J. B.

Montoya y Flórez

La Deformación

.J\rtificial

del Cráneo
======- en los ----antiguos aborígenes de Colombia.

----=-------

..~-.

1921 ,_u .._ ,

Tipografía

Bedout. Medellín.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

LA DEFORMACION

ARTIFICIAL

DEL CRANEO
EN LOS ANTIGUOS ABORIGENES DE COLOMBIA

POR

J. B. MONTOY A y FLOREZ
PROFESOR
DE

CLINICA

OUIRURGICJI. EN LA F ACUL T AD DE MEDICINA

DE

MEDELLlN,

PRESIDENTE

DE LA ACADEMIA

ANTIOQUEÑA

DE HISTORIA

TIP.

BEDOUT

- MEDELLIN

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

EN LOS ANTI<~t'U:) ,\nOH.ICE:-iES DE COLOMBIA

Lección de Clínica Quirúrgica por el
Profesor MONTOY A y FLOREZ
S¡':~\)HE~:

Antes de comenzar el an;'disis de la interesante observación de la enferma que ocupa la (allla Nro. 3 de la sala Santa Cenuveva, es indispensable que veamus sucintalllente el histórico de :-1 cuestión.
l'RI·~\\lBll.\) IllSTO],IC()

Las deformaciones cr;\I1cana::; parecen tan viejas como el hombre, a juzgar por lo que dicen: [I¡pltcrates, I-Ienídoto, i\ristótdes, Plinio y Estrabón. Los arcaicos cráneos de las tumbas de Crimea y de las ruinas de Kertch no dejan dllda respecto a la antigi.iedad de esta eos· tumbre. Nadaillac creía que AtiL tenía la c:.¡beza artificialmcnte de· primida. Posteriores investigaciones ¡un probado que estas defurmaciones artificiales del cr,inco eran lllUY uoadas entn; la raza mogólica, por lo cual Retzius cree que tan hár!);\ra costumbre fue traída a América por inmigrantes a,játicos En realidad esta singular custLJIIlbrc era casi mundial y existió en diversas CUnlarCilS del globo, incluyendo Europa, especialmente del pCl iodo neo!í tico hasta la edad de bronce. En Oeeanía a tI n subsiste. En América se disting'lIierOll en el arte de modelar la cabeza de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

los niños las antiguas tribus de la Floricla, las del Mississi¡Ji, <le donde probablemente se originaron las hordas caribes, que invadieron progresivame¡;te las Antillas y luégo la América del Sur, regando por doquiera el uso, ':l1asi superticioso, de su repugnante aplastamiento craneano; las tribus mayas de la AmÚica Central y sobre todo los habitantes de lo~ Andes Perú-Bolivianos, que después de Lloque Yupanqui la practicaron en grande escala. Entre nosotros, según los cronistas, era general y muy ex;¡gerada en las tribus caribes de los Panches, entre los Chancos y tal vez los Carrapas y Pozos, que por su gran est;'l.tura y cara larga parecen ser de la misma raza, así como entre los QJimbayas, que tal vez la trajeron del alto Perú. Respecto a las demás tribus de Antíoquia y Caldas nada dicen los cronistas, pero es seguro que muchas la practicaban en la época de la conquista española, pJrque las que habitaban por ese tiempo esta porción del territorio colombiano eran Caribes, Tolstecas y talvez Zapotecas, pueblos que rendían culto a la deformación y la tenían como atributo de belleza varonil en los guerreros, considerando su falta como propia de esclavos, buenos a lo más para la olla del ajiaea. Esta deformación diferenciaba al pueblo conquistador del conquistado, cosa seguramente muy importante en sus desordenadas guasabaras. Desgraciadamente el clima r los terrenos húmedos de Antioquia son impropios para la conservaci()n de las momias y huesos, pues t:n las guacas los cráneos que se encuentran están casi deshechos e inutilizados para el estud:o. Sería, sinembargo, de desear que se remitieran a la Univer~idad los pocos que se saquen sanos, indicando su procedencia, para poder estudiar sus características antropológicas. Creemos que en el Quindío sí se han sacado muchos sanos y que nuestros colegas de Manizales y de Pereira podrían hacer un estudio interesante de e¡¡os, para ver si sus deformaciones son del tipo aymará o bien las corrientes de los l'anches de Tocaima. Nuestros médicos de Bogotá, por el contrario, están colocados en magníficas condiciones para esta clase de estudios, por abundar las cuevas o cavernas de infinidad de momias, pues se cuenta que en Suesca en una sola había 150; por otra parte, predomina el elemento aborigen puro, mientras que en Antioquia, sólo existe en las lejanas selvas del Chocó o de Urabá. El estudio de algunos cráneos prehistóricos de los Chibchas por los Dres. Luis M. Rivas y Julio Manrique, en 1919, parece ser el primero hecho en el país, y es muy importante en lo relativo a la antropología de estas tribus. Broca, al examinar dos pequeños grupos de cráneos antiguos de Cundinamarca encontró que el primero era mesaticefálico, con tendencia a la doiicocefalía y el segundo francamente braquicefálico.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

5
Para los craneó:llgos modernos, el PerÚ <:r<iel país de las deformaciones, dic,~ el Dr, Morales Macedo, distinguido médico de Lima. Es tan consicterable su nlllnero, en los cráneos exhumados por todas partes, que Rivero y Tschudi creen normal la deformación en la raza aymará, en la que encontraron hasta fdn~ ,:on el cráneo deformado, lo que sería una prucba perentori .• de la hncllcia de las deformaciones artifi::iales, sin duda '_'liando ésLis han prl.l\'ocad,) illl proceso patológico por su cxageraci(ín brutal. Ik in::; 5CiOcrÚllcus del PerÚ que posee el museo antropolÓgico de l'Mís, sOlO hay ()() sin deformaci6n, Scglín Buch, de los crin::os de la famosa necrÓpolis de Ancón, la mayor parte f.leron deprimido,; artificial mente. Los cronistas del I'CI \Í est:ín acordes resoecto a la bárbara costumbre que tenían de dáormar la cabeza debs niños, hasta que las autoridades eclesiÚsticas tuvier'lil que tomar cartas en el asunto, desde su primer .\rzobi<.,po, Fray J <.:r¡ínimo li,~ Lnaysa, quien mandó en el sínodo de 1;1)5: "(!IIC IR SUlwrtición ('1<:i1TIoldar las cabezas de los ; muchachos dt: cic:rtas f"rlnas <¡il" los indios llaman Zait?,-orna, y Palta-oma, (1) de j tod,-) SI; lj I1 iten" [.os Coyas (l i\ Ytlla l'iles traían atada la cabezct con los clWClIS y ¡¡<lltfIlS, ;\ún después de la conquista, y a los lIi¡los Sé la, aprct'\ban rcciamente para \¡;\cerla alta y prolongada, Tanto Manco Capar: I:IJlllU IJuque Llupanljtli, ordcnRron deformar las cabezas a los niilos en gC:'1Cliil To'1a,'ia ha~ta 1753 tuvieron que intervcnir lps Virreyes para que cesara la barbaridad de alargar la cabeza de los niños, "porljue pa,'l(~(í¡.jn mll,'ho y podían nllllirse". Al PertÍ pudierol1 illlportar la deformaciÓn los r\ahuas de Méjico o cie las riberas del :\lississi¡.>i y de la Florida; lo 11li~lllo aconteció en Colombia, rlonde la introdujeron principalmc!\k los Caribes, pueblos más recientes de la misma procedencia, :J.llll!jne algunos los creen originarios del ()rinoco o bicn de las pt:qnei\:i~ .'\ ntillas, De todos modos, las prehistóricas necn;pulís de l\nuín y Tia}¡uanaco, muy anteriores al imperio incaico, est;in llenas tL-: C¡;lne,);; dcform:.dos, En las ruinas de la !!Cl'r(ípo!is megalítica de San Agustín, en el Departamento del Jluila, no ,1: \'e en ninguna de las estatuas (dibujadas por Manuel ;\'Lu ía Paz, de la Comisi,;n CorográÚca) el alargamiento o dolicocefalia artificial de los peruanos, ni tampoco el aplastamiento de los P¿¡nches y dem:í~; tribus l::nihes, pero sí se ve el .-1111rus y flau!u (ju\. usaron los ¡\ym"r:i(;~ pn:hi,.;t,Jricos dd Titicaca y más tarde los Coy as del perí'Jdo incai,-,,>, El uso de la <'a/aea o /¿'wflt p~rllano no la hemos visto reprcsc'ltada en la' cerámicas prehistóricas de Amioquia, pero sí en ;¡lglln(¡s ¡dolos de ('1'<> de mucha importancia arqueológica, por reveSClltilr divinidades aladas antropomorfas, ljue probablemente no existían '.n ninguna otri'! parte de AmÚica, de las cuales posec dos bellos ejemplares el mllseo del difunto D, Leocadio María Arango.
(1:' l)e
t{rlt{(-il~.;¡;¡c:lte

y

U!Ji((

cabeza,

Se~L "cabez:l de aguac:ttt-°.

u piralniebl.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

6
En el Ecuador se deformaban los C<traques, que eran Caribes de los mismos de Colombia En Venezuela, los más exagerados en la deformación eran los de Cumaná, de quienes dice el P. Simón: "si bien en el rostro y cabeza son feo;;, porque desde niños ponen la cabeza muy ancha por detrás y por delante, aunque a ellos les parece esto muy hermoso",

CLASIFICACW:-¡ CRA~EOS

)IC'RFOLOGICA ])EFl)R~IADOS

DE LOS

Los cráneos artificial mente deformados en el Perú, ofrecen gran variedad de formas, que Broca reduce a dos tipos, uno levantado y otro echado, con variantes según su procedencia.
DEFORMACIO:\ES ECIIADAS.-EI tipo más comtÍn es el simétrico prolongado de l\Iorton, encol1':rado en gran lllímero de los cráneos de las ruinas Tiahuanaco, en las :slas del lago Titicaca y en general en los de las sierras l'ení-Bolivianas, territorio habitado por los aymaráes, y que fue la má5 en boga del antiguo l'ení predinástico, la que probablemente usaron tam'Ji~n nuestros Q\I:mbaya~; y algunos de los Chibchas, como los Guancs, aunque los cronistas no lo dicen, pero que sí podrán estudiarse en los cráneos antiguos del Departamento de Santander, lo mismo que en sus cerámicas. Esta deformación está caracterizada: primero, por un aplanamiento del frontal; segundo, por un aplanamiento del occipital y tercero, por la curvatura exagerada de los parietales. La cara parece proyectada hacia adelante y ensanchada. (Es de notar en algunas de las estatuas cle arenisca de San Agustín, que las caras t:stilizadas son más anchas que largas). En ocasiones la c;\beza parece casi horizontal, en otras es cónica l! ovoidea, cie gruesa extremidad hacia at.r,is. }{aras veces se ve en los cr¡ineos aymaráes la deformación anular, característica de :os antiguos nNmandos. DEFO!OI,I,CIO:\ES LEVANTADAS-Los cráneos de la costa peruana, especialmente los de Ancón, pre"ent;¡n la (lt·furmación levantado; esta antigua raza de pescadores del Pacífico se deformaba a la manera de los ~ahuas y Caribe:; del Mississipi, antiguos conquistadores que, en épocas remotas y despué; Ir.ás reciente". emigraron al Sur, a consecuencia de grandes inundaciones y cataclismos de su tierra natal. Camcterísticas: primen), frontal ensanchado y alto; segundo, occipital casi vertical hacia abajo; el cráneo es generalmente más alto, con el diámetro vertical notablemente aumentado a expensas del anteroposterior, lo que puede suvir, en lo general, para distinguir esta deformación de la echada, at:ibuída a I(¡s aymar¡ícs. Los parietales ofrecen también una curvatura muy manifiesta. En eloccipitalllama la atención la protuberancia iniaca, muy acentuada. La cara no se ve

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

7
tan proyectada hacia adelante como en las deformaciones echadas. En las variedades se ve la cuneíforme levantada, característica de los Nahuas, según Gosse.
ASI\IETR lA 1lE I.l IS CRANEOS DEF()R:\IAf)( IS

La simetría perfecta es excepcional, casi siempre las dos mitades están desigualmente deformadas y la plagiocefalia se exagera. Parece que las deformacíc,nes no modifican en nada la capacidad craneana.

PROO:O!:\UENT(¡S PARA n¡':FO!OIAR LA

E:l-fPLEAlJOS CABEZA DEL NI:\O

Los diferentes tipos de cráneos corresponden a otros tantos procedimientos. SeglÍn nuestros cronistas, los l'anches colocaban una tablilla atrás sobre el occipucio y otra por delante sobre la frente, atándolas reciamente en esta posición COIl una pita o cabuya, y esto desde que nacían hasta los tres o ci nco años. El P. Simón los pinta así: "Con rostros horribles, feus y feroces, con las frentes y colodrillos chatos y aplanado,:, que es ia disposición de cabelas de estos indios, puesta así con artificio, porque en naciendo la criatura le pClnen un;! tablilla en el colodrillo y otra en la frente, y atándol'ls por los extremos aprietan ambas partes, y hacen subir la cabeza hacia arriba y quedar a¡,ianados la frente y el colodrillo, conque les quedan las cabezas muy kas, aunqnc a ellos no les parece eso por ser de su LISO". De los QLlimbayas y Chancos dice Cieza de León: "porque en esta provincia y (;11 iii dl S2uimbaya, y en otras partes destas Indias cuando la criatura nasce le ponen la cabeza del arte que ellos quieren que la tenga; y así, unas quedan "::1 cnlodrillo y otras la frente sumida y otros hacen que la tenga lTIuy lalg.;. lo cual hacen cuando son n'cien nacidos con unas tabletas y des¡.nll:s con SIlS ligaduras". En todo caso, parece que esto lo hacían por costumbre tradicional sin que ningún jefe o sacerdote los obligase, como en el Perú. Talvez los Quimbayas emplearían tambit~n tJll~t faiil o ligadura circular, fuertemente apretada, sin tablillas y en este Cé¡c , la cabeza se alar~aba quedando una zanja sobre los parietales. En t~i pri:ner caso la c.• ,o·za se cnsanchaba transversalmente mientras qllt su diámetro antnopostcrior, es decir de la frente al occipucio disminuía, pre>:>entando la, para ellos graciosa, caradeluna. Las li¡{aduras dejaron en algunos cráneos aymaráes una depresión circular tal, que constituye una verdadera cintura que aprisiona el ovoide craneano y que es muy notable en la enferma presente. El martirio de los niños, según los cronistas, era de duración variable y Cieza de León dice de los Caraques que: en naciendo la cria-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

-----------

8

..

- ------ ---- ."---

"-

.--

..

tura le ponían la cabeza entre dos tablas liadas de tal manera, que cuando eran de cuatro o cinco años, quedaba an(:ha, larga y sin colodrillo. Diego Landa habla de las mismas deformaciones en los indios Mayas de Yucatán, pero dice que sÓlo duraba algunos días.
MOTI\'OS QUE INSPIRARON LA DEFORMAClON

Algunos creen que se trataba de un asunto de estética, otros lo consideran como un medio de sumisión impuesto por los vencedores, otros como signo de distinción en ciertas clases sociales o como medio de desarrollar el valor. Los indios de Nicaragua decían que les quedaba la cabeza más propia y recia para cargar. En el Perú parece haber sido el distintivo de las clases sociales más elevadas; mientras que aquí en Colombia servía, sobre todo, para diferenciar la ra. za de guerreros conquistadores caribes y era el símbolo del valor y de la intrepidez. En la Columbia británica estaba prohibida a los esclavos. Morales Macedo, cree que en el Perú esta costumbre se practicó al principio como superstición, luégo como imposición de los gober. nantes, y también fue cultivada como id tal de belleza en sus postrimerías. Existió entre hs tribus precolombinas la tenclencia a llevar una señal indeleble que les permrtía reconocerse entre si y distinguirse de sus enemigos, ya por medio del tatuaje, de las incisiones simétricas de la cara, del número de perforaciones cie las orejas y labios, del alargamiento descomunal de las orejas () del labio inferior, de la deformación de cráneo cte., modos especiales de marcar una casta de guerreros o toda una raza, como se hace en los hatos hoy con el gapado, cortándoles un pedazo de oreja en cierta forma o con el hierro rojo. Las deformaciones sirvieron ciertamente en Colombia de carác\er distintivo de cit:rtas razas, entre las innumerahles tribus que la habitaban. El uso de las unchas y ftautl/s era considerado en el Perú inc::aico como un testimonio de fidelidad ~. vasallaje a la autoridad teocrática del soberano y por sus diferentes formas y colores diferenciaba a unas tribus de otras.
AccrDEKTES PRODUCIDOS PúR LA nEFORMACrr)~

. Tal c:omo la practicaban los Panches y Quimbayas la capacidad craneana no parece haber disminuido gran cosa, pero naturalmente un aparato compresor mal <.plicado o demasiado apretado, aumentando rápidamente la presión intracraneana podía muy bien producir el cuadro trágico propio de la compresión cerebral y hasta hacer ceder o estallar la bóveda craneana en un punto de menor resistencia. La mortalidad infantil debió de ser considerable, puesto que en la Colonia los gobernantes del Perú tuvieron que dictar medidas severas pa-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

9
ra hacer cesar este suplicio, infligido por los padres a sus infelices niños; por otra palte, del cementerio de Ancón se han s;¡.:ado gran número de cadáveres de niños. ¿Hicieron algo nuestros gobernantes coloniales en favor de los niños aborígenes sometidos a la deformación?:\ o lo sé, pero es 11CUhable que en el Archivo nacional de Bogotá se encucntren algunas disposiciones a este respecto.
1':FI·:C]"I):-; FISIO!.f)(;¡C('S

Para nuestros cronistas, los l'allches aplastaban el cr;íneo de SllS hijos para qlle fueran atrevidos y valientes. En el L'ení, dice l'ach:=!cutí, que el inca Manco, impuso la deformaci(ín para quc sus v;¡sa1I0s fueran simples y pusi!;ínimes, porqne los de cabeza grande y redonda, son atrevidos y desobedientes. La verdadl:ra influencia que estas deformaciones pl!(.:dan ejercer sobre el desarr(dlo de las facultades mentales y morales es difícil de apreciar !l\>y, toda vez que los aborígenes que atín quedan en nue::-tras selvas :)arece quc no se deforman ya. La mujer de la presente observación es de un nivel intelectual muy inferior y se puede clasificar entre los pobres de espíritu, sino entre los imbéciles, pero en todo caso sus facultacics son muy escasas y en cuanto a su combatividad es más escasa aún, pues parece la sumisión y la pusilanimidad en persona. Es de suponer que en ciertas deformacioncs irreglllarl~s haya cierta marcada predisposición a la epilepsia, al idiotismo, a la imbecilidad y hasta a la demencia. Los médicos franceses, de principios del siglo pasado, hicieron interesantes observaciones a este respecto, pues atín se deformaha el cr;íneo a los niños en ciertas regiones fk Francia. Experimcntalmente se puede notar inf1amaci6n ell los plintos comprimidos, r adherencias de las neningcas al cen·bro r a la pared ósea.
}JERE~CL\ ¡;lL.\ IlF.FnR:\lACTO~ ART1FICIAL

!-lipócrates asegunÍ1;1 qlle se trasmitía por herencia. Rivero y Tschudi, sostuvieron ljll<; ;;¡s deformaciones persistían en los indios peruanos descendientes ,le- id" aborígenes deformados trecientos años antes; pero la Biologí'l i!;l demostrado que las deformaciones y mutilaciones que no se a("ll\llp;llJd¡¡ de alteraciones lIlórvida;, no son hereditarias, aunque ;;1: sigan practi";(m!o en una serie larga Je generaciones (como la circuncisión (Ir.: los hebreos). Serían hereditarias, solamente, las que hall producioo trastornos funcionales del sistema nervioso, lo que equivale a decir que Tschudi tenía razón y que la mayoría de los peruanos, especialmente los A.ymaráes tuvieron complic;¡cinnes P;¡toJógicas importantes, como secuela de la deformación.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

10
La conclusión lógica, que se impone, es que las deformaciones bien ejecutadas no son transmisibles y que las brutales y mal hechas, que originaron alteraciones mórvidas del sistema nervioso central, son transmisibles por \'ía de herencia. Señores, después de este pre;ímbulo histórico-quirúrgico, necesario, podemos ya ocuparnos del presente caso: M. E. Sánchez Sua:::a, es mestiza, hija de un mestizo y de una indígena, cuyo apellido pertenece a los aborígenes del Departamento del Huila, que habitaban las riberas del río Suaza, el cual vino a ser como su nombre patronímico, así como los aborígenes del río Orteguaza llevan el nombre de Orteguazas. Según Codazzi, estas dos tribus hacían antiguamente parte de la nación de los Andaquies, hoy dispersos en las faldas de la cordillera Oriental, en las márgenes de los tributarios ciel Caquetá; para él las famosas ruinas megalíticas de San Agustín serían su antiguo y grandioso adoratorio o ciudad mística. Cosa muy discutible, pues esta necrópolis con sus d,ilme"es, mCIlIÚYl's, y estelas funerarias, amén de sus colosales estatuas hasta de 4 metros de altura, parece remontar su origen a la primera conquista de América, por un pueblo de origen cushita, tal vez el egipcio predinilstico; en todo caso parece anterior a las ruinas de Tiahuanaco y con relación a las de los Mayas é,;tas serían casi modernas, pues no cuentan, a lo m<Í~,sino dos mil años, mientras que las construcciones dolménicas de San Agustín y sus similares regadas por todo el Tolima, Quindío y río Cauca, hasta Titiribí, cr¡mo lo hace notar Sardella, el secretario del conquistador Robledo, deben tener de cuatro mil años para arriba. Por lo expuesto se ve que esta enferma pertenece a la raza de los Andaqllíes, originados por los Quitus, antiguos peruanos, como lo son los Moc0as, 1ngas, Guambías, Pastos y Quillacingas, cuyo nombre en quichua significa cara de luna, de donde se deduce que se deformaban exageradam\;nte la cabeza, cuando se dieron este expresivo nombre. Hubo un tiempo en que las tribus peruanas se extendieron hasta el Sinú y de ellas no quedaba en la época de la conquista española sino el retazo de los i\burraes (de Afm en quichua, padre, jefe) y la sibarita tribu de los Quimbayas; habían sido devoradas por los feroces Caribes, que los cazaban como liebres. Ambas razas se deformaban el cráneo, luégo las tribus que encontraron los españoles en territorio antíoqueño debían deformarse también, aunque los cronistas nada digan al respecto. Ahora, en Titiribí no quedan restos de la raza aborigen, que debió de ser caribe, pues S\l nombre lo indica, como t;¡mbién el de Caracol, nombre dd cerro que le queda al frente, al otro lado del río Omog¡í, hoy Amagá, voz caribe también. La palabra maza no es caribe y es de suponer que la madre de nuestra enferma vino del Departamento del Jl uila y casó en Titiribí, aunque la paciente no da razón, por haber quedado huérfana de corta edad.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

11
No sabe que su madre usara artificio alguno para deformarles las cabezas a ella y a cinco hermanos más, t(ldos con la misma deformación; de éstos, dos hombres casados viven atÍn en Titiribí, los demás murieron. En los ascendientes de esta mujer, que hace 400 aiios se defl)rmaban el cráneo, sin duda debieron ocurrir frecuen:es alterilciones del sistema nervioso central, haciéndose así hereditario este alargamiento alto e irregular, de plagiocefalia tan marcada y de ovoioe partido en dos por una profunda cintura (véase los f()tograh;¡rl()~) En el lahda se ve el hueso lIamado incaico muy prominente y qllc debe cLrresponder por dentro a la no menos marcada foseta cerebelosa mediana de los antiguos cráneos peruanos, que para Lombroso sería una de las características del tipo criminal que, por su frecuencia en los cr;í.ncos aymar;í.es, la llamó fosita aymar;í, ];1 (ualno encontró en los cráneos mogolcs. lo que hubiera hecho amostazar a H ulllbodlt, tan convencido del origen asiático cle los americilnos. Lo de Lombroso !lO pasa de ser una exageración, debida a tina corta serie (k (~r;íneos en que por casualidan predolllin;¡])a la fosita, pues para el Dr. Moral<:.,.,:\lacedo, que ha estudiado centenart:s dc cr;:lI~eos peruanos, la fosita mediana no existe sir!O en el diez por ciento. La raza de nuestrii enferma es inconfundible. y aunque es \lna mestiza, tiene el sello de la raza americana m;í.s coml'lI1. Cara triangular, por lo saliente de sus pómulos, donde es ne presumir existe el flS japó"iculll o sea el ¡JS lIJa/al'( (¡zjJ,¿rtill/(/!t y el Sl/lcllS 1IloJ1/{olis, característico de los cráneos de Tiahuanacu. Vellos escasos, manos pequeñas, pies dennsiado cortos, y restos de doble mancha mogÓlica en los pliegues infra-gluteos, de color amoratado; pie! bronceada, tipo pequeíio rechoncho, cabello negro y lacio, ojos pequeiios.
Tld'PA:-JACIÓN

Pasando ahora a la trepanación que le hice, con motivo del hundimiento de la parte alta del parietal izquierdo, sería <'portuno rccordarles el histórico de esta operación, tan vieja como e! hombre, y cuyas trazas se encuentran en los rc,;tos neolíticos y del bronce de ambos mundos, pero como el tiempo se nos angustia sólo le:;; haré un sucin to resumen. Ya Hipócrates aconsejaba la trepanacil~n en las fracturas del cráneo. Fué conocida y practicada en la antigiiedad por griegos, egip-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

12
-

--

-

.--.

-------

..

----"-.-

..

----

."-- ... ---.

cios, árabes, polinesios, melanesios y americanos del Sur de las altiplanicies andinas. En nuestras cerámicas y joyas antiguas de (,ro no se ve representada la trepan<lción y en las dd PertÍ mismo es excepcional. La trepan aciÓn flle extensamente practicada en el an tiguo l'erÚ y Bolivia, no sÓlo en tielll;Jo de los 1ncas sino antes de ellos, como lo demuestran los cr;Íneos de Ancón, en la costa, de Machtí Pichlí y de Tiahuanacu en el altiplano del Titicaca. Probablemente los cirujanos eran los mis· mas sacerrlotes sacrificadores, sirviéndose de una cuchilla o (mni, de sílex o de bronce templado, en forma de media luna. con mango en el centro de la parte "<Íncava, muy parecida a lo que nuestros talabarteros de Medellín llaman gllijla. Dos estatuas de piedra de San Agustín, (véase el fotograbado) con lo que aqui llaman ,'(l!oca 11uestras mujeres o sea el !!an/u peruano en la cabeza, de metros 1,60 Y 1,40 de altura, por un metro de ancho ~n los hombros, muestran en su mano derecha, colocada sobre el pecho, la famosa J;'1Ii}!a o cuchillo semilunar de los cirujanos incaicos. La m{ls pequeJla de estas estatuas la hizo trasladar el Gral. Rafael Reyes a BogotÚ, en 1907, Y está en el Parque de la Inclependencia. Aunque lleva atrás del cllllCllS y sobre el elegantísimo moño el facsímile de la pirámide sacrificatoria de los mejicanos. no ~s absolutamente seguro sea la inlagen de un sacerdote-cirujano, si no tal vez, la del escultor gt~e dirigiÓ la construcción de la pir;Ímirk sagrada y que se le esculpió allí, como recuerdo de su más importante trabajo, pues no debe olvidarse que San l''\gustín es una necrópolis y la mayor parte de las estatuas sol} estelas funerarias o totérnicas. El verdanero jefe de los sacerdotes sacrificadores tiene su estatua cubierta por una mitra
oo •• ~

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

13
escalonada que es la vera efigie de la, tristemente famosa, pirámide del H uichilobos mejicano. Tal mitra se encuentra también, adornada por delante con bandas laterales de escalones, en admirables planchas de oro estampado, pertenecientes al museo del Sr. Leocadio María A rango y procedentes de Segovia y Supía, 10 que indica que a estas localidades, separadas por grandes distancias, llegó la civilización tolsteea, con sus terribles sacrificios de víctimas humanas. La efigie estampada de los sacerdotes antioqueños lleva la guifla colgada al pecho y su forma es de gran elegancia, pues el mango parece representar dos corazones unidos por la punta. La factura es casi enteramente egipcia por los motivos decorativos y es la representaciónrealística de esta clase de cirujanos sagrados. De 10 expuesto resulta que si la guijla o tumi servía a los sacerdotes para abrir el pecho y sacarles el corazón a las víctimas propiciatorias y para sus trepanaciones etc., también era muy usada por los escultores y otros artesanos, aunque sin duda era característica de los escultores y de los cirujanos-sacerdotes de la pirámide sacrificatoria. Creen algunos que para la trepanación sólo podían usar esta media luna dándole un movimiento de vaivcn, a manera de sierra, para 10 cual suponen le harían amelladuras o dientes, como la sierra de Doyen; en este caso hacían cuatro incisiones lineales al hueso para limitar un cuadrilátero más o menos extenso; como es de suponer la operación hecha de esta manera tenía que ser larga y difícil. Por esto y por la forma de los agujeros, en los antiguos cráneos tI cpanados, pequeños y hechos con regularidad sorprendente en círculo perfecto, como con la fresa de un trépano actual, es de SU¡.JOner que los hacían C9n un taladro de metal o de silex de forma apropiada para hacerle dar un movimiento semirrotatorio, de la misma manera que se maneja una lezna. No se han encontraoo cráneos que indiquen que la trepanación se hizo por percusión con la susodicha guijla o un cincel de oro y cobre, q lle también empleaban para la cantería, y que es precisamente 10 que nuestra estatua lleva en la mano izquierda. Esto parece raro porque es el primer procedimiento que a uno se le ocurriría,como más expedito, antes que el de serruchar o barrenar. ¿Se usaba esta operación entre nuestros aborígenes? Es casi seguro que la empleaban los Qllimbayas, porque esta tribu era netamente peruana, como se colige por las cerámicas que quedan de ella. En menor escala que en el Perú se practicaba también la trepanación en Centro América y Méjico Aquí en Antioquia es difícil averiguarlo porque los cráneos prehistóricos salen deshechos. Los colegas de 130yac;Í y ClIndinamarca sí podrían examinar los Ilumerosos cráneos de los cementerios chibchas, que están perfectamente conservados; porque siendo, en parte, esta tribu de origen aymará es probable que ha· yan conservado esta costumbre tradicional y humanitaria, de pueblos

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

14
cuyas principales armas eran los guijarros lanzados con hondas, la maza o clava y el garrote de macana, siendo muchos los cráneos fracturados después de una de sus batallas cuerpo a cuerpo. Se calcula que de los cráneos trepanados en el Perú, lo menos el 28% se hizo para lesiones traumáticas y generalmente, a juzgar por lo viejo y regular de la cicatriz ósea, con éxito sorprendente; las muertes post-operatorias eran pocas, lo que induce a creer a algunos tratadistas que, aunque empíricamente, los indios hervían sus instrumentos o bien empleaban alguna planta de propiedades bactericidas, como el poleo. Como anestesia usaban la embriaguez profunda con chicha, a la cual tal vez mezclaban algunas plantas narcóticas, porque entre nosotros para inhumar a gentes vivas, de la servidumbre de algún cacique importante, se mezclaba a la chicha el borracltcro (Datllra arbó1'ca), la tonga (D. tonga), el cltamico (D. cstramonillm). De aquí se derivan los verbos antioqueños emborrachar, e1ltongar y encllamicar que sirven para calificar a personas muy obtusas o sonámbulas .. La cabeza la afeitaban con el tumi de cobre, de sílex, u obsidianao Apoyaban la cabeza del paciente y la in movilizaban entre las rodillas, estando el cirujano sentado en un banco o asiento bajo llamado duho, o bien colocada sobre otro banco con musgo o paja. Como hemostático usaban ciertas plantas, pero es casi seguro que el lIautu o uncha tradicional, bien apretado, servía de banda hemostática en el Perú, puesto que todo el mundo lo llevaba, y así empíricamente, sin conocimientos anatómicos de la circulación del cuero cabelludo, hicieron la hemostasia preventiva, como la hacemos .hoy. La curación se hacía probablemente con algodón en rama y vendas de lo mismo. Para terminar es bueno hacer notar que el grosor del parietal trepanado a esta enferma es doble o triple de los normales, lo cual es característico de los cráneos primitivos. Como punto de comparación tienen el cráneo no deformado del operado Luis E. M., indígena meztizo de Urrao, quien parece de raza Cuna negroide. La observación fue tomada por el Sr. Tulio Castrillón G. y los datos craneométricos por mi distinguido amigo, y antiguo alumno de esta clínica, Dr. David Velásquez, médico de la Casa de Menores, a quienes agradezco su valiosa colaboración.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

