1 VOTO EXPLICATIVO DE LOS SÍNDICOS ANA MATANZO, CARMEN ANA MIRANDA, CHRISTOPHER TORRES LUGO, ISABEL PICÓ Y CARLOS

PÉREZ, EN TORNO A LA ENMIENDA AL PRESUPUESTO FUNCIONAL DE LA UPR PARA AUTORIZAR ASIGNARLE A LOS PROYECTOS AFECTADOS POR LA SUSPENSIÓN DECRETADA POR LA NATIONAL SCIENCE FOUNDATION LA CANTIDAD DE $6,927,749. PARA CUBRIR LOS GASTOS Y SERVICIOS PROFESIONALES RELACIONADOS A LAS INVESTIGACIONES. I. INTRODUCCIÓN En reunión extraordinaria de la Junta de Síndicos celebrada el 10 de enero de 2013, luego de tres suspensiones previas, finalmente se consideró la petición del Presidente, Dr. Miguel Muñoz, para que se autorizara enmendar el presupuesto funcional de la UPR modificando el presupuesto de gastos operacionales aprobado mediante la Certificación 93 (2011-2012). La enmienda se solicitó con el propósito de poder utilizar la suma de $6,927,749. que se obtuvo de la línea de crédito del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) para cubrir los gastos y servicios profesionales relacionados a las investigaciones de las dos unidades afectadas por la suspensión de fondos decretada por la National Science Foundation (NSF): la Administración Central de la UPR –y por ende el Centro de Recursos para Ciencias e Ingeniería (CRCI)– y el Recinto Universitario de Mayagüez – y por ende el Centro de Investigación y Desarrollo (CID). Desde hace ya varios meses, algunos síndicos habían insistido en la necesidad de constatar el esquema de retribución de los principales investigadores y coinvestigadores de estos dos centros para poder corroborar la razonabilidad de los pagos, tanto desde el marco de la normativa federal, así como de la propia normativa institucional, de conformidad a las más sanas prácticas administrativas, especialmente en vista de la grave crisis fiscal por la que atravesamos. Luego de mucho insistir, el 28 de diciembre de 2012 finalmente se produjo para la consideración de los miembros de la Junta de Síndicos la información de los dos centros implicados: el CID y el CRCI (Tabla I). Posteriormente, a escasas horas de la reunión, se nos produjo una segunda tabla, para la información relacionada al CRCI (Tabla II). Con el beneficio de la información obtenida antes y durante la reunión, los suscribientes votaron en contra de la referida enmienda al presupuesto por los siguientes fundamentos. II. EXPLICACIÓN PARA EL VOTO EN CONTRA EMITIDO

2 A. Razones relacionadas al esquema normativo federal que regula la compensación del tiempo y esfuerzo de los investigadores.  Falta información crucial - De entrada, debemos señalar que de acuerdo a las dos tablas producidas sobre el CRCI (Tabla I del 28 de diciembre de 2012 y Tabla II del 10 de enero de 2013) se nos produjo solamente la información relacionada a los años 2010 y 2012 pero nunca se produjo la información correspondiente al año 2011. Igual pasó con la información brindada sobre el CID. El uso dado a los fondos plantea un potencial conflicto de intereses De ambas tablas se desprende que la mayor parte de las compensaciones que recibe el Subject 1 de la Tabla II provienen de costos indirectos administrados por el propio Subject 1 como director del CRCI. No quedó claro cómo se supervisa la labor y la distribución de tiempo del Subject 1 para garantizar que las compensaciones sean adecuadas y proporcionales al trabajo realizado. Esto es especialmente preocupante porque uno de los señalamientos de la NSF se refiere al conflicto de intereses que resulta cuando una misma persona supervisa sus mismos trabajos y autoriza sus propios pagos. Gran parte de los fondos de costos indirectos retenidos por el CRCI y que se originan en proyectos subvencionados tanto por NSF como por otras agencias, le corresponden en justicia al Recinto de Río Piedras y al Recinto Universitario de Mayagüez - Los costos indirectos (también conocidos como Facilities and Administrative Costs o F&A) son fondos proporcionados por las agencias para cubrir los gastos de apoyo a la infraestructura asociada a los proyectos subvencionados con fondos federales: agua, electricidad, mantenimiento de las instalaciones y pago de personal no docente, entre otros. Basado en estos precisos criterios es que periódicamente la Institución negocia con el gobierno federal el por ciento de costos indirectos que se aprueba por propuesta. En el caso del CRCI, esos fondos no parecen llegar a los recintos que albergan los proyectos que generan los gastos, sino que se retienen en el CRCI, impactándose así negativamente los presupuestos de esos recintos, que tienen que continuar sufragando los costos de la infraestructura necesaria para sostener los proyectos. Las compensaciones no se ajustan a la normativa federal de tiempo y esfuerzo - De la información provista en ambas tablas, no se puede corroborar el cabal cumplimiento de los centros con la normativa de la NSF que regula la contabilidad del tiempo y esfuerzo (time and effort) y prohibe el pago excesivo (overload) y el doble pago (double dipping). Esas son precisamente las deficiencias que ha señalado la NSF y que provocaron la suspensión de los fondos de los proyectos de estos dos

3 centros y de sus nuevas propuestas. La referida normativa no es aplicable sólo a los proyectos subvencionados por la NSF, sino a los subvencionados –directa o indirectamente– por todas las agencias federales y se basa en la Circular A-21 de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OMB) de la Casa Blanca.  Las compensaciones no se ajustan al sistema de mérito y se tramitan a espaldas de la agencia federal - Al utilizar los fondos institucionales provenientes de costos indirectos de las propuestas para mejorar los salarios de los investigadores, se configura un esquema de remuneración que no se le informa a la NSF, imposibilitando que se evalúe su cumplimiento con la normativa de la agencia. Así se admitió durante el curso de la reunión de la Junta cuando se señaló que este esquema se torna invisible para la NSF porque los pagos realizados con fondos institucionales provenientes de costos indirectos no se contabilizan en la Forma 125-B requerida para constatar cumplimiento con las normas de tiempo y esfuerzo. Como discutiremos más adelante, nuestra objeción a este esquema rebasa la consideración de la normativa federal, por considerarlo contrario a nuestro propio sistema de mérito. El esquema de retribución no está avalado por la NSF y viola la normativa aprobada por la propia Junta de Síndicos - Según admitido en la reunión por miembros de la Vicepresidencia de Investigación y Tecnología (VIT), de conocerse este esquema por la NSF, se podrían afectar nuestros esfuerzos por superar la suspensión de fondos.1 Es preciso señalar que la VIT no aprobó el esquema de remuneración del Subject 1 para el 2012 por considerar que el mismo no estaba en cumplimiento con las Certificaciones 14, 15 y 16 de 2011-2012 de la Junta de Síndicos. El esquema de retribución no es consistente, ni responde a las mejores prácticas de compensación de personal - A base de este esquema de retribución, el Subject 1 cobra un diferencial de mucho más dinero hoy día que lo que cobraba antes de la suspensión. En la Tabla I producida por el propio CRCI el diferencial entre el 2010 y 2012 es de sobre $135,000. En la Tabla II se reorganizó la data según el mejor criterio del Dr. Walter Silva, reduciéndose el diferencial a $19,926.00 pero se admitió que para ello no se pudo revisar ni la Forma 125-B del Subject 1 ni las transacciones de sus bonificaciones, compensaciones adicionales, incentivos y otros remuneraciones.

A estos efectos nos parece que deben examinarse casos parecidos previamente evaluados por NSF-OIG en universidades tales como San Francisco State University, Yale y UMass. Ver Anejo 1.
1

4  Preocupa el tiempo que un mismo investigador puede razonablemente dedicar a un número tan elevado de proyectos Independientemente del esquema de remuneración que en las tablas aparece identificado bajo costos indirectos, también nos preocupa el gran número de propuestas atribuidas a un mismo investigador como es el caso del Subject 1, quien además tiene que dedicar tiempo y esfuerzo substancial a la dirección del CRCI y también dicta clases. La información provista en las tablas no nos permite conocer la distribución de su tiempo en cada propuesta. Sin esta información es imposible saber si la tasa de salario pagada de los investigadores por cada tarea es consistente con su salario base institucional. El esquema de pagos que se desprende de las tablas refleja un posible incumplimiento con la normativa de la NSF que prohíbe pagos que resulten en aumento de salario - Los pagos de compensaciones adicionales con fondos federales por trabajo en proyectos subvencionados durante el año académico regular pueden ser cuestionables en función de la Circular A-21 de la OMB si resultan en un aumento en el salario total de la persona. En el caso específico de la NSF, esta agencia explícitamente prohíbe pagos que resulten en aumento de la tasa de salario o, excepto durante el período de verano, en aumento de salario.2 Las excepciones a esta regla tienen que ser específicamente aprobadas por la NSF. Aparenta haber incumplimiento con la normativa federal de los 3/9 en verano establecida por la Circular A-21 de la OMB y con la normativa particular de la NSF que limita a 2/9 las compensaciones de verano con proyectos de esa agencia - Aunque se ha mencionado en reuniones de la Junta de Síndicos que el máximo de compensaciones de verano equivale a 3/9 del sueldo anual si la persona trabaja los tres meses de verano a tiempo completo, la NSF expresamente limita el pago en los proyectos que subvenciona a un máximo de dos meses en total (es decir, incluyendo todos los proyectos de la NSF en los que participe el investigador, aunque sí podría cobrar 1/9 adicional por otro mes de trabajo en un proyecto de otra agencia). Las excepciones a esta regla tienen que ser aprobadas de antemano por la agencia.3 Según las tablas entregadas, hay investigadores que por razón del solape de propuestas, estarían trabajando potencialmente en exceso de los 3/9 del salario base permitidos por la Circular A-21 para el cobro de verano. A manera de ejemplo, la Tabla II refleja que el Subject 1 en el verano de 2012 recibió compensaciones de verano por 4 proyectos y el monto de

Ver: Proposal Award Policies and Procedures Guide, NSF 11-1, Part II - Award & Administration Guide, Pág. V-3. Ver Anejo 2. 3 Op. Cit., Pág. V-3.
2

5 compensaciones por esos proyectos es mayor a una 1/3 parte (3/9) de su salario base anual indicado en la propia tabla, lo que contraviene no sólo la normativa establecida en la Circular A-21 de la OMB, sino también la reglamentación más estricta de la NSF.  El esquema de retribución atenta contra el criterio de razonabilidad establecido en la Circular A-21 de la OMB - A nuestro juicio, el cumplimiento con la referida A-21 de la OMB requiere que en ningún caso un participante podrá recibir un pago mayor a 1/3 de su salario base anual por la totalidad de las tareas realizadas durante el período de verano, porque eso contraviene el criterio de razonabilidad requerido por la Circular A-21. Para cumplir con el máximo de 3/9 implicaría que durante todo el verano el investigador tendría que trabajar en los proyectos en cuestión sin dedicar tiempo alguno a otras tareas, ya sean administrativas o docentes, y ni mencionar tomar vacaciones. Según la Tabla II el Subject 1 aparenta cobrar durante el verano por tarea administrativa. Además, todos los proyectos en la tabla son subvencionados por la NSF, lo que implica que además se contraviene la restricción de 2/9 impuesta por la propia agencia. Hay serias dudas sobre el salario base utilizado para el cómputo de las compensaciones - El esquema de pago que se refleja en las tablas no aclara si el salario base de los investigadores estaba vigente con suficiente antelación a la fecha cuando se comenzaron a prestar los servicios. Es preciso aclarar ese punto porque de conformidad a la normativa de la NSF el salario base del profesor no debe sufrir cambio alguno debido a la aprobación, administración o desarrollo de proyectos federales, pues de lo contrario ello violaría lo requerido por la Circular A-21 de la OMB, a menos que se haya pedido y recibido autorización explícita y por escrito de la agencia. De las tablas no se desprende información sobre estos aspectos. Aparenta haber habido pago de compensaciones por proyectos ya vencidos sin previa autorización de la NSF - De las tablas surge que en el 2012 se está recibiendo remuneración por proyectos que no están vigentes. Para dar un ejemplo, según la Tabla II el Subject I en el 2012 recibió $43,000 de costos indirectos por un proyecto que, según aparece en la página de la NSF, concluyó el 31 de julio de 2011. No se pudo explicar si hubo algún sobrante autorizado por la agencia para dicho pago o si hubo extensión de tiempo y dinero. Los incrementos en la retribución por un mismo trabajo no responden a criterios previamente establecidos - Tampoco se explica por qué el Subject 1 recibió un incremento en la compensación por dirigir el CRCI de $24,000 en el 2010 a $48,000 en el 2012 cuando esencialmente

