con un objetivo claro de trabajo y la formación de actores en el manejo de los indicadores y su sensibilización en la problemática general de la importancia de la información. y que sólo es útil por tener metas estratégicas para aquellos que están listos para actuar. remite a algo en el marco de regularidades conocidas. y como cualquier herramienta construida con un objetivo humano las cuestiones relativas a su método de construcción. Es lo que el filósofo latino Séneca expresaba en el siglo I A. Una definición clara de las reglas de construcción de un indicador. en reglas conocidas a partir de las cuales la interpretación del mensaje del indicador será posible y la capacidad de reaccionar ante este mensaje en función de la estrategia que hayamos establecido. es una herramienta para comprender o entender una problemática del dominio de lo real (lo que llamamos comúnmente el “pilotaje”). En este sentido. en el sentido que no tiene significado “por sí mismo” sino sólo cuando es relacionado.

20 ¿Qué es un indicador? problemática general. el sector cultural debe conformarse con indicadores extremadamente burdos y ante los cuales debemos preguntarnos: ¿cómo podríamos mejorarlos? Existen indicadores muy simples llamados indicadores de operación. los indicadores que demandan. que pongo en relación entre sí. hice 10 visitas… Con estos datos puedo obtener promedios diarios. está de hecho. Si constato una regularidad. escribí 25 correos electrónicos. a la que hay que prestarle mayor atención en la construcción de indicadores complejos o compuestos. constituido por dos conocimientos estables en el tiempo. El indicador compuesto. Las cosas pueden volverse interesantes cuando sea capaz de establecer la relación entre mis indicadores de operación (o de actividades) y los indicadores de resultado. después de cierto tiempo.No existen indicadores naturales en el mundo socio-histórico y menos aún en el ámbito de la cultura. anuales… pero no obtendré una gran comprensión de la actividad. Por ejemplo. Es esta relación la que permite el pilotaje. si trabajo en el ámbito comercial. la frecuencia de las visitas y el promedio de ventas. recibí a 15 personas en mi oficina. mensuales. usos y límites . historia. obtengo un indicador de eficacia de una relación de 1 sobre 3 (en promedio). el indicador me servirá entonces para saber si mis ventas son insuficientes para vivir y si debo aumentar mi número de visitas. y en consecuencia. debido a que una característica del sector cultural es padecer la falta de observación. La mayoría del tiempo. son indicadores descriptivos de nuestras actividades: realicé 40 llamadas telefónicas. Son operaciones de conocimiento. puedo darme cuenta de que debo realizar nueve visitas en promedio para generar tres ventas. fundamentados sobre información existente (ya traducida) o sobre información a producir. Todos nuestros indicadores deben ser construidos. Sin embargo. de información confiable es difícil construir y brindar rápidamente a los responsables de la toma de decisiones y al debate público. entonces mi indicador dejará de ser un indicador simple y será un indicador compuesto.

El pilotaje de las políticas públicas. en cuanto a un plan o estrategia de información. Ahora. un último problema: ¿Cómo pasar de una información arrojada por las encuestas a la concepción de indicadores? De la información al indicador: algunos ejemplos Dado que la observación en el ámbito cultural es reciente y aún se encuentra mal organizada. Pero puedo también descubrir que teniendo mejores ventas que las mías. Entre más grande sea la ambición de tener un pilotaje eficaz y de un uso racional de las decisiones. sobre todo en la cadena que acabamos de describir: indicadores de operaciones. que las que yo realicé por cada tres visitas. la relación que vincula los diferentes elementos del indicador con los elementos agregados debe estar bien pensada para que el indicador sea eficaz. usos y límites . los indicadores se volverán indicadores compuestos. la administración de las instituciones culturales. entonces estaré pensando en términos de un indicador de eficacia. mis competidores gastan más recursos para alcanzar una venta por cada dos visitas.Este indicador compuesto llamado “de resultado” puede brindarme otro indicador denominado “de eficacia” si puedo establecer la relación comparativa entre mi indicador de resultado y los que obtienen otros vendedores. de resultados. Entonces pondré en relación mis resultados y mi eficacia con mi consumo de recursos (costo de ventas) para producir un indicador de eficiencia que me será muy útil en la supervisión de mis gastos y para justificar mi comportamiento comercial con mis superiores. constituidos por información compleja. las prácticas de evaluación y el debate público democrático necesitan indicadores confiables. 21 ¿Qué es un indicador? problemática general. de eficacia y de eficiencia. Si me doy cuenta que los otros logran una venta promedio por cada dos visitas puedo entonces deducir que para estar en el nivel promedio de los otros (objetivo) debo reflexionar sobre el número y sobre la calidad de mis visitas para mejorarlas. todos los niveles de observación imaginables podrían brindarnos indicadores interesantes para una estrategia de desarrollo positivo del sector (si en un principio aceptamos que el desarrollo es nuestra estrategia). Además. historia.

diseñadores. usos y límites . Operaciones internas: Cuantificar el porcentaje de cada segmento de la población (artistas. arquitectos.¿Concretamente cómo transitar a esto? Vamos a tomar ejemplos ficticios pero que serviran para esclarecer nuestro propósito. grados académicos. gestores. por ejemplo). Por ejemplo. o incluso que el número de actores jóvenes es visiblemente inferior que al de los actores veteranos. A partir de ese momento podemos dedicarnos a varias operaciones internas y externas gracias a esos resultados.) de la nomenclatura respecto a la población cultural total. Esta primera operación nos brindará indicadores simples para el estudio de las diferentes actividades o sectores y para tener apreciaciones sobre las políticas públicas. Cada vez que los porcentajes simples pueden relacionarse con otras informaciones y brindar indicadores de seguimiento de las políticas (apoyar a los jóvenes artistas. periodistas. podemos percibir que la falta de bibliotecarios calificados presenta un retraso respecto a los objetivos de la política de la lectura o que el número de gestores culturales en relación al número de artistas es tan elevado que indica un desperdicio administrativo. escritores. bibliotecarios. 22 ¿Qué es un indicador? problemática general. trabajamos durante dos años y obtuvimos una cifra total de 800 mil empleos (cifra imaginada únicamente para ayudar a la reflexión) detallados por especialidades. etc. lo que podría indicar un desinterés por parte de los jóvenes debido a las dificultades del ámbito. Ejemplo No. sexos. edades. logramos la colaboración de las administraciones estadísticas. 4 %). etc. 1: El empleo cultural Imaginemos que hemos logrado una observación completa del empleo cultural del país que nos interesa (México. localización. Este reporte nos va a proporcionar un porcentaje (por ejemplo.). La ubicación de los empleos también puede servir de indicador para una política del acondicionamiento cultural del territorio con el objetivo de disminuir las desigualdades de la oferta cultural. historia. Operaciones externas: podemos reportar el número de 800 mil empleos en la población total activa de México. técnicos audiovisuales. mejorar la formación de los bibliotecarios. A partir de este porcentaje podemos hacer comparaciones con otros sectores de la economía que también pondremos en porcentaje para establecer una escala de comparación. Establecimos una nomenclatura de los empleos.

Esta política podría apoyarse en el análisis de pesos respectivos de diferentes funciones en la investigación (edición/creación. Una de las posibles estrategias a impulsar sería. sobre todo donde actuar rápidamente en zonas con densidad empresarial (teoría de los polos industriales) parece ser lo más eficaz. el volumen de negocios realizados. el promover la constitución de un mayor número de empresas medianas capaces de garantizar tamaños de mercados más extensos. la persuasión y la justificación del uso de los recursos públicos. el equivalente al comercio automotriz. etc.Muchos responsables de la toma de decisiones se sorprendieron al saber que el empleo cultural representaba en Francia más del 2 % de la población activa. sus empleos.). su tamaño. La localización de las empresas. usos y límites . la cantidad de empleos. 23 ¿Qué es un indicador? problemática general. su localización. pero significa que la transformación de la información en indicador permite pasar del estatus de información útil al de información estratégica. Esta simple comparación ha sido muy eficaz para incluirlo en el ámbito de los tomadores de decisiones. difusión. podría servir de indicadores en el diálogo con las administraciones financieras para la implementación de una política de ayudas y dinamización. Esto no quiere decir que el crecimiento de los empleos del sector sea un fin en sí. necesaria para el debate. es muy probable que una encuesta revele la existencia de una nube de pequeñas empresas y un grupo considerable de medianas empresas. La duración de vida de las pequeñas empresas es. menor de tres años. entonces dispondremos de una serie de información relacionada con las actividades de las empresas culturales. Ejemplo No. Está claro que México no cuenta con enormes industrias o empresas en el sector cultural. Aquí también. su ciclo de vida. sin embargo. es decir. por ejemplo. etc. historia. 2: El sector de las industrias culturales Si somos capaces de producir una verdadera encuesta de demografía industrial. una mayor permanencia en los empleos y un desarrollo de actividades. en general. impulsar la idea de que habría que prestar mayor atención a las decisiones en el sector cultural. pasaría a ser un buen indicador para la acción pública.

es el precio a pagar por una verdadera política cultural ofensiva [entiéndase como táctica]. en una herramienta para convencer y en una herramienta de debate democrático. en una herramienta de diálogo y de gestión. calidad de las puestas en escena. Se puede entonces demostrar que un mayor peso en la administración parece grande en relación al promedio sectorial. pero considerando su localización y la dificultad para democratizar los públicos. de eficacia y de eficiencia en los ámbitos como la comunicación. etc.Ejemplo No. En términos comparables. para impulsar una estrategia al interior de una organización. Toda institución cultural puede. Tomemos el ejemplo de un teatro público subsidiado. la capacidad de ubicarse en relación a los promedios sectoriales. ese 10 % más en la administración. duración de los espectáculos. En todos los casos que acabamos de tratar está claro que la construcción de indicadores. De hecho. usos y límites . pero evidentemente las especificidades del equipamiento y/o recinto también pueden conducir a indicadores de eficiencia de la gestión interna. a partir de la información económica. 3: Encuesta sobre un establecimiento Como lo dijimos anteriormente este tipo de encuesta debería beneficiar a los indicadores utilizados en las encuestas sectoriales. actores conocidos o no. constituye el tránsito de una información útil y amplia a una información más concentrada. dirigido principalmente a los más pobres y que es capaz de demostrar el logro de esta estrategia a favor de la frecuencia de asistencia. el establecimiento de tarifas y la programación.) sobre los indicadores de establecimiento de tarifas. por otra parte. El indicador se convierte. 24 ¿Qué es un indicador? problemática general. historia. los estudios llevados sobre los teatros han demostrado la prioridad de los indicadores de programación (diversidad de los géneros. En Europa. puede convertirse en una verdadera herramienta de pilotaje de las instituciones así como una buena herramienta de diálogo con los titulares financieros. el indicador como signo y entendido como señal a través de los “tableros de mando” es utilizado por quienes toman decisiones. la encuesta puede revelar que su administración interna es 10 % mayor que el promedio registrado en el sector. dotarse de indicadores de resultados. pero no significa que esto sea una regla general. Imaginemos ahora que este teatro ha puesto en marcha una política “ofensiva” de diversificación de sus públicos. entonces.

penetración de la comunicación. habiendo diversificado mis tarifas. mi programación y mejorado mi comunicación. en categorías desfavorables de la población). También puedo. producir información sobre cada uno de ellos (tipología de los públicos. comunicar mejor y diversificar mi programación. El uso prudente y paciente de los indicadores se vuelve así un instrumento de gestión. 25 ¿Qué es un indicador? problemática general. entonces. por ejemplo. Entonces podre convencer sobre una estrategia de largo plazo. Pero si trabajo bien puedo demostrar a mis financiadores (públicos o privados) que gracias a los indicadores construidos dicha “pérdida” juega como una inversión de 3 o 4 años para mejorar mi indicador inicial y la rentabilidad de mi institución. grado de satisfacción de los públicos) y darme cuenta que tengo que bajar mis precios para aumentar ciertos públicos. Ejemplo: dirijo un teatro de 500 lugares y el reporte de la frecuencia anual de visitas indica que mi sala está llena con un promedio del 50 % y que tengo un déficit del 30 % con relación a mi presupuesto. decidir analizar estos tres comportamientos. Soy entonces capaz de anticipar la conjetura de mis futuros presupuestos respecto a tal o cual estrategia de desarrollo cultural (conquistar. historia. Tengo entonces un primer indicador compuesto (relación de la capacidad de aforo sobre el número de visitas). en efecto. o política de públicos. Si interpreto burdamente el indicador puedo decidir aumentar fuertemente el precio de los lugares para equilibrar mi presupuesto (lo que es uno de mis objetivos de administrador). usos y límites . y cuánto me cuesta la “conquista” de un espectador de tal o tal categoría socio-profesional. una herramienta de anticipación y un apoyo estratégico. Puedo. Todo esto puede requerirme aún más recursos y aumentar en un primer momento mi déficit ya enunciado. preguntarme si este indicador no muestra deficiencias en mi comunicación.La interpretación de los indicadores: la regla de la prudencia El uso de los indicadores en el pilotaje de un recinto o equipamiento cultural. La regla de prudencia que debe aplicarse es la que consiste en tomar las hipótesis posibles que permiten explicar por qué no logro llenar correctamente mi sala de manera satisfactoria. una herramienta de diálogo estructurado. ya que nunca se les puede considera como absolutos. implica una cierta prudencia. al público joven entre 18 y 25 años. programación. Ahora soy capaz de calcular cuánto me cuesta esta “progresión positiva”. por ejemplo. Supongamos que equilibro este esquema con una ocupación del 75 % de mi sala.

Este compromiso se expresa en los términos de una estrategia que debe de ser clara y que debe de ser dividida en diferentes objetivos. Creer que un indicador envía un mensaje “absoluto” es abandonar el terreno de la cultura informacional para entrar en un tipo de fascinación teológica frente a los números y a los porcentajes. usos y límites . Cada uno de esos ejes se traduce en objetivos y cada uno de esos objetivos corresponde a uno o varios indicadores. El Museo de Orsay. El ejemplo de los establecimientos públicos en Francia y la cultura de los indicadores En Francia. los responsables del seguimiento del indicador. la frecuencia de esta elaboración. Eje 3: Adaptar el establecimiento o equipamiento cultural a su entorno administrativo y financiero. los datos necesarios para su elaboración. la cultura de los indicadores ha sido desarrollada ampliamente en los esquipamientos públicos culturales (Museo del Louvre. etc. Cada uno de esos indicadores está descrito de manera precisa en un “ficha indicador” que recapitula claramente lo que mide el indicador. Eje 2: Ampliar los públicos. Mitterrand. puntos de referencia y no respuestas intangibles. Pompidou. ha expresado su estrategia por medio de tres grandes ejes: Eje 1: Reforzar el papel del museo como museo de referencia de las bellas artes. dedicado al arte del siglo XIX. el método empleado para construirlo. 26 ¿Qué es un indicador? problemática general. Versalles. Museo de Orsay. Cada recinto debe firmar con las autoridades de tutela un “Contrato de resultados” válido por tres años y con el cual se compromete. Centro G. Biblioteca F.El anterior ejemplo demuestra en todos los casos que la posesión de indicadores no puede conducir a realizar el ahorro de una interpretación activa del mensaje que nos envía. Sin embargo.) porque fueron perfectamente integrados en los comportamientos estratégicos de dichos recintos por medio de “contratos” plurianuales. por ejemplo. únicamente son “herramientas”. historia. tres años en general. etcétera. con el Estado.

Finalmente. este recinto público y famoso. usos y límites . Imaginemos que esta relación se expresa en el primer año. restaurantes. Eje 2: Desarrollar la protección y valorización del patrimonio.) será entonces la evolución de la relación entre “la afluencia de asistentes que paga el boleto” y “la afluencia total de asistentes”.El Museo de Orsay desarrolla así una batería de al menos 17 indicadores fundamentales que le van a servir para monitorear su actividad. ratificar si su trayectoria estratégica tiene razón de ser y para convertirse en herramientas de diálogo competentes con sus titulares cuando llegue el momento de renegociar su “Contrato de resultados” trienual. Otro ejemplo: el Museo de Louvre En 2003. es decir.) mientras que están obligadas por diversas razones a establecer tarifas variadas y en numerosas ocasiones la gratuidad. historia. 10 para el segundo y seis para el tercero. para cada indicador el equipamiento o recinto público debe brindar un valor meta que es considerado como la meta a alcanzar y que el indicador tendrá que medir en el futuro. etc. 27 ¿Qué es un indicador? problemática general. Ejemplo: Muchas instituciones culturales son reconocidas por su capacidad de autofinanciamiento (museos. con un resultado del 25 %. Un buen indicador de la evolución de sus capacidades de autofinanciamiento (fuera de los bares. su cálculo debe ser explícitamente descrito. también estableció tres ejes estratégicos para sus contratos: Eje 1: Intensificar el desarrollo cultural. brindar un valor meta a alcanzar. operas. y es una operación esencial. cafés. que recibe más visitantes que la ciudad de Venecia. productos derivados. en su “contrato de resultados” la institución cultural tendrá que brindar una evolución de este nivel en los tres años del contrato. teatros. Todos los indicadores deben ser pertinentes en el sentido de que pretenden medir y por tal. El conjunto de esos ejes dio lugar al establecimiento de 47 indicadores: 31 para el primer eje. etc. Eje 3: Reforzar las funciones administrativas y técnicas.

entonces. 2) la fiabilidad del indicador y 3) la trazabilidad. con una visión diacrónica “fiable”. finalmente. para que al final sea renovado el contrato. durante el contrato.El conjunto de indicadores en los equipamientos públicos franceses tiene por otra parte el objeto de una evaluación de certificación externa por parte de los servicios como la Inspección General del Ministerio de la Cultura. fiabilidad y seguimiento. y no se fundamente solamente en meras impresiones o enunciados. y al final del contrato para validar su seguimiento y/o las transformaciones/mejoramientos aportados por el sistema en el curso del contrato trienal. lo que se traduce en el seguimiento del indicador. el establecimiento o recinto público debe brindar un informe anual de resultados. Encontraremos a continuación. los indicadores son elementos de diálogo sólidos. Esta evaluación se realiza generalmente en dos tiempos: al principio del contrato para validar correctamente que los indicadores propuestos estén adaptados a la estrategia descrita. lo que permite seguir la evolución de los indicadores de las modificaciones o cambios que deben tener. Cada año. historia. Este procedimiento puede dar lugar a preguntas estándares que el evaluador debe de plantearse y hacer a sus interlocutores para que la validación sea efectiva. externo o en ambos? -¿En qué procedimientos analiza las brechas entre la meta y lo realizado por el indicador? 28 ¿Qué es un indicador? problemática general. usos y límites . Los indicadores están entonces evaluados en términos de pertinencia. La evaluación de los indicadores se realiza de manera general apuntando a: 1) la pertinencia del indicador. una recapitulación de las principales preguntas necesarias para una evaluación correcta de los indicadores: 1) Pregunta sobre la pertinencia -¿El indicador está visiblemente relacionado con el ámbito estratégico claro? -¿El indicador puede permitir mejorar el resultado buscado? -¿El indicador puede tener un papel de alerta? -¿Es realista la “meta” enfocada por el indicador? -¿El indicador es utilizado en el diálogo interno. más o menos objetiva.

historia. El prestigio de una bella construcción metodológica no debe esconder las preguntas de sentido común que son determinantes: ¿Cuál es mi objetivo general? ¿Qué es lo que deseo medir? ¿Por qué el indicador? ¿es. usos y límites . comprensible para otros? ¿Somos capaces de construir el indicador y de hacerlo persistir en el tiempo? ¿Qué reglas debemos de usar para interpretarlo? etcétera. acaso.2) Preguntas sobre la fiabilidad -¿Es clara la definición del indicador para todos los sectores? -¿Está correctamente descrito y explícito el modo de cálculo? -¿Está determinada la periodicidad de la selección de datos? -¿Existe una permanencia de método de cálculo del indicador? -¿Están claramente enunciados los límites y los medios? -¿Existe una permanencia en la recolección de los datos? -¿Son precisos y rigurosamente cuantificados los datos elementales? -Las estructuras o servicios ¿respetan los plazos de recolección? 3) Preguntas sobre la trazabilidad (seguimiento demostrable) -¿Está claramente identificado el responsable de la recolección de datos elementales que componen el indicador? -¿Está claramente identificado el responsable del cálculo del indicador? -¿Está precisado el responsable de la validación del resultado del indicador? -¿Están bien definidas la o las fuentes de datos elementales? -¿Está documentado el indicador para poder ser auditado? -¿Existe algún dispositivo de verificación previo en cuanto a las modalidades de establecimiento de los datos? -¿Existe algún dispositivo de verificación previo en cuanto a la verosimilitud de los datos? Conclusión Hay que acordarse siempre que por más sofisticados que sean los indicadores no son más que herramientas. 29 ¿Qué es un indicador? problemática general.

aplicables. donde la propia metodología puede volverse un enigma. Es una lección que la literatura. Es a partir de que los ubicamos en los procesos normales de inteligencia y de la conducta de organizaciones cuando pierden esa forma y se convierten en herramientas simples. La cuestión esencial que corresponde impulsar es la clarificación de estrategias. historia. toda construcción metodológica se vuelve arbitraria y sin una utilidad real. usos y límites . la ausencia de estas reflexiones hace de los indicadores objetos que por su apariencia solo destaca su aspecto repulsivo y son considerados como construcciones abstractas con un halo misterioso. una vez más.Con mucha frecuencia. útiles y mejorables. nos puede brindar cuando meditamos sobre la frase que H. ya que sin estás. Melville pone en la boca del capitán Achab en su novela Moby Dick: “My methods are rational but my goals are insane”. 30 ¿Qué es un indicador? problemática general.

2
Resumen

Estadísticas e indicadores culturales:
El caso de Quebec
Benoít Allaire *

En 2007, el Observatorio de la Cultura y de las Comunicaciones de Quebec (OCCQ) publicó una pequeña obra titulada: Le système d’indicateurs de la culture et des communications au Québec.1 Sin duda fue uno de los momentos más importantes dirigido al establecimiento de un sistema de indicadores significativos del desarrollo cultural de esa ciudad. El presente texto retoma lo esencial de dicha publicación y describe situaciones que tuvieron lugar desde ese entonces. Este documento está divido en seis partes: 1) un breve retrato de Quebec en América del Norte, visto desde el ángulo de su especificidad cultural; 2) una síntesis de la historia de las estadísticas culturales en Quebec; 3) una descripción del funcionamiento y del trabajo del OCCQ; 4) el proceso del OCCQ para la construcción del sistema de indicadores culturales; 5) una explicación del marco teórico que fundamenta el sistema de indicadores y 6) una descripción de los procesos de selección de los indicadores culturales. Quebec en América del Norte Quebec es una provincia de Canadá en donde actualmente (2010) viven 7.9 millones de habitantes, de esta cantidad el 80 % son francófonos. Se trata, entonces, de una pequeña sociedad minoritaria en relación al conjunto canadiense, conformada en su mayoría por personas de lengua francesa. A pesar de que Quebec no es más que una provincia cuenta con una relativa autonomía en lo que respecta al desarrollo de su cultura. La lengua francesa representa una cierta defensa contra el imperialismo cultural estadounidense y al mismo tiempo juega a favor de otra gran tradición cultural, la de Francia, particularmente en el ámbito literario y en la industria editorial.
* Consejero en investigación en cultura y comunicaciones del Observatorio de la Cultura y de las Comunicaciones de Quebec, Canadá. 1 Benoit Allaire (2007). Le système d’indicateurs de la culture et des communications au Québec. Première partie : Conception et élaboration concertée des indicateurs. Instituto de la Estadística de Quebec, Observatorio de la Cultura y de las Comunicaciones de Quebec. 31

La toma de consciencia de esta condición, es decir, del carácter único de su historia y de su cultura, del hecho de ser caracterizados o distinguidos por el uso de la lengua francesa, fue justamente lo que impulsó a los responsables políticos a tomar los primeros pasos en la política cultural quebequense en los años sesenta. En efecto, el estatus minoritario del Quebec francófono, relativamente aislado entre los 300 millones de anglófonos de América del Norte, significa una clara fragilidad respecto a la permanencia y desarrollo de sus tradiciones culturales. Historia de las estadísticas culturales en Quebec El primer paso en el establecimiento de dicha política cultural fue la creación de un Ministerio de Asuntos Culturales en 1961. A partir de ese momento, se realizaron varias encuestas sobre las bibliotecas públicas, sobre el ámbito editorial, las representaciones teatrales, las grabaciones sonoras y las proyecciones cinematográficas, entre otras. Hubo que esperar, sin embargo, hasta 1978 para que fuera adoptada la política de desarrollo cultural de Quebec; misma que destacaba por la carencia de datos estadísticos que midieran los progresos alcanzados una vez que se adoptaran una serie de medidas políticas y económicas en apoyo a los creadores y a las industrias culturales. Posteriormente, la producción de estadísticas culturales se aceleró a partir de la primera encuesta sobre prácticas culturales de los quebequenses. Esta encuesta quinquenal consultó a la población sobre numerosas actividades culturales: frecuencia de asistencia a los museos, espectáculos y bibliotecas; compra de libros, discos y revistas; audiencias televisivas y radiofónicas, usos de Internet, etc. Al final de los años noventa, el Ministerio de la Cultura y de las Comunicaciones de Quebec mantuvo sus actividades estadísticas, pero sin enmarcarlas en una visión de conjunto, además se enfocó en las necesidades de la administración de los programas y no en su evaluación. Este importante desarrollo de las estadísticas culturales en Quebec se llevó a cabo sin un marco conceptual que definiera claramente lo que se entiende por cultura o desarrollo cultural.

32 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec

A pesar de que las primeras estadísticas relacionadas con el sector cultural son mucho más antiguas y aparecen hasta el final del siglo XIX y principios del siglo XX, con los primeros datos sobre la asistencia a los cines y el tiraje de periódicos, su objetivo no tuvo nada que ver con la voluntad de describir ciertos aspectos de la vida cultural quebequense o canadiense, se trató más bien de medir la aportación económica de una industria o incluso de verificar las pretensiones de los editores de periódicos para determinar el precio justo de la publicidad. Aunque todavía no se puede hablar de verdaderas estadísticas culturales Estadística Canadá produjo, en el marco de su programa sobre las industrias de servicio, un gran número de estudios sobre industrias culturales; sin embargo, hubo que esperar hasta principios de los años 70 para que esta dependencia estableciera el programa de estadística cultural, cuyo principal animador fue Yvon Ferland. El programa tenía como objetivo responder a las necesidades de evaluación de programas de apoyo a la cultura. En realidad, esos programas ya existían pero no había ningún medio de comprobar si alcanzaban o no sus objetivos; y es por esto que Ferland pudo crear un servicio cuyo papel era centralizar y organizar de manera sistemática la información cultural. Una vez más, hay que subrayar que dichos esfuerzos se realizaron sin un marco conceptual explícito. El sistema de estadísticas canadienses de esa época se apoyaba en una clasificación de actividades culturales divididas según los sentidos humanos: expresión visual, expresión escrita, expresión sonora. Cada ámbito expresivo estaba a su vez dividido en cuatro funciones: creación y producción, presentación, distribución, conservación y utilización. Sin embargo, esta clasificación se quedó en la teoría, entonces los trabajos del programa canadiense de estadísticas culturales fueron más bien distribuidos en 14 proyectos basados en su mayoría en experiencias de Estadística Canadá y en la otrora “Clasificación de Actividades Económicas”.

33 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec

pero cuando toca el turno de hacer hablar a las estadísticas. En un informe importante. existe una suma importante de experiencias sobre el tema. Baja comparabilidad de resultados debido a la existencia de marcos conceptuales muy distintos. IFACCA) hizo el balance de los trabajos sobre indicadores culturales. publicado en 2005. comparado con las ambiciones planteadas en un principio. Esto es imposible sin una definición explícita de cultura. sin embargo. muestran que se puede producir perfectamente un gran número de estadísticas sobre la cultura sin estar provisto de un marco conceptual que describa claramente lo que entendemos por cultura. que permita la elaboración de indicadores adecuados. de darles sentido.Pudiera parecer que el resultado de los esfuerzos de Ferland fue muy pequeño. comparables al Producto Interno Bruto. en términos demasiado generales. Formulación de las políticas culturales. Los dos ejemplos anteriores. lo cual hubiera exigido explicitar los conceptos subyacentes a la de una producción de estadísticas. ya sea para la elaboración de un marco conceptual de estadísticas culturales o de políticas culturales. Según IFACCA. Sobre todo si se considera que preveía el desarrollo de una serie de indicadores de alto nivel. el Observatorio de la Cultura y las Comunicaciones de Quebec (OCCQ) comenzó sus trabajos sobre la elaboración de un sistema de indicadores de la cultura y las comunicaciones de Quebec. el hecho de que el programa no haya podido cumplir con todas sus promesas. la Federación Internacional de Consejos de Arte y Agencias de la Cultura (por su siglas en ingles. antes que nada ¿qué es el OCCQ? 34 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . se nota la importancia estratégica de apoyarse sobre una base teórica sólida. Una vez más. Líneas de base de calidad incierta. explica en parte. es decir. la ausencia de un marco conceptual de estadísticas de la cultura y las comunicaciones en Canadá. a lo que podría ser y a lo que tendría que ser. pero enfrentan algunos problemas comunes: • • • • • Confusión sobre lo qué es un indicador y su uso. Considerando estas dificultades. Dificultad para adaptarse a las necesidades particulares de las políticas culturales. a causa de la ausencia de una base teórica sólida. de un marco conceptual. de volverlas significativas. Pero. o a la tasa de desempleo. se plantea la necesidad de vincularlas a lo que es la cultura. el caso quebequense y el caso canadiense.

La misión del Observatorio era responder a las necesidades reales y concretas de los sectores de la cultura y las comunicaciones. El comité del multimedia. del audiovisual y de la radiodifusión. El comité de los municipios y administraciones locales. Más recientemente. la Sociedad de Desarrollo de las Empresas Culturales y el Instituto de la Estadística de Quebec. El comité del patrimonio de los museos y de los archivos. El comité del disco y de las artes escénicas. Los comités consultivos son: • • • • • • • • El comité de artes visuales. hace diez años. conformado a su vez por miembros de asociaciones profesionales de ámbitos culturales específicos. El comité de cine. El comité de la investigación universitaria. de la literatura y de las bibliotecas. el Consejo de las Artes y de las Letras.El Observatorio de la Cultura y las Comunicaciones de Quebec El OCCQ fue creado por el gobierno de Quebec. La dirección del OCCQ está asignada a un comité directivo integrado por seis cooperaciones financieras y representantes de ocho comités consultivos del OCCQ. y tiene el mandato de vigilar y controlar la producción y difusión de obras cinematográficas] y Bibliotecas y Archivos Nacionales de Quebec. se sumó a esta cooperación. de sus trabajadores y profesionistas. El comité del libro. cuando era evidente que la dispersión de los recursos en materia de estadísticas culturales no respondía a las necesidades de conocimiento de los medios culturales. En un principio OCCQ fue producto de la cooperación financiera entre cuatro colaboradores gubernamentales: El Ministerio de la Cultura y las Comunicaciones. 35 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . la Régie du cinéma [organismo gubernamental que depende del Ministerio de la Cultura y de las Comunicaciones y de la Condición Femenina. de los especialistas en materia de estadísticas e investigaciones y supervisiones. Los representantes gubernamentales son minoritarios dentro de este comité directivo. de las profesiones de arte y de las artes mediáticas.

El marco conceptual. lo que no es necesariamente el caso de otros observatorios culturales. que delimita teóricamente las fronteras de lo que es cultural y de lo que no lo es. etc. La Federación de Escritores de Quebec. Uno de los principales mandatos del OCCQ es producir estadísticas y análisis cuantitativos. La Asociación nacional de los editores de libros. La Corporación de bibliotecas profesionales de Quebec. 36 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . La Asociación de bibliotecas públicas de Quebec. La Résau-Biblio. obligación de confidencialidad) así como. el SCACCQ determina si un establecimiento que difunde películas es parte o no de la industria del cine. lo ubica en el ámbito cultural que mejor responde a su actividad principal. Por ejemplo. de la experiencia de éste en materia de encuestas y metodología estadística. fue la principal herramienta de consulta de los medios culturales para la elaboración del Sistema de Clasificación de las Actividades de Cultura y de las Comunicaciones en Quebec (SCACCQ). lo que permite realizar estadísticas beneficiándose de los privilegios concedidos por la Ley sobre la estadística en el ISQ (carácter obligatorio de las encuestas. de la literatura y de las bibliotecas está compuesto entre otros. En el plan administrativo. El SCACCQ permite determinar si un establecimiento forma parte del sector cultural y de las comunicaciones y de no ser así. La Asociación de distribuidores exclusivos de libros en lengua francesa. en otros lados del mundo se analizan las estadísticas existentes o se concentran en sus tareas de vigilancia. sobre todo en los ámbitos culturales. el OCCQ se orientó a la construcción de un marco conceptual de la estadística de la cultura y de las comunicaciones. el comité del libro. La Asociación de libreros de Quebec. En primera instancia. La Biblioteca y archivos nacionales de Quebec. de la industria multimedia o de los museos. el OCCQ se encuentra dentro del Instituto de la Estadística de Quebec. por representantes de: • • • • • • • • • La Unión de las escritoras y los escritores quebequenses.Por ejemplo.

La elaboración concertada de los indicadores de cultura y de las comunicaciones El sistema de indicadores de la cultura y de las comunicaciones de Quebec fue efectivamente construido con la contribución esencial de sus principales usuarios. lo cual ilustra la pertinencia y la fecundidad del modelo de organización del OCCQ. el OCCQ ha elaborado una clasificación de las profesiones de la cultura y de las comunicaciones. 37 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec .Además. No obstante. Estos indicadores deben responder a las siguientes preguntas: ¿Cuál es el estado de desarrollo cultural en Quebec? ¿Este desarrollo cultural está en decadencia o alcanzó la cima? ¿Las actividades culturales ahora son más numerosas y variadas? ¿Son más accesibles para todo público? ¿Cuáles son los ámbitos culturales más frágiles? ¿Nuestro sector cultural está en mejor o en peor condición que el de otras provincias canadienses u otros países? Con el fin de evitar uno de los problemas mencionados por IFACCA: la desarticulación entre los indicadores y las políticas culturales. se ha convenido que la elaboración del sistema de indicadores se realice en concertación con los responsables gubernamentales y los representantes de los medios culturales. sacar constataciones sobre el desarrollo cultural de Quebec. con el fin de descubrir la situación de los trabajadores de diferentes ámbitos culturales. toda esta producción estadística no permite. de ninguna manera. El OCCQ está dotado de herramientas eficaces que permiten la producción de un gran número de datos y análisis. fundado en la integración orgánica de los investigadores y de los usuarios. Dicha clasificación es extraída de la Clasificación Nacional de las Profesiones (CNP-S) realizada por Estadística Canadá. Es por ello que el OCCQ decide realizar un sistema de indicadores de la cultura y de las comunicaciones de alto nivel que permite seguir la evolución del desarrollo cultural de Quebec en sus grandes dimensiones.

Los indicadores son producidos por el OCCQ y responden a las preguntas de los usuarios. Los datos son tratados por el OCCQ. las exigencias del marco teórico del sistema de indicadores y las solicitudes de los usuarios relativas al desarrollo cultural. Figura 1. fichero administrativo. según las obligaciones expresadas en el marco conceptual.La figura 1 ilustra las relaciones lógicas en las etapas de construcción de los indicadores culturales: • • • • • • Los usuarios plantean preguntas sobre el desarrollo cultural de Quebec. éste no está oculto es explícito y comprendido por todos los participantes del proyecto. Proceso de la elaboración concertada de los indicadores.) y de datos. Las actividades producen un marco conceptual de estadísticas culturales y un marco teórico para la producción de indicadores. Vemos que el marco teórico del sistema de indicadores se sitúa en el corazón del proceso concertado en elaboración de indicadores. El marco teórico del sistema de indicadores determina la selección de las fuentes (encuestas. 38 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . Esas preguntas son abordadas durante actividades de concertación del OCCQ. etc.

Fayard. el sistema de indicadores está basado en la teoría de la comunicación. desde el punto de vista de la comunicación. y un segundo nivel. 39 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . observamos un desvío de las exigencias de la actividad comunicacional respecto a la validez. la sociedad y la personalidad. tanto desde el punto de vista político como económico. Un primer nivel. de los cuales las dimensiones son: la cultura. o sea el dinero. En las sociedades modernas. de la política cultural.2 Primeramente. Paris. en la cual los mensajes son bienes o servicios cuyo contenido simbólico es el componente prioritario. Con la “complejización” de las sociedades. frecuentemente. podemos contemplar a las sociedades como sociedades de dos niveles. t. en el momento y el lugar establecidos por la tradición. donde las comunicaciones son adaptadas según el modelo de la comunicación interpersonal. transmitiendo el saber cultural (ciencia. la legitimidad o la autenticidad de las expresiones culturales. La ventaja de los medios es que permite una circulación más eficiente de los mensajes. arte. El sistema de indicadores de la cultura y de las comunicaciones se inspiró en la teoría de la actividad comunicacional de Jürgen Habermas. Teoría de la acción comunicativa. el poder o los medios masivos de comunicación. En el segundo caso. la comunicación obedece a imperativos que derivan de las exigencias propias de los medios. que surge de la “complejización” de las sociedades donde la comunicación se realiza con la ayuda de medios. la danza permitía a los danzantes agradecer las fuerzas míticas la protección de la tribu. moral). El marco conceptual para las estadísticas culturales del OCCQ utiliza una teoría simple de la comunicación: emisor-mensajereceptor. 2. 2 Jürgen Habermas (1987). la danza es un espectáculo que se produce según las exigencias de la circulación de capital y. rendir homenaje a los ancianos y hacer valer su habilidad expresiva. Por ejemplo.El marco teórico de los indicadores de la cultura y de las comunicaciones Así como el marco conceptual de las estadísticas culturales usado por el Observatorio para delimitar al sector cultural. la comunicación se realiza según los criterios propios al “mundo vivido”. En el primer caso. Es la actividad comunicacional que permite al mundo vivo reproducirse. en las sociedades primitivas. aunque en distintos niveles. el proceso de reproducción cultural es asumido cada vez más por los medios y por consecuencia.

cuando este último ya no es discutible. lo que contribuye a debilitar la base de validez del contenido intercambiado. informacionales y humanos. De manera general el sistema de indicadores que elaboramos contempla las actividades culturales que son mediadas en su sentido más amplio. es esta naturaleza de los medios.El asumir ciertos procesos de “inter-comprensión”. poder o los medios masivos) engendra problemas de legitimación. De hecho. para que lo saberes culturales sean válidos. En esta exigencia normativa. está cimentado nuestro sistema de indicadores culturales. que induce una asimetría en la comunicación entre las personas. En otras palabras. En resumen. Todos estos recursos se movilizan en diversos grados. éstos deben estar legitimados y lo estarán aún más por el proceso de reproducción cultural que se realiza democráticamente. 7. Las actividades culturales están consideradas como una categoría de actividades comunicacionales. El carácter democrático se comprueba por el grado de accesibilidad a los medios de la cultura. Los problemas de legitimación en nuestras sociedades se transforman en exigencia de democracia cultural. Las actividades culturales se llevan a cabo según dos modos de comunicación: las actividades mediadas y no mediadas. que apuntan a la reproducción cultural de los órdenes sociales por los diversos medios (dinero. contar una historia a los hijos a la hora de acostarse es una actividad cultural. 2. 3. por lo que se ha convenido llamarlo “sistema de emisión” conforme al marco conceptual del OCCQ. por la diversidad de las actividades culturales legítimas y también por la vitalidad de la cultura que incluye la participación en las actividades culturales. pero su modo de comunicación no es comparable al rol de un cuenta-cuentos. Se entiende por actividades mediadas aquellas donde la comunicación exige un proceso intermediario. 6. Este conjunto está compuesto por recursos financieros. Se caracterizan por su orientación hacia la reproducción simbólica del conjunto de conocimientos. 5. al que promociona un disco. a las entrevistas en televisión y a su nivel en el ranking de ventas de discos). El proceso de mediación de la cultura se efectúa por la movilización de un conjunto de recursos y de condiciones provenientes del entorno de las actividades culturales. 40 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . (Por ejemplo. se puede decir que el marco teórico del sistema de indicadores culturales del OCCQ se basa en diez enunciados teóricos: 1. 4. materiales. aparece la necesidad de justificar esta asimetría para que la comunicación pueda continuar. de valores y de normas que forman parte inherente de la vida en sociedad. la de la democracia cultural.

bajo la forma de bienes o servicios. gastos. 41 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . El resultado de estas actividades está condensado en productos destinados al público. fueron excluidas. el Observatorio aparece entre los recursos informacionales utilizados por el sistema de emisión y el público. Se les puede considerar como el entorno dentro del cual se efectúa dicha reproducción cultural. normas y valores. incluyendo derechos. informacionales (expresiones. De manera general.8. Los indicadores relativos a los públicos y a las repercusiones. Los recursos son representados sobre un plan distinto al de otras dimensiones ya que éstos existen independientemente del proceso de reproducción sistemática de la cultura. con el objetivo de producir y de difundir los mensajes (productos simbólicos) que se consumen e interpretan por un público cuyas actividades (tiempos. Los indicadores relativos al sistema de emisión. El sistema de indicadores culturales se divide en cuatro categorías: • • • • Los indicadores relativos a los recursos. en la construcción del sistema de indicadores es la democracia cultural. que son tan importantes desde el punto de vista de la reproducción cultural. el sistema de indicadores no tiene más que los procesos de reproducción cultural y son dominados por los imperativos sistémicos de la economía y del Estado. tanto sobre el plan simbólico como sobre las condiciones materiales y sociales de su reproducción. 10. materiales (bienes de equipamiento). las interacciones entre personas. El sistema de emisión saca de allí los recursos financieros (dinero). La exigencia normativa. Los indicadores relativos a los productos. condiciones políticas y jurídicas) y humanos. En este esquema de integración de la reproducción sistemática de la cultura. interpretaciones) se convierten en recursos para el sistema. 9. Por ejemplo. Estos productos son a la vez consumidos y reinterpretados por el público y contribuyen a reproducir o a cuestionar los elementos de la cultura. Este modelo (figura 2) permite formular indicadores sobre la estructura y las condiciones diferentes de la reproducción cultural. conocimientos.

Se trata de una medida relativa a una dimensión esencial de la vida cultural. En este sentido. reducida a una sola cifra.Figura 2. es prácticamente lo mismo decir que en el 2001 el 3 % de la mano de obra quebequense estaba constituida por trabajadores culturales. 42 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . que orienten su interpretación y que permitan comprender su construcción.) Definición y elección de los indicadores culturales La relación que existe entre el número de trabajadores culturales y el número total de trabajadores en Canadá es un indicador cultural. es necesario acompañar dicha cifra de otros elementos que le otorguen significado. Esquema de las dimensiones estructurales de la reproducción cultural. en realidad no decimos gran cosa. Por ello. (Las flechas indican el sentido de la circulación de la información.

3 Robert V. excepto por lo que se refiere a Ontario que muestra una situación comparable a la de Quebec. Horn (1993). 43 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . pero puede igualmente significar que este desarrollo está cada vez más delimitado por mecanismos sistemáticos. De ahí la importancia de definir. Definición de un indicador ¿Qué es un indicador? la manera más fácil de comprender qué es un indicador es probablemente comenzar por situar este concepto en la cadena de la investigación social cuantitativa. es netamente más importante y crece más rápidamente que en otra parte de Canadá. lo que es el desarrollo cultural. Es posible comparar el valor más reciente del indicador con los valores precedentes y afirmar que la mano de obra cultural toma un lugar cada vez más importante en la sociedad quebequense. en el conjunto total de los trabajadores quebequenses. que es la superficie hasta cierto punto del indicador revela algunos elementos comparativos que orientan su interpretación. Las observaciones organizadas sistemáticamente proporcionan datos que contienen la información básica que puede formalizarse en estadísticas que son transformadas en indicadores concebidos para expresar la estructura o la variación de un fenómeno ligado a preocupaciones y/o problemas sociales o científicas. tales como Ontario o el conjunto canadiense. la vitalidad cultural. Pero ¿qué significa este crecimiento de la mano de obra cultural? el marco teórico permite responder a esta pregunta ya que nos autoriza a decir que la sociedad quebequense dedica relativamente más recursos humanos a su desarrollo cultural. Es posible evaluar también la importancia de dicha mano de obra comparándola con la de otras sociedades. El indicador nos muestra que la parte de la mano de obra cultural. Cambridge University Press.La figura 1. lo que es un signo positivo de vitalidad. Robert V. en este caso. Statisticals Indicators for the Economic and Social Sciences. Horn3 propone una fórmula simple y esclarecedora de las relaciones lógicas que van de las observaciones a las preocupaciones sociales.

a menudo llamado “índice”. ¿Qué es un indicador cultural? el que mide cierto cambio o evolución en el tiempo. Ser comprensible para el mayor número de personas aún si su construcción pueda ser compleja. Un indicador avanzado. Poder aprender y señalar la aparición de un problema. determinó un cierto número de criterios de calidad a los cuales debe responder un indicador cultural: • • • • • • • Formar parte de un sistema coherente apoyado en un marco teórico que sitúe la cultura en el conjunto social. Apoyarse sobre los datos estadísticos de calidad. Una modificación del indicador significa una modificación del fenómeno medido. reúne una grandeza y un patrón – por ejemplo. tales como el indicador de esperanza de vida (promedio de la edad al momento del deceso) y el de la escolaridad (promedio del número de años de estudio). por una parte. creciente o decreciente? ¿es equitativo según las regiones? ¿modifica la relación entre los gastos privados y públicos? preguntas de este tipo son las que debe responder el indicador. Por ejemplo. Por ejemplo. en el sentido metodológico del término. Este esfuerzo ¿es constante. 44 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . la distribución en el espacio o las modificaciones estructurales de un fenómeno ligado a la cultura. en consenso con los responsables gubernamentales y los medios culturales. Ser comparable con los indicadores extranjeros. el indicador se liga a conceptos que forman parte de un marco teórico que define los fenómenos a estudiar.Aunque un dato simple podría constituir un indicador en ciertos contextos. Informar sobre las tendencias y los cambios del estado de la cultura según las regiones y sectores de actividad. particularmente significativos. es posible querer evaluar el esfuerzo dedicado al desarrollo cultural por la colectividad quebequense (gastos públicos y privados por persona) desde 1992. Ser fiable. es un indicador que agrupa algunos indicadores ponderados según ciertos criterios con la finalidad de conceder un valor matemático a un fenómeno social que no es directamente medible. el número de bibliotecas por cada 100 mil habitantes – mientras que por otra parte. El Observatorio. si es posible. el Índice de Desarrollo Humano (IDH) agrupa algunos indicadores sociales. la mayor parte del tiempo un indicador es una medida compuesta que.

4. le asignamos uno o varios criterios de calidad del OCCQ. Estudio realizado por el Ministerio de la Industria. mientras que. • Una indicación del formato de presentación del indicador. Se trata de un tablero utilizado por Benoît Godin. D’Art report 18. 45 4 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . por otra parte. metodológico. del Comercio. • Una explicación de su significado. • Permitir comparaciones. • Una indicación de la interpretación que se tiene que hacer del indicador. con las dimensiones esenciales de un indicador según IFACCA. 5 Benoît Godin. analítico. así como las dimensiones apropiadas definidas por el IFACCA.• • • Obtener un fuerte grado de consenso entre los actores de los medios culturales y de los gobiernos involucrados. Statistical Indicators for Arts Policy. A cada uno de esos criterios de selección. el Ministerio de la Cultura y de las Comunicaciones y el Consejo de la Ciencia y de la Tecnología. Por ejemplo. un indicador cultural debería incluir ciertas dimensiones esenciales: • Un objetivo explícito. Con el fin de reconciliar las cualidades requeridas de un indicador cultural. Por una parte. de la Ciencia y de la Tecnología. • Una definición clara de lo que es medido por el indicador. • Una indicación de los límites del indicador. Yves Gingras et Éric Bourneuf (1997). según los criterios del OCCQ. Quebec. el criterio “político” se refiere al interés político que representa el indicador y su capacidad de influir sobre la acción política. empleamos un tablero de criterios más sistemático.5 Este tablero está constituido por cinco criterios de selección: teórico. International Federation of Arts Councils and Culture Agencies (2005). Es preferible tener un número reducido de indicadores significativos. según IFACCA. Ser publicados regularmente en las fechas establecidas. • Los metadatos sobre la construcción del indicador. corresponde a las dimensiones descritas por el IFACCA en cuanto a la necesidad de definir la meta del indicador y la manera en la que tiene que ser interpretado. Además. Les indicateurs de culture scientifique et technique. • Ser desglosado según la estructura del objeto medido. práctico y político. Yves Gingras y Éric Bourneuf para la construcción de indicadores de cultura científica. este criterio coincide con las preocupaciones del OCCQ en cuanto a la capacidad del indicador para señalar un problema y a la necesidad de un consenso relacionado con el interés del indicador.

visto desde el ángulo sistémico. profesionalización y características sociales. 46 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . los establecimientos de producción. Estas dimensiones ―recursos. Por ejemplo. el sistema de emisión comprende a los “creadores”. Recursos Financieros Sistema de emisión Productos Públicos Tablero 1. en la dimensión de los recursos. productos y públicos― están ilustrados en la figura 2 y pueden a su vez. repartición. el componente “Creadores y condiciones de creación” puede dividirse en subdimensiones como el número de creadores. a cada subdimensión corresponde al menos un indicador salvo algunas excepciones. difusión. Por ejemplo. el componente de los recursos financieros comprende una subdimensión “Gastos públicos de la cultura”.Selección de los indicadores culturales Con el fin de seleccionar un cierto número de indicadores del desarrollo cultural de Quebec. primero construimos una lista de 69 indicadores provenientes de las dimensiones estructurales de la reproducción cultural. Dimensiones y componentes del sistema de la cultura y de las comunicaciones y principales componentes. sistema de emisión. y la dimensión interpretativa de este indicador es la vitalidad cultural. Por ejemplo. Creadores y condiciones Novedades Consumo cultural de creación Materiales Establecimientos de Cantidades de Participación producción productos en la cultura lanzados al mercado Informacionales Establecimientos de Importaciones incidencia social difusión y distribución y exportaciones de las actividades culturales (no especificadas aquí) Humanos Establecimientos de Valores de los formación productos vencidos Cada componente se divide en subdimensiones. distribución y formación. En teoría. ser descomponerse en sus diferentes elementos. El indicador asociado a esta subdimensión es el ratio de los gastos públicos de la cultura sobre el conjunto de los gastos culturales.

aplicada a los responsables gubernamentales de los medios culturales. Nos aseguramos también que cada una de las tres dimensiones del desarrollo cultural estuviera contemplada en el sistema de indicadores. social o política de los indicadores culturales? o también ¿cómo relacionarlos a preocupaciones de este tipo? Precisemos de entrada que este sistema no se enfoca en la medición de la eficacia o la eficiencia de la política cultural quebequense. nos parece que el enfoque de la UNESCO6 sobre esta cuestión es válido y permite realizar ciertas comparaciones internacionales con la condición de que sean claramente definidas todas las etapas de la construcción de los indicadores nacionales. Informe Mundial sobre Cultura. lo que permitió escoger un cierto número de indicadores en función de su potencial interpretativo y no sólo por su significado en relación con el marco teórico. A cada indicador se le vincula con un grado de conformidad para cada uno de los cinco criterios de selección mencionados: validez.Mientras que el establecimiento de una lista de 69 indicadores dependía únicamente de las posibilidades teóricas del marco conceptual. pp. De este enfoque. comparabilidad. Cada uno de los 69 indicadores fue clasificado según estas tres dimensiones interpretativas. la introducción de preguntas normativas del sistema. 6 Sakiko Fukuda Parr (2000). así como comparaciones internacionales. ¿Cómo determinar la pertinencia económica. La lista de 22 indicadores (ver extracto del tablero 2) fue sometida a una consulta. cuando sea posible. de hecho. 47 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . 293-299. la diversidad cultural y la accesibilidad a la cultura. Ediciones UNESCO. esta reducción representa una etapa importante en la elaboración de nuestro modelo. Paris. disponibilidad de los datos e interés (casilla vacía antes de la consulta). al menos no directamente. fiabilidad. destacamos tres dimensiones particularmente significativas que se prestan a la elaboración de indicadores cuantitativos: la vitalidad cultural. UNESCO. permitió reducir el número de indicadores a 22. Aunque la pertinencia del concepto de desarrollo cultural sea discutible y discutida. “En busca de indicadores de cultura y desarrollo : avances y propuestas”. Su objetivo es más bien generar la descripción del desarrollo cultural en Quebec.

Validez + Fiabilidad Comparabilidad Disponibilidad Interés de datos + + + - + + ++ + ++ + ++ ++ ++ ++ + ++ ++ ++ ++ + + ++ ++ - Tablero 2. Índice de diversidad de trabajadores culturales según la comunidad cultural. Número de establecimientos de difusión por persona. Relación entre el número de trabajadores culturales y el número de trabajadores de otros sectores. 4. Filtro de selección de indicadores (hipótesis de trabajo). 48 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . 7. Tasa de crecimiento de gastos culturales por persona. 6. 5.Indicador 1. Relación entre el PIB de las industrias culturales y el PIB total.

En cuanto al formato de presentación. todos estos indicadores estaban representados por una figura describiendo la evolución del indicador según el período a determinar. Al final de este proceso. pero la comparabilidad en el espacio se limita a las posibilidades de comparación con otras provincias canadienses o de otros sectores económicos. la validez y la fiabilidad de la relación entre el PIB de las industrias culturales y el PIB total (indicador 4) son bastante seguras. Al principio. Por ejemplo. 14 indicadores prioritarios fueron seleccionados (tablero 3). Por ejemplo. Esta categorización. pero fue imposible obtener un consenso. pero falta verificar la fiabilidad de las estadísticas financieras de las industrias de los sectores de la cultura y las comunicaciones según el SCIAN y su armonización con los del SCACCQ. usamos la anotación siguiente para facilitar esta primera evaluación: • • • (– ) Significa que el criterio de calidad está ausente para este indicador. Los 14 indicadores prioritarios están distribuidos en indicadores económicos e indicadores sociales de la cultura. no tenía más objetivo que ayudar a las personas consultadas a entender mejor el significado de los indicadores. el número de indicadores tenía que estar limitado a diez. La mayoría de los datos necesarios para la construcción del PIB cultural están disponibles. independiente del marco teórico. 49 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . Finalmente. La comparabilidad en el tiempo está asegurada. (+ ) Significa que el criterio de calidad está presente en parte solamente o que está sujeto a ciertas verificaciones. ( ++) Significa que el criterio de calidad está presente con certeza.Los símbolos de las casillas del tablero representaban nuestras hipótesis de trabajo sobre la validez y pertinencia del indicador. Su distribución equitativa es casual. el interés por este indicador es manifiesto por su alcance en la evaluación del peso económico de los sectores de la cultura y de las comunicaciones.

Es un indicador de accesibilidad económica. 6. 2. Es un indicador de vitalidad cultural. en el contexto de Quebec. 5.Indicadores económicos 1. Es un indicador de vitalidad cultural y. un indicador de diversidad cultural. Medir la variación del valor de las ventas de productos culturales indica la evolución del consumo cultural. Es un indicador de accesibilidad económica a la cultura. Medir la variación del costo de los productos culturales. El PIB cultural mide el valor de los recursos económicos destinados a la cultura. Relación entre el PIB de los sectores de la cultura y de las comunicaciones y el PIB total. Proporción del mercado de productos culturales nacionales. Objetivo Medir el papel de la cultura en la economía. Índice de precios de los productos culturales. Medir la variación del valor de las exportaciones de los productos culturales. Evaluar la posición económica de los productos culturales quebequenses en el conjunto de productos culturales vendidos. Medir la variación del grado de diversidad cultural según el origen de los productos permite seguir la evolución de la apertura de los quebequenses a otras culturas. 4. Índice de exportación de los productos culturales. 50 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . 7. Índice de las ventas totales de productos culturales. 3. Índice de diversidad de ventas totales por país productor. Medir el grado de concentración de las industrias permite identificar las dificultades del acceso al mercado. Es un indicador de vitalidad cultural. Índice de concentración de las industrias culturales (producción y difusión reunidas).

Índice compuesto de la asistencia a los recintos culturales. Relación entre el tiempo destinado a las actividades culturales y el tiempo de esparcimiento. Es un indicador de vitalidad cultural. con la finalidad de realizar en un primer momento un estudio de viabilidad. 10. dirigida a investigadores quebequenses especializados en el sector cultural. Número de recintos de difusión por mil habitantes. Relación entre el número de novedades y el conjunto de la oferta. 1 (el PIB cultural). se abrió una convocatoria específica.Indicadores sociales 8. Objetivo Medir la evolución numérica de la mano de obra cultural Es un indicador de vitalidad cultural. el OCCQ decidió arrancar los trabajos necesarios para el cálculo de seis indicadores con elevado interés y cuyos datos ya están disponibles. En la mayoría de los casos. Es un indicador de vitalidad cultural. Índice compuesto de la participación a las actividades culturales. Medir la variación del tiempo social dedicado a la cultura. Estos estudios de viabilidad tenían que brindar respuestas sobre los criterios de selección de los indicadores. 6. Tablero 3. 12.10. la construcción de estos indicadores implica un trabajo bastante complejo que exige muchos recursos. 5. Es un indicador de vitalidad cultural. Relación entre los gastos culturales de las familias y los gastos para el esparcimiento. Medir la evolución de la parte de consumo cultural de las familias en sus gastos de esparcimiento. 11. Medir la clientela de los recintos o equipamientos culturales. 13. 11 y 12. Es un indicador de vitalidad cultural. Por ejemplo. 9. 14. Medir la evolución de la renovación de la oferta cultural (Creación). Siendo recursos limitados. Los 14 indicadores prioritarios. Los indicadores seleccionados son: 1. Medir la prevalencia de ciertos comportamientos culturales. Es un buen indicador de la amplitud en la participación en la cultura. Para cada uno de estos indicadores. en el caso del indicador No. el estudio de viabilidad demostró que: 51 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . Medir la accesibilidad a la cultura. Relación entre el total de los trabajadores culturales y el total de la población activa.

pero las comparaciones sincrónicas entre las regiones de Quebec con otras provincias canadienses son imposibles. es necesario un marco teórico para identificar cuáles son las actividades culturales a medir y cuáles son las relaciones entre estas actividades y otras dimensiones sociales. Además. Segundo. PIB (expresado en dólares solamente). están disponibles y accesibles para la mayor parte de los ámbitos culturales pero en ciertos casos se requieren algunas proyecciones.• Los datos necesarios son de calidad. ¿Por qué es importante medir las actividades culturales y con qué objetivo? Esto es aún más cierto cuando se trata de construir indicadores locales de impacto social de la cultura. lo que no realiza el sistema de indicadores culturales del OCCQ. • Las comparaciones diacrónicas son posibles para Quebec. lo que es un componente importante de la vitalidad cultural. los existentes como los que habría que crear. Conclusión Es importante destacar cuatro elementos esenciales para la construcción de indicadores culturales. Primero. • Fue desarrollado un método de cálculo. • Los límites del indicador fueron identificados: ruptura cronológica en 2004. basado sobre los tableros de Estadística Canadá y sobre la aplicación del método de los ingresos a ciertas industrias. 52 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . en consecuencia se obtiene un crecimiento relativo y no real. Esto es una cuestión normativa que no depende tanto del marco teórico como de las intenciones de los responsables políticos y de los medios culturales. ese marco teórico permite identificar cuáles son los datos necesarios para el cálculo de los indicadores. • El significado del indicador es fácilmente comprensible: el PIB cultural indica la contribución de los sectores de la cultura y las comunicaciones la economía. Las comparaciones entre ámbitos culturales serán posibles. hay que decidir el objeto a medir por los indicadores. Una variación importante de este indicador podría estar asociado a una baja o a un aumento de la vitalidad cultural.

Cuando y finalmente. 53 Estadísticas e indicadores culturales: el caso de Quebec . Un indicador que no es recurrente ofrece muy pocas posibilidades interpretativas. la elaboración de indicadores culturales de alto nivel es un proyecto que puede drenar numerosos recursos durante un largo período.Tercero. Además. estas consultas son las que permiten establecer los trabajos prioritarios. el conjunto del proceso tiene que constar de diferentes momentos en donde los responsables políticos y los mediadores culturales sean consultados sobre cuestiones teóricas y sobre los métodos.

Este documento. Introducción Tal vez el título del presente texto resulte un poco ambiguo porque no incluye el término cultura y no delimita el de desarrollo. El problema más costoso es la identificación de esas relaciones causales lejos de las teorías e intuiciones políticas donde justifican los medios utilizados para la obtención de determinados fines. más práctica. territorial. como uno de los principales activos intangibles de las organizaciones. La información es el recurso intangible más valioso para caminar hacia el cambio. * Economista. nos permitirá descubrir las estructuras de las relaciones causales entre la cultura y desarrollo en un espacio de confluencia y participación como lo es la ciudad. o nos permitimos. Director de Métodos Cuantitativos para la Medición de la Cultura (MC2). La disponibilidad de información. se centra en la importancia que debemos dar al manejo de la información como instrumento. 1 Sistema Cultural Local (SICLO) y un Barómetro Cultural Local (BÁCULO). Facultad de Economía de la Universidad de Valencia. El análisis de la información nos permitirá no sólo vislumbrar la realidad en un escenario sino algo mucho más importante. Ambos conceptos muy debatidos en distintos foros por agentes e investigadores en el estudio de la cultura y su implicación en el desarrollo económico. urbano y comunitario. enmarca la configuración de un sistema de información y de indicadores culturales y la segunda. muestra la configuración de un Sistema Cultural Local (SICLO) a partir de la Guía de evaluación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). para la toma de decisiones y mejora de su planificación resulta fácilmente visible en la línea argumentativa del documento. 54 . diagnosticar los enlaces entre la cultura y el desarrollo. de datos es imprescindible para comprender la realidad e intentar mejorarla. lo urbano como proxy de lo territorial. mecanismo o proceso a partir del cual podemos. La estructura del texto está dividido en dos partes: la primera. en particular. herramienta.BACULO)1 Salvador Carrasco Arroyo * La relevancia de la información. social. en general.3 Resumen La información como senda hacia el desarrollo: Propuesta de un sistema de indicadores culturales locales (SICLO . España. y los gobiernos locales. más teórica.

Es necesario adaptarse a las nuevas circunstancias aplicando nuevos modelos de política cultural. 55 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . Lograr este objetivo supone mejorar la realidad cultural. debe ampliar las oportunidades económicas de los individuos y grupos sociales. Los procesos migratorios introducen nuevas dinámicas que modifican la identidad de las ciudades. a la vez que se mejora la educación. una ciudad como sistema abierto… Una ciudad que cree un nuevo significado con sus habitantes (CGLU: 2009). político y social de un país. en circunstancias extraordinariamente cambiantes como las actuales. incrementando la renta de las personas y reduciendo la pobreza. El objetivo final del sistema de información es apoyar el proceso de la toma de decisiones para fortalecer la política pública cultural a través de incrementar los niveles de eficacia y eficiencia en el uso de los recursos y reforzar los mecanismos de rendición de cuentas hacia los ciudadanos. servicios prestados con eficacia y eficiencia. los ciudadanos ya no tienen una misma tipología. la administración local y los gobiernos locales por proximidad a las inquietudes ciudadanas son quienes persiguen más directamente la mejora del bienestar económico y social de sus ciudadanos. la accesibilidad y participación cultural. procesos que sean transparentes. En este contexto. en general. la conservación del medioambiente. que en última instancia se traduce en una mejora de la calidad de vida. así como todas las relaciones simbólicas que se establecen en un escenario complejo y extraordinariamente cambiante como es el urbano (Rausell: 2008). la cual. los gobiernos locales se convierten en actores principales que necesitan estructurar y sistematizar la información cultural a través de un sistema de información confiable y útil que permita satisfacer por un lado. homogénea y comparable que dificulta la realización de análisis del sector. La disponibilidad y el acceso a la información suele estar asociado con el grado de desarrollo económico. como parte principal de los actores involucrados en el tercer sector. Así. Los ciudadanos piden democracia en el ámbito local. un gobierno local facilitador. la necesidad de analizar rigurosamente la gestión de las políticas públicas locales. adolece de información confiable. la salud. La cuestión clave es que.Es cierto que el sector cultural. y por otro. evaluar la adecuación de la planificación a través del análisis de las relaciones entre los objetivos planificados y los logros conseguidos. quienes toman la iniciativa de buscar y acceder a la información cultural y promueven el diseño e implantación de indicadores culturales como instrumento para avanzar hacia objetivos de desarrollo. aunque cada vez con más frecuencia son las administraciones públicas.

como puede verse en la tabla 1. de que la cultura se vincula más a lo urbano.Lo urbano como escenario de actuación Delimitamos nuestra intervención. Consejos y Cabildos. las administraciones locales superan a las autonómicas y centrales en porcentaje de gasto cultural. En España. en la Administración Local son los Ayuntamientos los que distribuyen más del 80% del presupuesto de gasto en cultura (tabla 2). cada vez mayores. hecho que proporciona indicios. Fuente: Ministerio de Cultura. en la ciudad. como se ha comentado anteriormente. El gasto de la Administración Local multiplica por cuatro el presupuesto de gasto liquidado de la Administración Central y multiplica por dos el gasto de la Administración Autonómica. Tabla 1. Por otra parte. Gasto liquidado en cultura por tipo de administración y naturaleza económica del gasto. Por tanto nuestra visión es a través de lo público. de los ojos del planificador cultural del gobierno local. en lo urbano y en el papel que juegan los gobiernos locales en la potenciación del sector cultural como mecanismo de desarrollo. en lo local. 56 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . En los últimos años se observa un crecimiento del gasto en cultura en los Ayuntamientos a la vez que un decremento en Diputaciones. siendo precisamente los Ayuntamientos quienes soportan la mayor parte de los costos económicos para proporcionar los productos bienes y servicios a sus ciudadanos.

Nos servimos de nuestra experiencia en el proyecto realizado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con la colaboración del Ministerio de Cultura para llevar adelante la “Guía para la evaluación de las políticas culturales locales” y nuestra contribución para su continuidad a partir de la construcción de un Sistema Cultural Local (SICLO) y un Barómetro Cultural Local (BÁCULO). por citar las más consensuadas. ayuntamiento o institución con un sistema propio inconexo con otras administraciones? ¿Buscando estándares basados en marcos de referencia comunes. ¿cómo hacerlo? ¿Individualmente. generalmente aceptados? Si es así. pero éste es también el objetivo de otras políticas públicas como la sanitaria o la educativa. Es necesario convencer y demostrar que la Cultura es importante económicamente. de tener datos para analizar. Tenemos que mostrar cuál es el impacto económico de la cultura y sus efectos multiplicadores sobre las economías de las ciudades (Puffelen: 1996. 2 Debe tenerse en cuenta que el gasto de las entidades locales. que su aportación al PIB está por encima de otros sectores económicos tradicionalmente más considerados. Gasto liquidado en cultura por la administración local por comunidad autónoma y tipo de entidad. 57 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . demostrar y poner en valor al sector cultural.Tabla 2. Baró y Bonet: 1997). es un gasto consolidado. regresamos de nuevo a la necesidad de medir. Para desviar recursos de otras partidas presupuestarias está bien consensuar que la cultura mejora la calidad de vida de los ciudadanos. Es necesario disponer de cifras confiables que nos permitan posicionar el sector de la cultura respecto al resto de sectores y sobre todo para llegar a su último fin. Hay que medir los retornos de la inversión en cultura para convencer. Pero. Fuente: Ministerio de Cultura. los fondos públicos están faltos de recursos. que genera riqueza.2 Sin embargo. por lo que no se corresponde con la suma de los parciales reflejados en el cuadro. ¿Cuál es la referencia a seguir? ¿Cuál es el marco teórico y metodológico a adoptar? Estas son algunas de las preguntas que pretendemos responder en este trabajo. Por tanto. o cada administración.

Sistema Integrado de Información. de acuerdo con la visión de la institución. Este proceso. enmarca lo que podemos denominar como el Sistema de Información Cultural (SIFC). programas y proyectos. la planificación cultural marca los límites desde los cuales se fijan los procesos de seguimiento y valuación del desempeño de las administraciones en general. Desde esa perspectiva. cualquier forma de planificación urbana es hoy una forma de planificación cultural (Woorpole y Greenhalgh: 1999).Los sistemas de información como pieza clave para la planificación cultural La planificación debe entenderse como un instrumento a través del cual se puede modificar la realidad cultural. permanente y sistemática de las tareas que las administraciones se proponen realizar para lograr sus metas. encaminado a producir un cambio. Fuente: Elaboración propia. imprescindibles para la toma de decisiones. su almacenamiento y tratamiento para proporcionar los elementos y resultados de análisis de la información. Esto obliga a la sistematización de la recogida de datos. Figura 1. haciendo uso de los mecanismos de que disponen las administraciones para orientar la acción política hacia los grandes objetivos. La planificación es el protocolo que permite avanzar hacia los objetivos de una administración. 58 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . Los procesos de seguimiento y evaluación de los planes. En el ámbito de lo público. y todo ello a través de la organización racional. y de las políticas públicas culturales en particular. En el ámbito de lo local. de una política. se fundamentan en otros procesos relacionados con la observación de la realidad cultural. la planificación debe entenderse como una herramienta imprescindible para la identificación de prioridades y la asignación de recursos en un contexto cada vez más complejo y cambiante que describe modelos efectivos de intervención sobre la configuración de los espacios simbólicos (Evans: 2001).

todas ellas coinciden en que un indicador es la expresión cuantitativa de una información valiosa y con sentido dentro de un marco.Disponer de un SIFC robusto y fiable es condición necesaria para conocer y evaluar las dinámicas existentes o emergentes en el territorio. existen innumerables definiciones (Sevilla y Guzmán: 1973). el sistema de indicadores necesita de la sistematización y por tanto de la definición de variables. (OCDE: 1997). que da explicación de la política cultural y para la política cultural. 59 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . (Gallopin: 1996). necesitamos incorporar una nueva misión al indicador. No podemos limitarnos a contar con meros indicadores de carácter descriptivo que nos aporten información estática y nos muestren la cantidad de recursos. No podemos confundir el sistema de información con el sistema de indicadores. Ambos estructuran un ciclo de información necesario para la planificación. como puede verse en la figura 2. (Mondragón: 2002). No obstante. disponer de indicadores de resultados que nos muestren el camino a seguir para alcanzar los objetivos planificados y la consecución de los logros alcanzados. Sin embargo. Figura 2. Lógicamente la pieza básica del sistema será el indicador cultural. A este respecto. productos. éste es parte de aquel. Fuente: Elaboración propia. Un aspecto relevante es qué se entiende por indicador. así como para la aplicación de un Sistema de Indicadores Culturales (SIC). En definitiva. de la recogida de datos y su tratamiento para dar respuestas válidas al planificador. Es necesario. sin desdeñar los anteriores. Para ello. Indicadores de actividades más indicadores de resultados. bienes y servicios en un momento dado en un determinado escenario. al igual que el sistema de información. hay que completar los indicadores de actividades con indicadores de resultados.

Lo que necesitamos son consensos en metodologías y marcos de trabajo. estándares. a la vez que nos permita disponer de datos temporales. Necesitamos tener indicadores básicos. Indicadores de Desarrollo Comunitario de la Secretaría de Cultura DF. Fuente: Secretaría de Cultura del Distrito Federal.mx/transparenciaNEW/Indicadores09. Figura 3. que nos amplíe y mejore los indicadores necesarios acorde con nuestras necesidades y recursos.gob. así iniciaremos una cultura de sistematización de la información dinámica y sostenible que se perpetúe en el tiempo.cultura.Ahora bien.3 3 (http://www.df. unos pocos. para diseñar y elaborar estos indicadores de resultados es necesario disponer de otros indicadores más descriptivos que nos permitan construir el nuevo algoritmo.pdf) 60 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . donde radica una de las dificultades. Ahí es. no muchos para comenzar.

4 “Hacia un nuevo modelo de política cultural”. establecer un sistema cultural acorde con las características del escenario y realidad resulta complejo. con qué calidad y en qué tiempo. en qué cantidad. pero inevitablemente pasa. desde las comisiones de cultura de las Ciudades y Gobiernos Locales Unidos. Figura 4. Recientemente. Estudio encargado por la División de Políticas Culturales y Diálogo Intercultural de la UNESCO al Instituto de Cultura – Ayuntamiento de Barcelona. nuevos espacios y nuevos escenarios que dificultan centrar qué es lo que queremos.La pregunta que es pertinente formular es: ¿Existe la posibilidad de confluir en metodologías y marcos? En este sector seguimos sin lograr acuerdos en torno al tema de los indicadores. Esta conjunción es la que podemos ver en la figura siguiente. Creemos que es necesario fijar un marco teórico generalmente aceptado que al converger con nuestro marco contextual nos permita fijar los referentes necesarios para construir el sistema de indicadores culturales locales. en última estancia. se pide de nuevo una revisión del término Cultura (CGLU: 2009). Fija a la cultura como el cuarto pilar para el desarrollo e indica que el progreso se producirá de una manera más efectiva si existe vitalidad cultural (Hawkes: 2001). Se demandan nuevos modelos de política cultural.4 donde la cultura juega un papel estratégico en el desarrollo sostenible de las ciudades al estar presente en todas las políticas públicas. Terminologías como desarrollo amplían cada vez más rápido sus acepciones. Marco del Sistema de Indicadores Culturales SICLO. consensuar e incorporar el indicador idóneo a nuestro sistema? La respuesta es difícil. Fuente: Elaboración propia. Marcos y métodos Como ya hemos indicado. ¿Sabemos pues qué medir? ¿Llegaremos a tiempo para crear. 61 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . por la planificación. 5 Existe una corriente de pensamiento que considera a la cultura como el motor del cambio social sostenible. por la acción política y en definitiva por la política pública cultural activa. como Presidente de la Comisión de Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos – CGLU (2009).5 Se incorporan nuevas visiones.

la aportación del empleo cultural. Instituto de Estadística de la UNESCO. Actualmente en España está desarrollándose el proyecto de las CSC a través del Ministerio de Cultura.unesco. podemos consultar su metodología y resultados en: ttp://www. es más compleja al relacionarse con lo simbólico. se plantea a partir de fijar diferentes sistemas internacionales de clasificación (CIIU. Además. 8 Como antecedente de la Cuenta Satélite de la Cultura (CSC) se puede señalar el Proyecto de Economía y Cultura del Convenio Andrés Bello (CAB). en él se plantea la medición de la cultura en sus dimensiones económica y social. Incorporar estos sistemas de clasificación haría más fácil la metodología para construir un sistema de cuentas satélite8 de la cultura que muestre el valor del sector.pdf 7 Clasificación Industrial Internacional Uniforme de todas las Actividades Económicas (CIIU). los requisitos para ser parte de ese marco generalmente aceptado. UIS-NESCO. en el sector cultural la medición de la dimensión social viene realizándose a través de encuestas como las de prácticas y consumos culturales o aquellas dirigidas a conocer el uso de servicios como el de bibliotecas. indirectamente se extraen datos culturales a partir de la explotación de fuentes de información relacionadas con otras grandes encuestas cuyo objetivo no es propiamente cultural pero que incorporan una visión del sector. la valoración del consumo de la cultura y. Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones (CIUO).org/template/pdf/cscl/framework/FCS_2009_SP. como indica el MEC 2009. En línea http:// www. con lo intangible. (2009). globalmente. las de presupuestos familiares o de hogares. Marco de Estadísticas Culturales.Desde el punto de vista teórico el Marco de las Estadísticas Culturales (MEC)6 de la UNESCO reúne. En general.es/estadisticas/docs/CSCE/metodologia_csce--2009. CIUO y CPC)7 como una forma de homogeneizar y armonizar el análisis del sector cultural. desde nuestra óptica. radica en el elevado coste de obtención y la complejidad de fijar sus marcos muestrales dadas las características singulares de cada país. Clasificación Central de Productos (CPC). la medición de la dimensión social. su contribución al PIB. estructuras y criterios para el nuevo enfoque de las estadísticas culturales. en él se establecen los conceptos. La medición de la dimensión económica más sencilla que la social al relacionarse a las transacciones económicas.uis. la dificultad de acceso a este tipo de información. En contraposición. Este proyecto se llevó a cabo durante el periodo 1999 – 2002.mcu. Nos referimos a encuestas como las del uso del tiempo. y especialmente en países con bajo PIB. Ahora bien. pdf 6 62 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales .

Toda esta visión conceptual que abarca la cultura en el ámbito local y urbano asume el papel que juegan las ciudades y los gobiernos locales incorporando a la cultura en el centro de sus políticas urbanas. La evaluación de las políticas públicas se justifica por la mejora en el bienestar individual y social que se puede obtener por la acción de la administración al (Ballart: 1996). Soler: 2009). 9 63 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . recalcando el soporte de la cultura como cuarto pilar. El carácter dual de la cultura como generadora de crecimiento económico y de bienestar individual y social como desarrollo integral generan empleo y riqueza. Piedras: 2007). la más importante a la hora de configurar un sistema de indicadores para el seguimiento y evaluación de la política cultural en el ámbito local. 10 La Agenda 21 de la Cultura aprobada en el marco del primer Foro Universal de las Culturas. nuestra propuesta considera incorporar al marco teórico. crecimiento y desarrollo. el medioambiente y el territorio. proximidad.10 Asociación internacional de municipios fundada en mayo de 2004 que a través de su comisión de Cultura promueve y desarrolla el papel de la misma dentro de una dimensión central en las políticas culturales. las recomendaciones. la Agenda es el documento internacional que propone con mayor énfasis un marco normativo para la acción pública en el ámbito de la cultura. expresión y difusión cultural. La Agenda realiza una serie de recomendaciones a los Estados en ámbitos tan decisivos como el de los derechos humanos. compromisos y principios de la Agenda 21 de la Cultura.Sin embargo. memoria e identidad. En este sentido. Los objetivos de las políticas socioculturales no se deben centrar en un solo sector. pero también promueven la expresión y participación de los ciudadanos en la vida política. Por ello. pero también recomienda a los gobiernos locales la creación de sistemas de indicadores culturales a partir de los cuales se pueda realizar el seguimiento y evaluación de las políticas culturales. la política cultural local se identifica plenamente con lo social y se convierte en política sociocultural. la inclusión social y la promoción económica. es vital la dimensión transversal (Planas. la gobernanza. etc. de sus objetivos y logros. misma que asumimos como parte del modelo teórico que proponemos. Barcelona 2004. favoreciendo el sentido de identidad y construyendo ciudades más creativas (García. Las acciones de los gobiernos locales deberían tener en cuenta conceptos como: acceso y participación activa. es la dimensión social. Esta misma visión la recoge el grupo de trabajo en Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU)9 a través de la Agenda 21 de la Cultura. Según Pascual (2005).

por tanto. (Horn: 1993). En relación al segundo punto. (IFACCA: 2005). En relación al primer punto. homogéneo. Fuente: Gráfico adaptado de Pascual. y segundo. Una de las formas de seleccionar los indicadores sería a través de criterios expertos. basados en análisis cualitativo. tan sólo indicar. necesita un por qué y para qué. 11 Figura 5. como decía en párrafos anteriores. (Allaire: 2007). La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . Creemos que un indicador debe ser Confiable (preciso. del constructo que hay detrás del criterio y lo que se entienda por él.A estos dos marcos teóricos hay que incorporarles el contextual. La decisión de utilizar unos criterios u otros dependerá de los conceptos teóricos manejados. disponible. valido). (Pfenniger: 2004). robusto. qué criterios se deben cumplir. ha de ser interpretable y sobre todo robusto (Allaire: 2006). económicos y culturales el sistema de información y de indicadores más acorde con su política sociocultural y su misión-visión. podemos consensuar tres11 que aglutinan al resto y que nos aportan un estándar de calidad del indicador. la metodología en la generación de indicadores culturales debe aclarar: primero. Desarrollo Sostenible. Las áreas de cultura de las entidades locales deben adaptar a sus propios contextos sociales. (2006). programas y proyectos que configurarán su acción cultural. podemos establecer muchos y diversos criterios (Drucker:1954). Los Ayuntamientos deben contextualizar su propio escenario y realidad para fijar las áreas prioritarias sobre las cuales centrar su propuesta de indicadores. se obtendría un índice ponderado de calidad construido a partir de los valores obtenidos de las puntuaciones aportadas por expertos. relevante. (Castellanos: 2005). económico). Para ello. tras su opinión expresada en una escala de actitud. (Carrasco:2006). Por otro lado. Hay que 64 ir siempre a la sencillez. práctico) y Conseguible (accesible. Todo depende de la interpretación del criterio. formulando los planes. que un indicador debe describir una situación y permitir una valoración. comparable. qué es un indicador frente a una variable o un dato. En ocasiones la utilización del lenguaje puede hacer que no sean tres sino algunos más. necesita información adicional. Si consideramos los criterios generalmente aceptados. y a la claridad del contenido. un objetivo en una política que lo justifique. J. Útil (pertinente.

eu/europeaid/where/latin---america/ regional-.: 1951). una aproximación cuantitativa. se encuentran relacionadas. a priori. debe ser contrastada una vez que tengamos los datos de cada uno de los indicadores. la obtención de información que dará a lugar a las variables y con ellas a los indicadores.europa. que permite asignar a cada uno de los objetivos propuestos indicadores para verificar sus logros. Resuelta. a partir de una propuesta de indicadores surgidos como elaboración de datos procedentes de diversas fuentes: estadísticas. I. Ambos conjuntos de indicadores constituyen los eslabones de un complejo engranaje que corresponde a la formulación de un sistema de indicadores locales. 13 El manual de Gestión el ciclo de proyecto implementa el denominado Marco Lógico para su desarrollo. La primera versión fue elaborada en 1993 por los servicios de la Comisión bajo la dirección de la unidad de Evaluación en colaboración con los Estados Miembros y expertos ACP de la UE. es una combinación entre el modelo evaluativo CIPP (Stuffebeam. W. R. La segunda versión fue producida por la unidad de Evaluación de la Oficina de Cooperación Europea con la contribución de los servicios de la Comisión de la Comunidad Europea. http://ec. La segunda. la metodología para formular un sistema de indicadores se configura a partir de dimensiones que. Desde nuestra perspectiva. como puede verse en la Figura 6. queda pendiente cómo podemos clasificarlos y estructurarlos para incorporarlos a un sistema de indicadores. Yovel. la cuestión de qué es un indicador y su selección. Shinkfield: 1987) y el ciclo de producción. Por otro lado. una aproximación cualitativa que formula cuestiones básicas a responder por los responsables de las políticas culturales en las administraciones en general y en los socioculturales en los gobiernos locales en particular. Para ello se utilizan técnicas cuantitativas12 que nos permiten analizar la consistencia interna y la validez externa del indicador para finalmente aceptarlo e integrarlo en el sistema.cooperation/urbal/documents/publications/pcm_handbook_es.Esta elección. (Zinbarg. registros administrativos. & Li. Por un lado. es la metodología para la construcción de los indicadores. La otra cuestión relevante que planteamos en este epígrafe. en referencia a las cuestiones básicas formuladas. estudios demoscópicos. provienen de dos enfoques. La clasificación más general es a través del tipo de medición. al menos aparentemente. (Cronbach..pdf 12 65 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . En general. Revelle. W. Entre ellas una de las más utilizadas es el cálculo del Alpha de Crombach. técnica que permite medir el grado de consistencia entre las componentes del indicador. La primera se refiere a la utilización del Marco Lógico13 como instrumento de planificación. etcétera. L.: 2005).

por tanto. Convergencia de sistemas de indicadores Fuente: Elaboración propia. beneficiarios y resultados de la acción cultural con base a la planificación realizada. El Sistema Básico lo constituyen indicadores sencillos y operativos que permitan dar a conocer: actividades. la toma decisiones y fijación de la línea base que nos permitirá fijar las metas de las estrategias a medio y largo plazo. El primero.Figura 6. y estará más vinculado a indicadores de actividades. 66 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . su calidad y si necesitamos más información para cubrir los aspectos. la observación para el diagnóstico y la formulación de acciones. es más generalista pudiendo tener indicadores más reproducibles en otros sistemas de ámbitos territoriales diferentes. Su punto de partida. con la consecución de los logros esperados y obtenidos en comparación con las metas propuestas a medio y largo plazo. indispensable para la planificación a corto plazo. Necesitamos saber qué información esta disponible. El segundo se refiere a la planificación específica de cada gobierno local o institución y. Lo interesante es ver cómo puede dividirse el sistema de indicadores en (i) Sistema Básico y (ii) Sistema Estratégico. áreas o temas relacionadas con las competencias de los responsables de las políticas culturales. nos permitirá la gestión. se vincula directamente con los resultados.

el sistema estratégico está formado por indicadores más elaborados y vinculados a la estrategia y a los resultados a alcanzar a medio y largo plazo. Figura 8. Fuente: Elaboración propia. Construcción del sistema estratégico. 67 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . Sin embargo. Fuente: Elaboración propia.Figura 7. Construcción del Sistema Básico.

Gastos indirectos sobre gasto total. • Poner en valor la acción cultural. recursos. Resultados sobre Recursos). • Analizar públicos. eficiencia. • Detectar sesgos. (Indicadores de: cobertura. Indicadores de Economía: Capacidad para adecuar y mejorar los recursos financieros en relación a la planificación para la producción de bienes y servicios. economía y calidad de cada una de las partes integrantes en nuestra acción cultural. procesos y productos) que los que integran el Sistema Estratégico. se habla de indicadores de inputs. recursos. Finalmente. outputs (a corto plazo) y outcomes (a medio y largo plazo) como agregación de los indicadores mencionados. Todos ellos deben ser sencillos. • Establecer niveles de actuación. • Búsqueda de relaciones entre actores. resultados finales sobre iniciales). procesos y productos a corto plazo. • Apoyar la toma de decisiones. grado de cumplimiento. • Incrementar la eficacia y la eficiencia de los centros culturales. Indicadores de Eficiencia: Miden la relación entre los logros o resultados obtenidos y los recursos empleados para alcanzar el nivel de producto o servicio. acciones y beneficiarios en ámbitos. En general. en tanto que los indicadores del Sistema Estratégico son los relacionados con los efectos e impactos. focalización. la evaluación debe realizarse en ambos sistemas para establecer el grado de eficacia. En ambos casos los indicadores nos deben permitir: • Dar visibilidad sobre la actuación pública. Los indicadores del Sistema Básico son generalmente indicadores de contexto. (Indicadores como: Costo unitario de producción. • Orientar la acción de los gestores. si bien más los que constituyen el Sistema Básico (contexto. • Mejorar procesos. muchos de ellos de carácter agregado y sintético. Recursos sobre Costes).En ambos sistemas existe evaluación. Indicadores de Eficacia: Se refiere a los logros o resultados obtenidos en relación con las metas y objetivos organizacionales programados. 68 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . • Dotar de transparencia el uso de los recursos tangibles e intangibles. (Patrocinio sobre gasto total. productividad media de los factores. Espaciales y temporales. realizado sobre programado.

J. mejor cuanto más pequeño. Todo este proceso de evaluación se debe aplicar a cada una de las partes del proceso. al final de ejercicio. satisfacción). podemos indicar que tanto para los indicadores de Eficacia. . Matriz integradora de indicadores de control y valoración. En cuanto a los indicadores de Economía. (Indicadores de oportunidad. accesibilidad.C. Dimensión GERENCIAL / EVALUACIÓN Eficacia Eficiencia Economía Calidad Recursos Procesos Productos Efectos Impactos Dimensión TRANSACCIONAL GESTIÓN Internos Externos Figura 9. un indicador de eficacia nos muestre la programación realizada sobre la programada y tuviera un campo de variación entre [0 1]. La doble dimensión de seguimiento y evaluación es necesaria para la toma de decisiones y para avanzar con el cambio hacia una nueva realidad a través de los resultados. Armijo. desde los insumos a los impactos. ¿Qué valores esperamos obtener con los indicadores de evaluación? En general. Fuente: Elaboración propia a partir de Bonnefoy. (CEPAL: 2005).Indicadores de Calidad: Capacidad de la institución para responder en forma rapida y directa a las necesidades de sus usuarios. En el caso de la eficacia aplicada a recursos financieros (presupuesto de gasto ejecutado al final/presupuesto de gato programado inicialmente) superior a 1 detectaría un exceso de gasto que implicaría poca eficacia y necesitaría buscar la razón del excesivo gasto. sin embargo se puede dar la circunstancia de realizar las actividades que las programadas inicialmente. 14 69 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . Parece razonable que. es deseable tendencias decrecientes. M. Eficiencia y Calidad el valor máximo14 posible con un comportamiento creciente en el tiempo. Se tendría que detectar el por qué de tal circunstancia. precisión.

Se necesitan institutos de estadística con poder vinculante. donde se trabajó los sectores vinculados a la salud. Para cerrar esta parte. difíciles de plasmar. se necesitan apoyos y recursos de instituciones internacionales relevantes que incorporen a la cultura en sus proyectos. Pero las alianzas entre países y organismos internacionales son complejas y. 2010). analizar y difundir de manera oportuna y de acuerdo con las normas internacionalmente aceptadas.Los sistemas Básico y Estratégico de indicadores deben complementarse con un sistema integrado por gráficos dinámicos15 que permitan hacer más amigables a los sistemas de información. Sería deseable la inclusión de proyectos relacionados con las estadísticas culturales y vinculados a la CEPAL. Existen software libres y de pago. tableausoftware. que ofrezcan una información más manejable e interpretable a quienes toman decisiones en los ámbitos culturales. La existencia de sistemas de información permite caminar hacia una buena gobernanza. se centra en los ODM (CEPAL.org/Gapminder) o Tableau (http://www. En definitiva. uv. que permitan interactuar con los datos. indicaremos que la producción y publicación de estadísticas confiables ayuda al proceso de participación pública y aumenta la transparencia y la rendición de cuentas del sistema político hacia los ciudadanos. y Gapminder (http://www. homologación. 16 Ausente como en el proyecto de integración y armonización de instrumentos para las estadísticas sociales (INAES). al estilo de Eurostat.gapminder. Actualmente. (CEPAL: 2008) 15 70 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . la información estadística y los indicadores clave para formular y dar seguimiento a las políticas de desarrollo económico y social. La Cultura sigue siendo la ausente. Entre los más utilizados está: el Vista (http://www. educación y mercado de trabajo para lograr los mejores niveles de armonización. pero también a los involucrados en ellas.16 Existen en el mercado un número importante de software para el tratamiento de datos estadísticos a partir de gráficos dinámicos. que faciliten el análisis de datos estadísticos y apoyen la planificación. que tiene como objetivo ayudar a los países a mejorar su capacidad para generar.es/visualstats) como libre.com) como los más comercializados. Para llevar esas estadísticas a un nivel más general. Esta situación mejoraría la homogeneidad y comparación de las estadísticas. por tanto. el subprograma 12 del proyecto de trabajo para el bienio 2012-2013 de la CEPAL. comparación e integración de los instrumentos y metodologías para la producción estadísticas. las mejores prácticas.

El Sistema de indicadores de evaluación al que hace referencia la Guía. previsiblemente. quienes deben ser los agentes principales. también del SICLO. que inicia el proyecto de diseñar la guía de evaluación a partir de dos objetivos: (i) el acercamiento de las tesis planteadas en la AG21 de la Cultura y (ii) la necesidad de la implantación de sistemas de información que permitan realizar una planificación estratégica en la aplicación política pública cultural. A principios de 2005 se crea un grupo de trabajo con representantes y expertos de instituciones públicas y privadas vinculadas a la cultura para contribuir a la construcción del sistema de indicadores culturales. en general. La “Guía para la evaluación de las políticas culturales locales” es fruto de ese trabajo. generan perfiles diferenciales que condicionan en gran medida el nivel de adecuación del SICLO en cada caso concreto. la Guía está dirigida específicamente para los gobiernos locales y prioritariamente para los responsables y técnicos de sus respectivas áreas de cultura. Las situaciones y problemas que puede plantear la actuación cultural de los gobiernos locales engloban un amplio espectro de circunstancias y configuraciones. El objetivo principal de cualquier sistema de indicadores y. cuáles son las situaciones a clarificar o los problemas a resolver. tanto para su implementación como para su interpretación y la utilización de la información proporcionada por el sistema. por tanto. las cuales. es gestado por la Comisión de Cultura de la FEMP en colaboración con el Ministerio de Cultura.Guía para la evaluación de las políticas culturales locales de FEMP Esta segunda parte tiene como objetivo relatar los antecedentes y propuesta del Sistema Cultural Local (SICLO) y Barómetro Cultural Local (BACULO). hecho que dificulta identificar qué tipo de realidades es necesario describir y determinar qué magnitudes pueden resultar interesantes de cuantificar. es el de contribuir a la clarificación de situaciones y a la resolución de problemas reales en el ámbito de pensamiento o de actuación al que corresponde y para el cual ha sido diseñado. Siendo publicada en 2009. En el ámbito de los indicadores culturales resulta particularmente problemático determinar y delimitar. que culminarán en un proceso iniciado con la “Guía para la evaluación de las políticas culturales locales” de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en el año 2005. 71 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales .

La Guía nace con ánimo de continuidad y sostenibilidad. de mejorar. Cabe destacar que se trata de autoevaluación y. que permitan el desarrollo de un sistema de monitorización y evaluación con un doble objetivo específico. por tanto. • Papel de las iniciativas relacionadas con la memoria y la innovación en la construcción de la identidad cultural.La Guía se centra en la búsqueda de indicadores confiables. En primer lugar. finalmente. mejorar la toma de decisiones y la comparabilidad entre escenarios. la continuidad del sistema. útiles y conseguibles a nivel local. la acción del gobierno local y el alineamiento con los objetivos marcados en la Agenda 21 de la Cultura. talleres y seminarios. Los principios básicos sobre los que se construye la Guía de evaluación se centran en: las áreas prioritarias de acción. orientar la política cultural local a través de indicadores sencillos que fijen las cuestiones importantes y las áreas prioritarias. • Transversalidad de la Cultura. la autoevaluación para mejorar la realidad. la búsqueda de indicadores útiles y prácticos y. se potencia la edición. La Estructura de prioridades y áreas de interés son las que se muestran a continuación: 72 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . • Accesibilidad de oferta cultural. En segundo lugar. como son: • Cultura y Desarrollo. difusión y debate de la propuesta de la FEMP a través de cursos de formación. Podemos decir que la Guía recoge los aspectos más relevantes de la Agenda 21 de la Cultura (AG21). con la información. así como las prioridades y áreas de interés de la mayoría de las administraciones locales en sus políticas socioculturales. • Cultura y participación ciudadana. Para ello.

la creación y la Cultura.PRIORIDADES OBJETIVOS ESPECÍFICOS La cultura como factor de DESARROLLO Económico Fomentar el crecimiento y la vitalidad del tejido productivo local. ACCESIBILIDAD de la cultura Acceso y: factor precio. cultural en el ámbito local. y creación de públicos. LA CULTURA COMO FACTOR DE DESARROLLO DEL TEJIDO CULTURAL LOCAL Dimensión. memoria e Fomentar la creación / fortalecimiento de la identidad identidad local. Fuente: Guía de FEMP. del gobierno local. 73 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . Cultura y PARTICIPACIÓN ciudadana Participación como uso / Incrementar el uso / asistencia que la ciudadanía asistencia hace la oferta cultural y fomentar el paso de la mera asistencia pasiva al uso activo y participativo de servicios. Participación en la Propiciar la implicación activa de la población en la propuesta vida cultural. Figura 10. Papel de la MEMORIA en la identidad local Cultura. Prioridades y objetivos específicos de la Guía. Social Fomentar el despliegue de acciones que contribuyan al desarrollo de valores y relaciones sociales de los ciudadanos. Factores físicos espaciales y temporales de acceso. TRANSVERSALIDAD de la cultura En las líneas de acción. creación e i nnovación innovación e identidad local. local a partir de la memoria. Garantizar la equidad en el acceso de la comunicación y diversidad ciudadanía a la vida cultural local. Urbano / Territorial Fomentar la interrelación entre cultura y ciudad para lograr un desarrollo integral sostenible y una habilidad equilibrada. del área de cultura del de gestión y organizativa de la cultura gobierno local. fomento y Fomentar el desarrollo sostenible del tejido retorno del tejido cultural empresarial / comercial y profesional de carácter local. en las políticas afines y dentro Fomentar la Transversalidad conceptual.

tendremos una tipología de gobiernos locales según su tamaño. La estructura según tamaño y número de habitantes podemos verla en el siguiente cuadro: 74 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . El 59. Si a esta diversidad de municipios le incorporamos el volumen del presupuesto que cada uno de ellos posee en función de los ingresos que les reporta su tamaño poblacional. Asimismo. recabando la opinión de los responsables culturales a través de un cuestionario. La población se concentra en las ciudades urbanas y generalmente de costa.La mejor forma de medir la acción política desde un contexto sociocultural tal vez sea mediante una aproximación cualitativa. repartidos en 17 comunidades autonómicas.74 % de naturaleza cualitativa. con poca. o casi nula población.9 % de los municipios tienen menos de 1. Indicadores según prioridades. El resultado es un sistema que consta de un total de 317 indicadores. Para poder estructurar/configurar el sistema. las características de la estructura municipal que constituyen los municipios españoles aglutinados en la FEMP justifican una modulación del sistema de indicadores. aunque menos robusta. En España existen 8.112 municipios.9 % de la población total del país.000 habitantes y sólo 61 municipios tienen el 39. No obstante es necesaria la contribución de ambas tipologías de indicadores para describir. Los indicadores cuantitativos son más difíciles de obtener por las circunstancias y peculiaridades que tienen los municipios. de los cuales el 54. valorar y mejorar la realidad cultural. como puede verse en la siguiente figura. con la gran diversidad y tipologías de gobiernos locales. La información así obtenida será válida. En la Guía coexisten ambas aproximaciones casi por igual. dejando los municipios de interior progresivamente. la Guía reconoce que la propuesta de formulación del sistema de indicadores representa el primer paso para evaluar y mejorar la calidad de los efectos de las acciones y políticas culturales de los gobiernos locales españoles.16 % son de naturaleza cuantitativa y el restante 45. Fuente: Elaboración propia. Figura 11.

la oferta cultural pública y privada. en definitiva. Elaboración propia. el escenario. hay que modular los indicadores según las posibilidades y esfuerzos de los escenarios para su implantación progresiva. con la mayor o menor vitalidad cultural de una ciudad. corporación y/o gobierno local. mayor participación. Fuenre: INE. este comportamiento no tiene nada que ver. elevados presupuestos municipales. hecho que como constructo depende y está formado por otros factores. 17 75 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . ¿cómo afecta esto a nuestro sistema de indicadores? En general. que ese escenario determina el grado de profundidad del sistema de indicadores. que las realidades municipales son diferentes según la tipología del municipio. repercutiendo en la obtención.Figura 12. cantidad. 2008. difieren en cantidad y calidad. El segundo. Distribución de la población por número y tamaño de los municipios españoles. registros y recursos de un municipio. elevado presupuesto en cultura. Esta visión del panorama municipal afecta en dos sentidos al desarrollo del SICLO. disponibilidad y precisión de la información y. Es más. etcétera. con una u otra tipología. Pero. mayor demanda. es decir. Es decir. esta situación no tiene por qué cumplirse. por ejemplo. mayor tejido cultural. La disponibilidad. se concentra en valores absolutos17 en las ciudades con mayor población. en la cantidad y calidad de los indicadores que podemos extraer. En valores relativos. El primero.

Finalmente. que esperamos opere a finales de 2010. El proceso se inició a partir de la reducción del número de indicadores a través del análisis y consenso de un grupo de expertos que persiguieron por un lado. cuarto. que se mantuviera la máxima visión del panorama cultural municipal. la Guía explicita que el conjunto de indicadores y su categorización constituyen una primera fase. consiste en la construcción del SICLO. Entre éstas se encuentra la creación del SICLO como instrumento más manejable. planteando la necesidad de realizar varias actuaciones para su total implantación. Fuente: Elaboración propia. y por otro. Para llegar a disponer del SICLO. hacer extensible la implantación del SICLO de una manera progresiva según escenarios e intensidad de aplicación. la realización de la prueba piloto (pre-test). Figura 13. la reducción de la dimensión de la Guía. pasando de un total de 317 indicadores a 80 contemplados en el SICLO. la reducción del número de indicadores a través del consenso de expertos. viable y sostenible para mejorar y acelerar el cambio de las realidades culturales municipales. actualmente activa. 76 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . tercero. La reducción ha sido finalmente del 75 % de los indicadores iniciales. amigable. segundo. Distribución de los indicadores según prioridad en Guía y SICLO. es necesario: primero. acometer la difusión y consolidación del Sistema y de un medio de comunicación y difusión. el BÁCULO. El Sistema Cultural Local (SICLO) La segunda fase de la implementación de la Guía.

77 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . El procedimiento de realización del pre-test fue ejecutado a través de una aplicación informática tutelada que facilitó el acceso. cualitativos y cuantitativos que representarían cada una de las prioridades. Cerrada la fase telemática se celebró el taller. a la vez que fue un demo de lo que sería más adelante el SICLO. A partir de su cumplimentación se realizó un taller donde se consensuó con los usuarios el listado de indicadores. volumen y calidad de la información. Web aplicación tutelada SICLO PRE-TEST.A partir de la reducción del número de indicadores se inició un proceso de pre-test. tanto en su aspecto municipal como de diputaciones y cabildos. se habilitó un espacio para que cada usuario pudiera expresar su opinión. se obtuvo información adicional para la utilización general del sistema y se modularon los indicadores. basándose en la experiencia práctica de los representantes de los gobiernos locales y a la vista de los listados de indicadores. el proceso que se siguió fue el siguiente: se diseñó un cuestionario telemático que fue cumplimentado por los usuarios para detectar los puntos fuertes y débiles del sistema. en el que intervinieron entidades locales de diferentes tipologías que abarcan el espectro de la estructura de la Administración Local Española. Asimismo. la rapidez y la comprensión de la información. Figura 14. Brevemente.

Se está configurando la plataforma para la recogida. intermedio y avanzado. La modulación permitirá que cada ayuntamiento se involucre voluntariamente en el módulo que le suponga menor esfuerzo. Finalmente. a la vista de los resultados y sus posibilidades de mejorar y obtener más información. Figura 15. Así. Modulación cualitativa de Accesibilidad a la Cultura. almacenamiento y tratamiento de los datos. En breve se iniciará una campaña de difusión del SICLO y se está trabajando en el barómetro cultural (BÁCULO) a partir de fijar los referentes comparativos y los indicadores descriptivos y valorativos idóneos para representar gráficamente el estado de la cultura local en los municipios españoles. 78 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . se ha clasificando los indicadores desde un punto de vista práctico en tres categorías o módulos: básico. Paulatinamente.A partir del pre-test se ha consensuado la ficha metadato de cada uno de los indicadores. señalar que el proceso se encuentra en fase de aplicación de la modulación en el sistema informático. puede incorporarse a módulos superiores. y su distribución según prioridad y módulo.

qc. A. Asistencia técnica para la elaboración de un diagnóstico y una metodología para diseñar indicadores culturales en los países centroamericanos. nº 31. BALLART.REFERENCIAS ALLAIRE.gouv. (2005). A system of indicators for culture and communications in Quebéc. Lecturas de gestión pública. B. Barcelona. 2006.stat. BARO. LL. Cultura y desarrollo sostenible: ejemplos de innovación institucional y propuesta de un nuevo modelo de política cultural. Y BONET. CASTELLASNOS.conaculta. (2007). Observatoire de la Cuture et des communications du Québec (occq). CASACUBERTA.pdf ALLAIRE. En. Brugué. J. 7. de: http://www. Counting Culture in Quebec: a system of indicators for culture and communications. Institut de Cultura. Informe UNESCO de http://sic. Revista de Educación Social. (2005).18-19. Indicadores de desempeño en el sector público. Bologna. Q. Medir la cultura: una tarea inacabada. Naciones Unidas.. (1997). Madrid.gob. Subirats. Institut de la Statistique du Québec.C. Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES). E.mx 79 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . S. Modelos teóricos para la práctica de la evaluación de programas. Desarrollo Cultural Comunitario: presentación en sociedad.ca/observatoire/ publicat_obs/pdf/Allaire_Paper_Bologna_an. october. Els problemas d’avaluació de l’impacte econòmic de la despesa cultural. Instituto de la Administración Pública. Part on: Conception and concerted development of the indicators. Revista Económica de Cataluña. CGLU (2009). Nº. Periférica. B. Chile. BONNEFOY. J. (2007). (2008). ARMIJO. nº 7. X. Ayuntamiento de Barcelona. M. (2006). (1996). J. CARRASCO.

org/pses33/noticias/paginas/9/39329/2010 ---2---SES---33---5_Programa_de_trabajo. DRUCKER. Better understanding our cities.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/ contenidos/articulos/eco nomicas/indicadores.org/scaeclac/ documentos/LCL2945e. 2012-2013.pdf CEPAL (2010). Informe de ejecución del proyecto de integración y armonización de instrumentos para las estadísticas sociales (INAES). P.. PIEDRAS. J. The role of urban indicators. Siglo XXI.R. an urban renaissance? Routledge. (2001). (2006). Nº 19. desafíos. Boletín de Gestión Cultural Nº 11. de http://www.33/5).2434 (SES. de http://www. IFACCA. Octava reunión del Comité Ejecutivo de la Conferencia Estadística de las Américas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (1951). Harper & Row. Políticas culturales para la diversidad Cultural. 25 PASCUAL. J.eclac.org. FLACSO.pdf CRONBACH. Melbourne. La agenda 21 de la cultura: contexto.CEPAL (2008). Statistical Indicators for Arts Policy. New York. PASCUAL.pdf OCDE (1997). N.2945(CE. LC/G.eclac.inegi. (2008). G. HAWKES. (1954). Proyecto de programa de trabajo del sistema de la CEPAL. OCDE. A. (2005). ¿Qué son los indicadores? Revista de información y análisis. Culture’s essential role in public planning. L.8/15). J. Cultural planning. México. de http://www. LC/L. contenidos. EVANS. The fourth pillar of sustainability. 80 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . Cultural development network. 16 (3). E. Coefficient alpha and the internal structure of tests. London GARCIA CANCLINI. MONDRAGON. Psychometrika. (2002). Las industrias culturales y el desarrollo de México. (2005). Paris. The Practice of Management. (2001).

Evaluación Sistemática. 81 La información como senda hacia el desarrollo: propuesta de un sistema de indicadores culturales locales . L. 2. (1987). Y SHINKFIELD.. (2005). (1999). Cambridge University Press. Psychometrika. Nº 7. (2009). ZINBARG. A. Economía de la Cultura. M. Animador Sociocultural. I. K Y GREENHALGH. SOLER MASÓ.. YOVEL. Nº 22. A. (1996). ROBERT V. (2004). Indicadores y estadísticas culturales: Un breve repaso conceptual. Societat Catalana de Comunicación. Guía Teórica y Práctica. J. La evaluación de políticas socioculturales en municipios pequeños. RAUSELL. W. (2008). Vol. P. Nº 2. WORPOLE. W. Abuses of conventional impact studies in the arts.PLANAS. KÖSTER P. Richness of cities: Final Report (Richness of Cities: Urban Policy). Barcelona. and McDonald’s: Their relations with each other and two alternative conceptualizations of reliability. HORN (1993). Harwood Academic Publishers. Gestión Cultural. STUFFLEBEAM. F. Barcelona. European Journal of Cultural Policy. Treballs de Comunicació. D. Paidos. London: Comedia. REVELLE. 70. Barcelona. Cronbach’s. Vol. L. 3. PFENNIGER. Statistical Indicators for the economic and social sciences. PUFFELEN. Revelle’s. R. Nº2. & LI.

estéticos y morales que nos caracterizan. investigador. Director General de Nomismae Consulting. En efecto. favorece un sentido de identidad y seguridad social. * Economista. que no sólo genera empleo y riqueza sino bienestar en la población. afectiva. consultoría especializada en el análisis y medición de la contribución económica de las actividades basadas en la creatividad y la cultura. esto es. como un sector productivo y rentable. que se genera día a día. en contraste con los acervos patrimoniales. con el potencial suficiente para contribuir aún más al crecimiento del país. dentro de la economía nacional. ya que promueve la expresión y participación de los ciudadanos en la vida política. entendido no solamente en términos de crecimiento económico. 82 .4 Resumen conceptualización. con los elementos espirituales. Desde este enfoque. moral y espiritual satisfactoria. Un insumo que opera en flujo. o sea. Pero más aún. desarrollo y crecimiento. sino también como medio de acceso a una existencia intelectual. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo Ernesto Piedras * Industrias culturales y creativas: La Cultura es un sector económico que produce cadenas de valor. por lo que debe considerársele. Introducción Nuestra cultura representa a nuestra sociedad e individuos. ese insumo esencial detona toda una cadena de valor. nuestra cultura constituye en sí misma un sector de actividad económica que debemos reconocer para otorgarle el tratamiento respetuoso de sector de manera integral. En la actualidad se denomina economía de la cultura o industrias creativas (ICs) a aquella actividad económica cuyo insumo esencial es el de la creatividad. entre otros aspectos. la economía basada en la cultura presenta características particulares debido a la existencia y naturaleza de su principal insumo: el elemento creativo y expone por qué se trata de un sector integral. que constituye una fuente de desarrollo.

el sector cultural tiene una ventaja sobre el resto de los sectores: una proporción importante de sus insumos básicos es de alguna manera “autogenerada”. o bien. el patrimonio cultural. En este sentido. con un enorme potencial para contribuir en el crecimiento de nuestro país. con destino al mercado para su venta final. • En orden sucesivo. radio. para dar pauta a: • La última fase que consiste en su consumo o apropiación por parte de los individuos. Dicho sector abarca las bellas artes (música. ya sea por medios físicos o digitales. pequeña.El sector cultural comprende un conjunto de unidades productoras de bienes y servicios culturales. Es en este contexto económico que se identifican argumentos suficientes para caracterizar a la cultura como un sector productivo y rentable. televisión). ya que no es posible la existencia de un mercado de ideas sin que éstas se vean reflejadas en un producto material que inevitablemente puede ser cuantificado y comercializado. que sale al mercado. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo . incluidas la micro. mediana y grandes empresas. 83 Industrias culturales y creativas: conceptualización. escultura. Es posible caracterizar su sistema productivo según las siguientes fases: • El proceso de creación o fase creativa representa el insumo esencial del proceso o cadena de valor. sino la relativa facilidad que esta industria –en este caso el sector cultural tiene para transmitir dichos efectos sobre el resto de la economía. La economía basada en la cultura presenta características particulares debido a la existencia y naturaleza de su principal insumo: el elemento creativo. generalmente realizada a una escala mínima para la conservación personal. lo que implica no sólo un beneficio dirigido a cierto sector. es en la fase de producción donde se ejecuta o materializa la idea creativa que le precede. • La tercera fase corresponde a la distribución y difusión de un producto cultura considerado final. danza. las artesanías y el entretenimiento (cine. ya sea en términos de una producción única. ya sea de capital privado o bien gubernamental. etc. Un aspecto notable de toda industria productiva es la presencia de “efectos multiplicadores ”. en el que el autor desarrolla y crea una idea con valor cultural. los museos. pintura.). cuyo principal insumo es la creatividad.

que deben ser necesariamente adquiridos a través del mercado. entendido no solamente en términos de crecimiento económico. favorece un sentido de identidad y seguridad social además de expandir la percepción de las personas. de aquellos aspectos que llevan al reconocimiento integral de la cultura como un motor de crecimiento y desarrollo económico. entramos en una nueva conceptualización en la que entendemos a la Cultura como un sector de manera integral. moral y espiritual satisfactoria. 84 Industrias culturales y creativas: conceptualización. como la generación o identificación de indicadores cuantitativos y estadísticos. sino que además incrementa el bienestar de la población en general ya que promueve la expresión y participación de los ciudadanos en la vida política. empleo y comercio. entonces. Con esto. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo . sino también como medio de acceso a una existencia intelectual. estrategias de eslabonamiento del sector económico cultural con otros sectores económicos. Este no es un fenómeno providencial. Es en tiempos recientes que se viene desarrollando un nuevo enfoque orientado hacia el análisis de lo que podría ser denominado el Sector Económico de la Cultura. el diseño y ejecución de una política económico-cultural. En una fase aun más novedosa. inicialmente con la medición de su contribución o generación de valor en términos del Producto Interno Bruto (PIB).No obstante. también registra una importante interdependencia con ciertos insumos de otros sectores. que constituye una fuente de desarrollo. se han comenzado a explorar y a desarrollar algunas de sus implicaciones como sector económico. La actividad derivada de la creatividad no sólo genera empleo y riqueza. inversión. Para realizar el análisis económico de las Industrias Culturales y Creativas es necesario definir y diferenciar los términos utilizados para referirse al los distintos tipos de industrias. entre otros. y en fin. Resulta en buena medida de la evidencia cuantitativa que revela que la mayoría de los países desarrollados cuentan con un motor de crecimiento económico muy importante en el sector económico-cultural. afectiva.

que es la encargada de “desarrollar un sistema de propiedad intelectual (P. Además son aquellas que tienen el potencial de generar riqueza y empleo a través del desarrollo de la propiedad intelectual.• Las Industrias Creativas fueron definidas originalmente por el gobierno británico en 1998 como aquellas que se basan en la creatividad.P.I.estimulela innovación y contribuya al desarrollo económico. Este tipo de industrias engloban un universo más amplio. la habilidad y el talento.P.” Las Industrias Culturales son aquellas que producen. siendo las industrias culturales un subconjunto de éstas. Las Industrias Protegidas por el Derecho de Autor (IPDA) consisten en aquellas industrias protegidas por el marco jurídico denominado como derecho de autor o copyright que describe los derechos que tienen los creadores sobre sus obras artísticas o literarias. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo .O. independientemente del valor comercial que puedan tener” según la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. o W. por sus siglas en inglés). Las Industrias Culturales presentan formas específicas de producción industrial para artefactos culturales en una perspectiva que aproxima a la cultura no sólo como un bien sujeto a una producción. Gracias a esta protección. distribuyen y comercializan bienes y servicios culturales “que. encarnan o transmiten expresiones culturales. publicada por la UNESCO en el 2005. salvaguardando a la vez el interés público.I.. • • 85 Industrias culturales y creativas: conceptualización. A nivel internacional existe la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (O. considerados desde el punto de vista de su calidad. También fueron los británicos los que hicieron el primer esfuerzo para cuantificar y clasificar este tipo de industrias con el fin de evaluar su importancia. sino como una ‘forma de vida’ s i g n i f i c a t i va p o r e l va l o r i n t r í n s e c o q u e p o s e e n d i c h a s p i e z a s . utilización o finalidad específicas.)internacional.queseaequilibradoyaccesibleyrecompenselacreatividad.I.M. los autores pueden reclamar los beneficios económicos generados por sus creaciones.

litografías. entre las cuales podemos encontrar: • Trabajos literarios. dibujos. etcétera) y tres dimensiones (esculturas de diversos materiales). 86 Industrias culturales y creativas: conceptualización.Según la definición de la UNESCO. musicales. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo . Incluyen todo tipo de fotografías que van desde paisajes hasta imágenes para ilustrar periódicos y revistas. como las traducciones. coros. • • Trabajos artísticos. Son industrias intensivas en trabajo y conocimiento. Las actividades que están bajo protección de los derechos de autor en la mayoría de los países son muy similares a las que se sugieren para México y cuentan con las características mencionadas. • Trabajos fotográficos. operas. Obras musicales. estamos hablando de una serie de actividades que se desarrollan con base en creaciones originales literarias y artísticas que son objeto de los derechos de autor. Consideran los libros con todas sus variantes y formas como novela. producción y comercialización de contenidos que son intangibles y culturales en su naturaleza. las industrias culturales son aquellas que combinan creación. También incluyen revistas. Cuando nos referimos a industrias culturales. y nutren la creatividad a la vez que incentivan la innovación en los procesos de producción y de comercialización. etcétera. poemas. Estos contenidos están protegidos por el derecho de autor y pueden tomar la forma de bien o servicio. Incluyen obras en dos dimensiones (pinturas. educativos. periódicos y otros trabajos que no son precisamente impresos. Canciones.

87 Industrias culturales y creativas: conceptualización. también llamadas empresas) dentro del sistema económico. según los principios básicos de la economía sólo debe ser producido aquello que es rentable en el mercado. por ejemplo. el sector cultural presenta una serie de características propias que no permiten una plena implementación de principios válidos para el resto de los sectores como la especialización. secundario. un “sector económico” en general es considerado una “subdivisión”. encontrándose dentro de sus insumos. incluso en mayor proporción que otros sectores. Dentro del análisis aplicado. En este sentido es válido hablar del sector económico de la cultura.Migración Conceptual Hacia Industrias Creativas Fuente: Elaborado por Nomismae Consulting Recientemente ha avanzado mucho la idea de la cultura como un sector económico capaz de generar valor agregado. es común que a la subdivisión de la construcción se le denomine sector construcción. no obstante. productos de cada uno de los grandes sectores: primario. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo . terciario y sus respectivas subdivisiones. Los sectores económicos productivos son organizaciones compuestas por diferentes unidades productoras (unidades económicas encargadas de la producción de artículos para el consumo final o intermedio y servicios. ya que su operación económica es equiparable a la de cualquier otro sector. Sin embargo.

más la elevación de los niveles de bienestar de la población en general. What is Human Development? Disponible en Web: http://hdr. no obstante. 1 En United Nations Development Programme.Crecimiento Económico y Cultura Para explicar de forma clara el carácter dual de las actividades económicas del sector cultural es importante diferenciar entre el concepto de crecimiento y desarrollo económicos. 88 Industrias culturales y creativas: conceptualización. así como las libertades políticas. pero esto no significa la existencia de efectos multiplicadores hacia el resto de los sectores y la economía en su conjunto por lo que es necesaria la materialización de dichos excedentes en desarrollo económico.. lo cual incidiría de forma directa en un incremento proporcional en el PIB como sucede en los sectores de maquila y turismo. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo lo define: “Es acerca de crear un ambiente en el cual la gente pueda desarrollar completamente su potencial y conducir sus vidas productivas y creativas de acuerdo a sus necesidades e intereses [. El desarrollo económico se refiere al efecto combinado del crecimiento. salud. undp. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo .].1 La cultura genera de manera directa derrama económica monetaria entendida como crecimiento económico. Desarrollo es acerca de expandir las opciones que la gente tiene para conducir sus vidas”. incluso cuando dichos indicadores son reflejo del potencial sectorial de las industrias culturales para el crecimiento económico.org/hd/ [página consultada en abril de 2004]. Es indudable la aportación que tienen las industrias culturales en términos económicos cuantificables a través del PIB. por nombrar algunos. de expresión y culturales. no es evidente la relación que estas tienen para el desarrollo económico. Por ello el crecimiento en el sector cultural permitiría el desarrollo del potencial en términos de eficiencia. productividad y rentabilidad. El primero consiste en el incremento del nivel de producción de bienes y servicios de un país en un determinado periodo de tiempo. ingreso per cápita y su distribución. El desarrollo implica la mejora de factores como educación.. el empleo y la balanza comercial.

además de su valor intrínseco en términos sociales y estéticos. De la primera podríamos decir que tiene una aplicabilidad universal y es que las actividades económico-culturales constituyen en sí mismas un sector de actividad económica. claras. Mucho menos contaban con las reglas de operación. un motor de crecimiento y desarrollo económico. especialmente cuando se contabiliza que aproximadamente un millón y medio de trabajadores participan directa e indirectamente en esa cadena productiva. es posible entonces formular dos consideraciones. 7. Como tal. al tiempo de potenciar sus atributos. Brasil y Argentina. Culture as an Engine for Economic Growth. La segunda consideración parece ser más bien específica de los denominados países de desarrollo intermedio como México. importantes de ser tomadas en cuenta. maquiladora. Precisamente este maridaje de las políticas públicas con la cultura debe compensar algunas fallas de mercado. telecomunicaciones. respectivamente. 2004).2 Así. comparte características semejantes con otros sectores de la economía (por ejemplo. tiene características propias y un significado especial (como la identidad y diversidad cultural de cada país o región) que justifican un tratamiento económico específico por las limitaciones propias del tratamiento económico. 89 Industrias culturales y creativas: conceptualización. etc. incluyendo a su estructura gubernamental de apoyo. El tema de la distribución de beneficios y de la remuneración equitativa es crucial. p. la alta productividad de sus numerosos trabajadores. que en aquel entonces no eran identificados como un sector económico. en el caso latinoamericano. la cultura constituye en sí misma. estables y conducentes para su desarrollo como las que a la fecha se les ha otorgado. 2 Organization of American States. turismo. como lo refleja su elevada participación en el PIB.Las evidencias metodológicamente robustas extraídas de los ejercicios de medición apuntan a replicar lo ocurrido hace aproximadamente tres y cinco décadas con la maquila y el turismo. para aprovechar el potencial productivo y de bienestar de nuestra cultura. y se refiere al hecho de que este es un sector económico muy importante en el conjunto de la economía nacional. Employment and Development.) y por lo tanto requiere para su operación de condiciones semejantes a aquellas con las que cuentan otros sectores. De acuerdo a estos resultados. (Washington. ventajas competitivas en la interacción comercial con el resto del mundo. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo . y con todo. que finalmente brinda al país. Al mismo tiempo.

afectiva. es decir. 90 Industrias culturales y creativas: conceptualización. medición de desempeño económico y aportación al desarrollo . Francia. Esto sin contar los efectos multiplicadores del gasto. “Diagnóstico sobre la situación de los Derechos Humanos en México: Derechos Culturales” (México. sino también como medio de acceso a una existencia intelectual. estatales y municipales. Dado el impacto que tienen las industrias culturales en la economía nacional es importante que sean integralmente consideradas en el diseño e implementación de las políticas públicas nacionales. el sector cultural posee el carácter dual de generar simultáneamente crecimiento y desarrollo económicos. 2003). en conjunto con algunos otros de la economía mexicana. entonces. El reto es lograrlo en plena era de la globalización desbocada. el crecimiento y el desarrollo económico de un país. Conclusiones Se ha demostrado que el sector económico de la cultura tiene efectos positivos en el empleo. desarrollo económico integral. que constituye “una fuente de desarrollo. Más aún.3 Estamos frente a un sector que puede representar. 3 Organización de las Naciones Unidas. el bienestar y el capital humano derivados de las industrias culturales. en un marco de respeto de nuestra identidad y diversidad cultural. sino que además incrementa el bienestar de la población en general ya que promueve la expresión y participación de los ciudadanos en la vida política.Con esto. Italia y Estados Unidos. La actividad derivada de la creatividad no sólo genera empleo y riqueza. un motor de crecimiento y desarrollo como lo ha sido en Inglaterra. favorece un sentido de identidad y seguridad social y expande la percepción de las personas. La apuesta es entonces aprovechar al máximo este potencial económico de crecimiento y desarrollo derivado de las ventajas comparativas y competitivas de la actividad económico-cultural en el país. moral y espiritual satisfactoria”. entendido no solamente en términos de crecimiento económico. debemos entrar en una nueva conceptualización en la que atendamos a la cultura como un sector de manera integral.

no necesariamente lo será en otro que quizá no tenga las mismas condiciones de desarrollo (Martinell :1998). un determinado modelo de gestión cultural exitoso en un país. no estamos ante la legislación de la cultura como fenómeno sino ante el reconocimiento constitucional de la obligación del Estado para facilitar a los ciudadanos el acceso a bienes y servicios culturales. el panorama de lo que es el desarrollo social y su relación con la cultura mediante indicadores verificables que ayudan a clarificar y definir los objetivos e impactos de los proyectos culturales y algunos elementos que deben considerarse en el proceso de construcción de indicadores culturales desde la administración pública. actualmente es el Subdirector de Programas de la Escuela de Administración Pública del Distrito Federal. 91 .5 Resumen La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural Carlos Lara * Las condiciones de la legislación mexicana que inciden en el desarrollo de proyectos de intervención cultural. Introducción Antes de abordar el tema es necesario tomar en cuenta algunas consideraciones básicas: la primera es que. es decir. * Comunicólogo. el contenido de los artículos constitucionales que en materia jurídica representan el conjunto que enmarca toda actividad cultural a nivel federal. Una segunda consideración es que. investigador. cuando hablamos del derecho de acceso a la cultura. tanto la legislación como la planeación y la administración pública de la cultura son actividades de carácter territorial. estatal y municipal. son las ideas principales que se desarrollan en el texto.

es la reforma del 5 de marzo de 1993 a la fracción V del artículo tercero. Lo anterior a manera de una especie de reto académico y profesional encaminado a trasladar la cultura. En ese sentido. Falso. se debe entender como la administración de los bienes y servicios culturales que presta el Estado a través de los municipios. en beneficio de la sociedad. El 4º y último momento es la reciente reforma constitucional al artículo 4to. 92 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural . Un tercero. El primero es la aprobación misma de la Constitución de 1917 que enmarca el concepto de cultura en el artículo tercero. leyes. y 73 que establece el derecho a la cultura y faculta a los legisladores para legislar en la materia. con la metodología existente acerca de la construcción y desarrollo de indicadores culturales. el estímulo y fortalecimiento de la difusión de nuestra cultura impulsados por el Estado. particularmente. Ya la antropóloga Lucina Jiménez.. Esta reforma es importante si consideramos que con ella el Estado mexicano asume por primera vez la obligación constitucional de generar acciones en los campos de la cultura y el patrimonio. a la fracción VIII del artículo tercero para establecer la obligación en las instituciones de educación superior de difundir la cultura.Una tercera es en relación a la idea que aún prevalece entre algunos gestores y promotores culturales quienes sostienen una visión antropológica de la planeación cultural y dicen que si hay algo que no se puede planear es justamente la cultura. que estableció como parte de los derechos fundamentales. veamos los principios constitucionales relacionados con la cultura en México. Principios emanados de la Constitución que inciden en el ámbito cultural Para asociar de manera estratégica la legislación cultural con la construcción y desarrollo de proyectos culturales. Y una última consideración es que cuando hablamos de Administración Pública de la Cultura (que en efecto implica concebir la cultura como servicio público). de derecho constitucional a servicio público. decretos y acuerdos. Existen cuatro momentos fundamentales en el desarrollo del derecho cultural mexicano del siglo XX (Lara: 2009). es necesario conciliar principios constitucionales. El segundo es la reforma de 1978 durante el gobierno de López Portillo. reglamentos. ha señalado atinadamente que con planeación cultural no hablamos de la planeación de los procesos culturales sino de las estrategias de gestión cultural.

señala que el Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez. permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política. y formas específicas de organización social de los pueblos indígenas.toda persona tiene derecho al acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia. social y cultural de la nación. La ley establecerá los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación cultural ”. sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico. por su parte. de la Constitución tiene una importante relación con la cultura en materia de libertad de expresión. recursos. 1 El artículo 6º. El Estado promoverá los medios para la difusión y desarrollo de la cultura. alentar el fortalecimiento y difusión de nuestra cultura. así como el ejercicio de sus derechos culturales. 1 Adicionado mediante decreto publicado en el diario oficial de la federación el 30 de abril del 2009. costumbres. En tanto que el 28 constitucional señala que no constituyen monopolios los privilegios que por determinado tiempo se concedan a los autores y artistas para la producción de sus obras. dinamismo.. señala que la ley protegerá y promoverá el desarrollo de las lenguas. prevé que el criterio que orienta a la educación es el de ser democrática y nacional. esto es. para difundir la cultura acorde a los principios del artículo tercero. El artículo 4º. el producto de la creación escrita. atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa. Asimismo establece que “. usos. Establece como obligación del Estado.El artículo 3º. culturas. Democrática no en el sentido de estructura jurídica o régimen político. social y cultural de la sociedad. 93 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural . describe composición pluricultural de la nación mexicana. Constitucional. por ejemplo... Lo anterior se complementa con la facultad y responsabilidad de las universidades y demás instituciones de educación superior a las que la ley otorga autonomía. Por su parte el artículo 26 constitucional. Garantiza la libertad de difundir el producto de la creación. Reconoce la propiedad del producto de la creación cultural y se enuncian los principios para su protección. En tanto que el artículo 7º garantiza la libertad de escribir y publicar escritos de cualquier materia. la continuidad y el acrecentamiento de nuestra cultura. Y nacional para que atienda entre otros aspectos.

en materia laboral. particularmente a partir de la reforma constitucional al 4º y 73 constitucional. los anteriores principios constitucionales se materializan a través del marco jurídico del subsector. Lo anterior cobrará mayor énfasis al momento de contar con la Ley General de Cultura que elabora el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes con la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados. en el orden material. los tratados y las leyes. que era si los tratados internacionales estaban por encima de las leyes y la Constitución mexicana. Por otro lado. Lo cual quiere decir que las autoridades estatales pueden legislar en materia de cultura para todos los casos que no sea competencia federal. Sin embargo. esto es. tienen el mismo rango que las leyes federales. instituciones como las señaladas. bibliotecas y demás instituciones relacionadas con la cultura general de los habitantes de la nación. el artículo 123 constitucional. Ahora bien. históricos y artísticos. La acción de los organismos que “coordina” el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes se rige por nueve leyes. En 2007 la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió una vieja discusión. la reforma constitucional de 2009 estableció la facultad de los legisladores para establecer reglamentos en materia de cultura. y sobre monumentos arqueológicos. el 124 determina que las facultades que no están expresamente concedidas a los funcionarios federales se entienden reservadas a los estados. organizar y sostener en toda la república. social y cultural. la cultura entre ellas. Un artículo especialmente importante es el 133 constitucional. pero por debajo de la Constitución. Lo anterior es de fundamental importancia si consideramos que dichas jerarquías normativas comprometen al Estado mexicano al cumplimiento de los instrumentos internacionales de derecho en todas las diversas materias. cinco reglamentos. Además establecía que el Congreso tenía competencia para establecer.El artículo 73 constitucional facultaba al Congreso de la Unión para legislar en materia de industria cinematográfica. 94 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural . al sostener que son ley suprema. particularmente en la fracción VI. 28 decretos y aproximadamente 21 acuerdos y más de 300 disposiciones que contienen alguna relación. Establece la jerarquía normativa de la Constitución. mismo que reviste una gran complejidad. escuelas de bellas artes. museos. o bien hacen referencia al arte y a la cultura. por lo que en la cultura. señala que los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia. El siguiente artículo. concurren la federación. los estados y los municipios. cuya conservación sea de interés nacional.

la Ley General de Asentamientos Humanos. entre otras. Ficha técnica UNESCO de Identificación de Itinerarios Culturales etc. Que nada o poco hacen ante la ausencia durante todo el primer año de la actual gestión del CONACULTA sin Programa Nacional de Cultura y que poco participa en los foros de cultural para la elaboración de la Ley General de Cultura en proceso de elaboración. así como las leyes federales y generales: Convención UNESCO sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural. Ficha técnica de identificación de itinerarios culturales. Aquí es importante hacer una observación. Declaración de Estocolmo. Itinerarios Culturales ICOMOS (Internacional Council on Monuments and Sites). 95 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural . obsérvense el número de convenios. la Ley que crea al Instituto Nacional de Antropología e Historia. Declaración de Friburgo. Lo anterior se debe en parte a que la comunidad cultural está parcelada en grupos de interés que no terminan de ver el conjunto de campos culturales y el desarrollo de su integridad. Convención UNESCO sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Artísticos e Históricos y su reglamento. ante la aprobación de la Ley Monsanto. la Ley del Impuesto sobre la Renta. la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente. la Ley del Servicio Exterior Mexicano. del impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU). declaraciones y tratados ratificados por el Senado de la República. De tal suerte que tenemos una comunidad cultural que poco o nada reacciona ante la reducción presupuestal propuesta por la Secretaría de Hacienda al subsector cultura. Por un lado existe una gran diversidad de documentos normativos en materia de cultura. pero también falta complementariedad de la comunidad cultural para actuar de forma integral en la elaboración de propuestas específicas. cartas. Convención UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial. la Ley General de Turismo. En relación a las leyes tenemos la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos. la que crea al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.Para darnos una ligera idea de lo anterior. la Ley del Impuesto Empresarial de Tasa Única (IETU). Ante el veto a la Ley del Libro. la Ley General de Bienes Nacionales.

Hacia una gestión cultural con base en indicadores Como señalamos líneas arriba. social y cultural de la nación. Las personas son la verdadera riqueza de las naciones. Es necesario hablar también de desarrollo humano. es necesario hablar de desarrollo cultural. que constituye sólo un medio —si bien muy importante— para que cada persona tenga más oportunidades. dinamismo. el desarrollo implica ampliar las oportunidades para que cada persona pueda vivir una vida que valore. A partir de la reunión MUNDIACULT (1982) se considera que el desarrollo sólo puede tener como base las realidades culturales: el desarrollo cultural es el correctivo cualitativo del desarrollo económico y finalidad del verdadero progreso. en tanto que los indicadores nos dicen cómo debemos desarrollar esos principios en el marco de la gestión cultural. En ese sentido es importante considerar que los principios constitucionales nos dicen qué debemos hacer en materia de cultura. Para ello. El desarrollo es entonces mucho más que el crecimiento económico. el grado en que los bienes culturales son producidos y consumidos. Por lo tanto. permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política. o bien. un paradigma de desarrollo que va mucho más allá del aumento o la disminución de los ingresos de un país. Que comprende la creación de un entorno en el que las personas puedan desarrollar su máximo potencial y llevar adelante una vida productiva y creativa de acuerdo con sus necesidades e intereses. el artículo 26 constitucional establece que el Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez. un concepto surgido en la década de los setenta como parte inseparable del desarrollo integral. 96 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural . Hace referencia al nivel de acceso a los medios de consumir la cultura y la igualdad de oportunidades para indicar el grado en que los medios de transmitir cultura hacen conocer objetos culturales valiosos.

que corresponden a las mismas del Índice de Desarrollo Humano: vida larga y saludable. Muestra una aproximación sobre la producción cultural potencial de cada región. casas de cultura. tanto mayor es el potencial de producción cultural. Otro índice es el Índice de Recursos Culturales (IRC) que permite observar la situación de las capacidades instaladas para la realización y el desarrollo de las actividades culturales. como la cuenta satélite de la cultura. bibliotecas. computador por hogar. sino la frecuencia de su presencia en una región. videograbador por hogar. Asimismo. equipamiento tecnológico e institucionalidad cultural. metros cuadrados de áreas verdes. educación y nivel de vida digno. corporaciones culturales y librerías. en líneas de telefonía fija. salas de teatro. Consta de seis pasos para su cálculo. El IRC tiene tres dimensiones: infraestructura física. Convenio Andrés Bello. en museos. Sostiene que mientras más recursos culturales haya. el primero de ellos es determinar las dimensiones del índice. 2 97 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural . galerías. Para cada dimensión se escogen los principales indicadores: en butacas de cine. ejemplares en bibliotecas públicas.2 que ajusta el progreso medio del desarrollo humano a través de las desigualdades entre mujeres y hombres. metros cuadrados de recintos deportivos. el Índice de Dinámica Cultural (IDC). tanto mayor será en ella la dinámica cultural. Cuanto más productos y más frecuentemente estén presentes en una determinada región. Propuesta de una canasta básica de consumo cultural.Lo anterior. La metodología de cálculo es similar a la del índice de Dinámica Cultural. conexión internet por hogar. construido a partir de indicadores de producción de bienes culturales y que a diferencia de los indicadores de economía de la cultura. líneas de telefonía móvil. selecciona y calcula los principales indicadores para cada dimensión (los mismos del IDH) diferenciando entre géneros. ha llevado a un grupo de especialistas a desarrollar indicadores tales como el Índice de Desarrollo relativo al Género (IDG). éste no mide el valor de los productos culturales. Posteriormente. Observatorio Social y Universidad Alberto Hurtado (En proceso de publicación). Una herramienta para garantizar el derecho a participar de la vida cultural y el acceso a los bienes y servicios culturales.

como bien señala el antropólogo Diego Prieto.3 Asimismo. muchos especialistas en política social se preguntan ¿Qué tipo de problemas resuelven los proyectos culturales? Resuelven demandas. Considerando que los proyectos sociales están orientados a resolver problemas sociales. No se puede diseñar adecuadamente un programa o proyecto sin conocer la forma en la que será evaluado. evaluación y monitoreo de proyectos sociales de Ernesto Cohen. Lo anterior nos lleva a otra pregunta. y para ello es necesario hablar de una de sus primeras etapas. Pero cómo concebimos un proyecto cultural. apuntalar una iniciativa o solucionar un problema. a través de los cuales se pretende intervenir en un determinado ámbito cultural para satisfacer una demanda. Los especialistas señalan que es la unidad mínima de asignación de recursos. Un proyecto sin un diagnóstico adecuado corre el serio peligro de no generar impacto alguno. constituida por un conjunto integrado de procesos y actividades. Esa instancia en que se estudian los problemas.El diagnóstico y la formulación de proyectos como los dos momentos fundamentales en la elaboración de proyectos de intervención cultural La construcción y diseño de indicadores es fundamental en el desarrollo de proyectos. que tiene por objetivo transformar las áreas de intervención en alternativas de proyecto. de la etapa de formulación. qué es para nosotros un proyecto cultural. Debe cumplir con una definición del problema que pretende resolver o la demanda cultural que se propone atender. problemas relacionados con el fomento a la cultura. necesidades. 3 98 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural . Véase Manual de formulación. identificar la población objeto a la que está destinado el proyecto y establecer el inicio y conclusión del proyecto. carencias o intereses en conflicto existentes en una población o un grupo social determinado. a través de la selección y articulación de los productos requeridos para producir el impacto deseado. con la promoción. el diagnóstico. tener objetivos de impacto bien definidos. Puede haber. con la infraestructura. etcétera. necesidades y características de la población y su contexto. Esta etapa y las subsiguientes son complementarias. CEPAL 2004.

Para ello es necesario trabajar con base en indicadores que son la herramienta que nos ayudará a clarificar y definir de forma precisa objetivos e impactos con base en medidas verificables del cambio o del resultado. El indicador, nos dicen los especialistas, es diseñado para contar con un estándar contra el cual evaluar, estimar o demostrar la intervención con respecto a las metas. Asimismo, nos facilita la sistematización continua de insumos, productos, resultados e impacto(s) de las acciones previstas en nuestro proyecto, y establece una relación entre dos a o más variables y a través de éste se miden los logros de los objetivos. Los indicadores tienen diversas características, tales como un objetivo, que sea medible, específico, explícito, claro, comparable, confiable, relevante, práctico, sensible a los cambios, factible en términos de su medición, económico y asociado a un plazo. Existen también diversos tipos de indicadores, tales como el de eficacia cuando de lo que se trata es de medir el nivel de cumplimiento de objetivos; el de eficiencia, cuando quiere medir la relación entre insumos y resultados; de calidad cuando se busca evaluar el proceso organizacional de intervención, o bien, de costo que relaciona el costo programado con el de su alternativa de intervención. Existen otros de cronograma, que miden el nivel de cumplimiento de los plazos programados en la alternativa, de cantidad orientado a medir las metas alcanzadas con el rediseño del proceso, y de economía que mide la capacidad del proyecto o de la institución que lo ejecuta para recuperar los costos incurridos en la operación. Pero el que nos interesa para nosotros es el indicador cultural, ese referente conceptual que nos permitan planear o evaluar el posible avance sociocultural de la implementación de un proyecto, o bien mantener los índices de desarrollo sociocultural alcanzados o deseados. Lo anterior requiere del monitoreo del proceso de cambio, o medir los resultados e impactos que se estén observando in situ, como parte de las metas a alcanzar vía las políticas culturales que se estén (re)pensando o implementando en alguno de los campos de la cultura en la sociedad.

99 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural

Se recurre a este tipo de indicadores cuando el objeto de una investigación o política cultural refiere algún fenómeno de consumo cultural, demanda cultural, prácticas culturales etc. Este tipo de indicador cultural puede ser un artista popular, un artesano, un narrador de historias, el principal organizador de una actividad folclórica. Lo anterior debido a que visto bajo la perspectiva de la medición del consumo y demanda cultural, es la fuente privilegiada para conocer las prácticas y necesidades culturales del grupo al que pertenece, ya que sirve como asesor de posibles programas de acción cultural. En otro sentido, los objetos y las actividades que traducen un conjunto definido de rasgos culturales son indicadores culturales.4 Más concretamente, y centrados en el modelo de gestión pública de impacto social impulsado por Ernesto Cohen, resulta pertinente y altamente necesario hablar de indicadores de impacto. Indicadores orientados a establecer la magnitud de la modificación que generará el proyecto de intervención sobre el problema cultural a resolver en nuestra población objetivo. En este modelo se privilegia no el costo-beneficio, sino el costo-impacto. Ahora bien, es importante señalar que este tipo de indicadores nos permiten establecer la magnitud de la modificación que tendrá el proyecto sobre el problema que está afectando a la población objetivo. Deben ser precisos y realistas. Por extensión del “Impacto social” de Ernesto Cohen, quien esto escribe sostiene que el impacto de un proyecto o programa social es la magnitud cuantitativa del cambio en el problema de la población objetivo como resultado de la entrega de productos (bienes o servicios) a la misma. Dicho programa o proyecto debe mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos a través del cierre de brechas y el mejoramiento de la equidad. Como hemos señalado, el impacto se mide no por costo-beneficio, sino por costo-impacto. En ese sentido la política cultural a través de sus programas y proyectos deben estar orientada a satisfacer las necesidades culturales de los ciudadanos al generara mejores condiciones de vida entre ellos.

4

Véase a Coelho Teixeira, Diccionario crítico de política cultural: cultura e imaginario, CONACULTA, ITESO, SC-Gob. Jalisco, México, 2000. pp. 286-287. 100

La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural

¿Cómo se construyen este tipo de indicadores? Surgen al transformar el objetivo en alternativas de proyecto. Debe contemplar quiénes se beneficiarán con el proyecto, si hay recursos disponibles para enfrentarlos, si se lograrán alcanzar los resultados durante el tiempo que dure el proyecto; también si existen instrumentos que puedan medir el logro de éste objetivo. Se definen a través de las causas identificadas en el árbol de problema y de acuerdo al objetivo definido. Su importancia reside en poder medir los efectos que queremos lograr sobre nuestra población objetivo, una vez que ya hemos aplicado nuestro proyecto. En sentido estricto, son la unidad de medida que se utiliza para conocer los cambios y medir el grado de logro del objetivo. Con ellos se define el sentido y alcance del proyecto. Deben ser válidos y confiables. Se identifican definiendo los puntos de disminución, incremento o nivelación que registran el grado de incidencia de los objetivos del proyecto. Esto nos permite ponderar porcentualmente la variación, por ejemplo. Dentro del modelo de gestión pública de impacto social antes señalado, existe también el denominado objetivo de producto. Nos habla de los productos (los tipos de bienes y servicios) que plantea una alternativa de solución al problema, esto es, los medios con que se busca producir el impacto deseado. Se construye identificando el servicio terminal que obtendrá la población objetivo una vez que se ejecute el proyecto. Estos pueden uno o más dependiendo de los medios identificados en el árbol medios-fines. Su importancia es tal, que nos permitirá saber cuál será el impacto que tendremos con lo que genere nuestro proyecto, considerando a todos los grupos que forman la población objetivo. Existen también en la metodología de este modelo, los indicadores de producto. La unidad de medida que se empleará para cuantificar los bienes o servicios que se van a distribuir u otorgar a la población objetivo, y que permite saber el sentido y alcance específico del objetivo del proyecto. Deben ser precisos y realistas. Este tipo de indicadores se construyen identificando el porcentaje o la característica que tendrá cada uno de los bienes o servicios que se ofrecerán a la población objetivo. Este indicador nos permitirá saber el porcentaje o las características finales del producto generado, más concretamente en qué grado se logró el objetivo planteado.

101 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural

Finalmente, este modelo plantea también metas de impacto y de producto, que nos otra cosa que estimaciones numéricas que nos permiten advertir la magnitud del cambio esperado mediante la operación de determinada alternativa. Se expresan con números, regularmente en porcentajes en el caso de los de impacto y en cantidades en caso de los productos. Son independientes del impacto de cada alternativa de solución. Una condición importante en la definición de las metas, nos dicen los especialistas, es el establecimiento de los supuestos. Éstos son las condiciones externas que afectan el proyecto y que están fuera del control. Deben hacerse explícitos los supuestos críticos o probables porque permitirán reorientar la estrategia del proyecto. En términos generales, podemos hablar de “Impacto socioeconómico de la cultura” como sugiere el economista Ernesto Piedras, quien sostiene que como consecuencia en la sociedad y en la economía de un país derivadas de la creación cultural, su difusión, su distribución y su venta, es válido hablar del sector económico de la cultura, ya que su operación económica es equiparable a la de cualquier otro sector, encontrándose dentro de sus insumos, productos de cada uno de los grandes sectores, primario, secundario, terciario y sus respectivas subdivisiones. Si esto es así, debemos preguntarnos ¿Cuál es la función de un proyecto cultural? La respuesta es sencilla si consideramos todo lo anterior. Al ser el proyecto cultural una herramienta colectiva y compartida entre los involucrados, su función es conseguir resultados y no realizar acciones, como bien señala David Roselló (2009). Y para lograr resultados es necesario construir y desarrollar índices, indicadores y metas medibles; que reflejen la voluntad que damos por hecho está en juego dentro del proyecto, lo cual le da la categoría de política cultural, entendida como el conjunto de valores, ideas, orientaciones y directrices que se quieren desarrollar. En conclusión podemos decir por una parte que, todo proyecto requiere estar enmarcado en una política cultural establecida, inspirada en los principios constitucionales, leyes, reglamentos y decretos establecidos. Por la otra, que todo lo anterior responda a una necesidad cultural determinada. Para ello, la planificación cultural debe terminar de salir de las tendencias administrativas de la discusión cultural y enmarcarse en una gestión cultural que favorezca el diseño y desarrollo de estrategias de gestión. La planeación cultural consiste en la organización de un concierto de acciones de diversos agentes a partir de objetivos estratégicos, como sugiere el especialista Eduardo Nivón.

102 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural

REFERENCIAS COELHO, TEIXEIRA (2000). Diccionario crítico de política cultural: cultura e imaginario, CONACULTA, ITESO, SC-Gob. Jalisco, México. (pp. 286-287). COHEN, ERNESTO (2004). Manual de formulación, evaluación y monitoreo de proyectos sociales. CEPAL. Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales MUNDIACULT, México 1982. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. NIVÓN, EDUARDO (2008). Planeación cultural, la asignatura pendiente. El caso del Distrito Federal en México. En Políticas Culturales Revista, 2 (1),(pp.1-33), de www. portalseer.ufba.br/index.php/pculturais/article/download/3331/2447 GUELL, PEDRO (Coordinador). Propuesta de una canasta básica de consumo cultural. Una herramienta para garantizar el derecho a participar de la vida cultural y el acceso a los bienes y servicios culturales. Convenio Andrés Bello, Observatorio Social y Universidad Alberto Hurtado (En proceso de publicación). JIMÉNEZ, LUCINA (2006). Políticas Culturales en Transición, retos y escenarios de la gestión cultural en México. Colección Intersecciones CONACULTA. LARA G., CARLOS (2009). El derecho a la cultura en el marco del multiculturalismo. Revista Folios del Instituto Electoral de Estado de Jalisco, julio 2009. MARTINELL, ALFONS (1988). Conceptos Básicos de administración y gestión cultural Organización de Estados Iberoamericanos Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). ROSELLÓ CEREZUELA, DAVID (2004). Diseño y evaluación de proyectos culturales. Editorial Ariel patrimonio.

103 La legislación y los indicadores culturales en el desarrollo de proyectos de intervención cultural

se iniciaron los estudios estadísticos para comprender el nuevo orden económico y social generado tras la Segunda Guerra Mundial. La política cultural. En la última parte del texto. 104 . públicos y privados. actualmente es Coordinador Nacional de Desarrollo Institucional del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). * Politólogo. En 1972 la UNESCO discutió. comenzó a tener interés para los gobiernos desde hace menos tiempo. dirigido y auspiciado por la propia UNESCO. lo que dio origen en 1986 al proyecto denominado “Sistema para las Estadísticas Culturales”. Posteriormente se realizó un simposio en Austria con el tema específico de los indicadores culturales.6 Resumen Indicadores de cultura y globalidad Jorge Ochoa Morales * En el presente trabajo se ofrece un breve panorama sobre la condición de la política cultural en lo que respecta al uso de indicadores y las aportaciones impulsadas desde diversos organismos nacionales e internacionales. Introducción Con la fundación en 1945. por ejemplo la instrumentalización de Matrices de Bienes y Servicios Culturales y el Sistema de Información Cultural (SIC). lo que implica que los indicadores culturales sean entonces mucho más recientes. de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación. se relata el proceso por el cual CONACULTA fomenta el desarrollo de un sistema de indicadores para responder a las necesidades y demandas culturales de la ciudadanía. por primera vez. la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Así pues. pero es hasta 15 años después que aparece el término de indicador social. en contraste con la social. la naturaleza de las estadísticas e indicadores en el campo de la cultura. se analiza la situación de las políticas públicas para la gestión cultural en México y se presentan acciones concretas que el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) ha realizado como respuesta al proceso de globalización y a los sistemas de administración pública.

Pero antes de abordar el tema de los indicadores. El gasto que destinan los gobiernos para este fin en los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico. once veces menor que el promedio de la OCDE. en aras de ir disminuyendo poco a poco la brecha que nos separa de los países más avanzados. Como país en desarrollo. es decir. Para alcanzar dicho nivel. a efecto de facilitar la toma de decisiones. en particular las que rigen la asignación y control del presupuesto. está firmemente comprometido con una cultura de transparencia y rendición de cuentas. Los indicadores culturales miden ideas. Lo que se busca en todo momento con el Sistema de Evaluación del Desempeño establecido por el Gobierno Federal es una aplicación eficiente de los recursos públicos. Así las cosas. verdadero o falso. 105 Indicadores de cultura y globalidad . El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. al igual que el resto de las dependencias e instituciones del Gobierno Federal. comparables a nivel internacional. Los indicadores económicos miden la riqueza. según lo expresado en las diferentes leyes y reglamentos de la Administración Pública Federal. mientras que en México se asigna un poco menos de una décima parte de un punto porcentual. social y cultural. en tal sentido. OCDE. ante la alta responsabilidad que tenemos como servidores públicos para administrar los fondos que provienen de todos los ciudadanos. nuestro país requeriría aumentar progresivamente su gasto destinado a la cultura en los próximos años. Como bien señala el doctor Salvador Carrasco en su tesis titulada: Análisis Factorial Aplicado a Indicadores Socioculturales de la Comunidad Valenciana. Los indicadores sociales miden el bienestar”. de la cual México forma parte. tiene la obligación inherente y permanente de evaluar su desempeño. me permito señalar algunos parámetros del contexto dentro del cual se desenvuelve la cultura en México.El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. es necesario destacar la necesidad de promover estrategias para la producción de indicadores culturales. representa en promedio el 1 % de su Producto Interno Bruto. valores especialmente básicos sobre lo que es bueno o malo. en donde citando a Rosengren dice que: “… hay tres tipos principales de indicadores: económico. sabemos que no se dispone de los recursos económicos suficientes o los que todos quisiéramos para impulsar la cultura.

de contribuyentes fiscales y actores políticos autónomos”. No se puede ignorar que nuestros gobiernos tienen también otras necesidades urgentes que atender. un potencial que en mi opinión ofrece alternativas muy interesantes que se deben explorar. la participación. los países de la OCDE alcanzan una proporción de entre 5 % y el 7 % del Producto Interno Bruto. [ ] “Gobernar de acuerdo a la política pública significa incorporar la opinión. Aguilar Villanueva en la introducción del libro Estudio de las Políticas Públicas: “Los años de la crisis nos ayudaron a descubrir que la escasez y los costos son componente esencial de toda política y administración. ya que el objetivo último de los indicadores deberá ser siempre incidir en forma directa en la generación de nuevas y más eficaces políticas públicas. la corresponsabilidad. De aquí se desprende una importante conclusión: las instituciones y organismos públicos encargados de la cultura en México tienen un potencial muy amplio en la participación de otros sectores económicos. Al respecto. parece exigir dos requisitos fundamentales: gobernar por políticas y gobernar con sentido público”.Si a lo anterior se agrega el gasto de los hogares o del sector privado en cultura. Tal y como lo ha señalado el doctor Luis F. por lo que esta situación nos obliga a ser mucho más imaginativos a la hora de proponer acciones y realizar las mediciones de nuestra cultura.” [ ] “Gobernar en contextos políticos plurales y autónomos. sobre todo. que coadyuvaría como mecanismo alternativo y complementario de financiamiento para el fomento y difusión de los diferentes géneros y manifestaciones culturales. por lo que consciente de ello el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes está trabajando en la búsqueda de una solución a este problema. cualquier política gubernamental”. la educación o el combate a la pobreza. salvo algunos estudios efectuados por distinguidos investigadores y académicos como el doctor Ernesto Piedras. en México todavía no existen mediciones globales sobre el valor o contribución de la cultura a la economía. de alta intensidad ciudadana y con problemas sociales irresueltos. “Política pública no es sin más. el privado. es decir. para robustecer el círculo virtuoso que conforman indicadores y políticas culturales. como el social y. 106 Indicadores de cultura y globalidad . el dinero de los ciudadanos. como otorgar servicios de salud.

Si bien la solución no es sencilla. fomento y difusión. espectro vigente de la cultura. antropólogos. la gran concentración de recursos en el centro de la República. Retomando el círculo indisoluble entre políticas culturales e indicadores. dos. Los recursos que fluyen de las diferentes instancias de gobierno para apoyo y fomento de la cultura siempre tienden a favorecer a las zonas urbanas. incluso si se reduce el territorio a nivel estatal. que se retroalimentan e interactúan paso a paso. De esta forma. por lo que por razones obvias los indicadores serán más favorables o elevados en dichas zonas. que realizar un festival en alguna demarcación de una ciudad. en sólo tres grandes rubros los servicios los que presta el CONACULTA: uno educación. estadísticos y demás profesionales a tomar en cuenta estos factores a la hora de construir los indicadores. sin virajes bruscos o inconvenientes. el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes considera que se debe iniciar con una detección objetiva del. 107 Indicadores de cultura y globalidad . y más concretamente en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. por lo que invito a los especialistas en el tema. y tres producción. para que a partir de la misión u objetivos esenciales de la institución o rama de la cultura se puedan determinar indicadores que midan el impacto de las políticas públicas seleccionadas. Por razones históricas. para una mejor toma de decisiones. que busca ordenar y tener un panorama claro y conciso de la cultura en México. se pueda ir buscando un mayor equilibrio regional que redunde en beneficio de los diferentes géneros culturales. el Consejo se ha dado a la tarea de elaborar una Matriz de Bienes y Servicios Culturales. confiere rasgos singulares de nuestra política cultural. Para ello. por así llamarlo. ni por supuesto la forma de generar indicadores o las mediciones en estos casos extremos. Este es un problema metodológico por resolver. políticas y sociales. debemos apelar a nuestra creatividad para que. por lo que siempre debemos tomar en cuenta las disparidades regionales a la hora de conformar los indicadores. una especie de “Matriz Insumo Producto de la Cultura”. actuarios. y no necesariamente reflejarán el promedio nacional. y concretamente el tema que nos ocupa.Otro rasgo característico que tiene la cultura en México es el centralismo. toda generación o propuesta de indicadores debe partir de un buen diagnóstico de la realidad. de donde se determina la agrupación. No es lo mismo llevar un evento a un rincón apartado de la República.

Es bien sabido que a pesar de las limitaciones de gasto. con el propósito de proponer objetivos alcanzables en el mediano o largo plazos. pero sobre todo que posibilitará delinear políticas públicas que nos permitan fijarnos metas concretas e ir midiendo los avances en el tiempo. Para ello. estado o municipio puede ofrecer. artes plásticas. o sea la opinión de nuestros clientes. razón por la que es útil conocer metodologías y resultados de medición con otros países. cine. no sólo los servicios de los sectores públicos y privado. teatro. 108 Indicadores de cultura y globalidad . La matriz constituye una herramienta conceptual que contribuye de manera muy importante en la alineación metodológica para la revisión. además está orientada a evitar duplicidades que nos permite hacer más eficiente la prestación de los servicios culturales. antropología. el proceso de globalización que vivimos facilita y hace indispensable las comparaciones entre los países. también llamados Benchmarks. se entrelazan estos servicios con los diferentes géneros de la cultura: música. la oferta cultural. El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes considera que las encuestas son una herramienta fundamental para construir indicadores o formular políticas públicas. literatura y fomento a la lectura. Para la elaboración de un buen diagnóstico y la construcción de indicadores de cultura una parte también fundamental del esquema metodológico es considerar. fotografía y culturas populares. patrimonio cultural. De esta manera. desde luego con los indicadores y métodos adecuados. ya que constituyen instrumentos muy poderosos de planeación y son elementos importantes para la elaboración de políticas culturales. es decir. análisis y mejora de los indicadores. historia y arquitectura. con el fin de tener un referente mundial que nos ubique con exactitud el lugar que ocupa México en el ámbito de la cultura. por lo que en el CONACULTA se pretende dar un impulso particular en esta materia. En muchas ocasiones sólo nos preocupamos por lo que el gobierno. sino incorporar también el lado de la demanda y el consumo cultural. así como las instituciones que los prestan. se han ubicado los mejores registros existentes en el plano internacional. y gracias a la enorme base de información que ha recopilado la UNESCO. danza. en las celdas que integran la matriz se ubica la totalidad de bienes y servicios culturales del sector. pero dejamos de lado o no tomamos en cuenta lo que las personas quieren o sus preferencias. Por otra parte. por así decirlo. tema que se ha convertido en un proceso permanente para el Consejo. México tiene un amplio potencial en diversos campos de la cultura.Por el otro. Esta herramienta básica sirve para ordenar los programas y actividades.

que es el de medir el impacto en la población. del SIC se puede obtener información sobre indicadores básicos del sector cultural en México. el nombre de los creadores e intérpretes. la cantidad total de museos o teatros. Este proyecto inició hace un poco más de diez años. partiendo de una secuencia lógica de detección de problemas y planteamiento de la solución. Dicho esquema consiste en un ordenamiento de los objetivos y estrategias institucionales con los planes de desarrollo del gobierno. Es decir. el CONACULTA cuenta con el Sistema de Información Cultural. contiene datos relevantes sobre el patrimonio material e inmaterial existente en la República Mexicana. Y es hacia allá hacia donde debemos transitar. actualización y mejora. además de plasmar requisitos esenciales y uniformes que debe cubrir cada uno de los indicadores. no cumplen con el objetivo último de medir los resultados y.Un diagnóstico certero sobre el sector cultural se deber sustentar en una buena base de datos. con el objeto de uniformar los procedimientos para la elaboración de indicadores de todas las dependencias y entidades del Gobierno Federal. se puede señalar que el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes efectuó una revisión de sus indicadores vigentes. Recientemente por disposición de la autoridad hacendaria se debe utilizar la metodología del Marco Lógico. por lo que a la fecha constituye una recopilación muy completa de estadísticas e información cultural. los cuales sobra decir que en su mayoría eran de gestión. por ejemplo: el número de bibliotecas o por habitante. producción editorial. Actualmente se trabaja en incorporar información al SIC sobre el patrimonio inmaterial. En su conformación participan todos los institutos y secretarías estatales de cultura. el ideal al que deben aspirar los indicadores. la cual está disponible para todo el público a través de la página web del Consejo. y está en constante revisión.500 municipios del país. a nivel estatal e incluso por cada uno de los casi 2. en cuestión de indicadores. el SIC proporciona una semblanza integral sobre la cultura en México. De esta manera. En 2008 en el Consejo se tenían alrededor de 520 indicadores. zonas arqueológicas y en general contiene un inventario sobre la infraestructura cultural en nuestro país. quienes alimentan y actualizan la información de manera permanente. también denominado SIC. Ahora bien. 109 Indicadores de cultura y globalidad . culturas indígenas y gastronomía. que si bien son necesarios para controlar las actividades. entre otros. En este sentido. Asimismo. sobre todo.

entre otros. de operación o gerenciales. siguiendo la metodología del Marco Lógico. además de que este tipo de indicadores son relativamente fáciles de medir y controlar. desarrollo y esparcimiento de las manifestaciones artísticas. Finalmente. así como estimular los programas orientados a la creación. de tal manera que actualmente se dispone de 54 indicadores. mientras que para la promoción y difusión del sector cultural y artístico se tienen los indicadores de “Público Asistente” y “Actividades Artísticas y Culturales”. diseñados éstos con las cinco características básicas de este tipo de elementos: simplicidad. que sabemos implica en la mayoría de los casos series de tiempo más amplias. Si no están claros o explícitos dichos objetivos o grandes metas. las instituciones debemos mantener este tipo de mediciones. por ningún motivo se deben abandonar los indicadores de gestión. fiabilidad. la asignación de los recursos no estará bien orientada o se puede encaminar hacia múltiples direcciones. es decir. Entonces. prioritariamente enfocados a medir los resultados. ya que son sumamente útiles para controlar los procesos internos. que no siempre estarán en sintonía con las prioridades o necesidades de la institución. La misión del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes es preservar de forma integral el patrimonio cultural de la nación. Es muy importante señalar también que. El primero de ellos es “Bienes Inmuebles Conservados” y “Sitios Arqueológicos y Monumentos Históricos Registrados y Catalogados”. alcance y compatibilidad. los cuales se denominan. es partir de esta misión en que se construyen los indicadores de resultados o de impacto. 110 Indicadores de cultura y globalidad . confiabilidad. El requisito que se considera básico para elaborar indicadores de impacto es conocer perfectamente la misión u objetivos estratégicos de la institución. la promoción y difusión del sector cultural y artístico.Se efectuó una revisión a fondo de los indicadores y se redujeron casi un noventa por ciento. de fin y de propósito. El problema principal y permanente que se tiene es la manera de obtener indicadores de impacto. para la creación y desarrollo de las manifestaciones artísticas se tienen “Creadores Apoyados” y “Grupos Artísticos Apoyados”. pues sus resultados no se pueden obtener más que en el mediano o largo plazos. administrativos. Por lo tanto en el Consejo los indicadores líderes están acordes con esta misión.

como por ejemplo la medición de las publicaciones culturales. siempre habrá algo que descubrir. aspecto de gran trascendencia para la institución. El campo de los indicadores culturales. sino que la promoción y difusión tienen un mayor alcance y contenido. para seguir optimizando el uso de los recursos con los que contamos. quienes coordinan los trabajos de todo el sector de la cultura. se ha consensuado con las autoridades del sector educativo y de otras instituciones que participan de esta actividad que es mejor cambiarlo por el de “Población Beneficiaria”.Con estos indicadores líderes se controlan y orientan las actividades del Consejo. con representantes de la Secretaría de Educación Pública. que en el campo de los indicadores culturales. buscando siempre una mejora continua. siempre será necesario. es un tema inacabado o en otras palabras. ya que consideramos que la finalidad en materia de promoción y difusión no se mide solamente con las personas que asisten a los eventos culturales y artísticos. por instrucciones de la Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. 111 Indicadores de cultura y globalidad . como cualquier otro. en el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes estamos siempre abiertos a revisar y mejorar los indicadores. con lo cual se puede medir en forma más integral el alcance de las políticas en esta materia. que como se puede ver guardan una correlación directa con la misión y objetivos. para revisar la pertinencia de los indicadores o eventualmente hacer las modificaciones que se requieran. Sin embargo. Como ejemplo de ello. Los servicios del CONACULTA también se reflejan con los alumnos capacitados en la música o las artes. podemos citar que en este 2010 se han efectuado diversas reuniones. Este es sólo un ejemplo de que si se mantiene un trabajo constante en la revisión de la pertinencia de los indicadores con que medimos el desempeño de nuestras instituciones culturales. Sin dejar de tener presente lo expresado por Salvador Carrasco Arroyo en cuanto a la “valoración subjetiva implícita en las actividades culturales”. mantener un esquema de revisión y critica constante de los mismos. los creadores apoyados o los visitantes a la página de Internet que realizan consultas de eventos y actividades culturales. Al respecto se puede señalar que está por implementarse una mejora al indicador de Público Asistente. Por tanto. se puede seguir avanzando en mediciones más completas y apegadas a la realidad. Estamos convencidos. Desde luego se tienen además otros indicadores de resultados que permiten abarcar la amplia gama de servicios que se otorgan.

la relación entre cultura y desarrollo ha tenido un impulso central para favorecer ambos procesos (Tomassini: 2007. una herramienta de exigibilidad para acceder a la cultura. Es más. la complejización e institucionalización de las políticas culturales y. de la importancia que tiene el aseguramiento de los derechos culturales para tales propósitos (Harvey: 2008). Esto ha significado que los países de la región han tomado conciencia de la importancia que tiene en los ciudadanos. * 112 .7 Resumen Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. como Chile. han propagado entre sus medios de difusión de sus políticas culturales el eslogan “Tu derecho a la cultura”. por otro. es antes que nada. la ampliación del debate sobre lo que significan los derechos culturales (Nivón: 2006). la ampliación en el acceso a los bienes y servicios culturales. PNUD: 2002). lo cual contribuiría a la creación de sociedades más equitativas. La CBCC se plantea como una innovadora propuesta que no sólo mediría las lógicas de consumo cultural en cada país. En ambos casos. propuestas prácticas. democráticas y reflexivas. así como sistemas de medición y monitoreo del acceso a los bienes y servicios culturales en las sociedades. Sociólogo e investigador del Centro de Investigaciones Socioculturales de la Universidad Alberto Hurtado de Chile. desafíos concretos Tomás Peters Núñez * ¿Cuáles son los elementos que integrarían de una Canasta Básica de Consumo Cultural (CBCC) en los países latinoamericanos? Ante nosotros tenemos una propuesta que surge ante la necesidad de reglamentar los derechos culturales y establecer estándares mínimos de consumo cultural en la región. algunos. Los Estados se han apropiado de estos discursos y desarrollan una serie de planes en beneficio de estos propósitos. Introducción En la década pasada se han hecho reconocibles dos fenómenos en el mundo de la cultura en América Latina: por un lado. Variados son los estudios que demuestran la importancia de la cultura para el fomento y construcción de la ciudadanía (Canclini: 2009) y sobre todo.

Simplemente. se propone una Canasta Básica de Consumo Cultural (CBCC). un trabajo concreto de operacionalización de los derechos culturales. la CBCC se comprende como una herramienta de análisis que posibilita la generación. del diseño e implementación de sistemas permanentes de medición y comparabilidad entre los distintos países de la región (por medio de índices estadísticos concretos). Santiago de Chile. por otro.Aún cuando existen múltiples experiencias en la región que han favorecido en sus políticas la creación de audiencias y el aumento en los accesos a los bienes y servicios culturales. y con el objetivo de ser un aporte a esta discusión. propuestas prácticas. por cierto. Esta herramienta significa. de sus manifestaciones artísticas. Si bien existen las encuestas de consumo cultural y los modelos de evaluación de programas culturales (Rey: 2008). no se dispone de un instrumento que ofrezca información legítima sobre el cumplimiento o insatisfacción de tales derechos. Existe una aplicación empírica de la CBCC en Pedro Güell. 1 113 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. desafíos concretos . es indudable constatar la escasez de herramientas disponibles para monitorear y analizar la concreción del derecho a gozar de las artes. el presente artículo presenta una propuesta concreta para hacer frente a este escenario. 2010 (sin publicar). no intenta zanjar la discusión sobre su justiciabilidad o sobre cómo se deben implementar las políticas de acceso a la cultura en países como los nuestros. Al igual que las canastas de alimentos o de pobreza. Tomás Peters y Rommy Morales (2010b) Derechos culturales y aseguramiento en el acceso al consumo cultural: aplicación empírica de una canasta básica de consumo cultural para Chile. Reconociendo que la discusión sobre los derechos culturales aún está en curso (Shaheed: 2010). Para ello. de políticas culturales más reflexivas y orientadas según metas concretas (mínimos) y. ofrece un modelo estadístico con la intención de aportar elementos en el debate que se ha mantenido en los últimos años sobre el derecho al acceso libre de la vida cultural de una comunidad y. por un lado. en específico.1 Sin embargo.

de discriminación. jurídica y sociológicamente hablando. en aquellas áreas. en temas relacionados a la libertad de expresión (Prieto de Pedro: 2004). desafíos concretos . Sus debates se han concentrado en temáticas indígenas. De ahí que los derechos económicos. también se han enfocado en temas como los derechos de autor o de propiedad intelectual. indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad”. La “Declaración Universal de los Derechos Humanos” y el “Pacto Internacional de Derechos económicos. En los últimos años. al igual que en los países con experiencias dictatoriales de Sudamérica (Argentina. De Roux et al. Por ello. A partir de ello. como miembro de la sociedad. Al revisar la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” en su artículo 22. Esto implica. la defensa de nuestras libertades y proyectos vitales. como se puede observar en ambos artículos. En este caso. en la primera década del siglo XXI. tiene derecho a la seguridad social. sean efectivamente aseguradas. los DESC contribuyen a asegurar que las expectativas normativas de las personas. es posible constatar que “Toda persona. sociales y culturales. Antes. sobre todo. 114 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado. Los DESC son. a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”. mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional.: 2004).Los derechos culturales: un debate en curso Es indudable el hecho de que los derechos culturales se vuelven problemáticos en países como Chile recién en la década del noventa y. propuestas prácticas. de valoración patrimonial e identitaria y. Pero sólo una parte pequeña de esta discusión se ha concentrado en el acceso a las manifestaciones artísticas y/o culturales (o bienes y servicios culturales). en el artículo 27 se plantea específicamente que “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad. sociales y culturales (DESC) denominados como de “segunda generación” pudieran aparecer en la palestra pública sólo después del aseguramiento de los primeros. un concepto de alta complejidad (Chacón: 2007. el debate estuvo centrado en el reestablecimiento y prosecución de los derechos humanos. etcétera). que todas y todos los seres humanos tenemos derecho a participar en la vida cultural y sus manifestaciones artísticas. especialmente. por cierto. civiles y políticos. sociales y culturales” reconocen. Brasil. los derechos se fundamentan en su aplicabilidad y justiciabilidad como expectativas que serán respetadas por los miembros de la sociedad y las instituciones sociales que nos reglamentan. y a obtener. la satisfacción de los derechos económicos.

Son varios los especialistas que.) sería un elemento central a la hora de justificar el no cumplimiento de ellos. es necesario reconocer que la justiciabilidad de los DESC tiene. jurídica y social de los mismos. Es decir. Y. desafíos concretos . en la medida en que se generen herramientas concretas para la medición y seguimiento de mínimos de derechos culturales. lo que conlleva a no tener un marco jurídico sólido y reconocido en sus especificidades (Shaheed: 2010). propuestas prácticas. se podrá construir una legitimidad política. en tercer lugar. Sin embargo. en vistas a su exigibilidad por medio de referencias concretas y conocidas. los DESC están en permanente discusión normativa y formulación operativa. Frente a este escenario. He ahí la mayor potencia de la CBCC. Al respecto. En segundo lugar. algunos obstáculos que sopesar (Chacón: 2007). Es decir. se podrán asegurar ciertas condiciones mínimas de justiciabilidad. el cumplimiento de los derechos antes mencionados se lograría según los recursos disponibles que los Estados dispongan para tales efectos. sí es evidente que la preocupación ha estado enfocada en problematizar este aspecto. en los últimos años. que los Estados deberían ser capaces de lograr el aseguramiento de estos derechos según pasen los años y por medio del desarrollo de instituciones pertinentes para su aseguramiento. para. En ello. poder lograr un estándar de justiciabilidad (Alston: 1987).Si bien los DESC no manifiestan claramente la necesidad de asegurar normativamente el acceso a los bienes y servicios culturales a la población. y abordando concretamente la discusión sobre la aplicación de los DESC a las políticas culturales. la carencia de recursos (económicos. humanos. 115 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. que con la constatación de mínimos en el ámbito de los derechos culturales. en nuestra región. de esa forma. es de consenso general que todo derecho debe disponer de un criterio de mínimos que permita establecer qué se está asegurando. tecnológicos. La operacionalización de mínimos para los derechos culturales es un esfuerzo concreto para el aseguramiento en el acceso a las manifestaciones artísticas y culturales de una sociedad. etc. ¿Qué significa esto? que. El primero de ellos tiene relación con que los DESC tendrían un carácter de justiciabilidad programático. han enfocado sus esfuerzos en acercar las políticas culturales a este debate (Harvey: 2008). es que resulta necesario problematizar la noción de mínimos.

Esto se ha debido. Si bien ha existido una reflexión teórica sobre el concepto de consumo cultural. 116 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos.A pesar de lo anterior. resulta central preguntarnos ¿Cómo operacionalizar los denominados derechos culturales? ¿Qué significa exigir un criterio de mínimos como herramienta de justiciabilidad de los derechos culturales? ¿Cómo definir aquellos mínimos? ¿Cómo identificar las carencias en el acceso y consumo cultural mediante indicadores concretos? Estas preguntas son las guías para el diseño de una CBCC. esta herramienta intenta aportar a esta discusión y. mínimos de consumo cultural de una población. que son producidos y consumidos en circuitos relativamente diferenciados y que requieren de ciertos conocimientos especializados para su apropiación y uso. por cierto. Sunkel et al. Aún resulta necesario desarrollar definiciones operacionales del concepto de consumo cultural que entreguen herramientas analíticas específicas y que permitan conformar marcos analíticos diferenciados y comparables en el tiempo. una serie de modificaciones y redefiniciones operacionales (Rey: 2008. la CBCC tiene como propósito materializar un sistema de derechos culturales que exista concretamente y. En su propuesta. el campo operacional todavía es muy heterogéneo e impreciso. a los énfasis variables que cada Estado le ha dado a las distintas dimensiones. que ha aportado sugerentes análisis (Canclini: 2006). además. Para nuestros propósitos. Canasta Básica de Consumo Cultural: nuevas propuestas. la CBCC se puede resumir en que intenta identificar.: 2006). otros desafíos Como lo anotáramos al inicio de esta presentación. tanto a nivel individual como a nivel país. como un indicador legítimo de seguimiento. a la vez. entre otras cosas. Ahora bien. en las últimas décadas. ¿qué entendemos por consumo cultural? Las mediciones y los análisis del consumo cultural en América Latina han experimentado. monitoreo y comparabilidad a nivel regional de aseguramiento en el acceso a los bienes y servicios culturales disponibles en la sociedad.. entenderemos por consumo cultural a los distintos tipos de apropiación de aquellos bienes cuyo principal valor percibido es el simbólico. propuestas prácticas. desplegar nuevas oportuni dades de materialización de los derechos culturales en ámbito de las políticas culturales de acceso al consumo cultural. Delgado: 2007. a las transformaciones sociales y culturales que ha vivido la región y. desafíos concretos . En este sentido.

por ejemplo. reconocemos que lograr un mayor consumo cultural por parte de la sociedad genera nuevas lógicas tanto sociales como individuales (Matarasso: 1997). una vez que se haya accedido masivamente a estos bienes (Güell et. en la que se realiza una apropiación. Por lo tanto. 117 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. al. no todos los beneficios que se derivan del consumo cultural son apropiados por las personas en forma individual. la cantidad de nutrientes necesarias para el organismo o las calorías óptimas para desarrollar una actividad física. renovando horizontes de expectativas sociales y abriendo nuevos planos de desarrollo (social. sino que pueden generar también un impacto sobre colectivos o sobre el conjunto de la sociedad al permitir reconocer a los sujetos como parte de un colectivo (identidad) e interactuar con otros grupos sociales (diversidad). sino que también. Establecer. al concebir una definición de este tipo. en las percepciones sobre ellos (Peters: 2010). De ahí que esta propuesta de CBCC se proponga ser un mecanismo democrático más que sólo operativo-metodológico. Una definición de estas características reconoce la existencia de afinidades electivas entre el consumo cultural y los diversos fenómenos socio-culturales o. En este sentido. una herramienta como la CBCC no tiene como fin exclusivo la medición de las lógicas de consumo cultural. y en forma central. En este sentido. resulta central preguntarse ¿qué significa identificar un criterio de mínimos de consumo cultural? A diferencia de las canastas básicas de alimentos y de pobreza. vivencia y uso de bienes y servicios culturales disponibles en la sociedad. Es decir. el consumo cultural puede ser comprendido como una práctica social (e individual). Una vez establecido qué entenderemos por consumo cultural.. propuestas prácticas. lo que genera un dinamismo en los esquemas simbólicos y de percepción de los sujetos.Sumado a ello. desafíos concretos . no pueden servir de criterio para fijar mínimos a los derechos culturales relacionados al acceso a las manifestaciones artísticas. en cómo se generan cambios en las percepciones de las personas frente a su entorno social y político. ser una herramienta de exigibilidad de acceso al consumo cultural que pueda fomentar la construcción de una sociedad más democrática y reflexiva sobre su destino. esta propuesta analítica ofrece una amplificación de elementos investigativos que permite comprender no sólo las características de la apropiación de los bienes y servicios culturales disponibles en la sociedad y en cómo se distribuye en distintos niveles de la estratificación social.: 2010a). sino que. económico y humano). los mínimos de consumo cultural no pueden ser fijados según estándares absolutos y normativos. más específicamente.

118 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. esto no significa que las personas que presentan restricciones al consumo cultural no accedan a bienes y servicios culturales. resulta conveniente aclarar algunas ideas centrales. se definían a partir de las personas que no presentaban restricciones al consumo cultural en un tiempo determinado. desafíos concretos . resultaba necesario tomar ciertas decisiones metodológicas: o se definían estándares de mínimos con el total de la población o. La propuesta de la CBCC tomó la segunda opción. por el contrario. ¿Cómo hemos determinado los mínimos de consumo cultural en la CBCC? Para responder esta pregunta. pueden haber accedido a bienes culturales en una fracción de tiempo distinta a la prefijada. La CBCC ha sido pensada como una herramienta que permite establecer estándares de exigibilidad medibles. Indistintamente. exigentes de medición. Ahora bien. propuestas prácticas. al trabajar sólo con las personas que no presentan restricciones al consumo cultural es posible fijar estándares dinámicos y. por el contrario. los mínimos no son establecidos normativamente por especialistas (investigadores) o instituciones políticas (como el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes). Gayo. Esto implica que. en países como los nuestros gran parte de los obstáculos para el consumo cultural están ligados a variables estructurales tales como educación e ingresos económicos (Rey: 2008. sobre todo. dinámicos y concretos. simplemente. Por lo tanto. por medio de un criterio estadístico que privilegia un estándar dinámico de exigibilidad de mínimos. las personas que no acceden a bienes y servicios culturales en un tiempo determinado no entregan información que permita identificar patrones de consumo medibles. que acceden a algún tipo de bienes y servicios culturales). sino que. Ahora bien. y en otros no. Teitelboim y Méndez: 2009). O.En este sentido. Para ello. se puede fijar una línea base numérica según la cual establecer mínimos. al considerar sólo a las personas que no presentan restricciones al consumo cultural (es decir. Por el contrario. pueden presentar accesos permanentes en algunos bienes y servicios culturales. se establecen según las propias lógicas de consumo cultural de los habitantes de un país.

Una vez establecido esto. un paso adelante al consumo cultural y representa un nivel “avanzado” de acceso. 5 veces al año a una presentación de danza o haber leído 3 libros en los últimos 12 meses. Esto significa. En este sentido. Lo anterior se explica por el comportamiento altamente desigual del consumo cultural en la región: existe una baja cobertura de servicios y bienes culturales y. el uso de las medianas de las respectivas distribuciones de frecuencia. Así. por ejemplo. se establece una segunda fase de acceso que se ha determinado como frecuencia. una frecuencia puede ser representada por números continuos: haber asistido 1 vez en el año a una exposición de artes visuales. por lo que podríamos esperar que un país que presente altas desigualdades en el ingreso replique. una vez determinado que la persona ha logrado acceder a algún consumo cultural. por tanto. nos acerca al consumo mínimo que reportaría una persona “una vez dentro del juego” y no con el total de la población. como el indicador estadístico más adecuado a utilizar para la identificación de mínimos. Por otra parte. En otras palabras. propuestas prácticas. por cierto. una baja frecuencia de consumo. además. desafíos concretos . la presente propuesta de CBCC recomienda. mientras que el indicador de la mediana está menos afectada a dicha “inflación de los datos”. altas desigualdades en el acceso a los bienes y servicios culturales. por lo que “sesgaría hacia arriba” el nivel real del consumo normal de la región. identificar el “consumo normal” una vez eliminadas las restricciones al acceso. 119 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. como también en la frecuencia de consumo. la utilización del promedio implica que el mínimo estaría capturando el comportamiento de los grupos extremos que presentan una alta frecuencia del consumo. en vez de la utilización del promedio de tales distribuciones. por lo que entrega un valor menor y sin tal sesgo. definir la frecuencia en el acceso (en un tiempo delimitado) significa establecer un valor numérico que representa un nivel de intensidad (de cantidad) en el acceso al consumo cultural de una persona determinada. Así. el ingreso es considerado como una de las variables más relevantes para acceder a cualquier tipo de bien y servicio.Pues bien.

2 libros al año: un valor no aplicable o válido en una propuesta de exigibilidad de mínimos como la aquí planteada) . ya que si se consideraba a toda la población (es decir. es decir. leer 0. En base a lo anterior. un valor de 0). ya que el índice estadístico se ve afectado por las transformaciones del comportamiento del consumo cultural de la población. que no se podrían identificar mínimos de consumo cultural (debido a que una parte importante de la población respondería. por ejemplo. una CBCC para América Latina estaría compuesta por los siguientes bienes y servicios culturales: 120 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. como lo dijimos anteriormente. considerar la mediana de la frecuencia de los que están “incluidos en el consumo cultural” permite establecer. en la mayoría de los casos. es decir. calcular por medio de la mediana de las frecuencias. Esto se explica por la fuerte desigualdad existente entre los diferentes estratos sociales del país: los de más altos ingresos –que son los menos. propuestas prácticas. a cero (0). en el caso de los libros.consumen con mayor frecuencia bienes y servicios culturales.tienen un bajo consumo cultural. una base o piso mínimo con la cual partir. que no ha leído un libro en los últimos 12 meses. permite lograr una medición dinámica y/o relativa. tanto a los que acceden como a las que no acceden a un bien y/o servicio cultural en un determinado tiempo). tendiendo así los datos a ser cercanos a nulo al aplicar las medidas de tendencia central como la mediana (por ejemplo. De la misma forma. A partir de estas propuestas metodológicas. al conjunto de mínimos de consumo cultural lo hemos denominado “Canasta Básica de Consumo Cultural” por su aproximación a los conceptos de cuantificación de pobreza y carencias sociales. desafíos concretos . mientras que los de menores o medianos ingresos –que resultan ser la mayoría de la población.En resumen. los valores obtenidos por las medidas de tendencia central tenderían.

desafíos concretos .Nota: El estadístico a utilizar para cada bien y servicio es la frecuencia mediana de la distribución del consumo. 121 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. propuestas prácticas.

etc. Realizar tal operación significaría normalizar y validar. por tanto. De ahí que la mediana de la frecuencia en el acceso a los bienes y servicios culturales nos permita la conformación de una herramienta práctica y de fácil aplicación empírica que.Esta selección de bienes y servicios culturales se realizó con base en una revisión a nivel mundial especialmente en América Latina. Es decir. la CBCC no está exenta de dificultades. por medio un proceso metodológico. propuestas prácticas. de los principales instrumentos aplicados para medir el consumo cultural de un país. son reconocidos como disponibles. por cierto. debe restringir su margen de acción a variables administrables tanto teórica como metodológicamente. legitima. Por lo tanto. Por otra parte. propuestas artísticas más legítimas que otras. A pesar de estas limitaciones reconocibles. monitorea y promueve la exigibilidad de los derechos al acceso al consumo cultural. De la misma forma. Al sistematizarlos. Por cierto. estratos socioeconómicos. Por una parte. La complejidad tanto cultural como política de tales esferas hace inviable toda normatividad al respecto. aunque su consumo sea heterogéneo por países. desde criterios estéticos. no considera dentro de su exigibilidad de mínimos algún género artístico en particular por sobre otro (ópera por sobre hip-hop). tampoco aborda en su propuesta abordar temáticas indígenas o multiculturales. y que.. 122 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. desafíos concretos . exige desarrollar una metodología estandarizada a nivel regional y con una fuerte voluntad política por parte de los Estados. los bienes y servicios aquí seleccionados son los que presentan mayor presencia y consenso entre los especialistas. no hace frente a la pregunta por los géneros artísticos que la componen. son los bienes y servicios que manifiestan algún tipo de acceso por parte de los habitantes de la región. la aplicación de la CBCC se propone ser una herramienta de análisis que.

f) posibilitar la promoción de la diversidad cultural. que contribuirán. solidarias y cívicas. resulta ser un desafío concreto para los derechos y políticas culturales de la región. como lo anotamos en este artículo. seminarios y encuentros sobre consumo cultural en la región. e) ser un modelo analítico dinámico de procesos y patrones de consumo cultural. sociedades más democráticas. social y económico sustentable y consistente en el tiempo. desafíos concretos . al diseño e implementación de una Canasta Básica de Consumo Cultural más completa. la presente propuesta posibilitará la generación de discusiones. económicas y culturales de los países de la región. esta propuesta intenta desarrollar acciones concretas en el ámbito de la cultura y las artes —tanto de los Estados como de los organismos internacionales— que permitan un desarrollo humano. propuestas prácticas. En este sentido. se convierta en una herramienta de trabajo eficaz para el seguimiento y monitoreo de los derechos culturales en nuestra región. y g) ser una herramienta de fácil apropiación y difusión social. se espera que. por un lado. c) facilitar la evaluación de los resultados de las políticas culturales. del diseño e implementación de sistemas permanentes de medición y comparabilidad entre los distintos países de la región. Asegurar la justiciabilidad de los derechos económicos. a saber: a) fomentar el acceso equitativo al consumo cultural. 123 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. b) contribuir a la reducción de las inequidades en cultura. Desarrollar mayores capacidades de comprensión y gusto por las artes y la cultura permitirá construir. Al ser la CBCC un proyecto internacional que se propone ser aplicado a nivel Latinoamericano.Desafíos y oportunidades para el acceso al consumo cultural Potenciar la CBCC como herramienta de análisis que posibilita la generación. en el futuro cercano. de políticas culturales más reflexivas y orientadas según metas concretas y. d) generar la definición y organización de estándares culturales para la región. sin lugar a dudas. sociales y culturales resulta un paso clave para disminuir las desigualdades sociales. De la misma forma. Creemos que este primer esfuerzo para la configuración de una CBCC puede generar una discusión que contribuya a los objetivos que se ha planteado una herramienta como esta. por otro. mesas de trabajo.

PEDRO. en Revista Universum. Patrones culturales de uso del tiempo libre en Chile. DELGADO MAGAÑA. Derechos económicos.. San José de Costa Rica. CEPAL. La igualdad de los modernos. MODESTO. PHILIP (1987). TOMÁS PETERS Y ROMMY MORALES (2010a). CHACÓN MATA. El consumo cultural: una propuesta teórica. DE ROUX. Santiago de Chile.. México. CANCLINI GARCÍA. Universidad de Talca. Veinte años no es nada para el estudio del Consumo Cultural en México. Nº 025. Consumidores y ciudadanos. ALFONSO (2007). Santa Fe de Bogotá. Junio de 2007. CARLOS VICENTE Y JUAN CARLOS RAMÍREZ (Ed) (2004). Convenio Andrés Bello. Reflexiones acerca de la realización de los derechos económicos. Vol. en El consumo cultural en América Latina. en Estudios sobre las culturas contemporáneas. 1997. Nº 24. Conflictos multiculturales de la globalización. sociales y culturales. en Human Rights Quarterly. Instituto de Derechos Humanos – Universidad de Deusto. Out of the abyss: The Challenges confronting the new UN Committee on Economic. Derechos económicos. NORA (2007). 352-353). 2004. (pp. desafíos concretos . Editorial Random House Mondadori. Colima. política pública y justiciabilidad.REFERENCIAS ALSTON. BERTA TEITELBOIM Y MARÍA LUISA MÉNDEZ (2009). SUNKEL. 9. Social and Cultural Rights. XIII. GUILLERMO et al. 124 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. 41. Indicadores y justiciabilidad. en Estudios y Perspectivas Nº 4. Una aproximación desde la teoría Bourdieuana. Canasta Básica de Consumo Cultural: Operacionalizando el derecho a la cultura. sociales y culturales en América Latina. en CISOC-CAB-OSUAH. GAYO. NÉSTOR (2009). vol. 2. Época II. sociales y culturales. p. Bogotá. (2006). GÜELL. Bilbao. vol. propuestas prácticas. CEPAL. CEPAL – Instituto Internacional de Derechos Humanos.

EDWIN R. REY. FRANÇOIS (1997). (2008). Las tramas de la cultura. SHAHEED. 2002 PRIETO DE PEDRO. GERMÁN (2008). presentado de conformidad con la resolución 10/23 del Consejo de Derechos Humanos. México. Derechos culturales y desarrollo humano. Santiago de Chile. OEI. Enero de 2003. 1997. Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2003. propuestas prácticas. PNUD (2002). SUNKEL. MATARASSO. Ginebra. TOMÁS PETERS Y ROMMY MORALES (2010b). Derechos culturales y aseguramiento en el acceso al consumo cultural: aplicación empírica de una canasta básica de consumo cultural para Chile. EDUARDO (2006). Julio – diciembre de 2010. NIVÓN. Nº 7. en Convenio Andrés Bello. Temas. desafíos concretos . problemas y oportunidades. HARVEY. Septiembre-Diciembre de 2004. Use or Ornament: The Social Impact of Participation in the Arts. GUILLERMO et al. en Revista Signo y Pensamiento. Nosotros los chilenos: un desafío cultural. Comedia. Informe de Desarrollo Humano. El consumo cultural en América Latina. La política cultural. CONACULTA . 2008. PEDRO. Santiago de Chile. Informe de la experta independiente en la esfera de los derechos culturales. PETERS. Universidad Diego Portales. Nº 57. en Revista de Cultura. Santa Fe de Bogotá. Volumen XXIX. Naciones Unidas – Asamblea General. TOMÁS (2010). Convenio Andrés Bello y Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. (2006). FARIDA (2010)..Colección Intersecciones. Documento Informativo del Comité de Derechos Económicos. 2010 (sin publicar).GÜELL. La afinidad electiva entre consumo cultural y percepción sociocultural: el caso de Chile. JESÚS (2004). Bogotá. 125 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. Sociales y Culturales. Instrumentos normativos internacionales y políticas culturales nacionales.

TOMASSINI. propuestas prácticas. 126 Canasta básica de consumo cultural: ampliación de derechos. Cambridge University Press. DAVID (2001). en Cultura y desarrollo. Frankfurt. desafíos concretos . Economía y cultura. GTZ – Goethe Institute. Madrid.THROSBY. Casos de América Latina. LUCIANO (2007). Cultura y desarrollo en América Latina.

el conglomerado urbano como forma de fortalecer los lazos sociales. la inclusión e integración social. como parte del cuidado que precisan los espacios urbanos. 127 * . de Lourdes García Vázquez * Hoy es clara la necesidad de contar con políticas públicas que impulsen el desarrollo comunitario a través de la cultura. donde puedan dar lo mejor de sí? La cultura es un medio importante para el desarrollo del barrio. de construir un espacio donde se pueda vivir dignamente. Participación y Género de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). que lejos de esquemas asistencialistas. su patrimonio y su vida ciudadana. A partir de una experiencia exitosa como la de “Miravalle” en la delegación Iztapalapa. velar para que en las comunidades exista un amplio accionar cultural. Introducción La vida comunitaria en los barrios de nuestro país es uno de los desafíos más importantes en cuanto a cultura se refiere. Actualmente es la responsable del Laboratorio Hábitat.8 Resumen Un estudio del barrio y la cultura Ma. la sociedad civil. Entendemos que es una responsabilidad del Estado y le atribuimos una parte importante al gobierno delegacional. la participación y los espacios de realización personal ciudadana dan paso a un amplio campo de acción cultural. el desarrollo local. es la verdadera cara de cada ser que transita por su entorno. sino como un agente para transformar el entorno. investigadora. la reconstrucción de la memoria e identidad local así como la disminución de la inseguridad y el aprendizaje continuo de disciplinas artísticas son propuestas.Siempre se habla de la delincuencia en los barrios más vulnerables pero ¿cuál es la calidad de vida que se ofrece a estos hombres y mujeres que tienen el deseo de ser creativos. En este sentido. la participación y construcción ciudadana. la iniciativa privada y la academia para desarrollar proyectos culturales en el interior de las colonias populares de nuestro país. la comunicación. Ciudad de México. la descentralización del arte. donde ésta sea entendida no sólo como entretenimiento y consumo. es la que da inspiración a nuestras acciones dirigidas al bienestar de una mejor vida. la recuperación física y simbólica del espacio público. se exponen los elementos que debieran contemplar los gobiernos. Arquitecta. pueden transformar realidades y desatar procesos que se traducirían en bienestar para la población.

No podemos decir que dichas remodelaciones no sean necesarias. y contar con las bases de una investigación interdisciplinaria. Su visión es contrarrestar la violencia y los “vicios” por medio de las artes. Por lo tanto. donde la política cultural que atiende el desarrollo comunitario es muy pequeña y el presupuesto que se asigna para las actividades dirigidas a los sectores olvidados. enriquecida con enfoques de lo urbano y territorial. costumbres. para ello. ¿qué pasa con este trabajo digno que merece respeto por parte de las autoridades? los fondos no son suficientes para desarrollar las actividades requeridas. es necesario tener una conceptualización antropológica de la cultura. vida cotidiana. elevan la grandeza de nuestra ciudad. tradiciones. sólo así se podría generar una política cultural de cara a nuestros tiempos con una visión moderna y clara en el trabajo cultural en los barrios. pero tampoco podemos dejar de reconocer que la cultura en los barrios tiene su esencia en su historia. llevando programas para fortalecer el desarrollo cultural de las comunidades. En ese sentido debemos reconocer las fiestas religiosas. En países como España. las viviendas. memoria. se necesita intensificar los trabajos que unifiquen criterios entre los gobiernos delegacionales. en los bienes culturales que los barrios han asumido como suyos a lo largo de su historia. es cada vez más reducido. Venezuela. sobre todo una visión histórica del entorno. se han implementado políticas culturales en los barrios. los relatos históricos. 128 Un estudio del barrio y la cultura . Chile. al contrario. Cuba. Ecuador. Así como se remodelan los grandes monumentos y los centros históricos.Si estamos de acuerdo con lo anterior ¿dónde están los problemas graves hoy día? creemos que se ubican en el Estado. entre otros. los modos de expresión. todos forman parte del patrimonio cultural. símbolos. Por medio de estas expresiones también sabremos cómo podríamos desarrollar planes que fomenten la cultura en los barrios. es decir. que paradójicamente son los más numerosos. pero también contribuir al fortalecimiento de aquellos que tienen la necesidad de trabajar la cultura en sus localidades. elementos que forman parte del patrimonio sociocultural. los carnavales. los sectores del Gobierno del Distrito Federal y del Gobierno Federal que trabajan en el ámbito de la cultura. así también debe invertirse en esta tarea que brindará gran beneficio y enriquecimiento a las comunidades que lo necesitan.

129 Un estudio del barrio y la cultura . empleo. 1990) entiende que el capital social está compuesto por los siguientes recursos: las redes sociales.. J. porque al reflexionar sobre sí misma. une a través de una visión integradora y de cohesión. aquéllas que están en inferioridad de condiciones. sociales y económicos que reclama. la generación de capital social1 que la cultura posibilita. Dado que como sabemos. Capital Social alude al valor colectivo de estas comunidades y a las corrientes que emergen de estos grupos para apoyarse a sí mismos o mutuamente ‘normas de reciprocidad o de correspondencia.. vivienda. en cambio. para evitar confusiones semánticas. la cultura. (1988. No es menor.) dividen. sobre sus causas y consecuencias. en un proceso en el que al mirar hacia atrás se descubren los orígenes comunes y al mirar hacia delante. la gente debe empezar por tener la capacidad de reflexionar sobre ésta. la sociedad advierte pertenencias e identidades. las representaciones sociales imperantes.¿De qué hablamos cuando hablamos de cultura? Anticipábamos en la introducción nuestra intención de pensar a la cultura como una herramienta de reconstrucción y cohesión social. tal como solía postularse hasta hace algunos años desde el campo de la antropología. los intereses sectoriales (suelo. primero lo haremos en versión negativa: la cultura a la que nos referimos no es ni el conocimiento erudito reservado a unos pocos. entre otras razones. empezaremos definiendo el término. soñar un futuro posible y planear los pasos que deberá dar para alcanzar dicho sueño. en primera instancia. Estas capacidades. La primera parte de esta definición se refiere a la capacidad para reflexionar y modificar mentalmente. S. agua. la transformación de la realidad empieza por una toma de conciencia para salir de la pobreza. muy en particular. ni el resultado de la interacción entre los hombres en una sociedad determinada. Identificamos a la cultura como el conjunto de capacidades de una sociedad para pensarse a sí misma. la cultura deviene en un cimiento que nos mantiene unidos a unos con otros. Coleman. 1 La idea básica del Capital Social se funda en el valor propio de las comunidades. consideramos a la cultura como el gran agente concientizador y como agente de transformación que puede permitirle a la sociedad realizar los cambios políticos. las normas sociales y los vínculos de confianza social. son las que buscamos que las personas desarrollen y. Por ello. De hecho. tales como la autoestima o la identidad. se proyecta un futuro compartido. sobre el impacto brutal que produce en aspectos centrales de la personalidad humana. sobre las carencias y necesidades que impone a quienes la padecen. por otra parte. En este sentido. En ese sentido. Para despejar rápidamente dudas o prejuicios.

Debido a que la cultura toma buena parte de sus contenidos de la realidad y es un elemento genuino para transformarla. como se postula a veces desde algunos sectores. Esta posibilidad de estructurar cadenas y alianzas de medios afines se liga a la necesidad de no quedarnos en la mera enunciación de objetivos deseables sino de trazar planes de acción concretos y posibles para la consecución del futuro anhelado. al identificar excesivamente a la cultura con espectáculo y entretenimiento y por lo tanto. haremos referencia a la capacidad de diseñar un plan. al igual que los individuos . Justamente es la cultura la que puede brindarnos las capacidades para construir ese proyecto inclusivo no sólo de barrio sino también de ciudad y país. sólo con el consumo. creemos que. que sostuvo el Estado en los últimos años. Por último. Por otra parte. ya que es inseparable de nuestra condición de ciudadanos y de ningún modo. de la definición de cultura a la que hacemos mención. Nos referimos a la construcción entre todos de un nuevo proyecto comunitario que nos incluya y contemple a todos. En este sentido. se desprende claramente que la misma es un derecho de todos los mexicanos. no debe estar ajena al principal problema a resolver por la sociedad: la terrible fractura social producida por las dinámicas económicas vividas en el país durante las últimas décadas. a nuestro juicio. La concepción de la cultura que proponemos se encuentra muy lejos de lo que ha sido en gran medida la postura. 2 También se le llama Capital Humano.La capacidad de soñar tiene una relación directa con la posibilidad de imaginar un futuro distinto y deseable. que enarbolando un erróneo concepto de justicia. reduccionista. muestran el más rancio conservadurismo. 130 Un estudio del barrio y la cultura . un lujo de sociedades ricas.2 las sociedades necesitan tener sueños que las estimulen y las alienten.

que uno de sus principales rasgos es el sentido que adquiere en cada sujeto (su personalización) por lo que podrá ser explicado sólo como un proceso diferenciado al nivel individual. es una necesidad social. afectos. El estudio de experiencias locales3 proporcionó las herramientas para una fundamentación teórica-metodológica de esta categoría y la elaboración desde la práctica. 3 Colonia Miravalle y San Miguel Teotongo en todas sus secciones. Nosotros asumimos que el carácter de las prácticas sociales está pautado culturalmente ya que lo cultural está imbricado en todos los procesos humanos y por tanto. ayudaron a la toma de decisiones imprescindibles para la supervivencia de nuestro sistema social. económico.Los fundamentos socioculturales de la participación comunitaria Partimos del contexto en la delegación Iztapalapa y llegamos a la conclusión de que abordar la participación comunitaria desde un prisma cultural. conflictos… Es decir. y como la integración de múltiples procesos subjetivos. se establecen con la vivencia y la organización de los sujetos en los procesos de interacción social. los cuales aportaron herramientas teóricas básicas que complementaron la formación de gestores comunitarios y el desarrollo de espacios de participación. grupal y societal. seminarios y diplomados sobre planeación y diseño participativo. La participación es un complejo proceso social que se ejerce de diversas formas y adquiere diferentes significados en función del contexto histórico. así como de los intereses. resultado de la integración de lo cognitivo y lo afectivo. lo que requiere participación activa de los involucrados en el proceso de transformación social. cultural. sentimientos. 131 Un estudio del barrio y la cultura . Esta concepción determina la tendencia al análisis de los procesos sociales desde su constitución significativa (proceso reflexivo) y la contextualización social de las formas simbólicas que. emociones. Delegación Iztapalapa Distrito Federal. en el plano social y personal. social y político en que ocurre. Consideramos la participación como un proceso que se va construyendo paulatinamente por los sujetos. a través de sus interacciones e implicaciones en diferentes situaciones. en este sentido se impartieron cursos. sobre la ciudad y la cultura como la Carta del Derecho a la Ciudad. de una metodología para la capacitación de líderes y agentes comunitarios. éstos son por naturaleza socioculturales. mediante la comunicación y la realización de actividades en las que despliegan recursos personales. finalidades y cosmovisión de los grupos que la ejercen.

señalar la prioridad de que éstas se basen en la recuperación de la experiencia popular. Sin embargo. Otras versiones determinan que la participación es un mecanismo comunicativo cultural o dinámica sociocultural. resulta importante. La incidencia de los factores culturales en el proceso de participación comunitaria la podemos encontrar en la estrecha relación de procesos como la participación y el liderazgo comunitario. sociales e históricos. donde los actores construyen y deconstruyen activamente significados y sentidos. sociales (estructuras) y elementos psicológicos (subjetividad). 132 Un estudio del barrio y la cultura . lo que plantea pensar a las culturas populares. como un elemento dinamizador de la cultura por excelencia.Lo anterior permite asumir que la participación comunitaria es un proceso sociocultural que se configura en su propio desarrollo y se articula desde lo organizativo. unos tiempos y espacios característicos además de particulares. lo comunicacional y se define desde su contexto y subjetividad. se da la contradicción entre el modo de participación al que se aspira y el que se alcanza en la práctica además de la influencia que tiene en ello la existencia de pautas culturales verticales conformadas en la praxis de la mayoría de los espacios de socialización. Esta peculiaridad exige que su estudio y desarrollo parta desde las producciones significativas de los propios sujetos. con factores culturales (tradiciones). Este proceso que ocurre en el interior de la participación tiene que ver con la construcción de los sujetos participativos. La cultura como instrumento de inclusión. se plantean las actividades culturales como una necesidad de realizar una tarea en el barrio que supera tanto la colaboración técnica aplicada a proyectos de desarrollo comunitario como la discusión política. un ejemplo de éxito Dentro de la problemática de las políticas culturales. ya que son éstos los que dotan de significado su participación en la actividad comunitaria específica y concreta de cada contexto y se estructura una cultura participativa con unas formas. En el caso analizado. generadas y construidas por los actores o en el diálogo con ellos en sus propios contextos situacionales. actualmente.

con edades entre 15 y 22 años. Es una zona densamente poblada y es considerada de muy alta marginación. el porcentaje de desempleo es del 25 % y los ingresos del 84. se trabajó con las observaciones de las distintas actividades desarrolladas y eventos en donde participaban integrantes de la organización. son de dos a tres salarios mínimos diarios. el salario mínimo diario es $55. El núcleo familiar está integrado mayoritariamente por seis u ocho miembros y generalmente en un lote habitan dos o más familias. el 60 % de la población tiene menos de 30 años y el 15 % de la misma. Asimismo. sin embargo. Breve descripción del barrio El análisis del material empírico corresponde a entrevistas y charlas informales con organizadores y miembros de la Asamblea Comunitaria de Miravalle (ACM). Por otro lado. Se calcula que el nivel de analfabetismo es del 12 % en personas mayores de 15 años y el promedio de año escolar es de 6. las cuales les permiten proyectarse. La Colonia Miravalle cuenta con una población aproximada de 8 mil 600 habitantes. aún se mantiene el acompañamiento de los proyectos que desarrolla la asamblea. cohesión y reparación social. 133 Un estudio del barrio y la cultura . Las madres solteras representan el 25 % de la población. El trabajo de campo se realizó entre 2007 y 2010.59 % de la población. Nos referiremos a un caso en donde se articularon los sectores: social. público. En el Distrito Federal. el 90 % de la población tiene que viajar alrededor de dos horas para llegar a su trabajo. Mientras que el conjunto de las colonias asentadas en las faldas de la Sierra de Santa Catarina tienen una población de 400 mil habitantes. el 1% en el sector industrial y el 62 % en el comercio. revalorizar la idea de compromiso y pertenencia a una institución además de afianzar valores como la solidaridad.84.4 4 En el 2010. El 37 % trabaja en el sector de servicios. existen ejemplos notables de la puesta en práctica de esta concepción de cultura como herramientas de integración. la participación ciudadana y la responsabilidad. académico y privado.Las organizaciones de la sociedad civil fueron las primeras en vislumbrar el potencial de la cultura como elemento constructor de subjetividad y ciudadanía. así como de la necesidad de incorporar a la sociedad a jóvenes en situación de pobreza a través de actividades artísticas y comunitarias. es mayor de 45 años.6.

forjadas a la luz de la lucha de los servicios urbanos. es resultado del trabajo de distintas organizaciones populares. que obedece al alto sentido del trabajo colectivo de sus integrantes. convirtiéndose en una zona insegura para la convivencia y la recreación de los pobladores. distintas organizaciones sociales de la zona están logrando consolidar un nuevo horizonte. luz. Sin embargo. pavimentación. convirtiendo a Miravalle en uno de los proyectos de desarrollo humano comunitario más exitosos de la Ciudad de México. dos canchas de básquetbol y algunos juegos para niños. este espacio se encuentra en una situación deplorable. que han logrado transformar su entorno mediante el diálogo con las distintas instituciones locales e internacionales. quedando a merced de adictos o delincuentes. tenencia de la tierra. dicho servicio sólo es recibido por tandeo una vez a la semana durante dos horas. 134 Un estudio del barrio y la cultura . En sus orígenes. éstos. en obra negra y sin acabados. promovido por la Secretaría de Desarrollo Social del Distrito Federal. la colonia tuvo una fuerte participación social. Debido a las imperantes necesidades por mejorar las condiciones de vida y motivados por un trabajo de autoorganización democrática. 5 Autoproducción: proceso constructivo que se desarrolla en etapas ya que se realiza con los recursos económicos y humanos del propietario del lote. La mayor parte de las viviendas fueron autoconstruidas en diferentes etapas5 por los propios habitantes. Puebla y el Estado de México. son de mala calidad. la colonia se ha caracterizado por tener una destacada participación en la lucha por los derechos humanos y el cuidado del medio ambiente de la zona. motivada principalmente por la obtención de servicios urbanos de primera necesidad (agua. A pesar de que prácticamente la totalidad de viviendas tiene acceso a los servicios básicos. se constituye a partir de migraciones interdelegacionales y de estados del sur del país como Oaxaca. La Asamblea Comunitaria Miravalle (ACM) se constituye debido a que deciden concursar en el Programa Comunitario de Mejoramiento Barrial (PCMB). El desarrollo social alcanzado en Miravalle. Únicamente existe un espacio recreativo que cuenta con una cancha de fútbol llanero. etcétera) Lo que les dio una gran experiencia organizativa. inclusive muchas de estas casas aún están en proceso de construcción. drenaje. con universidades y sociedad civil. Por lo anterior.Miravalle tiene aproximadamente 30 años de haberse conformado. combinando la lucha por servicios públicos con la defensa de una política del suelo. especialmente el que se refiere a la distribución de agua. por lo que la población tiene que almacenar el líquido en cisternas.

ya que nosotros partimos de la idea de que la Arquitectura para pobres no debe ser una pobre Arquitectura. que los pobladores se identifiquen con el espacio.C). debe tener tal calidad. desde hace 10 años. arte. Comedor Comunitario. formaron parte del Sistema Nacional de Bibliotecas. Participación y Género LAHAS de la Facultad de Arquitectura de la UNAM y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Centro Educativo Cultural y de Servicios (CECyS A. Interacción Plástica. Las primeras acciones para generar el interés de los colonos en la cultura se remontan a 1997. por ello. que se convierta en un símbolo.. poesía y literatura.C.C).La ACM está integrada por las siguientes entidades: La Asociación Educacional Colegio Miravalles A. organización cultural “CULTI-Vamos-JUNTOS”. Este proyecto ya era algo concebido por las organizaciones y en un principio había colaborado con ellos. se integraron al Programa de Círculos Culturales de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal. Al proyecto original se le hicieron modificaciones. 6 A través de la Coordinación de Vinculación Cultural Comunitaria. se incorporó a la comunidad en el diseño de los espacios. ha otorgado diferentes apoyos mediante la interlocución con el colectivo cultural CULTI-Vamos-JUNTOS a cargo del profesor Rogelio Estrada. cuando lograron que el otrora Instituto de Cultura del Distrito Federal fundara el tercer Libro Club de toda la Ciudad de México. en una casa autoproducida. Así nació la inquietud de la comunidad por la lectura. Comité Vecinal-Representación Popular. Zona Oriente. Coordinadora Comunitaria de Miravalle (COCOMI A. En 2009. En 2007 y 2008 la Secretaría de Cultura del Distrito Federal. la agrupación CULTI-Vamos-JUNTOS fue seleccionada para formar parte de la Red para el Desarrollo Cultural Comunitario de la Ciudad de México. Foro Juvenil “La Bomba”. La Secretaría de Cultura del Distrito Federal6 ha acompañado el proceso sociocultural en esta comunidad debido a que. principal gestor de los temas culturales en la colonia. cursos de esténcil y graffiti. la Universidad Autónoma MetropolitanaXochimilco. después por otras expresiones artísticas. con su dignidad en las formas. Para el año 2000. un año después. reforzó su apoyo mediante programas como AcompañArte. En 2007 se concursó en la primera Convocatoria del Programa Comunitario de Mejoramiento Barrial (PCMB). Centro de Educación Preescolar Comunitaria “Ziggy”. 135 Un estudio del barrio y la cultura . Laboratorio Hábitat. En esa ocasión se les dotó de una colección de libros conformada por 700 ejemplares de temas relacionados con ciencia. al tiempo en que los diferencie y signifique.

Atiende entre 10 y 30 infantes.Promoción de Derechos Humanos 2008. el uso de la herbolaria así como la salud reproductiva y sexual. durante tres días a la semana. . atiende entre 25 y 40 usuarios al día.Comedor comunitario. atiende entre 60 y 70 usuarios diariamente y cuenta con 25 computadoras con acceso a internet. presta atención médica básica. . principalmente jóvenes del barrio.Aula digital. promueve en escuelas y espacios comunitarios. maestros. el cual atiende de 250 a 300 personas diarias y es fuente de empleo para cinco mujeres vecinas de la comunidad. y de manera continua por el PCMB (debido a la claridad en el uso de los recursos y a las obras realizadas).Ludoteca equipada con material educativo y didáctico. logrando generar 50 empleos temporales y 12 permanentes. foro al aire libre techado.Reciclado de envases de plástico.Con el apoyo económico otorgado en tres ocasiones.Centro de Salud Comunitario (COCOMI). el cual cuenta con kiosko. con un acervo de 3 mil libros donados por la Secretaría de Cultura del Distrito Federal y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). Talleres donde se capacita a vecinos para convertirlos en promotores de los derechos humanos. almacena y tritura dos toneladas de plásticos PET a la semana. pista de patinetas. . 136 Un estudio del barrio y la cultura . Atiende cerca de 50 usuarios. diseñado por la propia comunidad junto con los arquitectos. .Biblioteca Pública. la biblioteca y el salón de cómputo. el cual atiende mensualmente en promedio a mil personas. además de albergar un comedor. plomeros. El espacio cultural está formado por los siguientes ambientes: . Ha sido fuente de empleo de por lo menos 30 jóvenes. carpinteros. . Recolecta. En su edificación trabajaron activamente personas de la comunidad: albañiles. . . salón de usos múltiples. transformaron un terreno baldío de 500 metros cuadrados utilizado como tiradero de basura y punto de drogadicción. cocineras. en un espacio de desarrollo socio-cultural.Foros culturales en dos pequeñas plazas donde se promueven actividades musicales y teatrales además de talleres culturales.

es una alternativa eficaz para manejar la inversión pública y el desarrollo de proyectos con la participación de todos los actores sociales con eficiencia y eficacia en la utilización de los recursos y con legitimidad y transparencia. en ese espacio se evalúa el modo de desarrollar las propuestas. locución). banda de rock). fotografía). que además. procesos colectivos para crear murales. Algunos de ellos. letras (historieta y cómic). Estos espacios se armaron en un espacio barrial ya existente y los equipos que los integran son del mismo barrio. audiovisuales (video. autogestionados por animadores. La mayoría de los talleres están coordinados por integrantes del grupo organizador con el acompañamiento temporal de promotores culturales de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal. aunque la mayoría está destinada a la población infantil. también encontramos cursos sobre tecnologías computacionales. Salvo algunos talleres. desarrollo de recursos. serigrafía). La capacitación y coordinación de estas comisiones está a cargo de voluntarios. proponen actividades de diversas disciplinas. cuentan con experiencia en la realización de talleres. Se intenta que quienes estén dando talleres reciban algún incentivo. serigrafía. 137 Un estudio del barrio y la cultura . música (rondalla. Los proyectos se aprueban en las reuniones con los talleristas. con el fin de conservar la identidad barrial. periodismo de rock. danza (danzón. otras propuestas surgen por iniciativa de algún vecino. El concepto de alianzas locales para el desarrollo y la convivencia. diseño para playeras juveniles. Desde sus talleres artístico-culturales gratuitos. zumba. y se articulan entre sí a través de comisiones temáticas (educación. salsa). actividad sabatina dirigida a un grupo de madres educadoras de la comunidad.Estanquillo literario. la oferta de actividades no es segmentada. comunicación (periodismo radial. cuya administración funciona en un tercer espacio. Los espacios buscan ser ámbitos de participación. producción artística. en las cuales participa la coordinación de la ACM. culturas urbanas (patines y patinetas). radio. folclore. pintura. profesionales y miembros del consejo asesor de la organización.. contribuye a la construcción de capital social en los entornos donde opera. plástica (dibujo. administración y evaluación de proyectos) en las que participan los jóvenes de las distintas organizaciones. gestión socio-cultural. mural. comunicación.

. Las alianzas como estrategia de trabajo La forma de trabajo se sustenta en cadenas o alianzas. se encuentran los siguientes: • La recuperación del espacio público a nivel barrial desde la acción comunitaria. artistas y medios locales en la construcción de una red cultural solidaria barrial. El equipo de trabajo presenta una “fiesta popular” donde intervienen grupos musicales del barrio. después de que la gente va a ver cosas [...]. esta fiesta se concibe a partir de un concepto más amplio de cultura. por ejemplo. El acompañamiento de la Secretaría de Cultura Distrito Federal y el firme propósito de sostener una actividad de manera continua. Y después los talleres [. • La articulación a partir de los eventos y actividades de las organizaciones. que en la perspectiva de las organizaciones comunitarias es necesario debatir entre los vecinos. 138 Un estudio del barrio y la cultura .Los festivales (Día del niño. El desafío planteado por la complejidad y la envergadura de estos asuntos hace indispensable la participación de todas las fuerzas sociales en su solución.” Entre los beneficios que tienen los festivales en el barrio. de la Madre.]. generalmente se instala un escenario con sonido en la plaza.. • La difusión de problemáticas o conflictos. Se convoca a los artistas del barrio y se promueven actividades deportivas y recreativas para todo público al aire libre. En ese espacio se instala. • La aportación de un escenario eficaz para artistas y comunicadores del barrio. una “feria” o exposiciones de material alusivo al tema. la Revolución Mexicana) duran uno o dos días. los lleva a contemplar otros apoyos para desarrollar más actividades en espacios adecuados y en mejores condiciones. la ACM participó en 2010 en la Convocatoria del Deutsche Back. Las alianzas son una forma de gestión innovadora para abordar el desarrollo y mejorar la convivencia. la generación de soluciones integrales de mayor cobertura e impacto. pero básicamente se hace a partir de lo que hay en el barrio. La suma calificada de los esfuerzos contribuirá a ampliar la disponibilidad de recursos. además de mejorar la sostenibilidad de esas soluciones. por lo que buscan otros financiamientos. Según uno de sus integrantes: “Es más bien una actividad que convoca a lo social. donde se propicia el intercambio de saberes con los vecinos. además.

el acceso a la información. lo que lleva a ampliar sus puntos de vista y a lograr una mayor disposición para la concertación. sobre la capacidad de convocatoria o recursos financieros) según sus capacidades. pues el proceso de aprendizaje y construcción de confianza. no un fin en sí mismas. la corresponsabilidad. desarrolla elementos clave para el empoderamiento de actores sociales y políticos locales. combinan sus fortalezas y hacen aportes (técnicos. Las alianzas ofrecen también un gran potencial para construir nuevas formas de hacer política en lo local. la ACM trabajó con integrantes del Laboratorio Hábitat. la cual ganaron y les proporcionó un apoyo de 100 mil dólares. nosotros los hemos acompañado en sus gestiones para concretar otros proyectos. son una inversión rentable a largo plazo. la necesidad de rendir cuentas y la capacidad local de organización.Una vez que cuentan con los espacios. Participación y Género de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. la inclusión. resultado de una experiencia de alianza. la rondalla. Desde ese espacio. En las alianzas las relaciones son horizontales y las reglas del juego se acuerdan entre todos. la participación. 139 Un estudio del barrio y la cultura . se busca incrementar la oferta de actividades. pues generan cambios en la forma en que los actores sociales se relacionan y negocian entre ellos. Para el diseño y construcción del espacio público. e involucrar el trabajo de todos los asociados. Las alianzas son estrategias de trabajo. como la propuesta para la Convocatoria del Deutsche Bank sobre “Urban Age”. A su vez. También se hicieron acreedores de un apoyo del PCMB para el inicio de un centro escolar que han denominado Calmecac. la capacitación de usuarios aprovechando el aula digital. Las alianzas tienen un objetivo común acordado democráticamente que busca satisfacer los distintos intereses. por lo que su duración será la que se estime conveniente y los integrantes no perderán su autonomía en el manejo de los asuntos propios de su organización. etcétera. Esta forma de colaboración se diferencia de la coordinación institucional tradicional y los acuerdos de cooperación. Sus integrantes se comprometen con el logro de un objetivo. y continuar impulsando proyectos que ya han iniciado como una granja ecológica. asumen los riesgos que éste exige.

La verdadera transformación se suscita con el aprendizaje y la práctica regular y continua de una disciplina artístico-cultural. tales como el estímulo de la imaginación y la reflexión. La aclaración de que no basta el mero consumo cultural para incorporar estas capacidades es intencional. gracias al desarrollo de la creatividad. la conciencia de su dignidad como persona. sumados a otros específicos de lo estatal. la construcción de ciudadanía por el incremento de participación. identificaran erróneamente el arte con un bien suntuario y que eventualmente lo rechacen. la necesidad de dialogar y considerar al otro (implícita en toda disciplina artística colectiva. Sabemos que lo que antecede al cambio de cualquier situación es la conciencia que de ella se tenga y el imaginar una realidad diferente. Si bien creemos que las visitas a teatros y museos son muy valiosas y que deben mantenerse e incluso incrementarse. podría provocar que los niños y adolescentes pertenecientes a los sectores más desprotegidos. Esto es posible debido a las capacidades que se incorporan en dicho proceso. Así. somos de la idea de que son insuficientes para poner en manos de los niños y adolescentes instrumentos para modificar sus realidades. debieran posibilitar el diseño de programas que. entre otras. Por eso. a) El aprendizaje y la práctica de alguna actividad cultural como capacidad transformadora de la realidad El contacto con una disciplina artística. la conciencia del status quo y el deseo de cambiarlo se alían para modificarlo. es imprescindible complementar las visitas culturales con el aprendizaje y la práctica. Dichos principios. Limitar el consumo cultural y el contacto con el arte por más recurrente que sea. el refuerzo de la identidad. sino fundamentalmente desde su aprendizaje y práctica. por ejemplo la rondalla).Principios subyacentes en esta experiencia El análisis de la experiencia descrita permite extraer algunas conclusiones ligadas a los principios que rigen el actuar de las organizaciones. que las hacen crecer e ir hacia adelante. no sólo desde el consumo cultural. la recuperación de la autoestima. 140 Un estudio del barrio y la cultura . el fomento del pensamiento abstracto. tomando como base la cultura y el arte. permitieran resolver el problema de la exclusión social no sólo en el Distrito Federal sino en todo el país. le brinda al ser humano valiosas herramientas cognitivas y psíquicas para modificar su realidad. No es casual que el estímulo a la imaginación y a la reflexión ocupen el primer lugar entre las capacidades y competencias que se internalizan con el aprendizaje y la práctica artística.

entendidas como esquemas en los que las soluciones a los problemas se proveen de arriba hacia abajo. como dádivas que alguien más iluminado da a quien vive una carencia. c) La autogestión. Al manifestarse en el barrio. Al igual que en un punto anterior. Además. además de promover que los niños y adolescentes pasen más tiempo en este tipo de lugares y menos en la vía pública o en sus casas. es muy valiosa para reducir la apatía cívica y el desinterés por lo público. estimula el cuidado del espacio público. en las que en muchos casos se encuentran solos mientras sus padres trabajan. en todos los casos es nuclear el éxito de los proyectos por el involucramiento y la participación de los vecinos en la gestión de los emprendimientos y espacios. sino que posibilita el tejido de una trama o red social simbólica. ya que su consecuencia es la identificación de las personas con sus barrios y la recuperación de la memoria local. alternativa opuesta al asistencialismo y el patrimonialismo Un elemento central en el ejemplo de la ACM. De algún modo. En efecto. propia de los tiempos postmodernos que vivimos. pero también geográfica. esta concepción del museo o el teatro al barrio ayuda a revertir la actual tendencia del barrio-dormitorio. La descentralización de lo artístico y cultural no sólo permite abandonar los términos de centro y periferia. incluso las culturales. se asocia al arte y a la cultura con lo barrial y se evitan las riesgosas representaciones mentales que los vinculan sólo con la riqueza. La construcción de ciudadanía que resulta de ello. por su organización comunitaria. fomenta la participación ciudadana. este elemento permite que los vecinos hagan propio un proyecto que. 141 Un estudio del barrio y la cultura . es el rechazo a las formas asistencialistas. lo que planteamos es sobrepasar radicalmente los términos tradicionales del barrio al museo o el barrio va al teatro. a fin de lograr que los espacios barriales vuelvan a ser lugares para el desenvolvimiento de la vida cotidiana. ocurren fuera de su órbita. Así. que suponen la existencia de fronteras intraurbanas y su corolario de incluidos y excluidos. lo que además. los vecinos lo hacen propio. En términos estrictamente presupuestarios. Esto es central.b) La descentralización de los espacios de aprendizaje y práctica En el caso reseñado. la participación se da en un espacio cultural barrial. donde la mayor parte de las actividades. implica aprovechar las instalaciones ya existentes de espacios culturales.

La integración social es multidimensional. creemos en el potencial de la gente. El componente paternalista mencionado refiere a la existencia de “un proveedor” que vela por nuestro bienestar. terminamos con la exclusión social. De lo contrario la igualdad es sólo enunciativa. Tales formas no sólo repugnan por la falta de ética que implica el aprovechamiento de la pobreza en la que vive buena parte de nuestros compatriotas. emparentado con el paternalismo en las relaciones interpersonales. pobreza y exclusión social no son sinónimos sino aspectos que se realimentan mutuamente conformando un círculo vicioso. implica una crítica al patrimonialismo que reduce las relaciones interpersonales a una transacción en la que el individuo sólo es considerado en su dimensión de “cliente”. objetivo prioritario de cualquier conjunto de políticas públicas. para enfrentar y resolver las dificultades. sino también por subyacer en éstas. en los que se verifica la utilización del hombre por el hombre y en los que quienes detentan los bienes. dadas las condiciones adecuadas. el rechazo a los esquemas asistencialistas. que tuvo consecuencias funestas para nuestro país. una auténtica perversión de la soberanía popular. en el ejemplo examinado. parte de desvalorizar al sujeto. exige dejar de lado tales esquemas de funcionamiento. Nuestra propuesta No debemos cometer el error de pensar que eliminando la pobreza. pues lo supone incapaz de solucionar sus problemas y plantea situaciones jerárquicas en las que alguien –supuestamente capaz– brinda la solución. Del patrimonialismo se derivan en el campo político los sistemas clientelares. En efecto.El asistencialismo. sólo si se establecen mínimos estándares culturales comunes al conjunto de la población. Su traducción política es el caudillismo. Urge dejar atrás tales modos de relación. eje de nuestra Constitución. La recuperación de la autoestima dañada por la fractura social en nuestro país. abarca indudablemente aspectos económicos pero también psicológicos (la autoestima y la construcción de subjetividad) y culturales (adquisición de las capacidades ya mencionadas en nuestra definición de cultura). La tan declamada igualdad de oportunidades es genuina. 142 Un estudio del barrio y la cultura . explotan las carencias de la población en riesgo (deseados/necesitados) a cambio de votos o de acompañamiento en distintas actividades partidarias. Por el contrario. Por último.

Con ello. El programa que proponemos parte de un mapeo-georeferenciado de las organizaciones culturales barriales –tanto estatales como sociales y privadas– para conocer su distribución geográfica en relación con la distribución de ingresos en la ciudad. Para ello. A modo de ejemplo. se evita la creación de nuevas estructuras estatales a cargo de los contribuyentes. el Estado debe priorizar a los sectores más vulnerables. combinando estímulos para nuevos proyectos con potencial. Un principio de lo estatal es el de escala. Al poner el acento en las organizaciones vecinales existentes. su experiencia y competencia. prioritariamente colectivas. permite también cumplir con la atención prioritaria a los sectores más vulnerables. el programa prioriza el apoyo económico a los proyectos vecinales exitosos ya existentes. al tiempo que se actúa en el territorio junto a quienes. una iniciativa tan valiosa. El principio que nos anima es el de pensar que. cohesión y reparación social por medio del aprendizaje y prácticas artísticas. al asignar recursos. como la reseñada. están comprometidos con sus ámbitos geográficos. Su ubicación en el mapa de la ciudad. profundizando la línea de la iniciativa “Cultura + Desarrollo”. se busca aprovechar su organicidad. requeriría mayor escala para llegar al mayor público posible y así cumplir con el propósito de ser una verdadera herramienta de inclusión.A partir de los principios expresados y añadiéndoles algunos que son propios de lo estatal. Por ello. desde el hacer. se deberá tomar contacto con los responsables de los proyectos detectados e invitarlos a participar en el programa. Somos de la idea de apoyar las iniciativas sociales de interés público y complementarlas desde lo estatal. si accionamos la potencia económica y organizativa del Estado debemos apuntar a un público necesariamente muy amplio para que el programa tenga un verdadero impacto social. Al mismo tiempo. pero en particular en las áreas con más carencias. sus infraestructuras y sus liderazgos locales. podemos bosquejar un programa específico que persiga la integración. tras el mapeo. queremos intensificar los esfuerzos en las zonas de la ciudad con menores ingresos. 143 Un estudio del barrio y la cultura .

tendrá en cuenta los procesos desarrollados. tengan un mayor compromiso con el mismo. el Estado colaborará con la provisión de insumos tales como materiales para artes plástica. en particular. Convencidos de que el Estado. en cambio. De este último punto se desprende que los profesores no serán empleados estatales sino de las organizaciones que voluntariamente participen en el programa. buscando así estimular la autogestión y evitar los esquemas asistencialistas. a través de un subsidio a la organización dirigido específicamente para la contratación de los docentes. un lapso demasiado corto para medir la eficacia de una iniciativa. etcétera. y quedarán en cabeza de las mismas el determinar la dotación de personal necesario para llevar adelante las actividades a partir del subsidio recibido. ya que un año es. En cuanto a los recursos humanos en los espacios ya existentes que participen en el programa. cuando no es víctima de intereses sectarios. Dicha evaluación no considerará los resultados de corto plazo en términos de espectáculos o manifestaciones artísticas públicas generadas. tutelar el efectivo cumplimiento de los derechos de los grupos más vulnerables. La colaboración estatal. instrumentos musicales. evitando así la situación en la que. para poder así. Sí. partituras. por no ser local. será gradual.En donde aún no hayan surgido proyectos culturales de perfil comunitario. El dinero para los salarios será aportado por el Estado. 144 Un estudio del barrio y la cultura . por etapas. en los que el esquema a utilizar será el de venta a un precio sensiblemente menor al del mercado. se contactará a las organizaciones barriales existentes para incentivarlas a armar proyectos de ese tipo. Anualmente se evaluará la acción de los distintos espacios culturales barriales para decidir su permanencia o no en el programa. El Estado debe evitar actitudes de proveedor y convertirse en una entidad propositiva y facilitadora de las actividades. cuantificables por el grado de inserción en las distintas comunidades barriales. sostenemos la necesidad de contar con políticas públicas integrales que contemplen la multidimensionalidad de la exclusión. En todos los casos. el ubicar y contratar a profesores del barrio que en su condición de vecinos. se dejará en manos de los mismos espacios vecinales. a priori. tiene que velar por el bien común y. tanto para la compra de insumos como para el otorgamiento de los subsidios. se realiza el trabajo con menor entusiasmo. monitorear regularmente la adecuada utilización de la ayuda. medido por la cantidad de niños y adolescentes que participan.