15

CLINICA
Servicio
SALA SA;'\TA

QUIRURGICA
del Profesor MONTOY A y FLOREZ
CA:-'lA ;'\Ú:-'lER()

GE;'\OYEYA··

3

M. E. Sánchez Suaza, de 30 años rle edad, casada, se ocupa en oficios rlomésticos, natural de Titiribí, raza mestiza, entró al servicio el 20 de Abril de [02 I. Anh'cedentcs hereditarios.-H uérfana hace varios años, no recuer~ da con precisión qué enfermedad sufrieron sus padres durante su vida, ni cuál fue la causa de su muerte. Por lo demás, sus antecedentes no tienen importancia. Colaterales sin particularidad qué anotar. Antecedmtcs pcrsona/cs.-Recuerda haber sufrido hace próximamente 8 afíos una disentería, que seglín los datos fue amibiana; de vez en cuando enconos; ninguna venérea. Da síntomas muy vagos de ataques de apendicilis crónica. Su líltima novedad fue una herida del cráneo con instrumento cortante por la cual vino al Hospital y de la que hablaré más adelante. AntecedmtCs fisiológicos.-Su primera menstruación tuvo lugar a los 15 años, tipo normal; duración variable de 2 a 5 días, dolorosa especialmente antes de su aparición (Molimen menstrual). Antecedentes obstétricos. - Hubo en su matrimonio 3 niños que nacieron sanos. 1\ los dos años enfermaron uno de disentcría y otro de fiebres palúdicas (?) de lo cual murieron. El que vive es poco desarrollado (arrien(). No hubo en sus partos complicaciones ni novedades (abortos).
porciona general en esta enferma pro· datos curiosos, sobretodo desde el punto de vista de la Antropometría. (Véase el fotograbado). De mediana talla y piel bronceada, presenta como puntos salientes los siguientes: Cráneo y Cara.-Además de su herid a se observa: cráneo como pletamente desviado (como arremangado) hacia la izquierda forman-

Inspección gcncra/.-La inspección

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

16
do una eminencia, sobretodo marcada al nivel de la base parietal izquierda (recuerda un dolicocéfalo irregular). En la parte posterior al nivel de la sutura lamdoide izquierda a 2 centímetros más o menos de la línea media hay una prominencia que tiene una base como de una moneda de 0,20 centavos; es un hueso wormiano, llamado hueso de los lllcas. Región mastoidiana derecha muy pronunciada. CabeJ:o ligeramente suave, no cerdoso, y negro. Frente corta y recta. Cara, con el aspecto de un triángulo isósceles, que tuviera por vértice el tubérculo del labio superior, cuya línea opuesta a dicho vértice estuviera formada por una línea transversal, pasando inmediatamente encima de las cejas. Pómulos muy salientes formados por el malar bastante grande rec0rdando el hueso llamado os/aponi<u1n. Nariz corta en silla (nariz socrática). Ojos pequeños (de e/tino) con iris de tinte café y pupila azulosa, especialmente brillantes (ojos típicos de ratón). En ambos pómulos y en el lóbulo de la nariz, existen unas manchas que dan el aspecto de una mariposa de alas extendidas. Oreja pequeña.

Miembros superiores.-Pelos
cortos, sobretodo

lanudos, las manos y los dedos.

escasos en

la axila;

muy

jl¡Iiembros inferiores.-Monte
na y pie cortos de enconos.

de Venus poco tupido. Muslo, pierlo mismo que los dedos. En la pierna se ven restos preha-

Tronco.-Cara ventral: pechos bien conformados; abdomen sentando una cicatriz lineal y mediana debido a una intervención, ce 6 años. Organos gcnitales bien confol mados.

Cara dorsal.-Romboide de Michaellis ausente, reemplazado por una depresión infundibuliforme con un diámetro exterior de unos 8 centímetros próximamente. Por último se observa en los pliegues glúteos de ambos lados la llamada mancha mOllgólica, no extrema. damente marcada. Aparatos: Urilla1'io, genital, circulatorio y ,'espiratorio.-N
males. or-

Digesti-;Io.-Sólo hay que mencionar en él vagas crisis de apendicitis crónica y digo vagas porque la enferma da muy pocos datos precisos acerca de sus dolencias. Es doloroso el punto de Mac. Burney y positivo el signo de Bertomier. Hígado y bazo normales. Sistema 1IIuscular y IiJJjático.-Normales. Sistema óseo y pie/.- Véase lo dicho de ellos a propósito de la inspección general. Sistema l1avioso.-Sensibilidad y reflejos. Normales. Inteligencia obtllsa.-Dado el sitio de su herida y la probable compresión de la sustancia cerebral, pensé que esta enferma pudo ha-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

--------.-

-------------

----------.--------

17

ber tenido ataques de epilepsia jacksoniana; pero sus respuestas son tan inciertas y tan vagas, que no pude deducir si los habrá tenido o no. Enfermedad actual.- Vino al Hospital por una herida (en parte ya cicatrizada) que le hicieron con una hoz hace 11 meses. Durante nueve meses estuvo tratándose, pero la herida se supuró lo bastante para necesitar una intervención; está situada en el hueso parietal izquierdo, dirigida de adelante hacia atrás y un poco de dentro afuera, a pocos centímetros de la línea media, larga de 10 a 12 centímetros, supurando en parte; presenta varias prolongaciones laterales ya cicatrizadas. Operación.- Trepanación; extracción de 5 esquirlas de hueso. Parietal excesivamente grueso. La cicatrización completa de la herida ha sido lenta debido a la supuración, pero por medio de las curaciones hÚmedas, indispensables en estos casos, la Stlpl;lración ha disminuído mucho y hoy se encuentra casi perfectamente bien. Medellín, Junio 18 de 1921.
DATOS DE LA SRA. ANTROl'U~1ETRICUS \1. E. SANCIIEZ SUAZA. Datos normales en las mujeres de rsza blanca(Parls) (1)

Peso ... . -. ---- - - - - .. 1,48 cts. Talla. ._ _- _ -. ----. 1, +9 cts. Braza .. . _ .. _ -.---. 0,171 mIs Diámetro antera-posterior máximo ... Diámetro antero-mctópico [mínimo de Broca] . _. . _. .. _ .. __ 0,169 mIs. Diámetro transverso supra-auricular _ 0,129 mis Diámetro transverso biparietal. 0,132 mis. (2) Indicc cef<ílico ldolicocefalia] - .. -. 75,30 073,43 Circunferencia horizontal cefálica [¡nioglabelar] . . . _ - - - - .. - - 0,530 mIs. 0,270 mIs. Hemicircunferencia derecha" _ .. _ . - . 0,250 mIs. Hemicircunferencia izquierda. _- _ - --

1,545
170

a

180

mis.

0, 1 144

0,145

mIs.

0,545 mis.

(1) En la segunda columna están las cifras correspondientes a las principales medidas similares en las mujeres el•. raza. h!anra de París. dadas por Broca. Topinard, Papíllault. etc. Id El índice cefálico. tomando como p\1\1to de partida el diámetro transverso biparietal (.s de 77..>0 y tomando el diámetro transverso hiauricular es de 75,43: diámetros de los cuales es necesario deducir elos unidades que son el espesor en que se calcula los tejidos músculo-cutáneos de la región; la misma nota corresponde al ín· dice facial. en lo que toca a la resta de dos Ilnidaues.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

-----------------------------------Diámetro ofriomentoniano. __ . _ •.. _ . Diámetro bicigomático _ • .. _. . 1nd ice facial_ .• __ •. __ . _ Diámetro frontal del mismo .. Longitud del pabellón auricular derecho .. _. .. _ . . __•.. _• Longitud del pabellón auricular izq uierdo ..... _ •..•••. _.• __ .. _ .. _ Longitud del antebrazo .• _ .. _ .. •. Longitud de la mano hasta el dedo medio ...••.•... __ ... _ ..• _.. _. _ Longitud del pie ..... _. _ . .• _ Perímetro toráxico, altura inframamaria De la inspección deduce lo siguiente:
0, I 22 107,01 0,102 0,060 0,059 0,216

18

mis. o, I 33 mis. mis. mis.
mIs mIs.

e, I 24 mis.
0, I 26 0,101

mis.

98,7 mis.

0,212

0,210

o, I 64 mis. mIs. 0,87 cts.

0,17°
0,230

de la seilora y de los datos

antropométricos

se

Cráneo oblicuo ovalar [plagiocefalia] de apariencia reniforme; dolicocefalia; braquio-prosopía; osjaponicum muy notable, lo que da una saliente muy aparente en los pómulos, os il1cazÓ¡m,' nariz apla. nada [platirrinia]; oreja desigual [asimétrica de Blainville] microcia de 0,060 para abajo; frente ligeramente huyente; muy leve desvia. ción oblicua de los ojos hacia arriba y afuera; esbozo de un tercer párpado, pliegue que tapa la conmisura palpehral interna [epicanthus]; el rombo de Machael!is está reemplazado por una depresión infundio buIiforme; mancha mongólica bilateral en el pliegue infraglúteo; color amarillo cobrizo de la piel.
INDICE CEFALICO DE BROCA

Dolicocéfalos Mesaticéfalos

5 verdaderos 5 debajo de 75 ¿ Subdolicocéfalos ¿ de 75 a 77,76
~ Raza blanca Subbraquicéfalos

Braquicéfalos ~ verdaderos

l

~ de

77,7

a

79.99

de 80 a 83.33 más de 83,33

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

19

DATOS ANTROPOMETRICOS
Servicio
SALA

del Profesor

MONTOY A y FLOREZ
1

SAN JOSE

NÚ:-IERO

Nombre _._ _.. Luis E. M.o .. _.... _ _ _. Peso - .. - .. -. Talla. _ .. _ .. __ - ... - - . - - •. - . - - - . - - .. Envergadura. _.,. _.. -.' . - - ....• -' -., -' - -. Diámetro cefálico-antero post-máximo . Diámetro cefálico antero-post-mínimo [metópico de Bro-

36 ~ Kls.
1,42 1,42 0,171

Cts. Cts.

