You are on page 1of 3

REALIDAD NACIONAL VICTOR ANDRES BELAUNDE El pensamiento de Belaunde evoluciono a lo largo de los años, aunque desde el inicio estuvo

signado por su catolicismo militante y su convencimiento de que la concepción cristiana es el camino para solucionar los grandes problemas nacionales. En el debate social su mirada del Perú fue netamente positiva de inicios del siglo XX se orientó posteriormente hacia una posición ética y religiosa influida por San Agustín que para Belaunde definió la base de la Moral y el Derecho al dar la idea de persona y de Santo Tomas de quien admiro sus tratados de Justicia, Ley y Prudencia. Desde estas perspectivas Belaunde luchara desde su sinceridad religiosa “contra el científico estrecho y el empirismo lógico, contra el marxismo dialectico que usurpa al cristianismo el ideal de justicia que no se deriva de su física ni de su biológica materialista” En Belaunde es muy marcada la oposición entre la cultura cristiana y la concepción marxista. Consideraba que el marxismo revivía lo que llamaba la “utopía jacobina”, que había sido determinante para los procesos de anarquía vividos en Europa y América que terminaron en sistemas dictatoriales. El marxismo, para Belaunde, más que un sistema social, era una estructura de poder apoyada en una jerarquía burocrática. En cambio el programa cristiano ofrecía soluciones para alcanzar la justicia social dentro del marco de libertad. Es así que dentro de sus grandes obras destaca el libro de la Realidad Nacional, donde escribe sobre los problemas nacionales que continuación procederé a analizar. REALIDAD NACIONAL La Realidad Nacional (1930) es la respuesta a los Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana de José Carlos Mariátegui en la cuál cuestionó la perspectiva marxista del Amauta con respecto a los grandes problemas nacionales del Perú pero reconoció y recogió sus aportes originales. En los Siete Ensayos de la Interpretación de la Realidad Peruana, Mariátegui plantea analizar la realidad peruana como una dualidad irreconciliable de raza y de lengua entre la costa, mestiza y española, y la sierra y montaña predominantemente indígenas. Entre un Perú autóctono y una raza extranjera que no había logrado ni eliminarlo ni absorberlo ni integrarlo. Propone Mariátegui estructurar el país sobre las raíces e instituciones indígenas, mudar la capital de Lima a Cusco, y erradicar en lo posible el componente cultural europeo. Mientras que Belaunde propone un modelo de interpretación que no renuncia a la memoria histórica sino que la asume desde una perspectiva reconciliadora. Esto necesariamente implicaba reconocer que tanto la tradición del indígena del antiguo mundo andino como la tradición española y occidental son partes inseparables de la peruanidad. La experiencia histórica peruana requería que cada una de las etapas de formación del Perú fuera reconocida como parte integrante de la cultura del país. Así los períodos pre-inca, inca, la conquista, el virreinato, la independencia y la república debían ser asumidos y valorados en su justa dimensión, sin negar los aspectos oscuros de cada uno, para poder generar una identidad sólida y poder construir un proyecto nacional. En este sentido cuando Belaunde planteó su polémica con Mariátegui no lo hizo como una defensa del liberalismo frente al marxismo, sino desde el punto de vista del catolicismo y con tendencias sociales progresistas. Por ello, con la aparición de La Realidad Nacional se inició el renacimiento del pensamiento católico peruano. Dicho en otras palabras: no se inspiró en el liberalismo laico sino en el fermento dinámico y social que vive al interior del cristianismo, planteando así los fundamentos de una nueva actitud para los católicos inteligentes en una "ofensiva" de carácter social-progresista por transformar el país. Pero no solo la dimensión religiosa caracterizaba la obra de Belaunde. A lo largo de este obra se nota la preocupación por la búsqueda de elementos esenciales que definan la peruanidad entendiendo el problema indígena como un punto capital pendiente de resolverse, pero antes había denunciado que el Perú estaba dominado “por una plutocracia costeña, una casta militar y un caciquismo parlamentario”, situación que exigía transformaciones profundas desde el estado. Y para integrar al país, Belaúnde desarrolla el concepto del Perú como una síntesis viviente, que debe recoger el legado del Tahuantinsuyo y valorar la extraordinaria adaptación de la población indígena a su difícil territorio, pero también considerar el significado de la conquista española, el origen de la vida municipal y la estructura virreinal.”El Perú es una síntesis viviente comenzada pero no concluida” En este sentido para Belaunde, en su libro La Realidad Nacional, en el capitulo II El problema del Indio y capitulo III el problema de la tierra, indica que no todos los problemas nacionales puede reducirse a lo económico. Por ejemplo, afirma que el “materialismo histórico” no puede explicar satisfactoriamente algunos procesos como la Conquista del siglo XVI o las guerras de Independencia. Si bien encuentra que el principal mérito de Mariátegui fue abordar el

De ahí es que se hacen más comprensibles sus propuestas desde lo étnico por lo mestizo. el proyecto de Belaunde fue un intento armonizador. educar económicamente al indígena. los populismos demagógicos y el individualismo extremo. y de modo invariable. La solución. Belaunde siempre trató de rescatar la crucial transformación social y cultural que generó este proceso. el estado o el mercado. no es el indigenismo sino una síntesis verdaderamente nacional de la tradición histórica. entre otros aspectos. esto es una solución parcial a los grandes desafíos del país. Al mismo tiempo consideró que la democracia era la mejor forma de gobierno en los tiempos actuales y que ello debía basarse en el respecto de la dignidad humana y de las instituciones sociales y políticas. y para ella Belaunde elabora un programa que tiene entre sus elementos más importantes el potenciar la productividad de la comunidad. la ganancia particular y el acomodo institucional de acuerdo a las circunstancias. "Nunca son espontáneos los grandes errores populares. pues de otra manera . para poder administrar la casa . desorientada.. desde lo social por la clase media. Para sustentar eso no sólo hace un recuento de la labor evangelizadora y de defensa de la dignidad humana llevada a cabo por numerosos misioneros a lo largo y ancho del territorio. El problema indígena en su doble aspecto económico y nacional. como lo sostenía Belaunde. Los grupos oligárquicos prefirieron. Su enfoque a los problemas políticos se derivo de una concepción cristiana que considerada a la persona humana como el valor esencial de la sociedad. Con respecto a la Instrucción publica Belaunde. distribuir tierras sea a individuos o a comunidades. ensayar cooperativas agrícolas. Víctor Andrés Belaunde hace un recuento de propuestas sobre los temas centrales que hacen a la institucionalidad de un país y que tenían que corregirse a la caída de Leguía. En el problema religioso Belaunde aseveraba que es el impulso religioso el que proporciona la fuerza de cohesión que unifica la sociedad y la cultura. equilibrante. expropiar al latifundio improductivo. Si bien reconoce las diferencias de enfoque entre las distintas órdenes religiosas que llegaron al Perú y de los problemas y excesos que hubo en la difícil tarea de la evangelización. problemas y abusos que se dieron en el. debería encontrarse tanto en los factores económicos como en los de la educación. elige acaso al más listo y al más audaz". Pero a pesar de su lucidez. entonces.sino a un doble criterio realista: histórico y económico. La cuestión indígena adquiere sus rasgos típicos cuando se trata de la comunidad y de la hacienda serrana. a la pertinencia del cogobierno por parte de autoridades y estudiantes. incluso. en cambio. aunque con éxito. Esto lo lleva a afirmar el papel fundamental que tuvo la fe católica en la formación del Perú y de la conciencia nacional desde el siglo XVI. con los nuevos enfoques económico. como cierta independencia para administrar las rentas. Para lograr estos objetivos considero necesaria la construcción de un Estado basado en instituciones solidas para evitar el despotismo y la anarquía. consideraba Belaunde. Belaunde no fue oportunamente escuchado por las élites gobernantes. por encima de la nación.problema del indio y relacionarlo con el problema de la tierra. En el capitulo V Regionalismo y Centralismo. La solución. asimismo plantea que la nacionalización de la tierra es la solución definitiva. Belaunde lo sintetiza de la siguiente manera: la tesis imperialista. (excluye del alma de la nacionalidad al indígena)la antítesis indigenista( el indio es el país) y lo que el podría llamar la síntesis nacional de la tradición histórica. indica que la universidad era el baluarte de constitución de un proyecto nacional y del modelamiento de una identidad colectiva. además. En el capitulo `El Origen de la Tiranía' dice que "si ese grupo (el dirigente) falta a su deber. desde lo político por las reformas y desde lo ideológico por el catolicismo. la masa popular. una transformación real de las instituciones. Tuvo una posición critica a los totalitarismo colectivistas. de la reforma universitaria de 1919. se pronuncia a favor de la descentralización y en contra de la regionalización. La oligarquía despreció a los intelectuales y evitó proponer un proyecto nacional que significaba. buscando siempre bajar las tensiones de los conflictos sociales evitando las polarizaciones. técnico y pedagógico. para hacer los nombramientos. En el capítulo sobre el Problema Político. Pero. Sostuvo que el estado no debía ser entendido como una convención de individuos sino como una institución orgánica y ética que existía para el bien común de la nación por lo tanto sus objetivos debían ser orientados al bien común. Las desviaciones de la conciencia colectiva tienen su origen en los núcleos dirigentes". concibió el verdadero regionalismo no solamente como autonomía local. empezando por la familia. Más allá de las diversas iniciativas sociales de muchas organizaciones religiosas y también más allá de las distorsiones. ¿No quedan así más claros los paralelismos entre los 11 años de Leguía y 10 años y 4 meses de Fujimori siete décadas después? En líneas generales. en la que los centenaristas convertirían la participación estudiantil como uno de sus puntos más importantes y radicales. La importancia de esta postura aumenta si recordamos que la propone antes. En definitiva.

asimismo. no despreció la política como actividad pero sí mantuvo distancia de quienes la ejercían. la autonomía del poder electoral. se opone en dar la capacidad de voto a los menores. Por todo lo anterior. Mirar al futuro suponía tener una conciencia de país y una convicción modernizadora de las que carecieron dichos grupos privilegiados. la regionalización y el desarrollo de una educación técnica que actúe sobre la realidad. Su público no fue un grupo o una clase social específica sino que trató de que su audiencia fuera esa peruanidad que. Buscó. Quizás por ello prefería definirse como un intelectual peruanista en la que actuó como figura independiente. Pero la realidad social del país no le permitió serlo. propugna la descentralización. como una especie de conciencia crítica de la nación. Pero. pues las diferencias radicales que la atravesaban. En conclusión. intentó definir. colocarse como un pensador por encima de los conflictos para. desde su sentido de realismo. la religión católica como la base espiritual de la nacionalidad. y que el propio Belaunde analizó. por otro lado. ejercer la reflexión y proponer las correcciones. seguía sosteniendo que el problema principal del Perú es el indígena. considero que la mejor manera de identificar a Víctor Andrés Belaunde es reconociendo su talento reformista inspirado en el social-cristianismo que abrazó definitivamente en sus años de madurez. con ese sentimiento de comunidad que es la nacionalidad. a los analfabetos y a las fuerzas armadas. a la manera de los grandes pensadores del siglo XIX.no se puede explicar su larga permanencia en el poder. le impidieron dialogar con una población plurilingüe y multicultural y en la que grandes sectores no se sentían identificados con la vida en común. ya desde su etapa de madurez. Belaunde como intelectual. y en la que pronunciaría sonoros discursos defendiendo el voto femenino. . de un modo un tanto abstracto. la libertad de prensa. no fue un crítico radical del poder y tampoco uno orgánico. la independencia del poder judicial.