( 162

)

( 163 )

Best Coast “Crazy for You”

Ingredientes
1 lata pequeña de leche condensada 1 vaso de nata para montar 100 gramos de chocolate fondant 6 hojas de gelatina 3 huevos y 3 yemas 2 limones

dale al pl dy
Postre de aires surferos, fresquito, para después de un día de playa. «I wish he was my boyfriend», comienza el primer tema de este disco que huele a limón dulce, como esta receta. Nosotros la vamos a preparar, además, con chocolate. Comienzas a mezclar la mitad de la leche condensada con las 3 yemas, el zumo y la ralladura de los limones, y cuando nos queremos dar cuenta ya ha terminado esa canción y comienza Crazy for You, con su animoso estribillo «I can’t do anything without you». Agregas a esta crema de limón las 3 hojas de gelatina (las mojas antes en agua fría, las disuelves en un poco de agua muy caliente y después las escurres) y te chupas los dedos mientras tus pies serpentean en la cocina con el «Oh, oh, oh, oh» de la canción, como si fuese un nostálgico twist. Después, agregas la mitad de la nata montada, la remueves bien y viertes la mezcla en un molde alargado. Finalmente, lo metes en el frigorífico para que cuaje.

Cara B
Este postre lo puedes comer de dos maneras. La primera podría ser a cucharadas en el mismo molde, en soledad, con una divertida película de pandillas juveniles de los años ochenta y a tu lado tu mascota, ese gato igual al de la portada del disco de los Best Coast. La segunda sería la formal, fuera del molde, sobre una bandeja, presentado con algunas hojas de menta, unos barquillos de hojaldre y un ligero sirope de caramelo. En este caso el gato también aporta intimidad al evento. ¡Ah! Y de plano de fondo, el mar. No te olvides de que es una receta surfera…

Fundes el chocolate al baño María, con 2 o 3 cucharadas de agua, añades las otras 3 hojas de gelatina (repites el proceso «gelatinoso» anterior) y retiras del fuego. «Maybe I’m just crazy», no deja de repetir la canción y te vas animando. Mezclas las 3 yemas con el resto de la leche condensada y agregas el chocolate tibio y el resto de nata montada. Y al final, las claras montadas a punto de nieve. Cuando tienes la crema de chocolate lista, sacas del frigorífico el molde con la crema de limón ya cuajada y la viertes encima. ¡Vuelta al frío! Al menos 5 horas, y el disco de los Best Coast no deja de animar esta tarde de verano en cualquier apartamento playero de Tarifa.

( 164 )

( 165 )

Warpaint. “The Fool”

Ingredientes
200 gramos de chocolate (cuanto más puro mejor, de 70% u 80%) 100 gramos de mantequilla 4 huevos 100 gramos de azúcar ½ cucharadita de bicarbonato 1 cucharada de esencia de vainilla 80 gramos de harina 100 gramos de nueces

dale al pl dy
La banda de Los Ángeles siempre tuvo a David Bowie en su cabeza, incluso le homenajeó lanzando una versión de su Ashes to Ashes. Por eso quizá, como fans del rey del glam, hacemos un juego de palabras y rendimos homenaje desde aquí con un brownie. Untas con mantequilla un molde, que previamente has forrado con papel de horno, por el fondo y los lados. Espolvoreas con un poco de chocolate en polvo. ¡Soporte listo! Ahora preparas la mezcla, pero es hora de poner la canción de los Warpaint homenaje Bowie en el iPod. Qué elegancia… «Do you remember a guy that’s been…». Mezclas la mantequilla y el chocolate hasta que te queda una crema espesa. Para ello, echa mano del microondas; el resultado será mejor y será más fácil de mezclar. Aparte bates los huevos, el azúcar, el bicarbonato y la esencia de vainilla hasta que te quede una mezcla bastante espumosa. Mezclas ambas partes con una varilla, el chocolate y los huevos. Es hora de la harina. ¡Cuidado al mezclarla! es mejor que la pases por un colador para que te quede más fina. ¡Ahora sí! ¡Remueve! ¡Con fuerza! La mezcla es impoluta… Viertes la mezcla en el molde y llega el estribillo: «Ashes to ashes, funk to funky, we know Major Tom’s a junkie, strung out in heaven’s high, hitting an all-time low». ¡Esta canción debería ser un himno!

Llega el momento de las nueces. Las vas agregando a trozos a la mezcla, aunque antes las has espolvoreado con chocolate. ¡Y al horno! A 180 grados, en la altura media. No te pases más de 40 minutos. Si ves que la parte de arriba del pastel se está quemando, puedes poner papel de aluminio para taparlo. Terminado el horneado, lo dejas enfriar y lo cortas. ¡Este Bowie está buenísimo! Perdón, brownie…

Cara B
Lo mejor es servir este postre con helado de vainilla y chocolate caliente, es lo tradicional. Pero también puedes lanzarte a mezclarlo con cualquier confitura (fresa, naranja…). El problema vendrá cuando te lo hayas comido en apenas veinticuatro horas… Para entonces ya te dará igual y seguirás adorando a Bowie y a los Warpaint.

( 166 )

( 167 )

Stay. “Passport to Freedom”

Ingredientes
1 vaso de harina ½ vaso de leche ½ vaso de anís 3 huevos ½ lata de leche condensada 1 limón levadura piñones mantequilla y azúcar

dale al pl dy
De pequeños, los miembros de la banda catalana Stay crecieron con el sabor de una coca en la cocina. Bien por una celebración, por San Juan o por Navidad, este postre era su pasaporte a un día de fiesta. Hoy es el pasaporte a los recuerdos y, de ahí, a la libertad que ellos te proporcionan. Nos ponemos entonces a amasar, porque queremos recordar desde el paladar, pero antes pinchamos en el iPod su precioso tema Losing You.

Cara B
Un postre para compartir con amigos y familia, para festejar. Además de piñones, puedes añadir fruta confitada o nueces, puedes partirla por la mitad y rellenarla del tipo de crema que más te guste. La libertad –y su pasaporte– está en hacer la coca que más guste a los que van a compartirla. Como en Losing You, esa canción de Stay que habla de la amistad, «Friendship fails me and I’m feeling blue», una coca puede ser un buen armisticio para recuperar lo perdido. Que la psicodelia de esta banda catalana no falte en toda la velada: ayudará a dirigir conversaciones y a activar la memoria.

«I don’t know how to hate the only friend I adore», comienza la canción, y con su base guitarrera te pones a mezclar las yemas de los huevos con la leche condensada, el aceite de oliva, el anís y la corteza rallada del limón. Comienza la experiencia de los olores. Añade la harina (intenta pasarla por un colador para eliminar grumos) y las claras de los 3 huevos montadas a punto de nieve. «I’m making mistakes when I am talking to you», continúa mientras viertes el contenido sobre el molde, que hemos enharinado anteriormente. Lo espolvoreas con azúcar y piñones y lo metes a temperatura media al horno durante media hora. Después, la coca ya está hecha, y los recuerdos infantiles sobre la mesa. Solo queda que Jero Romero de los extintos The Sunday Drivers, que también ha colaborado en esta canción, venga a probar este postre.

( 168 )

( 169 )

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful