You are on page 1of 11

“El poder de la palabra”

Introducción Las introducciones suelen ser espacios anticipatorios, cuyas funciones pueden variar desde la justificación de una escritura o elección de textos hasta la de establecer un diálogo con el lector, o ambas intenciones a la vez. En este caso no sé muy bien de qué se trata desde el punto de vista académico, pero sí siento la necesidad de escribirlo así, en primera persona y con la carga emocional que me provoca la poética de Graciela Montes. Este plano, que podría llamar íntimo, tiene que ver con recuerdos de mi infancia y ciertas alegrías, miedos y tristezas que evoco cuando leo sus producciones. La ternura de sus personajes, los mundos que crea, las palabras que emplea y sus resonancias, los sentidos que llama a completar me conmueven y “tocan” mi sensibilidad. Sin embargo, si bien el texto es siempre el mismo, a la vez no lo es. Es distinto cada vez que nos acercamos a él, se renueva con nosotros, con la época, con nuestros propios cambios y experiencias. Por eso a las cuestiones de orden privado o, como señalé, íntimo se suman otras de orden público. En mi caso, entonces, no puedo omitir que la valoración de sus relatos se ha ido modificando y enriqueciendo por varias causas. Una de ellas tiene que ver con la lectura de otros autores, tan desafiantes y sensibles como ella. Otra, mi trabajo docente como vicedirectora que me posiciona en un lugar donde es necesario pensar criterios de selección para ofrecer a alumnos y docentes literatura sin trampas.
“El que lee se mueve dentro de las condiciones dadas con cierta libertad, llevado por su curiosidad, sus ansias, sus puntos de desequilibrio y también sus posibilidades, sus operaciones, sus recursos. Se apoya en las condiciones y también las contradice. Hay un diálogo, una dialéctica. Lector y lectura no son estamentos quietos. Es esta dialéctica, esta ida y vuelta entre el lector y las lecturas, entre la experiencia íntima y las condiciones públicas, lo que me parece bueno poner en el centro de la escena” (Graciela Montes, 2008)

Siguiendo estas últimas palabras de Graciela Montes, considero necesario el diálogo entre lo que el texto propone y la recepción lectora que le otorga un plus de sentido.

Por sus escritos desfila una galería de “héroes” que enternecen y a la vez incomodan por su posición en el mundo y los desajustes que tienen con el entorno social y material que los rodea. Están también las novelas Otroso o Tengo un monstruo en el 1 La idea de “serie”. un rasgo que los distingue. la ficción especulativa. entonces. es tomada en este escrito como una operación de recepción lectora que. La crítica Nora Lía Sormani (2010) propone. operaciones formales o recursos. una constante en la poética de Graciela Montes es el lugar que otorga a los pequeños. Otros “hilos” posibles son la caracterización de sus personajes y del escenario donde trascurren los hechos. otro personaje que no encaja en ninguna categoría conocida2. conecté otros que por diversas razones se “acomodan” juntos en mi biblioteca personal siguiendo la idea de series1. inevitablemente. que proviene teóricamente de los formalistas rusos. mi propio tejido textual sobre el tejido de los textos de la autora y de otros que a su vez la han leído. Siguiendo esta idea. Los hilos de las series (…o el lugar donde se cosen los textos) Podrían seguirse varios hilos de lecturas que entretejen los cuentos y novelas de Graciela Montes. De este modo. escribo. a partir de él. establece conexiones entre el texto leído y otros. las siguientes: la distopía. a partir del concepto de intertextualidad. . estableciendo relaciones intertextuales muy productivas a la hora de hacer una investigación exhaustiva. esos seres tan pequeños que deben vivir en latitas de azafrán pero también se acerca a los “grandes” demasiado “grandes” como Amadeo. 2 Y no debemos olvidar las Aventuras y desventuras de Casiperro del hambre. Irulana construye serie con los cuentos de los Odos. Lo tragicómico es. un gigante que no encuentra su lugar en el mundo. la investigación de la espacialidad y el lenguaje como vías exploratorias/transformadoras de la realidad. frecuentemente. se entrelazan con las experiencias del que lee. armando una constelación de relatos conectados por temas. personajes. la metáfora política. un perro de la calle sometido a crueles experimentos. la tragicomicidad y la metaliteratura. He tomado como eje el cuento “Irulana y el ogronte” y. Otra referencia es Bicho Raro. a los desprotegidos y a los “raros”.Caracterizando a la crítica literaria como una lectura que incorpora categorías teóricas que. a partir de la lectura de la novela A la sombra de una inmensa cuchara.

pág. también debe hacerlo. La trama que une estos textos y se hace carne en estos personajes. Estos elementos merecerían un tratamiento específico que no ha sido incluido pero cuya importancia es necesario resaltar. de ponerlos al desnudo para cuestionarlos. Con respecto al espacio. por el otro y de manera casi opuesta. una niña con miedo. incómodos pero queribles. Irulana. 8) Las historias ubicadas en barrios concretos producen un contrapunto con los personajes.. la autora dice: “Yo cuando era una chica. que resalta valores de la palabra poco explorados. y de Macedonio el hombre más friolento del mundo (.. la plaza y la cocina. la temible Achicadora. necesario explorar otros modos de vivir. . Este es el desafío que Graciela Montes pone en escena con estas historias: la idea de que es posible y. surge la invención de lugares “sin nombre” pero con características muy particulares. revela una voluntad cuya ética escrituraria va en contra de lo aceptado naturalmente. por ejemplo la Carta que se ha nombrado o la importancia que tienen de títulos y subtítulos. sino por el contrario. En una “Carta a los lectores” encabezada con la frase “Queridos Chicos”3. pero que finalmente hallan su camino para defenderse.. donde se narran acontecimientos sobre niños que se sienten atacados o discriminados..) Les cuento para que ustedes vean que así como hay cuentos que nacen en la selva o en el mar tormentoso. desvalidos pero valientes. Precisamente unos de sus libros se llama Amadeo (y otra gente extraordinaria).” (Doña Clementina. subtítulo que hace verosímil las historias que se 3 A lo largo del trabajo se alude a ciertos elementos paratextuales de los libros donde están incluidos los cuentos. No se trata de resaltar valores morales establecidos. ya que en esos lugares vive gente extraordinaria o gente común que hace cosas extraordinarias. es evidente el estatuto de importancia que tienen los lugares cotidianos como la vereda.bolsillo. aún más... si bien en muchos de sus relatos puede leerse la construcción de una referencia a barrios reconocibles de Capital Federal. Al mismo tiempo. que instituye una espacialidad desacostumbrada.. A partir de esta ética y con una estética que hace hincapié en un lenguaje inusual. sensibles pero firmes. vivía en el barrio de Florida –que es también el barrio de doña Clementina Queridita. hay otros que crecen como yuyos en las veredas de los pueblos y de los barrios. se construye también una metáfora política que cuestiona aspectos de la realidad.

Por su parte. coordenadas espaciales reconocibles. los que siempre hacen líos como Clementina o Carmela. Ni el pueblo. sólo la heroína que es parecida a los demás porque tiene miedo. a contrapelo del realismo ingenuo y su pretensión de copia o reflejo de la realidad. ni el ogro tienen nombre. los que tienen miedo…) o al nombrar calles y lugares que son conocidos debido a su uso cotidiano. Al incluir modelos sociales que efectivamente circulan y son reconocidos por los lectores (los que se creen perfectos. por ejemplo el mito del Minotauro. el escenario es un pueblo donde la gente convive con un ogro4 al cual. . Así lo expresa la voz narrativa al final del cuento (que es un poco 4 Aquí otra intertextualidad: esta acción de ofrenda constituye una referencia clara a la mitología griega. los discriminados como Amadeo. como por ejemplo “El club de los perfectos” y en casi todos se citan nombres de calles existentes. Pero también como una historia de fundamento porque alude a un nuevo orden para vivir. felices porque “…vienen a fundar un pueblo”. Además de los nombrados hay otros cuentos que ocurren en el barrio de Florida. produce una operación que los desnaturaliza logrando volver porosas las usualmente rígidas fronteras entre realidad y ficción. Un día en que enoja igual. conservando de este modo la relevancia señalada anteriormente. En el caso de Irulana. Vuelve literaria la realidad en vez de pretender copiarla. para que no se enoje. por ejemplo “Terreno de enfrente” o “Plaza Grande”. un nuevo tipo de relación entre los seres que no esté basada en el miedo o el autoritarismo. en la serie de los Odos el espacio no alude a ninguno de existencia concreta pero cada lugar lleva como nombre propio el sustantivo común que lo designa. todos los habitantes huyen del lugar aterrorizados. la autora invierte la fórmula mostrándonos que la literatura siempre dice algo más de lo que pretende representar. Todos menos una niña: Irulana. En este sentido. la gente regresa tocando instrumentos.encontrarán en su interior. deben ofrendarle con actitud servil productos de su trabajo. Esta configuración no es casual y conduce a leer la historia como un relato de fundación: una vez vencido el ogronte. pero es distinta porque se anima y se queda a enfrentar al enemigo justamente con la única arma que tiene: su identidad.

de temas que muchas veces han sido censurados y cuestionados. Sin embargo en éste cobra especial significado. Su desamparo se agiganta debido al hecho de que esta situación es vivida sin adultos de referencia: todos han huido y la han abandonado. árboles…Hay en ese punto un desafío: hablar de aquello que no es considerado “apropiado”. La autora se atreve a dejar que una niña sea abandonada a su propia suerte. De miedo a que lo comieran (…) La gente salió corriendo (…) Pero yo dije que éste era el cuento de un pueblo. Recordemos por otra parte que el pueblo entero “desaparece” tragado por el ogro. una interpelación al lector adulto.5 Por otra parte es un cuento que convoca a una reflexión sobre la infancia y su lugar en el mundo. La voz narrativa aparece. Sola. como señala Sormani. pero ya no con ogronte. como se verá a lo largo del relato. pero este no”. Escrito a pocos años de recobrada la democracia en nuestro país. A mí no me pregunten por qué no corrió Irulana (…) Los que contamos cuentos no tenemos por qué saberlo todo” Irulana tiene miedo porque se encuentra sola frente a un ogro y al peligro de ser comida por él. frente al ogronte que avanza y se come al pueblo entero con sus calles. es esa de rulitos en la cabeza: Irulana. 6 Creo que en los cuentos trabajados la cuestión de género está muy presente. de un ogronte y de una nena -¿la ven?-. intensificando la dramaticidad del momento: “El pueblo entero se arrugó de miedo. 7 Podríamos citar muchos textos en los cuales juega un papel fundamental como Pulgarcito. más grande que una ballena. señalando el lugar de vulnerabilidad de la infancia. pero se queda igual. casas. 8 Es inevitable “viajar” hacia otro cuento donde un grande y un pequeño se enfrentan en una lucha desigual. Hay una clara apelación a los niños y niñas 6 y también. El final es abierto y en él además advierte acerca de que “algunos pueblos tienen ogronte. es casi permanente en los relatos de Montes. Me refiero a Más pequeño que una arveja.volver al principio) cuando afirma que ahora es una historia con nena. Es la única que no corre. . las referencias son insoslayables. pueblo. El Gato con botas y otros donde además son niños los que los vencen. plazas. Desde el título y la tapa del libro pueden encontrarse marcas como la presencia del ogro que remite a los cuentos tradicionales de los cuales los niños se han apropiado en tiempos inmemoriales7. en los tres el llamado “lo femenino” aparece con una inmensa fortaleza. no es victimizada. la ilustración muestra la asimétrica relación entre éste y la niña8. Además. revisitando con ese gesto a los 5 La metáfora política. que sin embargo. de manera indirecta.

Doña Clementina Queridita la Achicadora y El problema de Carmela. como estaba tan negro todo. “En una de esas ustedes ponen cara de ‘no puede ser’. Y yo digo que sí puede. se vuelve rugido. la crítica Nora Lía Sormani. y se ríen y dicen que una palabra no puede hacer esas cosas. venciendo sus miedos y vergüenzas. se vuelve hilo. pero bien fuerte. lo ata y lo entierra. una sola. pero aludiendo también a nuestro presente mediato e inmediato..cuentos tradicionales. de decir una palabra importante. ocupan un lugar importante el poder que tiene la palabra como constitutiva de la identidad y la necesidad de volver a reconstruir el tapiz de la cultura para escribir otra historia y fundar otros mundos sin quedarse mudo y afuera (La gran ocasión. Una sola vez (…) Y el nombre creció y creció…” En el cuento. 2007). y gritó bien. en medio de la noche oscura y al lado de un ogronte. Eso gritó. cada una de sus letras se materializa y con ellas vence al ogronte. el significante “Irulana” se vuelve material. ni siquiera era un banquito verde.” . Veamos… IRULANA Y EL NOMBRE PROPIO “Entonces Irulana se puso de pie en su banquito.. una viejita y una señora con un grave problema. Al mismo tiempo les ofrece a los adultos una oportunidad dejando entrever que no se trata sólo de enfrentamiento entre buenos y malos sino que también están los grises. pero dotadas de una fuerza que las mueve a resolver sus dificultades. No es posible así realizar una lectura “políticamente correcta” o moral en términos maniqueos. encuentra en la poética de Graciela Montes una línea que se refiere a una concepción del lenguaje como vía exploratoria/transformadora de la realidad. pala y lana. prueben sino. En el caso de los tres cuentos analizados. lo más fuerte que pudo gritar: ¡IRULANA!. Una niña pequeña. que. esta línea es indudable ya que nombrar o decir operan materialmente sobre el entorno. deben enfrentarse a dificultades que parecen superarlas. Tal como se dijo anteriormente. porque además del abandono. El poder de la palabra (…o la ocurrencia de volverla material) Con respecto a la frase que da título a este escrito veremos su impronta en Irulana y el ogronte.

el nombre.Estas palabras que la voz narrativa deja “colar” dirigiéndose a los lectores.. En la película se puede ver cómo aquello que la dictadura intentó borrar. Es así que se producen fecundos y diversos cruces entre lengua oral y escrita. y debajo de la nariz una boca. esa que todos hablamos. constituyen una convocatoria a pensar en el poder de la palabra para vencer al propio miedo... deja claro que las palabras no sólo valen por lo que significan (qué significado tiene Irulana?) sino por su sonido. Carmela es una señora solitaria. la identidad de tantos niños y niñas. una 9 En este punto considero importante remitir a un film: “Lucía y las cosas”. siendo el nombre propio la metáfora de lo más importante que se tiene cuando ya no queda nada9. “Resulta que Carmela tenía cara redonda y colorada. su silueta. puede ser legitimada desde la literatura.. CARMELA Y SU PROBLEMA En el cuento de Carmela sucede que algunas frases que ella dice se vuelven reales. . Y en la mitad de la cara. que le otorga al cuento su marca distintiva. más o menos. pág. efectivamente el barrio se inunda y Don Aníbal tira sus cosas por la ventana. 26) y por cierto lo es en este relato. suscita ternura en el lector. empuja por salir a la luz en la realidad o en los sueños. el significado de Irulana se fortalece y adquiere otros sentidos a partir de su significante. cuya historia habla de lo que nadie nos puede robar. su dibujo. reflexionar sobre el carácter popular de esas expresiones que circulan en contextos de encuentros informales convocando “. La ficha técnica se encuentra en la bibliografía. Esto. Por ejemplo si Carmela dice “…Para mí que hoy llueve a baldes” o “…Va a tirar la casa por la ventana”. La descripción del personaje “…con sombrero de vengodelejos y valija de aquímequedo”. sólo acompañada por gatos.) La lengua en uso. entre enunciados de circulación social y su inclusión en textos literarios haciendo carne el postulado bajtiniano acerca de los géneros discursivos primarios y secundarios.. Permite además.resonancias en el hablante a quien está destinado (porque rondan) lo coloquial y familiar para fortalecer la competencia lingüística del consumidor en formación (. una nariz chiquita. Todas las expresiones utilizadas responden a enunciados populares o dichos de la vida cotidiana que son tomados al pie de la letra. En todo caso sucede al revés.” (Rönner. bien agarrada con un rodete..

plantada en el medio del jardín.boca enorme. A ella le daba vergüenza esa “…horrible enfermedad que la obligaba a andar achicando cosas contra su voluntad”. roscas gigantes en una esquina. descubre un día que posee el poder de achicar las cosas y la gente a partir de la pronunciación de palabras en diminutivo. Ambas provocan malestar e inconvenientes en los que las rodean. CLEMENTINA. Frente a esta situación Carmela protesta apelando a la solidaridad. Y ante la imagen de Carmela sola. LA TEMIBLE ACHICADORA Por su parte. Ya estoy vieja para viajar tanto en tren. Pelos chamuscados. Tanto Carmela como Clementina producen un escándalo del lenguaje y de los hábitos cotidianos. es realmente como su título lo dice. En este cuento la protagonista vive su situación con angustia pero finalmente logra sobreponerse y el episodio es vivido por todos como una gran aventura que instala a Clementina como un personaje famoso en el barrio de Florida. Era buenaza. con amor y dedicación.Pero esta es mi casa (…) Ustedes son mi barrio. Se dedica desde entonces a cuidar de los seres que redujo de tamaño. “…muchas calamidades. Líos. un problema grave. El problema de Carmela y el rechazo de sus vecinos no producen lástima. Palabras que se volvían cosas. toda llena de dientes y de risas y de ruidos”. los desastres que provoca en el barrio desatan la furia de los vecinos que deciden echarla. Por eso la resolución . Pero esa simpatía no la salva del problema. una viejita que vive sola. pero en ninguno de los casos se apela a la sensiblería. el que la impulsa a probar otras palabras de consuelo y encontrar una solución a su problema. el afecto y la necesidad de pertenencia: “. los vecinos se conmueven y deciden dejarla entre ellos a condición de que no hable tanto. Desorden. especialmente por Oscarcito. Clementina. un niño de siete años que llora el día de su cumpleaños. casas por la ventana. Y es este cariño por los afectados. Así. Gente que se volvía otra gente” y otras desgracias eran demasiado para los habitantes del barrio que “no es que no la quisiesen a Carmela Bermúdez. simpática y ayudona (…) Lo único malo era el problema”. Quiero echar raíces”. A todos los pone en una huevera para que no se hagan daño o se pierdan. Para ella y para los demás.

quienes han sido referentes insoslayables de jóvenes generaciones de escritores posdictadura. Para ir cerrando… “Graciela Montes es una creadora que apuesta a acercar a los niños al arte de la palabra.de la historia es con final feliz. Y es esta bisagra entre lo ético y lo estético lo que constituye y conforma una política de la escritura que habilita la formación de lectores sensibles y críticos. capaz de interpretar. su trabajo trasgresor y estético con las palabras al poseer una fuerte carga emotiva permite. En este sentido. 2010) En este sentido. manifestar una firme posición ética. el niño/a a través de la ficción adquiere seguridad de que podrá salir adelante aún en situaciones difíciles. Y en el caso de Clementina. pero no quiero obviar a Laura Devetach y Gustavo Roldán. Así. sin lecciones morales. ha conformado un corpus de relatos que permiten acceder a otros modos de pensar y actuar y a la posibilidad de vislumbrar que el mundo en que vivimos tiene cosas para rescatar. en el barrio todos se acostumbrarán (o no. y al decir de Bruno Bettelheim (1980). En su obra subyace una concepción de lector y de infancia que otorga al niño un valor muy especial. pero de algún modo abierto: Carmela no resuelve su problema. dentro del campo de la literatura argentina y junto a otros autores 10 que escribieron y escriben también desde un lugar productivo y a la vez revulsivo. pero también muchas para cambiar. elaborar hipótesis y extraer sentidos de la lectura” (Sormani. investigando y explorando en las posibilidades creativas. no lo sabemos) a convivir con él. . es ella misma quien encuentra la solución a partir de la solidaridad con uno de sus achicados que sufre y llora (casualmente un niño?) Por último vale señalar que en las tres historias es particularmente importante la impronta que tiene en los niños el advenimiento de un final feliz ante situaciones que parecen insalvables y complejas. 10 Son muchos los autores que podría nombrar.

Colección Los libros de Boris. Buenos Aires 1991.Crítica. El club de los perfectos. En la edición de Página 12 no figura el año de la misma. Serie de La ratona cuentacuentos. Irulana y el ogronte (un cuento de mucho miedo). Otroso. 1980. Cuentos del pajarito remendado. la Achicadora. 1991. Ed. Libros del quirquincho. As. Bs. Bs. Colihue. Aventuras y desventuras de Casiperro del Hambre. Libros del Quirquincho. Buenos Aires. Colihue. As. Ilustraciones de Oscar Rojas. Alfaguara. Roland: “¿Qué es la crítica?” en Ensayos críticos. Ed. Mijail: “El problema de los géneros discursivos” en Estética de la creación verbal. Barcelona: Ed. 1990. Doña Clementina Queridita. Libros del Quirquincho. Bs. As.. 1995. Buenos Aires. . 2003 Bettelheim. Rönner. Bruno: Psicoanálisis de los cuentos de hadas. Bs. As. As. 2006 Había una vez una casa. 1992 BIBLIOGRAFÍA Bajtin. Coquena Grupo Editor. Bs. 2002. Seix Barral.. Buenos Aires: Siglo XXI.Corpus de cuentos y novelas de Graciela Montes trabajados o nombrados en el ensayo “Amadeo” y “El problema de Carmela” en Amadeo y otra gente extraordinaria.. Libros del Quirquincho. Buenos Aires: Ed. Libros del Malabarista. Bs. 1994 Tengo un monstruo en el bolsillo. Ed. Publicados por el Centro Editor de América Latina en la colección Los cuentos del Chiribitil. Bs. María Adelia: “El escenario de la literatura infantil” en Cara y cruz de la literatura infantil. Barthes. Libros del Quirquincho.. Ed. Ed.1992 Serie de los Odos. As.. Ediciones Colihue. As. 1990.

imaginaria. Marc: La literatura para niños y jóvenes. 2010. infancia y compromiso en la obra de Graciela Montes. Disponible en http://planlectura. As.alija. Colihue. Las plumas del ogro.. Graciela: La gran ocasión. nota de Graciela Montes. Dirección: Paula Abramovich Gullco y Andrés Riva. http://www.pdf Soriano.ar/pdf/La_gran_ocasion.org.ar. Homo Sapiens. 2005). Ed.Miretti. consultada en marzo de 2012. Lucía y las cosas fue ganador del tercer premio en la edición 2005 del concurso Cine por la identidad organizado por Abuelas de Plaza de mayo. Arte. Montes. PÁGINAS WEB www. del 14 de mayo de . del 05 de setiembre de 2008.com. 1999. 2004. Ministerio de educación de la Nación. 2007. un film en nueve cuadros (Argentina. Rosario: Ed.educ. María Luisa: La literatura para niños y jóvenes.ar. Bs. Guía de exploración de sus grandes temas. consultada en marzo de 2012 CORTOMETRAJE Lucía y las cosas. nota de Nora Lía Sormani. La escuela como sociedad de lectura.