You are on page 1of 2

NEUROPLASTICIDAD

Álvaro Pascual Leone (profesor de neurología de la Escuela Médica de Harvard) nos invita a pensar en el cerebro como una gran montaña helada donde vamos haciendo caminos con un trineo y donde tenemos la capacidad de desaprender, de volver sobre el camino andado. El Dr. Pascual-Leone y su equipo vendaron los ojos a un grupo de voluntarios durante cinco días, estas personas estuvieron desprovistas de estímulos visuales con el propósito de atrapar al cerebro en una de sus muchas transformaciones. Y, sin lugar a dudas, el equipo de neurólogos confirmó la plasticidad de nuestro órgano pensante y, más allá, encontró un potencial mucho mayor del que se pensaba y la fenomenal habilidad de cambiar y readaptarse en poco tiempo. La plasticidad neuronal o neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas conexiones nerviosas, a lo largo de toda la vida, en respuesta a la información nueva, a la estimulación sensorial, al desarrollo, a la disfunción o al daño. La neuroplasticidad es conocida como la “renovación del cableado cerebral”. El cerebro se modela con la actividad que se realiza. La neuroplasticidad es la posibilidad que tiene el cerebro para adaptarse a los cambios o funcionar de otro modo modificando las rutas que conectan a las neuronas. Esto genera efectos en el funcionamiento de los circuitos neurales y en la organización del cerebro. Elkhonon Goldberg, Neurólogo de la Universidad de Nueva York, Director del Instituto de Neuropsicología y Funcionamiento Cognitivo y discípulo de Alexander Luria, explica la neuroplasticidad así:

"Durante muchos años, se creyó que a partir de cierta edad la dotación de neuronas no se renovaba. Las últimas investigaciones científicas demuestran que la actividad mental modifica el cerebro y nos conduce a lo que conocemos como “Sabiduría”. Estos últimos descubrimientos se inscriben en lo que se denomina neuroplasticidad." El cerebro cambia de forma, según las áreas que más utilizamos, según nuestra actividad mental. Los seres humanos podemos crear nuevas neuronas a lo largo de toda la vida. El esfuerzo para crear nuevas neuronas puede incrementarse mediante el esfuerzo mental. Los efectos son específicos: dependiendo de la naturaleza de la actividad mental, las neuronas nuevas se multiplican con especial intensidad en distintas zonas cerebrales. Las nuevas neuronas van a parar a las zonas del cerebro que más usamos: esto es lo que se denomina neuroplasticidad. La actividad puede moldear la mente. La corriente científica dominante respalda la afirmación de que la vida mental intensa desempeña un papel esencial en el bienestar cognitivo en las etapas avanzadas de la vida. Los tipos de Neuroplasticidad:  La neuroplasticidad positiva: crea y amplia las redes con información ya existentes.

1

La Neuroplasticidad puede dividirse por sus efectos en cuatro tipos:     Neuroplasticidad reactiva: para resolver cambios ambientales de corta duración. El cerebro está construido para cambiar como respuesta a la experiencia. por un lado. El cerebro es considerado. que les convierte en gente “sabia”. 2 . en el caso de la plasticidad neuronal. Neuroplasticidad evolutiva: proceso de maduración en virtud del cual los patrones de conexión son modificados por la influencia ambiental predominante. que siempre pueden modificar el estado anterior. y con los hechos psíquicos o los actos del sujeto. Neuroplasticidad adaptativa: modificación estable de una ruta de conexiones que se genera con la memoria y el aprendizaje. La Neuroplasticidad negativa: elimina aquellas que no se utilizan. A medida que trabajamos nuestro cerebro. como un órgano extremadamente dinámico en permanente relación con el ambiente. por otro. La interacción de los diferentes acontecimientos acaecidos en las distintas zonas de la psiquis. modula el acontecimiento y las potencialidades de la experiencia. Neuroplasticidad reconstructiva: recupera parcial o totalmente las funciones perdidas. Esto significa que la red neuronal es extremadamente sensible a los cambios y a la contingencia. se producen nuevas neuronas que se asientan en aquellas zonas que más ejercitamos. Los cerebros de las personas mayores no degeneran sino que tienen una evolución particular en función de la actividad realizada.