You are on page 1of 2

La inestabiLidad cLimática y eL caLentamiento gLobaL "seria amenaza" para La producción mundiaL de aLimentos

Por Lic. Marcela Carol
agrícola causada por acontecimientos climáticos severos. A causa de estos cambios se hacen necesarias inversiones a gran escala destinadas a aumentar la capacidad de adaptación de la producción agrícola a las innovaciones del clima. Y esos acontecimientos climáticos inexorables son justamente esperables cuando las concentraciones crecientes de gases del efecto invernadero cambian nuestro clima. Estamos ante un círculo vicioso lo cual nos lleva a plantear posibles soluciones, una de ella para la agricultura, es decir, la adaptación de los sistemas de producción agrícola a las nuevas condiciones agroecológicas y la necesidad de ayudar a amortiguar los efectos de dicho cambio en el mundo, de igual forma necesitaremos agricultores con mejores aptitudes y mejor capacitados. Estos agricultores tendrán que hacer su trabajo con menos recursos. Es decir en el futuro inmediato, si no se adoptan urgentemente las medidas apropiadas, en los próximos cincuenta años podría volverse más dificultoso alimentar a la población mundial. Los precios elevados del petróleo y el uso de los recursos agrícolas para el mercado energético pueden, de hecho, introducir un paradigma completamente nuevo en la agricultura mundial. Si los precios de la energía se mantienen altos y la producción de materia prima para el mercado energético sigue siendo una actividad económicamente viable, el resultado será la inversión de la tendencia descendente de los precios reales que se registra desde hace largo tiempo, y en consecuencia los alimentos seguirán siendo caros, como también lo hace la producción subsidiada de etanol, que consume mucho maíz, ha sido la causa de que una proporción creciente de la producción agrícola se transforme en materia

Según datos de la ONU, la población mundial pasará de los 6700 millones de personas actuales a los 9100 millones en 2050, aumento que conllevará una grave "escasez" de alimentos y una mayor competitividad por los recursos naturales. Ahora que hemos ingresado en el nuevo milenio, hay un consenso cada vez mayor en el plano internacional sobre la necesidad de considerar la pobreza y la inseguridad alimentaria como factores críticos y prioritarios. "Es urgente que la comunidad internacional se comprometa para que los países más vulnerables puedan emprender estrategias de seguridad alimentaria", afirmó el director general de la FAO,
- 14 - ARES

Jacques Diouf. En los próximos cuarenta años, se necesitará un aumento del 70% de la producción agrícola en el mundo y de un 100% en los países en desarrollo. Los precios internacionales de los alimentos tocaron un récord en enero, impulsados por las enormes subas del precio del trigo, maíz, azúcar y aceites. Los altos precios alimentarios que se han convertido en un disparador de la ira popular y han agudizado el hambre a nivel mundial. Las consecuencias de esta crisis alimentaria son una serie de factores que han contribuido al alza de precios de los alimentos, lo que realmente sobresale es el grado de perturbación de la producción

prima competitiva para el sector energético. De modo que el crecimiento económico y una adecuada política energética deben ir de la mano para evitar la suba de precios de los alimentos. En este contexto, fuentes alternativas de biocombustibles y biomasa para bioenergía, que no compiten con la producción de alimentos", serían en este momento las más adecuadas e impul-

sarían "soluciones energéticas como la colza, el cártamo, la Jatropha, algas”. Y la mejor de todas el biocombustible a base de algas, que como subproducto, luego de la extracción del aceite, resulta pura proteína apta para el consumo humano y animal. Si se entienden los beneficios del biocombustible y que estos mejoran los métodos agrícolas desde un punto de vista sostenible, también se podria incre-

mentar la productividad y contribuir a combatir el hambre. La cuestión de la inversión Los gastos presupuestarios destinados a la agricultura en países de bajos ingresos y con déficit de alimentos representan alrededor del 5% y deberían alcanzar un mínimo del 10%; por último, la inversión privada, cercana a los 140.000 millones de dólares anuales, debería ascender a 200.000 millones de dólares. Considérese el caso del trigo, cuyo precio casi se ha duplicado desde mediados del año pasado. Debido al alza de precios se está aumentando la superficie plantada de trigo en muchos países Las previsiones iniciales de la FAO sobre la producción de trigo en 2011 , son de 676 millones de toneladas, lo que representa un crecimiento del 3,4% respecto a 2010. La siembra de trigo ha crecido en numerosos países, se predice que se incrementará en el lapso de este año en respuesta al alza de los precios, además
ARES - 15 -

Este gráfico representa a uno de los ejemplos de cómo afecta la crisis alimentaria.

de la recuperación de la productividad pronosticada en zonas que han soportado sequías en 2010, en particular la Federación Rusa como consecuencia de una ola de calor y una sequía sin antecedentes, que elevaron la temperatura de Moscú a más de 37°C por primera

vez en la historia, sumamos a esto la sequía en Brasil y hasta las inundaciones australianas, que han perjudicado la producción mundial de alimentos. En América del Sur, donde la temporada está adelantada, las perspectivas de la cosecha de maíz de 2011 son desfavor-

INDICES DE PRECIOS
AÑOS 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
- 16 - ARES

Alimentos 99 96,6 97,7 101,5 109,7 116,5 139,4 164,5 134,9 158,1

Carne 102,4 96,2 96,7 106,3 112,4 109,1 110 126,3 114,3 129,8

Lácteos 113,6 88,4 95,1 114,7 126,6 117,8 186,7 180,9 121,7 121,2

Cereales y Grasas 91,5 101,6 98 100,4 96,7 111,8 146,7 196 149,4 156

Aceites 71,7 93,5 100,8 104,9 96,9 103,1 148,7 185,7 129 164,8

Azúcar 130,1 105,1 100,5 95,1 131,2 192,9 125,7 149,6 221,3 258

ables en Argentina y Uruguay debido a la permanencia de un clima seco asociado al fenómeno meteorológico La Niña. En el Brasil, por el contrario, el panorama es positivo gracias a las lluvias abundantes desde la siembra, que han aumentado la humedad del suelo propicio al desarrollo de los cultivos. En China se observa un incremento en la demanda de carne, que a su vez crea un aumento de la demanda de forraje. También las materias primas agrícolas, especialmente el algodón, compiten por la tierra y por otros recursos con los cultivos de alimentos. En África las perspectivas de las cosechas de mayo y junio de 2011 del trigo de invierno y los cereales secundarios en África del Norte, en general, son alentadores, excepto en Túnez, en donde la sequía de enero frustró las perspectivas de una fuerte recuperación de la producción del trigo. La presente situación en el Norte de África se ha convertido en el

desplazamiento de numerosas personas y ha perturbado la circulación de bienes y servicios en esta región que depende tanto de la importación de cereales. En algunas regiones del mundo siguen sin explotarse recursos de tierras y aguas, mientras que en muchas otras no es posible darse el lujo de no explotar esos recursos. En la práctica, algunas regiones se enfrentan a una grave escasez de recursos que se agudiza cada vez más. En la región del Cercano Oriente, África del Norte y Asia meridional se han agotado, en su mayor parte, el potencial de las tierras de secano que producen por efecto de las lluvias periódicas lamentablemente el escenario ya no es lo mismo, se han reducido considerablemente los recursos hídricos renovables. Su grado de dependencia de las importaciones de alimentos es alto y ésta deberá aumentar todavía más. Actualmente, más de 1200 millones de personas viven en cuencas fluviales en las que la escasez absoluta de agua y la tendencia al aumento del déficit de este recurso son motivo de grave preocupación. En Africa Subsahariana, Asia Central y América Latina es posible expandir las superficies de tierra cultivada, pero para lograrlo habrá que adoptar las medidas preventivas necesarias y gestionar adecuadamente los riesgos ambientales. En numerosas zonas permanece, la necesidad de ayuda alimentaria y veintinueve países están necesitando ayuda externa. De ellos, veintiuno son de África y siete de Asia, incluida la República Popular Democrática de Corea. Argentina Argentina ha duplicado, en la última década, su producción de alimentos. La FAO prevé que la producción total de

granos del país en 2011 superará los 100 millones de toneladas, siendo uno de los principales exportadores del mundo. Debemos recordar el apoyo de Cristina Fernández de Kirchner al proyecto 1billionhungry (Mil millones de hambrientos), firmando la petición para la erradicación del hambre; y el hecho de

que Argentina ha liderado varias de las más importantes iniciativas de la FAO, tales como la Reforma del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial, también la Argentina hospedará la próxima Conferencia Regional de FAO para América Latina y el Caribe, que se realizará en 2012.

ARES - 17 -