6 está realizando las mismas tareas. No se explica la razón que justifica haber aumentado al doble la compensación recibida por la dirección del centro.  Podrían haberse pagado compensaciones, adicionales a las incluidas en las tablas, atribuibles a proyectos de otras agencias federales también sujetas a la Circular A-21 - Todo lo anterior resulta aun más inquietante si consideramos que la información de las tablas se limita a los proyectos subvencionados por la NSF. El CRCI también cuenta con proyectos subvencionados por la NASA, el Departamento de Energía, el National Institute of Health (NIH), el Departamento de Defensa y posiblemente otros, lo que presupone un aumento en la remuneración total que reciben estos investigadores por razón de las propuestas que se solapan.

B. Razones que responden a una política institucional que debe regular la razonabilidad y el mérito de las compensaciones que se le pagan a los investigadores utilizando fondos institucionales que se nutren de los costos indirectos provenientes de agencias federales.  Entendemos que independientemente de la normativa federal, como política institucional no se debe refrendar el esquema de pagos antes descrito por resultar irrazonable y no ajustarse al sistema de mérito que debe regir en una universidad sustentada con fondos públicos, sobre todo en un momento de aguda crisis fiscal, cuando se han tenido que adoptar serias medidas cautelares y cuando confrontamos una suspensión de fondos de la NSF sin precedentes. Por todas esas razones, ahora más que nunca el uso de fondos de costos indirectos debe asignarse rigurosamente para responder a las necesidades de las unidades en las que se realizan los trabajos de investigación y debe estar sujeto a las más sanas medidas de controles fiscales, transparentes y de aplicación uniforme para todos. 4 De lo contrario, su uso no garantiza la finalidad que persigue, es decir, el apoyo a la labor de investigación. Nos parece que el uso irrestricto de los costos indirectos para aumentar la remuneración al investigador, conlleva un subterfugio para soslayar la normativa federal que prohíbe la doble compensación por un mismo trabajo.

Véase la política adoptada por el RRP en octubre de 2012 luego de la visita a NSF: Normas para la distribución, administración y uso de los Costos Indirectos reembolsados al Recinto de Río Piedras por concepto de la captación de fondos externos. Ver Anejo 3.
4

7  No debemos refrendar este esquema pues demuestra que la Institución no tiene el firme propósito y compromiso de evitar la remuneración irrazonable de investigadores, asunto que precisamente motivó la suspensión de los fondos de la NSF y por tanto nos coloca en riesgo de una terminación o de una cancelación de fondos de carácter más definitivo (debarment)5 y otras posibles suspensiones de agencias tales como el NIH. Al momento, no tenemos garantía de reembolso por parte de la NSF, estamos en déficit para poder mantener los proyectos operando y para ello hemos tenido que recurrir a tomar prestado del BGF. En estas circunstancias de estrechez y grave crisis, la Junta de Síndicos no debe autorizar pagos que resulten irrazonables, excesivos y, sobre todo, que no se ajusten a criterios claros, objetivos y uniformes que en efecto puedan medir la distribución real de tareas y tiempo, de conformidad al principio de mérito que ha de guiar la evaluación de las funciones y ejecutorias de todo personal docente y de investigación.

III. 

CONCLUSIÓN No podemos avalar la enmienda al presupuesto para autorizar pagos que ponen en entredicho el firme propósito de la Institución de lograr el cabal cumplimiento con la normativa de la NSF. La aprobación de esta enmienda pone en entredicho nuestra credibilidad y en su consecuencia afecta nuestra relación, no solo con la NSF sino también con las demás agencias federales que apoyan la labor de nuestros investigadores. Desconocemos si el esquema de pagos antes señalado se ha compartido cabalmente con la Oficina del Inspector General (OIG) que actualmente investiga algunos proyectos del CRCI y el CID cuyos investigadores aparecen en las tablas. Aunque en la reunión se nos dijo que a los fondos de costos indirectos que envía la NSF y entran al caudal institucional no les aplica la regulación federal, entendemos que la Junta de Síndicos tiene una responsabilidad muy seria en cuanto a asegurar la más completa divulgación de la información que debemos someter ante la OIG. Ante la seria posibilidad de que tengamos que enfrentar medidas adoptadas por la NSF y la OIG que puedan conducir a la UPR a un debarment de los fondos federales de esta u otras agencias, la Junta de Síndicos tiene la responsabilidad de evidenciar que se han tomado todas las medidas

Para conocer un poco más sobre el tema puede examinarse el Power Point de la OIG: Suspension & Debarment Overview. Ver Anejo 4.
5

8 para demostrar su firme propósito de cumplir a cabalidad con las regulaciones aplicables. Cualquier duda al respecto puede conllevar a la imposición de sanciones muy severas y penalidades, en grave perjuicio del bienestar y futuro de esta universidad. Aprobar la enmienda al presupuesto con la información provista en las tablas producidas no nos sirve de argumento atenuante para impedir dichas acciones.  Estamos de acuerdo en que la situación amerita la auditoría ordenada por la Junta de Síndicos, pero ello no es suficiente. Es imprescindible que la auditoría se complete en un período no mayor de un mes y medio, lo que le permitiría a la UPR tener los resultados antes de que se cumpla un año de la suspensión de fondos impuesta por la NSF. De ser necesario, se adjudicarán responsabilidades, se corregirán errores y se atenderán deficiencias. En caso de que la UPR deba enfrentar un posible debarment, la auditoría y las acciones derivadas de ella nos permitirán evidenciar nuestro compromiso y empeño en cumplir con toda la reglamentación aplicable. La auditoría mínimamente debe incluir las propuestas originales a la NSF con la justificación de gastos, fecha de comienzo y terminación de cada proyecto, por ciento de sueldo establecido en la propuesta original para cada PI y Co-PI y lo que realmente se les está pagando - incluyendo toda la remuneración que reciben a través de fondos institucionales que provienen de costos indirectos de esas u otras propuestas, por ciento de tiempo de trabajo de cada PI y Co-PI en cada proyecto y las Formas 125-A y 125-B de los investigadores que participan de la propuesta. Igual información debe proveerse de propuestas a otras agencias federales. También debe incluir cualquier otra remuneración que reciban por trabajos administrativos o de otra índole y el por ciento de tiempo dedicado a tales labores. Por la naturaleza tan técnica del tema, solicitamos se incluya en el grupo de auditoría un miembro con amplio conocimiento de las normativas de la NSF y de la Circular A-21 de la OMB, que esté ligado a una oficina de Sponsored Research de una universidad reconocida y que maneje gran cantidad de fondos federales. Para evitar la apariencia de un posible conflicto de interés, esta persona no debe pertenecer a ninguna universidad en Puerto Rico. Por último, nos parece totalmente desacertada la política institucional establecida por el Presidente, Dr. Miguel Muñoz, al haber avalado el esquema de pagos que se nos presentó en las tablas y se discutió en la reunión, sin tener disponible la información que permitiera corroborar el cumplimiento con las regulaciones que provocaron la suspensión de fondos de la NSF a la UPR. Nuestro voto en contra a la enmienda al presupuesto tiene el propósito de rechazar ese esquema de pagos hasta tanto

9 se pueda corroborar cumplimiento cabal con la normativa federal e institucional.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful