You are on page 1of 8

Artículo publicado en la revista LiberAddictus. Para consultar más artículos haga click en: www.infoadicciones.

net

La adicción a las drogas y la exclusión social
Ángela Tello González*

bordar el tema del consumo de drogas, especialmente el que tiene que ver con las adicciones, requiere acercarse a múltiples aspectos que surgen de la muldimensionalidad y complejidad que reviste. Sin embargo, el propósito básico de este texto es aportar de manera breve algunos elementos generales que permitan comprender el sentido de la exclusión social del adicto y delinear otras opciones de intervención y de análisis de dicha problemática. Considerar el tema de la exclusión social implica identificar uno de los elementos significativos que inciden en el incremento de la vulnerabilidad social del individuo y de los grupos afectados por dichos consumos; situación que incide, incluso, en el incremento del mismo consumo. Al hablar de adicción se hace referencia al uso de sustancias psicoactivas de forma crónica, compulsiva e incontrolable, que integra relaciones de dependencia física y psicológica por parte del individuo; uno de los principales síntomas de la adicción es que el individuo organiza el conjunto de su vida cotidiana alrededor del consumo.1 El fenómeno actual del incremento significativo de dependencia a las drogas está fuertemente relacionado con las dinámicas propias de las sociedades contemporáneas donde la circulación de mercancías es su elemento central de reproducción y las drogas en sí mismas son mercancías que responden exitosamente a dichas dinámicas. Romaní reconoce que en la construcción social del “problema de la droga”, que se sustenta en la prohibición, la adicción se fortalece porque se ha creado un mito que propicia la elaboración de los procesos de identidad de los consumidores, especialmente de los jóvenes. Dentro de los microespacios donde transcurre la cotidianidad de los consumidores de drogas, se propician formas de reconocimiento social y se generan estilos de vida, que quizá no han logrado propiciarse en otros 1

A

el barrio. podría aseverarse que los consumos de drogas estarían asociados a dinámicas incluyentes que es necesario considerar. de eliminación. pues son aspectos de valor desde las representaciones sociales de los mismos consumidores. La normalidad será caracterizada desde un discurso que coloca los límites y las diferencias y que. El planteamiento de normalidad y anormalidad va a definir “lo que debe ser incorporado y lo que debe ser excluido. acompañada generalmente de procesos de estigmatización y de marginación del adicto. Entre los elementos que explican los procesos de exclusión social a que se ven sometidos la mayoría de los consumidores de drogas. tienden a incrementarse sus condiciones de vulnerabilidad. La normalidad a la que se alude se construye socialmente y permite diferenciar el “nosotros” de los “otros”.”4 La exclusión social del adicto obedece entonces a la visión de anormalidad en que la sociedad considera se encuentra el consumidor de drogas y que lleva a situarlo “fuera” del grupo en la perspectiva de no afectar a los que 2 más artículos en: www.espacios de socialización que han compartido previamente. hace uso de diversos aspectos para desarrollar un ejercicio de control y fortalecer la “normalidad” en su interior. de rehabilitación que se agencian como medios para recuperar lo que el “otro” ha perdido debido a su actuación en contravía de lo colectivamente indicado y aceptado. de manera persistente.infoadicciones. al considerar la adicción como un elemento de desviación. tales como la familia. a mayor número de espacios o colectivos sociales de los cuales se excluye a un individuo o a un grupo. Desde la perspectiva de construcción de identidad y pertenencia a los grupos de pares. especialmente la población que se encuentra en niveles de adicción. incrementando a su vez la superioridad y la identidad de aquellos que no consumen. de tratamiento. la escuela. La exclusión social. las representaciones sociales. a su vez. se constituye en un medio poderoso para reafirmar el rechazo al consumo de drogas y. es la negación de las posibilidades y condiciones que se considera básicas para que el individuo acceda a su rol de ciudadano en una sociedad democrática. entre otros. La sociedad requiere y establece formas de control social de los individuos para garantizar su subsistencia como sociedad. de corrección. el trabajo. la cultura y la política. entendida la sociedad como la diversidad de espacios de socialización en que cotidianamente se mueve la persona. del reconocimiento social en estos colectivos. de censura.3 La exclusión social. tienen un papel preponderante. entre otros. que subyacen en la sociedad actual y que consideran el consumo de drogas como la expresión de un estado de anomia social. el rechazo de todo aquél que se involucre en dicho consumo. por lo tanto.2 El concepto de exclusión social hace referencia al debilitamiento de los vínculos entre los individuos consumidores y la sociedad. en suma. estructura las formas de control a partir de los procesos de exclusión.net . los amigos. como la familia y la escuela. Este debilitamiento de los vínculos sociales se acompaña del no acceso a los recursos y ventajas que estos ámbitos prodigan.

como grupo excluido y marginado.9 Los adictos. desviado. desde las representaciones sociales. por la otra. pandillismo. de segregación. constituyéndose en amenaza para el resto del grupo. Los marginados son vistos como un factor de deshonra para el grupo de poder. son las que van a asociarse a la imagen del adicto a las drogas y que. evitar la sospecha frente a la posible violación de las normas por parte de alguno de los miembros del grupo con poder. tiende a considerárselo minusválido social. promiscuidad. incluso será excluido de los mismos programas de tratamiento. confirmando de esa manera el discurso vigente y recrudeciendo aún más las dinámicas de exclusión. van a constituirse en patrones de comportamiento que tienden a ser reproducidas por parte de los mismos consumidores. en múltiples ocasiones. se fundamenta en las relaciones de interdependencia y en las relaciones desiguales de poder entre los grupos. de no participación como sujeto social en la construcción de dicha sociedad. inmaduro.6 Elias considera que dicho estigma lanzado por el grupo más poderoso sobre el otro de poder inferior. en la perspectiva de buscar que este proceso de ruptura. El “miedo a la contaminación” suscita que se evite todo contacto social. violencia. va a ser excluido de los espacios socioafectivos.7 El adicto y el consumidor de drogas son considerados “inferiores” por la sociedad. a crear espacios frecuentes de encuentro. entre otras. “El desprecio absoluto y la estigmatización unilateral de unos marginados que carecen de toda posibilidad de defenderse son indicios de una balanza de poder extremadamente desigual”.8 Investigaciones realizadas con grupos marginados muestran una tendencia importante a la creación de ghettos en los que se asumen roles sociales desviados frente al grupo mayoritario. como parte del mismo proceso de exclusión. mientras que el grupo inferior no tiene formas de organización que les permita expresar niveles de resistencia a la condición en que han sido colocados.net . El adicto va a ser excluido de los espacios cotidianos.están “dentro” por una parte y. generalmente. asimismo. va a constituirse en parte importante de la autoimagen de este último y de esa manera tiende a debilitarlo y a desarmarlo aún más. desviación que generalmente se asocia a delincuencia y a peligrosidad. que se aísle a los inferiores o marginados para. se constituya en el elemento que marca la urgencia al individuo de recuperar su condición de pertenencia y para lo cual se le exige recuperar su estado de “normalidad” social. a establecer acuerdos 3 más artículos en: www.5 La exclusión social. desde los ámbitos de poder: Características recurrentes de delincuencia. que se preserven los espacios de la presencia del grupo inferior. tienden a reunirse entre ellos. va a ser excluido de los espacios de integración social y. Al adicto. roles que son formas de enfrentar la autoridad impuesta y que de alguna forma se acercan a los estereotipos construidos previamente por el grupo mayoritario.infoadicciones. desde la perspectiva de marginación y estigmatización. Su marginación y estigmatización se sustenta en las características que se construyen desde la cultura. a su vez.

El adicto es una amenaza para los que están sobrios y es una amenaza para los que intentan recuperar su abstinencia del consumo. sino que hay otros que van a hablar por él. si no ha leído otras distintas maneras de abordar y reflexionar sobre el tema.net . si le es posible. piense en sus miedos. de las farmacodependencias. Sin embargo. es necesario que las redes sociales que forman 4 más artículos en: www. son otros quienes definirán qué es lo que se tiene que hacer con él. Este orden de ideas permite comprender que no es a través de los procesos de exclusión y separación. Piense. continúe adentrándose en sus pensamientos y notará que en todas estas características se esconde su propio miedo al consumo de drogas. pues de esta manera expresan sus niveles de resentimiento frente a los procesos de exclusión a que se les ha condenado socialmente. delincuentes. a través de la historia social de las drogas. su propio temor a otros consumos que propone esta sociedad en la que actualmente vivimos.colectivos. pues es una de las manifestaciones de la normalidad de la sociedad. fracasados. al igual que el adicto. lo que se requiere es encontrar formas de gobierno. Retomando el tema de las representaciones sociales como elementos básicos en la construcción de la exclusión social del adicto y en la definición de nuestras prácticas. promiscuos. si no se ha acercado a ellos. incapacitados. piense en que nosotros somos los agentes del miedo para ellos. no tendrá derecho a la palabra y a la toma de decisiones. con la premisa permanentemente presente en el grupo y en sí mismo de su posible recaída. peligrosos. enfermos.infoadicciones. desde el ejercicio de control social. El adicto siendo considerado “inferior” no será escuchado. de rememorar a la sociedad en su conjunto la impronta que genera la desviación. que el consumo de sustancias psicoactivas es un fenómeno presente en todas las épocas y por lo tanto no va a ser eliminado totalmente. es una forma. nuestras conductas y las del mismo adicto. Reúna ahora estos aspectos disímiles de su pensamiento y reconozca que finalmente estamos construyendo diariamente una sociedad del miedo. culpa y vergüenza como la sociedad va a encontrar salidas al problema del adicto. en lo que pueden pensar los consumidores de drogas de nosotros. lo invito a usted lector a pensar un momento en una persona consumidora de drogas y posiblemente. Es evidente. el individuo que se ha rehabilitado tiende a ser mantenido en un nivel de inferioridad frente al grupo. El adicto no es aconsejable para los que no consumen y tampoco es aconsejable para aquellos que intentan dejar el consumo mediante diversos programas de tratamiento. continuará restringido a determinados espacios. nuestras actitudes. somos la referencia de sus inseguridades. aspecto más deteriorante que el mismo consumo de drogas. desviados. a atemorizar y a amenazar a los otros. nuestros comportamientos. son otros que van a decidir por él. rechazos y autorechazos. por una parte. prácticas culturales que posibiliten el control del uso y para “que esto suceda. a generar niveles de inseguridad en los otros. verá en ellos seres anormales.

generar espacios de acogida. donde el vínculo principal es su carácter de ciudadano. pues son esas nuevas prácticas las que van a incidir en el mediano y en el largo plazo en las transformaciones de las representaciones sociales existentes en la sociedad. donde puedan identificarse las representaciones sociales que definen sus conductas y comportamientos para asimismo desde allí comenzar a romper las barreras de la exclusión.infoadicciones. requiere que exista voluntad política por parte de múltiples actores sociales y de la sociedad en su conjunto. mesas de concertación donde se puedan reconocer las opiniones de todos. Reconocer al adicto y al consumidor de drogas como sujetos de derecho. requiere la orientación de acciones y prácticas de inclusión en diversos espacios sociales y comunitarios que sean visibilizadas como opciones reales de cambio. Es una movilización que buscará que los individuos usadores de drogas o que se encuentran en proceso de rehabilitación o que ya han dejado de usarlas. un punto de partida necesario son las comunidades. civiles.net . avanza por fases. con potencialidades para participar de la construcción de un orden social de manera activa. de escucha comunitaria. Si la sociedad es la que excluye es ella misma el lugar de la inserción social del adicto. de transformaciones. se consideren sujetos capaces. asimismo como los actores que inciden con sus prácticas en los procesos de exclusión o de inclusión. políticos. culturales. Cada contexto social establece formas específicas de exclusión de los consumidores de drogas que es preciso identificar. Siendo que es un proceso y que. Por lo tanto la sociedad debe ofrecerle al adicto las posibilidades de inclusión en sus diversos espacios sociales y lograr que se considere parte del problema y parte de la solución. solamente la comprensión colectiva de la situación es la que hará posible generar los procesos de transformación social y cultural. Es con todos. en los microcosmos barriales y comunitarios es un punto de partida necesario. Son los procesos relacionales que se gestan dentro de las redes los que propician el ejercicio de la exclusión o de la inclusión social. Es imprescindible entonces un proceso de movilización social que geste nuevas formas de abordar el problema del consumo de drogas partiendo de reconocer que es un problema complejo y multidimensional. Son las diversas 5 más artículos en: www. por lo tanto.una comunidad sean hábiles y competentes en no transformar la situación crítica en una condición de identidad desviante. económicos. en ese sentido sujetos con dignidad social haciéndolos partícipes de derechos sociales. allí donde la cotidianidad construye formas de exclusión múltiples. Identificar las redes sociales presentes en los escenarios urbanos. es incluyendo como se pueden generar las acciones de transformación de dichas prácticas comunitarias y en esa medida es necesario fortalecer los vínculos entre los diversos actores sociales. en evitar los procesos de exclusión social del adicto y por lo tanto disminuir los niveles de sufrimiento social a que han estado y están expuestos. incluidos los adictos.”10 es decir. Generar este tipo de procesos.

Bogotá. A. 1979. 1999.infoadicciones. interpretarlo. y que se encargarán de darle sostenibilidad y permanencia a las nuevas representaciones sociales.redes en que está inserto el individuo las que requieren fomentar acciones de cambio. Ariel. si se transforman los pensamientos que guían las acciones humanas.net . http://www. Huemul.. “Situación de riesgo y enfoque de exclusión en los jóvenes”. “Exclusión social y gestión urbana: A propósito de Cali”. 6 más artículos en: www. “es a la fuerza destructiva de los hombres. Moscovici. 1 Romaní O.”11 Notas * Poeta. Las drogas. asesoría y acompañamiento de instituciones. Cerec. Cidse.. un ejercicio de “abogacía” colectiva para que se orienten y canalicen políticas públicas coherentes a esta propuesta. a lo que éstos han de temer o. Realizó estudios de maestría en Sociología. Velásquez. y en palabras de Elias. Si tomamos conciencia de nuestros propios miedos frente a una sociedad que ha fortalecido una visión consumista y que requiere ser transformada. Sueños y razones. integrarlo con el mundo que los rodea. especialista en desarrollo comunitario. S. éstas se trasnformarán. En suma. 2 Las representaciones sociales permiten a los individuos y grupos cargar de significaciones sociales un objeto. economista. organización que desarrolla programas de formación. su imagen y su público. Barcelona. Maluf et al. Porque finalmente. El psicoanálisis.. 2001. desde sus diversos ámbitos. a la fuerza destructiva de los entramados humanos. se van a construir las diferencias entre los grupos y se van a definir las conductas que a su vez inciden en las relaciones que se construyen entre los grupos. en nuestro caso el consumo de drogas. dicho con más exactitud. es posible que el adicto deje de ser identificado como amenaza y como peligro y pueda realmente potenciar un cambio individual y colectivo al permitirnos observar nuestras propias fragilidades frente al consumo patológico que propone nuestro entorno. A partir de las representaciones sociales que se tiene de un objeto determinado. Y ese trabajo con las redes sociales exige un trabajo de incidencia en lo público.org/portal/000/publicaciones/pais_ mes/2006/may 4 F. en Exclusión social y construcción de lo público en Colombia. las normas que se establecen y las formas de control social.joveneslac. 3 N. si cambia la forma de pensar. no a la bomba atómica. actualmente dirige la Corporación Viviendo. organizaciones y grupos comunitarios en prevención. Buenos Aires. reducción de daño y tratamiento con base comunitaria en Colombia. programas que han sido apoyados técnica y financieramente por Cáritas Alemania y orientados durante los primeros ocho años de existencia por Cáritas Colombia. donde la inclusión social del adicto sea su eje. transformaciones de pensamiento y de acción que incidirán desde lo micro hacia lo macro.

les hace perder el control de su vida. Tecnos. Elias. 6 N. Encare (comp. del colectivo. 10 E. Maluf.infoadicciones. son múltiples los casos. Madrid. etc. en su análisis sobre la idea de la muerte en Australia y Nueva Zelanda. y como éstos. Señala que las ideas creadas “se reproducen en el individuo bajo la presión permanente del grupo. 1971. Riod Nodo Sur. cit. Sociología fundamental. “Ensayo teórico sobre las relaciones entre establecidos y marginados”. Bogotá. Asimismo. en Sociología y Antropología. Mauss refiere que “El individuo que está herido ligeramente. 1971. lo psicológico y lo moral. lo social. Elias. Norbert. Elias.En diversidad de programas ofrecidos institucionalmente un elemento que define la expulsión del sujeto en proceso de tratamiento es la recaída en el consumo. 1998. Madrid. 11 N. Si se rompe un miembro solo sanará rápidamente. M. Barcelona. Norma.. 9 N. en La civilización de los padres y otros ensayos. la independencia y la personalidad y en esto existe de fondo una consideración de lo social. Milanese et al. la importancia de las relaciones entre la psicología y la sociología.net .. no tiene ninguna oportunidad de curarse. Bogotá. El caso extremo de estas acciones de la moral sobre lo físico se produce y es todavía más palpable. Barcelona. 8 Mauss identifica. Tecnos. 2000. 5 Bibliografía Elias. en aquellos casos en que no hay heridas y la acción se produce exclusivamente en la conciencia del sujeto. 7 Idem. 1998. es decir. demostrando la relación directa que existe entre lo físico. la capacidad de elección.) Montevideo. Mauss. Gedisa. “Situación de riesgo y enfoque de exclusión en los jóvenes”. México. Norbert. Memorias del Seminario sobre Drogas y Exclusión Social. Norma. ideas que en ocasiones logran desencadenar estragos o sobreexcitar las fuerzas. de la educación. especialmente cuando una de las normas exigidas es la abstinencia total. Instituto Mexicano de la Juventud y Centro de Formación Farmacodependencias y Situaciones Críticas Asociadas (Cuadernos para la Acción.joveneslac. “Efectos físicos ocasionados en el individuo por la idea de la muerte sugerida por la colectividad (Australia y Nueva Zelanda). Sociología y antropología.. 7 más artículos en: www. a partir del momento en que se ponga en paz con las normas que ha violado.”. Sociología fundamental. identifica a la conciencia como el eslabón psicológico que desorganiza la misma vida de los individuos. Alejandra. et al. La civilización de los padres y otros ensayos. Marcel. Elias. Gedisa. http://www. 2006. 1). Redes que previenen I. op.org/portal/000/publicaciones/pais_ mes/2006/may Mauss. si cree que la lanza estaba hechizada.

. Redes que previenen I. Bogotá. Efrem et al. Barcelona. Sueños y razones. Las drogas. Ariel. 1999. Buenos Aire. Oriol.net 8 . México (Cuadernos para la Acción. 1979. Valencia. Cerec.Milanese. su imagen y su público. El psicoanálisis. Cidse. Alberto (ed. 1). Romaní. Exclusión social y construcción de lo público en Colombia. más artículos en: www. Serge. 2001. 2000. Moscovici. Instituto Mexicano de la Juventud y Centro de Formación Farmacodependencias y Situaciones Críticas Asociadas.infoadicciones.). Huemul.