PERET

Diseñador gráfico, ilustrador, escenógrafo y escultor. Premio nacional de Diseño 1998

A PROPÓSITO DE JAIME SERRA Y SUS PARADOJAS DOMINICALES
Trouver n’est rien. Le difficile est de s’ajouter ce qu’on trouve
Paul Valéry

1
Així com en Champollion va desxifrar l’enigma de la pedra Rosetta, en Jaime desxifra la realitat amb imatges, texts, fotos i tot el que troba a mà, afegint-hi l’oli de la subjectivitat perquè cadascú pugui amanir-la al seu aire.

2
L’art ne reproduit pas le visible mais rend visible, dice muy acertadamente Paul Klee, y las paradojas serranianas hacen visible lo que se esconde detrás de lo visible.

3
Las columnas pueden equipararse al trabajo de un médico forense, desmenuzan la realidad para hallar las evidencias de la misma.

4
Teniendo en cuenta que la objetividad lleva cosida la subjetividad a sus talones como Peter Pan su sombra, cualquier intento de explicar la realidad no deja de ser una tarea muy ardua para cualquier medio de información. Las paradojas semanales de Jaume aportan al lector las piezas, subjetivamente enriquecidas, del puzzle que la constituye.

5
Las columnas no son un complemento o una traducción literal en imágenes de un hecho, un texto o noticia. Las propuestas paradójicas de Jaume elaboran su propio discurso sobre los mismos. Son otra mirada.

quel día al regresar del trabajo encontró a su mujer entusiasmada, algo excitante le había ocurrido a su vida sexual: el INE le había hecho una encuesta telefónica. Él también se alegró, finalmente podría verse reflejado en esas estadísticas que de forma regular publican algunos medios de comunicación y en las que nunca se sentía representado. Ella le propuso un juego de pareja: él respondería las mismas preguntas que a ella le habían formulado y verían hasta qué punto sus respuestas eran coincidentes. Llevado por el sentimiento de protagonismo y ajeno a todo el embrollo en el que estaba metiéndose, aceptó. –Primera pregunta: “¿Con qué frecuencia mantiene usted relaciones sexuales?”. –Cuatro veces a la semana –había sido un buen día y se sentía capaz de duplicar la media nacional–. –Segunda pregunta: “¿Cuánto tiempo duran sus relaciones sexuales?”. –Mmm... 30 minutos. –¿Tanto? ¿Sólo? –¿Cómo? –¡No lo hacemos cuatro veces a la semana desde la universidad! –¿No? –No. Como mucho, dos. –¿En serio? –Pues sí. Y, además, yo respondí que lo hacemos 37 minutos cada vez, no 30. ¡¿37?! ¿Será algo femenino responder con una cifra con flecos a una pregunta estadística? –Bueno, no sé..., da lo mismo, ¿no?, menos tiempo, pero más veces... Ella ya estaba bolígrafo en mano.
PARCIALES
ÉL Cuatro sets 30 minutos 30 minutos 30 minutos 30 minutos

A

Problema sexual

6
Podemos considerar las columnas como un cuaderno de viaje a través de la realidad, en el que encontramos datos, fragmentos y detalles que van esbozando un retrato de la misma, más próxima a la poesía visual que a la de una realidad de estadística.

7
Dum vivimus, vivamus! Mientras vivimos, ¡vivamos! nos exhorta, hilarante, este cráneo. Que la muerte nos ayude a pensar en la vida parece paradójico, sin embargo Platón afirmaba que prepararse para morir es pensar en la vida. Y Gracián nos recuerda que “mide su vida el sabio, como el que ha de vivir poco y mucho”

ELLA

Dos sets 37 minutos 37 minutos

TOTALES
ÉL 120 minutos ELLA 74 minutos Saldo a favor de él 46 minutos

Vivamus! Imagen de portada publicada el año 2000 en la revista italiana Domus. Una versión escultórica realizada en bronce se expuso en una muestra en París en homenaje a Baltasar Gracián

–Pues no, no es para nada lo mismo. Y tú, que te pasas el día manejando datos y haciendo gráficas con ellos, deberías saberlo mejor que nadie. Tú mantienes relaciones sexuales 46 minutos más que yo a la semana –dijo arqueando la ceja–: ¿se puede saber con quién? Desde ese día, la confianza fue menguando, y él sigue intentando averiguar con quién mantiene relaciones sexuales tres cuartos de hora por semana.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful