abril de 2012 / año 4 / nro.

15 Revista de distribución gratuita

, IGUALDAD CULTURA L NDO DIGITAiciativas Y MU

C

las in o, al frente deructura, tecnología El Estad infraest que articulan el país. y arte en todo

NUESTRA FOTO

BARILOCHE: TURISMO + CULTURA
Más de 12.000 personas disfrutaron de los recitales que organizaron la Secretaría de Cultura y el Ministerio de Turismo de la Nación, junto con el Municipio de San Carlos de Bariloche, en esta ciudad cordillerana. Catupecu Machu, Jaime Torres, La Mississippi, Chango Spasiuk y Tonolec animaron el Circuito Turístico Cultural 2012, que ofreció espectáculos y actividades gratuitas durante febrero, marzo y abril. Como teloneros de los conciertos, se presentaron bandas locales que participaron de Recalculando, el programa de la Secretaría de Cultura de la Nación que fomenta el desarrollo de bandas emergentes de todo el país. La subsecretaria de Gestión Cultural, Marcela Cardillo, anunció que este año también se abrirá en Bariloche un Circuito de Artes Plásticas, que contará con grandes artistas e intervenciones del espacio público.

AUTORIDADES NACIONALES
PRESIDENTA DE LA NACIÓN Cristina Fernández de Kirchner SECRETARIO DE CULTURA DE LA NACIÓN Jorge Coscia SUBSECRETARIA DE GESTIÓN CULTURAL Marcela Cardillo SUBSECRETARIA DE POLÍTICAS SOCIOCULTURALES Alejandra Blanco JEFE DE GABINETE Fabián Blanco DIRECTOR NACIONAL DE PATRIMONIO Y MUSEOS Alberto Petrina DIRECTOR NACIONAL DE ARTES José Luis Castiñeira de Dios DIRECTORA NACIONAL DE POLÍTICA CULTURAL Y COOPERACIÓN INTERNACIONAL Mónica Guariglio DIRECTOR NACIONAL DE INDUSTRIAS CULTURALES Rodolfo Hamawi DIRECTORA NACIONAL DE ACCIÓN FEDERAL María Elena Troncoso JEFE DE COMUNICACIÓN Y PRENSA Manuel Socías

STAFF
NUESTRA CULTURA ES UNA PUBLICACIÓN DE LA SECRETARÍA DE CULTURA DE LA NACIÓN. AV. ALVEAR 1690, C1014AAQ CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES. PRENSA@CULTURA.GOV.AR / WWW.CULTURA.GOV.AR REALIZACIÓN INTEGRAL: ÁREA DE COMUNICACIÓN Y PRENSA. STAFF. DIRECTOR: MANUEL SOCÍAS / REDACCIÓN: SOFÍA ARUGUETE, BETTINA BARBIERI, VALERIA ESCOLAR, PAOLA MOLINA, ALEJANDRO OBEID, ANA QUIROGA, MARTÍN REYDÓ, BÁRBARA SCHIJMAN, FÁTIMA SOLIZ, LAURA SPINELLI, GABRIEL TRIPODI Y MARÍA JOSÉ VERNA / DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN: ORLANDO GOLDMAN, MARTÍN MAROTTA, GUSTAVO WALD Y ARIEL ZALECHAK / FOTOGRAFÍA: SILVINA FRYDLEWSKY, MARIANA RUSSO Y ROMINA SANTARELLI / LOGÍSTICA Y COLABORACIÓN: SOLEDAD AMARILLA, MARCELO D'AMATO, ADRIANA DAOIZ, ALEJANDRO GIMÉNEZ, PABLO MALDONADO, NAHUEL MOROZ Y JUAN PABLO RUIZ NICOLINI / ADMINISTRACIÓN: GEORGINA IBARROLA. / ILUSTRACIÓN E TAPA: LEANDRO CASTELAO.

ISSN 1852 8651

2

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

EDITORIAL

abril de 2012 / año 4 / nro. 15 Revista de distribución gratuita

Jorge Coscia Secretario de Cultura de la Nación

Sumario
04 06 08 10 12 14 16 18 20 22 24 26 28 30 32 34 36
“LA RED DE BANDA ANCHA ES DEMOCRATIZANTE” Explica el especialista Pablo Hernández. LA FIBRA DE LA CULTURA Llega Igualdad Cultural, una política de Estado que conecta a los argentinos. EL AUDIOVISUAL EN FORMATO DIGITAL SE ABRE CAMINO Series documentales del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CePIA). ABUELOS UNIDOS Y CONECTADOS La sociedad de la información entre los adultos mayores. LEER Y ESCRIBIR EN LENGUAJE DIGITAL Opinan Federico Andahazi y Claudia Piñeiro. GENERACIÓN HIP HOP La movida local de una cultura que apuesta al cambio social. “NUNCA EN TAN POCO TIEMPO SE CAYERON TANTOS MITOS Y NACIERON TANTAS ESPERANZAS” El análisis económico de José Ignacio de Mendiguren. TECNOLOGÍA DE FUEGO Postales de la producción industrial en el fin del mundo. “CUANDO UN ESCRITOR HABLA DE ESCRITORES QUE LE GUSTAN ES LA LITERATURA MISMA” Juan Forn: vida, memoria y confesiones. EN ASIA, EN ARGENTINA La vida cotidiana de las comunidades china y coreana en el país. TITIRITEANDO EL PAÍS De compañías y festivales de títeres por las provincias. “ESCRIBIR ES SIEMPRE UN ACTO DE LIBERACIÓN” Camilo Blajaquis, un poeta en primera persona. “LA REGULACIÓN DE LAS SENSACIONES ES SENTIR QUE ESO A LO QUE SE ASPIRA ES LO MEJOR QUE TE PUEDE PASAR” Victoria D' hers habla sobre la Sociología de los cuerpos y las emociones. A REMAR LA VIDA Chicos de la villa 21/24 de Barracas tomaron clases de remo. EL NEA SE PREPARA PARA EL MERCADO DE INDUSTRIAS CULTURALES ARGENTINAS 2013 Formosa, sede del primer encuentro regional del año. PANORAMA FEDERAL Estampas culturales de Catamarca y Tierra del Fuego. NUESTROS ARTISTAS “Cómo adiestrar la computadora para que haga arte en lugar de uno”, por Leonardo Solaas.

El tema central de este número de Nuestra Cultura es cultura digital e inclusión. Elegimos en esta oportunidad esta temática por el flamante lanzamiento desde la Secretaría, y en coordinación con el Ministerio de Planificación Federal, del Plan Nacional Igualdad Cultural. Se trata del plan integral de política cultural más ambicioso de nuestra historia. Bajo el lema “Inclusión en la diversidad”, esta iniciativa concibe el acceso a la información y a la cultura como derechos fundamentales. Relaciona e integra las múltiples políticas públicas nacionales en materia de infraestructura tecnológica y comunicaciones que desarrolla el Ministerio de Planificación Federal, y las políticas culturales nacionales que venimos implementando desde la Secretaría de Cultura de la Nación. La articulación de la política pública entre dos agencias estatales, como son nuestra Secretaría de Cultura y el Ministerio de Planificación Federal, tiene algo, convengamos, de metáfora acerca de lo que hemos sostenido que es la cultura de un país. Entendimos siempre a esta en su doble dimensión: simbólica y material. Porque la una sin la otra no son más que buenas intenciones. La infraestructura hundida en la tierra sin el talento que la inspira no es más que materia inerte, y la mejor performance artística no es un hecho cultural si no cuenta con el soporte material que la contiene y la pone en circulación entre el público. De la unión inexorable de ambas nace la cultura vibrante de un país. Por eso, este Plan es un hito en la vida cultural argentina, que apunta en el sentido estratégico que trazó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando anunció la necesidad de la hora: avanzar en la sintonía fina del modelo. Con él aspiramos a lograr un salto de calidad en el desarrollo de una política cultural cada vez más plural, más integradora y más diversa. Por último, no quiero dejar de hacer una especial mención de la entrevista que incluimos en la sección Pensamiento. A lo largo de estos quince números, por Nuestra Cultura pasaron referentes centrales de la vida intelectual y artística, y ahora también referentes de la sociedad civil, en este caso, el presidente de la Unión Industrial Argentina, José Ignacio de Mendiguren. Que sean cada vez más plurales las voces que suenan en el ágora es uno de los objetivos centrales de este proyecto político-cultural.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

3

CULTURA E INCLUSIÓN DIGITAL

ENTREVISTA CON PABLO HERNÁNDEZ, ESPECIALISTA EN POLÍTICAS PÚBLICAS DE COMUNICACIÓN

debe recaer en el Estado, más allá de que pueda ceder las concesiones a operadores privados. –¿Esta modalidad de servicio universal ayuda a reducir la brecha digital? –Si uno garantiza que el acceso sea universal, evidentemente, está reduciendo la brecha socioeconómica. De todas formas, en países como el nuestro, hay exclusiones de tipo geográficas, porque las poblaciones rurales son, por lo general, marginadas de cualquier servicio. Pero esta situación puede solucionarse con las tecnologías disponibles, empezando por los satélites. Un programa como Argentina Conectada es una política de inclusión en el acceso, pensando la banda ancha como servicio universal. ¿Y quién la está pagando? El Estado. La televisión digital es un sistema de inclusión de televisión de última generación que, en el país, fue diseñado como servicio universal y, de hecho, empezó por los que menos poder adquisitivo tienen. ¿Quién los está pagando? El Estado. En general, estas grandes inversiones, por lo menos en la historia de la radiodifusión argentina, siempre las pagó el Estado: de la primera televisión a la migración a color, y ahora la televisión digital. –¿Cómo hay que trabajar para saldar la segunda brecha? –La Web 2.0, las redes sociales, las posibilidades técnicas de producir artesanalmente videos, audios, escritos, etcétera y subirlos a la red ya están disponibles en distintos formatos. La prioridad es que la mayoría de los ciudadanos tenga acceso al dispositivo y, después, que pueda adquirir destrezas sobre ese dispositivo, que ya está interpelando a la escuela y la televisión. La escuela tiene fuertes dificultades para incluir en su lógica del siglo XVIII las nuevas tecnologías, y también la televisión. Una y otra van a ser fuertemente modificadas. Luego, si en toda la matrícula educativa se pudieran incluir las destrezas en el manejo de recursos digitales en Internet, estaríamos perfecto. Tampoco es posible convertir a cada ciudadano en un programador. Entonces, hay que lograr un diálogo permanente con esas tecnologías, aprender a utilizar todos sus componentes pedagógicos y democráticos. Esto va a requerir tiempo. Pero también es cierto que, para las nuevas generaciones, cuanto más universal sea el acceso al dispositivo, mejor: la naturalidad con que los niños y jóvenes dialogan con esos artefactos tiene que ver con que ya están en su habitat cuando nacen. Más allá que uno logre, desde el aparato formal educativo, difundir destrezas de comportamiento en la red, quien nace pudiendo entrar a la red con el dispositivo luego aprenderá, mal o bien, pero ya cuenta con la ventaja absoluta de tener la conexión. –A lo largo de la historia, ¿las tecnologías han favorecido la democratización de la información? –Si uno piensa, desde el punto de vista de la política pública y del uso de los dispositivos (no estoy hablando de la cuestión individual, afectiva o psicológica), que los dispositivos de difusión permitieron, por ejemplo, democratizar el acceso a las imágenes (jamás fui a las Cataratas, pero, por lo menos, vi una imagen del paisaje en televisión), sin ninguna duda, la red de banda ancha es democratizante de cualquier tipo de contenidos. Pri-

“La red de banda ancha es democratizante”
DE LA BRECHA DIGITAL A LA “BANDA ANCHA PARA TODOS”, HERNÁNDEZ ABRE UN PANORAMA SOBRE EL DESARROLLO DE LA INFRAESTRUCTURA TECNOLÓGICA Y LA PRODUCCIÓN DE CONTENIDOS DIGITALES EN LA ARGENTINA, A LA VEZ QUE DESTACA EL PAPEL DECISIVO DEL ESTADO EN EL DISEÑO DEL PAÍS CONECTADO Y CONVERGENTE QUE YA LLEGÓ.
–¿De qué hablamos cuando hablamos de “cultura digital”? –Desde mi perspectiva, la idea de cybercultura o cultura digital es toda forma de vivir en conexión. Cuando digo “vivir”, quiero decir producir, hacer circular y usar símbolos, servicios, letras, videos, números en la red. Se trata de cómo los humanos entablamos una relación cada día más potente con la tecnología, que es cada vez más omnipresente. De ahí surge la metáfora del individuo convergente, siempre conectado. Como sostienen varios autores, más que nativos, somos náufragos digitales, emigrantes digitales, usuarios de tecnologías. –¿Cuál es la relación entre cultura digital e inclusión en la Argentina? –Si cualquier ciudadano tiene la posibilidad de conectarse a una red de banda ancha y a los servicios que en ella circulan hoy en día, está viviendo mejor que si no pudiera hacerlo. Después vendrán las críticas acerca de qué es lo que trae la tecnología como enseñanza, como pedagogía, como ideología, etcétera. Pero estamos de acuerdo con que el acceso a esa tecnología es bueno. Por lo tanto, su difusión como servicio universal debería ser un imperativo de cualquier política pública. Tenemos dos definiciones: es bueno y hay que hacerlo. Por otro lado, lo que llamamos “brecha digital” da cuenta de dos clases de brecha: una tradicional, de tipo socioeconómica; y otra generacional, es decir, el problema de la alfabetización de quienes tienen acceso al dispositivo, pero no saben qué hacer dentro de él, porque son “analfabetos digitales”. Ser alfabetizado es poder utilizar al máximo y tener las destrezas suficientes para explotar el dispositivo. Entonces, hablar de inclusión es hablar de la brecha socioeconómica, del acceso al dispositivo como servicio. Desde mi punto de vista, la banda ancha móvil o fija, el acceso a Internet tiene que ser considerado un servicio universal: “banda ancha para todos”. Después hay que ver quién lo paga, pero, en principio, Internet tiene la misma lógica que un servicio o bien público (gas, luz, teléfono); son servicios que tienden a ser universales y mucho más eficientes cuando son prestados por un solo operador. Eso los transforma en lo que, en economía, se llama monopolio natural. El problema es quién lo explota. Es una vieja discusión en la política. Creo que la responsabilidad de su prestación

PABLO HERNÁNDEZ
LICENCIADO EN CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN UBA . DOCENTE DE GRADO Y DE POSGRADO DE POLÍTICAS Y PLANIFICACIÓN DE LA COMUNICACIÓN, Y DE ECONOMÍA DE LA INFORMACIÓN. CODIRECTOR DEL PROYECTO UBACYT “LAS NUEVAS EXPERIENCIAS POPULISTAS Y LAS POLÍTICAS NACIONALES DE COMUNICACIÓN EN AMÉRICA LATINA EN LA ERA DE LA CONVERGENCIA”. DIRECTOR DE CONTROL Y ATENCIÓN AL USUARIO DE LA AUTORIDAD FEDERAL DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL AFSCA .

4

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

mero, porque incluye los contenidos de los dispositivos previos (uno puede ver televisión en Internet); segundo, porque puede ver imágenes de cualquier lugar del mundo, subidas por cualquier usuario. No hay forma posible de que Internet sea menos democrática que los dispositivos anteriores, simplemente por la cantidad de personas que producen, usan y consumen dentro de la red. Luego vienen todos los otros problemas: cuáles son los contenidos que más circulan, qué idioma es el dominante, cuánta apropiación/mediación privada comercial de los contenidos hay, cuántas exclusiones hay, por qué los grandes traficantes de contenidos pueden bloquear u orientar determinados materiales. Insisto: primero tenemos que solucionar el tema del acceso y, después, desarrollar todas las posibles destrezas con esa tecnología. Esto sí se relaciona con la capacidad de producir que tengamos en todos los niveles; con qué tipo de personas y con qué cantidades y clases de inteligencias contemos, ya sean poéticas, estéticas o matemáticas. –¿Cómo evalúa el nivel de desarrollo de la conectividad en la Argentina? –La Argentina tiene altos porcentajes de penetración de dispositivos, lo que se explica por su pirámide socioeconómica. Por ejemplo, el 70 o 75 % de los hogares está atravesado por el tendido de televisión por cable, una cifra que es de las más altas de Latinoamérica. Lo mismo ocurre con el teléfono: hoy hay casi 50 millones de celulares. Es decir, la cantidad de dispositivos de acceso tanto a la televisión como a la telefonía (que puede incluir Internet) posiciona a la Argentina en un lugar privilegiado. Si uno piensa en la Televisión Digital Abierta, Argentina Conectada, Conectar Igualdad, que son políticas de difusión de tecnología; si, además, se agregan los programas de producción digital, los laboratorios de nueva tecnología, las 42 licencias para canales de televisión digital universitarios, los polos de producción digital que están centrados en las universidades, entonces, viendo todo esto, uno diría que la Argentina está bien. Es decir, está acompañando el acceso a la infraestructura con dinero del Estado y, además, lo está vinculando con centros de producción, en este caso audiovisual. Es correcto el diseño actual de la política digital; el tema siempre es la sustentabilidad, la posibilidad de mantener esta política en el tiempo, con el acceso de la mayoría de la población. –¿Cuáles son los principales puntos de las Políticas Nacionales de Comunicación? –Si uno mira la tradición conceptual de las Políticas Nacionales de Comunicación (PNC), cuyas dos palabras clave son acceso y participación, uno diría que el acceso es central en este momento, lo cual es lógico porque, insisto, sin infraestructura no existen las demás posibilidades. La participación, en este caso, tiene que ver con la alfabetización crítica del usuario: no podemos exigirle a cada ciudadano que sea un productor audiovisual, pero lo que sí podemos hacer, en nuestro aparato formal educativo, es desarrollar el pensamiento crítico, el usuario crítico, un usuario que pueda entender las lógicas productivas que hay detrás de un determinado mensaje. Participación, para mí, se vincula con producir. En

las primeras discusiones de las PNC, uno de los aspectos presentes fue la protección de las culturas nacionales, con barreras aduaneras, cuotas de pantalla (hoy todavía existen, incluso en la nueva Ley de Medios). Pero la mejor manera de proteger es producir, y producir más que los demás. –¿Cómo se posiciona la televisión digital en el sistema de medios públicos y privados? –Dos grandes modelos han tenido influencia académica y política en el país: el norteamericano y el europeo. El modelo norteamericano de transición protegió a todos los operadores privados y les garantizó que, con la llegada de la televisión de alta definición, en el horizonte digital, no iban a entrar más operadores. El modelo europeo primero fue privado, pero fracasó, y después fueron las televisoras públicas las que relanzaron la televisión digital. El modelo argentino es diferente y no deja de ser parecido a la propia historia: el Estado sostiene la mayoría de las señales digitales de televisión disponibles con renta que obtiene de otras actividades. Sostiene esa producción audiovisual y también la migración, porque está comprando las antenas. Incluso la licitación de 220 señales se apoya sobre infraestructura estatal. Es decir, el que produzca la señal no tiene que pagar ni la antena ni el transmisor. Digo que es un caso paradigmático porque comenzó por los que no tenían acceso: el millón de decodificadores que hay en la Argentina lo pagó el Estado, y recién ahora se están comprando los decodificadores en mercados minoristas como cualquier electrodoméstico. Esto, desde mi punto de vista, se inscribe dentro de las mejores tradiciones de la política argentina. Y si continúan los programas de producción audiovisual destinados a la televisión digital, para 2019, cuando lleguemos al apagón, vamos a estar muy bien. –¿Existe la convergencia entre el sector audiovisual y el de telecomunicaciones en el país? –En principio, sobre la convergencia entre radiodifusión y teléfono, los dispositivos ya existen, aunque no hay banda ancha en todo el país, lo que genera una brecha respecto de en qué partes de la Argentina hay servicios convergentes disponibles. Existe también el problema de la convergencia regulatoria: en el país, tenemos legislaciones específicas, como la nueva Ley de Medios, que está centrada en la radiodifusión, o Ley de Telecomunicaciones. Por eso, a la hora de legislar, habrá que pensar cada vez más que los servicios van a estar combinados. Lo mismo vale para las autoridades regulatorias: en general, tendemos a dividir la actividad entre la Secretaría de Comunicaciones y la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), cuando, en realidad, los servicios y los dispositivos futuros van a ser mixtos. Entonces, hay que discutir la cuestión en términos de convergencia regulatoria, de los organismos reguladores, de las formas en que se abonan los servicios (aquí seguimos pagando una comunicación a Nepal como hace 50 años). Pensar la convergencia depende de cómo se vea el servicio final. La banda ancha para todos es el futuro; el horizonte de llegada debe ser un servicio universal y con tarifa plana.

HOGARES CON CONEXIÓN A INTERNET COMPARACIÓN 2001 2010
2001 Total nacional: Ciudad de Buenos Aires: Córdoba: Formosa: Santa Cruz: Santa Fe: San Juan: Tierra del Fuego: Tucumán: 7,3 % 20,4 % 6% 1,8 % 8,6 % 6,1 % 3,8 % 17,4 % 3,9 % 2010 35 % 90,2 % 32,4 % 10,5 % 35,4 % 31 % 18,3 % 66,9 % 22,6 %

Fuente: Elaboración del SInCA sobre la base de datos provistos por el Indec.

COBERTURA DE TV DIGITAL ABIERTA

65 % de la población total argentina ya cuenta con cobertura gratuita de TV Digital Abierta (TDA). 1.000.000 de decodificadores se
entregaron en forma gratuita.

36 Estaciones Digitales Terrestres (EDT)
ya están funcionando en 19 puntos del país y otras 18 EDT se están construyendo en 9 provincias.
Fuente: Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

SITIOS DE INTERÉS
Afsca (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual): www.afsca.gob.ar/web/ Secretaría de Comunicaciones: www.secom.gov.ar/ Alaic (Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación): www.alaic.net/portal/ Revista Telos (Cuadernos de Comunicación e Información): www.sociedadinformacion.fundacion. telefonica.com/telos/ cuaderno.asp@rev=65.htm Cultura Digital UBA: www.ubaculturadigital.wordpress.com/

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

5

CULTURA E INCLUSIÓN DIGITAL

UNA INICIATIVA DEL MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN FEDERAL Y LA SECRETARÍA DE CULTURA DE LA NACIÓN QUE VINCULA EL PAÍS

La fibra de la cultura
VÍA DE ACCESO AL CONOCIMIENTO, ESPACIO DE DISFRUTE Y DE CREACIÓN, Y FUENTE DE TRABAJO, LA CULTURA SE UNE A LOS DESARROLLOS TECNOLÓGICOS ALCANZADOS EN EL PAÍS, PARA EXPANDIR LAS POSIBILIDADES Y CONECTAR A LOS ARGENTINOS A TRAVÉS DEL PLAN NACIONAL IGUALDAD CULTURAL.

Eran las nueve de la noche del pasado 12 de marzo. El Centro del Conocimiento, de Posadas, estaba listo para que la ópera Martín Fierro subiera a escena, y un elenco numeroso esperaba la señal de inicio. Pero no era una presentación más. Para este espacio misionero, significaba su primer paso como usina de producción del Plan Nacional Igualdad Cultural “Inclusión en la diversidad”. Y no solo eso. Lo que ocurriera esa velada sería transmitido, en vivo, en el remodelado Teatro Altos Hornos Zapla, ubicado en Palpalá, Jujuy, y en el Espacio INCAA de Comandante Luis Piedra Buena, de Santa Cruz, dos ámbitos que, desde ese día, se sumaron como centros de exhibición de contenidos de una novedosa Red Federal de Cultura Digital. Allí, cientos de habitantes –convertidos en espectadores– pusieron la piedra fundamental de este nuevo modo de circulación de las identidades, la diversidad y las manifestaciones. Esa misma tarde, en el Museo del Bicentenario, la iniciativa responsable de este intercambio provincial, Igualdad Cultural, había sido presentada por la presidenta de la Nación: Cristina Fernández de Kirchner anunció una inversión total de $952.100.000 para poner la tecnología y la infraestructura al servicio de la democratización de la cultura. De eso se trata este plan de alcance nacional, que se propone potenciar las políticas desarrolladas hasta el momento por dos carteras del Estado: el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y la Secretaría de Cultura de la Nación.

“Allí donde el mercado no llega, va el Estado”, enmarcó el ministro de Planificación, Julio De Vido, las acciones asumidas por el Gobierno nacional desde 2003, durante el Seminario Patria Grande Conectada, un encuentro latinoamericano de telecomunicaciones e inclusión digital que se llevó adelante del 19 al 21 de marzo en Tecnópolis. En este Seminario, también inaugurado por el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, el Plan fue anunciado nuevamente, esta vez, ante especialistas de América Latina. En el escenario internacional, los modos de circulación de los bienes culturales y las posibilidades que ofrecen las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) generaron, durante las últimas décadas, una revolución en la vida cotidiana y, específicamente, en el desarrollo de la cultura. A través de las TIC, comunicarse, informarse y crear se volvieron acciones habituales, y también procesos colaborativos que descentralizan –o desmonopolizan– los medios de producción. “Esta es una etapa histórica en la que la tecnología nos brinda una oportunidad para conformar un proyecto no solo con justicia, crecimiento económico y autonomía, sino también de integración”, explicó Coscia en la apertura de Patria Grande Conectada. En momentos en que la unidad se relaciona con la comunicación y la conexión – agregó el funcionario–, “nuestras propias identidades culturales están atravesadas por esta revolución tecnológica”.

CULTURA Y TECNOLOGÍA: UN CÍRCULO VIRTUOSO
Dotar de contenidos los avances en tecnología e infraestructura, y brindar vías para canalizar y difundir las producciones: con estas ideas en mente, se trabaja para integrar y potenciar los logros obtenidos a través del Plan Nacional Argentina Conectada, Televisión Digital Abierta (TDA) y las políticas culturales implementadas en el país. Para el Gobierno nacional, llevar al máximo estas políticas supone asumir desafíos y necesidades públicas, ampliar alcances y destinatarios, ofrecer nuevos caminos para acceder al conocimiento y la información, y afianzar los derechos de los argentinos. En definitiva, se trata de tener más y mejor Estado. En este contexto, Igualdad Cultural –coordinado por el Ministerio de Planificación Federal y la Secretaría de Cultura de la Nación, por medio del Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CePIA)– propone cuatro líneas de trabajo: la creación de la Red Federal de Cultura Digital, el lanzamiento del plan de Infraestructura Cultural, la Promoción y el Estímulo a la Innovación en las Artes y las Industrias Culturales, y la puesta en funcionamiento del Centro Cultural Bicentenario. Posibilidad inédita, la Red Federal de Cultura Digital crea y conecta usinas de producción y de exhibición para vehiculizar contenidos en 3D y HD, con el soporte de la Red Federal de Fibra Óptica desarrollada por Argentina Conectada y de TDA.

6

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

LA RED FEDERAL DE CULTURA DIGITAL CREA Y CONECTA USINAS DE PRODUCCIÓN Y DE EXHIBICIÓN PARA VEHICULIZAR CONTENIDOS EN 3D Y HD, CON EL SOPORTE DE LA RED FEDERAL DE FIBRA ÓPTICA DESARROLLADA POR ARGENTINA CONECTADA Y DE TDA.

TEATRO, ARTES PLÁSTICAS, DANZA Y CONTENIDOS MUSICALES SON LAS ÁREAS QUE PODRÁN CONCURSARSE A TRAVÉS DE LA PROMOCIÓN Y EL ESTÍMULO A LA INNOVACIÓN EN LAS ARTES Y LAS INDUSTRIAS CULTURALES. PARA CONCRETAR ESTOS EMPRENDIMIENTOS, HABRÁ FONDOS POR $20.000.000.

SITIOS DE INTERÉS
Plan Nacional Igualdad Cultural www.igualdadcultural.gov.ar Banco de la Música en Red www.bancodelamusica.gov.ar Televisión Digital Abierta www.tda.gob.ar Plan Nacional Argentina Conectada www.argentinaconectada.gob.ar

Así, las actividades que se organicen en el Teatro Nacional Cervantes, de la Ciudad de Buenos Aires; en el Teatro Argentino, de La Plata; en la Casa de las Culturas, del Chaco; en el Teatro Independencia, de Mendoza; en el Auditorio Juan Victoria, de San Juan; en el Teatro San Martín, de Tucumán; en Tecnópolis; y en el Salón Blanco de la Casa Rosada serán transmitidas, en vivo o en diferido, a diversos ámbitos del país, dotados gracias al Plan de la infraestructura y la tecnología necesarias para acortar las distancias y disfrutar, con la misma calidad, de las propuestas. En estos espacios, también se instalará equipamiento de registro y producción por $60.000.000. Para la primera etapa, se prevé inaugurar diez estaciones de producción y veinte de exhibición, como cines municipales, bibliotecas populares, Espacios INCAA, casas del Bicentenario y Núcleos de Acceso al Conocimiento, con más de sesenta producciones cada mes. Con elencos federales, la apuesta es diversificar la oferta y dar cabida a una multiplicidad de manifestaciones culturales: entre muchas otras, las óperas Martín Fierro y El Oro del Rin, la obra teatral Yepeto, la música de Grupo Puente y las propuestas de los nueve cuerpos estables de la Secretaría de Cultura de la Nación integran el programa. Para fortalecer el cambio impulsado por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en la radiodifusión, Igualdad Cultural pondrá en marcha un programa de renovación de equipamiento y otro de potencia, dirigi-

dos a 4000 radios del país, por $60.000.000. El objetivo es mejorar la cobertura de las emisoras y evitar las interferencias. También se fomentará el respeto de la pauta de músicos independientes y de obras nacionales que establece la normativa. En cuanto al cine, a fin de ofrecer exhibiciones que igualen la calidad disponible en el mercado, se prevé digitalizar todas las salas del país. Esto incluye las salas independientes, los Espacios INCAA, los cines municipales y locales, y las salas sin digitalizar de grandes cadenas que deseen sumarse a la actividad oficial. En esta modernización, se invertirán cerca de $100.000.000. Es sabido que los argentinos somos creadores de cultura. Por eso, como parte de Igualdad Cultural, podrán presentarse proyectos e iniciativas en las siguientes áreas: teatro, artes plásticas, danza y contenidos musicales, que se concursarán a través de la Promoción y el Estímulo a la Innovación en las Artes y las Industrias Culturales. Para concretar estos emprendimientos, habrá fondos por $20.000.000. La música nacional, en tanto, tendrá su vidriera digital: el Banco de la Música en Red habilitará una plataforma virtual para promover obras locales de los músicos del país. Utilizando esta herramienta de alcance federal, bandas, artistas y productores podrán difundir su producción y acceder a nuevas formas de comercialización. Los oyentes, por su parte, disfrutarán de este servicio de streaming nacional, que reu-

nirá una amplia gama de géneros, registros e intérpretes, gratis y al alcance de todos. Poner en valor espacios emblemáticos de la Argentina es otro de los compromisos de este plan. Para esto, se destinarán $589.500.000, una cifra jamás invertida en infraestructura cultural. Algunos de los edificios donde comenzarán las obras son el Teatro Nacional Cervantes, el Centro Nacional de la Música y la Danza, el Teatro Argentino y el Centro Cultural Bicentenario. La construcción de un megaparque promete beneficiar a los sectores audiovisual, editorial, musical y de diseño, entre otros. Será un polo de producción que articulará el sector público y el privado, para potenciar una fructífera tradición argentina: sus industrias culturales. Y en Barracas, la fisonomía del barrio cambiará con la puesta en funcionamiento de “Estación Buenos Aires, Playa de Carga”, un centro de producción audiovisual cinematográfica, que también impulsará esta industria y abrirá espacios para facilitar la tarea de los creadores. Equiparar las oportunidades en el acceso a la tecnología, y al disfrute y la producción de los bienes culturales: para esto se ideó Igualdad Cultural, un ida y vuelta entre cultura y tecnología que revitaliza, con infraestructura y contenidos, espacios emblemáticos de encuentro para las distintas comunidades del país, a la vez que pone en sus manos herramientas productivas imprescindibles para los tiempos que corren.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

7

CULTURA E INCLUSIÓN DIGITAL

SERIES DOCUMENTALES DE CONTENIDOS CULTURALES Y POLÍTICOS PARA LA NUEVA TELEVISIÓN

El audiovisual en formato digital se abre camino
CREADO DESDE LA SECRETARÍA DE CULTURA DE LA NACIÓN, EL CENTRO DE PRODUCCIÓN E INVESTIGACIÓN AUDIOVISUAL CEPIA PROMUEVE EL SECTOR Y FINANCIA, VÍA CONCURSOS, DOCUMENTALES CULTURALES QUE INTEGRARÁN EL ACERVO DIGITAL DE LOS ARGENTINOS. EN ESTA NOTA, DIRECTORES Y PRODUCTORES COMPARTEN CON NUESTRA CULTURA LAS HISTORIAS QUE CUENTAN SUS AUDIOVISUALES Y VATICINAN UNA TELEVISIÓN FEDERAL, PARTICIPATIVA Y DE CALIDAD.
Con una sociedad de la información más vigente que nunca, una nueva concepción destaca el papel de los medios en la cultura de un país. “Los medios de comunicación son como las autopistas de la cultura, y el Estado debe concebirse como un facilitador de esos caminos, con un amplio sentido social, federal y latinoamericano”, explica el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, mirando este escenario. Como si fuera una empresa proveedora de estas rutas, en noviembre de 2011, la Secretaría de Cultura de la Nación creó el Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CePIA) para promover y difundir la actividad de este sector e impulsar el conocimiento en la materia. En apenas unos meses de actividad, ya cuenta con 65 series documentales que se concretaron a través de concursos realizados con organismos de cooperación internacional y universidades nacionales. Además, se compraron más de 30 series. Al día de hoy, el CePIA suma unas 350 horas de programación, que tienen como destino la TV Pública, Encuentro, Tecnópolis, ACUA (Árbol de Contenidos Universales Argentino) Federal y todos los canales públicos de cada una de las provincias argentinas.“Realizamos series documentales, de contenidos culturales y políticos, buscando que despierten el interés popular e inviten al debate y al pensamiento nacional”, explica Fabián Blanco, coordinador general del organismo. que difícilmente encontraría espacio en la televisión comercial. Se trata de entrevistas a mujeres de la generación que fue adolescente o joven a mediados de los años 70 y 80, y hoy son llamadas “chicas grandes” porque todavía conservan el aspecto, la frescura y la pasión juvenil, pero, a la vez, tienen responsabilidades importantes. “Las voces de estas mujeres –cuenta Farji– se multiplican en otras mujeres, logrando un programa que, a manera de patchwork, teje e hilvana las costuras de una generación que vivió la dictadura, perdió amigos y sobrevivió gracias a distintas estrategias, sin resignar la alegría y la frescura”. Cecilia Roth, Marta Betoldi, Ester Feldman, Patricia Sosa, María Cher, Adriana Varela, Cristina Civale y Marcela Cardillo son solo algunas de las entrevistadas. Para Sandra Gugliotta, directora del ciclo La relación humana, los proyectos más innovadores o los que tienen contenidos culturales “difícilmente son financiados por entidades privadas”. “Me parece importante y necesario empezar a romper la falsa dicotomía que existe entre ‘cultural’, como sinónimo de aburrido, y ‘popular’, como sinónimo de divertido. Esa idea se quiebra generando proyectos que sean interesantes y atractivos, y es la manera de construir una televisión diferente, alejada de la chatura, los escándalos y los cuerpos de mujeres desnudas”, opina la realizadora. El ciclo de Gugliotta responde a esta premisa de hacer un programa televisivo visualmente atractivo, pero que, al mismo tiempo, reflexione sobre la cultura y la vida cotidiana. Conducido por el sociólogo Pablo Alabarces, en cada entrega, especialistas dialogan sobre un tema del campo de la Sociología de la cultura, en un espacio inundado de pantallas gigantes que proyectan imágenes y que es grabado de manera continua. Entre los invitados, se encuentran Eduardo Grüner, Federico Schuster, Gabriel Kessler, Adriana Amante y Carolina Justo Von Luzer. Otra serie documental que logró realizarse gracias al impulso del CePIA fue 99,9 %. La ciencia de las Abuelas. Conducida por Leo Sbaraglia y dirigida por

APUESTAS POR UNA TELEVISIÓN DIFERENTE
La cineasta Sabrina Farji, directora de uno de los proyectos ganadores, Grandes chicas grandes, destaca la nueva visión referida a los contenidos mediáticos: “Es fundamental crear nuevos espacios, brindar oportunidades de hacer ‘otra televisión’, en donde pueda entrar gente nueva que colabore para romper con los monopolios de contenidos y de ideas. La televisión es un medio masivo y, como tal, tiene que ser abarcador y contenedor del ser nacional”. 99,99 %. La ciencia de las Abuelas, de Mariano Mucci. Grandes chicas grandes es una miniserie documental con una fuerte reivindicación de género,

8

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

Mariano Mucci, cuenta un aspecto poco difundido de la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo: la búsqueda de una respuesta científica para resolver la apropiación de chicos. Mucci dice al respecto: “El concurso significó una gran oportunidad. Este tipo de historias, muchas veces, no encuentran espacio en la televisión comercial y son necesarias porque aportan a la pluralidad de voces que se está generando a partir de la Ley de Medios”. Alejandro Soler, en tanto, presentó el ciclo documental Seis cuerdas, sobre lo que representa la guitarra para sus intérpretes y los espectadores, con entrevistas a Walter Malosetti, Horacio Malvicino, David Lebón, Vilanova, María Luz Carballo, Juan Falú y Luis Salinas. “La inversión pública es casi fundamental; la cultura debe ser una inversión constante como alimento intelectual de un pueblo. Un pueblo sin cultura es un pueblo hambriento y carente de inquietudes”, sentencia Soler. Dirigida por Sergio Bellotti, Mientras los demás duermen es otra propuesta que narra historias individuales heroicas sobre el trabajo nocturno en el país. Con una concepción sobre el deber ser del artista, Bellotti resalta la búsqueda estética en los medios públicos: “Los directores de cine debemos ocupar estos espacios que nos ofrecen los concursos. Está en nuestras manos asumir el rol de artistas sobre formatos distintos. Nuestro aporte tiene que estar al servicio del público. Y si nosotros, desde esta propuesta, podemos empatar los tantos en la calidad que ofrecen los medios privados, estaremos mostrando el camino”. La cultura, los derechos, el arte, el trabajo y también la historia son los ejes que atraviesan el CePIA. La serie Presidentes argentinos y modelos de nación, de Tomás Loiseau, analiza las gestiones de distintos presidentes centrándose en el modelo de país que deseaban. Según Loiseau, la participación del Estado en la producción audiovisual es fundamental: “La televisión es el medio de comunicación más masivo, y dejarlo solo en manos privadas, que caminan detrás de intereses, es un poco peligroso”. Hacedoras de la Patria, producido por Luis Sartor, es una serie documental que combina historia y reivindicación de género. “Resalta la lucha, la dedicación, el sufrimiento y la constancia de mujeres que hicieron y ayudaron a que la Patria se consolidara como tal”, explica el conocido productor. El trabajo surgió de una exhaustiva investigación de la historiadora Araceli Bellota y fue dirigido por Alberto Lecchi. Para Sartor, “participar en un concurso para la televisión digital implicó entrar en los cánones de la televisión de excelencia, y promover e incentivar a escritores o guionistas a investigar, desarrollar y concretar nuevas ideas”.

Grandes chicas grandes, de Sabrina Farji.

UN BANCO PERPETUO DE IMÁGENES Y SONIDOS
Como miembro del Consejo Asesor de la TV Digital, el CePIA cede todas sus producciones al Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino (BACUA), donde son archivadas para integrar un espacio federal de intercambio audiovisual. El BACUA busca, organiza, digitaliza y socializa los materiales que reflejan la diversidad cultural de nuestro territorio, democratizando el acceso a los contenidos. La iniciativa es saludada por los directores: “La creación del BACUA allanará el camino de muchísimos educadores y también de curiosos que quieran acceder a los contenidos audiovisuales que se producen por y para el desarrollo de todos los argentinos”, sostiene Soler. “El éxito de estos bancos estará basado en la calidad de sus producciones, la originalidad de las ideas y su clara identidad regional. También en la rotación de los productos y la permanente generación de contenidos que renueven las pantallas”, observa Farji. Para Bellotti, el Banco es “fundacional”: “Me aparece una gran idea, y es preciso recordar que todos nuestros proyectos son cedidos por nosotros, los realizadores y guionistas, a perpetuidad. Está claro que estamos participando de un cambio sin precedentes”. “La respuesta de los productores audiovisuales en el CePIA ha sido excelente, tanto en lo que respecta a la participación en los concursos como en la realización de los proyectos ganadores. Para los trabajadores de la industria audiovisual es muy importante esta nueva plataforma, ya que genera un gran número de puestos de trabajo, y la posibilidad de desarrollar ideas y proyectos que muchas veces los canales privados prefieren no apoyar”, explica Blanco, coordinador general del Centro. Desde hace dos años, la recepción de proyectos crece. En la primera convocatoria para realizar documentales culturales, en 2009, se presentaron 50 producciones, la mayoría de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, y solo algunas de Córdoba y Santa Fe. Ya en la segunda, un año después, hubo 174 producciones presentadas, y se sumaron provincias como

Entre Ríos y Mendoza. En la última convocatoria, en diciembre de 2011, se presentaron 334 proyectos. Aunque la mayoría provinieron de Buenos Aires, se sumaron numerosos trabajos de Jujuy, Santa Fe, Tierra del Fuego, Chaco, Córdoba, Río Negro, Chubut, Entre Ríos, Mendoza, Salta, San Juan y Tucumán. Hay entusiasmo en el CePIA. “Estas cifras nos llenan de satisfacción puesto que muestran el creciente interés de la población por participar no solo como espectadores, sino también como realizadores en este proyecto que nos permite, por primera vez y gracias a la existencia de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ser nosotros mismos quienes contemos nuestra historia”, concluye Blanco.

INVESTIGACIÓN ES DESARROLLO
“Uno de los pilares del CePIA es la investigación; para ello, estamos trabajando junto con el Sistema de Información Cultural de la Argentina (SInCA) en el desarrollo de estudios vinculados a las nuevas formas de consumo masivo. Indagamos las repercusiones y los cambios que han surgido como consecuencia de la generación de nuevos canales digitales, nuevos contenidos y nuevas voces”, precisa el coordinador general del organismo, Fabián Blanco. El primer objetivo es analizar las brechas culturales existentes entre la Ciudad de Buenos Aires y las provincias para, con esta información, determinar hacia dónde avanzar con la creación de contenidos. “Así, nos aseguramos de estar trabajando por la inclusión de todos los argentinos y por la federalización de los contenidos audiovisuales”, finaliza.

SITIOS DE INTERÉS
www.tvpublica.com.ar www.tecnopolis.ar acua.tvdigitalargentina.gob.ar www.bacua.gob.ar

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

9

CULTURA E INCLUSIÓN DIGITAL

LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN ENTRE LOS ADULTOS MAYORES

escuelas, universidades, centros de jubilados y municipios que cuentan con apoyo estatal (ver columna firmada por Susana Ordano). Un caso testigo. Hace catorce años, el Programa UniTE (Universidad de la Tercera Edad) abrió sus puertas dentro de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, destinado a mayores de 60 años sin conocimientos previos de las cinco área que componen la oferta académica: Informática, Humanidades, Idioma extranjero, Arte y Literatura, y Comunicación. El objetivo del programa es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores, y ofrecer contención y posibilidades de aprendizaje. En los últimos años, el área de Informática es la que más interés ha despertado entre los más de

Abuelos unidos y conectados
VIVIR HOY ES COMUNICARSE, Y PARA LOS MAYORES DE 60, EL DESAFÍO DE APRENDER A MANEJAR LAS HERRAMIENTAS DIGITALES PUEDE PRESENTARSE INMENSO, PERO LOS BENEFICIOS HABLAN DE UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA Y PREDICAN UN ENVEJECIMIENTO CON MAYOR PLENITUD.
Viejos son los trapos, y en la sociedad actual, quien se siente demasiado extenuado para fregar los pisos puede, de todos modos, enviar una tarjeta digital, subir fotos de los nietos a Facebook o mirar paisajes de la Polinesia. Hoy, acercar las tecnologías de la información y la comunicación a los adultos mayores de todo el país no solo es un derecho que democratiza el saber; también achica la brecha intergeneracional, ayuda a la autotransformación y el progreso personal, y favorece el buen envejecimiento. Es que, en apenas dos décadas, los mayores de 60 años van a ser millones de argentinos, que requerirán políticas activas que les permitan vivir con plenitud en el mundo contemporáneo. “A principios de los años 90, no existía Windows, entonces, el manejo del sistema DOS era bastante complicado. Y siempre en inglés, porque no había programas en español. Después todo se simplificó, aunque los programas específicos, como los de dibujo, siempre presentan dificultades”. Quien cuenta su experiencia informática precoz es Ema Adler, exempresaria de 80 años que comenzó a estudiar computación hace veinte, luego de jubilarse, y hoy utiliza Internet con la máxima de que “cualquier cosa que favorezca la comunicación entre personas es positiva”. La relación de los adultos mayores con la tecnología responde a distintos factores: la personalidad y la capacidad de abrirse a lo nuevo; la motivación, en forma de necesidad o deseo; y la disponibilidad de tiempo libre y de los recursos económicos para hacerlo. “Aquellos que adhieren y se animan, sienten que descubren un mundo nuevo, otros se aferran a lo conocido y sienten que ya no es para ellos, lo miran desde afuera”, explica la psicóloga Graciela Zarebski, directora de la Licenciatura en Gerontología de la Universidad Maimónides. ¿Qué miedos o prejuicios tienen los adultos mayores frente al mundo digital? “Los principales son no poder entenderse con la herramienta (es común el miedo a romper o arruinar el funcionamiento del aparato); y no estar capacitado, por el prejuicio de que, a determinada edad, ya no se puede aprender, y menos algo que consideran propio de los jóvenes“, enumera Zarebski, que también dirige la Especialización y Maestría en Psicogerontología de la misma Universidad. Por eso, al encarar el camino del aprendizaje, es importante el grado de autoestima que se tenga. Según la especialista, hay quienes, por una excesiva autoexigencia, no soportan el proceso de aprender, que supone equivocarse y reconocer errores; mientras que otros sienten que no son capaces. “Aquellos que trabajan para incluirse no se sienten excluidos, mientras que otros se autoexcluyen”, sintetiza. Si de encauzar motivaciones se trata, cada vez es más diversa la oferta de cursos ideados para iniciar a los adultos mayores en las artes de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Su éxito se explica porque están especialmente diseñados para seguir el ritmo de aprendizaje y los intereses de este grupo. Algunos juegos sencillos, por ejemplo, permiten perder el miedo. Para garantizar el uso de estas herramientas en la esfera doméstica, el Plan Mi PC Abuelos financia en cuotas sin intereses la compra de computadoras (ver recuadro Plan Mi PC...). A la vez, también se multiplican los ámbitos de enseñanza en

1200 alumnos, en su mayoría mujeres, que integran el padrón (de ellos, el 5 % tiene entre 80 y 90 años). Son alumnos mayores 2.0. De manera gratuita, los abuelos pueden cursar Informática I y II, Internet básico, Internet y elementos multimedia, y Fotografía digital I y II. Estas clases introducen a los alumnos en el funcionamiento de sistemas operativos, también aprenden sobre software libre, sobre trucos y técnicas para tomar fotografías digitalmente, e incluso guían y animan a crear blogs y páginas web. Hay quienes hacen carrera y cursan todos los niveles de las diferentes áreas. Hasta la inscripción es vía Internet hoy. “Para el despliegue de este curso, se formularon propósitos sustentados por una política que apunta a la inclusión y al ejercicio de derechos, entre ellos, el derecho a educarse, que se sostiene en el principio de igualdad de oportunidades”, enuncia Miguel Palma, psicopedagogo y licenciado en Educación que dicta Informática en UniTE. “La clase se inicia con una charla en la que, partiendo de situaciones cotidianas, vamos viendo cómo podemos utilizar la tecnología y las nuevas herramientas digitales para simplificar nuestras vidas. Dictar estos cursos es una experiencia única plena de afecto y emotividad, donde día a día aprendemos todos juntos”, remata. Puestos a pensar la utilidad que dan los adultos mayores a lo aprendido, Zarebski menciona: “Los usos más frecuentes, según investigaciones, son el correo electrónico para intercambio, siendo la posibilidad de contacto con familiares distantes lo más valorado. Y en segundo lugar, la navegación por Internet para la búsqueda de información”. También son centrales los celulares: “Cumplen una importante función cuando

10

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

Susana Ordano Área de Educación y Cultura. Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores. Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia. Ministerio de Desarrollo Social

INCLUSIÓN DE LAS PERSONAS MAYORES EN LA CULTURA DIGITAL
Una de las características de la sociedad actual es el valor del conocimiento. Los cambios tecnológicos también constituyen un factor de transformación social, por eso, el interés creciente de los ciudadanos en formar parte de su comunidad y del mundo mediante el uso de Internet y de otros desarrollos de la cultura digital. La búsqueda y divulgación del conocimiento aseguran la generación de redes de comunicación y una mejor calidad de vida para todos. Es por este prestigio del conocimiento en sí que las personas tienen una mayor disposición a la formación permanente o disponibilidad para el aprendizaje a lo largo de su vida. Una vez vencida la resistencia inicial que muchas personas mayores tienen respecto del uso de Internet, se convierte en una herramienta muy apreciada para revincularse con miembros de la familia, para generar redes de intereses comunes con coetáneos o para navegar solitariamente por los infinitos caminos que ofrece esta tecnología. Desde la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores (DINAPAM) de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, del Ministerio de Desarrollo Social, estamos apoyando desde hace cinco años los cursos de computación dedicados a personas mayores realizados tanto por ONG como por municipios, áreas de adultos mayores provinciales y universidades nacionales, en sus departamentos de educación de adultos mayores. Por la demanda cada vez más extendida de las organizaciones de personas mayores, como los confederaciones de centros de jubilados de las provincias, nos abocamos a la creación de un programa de alfabetización digital para equipar a dichas confederaciones de un gabinete informático para uso de todos los afiliados, con el objetivo de conformar una red de centros de jubilados y la DINAPAM. Muchas universidades nacionales, en sus departamentos de extensión universitaria, están llevando adelante programas educativos para personas mayores desde hace largo tiempo: Universidad de Buenos Aires, Universidad Nacional de Lomas de Zamora, de Santiago del Estero, del Centro de la Provincia de Buenos Aires, de San Juan, de General San Martín, de Río Cuarto, de San Luis, de Entre Ríos, del Comahue, de Villa María, de Córdoba, de Lanús, de Tucumán, de Cuyo, del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires, de Mar del Plata, de Catamarca, de La Plata y de Río Negro. En este momento, tenemos distintos proyectos con las provincias para desarrollar actividades con tecnologías especialmente pensadas para personas mayores, y esperamos la recepción de proyectos innovadores para apoyar y promover la autonomía y la autorrealización de los adultos mayores, y para que se mantengan en interacción permanente con el resto de la sociedad.

la persona está sola en su hogar o se encuentra desorientada en la calle, ya que se siente más protegida al permitirle de modo sencillo conectarse o ser localizada”. En tanto, el “protocolo digital” de la abuela Ema incluye estas aplicaciones: “Con Internet llevo el control de mis tarjetas de crédito y cuentas bancarias, me comunico con mi familia del exterior por Skype, y con algunos amigos por Facebook. También utilizo los servicios de Google o algún buscador similar para rastrear datos y direcciones”. Zarebski explica otro de los beneficios que reporta el acceso de los mayores a la vida informática: “Tanto los grupos de aprendizaje como el conectarse a nuevas redes virtuales cumplen con una condición esencial para un buen envejecimiento: la renovación de las redes de apoyo y de vínculos. Está demostrado que el incremento de estas redes sociales favorece la fluidez de las redes neuronales. Es decir, las redes externas, tanto presenciales como virtuales, mejoran el funcionamiento cognitivo y la salud en general”. Así, la familiaridad con estas tecnologías compensa las situaciones de aislamiento por discapacidad o soledad, brinda estímulos afectivos y cognitivos, y enciende creatividades adormecidas. En conjunto, las tecnologías pueden mejorar la calidad de vida de los adultos mayores porque incrementan su autonomía y les permiten renovarse. Pragmática, Rosa, estudiante, cuenta: “Con el curso de computación e Internet, puedo jugar con mis nietas. Antes ellas me enseñaban a mí; ahora yo también puedo enseñarles”. Con emotividad, Alicia, que también aprendió a manejar la PC, sintetiza: “Este nuevo mundo llenó parte de mi vida. Nunca pensé que, en el transcurso de estos años, iba a lograr plenitud de afectos, de sentimientos y de saberes. Hoy puedo decir que soy menos analfabeta informática, y que aprendí cosas muy difíciles: escuchar, compartir, soñar y pensar que la vida, a esta edad, vale la pena vivirla”. Para conectarse, no hay límites de edad. Y el buen envejecimiento exige, entre otras cosas, que los adultos mayores se sientan protagonistas de los nuevos tiempos. “La condición básica para envejecer bien es encontrar y renovar el sentido de la vida, seguir motivado, conectado con el afuera y en la búsqueda”, afirma la especialista en Gerontología, para luego concluir: “El adulto mayor no puede quedar fuera de esta sociedad, debe ser partícipe de sus avances. La tecnología no debe ser un obstáculo”.

PLAN MI PC ABUELOS
Para disminuir la brecha digital y facilitar el acceso igualitario y extendido al mundo de las nuevas tecnologías, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) y el Banco de la Nación Argentina (BNA) llevan adelante el Plan Mi PC Abuelos, una iniciativa que otorga a jubilados y pensionados créditos muy accesibles para la adquisición de computadoras personales. En el marco del relanzamiento del programa, en junio de 2011, se firmó un convenio entre el BNA y la empresa Microsoft, que incorpora nuevos beneficios y allana el camino para la compra. El crédito que otorga la entidad, denominado “Mi Compu”, facilita la adquisición de computadoras personales con una tasa de interés del 0 % y un plazo máximo de 40 meses. La cuota no debe superar el 30 % del ingreso neto y se debita automáticamente del haber jubilatorio. El requisito es ser menor de 80 años al momento de finalizar el crédito. Implementado por primera vez en 2007, el acuerdo posibilitó que se obtuvieran más de 150.000 equipos. La línea contempla, además, la donación de computadoras a centros de jubilados pertenecientes al Programa de Capacitación e Inserción Social que encara la ANSES a nivel nacional, iniciado en 2003. A través de este programa, también se ofrecen talleres de herramientas informáticas para centros de adultos mayores. + info: www.bna.com.ar/bp/bp_creditos_prestamosmicompu_jubilados.asp

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

11

CULTURA 2.0

DE TECNOLOGÍA, AUTORES Y LECTORES

La figura del escritor siempre ha estado asociada con aquel intelectual, maestro de las palabras, que habita la inquebrantable torre de marfil. Sensible, pero inaccesible, los lectores solo conocían parte de su vida por medio de sus obras. Tal es el caso de los reconocidos autores norteamericanos Thomas Pynchon y el ya fallecido J. D. Salinger, quienes mantuvieron una notable distancia con el público, la prensa y toda forma de publicidad. Hoy, con el avance de las tecnologías digitales y las redes sociales como Facebook, Twitter y los blogs, la situación se ha revertido de forma radical. Por ejemplo, los escritores argentinos Claudia Piñeiro, María Rosa Lojo y Federico Andahazi mantienen un rol activo en aquellos sitios webs, desde donde generan un estrecho acercamiento con sus lectores. Y es que el mundo de la tecnología y la información continúa creciendo y todo parece estar acoplándose a su propia evolución. Según Yolanda Santamaría Buitrago, investigadora de la Universidad de Alicante, lo interesante de las redes sociales es que “a través de ellas, se pueden acercar y adaptar contenidos a un momento social determinado”. La literatura, por supuesto, tampoco escapa de esto. En relación con el concepto de autor en la era de Internet, Federico Andahazi sostiene: “El problema que han padecido, y aún padecen, muchos escritores es que se han creído lo de la torre de marfil; el lector, al contrario, tiende a identificarse con el autor, lo percibe como a alguien cercano”. Y, sobre el uso de las redes sociales y la interacción producto de ellas, Andahazi afirma también que aquello facilita el diálogo con los autores que, quizá, parecían inalcanzables y, entonces, se manifiesta una comunión mucho más íntima entre el lector y el escritor. Por eso –agrega– “la literatura, a lo largo de la historia, ha padecido dos grandes problemas: la censura y la sacralización. Autores como Flaubert o Baudelaire, que fueron fuertemente censurados en su época, luego ascendieron a la cúspide del canon literario universal. He aquí la paradoja: al ser elevados sobre altísimos pedestales de mármol, el mismo poder ha conseguido lo que no pudo la censura: alejarlos de la gente”.

Leer y escribir en lenguaje digital
CON EL AUGE DE LAS TECNOLOGÍAS WEB Y LA CRECIENTE DEMANDA DE E BOOKS, LOS SOPORTES DIGITALES SEGÚN ESPECIALISTAS CONTINÚAN GANANDO TERRENO EN EL MERCADO EDITORIAL. ADEMÁS, A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES FACEBOOK, TWITTER, BLOGS , LAS DISTANCIAS ENTRE ESCRITOR Y LECTOR SE HAN ACORTADO PROGRESIVAMENTE, Y GENERAN UN NUEVO TIPO DE COMUNICACIÓN. ¿QUÉ BENEFICIOS OTORGA ESTA RELACIÓN DIRECTA? ¿CUÁL ES LA POSTURA DE LOS AUTORES? ¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE LOS SOPORTES DIGITALES? OPINAN LOS ESCRITORES ARGENTINOS FEDERICO ANDAHAZI Y CLAUDIA PIÑEIRO.

FEDERICO ANDAHAZI BUENOS AIRES, 1963
ESCRITOR. AUTOR, ENTRE OTRAS PUBLICACIONES, DE EL ANATOMISTA 1997 , EL PRÍNCIPE 2000 , LA CIUDAD DE LOS HEREJES 2005 , EL CONQUISTADOR 2006 , PECAR COMO DIOS MANDA 2008 , ARGENTINA CON PECADO CONCEBIDA 2009 Y PECADORES Y PECADORAS 2010 . SU ÚLTIMA NOVELA ES ERRANTE EN LA SOMBRA. EN 2011, FUE DISTINGUIDO COMO PERSONALIDAD DESTACADA DE LA CULTURA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES POR LA LEGISLATURA PORTEÑA.

CLAUDIA PIÑEIRO BUENOS AIRES, 1960
ESCRITORA. PUBLICÓ LAS NOVELAS TUYA 2005 , LA VIUDA DE LOS JUEVES 2005 , ELENA SABE 2006 , LAS GRIETAS DE JARA 2009 Y BETIBÚ 2011 , ENTRE OTROS TÍTULOS DE FICCIÓN Y TEATRO. RECIBIÓ VARIOS PREMIOS, ENTRE ELLOS: PREMIO LATINOAMERICANO DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL 2005 CONVOCADO POR EL GRUPO EDITORIAL NORMA Y LA FUNDACIÓN PARA EL FOMENTO DE LA LECTURA, FUNDALECTURA, COLOMBIA , PREMIO ACE 2007 A LA MEJOR OBRA DE AUTOR NACIONAL Y PREMIO SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ 2010.

“EL PROBLEMA QUE HAN PADECIDO, Y AÚN PADECEN, MUCHOS ESCRITORES ES QUE SE HAN CREÍDO LO DE LA TORRE DE MARFIL; EL LECTOR, AL CONTRARIO, TIENDE A IDENTIFICARSE CON EL AUTOR”. Federico Andahazi
Por su parte, Claudia Piñeiro comenta: “Creo que el concepto de autor ha cambiado, pero también depende de si el escritor se baja o no de la torre, y de cómo haga uso de las redes sociales”. Esto se relaciona con que hay escritores que, en estas redes, tienen un contacto mucho más fluido entre sus lectores; y otros que solo escriben frases para compartir y reflexionar, pero nunca se interrelacionan con los demás.

12

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

Ahora bien, ¿cuáles son los beneficios destacables del uso activo de las redes sociales, como Facebook y Twitter? Andahazi señala que, en lugar de encontrar beneficios, lo importante es conocer la opinión de los lectores que, además de leer las obras, quieren saber un poco más sobre quiénes están detrás de esas páginas. “A diferencia de los actores o de los músicos, los escritores raramente conocemos la cara de nuestros lectores. El trabajo del escritor es solitario y la lectura tiene una mecánica muy similar. Sospecho que el contacto que se establece en las redes sociales tiende a reducir este misterio”, explica.

“EL E BOOK ESTÁ LIMITADO A ALGUNAS POCAS CLASES SOCIALES. NO TANTA GENTE EN LA ARGENTINA ACCEDE HOY A UN E BOOK, NI SIQUIERA TIENEN EL DESEO DE TENERLO”. Claudia Piñeiro
Y si otra pregunta ha estado rondando desde que comenzaron a aparecer los primeros soportes electrónicos para adquirir textos es si ha surgido un nuevo tipo de lector en relación con estas tecnologías digitales. Piñeiro destaca: “Hay que esperar un poco más para ver cómo leen las generaciones que nacieron en la época del ebook y no conocen otro formato. Por el momento, está solo limitado a algunas pocas clases sociales. No tanta gente en la Argentina accede hoy a un e-book, ni siquiera tienen el deseo de tenerlo”.

PAPEL VERSUS PANTALLA
Un capítulo aparte son las publicaciones en formatos digitales. Si bien el papel ha sido el principal medio de distribución del conocimiento, se sabe que los procesos convencionales de publicación editorial son mucho más lentos y costosos en relación con las versiones digitales. Además, la entrega y distribución de los ejemplares impresos también representa una inversión significativa. Por eso, a pesar de la continua demanda de libros en papel, están apareciendo cada vez más lectores que optan por los nuevos soportes tecnológicos para leer sus textos favoritos. Los libros digitales, según los especialistas, presentan diversas ventajas para tener en cuenta: son ecológicas, ya que al no requerir el uso de papel y tintas para su impresión, se evita la tala de árboles y la deforestación; el acceso y la disponibilidad son inmediatos, es decir que las publicaciones pueden ser vistas desde cualquier parte del mundo con solo una conexión a Internet, lo que permite ahorrar tiempo y gastos de envío; y no ocupan espacio físico, ya que el almacenamiento es digital. Al no requerir papel, ni tintas, ni intermediarios para su distribución, el costo de producción es mucho menor. Para quienes se reconocen fanáticos de las tecnologías digitales, aquí unos tips que vale tener en cuenta a la hora de pensar en elegir un e-reader: la pantalla es, sin

duda, el aspecto más importante. Y lo que recomiendan las grandes firmas de estos soportes es que deberían poseer, al menos, una resolución de 800 x 600 píxeles. Por otra parte, ya están a la venta modelos con la llamada “tecnología de tinta electrónica”, que ofrecen dieciséis niveles de gris y un cambio de página mucho más rápido que los productos anteriores. En cuanto a la compatibilidad, es preferible que todos los dispositivos puedan leer los formatos más populares, como PDF, MOBI, TXT o DOC. En relación con la batería, la mayoría de los lectores digitales solo requerirán una recarga por semana, aproximadamente; pero aquellos que ofrecen una pantalla secundaria en color necesitarán ser cargados con más frecuencia. Además, a la hora de comprar un dispositivo, conviene tener en cuenta otros factores, ya que el e-book no solo es un soporte para leer textos, sino que también ofrece diversas aplicaciones, como la posibilidad de añadir anotaciones, consultar diccionarios, leer el periódico o reproducir música mientras se disfruta de la lectura. Al hacer un balance entre precio y calidad, los lectores digitales más experimentados manifiestan que el Amazon Kindle es de los e-readers favoritos, aunque uno de sus inconvenientes es que solo puede comprarse vía web y, además, la mayor parte de su catálogo está en inglés. Pero son muchos los modelos con opciones fáciles de manejar y con el elemento estrella del dispositivo: la tinta electrónica, que hace que la pantalla se vea muy similar al papel. Los precios de los e-readers oscilan entre los $600 y los $1800 pesos, según las marcas y los productos por los que se incline el usuario. Una investigación reciente de Internet World Stats –organismo dedicado a realizar estadísticas sobre la evolución y las tendencias de Internet en todo el mundo– mostró que, en América Latina, de los casi 570 millones de habitantes, solo unos 170 millones tienen acceso a la web. En la Argentina, aunque el acceso a Internet desde el año 2000 hasta hoy se ha incrementado considerablemente, alrededor del 48 % de la población es usuaria de la red. Entonces, ¿cuáles son las ventajas reales de adquirir libros de forma digital? ¿Verdaderamente está al alcance de todos?

LO QUE VIENE
SEGÚN FUTURESOURCE CONSULTING, UNA CONSULTORA BRITÁNICA DE INVESTIGACIÓN DE LOS MERCADOS INDEPENDIENTES, HABRÁ UN AUMENTO EN EL CONSUMO DE TEXTOS EN FORMATO DIGITAL POR PARTE DE LECTORES ESTIMULADOS POR LA EVOLUCIÓN DE LOS SERVICIOS DE DESCARGA DE LIBROS Y POR EL LANZAMIENTO DE NOVEDOSOS DISPOSITIVOS DE LECTURA. A CONTINUACIÓN, ALGUNAS ESTADÍSTICAS DEL E BOOK FUENTE: AMAZON .

LOS E BOOKS MÁS VENDIDOS EN ESPAÑOL
1. Todos los cuentos, de Gabriel García Márquez. 2. La casa de los espíritus, de Isabel Allende. 3. Los cachorros, de Mario Vargas Llosa. 4. Los jefes, de Mario Vargas Llosa. 5. Relato de un naúfrago, de Gabriel García Márquez.

AUTORES QUE MÁS GANAN EN FORMATO DIGITAL
1. 2. 3. 4. 5. Gabriel García Márquez Isabel Allende Mario Vargas Llosa Julio Cortázar Eduardo Mendoza

DÓNDE DESCARGAR LIBROS
www.amazon.com www.todoebook.com www.librocity.com www.elclubdelebook.com www.ibubok.com

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

13

MÚSICA

RAPEROS, B BOYS, DJS, GRAFITEROS...