MIs. MIs.

ca] .. _.

_•..•............

- .. -

-.

0,17°

Diámetro cefálico trasverso máximo suprauricular .. - ..• 0,115 MIs. Diámetro cefálico biparietaI _ _ _ .. - - .• 0,133 MIs. Indice cefálico. . _.. ' - - -.' 7S,77 Circunferencia máxima horizontal , _" __ , - _ -. 0,520 MIs. Hemicircunferencia inio metópica derecha. _ _. _ .. MIs. Hemicircunferencia ioio metópica izquieH.la _ _ .. MIs. Diámetro nasiomentoniano __ _ - .. - 0,122 MIs. Diámetro bicigomático .. _ .. , _ _- . - ., 0,119 Mis. Indice facial. _ . __ .. __ .. _ -95.54 Mis. Diámetro bigoniano .. _ _.. MIs. D~:tancia goniomen.t~niana _ _. - - . Mis. Dlametro frontal mlmmo .. _ •... __ __ .. - __ ., - - .• 0,96 Cts .. Longitud del pabellón auricular . __ .. _ , 0,060 MIs. Longitud del antebrazo _ __ __ -_ 0,212 Mis. Longitud de la mano _ _ _ __ . - 0,135 Mis. Longitud del pie. __ . __ .. _.. _ . __ - - - - 0,227 MIs. Perímetro toráxico, altura supraxifoidiana, insp. forzada. 0,73 Cts. Perímetro toráxico, altura supraxifoidiana exp. forzada. 0,70 Cts. Tipo indígena. Inspección general e interpretación de los datos. Subdolicocefalia; cintura temporo-parietal; cabeza poblada ue cabello indio; frente estrecha. baja e hipertricósica; cejas pobladas y rígida •• párpados grandes; ; platirrinia; ojo oblicuo, tercer párpado; prognatismo superior e inferior; pómulos salientes; labios belfos; cuello delgado; tóráx ligeramente aplanado; los tres tíltimos dedos del pie derecho son pequeños; el espacio interdigital del primero y segundo dedos es muy amplio. Mestizo de '7 años, de U rrao. Operado por el Dr. Montoya y Florez de una amigdalectomía y raspado de adenoides. Caso presentado en la lección para comparar su cráneo con el deformado de la Suaza. Medellín, Junio 25 de 192 I.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

fALSifiCADAS lN MfD[lIN
.. '-~-=-. -.~~-

.~--

..

-:~-

~~"-';;P
... ~.:

-

--

"'-

---

1_;:'\~is~oria, P?!_f!L Dr.

-!__. B

Mo~!oxa y F!orez_._

MEDELLIN

1921.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

Cerámic ás"'antigI18S falsificadas en MedeJlin
----+ .••.•..• --

f

En relal'Í('lI1 con las I;~O pil.'zas! das'~' \'cJlJlidas por Past'ual Alzncompradas ('11 \Iedellín. pOI' los' 1.('Y su hermano \rigucl. jó,'enl's señoJ'es n. Fuhnnann y E. \la-' artisla.s del jJut'hlo, que no ticyor. ~. estudiadas ruidadosa-' ll('ll lIflda d(' ;dlOl'Ígt'ncs, Su pa11 lt' por el notahle al'quer'llogo: dr(' . .JulíÚll ;\Izatt'. <¡U(' hoy se H'n TIl. Ikla('hallx. dt' :\'('lH'hatel, en: Ot'llpa eSIH':'i:lllllcntt' ('n ,dise-caJ" un erudito al'lÍ<'IIIo intitulado:: p;'ljal'os vistosos e insee!os hri"Poterics :lDt'ielllws de la eo-: ¡']anteS; J)J'()]vab~l'J}tf;ellle ejercif) lombic," publicado ('11 el IlIUY. también la ill1ital'iÓn d(' las eeiuler('santt' lihro "\'oyagl' d't'x-. fÚmit'fls indígcnas. pO!'(Iue el seploratioll en Co!olltllie." ! 1) de ¡ lioJ' Hight li('n(' este cOlllerdo FuhnlJal1n y \layoJ'. s(' sahe, di- ¡ (Jesde han> 27 aíios, ce Delaehaux, <IU(' los dos vía- ¡ 1'1 l' () t ' " . " , sellO!' , .U('lano .. , r a se 0jl'J'OS SlllZOS, pIloteatlos at¡ul;" . ' . ¡ ¡no\' (' l (! 'I'UIl t o l' '1 l)"IIIIIII'J'<f;cupo ('n \1( IllpOS . p,ls.\(lo~ en es\l:ll ) .. ..,,' , , " •• ('Ias(' dt, l' 111111a('IOI1CS, !H'rO el\ton('('s (.ollsuI de ¡\lPlllalll:l, ! la l' f 1\1 1 1as compraron n 1111••.lOVt'H '. 111-;. l!e lllenos '.', l' IZ <[Ut' os 1 z·a ('s, , l' I 1(' ¡' s ,'bi ¡ <{!lIt'Dt'S SI ('ollllflllan pn su, pa1, (10, <¡lIIell ('('la la) r :~ J'(('] -: ra dIos .. ino('('uh. v hasta IIH'I'ído tlt' un Sil hermano \' <[UC ¡ " , de fueron l'('coglt!as en la reglOn I lona ,. tarpa. hasla el punto 1 I e '1 la ((' '1 " 1M; queJ> 1I111111aIlll'1IIeSI' l' i .':lIl1Za~.,.¡ trasladaron «(' .aue:l, :11'1'1 l' 11' , , . a >ogo a \' a I YPIH !('ron gran Todo ('s10 es un limo, y \'1 1lI-: nt'lmt'ro d(" SIIS fanlÚslicos v '1lI0dio CS UII homhre dt'I, IJlIl'hlo,. derníslimos "hih~'lots" de' r('<Ir apellido Y('pes, \'11\~Jado pr?-: nH'mhranzas; precololllhinas,: y, hahkmcntc por ('1 sellOI' LUI" srgt'ln DeJa('haux, llwdiol('vale", Righl. pflra ofrC't'pr!as y vender-. f)L'laehallx dice. hablando dt. e.;,. l:~s :' los pxlr:ln)cl:os,. Estas ('C- i tos cacharros, (fue a primera r:lJllIt'as y las slllllIaI't'S han pa-¡ vista llama la all'llf'iÚn su assado síl'mprc \'11 ~1('ddlíl1 ~()mo pce!o de ehirímholos raros y al1;1\'<;-! curiosos, procedentes de ApJ:l o anÚlogos a las gárgoral, y ('n su {'norme y fant:~stl- ¡las d(' las catedrales gÓticas, y ea variedad han'pasado fahnt':\que en miniatura semejan una I fauna llena de vida. "gstas figu(1)' Atlnger t/r€>re's, Neuc.hntcl. 1914, 1rus, dice, estún llenas de imprc, ',. ¡

0

i

i

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

--------- ------ -------- .------.- -------visto: la inn'Jl('lOn es tan f('- la real y en oeasi' Il\'S singularnmda, los movimientos denotan IIIcnll' i;Hluietante una observaciÓn de la nHturaleLos vegetales es.liln rL'presenza tan intensa, al propio tiempo lados por IIIazoreas de m:lIZ, :'aqu~ una lihertad de interprelalahazos, ahuyam:ls, y olras frul'i(¡n decorati va de tan ('uÚ1plela las hien earaelerizadas de I trÓindcIH'ndeneia, <¡\IC '¡teIH'HllOs la pico, Los aborígcnc>. hacían yaimpr<'~'iÓn de encontral'llOs en sos o Únforas imitando papayas, frente de la ohra de un gran: mil pesos, meloncs y olras I'ruartista, La téeniea lihre y llena: tas, lH'ro no clllp!t'aron las node frannueza, aumenta aÚn tal' res ni el follajl' como motivo s('ntimicllto, Y por lo mismo que decorati\'o, ' la alllentieidad de estos objetos los 'm'mal's "¡j "\' , '\ ,,' ha si(lo puesta en duda,, digamos ("1 I1')' "• nlo 1(0' (onu's \t'os a:'sI" ',.I~t·~ ,llllll" (S S d.e una \'cz que su cahdad arlts- tua\c>s 'son repn'sentados de una lt~~a,n,o no: pa,r('ce, ,~er la menor man('ra realista o inlerpretados P) lJ( h,\ <lC',u ,alo). lihremente en yisla <1(' una forEslas imilaeiones <,e h~H'('n ma deeoratiya. taks l'omo culede una arcilla d(' ('olor llegro, oras. micos, osos. l'aim:lnl's, arohtenida m:leC'rnlHlo la areílla dillas, armadíllos. pesendos, racomÚn ('on ciC'rlas plantas. Con- nas, Ingartos, ('amal('o)les, pÚti('JH' gran proporciÓn de arena jaros, dantas, el<'ét('ra. Los l'l'rgro~era JlI('zdada ('OB películas dos si son los l'urop('os y no los (k mica, La supcrfid(' estÚ euhier monles('s, Úní('os l'onoddos por ta de un barniz negro lustroso. los ahorigen('s antes dI' la conSon modl'bdas a mano, Los hra- quista, zos, pi~rnas, <\za~ y demÚs par1.:1 figura humana ('s tratada, tes sahen~C's, ('st:m soldadas al C'n lo general, ,:1 la mancm de euC'rpo prll1c)pal. los indígenas anteriores a la .T uzgando por la analogia ron l'o~lquista, ? la caheza y tr.OI.~~o las piezas (Irl \.:1t:'1logo del seoor J111ran ha('!a:\I~~,lanhi, pO~ICl'On Leo('adio ~Jaría Arango y del que rOl'l'esponde a la ley de t' "\'nl ropolúgil'a 1 papr)'s, Amel'. fl'ontali(lad de Lange, propia de Mus. of~al. Bis!," Ne\\' York, las C'sculturas \'gipcias, de cionde yol. 11, parl. 11I, el sl'oor lklal'l, In dedujo: d,~ un ddalle nichaux eree que fueron extraídas n~1O C'n los, aguJero~ de la~ nae~tas ('crÚJlIil'as de los sC'pulcros \'!Cl'S, olllhllgo, orl'j:ls, elcclera; de los ahor~gc'nC's preeo~omh'ilos pÚrpados or¡Jinariament·' nos del Quindío. ('n~ornados, pero C'1l oc:~sion('s Las fuentes de inspiraeiÚn de ~hl~rlos, ('osa que Il? ha~,~tan I<!S estos cacharros, ('omo la de las 1I1:<1IOS: Il('~~I)J'opOrl'lOn 1l1fanW1l eerÚmÍl'as genuinas de los in- del. cuerp~), ~ran (?heza, enorme dios :1nll'riorrs al deseuhrimien1l:ll'lZ aglJ1IL'na y tipo rC'chondlO. lo, son easi ('xdusívamente fa uEstas figuras, eomo las ('.erÚnistkas; la flora se halla casi mir.;as prehislóril':ls :llItt"ntíeas ausente o no c1l'sempeoa sino de Antioquia, no ohedl'('en a un papel secundarío, Los seres ninglm ('Únon y son:l 1I1an('ra ,'ivos y en movimiento son los de ('aricaturas monstruosas que mÚs inlcrC's:\Ille para C'! arlista; imitan hien el arle (]e nu\'stro ha sahido observados en sus pCl'íodo lll'(.]ili('o. Pero mientras mÚs earaderlstico-s mO\(imilen~ que en las eeJ'ÚmÍ('as de los alos, Su fantasía ha i(lo mÚs lPjos horigl'ncs el rostro es si(,lllpre y, como \'1 artista de la E(1:HI una mÚscara fría e inex,presi\'a, Media, ha evocado toda una fau- en eslas hay mÚs sentimienlo Y na imaginaria, tan vívida como se ven en ellas rerIejados la rísa
Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

;¡ burlona, (,1 dolor, la l'uriosidad,llil'ariolles, l'undÚndose cn la prc la s('l'iedad, el orgullo, la 1lI'OSO- ~ senda de tit'fl'a amarilla en popl'~'a, dl'l-lel'a; casi [oda la lo •..grahados, LO~1,\Izates, .al pe· gama de las 1'~lsiolles, IlH'1\OS 1\('1' dieha lierl'a I'n sus figuras, t:1I \"l'Z la ira y el lIIildo, Cuallsin duda hall prelendido hacer do I'n las figuras illliLlda" h;\y ('\'eer (~\ll' pl'rmane{'ieroll ,'enl,cUII CUl'I'pO cOlllpklo a \1'('I'S, por nadas 1'11 la [ielTa alllal'illa ~Ie ol\'i:lo dl' lo alltiguo, li\'ll\' uu las gua('as anligu;Is, l'u~'a tlerra c:'tllon lIol'lIlal y ,'slo illdiea que Ilalural ('I'a !.ola~1:t y rccmpIn\.'s \.'spuria. Olras "ee'\.'S se aCI'r-' 7alla 1)(11' lierra amarilla muy fil'a a lo 1'I'l'l'ololllhino y rl'pl"'S('1l na, (lUl' 11['\'ahan cn o:'asiones la ulla ('1l0nl\(' (':dll'za ;\ L\ l'\l:d dI' grandes disl:II1\'ias, Dehe sa,[' adaplall llli['llIhl'oS ('11 'lIini:lII['I'SI' «\le los allOríg[,II('S de los lUI':I: ;dglllla..; St' P:\l't'l'l'll a Iu- Ikparl:\Illl'n\os dI' Antioq~lia y Ilidos dé' lIa:'illlil'lllo, por pal':'t- Caldas, JlO trahajaroll "hal'ro lisis infanlil. con pi:''I'lla..; dillliIlcgro" y «Ut las eerÚlllicas <le nulas y un gl'\lI'SO lI'OIIl'O 1101'- ('olor Ill'gro S.OIl siJllpkm:enle mal ('orolla(lo por tldol'll\(' l'a-' pintadas con alguna linla YcgcIJI'zota. Y ('S d[' 1l01al', <[U\.' en' lal, 110 con "h:lrniz", y que no t'slo, lo~ imiladort's ..;iglll'n :1 los 111'11('11 1'11 sus (Iihu.ios 'inl'rusla:lrlislas indígenas, plll'S para (·ioll('~. o ('sl1l:1lll' anJaI'illo, ('0['llos sÚlo la ca)¡eza y,,} II'OIH'O 1110 :hcgllra :\1:\(·cul·d .••. dI' las de I<'ní:lll imporl:tn,¡ia. Illi('lIl'r~:~; Cl1iri«uí. ni JlJucl10 111('110S n'que los lIIi('l11hl'oS los a!lo:'l'lafregadas dI' lil'rr:1 :lInarilla ('0!lan o los l'l'dul'Í:I1J:Il minimo, I!lO las de Alzal<'. L:IS {'('r:lIl1isin duda par:l 11:1('1'1' dichos 11l\l-: <,as lt'llida..; (Lo nl'gro ~' aul("nti11I':'OS l1lenos fr:'lgiks y d:Jrll>s I "as se n'n )¡orrosas a Ir('ellos y 1I11'jor ba'I' de SUsll'l1!aciÚn, son IIlUY J:lras ('n la gran eolcl'La ma,\'or parll' dt, ('sl:ls fi- ('iÚn d,e don LI'oc:lllio ~1. Aranguras L'sl:'in lIellas de (,rnallll'l1go. 1lI1l'nlras <{\l(, bs dI' harro los, consistl'nl['s ('n ra~:as <{ue lH'gro, lll\l:-' lHllllerOS:)S, SOI1 10forman di\'l'rsos dih\ljos dt' a- das dd lalll'r ¡Ic Alzall', p:lrl('IH'ia ~~I'OIll{lrit·,:t. T~dl's diEn \as pil'zas legítimas de )¡ujos SOIl hedlOs ('on la )Junta ('olor gl-is o rojo :las ('isura!'\. de' un punzÚn. Los grah:ldos o SOIl profulldas y s¡('1III)I'(' inranUl\as eslÚn ('Ollstanh'lll('n[(', l'rusladas d[' hl:III:'O, "sin ('x('('y Cl\ ('X('('so, lIellns de 1I1l limo so"; la argall1:\sa es muy a<lhl'G liL'l'I'a (Jl'rl~',o alllarilIa ('011 lallli; I'l'nll' y fue colocada ('011 P:lIlilla..; de mica, alll'na..; untada o <'iell\'ia oril'l\bl, ('0111<) es:)<; \nfrol:Hla, y ('sla Ilola :Ill1:¡riILI los l'l'usl~ll'ionl's d(' marfil del arl<' 11;\1'(' re'sallar sohre le l\l'gro, ;Úa!.I', En !as falsas eS un ricd:'indoles un sello Iwrlieu]ar dc 110 amarillo a¡H'nas \lnl:do, que falsedad ([ue lo~ denuncia a dis "1' despeg:l l:w:'lJ1d0l:1s, m'ÍI'illant'ia, Esta lierra de 1:1" l':1n1l- Iras <[ue 1:1 illl'l'uslaciÚn hlallca ras, quc ..;el'Ía fortuita para De- no sa1l' ni sr dl'sp('ga por m:')s ladwux, fUl' incrustad:l dI' pl'O- ql1e S(' ]:\\'1', pÚ~ilo ddil~e~H?o yor l(!s ahori:\ prin(('ra \'i':oJ:I PO(lI'i:l el'l'g-l'11l'S (1l' CIlInqul, S('gl1l1 :\ral'- I~rs(' que 1:1 til'1'r:\ amarilla de ('nrd:\', "BJal' inl'isl'(l 1101ll'ry, las ('erÚmicas IIcgras t'S dehida Chiriqui:lIl anliquitics," p:lg. 72. a (tUl' los ";I'IH¡]I'I'O~ de lIue..;tros Los plintos redolHlus :;011 'hc- ahol'Íge!les SOIl, )lOI' lo gCllera 1, ellos con Ull I:dlo IJU(·('O. ; (le ti~'rra Ol'1'e: pl'ro ('sta idea, El doeto!' Seler, Dire!'lol' del fJl¡e ha inducido el] <.>rror :\ los :\lu':oeo ElllogrÚIÍl'o dI' B¡'rlíll, colL'l'cionis!:ls dl'l pals ~. a los ('onsid'erÓ, ('011 razÚIl, las 130 IIIi sm os ~11,1, l.:ld~OI·('S, ·es ord i nupiezas de Ik]uchaux ('omo falsiri:lIllellle fa!'sa, plles esU:) sólo

¡

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

4.

------

-----------------

------

o,curriría {,Il sepulcros d'clTull1- das, ('(JJ\}O hechas ('xprofeso pahados, de hÓveda desfondada, y ra rc:cihir luego la incrustaeión, en tal caso deb(~ tencrse por Todas las cerÚlllicas antiguas cierto que la tierra q1\~!es cayó de este Valle, son de la arcilla se despega r{¡pidall1ent~ con ]a de que se fahrican nuestras tcprimera lavada, 'que no (kjan jas y ladrillos, ('ocidas ('amo ('de dar]e los guac¡ueros, panl 1I0s, pero algunas leilidas de presentadas lI1ÚS aseadas y ho- negro con el fin de hacer resalnilas. De manera que esbl 'tie- lar I'os dibujos hlaneos. En mi rra o "hol<}" amarillo puesta" colccciÓn son nolables los hu"larga manu", en las ccrÚm'ic:)s, ¡ SO~ pror,('denll's dc los sepules ciertamenle, ('amo dicc Se-' cros de la fine:) "f:alabria", del ler. signo ine<¡ui\'oro de falsifi- i difunto '(don BasiBi-;o Pie,dwhicación. Por otra l)arle, el har-I ta, entre !~elén y La América, niz hrillante tamhi¡"n lo es" que me fueron obscc¡ui:lilos por pues bs \ :la¡¡"II~,ÍC'as, 10 han: uno cI(' sus hijos y cuya au¡enperdido a trechos ~' aÚn se ven tkidad es romplda. eorroidhs¡ ¡por varios, ~ig'].~s die; En el mu~eo del finado don humedad. Las. falslf.I<'.aclOnes. Leocfldio !\Iaría Al'ango, todas negras son IIlUY fragJles. por ¡ ras inrrils'hl<'Íones de ¡as ren" contener n~~;'~la ,arena y por; m,icas auténticas de los Deparque sO,n sr( a,Lls ,11 humo, ,o al: aun fJ'('s('o, C0ll10 1) supon(' .•1 sol. lllle,ntras qu.p las ]egl¡lIllas, tamenlos de Antínquia y Calso.n (,o(,lcla~, al IU('go:, esto cx-. oas, (,s'lcledri die Ca ríos, 'Ta r3lllips. plica taml)lel1 por que, I,as fal- ¡ Nulahes. Arm'as, Carrapas, Pisas se d~sha:'~n t:~n fac¡]I,nentc: caras, Sopias. Apias y Quimhaen e! a~ud, 1l1l.enlras que LIS de ¡ vas, son hlaneas,. nunca amalos mdlOs reslst~Il l!l\Icho, Las;' riLfas, Estas' ,iJ1¡cruslacio\1cs f.al~~a.c barro ro~o, S'l ,son (!u('~· hlan{'as (Ve son no¡ahililísimus en maclas-, pero dqan tan.to , que las enormes mllcuras o' cÚnlad€s~ar, que 110, las slgureJ'on ras cilíndricas, barnizadas de h~c,l~ndo y su nUl11ero es rcdu-; rojo y proveni('n¡c~ de la ciucldlsello. da(1 de Anli{)(IUia y por consiEl las genuin:ls, rojas () gri- guienle trahajo de artistas cases, las hay sin harnizar, pero tío~, destinadas, sin duda, para cn lo géneral IIlUY pulidas, y guardar chicha. L:IS irwisiones barnizadas ~illlUlll;'lIl(,:IIlI('n¡e (re o canal,es inl'rusladas oc hlanvarios colores, I:tles ('OlllO rojo, co son profunrlas y la argamahl'anco y l1!'gro,. espe~'ia]Illl'lJr~' sanura resiste a Iodos los en ilas Cl\l":,m,i{'as 'r~c origen. ]:lYados que se quiera. 'Podas Quimhaya. El barniz estÚ dele-lbs piezas legítimas son de hariorado a In'chos por la inLPm-,rro cocido y s{¡\idas: lae; tciliperie, Loe; husos y ha~ijas ~ll1ti-1dae; de negro, quc son la excepguas del Valle de AhurrÚ o :\Ie- ciÓn, e;e ven opaeas y no ludcllin. siempre ile barro gris o: cienles O lustrosas, como las rojo, pl'ee;enlan finas Illrrus1a-: fabificadae;, no con barniz nedones hlancas en los d'ihujos,' gro sino con una tinla vcgetal, y sólo en ellos, hechos eon un' desleli.idas a trechos por LI inharro hlaneo o argamasa colo-; Il:<'lllper,ie, sin iI1'nus1at'iollr,0 cada COIl SUIllO {'uidado y 'pa-' ron ellas, pero siellllll'<' hl:(l1rienda; en algunas los dibujos cas, nunca amarillas y, cosa <ley ranuras es¡{¡n ya vacíos, por: {'¡si,·a. la arcilla cs siclllpre 1'0hah¡"nrles ¡'a ido J:¡s inerusla-' ja. gris o hlanc:l, "nunca nedones P[l el tra nsnll'so ti" los gra". barro quemado muy sbsiglos que estuvieron bajo ti~'- lido. rra, Tales ranuras son profun ;.De donde S:lN\ Pascual .\1-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

zale la idea dr un harro negro, que no existe en ninguna de las e,erÚmic:ls de nuestros aborigenl's prehistÓricos') nado d blen!o illliln<!ol' ¡'{l' e~h' :lrtilsb:l ,\'onlPnLporÚnl'o súlo puede' ]H'l!sarsl' que Sll idl'a fue ri\'nlizal' \' supe'rar el trnlwjo <le los Í111lígenas eon una arcilla diferente y mÚs euriosa, qur "iniera a s~'r ('omo el sello de f:'lhrka. y qUl', el llía qlle' Sl' cayesl' ('11 J:¡ ('\lenta, se eonocil'ra, sin lllgar a l'!TOI', lo ('010sal de su fantasía apoealípli~'a. IlIICS, cn efedo, no tl'IIl0 afirlIlar que todas las ('\lll'¡,{'iones <le (,l'rámicas negras de \Jl'dl'llin o <,01l1Jlrad~ls en \Jedel'lin, y Ansl'rma, son falsas antigiicrlarles indígenas y s,''¡o li¡'IH'n el "alor' de llllliicl'OS 1':I1'OS pOI' Sil fa¡'\ura, !lO )lor Sil nÚllH'I'O, pues aquí lIa:-' ro!eccÍours <lr ('enten:lr~s d\' esos r:l\'harros qlle rngaÍlarol1 a todos los 1'0lrr('ioni~tas, ':~pro\1c{'ho la oporlul'\ldad, para llamar la at('nriÚn dl'i (~obierno a fín de qlH' \'o1Hpr(' el musl'O de don Ll'oradio a sus hrrede'ro~, pues ('" l'1 Único represl'nbmte de'l artr (' industria de nue~tros ahorígrnc'\ prl'C()lombino~". En Europa lJO ha;\' nnda romparahk, ni aun la ('0lección André, del Trocad\'ro, que' I'S una inf('lieid~\(l en !'Olllparal'iÓn ('on (~st:l, en la que gastÚ el seilOr ,\rango lod •.• su rntusia~mo de mÚs IlIl'dio ~!iglo, Sería una verdadera IÚs!ima que se flejar:t salir dl'l pnís. porqul', ('..P su g{'I\('rO, es Única en el llIundo. Lo mÚs in!e'resan-' te y valioso son I:ts e'erÚmi\'ass: antiguas. y !'] Gobierno, al eOlll-· pl'arIas, ))O(lría fundar un 111u seo rlnogrÚGico :lI1tiorfueiíÚb muy Útil a los l'stlHlianles y tlll\is',as 'extr'allgl'rO~I, llU\'S ~I:'ria ahsurdo ('olcwar ohj\'!os tan valiosos l'n un lllUS('!' \'omÚn, en ~mcdio de <.'~('ros dI' hoa y punalcs de aSCS1l1OS, En otro trahajo: "El cuerpo

humano L'1l l'l ::tl'le", d('l'Ía que las (,I'rilmicas de nuestros aborigl'T1CS, l'('presl'l1j!an al hOlilbre COl! ("S njos l'n!ornados y horizolllal\'~ y ql/I' l:ls Únieas figllr:\s d,,' Cljos ohlicuos eran s¡('mpr\' íl\~ts('arillas <1(' mujer, casi (l\' lallJaÚo natural. hcehas de harro n('~r() con r\'l'l\'jos llll'lÚl'icos ]lor la 1l1ica. lJlll' decían ]Ho\"('nicl!tcs dI' GUa\alH'). Hoy tengo la ",'rL';.:! dc qu\' todas 1'[1:1" pl'L\i,.'ii"i! dI'] lal"'r de

¡

" ':~:"::-,\~J
l'ua llil'za l'alsi:i<',ltla
pUl'

,~;."'.':.;.~~.~ '~.
.. los ,\lznWs

los Alzaks, .\ ,i l[ucda dcsp('.íada una in('Úgnila enojosa y desaparc!'!' la CX('\'!H'iÚn a la regla invariable dI' las cL'r:lI11ícas anliguas \'\.>lm¡;)¡í:llJas. El tipo lllOgol {'n una (,l'rÚllIie:\ qUl' }las:\ por indígl'lI:t. \'S siempre sos)lel'llOso de L¡(sific:H'ic'J\I, sohl\c, todo si ('S lllUY t'xag\'r:\(lo, ('om\ en las de harro negro. Alzate ha hecllo figuras mixfas de harro ne"TO y rojo, en qll{' el arte l11o<Il'rI)(; sC distin-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

-- - -----.--------.-----

.---

-~-------------- -----------

gue a dislalleia; ésla:.; SOIl L'Sl'a-, lielll'll lllol,jvosdL'l'oralivo,; "asas por su mala ael'plaeiÚn, eo-, riados, JH'ro ningÚIl 011'0 sigmo las dL' Orla, aunque la fae-: no lit> eSl'I'ilura, El cilindro Sl'lura es superior, : ¡,lo tiene por un lado la figura Al lado de las eerÚmi<.'as !le-: de un indio, y por ('1 otro, vagras (de A Izak), .lin' FlIhr-: rios signos ? gerog~ íf~eos; al esmann, hahlando del musL'O del lalllparlo dl'j:1 la ehgle del ea:'Isei'iol' l\I-ango. <¡qe :dellolan una !JU(' ';>~ su, firma, ('01110 ,qni~'n, ~Iifantasia \' ulla illlaginaciÚll tan: ('l': \ o Sallllanazar! I',ste eJ!lllliel'llllda '('OlllO :Irlisliea, en es-: <11'0 dehe v('lIir 111' Eh(\ji('o o de pecial lo's vasos con fi;.4uras a- ~'sa, rrgi<'lIl, pOI'<[lIe los Únit.'os po(':díoplil:as, vieroll 011'0<' 111:'\ s '1I)(I1(1S ~llIl' .c'1l el n('parlan)(,l~t,c "simples. y menosdeeora',ivos", dI' AnllOl(Yw lls:lban ' geroghlldr harro rojo l:Hlrillo, \' sin' cos, <¡II(' ,lIllprlnllan ('n le!:!s, rembargo esas piezas sl';ll'illas.: 1::,lI1 ,los Calios. segÚn .el PaJI'<' (¡ue no 'llamaron la all'nci'Ún: Sllllon, euyo \(':[(~, olndado p(~r del distinguido naturalista, son nuestros "I'S\H'l'Ha,ltS:a:l, IranSl'llllas Únicas auténtieas de \.¡ pl'l~_: ho para solaz dL'l Iedor antiocOIHtuista. Las apal"Íel~('ias en-' ([ueno: "allan, "Fueron los indios de es,ia b '1' l" l' 1 I f": naciÚn ,'alía los 'lIl:'lS prin"lp:!am )ll',n ".¡ 'I¡,~'n la H'rsc IJ:I- !t.s de (OlIo el reslo dr las de(lo en los. rodillos y placas de' lIlÚS Il:Il'lOlH'S de ('sl:t Pro\'ilwia },a.rl'o eocld(~ decorados de gra- 11(' Anlioquia, ouc ('ran: '1I)(\xi('IO~/OS mCl~I\'os de orn:lIl\l'nla'11':)' 11''1'("1" Il(' S'l.. '1 II (,'o 1)' 111' })(<l. (( l, l ,,, .• eIO\1, ';>' <¡l~e SI:J'\:~11 pro ~:!)/:1111'11-Itanas r:lsas, dOlllle lamlti"!l esle, para Illlpnllll." Idas, 1 rans- [Ún los ;\!oriscos; otros seJ1aerlbo e~11re c.ollnl.la.s: por,p\(' es- llIa\1 1lU:1l1gos, Puhios, Cl'ra:'ut;:¡ ha sldp_ 1111(~pllllon. aSI "c'OIllO n:\:'. Pe\'('res, Xilam:ls, TuillL's, la del ;\I'nor l..meslo HC~:1C('('l,~0'1 Cuise()s, ..\r:lql\e~l, Cararitas. en su mtl,~,~'S:lIltc' ll1on~)grat la : Gllal'usl'I'OS v Teco". Eran los 'SOhrl\ los Q.u'llllhaya~'·:" SIIl que: Calíos gente' \'estid:¡ y de mÚs {'slo. obsll' pyra :lllI~Il!~r, (;o~no: ~lespa\'ij;:,d/) rntcudim:i'erj'p:, eslo (lIr~ e( s~lIor hnrllllle \\ IlIle,; nihian SIlS historia" ('n gL'ro:~1 íq',u),' (\J!l'rmlll:HI:I" pla~'as ~('.r-' tiro!'. pintados ('n mantas: usa\'tan Jlara latuaj('S y es(as tle~ han dI' rC'so y medida: lo ,lÚS J~el1un ma,l.l~o ~Il el c~I~~r~)" aSI, comÚn qne comían ('ran raíc('s, (OlllO los (!II,Jlo(1I o pl.l\ .IS 1 on-: por (IS la 't~l'rra ('stt'ril para el ,'~'xa~ ser\'lrJan, vara ('"lampar: maiz; gen!\' Illl'1lIhrud:l y bien (IIl!lIjoS en los "aso", d,,' kIlTO: di'vu('sla, en l'spé,,'ial 1;¡<; 111 u s('nol' Hestl'l'po. , : ¡eres d(' hellos rostros" hll('n Alzalc ha illli¡ado la~timosa-: i):1rel'n, gallardas ~. hil'll pre{'Íamente rsk, ro(li Ilos en barro: das, aunquc 10<:' hombres algo negro, ~' t'n ('1 IllIl"'CO Arango: k.jos y morenos, de 141"'1 \'erse \'rn tres de ellos como dI' ¡ dad '('n "us contratos", Ir"inla cenl:ÍIllIJ.ros de largo, I ("Xo~.ici:1s His10riaks d\~"l'ray con dibujos medioNes. tOL'idos ¡ Pt'dro SimÚn", Tomo IY, parle y dc imitaciÓn tan gI'l'Isera, que i t('\,('('r:1. Cuarla 2'\ol!i;'ia, ,pÚg;lpa a primera \'isla se distinguen: ~'W. ~I('dardo Hiv:ls, Bogo!:'!, 11(' los kgílimos; no son de ha-: tRH2). rro eOl'Ído, mienlra!'o que los dl'! La figura Xi :lc la pbneha los indios sirmpre lo son. y dc ¡ XXXll de DclaelJaux, reprcs'l'nPI'lfu6las dimC'nsiolles y h('('ho~! ta un ('ilindro apÚerifo '.le Alzarn ar<'ill;¡ ortli llal'ia. Excl'ptuan-: te. do un rodillo, entn' Ins muehos! La prOI'l'llt'IH'ia dI' I:,s pie7.:\s aut0ntiC'os, que pare('(' el s('llo' nrgras qucligllran en el ('al:'lde un cacique, lo~ dcmÚs sólo ¡ logo del serior Arango, son mis-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

----------- ----------------------.----i guas,
(C0I110

7
..

I

: (':tllllÚ
I

de l'l), Y {'slo (lel Dirc('lor del \Iusl'o, ("AnthropoIÓgic:tl p:tpers 01' Ihc Alllcril':Hl ~lu"l'U!ll nI' :\':dllrnl Hislory". \'0IUll1l'1l 11. parh' 111. N'e\y Yorl" 1!HHl). En el primer Congreso illlcrn:\cioll:tl (le Elno~riafía de
1:1S sospe:'l¡as :\' c ucll (11c 1. c 1 d (lC t 01' Sr 11'1' v
VOll 1'011-

las

i

lkn

SIl'ín('Il.

como ya dijr:

¡ ,idcraroll

1:Is ('C'rÚlIlic:\s Ilegras presenta:l:l" por (,1 se¡io!' nela, cllaux, CO!110 falsifiral'Íones
, i

"F:thc111mgl'Il",). y se apoyaroll '('n 1:1 pl'cs\'llCia de lie\'l'a amari11,1, así COlllO l:uuhién en la fan1:¡sin (lrsv('rg(lllzada dI' la inspir:tci¡'¡n ~' de 1;IS formas, A pe: ':\1' de eslo, el s('¡inr Ik1ad¡aux Ilt'rsish> ('11 considr~,arlas como
.'\'\'('1' r¡tll'

:lllligíie(l:I(J¡>, don

aul{nl.ira~,

por

L('()(':lllio Ar:lngo no p\I(lo ddarsC' cn¡.t,tilar. dl's1I!Il"S de cin('Il('nl:t ailos d'(' ser
inll'ligcllle
(J¡.

('ol('{'cionisl:t
~.

Y

('11

1'1

-

-,------~
p"r ,1"" Alzntl's

propio

país

las

('xe;wat'ÍOIws.

Sin elllh:lr(.(o, :I"¡ fue v ,,1 seíl0r 1)plach:lIrx' se ('qlli\'(;eÚ ('OInO tifil'aciolll'S (11- lo, ,\IZ:lll'S. v].." 1:'1l11os otros, Ir) que prurhn '~Ólo JlOlllhres dl' .\pí~i( d:\llik' r,·si- (,1 pr(}di~{ioso :~enio (ll' Pasn¡al d ic'1 Hllode!' lIos). 1k\l~l k:IW r, ,\ lz;lle, ~I qni(,\1 (ll'he (,:lsl igÚrse(i \1 a <;;) 11 \'" C:lÚay('r:11, l,lt'l'lcra 1,' rnyi:'llldol() :1 la Eseucla 'de son Sllp~\('sl()s, p:\r:l 11:l\'c'llllS a~: El']]ns ArIes di' París. para {(U(, ('eplar por el Yl'lI"r~¡j¡Jr aIH'i:\- i l':llllhi(' di' rUIllho ;; no nos perno. 'qul' rn q¡ I"-lusiaslllo dl' i il1lliqu,' \I1~'lS, 1)('Sptll;" (le cstu('o\t-t'('ionisla 110 vin 1:1 hllrrla su: diar l'l el ('"tilo lllodernisla, p!'rehería, que el lindo)' Emilio' lllll'lll' regr('S:lr :1 pOJl('r una fúHO}¡J¡>l10, lllÚS :I\"í ,:\<10. dt'l1I1l1-, hrica de 1"IT:\I'ol:ls, ('01) la sedÚ al \Iinis,lcrio d,~ lnslnH't'i\'lll guritlatl:1c qu,' ('n el Gloho no PÚblica, l'on llloli\'o t1t' lIll0' de l¡:lllr:'1 quit'lI 11' :!\'('nla.ir ('1) fan(,llS l"iajes n .-\11"('1'1)1:1, : lasía y (.(r:ll'ia, superando las tiI'al'('('(' que en 'l'1 \fuseo dl,:gnl.ill:ISdc.T:~llagra :>' n Iodos los llisloria :\~tlura] de :\"('\\' York,; artIstas Slllld~II'('S l)as::\ooS Y pre
Olra J,i"Z:1 íab¡,lil':\.la
I

nel1l'll

laml
di'

!,:¡"Jl UI1:[

1:1 illl:q.:in:[ciÓIl e:\1rnlulle\'tHla'> por el S\'¡'lOr Sharples, ri¡'l)la dI' P:1Sr'U:11. apnrrrr ('1 ingt'llil'l'o de minas. \' cn nÚlIIc- diablo de :\'lles\r~l S('ilora 11(' Paro d(' 1:-10, (llK' di('el; proceden ri ..•. rrp1'l' ..•11I~\llo l'l1 la figura !l() e \!l-I \'allt, dd C:l1IC:I. Cn:lIldo lle- dI' 1:1 pl:l11('lt:¡ XXXI: es un \rrgÚ <lidIa l'oll'ct'i(\n al \111"1'0,' ti"IMc1rs d(' ll:1ríz y hal'hi11a ivarios :Jll!ropólogoo; las con<;i- 1111"iladnml'llll' largas, (1(' sonri[\{oraron como fals:!s, :'I1:'Is l:1rl1e, ,,:1 hll1']()ll:l. ('011 111\ \'uelto dI' el SI'I\01' \V:11'11 II('\'I'¡ I]e \[ed('-' girafa. , IUn un lote de ('el'~\~lIil'aS dI' ha-! En la hr('('l1a (le las hipótesis. l~ro l1egro con CCl'ldll'ado del s~-: 1)elaehaux :IUI'ihU'yc la palerninor Arango de qUl' ('I'<lr antI-1 dad 0(' las {'C'rÚmicus de harro

tlpÚcrifa

(·e1':\Il¡il·:l~.

cO!l,:" ..i<\n "l'n\t's. l'egras,' En
I

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

8
negro a los indígenas deslruí-lla edad de las producciones de dos por los Quimhayas;, y que arte tan extraño. Ernesto Rcslrl'po llama los Desde hoy pod<emos d:ecirle "Chaverrones", por su gran es- que de ninguna guaca de esta tatura, y. que son talve7. los regi6n se han sacado ni se samismos Chancos, homhrazos en can cer:'nnieas {le barro negro. contrados por los .conq,uisl:1I1oPara terminar, repetimos que res en olro punlo <.1 \ alle d('1 ¡el el habilísimo Pascual estuvo CaU('a. Otros ~lIltr.opúlogos l'r~en con el Sr. Right en Bogotá, en e~tas ple7.:1s tallncadas por .Jl.l- el ailo pasado, y alli fabricó y dIOS actuales: pero la. ~allll\¡a vendió un gran nÍlmero de sus Alzate .nac1:~ {¡e\le de 111(110, co- famosos y (Ii~('utidos eachivamo deJO dll'I!O. y. aunque ge· - ches, que fueron muy hien ates delpuehlo, son hlanco", ('(\plados, srgllll nolicias, por Termina diciendo qne ('.<;tos los col(>('('ionistas de la aIliplachirimholos ¡1('gl'OS hnn nlsCÍta- nirie quienes al leer estas lido muchas polémicas pOI' la ne:1S, que les dedico con todo d('s('onÍÍanza que les tienen la re~.p('lo, sahrán a qué atenerse mayor \lnrle dt' lo, CO\lServfl<lo-· para que no las tOl11en como rares dc Jl1UScos. ,,' 'Iue su trab:1- hric:1llas por lo", chaverrones, .io tie\le por objPlo sllsri!:1r nuc-¡ defraudando al lllUY célebre y YOS cstudios qÚe pue<lan dar la f chistoso paisa. clave del cnigma, (fUI' s,'lIo se aclarar:'! cuando fllgÚn sahio J. B. MONTO Y A X FLOREZ cQl11petl'nlc hnga cx('avfle~oncs sistemÚ\ic!ts CIl los lugares di- ,Presidente de la Acadcmia Anehos, y cnIÚn¡:es sr sahrÚ con tioqucña dc Historia) crrteza qué hay de derto sobre

¡

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful