You are on page 1of 7

SOCIOLOGÍA DEL NOVENTA Y OCHO de José Luis Abellán

Si hablamos de la historia de la ideas y concretamente historia de la ideas en España indudablemente nos vendría a la mente el nombre de José Luis Abellán, gran historiador de las ideas y ensayista español. Cursó toda su formación intelectual en Madrid, Doctor en Filosofía, Diplomado en Psicología. El libro objeto de estudio de este trabajo pertenece a la parte crítica, más bien ensayística, de su obra. En él Abellán nos hace un repaso en la primera parte del libro de todos los temas con más problemática que han surgido en torno a la denominación de “generación 98”, sin duda un tema que ha creado mucha controversia a lo largo de la historia. En lo que podríamos calificar como la segunda parte del libro, nos habla directamente de seis de los representantes, que junto con Ganivet, para él son los que configurarían la nómina del 98, y que mediante sus “biografías” nos da un punto de vista nuevo para entender mejor esta generación. Por su importante y profunda formación en ciencias sociales, nos da en su libro, matices que en otros estudios podrían ser olvidados. Ya que la creación literaria no está al margen nunca de las condiciones socioeconómicas y culturales del autor Abellán reconoce en su libro la importancia que el tema generación del 98 ha tenido durante todo este tiempo. Prueba de ello es que uno de los primeros puntos que trata en su libro es éste. Sobre tan controvertido tema, Abellán da ciertas claves que pueden arrojar algo de luz sobre el asunto. Por un lado indudablemente, admite el legado que ha tenido esta designación ya que como bien afirma, a pesar de que la gran parte de la crítica niega ya la existencia de dicha generación como tal, todavía se sigue utilizando y se sigue hablando de ella, por tanto esto supone una contradicción. Ahora bien, gracias a su gran formación en ciencias sociales antes mencionada, podemos observar como tratando el tema desde un punto sociológico llega a la conclusión de que se puede seguir hablando de”generación del 98” pero con ciertos límites. Desde la afirmación de Azorín (contemporáneo de la época) de la existencia de la Generación del 98, ha habido una importante controversia en torno a si existe o no dicha generación, es decir, si existe como “ente” independiente del modernismo
-1-

Iván Schulman… Abellán en esta parte de la obra defiende que aunque unos años antes había hecho un ensayo donde contraponía la Generación del 98 al Modernismo. y muestra argumentos como los de Ricardo Gullón cuando plantea que modernismo no fue una tendencia literaria sino una actitud. como por ejemplo el rechazo del positivismo.(“movimiento literario del momento”). Abellán reconoce evidentemente. nuestro autor tiene en cuenta que todas las críticas anteriores se han hecho por poetas o críticos de poesía. Ahora bien. y luego otros tantos. que si entendemos modernismo como algo general. los autores del 98 emplean la novela y el ensayo para reflejar sus actitudes críticas y sus preocupaciones en los temas morales y filosóficos. primero Juan Ramón Jiménez. la poesía tradicional…. y esto supone dejar de lado algunos aspectos que podrían ser importantes. y en la que podríamos englobar la Generación del 98. y sus preocupaciones son más artísticas y formales. Por ejemplo. Desde el punto de vista de las historia de la ideas. vieron en su época el punto álgido de una decadencia que ya venía arrastrando España desde hacía años. Ricardo Gullón. y así predomina en sus temas las -2- . la novela naturalista. Después la crítica al concepto continuó. de una crisis universal iniciada en 1885. destacando lo bello y la inspiración. una tendencia general que tocó todos los ámbitos. hay diferencias significativas. coincide en que en las partes negativas hay cierto parecido entre ambos movimientos. Los autores del 98. En cambio los modernistas utilizan el verso y la prosa poética. Ramiro de Maeztu y Pío Baroja (dos protagonistas del momento). no aceptaron su inclusión en dicha generación. ahora define que la crítica ha roto esa contraposición absoluta y que ésta ratifica que no hay tanta diferencia. no se puede ignorar que los acontecimientos sucedidos en 1898 tuvieron una repercusión muy importante y que además hizo “evolucionar” una tendencia que ya venía existiendo en España tiempo atrás. Coetáneos a Azorín. Federico de Onís. así adquieren una visión de una España “enferma”. también tenemos que reconocer que en España toma unos tintes diferentes ya que. como la manifestación. o realmente son la misma cosa. en los países hispanos. siguiendo las tesis de Gonzalo Sobejano. Sin embargo en las actitudes positivas. Abellán defiende que innegablemente la Generación del 98 tiene unas características autónomas aunque a veces se sirva del modernismo en algunos aspectos.

solo para referirse a ese espíritu. homenaje a Larra…). difiere en que mientras los regeneracionistas llenaban sus escritos de datos sociológicos. les hace diferenciarles por un lado del regeneracionismo (tendencia española que estaba latente desde hacía años. y de la tendencia modernista que ve en la belleza su punto clave. Aplicado además a los autores del 98 por autores como Pedro Salinas en Literatura Española del S. Este espíritu autónomo. está en la definición de “generación” que ha sido aceptada durante los últimos años1. y su ideal supremo. y lo que les diferencia de ellos es precisamente la ausencia. También afirma que la heterogeneidad de los autores también es una característica que les une y que les define ese espíritu del 98. que los diferencia del cosmopolitalismo y preocupación de lo bello y lo formal del modernismo. Ahora bien. originada a partir de la toma de conciencia de la situación de decadencia y “enfermedad” que sufría España). Ahora bien. Por tanto podríamos decir que tratan los mismos temas pero de forma estética. Esto se debe los hombres del 98 tienes muchas peculiaridades individuales y esto hace difícil englobarlos dentro del término generación.preocupaciones políticas. y es en este sentido donde ve definido el espíritu del 98 y donde acepta el término de Generación del 98. si bien hereda preocupaciones tales como la regeneración nacional y la preocupación por la España de la época. en los modernistas puros. Abellán afirma que salvando dichas características individuales existe en estos autores un “espíritu” común. Abellán también ve este espíritu del 98 cuando habla de las afinidades comunes que hace que este grupo lleve a cabo cosas juntos (publican en la mismas revistas. analíticos y estadísticos. sociales y filosóficas. Este tratamiento estético es lo que a su vez tienen en común con los modernistas. nuestro autor propone que la clave esencial para determinar el conflicto que suscitan dichos movimientos. Entiende que la ambigüedad de dicho concepto ha llevado a que al intentar establecer una nómina de dicha generación la lista de autores sea totalmente variable. Del regeneracionismo. -3- . XX Alianza siguiendo rigurosamente los patrones de Petersen. de esa temática ideológica y porque el eje principal modernista es conseguir una innovación total en la técnica literaria. comparten el estreno de Electra de Galdós. los autores del 98 buscan llegar a esos temas mediante la vía literaria y estetizante. 1 Concepto de generación ampliamente estudiado por autores como Ortega y Gasset y por Jullius Petersen. En este punto diferenciador e identificador de los hombres del 98 respecto al modernismo.

y uno de los hombres mas discutidos por su obra literaria ya que contiene una gran diversidad de creaciones. Abellán achaca este cambio a varios factores entre los que destaca sus experiencias laborales. Maetzu y Machado. y significativas. estilo donde se ve un constante anhelo de sinceridad. en tintes generales…. (amigo de Baroja). Haciendo un repaso a la obra de Azorín. Baroja siempre aparece en sus creaciones pero no como personaje sino en matices. Es un pesimismo teórico. Valle-Inclán. Azorín. y La Batalla) y sobre todo por la influencia que ejerció Nietzsche a través de la amistad de Pío Baroja en 1899 que le dio a conocer dicho filósofo gracias a Paul Schimtz. Como ya sabemos esta actitud irá cambiando con el paso del tiempo hasta un conservadurismo extremo. (despidos por sus artículos revolucionarios en El País. como tópicamente se ha venido relacionando con una imagen del Baroja sombrío y amargo. Estoicismo que se ve reflejado en sus obras por una general contemplación serena ante todo. Y como se ven estas innovaciones en su creación novelística. Por otra parte. unas magnificas y otras un tanto “flojas”. con un grado humorístico y un estoicismo jovial. de frases cortas. pauta anarquista que se observa en todos sus escritos más tempranos. en ideas. reflejado en el intenso subjetivismo en sus obras. Sopenhauer y Nietzsche. Unamuno. -4- . Abellán hace un repaso de los autores que él considera la nómina del 98. que lo esencial de Baroja es su estilo. Dice Abellán. a su convencimiento y defensa de la libertad. un afán incansable de independencia.Después de hacer esta introducción teórica sobre el concepto de Modernismo y generación del 98. Pero una de las características fundamentales que reconoce es su individualismo. Abellán lo considera como el novelista por antonomasia de la Generación del 98. que a su vez está vinculado a la acción contemplativa que matiza su individualismo. A Pío Baroja. Abellán destaca la importante aportación estilística que hizo a la prosa española con su peculiar estilo. Este individualismo es resultado de un pesimismo original. concisas. muy parecida a la de los filósofos estoicos. Baroja. hace referencia a la actividad libertaria que recrea en sus obras. el gusto por la acción. perteneciente al arsenal de sus ideas filosóficas influidas por Kant.

como por ejemplo la preocupación por la educación. podemos ver algunos de los pensamientos filosóficos. Así pues deduce que a través de los personajes como Juan de Mairena o Abel Martin. Abellán observa que parte del ideal. por ejemplo en el conseguimiento de la representación estética que consigue de los sucesos y en la elevación de los mismos a una significación universal. que supuso una etapa de interiorismo. sobre todo de éste último. hay diversas opiniones y mucha confusión. Además nos dice que su crisis vino motivada por su “ansia” de inmortalidad y notoriedad. y sin duda a través de su biografía vemos la preocupación de algunos temas comunes a la Generación del 98. se hace mano de una investigación psicológica que ve necesaria para aclarar su pensamiento “contradictorio”. por su filosofía de la contradicción y de la duda.Inclán. y sus experiencias en París y Hendaya. Abellán no ve tan claramente esa oposición de dos épocas de su vida. Abellán nos habla sobre lo que piensa la crítica y como. Cuando habla sobre Valle. que muchos críticos han visto. Para nuestro autor la evolución de Maetzu presenta una continuidad evidente. las posturas que mas arraigaron en él fueron el regeneracionismo y el vitalismo de Costa y Nietzsche. como Ortega y Gasset. de ahí la importancia de educar al pueblo. hace una referencia extensa e inequívoca entre la relación entre el esperpento y los clásicos. intentando dar gran valor a la dignidad humana que se ve sobre todo en el pueblo más que en otras clases sociales. Algunas claves que nos da son por ejemplo la influencia que tuvo el cambio de residencia de Bilbao a Salamanca. de que nos marca más lo que queremos ser que lo que somos. al principio una actitud revolucionara y nietzscheana y otra de madurez afincada en el conservadurismo. La importancia que tuvo el “mar” en su destierro. Nos da unas claves que nos acerca el esperpento con la creación clásica. que también influyeron en su personalidad. y en esto nuestro autor ve una pauta a seguir para entender la obra de Machado y su pensamiento.Sobre Machado. Por ello con fines clarificadores. Defiende así que a través de los personajes inventados en sus obras. En Ramiro de Maetzu. Así vemos como consigue Valle-Inclán aproximarse a las -5- . De Unamuno. nuestro autor. podemos entender mejor a Machado.

que defendiera su tesis de condición clásica existente en las obras de Valle. También hace una comparación entre el Quijote y Luces de Bohemia.obras clásicas.Inclán. Así Abellán nos hace una repaso sobre todos los autores que el considera dentro de la Generación del 98 abriéndonos perspectivas que pueden ayudarnos a entender mejor dicho concepto -6- .

-7- .