Generación hip hop
GRAFITIS EN LOS MUROS, BATALLAS DE IMPROVISACIÓN, ENCUENTROS DE FREESTYLE ENTRE RAPEROS, CHICOS QUE BAILAN BREAKDANCE Y BEATMAKERS. NACIDA EN EL BRONX NEOYORQUINO DE LOS AÑOS 70, EN LA ARGENTINA ACTUAL, LA CULTURA HIPHOPERA DIVIERTE Y PONE EL CUERPO EN MOVIMIENTO, A LA VEZ QUE CONTINÚA SIENDO UN LENGUAJE QUE EXPRESA LA CRÍTICA, LA INCLUSIÓN Y EL CAMBIO SOCIAL.
Hace dos años y medio, en el garaje de una casa del Conurbano bonaerense, comenzaron a reunirse quince adolescentes de Florencio Varela, Claypole y Ramón Calzada. Cada domingo, las rimas volaban de un lado al otro en batallas de improvisación organizadas por ellos mismos. Pronto el encuentro de freestyle (estilo libre) empezó a atraer a otros pibes, y el espacio quedó pequeño. ¿Dónde juntarse? ¿En qué casa o lugar?, se preguntaron. Uno de ellos llevó una propuesta que todos aprobaron. Así nació un original experiencia, que hoy reúne dos veces por mes a más de 250 jóvenes. José Guevara tenía por aquellos días 16 años de edad y, como hoy, por entonces vivía en el barrio bonaerense de Don Orione. En un ambiente donde todos se llaman por sus apodos, José es conocido como Urbanse. “Siempre veía el circuito que está pegado a la estación de trenes, un lugar donde la gente hace gimnasia, va a tomar mate, y se me ocurrió que nos juntáramos allí. Después del mediodía, el lugar sería todo nuestro”, recuerda antes de agregar: “Desde ahí no paramos, cada dos domingos nos juntamos al lado de la estación de Claypole a practicar y compartir lo que amamos: el hip hop”. El torneo Halabalusa es una manifestación más de un movimiento que, en los últimos años, creció como ninguno entre los jóvenes de la Argentina. Puede verse en los grafitis que adornan los muros, en los chicos que bailan breackdance en las plazas y hasta en los medios de comunicación. Estos, muchas veces, apenas muestran una imagen superficial de una cultura que nació en el abandonado Bronx neoyorquino de la década de 1970 y que hoy se ha convertido en una industria que mueve millones de dólares en el mundo entero. Los cuatro elementos fundantes del hip hop (el arte del MC, maestro de ceremonia o rapero; del DJ; del grafitero; y del b-boy, bailarín de breakdance) son utilizados para vender desde golosinas y gaseosas hasta automóviles. Pero más allá de su apropiación por el mercado, y en parte por eso mismo, siguen siendo elegidos por jóvenes de las periferias del mundo para divertirse, expresarse, criticar a la sociedad de consumo y también organizarse. Incluso en la Argentina. “En Buenos Aires, como en el resto de las ciudades latinoamericanas, el neoliberalismo profundizó los dos aspectos del hip hop: lo marginal y el consumismo”, explica Sebastián Muñoz, sociólogo chileno que cruzó los Andes para estudiar y filmar la escena porteña de rap. Su crecimiento –señala– se debe a que da respuestas a ambos elementos: “Al primero cuando, a través de su práctica, una persona marginada adquiere algún tipo de reconocimiento; y al segundo porque, de manera más transversal, se asocia a la moda y los gustos de época”. El Líder MC es rapero, productor y fundador, junto con el grafitero Zear One, de la Convención Nacional de Hip Hop, un festival gratuito que se realiza desde hace dos años en Monte Grande, con apoyo del Municipio de Esteban Echeverría. En su opinión, el crecimiento del hip hop se debe en gran parte al surgimiento de muchos estudios de grabación independientes y a la aparición de numerosos beatmakers, aquellos encargados de ponerle ritmo a las rimas. “Desde sus casas, generan núcleos de creatividad y creación, puntos de partida para raperos de todos los barrios”, define. La lista es larga: Buena Madera, El Triángulo, Batelox, Del Sur Estilo, En Casa Producciones, Laka Torze, entre otros. A veces, son piezas de adolescentes (y no tanto); otras, lavaderos o cuartuchos convertidos en salas de grabación. No hace falta mucho más espacio para hacer buen rap. Otros jóvenes recurren a computadoras hogareñas para construir sus pistas. Si no tienen, incluso algunos las arman en un cyber. Las canciones se graban y se suben a Internet, en la mayoría de los casos, sin pasar por Sadaic (Sociedad Argentina de Autores y Compositores). La autogestión no se declama, pero se practica a rajatabla. Se aplica incluso a la hora de organizar viajes por el país. Comodoro Rivadavia, Córdoba, Mendoza, Rosario y Mar del Plata son algunas de las ciudades con escenas fuertes, en las que suelen tocar raperos de otras provincias. Para Sudaca, encargado de la música de tinte experimental y jazzero en el dúo Kraneando, el reggaeton ayudó al crecimiento del rap: “Son MCs rapeando y cantando, muchas veces usan DJs en sus conciertos. También su estética se asemeja a la de algunos de nosotros”. La similitud, de todas formas, llega hasta allí. La letra del primer single del dúo, a cargo de aNtuzapien, dice: “Acabo de prender la tele, ¿sabes que vi? [No] / Un viejo que de tanta cirugía parecía un maniquí / Una mezcla de E.T. y Marta Minujin / Opinaba de la crisis del país / se mostraba a favor del resentido con ganas de re-

14

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

primir / El que mata tiene que morir / Decime vos quién sos para decidir por Dios? / Sádico / mostró con asco su discurso discriminador / y el conductor se relamía al escuchar la estupidez / de este carolo y su declaración”. La misma canción, que cuenta con un excelente videoclip y la participación de Claridad, integrante del grupo de rap/folk/experimental Fémina, celebra al final: “El rap sigue siendo la bandera / creciendo como el cólera / se cola en las escuelas y en cada recreo nace un nuevo MC / Información para la street con intelecto para el acto”. Uno de los primeros rimadores que retrató la vida en el segundo cordón del Gran Buenos Aires sin pintar paisajes de gueto hollywoodense ni alimentar amarillismos fue Mustafá Yoda, criado en el Barrio 2000 de Moreno. En “Dicen”, un tema incluido en su primer disco de 2004, pero compuesto en plena crisis argentina, rapeaba: “A veces improvisados tapiales / otras tejido de alambre / dividen hogares de hombres, mujeres y niños que sufren / por sofocantes necesidades, el hambre, todo mal / ponzoñosas arañas andan en paredes por falta de cal”. Improvisadores o no, a la hora de tomar la birome y rimar sobre el cuaderno, muchos tienen cosas interesantes para decir. Satánica Virgen del Cosmos es, ya desde el nombre, uno de los jóvenes raperos más originales. Amante de la cumbia, la murga y el rock nacional, eligió el rap para expresarse. Es capaz de comenzar una letra de este modo: “Soy de Beccar como Oesterheld / peronista combativo como él”. El Nabu, como también se lo conoce, editó once demos y dos compilados de raperos con su RDUG Producciones. Mientras arma un dúo de “rap combativo” y presenta su nueva productora, Evita Capitana, asegura: “El hip hop puede ser una herramienta de denuncia y conciencia. Pero creo que ese es el límite, no es transformador en sí mismo, sino con hechos que lo sostengan”. Siguiendo una tradición muy fuerte en Chile y Brasil, algunos raperos ya han comenzado a combinar hip hop con educación popular, como El Parietti, en el Bajo Flores, o Asterisco con “Ningún pibe nace para chorro”, la muestra que organiza la revista Mu. Para

poco se va transformando en un deseo de bailar, poner el cuerpo en movimiento, expresarse artísticamente y seguir desarrollando lenguajes. “Los niños y los adolescentes tienen pocas oportunidades de acceso a actividades que fomenten la creatividad. En este marco, las calles y la cultura del hip hop proveen una salida no violenta y celebran no solo la capacidad artística, sino también el impulso de rebelión de la juventud”, concluye.

Por Manuel Cullen Periodista, conductor del programa radial Rimas Rebeldes.

Muñoz, que en Chile integró el colectivo Tergiversarte y fue DJ del grupo de rap político Salvaje Decibel, el hip hop es una excelente forma de llegada a los jóvenes. Sin embargo, aclara: “El trabajo puede tener tanto una orientación política transformadora como objetivos publicitarios para la venta de productos. Para mí, que me interesa más el trabajo político, es una herramienta que, a la vez que es divertida, produce placer y es cercana; permite comprender elementos clave sobre las desigualdades sociales, económicas y simbólicas actuales”. Rodión conoció el hip hop a los 7 años, a través de un grupo de chicos que se juntaban a bailar en la esquina de su casa, en Santiago de Chile. Cuando a los 9 años se mudó con su familia a Buenos Aires, no perdió el amor por esta cultura. Posee tres discos editados y, actualmente, prepara un nuevo trabajo y un libro de poesía. Invitado por el grupo de jóvenes Todo empieza x tus manos, que trabaja con chicos de Barracas, en diciembre pasado realizó una actividad en la villa 26 bis. “Explicamos de manera didáctica y a través de juegos lo que es rimar y cómo se pueden construir canciones. El hip hop es una herramienta de inclusión social, donde muchos chicos que se ven rodeados de cosas negativas, como la droga, el delito, la violencia intrafamiliar, pueden encontrar una alternativa para no involucrarse en cosas malas que, muchas veces, creen que es su única salida”. Algo similar opina Andrea Servera, bailarina y encargada del taller de hip hop organizado por el Ministerio de Seguridad y la Secretaría de Cultura de la Nación, en el que chicos, adolescentes y también madres y padres danzan, se contagian y prueban bailar breackdance en la plaza Garay de Constitución. “Allí se puso en acción la idea de que el arte es transformador, y que seguridad también es convivencia, participación, oportunidad. Poner el cuerpo en acción hace bien a todos”, afirma. Para Servera, en Buenos Aires, como en otras grandes ciudades, el hip hop es el lenguaje que identifica a gran cantidad de jóvenes de barrios siempre ligados, en el imaginario de la sociedad, con la violencia y la pobreza. La identificación con este lenguaje, resume, empieza por la televisión, por Internet, por compartirlo con amigos, y poco a

SITIOS, BLOGS Y VIDEOS A LA CARTA
ANTE LA FALTA DE ESPACIOS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN HABITUALES, LA GENERACIÓN HIP HOP ARGENTINA CONSTRUYÓ UN GALERÍA INABARCABLE DE SITIOS, BLOGS Y PERFILES EN LAS REDES SOCIALES. AQUÍ, ALGUNOS DE ELLOS.

www.eltrianguloestudio.blogspot.com/ Desde el blog del estudio más activo de zona sur, se pueden descargar los discos de todos los integrantes de La Conección Real.

www.rimasrebeldes.com.ar/ Sitio del programa de radio que muestra el hip hop local e internacional que no se encuentra en los medios comerciales. Se emite desde Radio Gráfica.

www.sudametrica.com/ El lugar en el sello/colectivo creado por Mustafá Yoda, el rapero argentino con mayor proyección internacional.

www.youtube.com/primeramanchacrew Uno de los tantos canales de Youtube en los que se suben batallas de freestyle. Ideal para conocer el fenómeno Halabalusa.

www.ripsur.blogspot.com/ Videos y discos de decenas de bandas de la Patagonia.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

15

PENSAMIENTO

ENTREVISTA CON JOSÉ IGNACIO DE MENDIGUREN

“Nunca en tan poco tiempo se cayeron tantos mitos y nacieron tantas esperanzas”
EL TITULAR DE LA UNIÓN INDUSTRIAL ARGENTINA UIA HABLÓ CON NUESTRA CULTURA ACERCA DE LAS CONDICIONES, Y LOS DESAFÍOS, QUE ENFRENTA EL CAMPO NACIONAL PARA ASENTAR LAS BASES DEFINITIVAS DEL DESARROLLO.
–Como usted sabe, el fortalecimiento sostenido de la autoridad estatal que ha experimentado el país de 2003 a la fecha fue en paralelo con el registro de tasas de ganancia récord en muy diversos sectores de la economía. ¿Eso demuestra que sin Estado no puede haber acumulación sostenida? –Es un tema interesante. Hagamos una comparación. Me tocó asumir la presidencia de la Unión Industrial Argentina (UIA) en dos oportunidades: justo en 2001, con la crisis que se venía encima, y diez años después, con otra Argentina. Son interesantes, objetivamente, los dos escenarios y el contraste. El principal problema que teníamos que vencer en 2001 era que la Argentina tenía la voluntad nacional doblegada. Y este era el peor impedimento que teníamos para pensarnos como Nación. ¿En qué consistía esa voluntad doblegada? El renunciamiento dócil a nuestras convicciones, habernos convencido de lo inexorable del fracaso colectivo, haber aceptado la desnacionalización del país. Una vez llegada la crisis, venían por todo, tierra arrasada. Solamente a un país muy shockeado se le puede proponer dolarizar su economía, perder las herramientas de la política económica. Solamente una sociedad muy doblegada podía aceptar que le hablaran de una banca off shore y de darle los ahorros de la gente a Lehman Brothers para que nos los cuidara. No fue hace veinte años, ¡no nos olvidemos! Había que tener muy dañada la autoestima para aceptar que la tapa de The Washington Post dijera que teníamos que entregar los Parques Nacionales para pagar los bonos samurai. Diez años después, me tocó asumir nuevamente. Me encontré con un país que si algo no tenía era falta de poder político; si algo habíamos rescatado era la capacidad de pensar por nosotros mismos. Era un país puesto de pie, con la voluntad de haber comprendido que cuando pensó por sí mismo, se cayeron todos los mitos. Un país con el orgullo nacional recuperado. Esto marca una diferencia: nada se puede hacer con un pueblo entregado. Entonces, cuando uno piensa en un proyecto de desarrollo nacional (y yo soy un obsesivo de eso), lo primero que tiene que saber es que no es neutra la batalla por el desarrollo. –¿Puede haber desarrollo en un país sin industrias? –Absurdo, ridículo. ¿Qué significa el desarrollo? La lucha por el agregado de valor. Desde que el mundo es mundo, las guerras fueron por esto. Como ejemplo, el debate en Estados Unidos del siglo XIX es muy interesante. Había dos posturas, la del norte y la del sur. El norte tenía un proyecto de largo plazo, un proyecto de desarrollo, y estaba peleando por un 15 % de arancel a las importaciones. El general Grants, presidente de Estados Unidos, dijo en su discurso: “Prefiero asumir la presidencia del país con un traje hecho con hilos de mala calidad americanos y no con una alpaca inglesa”. De cierta manera, decía: “Quiero una privación presente para tener un futuro distinto”. El sur, por su parte, que era un sector algodonero con mano de obra esclava, se oponía al 15 % de aranceles porque querían el bienestar ya. ¿Quién estaba implicada detrás de esta ideología librecambista? Inglaterra. Era la famosa “división internacional del trabajo”. ¿Cómo resolvieron esa disputa? ¿Con un debate? No, con la Guerra de Secesión, que costó un millón de muertos. Este es el debate hoy en día. Por eso, cuando un país intenta el desarrollo, lo que está haciendo es sacarle el negocio a otro. El país que agrega valor es el país que paga mejores salarios, que tiene ciencia y tecnología, que tiene independencia económica. Entonces, nadie en el mundo desarrollado nos va a dar este rol. Hay un libro muy interesante de un coreano, Ha-Joon Chang, profesor de Cambridge, que se llama Pateando la escalera. El académico ahí lo dice claro: “Todos los países desarrollados del mundo subieron al desarrollo por la escalera del proteccionismo, y cuando llegaron a la cumbre patearon la escalera y proclamaron el liberalismo”. –La historia económica argentina del siglo XX, coinciden muchos historiadores, es la del stop and go: un campo que genera las divisas del país, pero no el trabajo, y una industria que aporta puestos de trabajo, pero consume divisas. ¿Ha cambiado eso a partir de este nuevo modelo económico? –Es una lucha más grande, muy larga. En diez años no vas a arreglar doscientos años de historia distinta. Lo que ocurre es que destruir se hace muy rápido, en

16

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

cambio, construir lo vamos haciendo de a poco. Por eso, al asumir, le dije a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que cuando uno analiza estos dos siglos que la Argentina cumplió y mira su historia, observa que si por algo se caracterizó fue por las confrontaciones, que para mí no son casualidad: siempre fueron campo contra industria, interior contra centros urbanos, grandes empresas contra pequeñas, trabajadores contra empresarios. Cuando vos tenés ese nivel de conflicto, lo que no se puede armar es un proyecto, y la falta de un proyecto común es siempre el proyecto de un Otro. Por eso, la creación de una industria autónoma fue siempre el debate principal. No es casualidad que en 1976, cuando vino el golpe, no intervinieron ni la Rural ni los bancos: intervinieron la UIA y la CGT. Hay que entender que la lucha por el desarrollo es una lucha en la que se afectan intereses, y que estos son todos los intereses atados a la vieja estructura. Si no sos consciente de esto, y no entendés los intereses que estás afectando, con nombre y apellido de los sectores, te vas a equivocar de nuevo. Porque creés que el otro comete un error que vos le podés explicar. Y error no hay ninguno, hay negocios, intereses legítimos, pero distintos y contradictorios. –¿Cómo debe ser la relación con los sindicatos? ¿Considera necesario y viable un Acuerdo Económico Social en el que se reúnan empresarios, sindicatos y el Estado? –En la Conferencia Industrial que hicimos la consigna era clarita: “El péndulo argentino o el salto al desarrollo”. ¿Cómo hacemos para que el salto no nos vuelva para atrás? En el tema capital-trabajo, en la Argentina siempre nos separaron y nos llevaron a esa política pendular: períodos en los que solo pensabas en la redistribución del ingreso y ahuyentabas la inversión, y otros períodos en los que idolatrabas la inversión, como la década del 90, y te olvidabas de la redistribución, esperando la famosa “teoría del derrame”. Ahora, tanto uno como otro fueron iguales: los dos abortaron el proceso de crecimiento. ¿Lo vamos a repetir o vamos a juntarnos a ver cómo compatibilizamos redistribución con inversión? No nos dejemos enganchar más, porque cada vez que retrocedimos el otro avanzó con la valorización financiera; y cuando en la Argentina de la década del 90 avanzó la valorización financiera, no salvó a nadie, ni al campo, ni a la industria, ni a los trabajadores; nos mataron a todos. Hay una diferencia muy importante entre crecimiento y desarrollo: el crecimiento es espontáneo, vos crecés con lo que tenés, crecen los países exportadores de petróleo, su PBI aumenta, pero no se desarrollan, conviven un jeque que es capaz de hacer una isla artificial con los beduinos que comen arena. Ahora, el salto al desarrollo no es espontáneo, desarrollo es crear las herramientas para ir adonde uno quiere. Y para eso hay que fijar ritmos, prioridades, sacrificios presentes para mejores objetivos comunes. Como saben, soy un gran defensor del Consejo Económico

Social. Pienso que hay que llegar a los consensos, pero consensos detrás de objetivos concretos, que es lo que planteaba la presidenta; no consensos de las palabras vacías. –¿Cómo se entiende la idea de “sintonía fina” que planteó la presidenta desde el ángulo empresario? –En mi discurso en la Conferencia Industrial, planteo resumidamente: “Muchachos, para atrás nunca más, sepamos qué tenemos que hacer para adelante”. Ahí hablamos de sintonía fina, como dijo Cristina, hablamos de innovarnos, no solamente la innovación en ciencia y tecnología, sino de innovarnos nosotros mismos. Hay otro mundo, pero nosotros estamos bien parados. Lo que no podemos hacer hoy es ir a buscar al pasado las recetas del futuro. Acá no podés volver al Ford Falcon, no podés decir “cerrémonos que el mundo no nos perfora”, porque te perfora igual. Entonces, lo que tenemos que hacer nosotros mientras ellos gastan esa energía en ajustar sus economías es desarrollarnos. Esa energía tenemos que ponerla en atacar al mundo, no solo en defendernos del mundo. La tarea es continuar. Hoy vamos en camino. La Argentina vive un proceso histórico interesantísimo; hay que aprovecharlo. Nunca en tan poco tiempo se cayeron tantos mitos y nacieron tantas esperanzas. Logramos avanzar, pero creo que todavía no vencimos. –Por lo general, los empresarios no suelen ser vistos con buenos ojos por el grueso de la opinión pública, como sugieren las encuestas. ¿Tienen que dar ustedes también la batalla por la opinión? –Estamos con un problema grave, algo hicimos mal. Es cierto que se instaló en el imaginario colectivo una percepción muy negativa. La Argentina, caso raro, es el único país en el que nos pegan por derecha y por izquierda: el progresismo nos dice que acumulamos la renta, que nos la llevamos afuera, que no producimos; y por derecha, toda la ortodoxia nos dice que somos la patria contratista, ineficiente, que vivimos de la teta del Estado. Vayan al Brasil a ver cómo es. Acá el crédito a la inversión está en dos puntos del PBI; en el Brasil, solamente el BNDES, el Banco Nacional de Desarrollo, presta el 11 % del PBI, ¿y uno es el prebendario? Pero es más amplio el desprestigio sobre todo lo que huela a la causa nacional. ¿Qué nos pasó con el neoliberalismo? También logró adueñarse del prestigio social, así como se encargó del desprestigio nuestro. Si vos en la Argentina eras liberal, eras un tipo bien; si eras peronista o desarrollista, eras un grasa. Era difícil remar contra toda esa campaña. Para esto es clave la pelea por la opinión pública. –La década del 90 dejó una economía fuertemente transnacionalizada, en especial, en sectores clave. En algún sentido, ¿esto es un obstáculo para una estrategia de desarrollo autónomo? ¿Cómo se podría alterar esa tendencia? –Es un problema. Yo soy de los que creen que la Argentina tiene que discutir el rol del capital internacional dentro de la economía. Es un debate que hoy no

está. Todos los países lo han tenido. Este capital tiene un rol, y es bueno saberlo y discutirlo porque también el inversor extranjero sabe qué papel cumple. Creo que lo ideal sería decir que la base, la potencia es nuestra, después complementamos, como una filosofía general del desarrollo. Vayamos a casos concretos. En cualquier análisis empírico aparece que los sectores extranjeros de la economía son los que más importan como proveedores, y es el sector extranjero el que por lo general transfiere la tecnología del exterior. Acá y en cualquier parte del mundo existe la diferencia entre una inversión nacional en un sector y una empresa extranjera. Cómo derrama la una y la otra en el resto de la economía son dos cosas totalmente distintas. En ese sentido, creo muchísimo en un concepto de Aldo Ferrer que es la densidad nacional, es decir, a partir de cada valor o ventaja comparativa, integrar el resto de la cadena productiva. Por ejemplo, la industria avícola: en 2001, la Argentina importaba cuarenta toneladas de pollo del Brasil. Hoy la industria creció, está en récords de producción, con exportaciones por 600 millones de dólares. Con ella se desarrolla la industria de los peladeros de pollo, la industria de los túneles de enfriamiento de pollo, la industria del transporte, de los camiones graneleros de los pollos y, la última, la industria de los galpones de pollo, un galpón que se desarma y se exporta, y hoy el 80 % de la producción de los galpones de pollo se exporta. Conclusión: lo que antes se exportaba en un rollo de chapa a 600 dólares la tonelada, hoy se exporta a 8000 dólares la tonelada, todo eso partiendo de un grano de maíz que antes exportabas sin ningún tipo de valor. Eso se llama “densidad nacional”, eso significa que detrás de una ventaja comparativa, que es el grano, se encadenan un montón de actividades relacionadas. Nuestra innovación histórica tiene que surgir de nosotros mismos, desde adentro. El desarrollo no se importa. Por eso, tenemos que ser conscientes y no creer que no somos nada o que los otros son bárbaros y nosotros no. Son proyectos, hay objetivos hacia dónde ir, sentémonos a trabajar detrás de los objetivos. Nunca podés bajar la guardia.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

17

INDUSTRIA Y TRABAJO

Tecnología de fuego
EL AUMENTO DE LA PRODUCCIÓN NACIONAL DE COMPUTADORAS PERSONALES Y PORTÁTILES EN EL PAÍS FUE GEOMÉTRICO. DURANTE 2011, ALCANZÓ UN NUEVO RÉCORD AL SUPERAR LAS 3.300.000 UNIDADES. UNO DE LOS PRINCIPALES CENTROS PRODUCTORES DE LA ARGENTINA ES EL POLO TECNOLÓGICO DE TIERRA DEL FUEGO, DONDE ESTE AÑO SE INICIA, ADEMÁS, LA FABRICACIÓN DE TABLETS.

18

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

LA INDUSTRIA
Entre 2006 y 2010, la producción de computadoras personales en el país subió más de 48 veces, y pasó de 6000 a casi 300.000 unidades. La participación en el mercado interno de computadoras personales producidas en la Argentina se incrementó de un 4,2 % en 2006 a un 42 % estimado para este año. Las proyecciones indican que, en 2012, más del 50 % de las notebooks y netbooks que se vendan en el país habrán sido fabricadas en territorio nacional. Del total de computadoras fabricadas en el país, el 22 %, es decir, 745.000 equipos, fueron producidos en el Polo Tecnológico de Tierra del Fuego, con el impulso del régimen de promoción con el que cuenta la isla, aprobado hace tres años, que alienta la radicación de empresas del sector electrónico en este territorio. También se aprobó el primer proyecto para producir tablets a partir de una inversión de $1.000.000, con lo que se fabricarán hasta 50.000 unidades anuales. Y hay otros 16 proyectos presentados, con los que las empresas estiman producir en la isla 200.000 tablets durante el primer año. Asimismo, el año pasado, se generaron 10.000 nuevos puestos de trabajo para alcanzar un total de 70.000 empleados en el sector, cuando en 2003 eran apenas 20.000.

LA EXPORTACIÓN
El último informe de la Organización Mundial de Comercio (OMC), de 2011, ubica a la Argentina entre los diez principales exportadores de servicios de informática del mundo. Entre 2003 y 2011, las ventas de software al exterior crecieron un 340 %. En tanto, con respecto a 2003, el aumento de la facturación fue de casi un 300 %. En 2011, las exportaciones de software aumentaron un 12,6 % con respecto a 2010, y alcanzaron un total de US$747.000.000 de ventas al mundo, según datos de la Cámara de Empresas de Software & Servicios informáticos de la República Argentina (CESSI).

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

19

LETRAS

JUAN FORN, EN DIÁLOGO FRANCO

“Cuando un escritor habla de escritores que le gustan es la literatura misma”
QUÉ ES UN TEXTO, CÓMO Y CUÁNDO FUNCIONA; POR QUÉ Y PARA QUIÉN ESCRIBIR; CUÁL ES EL PLACER DE LEER; DE QUÉ MODO UN RELATO ES MÁS VERDADERO QUE TODA LA FICCIÓN. RESPONDE, EN CLAVE AUTOBIOGRÁFICA, EL EX “PLANETA BOY” QUE RECREÓ SU MANERA DE CONTAR Y DE VIVIR.
Antes de cumplir los 30, ya había publicado uno de los textos más leídos de los noventa. Durante cuatro décadas, vivió en la vorágine de escribir las letras propias y editar las de sus contemporáneos, hasta que una pancreatitis lo arrojó a otras costas. Abandonó Buenos Aires y su sillón rector en el suplemento Radar, de Página/12, para jugar con su hija en la arena de Villa Gesell, donde recibió a Nuestra Cultura. –En su cuento “Nadar de noche”, publicado en 1991 en el libro homónimo, un texto emblemático de su generación, usted parece ofrecer una visión de lo que sería su vida veinte años después. –Mi mujer decía que yo probaba cosas en literatura para después hacerlas en la vida. Cuando escribí “Nadar de noche”, no tenía hija ni pensaba tenerla y vivía en Buenos Aires. Ese cuento fue una especie de milagro. Cuando tenía 24 años, se murió mi viejo. Quedé dado vuelta, no podía parar de hablar de él, nos habíamos llevado pésimo siempre, pero su muerte me arrasó y reformuló mi vida. Un amigo me decía: “Loco, pará de hablar de tu viejo”. Pasaron cinco años. En el medio, publiqué mi primera novela (Corazones, 1987), dedicada a la muerte de mi viejo, y entonces se murió el padre de mi amigo. Luego de estar en el velatorio toda la noche, fui a casa a dormir una hora antes del entierro y soñé literalmente eso que cuento: que aparecía mi viejo, me golpeaba la puerta, teníamos una larguísima conversación, y lo único que me acordaba eran esas palabras finales suyas (referidas a la muerte): “... es como nadar de noche en una pileta inmensa sin cansarse”. De manera que solo fui canal de eso. A lo largo de los años, muchas veces, gente que había perdido a su padre se acordó de que había leído este cuento o alguien se lo acercó; por una u otra razón, es un texto que ayuda y acompaña en un trance tan difícil como ese. No me puedo sentir el autor de eso porque el texto simplemente bajó; así que lo celebro. La gran sensación que uno tiene cuando escribe es la de la perfecta inutilidad; uno inventa una cosa para que otro se la crea un rato, para que se distraiga en su tiempo libre. Cuando la literatura empieza a funcionar de otra manera es cuando a mí más me gusta. Así que soy un agradecido perpetuo a “Nadar de noche”. –¿Hay otros textos que haya escrito así? –Por ejemplo, ya llevo tres contratapas publicadas en Página/12 sobre mi vieja –que ya está muy grande y se quedó ciega–, y también suelen generar esa clase de repercusiones y empatía. Y María Domeq es un libro donde, por decirlo de alguna manera, puse el corazón sobre la mesa, no me guardé nada emocionalmente hablando. Ese texto es el lugar donde se toca la historia pública con la historia privada, y donde se tocan los relatos familiares con los secretos de familia. Cuando vine a vivir a Villa Gesell, la historia que tenía para contar era María Domeq. Me costó muchísimo encontrarle la vuelta y escribirla. Una vez que terminé esa novela, para mí fue el fin de una etapa. Desde entonces, me da igual lo que opinen de lo que escribo. Sentí que sirve lo que hago, y me dije “ya está”. La tierra elegida (que recopila textos publicados en el suplemento Radar, de Página/12) también lo escribí en Gesell. Y luego tuve la suerte, una vez más, de que se me ocurriera empezar a hacer contratapas para Página/12 un día fijo a la semana, y ahí encontré un registro que creo que sirve para que la gente pueda leer “desde adentro”, que para mí es lo más importante. Porque leer “desde afuera” es leer por la superficie, es como deslizarse por un palo enjabonado. Uno dice: “Qué simpático este texto, está bien escrito”, y nada más. Pero al leer desde adentro, el texto te interpela, te habla en concreto o resuena contra algo tuyo interior. Casi no importa de qué hables si conseguís hablar de la manera que corresponde para que eso ocurra. –Respecto de la dinámica lectura-escritura, se dice que todo escritor es un gran lector... pero hay que ver qué hace cada uno con lo que lee. –Hay una gran paradoja con los escritores. Un escritor hace la oreja escuchando. Hay que tener ojo de mosca aplicado al oído. Tu palabra va a cantar si sabés dónde canta la palabra siempre. Pero, curiosamente, los escritores, una vez que empiezan a escribir, cada vez hablan más y escuchan menos. De la misma manera que muchos escritores, a partir de determinado momento de su vida, releen mucho más de lo que leen, o por nostalgia, o por comodidad, o porque todo lo actual les parece soso.

JUAN FORN
NACIÓ EN BUENOS AIRES, EN 1959. ESCRITOR, TRADUCTOR, PERIODISTA. FUE ASESOR LITERARIO DE EMECÉ Y DIRECTOR EDITORIAL DE EDITORIAL PLANETA DE ARGENTINA HASTA 1996, AÑO EN QUE CREÓ, Y LUEGO DIGIRIÓ, EL SUPLEMENTO RADAR, DEL DIARIO PÁGINA/12. ESCRIBIÓ CORAZONES CAUTIVOS MÁS ARRIBA 1987 , NADAR DE NOCHE 1991 , FRIVOLIDAD 1995 , PURAS MENTIRAS 2001 Y MARÍA DOMEQ 2007 , JUNTO CON LA TIERRA ELEGIDA 2005 Y NINGÚN HOMBRE ES UNA ISLA 2010 , QUE COMPILAN SUS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN RADAR Y EN LA SECCIÓN CONTRATAPA DE PÁGINA/12.

20

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

–¿Y a usted qué le parece la producción actual? –Siempre me consideré una persona de mi tiempo, hasta el momento en que descubrí que mi tiempo había terminado al final del siglo XX. El siglo actual es mi changüí. Para mí, los jóvenes de Nadar de noche son los jóvenes barderos de década del 90. Escribí ese libro cuando tenía 29. Hasta los 90, me ha pasado de gente que se identificaba y tenía una manera parecida de curtir la vida. Los jóvenes de ahora dieron un paso en otra dirección. Por ejemplo, la sexualidad es mucho más laxa, pero también indefinida, son más andrógenos. Hoy hay mucha más coexistencia en la diversidad, que supongo que es consecuencia de la gimnasia democrática, y eso hace que todo sea un poco más civilizado, cool, pero, para mí, es desangelado. Antes sabías que para descubrir la verdad había que ir para adentro porque estaba bien guardada, porque había un montón de tabúes. Ahora vivimos una época en la que no hay más adentro y tampoco hay mucho tabú porque es el reino de la proliferación de la información. Todo está en Internet y todo el mundo quiere mostrarte su intimidad. De manera que el mecanismo de búsqueda cambió. A mí me sigue funcionando la perforadora: solamente sé trabajar así. Estoy dando un taller de escritura y lo que les digo a los jóvenes es “comprométanse con lo que escriben, que les pase por el cuerpo”. Eso es lo que más les cuesta, hablar visceralmente sin que se convierta en un discurso mecánico, impostado. –¿Cómo era escribir para los jóvenes de los años 80? –Nosotros, los de los 80 y los 90 (los de los 90 agarraron el coletazo), luchamos a full por la individualidad. Veníamos de dos décadas de utopías de masas, de fundir la individualidad en lo colectivo. Cuando tenía veintipico, vino la democracia y yo decía: “Quiero hablar, es mi derecho”. Pedíamos pista en los medios, estábamos hechos unos demonios. Era una generación potente: Casero, Juana Molina, Kuitca, Capusotto.... ni hablar en el mundo periodístico-literario de pluma. Nos pararon la chata y nos dijeron: hay una generación silenciada, que se tuvo que comer el exilio, cuando no la mataron, y el primer derecho a hablar es de ellos. “Uy, tenemos que escuchar el tango del exilio”, pensábamos. Era tremendo. Cuando vino el proceso de formación de la propia identidad y teníamos que rebelarnos, éramos los posmodernos, los que pateábamos las puertas de los “psicobolches” y sosteníamos: “La manera en la que hablan ustedes es vieja; hay que hablar de otra manera, hay otro temario y otras cosas que decir”. Armamos tanto lío y, al final, todo lo que teníamos para mostrar eran espejitos de colores, porque, en cierto sentido, por lo menos literariamente, es una generación en la que todos parecen ser más interesantes como escritores jóvenes. Ya tenemos 50 años, o estamos por cumplirlos, y ¿cuántos han entregado un libro de madurez?, ¿cuántos son mejores ahora que cuando aparecieron? –¿Usted ve eso como una cuestión generacional? –Estoy diciendo una generalidad. Cuando empecé a trabajar como editor de Planeta, las editoriales argen-

tinas o no publicaban novelas argentinas o las publicaban con asquito, y, de última, salían 500 ejemplares. Vivían de los best-sellers y de los libros de autoayuda. Eso cambió. Armé una colección poderosa de ficción y otra de no ficción. En El Espejo de la Argentina publicaron Verbitsky, Cerruti, María Seoane y muchos otros. Y de Biblioteca del Sur también surgieron un montón de buenos libros, quizá el mejor sea Santa Evita, de Tomás Eloy Martínez. Esto modificó un montón las reglas de juego. Se pudo publicar mucho más. Las editoriales comenzaron a tener una estructura para trabajar con los autores, algo que antes no existía, y eso dio resultados y trajo consecuencias en las editoriales chicas. En la actualidad, me parece que tiene mucha más onda lo que se hace en las editoriales chicas. –Al leer su obra, se advierte una relación entre crisis de identidad, literatura, memoria y política... –Tengo un problema de clase, soy un traidor de clase, un evadido. En la práctica, eso fue definiendo todo: mi literatura, mi personalidad, mi idea de la política, mi elección de mudarme a Villa Gesell. El mal sabor de clase es un buen combustible para escribir cuando sos joven o cuando estás enojado. Hay tipos que cuando mejor escriben es cuando están enojados, pero creo que cuando estoy enojado escribo peor. De manera que ahora estoy escribiendo una historia autobiográfica de nuevo, que me produce el mal sabor, porque siento la contradicción que tiene con lo lindo de hacer las contratapas que publico en Página/12: cuando un escritor habla de escritores que le gustan es la literatura misma. Nunca sé cuál será el tema de la próxima contratapa. A veces, camino por la playa hasta que encuentro una historia y cómo decirla, cómo presentarla. Me ayuda leer como un poseso, y hay que tener un poquito de memoria y capacidad de asociación para ver en dónde las cosas que están separadas en la superficie se tocan por debajo, para tratar de establecer esa clase de filiaciones espirituales, subterráneas. Todas mis contratapas son sobre el siglo XX, no puedo ir para atrás. No leí a Shakespeare, no leí a los griegos, no los disfruté todavía. Estoy condenado a vivir en el siglo pasado. De todo lo demás soy un turista. Ese es mi tema: me interesa la vanguardia, la Segunda Guerra Mundial, el facismo y el stalinismo, la época de los extremos, cuando, en los años 30, decían “estamos viviendo el siglo en el que las desigualdades se van a atenuar”, y terminó siendo el siglo de los extremos. –Sus contratapas, que retoman libros, personajes y hechos reales, podrían ser completamente ficcionales y seguir funcionando como lo hacen. –El concepto de “ficción” es equivocado. El concepto que hay que usar cuando uno habla de esto es el de “relato”. Es un relato de las cosas. Hay que creer que si te cuentan bien una historia, es verdadera, para bien y para mal. Hitler contó bien una historia, era una historia de mierda, pero la contó bien y conven-

ció a toda Alemania. No trato de beatificar ni convertir la literatura en una religión o en algo idílico; creo que para escribir hay que ser un poco malo. Uno trabaja con su lado oscuro. Si uno cuenta, transmite. Tengo que enroscarte la víbora, tratando de que quede en tu cabeza una mínima sensación que te lleve a leer al tipo del cual hablo en un texto, por ejemplo, o a que leer ese libro te haga diferencia. La literatura funciona cuando genera vasos comunicantes. Cuando se mueve, está viva. Hay que leer, escribir, transmitir y contar oralmente. El acto de lectura es muy solitario, y se termina de realizar cuando uno lo verbaliza con otro. Concibo la literatura como comunicación. Hay quienes la consideran un extraordinario acto de onanismo, que son los mandarines de la cultura. La literatura tiene que correr. Me paso la vida solo leyendo y, la verdad, si no generara estas contratapas, mirar mi vida a los 50 años y decir “escribí este libro, y este, y este” es poco. Pero, en mi opinión, las contratapas sirven para algo. Me llega el rebote, me escriben chicos de todo el país, gente grande, personas que casi no leen. La gente dice que la música hace bien, como también es evidente que el mar hace bien; me parece que la literatura puede hacer bien, es parte de su obligación.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

21

CULTURA Y SOCIEDAD

VIDA COTIDIANA DE LAS COMUNIDADES CHINA Y COREANA RADICADAS EN EL PAÍS

En Asia, en Argentina
ABIERTO A LOS CINCO CONTINENTES, EL PAÍS, EN LOS ÚLTIMOS DECENIOS, HA SIDO EL DESTINO ELEGIDO POR MILES DE CHINOS Y COREANOS DE TODAS LAS EDADES, DISPUESTOS A OCCIDENTALIZAR SU LENGUA Y A HACER DE “LA AMÉRICA” SU CASA Y SU VIDA.
En la última década, las políticas migratorias diseñadas reforzaron la identidad de una República Argentina de brazos abiertos hacia los inmigrantes. En 2004, se promulgó la Ley de Migraciones, que colocó al país a la vanguardia mundial en la materia, a través de sus criterios de inclusión, integración y respeto por los derechos humanos. Con el propósito de regularizar la situación de miles de inmigrantes, la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) estableció en abril de 2006 el Plan Nacional de Normalización Documentaria Migratoria para ciudadanos de los Estados miembro del Mercosur y países asociados, conocido también como Patria Grande. En 2008, se creó una Comisión Asesora para reglamentar la Ley de Migraciones, que entró en vigencia en mayo de 2010. Según el último Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas, que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) en 2010, residen en la Argentina 7321 habitantes nacidos en Corea y 8929 habitantes nacidos en China, quienes representan el 0,4 % y el 0,5 % de la población argentina de nacidos en otro país, respectivamente. En términos de localización geográfica, la gran mayoría de los llegados de China y Corea viven en la Ciudad o en la Provincia de Buenos Aires: el 83 % de los chinos y el 93 % de los coreanos. la crisis de 2001 en el país generó un efecto contrario y muchos coreanos decidieron retornar o continuar viaje a Estados Unidos”. Pocas cuadras después de cruzar la Av. Rivadavia, en Flores, la Av. Carabobo pasa a denominarse Corea. La fisonomía del barrio, su gente, los centros comerciales y el nombre de sus calles evidencian que se trata del barrio coreano de la Ciudad de Buenos Aires. Desde la Av. Eva Perón hasta Castañares, concentrados sobre la Av. Carabobo, se encuentra gran parte de la comunidad coreana que eligió la Argentina como su lugar. La identificación y el sentimiento de pertenencia con el barrio ha sido tal que hasta hace no mucho gran parte de los letreros comerciales aparecían en hangeul o idioma coreano. Con el paso del tiempo, la comunidad también se asentó en Once y en los alrededores de la Av. Avellaneda, en Flores. En la Pequeña Corea, las iglesias abundan y sus paredes atestiguan las distintas etapas de la inmigración. En la actualidad, la colectividad coreana cuenta con 40 iglesias evangélicas, una católica y dos templos budistas, que fueron desde un principio el eje de la estructura comunitaria y funcionaron como fuente de información, de sociabilidad, de contención, y como mediación entre las culturas inmigrante y receptora. Adentrarse en las calles identificadas con una colectividad específica deja entrever que, más allá de las razones que impulsaron el desarraigo, es notoria la homogeneidad de las palabras que se utilizan para describirlo, las dificultades iniciales al llegar y los sueños que conservan. Joana tiene 27 años y dejó Corea del Sur cuando tenía apenas uno y medio. Trabaja en el rubro textil y vive en Floresta con su marido, coreano también, y

CHINA
“Siempre me trataron como argentina” Wendi nació en Fujian, China, tiene 9 años y llegó a la Argentina hace dos. Su español es casi perfecto, y habla con una soltura que, si no fuera por su tamaño, uno diría que su edad es otra. Le entusiasma contar su historia y se propone como intérprete de su mamá, que sonríe mientras atiende al público en la casa de regalos que puso la familia. –¿Por qué se vino la familia a la Argentina? –Mis papás se vinieron a trabajar; en China no había mucha plata. Mi mamá se vino primero, a ver a mi tía, que estaba acá. Ella dice que llegar fue muy difícil, pero le gustó y se quiso quedar. Después vinimos con mi papá. Mi hermano es muy chiquito; él sí nació acá. –¿Te gusta vivir en Buenos Aires? –Sí, porque sé más que mi mamá. A ella no le sale la “rr”, y no practica. Cuando me vine no hablaba nada, solo sabía decir “sí” y “no”. –¿Y cómo fue la adaptación en la escuela? –El colegio me gusta más o menos, pero me llevo bien con mis amigos. Siempre me trataron como a una argentina, no fue tan difícil. En realidad, alguna gente me gusta y otra no.

BAEK KU O PEQUEÑA COREA
En 2012, la comunidad coreana cumple 45 años de presencia en la Argentina. Aunque las relaciones diplomáticas entre ambos países se establecieron en 1962, las primeras familias arribaron en 1965. En muchos casos, la búsqueda de nuevos horizontes tuvo que ver con una situación política y económica inestable luego de la Guerra de Corea (1950-1953). Según el Centro Cultural Coreano local, si bien “para 1990 residían en la Argentina unos 40.000 coreanos,

22

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

sus dos hijas. No sabe bien por qué está acá, solo que sus padres decidieron emigrar y las opciones, entonces, eran la Argentina o Estados Unidos. En cuanto a los primeros instantes en tierra extraña, admite: “No han sido fáciles. La mayor dificultad fue el idioma; al principio sobrevivir lo era todo, y pudimos hacerlo con una verdulería”. La adaptación e integración a una cultura diferente tampoco le resultó sencilla: “Al comienzo, en la escuela, me dolía sentirme discriminada, pero no ocurría con toda la gente. Y después, si alguien me decía algo, saltaban mis amigos para defenderme”. ¿Regresar a Corea del Sur? A pesar de las contingencias del pasado, Joana siente que la Argentina es su lugar: “Me gusta mucho este país, por eso me quedo; y me siento argentina. A Corea voy, pero de vacaciones”. ¿Y cómo es volver? “Estar allá me incomoda, extraño el dulce de leche y el asado. Claro que tengo rasgos coreanos, pero no bien llego, me digo: ‘Uh, son todos coreanos’”. Como surge de conversar con miembros de la colectividad china y coreana, muchas de sus costumbres se han adecuado a sus nuevos tiempos. Joana, por ejemplo, explica: “Años atrás, los matrimonios mestizos eran raros. De 10.000 parejas, tal vez diez eran mestizas. Pero los viejos se modernizaron; muchos de los que se divorcian se vuelven a casar con argentinos o con gente de otras colectividades”. En líneas generales, la emigración coreana respondió a problemáticas políticas y dificultades económicas. María tiene 60 años y llegó hace doce con su marido y su hija. Tampoco ella puede explicar cómo terminó en la Argentina: “Vine porque mi hermana se había venido antes. Pero no sé por qué eligió este país”. Para las nuevas generaciones, tanto chinas como coreanas, el sentido de pertenencia y la identificación con la Argentina parecieran estar más arraigados. María sueña con volver a Corea, pero su hija, aunque coreana también, quiere vivir en la Argentina. Hablando un español que “aún cuesta”, María cuenta: “En Corea hay que trabajar mucho para sobrevivir, y mi hija no quiere dedicar su vida solo a eso”. Al igual que Joana y su familia, María recuerda que lo más difícil de los primeros tiempos fue aprender el idioma. Las historias se asemejan como si todas fueran eslabones de una familia numerosa. María tiene un mercado de comida típica coreana, Hwang Keun Mart, ‘oro’ en español, que logró instalar luego de “subsistir por años con una verdulería que, durante mucho tiempo, solo generó pérdidas”.

cultura asiática. Ahí nomás, entre las calles Arribeños, Mendoza, Juramento y Montañeses, junto a la estación de trenes de Belgrano C, se concentran la Asociación China, el templo budista, las iglesias protestantes, y gran cantidad de supermercados, rotiserías, regalerías y lavaderos de ropa. Consolidada entre las décadas de los 80 y los 90, esta inmigración cambió la fisonomía del barrio con nuevos comercios y tiendas que ofrecen todo tipo de mercaderías originarias de China. En la actualidad, décadas después de la llegada de los primeros inmigrantes, la segunda generación de taiwaneses-argentinos nació en un ambiente bilingüe, y ronda los 20 y 30 años. El resto de la colectividad se comunica en general en chino mandarín: aunque hay varios dialectos, es el idioma oficial. Martín tiene 56 años y es oriundo de Shanghái. Llegó hace cinco años para poner un local de comidas. ¿Por qué la Argentina? “Tenía parientes acá, pero, sobre todo, porque me gusta el país, su clima y su gente”. Por eso, agrega: “Aunque me agrada China, mi presente está acá”. También a Toni lo convenció la calidez de la gente y los “aires limpios”. Tiene 42 años y hace 17 que dejó Fujian. “Me vine a pasear, pero me quedé. Acá me recibieron muy bien”, recuerda. Los idiomas se entremezclan cada vez que entra al supermercado alguien a quien atender. Sonríe y vuelve. Sobre la posibilidad de regresar, algún día, a su tierra natal, Toni siente que hoy tanto China como la Argentina son sus países. A la distancia, lo gratifica el crecimiento de China, aunque, con un dejo de nostalgia, lamenta “ver todo distinto y no encontrar ni los mismos caminos”. Al querer conocer sus historias, muchos muestran desconfianza o se escudan en la barrera del idioma. Enseguida, sin embargo, surgen las primeras palabras, algunas con mucho esfuerzo, y el temor da paso lentamente al entusiasmo por compartir sus vivencias. Así sucedió con Hsing-Yi Lu, una joven taiwanesa que administra un supermercado sobre la calle Mendoza. Tiene 21 años y llegó al país cuando era una beba de uno. A pesar de haber pasado toda su vida fuera de Taiwán, sostiene que su lugar “es aquel, está allá”. En agosto se va a estudiar; y aunque quiere a Buenos Aires, sobre volver aquí, responde “veremos”. Soñar con el retorno pareciera ser más frecuente en las primeras generaciones, pero no es el caso de los padres de Antonio. La familia Cheng tiene un restaurante en pleno barrio chino. ¿Qué hizo que tus padres dejaran Taiwán? “Emigraron hace 32 años y lo hicieron por problemas políticos”. Con respecto al destino elegido, “sabían del buen aire de Buenos Aires, de su clima, su ambiente y su gente”. Antonio, de rasgos orientales, es argentino como sus padres: “Ellos se sienten argentinos, de hecho, están naturalizados. Nunca pensaron en volver; Taiwán quedó lejos”.

COREA
“Vine a buscar libertad” Cecilia Lee tiene 53 años y es oriunda de Seúl. Está casada y tiene cuatro hijos, todos argentinos. Da clases de cultura e idioma coreanos para mestizos. –¿Qué la llevó a dejar Seúl y elegir la Argentina? –Mi papá, dos hermanos y yo dejamos Corea en 1977 por problemas familiares. Mi papá eligió venir por el sentido de familia que hay acá. Si hubiese perseguido lo material, habríamos ido a Estados Unidos. Vinimos para empezar de nuevo; era mal visto que mis padres fueran divorciados. Vine a buscar libertad en todo sentido. –¿Y qué recuerda de los primeros momentos aquí? –No bien llegamos, fuimos a Flores y compartimos una casa con otra familia. Por ese entonces, la mayoría vivía en esa zona y trabajaba en tejidos. Muchos venían con dinero, pero por el idioma terminaban trabajando en eso. Empezamos como talleristas para gente de la colectividad judía que tenía negocios en Once. –¿Cuál fue la mayor dificultad al llegar? –El idioma. La integración y la cultura no fueron un inconveniente; el argentino es muy generoso, aunque hoy todo está más agresivo. El desarraigo sí es muy difícil y te acompaña toda la vida. –A la distancia, ¿cuál siente que es su lugar en el mundo? –Me siento coreana y argentina y, a la vez, ni la una ni la otra. Cuando vuelvo a Corea me siento extranjera, pero tampoco pertenezco del todo a este lugar. Me naturalicé argentina, es decir que lo soy por opción y por amor, porque acá eché raíces.

CHINATOWN LOCAL
Conocido popularmente como “barrio chino”, un arco de entrada se levanta en la esquina de Juramento y Arribeños, como símbolo de bienvenida a la

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

23

TEATRO

DE COMPAÑÍAS Y FESTIVALES DE TÍTERES

Titiriteando el país
UN RECORRIDO POR LA HISTORIA Y EL PRESENTE DE LA ESCENA TITIRITERA EN LAS PROVINCIAS, PARA COMPRENDER EL ENCANTO Y EL VIGOR QUE CONSERVA ESTA EXPERIENCIA ARTÍSTICA MILENARIA.
“El títere nació cuando el hombre bajó la cabeza en el deslumbramiento del primer amanecer y vio su sombra proyectarse en el suelo, cuando los ríos y las tierras todavía no tenían nombre”, señaló alguna vez el poeta, escritor y titiritero argentino Javier Villafañe. Antiguos como la propia humanidad, los títeres, también llamados burattini, punch, guignol, kasparek, entre otras formas, tienen una enorme vigencia en la mayoría de las culturas del mundo. Niños y adultos se siguen deslumbrando cuando se corre el telón y salen a escena las figuras de tela, gomaespuma, papel, lana o madera para contar sus historias. La Argentina no es la excepción: tiene una larga tradición titiritera y, en la actualidad, hay talleres, compañías y espectáculos de títeres en casi todas las provincias. La historia de los títeres en el país comenzó hace poco más de un siglo. Hacia 1930, ya había numerosas compañías, y dos de las obras más representadas eran La niña que riega la albahaca y El príncipe preguntón, ideadas por Federico García Lorca especialmente para este arte. Además, eran muy populares las adaptaciones de El gato con botas, de Perrault y de Don Juan, de Wolfang Amadeus Mozart, interpretadas con títeres o marionetas. Muchas de estas obras recorrían el país de la mano de compañías extranjeras, entre las que se destacaba Il Teatro dei Piccoli, del italiano Vittorio Podrecca. Por esos años, en varias provincias, también había compañías titiriteras conformadas por artistas locales; algunas de ellas escribían sus propios textos, aunque la mayoría adaptaba historias universalmente conocidas. El año 1933 marcó un punto de inflexión: la llegada de García Lorca a Buenos Aires inspiró a muchos artistas nacionales, y bajo ese influjo, se inició una nueva corriente titiritera encabezada por Javier Villafañe, uno de los fundadores del teatro de títeres en la Argentina. A partir de las obras ideadas por este gran maestro, el arte fue adquiriendo una nueva impronta: lejos de reversionar historias reconocidas, Villafañe se preguntó por los grandes temas humanos: la vida, la muerte, la política y la amistad fueron cuestiones recurrentes en sus obras, al igual que los personajes inverosímiles y las historias disparatadas. Desde esta nueva corriente, los títeres crecieron en importancia y hoy siguen ocupando un papel central en la cultura. En Tucumán, por caso, existe una holgada tradición titiritera: desde 1956, en la provincia funciona una Escuela de Títeres, y desde hace seis años cuenta con un elenco estable que realiza obras para títeres y marionetas. Los referentes de estos espacios artísticos coinciden en la importancia de los títeres como forma de comunicación. El director del elenco provincial, Carlos López, se refiere a ellos como un medio de expresión artística y plantea: “Es un error pensar que el títere es un mero entretenimiento”. En la misma línea, María Teresa Montaldo, directora de la Escuela, destaca la experiencia educativa y terapéutica que conlleva la actividad: “Un rey de berenjena, una princesa de manzana, un brujo de limón... el chico es más feliz cuando puede crear”, afirma, y luego explica que los títeres pueden ser utilizados con éxito en el campo de la salud mental, ya que “los chicos enfermos se comunican mucho más con los muñecos que con los médicos y hasta con su propia madre”. Para la titiritera mendocina Gabriela Céspedes, de la compañía Gabriela, Clavo y Canela, los títeres son una forma de expresión primordial porque apelan a la esencia humana. “Este arte milenario es muy importante, ya que nos lleva por los diversos mundos de la imaginación y de lo simbólico, pero también nos acerca a la realidad. El teatro de títeres es tan fuerte y llega tan adentro que le permite al espectador repensarse y repensar lo que lo rodea”, enfatiza. Sobre su manera de vivir esta experiencia artística, Céspedes comenta: “Como titiritera, tengo el compromiso de ser generosa con el público tanto en los mensajes como en la estética, la poética y todo lo que implica el lenguaje teatral. Creo que ese debería ser el compromiso de quienes elijan ser parte de este teatro”. En la tierra del sol y del buen vino, las figuras de tela y gomaespuma tienen su propio lugar: la Casa de los Títeres. Fundado en 1993, se trata de un espacio dedicado a este tipo de teatro, que congrega a decenas de profesionales del rubro, y a centenares de muñecos y de espectadores cada fin de semana. El elenco titiritero mendocino se completa con las compañías Alkenqueje, La Valija del Sol y La Nave de Ulises, entre tantas otras. Además, una vez al año, Mendoza se une a San Luis y a San Juan para celebrar el Festival Internacional de Títeres “El Cuyanito”, que recorre las tres provincias con propuestas artísticas y pedagógicas dirigidas a las escuelas, los titiriteros de la región y el público. Son varias las ciudades y provincias argentinas que organizan este tipo de festivales, que cuentan con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Nación, a través del Programa Cultura e Infancia. Así, una cita ineludible para los amantes de este arte es el Festival de Títeres de San Martín de los Andes, en Neuquén, donde se ofrecen espectáculos para toda la familia, y talleres sobre títeres de sombra, animación y cine de mano. El sur, en tanto, propone el Encuentro Internacional de

COMPAÑÍAS QUE HACEN SOMBRA Y RUIDO
Actualmente, la mayoría de las provincias argentinas cuenta con compañías de títeres, al tiempo que todo el año se realizan festivales y encuentros de titiriteros, en los que también participan artistas de la región y del mundo.

24

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

SITIOS DE INTERÉS MUSEO ARGENTINO DEL TÍTERE www.museoargdeltitere.com.ar CASA DE LOS TÍTERES MENDOZA www.casadelostiteres.com.ar PROGRAMA CULTURA E INFANCIA SECRETARÍA DE CULTURA DE LA NACIÓN www.cultura.gov.ar/programas
Quique Di Mauro Titiritero cordobés, integrante de la compañía El Telón

¡QUÉ COSA GRANDE LOS TÍTERES! ¡QUÉ HERMOSO SER TITIRITERO!
Nací viendo títeres. Y así fue siempre, toda mi infancia, toda la adolescencia, ya sea a mi padre y norte (Héctor), a su hermano mellizo (Eduardo), a don Javier Villafañe (padre y abuelo de los titiriteros latinoamericanos) o a Roberto Espina (actor, mimo y titiritero que es, desde mi punto de vista, el dramaturgo para títeres más importante de hablahispana). En la niñez “se me salió de la cabeza” que las dos profesiones más nobles del mundo son la de médico y la de titiritero. El primero se encarga de curar a las gentes y el segundo hace reír a los niños. Ya adulto, mientras leía a Alejandro Neill, creador de un sistema educativo revolucionario para los británicos, me di cuenta de que tal vez aquello que había columbrado de chico no estaba tan errado. Dice Neill: “Quizá la mayoría de los males que sufre nuestro planeta se deba a que sus gobernantes no jugaron ni se rieron lo suficiente cuando niños”. Tener una profesión en la que se logra que treinta, doscientas, quinientas personas se rían franca y limpiamente es, desde todo punto de vista, impagable. El actor carga su batería y se la pasa al público, que, a su vez, se la devuelve doblemente cargada… Muchos titiriteros son celosos de sus muñecos y se resisten a que, finalizada la función, el pequeño público vea el escenario por detrás y, mucho más, a que toque los títeres. A mí, en cambio, me encanta que los chicos pasen detrás del escenario, con sus preguntas muy serias de niños, con su interés por el movimiento de los muñecos y, especialmente, con la intención de enguantarse el títere que vieron actuar para dramatizar con él. Lamentablemente, nunca existió una política que sistematice el trabajo de títeres en escuelas y salas. Un titiritero llega a un colegio, ofrece una función y deja a los niños con una carga artística que, por desgracia, la maestra de grado no tiene forma (ni formación) para encauzar. Todo queda en anécdota o recuerdo. “¿Cuándo vuelven?”, preguntan luego del espectáculo. “¡Cuando menos lo piensen!”, prefiero contestar. En esta hermosa profesión, la imaginación se vuela en cuanto uno enguanta el primer muñeco. Sin sueldo fijo, pero dueños de todo nuestro tiempo, llegamos con nuestros muñecos a parajes distantes e inimaginables que, puedo dar fe, son prácticamente inaccesibles para casi todos los homo sapiens… Salvo que uno sea titiritero, claro.

Títeres del Fin del Mundo, que tiene lugar en Tierra del Fuego, donde el eje es la infancia, la familia y los títeres como herramienta pedagógica. Córdoba tiene su Festival Internacional de Titiriteros Juglares, organizado por Quique Di Mauro, integrante de la compañía El Telón, quien, como hijo y sobrino de titiriteros pioneros, lleva en la sangre la pasión por la actividad. Con igual espíritu, existen numerosas compañías en el resto del país. Es el caso de Kossa Nostra, en Misiones; de Ruedas de Algodón, en Santa Fe; o de los títeres del Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires. Allí funciona, además, un Museo del Títere fundado por Sara Bianchi, quien, como Mané Bernardo, los hermanos Di Mauro, Ariel Bufano y tantos otros, continuó la línea trazada por el mítico Javier Villafañe. Sin el aporte de estos artistas del encanto, no sería posible un teatro de títeres tan rico e interesante como el actual, que sigue atrayendo a grandes y chicos de toda la Argentina. Al decir del titiritero Javier Perazza, esa fascinación no tiene que ver solo con las obras, sino también con la propia esencia de este arte, que conlleva un “trabajo en equipo”: “Los títeres son siempre sugerencias, rostros inacabados, formas simples, espacios inconclusos que hay que llenar. Eso es lo que el espectador hace, a partir de su sensibilidad y experiencia”, explica desde su texto “¿Qué son los títeres?”. Tal vez sea por esa alquimia entre espectador y títere que este arte tan antiguo contiene un futuro promisorio.

CULTURA TITIRITERA PARA LA INFANCIA
La Secretaría de Cultura de la Nación, a través del Programa Cultura e Infancia, promueve y apoya numerosos festivales de títeres en distintos puntos del país, para fomentar los derechos culturales de niños y jóvenes de la Argentina. Desde 2010, este programa colaboró con decenas de encuentros, de los que participaron unas 300 compañías nacionales de títeres y otras 40 internacionales. Más de 10.000 personas disfrutaron de las funciones. “Los encuentros de titiriteros son espacios fundamentales para la promoción cultural, dado que brindan a las comunidades la oportunidad de participar de espectáculos creados en otras partes del país y del mundo”, explica Federico Escribal, coordinador del programa. En referencia al valor pedagógico y social de la actividad, añade: “La importancia de esta política radica en la capacidad transformadora de este tipo de teatro, que conjuga la teatralidad y lo plástico con una metodología lúdica que involucra al público y lo retrotrae a momentos de socialización primaria”.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

25

EXPERIENCIAS Y LITERATURA

ENTREVISTA A CAMILO BLAJAQUIS

esía / un abrigo y compañía / para esta soledad”, narra en su poema “Mi defensa”, de su último libro. “Para mí, escribir es siempre un acto de liberación. Fue una experiencia liberadora tras las rejas, que me llenó de oxígeno y de vida donde lo que abundaba era la muerte, y lo es en este macropabellón que es la ciudad”, relata. “Pero la experiencia sigue siendo un momento de autocrítica hacia mí mismo, una esperanza; un lamento por todo el dolor que siento que hay; una rebeldía ante la indiferencia y el egoísmo que abundan en las calles; un inconformismo en cuanto a cómo se cerrojan y rodean siempre los mismos barrios, cómo el aparato represivo siempre es para los mismos, cómo los medios de comunicación nos dibujan como enemigos”, enumera. Hoy César es Camilo Blajaquis, un escritor que anhela el día en que se lo reconozca por su arte y no solo por su historia de vida. “Muy pocos me presentan como poeta, o critican o halagan mi escritura por lo que es. Soy el ‘pibe rescatado’, y me da bronca porque es un prejuicio; no puedo ser un poeta a la altura de otros porque soy de la villa. Soy un ejemplo de moralidad para otros pibes de la villa, pero no un escritor”, se lamenta. Sin embargo, destaca: “Cuando publiqué Crónica..., Horacio González me llenó de optimismo diciendo que él veía a un poeta. Fue una de las primeras veces que un intelectual me hacía una devolución crítica”. Y se esperanza: “Si mantengo mi coherencia, sigo escribiendo y apostando al arte, sé que voy a empezar a generar otra cosa”. –En tu caso, la literatura fue un rescate. ¿Qué papel tiene la cultura? ¿Puede salvar? –Sí. Siempre repito una frase que decía el filósofo francés Gilles Deleuze: “El arte salva, el arte hace vivir y el arte vence a la muerte”. Creo que soy una ejemplificación, una práctica de esa teoría. Si no hubiese sido porque hoy en día escribo, leo, hago música y una revista, ¿dónde estaría? O muerto o nuevamente preso. Si no es muerte física es muerte mental, como digo en uno de mis libros. Estaría trabajando en una fábrica, 8 o 10 horas por día, para a fin de mes comprarme un celular. Pienso que el papel de la cultura es básicamente potenciar al ser humano en su aspecto creativo, que es la parte más benévola que tiene el hombre. No hay persona a la que no le guste la música, así sea un represor o un reprimido. Hay quienes realmente se dan cuenta del poder que tiene el arte, que no es solo un pasatiempo, y de que la cultura es todo lo que nos une, que saca lo magnífico que tiene el ser humano, que es la creación. A veces pienso que hay algo místico en el motivo por el cual estoy acá, porque tengo seis balazos encima que me dio la policía, estuve en coma, podría haber muerto, como murieron mis amigos, y quedé. Y haber quedado es lo que me motiva, porque tiene que haber una razón para que eso haya pasado, y lo tengo que aprovechar. Por eso, no paro de transmitir que el arte puede salvar, cuento mi experiencia personal para que otro pueda tomar algo de eso y darle

“Escribir es siempre un acto de liberación”
CONQUISTADO Y SALVADO, EN EL SIGNIFICADO MÁS DELEUZIANO DE LA PALABRA, POR LAS VOCES DE MAESTROS COMO RODOLFO WALSH, BORGES Y KAFKA, CÉSAR GONZÁLEZ O CAMILO BLAJAQUIS TRANSITA EL CAMINO DE LA CULTURA COMO UN CONCEPTO DE VIDA Y LLEVA SU APRENDIZAJE AL MÁS LATERAL DE LOS MÁRGENES.
César González tiene 23 años, nació, creció y aún vive en la villa Carlos Gardel. Entre los 16 y los 20 años, estuvo preso por secuestro extorsivo. En la cárcel, “un poco por el azar y un poco por una lógica específica”, dice él, se dedicó a leer. Leyó, entre otros, a Rodolfo Walsh, Borges, Nietzsche, Cortázar, Bioy Casares. Esas miradas, esas vidas, lo inspiraron y, de algún modo, lo rescataron. Desde que salió de prisión, se dedica a escribir poesía en su blog (www.camiloblajaquis.blogspot.com), donde se hace llamar Camilo Blajaquis –Camilo por el líder revolucionario cubano Camilo Cienfuegos, y Blajaquis por Domingo Blajaquis, el militante peronista asesinado en 1966 en la pizzería La Real, que César conoció gracias a ¿Quién mató a Rosendo?, de Walsh–. Además, está haciendo el CBC para Filosofía en la Universidad de Buenos Aires; creó la revista de cultura marginal ¿Todo Piola?; y es autor de la antología de poemas La venganza del cordero atado y de Crónica de una libertad condicional, recientemente publicado por la editorial Tinta Limón. El primer libro al que se acercó, mientras circulaba de distintos institutos de menores porteños a los penales de Ezeiza y Marcos Paz, fue Operación Masacre. “Rodolfo Walsh incentivó mi conciencia, despertó mi interés por el otro, por mi alrededor, por los pibes como yo”, recuerda. Varias veces en la charla acentúa que su acercamiento a la literatura fue por una causa y un efecto. “La causa sería Patricio ‘El mago’, que daba un taller en el penal. Los libros ya habían aparecido en mi vida, pero él me acercó autores con conciencia y artistas, conceptos y preguntas. Yo estaba metido en lo que está metida la mayoría de la gente: egoísmo, individualismo; quería robar para poder tener ropa y hacerme ver en el barrio. Lo que me acercó Patricio fue un interés por el otro, sumado a la demostración de que era posible, porque ya había pasado con otras personas, como Van Gogh, Kafka, el mismo Walsh, el Che Guevara, que si bien hicieron una obra artística interesante, las principales obras de arte fueron sus vidas”. De alguna manera, lo que “rescató” a César fue la cultura, de la mano de la literatura política, a la que abraza desde esos años de reclusión. “Voy buscando en la po-

26

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

su creatividad para hacerlo propio, y que siga fluyendo; que se forme un colectivo y que salga a contradecir a la mayoría de la sociedad que piensa que los villeros somos mano de obra barata, obreros, operarios de fábrica, limpieza, cartoneros o chorros. Demostrar que podemos ser otra cosa. –Tu escritura tiene un tono social. Eso suena a que el objetivo no es solo la liberación personal. –Sí, soy un escritor social. No puedo escribir de otra cosa que no sea de la injusticia, de los pibes que salen a robar, de víctimas y victimarios, de que, por más que lo neguemos, la gente en la calle no es feliz; no le puedo escribir a otra cosa que no sea a la indiferencia, a lo que está podrido. Hay psicosis, miedo, todos se preocupan por acumular capital, y es todo una competencia. No puedo escribir sobre otra cosa porque estaría desconociendo mis orígenes, mi vida, mi cuerpo. Si no hubiese nacido en una villa, no tendría seis balas, no habría tenido que salir a lastimar a nadie como lo hice. Y no por placer o porque era un monstruo, como cree la sociedad: lo hice porque es lo que la sociedad le ofreció a mi generación. Pero no me quedo en el lamento ni en la queja. Me quejo y propongo. Creo que uno va encontrando nuevas cosas, va cambiando. Pero no puedo ni quiero olvidarme de los miles de menores presos en el país. Deseo pensar en los demás y apostar. –¿Y en cuanto al poder de inclusión social de la cultura? –Hasta que conocí a Patricio sabía del arte, pero lo veía a mil kilómetros de distancia. Para ser músico, tenés que tener instrumento, ¿cuánto sale un instrumento? Para los villeros, los libros están apartados; como te enseñan la literatura en la escuela aburre; la historia que te cuentan no es la verdadera. Entonces, ¿por qué los pibes no escriben o no leen? ¿Es culpa de ellos? No, es culpa de esta sociedad, que te dice que no es importante escribir ni expresarse, que lo importante es tener. Y si bien hoy vivimos algo distinto –realmente se respira otro aire en el país y se nota que se están abriendo puertas en lo cultural–, falta un montón todavía. La cultura sigue sometida a un rigor selectivo; hay que tener plata para hacer cultura. Hay gente de los barrios que se muere sin saber lo que es una obra de teatro, sin haber vivido en carne propia un recital con luces, escenario, buen sonido. –¿Qué papel creés que ocupa hoy el Estado en la inclusión social y cultural? ¿La política puede cumplir un rol transformador? –Hay un montón de cosas que el Estado se esforzó en lograr para alcanzar cierta igualdad, y es muy valioso: plan de viviendas, asignación universal. Yo me crié en una casa de barro y chapa, y mis hermanos más chicos, de 7 y 8 años, están creciendo en una casa de dos pisos con todas las dignidades. La entrega de netbooks me parece algo glorioso. Y se nota que lo es por lo que generó en el resto de las clases sociales: “Estos negros de mierda tienen Internet y yo tengo que pagarlo; les regalan la computadora y yo tengo que comprarla”. He visto pibes llorando de la alegría en mi barrio porque les re-

galaban una netbook. Todo eso se valora, pero no puede ser el límite porque sigo viendo pibes que mueren porque salen a robar o caen presos, que también es morir. He perdido amigos muy importantes y me genera mucho dolor. Entonces, tengo mis ratos de humor, de alegría, pero la mueca que me gobierna es de reflexión y amargura; me duelen muchas cosas que pasan. Desde fines de 2009, Blajaquis dirige la revista ¿Todo piola?, donde escriben jóvenes de entre 13 y 25 años de los barrios, de los talleres de escritura que dicta en el Municipio de Morón e incluso chicos que están presos. De publicación bimestral y una tirada de 3000 ejemplares, se distribuye de forma independiente en estaciones de trenes, en los barrios y también en los penales, “donde es importante para llevarles esperanza a los que están adentro”, sostiene. La línea principal de la revista es pensar, dialogar, debatir, apostar a lo creativo, a relacionarse con el otro desde un lado distinto del habitual. “¿Todo piola? busca claridad en los conceptos. Es una propuesta que demanda valentía y extrema precisión, al estar obligados a vivir en el terreno de una sociedad posmoderna (…) Tal desastre afirma la necesidad de fabricar una crítica profunda (…) Sacar conclusiones, determinar síntomas específicos y diagnosticar devenires”, sostiene Blajaquis en su poema “Filosofía todopiola”. –¿Por qué la revista se denomina “de cultura marginal”? –Cultura marginal significa que cada pensamiento que salga, cada reflexión, cada idea, cada escrito intente ir por el margen del gran circo, de los monopolios, del discurso homogéneo. Por eso es marginal, porque escribimos desde otro lado, nos corremos. Cuando todos los medios están discutiendo sobre una misma cuestión dentro de un tema, nosotros discutimos desde los márgenes. La revista debe darle un lugar al pibe que está preso y manda un escrito, es nuestro deber; si no aparece el pibe que necesita escribir, no sale el número porque no tiene sentido. Tenemos que responder a la esencia de ¿Todo piola?, que nació entre rejas, por los que están adentro y necesitan expresarse. Pero también

escriben sociólogos y un periodista invitado en cada número, para mostrar que la heterogeneidad hace la riqueza creativa. Lo que intentamos es hacer algo supercreativo que sea a la vez social, y que intente escapar de etiquetas que le pone el mercado, pero que no tienen que ver con su esencia. –¿Pensás que existe una literatura o un arte “del pueblo”? –No, la literatura y el arte son para toda la humanidad, y puede salir de cualquiera. Vos podés ser de clase media, alta o baja, y tener un renacer de conciencia en cualquiera de las clases. ¿Acaso el Che Guevara no era de clase media alta o el subcomandante Marcos un intelectual? Yo soy villero y podría ser un egoísta, porque conozco un montón de gente en mi barrio que lo único que quiere es tener algo material a fin de mes. Sí tiene que ver, quizá, la potencia con la que renacés, porque cuando uno pasa tantas cosas, si te das cuenta de que todo eso tiene causas sociales, políticas, económicas y culturales, vas a explotar más, como exploté yo.

LAS HERRAMIENTAS DIGITALES Y SUS USOS
LA INCORPORACIÓN DE CANALES COMO FACEBOOK, TWITTER Y BLOGS ABREN LAS PUERTAS A LOS ARTISTAS QUE QUIEREN DIFUNDIR SU ARTE. CAMILO BLAJAQUIS HACE USO INTENSIVO DE ESAS HERRAMIENTAS DIGITALES, QUE LE FUNCIONAN COMO UN TRAMPOLÍN HACIA LA GENTE. “A MÍ ME ESTÁN DANDO DE COMER DESDE QUE SALÍ, PORQUE A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES OFREZCO MI LIBRO, LAS REVISTAS, PROMOCIONO LAS PRESENTACIONES, SUBO MIS POEMAS. DEPENDE DEL USO QUE UNO LE DE. EN MI CASO, LE DOY UNO MUY POSITIVO, COMO HERRAMIENTA DE DIFUSIÓN, PARA QUE LA GENTE ME CONOZCA Y ME LEA, Y YO, A LA VEZ, PUEDA INTERACTUAR CON ELLOS, PERO, EN GENERAL, CREO QUE SE LE DA UN USO MEDIOCRE”, REFLEXIONA.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

27

CULTURA Y SOCIEDAD

ENTREVISTA CON LA SOCIÓLOGA VICTORIA D'HERS

“La regulación de las sensaciones es sentir que eso a lo que se aspira es lo mejor que te puede pasar”
¿CÓMO SE HACE CUERPO LA DOMINACIÓN? ¿TODAS LAS EMOCIONES ESTÁN MERCANTILIZADAS?¿QUÉ ES EL GASTO FESTIVO Y POR QUÉ SE DISFRUTA TANTO? ¿QUÉ ES Y QUÉ ESTUDIA LA SOCIOLOGÍA DE LOS CUERPOS Y LAS EMOCIONES? RESPONDE A NUESTRA CULTURA LA INVESTIGADORA VICTORIA D'HERS, QUIEN TAMBIÉN ADELANTA ALGUNOS RESULTADOS DE LA PRIMERA ENCUESTA SOBRE SENSIBILIDADES HECHA EN LA ARGENTINA.
–¿Cómo y cuándo surgió la disciplina? ¿Cuál es su objeto de estudio? –La forma en que la gente hace las cosas parece la natural y única posible, pero las Ciencias Sociales buscan hacer una genealogía para rastrear los modos en que las sensibilidades son socialmente conformadas. La línea general está puesta en ver cómo se hacen cuerpo las dinámicas de la dominación. Desde nuestra visión, esta Sociología debe recuperar a los clásicos, poniendo énfasis en que no es un tema nuevo: todo el que habla de dominación social y del manejo del poder habla necesariamente de una regulación de la sensibilidad. En Latinoamérica, en 2007 se conformó la Red de Sociología de los cuerpos y las emociones, que nuclea a investigadores de Perú, Colombia, México, Chile y Argentina. Adrián Scribano, precursor de la disciplina en el país y miembro de esta Red, empezó a investigar en 2002 en Córdoba, anclado en los estudios de acción colectiva y ligándolos con las formas del hambre, la energía corporal y la conformación de la sensibilidad en la crisis. En 2008, se formó el grupo de estudios en el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires. –¿Cuáles son los principales temas investigados? –Los temas que se investigan son muy amplios. Por dar algunos casos, los proyectos individuales y grupales en desarrollo tratan sobre ciudad y hábitat (el tema que investigo, en parte), la práctica deportiva, la música, las prácticas intersticiales, los circuitos gastronómicos, las organizaciones del campo, la precarización laboral y los call centers. Además, investigadoras colombianas están haciendo una sociología del conflicto y la guerra atravesada por la mirada de la sensibilidad. También hay grupos de estudio en Villa María y Córdoba Capital, La Plata, Santa Fe, Paraná… –¿Qué resultados mostró la Encuesta “Regulación de las sensaciones y construcción de sensibilidades en la Argentina de 2010”? –Es la primera encuesta hecha en el país sobre el tema, que replicamos en Recife, Brasil. A nivel internacional, existen encuestas sobre felicidad, que retomamos en parte para establecer comparaciones. La investigación atraviesa varios ejes: el ámbito laboral, la felicidad y el deseo, la relación de las personas con el gasto monetario y el disfrute, y el cuerpo y las sensaciones. A pesar de que nuestra intención no es generalizar los resultados aún, siendo uno de los objetivos de la encuesta “ensayar” la estrategia cuantitativa en este tema, muchos de ellos nos sirven para confirmar lo que venimos analizando. Lo que surge es que existe un “porteño tipo” con un patrón del gasto festivo, que suele gastar en vacaciones y en el consumo mimético, que es aquel que se agota en el mismo acto de consumir y que, por eso, debe ser continuamente renovado. Según esta investigación, el porteño tiene muy presente la idea de que hay que trabajar, relacionada con la resignación (“esto es lo que me toca”), y su mirada es individualista. De todos modos, las encuestas suelen terminar con frases del tipo “voy a estar mejor”, y los entrevistados dicen considerarse personas felices, a pesar de que, a lo largo de las preguntas, surge que el dinero mensual disponible se gasta mayormente en alquiler y comida. –¿Y en referencia al cuerpo? –Algo que nos llamó la atención es que las emociones, de signo positivo o negativo, se sienten en los hombros, la espalda y el pecho; están contenidas allí. No hay presencia ni de manos ni de brazos. Al presentárseles determinadas escenas (por ejemplo, un niño al que le están pegando en la calle), ante la pregunta “¿qué haría?”, las respuestas están ligadas con la bronca; los entrevistados muestran una emocionalidad contenida, inmóvil, que no se traduce en una acción concreta. A su vez, consultados sobre su participación en protestas sociales, afirman hacerlo, pero manifiestan haberlo hecho solo una vez en el último año. O sea que la inmovilidad excede la esfera personal. Esto señala un alto grado de reproducción cotidiana. De todos modos, este panorama nunca es algo definido ni cerrado. Permite entender cómo la gente dice “esto es para mí” o “yo puedo aspirar hasta acá”. Pero esto siempre está abierto, no es una condena.

VICTORIA D’HERS
DOCTORA EN CIENCIAS SOCIALES POR LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES. BECARIA POSDOCTORAL DEL CONICET. INTEGRANTE DEL CENTRO DE INVESTIGACIONES Y ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS CIES . SU ÁREA DE INVESTIGACIÓN ACTUAL ES PERCEPCIÓN Y AMBIENTE, DESDE UNA SOCIOLOGÍA DE LOS CUERPOS Y LA SENSIBILIDAD SOCIAL.

28

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

–¿De qué forma el cuerpo y sus emociones están mercantilizadas? –Aunque parezca críptico, su funcionamiento es muy evidente: “tengo que trabajar diez horas para disfrutar una”. Y el disfrutar tiene mucho de derroche y de gasto festivo. Está asociado al ahora (“si tuviera plata, viajaría”). Hay algo valorado en el poder tener estos disfrutes instantáneos y, al mismo tiempo, el gasto festivo está ritualizado, no es nuevo cada vez. –¿Qué son las prácticas intersticiales y qué permiten? –El consumo mimético, la resignación y el solidarismo (que beneficia más al que da que al que recibe) hacen que la vida sea un “siempre así”, “siempre será de este modo”. Pero también hay felicidad y disfrute. Entonces, hay que pensar qué categorías y qué herramientas existen para analizar el hecho de que, de todos modos, hay ciertos pliegues, rupturas, grietas en todo lo que parece inescapable. Una tarea de la Sociología es estudiar los modos cotidianos de generar rupturas en el sistema. Tener un ingreso de plata limitado y gastar los ahorros en festejar una fiesta de 15 años o un casamiento es, en un sentido, una práctica intersticial. La práctica intersticial y el disfrute, y los momentos de reciprocidad tienen que ver con las posibilidades de construcción de algo por fuera de la mercantilización, algo colectivo, aunque sea momentáneo, como una fiesta, que no se corresponde con la dinámica mercantilizada de las emociones y los intercambios. La dinámica no es la del beneficio propio; pero tampoco son prácticas pensadas como antisistémicas. –¿El consumo de drogas sería una práctica intersticial? ¿O se aleja de la felicidad y de la vida? –Es difícil generalizar. Está cruzado por la clase social. El consumo de paco no es una práctica intersticial, es una depredación sistemática de energía corporal. Esto claramente deshace cualquier posibilidad de acción individual y colectiva. La energía corporal es energía física y energía para entablar relaciones: intersubjetividad. Si uno no tiene energía corporal, esto se anula. Si gran parte de los jóvenes que viven en villas consumen paco, lo que genera una adicción inescapable, hay ahí un grado de expropiación de energía corporal que repercute en el cuerpo subjetivo y el cuerpo social. Por otra parte, el consumo de droga en los boliches se relaciona con el consumo mimético e inmediato, pero este disfrute tampoco es una práctica intersticial, porque está directamente ligado con la reproducción mercantilizada de la vida. –¿Cómo funcionan los mecanismos de soportabilidad social y los dispositivos de regulación de las sensaciones? –Estos son términos de la teoría desarrollada por Scribano. Los sentidos se configuran socialmente (el ejemplo típico es el del esquimal, que ve siete tipos de blanco). Estas impresiones del mundo que uno recibe se traducen en una percepción social. Los mecanismos de soportabilidad definen qué es lo adecuado para uno y, más aún, permiten vivirlo como

un logro. Estos mecanismos hacen que interpretes el mundo a tu manera y construyen un límite. Desde nuestra mirada, esto se anuda con la licuación de la acción colectiva, porque son modos de regular las expectativas. Así, la regulación de las sensaciones se apoya en sentir que eso a lo que se aspira es lo mejor que te puede pasar. En consecuencia, tu acción se termina acomodando al horizonte de posibilidades objetivas. Y así re-producimos la sociedad repitiendo el mismo patrón. –¿Cómo fue la experiencia de investigar la percepción ambiental desde esta mirada? –Cuando empecé a estudiar asentamientos sobre basurales en el Conurbano bonaerense, la pregunta básica que me formulé es cómo la gente vive allí sabiendo lo que hay debajo. Luego de años, comprobé que se da una repetición de una experiencia de imposibilidad a través de generaciones. Para acceder a la vivienda, la percepción generalizada en el Conurbano es la toma de tierras; nadie tiene un título de propiedad (para alguien como yo, en cambio, el camino naturalizado es, por ejemplo, pedir un crédito). Las tierras disponibles están cada vez más degradadas, entonces, lo “sensato” es asentarse donde queda espacio. También hay una mirada estratégica: la cercanía a la Ciudad de Buenos Aires es central. En estos asentamientos, vi cómo la gente, en su vida cotidiana, construye el valor de ese terreno. Entonces, ese lugar que, para la mirada de alguien ajeno, es una laguna rellenada con basura, para quien vive ahí es un logro. “Acá no había nada y nosotros hicimos un barrio”, dicen. A nivel subjetivo, construirse la casa sobre un basural tiene una doble condición: muestra resignación respecto de la propia historia de vida, pero con la esperanza de que los hijos van a poder vivir allí. Así se da la regulación de la sensibilidad, porque no es que la gente no sabe dónde vive (este es el preconcepto de muchos académicos), sino que hay una invisibilización, un salto entre lo hecho para limpiar los terrenos y armar el barrio, y los posibles riesgos a futuro, que no se ven: por ejemplo, quienes viven allí están todo el día expuestos a metales pesados.

LAS EMOCIONES, MEDIDAS EN UNA ENCUESTA
– El 46,47 % de los encuestados dijo que sentía agobio, agotamiento o cansancio a diario. – El 73,94 % asegura que dedica más tiempo al trabajo que a cualquier otra actividad. – Cuerpo y enojo: al ser interrogados sobre los lugares del cuerpo donde lo sienten, los encuestados manifestaron en un 43,7 % la cabeza, 27,5 % el torso/pecho y 18,3 % el estómago. – Cuerpo y alegría: señalaron en un 44,4 % de los casos el torso/pecho, 28,9 % la cabeza y 12 % el estómago. Las extremidades están invisibilizadas. – Ante la pregunta acerca de qué frase refleja mejor lo que sienten en su vida cotidiana, la primera opción seleccionada en un 40,1 % de los casos es “La vida es una oportunidad para estar mejor”.
Fuente: Encuesta “Regulación de las sensaciones y construcción de sensibilidades en la Argentina de 2010”. Realizada por el Grupo de Estudios sobre Sociología de las Emociones y los Cuerpos del Instituto de Investigaciones Gino Germani (FSOC-UBA). Sobre 142 casos en la Ciudad de Buenos Aires. Primera quincena de octubre de 2010. + info: www.cuerposyemociones.com.ar/

SITIOS DE INTERÉS
– Centro de Investigaciones y Estudios Sociológicos (CIES): www.estudiosociologicos.com.ar/portal/ – Revista Latinoamericana de Cuerpos, Emociones y Sociedad (RELACES): www.relaces.com.ar/index.php/relaces – Grupo de Estudios sobre Sociología de las Emociones y los Cuerpos, Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, UBA: www.cuerposyemociones.com.ar/ – Programa de Acción Colectiva y Conflicto Social: www.accioncolectiva.com.ar/sitio/

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

29

PROMOCIÓN CULTURAL

A remar la vida
NOVENTA CHICOS DE ENTRE 10 Y 21 AÑOS QUE VIVEN EN LA VILLA 21/24 DE BARRACAS APRENDIERON A REMAR ESTE VERANO EN LAS CLASES GRATUITAS TEÓRICAS Y PRÁCTICAS QUE DICTÓ PREFECTURA NAVAL ARGENTINA. FUERON VARIAS HORAS DE INSTRUCCIÓN, Y LAS FELICITACIONES LLEGARON CUANDO LA MINISTRA DE SEGURIDAD, NILDA GARRÉ, Y EL SECRETARIO DE CULTURA DE LA NACIÓN, JORGE COSCIA, LES ENTREGARON SUS DIPLOMAS. TAMBIÉN A MODO DE CIERRE, LOS PARTICIPANTES NAVEGARON POR EL RÍO DE LA PLATA A BORDO DEL "GUARDACOSTAS MANDUBÍ". ESTA ACTIVIDAD FORMA PARTE DEL CONVENIO FIRMADO ENTRE LAS ÁREAS DE SEGURIDAD Y CULTURA DE LA NACIÓN PARA REALIZAR PROGRAMAS DE PREVENCIÓN SOCIAL DEL DELITO Y DE PROMOCIÓN CULTURAL EN LA COMUNIDAD.

30

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

“LA EXPERIENCIA ES MUY BUENA. ESTA ES LA PRIMERA VEZ QUE REMO, Y ES MUY DIVERTIDO CONOCER GENTE, JUNTARNOS CON NUESTROS AMIGOS Y NO ESTAR TODO EL DÍA EN LA CALLE”. JUAN “ESTO LE TRAE AL BARRIO UNA ACTIVIDAD NUEVA, Y ESO ESTÁ BUENO”. FACUNDO

“ESTAS ACCIONES DEMUESTRAN QUE SOMOS PARTE DE UN PROYECTO CON POLÍTICAS DE INCLUSIÓN, QUE SON EL RESULTADO DEL TRABAJO EN EQUIPO. HAY UN CAMINO ARTICULADO, CON ESTADO PRESENTE, DONDE LOS PRINCIPALES PROTAGONISTAS SON LOS HABITANTES DE NUESTRO SUELO”. JORGE COSCIA

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

31

INDUSTRIAS CULTURALES

EN FORMOSA, SE LANZÓ EL PRIMER PRE MICA REGIONAL DEL AÑO

La cultura del Noreste Argentino sale al mercado
ESTE AÑO, PARA POTENCIAR LA PARTICIPACIÓN DE TODO EL PAÍS EN EL MERCADO DE INDUSTRIAS CULTURALES ARGENTINAS MICA 2013, SE REALIZAN SEIS PRE MICA REGIONALES NEA, NOA, CENTRO, METROPOLITANA, CUYO Y PATAGONIA , EN LOS QUE SE COMBINAN LA FORMACIÓN Y LA CAPACITACIÓN DE PRODUCTORES DE CADA REGIÓN CON RONDAS DE NEGOCIO, MUESTRAS Y ESPECTÁCULOS EN VIVO, CON EL OBJETIVO DE FEDERALIZAR EL SECTOR.
Después de la exitosa primera experiencia en Buenos Aires, en junio de 2011, el Mercado de Industrias Culturales Argentinas (MICA) decidió redoblar la apuesta y salir al interior a buscar y a captar nuevos productores y empresarios de las industrias culturales. Los sectores editorial, audiovisual, de música, de artes escénicas, de videojuego y de diseño conforman este gran espacio de desarrollo que ideó la Secretaría de Cultura de la Nación para potenciar en el país y comercializar al exterior los productos made in Argentina. Formosa, provincia cabecera del NEA, fue el epicentro del primer Pre MICA de 2012. Del 29 al 31 de marzo, la provincia recibió a gestores culturales, empresarios, productores y comunicadores de Chaco, Corrientes y Misiones, con la participación especial del Paraguay como país invitado. Rondas de negocios, conferencias, talleres, seminarios y charlas nutrieron la agenda de este encuentro regional que inauguró las actividades del año. En cada encuentro, los participantes pudieron intercambiar información, mostrar sus productos y explicar sus cualidades, con la intención de cerrar negocios futuros. De este primer Pre MICA participaron productores y empresarios regionales y del exterior de cada industria cultural: algunos de ellos son Luis Alberto Brizola Cassol, director del Instituto Estadual de Cinema y de la Cinemateca Paulo Amorim, Brasil; y Claudio Villarruel y Mariana Llorente, por CEO 360 TV Digital, de Argentina, por el sector audiovisual. De la música, Grant C. Dull, de ZZK Records y Zizek Club, Estados Unidos; Andrés Mayo, ingeniero de audio y productor multimedia, ganador de dos Grammy Latino y cinco premios Gardel, Argentina; y Alberto Juan Bautista Estela, de Taringa Música, Argentina. Del mundo de las artes escéncias, Alfonso David Rivera Barja, del Colectivo Teatral “A Puerta Cerrada” y 5.º Encuentro Intercultural de Teatro Iberoamericano, Bolivia. Del ámbito del diseño, Alejandro Blanch Tyroller, de Blink Design, Chile, y Danilo Eduardo Cañizares Angarita, de Colombia. Por el sector videojuegos, Andrés Chilkowski, de NGD Estudios, Argentina; y de la esfera editorial, Javier Bendersky, de Periférica Editorial, Argentina, y Juan Carlos Fernández Fassero, de España. También visitó el suelo formoseño el especialista italiano Francesco Manna. Durante los tres días de actividades, en Formosa se lanzó la Escuela de Oficios: Programador para la nueva televisión de la región NEA; y se presentaron el sello del Buen Diseño, del Ministerio de Industria, y el Programa de Fomento de las Músicas Iberoamericanas (Ibermúsicas). Además, hubo desfiles de modas, y espectáculos de apertura y cierre a cargo de Lucas Segovia (Chaco), Mariano Fretes (Formosa), Joselo Schuap (Misiones), Teresa Parodi (Corrientes) y Saturnino López con la Formoseñada (Formosa), Los Núñez y Ruiz Guiñazú (Misiones), Coqui Ortiz (Chaco) y Mario Bofill (Corrientes). En opinión del subsecretario de Cultura de la provincia anfitriona, Alfredo Jara, el Pre MICA puede definirse como “un polo de convergencia cultural, un laboratorio para las nuevas tendencias del arte y la ciencia, y un exponente de la democracia cultural en acción”. El Mercado estuvo organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación y los organismos culturales de las provincias participantes, junto con los ministerios de Trabajo, Turismo, Industria, Relaciones Exteriores y Planificación Federal de la Nación. Colaboraron también la Fundación Exportar, el INTI, el INT, el INCAA, TDA, Afsca, CePIA y el Plan Nacional de Diseño. El resto del año, habrá otros Pre MICA en las regiones NOA, Centro, Cuyo, Metropolitana y Patagonia. La próxima cita es en mayo en el NOA y la sede, San Miguel de Tucumán. Sobre el espíritu emprendedor que anima los Pre MICA, el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, señala: “Es responsabilidad del Estado difundir y promover la creatividad de los ciudadanos de un país donde la vocación cultural y el interés por capacitarse es muy fuerte”. El gesto político es reforzar la federalización del área: “Estos encuentros tienen por horizonte federalizar la presencia estatal que articula, canaliza y expande toda la potencia creativa que vive en cada lugar, generando contactos y oportunidades económicas. Lo que se busca es reducir las asimetrías que existen dentro de la producción cultural nacional”. Para poner en órbita la importancia de esta política cultural, Rodolfo Hamawi, director nacional de Industrias Culturales, sostiene que este sector es nada menos que “el canal privilegiado para relacionar a los creadores con el pueblo; la herramienta a través de la cual las producciones simbólicas y creativas de una cultura viva trascienden los límites geográficos y temporales para llegar a regiones distantes y a diversas generaciones”. Por un lado, explica Hamawi, “las industrias culturales ponen en circulación gustos, costumbres, valores y símbolos que configuran

32

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

CONCURSO ARGENTINA MÓVIL
La Secretaría de Cultura de la Nación y la Fundación Flechabus organizan Argentina Móvil, un concurso nacional de cortometrajes grabados en dispositivos de telefonía móvil. Los trabajos ganadores serán proyectados en las unidades de la empresa de transporte de pasajeros y durante las jornadas del MICA 2013. El objetivo de esta convocatoria es fomentar la realización de producciones audiovisuales y difundir experiencias locales. La invitación es a registrar cortos sobre temas como la diversidad cultural, los mitos y leyendas locales, las fiestas populares, y los lugares históricos o naturales representativos de todas las localidades del país. Pueden participar mayores de 18 años de edad, argentinos nativos o naturalizados, y extranjeros con residencia permanente en el país. Para enviar los cortos, hay tiempo hasta el 30 de noviembre. + INFO: argentinamovil@cultura.gov.ar. Gabriel Romero Presidente del Instituto de Cultura de Corrientes Presidente del Ente Cultural NEA

La importancia del Pre MICA para los creadores de la región
La posibilidad de generar un espacio de encuentro entre creadores de diferentes disciplinas de la región NEA y productores culturales de nivel nacional e internacional en la ciudad de Formosa, a través del Pre MICA NEA, redimensiona la arista productiva y comercial guiada por la estrategia de rentabilidad económica de los productos culturales realizados en la región. A la vez, potencia la doble faceta de las industrias culturales como recurso económico y fuente de cohesión social e identidad. Los productos culturales de la región fusionan las tradiciones históricas, las particularidades materiales y técnicas, y un sentido de contemporaneidad que está manifiesta en los sonidos y los contenidos de la música, en las líneas del diseño de mobiliario e indumentaria, en las letras de los poetas y en cada una de las disciplinas artísticas que definen la identidad regional.

el capital identitario de una sociedad”. Además de este valor simbólico, son fuente de desarrollo económico: “Representan el 3,5 % del PBI nacional y generan 300.000 puestos de trabajo”, precisa. Sobre los resultados globales que cosecharán los Pre MICA previstos para 2012, Hamawi anticipa: “Serán espacios de capacitación y exposición para generar negocios, intercambiar información, propiciar la articulación entre lo público y lo privado, e incentivar la conformación de mercados regionales que contribuyan a romper la dependencia con los grandes centros urbanos del país y, en especial, con la región metropolitana”. El formato del MICA es otra de las ideas argentinas de exportación: a partir de julio de este año, el encuentro de industrias culturales tendrá su réplica en la ciudad española de Galicia. Por el alto impacto que tuvo la primera edición del Mercado, y con el objetivo de profundizar las relaciones culturales y comerciales entre la Argentina y España, el país ibérico decidió implementar la experiencia en una ciudad de ubicación estratégica. El convenio y anuncio de la actividad se concretó en marzo en Buenos Aires, en un acto del que participaron Jorge Coscia; el subsecretario de Desarrollo de Inversiones y Promoción Comercial, Carlos Bianco; Rodolfo Hamawi; y el director de la Axencia Galega das Industrias Culturais (AGADIC), Juan Carlos Fernández.

Es que el encuentro inaugural del MICA, celebrado en 2011, fue auspicioso para todos los sectores involucrados. Participaron 34.000 personas y, producto de las 4500 reuniones de negocios realizadas, se firmaron acuerdos en muchos casos inéditos. En la rama editorial, librerías de Chile, Perú, Polonia e Italia coordinaron la distribución de ejemplares con distintas editoriales argentinas. En materia de diseño, empresas de Colombia y Estados Unidos convocaron a 50 diseñadores argentinos para realizar muestras en esos países. Respecto del sector audiovisual, el cineasta Peter Greenaway inició tratativas con productores locales y directivos del INCAA para filmar textos de Jorge Luis Borges, y Fernando Trueba avanzó en la negociación para hacer una coproducción con la Argentina. La industria musical no se quedó atrás: productores estadounidenses y japoneses decidieron incorporar músicos argentinos a su catálogo, y la National Geographic cerró contratos para musicalizar su programación. En el sector de las artes escénicas, se seleccionaron elencos argentinos para participar en festivales australianos de renombre, donde asisten más de dos millones de personas. Por último, el terreno de los videojuegos contó con exhibiciones en vivo de las distintas etapas en la creación de un videojuego, y hubo conferencias a cargo de especialistas brasileños, estadounidenses y argentinos.

El diseño es tal vez el área que, en los últimos años, ha despertado un nuevo y marcado interés en la región. Este fenómeno no es ajeno a lo que sucede con el tema en el resto del país; es el efecto derrame del lugar ganado por la Ciudad de Buenos Aires en el contexto latinoamericano en cuanto al diseño y que, lentamente pero con paso firme, se va instalando en algunas regiones del país. Es también un tímido intento de descentralizar la mirada de Buenos Aires. El diseño suscita tanto interés dentro de las industrias culturales porque, al innovar y generar valor agregado en un producto tangible, pone de manifiesto otros valores intrínsecos a los bienes intangibles, como la cultura de un pueblo. El Pre MICA NEA se convierte así en una vidriera excepcional, una oportunidad única de visibilización que presenta a los creadores locales en un doble enfoque: por un lado, buscando el máximo aprovechamiento de sus aptitudes para contribuir al desarrollo de la economía, y, por el otro, buscando que su afianzamiento económico favorezca la creatividad y la diversidad cultural.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

33

PANORAMA FEDERAL

RELATOS CULTURALES DESDE LAS PROVINCIAS

La joven guardia del folklore catamarqueño
LA NUEVA GENERACIÓN DEL FOLKLORE DE CATAMARCA PISA FUERTE Y GANA CADA VEZ MÁS LUGAR EN LOS ESCENARIOS DE FESTIVALES Y TEATROS DEL PAÍS, PORQUE ASUME LA MÚSICA COMO IMPERATIVO DE SU PROPIA EXPRESIÓN.
En la provincia hay una banda que suena muy bien. La integran jóvenes músicos catamarqueños de entre 20 y 35 años de edad, con formaciones e historias musicales distintas, pero atravesados por un común denominador: el amor a su tierra. Justamente de ese amor a la tierra brotan las mejores coplas. Y los mejores acordes. Catamarca tuvo en los años 50 y 60 su época de oro del folklore, con exponentes que llevaron los versos populares y el sonido local a todo el país. ¿Quién no recuerda a Polo Giménez, autor de “Paisaje de Catamarca”, el himno de la provincia? ¿O a los hermanos Acosta Villafañe, a Atuto Mercau Soria, a Margarita Palacios, a Selva Gigena o a Naco Rueda? Tras esa época dorada, hubo músicos y cantores populares de gran valía, pero sus esfuerzos eran aislados, y no lograron instalarse como una generación de recambio. Hoy, el folklore catamarqueño cobra nuevos bríos de la mano de una guardia joven que ya forjó su nombre en los escenarios y que está en permanente búsqueda de nuevos colores para imprimirle a la música local, rescatando lo tradicional e identitario, e integrando en esa renovación otros ritmos y otros géneros. Si de proyectarse a nivel nacional se trata, muchos de los músicos de Catamarca se encuentran de lleno en esa tarea, como Juan “Chino” Décima, quien acompaña con su guitarra a Los Nocheros, o Leonardo Schmuller, guitarrista de Sergio Galleguillo y Los Amigos. Otros valores locales que triunfaron en escenarios nacionales son Cololo Macedo, relevación 2011 y consagración 2012 del Festival de Doma y Folclore de Jesús María, y Emilio Morales, también distinguido en ese festival. Esta banda tiene en voces a los hermanos Giordani, que integran el grupo Los Quircos, a Los Rieles y al Grupo Vocal Pirca. También a Itatí Álvarez, Nadia Larcher y Noelia Tula como solistas femeninas. Sigue con cantores e instrumentistas de la talla de Diego Marioni, que, además de intérprete, es arreglador y compositor. Suma a músicos de gran trayectoria, como Germán Selva en percusión, Jorge Zurita en vientos, Pablo Reinoso en batería, Lulo Machado en bajo, Antonio Serrano en bandoneón, Jorge Luis Reales en guitarra y, como compositor, José Luis Molina y otros. Pese a su juventud, todos tienen largos años de trayectoria artística. Gran parte de estos músicos estuvo presente el 28 de enero pasado en Cosquín, el festival mayor del folklore. “Catamarca, con vuelo propio” se llamó el espectáculo que la provincia presentó, con más de 60 artistas en escena y donde esta guardia joven dio muestras de su calidad interpretativa y de un trabajo en equipo. Más allá de los nombres, quedó claro que en Catamarca se respiran nuevos aires folklóricos que, sin abandonar esa identidad clopera y chayera que caracteriza al canto popular tradicional, ha hurgado, encontrado y logrado fusiones con otros géneros musicales.

La banda de músicos que levantó alto la bandera de Catamarca en Cosquín. Foto: Ariel Pacheco.

gunas de las que no había ni versiones. Y está bueno fusionar con ritmos latinos, pero siempre teniendo presente la raíz”, continúa Machado, para luego concluir: “Todo suma y le da otro color, que a la gente joven le gusta mucho. No se está perdiendo lo tradicional, sino todo lo contrario”. En esas búsquedas está Diego Marioni, el director musical de la puesta de Catamarca en Cosquín, que, aunque lleva años viviendo en Córdoba, dice que conserva “como un tesoro” su acento catucho. “Estoy intentando conocer cada vez más las raíces de nuestra música, componiendo y rescatando viejas composiciones de nuestro cancionero popular catamarqueño, y trayéndolas a este momento de mi música”, comenta. El estilo tradicional es el que eligió cultivar Cololo Macedo, consagración de Jesús María 2012, con tres discos en su haber y un prometedor futuro musical. “Lo tradicional es lo mío, he probado y sigo innovando sobre nuevos sonidos por medio del bandoneón, los instrumentos de viento, el piano, la batería, el bajo, entre otros, que logran, con una buena dirección, condecorar los temas para que la obra suene más ‘linda’, aunque algunas obras suenan bien por sí solas, son casi mágicas”, defiende. En el despegue de esta generación de músicos –reconoce Itatí– tiene mucho que ver el apoyo oficial y, fundamentalmente, el atender las demandas de los artistas. “Hace un tiempo que se viene gestando esto; hay más apoyo oficial, se presta más oído a las sugerencias de los artistas de cualquier rama (teatro, danza, música); se nos tiene en cuenta, y eso tiene que ver con los resultados”, asegura. Una generación se caracteriza por compartir, además de su tiempo, influencias sociales y culturales, y hasta formas de ver y entender el mundo. Con esos criterios, esta guardia joven del folklore provincial es una prometedora banda que sueña con hacer sonar el folklore de Catamarca, como alguna vez, en todo el país. Capital humano, está demostrado, hay de sobra.
Texto proporcionado por la Secretaría de Cultura de Catamarca.

HISTORIA EN COMÚN
“Lo primordial que tenemos todos es la pasión por la música y por lo nuestro, el amor por la música y por Catamarca”, afirma Itatí Álvarez, intérprete andalgalense de dulcísima voz. “Incluso sentimos las mismas influencias, venimos de una generación donde el folklore estaba un poquito olvidado, apagado, y aparecieron ciertos grupos que a todos nos influyeron de una forma u otra”, apunta el guitarrista y bandoneonista Antonio Serrano. Esas influencias compartidas, que, a su vez, se cruzan con recorridos personales disímiles, dan como resultado el reconocimiento del valor de lo tradicional y del aporte de otros géneros. “En los últimos cinco o siete años, Catamarca está teniendo una generación de músicos muy buenos, y si bien hay una influencia del folklore norteño, también está atravesado por otros géneros y por el folklore de otras latitudes”, agrega Lulo Machado, bajista que vino del rock, pero que se quedó en el folklore. “Se está haciendo un trabajo de rescate de las danzas y canciones bien tradicionales, incluso de al-

34

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15

La escena cultural del Fin del Mundo
EL AUGE DE LAS ARTES VISUALES, LA EDICIÓN DE LIBROS Y DISCOS DE AUTORES LOCALES, UN NUEVO PROGRAMA PARA DESARROLLAR PROYECTOS CULTURALES Y ARTÍSTICOS, Y LA ORGANIZACIÓN DE FESTIVALES Y CICLOS DE MÚSICA Y CINE DELINEAN LA CULTURA ACTUAL EN TIERRA DEL FUEGO.
En Tierra del Fuego, hay una prolífica producción de artes visuales a la que, año a año, se suman nuevos artistas jóvenes que regresan a la provincia luego de realizar estudios superiores en distintas ciudades. Además, se percibe un ritmo constante de producción y capacitaciones que ha lanzado a los artistas a la búsqueda de nuevos soportes expresivos, con una fuerte impronta contemporánea. Esto ameritó que, en 2011, se creara el Mes del Arte Fueguino (MAF), con la intención de generar e instalar un innovador proyecto expositivo para las artes visuales. El MAF propone abrir nuevos espacios, formas y soportes de exhibición, a fin de motivar la producción, favorecer el intercambio y promover la integración de los artistas al circuito del arte regional, nacional e internacional, creando un dispositivo de exposición para hacer visible la producción anual del arte fueguino. Durante el mes de noviembre, en espacios cerrados, abiertos y públicos, la ciudad alojó las obras de 27 artistas de la provincia y transformó las relaciones tradicionales de circulación de obra. Motor comunicador de nuestra identidad y cultura, es una propuesta inclusiva que contribuye a la formación y la sensibilización de los espectadores, activando el pensamiento y fortaleciendo los lazos con los símbolos de nuestra pertenencia. Las instituciones que promueven el MAF son la Secretaría de Cultura de la Provincia de Tierra del Fuego, la Subsecretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Ushuaia y el Museo Marítimo de Ushuaia-Ex Presidio. Las obras del MAF se reunieron en un catálogo que acompañó la edición, realizado por la Editora Cul-

Huérfanos, de Rosana Rojas Ramoa.

tural Tierra del Fuego. Y en febrero último, este sello presentó un Catálogo de Artes Visuales y Artesanías de Tierra del Fuego. Con obras e información de la trayectoria de 67 artistas de la provincia, este catálogo es hoy una herramienta de difusión de la producción cultural local. La Editora Cultural también financia y edita libros y discos de artistas de la provincia, luego de un proceso de selección a cargo de jurados idóneos. A la fecha, se publicaron más de 25 libros. Tierra del Fuego cuenta con un colectivo de escritores que todos los años se convocan en la Feria Provincial del Libro, en la ciudad de Río Grande, de la que participan autores argentinos y chilenos de la Patagonia Austral. Y cada vez se hace más presente la potencia de grupos de jóvenes, como Kloketén o Maraño, que difunden su identidad en prolíficas producciones y actividades culturales. También en 2011, se creó en la ciudad de Río Grande el Museo de Arte Fueguino, que alberga una colección propia y recibe muestras itinerantes, al tiempo que genera actividades de circulación de obra de los artistas de la provincia. Cada año, se realiza en abril el Festival Internacional de Música, que, en 2012, celebra su octava edición, con la presencia de orquestas sinfónicas de distintos países del mundo. Esta actividad ha estimulado la demanda de talleres educativos, lo que dio lugar a la apertura de espacios de formación musical y coral.

manal “Cultivando Fuegos”, en el que jóvenes realizadores transmiten propuestas y acciones. En este sentido, se están generando circuitos de capacitación y acompañamiento a productores que incursionan en este sector. Son muchos los realizadores audiovisuales que se destacan por sus trabajos. Diseñado y desarrollado por jóvenes creadores independientes, el Festival Internacional de Cine de Montaña “Ushuaia Shh”, que organiza su sexta edición en agosto próximo, ha llegado a presentarse y a competir con éxito en distintas instancias internacionales. Además, se realizan ciclos de cine para diferentes públicos, como “Cine Nerd”, un encuentro semanal de filmes que no se proyectan en los circuitos comerciales, dirigido a cultores de estéticas particulares.

FIESTAS Y PROYECTOS CULTURALES
En 2012, también se inicia el Programa Fabricándonos, un cúmulo de proyectos culturales y artísticos que se desarrollan en las fábricas de la provincia, en un esfuerzo sinérgico para garantizar el acceso a la producción y al consumo de bienes culturales para todos los habitantes, con un importante efecto multiplicador si se considera que las fábricas de Tierra del Fuego emplean a padres y madres de miles de familias. Fiestas de música y baile de folklore, chamamé, tango y rock integran la agenda anual de la provincia, junto con concursos de distintas disciplinas. Por último, también hay una importante producción teatral y destacados dramaturgos, cuyas obras se han representado en distintas ciudades y países. Cada año, los grupos teatrales participan, en Ushuaia, del Festival Internacional de Teatro del Fin del Mundo.

CULTURA AUDIOVISUAL DEL SUR
El crecimiento de las actividades culturales genera una importante necesidad de comunicación, que puede medirse en las nuevas revistas culturales, blogs y publicaciones de formato diverso, como la revista Colores Complementarios, el periódico Kuanip, Kloketen y La Muy, entre otros. Con el impulso que tienen hoy las producciones audiovisuales, Cultura Provincial produce el programa de televisión se-

Texto proporcionado por la Secretaría de Cultura de Tierra del Fuego.

nro. 15 | año 4 | abril de 2012 |

35

NUESTROS ARTISTAS
Plum (izquierda). Confidence (abajo).

Grapes.

Frambuesa.

Vacation.

Cómo adiestrar la computadora para que haga arte en lugar de uno
Siempre me gustaron los juegos. De chico dibujaba tableros e inventaba complicados reglamentos para juegos que, en general, nadie llegaba a jugar. Inventarlos era más importante que jugarlos: me fascinaba la armazón arbitraria de las reglas, el diseño del pequeño mundo temporario que ellas crean. La misma fascinación por los sistemas autónomos me llevó, pasados los años, a la programación, que aprendí solo, y que es una herramienta ideal para mí, ya que programar no es más que diseñar conjuntos de reglas. Esa actividad se ha convertido en mi forma de ganarme la vida y en mi medio de expresión artística. El tipo de arte al que me dedico es extraño, porque yo no pinto ni dibujo: hago programas que pintan y dibujan. Manipulo código, que es, al fin y al cabo, una escritura. El código, cuando se pone a correr en una computadora, genera líneas y colores. Cuando ejecuto un programa, no sé cuál va a ser el resultado: puedo controlar ciertos parámetros, pero el programa tiene grados de libertad que hacen de cada dibujo un producto único e imprevisible. A eso se llama arte generativo. Es una especie de colaboración entre un artista humano y un sistema autónomo, que no tiene sensibilidad ni criterio estético. Sin embargo, uno le cede parcialmente el control, porque el automatismo de ese sistema introduce cosas interesantes. Es una manera distinta de pensar el arte, vinculada a nuestra estrecha simbiosis con los artefactos digitales. A diferencia de la figura tradicional del artista, que decide cada detalle de una obra, en el arte generativo el "autor" se retira un paso: ya no hace obras directamente, sino pequeñas máquinas artísticas, autómatas creadores, que se van afinando en un proceso experimental abierto y lleno de sorpresas. Leonardo Solaas www.solaas.com.ar

FICHA TÉCNICA
Dreamlines, 2005, Net Art. Capturas de pantalla. Obra interactiva concebida para Internet, que genera una pintura digital en perpetuo cambio a partir de un tema ingresado por el usuario. Puede visitarse en www.solaas.com.ar/ dreamlines/

36

| abril de 2012 | año 4 | nro. 15